Вы находитесь на странице: 1из 9

+

Preguntas de investigación

¿Qué es la salud mental?

¿Qué son las enfermedades mentales?

¿Por qué es importante la salud mental?

¿Cómo puedo mejorar mi salud mental?


INTRODUCCION

El bienestar mental es un componente fundamental de la definición de salud


según la OMS. La buena salud mental hace posible que las personas
materialicen su potencial, superen el estrés normal de vida, trabajen de forma
productiva y hagan aportaciones a su comunidad.

La salud mental es importante, pero queda un largo camino por recorrer hasta
que se consiga. Quedan muchos aspectos por resolver, como el descuido de los
servicios y la atención a la salud mental o las violaciones de los derechos
humanos y la discriminación de las personas con trastornos mentales y
discapacidades psicosociales.

JUSTIFICACION

El presente trabajo de investigación reconoce la función esencial de la salud


mental en la consecución de la salud de todas las personas. Está enfocado en
conocer y analizar desde el punto de vista mundial y nacional las condiciones
de salud mental en su totalidad y hace hincapié en la importancia de la
prevención.
La salud mental se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es
consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales
de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer
una contribución a su comunidad.

La dimensión positiva de la salud mental se destaca en la definición de salud que


figura en la Constitución de la OMS: «La salud es un estado de completo
bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o
enfermedades».

La salud mental abarca una amplia gama de actividades directa o indirectamente


relacionadas con el componente de bienestar mental incluido en la definición de
salud que da la OMS: «un estado de completo bienestar físico, mental y social,
y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades».

Las enfermedades mentales son condiciones graves que pueden afectar la


manera de pensar, su humor y su comportamiento. Pueden ser ocasionales o de
larga duración. Pueden afectar su capacidad de relacionarse con los demás y
funcionar cada día. Los problemas mentales son comunes, más de la mitad de
todos los estadounidenses serán diagnosticados con un trastorno mental en
algún momento de su vida. Sin embargo, hay tratamientos disponibles. Las
personas con problemas de salud mental pueden mejorar y muchas de ellas se
recuperan por completo.

La salud mental es importante porque puede ayudarle a:

Hacer frente a los problemas de la vida

Estar físicamente saludable

Tener relaciones sanas

Ser un aporte para su comunidad

Trabajar en forma productiva

Alcanzar su potencial

Existen algunos pasos que puede seguir para mejorar su salud mental. Estos
incluyen:
Tener una actitud positiva

Mantenerse en buena forma física

Conectarse con los demás

Desarrollar un sentido de significado y propósito en la vida

Dormir lo suficiente

Desarrollar habilidades para enfrentar problemas

Meditar

Obtener ayuda profesional si lo necesita

Está relacionada con la promoción del bienestar, la prevención de trastornos


mentales y el tratamiento y rehabilitación de las personas afectadas por dichos
trastornos.

1.Se calcula que aproximadamente el 20% de los niños y adolescentes del


mundo tienen trastornos o problemas mentales

Cerca de la mitad de los trastornos mentales se manifiestan antes de los 14 años.


En todas las culturas se observan tipos de trastornos similares. Los trastornos
neuropsiquiátricos figuran entre las principales causas de discapacidad entre los
jóvenes. Sin embargo, las regiones del mundo con los porcentajes más altos de
población menor de 19 años son las que disponen de menos recursos de salud
mental. La mayoría de los países de ingresos bajos y medios cuenta con un solo
psiquiatra infantil por cada millón a cuatro millones de personas.

2-Los trastornos mentales y los trastornos ligados al consumo de sustancias son


la principal causa de discapacidad en el mundo, son la causa de cerca del 23%
de los años perdidos por discapacidad.

3. Cada año se suicidan más de 800 000 personas, y el suicidio es la segunda


causa de muerte en el grupo de 15 a 29 años de edad. Hay indicios de que por
cada adulto que se suicida hay más de 20 que lo intentan. El 75% de los suicidios
tienen lugar en países de ingresos bajos y medios. Los trastornos mentales y el
consumo nocivo de alcohol contribuyen a muchos suicidios. La identificación
precoz y el tratamiento eficaz son fundamentales para garantizar que estas
personas reciben la atención que necesitan.

4. Los trastornos mentales figuran entre los factores de riesgo importantes de


otras enfermedades y de lesiones no intencionales o intencionales

Los trastornos mentales aumentan el riesgo de contraer otras enfermedades


como la infección por VIH, las enfermedades cardiovasculares o la diabetes, y
viceversa.

5. La estigmatización y la discriminación de que son víctimas los enfermos y sus


familiares disuaden a los pacientes de recurrir a los servicios de salud mental

La ignorancia y la estigmatización que rodean a las enfermedades mentales


están muy extendidas. Pese a disponer de tratamientos eficaces, existe la
creencia de que no es posible tratar los trastornos mentales, o de que las
personas que los padecen son difíciles, poco inteligentes o incapaces de tomar
decisiones. Esa estigmatización puede dar lugar a malos tratos, rechazo y
aislamiento, y privar a las personas afectadas de atención médica y apoyo.
Dentro del sistema de salud, es muy frecuente que esas personas reciban
tratamiento en instituciones que se parecen más a almacenes humanos, que a
lugares para curarse.

6. En la mayoría de los países son frecuentes las denuncias de violaciones de


los derechos humanos de las personas con discapacidad mental o psicológica

Esas violaciones incluyen la coerción física, la reclusión y la privación de las


necesidades básicas y la intimidad. Pocos países cuentan con un marco legal
que proteja debidamente los derechos de las personas con trastornos mentales.

9 de octubre de 2017 -- Los trastornos por depresión y por ansiedad son


problemas habituales de salud mental que afectan a la capacidad de trabajo y la
productividad. Más de 300 millones de personas en el mundo sufren depresión,
un trastorno que es la principal causa de discapacidad, y más de 260 millones
tienen trastornos de ansiedad. Cada 10 de octubre se celebra el Día Mundial de
la Salud Mental, cuyo lema este año es La salud mental en el lugar de trabajo.
Nuestra vivencia en el trabajo es uno de los factores que determinan nuestro
bienestar general.
El Paraguay tiene política y planes de salud mental, pero carece de legislación
sobre dicho tema. El financiamiento está dirigido mayormente al hospital
psiquiátrico. No hay planes de seguro social, y sólo una minoría de la población
tiene acceso gratuito a medicación psicotrópica. Los derechos humanos de los
pacientes son supervisados en algunos servicios, pero no existe un órgano de
revisión. Sólo una fracción de los trabajadores de la salud mental ha recibido
formación en derechos humanos. No existe una autoridad en salud mental.
Veintiséis servicios ambulatorios atienden a 263 usuarios por 100 000
habitantes. Tanto los centros de día como las unidades de hospitalización
psiquiátrica de base comunitaria atienden a menos de un usuario por 100 000
habitantes. Hay 1.1 camas en residencias comunitarias por 100 000 habitantes.
Los hospitales psiquiátricos dan atención a 53 pacientes por 100 000 habitantes,
con una tasa de ocupación mayor al 110%. La mayoría de los pacientes
internados han sido diagnosticados de esquizofrenia. Ha habido un aumento en
el número de camas en hospitales psiquiátricos en los últimos 5 años. Todas las
camas forenses están en unidades psiquiátricas en prisiones. Las admisiones
involuntarias, así como los medios de contención física y el aislamiento son
ampliamente utilizados, especialmente en hospitales psiquiátricos. El personal
de atención primaria de la salud tiene pobre formación en salud mental y poca
interacción con los servicios de salud mental. Por cada 100 000 habitantes hay
35 personas trabajando en la salud mental. Las tasas son especialmente bajas
para trabajadores sociales y terapeutas ocupacionales. La mayoría de los
psiquiatras trabajan, algunos en forma exclusiva y otros no, en servicios
administrados por el gobierno. La distribución de los recursos humanos es
desigual, favoreciendo a los hospitales psiquiátricos y a la principal ciudad,
Asunción. No existen asociaciones de usuarios. Algunas asociaciones de
familias estuvieron involucradas en la elaboración de planes y políticas, e
interactúan con los servicios de salud mental.

Existen entes coordinadores de la educación al público y de las campañas de


concienciación. Hay vínculos con otros sectores relevantes, pero no hay apoyo
legislativo o financiero para las personas con trastornos mentales. 6 Los datos
estadísticos son recogidos y compilados por los servicios en diverso grado. El
gobierno no publica un informe basado en estos datos. No hay trabajos de
investigación sobre salud mental publicados en literatura indexada. Se han
desarrollado algunos trabajos de investigación clínica no epidemiológica, con
cuestionarios de evaluación de trastornos mentales y sobre los servicios. El
sistema de salud mental tiene servicios de todos los tipos, sin embargo algunos
necesitan mayor fortalecimiento y desarrollo. Hay un desequilibrio que favorece
al cuidado en régimen de internación en hospitales psiquiátricos. La gran
mayoría de los recursos financieros y una parte importante de los recursos
humanos está dedicada a los hospitales psiquiátricos. Actualmente los
hospitales psiquiátricos están trabajando más allá de su capacidad (en término
de número de camas), aunque el número de camas ha aumentado en los últimos
años. Pocos servicios están dedicados a niños y adolescentes.

Tanto la formación del personal de atención primaria de la salud, como la


interacción de estos servicios con los de salud mental es débil. Aunque hay
disponibilidad de medicación psicotrópica, solo una minoría de la población tiene
acceso gratuito a ella. El acceso a los servicios de salud mental es desigual a lo
largo del país; los que viven en o cerca de Asunción son más favorecidos. Hay
asociaciones de familias, pero no de usuarios. Existen vínculos formales con
otros sectores, pero algunos vínculos de importancia clave son débiles o no se
han desarrollado: bienestar, alojamiento, judicial, provisión de empleo,
educación. Existen política y planes de salud mental, pero los recursos
financieros no se consideran en ellos. Actualmente no hay ley de salud mental.
Se ha trabajado en la formación en derechos humanos y en la inspección de
servicios, pero no hay un órgano de revisión y las acciones deben extenderse a
los demás servicios. El sistema de información en salud mental no cubre toda la
información relevante de todos los servicios. Como en la mayoría de los países
del mundo y del continente americano, Paraguay tiene una política de salud
mental. Ha sido implementada hace comparativamente poco tiempo. Aunque
existe cuidado comunitario para pacientes con trastornos mentales, como se ve
en otros países con bajos y medios bajos ingresos, éste es débil. A diferencia de
la mayoría de los países del mundo y de la región no existe una ley de salud
mental. El país destina aproximadamente 1% de su presupuesto de salud a salud
mental, siguiendo la tendencia de los países con bajo e intermedio-bajo ingreso.
La pobre participación de los servicios de atención primaria de la salud en el
cuidado de la salud mental es también un rasgo compartido con muchos países
de bajo e intermedio-bajo ingreso. La proporción de camas psiquiátricas
localizadas en hospitales psiquiátricos en el país está bastante por encima del
promedio para la región. El número de psiquiatras por 100 000 habitantes es
similar a la mayoría de los países de las Américas, similar al promedio de los
países con intermedio-bajo ingreso en el mundo (Mental Health Atlas WHO,
2005).