Вы находитесь на странице: 1из 27
Acta poetica 14-15 1993-1994 César Gonzdlez Ochoa Gadamer y la hermenéutica filoséfica : Dentro de Ja divisi6n de las ciencias propuesta por Aristétcles, por un lado entre saber teGrico 0 especulativo y, por el otro, sa- ber practico, la ret6rica estaria dentro del segundo tipo, el que se refiere a la praxis. Desde la perspectiva aristotélica -—expuesta en la Etica nicomdquea—- ni el conocimiento teérico (episteme) ni el conocimiento practico (phrénesis) son ciencias en si mismos, 0 cuerpos de conocimiento, sino “estados, en virtud de los cuales el alma llega a la verdad”. (1139b15) La diferencia entre ambos tipos de conocimiento estriba en que el conocimiento cientf{fico est4 gobernado por reglas y princi- pios necesarios e invariables; es un conocimiento que pucde ser demostrado. El saber practico es mds bien la capacidad para tra- tar con asuntos variables; és la posibilidad de deliberar acerca de las acciones humanas. No se delibera —dice Arist6teles— acerca de las cosas invariables: “de aquf que en tanto que el conoci- miento cientifico involucra demostracién, mientras que las cosas cuyos principios fundamentales son variables no son capaces de demostracién, porque todo acerca de ellos es variable, y en tanto que no se puede deliberar acerca de las cosas que son de necesi- dad, se sigue que la prudencia' no es lo mismo que la ciencia”. (1140a-b) La finalidad de las ciencias practicas no es, pues, el ' Con este término, ‘prudencia’, se traduce la palabra griega phrénesis, que hemos llamado saber 0 conocimiento prictico. 309 conocimiento en si mismo sino la accién, “las acciones humanas en relacién con las cosas que son buenas para los seres huma- nos”. (114065) Su finalidad es actuar o hacer actuar a los otros sobre la base del juicio o del conocimiento. Las ciencias practi- cas-no pretenden ser conocimientos slo de los principios genera- les, sino que también “deben tomar en cuenta los hechos particu- lares, puesto que conciemen a la acciGn, y las acciones tratan de cosas particulares”. La politica es para Arisi6teles el paradigma del conocimiento practico, y dentro de este conocimiento est situada la retérica, (10943) porque €sta se relaciona con la habilidad para deliberar acerca de lo contingente y lo variable, acerca de acciones huma- nas, para las que, como se dijo antes, no hay principios fijos ni necesarios.? En su Retdrica, Aristételes lo dice claramente: “Por- que es acerca de nucstras acciones que deliberamos, y todas nues- tras acciones tienen un cardcter contingente; diffcilmente estan de- terminadas por la necesidad’”. (135745) A diferencia de la ret6rica, ja gramiatica se presentaba como un conocimiento tedrico puesto que era una destreza en el manejo de ciertas reglas y principios in- variables; se consideraba, pues, como una especie de episteme. La graméatica era una disciplina inseparable de la exégesis, so- bre todo en Ia antigua Grecia; poco a poco la retérica comienza a ocupar el lugar principal y para el siglo 1 aC ya tenfa un sitio es- pecial en cl curriculum; de allf que empiece a reclamar como per- tenecientes a su dominio las cuestiones relativas al significado y a la interpretacién. Esto no quiere decir que no se pensara en una disciplina especffica para este tema; de hecho Aristételes mismo, en el tratado Sobre la interpretacién, hablaba de la hermenéutica como una preocupacién por la accién lingifstica, pero, al estar li- gada tan estrechamente a la gramAtica, no podfa encargarse de as- pectos dindmicos de la significacién, como por ejemplo, las con- \ ? La scientia practica, dice Gadamer en un ensayo de 1969, “se perfilé en el esquema originario de la ética y Ia politica aristotélicas, frente al concep- to de ciencia de la antigua episteme [...] como otro modo de saber". En Ver- dad y método u, p. 370. 310 diciones para que ocurra, 0 sus implicaciones.* Es sobre todo la retGrica latina la que asume el problema de 1a interpretacién, la que comienza a pensar el significado como accién o como pro- ducto. Es allf cuando puede decirse que la hermenéutica queda comprendida dentro de Ja retérica. Si es asf, si la retérica es la disciplina englobante, entonces la hermenéutica sGlo puede pensarse como praxis, como un conoci- miento practico, y por tanto dentro del campo de la phrdnesis. Y esto no es s6lo de interés para el historiador de la filosoffa sino que tiene repercusiones que afectan profundamente a la hermenéu- ‘tica contempordnea; la obra de Gadamer en particular toma como punto de partida la nocién aristotélica de saber prdctico y la usa como modelo para analizar cuestiones tedricas centrales, Las pagi- nas siguientes tienen el propésito de analizar la postura de Gada- mer respecto a las cuestiones fundamentales de la hermenéutica. Aunque ya presente desde la antigiiedad, la hermenéutica se pensaba como una simple disciplina auxiliar para ¢] tratamiento de los textos. No obstante, siempre ha existido 1a conciencia del cardcter problematico de la interpretaci6n puesto que cl hombre se ha preocupado en todas las €pocas por saber qué dice un texto y cémo lo dice. La interpretaci6n se convirtid en la Edad Media en parte integral de la cultura teolégica, pero es hasta la Reforma cuando se origina la hermenéutica como disciplina. En contra de la postulacién de una supréma autoridad de la Iglesia en lo que respecta a los asuntos de Ja interpretacién de las Escrituras, re- afirmada en el Concilio de Trento, los reformistas propusieron los principios de perspicuitas y de autosuficiencia con el fin de mostrar una inteligibilidad basica y no contradictoria de la Bi- blia. Junto con esta preocupacién de los reformistas, se habfan desarrollado otros caminos acerca de la interpretaci6n: el de la fi- lologia clasica, el de la jurisprudencia y uno més, realizado desde el campo de la filosofia. 3 Cf. R. Copeland, Rhetoric, Hermeneutics and Translation in the Middle Ages, p. 18. 311

Оценить