Вы находитесь на странице: 1из 2

SOBRE LA DESHUMANIZACIÓN DEL ARTE. Ortega i Gasset.

Mediante este ensayo Ortega intenta explicar el funcionamiento del arte de vanguardia.
El arte puede ser impopular o “no popular”. Diferencia de conceptos:

- no popular: hay artes como el romanticismo, el clasicismo (novedoso) que en un


primer momento no es popular, pero que pasado un tiempo llegará a serlo.
- impopular: el arte nuevo, el arte de vanguardia siempre tendrá una minoría favorable y
una mayoría hostil; jamás llegará a ser popular.

El arte nuevo es el primer arte de la historia que será abiertamente impopular: jamás llegará a
ser popular. Esto es así porque la mayoría de la masa NO ENTIENDE el arte nuevo, es un arte
dirigido a una minoría especialmente dotada. Así la sociedad queda dividida entre aquellos que
ENTIENDEN y los que NO ENTIENDEN. El no entender provoca la irritación de la masa.

Lo humano: Cuando Ortega habla de lo humano en el arte critica el arte del romanticismo
atribuyéndole un carácter esencialmente humano. Es decir, desde su punto de vista el arte de
romanticismo tenía muy poco de arte, y tenía mucho de humano. Se centraba mucho más en la
realidad humana, sus pasiones y sus debilidades, que propiamente en el arte por si mismo.

Para comprender antes el arte no era necesario entenderlo, solo había que entender al hombre.
El arte del S. XIX estaba basado sobre todo en las emociones. El espectador buscaba
identificarse con los seres humanos representados, para ser partícipe de sus pasiones y
emociones humanas.

Deshumanización: desvincular el arte del ser humano y de sus emociones ; que el arte sea solo
arte (el arte por el arte). ¿Quién entiende este arte? Los artistas o las personas muy bien
preparadas.

La metáfora en Gasset hay que asociarlo al predominio de lo emocional. Compara la metáfora a


la matemática: que es lo más deshumanizado, lo más abstracto. La metáfora de la que habla no
está cerca de la emoción, sino de lo desemocionado.

La deshumanización del arte se efectúa vaciando el arte de lo más humano, de las emociones
humanas.

El arte que nace en este momento, que evita las formas vivas, solo va a poder ser juzgado por
aquellos que poseen una determinada sensibilidad artística: por una minoría. Se pierden los
criterios (el de la realidad) para juzgar la obra de arte.

Intrascendencia:

Se destaca la dimensión lúdica del arte: el arte como juego. Lo que importa es el proceso, el
juego, la expresión personal, y no tanto el resultado de este juego.
A Ortega no le agradaba la literatura del S. XIX. El arte salva al hombre de la seriedad de la
vida: tiene que ver con el juego, con lo lúdico: es algo que se acaba en sí mismo.
IDEAS SOBRE LA NOVELA

Agotamiento de la novela decimonónica: no quedan temas nuevos.

Los personajes: Habla de crear almas interesantes, psicologías interesantes; no tramas. Nos
interesa la interioridad, la psicología.

Novela, género moroso: consecuencia de la apuesta por los personajes. Se deja de lado la trama
y la velocidad, la acción desaparecen. Necesario centrarnos en describir o crear una atmósfera,
que cree este alma interesante.