Вы находитесь на странице: 1из 19

SANIDAD INTERIOR Y LIBERACION.

JUAN 1143-44
Cuando alguien es salvo, viene a ser hijo de Dios. Este hecho no significa
que el creyente ya es totalmente libre y que todos sus problemas se hayan
terminado.
Hay creyentes que tienen muchas ataduras del pasado, tales como heridas,
amargura y complejos.
La primera pregunta que viene a la mente es: ¿Por qué si somos creyentes
aun tratamos con casas del pasado?
La razón es: Que lo que nació de nuevo fue nuestro espíritu, pero nuestra
alma tiene que ser transformada, y por lo tanto es en esta área donde
necesitamos liberación y sanidad interior.

¿Cuál es el proceso?
El proceso consiste en confesar pecados y de nuestros antepasados,
renunciara y romper los poderes ocultos y reafirmar la fe en Dios y en su
poder para liberarnos.

La tricotomía del hombre.


El hombre es un espíritu tiene un alma y vive en un cuerpo físico. Cada una
de estas partes tiene divisiones.

1-El espíritu. Es el hombre interior, y es aquí donde el hombre tiene la


capacidad de comunicarse con Dios, y a su vez se divide en tres partes:
Comunión, intuición y conciencia.
a- Comunión: Es el medio por el cual desarrollamos comunión íntima con
Dios.
b- Intuición. Es el medio por el cual el Espíritu Santo nos guía y nos habla.
Es el conocimiento inmediato de una verdad sin la participación del
razonamiento.
c- Conciencia. Es el medio que nos permite distinguir entre el bien y el mal.

El nuevo nacimiento. (Juan 17:3-7)


La palabra nos enseña que el espíritu y el alma son diferentes. (1Tes. 5:23)
(Heb. 4:12)

1
¿Qué hace el nuevo nacimiento en nuestro espíritu?

1-Nos da la vida eterna. (Jn. 17:3)

2-Nos da la posibilidad de comunicarnos con Dios.

3-Nos permite conocerlo a Él y su voluntad.

4-Nos da la habilidad de ser verdaderos adoradores. (Jn. 4:23)

2-El alma.
Es el asiento de la voluntad, de las emociones y de la mente. Esta parte del
creyente no nace de nuevo, sino que necesita ser trasformada.

a-La voluntad. Es el órgano donde reside la capacidad de decidir. La


voluntad trabaja en conjunto con nuestra mente y emociones.

b-Las emociones. Es la parte del alma donde se envuelven los afectos


sentimientos y deseos.
Hay emociones negativas tales como: la venganza, la tristeza, dolor miedo,
celo, confusión y odio.

Emociones positivas. Amor y gozo.


Las emociones trabajan con los sentidos externos; ellos son: La vista, gusto,
tacto, olfato, y el oído.

c-La mente. Es el área del alma donde se producen nuestros pensamientos


Muchas personas se confunden porque no saben con certeza si han
La mayor parte de los problemas de un creyente está en el alma; es decir en
su mente, voluntad y en sus emociones. Aunque han nacido de nuevo, aun
arrastran cosas del pasado que no han podido vencer.

El alma debe ser transformada o no vamos a poder disfrutar la vida


abundante de Dios.

2
El alma debe estar bajo el control del espíritu nacido de nuevo.

3-El cuerpo. El cuerpo es la parte visible, y por medio del hombre tiene
contacto con el mundo físico atreves de los cinco sentidos.

El alma debe ser transformada o no vamos a poder disfrutar la vida


abundante de Dios.

El alma debe estar bajo el control del espíritu nacido de nuevo.

¿QUÉ ES SANIDAD INTERIOR?

Es el proceso mediante el cual una persona es liberada y sanada de heridas y


traumas del pasado producidas por otras personas o hechos. Estas heridas
son las que le impiden disfrutar la vida abundante en Cristo.

La obra de Jesús en la cruz del calvario ofrece mucho más que perdón de
pecados; ofrece el pago completo del ser integral: espíritu, alma y cuerpo.
(2Cor. 5:17) Las personas creen que una vez que reciben a Cristo ya se
terminaron todos los problemas y que todo es hecho nuevo. La pregunta es:
¿en que parte de tu ser fue hecho de nuevo? Fue en el espíritu; el alma y el
cuerpo siguen siendo lo mismo.

(Luc. 4:18) “quebrantar” La palabra quebrantar significa; romper, separar


con violencia las partes de un todo. En el caso del corazón, es uno que está
hecho pedazo por causas de las heridas.
Jesús vino al mundo para tomar cada pedazo de tu corazón que está hecho
pedazo por causa de las heridas. Y todo aquello de tu vida que está roto para
ponerlo junto y sanar toda herida, rechazo, amargura, falta de perdón,
culpabilidad y lo que sea que esté afectando tu vida de forma negativa.

¿Por qué los creyentes necesitan sanidad interior?

Todas las personas que han nacido de nuevo, irán al cielo, SON HIJOS DE
Dios y el Espíritu Santo vive en ellos. Sin embargo siguen atados al pasado y

3
a las heridas recibidas; continúan atados a vicios y son víctima de la
depresión, dejándose dominar por sentimiento de rechazo, complejo de
inferioridad, ataduras sexuales, temores, inseguridad, y además arrastran
maldiciones generacionales; por esta razón necesitan recibir sanidad interior
y liberación.

¿Cuál es el propósito de la sanidad interior?

La sanidad interior está relacionada con la persona y su pasado.


En la vida emocional no hay tiempo ni espacio. Lo que afectó a la persona
en el pasado, haya sido en su niñez o en su vida adulta, tiene vigencia en el
presente.

Las distintas etapas de nuestra, en las cuales podemos recibir heridas,


son las siguientes:

En la etapa prenatal.
En la niñez.
En la adolescencia.
En la edad adulta.
En la etapa matrimonial.

(Gen. 3:15) El deseo del enemigo es herir a las persona da todas las formas y
en todas las etapas de su vida.
Todos hemos sido heridos en alguna etapa de nuestra vida, y debemos
entender que al venir a Cristo todas las heridas no se sacaran por si sola. Esto
implica que hay que pasar por un proceso llamado sanidad interior y
liberación, por medio da la cual Dios nos restaura de esas heridas del
pasado.

La falta de perdón.
Hoy en día, uno de los mayores problemas del cuerpo de Cristo, es la falta de
perdón. Esto tiene como consecuencia que los creyentes heridos a su vez
hieran a otros.
La falta de perdón es una puerta abierta al enemigo para destruir nuestra vida
espiritual, emocional, y física.

4
¿Qué es perdonar?
Perdonar es liberar o dejar ir a una persona que nos ha ofendido. Es soltar a
la persona que nos causó daño, es cancelar una deuda pendiente que alguien
tiene con uno. (Mat. 18:35)

¿Qué es no perdonar?

Esforzarse por olvidar lo que pasó.


Perdonar no es una alternativa, sino un mandamiento del Señor.
Negar la ofensa recibida.
Pretender que el tiempo borre lo ocurrido.
Ignorar lo que pasó, o simplemente disculpar al ofensor.
Es decir te perdono, pero sin haber perdonado de todo corazón.
Perdonar no es una alternativa, sino un mandamiento del Señor.

Perdonar no es una alternativa, sino un mandamiento del Señor. (Mat. 6:14)

La falta de perdón es una carnada del enemigo.


(Mat. 18:6-7) Jesucristo habló de que era necesario de que las ofensas
vinieran.
La palabra “ofensa” es una palabra muy especial y proviene del griego
“skándalon” que significa trampa o carnada. Esta palabra fue usada en la
antigüedad para describir una vara flexible con una carnada que se usaba
para cazar animales.

En otra palabra, cada vez que alguien le ofende o le hiere, le está tendiendo
una trampa o una carnada del enemigo para que se amargue y pierda su
bendición.
Nosotros los creyentes debemos aprender a cubrirlas ofensas, y esto se logra
por medio del amor. El amor cubre multitudes de pecados.

La consecuencia de no perdonar.

5
Es desobediencia a Dios. El perdón es un acto de nuestra voluntad.
Decidimos perdonar porque es un mandato de Dios; si no perdonamos no
seremos perdonados.
El enemigo toma ventaja de nuestra vida. La falta de perdón es una puerta
abierta al enemigo, que destruye nuestro hogar, nuestra finanza, nuestra
salud y otros. (Ef. 4:27)

La falta de perdón corta la comunión con Dios y su presencia no fluye. (Mar.


11:25)

Dios no recibe nuestras ofrendas. (Mat. 5:23)

Dios nos entregará a los verdugos. La falta de perdón es unos de los mayores
atrayentes para los demonios. Cada vez que los demonios te recuerdan lo
que la persona ofensora te hizo, lo harán para torturar tu mente. En el griego
la palabra verdugo significa, “atormentadores” que no es otra cosa que los
demonios. (Mat. 18:34-35)

La fe es anulada. Es imposible creer a Dios cuando estamos heridos. De una


sola fuente no puede salir fe y resistencia al mismo tiempo. La falta de
perdón bloque tu corazón y no te deja creer.

El amor será anulado. La falta de perdón corta el fluir del amor de Dios en
nosotros; no se puede amor y odiar al mismo tiempo. Por eso si en una
relación no se sanan las heridas, no fluye el amor de Dios en su plenitud.
Dios no perdona. Si no perdonamos aquellos que nos ofenden Dios tampoco
Dios nos perdonará. Dios nos puede dejar pasar algunas faltas especialmente
cuando estamos inmaduros, pero el nunca nos dejará pasar la falta de perdón.
Niveles de consecuencias sino perdonamos. La falta de perdón nos lleva al
resentimiento. Este a su vez nos lleva a las raíces de amargura y al odio,
produciendo una cauterización en la conciencia.

¿Cómo perdonar?
Dios perdona y olvida. Dios tiene la capacidad de poder borrar de su
memoria las cosas del pasado, pero nosotros no tenemos esa capacidad; por
esa razón, Dios tiene que lidiar con nuestro corazón.

6
Olvidar para nosotros significa no dar importancia a lo sucedido.

2- LA RAIZ DE AMARGURA
HEBREO 12:15
La raíz de amargura es una de las mayores causas por la cual muchos
creyentes están en miseria, enfermos, e incluso, apartado de la gracia de
Dios.
La amargura es más fuerte que la falta de perdón, ya que desarrolla raíces
con ella, tales como ira, enojo, y maledicencia.
Es una puerta abierta para que los espíritus inmundos atormenten a las
personas. (Ef.4:32-33)

¿Cómo se origina la amargura?

Se recibe una ofensa y no se perdona.


Al no perdonar, la ofensa se traduce en Ira.
Posteriormente, la Ira se traduce en resentimiento.
Y el resentimiento da lugar a la amargura.
Sí la amargura no la eliminamos, le dará paso a la depresión.

¿Qué es la raíz de amargura?

La raíz de amargura es una angustia del alma.


Es estar triste, desanimado y en desesperación; es sufrir una decepción y
sentirse sin esperanza.

7
Es como se siente el alma por circunstancias que nos sobrecogen y que no
podemos cambiar.
Es tener una profunda tristeza y resentimiento, acompañada hostilidad e ira
reprimida.
La amargura es un resentimiento que viene a ser el veneno del alma y va
contaminando todo hasta que destruye la vida de Dios en nosotros.
La amargura es la única contaminación que hace olvidar toda buena obra que
Dios y las personas hayan hecho en nosotros.

Si la amargura no se trata a tiempo, se va ir desarrollando en los


siguientes niveles.

1-Crece.
2-Se acumula.
3-Madura.

Como la amargura es un resentimiento que tiene raíces, estas se van


arraigando cada vez más en lo profundo del corazón del hombre. Crece hasta
ahogar el alma, ya que su crecimiento es interno.
Después que este ciclo pasa, se llega a convertir en un gran árbol. Los frutos
de ese árbol serán: Odio, resentimiento. Ira y celos.
Por eso es que ninguna persona puede ser un mensajero de paz llevando
amargura en su corazón, porque la amargura es veneno para el alma.
Y un mensajero de paz, debe establecer la paz en su hogar, en su trabajo, en
la iglesia, en cualquier lado donde se encuentre.

¿Cuáles son las causas de la amargura?


1-Cuando se nos ha sido quitado algo o hemos perdido algo. Siempre que
algo grande e importante es quitado de nuestra vida, el enemigo enviará un
espíritu de amargura. (Rut. 1:13) Nohemí tenia raíces de amargura contra
Dios porque pensaba que Dios le había quitado su esposo y a sus hijos.

8
La persona con raíz de amargura tiene la capacidad de vivir amargada toda la
vida y siempre está recordando y repitiendo lo que le hicieron y lo que le fue
quitado.
Esaú perdió su primogenitura, y cuando se dio cuenta de esto, le vino una
gran amargura. (Gen. 27:34-40) (Heb. 12: 26)
2-Cuando tenemos circunstancias que no podemos cambiar. Cuando una
persona se encuentra bajo una circunstancia que le sobre coge y que no
puede cambiar, le viene el desánimo, se angustia, se desespera y se siente sin
esperanza.
La expresión de una persona amargada es: “me doy por vencido porque no
hay esperanza ni posibilidad de cambio.
3-Cuando alguien nos ha herido emocionalmente. Unas de las razones por la
que viene la raíz de amargura es por las heridas del pasado. Por tal razón,
cuando viene una ofensa a nuestra vida, se debe perdonar inmediatamente y
no permitir que el sol se ponga sobre el enojo. Las heridas deben ser
sanadas lo más pronto posible.

¿Cuáles son las circunstancias que muestran la raíz de amargura en una


persona?

La queja y la murmuración continúan de las circunstancias de la vida y en


contra de otras personas. (Ex. 15:22-25)
Todo el tiempo está airada y maldice de continuo.
Siempre recuerda detalles como: nombres, cosas, y circunstancias que fueron
hechas y dichas.
El aislamiento. Toda persona con raíz de amargura se aísla porque tiene
miedo a que la hieran más de lo está.

¿Cuáles son las consecuencias de la raíz de amargura?

Nos puede llevar a apartarnos de Cristo. (Heb. 12:15)


Es la causante de muchas enfermedades físicas. Muchas de las enfermedades
que las personas padecen en su cuerpo no son por razones realmente físicas,
sino que están originadas en un alma enferma de amargura que exterioriza

9
esto en un desbalance físico. Ejemplos: Cáncer, artritis, ulceras, insomnio,
migraña y dolores de espaldas.

¿Cómo nos deshacemos de la raíz de amargura?

Sacando algo bueno de todo lo malo que nos haya sucedido. (Jer. 15:18-19)
Dios le dijo a Jeremías: si mira lo bueno y lo precioso que yo voy a sacar de
eso malo, tú saldrás de ese dolor.

Tome la decisión de perdonar y de pedir perdón a Dios y a las personas que


sabe que has ofendido.

Arrepiéntase por el pecado de juicio contra la persona que hirió y contra


Dios.

Repita esta oración:

Padre en el nombre de Jesús yo renuncio a toda raíz de amargura en mi vida,


y cancelo las consecuencias por haberla guardado e mi corazón.
Ahora perdone a las personas que la han herido, que le han quitado o le han
robado algo.
Diga: Señor, te entrego todo mi dolor y la herida que fue abierta por esa
causa.
Renuncio al derecho de vengarme, y por lo contrario, bendigo a todos
aquellos que me hirieron.
Señor yo renuncio a toda raíz de amargura, ira, odio, rencor, maledicencia,
celos y me declaro libre, en el nombre de Jesús. Amen.

“EL RECHAZO”
ISAIA 53:1-7 JUAN 1:11
Las necesidades básicas de una persona se satisfacen por medio del amor, el
respeto, la aceptación y la seguridad. El rechazo provoca que el individuo no
pueda recibir ninguna de estas virtudes, ya que en la persona hay un gran
vacio de amor.
El rechazo es usado por el enemigo para destruir gran parte del cuerpo de
Cristo.

10
Toda persona, en alguna etapa de su vida, ha experimentado el rechazo en un
nivel u otro.
El rechazo usualmente se convierte en un monstruo de tres cabezas. Además
del espíritu básico de rechazo puede haber un espíritu de temor al rechazo y
un espíritu de auto rechazo.
La presencia de estos demonios se demuestra con rapidez por la incapacidad
del individuo para recibir amor o para dar amor a otros. Como ha sido
rechazado teme las relaciones cercanas que podría causarle una herida
mayor. Teme aceptar el amor de otros y se mantiene a distancia. Así se ha
abierto la vía para el temor de rechazo.

Las diferentes etapas del desarrollo del individuo donde se genera el


rechazo.

1-El rechazo en la etapa prenatal.


Los niños pueden sufrir rechazo cuando aun están en el vientre. Ellos son
seres espirituales y pueden percibir todos los problemas emocionales de la
madre.
La puerta para el espíritu de rechazo se abre mas frecuentemente cuando el
niño aun está en el vientre de la medre. Si un niño no es deseado, el feto
queda abierto para la entrada a un espíritu de rechazo.
(Luc.1:15b) Así como el Espíritu Santo entró en Juan el Bautista antes del
nacimiento, no podemos dudar de la capacidad de un espíritu demoniaco
para entrar en una criatura antes que nazca.
Hay mujeres que quedaron embarazadas por diferentes motivos: Violaciones,
actos de incesto, adulterio, fornicación o sexo no deseado. Cualquiera de
estas circunstancias genera en la madre un rechazo al embarazo, y esto
repercute directamente en las emociones del bebé.
Las circunstancias que rodean a la mujer embarazada y su actitud hacia la
criatura traen influencia al útero donde está el niño o la niña.
El rechazo también se puede crear, si hay preferencia de parte de los padres
por determinar el género del bebe. (Femenino o masculino)
Un parto difícil también causa un sentimiento de rechazo.

2-Rechazo en la edad de la niñez.

11
La proyección de seguridad de un niño se va adquirir durante los primeros
seis años. En estas edades se van a formar los valores, la seguridad y la
identidad.
Estas son las posibles causas de rechazo.

Adopciones.

Casi todos los niños que han sido adoptados tendrán espíritu de rechazo. La
misma circunstancias que llevaron a la adopción del niño han provisto una
puerta para que los espíritus de rechazo tengan entrada.

Impedimentos físicos.

Abuso físico, emocional y sexual.


Falta de interés. (No es escuchado ni protegido)
Falta de amor, caricias y halagos.
Abandona de los padres.
Hogares destruidos, divorcios entre otros.

3-Rechazo en la edad de la adolescencia.

Abuso mental, físico o sexual.


Avergonzarle delante de la gente.
Pobreza en la familia.
Exceso de disciplina.

4-Rechazo en la edad adulta.

Culpabilidad por un embarazo no deseado.


Un aborto planificado o no planificado.
Vergüenza por el complejo físico.
Desastre financiero.

5-Rechazo en el matrimonio.

12
Muerte de uno de los cónyuges
Divorcio.
Infidelidad de unos de los cónyuges
Crueldad mental, física o sexual.

Cualquier causa de rechazo, va a afectar nuestra relación con Dios, con


nuestra familia, con nuestros hermanos (as) y con todas aquellas personas
con las cuales nos relacionamos.
Algunas veces la imagen que percibimos de nuestros padres es la misma que
imagen que tenemos de Dios.
En muchas veces no nos sentimos dignos de acercarnos a nuestro Padre
porque creemos que Él no va a rechazar, ya que es eso lo que hemos
recibido en nuestro hogar.

El sentido de culpabilidad.
La palabra culpabilidad proviene del griego “hupodikos” que significa uno
que está bajo juicio y sufriendo consecuencias y castigos por sus malas
acciones.
Es un sentir de estar en mala relación con Dios. Cuando se viola la
conciencia, se produce culpabilidad, y la culpabilidad produce ansiedad.

Diferencia entre condenación y convicción.


La condenación tiene lugar cuando el enemigo trae culpabilidad. Esto es
cuando habla a nuestra mente produciendo un estado de condenación por
algo que se a hecho en el pasado y puede venir incluso después de haberle
pedido perdón al Señor por esta falta.
Convicción: Es un sentimiento de culpabilidad que viene a la conciencia y es
traído por el Espíritu Santo. Generalmente por un pecado que se a cometido
en el presente.
El Espíritu Santo le convence si ha hecho algo que ha ofendido a Dios, pero
una vez que se arrepiente, Dios no vuelve a traer esa convicción.
La condenación viene de afuera de la mente y es producida por el enemigo.
La convicción viene de adentro y es producida por el Espíritu Santo.

La culpabilidad es el producto de dos situaciones:


1-El no perdonarnos a nosotros mismos.

13
2-El no apropiarnos de la obra redentora de Jesús.

¿Cuáles son las características de una persona con culpabilidad?

1-Se castiga a sí misma. Cuando este tipo de persona comete una falta,
primero espera sufrir lo suficiente para después pedir perdón. Hay personas
que dicen: “Tengo que sufrir esto porque me lo merezco” Cuando se obra a
si se está insultando y negando el sacrificio de Jesús en la cruz del Calvario.

2-Se siente indigna. La persona que sufre de culpabilidad se siente inferior a


la calidad de alguien y, desarrolla un sentido de indignidad.
Al sentirse culpable el enemigo envía estos pensamientos, tales como:
¿porque Dios debe responder mis oraciones? ¿Puede Dios usarme? Aunque
somos indignos Cristo nos hizo digno por su gracia. Tenemos que acercarnos
al Trono de Dios confiada mente y saber que por la gracia de Dios tenemos
derecho de acercarnos allí. (Col. 1:10) (Heb. 10:19-21)

3-Desarrolla comportamiento compulsivo. La persona que se siente culpable


intenta superar su culpabilidad por medio de comportamientos compulsivos.
Algunos comportamientos compulsivos pueden ser:

La droga.
El alcohol.
Las aventuras sexuales.
El exceso de abuso.
El ejercicio.
La comida.
Las compras.

Trata de llenar con lo que sea el vacio que hay en su alma. Este tipo de
personas tratan de distraerse en algo que no le recuerde su culpa.
4-Desarrolla una falsa humildad. Estas personas llegan a pensar que no son
merecedoras de nada y se privan de cosas. Generalmente dican frases tales
como: “yo no merezco eso, porque soy muy malo” A este tipo de persona se
le hace difícil recibir cosas de otros.

14
¡CÓMO SER LIBRE DEL RECHAZO Y LA CULPABILIDAD ¡

1-rechazo:
Diga: En el nombre de Jesús, yo renuncio a toda falta de perdón, y perdono a
todas las personas que me han rechazado en cualquier etapa de mi vida.
Renuncio a todo espíritu de auto rechazo.
Renuncio a todo espíritu de, temor de rechazo.
Renuncio a toda maldición generacional hereditaria de rechazo que viene
atreves de la línea sanguínea de mis padres y de mis antepasados. Y ordeno a
todo espíritu detrás de estas maldiciones que salgan en el Nombre de Jesús.

2-culpabilidad.
Diga: En el Nombre de Jesús, me arrepiento del pecado de incredulidad.
Renuncio a todo espíritu de incredulidad y a la razón de esa culpa.
En el Nombre de Jesús, confieso mi libertad y la recibo por fe.

EL TEMOR
ROMANOS 8:14-17

Definición de temor.
Sentimiento de inquietud y miedo que provoca la necesidad de huir ante
alguna persona o cosa, evitarla o rechazarla por considerarla peligrosa o
perjudicial.

Presunción, particularmente de un posible daño o perjuicio.


El miedo es una de las armas más grandes de Satanás. Más personas han sido
destruidas por el miedo más que por cualquier otra cosa en esta vida.
Cualquiera que quiera tener éxito de cualquier manera, tiene que superar el
problema del miedo.

El miedo nos detiene de hacer las cosas que Dios quiere que hagamos. El
miedo es el enemigo de la fe.
Podemos hablar de cuatro maneras diferente de temor:

Temor de Dios: es una actitud de reverencia y respeto hacia Dios.

15
Temor natural o saludable: Es un temor que tenemos incorporado como
protección frente a los peligros de este mundo. Este temor nos hace ser
cuidadosos, por ejemplo, al cruzar la calle, al trabajar con electricidad, etc.

Temor servil o demoniaco: Este temor es producto directo de espíritus


malignos que atormentan las vidas, a los cuales debemos resistir firmes en la
Fe.
El temor demoníaco es el tipo de temor con el cual es más fácil lidiar.

Las fobias: palabra derivada de Fobos (en griego antiguo “pánico”, que era
la personificación del miedo en la mitología griega, hijo de Ares y Afrodita.

Esta Palabra la crearon los griegos como adjetivo que acompañaba a término
que significan miedo, espanto, terror pero no sólo eso, sinó también alboroto
y agitación o revuelta El contexto, pues, del pánico, parece que no ha
variado desde que se forjó el término.

Es un trastorno emocional que se caracteriza por un miedo intenso y


desproporcionado ante objetos o situaciones concretas como, por ejemplo:

Cinofobia: miedo a los perros.


Acrofobia: miedo a lugares altos.
Claustrofobia: miedo a lugares encerrados.
Bacteriofobia: miedo a los insectos.
Hematofobia: miedo a la sangre.
Traumatofobia: miedo a los accidentes.

El temor trae consecuencias muy nefastas:

Nos aleja de las bendiciones de Dios y nos coloca bajo el pecado.

Lleva en sí castigo (1Jn. 4.18). El que teme vive en un verdadero y


constante tormento.
Corremos el riesgo de que Satanás se ocupe de que nos ocurra aquello que
tanto Temíamos. (Job 3.25)

16
EL ESPIRITU DE TEMOR.
Cuando miramos la palabra encontramos que el temor es un demonio que le
abre la puerta al infierno.
(2Tim. 1:6) “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de
poder, de amor y de dominio propio.”
Esta son las tres cosas que precisamente Satanás quita en un creyente por
medio del espíritu del temor. 1-Amor, 2-poder, 3-Dominio propio.

Amor: Cuando una persona esta bajo el temor no puede amar porque
siempre tiene desconfianza e inseguridad.

(Jn. 4:18) En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el
temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha
sido perfeccionado en el amor.
“En el amor no hay lugar para el temor: al contrario, el amor perfecto
elimina el temor, porque el temor supone un castigo, y el que teme no ha
llegado a la plenitud del amor” (BPD)

2-PODER: Cuando el demonio del temor está en la vida del creyente le quita
poder y lo lleva a una vida inútil e inservible, la persona que esta bajo los
efecto del temor se vuelve cobarde.

3-DOMINIO: Una cosa que hace el demonio del temor es hacer que pierda
la calma y la paz. El temor lleva a la persona a la depresión y desesperación.

¿de dónde vienen los temores?


Los temores vienen del infierno, son mensajeros del diablo que viene a traer
desgracia a nuestra vida.

Los demonios del temor tienen puertas por donde entran en nuestra
vida. El lugar más cómodo para operar es: nuestras mentes y nuestras
emociones.

Los demonios del temor entran por tres puertas:

17
Ocultismo
Aprensión
Herencia
Experiencias traumáticas.

1-Ocultismo:
Cuando una persona acude a buscar ayuda del brujo, es porque desconfía de
la ayuda de Dios. Las personas inseguras son carnadas de los brujos y
hechiceros. Cuando se ha estado en el ocultismo se pueden recibir demonios
de espanto, de susto, de miedo, de insomnio, paranoia etc.

2-Apresion:
Son los temores infundidos por las malas noticias o temores que otras
personas nos trasmiten, ejemplo: “no te cases porque no te va a ir bien”,
“No hagas esto, o aquello porque te va a ir mal.”

3-Herencia:
Muchos de los temores son sustos que han sufrido nuestros ancestros que
viene registrado y codificados en nuestra herencia DNA, esto es lo que se
llama “Genes.”

Si en nuestro árbol genealógico alguien murió de infarto esto quedó


registrado en la herencia de las demás generaciones.

4-Experiencias traumáticas: Los temores también tienen su raíz en los malos


momentos traumáticos que tuvimos en la niñez o en nuestro hogar, como la
violencia doméstica, violaciones, secuestros, enfermedades padecidas.

Toda experiencia negativa trae un miedo y este miedo queda registrado en


nuestras emociones de por vida, y si no lo echamos fuera, estos temores
también estarán oprimiendo y matando nuestros descendientes, hasta la
tercera y cuarta generación.

¡LOS TEMORES DE HOY SON LOS SUSTOS DEL AYER!

18
19

Похожие интересы