Вы находитесь на странице: 1из 2

El Control en el Sector Público

El contexto actual en el que las Administraciones públicas desarrollan su actividad


–reducción del déficit, control del endeudamiento, descentralización y
externalización en la gestión de servicios, entre otros, requiriendo una adaptación
de los mecanismos de control establecidos para satisfacer las nuevas y crecientes
demandas de usuarios, tanto internos como externos.
La definición de control, desde una concepción general, es bastante intuitiva,
llevando aparejada la idea de supervisión, de comprobación, es decir, implica la
acción de comparar un suceso con una norma.

Características y objetivos del Control Público


El control en el Estado persigue el objetivo de general de lograr que los resultados
planificados puedan concretarse. El control público consiste en cotejar
constantemente lo planeado con lo ejecutado con el objetivo de asegurar:

Cumplimiento de las metas fijadas


 Beneficios para toda la sociedad
 Máximo aprovechamiento de los recursos públicos
 Cumplimiento de las normas vigentes
 Mejoras en los sistemas y procesos de la administración pública
El control público debe ser parte integral de los sistemas y concebirse como un
mecanismo que ayuda a mejorarlos, no ejercerse por desconfianza ni simple
curiosidad. En el espíritu de procurar beneficios y mejoras, no debe ser represivo,
es decir no debe perseguir el castigo de quien cometió un error sino la identificación
de las causas del equívoco y su solución para evitar que se repita.
Para ello, cualquier esquema de control público debe reunir las siguientes
características:

-Universalidad: debe incluir a la totalidad de la actividad del Estado, incluyendo


controles sobre organizaciones de la sociedad civil que reciban o administren fondos
públicos
-Continuidad: debe ser ininterrumpido y sistemático.
-Obligatoriedad: necesariamente impuesto por el marco normativo. No puede
quedar sujeto a la voluntad de controlado o controlante.
-Interdisciplinariedad: por la complejidad de las tareas desarrolladas por el Estado
es necesario recurrir a diversas ramas del conocimiento para poder efectuar
controles universales. Como veremos en la última parte de la asignatura, los
órganos de control del Estado Nacional tienen la facultad de contratar especialistas
en diversas materias para que colaboren en procesos de control específicos.

Leyes
La legislación venezolana contempla un conjunto de mecanismos, dispositivos y
procedimientos institucionales que técnicamente pueden coadyuvar con un control
más eficiente y eficaz de la administración pública y, en consecuencia, incidir
significativamente en los niveles de transparencia pública (“social accountability”);
no obstante, la brecha entre lo normativo y lo fáctico es sumamente holgada y, en
consecuencia, dificulta que pueda objetivarse un mejor funcionamiento de nuestras
instituciones políticas en el plano estatal. Por ello se demanda prioritariamente el
robustecimiento de las estructuras burocráticas de la administración pública
venezolana y el posicionamiento de una “cultura cívica” que repercuta en la
formación de profesionales y técnicos de carrera que puedan aplicar probamente
tales conocimientos de suma valía en materia de gobierno, administración y políticas
públicas.