Вы находитесь на странице: 1из 10

UNIVERSIDAD POPULAR AUTÓNOMA DE VERACRUZ

MAESTRIA EN EDUCACIÓN
ASIGNATURA:
ALUMNO:

ASESOR: MTRA..

INDICE. Pag.
Introducción
La pedagogía del siglo XX y sus aportaciones para este siglo.
La educación en el pensamiento latino americano.
El constructivismo y el aprendizaje significativo, enfoque y aplicaciones en el aula.
Modelos y tendencias actuales en la enseñanza y aprendizaje.
El enfoque de competencias y su aplicación a la escuela.

INTRODUCCIÓN
Cuando hablamos de aprendizaje, podemos referirnos a una situación sencilla
natural o casi automática como el caso de ese aprendizaje que la mayoría de las
especies del reino animal logra (imitativo e instintivo). Pero cuando ese tema se
enfoca a la humanidad como tal, el concepto y sus implicaciones se tornan
complicados, abundantes, complejos y hasta especializados. Es por ello que
desde antes de los tiempos de Aristóteles y Platón el aprendizaje y la educación
han interesado a la humanidad como proceso vital de unión y progreso así como
de supervivencia.

En la actualidad podemos gozar ya de un bagaje de autores especializados en


este tema, en donde cada uno de ellos aporta elementos clave que conforman los
principios educativos desde varias perspectivas como: las culturales, sociales,
psicosociales, cognitivas, etc. Es por ello que en este documento y, haciendo
alusión a la importancia del tema en cuestión, se enfocará al APRENDIZAJE Y
LAS CORRIENTES PSICOPEDAGÓGICAS así como a sus aportaciones al
contexto actual y las tendencias educacionales que han tenido mayor relevancia y
aceptación en nuestro sistema educativo reflexionando y analizando las diversas
prácticas y teorías, corrientes y paradigmas, e identificando nuestro propio rol y
estilo de nuestra práctica educativa.
Los temas eje de este ensayo son: LA PEDAGOGÍA DEL SIGLO XX Y SUS
APORTACIONES PARA ESTE SIGLO. LA EDUCACIÓN EN EL PENSAMIENTO
LATINO AMERICANO. EL CONSTRUCTIVISMO Y EL APRENDIZAJE
SIGNIFICATIVO, ENFOQUE Y APLICACIONES EN EL AULA. MODELOS Y
TENDENCIAS ACTUALES EN LA ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE. EL ENFOQUE
DE COMPETENCIAS Y SU APLICACIÓN A LA ESCUELA.

La pedagogía del siglo XX y sus aportaciones para este siglo.

El proceso que desarrollamos como docentes se encuentra inmerso dentro de


varios elementos que promueven u obstaculizan el ejercicio y proceso de
enseñanza aprendizaje, dichos elementos pueden describirse como contexto,
cultura, nivel socioeconómico, situaciones familiares, sistema educativo etc.
También se encuentran implicados los que dependen directamente del
profesorado como los estilos de enseñanza, la capacitación docente, la
responsabilidad personal etc. Además de incluir los fundamentos teóricos e
históricos que sustentan una acción educativa. Estos factores condicionan
ampliamente el proceso de enseñanza aprendizaje, aportando al profesor como al
estudiante pautas en el proceso de desarrollo y concreción de sus estados
finales.

Los autores analizados en este tema coinciden que el alumno, es y deberá ser
siempre el centro de acción educativa, y si recordamos el primer principio
pedagógico que hoy se promueve en nuestro ejercer docente encontraremos en
forma literal: centrar la atención en los estudiantes y sus procesos de aprendizaje.
Lo anterior producto de autores como Dewey, Vigotsky, Ausbel, Freinet entre otros
tanto pedagogos como psicólogos que sustentaron en su momento sus
propuestas en base a resultados y estudios alrededor de los alumnos, tomando
como motor de su trabajo los intereses, grados de cognición, conocimientos
significativos, creatividad etc. Lo que demuestra una vez más la necesidad e
importancia de perfeccionar los procesos de enseñanza y aprendizaje en función
de y para los alumnos, tomando como referencia este legado y adecuándolo a los
nuevos contextos y exigencias actuales así como a las nuevas aportaciones que
en materia educativa se han suscitado.

Sin duda esta recapitulación hace conciencia en todos los que hoy colaboramos
en tareas educativas al reconocer y reconstruir nuestro quehacer educativo y
estilo de enseñanza. Dejándonos una perspectiva más clara de nuestra
responsabilidad al momento de accionar una tarea educativa adecuada.

La educación en el pensamiento latino americano.

En la diversidad de contextos donde se ejerce el proceso enseñanza aprendizaje,


es necesaria las adecuaciones de los modelos de enseñanza y práctica educativa.
Siendo esta una de las exigencias y retos que desde tiempo atrás ciertos autores
ya planteaban y pretendían, tal es el caso de los modelos educativos extranjeros
que en muchas ocasiones se han adaptado y adecuado a las exigencias
contextualizadas, sin embargo, dentro de estas contextualizaciones también
encontramos coincidencias medulares como la importancia de los conocimientos
previos, los intereses de los niños, las relaciones entre educando y educador, así
como la necesidad de discernir las mejores acciones que concreten resultados
válidos en nuestra sociedad además de la exigencia personal de cada individuo.

Cuando expreso, resultados válidos y exigencias personales hago referencia en


primera instancia a la formación de ciudadanos íntegros, capaces de ser parte de
la sociedad y no solo eso, sino que, aporten mejoras y transformen su realidad a
una meta mayor y mejor. Pero siendo objetivos y reflexionando sobre el
comportamiento de la sociedad hoy en día, se que la aspiración antes descrita,
aún es solo eso, una aspiración para las nuevas generaciones, lo que me hace
pensar en esa urgente necesidad de examinar si nosotros como formadores de la
niñez estamos colaborando ya en forjar ese futuro, o si estas ideas son dirigidas a
otra generación de docentes que tengan más en claro lo que se dice con lo que se
hace. En segundo lugar las exigencias personales, queremos ese equilibrio entre
disciplina, respeto mutuo, trabajo colaborativo, organización etc. o la mayoría solo
estamos en espera de aspectos poco productivos como la holganza,
impuntualidad, banalidades, individualismos etc. Como introspección, Personas
libres y autónomas, una premisa que exige obviamente un método de educación
formal y grado de madures de juicio. Si se tratara de una ideología reciente,
postiza o desestimada no fuese mi preocupación en este ensayo. Si hablamos del
maestro Simón Rodríguez y sus enseñanzas humanistas o Freire con su
educación liberadora, hasta qué punto es posible una educación con estas
características y lograr equilibrar el no autoritarismos con la disciplina, o la
organización con la imposición y evitar problemáticas sociales como la violencia,
desorganización, perjuicios etc. seguro estoy que los ideales que perseguían estos
autores está ampliamente sustentada y por consiguiente son factibles y
provechosas pero, realmente nuestra sociedad, nuestro contexto inclusive la
humanidad en general ¿estará preparada para ese equilibrio?.

El constructivismo y el aprendizaje significativo, enfoque y aplicaciones en el aula.

La construcción del conocimiento, apoyando la «construcción colaborativa del


aprendizaje, a través de la negociación social, no de la competición entre los
estudiantes para obtener apreciación y conocimiento» (Jonassen, 1994).

Todo parece indicar que el constructivismo es la teoría del aprendizaje más


aceptada en la actualidad inclusive varios autores y con diferentes perpecrtivas
convergen en las ideas, principios, implicaciones y desarrollo del constructivismo.
Por ello cuando hablamos de esta teoría estaremos haciendo alusión a una
posición compartida por diferentes tendencias de la investigación psicológica y
educativa. Entre ellas se encuentran las teorías de Piaget (psicogentico),
Vygotsky (sociogenetico) , Ausubel (aprendizaje significativo), Bruner y la
psicología cognitiva cada uno de ellos con diferentes tendencias pero
colaborando la esencia del proceso.
Al ser una corriente psicopedagógica cada uno de los roles de los participantes es
muy compleja, siendo entonces una responsabilidad docente conocer y/o definir
las metas aspiradas así como los pasos para llegar a ella y al final del día hacer
una evaluación igualmente constructivista y no únicamente cuantitativa y
asignable. Es decir que se valore correctamente los conocimientos significativos y
la forma de asimilación como proceso no como meta, o sea, una evaluación
diferencial de los contenidos de aprendizaje. Tomando en cuenta los diferentes
contenidos de acuerdo a su naturaleza: “Conceptuales, procedimentales y
actitudinales”

Este repertorio como lo mencione antes ha tenido gran aceptación convirtiéndose


en uno de los paradigmas más importantes en materia educativa y reflejadas en
las tendencias educativas actuales puesto que incluye y habilita el trabajo
cooperativo y el uso de las nuevas tecnologías de la información, temas que a
continuación se señalan.

Modelos y tendencias actuales en la enseñanza y el aprendizaje.

En este punto se clarifica que el aprendizaje es el proceso de formación del


individuo, el punto de análisis seria ¿Qué elementos conforman ese proceso de
formación? Cada uno de nosotros surfeamos un proceso que nos formó como los
adultos que somos pero, hasta que punto somos “victimas” de factores ajenos
que conforman nuestro ser, nuestra forma de pensar, actuar, vestir, etc. así como
nuestro nivel de madurez. Me refiero a condiciones simples como lo asimilado de
pequeño en casa, lo cotidiano lo que imitamos o elementos más complejos como
el estilo de enseñanza de nuestros maestros, métodos, teorías, sistemas
educativos, aspectos culturales, etc. No obstante, al hacer nuestra autocritica
franca, podemos encontrar aspectos de competitividad e individualismo tal vez
imperantes o disueltos pero existentes. Y si esto lo llevamos a un plano social
vislumbraremos en forma muy recurrente la falta de apoyo mutuo y de trabajo
colaborativo y/o cooperativo.

Esto indica que la formación anterior (últimas décadas) en la sociedad no ha sido


como prioridad el desarrollo mutuo, reciproco y solidario, por lo que existe la
necesidad de aprender las bases que sustentan el trabajo en grupos y saber
participar en este esquema para posteriormente ya como docentes transmitir esta
ideología a los alumnos, dejando así aptas a las nuevas generaciones y
permitiendo que dejen atrás si los viejos vicios que la humanidad arrastra
descritas como envidias, ego, odio, alevosía, etc., etc.

Referente a las tendencias actuales de enseñanza y aprendizaje se han


seleccionado propuestas que incluyen cada una de ellas el trabajo en equipo, tal
es el caso del trabajo por proyectos, análisis y discusión de caso y aprendizaje
basado en problemas en donde cada uno de ellos exige el trabajo de grupo,
interdependiente y cooperativo.

Para finalizar con este subtema voy a referirme al uso de las nuevas tecnologías y
su implicación educacional. Sabemos que hoy en día las nuevas generaciones
nacen empapados de tecnología y en muchas ocasiones no existe un
acercamiento guiado o planeado de esta habilidad, por lo que los resultados de
este conocimiento y uso de dispositivos tecnológicos son triviales y en ocasiones
sin sentido productivo. Es decir, una súper herramienta y un súper conocimiento
limitado a no ser ni siquiera remunerable.

Es aquí donde el papel docente acepta tres grandes responsabilidades. La


primera es no dejarse rebasar por las nuevas tecnologías, la segunda seguir se
actualizando continuamente y la tercera y no menos medular, tener una visión
clara del potencial, uso y aplicaciones de estos recursos así como la capacidad de
planificar, objetivos clase, que generen alumnos con conocimientos útiles en los
diferentes contextos. Cada docente puede o no generar un uso adecuado de las
nuevas tecnologías de la comunicación en sus alumnos.

Como en la mayoría de los casos o mejor dicho en todos, cada actividad educativa
plantea retos, dificultades y obstáculos. Aquí el obstáculo más importante que no
depende del alumno ni del docente es la disponibilidad de estos recursos en
contextos rurales, siendo esta una realidad que se vive en muchas de las
comunidades en donde laboramos.
El enfoque de competencias y su aplicación a la escuela.

En este punto de reflexión se me hace un tanto complicado exaltar un enfoque


encaminado al desarrollo de competencias, necesariamente, antes de proseguir
tengo que definir el concepto y enfoque que implica. En el plan de estudios se
entiende como competencia al desempeño que resulta de la movilización de
conocimientos, habilidades, actitudes y valores, así como de sus capacidades y
experiencias que realiza un individuo en un contexto específico, para resolver un
problema o situación que se le presente en los distintos ámbitos de su vivir.
www.dgespe.sep.gob.mx/reforma.../enfoque_centrado_competencias
Otro concepto aceptado es “el desarrollo de las capacidades complejas que
permiten a los estudiantes pensar y actuar en diversos ámbitos. Consiste en la
adquisición de conocimiento a través de la acción, resultado de una cultura de
base sólida que puede ponerse en práctica y utilizarse para explicar qué es lo que
está sucediendo” (Cecilia Braslavsky)
www.ibe.unesco.org/es/comunidades/.../enfoque-por-competencias.html

Hasta este punto y solo con la definición del concepto cualquiera de nosotros
puede preguntarse. ¿Dónde se incluyen los conceptos liberadores de Paulo
Freire? O ¿el trabajo cooperativo? Inclusive es posible notar un enfoque de tintes
individualistas y por demás de constante competencia mutua alejándose así de los
aspectos anteriormente abordados en este documento. Entiendo también que
existen necesidades que han orillado no solo a nuestro país a un enfoque como
tal, que ahora se ha hecho más evidente por las evaluaciones de la OCDE ¿pero
dónde queda esa lucha en contra de la opresión e imposición?. Considero que
más allá del discurso el enfoque por competencias planea la adquisición de mayor
mercado, mano de obra barata, y enajenamiento al trabajo realmente cooperativo.
Volviendo al discurso se habla en este enfoque el trabajo por proyectos y se
escucha “padre” pero en el siguiente ciclo escolar cambia y al siguiente una vez y
otra más lo que genera incertidumbre, confusión, temas y cuestionamientos
pendientes y fácilmente se cambia el discurso por otra más bonito, sin embargo en
la práctica en tema ha seguido sin resolver.

Ni siquiera en el plano conceptual existe una teoría lo suficientemente robusta y


articulada sobre la que pudiera asentarse el enfoque de competencias en educación,
tampoco existe consenso respecto del concepto de competencia (Boon y van der Klink,
2002), por ende, es posible suponer las dificultades que surgen cuando se quiere
implementar en la práctica un currículum por competencias (Díaz Barriga, 2006).
Para los que defienden este enfoque, se les hace fácil argumentar en base a la
polisemia del significado, creando asi un poderoso concepto de competencias,
apareciendo asi como una cura de todos los males

Además si en determinado momento no concuerdo con un planteamiento asi


quisiera argumentar desde el fundamento e inclusive realizar unas de las pocas
sitas mas aun si estoy en contraposición de un acuerdo que se establece como
sistema educativo nacional.