Вы находитесь на странице: 1из 6

DIOS, EL JUSTO Y LA BENDICIÓN FAMILIAR

INTRODUCCIÓN

Dios siempre ha estado interesado en la familia, la familia no solo es la base de la sociedad sino el fundamento de la
misma, para todo ser humano una de las cosas más importantes es su vida es la familia.

DESARROLLO

1. Por causa del justo, la familia es preservada. (Génesis 6:17-18, Génesis 7:1)

Cuando hablamos de que un hombre es justo, según la Biblia, debe cumplirse dos requisitos muy importantes, a)
aceptar a Cristo como Señor y Salvador en mi corazón y en mi vida y b) aceptar la obra realizada por Cristo en la cruz,
esto me justifica, no porque yo sea perfecto, sino porque la sangre y obra de Cristo en la cruz a favor nuestro nos hace
justo delante de Dios, porque cuando Dios Padre nos mira, lo único que ve es la gran mancha de sangre de su hijo
sobre nosotros lo cual nos hace justos delante de Él. Pero hay que aclarar que nuestros comportamientos frente a la
vida debemos pagarlos aquí en la tierra, y esa era la situación de Noé; un hombre que se movía en un contexto muy
hostil, el comportamiento de sus allegados y de la tierra en general era evidentemente aberrante, hasta tal punto
de que Dios decide acabar con la tierra, pero cuando Dios observa minuciosamente la tierra ve a Noé, y con él a su
familia, pues Dios conocía la trascendencia que para Noé tenía su familia. A causa del comportamiento del hombre o
mujer justo, su familia es preservada.

2. El deseo de Dios es Bendecir la Familia

Dios desea enormemente bendecir la familia, ese ha sido desde siempre el deseo para cada uno de nosotros. En
Abraham aprendemos que la bendición que recae sobre la familia la provoca el comportamiento y las acciones de
cada uno de sus miembros:

 Dios llama a Abraham y a Sara: (Génesis 11:29-31) Uno de los debates muy fuertes que se tiene hoy en día
es el papel de la mujer en la familia. El papel de Sara fue fundamental, cuando Dios llama a Abraham, Él sabía
que estaba casado con Sara, por lo cual el llamado también la acobijaba a ella. Esto nos da a entender que
con solo uno, que busque genuinamente a Dios y le obedezca su esposo (a) será bendecida. (1 Corintios
7:13-14)
 Lot, el no llamado, también es bendecido: (Génesis 13:5; 8-9) Poco se habla de Lot, pero este personaje es
determinante, pues él representa a todos aquellos que son bendecidos producto de los justos. La experiencia
de bendición que tenía Lot la vive cuando estaba cerca a Abraham, cuando Lot se separa de Abraham
inmediatamente viene la calamidad, de ahí que Abraham viene en su rescate. Cuando permanecemos bajo el
paraguas protector de Dios nuestra familia experimentará la bendición tal cual como la vivió Lot cuando
estuvo bajo el paraguas protector de Abraham pues en Él, estaba la bendición para todas las familias de la
tierra.
 Abraham obedece y provoca la bendición: Obedecer es accionar, una de las manifestaciones explicitas de
la obediencia es mi comportamiento frente a los principios estipulados por Dios. Antes de que fuese
estipulada la Ley ya Abraham la obedecía, el trato hacia su familia, hacia sus siervos, hacia los extranjeros,
hacia sus animales, inclusive ante el sacerdote Mequisedec, Abraham presenta y da sus diezmos (Génesis
14:19-21)

3. Dios el centro mismo de la Familia


Hoy en día es muy común escuchar la palabra Dios. Los miembros de la familia se crían con la imagen que los padres
proyectan de Dios, cuando los hijos crecen estos tendrán que decidir si colocar por obra los principios dados por Dios
o involucrarse en lo que la ciencia y la experiencia dice sobre la vida y el cómo vivirla, lo cierto es que en Mateo 12:25,
el Señor Jesús habla claramente lo que puede suceder cuando la familia comienza a resquebrajarse. La única solución
para ello, para unir nuevamente la familia está en Malaquías 4:6; solo entorno a Dios de una forma vivencial.

CONCLUSIÓN

Sobre lo que Dios piensa y desea para la Familia podemos escribir libros enteros y aún quedaría mucho que decir, lo
que sí queda claro es que tú eres el factor de bendición para tu casa, lo que hagas o dejes de hacer delante de Dios es
un elemento importante para traer o no bendición. (Josué 24:15)

Génesis 9:1”Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: “Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra”.

Dios repitió a Noé y a sus hijos las mismas palabras que había dado a Adán y a Eva antes de haber desobedecido su
mandato; para que no olvidaran el propósito con el cual habían sido creados; que no fue solo para recrearse en su
sexualidad, ni solamente para disfrutar de las bendiciones que el huerto les ofrecía: (Bienestar y riquezas materiales);
sino para “LEVANTAR UNA GENERACION PARA DIOS”. como lo afirma: Malaquías 2:15”¿No hizo él uno, habiendo en él
abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro
espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud”. Dios esta buscando personas, fieles al pacto
matrimonial que puedan levantar una generación para el.

Adán y Eva fueron creados, con la finalidad de instituir la primera “UNIDAD FAMILIAR”; y a través de tres pasos les
revelo su propósito:

1. FRUCTIFICACION: o la (procreación de hijos).

2. MULTIPLICACION: Cuyo significado es (reproducirse en); nos habla de la condición generacional de nuestra raza;
Para nosotros no todo termina cuando morimos, fuimos creados para reproducirnos o perpetuarnos en nuestros
hijos. Lo que nosotros hagamos va a repercutir en nuestros descendientes, para bien o para mal.

3. LLENAD LA TIERRA: A esto le llamo responsabilidad social; ¿De que vamos a llenar la tierra? De hijos, corruptos, de
hijos rebeldes, de hijos desobedientes, de drogadicción, de prostitución, de delincuencia?; o de hijos con el carácter
santo y Espiritual de la imagen y semejanza divina con la cual fuimos marcados. No debemos olvidar nunca que la
FAMILIA es el núcleo fundamental de la sociedad, como lo afirma la misma constitución colombiana en su articulo 42.
Por eso es que el principal objetivo del enemigo es destruir las familias, separar y acabar con los matrimonios, ya que
de esa manera desestabiliza el orden divino en esta tierra.

Adán y Eva, cuando desobedecieron a Dios, no fueron consientes de la consecuencia desastrosa que se ceñiría sobre
sus descendientes, por haberse desenfocado de su principal propósito LA FAMILIA. "El ministerio no sostiene la
familia, es la FAMILIA la que sostiene al ministerio". Por haberse enfocado en alcanzar grandeza y llegar a ser como
Dios en esta tierra, Adán y Eva afectaron no solo a su núcleo cercano. (Un hermano mato al otro) (Génesis 4:8); sino
que afecto a toda su descendencia. (Génesis 6:5).

Toda aquella generación se corrompió delante de la presencia de Dios en gran manera; era una época similar a la
actual, en la que no había armonía en los hogares, y donde no se creía en el concepto de FAMILIA según Dios las
instituyo; un tiempo donde las relaciones no eran estables, los hogares se desintegraban con facilidad; el concepto de
sexualidad estaba totalmente desvirtuado; Jóvenes que se prostituían, hombres y mujeres que adulteraban, hijos por
fuera de la relación marital que no eran reconocidos por sus padres; era tal la maldad de sus corazones que Dios se
arrepintió de haberlos creado. (Génesis 6:7). Sin embargo, un hombre llamado Noé, junto con su familia, se salvaron,
por que entendieron el propósito que Dios tenia con ellos.
En este tiempo Dios esta buscando hombres y mujeres que al igual que Noé, se determinen a establecer la diferencia;
que luchen por el fortalecimiento de los valores morales de sus familias; que con convicción y radicalidad, le puedan
demostrar al mundo que si es posible en estos tiempos difíciles, levantar una FAMILIA con principios; y una
GENERACION de hijos que no corran detrás del des

La función sacerdotal del padre de familia


INTRODUCCION.-

El propósito de este ciclo de estudios es que cada uno de los que formamos parte del cuerpo de Cristo en la tierra
lleguemos a entender plenamente cuál era el sueño de Dios para sí Iglesia a través de los tiempos. Este sueño no es
otro que podamos llegar a comprender y a vivir hasta las últimas consecuencias el verdadero significado de las
palabras que siglos más tarde el apóstol Pedro escribió en su primera carta diciendo:
"Vosotros, sois linaje escogido de Dios, sacerdotes del Rey, nación santa, pueblo que Dios ha adquirido para que
anunciéis las virtudes del que os llamó de las tinieblas a su luz admirable. Antes no erais nadie, pero ahora sois pueblo
de Dios. Antes desconocíais la misericordia de Dios, pero ahora la disfrutáis plenamente".

1ª Pedro 2:9-10

Biblia al día (paráfrasis)

Para entender un poco mejor el corazón de Dios y podamos sacar grandes enseñanzas para nuestras vidas, vamos a
estudiar acerca de:

1.- EL SACERDOCIO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO.

La Palabra de Dios nos muestra en el Antiguo Testamento que Dios dio un sacerdocio, bajo la ley, a los hijos de Israel.
El propósito de Dios era tener una nación justa y que viviera en una comunión sacerdotal (espiritual) con él, y fue por
esto que llamó y escogió al pueblo de Israel de entre todas las naciones de su tiempo para que fuera una nación de
sacerdotes.

Cuando uno ve y analiza esto se da cuenta que nuestro Dios es un Dios sensible a las necesidades del ser humano, y
desea relacionarse con sus criaturas, ya que entre otras cosas, el sacerdocio en sus inicios respondió a las necesidades
más profundas del corazón humano, porque el ser humano fue creado para tener una fluida y correcta relación con
Dios su creador.

* Ex. 19:5-6 ---> Leer.

*Levt.26:3-6; 14-17 ---> Confrontar --> "Bendiciones de la Obediencia y Consecuencias de la desobediencia".

Como bien indica Levt.26 el pueblo de Israel desobedeció y Dios no hizo de ellos un reino de sacerdotes porque no
cumplieron su parte en el Pacto que hicieron con Dios. Por ello, Dios le dio un sacerdocio inferior (el sacerdocio
levítico o de Aarón) que sería su ayo que los podía levar o conducir a Cristo en quien podrían de nuevo llegar a ser
herederos de la misma promesa, ya que es sólo en Jesucristo donde el pueblo de Dios está completo (Col.2:9-10) Leer.

1.1) El padre como sacerdote en el tiempo de los patriarcas.

En los días de los primeros patriarcas (Abraham, Isaac, Jacob, etc.), el padre era el sacerdote de toda la familia, y este
honor y responsabilidad de ejercer el sacerdocio pasaba al hijo mayor a la muerte del padre. Esta práctica continuó
hasta que la ley de Moisés transfirió su derecho a la tribu de Leví de cuya tribu salieron los sacerdotes para Israel
como nación.
La ley que Moisés recibió de parte de Dios en el Sinaí requería de los padres un genuino compromiso con Dios, porque
debían entrenar a sus hijos en el conocimiento de Dios y sus leyes (Deut.4:9-13; 6:4-9) Leer.

Al ver esta gran enseñanza que nos deja el pueblo de Israel; hoy, el pueblo de Dios y en especial el padre como líder
espiritual delegado por el mismo Dios tiene que asumir u ocupar su papel sacerdotal para cubrir y satisfacer las
necesidades de cada integrante de su familia. En otras palabras, Dios quiere hoy restaurar la paternidad y un área de
la misma es la responsabilidad espiritual del padre sobre toda la familia.

Decir también, que algo a tener en cuenta como algo muy importante es la motivación que le lleva a ello, ya que ésta
debe ser el amor a Dios y a los suyos, porque amar es satisfacer necesidades y en base a esto, podremos contribuir
con algo muy valioso para la extensión del reino de Cristo. Porque nuestro fracaso como líderes espirituales en
nuestros hogares, será la limitante en llevar a un total cumplimiento la misión que el mismo Señor Jesucristo nos ha
encomendado para la humanidad (Mt.28:19-20), ya que no podremos llevar a otros donde nosotros nunca hemos
llegado.

Por lo tanto, Dios demanda que como responsables espirituales de nuestras familias ocupemos nuestro lugar como
verdaderos sacerdotes y seamos:

1.1.1) Verdaderos Líderes Espirituales.

Hombres que sepan establecer la dirección y el rumbo con un amor genuino nacido de un corazón que de verdad
conoce a Dios y pasa tiempo con él. Porque el anhelo más grande para él es que su familia pueda cumplir el propósito
para el cual Dios los creó. Ser de bendición (Gén.12:3) Leer.

1.1.2) Verdaderos Protectores.

Hombres que protejan (no que justifiquen) a sus familias de influencias dañinas y sepan marcar pautas que eviten
sufrimientos innecesarios en el futuro. Por ello es muy importante que tengamos muy claro que después de Dios
(como dijo alguien) "La familia es el mayor capital que puede tener un ser humano".

En 1ª Samuel 3 vemos un ejemplo de lo que NO tiene que hacer un verdadero líder espiritual que ama a los suyos. El
sacerdote Elí es el vivo ejemplo de un padre que se negó a reconocer una necesidad específica en su familia.

¿Por qué Dios despertó insistentemente en varias ocasiones a Samuel?.

¿Qué intentaba decirle el Señor?.

La respuesta está en 1ª Sam.3:11-12 donde se nos dice:

"Y Jehová dijo a Samuel: He aquí haré yo una cosa en Israel, que a quien la oyere, le retiñirán los oídos. Aquel día yo
cumpliré contra Elí todas las cosas que he dicho sobre su casa, desde el principio hasta el fin".

Estos versículos nos muestran que el mismo Dios, de la misma manera que estaba muy preocupado por la marcha de
la familia de Elí, también está muy preocupado por nosotros y por la marcha de nuestras familias. Por ello, le dijo a Elí
algo muy importante en el vers.13:

"Y le mostraré que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe; porque sus hijos han blasfemado a
Dios, y él no los ha estorbado".

Este pasaje nos hace ver claramente que Elí sabía que la cosa no marchaba porque él no estaba cumpliendo su papel
dentro del hogar como: Sacerdote (líder espiritual), Protector y Proveedor de los suyos. Todo esto nos lleva a una seria
reflexión:

¿Ha habido ocasiones en que como padres sabíamos que algo iba mal en el hogar, pero no hemos intervenido para
corregirlo por comodidad, temor, inexperiencia o insensibilidad?.

¿Qué debemos hacer ante una tarea de tan grande responsabilidad?.

Dios ha escogido al padre para una de las más difíciles posiciones de dirección en el mundo: La de dirigir su hogar. Por
ello, es muy difícil que la Iglesia pueda resucitar algo que en el hogar se haya sentenciado a muerte. Por lo tanto,
ocupemos nuestro lugar en amor y dejemos que el Espíritu Santo comience a obrar poderosamente, y tengamos la
certeza de que si nosotros ponemos de nuestra parte, él no nos va a defraudar.

1.1.3) Verdaderos Proveedores. (1ª Timt.5:8) --> Leer.

Siendo responsables delante de Dios de sustentar, proveer y satisfacer todas las necesidades de la familia en general y
de cada integrante en particular.

1.2) El Sacerdocio a partir de Moisés.

Desde que Moisés recibió la ley de Dios en el Sinaí el pueblo experimentó un desarrollo espiritual incluido el
sacerdocio. El sumo sacerdote y en su defecto el sacerdote era la persona que se comunicaba con Dios representando
al pueblo y era a través de él que Dios mostraba qué dirección debía tomar el pueblo. Esto nos muestra que las
relaciones entre Dios y su pueblo dependían en gran parte de la labor o ministerio sacerdotal.

De aquí llegamos a la conclusión de que el sacerdote era el hombre que debía conocer mejor que nadie el corazón de
Dios por pasar mucho tiempo en su presencia. Sin embargo, el Antiguo Testamento a veces nos muestra que no
siempre fue así y fue por ello que el mismo pueblo de Israel iba deteriorando su relación con Dios de la misma manera
que lo hacían sus líderes espirituales".

A pesar de la hipocresía reinante en algunos de los sacerdotes, Dios seguía siendo fiel, ya que los mismos dependían
de los diezmos, de las ofrendas y de las primicias del campo y de los rebaños (Dt.26:12; Núm.18:12-19; 26-28). Porque
ellos a diferencia de las otras tribus, Dios nunca les dio heredad, sino que les dijo que su herencia sería la de Dios
mismo (Núm.18:20-21).

Decir también que para que podamos entender plenamente el sacerdocio en el Nuevo Testamento es muy importante
comprender cómo era la relación de Dios con Israel en el Antiguo Pacto, porque como hemos podido ver Israel fue
llamada a ser una nación de sacerdotes (Ex.19:5-6) que guardaran el Pacto, y se conservaran santos (apartados con un
propósito) a los ojos de Dios.

Por todo esto, podemos decir, que la tarea del sacerdote era velar por la santidad del pueblo y por ello representaba
vicariamente (en lugar de...) a la nación delante de Dios, pues ella por sí misma era incapaz de ser santa. De ahí que
Aarón junto con sus hijos cuando representaba a la nación, como sumo sacerdote llevaba los nombres de las doce
tribus en el pecho y se vestía de una forma específica llena de significado para expiar el pecado del pueblo en el lugar
santísimo (Ex.28:29) -->Leer

CONCLUSION.-

A modo de conclusión en este estudio, tenemos que decir que la gran diferencia que hay entre el sacerdocio del
Antiguo Testamento con el sacerdocio del Nuevo Testamento es que en el Antiguo Pacto el hombre luchaba por
agradar y acercarse a Dios en la fuerza del hombre que no le lleva a ningún lugar. Se sentía de la misma manera que
hoy se sienten muchas personas, ya que quieren llegar a Dios por sus méritos, esfuerzos u obras y veces no se dan
cuenta de que esa no es la manera.

Sin embargo, en el Nuevo Pacto el hombre descubre que sólo puede acercarse a Dios por gracia, es decir, a través de
Jesucristo y haciendo suyo lo que él hizo en la cruz al morir por nuestros pecados. La gracia de Dios es tan abundante
que cuando una persona por la fe en Jesucristo comienza a caminar como Cristo le indica, comienzan a suceder cosas
asombrosas en su vida, ya que Jesucristo le tiende la mano y lo lleva a la misma presencia de Dios. Sin necesidad de
que tenga que pertenecer a una casta sacerdotal porque Dios no hace acepción de personas.

Por Daniel Contreras Márquez


Aplicación para las solteras y las viudas
¿Qué ocurre si una mujer es soltera o viuda? ¿Cómo se aplican estos principios a una mujer que no tiene esposo?

Veamos nuevamente Efesios 5:22, en donde se nos dice que una mujer debe someterse a “su propio” esposo. Pablo
no dice que la mujer se debe someter a todos los hombres. Si una mujer no tiene esposo, ella es cabeza de su propia
familia (una excepción obvia es cuando ella está viviendo en su casa. En este caso ella debe someterse a sus padres
como cabeza de su hogar —como también debe hacerlo un hombre joven si está viviendo en su casa). Sin embargo,
ella siempre se debe someter a la autoridad de Cristo como la cabeza por encima de toda su unidad familiar.

El hecho de que una mujer no tenga esposo no cambia las instrucciones que Dios ha dado con respecto a su papel en
los servicios de la Iglesia. La estructura de la “casa espiritual” de la congregación no cambia por el hecho de que una
mujer sea soltera o viuda. Si tiene una pregunta que no puede responder, ella debe acudir a uno de los líderes de la
congregación. Esto cumple con el principio de una mujer casada que acude a su esposo como líder de su familia.

La mujer según Dios


La historia muestra que el papel correcto de la mujer ha sido totalmente malentendido. Sin embargo, el propósito de
Dios fue muy claro desde el principio, con la creación de Eva. Dios la diseñó para que tuviera un papel muy importante
en la familia física y en la familia espiritual de Dios, ahora y por toda la eternidad.

Su creación, como la de Adán, fue algo exclusivo. Ella fue presentada a su esposo como alguien que lo completaba.
Ella no era menos ni inferior, sino que tenía un papel especial que cumplir como guardián de la familia. Sólida,
recursiva, resistente, sabia, amorosa, tierna, cálida, son palabras que describen la mujer a quien Dios diseñó para que
fuera la pareja perfecta para el hombre. Y su potencial espiritual, como el del hombre, ¡es llegar a ser hija de Dios
(Gálatas 3:28) en su Reino por toda la eternidad!

Si desea profundizar acerca de este tema, lea el artículo “Hijos de Dios”.