Вы находитесь на странице: 1из 2

Antecedentes

Jan Amos Comenius vivió hace más de 400 años en Moravia (hoy Chequia),
durante la guerra de los 30 años que tanto devastó a Europa. Fue
reverendo, después obispo de la Iglesia Morava , científico, padre de familia,
y sobre todo se le considera como el “padre de la pedagogía moderna”.
Recomendó la enseñanza escolar apegada a la realidad, a la vida, a la
naturaleza, afuera de las aulas oscuras, enseñó el aprender haciendo, la co-
educación entre varones y mujeres; y publico muchos libros sobre asuntos
de pedagogía y educación.

María Montessori vivió en la primera mitad del siglo pasado; fue la primera
mujer italiana que estudió medicina. Después la doctora cambio de vocación
y se dedicó a la educación de niños y niñas, desarrolló el método llamado
según ella “método Montessori” que pone el niño y la niña en el centro de
los esfuerzos pedagógicos.

Ella enseña que los dones, la creatividad, la singularidad, de cada niño


existen y que la tarea de la escuela será detectarlas, despertarlas y permitir
que cada alumno y alumna desarrolle sus capacidades libremente. Dice que
la tarea del adulto es preparar para el niño y la niña un ambiente apto para
lograr este despertar, dando las motivaciones de trabajar con los materiales
de este ambiente y así posibilitando el estudio propio, ampliamente auto-
determinado según interés, capacidad y preferencia personal- con el o la
“profe” como guía y observadora exacta y dedicada.

Elba Katy Rivera Urbina se ocupó durante su estudio de ciencias


educacionales en la Universidad de Tubingen (RFA) con Jan Amos Comenius
y su importancia para la educación de la niñez y juventud, escuchó también
de los pedagogos modernos como Pestalozzi, Froebel y Montessori y
observó el desarrollo sorprendente de su hija Lo-anmi, cuando esta atendió
por un año una escuela Montessori en la ciudad de Seattle, estado de
Washington.

Con este trasfondo y la experiencia propia de haber atendida las escuelas


de Nueva Guinea, Nicaragua, en los años setentas y ochentas, Elba Rivera
fundó la eeJAC (hoy en día emJAC): en 2001 todavía por encuentros, pero en
febrero 2002 comenzaron pre-escolar y primaria, en 2003 la escuela tiene
también el primer año como arranque de su rama secundaria.

Misión y visión

La marginalización de la juventud rural y especialmente en un país del


tercer mundo determina el futuro de esta juventud y de su país. Mucho de
eso se debe al sistema de educación, a la falta de pedagogía,
conocimientos, materiales, libros y plata, la escuela experimental Jan Amos
Comenius quiere comprobar que alternativas escolares y pedagógicas
pueden cambiar este camino predestinado y que de una juventud
aparentemente ya sentenciada a la mediocridad pueden salir hombres y
mujeres independientes educados, con buenas perspectivas profesionales,
contribuciones importantes futuras y con las virtudes necesarias para ser
responsables en los asuntos de su país y sociedad.

Objetivos

Ofrecer una escuela nueva con un concepto nuevo para el campo de


Nicaragua, en primer lugar en el interés de nuestros hijos e hijas.

Ofrecer una educación que considera completamente las metas y


contenidos del Ministerio de Educación, pero que da al alumnado muchas
posibilidades adicionales del cómo y del que estudiar.

Ofrecer clases con un máximo de 20 personas, el trabajo en grupo, el


trabajo libre en un ambiente preparado, la dedicación del maestrado a cada
individuo matriculado.

Ofrecer aprendizaje y enseñanza por medio de experiencias y eventos


reales, con proyectos, excursiones, desarrollo de propuestas propias, teatro,
arte, astronomía, computación y más.

Despertar los dones y la creatividad de las niñas y de los niños.

Educar a personas independientes, analíticas, críticas y responsables.

Abrir las posibilidades para cada uno y una a continuar sus estudios con
buenos rendimientos en las demás instituciones de enseñanza y
académicas dentro y fuera del país.