Вы находитесь на странице: 1из 2

Julio César

 Biografía

 Cronología
 Su legado
 Fotos
 Vídeos

La transición de la República al Imperio Romano tuvo como principal


protagonista a una de las figuras más célebres de la Antigüedad, cuya
fama ha perdurado hasta nuestros días: Julio César (100-44 a.C.).
Excepcionalmente dotado como estratega, político, orador y prosista, su
carrera política y militar lo llevaría, tras dirigir la victoriosa campaña de
las Galias y derrotar a Pompeyo en la guerra civil (49-46), a imponerse
sobre las debilitadas instituciones republicanas y a hacerse con el control
absoluto del poder, desde el que se propuso acometer reformas que
posibilitasen mantener la creciente influencia de Roma sobre el
Mediterráneo. El complot que terminó con su vida dos años después le
impidió ver realizados sus proyectos; sin embargo, aquel a quien había
designado como su sucesor, Octavio Augusto, acabaría por convertirse en
el primer emperador romano.
Julio César

Cayo Julio César nació el 13 de julio del año 100 antes de Cristo (según
la fecha más comúnmente aceptada) en un barrio no muy aristocrático de
Roma, cercano a la actual vía Cavour. Se sabe poco de su infancia,
transcurrida en el seno de una familia patricia, la gens Julia, que pretendía
descender de Eneas (a quien se consideraba hijo de Venus), y en la cual,
en algún momento, se había insertado una rama que agregó el nombre
de César. Los miembros de la familia habían vivido al margen de la lucha
continua por los cargos que permitían hacer carrera pública hasta llegar
al consulado, la aspiración máxima.
La infancia y la primera juventud eran breves en aquellos tiempos. Desde
los diez años, César fue puesto al cuidado de un ilustre maestro
especialista en literatura griega y romana, Marco Antonio Gnifón, para que
se ocupase de su educación. Aprendió a leer y escribir en la traducción de
la Odisea hecha por Livio Andrónico. Seguramente sus dotes naturales le
permitieron aprovechar al máximo las enseñanzas de su maestro, de
modo que fue perfeccionando su lenguaje y aprendiendo los rudimentos
de la oratoria, fundamentales para una carrera política.
Si bien su familia no había ocupado altos cargos, las inclinaciones del
grupo le volcaban hacia el partido popular. Julia, una hermana del padre
de César, se había casado con Cayo Mario, plebeyo de origen pero hombre
muy poderoso por su capacidad militar. La familia ingresó, probablemente
a través de Mario, en los círculos del partido popular. El padre de Julio
César no pudo sino acceder al segundo cargo de mayor importancia del
Estado, la pretura. Ostentaba dicho cargo cuando su hijo, de quince años,
debió asistir a la ceremonia por la que se abandonaban las vestiduras
infantiles orladas de púrpura y se recibía la toga viril.
A los quince años, en aquel 85 en el que moriría su padre, César era un
hombre. Inmediatamente tomó por esposa a Cornelia, hija de Cinna, uno
de los dirigentes máximos (junto con Cayo Mario) del partido popular y
hombre todopoderoso en Roma. Con esta decisión, la gens Julia terminó
por asociarse en forma definitiva con los intereses del pueblo,
enfrentándose al corrompido patriciado romano. Todo esto debió de
resultar algo duro para Julio César, que era un joven que llevaba una vi