Вы находитесь на странице: 1из 316

RevIISE - Revista de Ciencias Sociales y Humanas

Vol. 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019. Argentina.


ISSN: 2250-5555 | ISSN-L 1852-6586
Editor: [UNSJ - FaCSo -IISE]
Formato: Digital [PDF] [HTML]
Plataforma: [OJS]
url: www.reviise.unsj.edu.ar
Fecha de publicación 01/04/2019

Ilustración de la Tapa: Arq. Fernando Giudici Directorio


Dibujo de la serie América Director
Diseño de tapa: Matías Molina Quijano. Universi- Leonardo Drazic. Universidad Nacional de San
dad Nacional de San Juan (UNSJ). San Juan, Ar- Juan (UNSJ). San Juan, Argentina.
gentina.
Editor
Indexación y Catálogo Gerardo Larreta. Consejo Nacional de Investiga-
ciones Científicas y Técnicas (CONICET). San
Directorios: Juan, Argentina.
◊ Latindex (Directorio)
◊ Portal de publicaciones científicas y técnicas Editora XML
◊ ROAD Marcela Donoso. Universidad Nacional de San
◊ BINPAR Juan (UNSJ). San Juan, Argentina.
◊ LatinREV
Directorio del Consejo Editorial
Bases de datos: Victoria Galoviche. Consejo Nacional de Investi-
◊ DIALNET gaciones Científicas y Técnicas (CONICET).
◊ REDIB San Juan, Argentina.
◊ BASE Margarita Moscheni. Consejo Nacional de Inves-
◊ Vlex tigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).
San Juan, Argentina.
Indizaciones: Eliana Funes. Universidad Nacional de San Juan
◊ C.I.R.C. (UNSJ). San Juan, Argentina.
◊ Latindex (Catálogo)
◊ MIAR Editores Adjuntos
◊ ERIH PLUS Cindy Carrizo. Instituto de Enseñanza Superior
◊ Núcleo Básico (IES). Chubut, Argentina.
◊ DOAJ Guadalupe Seia. Instituto de Investigaciones
◊ Sherpa Romeo Gino Germani. Buenos Aires, Argentina.
◊ DIALNET Marina Campusano. Universidad Nacional del
◊ REDIB Nordeste. Chaco, Argentina.
◊ MALENA Nadia Esther Moreno Rodríguez. Universidad
◊ Redalyc Iberoamericana. Puebla, México.
Paula de Büren. Universidad de Buenos Aires
(UBA). Buenos Aires, Argentina.
Rafael Villanueva. Universidad Tecnológica de
Contacto Principal Bahía de Banderas. Puerto Vallarta, México.
Comité Editorial
Instituto de Investigaciones Socio-Económicas Corrección, diseño de interiores y diagramación
Facultad de Ciencias Sociales Damián López. Universidad Nacional de San Juan
Universidad Nacional de San Juan (UNSJ). San Juan, Argentina
Av. Ignacio de la Roza 590 (oeste) | Complejo
Universitario Islas Malvinas | CPA: J5402DCS | Traducciones
Rivadavia | San Juan | Argentina Inglés: Mariana Olivares. Louisiana State Univer-
Teléfono: +54 - 0264 - 4231949 sity (LSU). Luisiana, Estados Unidos.
Email: reviise@unsj-cuim.edu.ar Martha Nélida Ruiz. Universidad de Tijuana.
Tijuana, México.
Nota de copyright Portugués: Lucas Pinto. Consejo Nacional de Inves-
tigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).
São Paulo, Brasil.
RevIISE by Departamente de publicaciones IISE
is licensed under a Creative Commons Recono-
cimiento 4.0 Internacional License.
Consejo Científico Externo
Alejandro Rofman. Centro De Estudios Urbanos Martín Ferreyra. Universidad Nacional de Cuyo
y Regionales (CEUR). Consejo Nacional de Inves- (UNCuyo). Mendoza, Argentina.
tigaciones Científicas y Técnicas. Ciudad Autó- Mirta Antonelli. Facultad de Filosofía y Humani-
noma de Buenos Aires, Argentina. dades. Universidad Nacional de Córdoba (UNC).
Alicia Itatí Palermo. Universidad Nacional de Córdoba, Argentina.
Luján (UNLu). Buenos Aires, Argentina. Natalia Fischetti. Universidad Nacional de Cuyo
Ana María Pérez Rubio. Universidad Nacional del (UNCuyo). Consejo Nacional de Investigaciones
Nordeste (UNNE). Chaco, Argentina. Científicas y Técnicas (CONICET). Mendoza,
Ángela Tapia. Universidad de Texas en Austin (UT). Argentina.
Austin Texas, EE.UU. Nora Fernández Mora. Universidad Técnica de
Carlos Reboratti. Consejo Nacional de Investiga- Ambato. Facultad Latinoamericana de Ciencias
ciones Científicas y Técnicas (CONICET). Facultad Sociales (FLACSO). Ambato, Ecuador.
Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO). Pedro Ochoa George. Universidad de Cienfuegos.
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. Cuba.
Diana Manrique. Universidad Federal de Río Silvia Castillo. Paris-Sorbonne University, Abu
Grande del Sur. Porto Alegre, Brasil. Dhabi, United Arab Emirates.
Eder Carneiro. Universidade Federal de São João Vignale, Silvana Paola. Universidad Nacional de
del-Rei (UFSJ). São João del-Rei, Brasil. Cuyo (UNCuyo), CONICET. Mendoza, Argentina.
Eduardo Gudynas. Centro Latinoamericano de Rafael Villanueva. Universidad Tecnológica de
Ecología Social (CLAES). Uruguay. Bahía de Banderas, México.
Ernesto Meccia. Universidad de Buenos Aires (UBA). Ianina Tuñón. Universidad Católica Argentina.
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. Argentina
Ernesto Selva. Universidad Centroamericana “José Agustín Salvia. Consejo Nacional de Investigacio­
Simeón Cañas” (UCA). San Salvador, El Salvador. nes Científicas y Técnicas (CONICET). Argentina.
Frédérique Langue. Centre National de la
Recherche Scientifique. Francia.
Isabella Margerita Radhuber. Fondo Austríaco Consejo Científico Interno
para la Ciencia: University of Cambridge. Uni- Universidad Nacional de San Juan
versidad Autónoma de Barcelona. University
Alicia Beatriz Naveda. Universidad Nacional de
of Vienna. Viena, Austria.
San Juan (UNSJ). San Juan, Argentina.
Izaskun Álvarez Cuartero. Universidad de Sala-
Delia De la Torre. Universidad Nacional de San
manca. España.
Juan (UNSJ). San Juan, Argentina.
José Luis Jofré. Universidad Nacional de Cuyo
José Casas. Universidad Nacional de San Juan
(UNCuyo). Mendoza, Argentina.
(UNSJ). San Juan, Argentina.
Juan Jesús Morales. Universidad Bernardo
Laura Garcés. Universidad Nacional de San Juan
O’Higgins. Chile.
(UNSJ). San Juan, Argentina.
Julio César Gambina. Universidad Nacional de Río
Mabel Guevara. Universidad Nacional de San
Cuarto (UNRC). Córdoba, Argentina.
Juan (UNSJ). San Juan, Argentina.
Lucrecia Wagner. Instituto Argentino de Nivología,
Marcelo Lucero. Universidad Nacional de San
Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA).
Juan (UNSJ). San Juan, Argentina.
Consejo Nacional de Investigaciones Científicas
María Griselda Henriquez. Universidad Nacio-
y Técnicas (CONICET). Mendoza, Argentina.
nal de San Juan (UNSJ). San Juan, Argentina.
Mabel Manzanal. Universidad de Buenos Aires
Pablo Rodríguez Bilella. Universidad Nacional
(UBA). Ciudad Autónoma de Buenos Aires,
de San Juan (UNSJ). San Juan, Argentina.
Argentina.
Sara Mabel Valenzuela. Universidad Nacional
Mabel Thwaites Rey. Universidad de Buenos Aires
de San Juan (UNSJ). San Juan, Argentina.
(UBA). Ciudad Autónoma de Buenos Aires,
Susana Montañez. Universidad Nacional de San
Argentina.
Juan (UNSJ). San Juan, Argentina.
Mario Pecheny. Universidad de Buenos Aires (UBA).
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.
Temática y alcance Código Ético
RevIISE, Revista de Ciencias Sociales y Humanas RevIISE, Revista de Ciencias Sociales y Humanas
del Instituto de Investigaciones Socio-Económicas, del Instituto de Investigaciones Socio-Económicas
es una revista editada en soporte electrónico del es una publicación de corte académico, y como
Instituto de Investigaciones Socio-Económicas de tal, se halla comprometida con la observancia
la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad y aplicación de las mejores prácticas para
Nacional de San Juan. Tiene por objetivo general publicaciones académicas, por todas las partes
constituirse como un espacio de debate e inter- implicadas en el proceso editorial de publicación
cambio en las Ciencias Sociales y Humanas desde de los resultados de la investigación científica,
una perspectiva crítica. entre las que, además de la propia empresa
Su área temática abarca a todas las disciplinas editorial, se encuentran los editores, los pares o
de las Ciencias Sociales y Humanas y publica artí- revisores y los propios autores.
culos científicos inéditos y originales, sometidos a A tal efecto, se ha dotado de un conjunto de
un doble proceso de revisión por pares. normas y principios, que conforman su Código
RevIISE tiene como público objetivo investiga- Ético, y que se inspiran y asumen en buena medida
dores de la Ciencias Sociales y Humanas, académi- los desarrollados y publicados por la Association of
cos, estudiantes, organizaciones sociales y la co- Scientific, Technical and Medical Publishing (STM) y
munidad en general. por el Committee on Publication Ethics (COPE)
Su periodicidad es semestral (abril-septiembre
y octubre-marzo), con recepción abierta y perma- Código Ético disponible en http://www.
nente todo el año, una vez que sean aceptados se o j s . u n s j. e d u . a r / i n d e x . p h p / r e v i i s e / a b o u t /
añadirán inmediatamente en el volumen en cur- editorialPolicies#custom-1
so con el objeto de ser ágiles y eficientes en la di-
fusión de los trabajos.

Estadísticas de envíos
Periodo de recepción:
octubre 2018 - marzo 2019
◊ Recibidos: 22
◊ Aceptados: 18
◊ Rechazados: 4
Índice | abril 2019 - septiembre 2019

Editorial
Leonardo Drazic [9]

Artículos Libres

Artículo Destacado
Hasta la última gota
Las narrativas que sostienen a los extractivismos
To the last drop
Narratives sustaining extractivism
Eduardo Gudynas (Uruguay) [ 15 ]

Artículos Convocatoria General

El capital cultural familiar en la educación preuniversitaria


Estrategias familiares de estudiantes del Colegio Central Universitario
Mariano Moreno - San Juan, Argentina
Family cultural capital on pre-university education
Family strategies of students at Mariano Moreno University Central School
San Juan, Argentina
Gonzalo Miguel Castillo (Argentina) [ 35 ]

La información, insumo clave para la política territorial y de salud


Análisis de la situación en la Provincia de Mendoza, Argentina
Information as a key input in land and health policies
Case of study: Mendoza, Argentina
Lucía Cuello Rüttler (Argentina) [ 53 ]
El concepto de red en Manuel Castells y Bruno Latour
El debate “agencia-estructura” en la teoría social sobre la red
Manuel Castells’ and Bruno Latour’s concept of network
The “Agency-Structure” debate in social theory of networks
Magdalena Day (Argentina) [ 69 ]
Neoliberalismo: el secreto como estrategia
Neoliberalism: the secret as strategy
María Paula de Büren (Argentina) [ 77 ]
La perspectiva de género en el sector empresarial
Problemas, tendencias y buenas prácticas
The gender perspective in the business sector
Problems, trends and good practices
Dariel Mena Méndez (Cuba) | Luis Fernando Espín Sandoval (Ecuador)
Alexander Darío Lascano Ceballos (Ecuador) [ 91 ]
Conflictos en torno al ambiente y los discursos científicos
Análisis de los conflictos de Pueblos Unidos
y Vecinos Unidos en Defensa de un Ambiente Seguro en Córdoba, Argentina
Conflicts over the environment and scientific discourses
Analysis of the conflicts of Pueblos Unidos and
Vecinos Unidos en Defensa de un Ambiente Seguro in Córdoba, Argentina
Erika Saccucci (Argentina) [ 109 ]

Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo en la Argentina actual

Presentación
Presentation
Julio Neffa | Patricia Collado | Laura Henry (Argentina) [ 127 ]

El velo meritocrático
Inequidades en la inserción laboral de jóvenes durante el gobierno de Cambiemos
O véu meritocrático
Iniqüidades na inserção de jovens no mercado de trabalho
durante o governo de Cambiemos
Mariana Busso | Pablo Ernesto Pérez (Argentina) [ 133 ]

La construcción de una trayectoria sociopolítica intergeneracional


del colectivo de trabajadores en Volkswagen Córdoba
Construction of sociopolitical intergenerational trayectory
of the wotkers collective in Volkswagen Córdoba
Mariana Busso | Pablo Ernesto Pérez (Argentina) [ 147 ]

Subcontratación, estrategias sindicales


y calidad del empleo en la industria petroquímica
Outsourcing, union’s strategies
and employment quality in the petrochemical industry
Mariana Fernández Massi (Argentina) [ 163 ]

Lucha por el salario en el sector aceitero durante la posconvertibilidad


Dispute for salary in the oil sector during post-convertibility
Lissette Fuentes Lorca (Argentina) [ 179 ]

El mundo del petróleo y del gas en Vaca Muerta


Reconfiguraciones de un sector en transformación
The world of oil and gas in Vaca Muerta
Reconfigurations of a changing sector
Delfina Garino(Argentina) [ 193. ]

Promoción estatal del cooperativismo de trabajo


y formas socioproductivas emergentes
Contribuciones en clave emancipatoria
a partir de un estudio de caso del Programa Argentina Trabaja
State promotion of worker cooperatives
and emerging socioproductive forms
Contributions from an emancipatory perspective
based on a case study of the Argentina Trabaja Program
Denise Kasparian (Argentina) [ 211 ]
Significaciones otorgadas al trabajo por jóvenes
según trayectorias laborales (San Juan, Argentina, 2018)
Significancies given to work by young people according to labor histories
(San Juan, Argentina, 2018)
María Luisa Landini | Susana Giménez Herrero | Alejandra María Castilla
Élida Beatriz Crocco | Elsa Alvarado Retamal | María Eloísa Buigues (Argentina) [ 227 ]

La subsunción indirecta del trabajo al capital


Reflexiones teóricas y metodológicas a partir del análisis de las prácticas
económicas de una comunidad campesina (Los Leones, Mendoza, Argentina)
The indirect subsumption of labor to capital
Theoretical and methodological reflections from the analysis of economic practices
of a rural community (Los Leones, Mendoza, Argentina)
Gabriel Liceaga (Argentina) [ 247 ]

Reivindicaciones y demandas de los/as trabajadores/as no asalariados/as


El dilema redistribución-reconocimiento en la economía popular
Claims and demands of non-salaried workers
The redistribution-recognition dilemma in the popular economy
Johanna Maldovan Bonelli | Mariana Melgarejo (Argentina) [ 263 ]

Empresas multinacionales y territorio


Industria automotriz e industria aceitera en el proceso de relocalización empresaria
Multinational companies and territory
Automotive and oil industry in relocation process
Silvana Maria Pereyra | Lissette Fuentes Lorca
Lucas Andrés Arnoldo Spinosa (Argentina) [ 279 ]

Organización del proceso de trabajo y condiciones laborales


en el sector bancario de la Argentina
Work process organization and work conditions
y Argentina’s banking sector
María Carolina Ramirez [ 293 ]

Políticas públicas laborales durante la posconvertibilidad


Una propuesta para el análisis de las políticas públicas
en la relación proceso de trabajo y territorio
Laboral public policies in post convertibility
Proposals for the analysis of public policies
as a dimension of relationship between work process and territory
Lucas Andrés Arnoldo Spinosa (Argentina) [ 301 ]
Editorial

Estimadxs lectores:

C omo dice nuestro amigo Julio Gambina, la


inflación es un mecanismo de transferencia de
ingresos hacia el poder económico concentrado, este
en la realidad cotidiana que hoy enfrentan los
investigadores en las ciencias sociales.
La permanente vulneración de derechos exige
flagelo, como varios artilugios convergentes en la un mayor esfuerzo compartido y responsabilidad
apropiación de la riqueza generada por el trabajo de parte de los cientistas sociales. Como se dice
social, promueve, entre otras consecuencias, la comúnmente, es necesario arremangarse y enlo­
fuga de capitales y el crecimiento exponencial de darse hasta las pestañas. Las verdaderas trans­
la renta derivada de inversiones especulativas. formaciones se logran con compromiso y volun­
Este comportamiento del capital, generador de tad participativa.
la más cruenta desigualdad social, está presente

Leonardo Drazic
Director
Proceso de revisión por pares
Los envíos realizados a RevIISE son sometidos a
un proceso de evaluación por pares. [Ver procedi-
miento en http://www.ojs.unsj.edu.ar/index.php/
reviise/about/editorialPolicies#peerReviewProcess ]

Lista de Evaluadores
Artículos Libres:

María Mercedes Di Virgilio. Consejo Nacional de Matías Cristobo. Universidad Nacional de Cór-
Investigaciones Científicas y Técnicas (CONI- doba (UNC). Universidad Nacional de Villa
CET). Argentina. María (UNVIM). Argentina.
Cecilia Molina. Universidad Nacional de Cuyo Andrea Torrano. Consejo Nacional de Investiga-
(UNCuyo). Argentina. ciones Científicas y Técnicas (CONICET). Ar-
Natalia Baraldo. Universidad Nacional de Cuyo gentina.
(UNCuyo). Argentina. Víctor Algañaraz. Consejo Nacional de Inves-
Viviana Elizabeth Jiménez. Universidad Ameri- tigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).
cana. Paraguay. Argentina.
Luz Pacheco Zerga. Universidad de Piura. Perú, Eliana Gabay. Universidad Nacional de Cuyo
Tatiana Marisel Pizarro. Consejo Nacional de (UNCuyo). Argentina
Investigaciones Científicas y Técnicas (CONI- Alba Lucía Cruz Castillo. Universidad de La Salle.
CET). Argentina. Colombia.
Alex R. Ojeda Copa. Universidad Mayor de San
Simón. Bolivia.
Artículos Dossier:

Coordinadores
Julio Neffa. Consejo Nacional de Investigaciones
Científicas y Técnicas (CONICET). La Plata,
Argentina.
Patricia Collado. Consejo Nacional de Investiga­
ciones Científicas y Técnicas (CONICET).
Mendoza, Argentina.
Laura Henry. Consejo Nacional de Investigaciones
Científicas y Técnicas (CONICET). La Plata,
Argentina.

Evaluadores/as:
María Noel Bulloni. Consejo Nacional de Investi­ Eliana Canafoglia. Consejo Nacional de Investi­
gaciones Científicas y Técnicas (CONICET). gaciones Científicas y Técnicas (CONICET).
Buenos Aires, Argentina. Argentina.
Eugenia Robertti. Consejo Nacional de Investigacio­ Luis Raffaghelli. Poder Judicial de la Nación.
nes Científicas y Técnicas (CONICET). La Plata, Argetina.
Argentina. Veronica Millenaar. Consejo Nacional de Investi­
Mariano Feliz. Consejo Nacional de Investigacio­ gaciones Científicas y Técnicas (CONICET).
nes Científicas y Técnicas (CONICET). La Plata, Argentina.
Argentina. Alejandra Esponda. Universidad Nacional Artu­
Norma Noya. Universidad Nacional del Coma­ ro Jauretche. Argentina.
hue. Neuquén, Argentina Claudia Figari. Consejo Nacional de Investigacio­
Inés Montarcé. Consejo Nacional de Investigacio- nes Científicas y Técnicas (CONICET). Argentina.
nes Científicas y Técnicas (CONICET). Argentina. Luis Castillo. Universidad Nacional de Buenos
Guillermina Yansen. Universidad de Buenos Aires. Argentina.
Aires. Argentina. Lucila D’urso. Consejo Nacional de Investigacio­
Julieta Longo. Universidad Nacional de La Plata. nes Científicas y Técnicas (CONICET). Argentina.
Argentina.
Artículos
Libres
Artículo
Destacado
Hasta la última gota
Las narrativas que sostienen a los extractivismos

To the last drop


Narratives sustaining extractivism

Eduardo Gudynas
egudynas@ambiental.net
Centro Latino Americano de Ecología Social (CLAES)
Uruguay

Resumen Abstract
S e analiza la construcción de narrativas que
promueven y legitiman los extractivismos.
Se aborda un caso emblemático para el sector
N arratives that promote and legitimize extrac­
tivisms are analyzed. A key case for the oil
sector is presented along with additional exam­
petrolero y se ofrecen otros ejemplos complemen­ ples. These narratives mix factual assertions with
tarios. Estas narrativas mezclan aseveracio­nes moral premises, interpretations with opinions,
fácticas con premisas morales, interpretaciones and some information may be excluded or make
con opiniones, y se invisibilizan o excluyen infor­ invisible. These include elements like statements
maciones. Entre los elementos se cuenta aseverar on the cero impact or full remediation of extracti­
que los extractivismos no tendrían impactos y visms, small territorial effects, economic demands,
que se ocurrieran podrían ser reme­diados, que or confidence on corporate self-regulation. These
sus efectos territoriales son acotados, que son in­ narratives insist in expert based sciences that ex­
dispensables para la economía nacional o que las clude other knowledge. Some ideas are empha­
corporaciones se pueden autoregular. Se insiste sized while others are excludes, and in turn they
en una ciencia de expertos que a su vez excluye articulate with other political narratives that
otros saberes. Se enfatizan unas ideas como se are functional to them. Discussion recovers the
excluyen otras, y a su vez se articulan con otras concept of “common sense” developed by Stuart
narraciones políticas que les son funcionales. La Hall after Antonio Gramsci. The alternatives are
discusión apela al concepto de “sentido común” located in deconstructing those narratives and at
elaborado por Stuart Hall a partir de Antonio the same time promoting counter-narratives that
Gramsci. Las alternativas se ubican en decon­ expose the impacts of extractivisms and allow for
struir esas narrativas y a la vez promover contra- the generation of post-extractivists alternatives.
narrativas que desnuden los impactos de los
extractivismos y permitan generan alterna­tivas
post-extractivistas.

Palabras clave: Extractivismos, Efectos Key words: Extractivisms, Spill over effects,
derrame, Narrativas políticas, Sentido común, Political narratives, Common sense, Postextrac-
Postextractivismos. tivisms.

Gudynas, E.
“Hasta la última gota” | pp. 15-31 [ 15 ]
Introducción

E s un hecho la proliferación de los llamados


extractivismos, como el minero o petrolero,
en toda América Latina. Uno de los aspectos
una base que ha sido descrita según distin­tas
perspectivas como política, ideológica, hegemóni­
ca, cultural e incluso como una teología. Desde allí
más impactantes de esta diseminación es que a se organizan discursos, narraciones, argumentos
pesar de las crecientes denuncias y resistencias e incluso sensibilidades para promover y defen­
ciudadanas, de todos modos son defendidos por der ese tipo de actividades.
buena parte de la sociedad, por amplios sectores En este artículo se abordan algunos aspectos de
académicos y por casi todos los gobiernos, tanto esa dinámica, aprovechando una particular de­
conservadores como progresistas. Incluso no son fensa de un extractivismo específico, la explota­
pocos los que hablan de una “cultura” minera o ción petrolera, ya que refleja situaciones que son
petrolera en el propio país que los legitima como muy comunes en toda América Latina1. Es un
un tipo de desarrollo que es inevitable. abordaje que, dicho en otras palabras, examina
Todo esto muestra que los extractivismos algunos elementos destacados en la construcción
atra­viesan múltiples dimensiones culturales y de narrativas que sustentan políticas públicas
políticas. Se asume que los extractivismos se­ extractivistas.
rían indispensables para cualquier variedad de
desarrollo y se invisibilizan sus impactos socia­
les, ambientales y económicos. No hay una pre­
determinación desde las posturas políticas ya 1
Algunas de estas ideas se adelantaron en una conferencia
que todas se vuelven extractivistas, aunque cada en la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá (2018)
y en un texto en el portal Palabras al Margen, Nº 122,
una a su manera. Bogotá (2018). Disponible en http://palabrasalmargen.com/
Estos y otros abordajes indican que de una for­ edicion-122/los-nudos-del-petroleo-en-colombia-ambiente-y-
ma u otra, los extractivismos descansan sobre ciencia-politica-y-democracia/.

Argumentos y narrativas

L a defensa de los extractivismos, como la ex­


plotación petrolera, la megaminería o la am­
pliación de monocultivos, puede ser analizada
ejemplos en el continente (tales como los aportes
de Antonelli, 2014).
En los análisis de las narrativas políticas en
como narrativas, en el sentido de ser historias varios casos se critican los modelos positivistas,
con una trama que describen situaciones y sig­ racionalistas y supuestamente neutros, y por ello
nificados apelando a diversos argumentos. Estas las posiciones tecnocráticas de entender las polí­
narraciones sirven para construir y sostener dis­ ticas públicas. Son las posturas que entienden
tintas políticas públicas, no sólo las que promo­ que hay una única ciencia, que es objetiva y que
cionan distintas actividades, como puede ser ésta determina directamente cuáles deben ser
entregar concesiones o subsidiar empresas, sino las políticas públicas a seguir. En contra de esta
que brindan ideas que las legitiman. posición prevaleciente, se reconocen a los apor­
Existen importantes antecedentes en esta pers­ tes científicos como diversos, con sus propias
pectiva para abordar la construcción de políticas condicionalidades culturales y políticas, muchas
públicas. En los estudios sobre el desarrollo se ha veces provisorios, y por lo tanto se convierten
usado la mirada de las narrativas del desarrollo en un tipo de argumento más en la discusión
como en Roe (1991), y en ciencias políticas se ape­ pública. Algunas de esas posiciones a su vez
la a las historias causales, como en Stone (2012); descansan en miradas postestructuralistas
otros abordajes se ilustran en Roe (1994), Fischer (Fischer y Gottweis, 2013). En esta discusión ju­
(2003), Jones y McBeth (2010), Gsottbauer y van garon papeles importantes varios accidentes y
den Berg (2011), y Fischer y Hottweis (2013). Exis­ desastres ambientales al dejar en desnudo las
ten amplias superposiciones con los análisis limitaciones de aquel positivismo optimista
sobre los discursos (como por ejemplo Roe, 1994), (como el huracán Katrina en Nueva Orleans
y que en el caso de los extractivismos tiene varios en 2005, el megaderrame de crudo en el Golfo

[ 16 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
de México por British Petroleum en 2010, y el ideas complementarias que la refuerzan, tales co­
desastre nuclear de Fukushima en Japón en 2011). mo confiar en soluciones científicas y tecnológi­
En la defensa de los extractivismos se evidencia cas o desvincular los impactos locales de los pla­
un entramado de conceptos y sensibilidades con netarios. Existen amplias superposiciones con
sus correspondientes instituciones, y recursos de ar­gumentos en otros campos, especialmente eco­
poder, que operan para aceptarlos, sustentarlos nómicos, como pueden ser señalar el papel de esas
y legitimarlos. Se organizan relatos que usan actividades como motores del crecimiento econó­
evidencias fácticas pero también incorporan re­ mico o confiar en la responsabilidad social empre­
presentaciones simbólicas con contenidos emo­ sarial. Como toda narración, se legitiman ciertos
cionales, y buscan controlar las imágenes y las actores, claramente los llamados “expertos”, que
interpretaciones de los problemas (Stone, 2012). están revestidos de autoridad, poder y recursos.
Es así que se aplican flexibilizaciones en las po­ Cuando los argumentos y quienes los presentan
líticas y gestión ambiental, una contabilidad dis­ son calificados como “científicos”, se desencadena
torsionada que no incorpora los costos econó­ una jerarquización de conocimientos que en la
micos de los impactos sociales y económicos, práctica termina marginalizando otras visiones
una institucionalidad estatal con sus ministerios ciudadanas como expresión de ignorancia o bien
de hidrocarburos o minería que los promueven, como posiciones que en realidad tienen intere­
los poderes de las cámaras empresariales, subor­ ses políticos ocultos. Se concluye, por ejemplo,
dinaciones en la construcción de planes a los pa­ que las comunidades locales no pueden votar
receres de líderes sostenidos por democracias hi­ responsablemente en una consulta sobre un
per­delegativas, y varios otros factores de este tipo proyecto extractivo ya que carecerían de la
(analizados en Gudynas, 2014). De esta manera, información adecuada y se dejarían llevar apenas
como en otras narraciones, los extractivismos por emociones, mitos o fantasías.
están repletos de historias de inocen­cias y culpa­ De esta manera se conforman narrativas donde
bilidad, víctimas y opresores, sufri­miento y maldad se mezclan aseveraciones fácticas con premisas
(Stone 2012: 228). morales, interpretaciones con opiniones, operan­
Para abordar en detalle esos relatos extrac­ do como medios para persuadir y justificar, y
tivistas es necesario comenzar por precisar que también para imponer, unas ciertas ideas. Estas
la estructura en las narraciones descansa en narrativas son representaciones esquemáticas,
articular argumentos”, los que son componentes muchas veces poco rigurosas, y aunque sería
que incluyen una premisa, para avanzar hacia apro­piado no esperar mucho más de ellas, como
una conclusión que se presenta como un resul­ advierte Roe (1991), el problema es que algunas
tado lógico. Es importante tener presente que na­ son presentadas como explicaciones afirmativas
rrativas y argumentos no son sinónimos (véase y suficientes. Lo que eran generalizaciones pasan
Fischer, 2003; sobre el concepto de argumento a ser exhibidas como verdades objetivas. Allí se
véase a Wodak, 2016). ge­neran legitimaciones políticas sobre conceptos
Entre los argumentos usados en los extractivis­ claves, tales como recurso natural o desarrollo entre
mos son muy evidentes los que corresponden a otros. Actúan por lo tanto apuntalando unos sis­
aspectos ambientales o ecológicos. Por ejemplo, se temas de creencias políticas, entendidos como
insiste en que no revisten impactos ambientales conglomerados de suposiciones normativas y
significativos. Esta postura está asociada a otras causales.

Gudynas, E.
“Hasta la última gota” | pp. 15-31 [ 17 ]
El caso de la defensa extractivista

U n ejemplo de estas cuestiones, repleto de


contenidos y enseñanzas, ocurrió en Colom­
bia en 2018, con las declaraciones de un actor
En sus declaraciones avanza en defender inten­
samente la necesidad de sacar hasta la última
gota de petróleo, agregando que no había otras
clave en las políticas ambientales de ese país: opciones. Pero además cuestiona a las consultas
Brigitte Baptiste, directora del Investigación de ciudadanas locales frente a los extractivismos en
Recursos Biológicos Alexander von Humboldt su capacidad para aceptar o rechazar proyectos
de Bogotá2. Baptiste no sólo apoya la explotación extractivos. Varios de esos argumentos están a
petrolera, sino que además dice muy claramente su vez respaldados con invocaciones a la legiti­
que Colombia debe extraer hasta la última gota. midad de la ciencia, implicando que las posturas
Sus dichos son importantes porque allí están ciudadanas serían no-científicas.
sintetizados muchos de los argumentos que nu­ Un análisis debe comenzar por el argumento
tren los apoyos a los extractivismos. Son ideas central en esa narrativa: la afirmación que la ex­
que difícilmente aparecen todas agrupadas en plotación petrolera tiene un impacto “casi cero”.
una misma declaración, y por ello se está ante Argumentos del mismo tipo se presentan, por
un resumen que se adentra en varias temáticas. ejemplo, para justificar la explotación de hidro­
Además, Baptiste tiene una destacada ubicación carburos en Bolivia, Brasil o Ecuador, y para el
en la academia y dirige una prestigiosa institu­ fracking en Argentina. Sin embargo, esos dichos
ción de investigación en biodiversidad de Colom­ carecen de apoyo científico, y por el contrario,
bia, por lo que es regularmente presentada como existe una enorme cantidad de estudios y revisio­
una experta o científico. Por ello, sus declaraciones nes que evidencian que sí existen impactos am­
también sirven para comprender el papel de bientales, y que éstos son graves. No es posible
algunos actores académicos en defender a los aquí citar toda esa información, por motivos de
extractivismos. espacio en primer lugar, pero de todos modos se
En sus declaraciones se incluyen argumentos pueden compartir algunos aspectos para dejar
compartidos por muchas otras personas en en claro la evidencia académica disponible.
distintos gobiernos, buena parte de la academia, Las actividades petroleras tienen impactos
sin duda las empresas, y finalmente por varios am­bientales en todas sus fases, desde el inicio de
sectores ciudadanos. Todo esto explica las venta­ exploración y prospección, pasando por la etapa
jas de analizar sus declaraciones, sin interés en de operación, y también en campos abandonados.
un debate personal sino como medio para un La extracción implica caminería de acceso, perfo­
abordaje conceptual. raciones de distintos tipo, redes de oleoductos,
El análisis debe iniciarse con la afirmación de instalaciones de bombeo, sitios de disposición
Baptiste que en Colombia la explotación petro­ de aguas, lodos y residuos, etc. (véase a Orszulik,
lera tiene impactos ambientales “casi cero”. Agre­ 2016), y cada uno de esos componentes produce
ga que las compañías petroleras han asimilado impactos sobre el entorno. Entre ellos se destacan
muy bien en los últimos 25-30 años todo el desa­ la deforestación y la pérdida de la fauna y flora
rrollo del licenciamiento y evaluaciones ambien­ local3, las emisiones de compuestos peligrosos,
tales, sobre todo en disminuir costos sociales y eco­ muchos de ellos tóxicos, y varios cancerígenos4,
sistémicos de los impactos, y que su innovación es la contaminación en el suelo y el agua, distintos
impresionante. Apoyada sobre todo en un optimis­ efectos sobre el subsuelo, quemas, etc. Ha reci­
mo científico y tecnológico se minimizan los im­ bido mucha atención la contaminación del agua
pactos ambientales y desde allí estima que sus en países como Ecuador y Perú 5. No puede olvi­
ac­tividades son compatibles con preservar la bio­ darse que la llamada agua producida es en reali­
di­versidad. Se ofrecen argumentos complemen­
tarios que insisten en los beneficios económicos 3
Las pérdidas en biodiversidad están muy asociadas a la aper­
de esas actividades y los problemas en promover tura de caminos, oleoductos o gasoductos, fragmentando
alternativas. los ambientes naturales, entorpeciendo la recuperación de
la vegetación, permitiendo el ingreso de cazadores furti­
2
Me opongo a las consultas populares hechas por campañas vos, tala ilegal, etc. Véanse los ejemplos para Ecuador y Ar­
mediáticas. Entrevista de A. Vargas Ferro, La Silla Vacía, 10 gentina en Fontaine (2003), WCS (2006), McCracken y Forst­
enero 2018, disponible en http://lasillavacia.com/silla-llena/ ner (2014) y Fiori y Zalba (2003). La sola cercanía a los pozos
red-rural/historia/me-opongo-las-consultas-populares-hechas- ya afecta la salud de los árboles en el trópico; Arellano (2015).
por-campanas-mediaticas. Ver además, Baptiste, B. Ciencia 4
Por ejemplo, para hidrocarburos Abdel-Shafy y Mansour
prefabricada. Semana, Bogotá, 22 febrero 2018, http://www. (2016).
semana.com/opinion/articulo/la-importancia-de-hacer-buena- 5
Uno de los más graves casos fueron los masivos derrames
ciencia-columna-de-opinion-de-brigitte-baptiste/557890 petroleros en la Amazonia de Ecuador; véase EJOLT (2015).

[ 18 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
dad un residuo peligroso o tóxico (O’Rourke y Además de las cuestiones ambientales que se
Connolly, 2003). Los volúmenes de estos y otros indicaron en esta sección, no debe olvidarse que
residuos son enormes; por ejemplo, en Estados también existe una abundante evidencia sobre
Uni­dos, el sector de hidrocarburos genera más impactos negativos sociales, tales como invasión
residuos líquidos y sólidos que las demás catego­ de territorios y comunidades campesinas, dete­
rías sumadas (urbanos, agrícolas, mineros, etc.). rioro en la salud pública, violación de derechos
En la fase de abandono, muchos de aquellos humanos, y participación en redes de corrupción
impactos persisten en los enclaves que ya no son (Gudynas, 2015a).
operados, convertidos en severos pasivos am­ Considerando todos estos aspectos, una eva­
bientales, como muestra la evidencia para Boli­ luación de los emprendimientos petroleros no
via (Campanini et al., 2014). puede partir desde argumentar un impacto “casi
Este breve repaso atendió algunos aspectos cero” o que son “amigables” con la biodiversidad.
des­tacados en el petróleo y gas convencional en Por el contrario, tienen sustantivos efectos nega­
el medio terrestre. Pero la situación es más com­ tivos, tanto en la estructura como en la dinámi­ca
pleja en las operaciones marinas, y todavía más de los sistemas ecológicos, muchos de ellos co­
con hidrocarburos no convencionales y tecno­ nocidos y posiblemente otros todavía no evalua­
logías de fractura hidráulica. dos adecuadamente.

Escalas e intensidad de los impactos

U na argumentación paralela a la que se acaba


de examinar sostiene que los extractivismos
petroleros o mineros tienen menores impactos
El punto en esta cuestión es que las narrativas
que defienden los extractivismos operan sobre las
ideas de las escalas e intensidades en juego, y sobre
ambientales por estar acotados a enclaves que los entendimientos del territorio. Al postular que
cubren pequeñas superficies (como una platafor­ otras actividades, como el cultivo de alimentos
ma de perforación o una mina a cielo abierto), en son más dañinas, la justificación minimiza la gra­
comparación a las actividades agrícolas o gana­ vedad de los impactos ambientales a la vez que
deras. Ese razonamiento también ha sido defen­ ignora la fuerte re-estructuración de los territo­
dido por Baptiste, y también es muy común en rios cuando se imponen las concesiones.
varios países. Por otro lado, un reduccionismo geográfico
En esta argumentación el criterio determinante también olvida que estamos ante dos tipos de ex­
es la superficie comprometida. Es correcto que el plotaciones muy distintas. Tanto los hidrocarbu­
área de un enclave individual es menor a la que ros como los minerales son recursos naturales
por ejemplo ocupa el cultivo de café en una re­ no renovables, o sean que se agotan, implicando
gión. Pero esta es una comparación engañosa. una pérdida de patrimonio ecológico que es irre­
Por un lado, enclaves como los mineros o versible. En cambio, la agricultura descansa en
petroleros tienen efectos territoriales amplifica­ recursos naturales renovables, y cuenta con
dos ya que se organizan en redes donde vías de muchas más opciones de aprovechamiento, con
conexión vinculan los distintos sitios de explota­ oportunidades para la sustentabilidad y la pro­
ción (como oleoductos o gasoductos), y a su vez tección de la biodiversidad.
cuentan con cuencas de soporte (por ejemplo, las Además, en el caso de la minería se llegan a ex­
represas que brindan energía eléctrica). Final­ tremos representados en lo que debe calificarse
mente, esos enclaves están dentro de conce­siones como una amputación ecológica típica de la
mineras o petroleras, las que a su vez tienen afec­ megaminería a cielo abierto, como los enclaves de
taciones territoriales de gran escala. Todo esto Cerrejón en Colombia, Yanacocha en Perú o Carajás
genera impactos ambientales en amplias zonas en Brasil. Allí ocurre una amputación ecológica en
geográficas6. tanto es una remoción física del ambiente como
resultado de minar millones de toneladas por año,
6
Por ejemplo, en el caso de Ecuador, una evaluación muestra
que los bloques petroleros se superponen o afectan el con­
y por ello la mitigación o remediación ambiental
junto de áreas protegidas y limitan la incorporación de es en realidad un eufe­­mismo para lidiar con al­
otros sitios para la conservación, etc.; Lessmann et al. (2016). gunos efectos secundarios (por ejemplo, polvo),

Gudynas, E.
“Hasta la última gota” | pp. 15-31 [ 19 ]
sin que pueda recuperarse el ambiente original (el renovables y los no renovables. Son narraciones
concepto de amputación ecológica se discute en que anulan las particularidades, ya que es posible
Gudynas, 2015a). reconvertir el uso de la tierra hacia prácticas
La narrativa que defiende los extractivismos agroecológicas, pero no existe nada parecido a
reduce, minimiza u oculta todas estas particu­ una explotación minera o petrolera “ecológica” u
laridades, como si fueron lo mismo los recursos “orgánica”.

Petróleo y cambio climático

L as narrativas políticas que defienden la explo­


tación petrolera también deben lidiar con
las duras críticas que reciben los hidrocarburos
Tampoco es correcto el argumento comple­
mentario de Baptiste adjudicando al medio rural
(agropecuaria, deforestación y cambios en el uso
como responsables del cambio climático global. del suelo) como principal origen de emisiones.
Es frecuente que el argumento esgrimido por las Por el contrario, la primera fuente de emisiones
naciones del sur sea advertir que sus emisiones colombianas, con el 49% del total, es lo que se
de gases invernadero son muy pequeñas, y por denomina sector energético (que incluye la quema
ello tienen el “derecho” de seguir extrayendo de combustibles, la generación de electricidad,
crudo, asignándole la responsabilidad a los el transporte, la construcción, etc.). Asociados a
países industrializados. éste se encuentran gases de procesos industriales
Narraciones de este tipo han sido aprovechadas y residuos, con 7,6%. En cambio, las emisiones
por ejemplo por el gobierno de Evo Morales, de­ que provienen del medio rural, la agricultura y
nunciando que los responsables del cambio los cambios en el uso del suelo se estiman en 40%
climático son los países industrializados, y que las del total7.
naciones en desarrollo tienen ahora el dere­cho de Como resultado, Colombia es un aportante a
aprovechar esos recursos para su desa­rrollo. Los los gases invernadero, y una parte significativa
dichos de Baptiste que aquí se analizan están en la proviene de quemar hidrocarburos. Su responsa­
misma perspectiva, ya que al mismo tiempo que bilidad aumenta ya que los hidrocarburos que se
defiende el extractivismo petrolero afirma que extraen del país se quemarán en algún otro sitio
Colombia no aporta gases de efecto invernadero y también contribuirán al calentamiento global.
o que su contribución no es significativa, y que En este último caso se debe observar el papel de
las emisiones importantes son las que provienen las empresas.
desde la agricultura, ganadería y deforestación. En efecto, cuando se atiende a las responsabi­
En este caso también hay varias incorrecciones lidades de las empresas se encuentra otra situa­
ante la evidencia empírica. En realidad Colombia ción. Muchas corporaciones del sur, y varias de
sí produce gases invernadero; una reciente esti­ ellas estatales, tienen las mayores responsabili­
mación indica que emite 177.6 mega toneladas dades en proveer los hidrocarburos. Las compa­
de equivalentes de CO2. Lo mismo se repite con ñías más contaminantes han sido Saudi Aramco
otros países latinoamericanos, ya que todos son (empresa estatal de Arabia Saudita) seguida por
emisores. Seguramente el dicho de Baptiste fue Chevron (corporación privada basada en EEUU), a
una metáfora ya que ella agrega que esas emi­ partir de las emisiones de CO2 emitidas entre 1880
siones no son sensibles en el total global al estar y 2010 (Ekwurzel, 2017). En ese listado también
en el orden del cero, coma, cero, cero, algo. Pero están las empresas que operan extrayendo pe­
tampoco es ese el caso, en tanto la participación tróleo desde Colombia. Por ejemplo, Ecopetrol de
colombiana en el total mundial es mucho más Colombia aparece en el puesto 59 en un ranking
alta, ubicándose en el 0,37% (y otro asunto es la global de las 90 petroleras más contaminantes.
discusión si ese porcentaje es mucho o poco). Entonces, tanto las empresas como el país, tienen
El punto para el presente análisis es que se responsabilidades en estos aspectos.
usan metáforas que descansan en errores: como Es por estas razones que la comunidad cientí­
Colombia produciría comparativamente menos fica agrupada en el Panel Internacional en Cam­
gases invernadero se ofrece la imagen de que bio Climático reclama severas restricciones a la
no los emite. Esto se hace además insistiendo en civilización petrolera, incluyendo dejar bue­ na
privilegiar el saber científico frente a los “mitos” parte del crudo remanente en tierra. En cambio,
populares o de la prensa, pero que cuando es exa­ cuando se apuesta a explotar hasta la última gota
minado con rigurosidad muestra que también 7
Datos del CAIT del World Resources Institute, resumidos
desde el espacio de los expertos se cae en en Greenhouse gas emissions in Colombia, US AID, Marzo
distorsiones. 2017.

[ 20 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
de petróleo invocando necesidades económicas eran una invención de China). En los dos casos se
nacionales como minimizando los impactos loca­ privilegia una condición específica nacional, una
les, Baptiste apunta en una di­rección totalmente adhesión a los modelos convencionales de creci­
opuesta a la de aquel panel. Es más, se adentra en miento económico, y una suspensión de otras
un sendero no es muy distinto al de Donald Trump. informaciones científicas. Es una dinámica donde
Es que el presi­dente de Estados Unidos también la evidencia científica se usa intermitentemente:
prioriza los intereses económicos nacionales y se la aprovecha cuando refuerza el discurso
no cree que la explotación de hidrocarburos o convencional del desarrollo y se la subordina o
carbón sean un problema ecológico (afirmó que excluye cuando lo contradice.

Los roles empresariales

E n estas narraciones otro conjunto de argu­


mentos se enfocan en el papel de las empresas,
presentándolas como eficientes e innovadoras,
La gestión ambiental de las empresas basadas
en la llamada responsabilidad social muestran que
no tienen efectos sustantivos o son muy modestos
que aprovechan todos los avances científicos- (Frynas, 2005). En efecto, el sector petrolero tiene
tecnológicos para reducir sus impactos, y res­ un historial negativo en el cumplimiento de exi­
ponsables con el ambiente y las comunidades. gencias y controles ambientales. En América del
Baptiste, por ejemplo, enumera cualidades que Sur se observan incumplimientos de normas
presenta como positivas y con adjetivos contun­ ambientales y de los códigos de responsabilidad
dentes: el sector petrolero sería dinámico, mues­ de las propias empresas, no necesariamente em­
tra una innovación impresionante, ha reinvertido plean las mejores tecnologías disponibles, ocul­
buena parte de su “riqueza” en innovación, genera tan accidentes, etc.; el caso ecuatoriano ilustra
todo el tiempo competitividad y eficiencia8. Se muchas de esas inconductas (véase Kimerling,
ofrece la idea que las compañías logran la mejor 2001). Ni siquiera los nuevos gobiernos progre­
gestión ambiental posible y eso refuerza los argu­ sistas han logrado de otra manera una supuesta
mentos que minimizan los impactos ambientales responsabilidad empresarial (Cisneros y Christel,
en los hidrocarburos. Tampoco pasa desapercibido 2014). Incluso en EEUU, la Agencia de Protección
que se ofrecen argumentos que alimentan las Ambiental repetidamente encuentra todo tipo de
narrativas que señalan que la gente “no percibi­ irregularidades e incumplimientos en el sector
ría” la evolución positiva de las empresas, y eso petrolero (O’Rourke y Connolly, 2003).
alimentaría la desconfianza e incertidumbre en Además, al contrario del optimismo tecnológico
el público. Se sugiere que ese desconocimiento simplista, las empresas siguen involucradas en
alimenta las resistencias a los extractivismos, accidentes, especialmente derrames, que respon­
pero que “si supieran”, los abrazarían. den precisamente a limitaciones tecnológicas.
Es necesario examinar tanto los argumentos En Colombia esto ha ocurrido varias veces (por
como la organización de estas narraciones. Co­ ejemplo, al poco tiempo de las declaraciones
menzando por lo más obvio, nunca debe olvidarse optimistas de Baptiste tuvo lugar un derrame
que la “riqueza” de las empresas petroleras (o petrolero en Casanare10), son muy repetidos en
sea capital) va sobre todo a sus accionistas y la Amazonia de Ecuador y Perú11, han sucedi­
los servicios de su deuda, y no a la innovación
científico-tecnológica. En efecto, ha existido una
10
Después de 3 días apareció explicación de Perenco
Colombia Limited sobre derrame de crudo, Prensa Libre
caída estimada en el 15% de las reinversiones en Casanare, 21 Junio de 2017, http://prensalibrecasanare.
investigación y desarrollo de las compañías en com/industriapetrolera/25735-despuys-de-3-dnas-apareciu-
2015, y un adicional 5 % en 2016, según la Agencia explicaciun-de-perenco-colombia-limited-sobre-derrame-de-
Internacional de Energía9. crudo.html.
11
Por ejemplo, en Perú se padecen muchos derrames por
8
Me opongo a las consultas populares… entrevista citada en la roturas de oleoductos, a un promedio de uno cada 3 meses.
nota 2. Una evaluación reciente muestra que al menos el 60%
9
“IEA: Oil, Gas R&D Investment Stumbles, Despite Techno­ se deben a razones distintas a los sabotajes, entre ellas
logy Benefits”, V. Addison, E&P (Exploration & Production) inadecuado mantenimiento. Asimismo, mientras las com­
Magazine, 11 Julio de 2017, https://www.epmag.com/iea- pañías niegan impactos ambientales, las evaluaciones inde­
oil-gas-rd-investment-stumbles-despite-technology-benefits- pendientes muestran daños sobre la fauna y flora. Véase
1642791#p=full. Ruiz M. et al., 2017; Honty, 2016.

Gudynas, E.
“Hasta la última gota” | pp. 15-31 [ 21 ]
do en Bolivia, y más recientemente en Argenti­ y otros que escalan a desastres sociales y am­
na y Chile 12. Es común que las empresas no bientales apabullantes (como sucedió en Brasil
informen a tiempo, lancen acusaciones contra con las roturas de las represas de relaves de
las comunidades locales, para luego descubrir­se Mariana en 2016 y de Brumadinho en 2019).
que su mantenimiento de los ductos era defec­ Esta narrativa extractivista deriva hacia la pre­
tuoso. Por lo tanto, las narrativas de empresas sentación de las corporaciones como su fueran
que son juiciosas en su gestión y un Estado agencias de protección ambiental o institutos de
riguroso en controlar a esas compañías, es a lo beneficencia social. De esa manera se relega que
sumo apresurado. Algo similar ocurre con los las metas empresariales no son ni ambientales
extractivismos mineros, donde se acumulan ca­ ni sociales, sino que buscan asegurar beneficios
sos de accidentes, algunos que se intentan mini­ económicos que mantenga su funcionamiento
mizar (como ha sucedido en Argentina con las y generen ganancias para sus propietarios. Las
denuncias de derrames en la mina Veladero) publicaciones del propio sector petrolero reco­
nocen que su ingeniería no busca proteger el
12
Por ejemplo, en Argentina se estima que en las explota­
ciones de la cuenca de Neuquén se producen dos derrames
ambiente sino maximizar la extracción, y que
por día; un total de 3368 “incidentes ambientales” en para que eso sea posible en las circunstancias
cuatro años; “Los derrames de Vaca Muerta”, Página/12, 19 actuales se deben atender los impactos ambien­
noviembre 2018, (https://www.pagina12.com.ar/156412-los- tales y cumplir con exigencias y controles (véase
derrames-de-vaca-muerta). En Chile, un reciente derrame en Wojtanowicz, 2016). En otras palabras, se asu­
el extremo sur es considerado el más grande de los últimos
20 años, Tiempo Sur, Río Gallegos, 19 octubre 2018, (https://
men medidas ambientales no como un fin en
www.tiemposur.com.ar/nota/159043---es-el-derrame-de- sí mismas, sino como una inevitable condición
petroleo-mas-grande-de-los-ultimos-20-anos-de-chile). para mantener la rentabilidad.

Definición, impactos locales y efectos derrame

U na particularidad de las narrativas extracti­


vistas que pasa repetidamente desapercibida
es que el objeto defendido nunca es definido
nición que sea precisa y adecuada. Atendiendo
esto, aquí se sigue la definición de extractivismos
como aquellos modos de apropiación de recursos
con precisión. Se toma a los extractivismos en naturales caracterizados por su alto volumen o
general, o los que son específicos como la mi­ intensidad, y donde la mitad o más son exportados
nería o petróleo, como si fueran una simple apro­ como materias primas (véase Gudynas 2015a por
piación de recursos naturales. De esta manera más precisiones). De esta manera, los extracti­
no habría diferencias significativas entre, por vismos son plurales (mineros, petroleros, agríco­
ejemplo, un campesino que obtiene sus alimen­ las, forestales, etc.), están anclados a los sitios
tos de la Naturaleza y la extracción que se hace donde se encuentran los recursos naturales pero
de minerales o hidrocarburos. Esta no es una dependen de la globalización en tanto los mer­
cuestión menor ni un descuido, sino que aquí cados internacionales son los destinos de las ex­
se sostiene que es un componente central en el portaciones. No se está ante una “industria” ya
armado de esas historias. que se exportan materias primas; la etiqueta de
En efecto, en la medida que la definición de industria extractiva es otra confusión con sentido
extractivismos sea más ambigua y difusa, eso político y cultural para aprovecharse de la legiti­
permite superponerse y confundirse con otros midad social con la que cuentan las imágenes de
muy distintos aprovechamientos del entorno en fábricas y obreros. Asimismo, actividades como
cuanto a su intensidad, los volúmenes apropiados, el cultivo de alimentos para usos locales o na­
la inserción en el comercio o sus impactos. De cionales no constituyen un extractivismo, y de
esa manera es mucho más sencillo defender esa manera se pueden distinguir entre distintos
este tipo de actividades. Por ejemplo, atacar a los tipos de apropiaciones.
extractivismos sería conceptualmente análogo a Esta definición permite dar otro paso para
criticar el cultivo de alimentos, y siguiendo ese analizar las narraciones políticas. En general
tipo de comparaciones se facilita la adhesión el debate público está centrado en los impactos
social y cultural. locales, como ocurre con el deterioro ambiental.
Por lo tanto, en cualquier contra-narración se Pero los extractivismos también generan los lla­
vuelve esencial dejar en claro que esa renuencia a mados efectos derrame, que son modificaciones en
precisar el concepto tiene una finalidad política, las políticas públicas y en concep­ciones políticas
y a la vez, ante ella se tiene que ofrecer una defi­ que se toman para viabilizarlos, y que no están

[ 22 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
acotadas a un emprendimiento ni a un sitio en el están acotados espacialmente, y muchos de ellos
territorio 13. son previos a esos emprendimientos, ya que son
Se cuentan entre éstos, por ejemplo rebajar las condiciones para hacer posible las inversiones.
condiciones ambientales para inicialmente se Es extremadamente importante tener presente
hacen para promover ciertos proyectos extrac­ esta distinción. En sectores como hidrocarburos
tivos (como las licencias ambientales express que y megaminería los efectos derrame pueden
los gobiernos promocionan en países como Perú ser mucho más importantes y graves que los
y Colombia), pero que terminan dete­ riorando impactos locales. Esto se debe a que no son
toda la normativa ambiental en todo el territorio. fácilmente identificados como tales y son además
Otros derrames sustantivos ocurren con los de­ más difíciles de revertir.
rechos humanos, ya que para apoyar un proyec­ Así como las narrativas políticas minimizan
to se vuelve común esconder información o los impactos locales, también operan sobre los
tolerar la violencia local. En esas situaciones efectos derrame. En general, la defensa de los
se derrama un recorte sobre la salvaguardia de extractivismos no reconoce el vínculo entre los
los derechos ciudadanos. De la misma manera extractivismos y los derrames; se intenta disociar­
hay derrames económicos, políticos, culturales, los presentándose esas modificaciones en las
etc. Como pueden verse los efectos derrames no políticas públicas como medidas en sí mismas.
Por ejemplo, la flexibilización para capitales ex­
Un resumen de la distinción entre sus impactos y derrames
13 tractivistas son publicitados como medidas de
en Gudynas (2015b). promoción de la inversión extranjera.

Desarrollo y economía

L as narrativas extractivistas operan sobre un nú­


mero de derrames vinculados con las estrate­
gias de desarrollo. En ellas se presentan a los
las comunidades locales, los gobiernos subnacio­
nales o la sociedad, sea en la actualidad o transfi­
riéndolo a las generaciones futuras. Con todas es­
extractivismos como un componente destacado tas distorsiones, la exportación de hidrocarburos
en promover el crecimiento económico, en tanto siempre es un buen negocio porque es barato y no
permite aportar a las exportaciones, ingreso de existe una contabilidad rigurosa por la cual a esos
inversión extranjera, promoción del empleo, etc. beneficios se les resten los costos económicos. Eso
En el caso colombiano de Baptiste que se sigue no sucede, entre otras cosas, porque hay narrativas
aquí, también apela a argumentos en este pla­ políticas que sistemáticamente desvinculan esos
no, destacando los recursos económicos que costos de los extractivismos y los ignoran.
brin­daría, lo que le permite ofrecer un mandato Todo esto está muy claro en la entrevista a Bap­
imperativo: se debe sacar hasta la última gota de tiste ya que no hay indicaciones de costos econó­
petróleo. Obsérvese que en su narrativa se com­ micos socioambientales y en cambio aparece co­
plementan estos argumentos de derrames eco­ mo convencida de las bondades económicas de la
nómicos positivos con la minimización de los explotación petrolera.
impactos locales. Se genera de esta manera una Las narrativas económicas de este tipo son parte
ilusión donde hay muchos beneficios y pocos de una familia de narraciones convencionales de­
perjuicios. No debe olvidarse que la justificación sarrollistas, que en las visiones latinoamericanas
económica de los extractivismos es muy común sostienen que la exportación de recursos naturales
en todos los países. es indispensable para el crecimiento económico.
El argumento de los beneficios económicos Este tipo de reduccio­nismo economicista en el ca­
sólo es posible si se distorsionan severamente las so de los extractivismos ha sido cuestionado des­de
contabilidades ambientales, dejándose de lado varios frentes (económicos, sociales, ambientales),
los costos económicos que generan los impactos mostrando que no necesariamente implica pro­
negativos de los extractivismos. Para ilustrar esto, gresos económicos, superación de la pobreza o
véase que el precio del crudo en los mercados autonomía ante la globalización (estos aspectos se
internacionales no incorpora los costos ambien­ discuten en Gudynas, 2015a).
tales y sociales, como tampoco las pérdidas econó­ En este terreno también se invoca a la ciencia
micas por daños en la salud, en la biodiversidad, como legitimación, tal como ocurre con las
etc. Esos costos no son cargados a las empresas cerezas en afirmar que los extractivismos son
exportadoras, y de hecho los terminan asumiendo “mejores” y otras alternativas son “peores”. Pero

Gudynas, E.
“Hasta la última gota” | pp. 15-31 [ 23 ]
como se acaba de explicar, esas afirmaciones son mos permiten ofrecer compensaciones económi­
insostenibles ya que no se cuenta con evaluacio­ cas a quienes pudieran ser afectados. Se brindan
nes serias, sistematizadas y repetidas de los todos en algunos sitios ayudas económicas directas o
costos y beneficios económicos de los extractivis­ indirectas en asistencia médica, vivienda, alimen­
mos. Dicho de otro modo, la academia carece tos, empleo, etc., como si esto compensara los
de la información necesaria para decir que es daños ambientales, sanitarios o sociales. Es esta
“ventajoso” extraer todos los hidrocarburos. otra distorsión ya que los pagos en dineros no
Hay pocos estudios que incorporan los costos reemplazan ecosistemas destruidos o la salud per­
sociales y ecológicos, y sus resultados muestran dida. Pero en cambio termina generando instru­
una situación muy distinta. Por ejemplo, en mentos de gestión pública del tipo te contamino,
Ecuador, donde fue realizada una evaluación pero te pago, con toda la perversidad que implican.
mul­ticriterio que incorpora algunos de esos otros Se puede concluir que en el terreno de los de­
aspectos, arrojó que para el país es más benefi­ rrames, las narrativas económicas y desarrollis­
cioso dejar el crudo en el subsuelo amazónico tas que se organizan brindando algunos argu­
(Vallejo et al., 2011). mentos, distorsionando ciertas informaciones,
Las mismas confusiones ocurren cuando se y sistemáticamente ocultando su propia
esgrimen como justificaciones que los extractivis­ ignorancia.

Dos posturas científicas

E n varios de los asuntos tratados arriba son


frecuentes las invocaciones a la ciencia. Se
presupone que los pareceres de los actores que
Funtowicz y Ravtez, 2000). Bajo esta perspectiva,
el desempeño del ecólogo es muy distinto al estar
limitado por la incertidumbre y el riesgo, y por
poseen un título universitario o trabajan en insti­ ello tiende a favorecer un principio de precaución.
tuciones académicas son ciertos o más ciertos Este brevísimo repaso permite dejar en eviden­
que las posiciones de otras personas, que están cia que no puede proclamarse que existe una úni­
basadas en “la ciencia”, y que ésta es un cuerpo ca posición científica en esta materia. También
objetivo y homogéneo de saberes. muestra que las narrativas que defien­den los ex­
Es necesaria mucha precaución ante esas posi­ tractivismos descansan en la vieja mirada carte­
ciones. Comencemos por precisar que la minimi­ siana de la ciencia que alimenta el optimismo
zación de los impactos ambientales o aseverar que de la predicción y mitigación de impactos am­
la tecnología permite resolverlos, remite al terre­ bientales. Esa esencia determina muchas difi­
no de las viejas ciencias cartesianas, ancladas cultades en que acepten las incertidumbres e
en el positivismo, y por ello deterministas. Estas ignorancias. Además, su talante termina en
abordan al ambiente como un sistema que se pue­ subordinar otros saberes.
de conocer en detalle, y a su interior discurren Aunque estos asuntos se examinan en otra pu­
interacciones simples que pueden ser predichas blicación (Gudynas, 2018), aquí se debe señalar
con cierta eficacia. El ecólogo sería algo así como que desde la perspectiva de la complejidad nunca
un ingeniero que manipula sistemas ecológicos. se podría decir que la explotación petrolera
En cambio, los más recientes avances en cien­ tiene “cero” impactos, ya que eso es imposible
cias ambientales discurren casi en un sentido de confirmar desde un punto de vista ecológico.
inverso. El ambiente no se puede reducir a una En cambio, reconociendo la incertidumbre,
simple maquinaria, no todos los componentes se enumerarían los riesgos ecológicos de esas
son conocidos, las relaciones entre ellos se entien­ actividades.
den parcialmente, y éstas tampoco son simples Vestir a la minimización de los extractivismos
vínculos causa-efecto. Hay todo tipo de interac­ como una verdad científica genera otros proble­
ciones y buena parte no son lineales ni acotadas mas asociados. Entre ellos se cuenta que puede
en el tiempo o el espacio. De esta manera, las debilitar todavía más las evaluaciones ambien­
nuevas ciencias ambientales se mueven en la tales. Los promotores de los extractivismos pue­
incertidumbre, y hacen del riesgo un elemento den argumentar que como los recursos estatales
clave (en el sentido de la ciencia posnormal de son limitados, no tiene sentido seguir haciendo

[ 24 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
evaluaciones más detalladas sobre ese tipo de Pero el punto a dejar en claro es que las narra­
explotaciones porque hay científicos que ya ciones se potencian entre sí, y entonces la defensa
saben que revistes pocos impactos. Como esto va extractivista tiene implicaciones en debilitar las
de la mano con las narraciones que presentan a evaluaciones e investigaciones que podrían escla­
las empresas como muy buenos gestores ambien­ recer mucho mejor sus efectos e impactos. Al
tales, incluso se podría solicitar dejar ese tipo de tener menos investigaciones propias disponibles
controles en manos de las propias corporaciones. se vuelve más difícil revertir dichos como los
En el campo de la investigación en biodiversidad de “cero impacto”. Esa brecha es aprovechada
y ecología podría ocurrir algo similar. Los argu­ por varias empresas que se dedican a financiar
mentos de académicos que minimizan los im­ a instituciones de investigación o enseñanza,
pactos de los extractivismos pueden ser usados seleccionando tanto temas como condiciones
para reducir las asignaciones de fondos de in­ de investigación. Se consolida así una situación
vestigación en esas materias y utilizarlas en donde las investigaciones y conocimientos siem­
otras cuestiones. Todos estos extremos son pre serán limitados, alimentándose todavía más
inaceptables. la ilusión de la ausencia de impactos.

Política, democracia y saberes

E ntre los efectos derrames de los extractivismos


se encuentran las reformulaciones y rediseños
en el ámbito político. Entre éstos se registran las
cales. Las personas que ganaron las elecciones
pueden tomar todas las decisiones que quieren
y no tienen obligaciones de consultar a la gente.
limitaciones en el acceso a la información, li­ Dicho de otro modo, se atacan instrumentos de
mitaciones en la participación ciudadana o la democracia deliberativa y se potencian delega­
tolerancia a formas verticalistas de delegación ciones verticales de la representación popular.
democrática. Todo esto es entendible ya que allí Lo mismo ocurre con la naturalización de la vio­
donde la ciudadanía es adecuadamente infor­ lencia y las violaciones de los derechos humanos
mada e intercambia experiencias locales, advier­ alrededor de los extractivismos. Aquí se incluyen
te los severos riesgos que involucra, y por ello, problemáticas que van desde el desplazamiento
cuando puede participar en las decisiones, es violento de comunidades al tráfico de mujeres
más proclive a rechazar esas actividades. para las redes de prostitución en campamentos
Por estas razones, las narrativas extractivistas mineros o petroleros, desde la judicialización de
también operan en esos ámbitos reforzando esos la protesta local a todas las trabas que hay para
derrames que erosionan la política y la demo­ aclarar y sancionar el asesinato de líderes. El
cracia. No sólo se defienden emprendimientos, nivel de estos y otros problemas de violencia local
sino que se erosionan mecanismos e institucio­ no reciben las necesarias respuestas ni siquiera
nalidades vinculadas al acceso a la información, desencadenan enérgicos rechazos en el resto de
la participación y consulta ciudadana, y la salva­ la ciudadanía, especialmente en las grandes ciu­
guarda de los derechos humanos. Se argumenta, dades. A esta aceptación resignada de la violen­
por ejemplo, que las comunidades locales no cia contribuyen directa o indirectamente las na­
están informadas adecuadamente, no saben rrativas extractivistas.
analizar los datos, o tienen intereses políticos Esto es independiente de la intención de quie­
ocultos. Por lo tanto no tendría sentido que vo­ nes esgrimen esos discursos extractivistas, ya que
taran, sino que antes deben ser “informadas” o muchos de ellos pueden rechazar esa violencia
“educadas”. En paralelo, se postula que las con­ local. Pero mi punto es que al contribuir a la
sultas no son necesarias, ya que le legitimidad narrativa del éxito extractivismo se fortalecen
democrática ocurre una vez, en el momento de narrativas que son funcionales a ese tipo de
las elecciones nacionales, departamentales o lo­ derrames políticos.

Gudynas, E.
“Hasta la última gota” | pp. 15-31 [ 25 ]
Política, sentido común y opciones críticas

L as narrativas políticas que defienden los extrac­


tivismos son variadas, se organizan desde va­
rios frentes y distintas perspectivas, y manejan
Por otro lado, en las audiencias destinatarias
de esos discursos hay agrupamientos que repro­
ducen esa adhesión a los extractivismos. No debe
un amplio conjunto de argumentos. Estas, a su interpretarse a las narraciones como la imposi­
vez están enmarcadas dentro de narrativas ma­ ción de un discurso de una minoría sobre las
yores con distintas posiciones económicas o mayorías, sino como expresión de una mutua
políticas, por ejemplo (Fischer y Gottwies 2013, vinculación, donde amplios sectores creen en la
Hajer 1995). Entre esas grandes narrativas se necesidad de explotar hasta el último gramo de
incluyen por ejemplo las englobadas bajo las minerales o la última gota de hidrocarburos, y
“locomotoras” del desarrollo del presidente J. M. todos ellos contribuyen a reproducir esas ideas.
Santos en Colombia (que incluía una locomotora Tampoco estamos ante una creación reciente sino
minera), la defensa de explotar los yacimientos que resulta de una larga historia que se rastrear
marinos petroleros en Brasil por el gobierno del a tiempos de la colonia (véase por ejemplo ese
Partido de los Trabajadores, o la imposición del recorrido en Machado Aráoz, 2014).
fracking en la Patagonia de Argentina por la ad­ Esa dinámica es uno de los principales factores
ministración de M. Macri. De la misma manera, en generar el sentido común que una nación debe
las narrativas extractivistas cobijan a su interior ser extractivista para progresar. Su prevalencia es
otras subhistorias tales como la supuesta efectivi­ generalizada y por ello ha sido identificado como
dad de empresas o del control científico-técnico. cultura, ideología, hegemonía, religión, etc., por
Las narraciones políticas extractivistas aprove­ muy distintos autores. Las narrativas políticas
chan unos argumentos pero a la vez excluyen extractivistas se blindan como un sentido común,
otros, y se articulan selectivamente hacia arriba dado por válido, que se legitima a sí mismo y a la
y abajo también aprovechando argumentos y pos­ vez excluye constantemente a los reclamos por
turas que les sean funcionales. Algunas de estas alternativas, e incluso para algunos se vuelven
dinámicas son muy claras en la entrevista usada impensables otras opciones. Eso explica que, por
en este artículo ya que Baptiste escoge unos cier­ ejemplo, el presidente de Ecuador, Rafael Correa,
tos datos pero no otros, y el balance entre las pre­ repetidamente calificara como “locos”, e incluso
sencias y las ausencias potencia su defensa de las que se debía hospitalizar, a los que se oponían a
petroleras. los extractivismos y reclamaban alternativas.

Figura 1. Contenidos argumentales y


encadenamientos en las narrativas
de apoyo a la explotación petrolera.
Representación esquemática que in­
cluye las dos principales afirmaciones
a examen (izquierda), los argumentos
principales esgrimidos (centro) y las
consecuencias en las políticas y la
gestión pública (derecha). Los argu­
mentos y sus consecuencias a su vez
se articulan en debilitar o anular las
alternativas a los extractivismos y por
lo tanto refuerzan las posturas con­
vencionales sobre el desarrollo.

[ 26 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Esto lleva a analizar la conformación de un evitando definirlos con precisión, minimizando
“sentido común” extractivista, y en ello es pro­ los impactos locales e ignorando los efectos
vechoso recordar los aportes de Stuart Hall en derrame14. Proliferaron debates sobre el papel de
un recorrido que se nutre de Antonio Gramsci. El las empresas estatales y los marcos de tributa­
sentido común está referido a formas de pensar ción, lo que sin duda es importante, pero no sobre
cotidianas, simples, vernaculares, en buena me­ la viabilidad y las consecuencias de ese tipo de
dida intuitivas, y que están ampliamente com­ apropiación de recursos naturales15.
partidas en la sociedad (Hall y O’Shea, 2015). Tiene Las alternativas posibles pasaron a ser varieda­
sus lógicas y contenidos, y por ello se lo asume des de extractivismos en manos de empresas
como coherente aunque no necesariamente lo estatales o con muy alta carga tributaria, como
sea. El caso abordado por Hall y O’Shea (2015) si ello hiciera desaparecer mágicamente los im­
para el Reino Unido ofrece algunas pistas a la pactos locales y los efectos derrame. Se generó
actual situación latinoamericana, al analizar la una situación donde proliferaban las citas a
lenta penetración del neoliberalismo hasta trans­ Marx o Lenin para justificar a los extractivismos
formar los sentidos comunes de la sociedad britá­ y a la vez criticar a los movimientos sociales
nica. Se modificaron aspectos estructurales, tales (como hacía Rafael Correa en Ecuador o Alvaro
como naturalizar la idea de una sociedad que García Linera en Bolivia).
es un agregado de consumidores competitivos, Por otro lado, los efectos derrames, y entre ellos
como cualidades afectivas, como la ansiedad o la los que implican violencia, debilitamiento de la
depresión. salvaguarda de derechos y recortes democráticos,
Un proceso de este tipo ocurre en América seguramente jugaron un papel en permitir la pro­
Latina con los extractivismos. Se difunden poco liferación de sectores políticos de extrema dere­
a poco, saberes y sensibilidades que refuerzan cha. Esto llegó a un caso extremo con el triunfo
las viejas ideas de una muy rica naturaleza que de Jair Bolsonaro en Brasil, anunciando una exa­
debe ser explotada, actualizada con un apego al cerbación de los extractivismos.
desarrollismo economicista, la minimización de Varios sectores de la intelectualidad
los impactos locales y la naturalización de los progresista suspendieron sus abordajes críticos
efectos derrame que transforman las políticas por obediencia partidaria, por quedar atrapados
públicas, llegando al extremo de naturalizar la dentro de la maquinaria del Estado, o porque
violencia. sinceramente creían en todo ello. Las razones
El sentido común extractivista es compartido escapan a este artículo, pero sin duda debe
por ideologías y prácticas políticas conservadoras indicarse que fueron exitosos en influenciar
y progresistas. Un ejemplo impactante es la pro­ a los gobiernos y en brindarles argumentos y
moción del fracking en la Patagonia, iniciada por narraciones para defender sus extractivismos.
la administración de C. F. de Kirchner y prose­ Esos silencios fueron a su vez aprovechados por
guida, todavía con más intensidad, por el gobier­ actores políticos conservadores e incluso de la
no de M. Macri, con apoyo de varios sectores, extrema derecha, como ocurrió en Brasil.
incluyendo sindicatos. Es así que gobiernos de Paralelamente, existían múltiples voces lati­
muy distintos regímenes políticos y marcos ideo­ noamericanas que exploran salidas a esa depen­
lógicos, terminan bajo ese mismo estilo pero di­ dencia extractivista, tanto dentro de la sociedad
firiendo en las mediaciones. civil como en la academia, pero que fueron en
Es por ese tipo de razones que es oportuno re­ buena medida marginalizadas. La diseminación
gresar a Hall, cuando advierte que ante la crisis de las narrativas extractivistas fue a costa de no
de su tiempo, la izquierda ofrecía lecturas desde entender ni incorporar las denuncias y alertas
posiciones bien atrincheradas y tradicionalistas, ciudadanas, no saber leer adecuadamente la
pero que en muchos casos no era capaz de brin­ evidencia científica más reciente de los impac­
dar un marco analítico o teórico adecuado a su tos en juego, y hasta olvidar los mandatos
contexto y tiempo. Por ello sus propuestas polí­ propios de la izquierda latinoamericana por
ticas resultan incompletas (Hall 1979: 14). 14
Un buen ejemplo de la defensa de extractivismos progre­
Se podría replicar que esa sentencia era apro­ sistas de base estatal y que a la vez desestima las alertas
piada para los avances de la “nueva derecha” y críticas es Borón (2012). El autor entiende que no hay
thatcherista en la Inglaterra de fines de la década alternativas a los extractivismos ni al desarrollo (su posición
de 1970, pero no tiene relevancia para varios casos sería un rechazo a un desarrollo que es capitalista, pero no a
latinoamericanos, donde hay gobiernos que se la idea de desarrollo en sí misma, y entonces hay que buscar
uno de otro tipo). No pasa desapercibido tampoco varias
autodefinen como izquierda. Pero en realidad ausencias en sus análisis, notablemente la de los pueblos
esa problemática se repite en la actualidad, ya indígenas.
que la esperanza de una mirada crítica radical 15
Por ejemplo, ante la explotación de petróleo en la platafor­
se encogió a medida que muchos intelectuales de ma oceánica de Brasil, la discusión política estaba centra­
izquierda se volvieron progresistas, y termina­ da en asuntos como las regalías y cómo repartirlas, pero
no cuestiones como los riesgos ambientales de esas perfo­
ron en el sentido común extractivista. Muchos raciones en el mar, en la profundización de la primari­zación
de esos espacios de volvieron usinas que nutrí­ exportadora y en el fortalecimiento de la subordinación
an las narrativas de apoyo al extractivismo, comercial.

Gudynas, E.
“Hasta la última gota” | pp. 15-31 [ 27 ]
ofrecer críticas radicales. Dicho de otro modo, Latina. Aquellos actores que transitaron por na­
y otra vez recordando a Hall (1979), hubieron rrativas ancladas en los sentidos comunes desa­
muchos académicos atrapados en las narrativas rrollistas erosionaron las propias capacidades
desarrollistas, que no supieron abordar los aspec­ de criticidad. Lastimosamente, esa criticidad es
tos particulares y específicos de la coyuntura his­ esencial para explorar caminos de salidas a los
tórica en la que estaban viviendo en América extractivismos.

Narrativas, contra-narrativas y alternativas

E l análisis de las narrativas políticas es una


perspectiva sobre procesos que son propios
a la vida política y los debates públicos. Por lo
locales de moverse bajo el influjo de mitos o de la
publicidad, cuando una cierta mitología también
afecta a los ámbitos académicos convencionales.
tanto, una alternativa a los extractivismos no Las narrativas extractivistas cuentan con múl­
pasa por anular esos debates o imponer otra na­ tiples apoyos en el estado, la política, las em­
rrativa por la fuerza. Eso sería como maniatar presas y la academia, también en los medios de
a la propia política. En cambio, es necesario en­ prensa e incluso usan publicidad. Es por ello que
tender las narraciones que los apoyan y poder es casi un milagro que una comunidad pueda
deconstruirlas. tener una visión independiente sobre esas activi­
Simultáneamente esto requiere erigir contra- dades cuando todos aquellos actores no dejan
narrativas en varios frentes para dejar en claro de repetir las bondades y necesidades de esos
los impactos de los extractivismos y sus ínti­mas emprendimientos.
vinculaciones con unos ciertos tipos de desarrollo. Desde la mirada de las comunidades locales es
A partir de los principales atribu­tos señalados totalmente comprensible que desconfíen de los
arriba es posible identificar cuestiones a rebatir, expertos, y esto no debe ser tomado a la ligera
argumentos a refutar, y enca­denamientos a revi­ como una muestra de ignorancia o atavismo.
sar. Por ejemplo, no es aceptable disfrazar una Pensamos por un momento qué sucede cuando
narrativa específica como una expresión de la líderes comunitarios que vienen escuchando
“ciencia”, y en cambio se deben defender otras ar­ una y otra vez que el dictamen experto que el
gumentaciones que admitan la incerteza, expre­ extractivismo no tendrá mayores consecuencias,
sen riesgos, y sean participativas. Las contra- pero de todos modos ellos sufren sus impactos.
narrativas deben mostrar los impactos locales, ¿Qué ocurre cuando se revisa con cuidado la in­
especialmente ante los sectores urbanos, tanto formación de un proyecto similar en otra región
aquellos que afectan el ambiente como los sociales, o país y se encuentra que ha dejado todo tipo
especialmente las violaciones en los derechos. de impactos negativos? ¿Cuáles deberían ser las
Un esfuerzo intenso es necesario en mostrar los reacciones cuando tras examinar con detalle los
efectos derrames de los extractivismos, como discursos expertos se encuentran múltiples erro­
pueden ser las condicionalidades económicas o el res e imprecisiones según los estándares de ese
debilitamiento de la democracia. Existen muchos mismo saber académico? Planteo estas preguntas
esfuerzos ciudadanos en este sentido, y están en retóricas para mostrar que las comunidades lo­
marcha coordinaciones y complementaciones en cales y la sociedad civil tienen todo el derecho de
varios países que ilustran la potencialidad del tra­ ser desconfiadas.
bajo en red. Reconocer esta problemática no significa
La construcción de narrativas alternativas que caer en una postura anti-científica. Muy por el
desnuden los impactos de los extractivismos no contrario, es aportar a nuevas miradas en cien­
está exenta de caer en exageraciones, distorsiones cias del ambiente que reconocen la complejidad
o deformaciones. Sin duda que en el seno de las y la incertidumbre, y que además son más
organizaciones ciudadanas hay todo tipo de participativas.
manejo de la información, con mayor o menor También es importante hacer otra advertencia.
calidad. Es cierto que se escuchan disparates, La ampliación de la participación no asegura una
pero lo que debe entenderse que el vecino de una reversión inmediata de los apoyos a los extrac­
comunidad no está obligado a cumplir con los tivismos a nivel local. Por ejemplo, pueden haber
estándares de la comunicación científica, y no consultas locales que resulten en apoyar ese tipo
puede ser juzgado bajo esa escala. Esto permite de emprendimientos, ya que los grupos locales
cuestionar uno de los componentes en las son heterogéneos, y como se indicó arriba,
narrativas extractivistas al acusar a los grupos la adhesión a la explotación de los recursos

[ 28 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
naturales descansa en componentes culturas alternativas deben presentar su idea de dejar
muy arraigados en nuestros países. Es más, esta el crudo bajo tierra, o sea, ni siquiera sacar una
problemática es muy evidente en la actualidad gota. Son posiciones insurgentes ya que implican
en Bolivia y alimenta una conflictividad muy subversiones a esos sentidos comunes. Esto re­
intensa. quiere, por supuesto, recuperar el sentido de cri­
La amplia diseminación del apego a los extrac­ ticidad e independencia en académicos y militan­
tivismos esta reforzado continuamente por las tes, tal como se reclamaba en la sección an­terior.
narrativas que alimentan ese tipo de sentido co­ También necesita entender y acompañar las re­
mún. Hasta podría argumentarse que en algunos sistencias ciudadanas que proliferan en todo el
países, particularmente los petroleros, se cae en un continente.
“populismo extractivista”, donde las narraciones Existen varios ensayos en ese sentido, espe­
sirven a presentar esa apropiación intensiva de los cialmente en Perú y Bolivia, bajo el concepto de
recursos naturales como una equivalencia entre transiciones al post-extractivismo. Los conteni­
diferentes demandas. Esto es aprovechado por dos de esas propuestas escapan al objetivo del
los gobiernos para presentarse como los únicos presente artículo, pero debe apuntarse que su
capaces de llevar adelante esa tarea en nombre enorme potencial radica en que se están ofre­
del “pueblo”, alimentando así una confrontación ciendo narraciones políticas cada vez más orga­
permanente (todo esto en el sentido que Laclau, nizadas y articuladas de una vida, de estados y de
2005, le otorga al concepto de populismo). regiones que no dependen de los extractivismos.
Esto explica que para lidiar con esta situación Eso explica que desde el empresariado se consi­
incluso sea necesario proponer narrativas insur­ dere a esas propuestas como una de sus princi­
gentes. Su propósito sería explorar alternativas pales amenazas a enfrentar, como ocurre en
que el sentido común extractivista, y con ello el Colombia (el post-extractivismo recibe amplia
desarrollo, consideran imposibles e incluso im­ consideración y es severamente cuestionadas en
pensables. Allí radica una de las mayores poten­ el reciente libro blanco de la minería moderna para
cialidades de las contra-narrativas. Pero tam­ el progreso editado por las cámaras empresariales
bién de sus urgencias, ya que muchos de sus de la minería de Colombia; Ponce Muriel, 2014).
impactos son intolerables y requieren respuestas Estas experiencias muestran que los argumentos
inmediatas, que no pueden esperar. Dicho de son muy importantes pero también lo es la capa­
otra manera, se debe intervenir activamente en cidad en encadenarlos y complementarlos en el
las raíces más profundas de las culturas con­ marco de contra-narraciones que no sólo denun­
temporáneas latinoamericanas. El sentido co­ cien los impactos sino que muestren opciones
mún está resumido en el slogan de explotar el alternativas al desarrollo, y que sean entendidas
petróleo hasta la última gota, mientras que las y sentidas como posibles, e incluso deseables.

Gudynas, E.
“Hasta la última gota” | pp. 15-31 [ 29 ]
Referencias bibliográficas

Abdel-Shafy, H.I. y Mansour, M.S.M. (2016). “A Gsottbauer, E. y van den Berg, J.C.J.M. (2011).
review on polycyclic aromatic hidrocarbons: “Environmental policy theory given bounded
source, environmental impact, effect on rationality and other-regarding preferences”.
human health and remediation”. Egyptian Environmental Resource Economics, Nº 49, pp.
Journal Petroleum, Nº 25, pp. 107-123. 263-304.
Antonelli, M.A. (2014). “Megaminería Gudynas, E.. (2014). “Sustentación, aceptación y
transnacional e invención del mundo cantera”. legitimación de los extractivismos: múltiples
Nueva Sociedad, Nº 252, pp. 72-86. Buenos Aires. expresiones pero un mismo basamento”.
Arellano, P., Tansey, K., Balzter, H. y Boyd, D.S. Opera, Bogotá, Nº 14, pp. 137-159.
(2015). “Detecting the effects of hydrocarbon - - - - - - (2015a). Extractivismos, economía y política de
pollution in the Amazon forest using un modo de entender el desarrollo y la naturaleza.
hypersepctral satellite images”. Environmental Cochabamba: CEDIB y CLAES.
Pollution, Nº 205, pp. 225-239. - - - - - - 2015b. “Extractivismos en América del
Borón, A. (2012). América Latina en la geopolítica Sur y sus efectos derrame”. La Revista, boletín
del imperialismo. Buenos Aires: Luxemburg. Sociedad Suiza Americanistas, Nº 76, pp. 13-23.
Campanini, J., Villegas, P., Jiménez, G., Gandarillas, - - - - - - 2018. “Múltiples paradojas: ciencia,
M. y Pérez, S.M. (2014). Los límites de las fronteras incertidumbre y riesgo en las políticas y
extractivas en Bolivia. El caso de la biodiversidad gestión ambiental de los extractivismos”.
en el Aguaragüe. Cochabamba: Informe OMAL Polisemia, Bogotá, Nº 14, pp. 5-37.
Nº 12. Hajer, M. (1995). The politics of environmental
Cisneros, P. y Christel, L. (2014). “The democracy discourse. Ecological modernization and the
deficit of corporate social responsibility policy process. Oxford: Oxford University Press.
in post-neoliberal times: an analysis of the Hall, S. (1979). “The great moving right show”.
Argentinian and Ecuadorian experiences”. Marxism Today, enero, pp. 14-20.
Journal Cleaner Production, Nº 84, pp. 174-182. Hall, S. y O’Shea, A. (2015). “Common-sense
Ekwurzel, B. y colab. (2017). “The rise in global neoliberalism”. En S. Hall, D. Massey y M.
atmospheric CO2, surface temperature, and Rustin (ed.) After neoliberalism?. The Kilburn
sea level from emissions traced to major manifesto. Londres: Lawrence & Wishart.
carbon producers”. Climatic Change, Nº 144, pp. Honty, G. (2016). Perú: 60 derrames en 15 años. ALAI
579-590. (Agencia Latino Americana de Informaciones),
EJOLT (2015). “The Texaco-Chevron Case in 10 marzo. Quito. Disponible en https://www.
Ecuador. EJOLT (Environmental Justice alainet.org/es/articulo/175970.
Organizations, Liabilities and Trade)”. Fact Jones, M.D. y McBeth, M.K. (2010). “A narrative
Sheet, Nº 42, pp. 1-12. policy framework: clear enough to be wrong”.
Fiori, S. M. y Zalba, S. M. (2003). “Potential impacts Policy Studies Journal, Nº 38, pp. 329-353.
of petroleum exploration and exploitation on Kimerling, J. (2001). “International standards in
biodiversity in a Patagonian Nature Reserve, Ecuador’s Amazon oil fields: the privatization
Argentina”. Biodiversity Conservation, Nº 12, pp. of environmental law”. Columbia Journal
1261-1270. Environmental Law, Nº 26, pp. 289-397.
Fischer, F. (2003). Reframing public policy. Laclau, E. (2005). La razón populista. Buenos Aires:
Discursive politics and deliberative practices. New Fondo Cultura Económica.
York: Oxford University Press. Lessmann, J., Fajardo, J., Múnoz, J. y Bonaccorso,
Fischer, F. y Gottweis, H. (2013). “The argumentative E. (2016). “Large expansion of oil industry
turn in public policy revisited: twenty years in the Ecuadorian Amazon: biodiversity
later”. Critical Political Studies, Nº 7, pp. 425-433. vulnerability and conservation alternatives”.
Fontaine, G. (2003). Petróleo y desarrollo sostenible Ecology and Evolution, Nº 6, pp. 4997-5012.
en Ecuador: reglas de juego. Quito: FLACSO y Machado Aráoz, H. (2014). Potosí, el origen.
GPA Petroecuador. Genealogía de la minería contemporánea. Buenos
Frynas, J.G. (2005). “The false developmental Aires: Mardulce.
promise of Corporate Social Responsibility: McCracken, S. F., y Forstner, M. R. J. (2014). “Oil
evidence from multinational oil companies”. road effects on the anuran community of a
International Affairs, Nº 81, pp. 581-598. high canopy tank bromeliad (Aechmea zebrina)
Funtowicz, S.O. y Ravetz, J.R. (2000). La ciencia in the upper Amazon Basin, Ecuador”. PLoS
posnormal. Barcelona: Icaria. ONE 9:e85470

[ 30 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
O’Rourke, D. y Connolly, S. (2003). “Just oil? The Tellkamp, M. P., Santander, T., Muñoz, I.,
distribution of environmental and social Cupuerán, F.J., Onofa, A. y Granda, F. R. (2004).
impacts of oil production and consumption”. “Preliminary results about the short term
Annual Review Environmental Resources, Nº 28, impacts of the construction of the crude oil
pp. 587-617. pipeline in Northwest Pichincha”. Lyonia, Nº 6,
Orszulik, S. (2016). Environmental technology in pp. 97-125.
the oil industry. Heidelberg: Springer. Vallejo, M.C., Larrea, C., Burbano, R. y Falconí,
Ponce Muriel, A. (2014). Minería moderna para el F. (2011). La iniciativa Yasuní-ITT desde una
progreso de Colombia. Bogotá: ANDI – Cámara perspectiva multicriterial. Quito: PNUD y FAO.
Asomineros, Cámara Colombiana de Minería WCS (2006). “Efectos de las carreteras sobre la
y Federación Nacional de Productores de fauna silvestre en el Parque Nacional Yasuní”.
Carbón. Wildlife Conservation Society, Boletín, Quito, Nº 1,
Roe, E. M. (1991). “Development narratives, or pp. 1-7.
making the best of blueprint development”. Wodak, R. (2016). “Argumentation, political”. En
World Development, Nº 19, pp. 287-300. G. Mazzoleni, K.G. Barnhurst, K. Ikeda, R.C.M.
- - - - - - (1994). Narrative policy analysis. Theory and Maia y H. Wessler (ed.) The International
practice. Durham: Duke University Press. Encyclopedia of Political Communication. West
Ruiz M., Vasquez, G. y Trujillo, W. (2017). Mitos y Sussex:Wiley Blackwell.
verdades sobre los derrames de petróleo en el Perú, Wojtanowicz, A.K. (2016). Environmental
Lima: IDL, Justicia Viva. Disponible en http:// control technology for oilfield processes. En S.
www.justiciaviva.org.pe/new/mitos-y-verdades- Orszulik (ed) Environmental technology in the
sobre-los-derrames-de-petroleo-en-el-peru/. oil industry. Heidelberg: Springer.
Stone, D. A. (2012). Policy Paradox: The Art of
Political Decision Making. New York: Norton.

Gudynas, E.
“Hasta la última gota” | pp. 15-31 [ 31 ]
Artículos
Libres
Artículos
Convocatoria General
El capital cultural familiar en la educación preuniversitaria
Estrategias familiares de estudiantes del Colegio Central Universitario Mariano Moreno
San Juan, Argentina

Family cultural capital on pre-university education


Family strategies of students at Mariano Moreno University Central School
San Juan, Argentina

Gonzalo Miguel Castillo | ORCID: orcid.org/0000-0002-0264-5537


castillogonzalomig@gmail.com
CONICET
Argentina

Recibido: 04/07/2018
Aceptado: 15/12/2018

Resumen Abstract
E l interés de indagar el capital cultural de jó­ve­
nes -o acumulado por sus familias- durante su
tránsito por la educación formal ha sido mani­
T he interest to study the cultural capital of
young people -or the capital accumulated
by their families- during their path through
festado en diversa literatura académica. El artículo formal education has been present in diverse
se sustenta conceptualmente a partir la sociología academic literature. The present article is
reflexiva de Bourdieu (1995), presentando como conceptually supported by the reflexive sociology
propósito comprender la conformación del capi­ of Bourdieu (1995), introducing as its main aim the
tal cultural de estudiantes asistentes al Colegio understanding of the conformation of the cultural
Central Universitario (CCU), dependiente de la Uni­ capital of students attending Central University
versidad Nacional de San Juan (UNSJ). Asimismo, College, of the National University of San Juan
se caracterizan dimensiones correspondientes a (UNSJ). Likewise, dimensions corresponding
las estrategias familiares orientadas al ingreso y to family strategies oriented to their entry and
permanencia en dicho establecimiento. Se enfa­ permanence in the institution are characterized.
tiza, específicamente, el impacto del tránsito de The impact of the path of those students who have
aquellos alumnos por instituciones formativas gone through previous educational institutions is
pre­vias, así como la formación y ocupación labo­ specifically emphasized, as well as the educational
ral de sus progenitores. training and employment of parents.
El plano metodológico consiste en un estudio The methodological strategy consists on a case
de caso, sostenido a partir de un acceso de tipo study, upheld by an objective / descriptive type of
objetivo/descriptivo mediante el cual se caracte­ access through which the cultural capital of the
rizó el capital cultural de los mencionados alum­ above-mentioned students was characterized.
nos. Los resultados desplegados se desprenden The displayed results emerge from the doctoral
de la tesis doctoral titulada Comunicación intra thesis entitled: Intra-classroom communication
áulica vinculada al Capital Cultural en los institutos linked to the Cultural Capital in the pre-University
Preuniversitarios de la Universidad Nacional de Institutes of the National University of San Juan:
San Juan: análisis de procesos dialógicos entre do­ Analysis of dialogical processes between teachers
centes y estudiantes (2015-2018), presentada en and students (2015-2018), presented in july 2018
julio de 2018 al Doctorado de Ciencias Sociales de at Doctorate of Social Sciences of the Faculty
la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la of Political and Social Sciences of the National
Universidad Nacional de Cuyo, Argentina. University of Cuyo, Argentina.

Palabras clave: Capital Cultural, Estudiantes Key words: Cultural Capital, Pre-university
Preuniversitarios, Estrategias Familiares. students, Family Strategies.

Castillo, G. M.
“El capital cultural familiar en la educación preuniversitaria” | pp. 35-51 [ 35 ]
Introducción

E l análisis en torno al capital cultural propio


de jóvenes -o acumulado por sus familias- al
momento de transitar por la educación formal
su conformación de patrones comunicacionales
y estrategias de participación en los procesos dia­
lógicos intra-áulicos desarrollados en diversos
ha adquirido un destacado interés, manifestado encuentros pedagógicos.
en diversa literatura académica. Al respecto, El plano metodológico consistió en un estudio
los estudios propuestos por Hernández Flores de caso estructurado a partir de un acceso de tipo
(2016), Chaparro Caso López et al. (2016) y Romero objetivo/descriptivo mediante el cual se caracteri­
Galicia (2012), entre otros, han abordado los mo­ zó el capital cultural de estudiantes del CCU. El es­
dos en que el capital cultural acumulado por los tudio fue desplegado a partir del diseño y aplica­
estudiantes intermedia en su rendimiento aca­ ción de un sistema de variables desarrollado sobre
démico. Asimismo, otra corriente que ha tomado la base de las categorías conceptuales de ca­pital
un destacado impulso actualmente ha enfocado cultural y estrategia (Bourdieu, 2015, 1987 y 1984).
su lente analítica en la vinculación de dicho ca­ Asimismo, las variables delimitadas fueron or­
pital con los procesos de alfabetización digital ganizadas en dos grandes conjuntos: según si tra­
conjugados con el creciente uso de las TIC en los bajaban informaciones relativas a estudiantes o
establecimientos educativos (Salado Rodríguez a sus grupos de progenitores. Para los primeros,
y Ramírez Martinell, 2018; Rodríguez Garcés y específicamente, se abordó la gestión de los esta­
Sandoval Muñoz; 2017 y Urías Martínez, Urías blecimientos educativos donde cursaron sus estu­
Murrieta y Valdés Cuervo, 2017). dios primarios así como su tránsito por instancias
El trabajo aquí presentado se posiciona episte­ de formación complementaria, enfocándose en
mológica y conceptualmente desde la sociología cursos de idiomas, actividades artísticas, depor­
reflexiva bourdiana (Bourdieu y Wacquant, 1995) tivas, entre otras. En cuanto a los segundos, se
recurriendo especialmente a algunas de sus cate­ abordaron la rama laboral en la cual se desem­
gorías conceptuales, entre otras, campo, capital peñan los progenitores, si se encontraban emplea­
cultural y estrategias familiares. En sintonía, el dos en el sector privado o en organismos estatales
propósito del mismo consiste en comprender la y su jerarquía al interior de los mismos, en con­
conformación del capital cultural -particularmente unción con su nivel educativo alcanzado y su
el tipo incorporado- de estudiantes asistentes al formación profesional específica.
Colegio Central Universitario Mariano Moreno Respecto al acceso etnográfico, fue desplegado
(CCU), dependiente de la Universidad Nacional de mediante la administración de cuestionarios
San Juan (UNSJ), caracterizando, además, diversas semiestructurados a 77 estudiantes del CCU
di­mensiones correspondientes a las estrategias fa­ cursantes de primero, tercero y quinto año
miliares orientadas a su ingreso y permanencia durante 2015. El corpus de datos fue cons­truido
en el mencionado establecimiento educativo. Se a partir de una definición teórica (Glaser y
enfatiza, específicamente, en el impacto del trán­ Strauss, 1967) intermediada por dos niveles de
sito de aquellos alumnos por instituciones for­ intencionalidad en la selección. El primero, vin­
mativas previas, así como el nivel educativo, la culado a las decisiones institucionales del equipo
ocupación laboral y la formación profesional de de gestión del preuniversitario al momento de
sus progenitores. avalar la recolección de datos. Y el segundo, rela­
Los resultados desplegados a lo largo del artí­ tivo al criterio asumido para la admi­nistración del
culo se desprenden de la tesis doctoral titulada cuestionario, el cual consistió en abarcar la mayor
Comunicación intra-áulica vinculada al Capital Cul­ cantidad de estudiantes asistentes.
tural en los institutos Preuniversitarios de la Univer­ Queda por mencionar que el presente artícu­
sidad Nacional de San Juan: análisis de procesos lo ha sido organizado en tres apartados princi­
dialógicos entre docentes y estudiantes (2015-2018)”, pales: en el primero se desarrolla el recorrido
presentada al tribunal de evaluación durante el teórico-conceptual que sustenta la presente
mes de julio del año 2018 en el marco del Doctorado comunicación. En cuanto al segundo es caracte­
de Ciencias Sociales de la Facultad de Ciencias rizado, en clave histórico-institucional, el insti­
Políticas y Sociales perteneciente a la Universidad tuto preuniversitario estudiado. El análisis se
Nacional de Cuyo, Mendoza, Ar­gentina. En dicha enfoca en torno al devenir del establecimiento
tesis, en líneas generales, ha sido analizado el a la luz de determinadas políticas nacionales,
impacto del capital cultural acumulado por las caracterizando también su incorporación a la
familias de los estudiantes preuniversitarios en mencionada Universidad Nacional. Finalmen­

[ 36 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
te en el tercer apartado, se abordan, las carac­ gias desplegadas por sus grupos parentales con
terísticas constitutivas del capital cultural de los el objeto de conseguir el ingreso y consolidar la
estudiantes, desarrollando, además, las estrate­ permanencia de sus hijos en dicho instituto.

Notas acerca de la acumulación y transmisión del capital cultural


desde la sociología reflexiva de Pierre Bourdieu

E l posicionamiento epistemológico-conceptual
propio de la sociología reflexiva bourdiana
permite comprender que los campos son confor­
material o en su forma incorporada, invistiéndose
cual fuerza propia de las estructuras subjetivas y
objetivas. Pero a su vez, también como un prin­
mados mediante un capital común (desigual­ cipio esencial de las regularidades al interior del
mente distribuido) y las luchas de los agentes por mundo social. Al centrarse en el capital cultural,
su apropiación (García Canclini, 1984). Aquellos el sociólogo francés, demarca una evidente dis­
pueden entenderse como una red de relaciones tancia respecto a las teorías economicistas sus­
entre diversas posiciones definidas en las deter­ tentadas en la inversión y rédito dentro de la edu­
minaciones que imponen a sus ocupantes, tanto cación. Dicha escisión se basa en que aquellas
por su situación respecto a la estructura de dis­ proposiciones obturarían el carácter hereditario
tribución del capital, como también por las rela­ del capital cultural, acentuando la ilusión de que
ciones que establecen con el resto de las posi­ las desigualdades son de carácter ontológico o
ciones (Bourdieu y Wacquant, 1995). “natural”.
Esta categoría conceptual produciría una La categoría conceptual de capital cultural
ruptura epistémica con la visión irénica corres­ da cuenta de tres modos del mismo: objetivado,
pondiente al concepto de comunidad, el cual institucionalizado e incorporado1. El último,
referencia a intercambios frecuentemente reali­ como ya la etimología de su nomenclatura
zados de forma armoniosa o solidaria. En efecto, refiere, es un capital que se hace cuerpo, hábito en
discute con aquella noción señalando que al in­ el agente que lo adquiere. Como señala Bourdieu
te­rior de las fronteras de un campo específico, (1987),
diversos agentes, despliegan luchas y competi­
ciones orientadas a la acumulación de un capi­tal quien lo posee ha pagado con su ‘persona’,
determinado. Asimismo la complejidad inherente con lo que tiene de más personal: su tiempo.
a su composición endógena, se encuentra constan­ Este capital ‘personal’ no puede ser trans­
temente intermediada por presiones externas mitido instantáneamente […], por el don o
(Bourdieu, 2003). Ahora bien, las mencionadas por la transmisión hereditaria, la compra o
presiones atraviesan las fronteras de un campo el inter­cambio (p.12).
específico, trastocando las relaciones y las posi­
ciones de los agentes que transitan en él, redefi­ Aquella paulatina transmisión conlleva a
niendo los modos de estructurar y distribuir los otro factor clivaje en su constitución: debe ser
capitales específicos, así como sus estrategias para asimilado, exponiéndose a constantes trabajos
acumularlos y/o consolidar posiciones. producidos por aparatos y mecanismos de
En este sentido, la posición de los agentes dentro reproducción cultural.
del campo será determinada por la posesión de Por otro lado, es preciso destacar que la com­
diversas cantidades de distintos capitales. Dicha posición del capital cultural trasciende a la in­
desigual distribución de capital organiza a los yección única de saberes escolares. La doble
agentes en dos tipos de dimensiones: la primera reducción que sufre esta categoría conceptual al
respecto a la cantidad de capital total que van a acotarlo al aura de la cultura escolar radica en
adquirir, entre todas sus formas; y la segunda en que lo provisto por aquella institución es prin­
torno a la estructura interna del mismo, teniendo cipalmente un cuerpo de conocimientos y repre­
en cuenta el peso relativo de cada tipo de capital sentaciones propias de determinados grupos
específico. (Bourdieu, 2015). de poder. Además, como señalan Bourdieu y
En cuanto a la categoría conceptual de capital, Passeron (2003):
es definida por Bourdieu y Passeron (2001) como
el trabajo acumulado, ya sea en su constitución 1 Será abordado específicamente en este artículo.

Castillo, G. M.
“El capital cultural familiar en la educación preuniversitaria” | pp. 35-51 [ 37 ]
la cultura puramente escolar no es sólo una (Bourdieu y Passeron, 2003, p.106). Entonces, la
cultura parcial o una parte de la cultura, herencia se convierte en una consolidada dimen­
sino una cultura inferior porque los propios sión de las estrategias de reproducción, recurren­
elementos que la componen no tienen el temente efectuada de forma disfrazada o incluso
mismo sentido que podrían adquirir en un invisible. Así, los procesos hereditarios que ini­
contexto más amplio (p.35). cian la acumulación del capital cultural en la in­
fancia, tenderían a potenciarse en familias que
Como ya ha sido mencionado, la transmisión han logrado acumular mayores cuotas de capital
del capital cultural incorporado adquiere carac­ cultural específico.
terísticas procesuales cuyas dimensiones tempo­ Respecto a la estrategia, como categoría con­
rales son extendidas y de fronteras indetermi­ ceptual, iniciaría el interés del sociólogo francés
nadas. La herencia comienza a desplegarse, respecto a la tensión entre la estructura y el
entonces, con la conformación de disposiciones agente, señalando la comprensión de ambas co­
así como de gustos junto a la socialización pri­ mo un fenómeno relacional. La estrategia, poste­
maria. Dicha instancia va consolidando en el riormente, la definiría como “los conjuntos de
agente esquemas de saberes y un “saber-hacer” acciones ordenadas en procura de objetivos a
que podría ser redituable en su tránsito por las más o menos largo plazo, y no necesariamente
instituciones educativas. planteadas como tales, que los miembros de
En este sentido, la desigualdad en su distribu­ un colectivo tal como la familia producen”
ción conlleva a dos dimensiones estructurantes (Bourdieu, 2011, p.34).
de las relaciones entre los agentes: no todos po­ Las estrategias familiares en materia educa­
seen las mismas cuotas de capital cultural para tiva, específicamente, son producidas como in­
transmitir o heredar, y tampoco estas están versiones a largo plazo que trascienden la dimen­
igualmente legitimadas. Como sostiene Pineau sión económica y procuran producir en el agente
(2007): “distintos grupos buscan imponer sus pau­ la capacidad de recibir las herencias de capitales.
tas culturales al resto e incorporar las prácticas de Otra de sus dimensiones radica en la reconversión
los poderosos. Junto a esto, la tenencia de capital del capital, en efecto, el binomio compuesto por
cultural alto […] permite compensar diferencias el capital cultural y el capital económico suelen
económicas y sociales” (p. 4). entrar en juegos de conversión y reconversión
En efecto, diversos privilegios culturales pro­ con el objeto de mantener o movilizar la posición
pios de los grupos dominantes suelen ser “trans­ del agente al interior de un campo determinado.
mutados de herencia social en talento individual o Precisamente, un fenómeno de crucial relevancia
mérito personal. Así enmascarado, el ‘racismo de para analizar el capital cultural de estudiantes
clase’ puede permanecer sin evidenciarse jamás” preuniversitarios.

Innovaciones pedagógicas durante la década de 1960:


institucionalización del Colegio Central

E n el plano internacional, la década de 1960


puede caracterizarse como una usina de inno­
vaciones pedagógicas y tecnológicas. En sintonía,
en el nivel medio de la enseñanza, al tiempo que
se receptaban las experiencias más notables del
país para mejorar diversificando, la educación
la Argentina se encontró intermediada por ten­ secundaria” (UNSJ, 1994, p.201).
dencias dinamizadoras tanto de la cultura como En su inauguración, la profesora Antonia
de la movilización social; que generaron diversas Moncho de Trincado -primera rectora- explicitó
repercusiones en la institución educativa. Así, el los lineamientos fundamentales de la institución
acercamiento al psicoanálisis, al escolanovismo o respecto al perfil del estudiante como así también
el desembarco de las ideas de Paulo Freire conso­ de los procesos concernientes a su formación
lidaron un contexto de renovación y reflexión de académica. Entre otros, se destaca que el diseño
pautas de la vida social y educativas (Carli, 2003). curricular sería establecido a partir de un Ciclo
Particularmente, en la provincia de San Juan, Básico de tres años de duración y un Ciclo
durante el año 1965 fue fundado el CCU Mariano Orientado conformado por los Bachilleratos en
Moreno, constituyéndose como una “medida efi­ Ciencias, Artes y Humanidades.
caz para conjugar el déficit de plazas advertido

[ 38 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Aquel discurso inicial2 permitió interpretar En su etapa inicial, dicha institución experi­
cómo la acción pedagógica sería focalizada en el mentó un pujante surgimiento de movimientos
proceso educativo y no en un posicionamiento de militancia juvenil universitaria, enmarcados
resultadista. Históricamente, la intención de los en un
sucesivos equipos de gestión ha sido constituir
a dicho preuniversitario como un colegio pilo­to, contexto de fuertes luchas y debates con­
focalizándose en “una infraestructura edili­cia, tra el poder dictatorial. La “resistencia a la
administrativa y académica móvil y comunica­ dicta­dura” y la “resistencia a la represión”
tiva. Móvil porque un lugar destinado a la expe­ eran por aquellos años, la consigna social
rimentación no puede atarse a estructuras fijas, que regía el cre­ciente activismo estudiantil
la simple presión del cambio la destruiría; debe en los claustros universitarios sanjuaninos
ser flexible pero resistente” (UNSJ, 1994, p.201). (Algañaraz, 2016, p.18).
Su primer Plan de Estudios, aprobado en el
año 1966 mediante la resolución Nº248/66, fue Hacia 1974 el Colegio Central fue anexado a la
conformado sobre la base de los Diseños Cu­ UNSJ. Junto con la incorporación, su Plan de Estudio
rriculares del Colegio Nacional de La Plata y el fue cons­tituido sobre la base de cuatro Bachilleres
Colegio Universitario de la Universidad Nacio­ orien­tados: Físico-Matemática; Químico-Biológico;
nal de Tucumán. Los objetivos pedagógicos de Ar­tes Plásticas y Ciencias Sociales. A su vez, entre
aquellas instituciones funcionaron como anda­ otras cosas, se implementaron las pruebas inte­
miaje para constituir los propios del CCU, entre gradoras de Unidad como así también las evalua­
los cuales se destacan el interés por desplegar ciones integrativas de asignaturas, caracte­rísticas
tareas pedagógicas orientas a incorporar gra­ distintivas del concepto de enseñanza piloto.
dual­mente los adolescentes a la cultura, la cons­
trucción y desarrollo de personalidades que pue­
dan desenvolverse en contextos cambiantes, así El Colegio Central
como la posibilidad de que los diseños curricu­ como instituto preuniversitario de la UNSJ
lares articulen actividades técnicas, artísticas y en contextos de dictadura
académicas (UNSJ, 1994). y recuperación democrática

La consolidación de la militancia juvenil uni­


Institucionalización de la UNSJ versitaria y todas las expresiones de participación
e incorporación del Colegio Central social en el seno de la UNSJ y sus dependencias
fueron abruptamente truncadas con el golpe de
La Universidad Nacional de San Juan fue Estado cívico-militar de 1976. Consecuentemente,
creada en mayo de 1973, siendo su planificación se inició una feroz etapa de censura y cesanteo de
original enmarcada en la segunda expansión docentes caracterizada por “la intolerancia de las
del sistema universitario argentino, efectuada ideas y a consecuencia de ésto fueron, separados
durante la dictadura autodenominada “Revolu­ de sus cargos en la universidad a través de
ción Argentina”. En efecto, dicha casa de estu­ expresas resoluciones, docentes, investigadores y
dios ha sido tributaria de la segunda etapa del no docentes incluidos en las tan mentadas ‘listas
controvertido plan de “Creación de Nuevas Uni­ negras’” (UNSJ, 1994, p.56).
versidades Nacionales” elaborado por Alberto Las políticas del gobierno dictatorial orienta­
Taquini. das a la UNSJ consistieron en su intervención
Si bien la UNSJ no integraba la nómina ini­ de facto, reducción de periodos de tomas de exa­
cial de universidades a crear, en la provincia men, endurecimiento de las condiciones para
existía un consolidado grupo de académicos que obtener regularidades y la limitación del ingreso
pugnaba por la nacionalización de la Universidad mediante cupos. Del mismo modo, fueron supri­
Provincial Domingo Faustino Sarmiento3. Una midas cátedras e inutilizadas las bibliotecas por
de las causas principales radicaba en los incon­ las Fuerzas Armadas (Castillo y Prado, 2017). Una
venientes del Gobierno Provincial para finan­ medida de extrema gravedad para las Ciencias
ciarla. Este fuerte movimiento social consiguió Sociales consistió en el cierre de la carrera de
que se realizara un estudio de factibilidad para la Sociología, prohibiendo la inscripción de estu­
instauración de la UNSJ, concretando su creación diantes durante dos años. Ello, pretendía coar­
mediante ley Nº 20.367 (UNSJ, 2011). tar coercitivamente todo pensamiento que cues­
2 Al trabajar con discursos públicos, es preciso reconocer la
tionaran ideológicamente el régimen militar.
existencia de tendencias en los sujetos de enunciar como Otras carreras de esta Facultad se vieron ame­
propios posicionamientos convenientes, compartidos por nazadas de supresión, pero, finalmente no su­
grupos mayoritarios. Ver más en Southwell (2011). cedió (Algañaraz, 2016). Asimismo, el CCU expe­
3 La Universidad Provincial Domingo Faustino Sarmiento rimentó análogas supresiones de garantías
fue creada durante la gobernación de Leopoldo Bravo, por
medio de la ley Nº 3.092, el 12 de agosto de 1964. Era inte­
constitucionales, al tiempo que fue contundente­
grada por la Facultad de Artes y la de Humanidades. Su pri­ mente afectado por abruptos procesos de desin­
mer rector fue el ingeniero Juan Carlos Cámpora. versión. Por lo tanto, es posible sostener que la

Castillo, G. M.
“El capital cultural familiar en la educación preuniversitaria” | pp. 35-51 [ 39 ]
última dictadura cívico-militar atravesó a la edu­ en la lucha. Podríamos decir, entonces, que el
cación sanjuanina aplicándole los mismos males Colegio nos servía como una especie de “Jabo­
desplegados en el plano nacional. nería de Vieytes”. Viajábamos todos, nos juntá­
Con la llegada de la democracia en 1983, Raúl bamos ahí, escribíamos, llamábamos, íbamos
Alfonsín, planteó como objetivo “un proceso de y veníamos del Congreso. Y en cada una de las
intervención, normalización y democratización provincias teníamos que hablar con nuestros
de las distintas instituciones […] Las universidades senadores y diputados para que nos apoyaran.
nacionales y el CONICET fueron intervenidos, Acá teníamos a Margarita Ferrá de Bartol. Así
con la intención de normalizarlos” (Albornoz que, nos reuníamos con ellos, les explicábamos
y Gordon, 201, p.12). Entre otras cosas, dichas la problemática y, finalmente, logramos que en
intervenciones procuraban el reemplazo de auto­ el Artículo 26° de la Ley de Educación Supe­rior,
ridades, de aquellas instituciones, que habían se incluyera el Inciso “G”. En el cual nos reco­
sido designadas en sus cargos durante la última nocían, dándonos un lugar a todas las escuelas
dictadura. De manera conducente, la UNSJ desa­ preuniversitarias que existíamos y se fundaran
rrolló un proceso de re-institucionalización de en el futuro también. (Esteybar, entrevista,
sus funciones (Algañaraz y Castillo, 2018). 2017, p.2)

Luego de la ardua tarea que significó conseguir


El devenir del Colegio Central la incorporación de los institutos preuniversita­
entre la Ley Federal de Educación rios en la Ley de Educación Superior, debieron
y la Ley de Educación Nacional articular un proceso de adecuación doble: si bien
se encontraban regulados por la LES, di­chos esta­
La prematura salida de Alfonsín del Ejecutivo blecimientos, debían aplicar ciertos aspectos
Nacional, y la llegada de Carlos Menem al mis­mo normativos referentes a la ley Federal. Un caso
en el año 1989, marcaron una década de desin­ particular de adecuación a aquellos marcos re-
versión y desmantelamiento del Estado argenti­ reguladores5 consistió en el proceso desarrollado
no. Las legislaciones relativas a la educación de por el CCU. Mediante la relativa autonomía con­
principios de 1990 impactaron de forma contun­ ferida al pertenecer a una Universidad Nacional,
dente e­ n San Juan. En efecto, la Ley Nº 24.195, dicha institución preservó la base estructural de
junto a la Ley de Educación Superior (LES), pre­ su Plan de Estudio original. En palabras de su
sentaron fuertes obstáculos para el devenir de la actual directora, profesora Esther Sánchez6:
UNSJ como también del CCU. Ambos proyectos
de ley dejaban a los institutos preuniversitarios Nosotros seguimos trabajando con nuestro
por fuera de sus marcos regulatorios; como sos­ plan, el denominado proyecto Lafourcade.
tiene la Arq. Graciela Esteybar4, ex directora de Aunque también lo hemos ido transformando,
la Escuela Industrial y actual asesora para el or­ complementando, enriqueciendo en la medida
denamiento curricular y homologación de títu­ que se han dado las dinámicas del contexto.
los de la misma institución: Lo que sí hemos conservado es el proceso de
la evaluación por objetivos. De la misma for­
Nos enteramos que sale la Ley Federal y que­ ma que conservamos la sistemática de eva­
dábamos afuera. También se trataba a nivel luaciones, acreditaciones y promociones cuali­
nacional la Ley de Educación Supe­rior. Enton­ tativas, por medios de objetivos. Hemos optado
ces, no había ningún lugar­cito en las leyes que por conservar la estructura de este plan porque
nos diera, a los institutos preuniversitarios, un consideramos que da resultados, ya que vemos
espacio en las universidades. Debimos hacer un cómo salen promovidos los alumnos. Nosotros
trabajo terriblemente pesado, viajábamos de
noche y en ómnibus, porque no nos pagaban 5 Mastrini y Mestman (1996) definen el concepto de desregu­
nada. Llegamos a Buenos Aires, y tanto el Rector lación como una falacia construida a partir de presentar al
Estado en acto de retirada. Por el contrario, ellos señalan,
del Colegio Nacional de Buenos Aires como su
como en diversas situaciones los Estados se encuentran ac­
hermano, que era senador, nos acompañaban tivamente generando políticas acordes a los intereses de
los grupos de poder, regulando en pos de una estructura de
4 Obtuvo su grado en Arquitectura en la Facultad de Arqui­ propiedad progresivamente dominada por el capital con­
tectura y Urbanismo en la Universidad Nacional de Cuyo. centrado. En tal sentido, los autores proponen el concepto
Participó activamente como docente y en cargos de gestión de rerregulación.
en la Escuela Industrial Domingo Faustino Sarmiento. Así 6 Obtuvo su título de Maestra Normal Regional de la Escuela
también participó y participa en Gestión Académica, en Normal Regional San Martín. Egresó como Profesora de
las funciones de Asesora del Rectorado de la Universidad Enseñanza Media Superior en Historia en la Universidad
Nacional de San Juan para la reformulación y actualización Provincial Domingo F. Sarmiento. Durante su trayectoria
de Ordenanzas de la Junta de Clasificación Docente; Asesora docente dictó cátedras como profesora de grado en la Facul­
de Secretaría Académica de la UNSJ para la homologación de tad de Filosofía, Humanidades y Artes y la Facultad de
títulos de los Institutos Preuniversitarios de la Universidad Ciencias Sociales, ambas pertenecientes a la Universidad
y Asesora del Instituto Preuniversitario Escuela Industrial Nacional de San Juan. Mediante la Ordenanza Nº 3 de Rec­
“Domingo F. Sarmiento” para el Ordenamiento Curricular y torado del año 1987, en 1988 asumió como Directora del CCU
homologación de los títulos de Técnicos. Mariano Moreno, cargo que desempeña hasta la actualidad.

[ 40 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
generalmente tenemos una promoción aproxi­ 2007) y Cristina Fernández (2007-2011; 2011-2015)
mada del 98%, esto quiere decir, que de alguna fueron ejecutados una serie de programas que
manera la gente se aclimata a este programa tenían como objetivo subsanar el deterioro es­
y responde de manera satisfactoria. (Sánchez, tructural provocado por el neoliberalismo en la
entrevista, 2017, p.2) educación media argentina. Se focalizó la aten­
ción en problemáticas como el desgranamiento y
Una de las modificaciones formales más desta­ la deserción escolar. En este sentido, dispositivos
cadas consistió en el renombramiento de los tra­ como el Plan Nacional de Educación Obligatoria
yectos Curriculares, cristalizados bajo un ciclo (2009), el Plan de Finalización de Estudios Prima­
básico denominado Educación General Básica III rios y Secundarios, (2008) y diversos programas
(EGB III) y tres recorridos Polimodales: Polimodal de becas orientadas a la movilidad estudiantil
en Ciencias Naturales, Polimodal en Humanidades fueron articulados con el objeto de delinear una
y Ciencias Sociales, y Polimodal en Comunicación, institución educativa caracterizada por una ma­
Arte y Diseño. En efecto, la adecuación realizada yor inclusividad. En aquel contexto, también fue­
por el Colegio Central, se encontró fuertemente modificada la modalidad de examen de ingreso a
atravesada por la autonomía otorgada al “perte­ los preuniversitarios pertenecientes a la UNSJ, la
necer a la Universidad Nacional de San Juan, he­ Lic. Myriam Ruiz, actual regente docente del CCU
cho que permite la posibilidad de complemen­tar lo explica:
o transformar nuestro Plan de Estudios, mante­
niendo en gran parte la estructura del mismo” En el examen de ingreso fueron incluidos con­
(Sánchez, entrevista, 2017, p.2). tenidos básicos que cualquier escuela primaria
El modelo neoliberal en sus expresiones de de la jurisdicción brindaba. El objetivo era
ajuste económico, privatización de empresas na­ terminar con la idea de un examen de elite o
cionales y reducción estatal tuvo continuidad en de alta complejidad, para convertirlo en un
la presidencia de Fernando De La Rúa, iniciada simple orden de mérito. Además, se propuso
en 1999. Durante su gestión, el sistema educativo divulgar en el portal web de la Universidad los
estuvo atravesado por políticas caracterizadas exámenes que habían sido tomados en años
por la desinversión en el sector y una profunda anteriores a fin de que los alumnos pudiesen
caída del salario docente. A fines del año 2001 se guiarse para estudiar. Con estas ideas se
desencadenó la crisis económica, institucional y pretendía democratizar el ingreso. (Ruiz,
social más grande vista en Argentina, la misma entrevista, 2018, p.4)
llevó a renunciar a De La Rúa. Al respecto, la
actual Vicerrectora de la UNSJ, Mónica Coca, Aquellas reformas contribuyeron, entre otros
sostiene: factores, a que el Colegio Central adquiera un
nuevo perfil de estudiante; “muchos de nuestros
Tuvimos una merma drástica de buenos pro­ alumnos ahora son beneficiarios de becas para el
fesionales que se fueron al exterior y muchos comedor, fotocopias o transporte. Puedo decir que
también que se fueron a trabajar a la parte la matrícula afortunadamente cambió y ahora
privada. Hubo un desmembramiento de los es mucho más diversificada” (Ruiz, entrevista,
recursos humanos formados académicamente 2018, p.5). Paralelamente, los preuniversitarios
que no podían vivir con el “sueldito que se les comenzaron a ser abastecidos de materialidades
daba”; y si tenían oportunidad de trabajar en pedagógicas financiadas por el Tesoro Nacional,
áreas económicamente más productivas se externo al presupuesto universitario:
iban. (Coca, entrevista, 2017, p.9)
Antes no llegaba nada, en cambio durante
Ahora bien, la llegada de Néstor Kirchner al aquella época, comenzamos a obtener diversas
Ejecutivo Nacional en 2003 se vio acompañada herramientas para el trabajo educativo. Nos
“por una paulatina pero sostenida recuperación enviaron libros, computadoras de escritorio,
de las variables socio-económicas a nivel nacio­ películas de interés pedagógico, acompañadas
nal” (Algañaraz y Castillo, 2017, p.13-14). En efec­to, con guías didácticas. De la misma forma, el
durante el año 2006, el Congreso Nacional aprobó Plan Conectar Igualdad desembarcó en los
la ley Nº 26.206, denominada Ley de Edu­ca­ción preuniversitarios. Junto a este último hicimos
Nacional. Dicho marco regulatorio se carac­terizó diversas capacitaciones internas para que los
por definir a la educación como un “bien público docentes utilicen las herramientas digitales ar­
y un derecho personal y social, garantizados por ticulando las nuevas tecnologías con la práctica
el Estado” (Ley Nº 26.206, 2006, p.1), afirmando pedagógica. (Ruiz, entrevista, 2018, p.7)
a la educación como una política de Estado. Co­
rrelativamente, garantizó que el mismo debía fi­ En cuanto a la adecuación del Plan de Estudios
nanciar al Sistema Educativo Nacional destinan­ a la LEN formulada desde el CCU, se ha sostenido
do una cifra cuyo piso fuese el 6% del PBI. sobre su base identitaria, ponderando sus carac­
En conjunto con la sanción de la Ley Nº 26.206 terísticas de experimentación e innovación peda­
durante las presidencias de N. Kirchner (2003- gógica. Paralelamente, se consolidó mediante

Castillo, G. M.
“El capital cultural familiar en la educación preuniversitaria” | pp. 35-51 [ 41 ]
diversos marcos regulatorios de índole nacional y El nuevo Plan de Estudios procura formar seres
provincial: la Ley de Educación Nacional, la Ley de sociales democráticamente respetuosos de la al­
Educación Superior, el Estatuto Universitario de teridad. En este sentido, ha complementado su
la UNSJ, así como también diversas resoluciones malla curricular con proyec­tos plurilingüísticos,
de la antigua Universidad Provincial Domingo CAS (creando acciones so­ lidarias), talleres de
Faustino Sarmiento. medios y de teatro (UNSJ, 2016). Así, el CCU ha
Dicha propuesta recurre conceptualmente a estructurado su formación a partir de un Ciclo
Edelstein y Coria (1995) entendiendo a la do­cen­cia Básico y tres Ciclos Orientados: Ciencias Natu­
como una práctica social compleja en per­manente rales, Ciencias Sociales y Humanidades, y Comu­
interacción con una multiplicidad de dimensiones. nicación, Arte y Diseño.

El capital cultural de los estudiantes del Colegio Central

Instituciones formativas previas cuentran conectados a los servicios básicos


de los estudiantes preuniversitarios como energía eléctrica, gas natural, suministro
de agua potable y telefonía fija. Su ubicación,

E l análisis efectuado sobre la gestión de la es­


cuela primaria indicó que el 79% de los estu­
diantes asistieron a colegios privados. En efecto,
junto a su accesibilidad garantizada por la red de
transporte público, los ha dotado de una pobla­
ción estudiantil heterogénea.
transitaron por establecimientos emplazados En paralelo al cursado de su formación prima­
en la capital provincial o en sus departamentos ria, la mayoría de estos alumnos ha transitado por
aledaños, conocidos como el Gran San Juan y, instituciones formativas alternativas al sistema
en líneas generales, puede afirmarse que en su de educación formal. Los resultados obtenidos
mayoría son de carácter confesional, aunque la al analizar los cuestionarios suministrados, per­
lectura analítica desplegada ha constatado que el mitieron clasificar los diversos cursos y talleres
41% de quienes estudiaron en colegios pri­vados que han realizado en las siguientes dos categorías:
lo hicieron en establecimientos de orientación
laica. Particularmente transitaron por institutos ◊ Cursos complementarios: entablan una
“jóvenes”, los cuales contaban con aproximadamen­ relación de complementariedad con la for­
te 15 años de trayectoria, destacándo­se casos como mación escolar obligatoria a través de ins­
el Colegio los Olivos, Excellence College y el deno­ titutos que brindan cursos o carreras de
minado Ciudad del Sol. idiomas, informática o educación musical
Respecto a las escuelas de gestión Estatal a de determinados instrumentos vinculados
las cuales asistieron los alumnos estudiados, se directamente a los Planes de Estudio.
caracterizan por su marcada homogeneidad en ◊ Cursos específicos: cuya formación no enta­
materia de localización en el trazado urbano bla una relación directa con las propuestas
como en sus condiciones edilicias. En este sen­ Curriculares de la formación obligatoria, co­
tido y acorde con los trabajos de Obiols y Di mo pueden ser: danza clásica, deportes par­
Segni de Obiols (2008), las mencionadas insti­ ticulares, instrumentos musicales y/o casos
tuciones pueden definirse como escuelas “pro­ excepcionales de idiomas orientales.
medio”, situadas en la capital provincial o sus
departamentos lindantes, zonas de mayor urba­ En cuanto a la relación entre la gestión de las
nización en San Juan. Entre otros, se destacan escuelas primarias y el acceso a la educación com­
establecimientos como la Escuela Teniente Pedro plementaria, se constató que una contundente
Nolasco Fonseca, la Escuela Clara Rosa Cortínez, mayoría, sean alumnos de establecimientos Es­
así como la Escuela Superior Sarmiento. tatales o Privados, han transitado por diversas
Aquellos establecimientos han sido construi­ instituciones de formación alternativa, como lo
dos con materiales sismorresistentes y se en­ ilustra el gráfico siguiente:

[ 42 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Gráfico Nº 1. Formación complementaria de estudiantes del CCU
según tipo de gestión de escuela primaria. Año 2015 en valores relativos
Fuente: elaboración propia7.

Estas proporciones permiten advertir que los trategias familiares redundando, además, en el
progenitores han interpretado a la formación afianzamiento del ingreso de los jóvenes al pre­
recibida por sus hijos al transitar por la educación universitario analizado.
formal como incompleta y, por lo tanto, ha de­ De igual modo, el acompañamiento de la
bido ser articulada con cursos o talleres comple­ formación escolar obligatoria con instancias
mentarios. Dicha percepción parental acerca alternativas, prosigue como estrategia familiar
del contenido escolar tendería lazos de afinidad aunque se haya conseguido el mencionado
conceptual con la propuesta bourdiana, la cual ingreso. Tornándose, así, como un “deber hacer”
consideraba necesario para garantizar que los hijos puedan
ocupar determinadas posiciones consolidadas al
que una cultura puramente escolar no es momento de aplicar para el ingreso al campo uni­
solo una cultura parcial o una parte de la versitario nacional. En efecto, cuando los estu­
cultura, sino una cultura inferior porque diantes preuniversitarios fueron consultados
los propios elementos que la componen no acerca de su formación complementaria, la ma­
tienen el mismo sentido que podrían adqui­ yoría indicó que continuaban realizando cursos,
rir en un contexto más amplio. (Bourdieu y específicamente de idiomas.
Passeron, 2003, p.35)

Aquella situación dejaría de manifiesto cómo Formación profesional y actividad laboral


la escuela confiere, de modo parcial, las cuotas parental como dimensiones constitutivas
de capital cultural pretendidas por los grupos del capital cultural
parentales. Por esa razón, ellos invierten de ma­
nera sostenida en el tiempo fracciones de su Respecto a las jerarquías laborales de los pro­
capital económico en formación alternativa (y genitores de estudiantes del CCU, se ha manifes­
arancelada) orientada a sus hijos, generando así tado que una significativa mayoría desarrolla tra­
un proceso de reconversión de capitales desde bajos como mandos medios en la organización
lo económico hacia lo cultural. Las reconver­ jerárquica propia de la institución laboral a la cual
siones, entonces, se incorporarían como elemen­ pertenecen. En otras palabras, se desempeñan en
tos recurrentes y rentables al interior de las es­ actividades en la cuales responden a autoridades
y a su vez tienen personal a su cargo. Además,
7 Para el análisis efectuado en este artículo se ha trabajado mediante los cuestionarios respondidos por los
con una matriz de datos que comprende tanto la formación alumnos pudo comprenderse que mayoritaria­
previa (sistemática y complementaria) de estudiantes así mente sus grupos parentales percibían ingresos
como la formación profesional, actividad, jerarquías y tipo
de gestión laboral de sus progenitores. La información con
entre medios y medios-altos. El gráfico siguiente
la cual fueron construidos los datos se obtuvo mediante la destaca las diferencias mani­fiestas entre las jerar­
administración de 77 cuestionarios a alumnos del CCU. quías según el género del progenitor:

Castillo, G. M.
“El capital cultural familiar en la educación preuniversitaria” | pp. 35-51 [ 43 ]
Gráfico Nº 2: Jerarquías laborales según género de progenitores
de estudiantes del CCU. Año 2015 en valores relativos.
Fuente: elaboración propia.

El gráfico precedente muestra, a modo compa­ tablecimiento de consultorios médicos o estudios


rativo, cómo la jerarquía de mando medio ha de asesoría jurídica/financiera. Resta mencionar
alcanzado un 55% en los padres y un 81% en las que es en los padres donde se ha manifes­tado la
madres. La significativa diferencia entre ambos mayor heterogeneidad respecto a la distribución de
progenitores se sostiene, entre otros aspectos, jerarquías laborales: quienes carecen de perso­nal
sobre dos dimensiones particulares: las madres a cargo y responden a más de una línea de mando
insertas en el mercado laboral han logrado con llegan al 24%, mien­tras las ma­dres alcanzan sólo
mayor frecuencia titularse en estudios superio­ el 9%. A su vez, cuan­do se tra­ta de cargos direc­
res respecto a los padres. Asimismo, ellos pre­ tivos los padres duplican en can­tidad a las madres,
sentan una tendencia levemente supe­rior a elegir llegando al 8% y 4% respec­ti­vamente. El vínculo
el cuentapropismo como opción de trabajo, ge­ entre las jerarquías y las ramas de tra­bajo en las
nerando tanto pequeños comercios orientados que se desempeñan los grupos parentales, se ilus­
a la venta de productos misceláneos, como el es­ tra a partir del siguiente cuadro:

Padres Madres
Empleado/Obrero 24% 9%
Rama mayoritaria Comercio de Bienes y Productos. Servicios y Administración
Mando Medio 55% 81%
Rama mayoritaria Enseñanza. Enseñanza.
Directivo 8% 4%
Actividades Científicas, Técnicas
Rama mayoritaria Servicios y Administración.
y Profesiones liberales.
Cuentapropista 13% 6%
Actividades Científicas, Técnicas
Rama mayoritaria Comercio de Bienes y Productos.
y Profesiones liberales.

Cuadro Nº 1: Jerarquías Laborales según Ramas del Trabajo


de progenitores de estudiantes del CCU. Año 2015 en valores relativos.
Fuente: elaboración propia.

[ 44 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
En ambos progenitores cuya jerarquía es la en las cuales se desempeñan: un 31% en la admi­
de “mando medio” se ha corroborado a la ense­ nistración pública o privada y en el sector de ser­
ñanza como rama laboral principal, destacán­ vicios; el 25% en el comercio, un 18% en activida­
dose el ejercicio de la docencia. En efecto, los des científicas, técnicas y profesiones de tipo
padres, en su mayoría, trabajan como profesores liberales, el 15% en enseñanza, así como el 8% en
universitarios en las facultades de Filosofía, Hu­ salud. Al respecto, es importante destacar cómo
manidades y Artes y de Arquitectura, Urbanis­ el funcionariado político -personas que han sido
mo y Diseño, ambas pertenecientes a la UNSJ. elegidas para desempeñar cargos públicos-, se
En el caso de las madres, se desempeñan como encuentra ínfimamente representado al interior
educadoras distribuyéndose de manera equita­ de la rama laboral correspondiente a la adminis­
tiva tanto en instituciones de formación prima­ tración. En efecto, sólo se detectó un único caso
ria como secundaria, particularmente de gestión de progenitor que ejerciera un cargo político.
Estatal. Asimismo, quienes ejercen en la educa­ A partir de los datos desplegados, es posible
ción media frecuentemente se encuentran a organizar las ramas de trabajo en dos grupos:
cargo de asignaturas pertenecientes a los depar­
tamentos de idiomas o matemática. ◊ Actividades relativas a la venta de productos
Las madres desempeñadas como directivas o y servicios; caracterizadas principalmente
cuentapropistas, frecuentemente despliegan acti­ por rubros como venta de vestimenta, meta­
vidades científicas, técnicas o correspondientes lurgia, servicios de transporte, alojamiento
a profesiones liberales (médicas, bioquímicas o y gastronomía.
psi­cólogas). A su vez, cuando los padres ocupan ◊ Ejercicio de una profesión particular, repre­
aquellas jerarquías lo hacen mediante activida­ sentada por trabajos en estudios jurídicos,
des comerciales o administrativas. Estos datos financieras, aseguradoras, docencia univer­
permiten reafirmar cómo la obtención de títulos sitaria y medicina en diferentes clínicas.
universitarios o de nivel superior es más fre­
cuente en las madres. En cuanto a quienes deten­ El siguiente punto centra el lente analítico
tan una jerarquía de empleados u obreros, se en la formación académica de los padres. Parti­
desempeñan mayoritariamente en pequeños o cularmente se describen las titulaciones que
medianos comercios (tiendas de indumentaria, obtuvieron a partir concluir sus estudios en el
gastronomía y/o sector hotelero, entre otros) así nivel superior. En este caso, los títulos de los pro­
como en la administración pública provincial. genitores se correspondieron con tres áreas del
Frecuentemente han concluido la educación me­ conocimiento8: ciencias sociales y humanidades
dia, aunque sus trabajos no están directamente re­ (23,3%), ciencias exactas y naturales (19,4%) e
lacionados con la malla curricular propia del CCU. ingenierías y arquitectura (15,5%). Ahora bien,
Acerca de la gestión laboral, el 49% de las madres el 39% de los padres no concluyó estudios supe­
trabajan en relación de dependencia con el Estado, riores, poseyendo a su vez una formación empí­
mientras que los padres lo hacen en un 32%. rica adquirida a partir de su ejercicio laboral ca­
Sobre el nivel educativo parental, articulado rente de vinculaciones con el Plan de Estudios
entre padres y madres, el 64% tiene un nivel del CCU.
alto, en el cual ambos progenitores culminaron Si el análisis se centra en las disciplinas optadas
estudios superiores o universitarios -en el caso por quienes concluyeron estudios superiores, las
de las madres se han titulado, recurrentemente, ingenierías, medicina y profesorados se posi­
en el nivel superior mientras los padres han cionan como las mayoritarias. Esta situación
conseguido sus titulaciones en universidades-. manifiesta una significativa relación de afinidad
Otro 26% se caracteriza por alcanzar un nivel entre las mismas y los ciclos orientados de este
medio: ambos han concluido estudios secunda­ preuniversitario. Aunque, por otro lado, es
rios, manifestándose también casos en los necesario señalar que las ingenierías no están
cuales solamente uno de ellos se graduó en la contenidas como orientación en el Plan de Es­
universidad. El 10% restante presenta un nivel tudios del instituto estudiado. Al haber desarro­
bajo, incluyendo grupos parentales en los cuales llado de forma individualizada el comporta­
sólo un progenitor logró concluir la escuela miento de las ramas de trabajo y la formación
media; aunque han sido constatados casos es­ profesional, es pertinente comprender estas va­
pecíficos en los que ningún progenitor accedió a riables de modo articulado, como se muestran en
la educación secundaria. el siguiente gráfico:
A continuación, serán desplegados los resul­
tados diferenciados entre padres y madres; se 8 Con el objeto de construir las dimensiones de la variable
optó por separarlos para lograr comprender entendida como Formación Profesional Parental, se tomó
tanto el impacto de las ramas de trabajo como como referencia el sistema de Grandes Áreas del Cono­
de la formación académica según el género de cimiento y de disciplinas del CONICET. El Consejo propone
cinco grandes Áreas de Conocimiento: Ciencias Agrarias, de
los progenitores. En el caso de los padres, los la Ingeniería y de los Materiales; Ciencias Biológicas y de
datos analizados han permitido confirmar una la Salud; Ciencias Exactas y Naturales; Ciencias Sociales y
mar­cada diversificación de las ramas de trabajo Humanidades; y Tecnología.

Castillo, G. M.
“El capital cultural familiar en la educación preuniversitaria” | pp. 35-51 [ 45 ]
Gráfico Nº 3: Rama de trabajo según formación profesional
de padres de estudiantes del CCU. Año 2015 en valores relativos.
Fuente: elaboración propia.

La formación empírica no afín se destaca en laborales.


ramas de servicios y administración, como tam­ Mediante lo explicado en párrafos anteriores,
bién en comercio de bienes y productos, repres­ las madres que se encuentran insertas en el mer­
entando el 70% y el 68% respectivamente. En cado laboral pueden clasificarse, en líneas gene­
efecto, dichos padres suelen desempeñarse como rales, a partir de los siguientes dos grupos:
dependientes de tiendas (indumentaria, gastro­
nomía, entre otros) o en escalafones bajos de la ◊ quienes imparten clases en escuelas prima­
administración, tanto en el sector privado como rias o establecimientos secundarios, llegan­
público. Mayoritariamente, han alcanzado su do al 38%
titulación máxima en el nivel secundario. Ahora ◊ quienes trabajan en salud, o en profesiones
bien, su trayectoria laboral les ha permitido liberales/técnicas, como son los casos de es­
acumular diversos saberes propios del oficio tudios jurídicos y de arquitectura o la ase­
-particularmente se evidencian conocimientos soría especializada en dependencias esta­
sobre la atención al público, como también la tales, alcanzando un 33%.
gestión comercial- aunque no tienen relación
con el diseño Curricular del Colegio Central. Al llegar a esta instancia analítica es preciso
En el caso de quienes trabajan en la enseñan­ destacar dos aspectos: aproximadamente 1 de cada
za, la mayoría se ha graduado en disciplinas con­ 3 madres se desempeña en la enseñanza (primaria
cernientes a las Ciencias Sociales y Humanidades o secundaria) y, si ese valor es relacionado con
(50%), así como en Arquitectura (41%), siendo un las actividades laborales de los padres, es posible
margen minoritario (9%) quienes se han titulado constatar que el 42% de los estudiantes de este
en disciplinas de Ciencias Naturales. Por su par­ instituto tienen por lo menos un progenitor que
te, los padres trabajadores de la salud se han for­ ejerce la docencia. Además, un 69% de las ramas
mado en su totalidad con estudios universitarios laborales en las cuales se desempeñan las madres
en Ciencias Exactas y Naturales, y frecuentan la se encuentra fuertemente vinculado con alguno
medicina clínica. Finalmente, en re­lación a quie­ de los tres ciclos orientados brindados por este
nes se desempeñan en actividades científicas o establecimiento.
profesiones liberales, un 57% se gra­duó en áreas La lectura analítica desplegada confirma que
de Ciencias Sociales, un 28% en Ciencias Exactas y el 71% de las madres ha concluido alguna ca­
Naturales y el 14% en ingenierías. rre­ra en el nivel superior. Por su parte, si se tie­
Acerca de las ramas de trabajo desempeñadas nen en cuenta únicamente a quienes revisten
por las madres de estudiantes del CCU, los datos la situación de laboralmente activas dicha pro­
analizados demostraron que un 38% se ha dedi­ porción asciende al 81%. Las áreas de conoci­
cado al ejercicio de la docencia en el nivel pri­ mientos en las cuales las madres se titularon son:
mario o medio; el 19% a actividades científicas o Ciencias Sociales y Humanidades (66%); Ciencias
profesiones de tipo liberal, el 14% a salud, el 10% Exactas y Naturales (26%) y finalmente, Inge­
a la administración pública o privada, así como nierías y Arquitectura (7%). El gráfico siguiente
un 6% al comercio. Por otra parte, el 13% de los ilustra la articulación entre las ramas de trabajo
estudiantes que respondieron al cuestionario y la formación académica de las madres de estu­
detallaron que sus madres no realizan actividades diantes del CCU:

[ 46 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Gráfico Nº 4: Rama de trabajo según Formación Profesional
de madres de estudiantes del CCU. Año 2015 en valores relativos
Fuente: elaboración propia

A partir del gráfico precedente se entiende rados de educación primaria o secundaria cur­
cómo en ciertas ramas de trabajo confluyen sados en institutos de formación superior-, un
agentes con diferentes formaciones académicas. 4% en arquitecturas (desempeñándose en cáte­
Particularmente, se destaca el caso de las madres dras universitarias) y el 3% restante son precep­
trabajadoras en actividades científicas, técnicas y toras en establecimientos de formación media
profesiones liberales, presentando un alto grado estatales. Finalmente, quienes trabajan en salud,
de heterogeneidad, las cuales se han titulado en su totalidad se graduó en disciplinas corres­
en: Ciencias Sociales (53%), Arquitecturas (20%), pondientes a las ciencias exactas y naturales.
como también en Ciencias Exactas y Naturales Asimismo, y en completa sintonía con lo co­
(13%). Se desenvuelven, en líneas generales, como rro­borado en el caso de los padres, las madres
abogadas, contadoras y arquitectas, establecidas que trabajan en el sector comercial (en venta de
en estudios propios, o siendo asesoras profesiona­ productos y proveeduría de servicios) así como
les en diversas agencias estaduales. en la administración han alcanzado a titularse,
Ahora bien, otras ramas de trabajo han mani­ principalmente, en la educación secundaria. Su
festado una fuerte concentración de formacio­nes formación profesional, por lo tanto, se encuentra
académicas; un caso significativo consistió en las complementada por diversos saberes que han
madres docentes: en un 93% se han forma­do en incorporado durante su devenir laboral, los cua­
ciencias sociales -específicamente en profeso­ les no guardan relación de afinidad con el Plan
de Estudios propuesto por el CCU.

Castillo, G. M.
“El capital cultural familiar en la educación preuniversitaria” | pp. 35-51 [ 47 ]
Consideraciones finales

S obre la base de las lecturas analíticas desa­


rrolladas en el apartado anterior, es posible
avanzar hacia a una serie de resultados pro­
cursos, talleres y jornadas de formación alter­
nativa aranceladas al mismo tiempo que tran­
sitaban por la formación primaria (tanto de
positivos sobre la conformación del perfil de ges­tión estatal como privada). El carácter aran­
capital cultural de las familias a las cuales per­ celario de aquellas instancias de formación al­
tenecen los estudiantes preuniversitarios estu­ ternativas conllevaba a los padres a invertir su
diados. En sintonía, los grupos parentales se capital económico de modo tal que redundase
destacan por desempeñarse en jerarquías me­ en una nueva acumulación de capital cultural
dias, tendiendo personal a cargo y líneas de en sus hijos. Dicho procedimiento potenció dos
mando superiores. Así también, los progenitores aspectos destacados relativos a la estrategia fa­
masculinos trabajan principalmente en institu­ miliar de reproducción cultural: permitió el in­
ciones privadas, mientras que ellas se distribuyen greso y consolidación de la permanencia de los
de manera equitativa entre empleos estatales y hijos de estos grupos familiares en el CCU y, a
privados. su vez, complementó la acumulación del capital
En cuanto a la formación académica de los gru­ cultural de los alumnos, obrando a modo de an­
pos parentales, el 64% concluyeron estudios su­ damio junto a lo transmitido por la familia y lo
periores, destacándose que tanto el acceso como incorporado en la escuela.
la culminación en dicha etapa formativa han La segunda herramienta se constituyó median­
sido más frecuentes en las madres. Asimismo, te la articulación de los estudios superiores y
al analizar las ramas de trabajo en cuales los el ejercicio laboral en la enseñanza media, su­
padres se desempeñan se constató que, en líneas perior y/o universitaria de los progenitores. La
generales, lo hacen principalmente en el comer­ mencionada relación constató cómo el ejerci­cio
cio o en actividades científicas, técnicas o profe­ docente dotaba a los grupos parentales de un
siones liberales; mientras las madres ejercen la complejo entramado de relaciones con agentes
docencia en instituciones de formación primaria claves y conocimientos específicos concer­
y media, manifestándose algunos casos en el ám­ nientes a las lógicas internas propias de las
bito universitario. instituciones educativas provinciales. Dicho
Las familias analizadas podrían ser definidas proceso, facilitaría la acumulación de ciertos sa­
como pertenecientes a una clase media urbana, beres necesarios para que sus hijos ocupen posi­
caracterizándose por su recurrencia en la conse­ ciones propicias al momento del ingreso y la
cución de titulaciones universitarias, dimensión posterior consolidación de la permanencia en el
que las ubicaría en posiciones de mayor recono­ establecimiento estudiado.
cimiento hacia el interior del campo educativo En cuanto a la conformación de este capital
que en los campos económicos o políticos. Pre­ acumulado, puede señalarse que ha contemplado
cisamente, la presencia de progenitores desem­ principalmente:
peñados en sectores como el funcionariado
provincial o nacional fue ínfima, careciendo de ◊ conocimientos internos de las instituciones
representatividad en los casos analizados. educativas, Planes de Estudios (contenido,
Si bien la lectura analítica desplegada sobre estructura, posibilidades de modificación),
los grupos familiares -específicamente acerca cronogramas de inscripciones, saberes rela­
de los trabajos desempeñados, así como en sus tivos a la administración y a la dinámica del
jerarquías- permitió inferir un relativo equili­ cursillo de ingreso
bro entre el capital económico y cultural; ha ◊ una trama de cercanía relacional con do­
primado el interés de acumulación en el se­ centes y ex docentes de los institutos pre­
gundo. En efecto los mismos recurrieron a dos universitarios en general, con personal
herramientas principales para obtener y acre­ administrativo de los mismos o de las depen­
centar dicho capital: la reconversión y la forma­ dencias del Ministerio de Educación
ción académica vinculada con el ejercicio de la ◊ un saber implícito, ajeno a los documentos
docencia como actividad laboral. públicos, acumulado por el propio devenir
La primera se ha consolidado por medio de de su trayectoria laboral en docencia.
la constante transformación de cuotas de capi­
tal económico en capital cultural: los grupos Aquel cúmulo de disposiciones ha sido incor­
parentales complementaron la educación siste­ porado por el agente (padre y/o madre) durante
mática de sus hijos inscribiéndolos en diversos el tiempo que transcurrió ejerciendo la docencia;

[ 48 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
siendo entonces el carácter procesual subyacente materia de circuitos alternativos de preparación
a la adquisición de estos saberes el elemento de estudiantes para el ingreso preuniversitario.
que funcionaría como resorte de la diferencia La existencia de “docentes consagrados”, en su
entre aquellos que son educadores y quienes se mayoría jubilados, propietarios de institutos de
desempeñan en otras actividades laborales. ingreso es una realidad objetiva, la cual se ad­
Por otro lado, los conocimientos sobre los vierte principalmente al trabajar en la rama de
recorridos administrativos relativos a la inscrip­ enseñanza. Los mencionados centros de prepa­
ción, Plan de Estudio, la nómina de docen­tes ración, alternativos al régimen de cursillo de
encargados del cursillo de ingreso, son constan­ ingreso propio de los preuniversitarios, son eri­
temente explicitados en documentos públicos gidos a partir del prestigio de sus trayectorias
relativamente accesibles a la sociedad. Sin em­ laborales, en conjunción con el capital cultural
bargo, estas informaciones sólo reflejan una y simbólico acumulado por sus fundadores. Este
dimensión esquematizada y cristalizada de reconocimiento, además, goza de mayor consoli­
los procesos de selección de contenidos y la dación mientras más estudiantes logran un efec­
incorporación a la carrera docente de quienes tivo ingreso.
dictan el ingreso y evalúan a los ingresantes. Todo lo hasta aquí dicho permite comprender
Por consiguiente, para quienes son ajenos al cómo las familias analizadas construyen estra­
ámbito de la enseñanza, el nombre de un deter­ te­gias fuertemente intermediadas por la institu­
minado profesor, sus titulaciones o el contenido ción educativa, consolidándolas sobre la base
de una alguna asignatura del cursillo podría de tres ejes principales: la similitud entre la
representarse como una imagen estática, deve­ for­mación académica de padres y madres con
nida en tautológica. la malla curricular del CCU, la constante com­
Ahora bien, para un progenitor docente, el plementación de la educación formal de los es­
nombre de un colega puede referir a la historia tudiantes con actividades educativas alterna­
simbólica del mismo, a un currículo, y hasta po­ tivas y la doble función ocupada por la escuela
tencialmente al hecho de compartir escenarios en la vida familiar: actuando como institución
laborales. De manera análoga sucedería con los formadora y fuente laboral.
títulos, Planes de Estudio y programas de asigna­ Finalmente, los interjuegos de reconversión
turas. Como resultado, dicho capital comenzaría entre el capital económico y cultural han nutri­
a distinguirse, tanto por la facilidad de acceso do las estrategias familiares de los alumnos estu­
a la información pública-administrativa, como diados, orientadas a acumular y consolidar su
también por la asimilación e incorporación de capital económico a partir del fortalecimiento
los procesos constitutivos de la misma. El valor de su capital cultural. A su vez, este último ha
se multiplicaría, así, cuando la posición del pro­ sido incorporado y potenciado mediante el
genitor en las instituciones educativas es cercana tránsito por instituciones educativas, siendo la
a los preuniversitarios, acumulando también un escuela el escenario que ha cumplido tanto la
conocimiento directamente relacionado a los función de formación como de desempeño la­
procesos constitutivos de los Planes de Estudios y boral. Consecuentemente, puede decirse que los
programas de asignaturas; permitiéndole incur­ progenitores analizados las han diagramado in­
sionar tanto en el trasfondo pedagógico como en tentando resguardar tanto el futuro de sus hijos
la semiósfera institucional. como de sus capitales, mediante inversiones en
A su vez, quienes se dedican a la práctica formación escolar. Así apuntalan el ingreso y la
docente encontrarían información accesible en permanencia en el CCU.

Castillo, G. M.
“El capital cultural familiar en la educación preuniversitaria” | pp. 35-51 [ 49 ]
Referencias bibliográficas

Albornoz, M. y Gordon, A. (2011). “La política de Castillo, G. y Prado, F. (2017). “Dinámicas


ciencia y tecnología en Argentina desde la de la actividad científica del Instituto de
recuperación de la democracia (1983 - 2009)”, Investigaciones Socioeconómicas de la
en Albornoz M. et al. (eds.) Trayectorias de las Universidad Nacional de San Juan de Argentina”.
políticas científicas y universitarias de Argentina Revista Ciencia e Interculturalidad. 21(2), pp. 31-
y España. Madrid: CSIC 51. Disponible en: http://revistas.uraccan.edu.ni/
Algañaraz, V. (2016). “Universidades católicas index.php/Interculturalidad/article/view/29/28.
y dictaduras recientes en Argentina (1966- Chaparro Caso López, A., González Barbera,
1983): relaciones y tensiones entre sectores C. y Caso Niebla, J. (2016). “Familia y
eclesiásticos y militares”. RevIISE, año 7 N° 7, rendimiento académico: configuración de
pp. 54-68. Disponible en http://www.ojs.unsj. perfiles estudiantiles en secundaria”. Revista
edu.ar/index.php/reviise/article/view/72/69. Electrónica de Investigación Educativa. 18(1), 53-
Algañaraz, V. y Castillo, G. (2017). “El desarrollo 68. Disponible en http://www.scielo.org.mx/pdf/
reciente de las research capacities en la redie/v18n1/v18n1a4.pdf.
Universidad Nacional de San Juan (2003-2017): Edelstein, G. y Coria, A. (1995). Imágenes e
entre la expansión y su freno”. De Prácticas y imaginación. Iniciación a la docencia. Buenos
Discursos. Cuadernos de Ciencias Sociales, N°8, Aires: Kapelusz.
pp. 11-44. Disponible en http://ppct.caicyt.gov. Flores Hernández, J. (2016). “Capital cultural y
ar/index.php/depracticasydiscursos/article/ estrategias educativas en hogares periurbanos.
view/11533/10228. Un estudio comparativo en tres localidades
- - - - - - (2018). “Docencia e investigación en la del centro de México”. Perfiles Educativos.
Universidad Nacional de San Juan (1994-2015): 38(154), pp. 154-172. Disponible en http://www.
impacto del Programa de Incentivos a Docentes- scielo.org.mx/pdf/peredu/v38n154/0185-2698-
Investigadores y la carrera del investigador peredu-38-154-00154.pdf.
científico del CONICET”. Prometeica, N° 16, pp. García Canclini, N. (1984). “Introducción: la
57-77. Disponible en https://prometeica.com/ojs/ sociología de la cultura de Pierre Bourdieu”. En
index.php/prometeica/article/view/210/pdf. Sociología y cultura. Barcelona: Grijalbo.
Bourdieu P. (1987). “Los Tres Estados del Capital Glaser, B. y Strauss, A. (1967). The discovery of
Cultura”. Sociológica, UAM- Azcapotzalco, N° grounded theory: strategies for qualitative
5, pp. 11-17. Disponible en https://campus.unir. research. New York: Aldine.
net/cursos/lecciones/lecc_ghopt06PER21_01/ Mastrini, G. y Mestman, M. (1996). “¿Desregulación
documentos/Tema_4/informacion.html. o re-regulación?: De la derrota de las políticas
Bourdieu, P. (2003). El oficio del científico. a las políticas de la derrota”. CIC Cuadernos
Barcelona: Anagrama. de Información y Comunicación, (2), pp. 81-88.
- - - - - - (2011). Las estrategias de la reproducción Disponible en http://revistas.ucm.es/index.php/
social. Bueno Aires: Siglo XXI. CIYC/article/view/CIYC9696110081A/7445.
- - - - - - (2015). Capital cultural, escuela y espacio Obiols, G. y Di Segni Obiols, S. (2008). Adolescencia,
social. Buenos Aires: Siglo XXI. posmodernidad y escuela. La crisis de la enseñanza
Bourdieu, P. y Passeron, J. (2001). La reproducción. media. Buenos Aires: Noveduc.
Elementos para una teoría del Sistema de Pineau, P. (2007). “Cuadros de una exposición:
Enseñanza. Madrid: Edit. Popular comentarios sobre la escuela como máquina
- - - - - - (2003). Los herederos. Los estudiantes y la estetizante”. En Frigerio, G. y Diker, G. (comp.)
cultura. Buenos Aires: Siglo XXI. Educar: (sobre) impresiones estéticas. Buenos
Bourdieu, P. y Wacquant, L. (1995). Respuestas por Aires: Del estante editorial.
una antropología reflexiva. México: Grijalbo Rodríguez Garcés, C. y Sandoval Muñoz, D. (2017).
Carli, S. (2003). Estudios sobre comunicación, “Estratificación digital: acceso y usos de las
educación y cultura. Una mirada a las TIC en la población escolar chilena”. Revista
transformaciones recientes en Argentina. Buenos Electrónica de Investigación Educativa, 19(1), pp.
Aires: La Crujía. 20-34. Disponible en http://www.scielo.org.mx/pdf/
redie/v19n1/1607-4041-redie-19-01-00020.pdf.

[ 50 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Romero Galicia, Y. (2012). Capital Cultural y Fuentes documentales
Rendimiento Académico: Evidencias de la
Relación en Alumnos de Quinto Semestre de ◊ Ley Nº 24.195 Ley Federal de Educación.
Bachillerato de una Escuela Privada del Estado Buenos Aires, Abril de 1993.
de Veracruz. Tesis de maestría, Escuela de ◊ Ley Nº 24.521 Ley de Educación Superior.
Graduados en Educación, Tecnológico de Buenos Aires, Agosto de 1995.
Monterrey. Disponible en https://repositorio.itesm. ◊ Ley Nº 26.206 Ley de Educación Nacional.
mx/bitstream/handle/11285/571615/DocsTec_12577. Buenos Aires, Diciembre de 2006.
pdf?sequence=1&isAllowed=y. ◊ UNSJ (1994). La Universidad Nacional de
Salado Rodríguez, L. y Ramírez Martinelli, San Juan. Su historia y proyección regional.
A. (2018). “Capital cultural en el contexto Tomo II. San Juan: Fundación Universidad
tecnológico: consideraciones para su Nacional de San Juan,
medición en la educación superior”. Revista ◊ UNSJ (2011). Informe Autoevaluación
Iberoamericana de Educación Superior, 9(24), pp. Institucional Universidad Nacional de San
125-137. Disponible en http://www.scielo.org.mx/ Juan. Disponible en http://www.unsj.edu.ar/
pdf/ries/v9n24/2007-2872-ries-9-24-125.pdf. descargas/InformeFinalAuto.pdf.
Southwell, M. (2011) “La educación secundaria ◊ UNSJ (2016). Ordenanza Nº 008/16-CS: Diseño
en Argentina. Notas sobre la historia de un Curricular del Instituto Preuniversitario
formato.” En Tirmanonti, G. (dir.) Variaciones Colegio Central Mariano Moreno, San Juan.
sobre la forma escolar Límites y posibilidades de
la escuela media. Buenos Aires: FLACSO.
Urías Martínez, M. L., Urías Murrieta, M. y Valdés Fuentes testimoniales
Cuervo, A. (2017). “Creencias docentes del uso
de tecnologías por familias para involucrarse ◊ Entrevista a Arq. Graciela Esteybar, realizada
en educación”. Revista Apertura, 9 (2), pp. 148- en octubre de 2017. Registro en formato
159. Disponible en http://www.scielo.org.mx/pdf/ MP3. Archivo personal del autor.
apertura/v9n2/2007-1094-apertura-9-02-00148.pdf. ◊ Entrevista a Esp. Mónica Coca, realizada
en abril de 2017. Registro en formato MP3.
Archivo del equipo de investigación al que
pertenece el autor.
◊ Entrevista a Lic. Myriam Ruiz, realizada
en abril de 2018. Registro en formato MP3.
Archivo personal del autor.
◊ Entrevista a Prof. Esther Sánchez, realizada
en octubre de 2017. Registro en formato
MP3. Archivo personal del autor.

Castillo, G. M.
“El capital cultural familiar en la educación preuniversitaria” | pp. 35-51 [ 51 ]
La información, insumo clave para la política territorial y de salud
Análisis de la situación en la Provincia de Mendoza, Argentina

Information as a key input in land and health policies


Case of study: Mendoza, Argentina

Lucía Cuello Rüttler | ORCID: orcid.org/0000-0002-5190-7484


lucuelloruttler@gmail.com
CONICET
Argentina

Recibido: 15/06/2018
Aceptado: 26/02/2019

Resumen Abstract
E l objetivo del presente trabajo es establecer
si existe una verdadera articulación entre las
políticas de salud y las políticas territoriales en
T he aim of this study is to analyze whether or
not the public health policy is related to the
land policy in Mendoza province, with special
la provincia de Mendoza, poniendo énfasis en attention on the informational system due to
la gestión de la información como insumo clave its importance in the coordinate definition of
para la definición conjunta de planes programas plans, programs and projects. This statement
y proyectos. comes from the concept of territory as
Esto tiene su origen en que el territorio es el geographic space where multiple relationships
espacio en el que se produce una permanente are developed between cultural, economic,
interacción entre diferentes factores culturales, social and environmental factors. This article
económicos, sociales y ambientale, que influyen makes an historical review about different
en la salud de sus habitantes. El resultado de esta investigations that took place in order to stablish
relación en términos de salud es analizada, en this relation between health and territorial
primer lugar, a través de una revisión histórica de conditions. Afterward, the public health and
trabajos de investigación que han llevado a esta­ its informational system is analyzed looking
blecer la veracidad de este vínculo. En segundo into the need for coordination between these
lugar, y entendiendo entonces la importancia elements and land policy. The study deepens into
de abordar esta problemática en forma integral, Mendoza’s latest land policy as it is the first one
se hace un análisis de la política de salud, la ges­ in its kind all over Argentina.
tión de la información que se da en ese marco y
cómo se articula con la política territorial de la
provincia de Mendoza, siendo ésta la primera
en aprobar una Ley y un Plan de Ordenamiento
Territorial que guiará las acciones territoriales
en el corto, mediano y largo plazo.

Palabras clave: Política, Salud, Territorio. Key Words: Policy, Health, Land

Cuello Rüttler, L.
“La información, insumo clave para la política territorial y de salud” | pp. 53-67 [ 53 ]
Introducción

L as investigaciones en epidemiología, enfoca­


das desde sus inicios por establecer la etiología
de las enfermedades, han contribuido al conoci­
Se denomina determinantes de salud al con­
junto de factores tanto personales como sociales,
económicos y ambientales que determinan el estado
miento, no sólo del agente causal, sino de las de salud de los individuos o de las poblaciones”
con­diciones asociadas a los procesos de salud/ (Villar Aguirre, 2011). Según la OMS se entiende
enfermedad. Estas investigaciones han buscado por determinantes sociales de la salud a
explicar la forma de distribución espacial de los
distintos tipos de enfermedades y su forma de las circunstancias en que las personas nacen,
ocurrencia, a través de la identificación de facto­ crecen, viven, trabajan y envejecen, incluido
res de riesgo, lo cual ha favorecido el diseño de po­ el sistema de salud. Esas circunstancias son
líticas públicas orientadas a mejorar la salud de el resultado de la distribución del dinero,
la población. el poder y los recursos a nivel mundial, na­
Este paradigma epidemiológico, centrado en cional y local, que depende a su vez de las
la identificación de factores de riesgo, ha dado políticas adoptadas. (Organización Mundial
paso a una perspectiva diferente que aborda los de la Salud, 2019)
factores condicionantes de la salud de una ma­
ne­ra más integrada. Postula que los múltiples Estos determinantes se agrupan en grandes
factores que inciden en el proceso salud/enfer­ áreas (Brito, 2000):
medad trascien­den la esfera del individuo y se
proyectan al colectivo social (Gomes, 2005). El ◊ factores biogenéticos
acceso inequitativo a los servicios de salud, las ◊ factores ambienta­les
diferentes condiciones ambientales, los desequi­ ◊ servicios de salud
librios territoriales, las diferencias en la aplica­ ◊ estilos, condiciones y modo de vida.
ción de políticas sanitarias entre los Estados y
al interior de los mismos, las variaciones en el De acuerdo con Solar e Irwin, (2010) estos de­
grado de vulnerabilidad de la población frente terminantes también se pueden clasificar en:
a los problemas de salud como consecuencia de
las diferencias socioeconómicas, lleva a abordar ◊ determinantes estructurales de inequidades
la problemática de salud desde la óptica de los en salud
determinantes de salud. ◊ determinantes intermedios de la salud

Figura N°1: Determinantes sociales de la salud.


Fuente: Solar e Irwin (2010). En Cerrando la brecha: La política de acción
sobre los determinantes sociales de la salud. Organización Mundial de la Salud.

[ 54 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
De esta forma de entender los determinantes una política pública de carácter integral como es
sociales se desprende la importancia que tiene el el Ordenamiento Territorial (OT).
hábitat, entendido no sólo como la vivienda sino Una política pública está conformada por acti­
referido a las condiciones adecuadas del entorno, vidades orientadas hacia la solución de problemas
el territorio y las políticas públicas relacionadas públicos en la que intervienen actores políticos con
a éstos en el proceso salud/enfermedad. interacciones estructuradas y que evolucionan a
El territorio es concebido en este trabajo como lo largo del tiempo (Subirats, Knoepfel, Larrue
un sistema complejo en el que interactúan entre sí y Varonne, 2008). Oszlak (2007) plantea que el
subsistemas: el físico natural, el socioeconómico inicio de una política pública se da a partir de
y el político institucional, de cuya interrelación cuestiones socialmente problematizadas que han
surgen factores que impactan en forma directa en ingresado en la agenda del Estado y a partir de
el ambiente y por consiguiente, en la salud de las las cuales tanto el estado como la sociedad van
personas. De acuerdo a la OMS la salud es un estado tomando posición en el intento de resolverlas.
de completo bienestar físico, mental y social, y no En el inicio de este proceso es fundamental que
solamente la ausencia de afecciones o en­fermedades exista información referida a esas cuestiones
(OMS, 1948), sin embargo este concepto viene socialmente problematizadas sin la cual no es po­
siendo revisado debido a que la salud es dinámica, sible delinear acciones o se está expuesto a que
por lo que no puede considerarse como un estado. aquellas que se planteen puedan tener falencias
En respuesta se refiere a la salud como un proceso y no ser efectivas.
de salud-enfermedad-atención médica, en el cual las Para ello resulta esencial para las políticas
personas inmersas en un medio ambiente y en un de salud contar con información precisa sobre
medio social con los que interaccionan, se desplazan enfermedades, características de la población
con un movimiento continuo hacia uno u otro lado” y condiciones del hábitat factibles de ser corre­
(Ramirez, Torres, Fabro, Tosolini y Ferreira, 2013). lacionadas entre sí para facilitar el desarrollo de
En el Foro Mundial de Salud y Urbanización planes, programas y proyectos que mejoren las
or­ganizado por la Organización Mundial de condiciones de vida de la población.
la Salud (OMS) en el año 2010, reafirmando lo Este trabajo tiene como objetivo contribuir al
anterior­mente expuesto, se plantea que la ciudad conocimiento de la forma actual de funciona­
es el es­ pacio donde se concentran la mayor miento del sistema de información sobre salud
cantidad de amenazas para la salud, poniendo de la República Argentina, tomando como caso
énfasis en esta relación entre el territorio, el de estudio lo que sucede en la provincia de Men­
hábitat y la salud. doza y su articulación con la política territorial,
Alwan (2010) afirma que la amplia gama de poniendo énfasis en el recientemente aprobado
problemas de salud existentes en las ciudades y Plan Provincial de Ordenamiento Territorial (Ley
sus determinantes requieren políticas coordinadas 8.999). En primer lugar, se hace un repaso his­
y medidas multidisciplinarias que abarquen el tórico de los estudios epidemiológicos que han
me­ dio ambiente, el transporte, la educación, la demostrado el vínculo entre salud y territorio.
planificación urbana y los parques y el ocio. Esta Luego se analiza la política de salud en dos
estrecha relación entre territorio y salud pone escalas: nacional y provincial, para luego poder
de manifiesto que los problemas de salud de la es­tablecer el grado de vinculación que existe
población no pueden ser abordados directamente con la política territorial en esa última escala.
y en forma exclusiva desde el sector de la salud, Finalmente se plantean una serie de reflexiones
sino que al ser de carácter transversal a diferentes respecto del grado de relación entre las políticas
sectores estatales; deben ser tratados a partir de territorial y de salud en Mendoza.

Cuello Rüttler, L.
“La información, insumo clave para la política territorial y de salud” | pp. 53-67 [ 55 ]
Historia de una larga relación: salud y territorio

A mediados del siglo XIX, en un contexto don­


de la ciudad experimentaba un constante cre­
cimiento, las condiciones de higiene del hábitat
de los esfuerzos desde la Salud Pública, lejos de
estar erradicados, estos problemas de salud siguen
produciendo brotes epidémicos como el de cólera
de la población no eran las adecuadas. En el año en 1991 en Perú (Institute of Medicine, 2001), de
1848, en Londres, la ciudad por ese entonces con gastroenteritis en Córdoba, Argentina, afectando
mayor número de habitantes (Del Campo, 1996), se a 1300 personas en 2013 (La Nacion, 2013) y en
produjo una epidemia de cólera, registrándose en 2016 en Buenos Aires, que afectó alrededor de
un año 1422 defunciones (Cerda y Valdivia, 2007). 1500 personas (Wiñazqui, 2016). La infección por
En 1854, una nuevo brote dejó 500 muertos en sólo diarreas representa el 4,1% de la carga mundial
10 días. John Snow, médico inglés, investi­gó cuál de morbilidad1 y es la causa de 1,8 millones de
podía ser la fuente de contagio de esta enfermedad, defunciones anuales. Alrededor del 90% de las
para lo cual cartografió el lugar de residencia de per­sonas afectadas por esta enfermedad son niños
las personas fallecidas. Esto le permitió observar menores de 5 años (Prüss, Kay, Fewtrell y Bartram,
que el mayor número de muer­tes coincidía con un 2002). En Argentina, según datos de 2017, la tasa
sector de la ciudad que se abastecía de una bomba de diarreas agudas cada 100.000 habitantes es de
de agua contaminada por los efluentes de un 1116,68. La región de Cuyo es la tercera del país
alcantarillado. Esta demos­tración fue la primera con una tasa de 1729,43 (Ministerio de Salud de la
en sugerir que la fuente de transmisión del cólera Nación, 2017). En cuanto a la mortalidad infantil
era el agua de consumo (Pontius, 2003). derivada de diarreas agudas (en menores de 5
Estas investigaciones orientadas a describir la años) en el país, las medidas adoptadas desde
distribución espacial y a detectar los factores te­ 1980, han logrado reducirla con una variación
rritoriales causantes de los problemas de salud anual promedio de -9,1% (Ministerio de Salud de
contribuyen desde el siglo XIX a la planificación la Nación, 2016).
en el ámbito de la Salud Pública y se encuadran Autores como Frost, Calderon y Craun (2003),
dentro de la ciencia epidemiológica. Jagai, Naumova y Fefferman (2011) destacan la
El agua es uno de esos factores identificados importancia de la vigilancia de este tipo de enfer­
como el medio para la rápida diseminación de medades por un lado para controlar su disemi­
enfermedades (Okun, 2003). De acuerdo a infor­ nación y por otro, como herramienta para el di­
mes de la OMS, UNICEF y el Ministerio de Salud seño de políticas orientadas a la salud pública.
de Argentina, las enfermedades de transmisión En este punto, a partir de este trabajo, se
hídrica más frecuentes son las hepatitis virales plantea la necesidad de abordar estos problemas
A y E, diarreas, dengue, fiebre tifoidea, cólera, de salud que tienen una reconocida influencia de
rotavirus y adenovirus 40-41, y las no infecciosas, factores territoriales, no sólo desde las políticas
arseniosis, anemia e intoxicación por plomo. de salud, sino en forma articulada con la política
Para prevenir y controlar este tipo de enfer­ territorial.
medades, los Estados, e incluso las instancias de
gobierno supranacional, elaboran normativas so­ 1
La carga mundial de morbilidad es una medición que
bre el tratamiento del agua que se debe realizar, realiza la Organización Mundial de la Salud con el fin de
previo al consumo humano, para eliminar los vec­ obte­ner datos globales sobre la pérdida de salud asociada a
tores de las enfermedades. Sin embargo, y a pesar enfermedades y traumatismos.

[ 56 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
La vigilancia en salud pública en Argentina

E n salud, el término vigilancia se refiere a:

una actitud responsable sobre el estado de


el proceso de toma de decisiones dirigidas
a mejorar la calidad de la Salud de la po­
blación. (Ortiz, Esandi y Bortman, 2004)
salud de un individuo por parte de los agen­
tes de salud. Esta actitud requiere de obser­ Argentina cuenta con un Sistema Nacional
vaciones sistemáticas orientadas a la toma de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE) que tie­
de decisiones sobre las medidas concretas ne sus antecedentes legales en la Ley N° 15.465
que se deben implementar, en cada caso del Régimen legal de las enfermedades de noti­
en particular, para la prevención, atención ficación obligatoria (ENO) del año 1960; su decreto
y mejoramiento del estado de salud. reglamentario N° 3.640 de 1964 y el decreto N°
(Ministerio de Salud, 2013) 2.771 de 1979 que modifica a la mencionada ley.

Cuando se quiere hacer referencia al estudio


de una población, al igual que al diseño de polí­ Marco legal
ticas territoriales que tengan relación con la pro­
blemática, el término utilizado es el de vigilancia La Ley N° 15.465 y sus decretos N° 3.640 de 1964
epidemiológica, entendido como y N° 2.771/79 establecen para todo el territorio
de la República Argentina la obligatoriedad de
la producción sistemática de información notificación de casos de ciertas enfermedades.
sobre el comportamiento de eventos de Para ello las clasifica en 5 grupos con diferente
Salud-Enfermedad de la población y los periodicidad de notificación (Figura N°2).
factores que los condicionan, para orientar

Cuello Rüttler, L.
“La información, insumo clave para la política territorial y de salud” | pp. 53-67 [ 57 ]
Figura N°2: Grupo de enfermedades de notificación obligatoria.
Fuente: Elaboración propia a partir de la Ley Nacional N° 15.465 y decreto N° 2.771/79. Argentina.
No se incluyen las enfermedades desagregadas.

Están obligados a notificar, ya sea casos sospe­ permitan la localización e individualización de la


chosos o comprobados de acuerdo a lo que esta­ persona [...] enferma y de la fuente de infección. Para
blece la legislación, el médico que asiste al enfer­ ello existen fichas epidemiológicas generales
mo, los encargados de realizar los análisis que y específicas para ciertas ENO que deben ser
confirman la enfermedad y todo aquel profesio­ completadas por el profesional responsable y
nal que ejerce alguna de las ramas de las ciencias deben ser informadas a la autoridad sanitaria
de la salud que se encuentre frente a algún caso más próxima ya sea de carácter municipal o pro­
de las mencionadas enfermedades. vincial, quienes a su vez deberán elevar la infor­
De acuerdo con el artículo 8 de la Ley Nacional mación al Ministerio de Salud nacional
N° 15.465, la notificación debe contener los datos que

[ 58 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
En 1994, el Ministerio de Salud de la Nación, la Salud (SNVS) con el objetivo de reunir todos
a través de la Resolución 394/94 fija las normas los datos en un mismo sistema. El SNVS cuenta
de funcionamiento del Sistema Nacional de con diferentes estrategias de recolección (Fig.
Vigilancia Epidemiológica. N° 3). La Vigilancia Clínica es la que recolecta la
información sobre las Enfermedades de Notifi­
cación Obligatoria. La Vigilancia por Laborato­
Funcionamiento del SINAVE rios (SIVILA) es la estrategia a través de la cual se
descartan o confirman los casos sospe­chosos de
Todo sistema de Vigilancia Epidemiológica re­ las ENO además de contribuir en la identificación
quiere de ciertas estrategias para la recolección y caracterización de brotes y epidemias. La vigi­
de datos. En 2001, con el objetivo de fortalecer lancia a través de las Unidades Centine­la tiene
los Sistemas de Vigilancia a nivel nacional y pro­ como objetivo monitorear ciertas enferme­dades
vincial, se desarrolló un sistema informático específicas; y finalmente integran el SNVS los
denominado Sistema Nacional de Vigilancia de Programas Nacionales.

Figura N°3: Composición del SNVS. Argentina


Fuente: Elaboración propia (2018)

Por lo tanto, el SNVS unifica en una misma acciones de intervención cuando se está frente a
base la información recolectada a través de cada una situación de alerta. Este nivel remite la in­
una de estas estrategias por los diferentes nodos for­mación, a su vez, al nivel superior, es decir el
que integran la red de notificación. Los nodos nacional.
pueden ser establecimientos de salud, sedes ad­ El nivel central-nacional, es el encargado de
ministrativas departamentales, provinciales o na­ realizar análisis e investigaciones a partir de
cionales, que en conjunto conforman la vigilan­ la información proveniente de las provincias
cia clínica, y laboratorios públicos o privados, dando como resultado boletines epidemiológicos
unidades centinelas, programas y aquellos orga­ nacionales, informes y demás. A su vez, de acuerdo
nismos vinculados a la vigilancia de la salud con las normas establecidas por el Ministerio de
(Ministerio de Salud, Argentina, 2007). Salud, debe asesorar, evaluar y actuar sobre los
El SNVS contempla 3 niveles de información: problemas de salud considerados de relevancia
local, central-provincial y central-nacional. El nacional o de aquellos imposibles de controlar
primer nivel, integrado por los profesionales que en forma aislada por las provincias y cooperar
atienden a personas afectadas por alguna de las científica y técnicamente con los distintos niveles
enfermedades monitoreadas, es el encargado de sobre la adopción de medidas de control.
confeccionar las planillas, fichas de relevamiento
de casos e informar al nivel inmediatamente
superior. Funcionamiento a nivel provincial
El nivel central-provincial, integrado por el
Departamento de Epidemiología Provincial, es el Mendoza adhiere a través de la Ley N° 5714 de
que recibe los datos y, entre sus responsabilidades prevención, asistencia integral, control e investi­
está la de procesar, analizar y difundir la infor­ gación de enfermedades infectocontagiosas, a la
mación a través de la elaboración de los boletines ley nacional N° 15.465 y establece que la autoridad
epidemiológicos a la vez que, entre otras activi­ de aplicación de la misma es el Ministerio de
dades de igual importancia, debe coordinar Salud.

Cuello Rüttler, L.
“La información, insumo clave para la política territorial y de salud” | pp. 53-67 [ 59 ]
La ley 8.830 de Ministerios del año 2015 de Men­ cuentra disponible para su consulta, toda la in­
doza, crea el Ministerio de Salud, Desarrollo Social formación de salud de la Provincia relevada por
y Deportes. Dentro del mismo, la Subsecretaría de hospitales, centros de salud y laboratorios. Es allí
Salud es la que tiene a su cargo los departamentos, donde se encuentran además los datos sobre las
direcciones, laboratorios y hospitales involucrados ENO.
en el registro de la informa­ción provista al SNVS, Las direcciones mencionadas de la Subsecre­
dependiente del SINAVE. Específicamente los de­ taría de Salud apuntan a:
partamentos de Epi­demiología y Bioestadística,
junto con las direcciones de Epidemiología, Bioes­ proveer información y conocimientos epi­
tadística y Ambientes Saludables y General de Plani­ demiológicos y de salud ambiental oportu­
fica­ción y Sistemas de Información constituyen la nos, pertinentes y de calidad, apoyándose
base de la información y de los sistemas interac­ en la identificación de riesgos y datos a la
tivos de procesamiento de datos. La dirección Ge­ salud y sistematizando la información que
neral de Planificación y Sistemas de Información permita la toma de decisiones y las medidas
administra el sitio web infosalud donde se publi­ de prevención y control. (Ministerio de
can los boletines epidemiológicos y donde se en­ Salud, Desarrollo Social y Deportes, 2018)

La política de Salud en Mendoza

A partir de la información que genera el Depar­


tamento de Epidemiología y Bioestadística
del Ministerio de Salud de Mendoza es posible
físico biológico, socioeconómico y político insti­
tu­cional y las relaciones existentes entre ellos.
De estas interrelaciones se identificaron proble­
conocer la distribución de las ENO por departa­ mas asociados a la equidad, equilibrio y la sus­
mento, grupo etario y semana epidemiológica. tentabilidad.
El interrogante que surge es si esta información Esto permitió determinar una serie de proble­
sirve efectivamente para el diseño de la política mas que guiaron la elaboración del recientemente
de salud atendiendo a la prevención y control de aprobado Plan Provincial de Ordenamiento Te­
esas enfermedades y si esas políticas, planes, pro­ rritorial (PPOT), Ley N° 8.999 de 2017. El plan abor­
gramas y/o proyectos que se desarrollan desde da la estructura y dinámica territorial de forma in­
el ámbito de la salud, están articuladas con las tegral [...] tratando de armonizar el interés público
políticas territoriales. y privado, como también las competencias entre
El SNVS, como se describe anteriormente, nación-provincia y municipio (Ley 8.999, 2017). Esto
cuenta con una extensa red de generadores de sienta las bases para que el PPOT trate temas,
información a diferentes escalas geográficas que problemáticas sociales, ambientales, de manera
contribuyen de manera efectiva a la planifica­ integral, buscando el abordaje de éstos de manera
ción de la salud pública en los ámbitos munici­ holística, superando a la política sectorial.
pal, provincial y nacional, respetando las compe­ ¿De qué manera plantea entonces la articula­
tencias de sus jurisdicciones. ción con la política de salud? El plan no refiere a
Sin embargo, no existe un trabajo conjunto un trabajo coordinado puntualmente con la po­
con las áreas de gobierno con injerencia territo­ lítica de salud, aunque se proponen tres progra­
rial. La información generada y utilizada por mas estructurantes que están vinculados a las te­
estos dos sectores es una muestra de la falta de máticas planteadas en este trabajo:
articulación que existe.
◊ Coordinación de Políticas Públicas vincula­
das al territorio
La política territorial en Mendoza ◊ Gestión Integrada del Hábitat
◊ Gestión integrada de los recursos hídricos y
La aprobación, en 2009, de la primera ley de del territorio
Ordenamiento Territorial y Usos del Suelo, y en
2017, del primer Plan Provincial de Ordenamiento Al respecto del primer programa el PPOT men­
Territorial, posicionan a Mendoza como pionera ciona que se concibe una gestión transversal de la
en el desarrollo de la política territorial. política pública con injerencia territorial dejando
Luego de la sanción de la ley, en el año 2013, se atrás lo sectorial, entendiendo al territorio provincial
elaboró el diagnóstico del sistema territorial de la en su integralidad (Ley 8.999, 2017). El objetivo
provincia orientado a interpretar su estructura y relativo al segundo programa hace referencia a
dinámica a partir del análisis de los subsistemas la importancia de garantizar la calidad de vida

[ 60 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
de la población en términos ambientales y de En la provincia de Mendoza la información re­
acceso a servicios básicos y por último, el tercer lacionada a la salud de la población se actualiza
programa tiene como objetivo impulsar la gestión periódicamente por semana epidemiológica (SE),
integrada del agua apuntando al desarrollo de es de fácil acceso y sirve a la política de salud pú­
una política integral de acuerdo a los diferentes blica. Sin embargo surge el interrogante acerca de
usos existentes del agua en el territorio y al ma­ si estos datos son factibles y si efectivamente son
nejo sustentable del recurso. Sin embargo, hasta correlacionados con la información territorial,
el momento estos programas no han sido desa­ aspecto clave en la detección de las causas que
rrollados por lo que han quedado como simples originan estas afecciones.
enunciados. El agua es un recurso vital y en una provincia
Por lo tanto, el principal instrumento de la con condiciones de aridez como Mendoza resulta
política territorial de la provincia no ha detectado escaso, por lo que es fundamental la planificación
hasta el momento la importancia de un trabajo territorial para garantizar un acceso equitativo
coordinado con la política de salud y menos aún a los servicios de agua potable y saneamiento a
un tratamiento conjunto de la información que la población. Lograr equidad y equilibrio en el
sirva al diseño de planes, programas y proyectos. acceso a estos servicios, tal como lo plantea la
ONU en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible,
mejora las condiciones del hábitat de la población
Servicios básicos y enfermedades: y contribuiría a la reducción de enfermedades
buscando la fuente de infección causadas por este factor. Una de estas afecciones,
con una importante carga de morbimortalidad a
Tal como se viene afirmando, la información nivel mundial, son las diarreas.
resulta un insumo clave tanto para la detección Se procede entonces al análisis de los casos de
de problemáticas como para la definición de diarrea en Mendoza por departamento, del año
acciones orientadas a la resolución de esas 2017, por ser el último año del que se disponen
situaciones. los datos de las 52 SE (Fig. N°4).

Figura N°4: Casos y tasa de incidencia de diarrea por departamento. Mendoza. Año 2017
Fuente: Elaboración propia a partir de informe epidemiológico C-2. Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes

Cuello Rüttler, L.
“La información, insumo clave para la política territorial y de salud” | pp. 53-67 [ 61 ]
Mendoza registró un total de 70.652 casos, habitantes3, San Carlos, 690, y Malargüe, 651.
aproximadamente el 50% se notificó en los de­ A partir de las figuras N° 5 y N° 6 puede ob­
partamentos Guaymallén, Las Heras, Maipú y servarse cómo varía la distribución espacial
Capital, mostrando una concentración espacial entre los departamentos de la provincia
en el Área Metropolitana de Mendoza (AMM). cuando se analizan casos de diarrea y cuan­
Esta situación podría responder precisamente do se analiza la tasa de incidencia de esta
a la gran cantidad de población que allí reside enfermedad. En la figura N° 5, los departa­
(aproximadamente el 60% del total provincial), mentos con mayor cantidad de casos se con­
por lo que, para poder observar la frecuencia centran en el AMM y San Rafael, principal
de la enfermedad en relación a la población ciudad del oasis sur provincial. En la figura
de cada uno de los departamentos, se utiliza la N° 6 se observa una distribución diferente a
tasa de incidencia2. De este análisis se desprende la anterior donde las mayores tasas de inci­
que las mayores tasas de incidencia se registran dencia se registran fuera del AMM.
fuera del AMM. En La Paz fue de 850 por 10.000
2
Cálculo de tasa de incidencia de acuerdo a Tapia Grana­ 3
Para el cálculo de la tasa de incidencia se proyectó la po­
dos, J (1994) Incidencia: concepto, terminología y análisis di­ blación por departamento a 2017 con base en el Censo Na­
mensional. Medicina Clínica. 103 (4). Pp 140-2. cional de Población Hogares y Vivienda 2010.

Figura N°5: Casos de diarrea por departamento. Figura N°6: Tasa de incidencia de diarrea por departamento.
Mendoza, 2017 Mendoza. 2017.

Fuente: Elaboración propia a partir de informe epidemiológico C-2.


Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes.

[ 62 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
El Estado, a través de la Salud Pública, define la Se procede entonces al análisis de los datos
forma de implementación de políticas públicas sobre el acceso a estos servicios en Mendoza a
con sus correspondientes intervenciones para partir de los datos del Censo Nacional del 2010
tratar la salud de la población. Es el Estado el que debido a que son los últimos datos disponibles.
se debe encargar de la promoción, prevención y aten­ En primer lugar se define la escala de análisis
ción de la salud de sus habitantes, permitiendo que a nivel departamental debido a que los datos de
todos gocen de los mismos derechos y brindando a las ENO sólo se encuentran disponibles a ese
todos los mismos niveles de acceso (Ramirez, Torres, nivel, por lo que el tipo de acceso de los hogares
Fabro, Tosolini y Ferreira, 2013). Entre ellos, para a servicios de agua y saneamiento, también se
el diseño de políticas orientadas a la disminución analizan a esa escala (Fig. N° 7 y N° 8).
de la incidencia de diarreas, es necesario garanti­
zar un acceso equitativo a los servicios de agua
potable y saneamiento.

Figura N° 7: Hogares sin acceso a agua potable Figura N°8: Hogares sin acceso a red cloacal
y tasa de incidencia diarrea por departamento y tasa de incidencia de diarrea por departamento

Fuente: Elaborado a partir de INDEC Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010
y Departamento de Epidemiología, Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes, Gobierno de Mendoza.

Se consideran para la correlación los hogares acceso al servicio cloacal. El servicio de agua po­
sin acceso a la red de agua potable y sin acceso a la table tiene mayor cobertura, alcanzando, para
red cloacal debido a que son los que se encuentran todos los departamentos, a más del 70% de los
en una situación de mayor vulnerabilidad frente hogares, mientras que el servicio de saneamien­
al posible contagio de enfermedades. to se encuentra prácticamente ausente en depar­
Mendoza presenta una marcada inequidad en tamentos como Malargüe, La Paz y Lavalle. Son
el acceso a ambos servicios entre sus departa­ los departamentos del AMM los que presentan
mentos y ese desequilibrio es aún mayor en el las mejores condiciones.

Cuello Rüttler, L.
“La información, insumo clave para la política territorial y de salud” | pp. 53-67 [ 63 ]
Este primer análisis muestra cómo los depar­ Debido a la cantidad de casos observados se
tamentos más expuestos son coincidentes con analiza solamente el AMM, ubicado en el centro
los que presentan las mayores tasas de incidencia norte de la provincia y conformado por el conti­
de diarrea. Sin embargo, la unidad de análisis en nuo urbano de los departamentos Capital, Go­doy
los indicadores de acceso a los servi­cios son los Cruz, Las Heras, Guaymallén, Maipú y Luján de
hogares, por lo tanto, analizar esta información a Cuyo. Se asienta en el oasis norte y es irrigada por
nivel de departamento lleva a la pérdida del dato, la cuenca del río Mendoza. Esta cuenca cuenta
ya que no es una fiel expresión de la realidad del con un sistema de regulación del agua a partir del
territorio. Es necesario disponer de mejores datos cual se abastece a la población de los municipios
para resolver los problemas de salud [...] y saber dón­ mencionados, con los servicios básicos de agua
de se concentran ciertos problemas y ciertas nece­si­ potable y saneamiento.
dades [...] se necesitan sistemas de recogida y análisis En Mendoza, las áreas urbanas han crecido cer­
sistemáticos de datos desglosados (Chan, 2010). Sin ca de un 18.5% en los últimos cuarenta años y el
embargo, pueden ser analizados a una escala de AMM desde 1991 ha mantenido su peso relativo
mayor detalle, solamente los datos de acceso a los en el total de población provincial, siendo la zona
servicios básicos. donde se da la mayor concentración de habitantes
El Censo Nacional de Población, Hogares y (Gudiño, 2013). Este crecimiento sostenido se ha
Vivienda 2010 provee esta información a nivel dado sin un orden, sin una planificación y, como
de radio censal. Se cartografían los hogares sin consecuencia, quedan áreas desprovistas de los
acceso a agua potable y red cloacal relacionados servicios básicos de agua potable y saneamiento
con los casos de diarrea a nivel departamental, lo que aumenta el grado de exposición de la pobla­
utilizando este otro indicador frente a la imposi­ ción a enfermedades de origen hídrico. Esta situa­
bilidad de calcular la tasa de incidencia a una es­ ción se traduce en desequilibrios territoriales e
cala desagregada. inequidades sociales, como puede obser­varse en
las figuras N° 9 y N° 10.

Figura N°9: Porcentaje de hogares sin acceso a red de agua potable por radio censal
y eventos de diarrea por departamento. Mendoza.
Fuente: Elaborado a partir de datos del INDEC Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010
y Departamento de Epidemiología, Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes, Gobierno de Mendoza.

[ 64 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Figura N°10: Porcentaje de hogares sin acceso a red cloacal por radio censal
y eventos de diarrea por departamento. Mendoza.
Fuente: Elaborado a partir de datos del INDEC Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010
y Departamento de Epidemiología, Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes, Gobierno de Mendoza.

Cuando se analizan los datos a nivel de radio Con los datos de acceso a los servicios a una
censal se observa una variación en la situación escala departamental no es posible explicar las
presentada a nivel de departamento. Mientras que probables causas de estos indicadores. Sin em­
la información por municipio demostraba que el bargo, cuando se analiza a una escala de mayor
acceso de los hogares a los servicios básicos supe­ detalle, como puede ser a nivel de radio censal,
raba en todos los casos el 45%, los datos a nivel de se observa que en esos departamentos hay zonas
radio censal, indican que hay zonas, dentro de los totalmente desprovistas de estos servicios.
departamentos que conforman el AMM, donde el Sin embargo no es posible establecer con cer­
acceso no alcanza al 20% (se encuentran repre­ teza esta relación debido a que los datos se pre­
sentadas con los colores más oscuros en el mapa). sentan a diferentes escalas geográficas.
Guaymallén es el departamento donde se regis­ Esta incompatibilidad en los datos lleva enton­
tró el mayor número de casos: 12.022 notifica­ ces a revisar la política territorial de Mendoza
ciones. Dentro de este territorio, Capital y Mai­pú, en la búsqueda de un tratamiento transversal
tienen las mayores tasas de incidencia: de 548 y de esta problemática entre ambas áreas (Salud/
468 casos cada 10.000 habitantes respecti­vamente. Territorio).

Cuello Rüttler, L.
“La información, insumo clave para la política territorial y de salud” | pp. 53-67 [ 65 ]
Reflexiones finales

T rabajos a lo largo de la historia y en diferentes


partes del mundo han demostrado que hay
problemas de salud estrechamente relacionados
No puede dejar de mencionarse la información
referida a la población, los hogares y viviendas
de la que se dispone para llevar adelante no
con las condiciones territoriales y del hábitat de sólo investigaciones sino políticas públicas. Los
la población. En esta línea, Argentina ha desa­ censos nacionales, actualizados cada 10 años,
rrollado un importante sistema de vigilancia si bien son una fuente de información muy va­
epidemiológica que incorpora diferentes niveles liosa pierden vigencia rápidamente y más aún
jurisdiccionales permitiendo contar con infor­ cuando se los analiza junto a procesos tan diná­
mación actualizada sobre el estado de salud de micos como es el proceso salud/enfermedad. A
la población. Si bien este sistema sirve a la defini­ pesar de que existen otras fuentes, como la En­
ción de políticas, planes, programas y proyectos cuesta Permanente de Hogares (EPH), éstas se
en salud, la escala de tratamiento de esa infor­ encuentran orientadas sólo a las áreas más po­
mación no permite conocer con detalle las con­ bladas, y en Mendoza sólo se disponen de datos
diciones del entorno donde se producen esos del denominado “Gran Mendoza”, formado por
casos, por lo tanto, resulta complejo asociarlos con los departamentos que conforman el AMM.
las características territoriales. La localización Por otra parte, el incipiente desarrollo de la
precisa de los eventos de salud permitiría iden­ nueva política territorial de Mendoza a través
tificar las áreas de mayor incidencia contribu­ del Ordenamiento Territorial como política de
yendo asimismo a la identificación de factores Estado, que subordina las políticas sectoriales
ambientales, territoriales asociados a ellos. En a la política territorial, sienta las bases para el
el caso de Mendoza, el mismo sistema lleva a la trabajo articulado entre los diferentes sectores
pérdida del dato debido a que éste es relevado a estatales y avanza, con programas específicos,
la escala de mayor desglose que es la vivienda del sobre temas relacionados al hábitat y al agua. Sin
enfermo. Sin embargo en el procesamiento de la embargo el PPOT no trata específicamente temas
información, todos los casos son agrupados por relacionados a la salud pública.
departamento cuando efectivamente podrían Por lo tanto y a partir de lo expuesto, puede
utilizarse técnicas de georreferenciación para afirmarse que hasta el momento no existe una
localizar los puntos de procedencia de la pobla­ verdadera articulación en la provincia de Men­
ción y así poder determinar con mayor precisión doza entre las políticas territoriales y de salud, a
las causas de la enfermedad. pesar de que es el territorio el espacio en el que
se conjugan las condiciones del proceso salud-
enfermedad.

[ 66 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Referencias bibliográficas

Alwan, A. (2010). La planificación urbana es Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes.


esencial para la salud pública. Disponible en (2018). Misión Dirección de Epidemiología,
https://www.who.int/. Bioestadística y Ambientes Saludables.
Borja, J., y Castells, M. (1997). Local y global. La Disponible en www.salud.mendoza.gov.ar.
gestión de las ciudades en la era de la información. Okun, D. (2003). “Drinking water and public
Barcelona: Santillana. health protection”. En Pontius, F., Drinking
Brito, A. E. (2000). “¿Epidemiología clínica o water regulation and health. Nueva York : John
epidemiología para clínicos?”, Ateneo, pp. 64-71. Wiley & Sons Inc. .
Cerda, J., y Valdivia, G. (2007). “John Snow, la OMS. (1948). Official Records of the World Health
epidemia de cólera y el nacimiento”. Revista Organization. Nueva York: OMS.
Chilena de Infectología, 24(4), pp. 331-334. Organización Mundial de la Salud. (2019).
Chan, M. (2010). “Poner la salud en el centro Organización Mundial de la Salud. Disponible
de las políticas urbanas”. Foro mundial sobre en https://www.who.int/topics/social_
urbanización y salud. Kobe: Organización determinants/es/.
Mundial de la Salud. Ortiz, Z., Esandi, M., y Bortman, M. (2004).
Del Campo, S. (1996). Estado actual de la población Epidemiología Básica y Vigilancia de la Salud.
mundial. México D.F.: UNAM. Buenos Aires: Ministerio de salud - Banco
Gomes, M. A. (2005). Monitoreo y Analisis de los Mundial.
Procesos de Cambio de los Sistemas de Salud. Pontius, F. (2003). Drinking water regulation and
Nicaragua: Organización Panamericana de la health. Nueva York: John Wiley & Sons, Inc.
Salud. Prüss, A., Kay, D., Fewtrell, L., y Bartram, J. (2002).
Gudiño, M. E. (2013). Modelo Territorial Actual “Estimating the Burden of Disease from Water,
del Subsistema Socioeconómico. Provincia de Sanitation, and Hygiene at a Global Level”.
Mendoza-Argentina. Mendoza. Environmental Health Perspectives, 110(5), pp.
Institute of Medicine. (2001). Global Issues in 537-542.
water, sanitation and health. Washington DC: Ramirez, A., Torres, P., Fabro, G., Tosolini, L., y
National Academic Press. Ferreira, M. (2013). Epidemias y Salud Pública.
Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias Buenos Aires: Ministerio de Educación de la
(INER) “Emilio Coni”; Administración Nacional Nación.
de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS); Solar, O., & Irwin, A. (2010). A conceptual framework
Ministerio de Salud. (2016). Mortalidad por for action on the social determinants of health.
Enfermedades Infecciosas Intestinales en Menores Social Determinants of Health Discussion. Paper
de 5 Años. Argentina. Actualización 2014. 2 (Policy and Practice). . Génova: OMS.
Ministerio de Salud, Presidencia de la Nación. Subirats, J., Knoepfel, P., Larrue, C., y Varonne, F.
La Nación (2013). Un brote de gastroenteritis afecta (2008). Análisis y Gestión de las políticas públicas.
al 10 por ciento de un pueblo de Córdoba (28 de Barcelona: Ariel.
junio). Recuperado el 2 de febrero de 2017 de Villar Aguirre, M. (2011). Factores determinantes
http://www.lanacion.com.ar. de la salud: Importancia de la prevención. Acta
Ley 8.999 (2017). Plan Provincial de Ordenamiento Médica Peruana, 28(4), 237-241.
Territorial. Mendoza. Wiñazqui, N. (2016). Comprobaron que el agua de
Ministerio de Salud de la Nación. (2017). Boletín Berazategui está contaminada. Todo Noticias, 12
integrado de vigilancia. Ministerio de Salud. de octubre. Recuperado el 10 de Noviembre de
Presidencia de la Nación. 2016 de http://tn.com.ar.
Ministerio de Salud, Argentina. (2007). Manual de Zhou, N., Zhang, H., Lin, X., Hou, P., Wang, s., Tao,
normas y procedimientos de Vigilancia y Control Z., y Xu, A. (2016). “A waterborne norovirus
de Enfermedades de Notificación Obligatoria. gastroenteritis outbreak in a school, eastern
Buenos Aires. China”. Epidemiology and Infection, 144(6), pp.
Ministerio de Salud, D. (2013). Guía para el 1212-1219.
fortalecimiento de la vigilancia de la Salud en el
nivel local. Buenos Aires: Ministerio de Salud,
Presidencia de la Nación.

Cuello Rüttler, L.
“La información, insumo clave para la política territorial y de salud” | pp. 53-67 [ 67 ]
El concepto de red en Manuel Castells y Bruno Latour
El debate “agencia-estructura” en la teoría social sobre la red

Manuel Castells’ and Bruno Latour’s concept of network


The “Agency-Structure” debate in social theory of networks

Magdalena Day | ORCID: orcid.org/0000-0003-0025-9912


magdalena.day@gmail.com
Universidad Nacional de Cuyo
Argentina

Recibido: 04/12/2018
Aceptado: 22/03/2019

Resumen Abstract
E l propósito de este trabajo es analizar el uso
del concepto de red según Manuel Castells
y Bruno Latour. El primero, en la trilogía La Era
T he purpose of this work is to analyze Manuel
Castells’ and Bruno Latour’s use of the
concept of “network”. The first one, in his trilogy
de la Información, caracteriza a la sociedad red The Information Age, characterizes the network
como una nueva estructura social en la que existe society as a new social structure in which there is
una preeminencia de la morfología social sobre a preeminence of social morphology over social
la acción social (Castells, 2005). El segundo, en action (Castells, 2005). In opposition, Latour
cambio, desde su Teoría del Actor Red, sostiene que developed his Actor Network Theory (ANT), from
se puede hablar de una red siempre que la acción which he states that we can talk about networks
es redistribuida (Latour, 2011). Cabe preguntarse every time action is redistributed (Latour, 2011).
entonces: ¿Cuál es el lugar de la agencia humana Therefore, the questions: Which is the place for
en la sociedad red? Sostenemos que cada una de human action in the network society? raises. In the
estas concepciones se corresponde con el eje first place, we will identify possible agreements
agencia-estructura, de la teoría social o sociolo­gía. and distances between both authors developments
Para empezar, indagaremos acerca de los acerca­ regarding the networks, in relationship with the
mientos y diferencias entre dichos enfoques, y en agency-structure axis. In the second place, we
el alcance explicativo del concepto de red de cada will analyze the interactions between these two
uno para la teoría social. Luego analizaremos los authors in the International Seminar on Network
intercambios entre dichos autores en el workshop Theory: Network Multidimensionality in the
Seminario Internacional sobre Teoría de la Red: Mul­ Digital Age in an interdisciplinary meeting that
tidimensionalidad de la red en la Era digital, que was held at the University of South California.
se realizó en febrero de 2010 en la Universidad In this interdisciplinary meeting, researchers
del Sur de California. En ese encuentro se inten­ from different fields (biology, ethnography,
tó resignificar la categoría de red desde distintas computational sciences, sociology, etc.) met with
disciplinas. Sintetizaremos el aporte de estos the purpose of resignifying the term “network”.
autores, con énfasis en el eje agencia-estructura y We will analyze each approach according to the
finalizaremos estableciendo algunos interrogan­ agency-structure axis regarding networks. Finally,
tes acerca de la red como concepto que habilite la we will inquiry the role of the network concept
comunicación entre disciplinas. and theories in the communication of disciplines.

Palabras Clave: Redes, Castells, Latour, Teo- Key Words: Networks, Castells, Latour, Social
ría Social. Theory.

Day, M.
“El concepto de red en Manuel Castells y Bruno Latour” | pp. 69-76 [ 69 ]
Introducción

B runo Latour y Manuel Castells representan


dos de los enfoques más destacados en la
teoría social vinculada al concepto de red, y cada
una explicación que se corresponde con la de la
estructura4. Su obra más difundida es la trilogía
La Era de la Información (LEI en adelante).
uno es el equivalente a lo que en sociología se Coincidimos con el punto de vista según el
conoce como el eje agencia-estructura. Alrededor cual la idea de conectividad está tan altamente pri­
de este eje se ubican diversas teorías que se vilegiada hoy que se hace más y más difícil locali­
encargan por un lado de ofrecer explicaciones zar lugares u objetos que no encajan, de alguna
acerca de la acción humana, frente a otros que manera, en la clasificación de red (Galloway, 2007,
lo hacen desde la estructura, entendida como p. 26). El propio Castells afirmó, ya consagrado
forma de organización social (Sautu, 2014). luego del éxito de LEI, que la palabra red había
Bruno Latour representa una tradición teóri­ comenzado a ser utilizada como un mantra para
ca conocida como Teoría del Actor Red (TAR o el pseudoanálisis de varias transformaciones
ANT1 en inglés), y que correspondería según lo contemporáneas (Castells, 2011, p. 2). El sociólogo
dicho anteriormente con el enfoque de la agen­ francés Latour se sumó a este reclamos orientado
cia. Manuel Castells es uno de los autores más a aportar mayor precisión teórica a la red como
citados del mundo2, desde que presentó su teoría concepto en un intercambio al que nos referimos
sobre la sociedad red a mediados de los 90 am­ en las próximas páginas, y que consideramos
pliamente aceptada y criticada de la misma clave para entender los alcances explicativos de
manera3. Este autor ofrece en primera instancia la noción de red en ciencias sociales.
1
Actor Network Theory (ANT).
2
Según el Social Sciences Citation Index de 2015 Castells es el
autor más citado en investigaciones sobre Tecnologías de la
Información y la Comunicación (TIC), y el quinto más citado
en investigaciones sobre comunicación.
3
Autores como Alexander Galloway (2004) y Frank Webster
(2006) también lo ubican entre los principales autores que han 4
El argentino Esteban Torres Castaños ha propuesto ante­
conceptualizado una época, o en términos de Galloway una riormente un análisis del estilo pero comparando los con­
periodización del protocolo, o de la Sociedad de la Información ceptos de flujo y de red del propio Manuel Castells. En
según Webster. Sin embargo, creemos que Castells deja claro Torres Castaños, E. (2012) Introducción General al concepto
que él juega en el ámbito de la teoría de la red. de flujos en Manuel Castells (1986-2009).

¿Qué es una red? Los abordajes de Castells y Latour

P ara Castells, una red es un conjunto interconec­


tado de nodos, y lo que un nodo es depende del
tipo de redes a que nos refiramos” (Castells, 2005,
Castells pone como ejemplo a las redes finan­
cieras de los mercados globales, las redes de mi­
nistros y funcionarios de gobiernos y organismos
pp. 550-551). Si bien el autor usa diversas formas internacionales, entre otras. En síntesis, para el
de referirse a la red como una arquitectura o autor la red se trata de un concepto cuyo signi­
geometría variable (p. 551) -dinámica, abierta, ficado varía según el contexto intrateórico del
flexible- que se da a través de una lógica de los autor, esto es, un concepto que va mutando en
enlaces5; deja claro que hay una preminencia cuanto a las significaciones, y que posee termi­
de la morfología sobre la acción, es decir de la nología y naturaleza propias (Day, 2018).
estructura sobre la agencia. Por otro lado, la introducción de la noción de
red por parte de Bruno Latour se corresponde
5
En inglés the networking logic, esta lógica es capaz de expan­ con el surgimiento de un campo denominado Es­
dirse desconectando a los componentes indeseables según las tudios de la Ciencia y la Tecnología (STS, Science
instrucciones de los nodos dominantes Castells et al. (2011b)
Network Multidimensionality in the Digital Age. International
and Technology Studies en inglés), a fines de los
Journal of Communication 5, (pp. 788-793). Recuperado de: años 80. El concepto de red en Latour proviene
http://ijoc.org/index.php/ijoc/article/view/1103/554. de sus estudios antropológicos, y de sus creativas

[ 70 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
concepciones acerca de la actividad científica conexión y la búsqueda de autonomía utilizando
expuestas en obras como Crónicas de un amante las redes son características propias de los
de las ciencias (2010), Reensamblar lo social y Vida actores7. El autor sostiene que la revolución de
de laboratorio, por nombrar las principales. las nuevas tecnologías ha generado una disconti­
Para el francés, una red es un conjunto de posi­ nuidad en la base material de la economía, la so­
ciones en las cuales un hecho tiene significado (Latour, ciedad y la cultura, penetrando en todos los domi­
1995, p. 122). Esta concepción fue introducida nios de la actividad humana no como una fuente
antes de que la red fuera un concepto asociado exógena de impacto, sino como el paño con el que
a la tecnología, a las redes comunicacionales y está tejida esta actividad” (Castells, 2005, p. 61).
digitales. Y de esta manera Latour denomina red La sociedad red es la estructura resultante de
a la forma en la que se producen los hechos, en procesos de transformación en dicha base8.
un laboratorio, y en una comunidad científica: Si bien ambos autores proveen un marco
a través de discusiones, intercambios, publica­ para analizar las interacciones sociales en red,
ciones entre investigadores. También aquí, este sus desarrollos difieren. La construcción de teo­
autor introduce su concepción sobre una si­ ría en Castells es en sí misma una operación
metría de la acción de humanos, tecnologías, flexible, abierta y reconfigurable (Stalder, 2006,
artefactos, objetos; lo que permite hablar de una p. 201). Castells lo deja claro cuando habla de
red como acción redistribuida (Latour, 2011, p.2). teoría a disposición/descartable (Castells, 2000a,
Sobre la diferencia de las redes de Castells con p. 6). En Latour, la teoría se construye siguiendo
las de Latour, en el primero están facilitadas, por a los actores, a partir de la trazabilidad de sus
las tecnologías que el paradigma de la Tecnología asociaciones.
de la Información6 ofrece, pero la lógica de inter­ 7
La tecnología está materializada en las relaciones técnicas,
6
Según Castells, el paradigma de la tecnología de la infor­ relaciones que están socialmente condicionadas, por lo que
mación posee cinco rasgos: tecnologías para actuar sobre la en sí misma no es una dimensión independiente, no-humana
información, capacidad de penetración de los efectos de las (Castells, 2005, p. 4).
nuevas tecnologías, la lógica de interconexión, flexibilidad, 8
Lo que define a las redes del siglo XXI según Castells es la
y convergencia creciente de tecnologías en un sistema al­ capacidad para hacer frente a una descentralización flexible,
tamente integrado. En Castells, M. (2005) La era de la Infor­ y a una toma de decisiones centrada, simultáneamente
mación. Vol. I La Sociedad Red, ( pp. 103-105). (Castells, 2000, p. 5).

Agencia y Estructura en Castells y Latour

D efinimos a la agencia como la capacidad de los


actores sociales para interpretar su mundo, decidir
cursos de acción, y desarrollar comportamientos e
sociales colectivos a través de los cuales los individuos
alcanzan un significado holístico de su experiencia
(Castells, 2012, p. 10). Por lo tanto, la sociología
interacción social (Sautu, 2014, p. 100). Por otro debe hacer un puente entre la estructura y la
lado, entendemos a la estructura como las condi­ práctica (p. 698).
ciones en las cuales se desarrolla la acción social y la
interacción, incorporadas significativamente por los [...] La historia de la sociología está dominada
sujetos en sus interpretaciones y comportamientos por la yuxtaposición y falta de integración
(op. cit.). Ubicamos a los desarrollos de Castells- entre el análisis de la estructura social y el
Latour correspondiéndose con cada una de estas análisis del cambio social. Una perspectiva
perspectivas, con el concepto de red como ele­ basada en redes interactivas como base de
mentos central. una estructura social y de la acción social
podría ofrecer resultados teóricos, a partir
de asegurar la comunicación, con esta mis­
La macro teoría social sobre la red: ma lógica, entre los dos planos de la práctica
Manuel Castells humana. (Castells, 2000b, pp. 697-698)

Para Castells la teoría social debe ofrecer Es decir, aunque Castells representa el enfoque
conocimiento sobre qué procesos sociales están asociado a la estructura (la sociedad red), se pro­
emergiendo, qué es estructural, y qué puede ser pone un lugar para la agencia en dicha estructura,
cambiado a través de la acción social (p. 695). Esto que estaría representada por los movimientos
se debe a que el autor considera que el proceso sociales en red (Castells, 2015).
de construcción de identidad, se da en los actores

Day, M.
“El concepto de red en Manuel Castells y Bruno Latour” | pp. 69-76 [ 71 ]
Los sujetos que se constituyen creando sig­ son sociales en sí mismas. [...] De acuerdo
nificado, y se asocian con otros buscando identi­ con una consigna de la TAR, hay que “seguir
dades de resistencia al poder de la red global a los actores mismos”, es decir, tratar de po­
(Castells, 2012). Dicha construcción de significado nerse al día con sus innovaciones a menudo
empieza por los individuos, pero para que suceda, alocadas, para aprender de ellas en qué se
deben asociarse con otros, lo cual sucede en el ha convertido la existencia colectiva qué
espacio de los flujos (Castells, 2005), en las redes métodos han elaborado para hacer que
virtuales. Pero es a partir de la convocatoria y todo encaje, qué descripciones podrían de­
asociación en las redes, de la movilización y ocu­ finir mejor las nuevas asociaciones que se
pación de los espacios públicos que es posible un han vista obligados a establecer. (Latour,
cambio social9. 2008, p. 19)
En definitiva, la agencia en la sociedad red se
da con los movimientos sociales, en la asociación El autor también decide referirse a lo social
de a partir de proyectos de cambio social. Estas de una manera más amplia no como un dominio
asociaciones comienzan por reclamos de trans­ especial, un reino específico o un tipo de cosa parti­
parencia y mejoras en la calidad de vida de los cular, sino como un movimiento muy peculiar de
ciudadanos (Day, 2018, p. 189). reasociación y reensamblado (Latour, 2008, p.
Hasta ahora hemos descrito dos contextos 21). Por ende, su TAR no sólo es una tradición o
intrateóricos en los que varía el significado de metodología de investigación, sino también una
la red de Castells: el de la red como estructura visión situada que privilegia la acción humana
social, y el de la red como forma de asociación o (pero que no se limita a ella) por sobre una
lo que denominamos agenciamiento. supuesta instancia superadora de la misma (la
sociedad). De aquí que podamos afirmar que su
postura está directamente enfrentada con la de
Bruno Latour y la sociología Castells.
como rastreo de asociaciones Entre las similitudes de los dos enfoques in­
cluidos se encuentra también el rol asignado a
Con la denominada TAR, Latour desarrolló una la tecnología, y a las redes digitales. En el caso
original tradición de investigación en ciencias de Castells se da en sus referencias a la multi­
sociales con los siguientes postulados dimensionalidad (Castells, 2000b, p. 649), y en
el de Latour, a la inclusión de objetos en los en­
es posible mantenerse fiel a las intuiciones samblados (Latour, 2008, p. 21).
originales de las ciencias sociales al redefinir A partir de lo anterior nos preguntamos: aun
la sociología no como la “ciencia de lo social” representando a dos posiciones ¿lo que desa­
sino como el rastreo de asociaciones. [...] lo rrollan estos autores es teoría social, o teorías
social no designa algo entre otras cosas [...] sobre la red? Intentamos así demarcar que
sino un tipo de relación entre cosas que no estos desarrollos presentan un elementos nue­
vo en relación a los que no contemplan a las
9
Castells se refiere luego al espacio de autonomía, una con­
junción del espacios de los flujos y de los lugares en relación
redes digitales, ni a la tecnología como fuertes
con dichos movimientos (Castells, 2015, p. 57). influencias de la acción y la estructura social.

[ 72 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Agencia-Estructura en los enfoques interdisciplinares sobre la red

A l ritmo de los avances científico-tecnológicos


que contextualizan la trilogía LEI de Castells
y los estudios de Latour; surgían otras disciplinas
hace complejo estudiar estas redes es que sus
elementos no se suman de cualquier manera [...]
sino que interactúan entre ellos (p. 26).
que estudian la red e incluso investigadores que El eje agencia-estructura es también clave para
presentaron a la red como ciencia. En particular, entender las diferentes posiciones acerca del de­
se distinguen los denominados Aná­lisis de Redes sarrollo de esta ciencia de las redes según Watts,
Sociales (en inglés Social Network Analysis), la quien sostiene que los enfoques de análisis de
teoría de la red (en inglés Network Theory) y la redes se quedan en el tema de la estructura como
llamada Ciencia de las Redes (Network Science). En una representación estática del funcionamiento
el primero, Steve Borgatti es uno de los referentes, de las redes. En cambio, argumenta que hay
en las segundas el sociólogo australiano Duncan cierta dinámica de la red y en la red, que se debe
Watts puede ubicarse entre los más relevantes, comprender desde la matemática, la estadística,
junto al físico húngaro Lázslo Barabási desde la y las ciencias de la computación (Watts, pp. 48-
ciencia de las redes, entre otros. 49). El principal aporte de esta ciencia, según el
Para Borgatti, la teoría de la red se refiere a los autor australiano
mecanismos y procesos que interactúan con las es­
tructuras de las redes para promover ciertos resulta­ es construir un lenguaje para hablar de
dos para individuos o grupos (2011, p. 1). Por otro redes que sea lo suficientemente preciso
lado, el autor reconoce una variante, denominada no sólo para describir qué es una red, sino
“teoría sobre las redes” (theory of networks), que qué tipo de redes existen en el mundo [...]
se refiere a los procesos que determinan por qué dando al concepto de red poder analítico
una red tiene x estructura y los antecedentes de las real. (Watts, 2003, p. 28)
propiedades de esas redes (op. cit).
Barabási sostiene que las redes sociales10 son Watts señala que cada disciplina tiene su propia
la fábrica de la vida social (Barabási, 2014, p.6) versión de una teoría de las redes, así como cada uno
y reúnen todos los vínculos profesionales, de tiene su manera de agregar lo individual al com­
amistades y familiares a través de los cuales se portamiento colectivo (2003, p. 28). Para el autor,
difunden la información, comportamientos y las redes no son pura estructura, sino que al estar
recursos. De aquí que este autor promueva a la integradas por componentes interconectados,
ciencia de las redes como el desafío más grande de van evolucionando, impulsadas por las actividades
la actividad científica del s. XXI; y trabaje tanto y decisiones de esos componentes y los lenguajes de
en Europa como en Estados Unidos formando las diversas disciplinas son diferentes, como así
investigadores y desarrollando programas de también lo son los enfoques; lo que dificulta el
doctorado sobre el tema11. Dicha disciplina debe entendimiento ( Watts, 2003, p.72).
ofrecer una metodología y un lenguaje, basados Como bien señala Watts, estas teorías com­
principalmente en la matemática, a partir de los parten algunos elementos, pero difieren en otros.
cuales diferentes disciplinas puedan interactuar Por ende, agregamos que podrá existir una ciencia
entre ellas (2014, pp. 8-10). de las redes, pero no una teoría, dando por tierra
En el libro Seis grados de separación. La ciencia las intenciones de estos autores de avanzar hacia
de una Era Conectada12, Watts (2003) propone un lenguaje común. Sobre todo a partir de las
trabajar hacia la consolidación de una ciencia dificultades de comunicación entre disciplinas
de la red, con foco en la interdisciplinariedad y como la física y las ciencias sociales, en términos
escapando a la oposición entre las explicaciones similares a los que Kuhn señala entre paradigmas
sobre la sociedad en su conjunto, y aquellas que (Kuhn, 1989, p. 60). Dificultad que requiere de un
explican la acción social (pp. 24-25). Según Watts proceso de interpretación de términos según los
una red no es más que una colección de objetos contextos en los que se utilizan
conectados uno a otro de alguna manera; y lo que La complejidad subyacente a las redes en cuanto
a su dinámica como formas de organización y a
10
Aquí el término redes sociales hace referencia a las forma­
ciones de individuos y grupos, no a las plataformas virtuales
la dinámica interna de sus elementos, en estos
tecnológicas privadas como Facebook y Twitter, entre otras. autores, es comparable con los enfoques de Cas­
11
El autor enseña en la Universidad de Northeastern (Estados tells y Latour. Esto se debe justamente a la diná­
Unidos) y dirige el programa de Doctorado en Ciencia de las mica de la red como morfología, y a la red como
Redes de la Universidad Central Europea. forma de redistribución de la acción, o asociación
12
El título original es Six Degrees of Separation. The Science of
a Connected Age.
en distintos contextos.

Day, M.
“El concepto de red en Manuel Castells y Bruno Latour” | pp. 69-76 [ 73 ]
Intercambios en el Seminario Interdisciplinar sobre teoría de la red:
multidimensionalidad de la red en la era digital”:

E ste seminario se llevó a cabo en el año 2010


en la Universidad del Sur de California, con
el objetivo de desarrollar un lenguaje interdis­
realidad de la comunicación, la política y la cien­
cia, para entender cómo decodificar dichas redes.
La sociedad red de Castells sugiere la existencia
ciplinar acerca de la red, y contó entre sus in­ de un nuevo actor emergente, y preexistente a los
vitados con Bruno Latour, quien remarcó que elementos que le dan origen. Y es aquí en don­
de habría un desencuentro entre este autor y
la palabra red en teoría social era bastante Latour. En donde Castells ve un modelo teórico,
marginal, y ahora es sui generis. Tenemos Latour ve un obstáculo o impedimento al rastreo
que entender por qué y yo creo que es por de las nuevas asociaciones. En cuanto a puntos
la trazabilidad de las interacciones so­ de encuentro, éstos se dan cuando Castells defi­
ciales y de la actividad cognitiva por lo ne a la autonomía, y a la formación de los mo­
cual podemos ver todo como una red. vimientos sociales en red, como forma de asocia­
(Universidad del Sur de California, 2010) ción en el sentido de Latour.
Latour señala que la falta de precisión sobre el
En esta ocasión, Latour designa con el término concepto de red genera un problema para la teoría
de red un modo de indagación que aprende a listar, social, y en particular en la conceptualización
en ocasión de interrogación, seres inesperados para del poder de Castells; porque si bien la red es una
formar cualquier identidad existente (Latour, 2010, forma de redistribución de la acción, no todo es
p. 5). El francés sostiene que lo revolucionario en una red (Universidad del Sur de California, 2010).
la teoría social sería la posibilidad de estudiar Pero para Castells, casi todo es una red, ya que
a los individuos y sus agregados sin sostenerse las redes son la forma de organización de las
en ningún momento en ninguno de los dos niveles, prácticas más relevantes en la actualidad. Para
sin aceptar ninguna discontinuidad en la que la Latour, es la actividad y forma de asociación –en
acción individual desaparece misteriosamente en red- “lo social”. Por ende la red, es una forma de
una estructura sui generis (Latour, 2011, p.16). Los indagación (2011, p. 5).
dos niveles en cuestión son el de la sociedad y los Por último, este seminario buscó acercarse
individuos/actores. a un concepto de red que sirviera no sólo para
En cuanto al uso de la noción de red, Castells acercar posturas como las de Castells y Latour,
señala que si bien se ha hablado de redes durante sino también para procurar la comunicación
la historia de la humanidad, lo que diferencia a las entre disciplinas, mientras que los integrantes
actuales es que son digitales, virtuales, (Univer­ de la Ciencia de las Redes que mencionamos an­
sidad del Sur de California, 2010). El autor busca teriormente se sostienen en las matemáticas y
ofrecer una terminología anclada en casos de la las Ciencias de la Computación para sus análisis.

[ 74 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Conclusiones

E n teoría social, los enfoques más definidos


como tradiciones o escuelas sobre la red son
los de Manuel Castells y Bruno Latour. Estos dos
superior, la sociedad red, y para Latour, plantear
una entidad así sólo sirve a científicos, ya que los
actores crean sus propias redes.
enfoques se corresponden con el debate agencia- Por otro lado, enfoques como Ciencia de las
estructura. En el caso de Castells predomina la Redes o el Análisis de Redes analizan las dinámi­
red como morfología por sobre la acción indivi­ cas de las redes, y en las redes, con un foco com­
dual. Por lo tanto, si bien hay posibilidades para el putacional y probabilístico. Este intento inter­
cambio en los movimientos sociales, la estructura disciplinar de explicar fenómenos en red se ha
marca la cancha (Sautu, 2014). posicionado en los últimos años. Sin embargo,
Proponemos entender al concepto de red en difieren en cuanto a los abordajes de la teoría
Castells con significado variable, en la medida en social en cuanto a que intentan predecir fenóme­
que opera de manera diferente según el contexto nos conectados. Por lo tanto, no es posible estable­
intrateórico. Por ejemplo, en algunos casos la cer a “la red”, como concepto que habilite la co­
red es una forma de organización social, y en municación entre disciplinas: habrá un concepto
otros es una forma de asociación de individuos de red según la disciplina o campo científico.
y colectivos, etc. Cabe preguntarse si las versiones de teoría
Bruno Latour ofrece una metodología prag­ social sobre la red que incluimos pueden convivir.
mática, una filosofía de investigación según la Creemos que sí, ya que Castells y su desarrollo
cual se habla de redes siempre que la acción está sobre los movimientos sociales se ocupa de la
redistribuida. En Latour, la red se refiere a un modo agencia y de las posibilidades de los autores de
de indagación, por la trazabilidad de la acción que generar un cambio en la dinámica de la sociedad
facilita la tecnología (Latour, 2011); y en Castells, red. Posibilidades que Latour da por hecho en la
por la información que corre por el espacio de los medida en que para él, una red es aquello que un
flujos. Pero, para éste ultimo existe una entidad actor o actores construyen.

Day, M.
“El concepto de red en Manuel Castells y Bruno Latour” | pp. 69-76 [ 75 ]
Referencias bibliográficas

Barabási, L. et al. (2009). “Scale-Free Networks: A - - - - - - (2007). The Exploit. A theory of Networks.
Decade and Beyond”. Revista Science, (pp. 325- Disponible en http://dss-edit.com/plu/Galloway-
412). Disponible en http://barabasi.com/f/303.pdf. Thacker_The_Exploit_2007.pdf.
Borgatti, S. y Halgin, D. (2011). On Network Theory. Kuhn, T. (1989). “Conmensurabilidad,
Organization Science (pp. 1-14). Disponible comparabilidad y comunicabilidad”. ¿Qué
en https://papers.ssrn.com/sol3/papers. son las revoluciones científicas? y otros ensayos.
cfm?abstract_id=2260993. Barcelona : Paidós.
Castells, M. (2000a). “Materials for an explanatory Latour, B. y Woolgar, S. (1995) La vida en el
theory of the network society”. British Journal laboratorio. Madrid: Alianza Editorial.
of Sociology, Vol. 51, Nº 1. Disponible en http:// Latour, B. (2007) Nunca fuimos modernos. Ensayo
faculty.georgetown.edu/irvinem/theory/Castells- de antropología simétrica. Buenos Aires: Siglo
NetworkSociety.pdf. XXI.
- - - - - - (2000b). “Towards a Sociology of the - - - - - - (2008) Reensamblar lo social. Una introducción
Network Society”. Contemporary Sociology, a la teoría del actor-red. Buenos Aires: Manantial.
Vol. 29, Nº 5, pp. 693-699. Disponible en - - - - - - (2011). “Networks, Societies, Spheres:
https://is.muni.cz/el/1423/jaro2017/SOC757/ Reflections of an Actor- network Theorist”.
um/67870242/Castells_Network_Society.pdf. International Journal of Communication, Nº 5,
- - - - - - (2005). La Era de la Información: economía, pp. 796–810. Disponible en http://ijoc.org/index.
sociedad y cultura. Volumen 1, La Sociedad Red. php/ijoc/article/view/1094/558.
México: Siglo XXI. Sautu, R. (2014). “Agencia y Estructura en la
- - - - - - (2011). “Introduction to the Workshop: reproducción y cambio de las clases sociales”.
The Promise of Network Theory University Theomai, Nº 29. Disponible en http://revista-
of Southern California”. International Journal theomai.unq.edu.ar/NUMERO%2029/5-Sautu.
of Communication 5, pp. 794–795. Disponible pdf.
en http://ijoc.org/index.php/ijoc/article/ Social Sciences Citation Index (2015). Disponible
view/1104/555 en http://www.manuelcastells.info/sites/default/
- - - - - - (2012). The Information Age. Volume II: files/citation_index_comm_en.pdf.

The power of identity. United Kingdom: Wiley- Stalder, F. (2006). Manuel Castells and the Theory of
Blackwell Publishing. the Network Society. EEUU: Polity Press.
- - - - - - (2015). Networks of outrage and hope. Social Torres Castaños, E. (2012). Introducción General
Movements in the Internet Age. Second Edition. al concepto de flujos en Manuel Castells (1986-
United Kingdom: Polity Press. 2009). Ponencia presentada en las Jornadas
Day, M. (2018). “De la identidad a la autonomía: de Sociología de La Plata, 5 al 7 de diciembre.
los movimientos sociales en red en la obra de Disponible en http://jornadassociologia.fahce.
Manuel Castells”. MILCAYAC, Revista Digital unlp.edu.ar.
de Ciencias Sociales, vol. 5, Nº 8, pp. 187-194. Universidad del Sur de California (USC
Disponible en http://revistas.uncu.edu.ar/ojs/ Annenberg) (2010). Network Theories of Power
index.php/millca-digital/article/view/1109/698. [Archivo de video]. Disponible en https://www.
Galloway, A. (2004). Protocol, or, How Control Exists youtube.com/watch?v=skcUYhRaEas&t=182s&
after Decentralization. Disponible en https:// index=3&list=PLeR16FL9JTrWEHvjexO2XLVZH7
monoskop.org/log/?p=81. k3PojAd.
Watts, D. (2003). Six Degrees of separation. The
Science of a Connected Age. New York: Norton
Publishing.
Webster, F. (2006). Theories of the Information
Society. Third Edition. New York: Routledge.

[ 76 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Neoliberalismo: el secreto como estrategia

Neoliberalism: the secret as strategy

María Paula de Büren | ORCID: orcid.org/0000-0002-4234-0287


pauladeburen@yahoo.com.ar
CONICET
Argentina

Recibido: 07/08/2018
Aceptado: 06/03/2019

Resumen Summary
E l escrito que presentamos a continuación
retoma el lugar del secreto en lo que Michel
Foucault (2008) denomina el arte de gobierno neo­
T he following paper retakes the place of secret
in that what Michel Foucault calls the art of
neoliberal government and in that what Murillo
liberal y lo que Murillo (2015a) analiza, además, (2015a) calls a project of civilization new. Many
como un nuevo proyecto civilizatorio. Numerosas research; among others, the work of Michel
investigaciones, entre las que podemos se­ña­lar las Foucault (2008), Perry Anderson (2003), David
de Michel Foucault (2008), Perry Anderson (2003), Harvey (2007), Susana Murillo (2015b) y Francois
David Harvey (2007), Susana Murillo (2015b) y Denord (2002); find organizational moments of
François Denord (2002), encuentran momentos the neoliberal movement in the constitution
organizacionales del movimiento neoliberal en la of the Colloquium Walter Lippmann (1938) and
constitución del Coloquio Walter Lippmann (1938) Mont Pèlerin Society (1947). This work that we
y de Mont Pèlerin Society (1947). El trabajo que aquí present here seeks to relieve the place of secret
presentamos busca relevar el lugar del secreto en in the political strategy developed by the Society.
la estrategia política desarrollada desde el interior
de la mencionada Sociedad

Palabras clave: Neoliberalismo, Mont Pèlerín Keywords: Neoliberalism, Mont Pèlerín Soci-
Society, Secreto. ety, Secret.

de Büren, M. P.
“Neoliberalismo: el secreto como estrategia” | pp. 77-90 [ 77 ]
Introducción

S i intentáramos hacer una especie de breve y


grosera genealogía del concepto neoliberalismo
no podríamos dejar de remontarnos a 1922, a la
como lo hiciese en 1938 el mencionado Coloquio-
interesados en escribir un nuevo liberalismo y
difundirlo, como forma de enfrentar el avance
obra de Ludwig von Mises, El Socialismo, don­de del comunismo y la intervención estatal de la eco­
diferencia un nuevo liberalismo respecto de un nomía en sus distintas formas -Keynesianismo,
viejo liberalismo. Tras un grosero salto -para ser Estado de Bienestar, etc.- en tanto comprenden la
breves- en el tiempo podríamos reencontramos expansión de estos últimos se debe a la difusión
con tal neologismo en los documentos resultan­ de determinado tipo de ideas.
tes del Coloquio Walter Lippmann (1938) y de la Sin embargo, quienes participan de tales aso­
organización que de él resulta, el Centre interna­ ciaciones, niegan que el entramado conceptual
tional d’études pour la rénovation du libéralisme que ellos se han encargado en desarrollar y di­
(CIRL) posteriormente lo encontraríamos en lo fundir y las estrategias que han desplegado ha­
que puede considerarse la historia oficial de Mont yan estado destinadas a instaurar eso que hoy
Pèlerin Society (1947), A History of the Mont Pèlerin denominamos neoliberalismo.
Society (1995). Y, finalmente, en América Latina Su participación y organización para tal em­
en 1991, lo hallaríamos en el documento El desafío presa es secreta o, al menos, intenta serlo. Secreta
neoliberal, el fin del tercermundismo en América es la vinculación que mantiene con la política.
Latina, compilación de integrantes latinoameri­ Secretas son sus intenciones y prácticas de inje­
canos de dicha Sociedad. rencia política. Secretas son sus reuniones o, más
En consonancia con lo anterior, diversas inves­ bien, lo que allí se discute. Invitamos al lector a
tigaciones han encontrado que el movimiento buscar en el espacio cibernético alguno de sus
neoliberal halla algunos de sus momentos cen­ mettings pasados o los papers allí presentados; él
trales de organización en el Coloquio Walter podrá advertir que no es posible hallar registro.
Lippmann y en la constitución de Mont Pèlerin El sitio oficial ya ha sido borrado y las ponencias
Society, entre otros podemos brevemente men­ presentadas nunca estuvieron disponibles al
cionar los trabajos de Michel Foucault (2008), acceso público.
François Denord (2002), Perry Anderson (2003), Secretas son las vinculaciones interinstitucio­
David Harvey (2007), Pierre Dardot y Christian nales, su activa participación política y su estra­
Laval (2007), Sergio Morresi (2008), Susana tegia o, al menos, intenta serlo.
Murillo ( 2015b, 2012b), Paula de Büren (2013a, Veamos, a continuación, más detalladamente
2013b, 2014, 2015), Adán Salinas Araya (2016) y los elementos que nos permiten evidenciar tal
Héctor Guillén Romo (2018). vinculación, esto es, entre los actores y tal pro­
Se trata de una agrupación que tiene sus yecto político, las prácticas discursivas y extradis­
orígenes en 1947, en Suiza, que ha reunido a inte­ cursivas de ocultamiento, la funcionalidad polí­
lectuales, políticos, periodistas y empresarios -tal tica de tal ocultamiento.

[ 78 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Desarrollo

Del Centre international d’ études de Fondos) y sindical de tendencia anticomunista


pour la rénovation du libéralisme (entre ellos René Belin, Robert Lacoste, Christian
a Mont Pèlerin Society. Pineau y Louis Vallon) (Denord, 2002).
Entre los participantes del CIRL y del Coloquio

A ntes de adentrarnos en la exposición, se hace


necesario presentar de manera más detallada
la conformación de estos momentos que consi­
Lippmann se pueden distinguir integrantes
provenientes de la Escuela de Friburgo, entre
quienes se destacan Walter Eucken y Wilhelm
deramos centrales en la organización del movi­ Röpke, quienes, tras la II Guerra Mundial confor­
miento neoliberal, por un lado, el Coloquio Wal­ man la Economía Social de Mercado; de una es­
ter Lippmann (1938) que dio como resultado la cuela inglesa asentada en el London School of
conformación del Centre international d’ études Economies donde enseñaban Friedrich Hayek y
pour la rénovation du libéralisme (CIRL) (1939- Lionel Robbins, espacio de enfrentamiento entre
1940) y la conformación de Mont Pèlerin Society keynesianos y liberales en la década de 1930; de
(1947 hasta la actualidad). una escuela austríaca liderada por Ludwig von
Ambas instancias reunieron a políticos, empre­ Mises, profesor de Oscar Morgenstern, Alfred
sarios e intelectuales que encontraron necesario Schutz y Friedrich Hayek y de la estadounidense
dar inicio a una reescritura del liberalismo con Escuela de Chicago fundada por Frank Knight
ob­jeto de batallar, en el campo de las ideas, con las (Denord, 2002).
formas organizacionales antagónicas. Preocupa­ Según la historia oficial de Mont Pèlerin Society, el
ción que surge en ellos frente a la crisis que el li­ coloquio Walter Lippmann constituyó un intento
beralismo económico había comenzado a eviden­ de renovación del liberalismo acaecido fuera de
ciar a fines de la década de 1920 y frente al avance su tiempo. La guerra abortó dicha posibilidad y los
del comunismo y de ciertas tendencias reformistas objetivos de su proyecto fueron revividos en 1944
propias de la primera mitad del siglo XX. cuando Friedrich Hayek expresó públicamente
El Coloquio Walter Lippmann tuvo lugar a su intensión de conformar una sociedad para la
fines de agosto de 1938 en París a partir de la posguerra en una reunión en el King’s College de
convocatoria de Louis Rougier en torno a la tra­ la Universidad de Cambridge (Hartwell,1995). Tal
ducción al francés de Good Society (obra de Walter empresa es emprendida en compañía de Wilhelm
Lippmann, personaje reconocido como uno de Röpke, miembro del Instituto Universitario de
los fundadores de la publicidad norteamericana) Altos Estudios Internacionales de Ginebra, y
con objeto de conformar una asociación interna­ Albert Hunold, un ejecutivo financiero suizo.
cional para la renovación y resurgimiento del libe­ Estos últimos, agilizan la cuestión financiera.
ralismo (Denord, 2002, Hartwell, 1995). Reunió a En 1945, afirma Hartwell (1995), Hayek madura
figuras como Louis Rougier, Walter Lippmann, la idea de que lo que se necesita es una especie
Louis Baudin, Roger Auboin, Marcel Bourgeois, de Academia Internacional de Filosofía Política,
Auguste Detoeuf, Bernard Lavergne, Étienne algo que se encuentra a medio camino entre
Mantoux, Louis Marlio, Mercier y André Piatier; una institución académica y una sociedad política.
Wilhelm Röpke, Alexander Rüstow, Friedrich Para 1946, dicha propuesta ha alcanzado una re­
Hayek, Ludwig von Mises, Jacques Rueff, Marjolín cepción satisfactoria entre empresarios suizos
y Raymond Aron (Foucault, 2008). Como resultado y representantes de la banca y los negocios de
se creó en marzo de 1939 el Centre international seguros, a los que, se ha ofrecido la formación de
d’études pour la rénovation du libéralisme (CIRL) una sociedad internacional para la regeneración
mediante un acto donde la diseratación de su de las ideas del liberalismo clásico y la refutación
fla­mante presidente, Louis Marlio, giró en torno del creciente peligro socialista. A fines de 1946 se
al neoliberalismo (Foucault, 2008). Durante su cursan las invitaciones para el primer meeting a
breve existencia (1939-1940) el CIRL reunió a más celebrarse en abril de 1947.
de setenta miembros provenientes de fracciones Entre el 1 y 10 de abril 1947 en el Hôtel du Parc de
dominantes del ámbito económico (Auguste De­ la localidad de Mont Pèlerin, cerca de Vevey, Suiza1,
tœuf, dueño de Alsthom y Ernest Mercier, jefe mediante la organización de Friedrich Hayek y
de más de cincuenta empresas, entre otros), uni­ Wilhelm Röpke y la financiación de banqueros
versitario (Joseph Barthélémy, Charles Rist y André y patronos de la industria suiza y de fondos
Siegfried), administrativo (Roger Auboin, director 1
Espacio que, salvando distancias, se podría asimilar en el
del Banco de Reglamentación Internacional, y imaginario local argentino a Punta del Este o ciertos lugares
Jacques Rueff, director del Movimiento General del Sur, en tanto espacio de descanso y distinción social.

de Büren, M. P.
“Neoliberalismo: el secreto como estrategia” | pp. 77-90 [ 79 ]
norteamericanos así como mediante la asistencia Los miembros de esta sociedad instalarán,
de importantes empresas periodísticas de los en todo el globo, centros de difusión de
Estados Unidos -Fortune, Newsweek y The Reader’s ideas destinados a influir en la opinión pú­
Digest se realiza el meeting fundador de Mont blica. Para dar tan sólo un ejemplo del rizo­
Pèlerin Society. Una asociación selecta, de ingreso y mático entramado mencionaremos, para
publicidad restringida, que reúne periódicamente Argentina, el caso de la Fundación Libertad.
a intelectuales, empresarios y po­líticos del todo Centro que tiene su localización geográfica
el mundo a fin de discutir las economías y polí­ en la ciudad de Rosario, que se encargó de
ticas estatales2 (Toussaint, 2010, Denord, 2002; la organización operativa del único mettings
Hartwell, 1995; Liberaal Archief, 1998). de la Sociedad celebrado en nuestro país en
La convocatoria consiguió reunir a 39 perso­ el año 2011 y que otorgó el Premio a la Liber­
najes del ámbito académico, periodístico, político tad a Jorge Lanata a fines del 2015. Evento en
y empresario de distintos lugares del mundo eu­ el cual, el periodista fue honrado con las pa­
ropeo y estadounidense y adherir a influyentes ac­ labras del recientemente electo presidente
tores, entre los que se destacan para sus primeros de la Nación Argentina, Mauricio Macri.
años, el personal directivo de la Foundation for (Fundación Libertad, 2011; Macri, 2015)4
Economic Education, en particular Leonard Read
y HC Cornuelle; representantes de revistas em­
presariales como Time and Tide; protagonistas 2- “Neo- liberalismo”:
como Ludwig Erhard, considerado el propulsor algunas emergencias nominales
del milagro alemán; Jacques Rueff, defensor del
patrón oro; Walter Lippmann; Karl Popper, cuya A continuación intentaremos retomar distin­
obra se concentró en la deslegitimación epis­ tos documentos que muestran que el término
temológica del marxismo; Milton Friedman, neoliberalismo ha sido acuñado en el seno del
consejero de la presidencia de los Estados Uni­ movimiento que emerge en el Coloquio Walter
dos, creador de la teoría monetarista de la Es­ Lippmann (1938) y continúa en Mont Pèlerin
cuela de Chicago y asesor directo de Augusto Society (1947) o, más precisamente, que sus miem­
Pinochet en lo que se constituyó el principal bros se han nucleado en tales asociaciones con
ingreso del neoliberalismo a la política pública objeto de instaurar, tal como Murillo (2015b) lo
latinoamericana; representantes de la Escuela denomina, un modelo civilizatorio5 que garantice
Austríaca de Economía tal como lo eran el pro­ los privilegios que ellos consideran amenazados
pio Friedrich Hayek, Ludwig von Mises y Henry frente al avance del socialismo y el estado de
Hazlitt; de la Escuela de Chicago como Milton bienestar.
Friedman, Frank H. Knight y G.J. Stigler, de Uno de los primeros documentos que encon­
la Economía Social de Mercado como Walter tramos donde aparece la referencia a un nuevo
Eucken y Wilhelm Röpke (Liberaal Archief, 1998; liberalismo”, respecto de un viejo liberalismo son
Hartwell, 1995, Denord, 2002). El 10 de abril la los trabajos de von Mises: El Socialismo (1922) y
aso­ciación cobra oficialmente existencia. El 6 de
no­viembre de 1947 es registrada como persona 4
Para quien desee profundizar el entramado gestado y
jurídica o sociedad anónima con domicilio legal el accionar de Mont Pèlerin Society y el Coloquio Walter
en la Law School de la Universidad de Chicago3. Lippmann se recomienda revisar de Büren (2013a, 2013b,
2014, 2015), Murillo (2015b, 2012b), Grondona (2011); Denord
(2002), Mato (2005), Dardot y Laval (2007), Salinas Araya
(2016), Guillén Romo (2018) y Foucault (2008), así como
adentrarse en las publicaciones oficiales de las institucio­
2
Los Regional, Special y General Meetings que la sociedad ha nes que conforman el entramado articulado de estas aso­
celebrado periódicamente pueden consultarse en su página ciaciones. Entre tantísimas otras, puede acudir a las paginas
oficial: https://www.montpelerin.org/past-meetings/. oficiales de Mont Pèlerin Society (https://www.montpelerin.
3
Esto nos permite comprender la relevancia histórica ad­ org/), la Red Liberal de América Latina (http://relial.org/),
quirida por la Universidad de Chicago en tanto centro Fundación Libertad (http://libertad.org.ar/web/) y Fundación
ela­borador, difusor y promotor de políticas neoliberales Atlas (https://www.atlas.org.ar/).
y de formación de economistas neoliberales. Tal como lo 5
Murillo caracteriza el neoliberalismo (2008, 2010, 2012a,
des­criben de forma generalizada Noami Klein (2007); de 2012b, 2015a, 2015b, 2018) como un modelo civilizatorio con
forma específica para el caso de la formación de algunos objeto de señalar que el mismo no se reduce a una doc­
econo­ mistas argentinos como el fundador del CEMA, trina económica con sus consecuentes políticas, como es
Roque Fernández, Mariana Heredia (2004), Gastón Beltrán de popular interpretación. Dicha autora retoma los aportes
(2004, 2005) y Sergio Morresi (2008), y para los análisis de de Michel Foucault (2008) que lo señalan como un arte de
políticas de corte monetarista aplicadas en este país a partir gobierno, es decir, como una reflexión que no sólo proce­
de la última dictadura militar de, entre muchísimos otros, de del campo teórico destinada a pensar el gobierno de
Hirschman (1987), Canitrot (1983) y Basualdo (2006). A lo que las personas. Más precisamente, cabría decir -en tanto tal
podríamos agregar, en igual sentido, que Hayek, en 1948 -a gobierno no se reducen al accionar estatal- a indagar en
un año de fundada Mont Pèlerin Society- obtiene un cargo en torno a las formas más efectivas de dirección de las con­
la Universidad de Chicago y que von Mises entendía que el ductas. Lo retoma, entonces, para reafirmar -apoyada ahora
capitalismo estaría garantizado en la escala mundial mien­ en estudios que le son propios- que una de las caracterís­
tras el socialismo no llegara a Estados Unidos, por lo que, ticas centrales del neoliberalismo es el moldeo de las
afirma, es desde allí desde donde se debe batallar. subjetividades.

[ 80 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Liberalismo (1927). El mencionado miembro del alemana de The History of Neo-Liberalism (p. 215-
Coloquio Walter Lippmann y de Mont Pèlerin pie de pág. 13). En este trabajo, Hartwell asegura
Society redacta el primero para dar batalla a los que muchos de los cambios acaecidos en el
acontecimientos que tienen como corolario la mundo -las desregulaciones, las privatizaciones,
Revolución Rusa. Al respecto afirma: la descalificación y el derrocamiento del comu­
nismo- son producto de la labor de los integrantes
Los viejos principios liberales deben hoy día de Mont Pèlerin Society.
revisarse en su totalidad. En los últimos cien Si bien Hartwell no admite que la Sociedad,
años la ciencia ha sufrido una revolución como tal, sea la que haya actuado, acepta que la
completa, y en nuestra época es preciso misma ha estado conformada por personalidades
buscar otros fundamentos sociológicos influyentes y que ellas, sólo en su condición de in­
y económicos a la doctrina liberal. (von dividuos, lo han hecho. De modo que si la Socie­
Mises, 2007 [1922], p. 464) dad ha actuado de alguna forma, lo ha hecho a
través de sus miembros y no por sí misma. Tales
El concepto neoliberalismo será retomado individualidades, agregamos nosotros, son las
posteriormente en el seno del Coloquio Walter que han arribado a las universidades, las que han
Lippmann y de Mont Pèlerin Society, justamente formado instituciones para la difusión de ideas,
porque este movimiento entiende que si el comu­ las que se han vinculados a gobiernos como los
nismo, el socialismo, el Estado de Bienestar, etc. de Augusto Pinochet, Margaret Thatcher, Ronald
han avanzado, se debe a la difusión de un conjunto Reagan y a sectores empresarios (Murillo, 2015b).
de ideas, las cuales es preciso contrarrestar con En 1992 un grupo de montpelerineses publica
otro entramado discursivo elaborado retomando, una compilación de artículos que resultó de discu­
para ello, el viejo liberalismo, pero depurando de siones previamente entabladas en un seminario
él aquellos elementos que habiliten deducciones taller promovido por el Instituto para el Estudio de
conceptuales que faciliten, en algún grado, legi­ Cultura Económica de la Universidad de Bos­ton en
timaciones discursivas de los órdenes a los cua­ el otoño de 1991 bajo la financiación de la Fundación
les el movimiento se enfrenta (de Büren, 2015; Lynde y Harry Bradley y la Fundación Sarah
Murillo, 2015b, 2015a). Scaife y bajo la dirección de Mario Vargas Llosa
El término neoliberalismo aparece entonces y Carlos Alberto Montaner. El libro resultante se
en las actas del Coloquio Walter Lippmann, publicó en español como El desafío neolibe­ral, el fin
en Compte Rendu des seánces du colleque Walter del tercermundismo en América Latina, compilación
Lippmann (26-30 août 1938) editadas por el Centre a cargo de Barry Levine y contuvo artículos de
international d’ études pour la rénovation du Mario Vargas Llosa, Octa­vio Paz, Plinio Apuelo
libéralisme en 1939. Las actas retoman una dis­ Mendoza, Peter Berger, Car­los Alberto Montaner,
cusión entablada en torno a la nominación de la Enrique Krause, Barry Levine, Hernán Echeverría
doctrina que los participantes se proponen em­ Olázaga, David Gallacher, José Piñera Echenique,
banderar. Respecto de la misma, Louis Marlio Carlos Ball, Eduardo Mayora, Arturo Fontaine Ta­
afirma: Me gustaría que se diera a esta doctrina el lavera, Enri­que Ghersi, Luis Aguilar Villanueva,
nombre de ‘liberalismo positivo’, ‘liberalismo social’ Miguel Rodrí­ guez, Manuel Ayau, Miguel Sang
o ‘neoliberalismo’ (citado de Foucault, 2008, p. 6). Ben, Francisco Leme, Andrés van der Host, Alberto
Posteriormente, en 1995, cuando el Washington Benegas Lynch y Luis Bustamante Belaunde. Fi­gu­
Consensus estaba en su pleno apogeo, la Sociedad ras, entre las cuales, destacamos a Mario Vargas
edita su historia oficial, A History of Mont Pèlerin Llosa y Octavio Paz, ambos reconocidos por la
Society (1995), escrito de puño y letra por quien fue asociación como unas de las personalidades que
su presidente entre 1992 y 1994, Max Hartwell. Mont Pèlerin ganó para sus filas y sustrajo al idea­
Allí la Sociedad hace uso de la nominación rio socialista (Hartwell,1995); Enrique Krause y
neoliberalismo como término propio, que la des­ Alberto Benegas Lynch, se cuentan entre los pri­
cribe, que reúne a sus miembros en tanto objeto meros difusores del ideario montpelerinés en el
de construcción propia. Más precisamente se territorio argentino; Manuel L. Ayau, el único la­
emplea el término “neo-liberalisme” (p. 84), “neo- tinoamericano que ha alcanzado la Presidencia
liberalism” (p. 195), “neoliberals” (p. 118), “the Society de la Sociedad hasta la actualidad, y fundador de
for Neo-Liberalism” (p. 208): Erhard had learned la Universidad Francisco de Marroquín en Guate­
from the Nazi experience of the desirability of ‘a neo- mala, entidad encargada de la difusión y repro­
liberal programme for a free, humane and efficient ducción del ideario montpelerinés y, final­mente,
economic order that was neither central planning, Enrique Ghersi, quien líneas atrás mencionamos
nor laissez faire, nor shortsighted interventionism.’” como uno de los negadores de la participación
(p. 214-215) y mencionan un trabajo no publicado de la Sociedad en la construcción del proyecto
de otro autor, G. Meijer, con el que Hartwell se neoliberal.
siente en deuda por el estudio de la sección

de Büren, M. P.
“Neoliberalismo: el secreto como estrategia” | pp. 77-90 [ 81 ]
Neoliberalismo, un proyecto sin mentores liberalismo7, y de la Fundación Konrad Adenauer,
cuando intenta diferenciar su Economía Social
Más actualmente, los miembros de esta asocia­ de Mercado del neoliberalismo, siendo la misma
ción -y esto es lo que atañe de manera central y sus miembros, corrientes fundadoras y partíci­
a este artículo- han puesto todos sus esfuerzos pes tanto del Coloquio Walter Lippmann como
en negar su vinculación al neoliberalismo y de Mont Pèlerin Society (Denord, 2002; Murillo,
a la gestación del mismo: a mantenerla en se­ 2015b).
creto. Retomamos algunos documentos que lo Al respecto, Pierre Dardot y Christian Laval
evidencian. Uno de ellos lo constituye la po­ (2007) aseveran que la nominación Economía So­
nencia El mito del neoliberalismo (2004) que el cial de Mercado, desde sus inicios, está destinada
miembro de la asociación Enrique Ghersi, pre­ a confundir y engañar. Los miembros de esta co­
sentase en el Regional Metting de Mont Pèlerin rriente intentan, mediante la incorporación del
Society desarrollado en Chattanooga entre el 18 término “social”, diluir la defensa del mercado
y el 22 de septiembre de 2003, tal presentación que su doctrina formula. Una institución que
niega que dicha organización así como sus ya ha evidenciado, tanto en su historia efectiva
miem­ bros tengan algún tipo de implicancias como en los estudios y análisis que de ella se han
en la construcción de aquello que conocemos formulado, su imposibilidad de garantizar con­
como neoliberalismo. Ghersi retoma el texto diciones mínimas satisfactorias de vida de la
El Socialismo (1922) de von Mises para aseverar población.
que tal nominación sólo ha sido empleada por Esto, en el momento en que tales críticas se
su autor para designar, sólo y exclusivamente, a han difundido en el conjunto de la población,
las corrientes teóricas que reivindican la teoría un conjunto cuya adhesión necesitan conquistar
subjetiva del valor que fuese iniciada por Carl para la instauración del ordenamiento que in­
Menger para enfrentarse a la teoría objetiva del tentan consolidar. Con igual objetivo, Mont
valor forjada por los economistas clásicos. Ase­ Pèlerin Society ha prohibido colocar su nombre
gura Ghersi que la calificación “neoliberal”, si les a los centros de difusión que sus miembros han
cabe a los montpelerineses, no se refiere a su par­ desplegado en el globo8 (Hartwell, 1995) inten­
ticipación en la construcción o ejecución de tal tado, de esta forma, invisibilizar su accionar y
proyecto, sino que se reduce a la defensa de tal despliegue.
teoría subjetiva del valor6. Retomando elementos del Modelo Hipotético
Autores que estudian el fenómeno, entre ellos Deductivo que formulase Karl Popper, miembro
Daniel Mato (2005), tras retomar trabajos de mont­ fundador de la Sociedad, podemos pensar que
pelerineses como Enrique Ghersi y Carlos Sabino, el secreto está destinado a intervenir en la me­
han decidido expresar el término neoliberalismo cánica de lo que dicho autor nomina como
de manera entrecomillada, atendiendo al reclamo Reglas de Correspondencias9. Este modelo episte­
de los miembros de la Sociedad. Inte­grantes que, mológico sostiene que existe una distancia
agrega, eligen autodenominarse liberales tras ase­ entre la base empírica y la zona teórica, entre
gurar que el neoliberalismo es un híbrido entre el en mundo empírico y los enunciados teóricos,
liberalismo y otros productos teóricos. entre realidad y modelo, lo que vincula uno y
Otro ejemplo es Margaret Thatcher (Steinberg, otros serían las reglas de correspondencia. Si
1995) cuya gestión contó con el asesoramiento tal distancia existe ¿cómo han de responder los
directo del fundador de la Sociedad, Friedrich montpelerineses a la pregunta que Lenin for­
Hayek, quien recibió -juntos a otros miembros de mulase con intereses antagónicos: ¿Qué hacer??
Mont Pèlerin Society- títulos nobiliarios otorgados En términos de accionar político habrá que in­
por la regente inglesa en agradecimiento a sus tervenir en la conformación de tales reglas de
labores. También es el caso de Alberto Benegas correspondencia. A modo de ejemplo, si entre
Lynch hijo, miembro argentino de la Sociedad, “la pobreza”, entre “la desigualdad económica”
quien ha declarado en su columna del matutino -fenómenos de corte empírico- y la teoría que los
La Nación (6/6/2004): Menem fue un modelo de anti explica y los conceptualiza hay una distancia,
7
Para quien quisiera profundizar en la trayectoria y forma­
ción de Domingo Felipe Cavallo, Ministro de Economía de
Carlos Menem así como el devenir de Fundación Medi­
terránea en relación a las corrientes de pensamiento neo­
liberal recomiendo los trabajos de Hernán Ramírez (1997,
2003, 2013), Sergio Morresi (2008), Paula de Büren (2013b),
Mariana Heredia (2004), Gastón Beltrán (2005).
6
Para un estudio genealógico y arqueológico de esta teoría 8
Existe una excepción a este impedimento, se trata de un
y las implicancias actuales de tal teoría en la construcción centro de difusión localizado en Japón. La sociedad habitó
de subjetividades y en el gobierno de las conductas acor­ este permiso -afirman sus miembros- por motivos especiales
de al modelo civilizatorio que se pretende instaurar se re­ (Hartwell, 1995).
comienda la lectura de trabajo de Susana Murillo (2015a) 9
Puede consultarse respecto de la formulación epistemoló­
y para revisar la connotación que tal formulación ha ad­ gica del Modelo Hipotético Deductivo y las Reglas de Co­
quirido en el campo de la economía se recomienda el trabajo rrespondencia en los trabajos de Murillo (2012b) y Klimovsky
María Paula de Büren (2011). (1997).

[ 82 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
deberíamos hacer prevalecer ciertas reglas de co­ restringido su accionar exclusivamente al ámbito
rrespondencia por sobre otras reglas; debemos de las ideas.
hacer prevalecer ciertos “modelos” teóricos,
ciertas interpretaciones del mundo empírico por El objetivo común de los que se reunieron
sobre otras. De esto se deriva que si como orga­ en Mont Pèlerin fue, sin duda, detener e
nización política que nuclea intelectuales abo­ invertir las actuales tendencias políticas,
cados a la elaboración de modelos civilizatorios, sociales y económicas hacia el socialismo”
artes de gobiernos, ordenamiento sociales, mode­ (Hartwell, 1995, p. 34).
los económicos o como el lector desee interpre­
tar, destinados a hacer prevalecer intereses y ¿De qué forma la Sociedad Mont Pèlerin
privilegios de sectores dominantes en perjuicio contribuyó al renacimiento del liberalismo?
de los intereses de grandes mayorías cuyo con­ Recordemos que fue con objeto de cambiar
senso político necesita alcanzar para poder go­ las ideas que la Sociedad fue fundada no
bernar; entonces, necesita intervenir en los mar­ para intervenir directamente en política
cos interpretativos de tales mayorías de la forma para cambiar las políticas [...] Los fundado­
menos evidente posible, para que ellas acompa­ res de la Sociedad quisieron cambiar es­
ñen en el sostenimiento del orden que se propo­ tas tendencias y condiciones, revertir el
nen hacer prevalecer. sendero hacia el camino a la servidumbre
Entiendo que, en un esfuerzo por comprender y restaurar los valores libe­rales “con argu­
el ascenso de las derechas en América Latina y el mentos intelectuales y la reafirmación de
creciente consenso que las mismas han alcanzado los ideales válidos”. El objeto de la Sociedad
en grandes conglomerados poblacionales, se ha es únicamente facilitar el intercambio de
apelado -en los últimos tiempos- a la nominación puntos de vista inspirados por ideales cer­
de posverdad como un fenómeno novedoso. Fren­ teros y concepciones generales que tienen
te a ello considero que si analizamos las prác­ en común, contribuir a la preservación y
ticas discursivas y extradiscursivas de Mont mejora de la sociedad libre. (Hartwell, 1995,
Pèlerin Society hace tiempo los encontramos en p.192, traducción propia)
tal empresa sólo que, por mecanismos que se es­
capan a la brevedad de este artículo, ella ha to­ Más aún, afirman que esta asociación tampoco
mado en la actualidad otra dimensión. tiene como objeto difundir una determinada
Se trata, entonces, de un intento de impedir que doctrina ni se encarga de realizar las tareas
su organización, los entramados conceptuales prácticas necesarias para conseguir el apoyo de
que sus escuelas pronuncian, los intereses que las masas. Antes bien se encomienda a reunir a
de­fienden, los privilegios de clase que defienden los mejores intelectuales interesados en la con­
y los perjuicios que con esto ellos provocan a servación de la libertad para que ellos contribu­
grandes conglomerados poblacionales sean per­ yan en la construcción teórico-filosófica de los
cibidos: una forma eficiente de conseguir su principios que aseguran la preservación de la li­
efectivización. bertad y formulen los programas que tengan la
oportunidad de conseguir el apoyo general de la
población:
Mont Pèlerin Society:
sólo amigos reunidos en tardes de campo Hayek propuso que dicha reunión pudiese
“formular una declaración de principios co­
No sólo niegan que sus prácticas discursivas munes” sobre los cuales se basara el trabajo
estén destinadas a conformar la doctrina funda­ de la organización y que se utilizaría para
mental de lo que ellos mismos han dado en invitar a unirse a los demás [...] El objetivo
llamar neoliberalismo y su participación en la no es difundir una determinada doctrina,
gestación de tal nominación en el momento en sino elaborar con esfuerzo continuo, una
que tal proyecto ha mostrado sus perjudiciales filosofía de la libertad, que pueda presumir
consecuencias. Además, se rehúsan a reconocer de ofrecer una alternativa a los puntos de
su accionar político activo en la instauración del vista políticos hasta ahora ampliamente
nuevo ordenamiento civilizatorio neoliberal. sostenidos.
El documento que consideramos constituye la Nuestra meta [...] debe ser la solución, no
historia oficial de Mont Pèlerin Society (Hartwell, de la tarea práctica de obtener el apoyo de
1995) niega que la Sociedad haya perpetrado las masas para un determinado programa,
acciones políticas destinadas a garantizar el as­ sino de conseguir el apoyo de las mejores
censo del nuevo orden. Tras afirmar que el objeti­ mentes para la formulación de un programa
vo final que aúna a aquellos que se reúnen en que tenga la oportunidad de conseguir el
Mont Pèlerin es detener el ascenso del socialismo, apoyo en general. (Hartwell, 1995, p. 32- la
aseguran que la organización de ninguna manera traducción es propia)
buscó generar cambios mediante la intervención
política directa, aseveran que -antes bien- han

de Büren, M. P.
“Neoliberalismo: el secreto como estrategia” | pp. 77-90 [ 83 ]
La sociedad tampoco busca hacer propaganda, intelectual y filosófico, y [...] por la amistad
ni crear una ortodoxia obstructora. Así lo expresa y el compañerismo confortable. (Hartwell,
la “declaración de objetivos” oficial de Mont 1995, p. 219-220)
Pèlerin Society. Su Statement of Aims, sellada el 8
de abril de 1947 y mantenida hasta la actualidad: Las reuniones brindaban, según de Graaff,
un renacimiento espiritual y moral completo.
El grupo no aspira a hacer propaganda. Para Read, ellas eran un día de campo inte­
No trata de establecer una ortodoxia meti­ lectual. (Hartwell, 1995, p. 231)
culosa y obstaculizante. No adhiere a nin­
gún partido en particular. Su objetivo es, La Sociedad [...] existe principalmente en
únicamente, facilitar el intercambio de la mente y en los afectos de sus miembros.
opiniones. (Hartwell, 1995, p.42, traducción No tiene base institucional física. [...] No
propia) tiene, por tanto, una residencia fija o iden­
tificable (…) La Sociedad no recibe grandes
Ni siquiera tendrá como objeto la formulación donaciones ni tiene funcionarios remune­
de una doctrina propia, antes bien, priorizará la rados. Tiene una cuenta bancaria con un
libre discusión y la pluralidad de opiniones. saldo relativamente pequeño proveniente
de las cuotas de los miembros y de dona­
¿Qué tienen en común los miembros de la ciones ocasionales. (Hartwel, 1995, p. xxi,
Sociedad Mont Pèlerin? (Hartwell, 1995, p. traducción propia)
218)
No existe credo oficial. (Hartwell, 1995, p. Esta asociación, remarcan ellos, tiene un dis­
218) tanciamiento declarado de la acción política,
En reuniones de la Sociedad no ha habido no busca influir en ella, no actúa como grupo
ningún intento de llegar a un acuerdo, el de presión, no es un tanque de pensamiento al
procedimiento es siempre análisis crítico se­ estilo de Heritage Fundation10, carece de recursos
guido de un debate, sin votación. Indivi­duos financieros, no tiene una publicación oficial, no
particulares han argumentado, a me­nudo se dedicó a diseñar programas políticos. Es una
con pasión, a favor de teorías o políticas es­ agrupación privada que, sin ser secreta, se reúne
pe­
cíficas, no necesariamente al­ canzando a debatir entre amigos.
o esperando el acuerdo de los demás.
(Hartwell,1995, p. 219, traducción propia) Mont Pèlerin Society nunca buscó tener in­
fluencia política, ni actuó como un lobista
Lejos de ser una organización financiada des­ en la arena política. (Hartwell, 1995, p. 40)
tinada a la propagación de una determinada
concepción de mundo, se trata (aseguran) de una ... la Sociedad no emitió manifiestos ni ideó
asociación internacional de académicos liberales agendas políticas; no tuvo una publicación
con un amplio espíritu pluralista que se sienten oficial (aunque se publicaron algunas actas
movidos por intereses intelectuales y filosóficos y más tarde hubo un informe trimestral y un
y se reúnen periódicamente a debatir y a disfru­ boletín de noticias para los miembros); no
tar unas tardes de campo, paseo, amistad y intentó institucionalmente ejercer influen­
compañerismo. cia política [...] Y así, la Sociedad se convir­tió
en una academia, en una sociedad de apren­
La idea de Hayek fue que la Sociedad debía dizaje y no en un grupo de presión. (p. 84)
ser una sociedad académica -una academia 10
Heritage Fundation, según señala en su página ofi­
y no una agrupación propagandística cial https://www.heritage.org, constituye un tanque de
de fe-. Más que ello, Hayek quería una pensamiento estadunidense fundado en 1973 aboca­
comunidad unida por intereses comunes, do a formular y promover políticas públicas conser­
amistad y la búsqueda mutuamente venta­ vadoras basadas en los principios de la libre empresa,
el gobierno limitado, la libertad individual, los valores
josa de las bases filosóficas de la sociedad norteamericanos tradicionales y la férrea defensa na­
libre. Ya en 1950 escribió: Se sentía firme­ cional. En dicho espacio se reconoce como el think
mente que el objetivo de la Sociedad en la tank que ha alcanzado el mayor impacto en la políti­
creación de una verdadera comunidad de ca pública, como una entidad que ha habilitado la
académicos liberales se estaba logrando pro­ conquista de los principios conservadores y que man­
tiene sus instalaciones en las proximidades de los
gresivamente y solo eso justificaba la existen­ espacios de gobierno estatal con objeto de lograr sus
cia de la Sociedad y debía continuar siendo propósitos. Según Jeffrey Steinberg (1995) esta funda­
su propósito principal. La Sociedad ya era ción fue lanzada en Washington DC por la propia Mont
un foro donde liberales individuales po­ Pèlerin Society y llevó a sus tierras a media docena de
dían juntarse a discutir y argumentar. Y montpelerines ingleses con objeto de abocarlos al ase­
soramiento de la Carrera presidencial de Ronald Rea­
continuó siendo una comunidad y un foro, gan. Esto, en imitación de la victoria conseguida por
un lugar de encuentro satisfactorio donde Margaret Thatcher en Inglaterra por obra del con­sejo
sus miembros son atraídos por el interés del Institute of Economic Affaire.

[ 84 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Es importante enfatizar las ambiciones quien fuese presidente de la Sociedad desde 1971,
esencialmente intelectuales de la Sociedad, Milton Friedman, y el seguimiento directo que
su distanciamiento declarado de la acción efectivizase a la presidencia de Augusto Pinochet.
política, su política de no realización de También constituye un ejemplo significativo el
publicaciones oficiales, su falta de secre­ accionar de Friedrich Hayek, quien se encargó
taría desde la cual cualquier acción real de la instrucción de Margaret Thatcher y recibió,
podría ser lanzada, y sus recursos financie­ tras ello, títulos nobiliarios de la corona inglesa.
ros pequeños. Nunca ha tenido ni la organi­ Finalmente, mencionamos la media docena de
zación ni los recursos necesarios para ser montpelerineses ingleses que se trasladaron a
un grupo de presión o interés exitoso, y, al los EEUU con el exclusivo objetivo de orientar
ser internacional, no ha tenido un enfoque la candidatura presidencial de Ronald Reagan,
nacional particular. En efecto, la Sociedad ex presidente que, agregamos, ha sido lector ha­
como institución, es difícil de definir. Tiene bitual de The Freeman, publicación periódica edi­
una membresía relativamente homogénea tada por la Foundation For Economic Education, es
y un sistema de admisión selectivo. Su úni­ decir, por la institución que financió los pasajes
ca actividad declarada es reunirse para de los montpelerineses estadounidenses a la pri­
discutir y debatir. Es realmente un tipo es­ mera reunión de la Sociedad (Hartwell, 1995, de
pecial de club, un club intelectual con un Büren, 2015, Steinberg, 1995).
sesgo ideológico -ideológico sólo en el sen­ Si ellos niegan -por todos los medios- su
tido de que sus miembros comparten los accionar político activo, su vinculación con el
ideales y las concepciones de la sociedad neoliberalismo y sus prácticas discursivas y ex­
libre, pero sin ninguna una definición ofi­ tradiscursivas destinadas al ascenso y la conso­
cial y acordada del concepto “libertad”. La lidación del ordenamiento neoliberal, entonces
Sociedad, de nuevo citando sus objetivos el secreto, el ocultamiento, la invisibilización.
originales, “no busca establecer una ortodo­ se torna uno de los elementos centrales de su es­
xia meticulosa y obstaculizante”. Es además trategia política.
privada sin ser secreta, no tiene una manera De este modo evitan, de ser posible, la exposi­
formal de publicitar sus discusiones -por ción pública en política. Sin embargo, participan
ejemplo, a pesar de que siempre ha tenido activamente en ella a través del asesoramiento
algún tipo de cobertura, la Sociedad ha sido a funcionarios. Tales son los ejemplos antes
cautelosa con la prensa, y no ha querido mencionados, a los que podríamos agregar el
ahogar el debate franco en sus reuniones. caso de Mauricio Macri, invitado a la tribuna de
(p.192-193) la Sociedad en su Regional Meeting: The Populist
La búsqueda de fondos y la formulación de Challenge to Latin American Liberty celebrado en
documentos políticos seguramente habrían Argentina en 2011 (Fundación Libertad, 2011) y de
convertido a la Sociedad en un think tank los altos funcionarios de la dictadura pinochetista
antes que en una academia, sería más como Rolf Lüders y Carlos, Ambos asistentes del General
una Heritage Foundation internacional que Meeting desarrollado por Mont Pèlerin Society
como a una academia internacional de filo­ entre el 2 y el 7 de septiembre de 2012 en Praga
sofía política. (ibíd., p. 89) en calidad de expositores y/o moderadores. Pri­
Es difícil sacar conclusiones firmes sobre vilegio, este último, que no revistió ningún otro
el papel de Mont Pèlerin Society en el resur­ participante latinoamericano (Mont Pèlerin
gimiento del liberalismo. El carácter de la Society, 2012).
Sociedad es tal que ha sido siempre más Además, expanden en todo el globo institucio­
una academia de filosofía política, como nes encargadas de difundir su entramado discur­
Hayek la concibió, que un grupo de presión sivo en el conjunto de la población con objeto de
política. Sus reuniones han sido seminarios, generar nuevos consensos. No obstante, prohíben
no encuentros políticos. Su función ha sido a tales instituciones llevar la nominación de la
la educación, carente de proselitismo. Su asociación con objeto de invisibilizar su articu­
objetivo ha sido generar ideas, no producir lación. Tal ha sido el caso en Argentina del Centro
la revolución. Sin duda, sus miembros de Difusión de la Economía Libre (CDEL) instaurado
quisieron cambiar el mundo, pero a través en 1958 en vinculación, hacia afuera, con otros
del cambio de ideas y valores, no por medio centros distribuidos en América Latina y el mun­
de la acción directa. (p. 215) do para esa época, y hacia adentro, por un lado,
con el diario La Prensa, que se encargaba de di­
fundir para el público general los artículos ya
Lo subrepticio en el despliegue neoliberal publicados por el CDEL así como sus actividades
y conferencias y, por otro lado, con funcionarios y
Recordemos brevemente algunas de las parti­ empresarios locales. A modo de ejemplo, cita­mos
cipaciones de los miembros de la Sociedad en el el caso de la vinculación que realizase Be­negas
asesoramiento de gestiones de gobierno estatal Lynch -fundador del CDEL- entre Hayek y Eugenio
de corte claramente neoliberal. Tal es el caso de Aramburu, así como con las gestiones de su hijo

de Büren, M. P.
“Neoliberalismo: el secreto como estrategia” | pp. 77-90 [ 85 ]
para que empresarios de la Bolsa de Comercio fi­ Universidad Francisco de Marroquín y en la Red
nanciasen la fundación del ESEADE, institución Liberal de América Latina (RELIAL), organización
que intentará continuar las labores del CDEL des­ que nuclea a centros pares de Fundación Libertad
de fines de los años 70 (de Büren, 2015). en América Latina. Su presidente, Ricardo López
En tal sentido, si bien las investigaciones sobre Murphy, por dar sólo un ejemplo, imparte con­
el ingreso del neoliberalismo en tierra local abo­ ferencias desde enero de 2016, es decir, en un
can sus esfuerzos en estudiar el accionar de tan­ contexto de un intenso retroceso de las dirigen­
ques de pensamiento a partir de los años 70, el cias progresistas y ascenso de gobiernos de corte
desembarco de instituciones montpelerinesas neoliberal en el continente, tituladas Argentina
de difusión se registra en América Latina desde ¿Cómo vencer al populismo? (RELIAL, 2016)
el año 1958 mediante la creación del Instituto A tales prácticas políticas subrepticias se adi­
Venezolano de Análisis Económico y Social por cionan aquellas que el grupo destina a hegemoni­
Nicornedes Zuloaga, el Centro de Estudios Econó­ zar aquel discurso que detenta por excelencia -en
mico Sociales en Guatemala por Manuel Ayau nuestros días- de una presumida neutralidad
(quien después fue presidente de la MPS y ade­ valorativa, que nos habla de “lo que es”, que
más creó la hasta ahora existente Universidad presume carecer de desviaciones subjetivas, va­
Francisco de Marroquín), el Instituto de Pesquisas lorativas, ideológicas y, al cual, la modernidad le
Economicas e Socais en Brasil por P. Ayres, el Insti­ ha otorgado mayor poder de verdad, esto es, el
tuto de Investigaciones Sociales y Económicas por discurso científico. Recordemos, al respecto, la
Gustavo Velasco en México, el Instituto para la Li­ pregunta que Michel Foucault lanzase casi como
bertad y la Democracia por Hernando de Soto en una afirmación en Defender la Sociedad:
el Perú, el Centro de Estudios Sobre La Libertad, por
Alberto Benegas Lynch en Argentina y el Institu­ ¿No hay que plantearse la cuestión, interro­
to de Investigaciones Económicas y Sociales por E. garse sobre la ambición de poder que aca­
Altamirano en El Salvador. rrea consigo la pretensión de ser una cien­
Estos institutos se dedicaban a la publicación cia? (2006, p. 23)11
de revistas, por lo general, con traducciones al es­
pañol de artículos sobre temas liberales, y parti­ En tal sentido, no sólo expande su entramado
cipaban activamente en la distribución y venta discursivo a través del accionar de sus institutos de
de obras de autores europeos y norteamericanos. difusión, sino también mediante la introducción
J. R. Albiol, un miembro español y editor de textos de sus miembros en los espacios que especializan
liberales, tenía cerca de ochenta traducciones su labor en la construcción del discurso científi­
que desde hacía más de treinta años eran la co, esto es, las universidades. Disputan la apropia­
principal provisión de libros sobre el liberalismo ción de la enunciación científica por dos vías o
en América del Sur. Todos estos fundadores, a modalidades. En la primera, contemplamos el
excepción de Soto, eran miembros de la Sociedad arribo de sus miembros a instituciones de edu­
y sólo la integraban en calidad de representantes cación superior, la generación de nuevos insti­
latinoamericanos antes de 1952: Carlos A. Benegas tutos de altos estudios como la ESEADE o La
(Argentina), Luis Montes de Oca -traductor de la Universidad Francisco de Marroquín y la adjudi­
primera versión española para Latinoamérica cación de becas de formación en espacios de
de La cité libre de Walter Lippmann-, Gustavo posgrados extranjeros a intelectuales orgánicos
R. Velasco (México) y Raúl Maestri-Arredondo vernáculos12. En la segunda modalidad, adverti­
(Cuba) (Hartwell, 1995). mos las disputas que sus miembros lanzan en el
Un relevo actual en Argentina incluiría la espacio discursivo, más específicamente teórico
ESEADE, fundada en 1978 por Alberto Benegas y epistemológico. En este ámbito, sus prácticas
Lynch (hijo) con ayuda financiera de empresarios se dirigen a deslegitimar a las opciones teóricas
vinculados a la Bolsa de Comercio de Buenos que sustentan alternativas organizativas que les
Aires (Benegas Lynch, 2007) y la Fundación Li­ son adversas. Retomemos algunos ejemplos. En
bertad. Esta última institución fue la encargada el caso del marxismo podemos mencionar, en el
de organizar la reunión de Mont Pèlerin Society campo epistemológico, la labor del montpelerinés
en Argentina en 2011 (Fundación Libertad, 2011) Karl Popper (1967), destinada a privar de las cre­
y otorgó su Premio Libertad a Jorge Lanata en su denciales de cientificidad al materialismo histó­
cena de fin de año de 2015. El homenaje brindado rico y, en el campo teórico, los trabajos de von
al periodista en dicha oportunidad contó con las Mises (1920) abocados a señalar la imposibilidad
palabras del recientemente electo Presidente de 11
En consonancia con esto, Michel Foucault en La verdad y las
la Nación, Mauricio Macri (quien también había formas jurídicas (2010) señalará, apoyado en formulaciones
sido partícipe de la reunión que la Sociedad ce­ de Friedrich Nietzsche, la necesidad de hacer una historia
lebró en Buenos Aires en el año 2011) y de Mario política de la ciencia.
Vargas Llosa, importante miembro de la Sociedad
12
Constituye un ejemplo de ello, el conjunto de becas que el
Centro de Difusión de la Economía Libre (CDEL) facilitó a
(Macri, 2015; Fundación Libertad, 2015) sus miembros con objeto de que continuasen sus estudios
Para el caso de América Latina, podemos en la Foundation For Economic Education y en Grove City
encontrar una referencia más actual en la College en los Estados Unidos (Editorial de ISL, N° 28).

[ 86 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
del cálculo económico en sistemas económicos señala la imposibilidad de órdenes económicos
socialistas. En el caso del keynesianismo y los mixtos13.
proyectos de planificación económica centrali­
zada, en el campo epistemológico, Hayek (1964) 13
Para el caso específico de las disputas efectivizadas tanto
intenta refutarlos mediante la noción de sistemas en la primera como en la segunda modalidad por Ludwig
complejos y, en el campo teórico, von Mises (1927) von Mises, el lector puede remitirse a de Büren (2019).

Reflexiones finales

E ste trabajo nos ha permitido observar que el


secreto y su construcción pueden considerarse
como una de las particularidades estratégicas de
ciertos hechos, como la pobreza, la exclusión de
grandes masas poblacionales y la apropiación
de los recursos en pocas manos no puedan ser
Mont Pèlerin Society una de las organizaciones atribuidos a un modelo civilizatorio específico,
políticas centrales que confluyeron en la orga­ a sus mentores, ni a las prácticas de quienes se
nización de eso que hoy denominamos neoli­ benefician con su aplicación. El secreto juega en
beralismo. ello un rol decisivo, permite que la manipulación
Esto nos permite reflexionar en torno a ciertas interpretativa se perpetúe atribuyendo otro con­
interpretaciones populares que, en un intento de tenido a las explicaciones de los hechos.15
comprender el consenso y el ascenso alcanzado Esta conclusión se reafirma cuando observa­
por las derechas en América Latina en estos mos la distinción que la historia oficial de la
últimos años, suelen señalar como posverdad14, Sociedad (Hartwell, 1995) realiza entre lo que
la cual, si nos aferramos a un análisis empírico denomina micro y macro política, distinción
de la realidad, luego de lo anteriormente dicho, que comprende que el devenir de la historia no
podríamos pensar que se reducen simplemente se define en la micro política (esto es, la disputa
a lo que Aristóteles señalaría como ausencia de legislativa, por la sanción de leyes), antes bien,
verdad en función de la definición que él mis­ ella es condicionada por la macro política, la cual
mo postula para distinguir entre lo verdade­ro abarca, según su definición, el conjunto de ideas
y lo falso, esto es, una falta de correspondencia que sobrevuelan y recortan el marco de discusión
entre lo que se enuncia a través de proposiciones en un tiempo y espacio determinado. Por lo cual,
afirmativas y lo que se percibe de manera empí­ si Mont Pèlerin se lanza a la contienda, sus es­
rica o, en términos del Modelo Hipotético Deduc­ fuerzos se deberían dirigir a ganar la batalla en
tivo que Popper construyese y se difundiese en este campo.
nuestra tierras, una falta de correspondencia Ya Ludwig von Mises había aprendido de Carl
entre enunciados empíricos observacionales y Menger que la clave para torcer los destinos de la
sus observaciones pertinentes. Esto último, con sociedad no residía en ocupar cargos públicos; lo
una diferencia en el modelo hipotético deduc­ central consistía en hegemonizar la disputa dis­
tivo, en tanto Karl Popper, miembro de Mont cursiva en el campo académico. Eso explica, tal
Pèlerin Society, ha reafirmado la existencia de como lo relata el propio von Mises, su accionar
una distancia entre lo que se enuncia y lo que se activo en los seminarios universitarios en Viena
percibe con los sentidos, la cual propone resolver en un momento donde el debate político no
mediante reglas de correspondencia, a las que sólo se daba en las calles, sino también en la
se llega por convención (Murillo, 2012b). Si hay Universidad.
una distancia entre los enunciados teóricos y Entonces, si los destinos de la política y la so­
el mundo material, entonces hay una distancia ciedad ya no se debaten en el Congreso Nacional,
entre la interpretación de los hechos y los he­ ni en la Presidencia de la Nación, sino mediante la
chos: es ese el campo de disputa y para poder difusión de determinadas ideas, en la generación
jugarlo es necesario velar la mirada a ciertos de nuevos consensos. Al parecer. luego de obser­
hechos, mantenerlos en secreto, de modo que, var la estrategia montpelerinesa. el secreto viene
14
Me refiero a cierta circulación popular en las redes sociales 15
Al respecto le puede interesar la vinculación entre giro
a la hora señalar ciertas incoherencias, ciertas faltas de co­ lingüístico y neoliberalismo o epistemología y neoliberalis­
rrespondencias entre la realidad y lo que se pronuncia de mo presente en el trabajo Posmodernidad y neoliberalismo.
ella en enunciaciones gubernamentales oficiales o de medios Reflexiones críticas desde los proyectos eman­ cipatorios de
hegemónicos de comunicación, sobretodo, en Argentina. América Latina que escribiese Susana Murillo en colabora­
Cito a modo de ejemplo aquellas que han sido sintetizadas ción con José Seoane, y el texto Prácticas científicas y procesos
a modo de parodia en un video de reciente elaboración sociales. Una genealogía de las relaciones entre ciencias natu­
https://www.youtube.com/watch?v=H1o7w2nUpOE. rales, ciencias sociales y tecnologías (2012a).

de Büren, M. P.
“Neoliberalismo: el secreto como estrategia” | pp. 77-90 [ 87 ]
a cumplir una función importante: facilitar la organización, ni permite identificar los intereses
aceptación, y con ello la difusión, de ciertos materiales y clasistas que representa; el secreto
discursos, ciertas interpretaciones de la realidad permite que eso que está articulado centralmente
y la consolidación de nuevos consensos. Facilita la aparezca a nuestros sentidos de manera
aceptación y el consenso en tanto parece neutral, atomizada y, en tanto socialmente difuminado,
no se identifica a una asociación política y a su emergente de la pluralidad poblacional.

[ 88 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Referencias bibliográficas

Anderson, P. (2003). Neoliberalismo: un balance Fundación Libertad (2011). Programa. Rosario,


provisorio. En E. Sader y P. Gentili (ed.), La trama Argentina: Mont Pèlerin Regional Meeting: The
del neoliberalismo. Mercado, crisis y exclusión Populist Challenge to Latin American Liberty,
social. Buenos Aires: CLACSO. Disponible en http://www.mpsargentina.org.
Beltrán, G. (2005). Los intelectuales liberales: poder - - - - - - (2015). Saludos a Jorge Lanata en la entrega
tradicional y poder pragmático en la argentina del Premio Libertad. Rosario: Fundación
reciente. Buenos Aires: Eudeba. Libertad. Disponible en https://www.youtube.
Benegas Lynch (h), A. (2007). Nuestra historia. com/watch?time_continue=2&v=ssChyKfJyHE.
Buenos Aires: ESEADE. Disponible en http:// Ghersi, E. (2004). “El mito del neoliberalismo”.
www.eseade.edu.ar/institucional/institucional/ Estudios Públicos (95), pp. 293-313.
nuestra-historia.html. Grondona, A. L. (2011). “Las voces del desierto.
Dardot, P. y Laval, Ch. (2007). “La nature du Aportes para una genealogía del neoliberalismo
néolibéralisme: un enjeu théorique et politique como racionalidad de gobierno en la Argentina
pour la gauche”. Mouvements, (50), pp. 108-117. (1955-1975)”. La revista del CC (13), pp. 12-30.
Disponible en http://www.cairn.info/revue- Disponible en http://www.centrocultural.coop/
mouvements-2007-2-page-108.htm. revista/articulo/271/.
de Büren, M. P. (2011). “De la teoría objetiva a la Guillén Romo, H. (2018). “Los orígenes del
teoría subjetiva del valor, de Smith a Menger, neoliberalismo: del Coloquio Lippmann a la
¿De la Teoría del Valor Trabajo a la Teoría del Sociedad del Mont-Pèlerin”. Economía UNAM.
Valor Capital?”. Realidad Económica, (263), pp. 15 (43). Disponible en http://www.revistas.unam.
17-42. mx/index.php/ecu/article/view/65113.
- - - - - - (2013a). “Democracia: proyecto imposible Hartwell, R. M. (1995). A History of the Mont Pèlerin
en el entramado conceptual neoliberal”. Society. Indianapolis: Liberty Fund.
Observatorio Latinoamericano, (12), pp.353-360. Harvey, D. (2007). La breve historia del
- - - - - - (2013b). “Mont Pèlerin Society en la neoliberalismo. Madrid: Akal.
articulación del discurso neoliberal”. En H. Heredia, M. (2004). “El Proceso como bisagra.
Ramirez (ed.) O neoliberalismo sul-americano em Emergencia y consolidación del liberalismo
clave transnacional: enraizamento, apogeu e crise tecnocrático: FIEL, FM y CEMA”. En A.
(pp.118-143). São Leopoldo, Brasil: EHILA Oikos- Pucciarelli (coord.). Empresarios, tecnócratas
Editora EDUNISINOS. y militares. La trama corporativa de la última
- - - - - - (2014). La Escuela Austríaca de economía, dictadura. Buenos Aires: Siglo XXI.
expansión y difusión de sus ideas fuerza. Argentina ISL, Editorial (1972). “Contracubierta de tapa”.
1959-1989 (Tesis doctoral). Universidad de Ideas Sobre la Libertad. (28), pp.2.-3
Buenos Aires, Mimeo. Klimovsky, G. (1997). Las desventuras del
- - - - - - (2015). “La sociedad Mont Pèlerin. Un conocimiento científico. Buenos Aires: AZ
espacio de articulación”. En S. Murillo. (ed.) editorial.
Neoliberalismo y gobiernos de la vida. Diagrama Levine, B. (ed.) (1992). El desafío neoliberal: El fin
global y sus configuraciones en Argentina y del tercermundismo en América Latina. Bogotá:
América latina. Buenos Aires: Biblos. Grupo Editorial Norma.
Denord, F. (2002). “Le prophète, le pèlerin et le Macri, M. (2015). Saludo del Presidente Mauricio
missionnaire. La Circulation internationale Macri a Fundación Libertad en su Cena
du néo-libéralisme et ses acteurs”. Actes de la Anual 2015. Rosario: Fundación Libertad.
recherche en sciences sociales, (145), pp.9-20. Disponible en https://www.youtube.com/
Foucault, M. (2006). Defender la Sociedad. Curso watch?v=whmTJUsu9Wc.
en el Collège de France (1975-1976). Buenos Aires, Mato, D. (2005). “Redes de think tanks,
Argentina: Fondo de Cultura Económica. fundaciones, empresarios, dirigentes sociales,
- - - - - - (2008). El nacimiento de la biopolítica. Curso economistas, periodistas y otros profesionales
en el Collège de France: 1978-1979. Buenos Aires: en la promoción de ideas (neo) liberales a escala
Fondo de Cultura Económica. mundial”. En D. Mato. (ed.) Políticas de economía,
- - - - - - (2010). La verdad y las formas jurídicas. ambiente y sociedad en tiempos de globalización
Madrid: Gedisa. (pp. 131-153). Caracas: Facultad de Ciencias
Económicas y Sociales - Universidad Central de
Venezuela.

de Büren, M. P.
“Neoliberalismo: el secreto como estrategia” | pp. 77-90 [ 89 ]
Mont Pèlerin Society (2012). Conference Programen. Ramirez, H. (1997). La Fundación Mediterránea,
Praga: Mont Pèlerin Society General Meeting 1977-1992: estudio de caso de la relación entre
2012. Disponible en http://www.mps2012.org/ entidades empresarias y partidos políticos (Tesis
programme/conference-program. de Maestría). Centro Estudios Avanzados,
- - - - - - (2019) Past Meetings. Mont Pèlerin, Suiza: Universidad Nacional de Córdoba, Córdoba.
The Mont Pèlerin Society. Disponible en https:// Disponible en https://www.academia.
www.montpelerin.org/past-meetings/. edu/38361576/La_Fundaci%C3%B3n_
Morresi, S. (2008). La nueva derecha argentina: Mediterr%C3%A1nea_1977-1992_estudio_
la democracia sin política. Los Polvorines: de_caso_de_la_relaci%C3%B3n_entre_
Universidad Nacional General Sarmiento y e n t i d a d e s _ e m p r e s a r i a s _ y_ p a r t i d o s _ p o
Biblioteca Nacional. l%C3%ADticos?f bc l i d = Iw AR 1 w vd 1 u
Murillo, S. (2008). Colonizar el dolor. La LwluL7 yXZwylhtnGa2OKR0BJr3nz
interpelación ideológica del Banco Mundial en tF969CBE2pm62BhbCNKd0pI
América latina. El caso argentino desde Blumberg Ramirez, H. (2003). “Organizaciones empresariales
a Cromañón. Buenos Aires: CLACSO. y políticas económicas en Argentina y Brasil,
- - - - - - (2010). “Estado, sociedad civil y 1961-1996. Los casos de FIEL, Fundación
gubernamentalidad neoliberal”. Revista Mediterránea e IPES”. Nueva Época. 2( 29), pp.
Entramados y perspectivas. 1 (1), pp. 91-108. 119-143.
- - - - - - (2012a). Posmodernidad y neoliberalismo. - - - - - - (coord.).(2013). O neoliberalismo sulamericano
Reflexiones críticas desde los proyectos em clave transnacional: enraizamento,
emancipatorios de América Latina. Buenos Aires: apogeu e crise. São Leopoldo: Oikos- Editora
Luxemburgo. EDUNISINOS.
- - - - - - (2012b). Prácticas científicas y procesos Relial (2016). Argentina ¿Cómo vencer al populismo?
sociales. Una genealogía de las relaciones entre Conferencia con Ricardo López Murphy. México
ciencias naturales, ciencias sociales y tecnologías. D.F: Relial. Disponible en http://heyevent.com/
Buenos Aires: Biblos. event/gl3elqh6q3k46a/argentina-como-vencer-al-
- - - - - - (2015a). “Biopolítica y procesos de populismo.
subjetivación en la cultura neoliberal”. En S. Salinas Araya, A. (2016). “Debates Neoliberales
Murillo (ed.) Neoliberalismo y gobiernos de la en 1938. El Coloquio Lippmann”. Hermenéutica
vida. Diagrama global y despliegues en Argentina Intercultural. Revista de Filosofía, Nº 26, pp.57-91.
y América Latina.. Buenos, Aires: Biblos. Disponible en http://ediciones.ucsh.cl/ojs/index.
- - - - - - (ed.) (2015b). Neoliberalismo y gobiernos de php/hirf/article/view/505.
la vida. Diagrama global y sus configuraciones Steinberg, J. (1995). “The Legacy of Friedrich
en Argentina y América Latina. Buenos Aires: von Hayek: Fascism Didn’t Die with Hitler”.
Biblos. Washington DC: The Schiller Institute.
- - - - - - (2018). “Neoliberalismo: Estado y procesos Disponible en http://schillerinstitute.org/educ/
de subjetivación”. Revista Entramados y hist/1995/von_hayek.html
perspectivas. 8 (8), pp. 392-426. von Hayek, F. (1981). “La teoría de los fenómenos
Plehwe, D. y Fischer, K. (2013). “Redes de think complejos”. Estudios Públicos, Nº 2, pp.100-127.
tanks e intelectuales de derecha en América von Mises, L. (1994). Liberalismo. Barcelona:
Latina”. Nueva Sociedad. (245), pp.70-86. Planeta Agostini.
Disponible en http://nuso.org/media/articles/ - - - - - - (2007). El socialismo, análisis económico
downloads/3941_1.pdf. y sociológico. Madrid: Unión Editorial-
Popper, K. (1967). Conjeturas y refutaciones. El Universidad Francisco de Marroquín.
desarrollo del conocimiento científico. Buenos - - - - - - (2012). Economic Calculation in the Socialist
Aires: Paidós. Commonwealth. Alabama, EEUU: Mises
Institute.

[ 90 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
La perspectiva de género en el sector empresarial
Problemas, tendencias y buenas prácticas

The gender perspective in the business sector


Problems, trends and good practices

Dariel Mena Méndez | ORCID: orcid.org/0000-0003-0640-0446


darielito.mena@gmail.com
Universidad de Cienfuegos
Cuba

Luis Fernando Espín Sandoval | ORCID: orcid.org/0000-0003-2285-6865


lf.espin@uta.edu.ec
Universidad Técnica de Ambato
Ecuador

Alexander Darío Lascano Ceballos | ORCID: orcid.org/0000-0002-9024-7853


alexdlascanoc@gmail.com
Universidad Técnica de Cotopaxi
Ecuador

Recibido: 09/07/2018
Aceptado: 19/02/2019

Resumen Abstract
L a perspectiva de género se ha incorporado en
numerosas agendas de discusión a nivel inter­
nacional y regional, siendo los ámbitos intrafa­
T he gender issue has been incorporated into
numerous discussion agendas at an inter­
national and regional level, with the intrafamilial
miliares y escolares los que mayor atención han and school spheres receiving the most attention
recibido en investigaciones, estrategias y proyec­ in research, strategies and projects. It has not
tos. No ha sido el contexto de las organizaciones been the context of organizations (companies
(empresas y corporaciones) sobre los cuales se and corporations) about which enough has
ha indagado lo suficiente al respecto: las escasas been investigated in this regard; the scarce pu­
publicaciones en revistas y en plataformas espe­ blications in magazines and specialized plat­
cializadas así lo demuestran. Sustentado en la re­ forms demonstrate this. Sustained in the docu­
visión bibliográfica documental, el siguiente tra­ mentary literature review, the following work
bajo tiene el propósito de reflexionar acerca de has the purpose of reflecting on the gender
la perspectiva de género en el sector empresarial. pers­pective in the business sector. Examples of
Se mencionan ejemplos de violencia laboral y workplace violence are mentioned and some
se señalan algunos rasgos, elementos y cifras features, elements and figures supported by refe­
apoyados en fuentes de referencia. Asimismo, rence sources are indicated. Likewise, several
se sistematizan varias experiencias y ejemplos experiences and examples of good practices are
de buenas prácticas encaminadas a erradicar systematized aimed at eradicating gender gaps
las brechas en materia de género y combatir and combating any type of discrimination and
cualquier tipo de discriminación y actos violentos violent acts in these spaces.
en estos espacios.

Palabras clave: Género, Violencia laboral, Keywords: Gender, Labor violence, Business
Sector empresarial, Brechas, Buenas prácticas. sector, Gaps, Good practices.

Mena Méndez, D., Espín Sandoval, L. F. y Lascano Ceballos, A. D.


“La perspectiva de género en el sector empresarial” | pp. 91-108 [ 91 ]
Introducción

L as características que nos distinguen como


hom­bres o mujeres y la comprensión de aspec­
tos sociales de la división sexuada, como puede
diferentes para cada caso, pero también
desiguales.
Durante los últimos años, el posicionamiento
ser la determinación de roles según el sexo, son de este concepto en el campo de las ciencias so­
las expresiones más evidentes que se manifiestan ciales y humanas, y su interpretación en cada uno
en las fuentes consultadas sobre la categoría géne­ de los espacios institucionales, educacionales, fa­
ro. Sin embargo, hablar de género es mucho más miliares y en ámbitos de socialización, ha favore­
complejo de lo que parece, sobre todo porque dis­ cido potenciar las luchas que durante siglos se
tribuir roles tiende por lo general a ser discrimina­ han promovido para erradicar las distintas for­
torio o excluyente, lo que se nota en expresiones mas de violencia de género, y entre ellas, la que
como “las mujeres son las que lavan los platos”, acontece de distintas formas en el ámbito laboral.
“las mujeres son chismosas”, “tienes que caminar Un concepto muy abordado para explicar las
como un hombre”, “habla como los hombres”, “eso prácticas arcaicas de discriminación y violencia
es cosa de hombres”, “las mujeres a la cocina”, “el es el de patriarcado. Constituye
hombre de la casa”, etc.
El termino género entraña una fusión entre los una estructura social jerárquica, basada en
componentes bio-psico-sociales, mientras que el un conjunto de ideas, prejuicios, símbolos,
concepto de sexo alude al componente biológico costumbres e incluso leyes, por las que el
que nos diferencia desde que nos formamos en el género masculino ocupa posiciones de
vientre materno. poder y el femenino de subordinación. Esta
estructura genera desigualdad en el acceso
El concepto de género nos lleva a una cons­ al poder, no sólo en relación con las mujeres,
trucción social y cultural que hace referen­ sino también con otros hombres, y limita la
cia al conjunto de prácticas, símbolos, re­ construcción de sociedades democráticas y
pre­sentaciones, normas valores, y derechos sostenibles. (Díaz Tenorio, 2009, p. 4)
que las sociedades elaboran a partir de las
diferencies sexuales. Se trata de una dimen­ Expone la socióloga, activista y consultora de
sión históricamente construida, que asigna género Ángeles Briñón, (citada por García, 2016),
roles, espacios, características e identidades que las empresas son un reflejo de la sociedad pa­
diferentes1 a hombres y mujeres en función triarcal y muchas veces se evidencia en ellas el de­
de su sexo biológico, de acuerdo al modelo sestimación a las mujeres, en la discriminación que
de relaciones dominante. (Rubio Serrano, sufren, tanto en salario como en acceso o la promo­
2007, p. 3) ción. Este desprecio hacia las mujeres es una con­ducta
machista que tiene consecuencias graves en la vida.
Un criterio similar lo ofrece la psicóloga cu­ De todos modos, queda claro que la violencia
bana Mareelén Díaz Tenorio (2009, p. 1), al aseve­ de género no solo se percibe en las limitaciones
rar que el género es im­puestas por los sistemas de dirección hacia
el sec­tor femenino para ocupar plazas o cargos
una construcción sociocultural, subjetiva, especí­ficos. El problema es mucho más complejo
que contiene las características, roles, acti­ y heterogéneo, toda vez que tiene disímiles
tudes, comportamientos, creencias, signifi­ formas de expresión en las relaciones cotidianas
cados, identidades, funciones y relaciones, de trabajo.
atribuidas al ser hombre y mujer de acuerdo La consulta realizada en diferentes platafor­
al sexo, por y en una sociedad histórica mas de investigación social demuestra que se
concreta. Estas atribuciones suelen ser trata de un tema insuficientemente abordado,
careciendo de planteamientos, tanto desde las
1
Debe señalarse que el término diferente, cuando estamos perspectivas teórica y crítica, como de estudios
en­focados en la perspectiva de género, tiende en alguna
medi­da a ser excluyente y a distanciar a las personas. Lo co­
de sistematización donde se aborden las expe­
rrecto aquí y lo más atinado sería el uso del término diverso, riencias positivas y ejemplos de buenas prác­ticas
y sobre todo apropiarse de la máxima: unidad en la diversidad de equidad de género en estos espacios.

[ 92 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Metodología

C onsiderando estos argumentos, los autores del


presente trabajo nos proponemos reflexio­nar
acerca de la perspectiva de género en el sector
cualquier ámbito de la vida en sociedad2.
Se alude a varias cifras que demuestran el es­
tado crítico en que se encuentra la región latinoa­
institucional, fundamentalmente en las empre­ mericana como consecuencia de la inequidad
sas. Se profundiza en el tema mediante ejem­plos de género en el sector empresarial. En última
de violencia que ocurren en el ámbito empresa­ instancia, se mencionan varias experiencias e
rial, explicado por distintos autores como expre­ iniciativas de buenas prácticas a partir de la im­
siones de violencia laboral. plementación de proyectos, la constitución de
Desde el punto de vista metodológico es un tra­ redes, de asociaciones y grupos feministas para
bajo de revisión/reflexión y sistematización. Se el fortalecimiento de las luchas por la equidad de
apoya en fuentes documentales, estudios publica­ género y ocupados en la emancipación de la mu­
dos por universidades y centros de investi­gación, jer en el sector corporativo.
en libros, artículos, documentos y regu­laciones 2
Conceptualmente debemos destacar que los términos igual­
y mecanismos internacionales que dis­ponen a la dad de género y equidad de género, en ocasiones son abordados
equidad de género como un dere­cho humano en como si se tratase de lo mismo, generando incomprensiones
y desacuerdos epistemológicos. La igualdad de género es un
principio de carácter jurídico universal utilizado en progra­
mas sociales, conferencias, constituciones nacionales, políti­
cas públicas y declaraciones sobre derechos humanos. Plantea
la igualdad como seres humanos, con derechos económicos,
políticos, sociales, culturales, etc.; de que todas las personas
posean las mismas posibilidades y oportunidades en la vida
sin discriminación alguna. No se trata de plantear con reduc­
cionismo que son iguales los hombres y las mujeres, sino de
entender la necesidad de otorgar un carácter humanista y
armónico tanto a la teoría como a la convivencia en sociedad.
La equidad de género, por su parte, se refiere al trato imparcial
entre mujeres y hombres de acuerdo a sus necesidades res­pectivas,
ya sea con un trato equitativo o con uno diferenciado pero que se
considera equivalente en lo que se refiere a los dere­chos, beneficios,
obligaciones y posibilidades. Por lo tanto, para que haya igualdad
de género debe haber una equidad de género (Zamudio Sánchez;
Ayala Carrillo y Arana Ovalle, 2014, p. 253).

Violencia de género en las organizaciones

L as organizaciones son espacios de producción,


de prestación de bienes o servicios específicos,
pero también de socialización y sociabilidad,
mienza por situaciones en las que se empie­
za hablando y se va pasando a cotas de
mayor intensidad (escalada de la violencia).
donde se congregan personas de ambos sexos (Mansilla Izquierdo, 2012)
con características biopsicosociales diversas.
Esto hace que ocurran la incomprensión, los Si bien es cierto que durante siglos las empresas
conflictos, los desacuerdos y las prácticas reprodujeron modelos discriminantes hacia las
discrimina­torias. mujeres, este tema se agrava mucho más cuando
la exclusión trasciende al sector masculino (dis­
El concepto de violencia debe ser más am­ criminación por orientación sexual) y otras por
plio que el de la mera agresión física (pegar, la edad de las personas, el color de la piel, la
golpear, empujar), y debe incluir otras con­ capacidad económica (status social), por la apa­
ductas susceptibles de violentar e intimidar riencia física, e incluso las tendencias que des­
al que las sufre, ya que en muchas ocasio­ cartan a los hombres y mujeres indígenas de los
nes la violencia sigue un curso gradual: co­ pueblos latinoamericanos y caribeños.

Mena Méndez, D., Espín Sandoval, L. F. y Lascano Ceballos, A. D.


“La perspectiva de género en el sector empresarial” | pp. 91-108 [ 93 ]
Susana Vázquez-Cupeiro afirma que existen sanciones extremas que afectan tanto a hombres
le­gislaciones y políticas públicas, así como pro­ como a otras mujeres.
ce­sos de expansión de oportunidades y cambios
socioeconómicos en las relaciones de género que
han favorecido mayor presencia de mujeres en Ejemplos de violencia de género
organizaciones educativas, frente al elitismo, la ex­ en las organizaciones
clusión y las desigualdades que han caracterizado
los sistemas educativos del pasado, hoy se habla de ◊ Obstáculos para ocupar plazas
pluralidad y equidad (Vázquez-Cupeiro, 2015, pp. ◊ Discriminación y limitación impuesta por
177-202). Sin embargo, también asevera,que en el los directivos para impedir ascensos o difi­
caso del desarrollo científico técnico, cultar la ocupación de cargos por determi­
nado prejuicio (contra las mujeres y los
la persistente brecha de género, en paí­ hombres).
ses con contextos socioculturales y geo­ ◊ Relegación de roles concretos
políticos diversos, supone, además de ◊ Apelación al estilo autoritario de la comu­
mermar la capacidad de innovación y nicación cuando se establecen las relacio­
competitividad del sistema de ciencia nes interpersonales. Agresión verbal (uso
y tecnología, condenar a las mujeres de términos groseros, insultantes, gritar a
a permanecer en los “márgenes de la las personas, realizar amenazas o intimida­
ciencia”. (Vázquez-Cupeiro, 2015, pp. ciones, manifestar desprecio con las pala­
177-202) bras y gestos, etc.).
◊ Agresión física (golpear sobre la mesa o buró,
Según Ángel Vázquez y Alejandra Urbiola (2014), a equipos, computadoras, herramientas de
trabajo, romper documentos o papeles, des­
las limitantes de ascenso se pueden com­ truir inmobiliarios u otros objetos en medio
prender a partir de dos discusiones, la pri­ de una discusión; lanzar objetos y apelar al
mera desenmascara un complejo tejido de uso de la fuerza para imponer la voluntad y
relaciones exclusivamente androcéntricas, someter a los empleados, provocando o no
donde la mujer no es tomada en cuenta, y si lesiones en el rostro u otra parte de su cuer­
busca llamar la atención debe demostrarse po, así como cualquier comportamiento hos­
abiertamente frente a otros hombres con til e incompatible con la paz y la armonía en
las capacidades para competir. la empresa).
La habilitación para ocupar un puesto ge­ ◊ La omisión e ignorancia (practicar el silen­cio
ren­cial o estratégico depende de una deci­ despectivo, ignorar a la persona aún cuando
sión discreta; aquí los varones hacen uso de se deban establecer relaciones normales de
mecanismos preestablecidos que les facili­ trabajo en función de objetivos y acciones
tan el ascenso en la jerarquía organiza­ concretas.
cional. ◊ Obstaculizar los derechos de algún trabaja­
[...] la segunda discusión se posiciona en dor frontalmente o a sus espaldas mediante
cómo se expresan las relaciones de desi­ manipulaciones y sugestiones.
gualdad entre varones y mujeres alrededor ◊ Acoso sexual (someter a la otra persona
de la conformación hegemónica de la mas­ para que acceda a los instintos carnales del
culinidad en el trabajo. (Vázquez y Urbiola, agresor). El acoso sexual en las organizaciones
2014, p. 159-189). son formas de violencia de género que, en
gran parte de los casos, busca perpetuar la
Cabe decir que la violencia de género en las dominación de los hombres hacia las mujeres;
instituciones es una modalidad de la violencia afectando gravemente su calidad de vida y
laboral, aunque conceptualmente se perciben limitando el ejercicio de sus derechos. (Ayala
ambigüedades y muchas veces resulta complejo Álvarez, 2011).
distinguir las diferencias, como consecuencia ◊ Acciones y expresiones directas o indirectas
de las formas de expresión y en dependencia de dirigidas a denigrar la autoestima y la moral
los sujetos perjudicados. Se tiende a creer que de los trabajadores/as.
sólo entra en debate la concepción de género ◊ Machismo (uso de términos, expresiones
cuando la mujer es la afectada. Sin embargo, si y frases sexistas, sátiras o burlas con con­
bien se reconoce como el grupo históricamente notación sexual, menosprecios hacia la
vulnerable, también existen mujeres agresoras: mujer por su condición biológica u otra
por ejemplo, cuando ocupan cargos de dirección “debilidad”. Se añaden también las burlas,
y ejercen limitación de derechos, apelan a la dis­ bromas o comentarios mal intencionados
criminación del sexo opuesto, a castigos injus­ que tienen relación con la apariencia física
tificados, a estilos autoritarios, a la imposición de las personas).
de sobrecargas de trabajo, o a la aplicación de ◊ Diferentes prácticas de rencor y odio que

[ 94 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
pueden producirse y afectan tanto a hom­ países como Ecuador no se ha prestado gran aten­
bres como a mujeres en la empresa. ción al tema [la violencia laboral] a pesar de haber
◊ Persecución y exigencia extrema hacia de­ una tendencia mundial hacia la visibilización de
terminados empleados esta violencia y el establecimiento de legislaciones
◊ Inequidad en el ámbito laboral, donde algu­ para su prevención, sanción de los agresores y pro­
nos puestos o personas se favorecen con tección de las víctimas.
ciertos beneficios y otros son marginados Un estudio realizado por el Instituto Nacional
por los propios sistemas de dirección. de Estadísticas y Censos (INEC) de Ecuador ex­
◊ Desprotección a los empleados, impedir a sus pone algunos datos acerca de la violencia de gé­
derechos laborales y limitar sus condiciones nero hacia la mujer. Se destaca que de cada 10
para desempeñar su labor con seguridad. mujeres, 6 han soportado algún tipo de violencia
Esto puede atentar contra la salud física y de género durante su vida, 1 de cada 4 mujeres
mental de las personas. ha vivido violencia sexual, sin embargo la violencia
psicológica es la forma más recurrente de violencia
de género con el 53,9%. (INEC, 2012). Asimismo,
Sobre el machismo apoyándose en el Censo Nacional Económico
(CENEC) se hace alusión a las brechas desde
El machismo en el sector empresarial se refleja el punto de vista laboral, donde las féminas se
generalmente en conductas que para la mayo­ría encuentran en desventaja con respecto al sexo
de los directivos resultan normales y no constitu­ opuesto en cuanto a la gerencia, la propiedad de
yen violación alguna. Los ejemplos más frecuen­ empresas y las ganancias por el desempeño.
tes son: Las pequeñas y medianas empresas (PYMES)
son dirigidas generalmente por hombres (69.7%),
◊ Contratar a las mujeres para asumir puestos las mujeres representan el 30.3%. En cuanto a
que, según ellos, “son plazas para mujeres”. la dirección de las grandes empresas, el 82%
◊ Establecer requisitos para determinados son hombres y sólo el 17.9% son mujeres. Se de­
puestos. El de secretaria por ejemplo, se tien­ muestra con estos resultados cuánto falta aún
de a naturalizar que deben ser mujeres jóve­ por avanzar cuando nos referimos a las brechas
nes, “hermosas” y educadas. de género en el ámbito laboral.
◊ Cuando los directivos hombres esperan Ante circunstancias como estas se imponen
que sus secretarias realicen otras acciones nuevas propuestas legislativas, así como poten­
que no están contempladas en el contrato ciar el papel de los sistemas educativos, de los
laboral. Ejemplos: organizar su oficina, medios de comunicación y demás organizacio­
servir café, agua, o prestar otros servicios nes para favorecer procesos sustantivos que
personales que nada tienen que ver con sus coloquen al sector femenino en equidad de de­
funciones en la organización. rechos con respecto al masculino. Asimismo,
◊ Devaluar el trabajo de alguna trabajadora para contribuir a la erradicación de todas las
en reuniones o frente a los demás formas de violencia y exclusión, fenómenos que
conllevan a un retroceso de las sociedades, en
El artículo Female violence against intimate part­ detrimento de los valores y la paz.
ners: An introduction, publicado por Frieze (2005) Cada vez más se demuestra el error en el pre­
en la revista Psychology of Women Quarterly, cepto de que las mujeres no poseen la capacidad
apunta a que estas prácticas, aunque parecieran necesaria para ejercer determinados puestos
menos graves, también constituyen tipos de vio­ en las empresas. Estudios realizados desde la
lencia de género y se pueden clasificar como Facultad de Contaduría y Administración de
micromachismos. la Universidad Nacional Autónoma de México
Es importante conocer que si bien existen rela­ (UNAM)3 han demostrado cómo las organizacio­
ciones entre el acoso laboral y el acoso sexual, nes que son dirigidas por mujeres, gozan de igual
ambos tienen formas distintas de expresión. El avances en la productividad y en la reputación
acoso de tipo laboral tiende a relacionarse con corporativa, que aquellas que son dirigidas efi­
la explotación, el hostigamiento, denigración y cazmente por hombres.
otras acciones injustas contra el trabajador o tra­ Es lamentable cómo el pensamiento capitalis­
bajadora, como los ejemplos antes mencionados. ta, economicista y radical de ciertos empresarios
Según la OIT (2003), es cualquier acción, todo inci­ se basa en el criterio de que a diferencia de los
dente o comportamiento que no pueda considerarse
una actitud razonable y con el cual se ataca, perju­ 3
Se trata de la investigación titulada La competitividad de
dica, degrada o hiere a una persona dentro del marco las empresas dirigidas por hombres y mujeres, de las autoras
de su trabajo (citado por Mansilla Izquierdo, 2012). María Elena Camarena Adame, María Luisa Saavedra Gar­
En la tesis titulada El acoso laboral como forma cía y Lidia Huguette Hernández Gómez. El trabajo pertene­ce
al Área de investigación: Estudios de género en las organiza­
de perpetuación de la discriminación por género: ciones y fue presentada XX Congreso Internacional de Con­
pro­blemas legales y estrategias para la protección, taduría, Administración e Informática, del 7 al 10 de octubre
María Daniela Ayala Álvarez (2011) afirma que en de 2015 en Ciudad de México.

Mena Méndez, D., Espín Sandoval, L. F. y Lascano Ceballos, A. D.


“La perspectiva de género en el sector empresarial” | pp. 91-108 [ 95 ]
hombres la condición de maternidad de la mu­ han existido y se han reproducido durante siglos
jer, afecta la productividad, causa por la cual pre­ en el sector empresarial. Lo mismo ocurre con las
fieren otorgar plazas al sector masculino. relaciones interpersonales.
En una publicación del periódico colombiano Desde nuestra experiencia hemos podido com­
El Tiempo (2016), se refleja que en estos casos probar ejemplos de empresas donde se demues­
existen dos víctimas de la violencia de género, la tra mayor satisfacción y compromiso por parte
madre y su hijo. Se explica que en situaciones en de los hombres cuando son dirigidos por mu­
las que, siendo la mujer trabajadora de la entidad jeres. Quizás esto se deba a la capacidad de di­
resulta difícil comprobar que se está ejerciendo rección, matizada por la ternura femenina y la
este tipo de abuso, ya que los directivos apelan sensibilidad materna.
a recursos sutiles y aparentemente justificables, La violencia de género u otro tipo de acción
los movimientos internos de plazas por causas que atente contra la paz y la armonía en la
encubiertas son los ejemplos más comunes. organización se convierte en un fenómeno de
En países como México, se ejercen prácticas alta gravedad, toda vez que provoca estados y
de discriminación hacia las mujeres por este síntomas de estrés laboral con reacciones pos­
tipo de causa, tanto para optar por plazas, co­ traumáticas en los trabajadores/as.
mo para permanecer en ellas. En 2013 la oficina Está demostrado que en las empresas donde
del Consejo Nacional para Prevenir la Discrimi­ son frecuentes las acciones discriminatorias u
nación (CONAPRED) registró un total de 318 otras formas de violencia de género se propicia
quejas asociadas a exclusiones de tal magnitud un deterioro de la imagen institucional por que­
por empresarios públicos y privados. También, jas y pleitos, muchas veces reproducidos en los
en este país la comisión nacional para prevenir medios de comunicación masiva y en sitios de
y erradicar la violencia contra las mujeres, re­ redes sociales.
conoce que los despidos por embarazo se han Uno de los escándalos ocurridos en los últimos
perpetuado en numerosas empresas del ámbito años y del cual se hicieron eco los medios de
nacional. Este problema ha sido avizorado por comunicación masiva y las redes sociales, fue el
comunicadores, investigadores y cientistas so­ de la empresa Asociart ART4, donde una secretaria
ciales en artículos y ensayos, tanto periodísti­ sufrió de acoso sexual y laboral, ocasionándole
cos como de carácter científico. Tal es el caso consecuencias graves para su salud.
del trabajo, Embarazo, principal causa de discri­ Luego de un engorroso proceso judicial en el
minación laboral contra las mujeres, de Flor cual participaron como testigos otras trabajado­
Goche (2013). ras que también habían sido víctimas del mismo
Desde la plataforma Pregnant Then Screwed se director, el tribunal dictaminó en contra de la
han realizado valiosos aportes y reflexiones que empresa, la cual fue obligada a indemnizar a la
hacen referencia a este tema en el mundo. Según mujer5. Esto, además del perjuicio económico,
su portavoz, Joeli Brearley (2015), al menos 60.000 significó un deterioro considerable de la reputa­
mujeres cada año pierden su empleo como con­ ción corporativa de la empresa.
secuencia de la discriminación por embarazo
(Ching, 2015), a lo que se añaden la degradación, 4
Apelando a la ética y a la responsabilidad del criterio,
el acoso laboral, la invalidez para ocupar otras los autores de este trabajo consideran necesario aclarar
aquí que la referencia textual a este suceso pertenece al
plazas o las limitantes que se imponen para asu­ sitio MDZ (2017). Sufría violencia de género en su trabajo
mir puestos de dirección en las empresas. y condenaron a la ART. Disponible en http://www.mdzol.
En el informe del Banco Mundial (2012) se ex­ com/nota/718289-sufria-violencia-de-genero-en-su-trabajo-y-
plica cómo la discriminación hacia la mujer en condenaron-a-la-art/ y puede hallarse también en Segunda
el mercado laboral, al no estar suficientemente Cámara del Trabajo - Primera Circunscripción de Mendoza
Poder Judicial Mendoza. Disponible en http://www2.jus.
representadas en ámbitos y cargos específicos, mendoza.gov.ar/listas/proveidos/vertexto.php?ide=5236397812.
tiende a generar dogmas discriminatorios entre 5
Los montos de la indemnización fueron $142.950,30
los empleados, y asimismo, a fortalecer las que (Capital) y $255.405 (Intereses), $398.355,30 (total).

[ 96 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Declaraciones de organismos, estudios sobre el tema y cifras alarmantes

L a Declaración Universal de Derechos Humanos,


aprobada el 10 de diciembre de 1948, incluye en
su articulado la prohibición de todo tipo de dis­
Como respuesta a las interrogantes ¿por qué
deben incorporarse políticas de equidad en las
empresas? y ¿qué implica?, la autora alude a dos
criminación hacia ambos sexos. Desde su consti­ dimensiones analíticas clave, la perspectiva de
tución, la Asamblea General de las Naciones las mujeres y la perspectiva de la empresa.
Unidas (ONU) se ha pronunciado contra todo tipo
de violencia, particularmente hacia la mujer y
las niñas. En su artículo 11.1, más afín al entor­no Perspectiva de las mujeres
laboral, se postula lo siguiente: los Estados adop­
tarán todas las medidas apropiadas para eliminar Se refiere al interés del sector femenino por
la discriminación contra la mujer en la es­fera del la modificación de las relaciones sociales histó­
empleo. En tal sentido, debe reconocerse que una ricamente establecidas por el sector corporativo
gestión empresarial desde la perspectiva de género y optar por un nuevo modelo que se oponga a
contribuiría a una relación equilibrada entre hombres las desventajas y discriminaciones existentes y
y mujeres, en todos los ámbitos: político, económico y para que los roles, se reviertan en beneficio de la
social, a partir del empoderamiento y la autonomía equidad.
económica de las mujeres, grupo menos favorecido.
(Díaz Fernández y Echevarría León, 2016). [...] continúa existiendo una oposición fron­
En declaración realizada por la comisión eu­ tal de sectores empresariales muy represen­
ropea en el año 1991 se afirma la necesidad de tativos a la hora de abrir las puertas de sus
proteger la dignidad de las mujeres y de los hom­ reductos y dejar entrar a las mujeres. [...]
bres en el ámbito laboral. Desde entonces se rea­ En esta situación, resulta obvio que las mu­
lizó una recomendación a los estados miembros jeres tengamos un alto grado de interés en
para la adopción de medidas para fomentar la barrer esos obstáculos y conseguir que se
lucha contra la violencia de género en el sector nos reconozca y valore por nuestras capa­
organizacional, y entre ellas el acoso sexual, muy cidades, por lo que aportamos, y no por es­
común en los países occidentales. Con respecto a tereotipos, prejuicios y roles sociales que
este tipo de violencia, además de estar catalogada nos han sido adjudicados. (Rubio Serrano,
como un delito penal grave, se declara como 2007, p. 6).
ideas clave las siguientes:

◊ Resulta indeseada, irrazonable y ofensiva La perspectiva de la empresa


para la persona que es objeto de la misma.
◊ La negativa o el sometimiento de una persona La perspectiva del sector empresarial ha de
a dicha conducta por parte de empresarios o estar atenuada con los cambios sociales de los
trabajadores se utilizan de forma explícita o tiempos actuales, donde se inscriben las tenden­
implícita como base para una decisión que cias de emancipación, unidad, desarrollo inte­
tenga efectos sobre el acceso de dicha per­ gral y humanismo. Según la autora, la puesta en
sona a la formación profesional y al em­ práctica de acciones encaminadas a la equidad
pleo, sobre la continuación del mismo, los de género en las empresas se inscribe en el mar­
ascensos o cualesquiera otras relativas. co de responsabilidad social corporativa de las
◊ Dicha conducta crea un entorno laboral in­ empresas y de la calidad y la excelencia. A partir
timidatorio hostil o humillante para la per­ de su experiencia como directora de la Asocia­
sona que es objeto de la misma. (Bernet Soto, ción de Dones por la Inserción Laboral (SURT) la
2006, p. 2) autora destaca que

En la ponencia presentada el 30 de marzo de en los últimos años, las empresas hemos


2007 en las Jornadas Igualdad de Oportunidades ido caminando hacia una visión mucho
en los Sistemas de Gestión, en Oviedo (Asturias), más holística, más integradora y también
por Fina Rubio Serrano, y que llevó por título más realista, de su relación con el entorno
Equidad de género en las empresas: herramientas más allá de su objetivo prioritario como
para el cambio y la excelencia, se ofrecen algunas generadoras de riqueza para sus accionistas
ideas importantes que justifican la incidencia de [...] Para la empresa, actuar de una u otra
la equidad de género para la calidad en la gestión manera en relación a esos valores en
empresarial.
Mena Méndez, D., Espín Sandoval, L. F. y Lascano Ceballos, A. D.
“La perspectiva de género en el sector empresarial” | pp. 91-108 [ 97 ]
alza en una sociedad civil que es capaz Cruz (2015), se destaca que
de movilizarse y actuar sobre cuestiones
éticas, supone un impacto directo en lo la igualdad y no discriminación entre mu­
que es uno de los activos intangibles más jeres y hombres conlleva la participación
importantes: su reputación social. (Rubio activa y equilibrada de ambos, en todas las
Serrano, 2007, pp. 6-8) esferas de la vida económica y social. El
enfoque de derechos humanos permite la
En el Informe sobre el Desarrollo Mundial inclusión de esa perspectiva de igualdad y
de 2012 (p.13), en el documento dedicado especí­ no discriminación (también conocida como
ficamente a la perspectiva de género bajo el tí­ perspectiva de género), que contribuye a la
tulo Igualdad de género y desarrollo, se realiza transformación de prácticas culturales y or­
un balance de los logros fundamentales experi­ ganizacionales, a fin de promover y consoli­
mentados durante los últimos años en materia dar la igualdad de derechos, de oportuni­
de equidad de género y el lugar que ha ido ocu­ dades y el respeto de las diferencias.
pando la mujer en los diversos renglones de la so­
ciedad por derecho propio. Sin embargo, se reco­ Según datos de la Comisión Económica para
noce cómo aún existen disparidades en muchas América Latina (CEPAL), el salario de las muje­res
esferas a escala global. es 37 % menos que el de los hombres con igual
Una publicación realizada en 2013 por la plata­ condición. Además, la tasa de desempleo femenino
forma World Economic Forum, Organización Inter­ (9,1%) es 1,4 veces mayor que la masculina, que es
nacional para la Cooperación Público-Privada, des­ del 6,3%, de acuerdo con la ONU, y son muy pocas
taca a Nicaragua, Cuba, Bolivia, Barbados, Costa las mujeres que llegan a puestos directivos en las em­
Rica, Argentina, Trinidad y Tobago y Panamá presas (El Universo, 2013).
como ejemplos de países de Latinoamérica y el Afirma la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Ali­
Caribe con mayor igualdad de género en cuanto cia Bárcena, que si bien se han experimentado lo­
a los siguientes indicadores: salud, educación, su­ gros meritorios en varios países de la región, las
pervivencia, participación política e igualdad eco­ mujeres permanecen en desventaja injustificada en
nómica. Sin embargo, la perspectiva de género en todos los países (El Universo, 2013).
los ámbitos sociales y corporativos no se reduce Otros datos aportados por el Latin Business
a indicadores de acce­so y posibilidades, sino que Chronicle, según consta en el diario El Universo
implica también otras cuestiones importantes en fecha 12 de Noviembre de 2013, afirman que
para la convivencia como el trato digno, el respeto hasta el 2013, sólo el 1,8% de todas las compañías
y el reconocimiento social. latinoamericanas son dirigidas por mujeres, de
El artículo publicado por Gilda Torres (2011) en estas 500 empresas más importantes, solo 9 las
el sitio Siempre Mujer, con el título El machismo en dirige el sector femenino (El Universo, 2013).
el mundo laboral, destaca que Asevera la presidenta del Programa Regional
COMVOMUJER, Christine Brendel (2015)6, que
cuando nos mencionan la palabra “machis­ las empresas cada año sufren considerables pér­
mo” inmediatamente nos viene a la mente didas económicas como consecuencia de la vio­
la figura de un hombre vulgar, dominante, lencia de género.
irracional, que considera a la mujer como Algunas de las problemáticas derivadas de la
un ser inferior de la que puede abusar a su violencia de género en el sector organizacional
antojo. Es precisamente este tipo de men­ son:
talidad la que produce una desigualdad de
la mujer dentro del mundo laboral aun en ◊ Impuntualidad
estos tiempos. ◊ Fluctuación personal
◊ Bajo rendimiento
A su vez, la violencia tiene consecuencias para ◊ Ausentismo
los compañeros de trabajo de las víctimas, que como ◊ Bajas laborales
testigos de estas situaciones también experimentan
peores rendimientos. (EFE en El Espectador, 2015). Estudios del Foro Económico Mundial destacan
Según las conclusiones de la investigación, en que los países que son más competitivos tienen
países como Paraguay, la productividad laboral mayor equidad de género. (Garza, 2018). Otros
perdida por violencia contra la mujer en medianas y análisis internacionales señalan que,
grandes empresas se traduce en más de 700 millones
de dólares al año, una cifra equivalente al 2,39 % La presencia de mujeres en puestos direc­
del Producto Interior Bruto del país. (EFE en El tivos genera mejores resultados financieros
Espectador, 2015). en las compañías, con un 43% de retorno
El artículo Igualdad y no discriminación en el de ventas. Por ejemplo, Investigaciones de
ámbito empresarial, publicado por las especialistas 6
A partir de un estudio presentado el 4 de noviembre de
en derechos humanos de las mujeres y equidad 2015 en la Reunión de Ministras de la Mujer de MERCOSUR,
de género Isabel Torres García y Vera Aguilar y del cual fue eco la Agencia de noticias EFE.

[ 98 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
la organización McKinsey sostienen que la ◊ Se fortalecen los equipos de trabajo y se au­
paridad de género podría generar un creci­ menta la competitividad. La ausencia de
miento del 25% en el PIB a escala mundial, barreras fundamentadas en el sexo de las
esto equivaldría a que China y Estados personas, propicia el aprovechamiento de
Unidos aportaran dos veces con el PIB. todas las capacidades de los recursos huma­
(Andes, 2016). nos que integran la empresa y que son parte
fundamental de su éxito.
Desde hace décadas, la OIT impulsa políticas ◊ Se convierten en agentes y protagonistas de
y campañas que se encaminan a la prevención cambio en el entorno que les rodea y en el
y erradicación de los distintos tipos de violencia mejoramiento de la calidad de vida de las
que acontecen en los entornos laborales. Baste personas, elementos sustantivos de la Res­
mencionar, además de los estudios y congresos ponsabilidad Social Empresarial.
que privilegian en tema, la más reciente campaña ◊ Se proyectan positivamente en su imagen
mundial titulada Alto a la violencia y el acoso en el corporativa, al incluir en su comunicación
mundo del trabajo. En la misma se contó con la externa y publicidad los valores de la igual­
participación de diferentes sindicatos de trabaja­ dad sin discriminación, propiciando el uso
dores, quienes reclamaron la necesidad de un no sexista de la figura femenina y la no re­
convenio para aprobarse ante la ONU, con el pro­ producción de estereotipos que fomentan
pósito de movilizar y reforzar la acción sindical desigualdades entre mujeres y hombres. (en
para erradicar la violencia de género del mundo del Torres García y Aguilar Cruz, 2015).
trabajo”. (ITUC-CSI, 2017).
Hasta el 2016 el desempleo en España era lide­
rado a nivel nacional por el sector femenino. Da­
tos aportados por el Instituto Nacional de Esta­
dística (INE) expresan que el sector femenino es
el de mayor representación en las acciones de
protestas y paros. El número de mujeres en paro
se sitúa en 2.142.700. (INE, 2017, p. 5).
Declaraciones de las Naciones Unidas del 2017
revelan que a nivel mundial las mujeres reciben
un 24% de salario inferior al de los hombres,
mientras que datos del Fondo de Población de las
Naciones Unidas (2014), señalan que 6 de cada 10
de las personas más pobres a nivel mundial son
mujeres.

Todos estos ejemplos de la disparidad en­


tre hombres y mujeres en el ámbito labo­
Figura 1. Identificador de la Campaña de la OIT y ral como el desarrollo de trabajos más pre­
organizaciones sindicales del mundo para apoyar carios o peor remunerados, conllevan a una
el convenio contra la violencia de género mayor vulnerabilidad del colectivo femeni­
en el ámbito laboral
Fuente: ITUC-CSI, 2017
no y un considerable riesgo de entrar en si­
tuación de pobreza o exclusión social. (Ruiz,
En desarrollo de la 61º sesión de la comisión 2017)
de la condición jurídica y social, auspiciada por
la OIT, se destacó como mensaje clave que las Cifras alarmantes que demuestran las brechas
mujeres tienen el derecho fundamental de trabajar de género en Latinoamérica y el Caribe (PNUD,
sin miedo. La representante de la organización, 2016).
Manuela Tomei (2017), destacó que estamos en
presencia de un problema universal, que afecta Las mujeres realizan el 75% del trabajo do­
particularmente a las mujeres, sin importar su méstico no remunerado.
nivel educativo o su desempeño laboral. ¿Por qué Hay casi 20 millones de trabajadores y tra­
nos importa? Porque es una violación de derechos bajadoras domésticos en América Latina y
humanos, es una amenaza a la dignidad, a su segu­ el Caribe (7.2 millones en Brasil). En su gran
ridad salarial y a su salud y bienestar (Tomei, 2017). mayoría (83%) son mujeres con insuficiente
Conviene aludir a tres ideas aportadas por es­ protección social.
tudios del BID, Banco Mundial (BM) y el Programa 1 de cada 3 mujeres no logra generar ingre­
de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), sos propios.
donde se hace alusión a los beneficios que reporta 5 de cada 10 mujeres están fuera del merca­
la incorporación de la equidad de género como do laboral.
un principio estratégico corporativo.

Mena Méndez, D., Espín Sandoval, L. F. y Lascano Ceballos, A. D.


“La perspectiva de género en el sector empresarial” | pp. 91-108 [ 99 ]
De cada 72 grandes empresas de la región, en el reparto de tareas, responsabilidades y
solo 3 cuentan con una mujer como direc­ poder. (Rubio Serrano, 2007, pp. 6-11)
tora general o presidente, es decir, un 4.2%
El 54% de las mujeres trabaja en contextos Si bien es cierto que la fuerza de trabajo feme­
informales, con ingresos frágiles y poca nina se ha incrementado durante los últimos
protección social. treinta años a nivel mundial; no solo se trata
de focalizar las miradas al factor acceso, sino
Lo primero que deben asumir los nuevos siste­ también cada uno de los procesos internos que
mas de dirección empresarial es que la implemen­ acontecen en el ámbito organizacional y donde
tación de estrategias y políticas de equidad en suceden prácticas discriminatorias diversas,
sus entidades facilitan procesos de cambio social (brechas salariales, limitaciones en la ocupación
en beneficio mutuo para hombres y mujeres. de puestos y en la toma de decisiones, etc.).
Esto ayuda al logro de objetivos comunes para Conviene aquí referirse al concepto de
avanzar unidos y en condiciones de equidad por empoderamiento de la mujer, muy abordado
el desarrollo de la organización y de la sociedad en los últimos años y donde se pretende
en general. Luchar contra la discriminación y los dignificar simbólicamente al sector femenino,
estereotipos son los mayores desafíos de las empresas su representación social en todos los sectores
y organizaciones para promover la equidad laboral y espacios de la vida, y reforzar sus derechos,
aprovechando las capacidades de cada persona. contrario a lo que el patriarcado ha impuesto
(Andes, 2016). durante siglos.
Las garantías de acceso y respeto hacia la mu­
jer en el sector corporativo no deben asumirse Los principios para el empoderamiento de
a partir de la imposición que los organismos y las mujeres ofrecen a las empresas y al sec­
gobiernos nacionales o autónomos establecen, tor privado orientaciones prácticas sobre
si bien son instrumentos de importancia. La cla­ cómo empoderar a las mujeres en el lugar
ve radica en que se adopten acciones desde la de trabajo, los mercados y la comunidad.
conciencia y la voluntad de quienes dirigen las Estos principios, elaborados a través de una
organizaciones, que se entienda que no se ne­ asociación entre ONU Mujeres y el Pacto
cesita de la aplicación de leyes para lograr la Global de las Naciones Unidas, están dise­
equidad y que se trata de un derecho humano ñados para ayudar a las empresas a la hora
que debe partir desde la conciencia propia de de examinar las políticas y prácticas que
cada ser humano. aplican -o a crear otras nuevas- en el ámbito
Es posible hablar de una empresa humanista, del empoderamiento de las mujeres. (Pacto
íntegra y con alta reputación corporativa y social, Global, 2017)
cuando sea capaz de propiciar la articulación
entre la armonía en el ámbito interno y externo Resultan de mucho valor las acciones de capa­
con el desarrollo de la organización. citación y sensibilización que se desarrollan en
las entidades con el propósito de erradicar la
Avanzar en este camino requiere por discriminación y otras formas de violencia de
supuesto incorporar cambios en la cultura, género en las organizaciones. Algunos países
los valores y las estrategias de la empresa, como Brasil, Cuba, Ecuador y Venezuela, desde
incidiendo especialmente en algunos la metodología de la Educación Popular, han
elementos clave [...]. Se trata de un esfuerzo implementado proyectos de desarrollo local/
hacia un objetivo común: una sociedad más comunitario en los cuales se han capacitado a
equitativa en la que hombres y mujeres directivos de pequeñas y medianas empresas.
seamos iguales ante la ley, diversos en Las líneas siguientes abordan varios resultados
nuestras identidades y complementarios positivos al respecto.

[ 100 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Buenas prácticas de equidad de género en el contexto empresarial

Q uizás un regreso en el tiempo nos conduce


a finales del siglo XIX, cuando Maggie Lena
Walker marca la diferencia por ser la primera
◊ Visibilizar el tema de género a través de una
agenda conjunta entre las organizaciones.
◊ Apoyar a las organizaciones en el desarrollo
mujer en el mundo que asume la dirección de un e implementación de planes y estrategias
banco en Estados Unidos. Así, durante el siglo XX para la Transversalización de la equidad de
e inicios del XXI se han experimentado notorias género (TEG).
experiencias que dan cuenta de la necesidad de ◊ Propiciar la innovación y cambio cultural jun­
un cambio a escala global, cuya urgencia no tiene to a un modelo colaborativo de intercambio
retroceso. de buenas prácticas laborales, herramientas,
Relevante ha sido el quehacer de varias organi­ indicadores, instrumentos, estudios, capaci­
zaciones internacionales, regionales y nacionales taciones, entre otros aspectos para el benefi­
que se oponen a cualquier práctica de violencia cio de las empresas miembros de la Red.
de género en cualquier espacio social en el cual ◊ Promover el impacto de la Red EG a través de
los sujetos realizan funciones vitales para su alianzas estratégicas vinculadas al tema de
vida. Un ejemplo lo constituye la Red de Empresas género en el ámbito laboral y mediático, basa­
por la Equidad de Género (RED EG), organizada dos en evidencias concretas de los beneficios
por la empresa Imagine Consulting, radicada de la equidad en las organizaciones a corto y
en la provincia de Castellón de España, y sus largo plazo. (Imagine Consulting, 2016).
socios fundadores. Trabajan con la convicción
de ser y hacer un real aporte y contribución hacia Figuran como actividades: la realización de
una sociedad más justa y equitativa. (Imagine con­versatorios por la equidad de género, con pe­
Consulting, 2016). rio­dicidad bianual para visibilizar las acciones
Participan también organizaciones privadas de buenas prácticas que realizan las empresas en
e instituciones públicas de diversos sectores del materia de equidad de género, intercambio de ex­
país interesados en la implementación en sus or­ periencias, fortalecer lazos y posicionar temáticas
ganizaciones de la perspectiva de equidad de gé­ estratégicas para el desarrollo de las empresas de la
nero por el desarrollo. RED EG. (Imagine Consulting, 2016). También, rea­
lizan mesas temáticas donde se ofrece consulto­
ría jurídica sobre el tema, acciones de forma­ción
e investigación y otras iniciativas interem­presas.
El conversatorio de empresas por la equidad de
género: es un evento dirigido a hombres y mujeres
profesionales gestores del cambio en sus organiza­
ciones (Imagine Consulting, 2016).
La Red Argentina del Pacto Global es una organi­
zación que reafirma su compromiso por favorecer
la equidad de género en el ámbito empresarial.
Se destacan como empresas con experiencias
positivas al respecto: IBM Argentina, Telecom
Argentina, Cormorán S.A., Banco Nación de Ar­
gentina, Carrefour Argentina, Cablevisión/Fiber­
tel y Garbarino. Es una red acciones de capaci­
tación en cuestiones de género en el sector
empresarial. Se deriva de aquí el grupo de trabajo
de empresas por la igualdad.
El Equipo Latinoamericano de Justicia y Gé­
nero (ELA), por su parte, tiene la misión de Alcan­
zar la equidad de género a partir de acciones de
Figura 2: Identificador de la
Red de Empresas por la Equidad de Género in­cidencia, trabajo en redes y el desarrollo de capaci­
Fuente: Imagine Consulting, 2016 dades de actores políticos y sociales, con el fin de
mejorar la situación social, política y económica de
Según consta en el sitio web de Imagine Con­ las mujeres (ELA, 2017).
sulting, varios son los logros fundamentales a los
que apuesta la red, a saber:

Mena Méndez, D., Espín Sandoval, L. F. y Lascano Ceballos, A. D.


“La perspectiva de género en el sector empresarial” | pp. 91-108 [ 101 ]
La siguiente tabla expone la denominación de
varias organizaciones iberoamericanas que han
otorgado importancia al tema de género, pun­
tualmente a los derechos de la mujer en todos los
ámbitos de la vida, incluyendo el laboral.

Figura 3: Identificador
del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género
Fuente: ELA, 2017

Nº Denominación
1 Fundación Mujeres
2 Agencias de las Naciones Unidas en Latinoamérica y el Caribe por los derechos humanos de la mujer
3 Asociación Mujeres Juristas Themis
4 Asociación para los Derechos de la Mujer y el Desarrollo (AWID)
5 CLADEM, Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer
6 Comisión para la investigación de los malos tratos a mujeres
7 Corporación Humanas
8 Federación de Mujeres Progresistas (FMP)
9 Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH)
10 La casa del encuentro en Argentina
11 Comando Colibrí en México: un grupo autónomo y de autodefensa
12 Red de salud de las mujeres latinoamericanas
13 Mujeres para la salud
15 Mujeres mediterráneas
16 Mujeres en red
17 Lobby europeo de mujeres
18 Instituto interuniversitario de estudios de mujer y género
19 Hombres por la igualdad (Jerez)
20 Red de mujeres rurales y urbanas (España)
21 Asociación de Mujeres Independientes de Murcia Sección Juvenil (AMIMUR)
22 Asociación de Mujeres Inmigrantes para la Integración. (AMICITIA)
23 Fundación Mujeres
24 ASMS - Asociación Solidaridad Madres Solteras
25 Federación de mujeres progresistas
26 Asociación de mujeres para la democracia
27 OMEGA. Organización de Mujeres Empresarias y Gerencia Activa
28 AMECO. Asociación Española de Mujeres Profesionales de los Medios de Comunicación.
29 Asociación por la no discriminación laboral por la edad o género
30 Asociación de Mujeres Empresarias y Profesionales de la Economía Social de la Región de Murcia. AMESAL.
31 Instituto Nacional de las Mujeres del (MIDES)
32 Comité para la eliminación de la discriminación contra la mujer
33 Enlace continental de mujeres indígenas
34 Centro de mujeres comunicadoras mayas de Guatemala
35 Comisión de igualdad de oportunidades de empleo en Estados Unidos
36 Organización Murciana de Mujeres Empresarias y Profesionales (OMEP)
37 Comité sobre la eliminación de la discriminación contra las mujeres (CEDAW)
38 Comisión sobre la condición social y jurídica de la mujer (CSW)
39 Comisión Interamericana de Mujeres (CIM)
40 Asociación mexicana contra la violencia hacia la mujer
41 Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)
42 Convención para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer
43 Asociación Mexicana de Planificación Familiar (MEXFAM)
44 Asociación Mujer Vamos Adelante (AMVA)
45 Red contra la violencia de género en Centro América y el Caribe
46 Red de Educación Popular de mujeres de América Latina y el Caribe (REPEM)
47 Red de escuelas de educar en igualdad
48 Asociación de mujeres por la dignidad y la vida
49 Asociación americana de médicas
50 Red de mecanismos gubernamentales para la promoción de la igualdad de Oportunidades para las mujeres
51 Red contra la violencia de género en República de Nicaragua
52 Nicaragua. Asociación de mujeres profesionales por la democracia y el desarrollo
53 Red de género y salud colectiva
Tabla 1: Denominación de varias organizaciones que apoyan la equidad de género
y la lucha por la no violencia hacia la mujer.
Fuente: elaboración propia.

[ 102 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Por su parte entre los eventos de género más conciliación y estrategias para la diversidad
significativos que se desarrollan en Iberoamérica, cul­tural que incluye a la perspectiva de género
donde se otorga prioridad a la equidad de género como eje transversal, con el objetivo más o menos
y a la defensa de los derechos laborales de la explícito de favorecer de forma directa la inserción
mujer figuran: de las mujeres en el empleo y en cargos de dirección,
así como promover la gestión corporativa en sus em­
◊ Foro Internacional de Mujeres Indígenas presas (Díaz Fernández y Echevarría León, 2016).
(FIMI) Cuba cuenta con un sistema de instrumentos
◊ Convención Interamericana para Prevenir, jurídicos que han sido promovidos por el Estado
Sancionar y Erradicar la Violencia contra la para garantizar la inclusión de la mujer en el
Mujer. trabajo remunerado y la preservación y cumpli­
◊ Concertación por un Empleo Digno en la miento estricto de todos sus derechos en el sector
Maquila (CEDM) institucional, familiar y social. Sin embargo, se
◊ Foro Internacional para el empoderamiento reconoce como dificultad la necesidad de poten­
económico de las mujeres ciar la preparación de líderes empresariales so­
◊ Foro de Responsabilidad Social Empresarial bre cuestiones de género, considerando que aún a
◊ Evento Gestión empresarial con perspectiva nivel empresarial se mantienen brechas entre mujeres
de género: salud, riesgos y protección y hombres, tanto en el acceso a los puestos más inte­
laboral. resantes en términos económicos y profesionales, como
◊ Academia de Género: un evento mundial en la promoción hacia lugares de toma de decisiones
sobre las cuestiones de género, trabajo y (Díaz Fernández y Echevarría León, 2016).
desarrollo para expertos/as y profesionales. Para dar respuesta a estas realidades, la Fede­
◊ Evento Equidad de género en el mundo ración de Mujeres Cubanas (FMC), el Ministerio
empresarial. Nuevos desafíos. Realizado de la Agricultura (MINAG), la Asociación Nacio­
por LSQA, con el objetivo de desarrollar una nal de Agricultores Pequeños (ANAP) y otras
actividad sobre la importancia de la perspectiva entidades y organizaciones municipales desa­
de género en el mundo empresarial y brindar rrollan estrategias desde hace algunos años, in­
herramientas útiles para la integración de cluyendo la puesta en práctica de proyectos en
esta perspectiva en los modelos de gestión, los cuales la concepción de género constituye un
así como reflexionar sobre los desafíos de su eje transversal.
implementación (INMUJERES, 2014). Baste mencionar como ejemplos de buenas
◊ Foro Global Empresas por la Igualdad de prácticas diversos proyectos de colaboración in­
Género. Para promover los objetivos de desa­ ternacional a favor de la equidad de género en
rrollo sostenible. Participan líderes y espe­ el sector empresarial, como: Incorporación al
cialistas del sector empresarial de todo el desarrollo socioeconómico local de las mujeres
mundo, gobiernos, organizaciones sindica­ emprendedoras locales desde una adecuada
les y de la sociedad civil, universidades y perspectiva de género en tres provincias de Cuba,
centros de investigación. Constituye un proyecto impulsado por la Asociación para la Co­
espa­cio para compartir y favorecer debates laboración con el Sur (ACSUR) y MUNDUBAT -en
e intercambios de experiencias, de prácticas coordinación con la ANAP y la FMC-, y que pro­
innovadoras para la reducción de las brechas mueve un emprendimiento económico de mujeres,
de género en el lugar del trabajo y para desta­ especialmente en zonas rurales. (Díaz Fernández y
car el rol del sector privado en la inclusión de Echevarría León, 2016).
las mujeres en el marco de la Agenda 2030 En Ecuador, se trata de un tema que se encuen­
(UNESCO, Panamá, 2016). tra en desventaja, como consecuencia de los ras­
gos del patriarcado que históricamente se han
Para eliminar las brechas de género que aún reproducido a escala nacional, toda vez que las
persisten en el sector empresarial, el PNUD apoya mujeres continúan siendo las menos favorecidas
a los gobiernos nacionales para implementar el en cuanto a las posibilidades de empleo en el sec­
Sello de Igualdad de Género, programa de certi­ tor empresarial, fundamentalmente aquellas de
ficación para instituciones públicas y privadas. nacionalidad indígena; sin embargo, también se
Es justo mencionar, que en gran medida la destacan algunas experiencias positivas.
flexibilización que se ha experimentado en va­ Dichas limitaciones han impulsado a organis­
rios países del Sur, se debe a la incidencia de mos e instituciones a otorgar jerarquía al tema
organismos internacionales como el PNUD, la desde diferentes espacios. El Conversatorio so­
OIT y la CEPAL, a partir de sus vínculos con los bre políticas y prácticas empresariales sobre la
gobiernos para contribuir a la equidad de género equidad de género y la complementariedad la­
en el sector empresarial. Esto ha favorecido que boral, realizado por la firma de consultoría Price
numerosas empresas multinacionales y grandes Waterhouse Coopers (PWC) es un ejemplo. En el
corporaciones que se establecen en los países encuentro participaron representantes de varias
de Latinoamérica y el Caribe implementen ini­ empresas y se logró contribuir a la formación
ciativas públicas y privadas, programas de de valores opuestos a la discriminación y la

Mena Méndez, D., Espín Sandoval, L. F. y Lascano Ceballos, A. D.


“La perspectiva de género en el sector empresarial” | pp. 91-108 [ 103 ]
violencia laboral. Para estimular a las empresas la República postula el derecho de las personas a
con buenas prácticas de género en Ecuador surge desarrollar sus labores en un ambiente adecua­
el premio titulado El talento no tiene género. do y propicio, donde se garantice la salud, la in­
Recientemente el país aprobó una reforma tegridad y seguridad de los obreros sin distinción
en la Ley Orgánica del Servicio Público (LOSEP), de género ni etnia.
donde se cataloga al acoso laboral como un delito, Otras acciones de buenas prácticas en el país
reconocido también en el código del trabajo. andino en los últimos años han propiciado ma­
yor presencia de las mujeres en el ámbito empre­
El proyecto marca un paso al frente en la sarial, aunque solo una de cada diez gerencias es
protección de los trabajadores, ya que toma ocupada por el sector femenino. De esta manera,
en cuenta el abuso de cualquier forma de po­ numerosas empresas han favorecido el salario
der al interior de una comunidad de trabajo. El equitativo y han otorgado mayor flexibilidad a
término “hostigamiento laboral” pasó a ser las mujeres en su proceso de maternidad.
“acoso laboral”, con el que se prevé sancionar Varias plataformas virtuales que pertenecen
un comportamiento que atente contra la dig­ a movimientos sindicales y a organizaciones so­
nidad de los empleados. (EXTRA.EC, 2017). ciales de Argentina se destacan por las campañas
que han realizado para erradicar los distintos
Asimismo, el Artículo 326 de la Constitución de tipos de violencia laboral. (Figuras 4 y 5).

Figura 4. Campaña Nacional contra la violencia laboral


Fuente: APTS Noticias, 2016

[ 104 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Figura 5: Campaña contra la violencia laboral. Poder judicial de la CABA.
Fuente: SITRAJU-CABA, s.f.

Consideraciones finales

L a perspectiva de género en las empresas ha


de concebirse como un derecho propio, que
coloca en posición de equidad tanto a hombres
No es posible una política económica de desa­
rrollo social que involucre al sector empresarial
donde se excluya en sus postulados aspectos que
como a mujeres. Favorece en gran medida los ín­ respalden la equidad de género.
dices de productividad, un ambiente armónico y La concepción igualitaria que involucra tanto
estable y la motivación para el desarrollo de dis­ a hombres como a mujeres en el espacio em­
tintos tipos de funciones y tareas. pre­sarial se convierte en parte estratégica de la
Hablar de gestión empresarial y género en el denominada economía inteligente para el desarro­
ámbito internacional durante los últimos años llo. Es un instrumento valioso que, puesto en
nos remite a las diferentes leyes, políticas y regu­ práctica, erradica las brechas injustas que distan­
laciones que se enfocan en la temática, sea para cian a la mujer de los hombres.
favorecer el incremento de la participación del Si se experimenta un equilibrio en las orga­
sector femenino en las empresas, como para es­ nizaciones con respecto a la perspectiva de gé­
tablecer pautas que examinan y sancionan otras nero en su amplitud, esa armonía también se
tendencias discriminatorias aún vigentes. revierte en beneficios que trascienden tanto al

Mena Méndez, D., Espín Sandoval, L. F. y Lascano Ceballos, A. D.


“La perspectiva de género en el sector empresarial” | pp. 91-108 [ 105 ]
ámbito individual de cada persona, como a la cipio de igual remuneración a igual trabajo.
integridad de la empresa ante la sociedad. Favorecer la equidad de género en el sector
La equidad de género en pleno siglo XXI en empresarial es la expresión más genuina de
Latinoamérica, tanto a nivel intrafamiliar como humanismo, altruismo, concordia, cordialidad,
escolar, social y corporativo, sigue siendo una respeto, justicia y fraternidad.
urgencia. Se trata de un aspecto medular para el Por último, se recomienda la realización de
desarrollo, donde se perciba la equidad en mate­ investigaciones que examinen la perspectiva de
ria de derechos y deberes. La reproducción del género en el sector empresarial de otros contex­
machismo y de otros rasgos patriarcales en las tos, a partir de las formas de expresión, tenden­
empresas sólo nos conduce a la desmotivación, cias y problemáticas, incluyendo las causas y
al detrimento de los valores y a un retorno hacia con­secuencias. Esto ayuda a la comprensión
el camino de la marginalidad de la conciencia. más holística de fenómeno, así como al
Las empresas del siglo XXI han de otorgar de­ enriquecimiento epistemológico de esta categoría
rechos con una diferencia de trato atendiendo a y al surgimiento de proyectos, estrategias,
la naturaleza y situación de las personas: mater­ políticas y programas que fortalezcan la equidad
nidad, supuestos de incapacidad (sean varones o de género para la convivencia armónica en
mujeres), etc. Y, paralelamente, defender el prin­ sociedad.

[ 106 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Referencias bibliográficas

América Latina Genera-ALG. (2016). III Foro EFE-El Espectador (2015). Los altos costos de la
Global Empresas por la Igualdad de Género: violencia de género en las compañías. Disponible
Promover los Objetivos de Desarrollo Sostenible. en https://www.elespectador.com/noticias/
Disponible en http://americalatinagenera.org/ actualidad/los-altos-costos-de-violencia-de-
foroEmpresasGenero/ genero-companias-articulo-597127.
Andes (2016). Mujeres luchan por la equidad laboral ELA (2017a). Nosotras. Disponible en http://www.
en Ecuador. Disponible en www.andes.info.ec/ ela.org.ar/a2/index.cfm?aplicacion=APP187&cnl
es/noticias/mujeres-luchan-equidad-laboral- =2&opc=46.
ecuador.html. - - - - - - (2017a). Articulación Regional.
APTS Noticias. (2016). Convocación a la jornada de Disponible en http://www.ela.org.ar/a2/index.
violencia de género y violencia laboral en salud. cfm?aplicacion=APP187.
Disponible en http://apts-sanluis.com.ar/v2/ El Telégrafo (2017). Acoso laboral en el país
apts-noticias-2016-11-8/. se refleja en 347 denuncias. Disponible en
Ayala Álvarez, M. D. (2011). El acoso laboral como http://www.eltelegrafo.com.ec/images/cms/
forma de perpetuación de la discriminación por EdicionImpresa/2017/Octubre/04-10-17/04-10-17-
género: problemas legales y estrategias para la soc-acosolaboral.jpg.
protección. Maestría en Ciencias Sociales con El Tiempo (2016). El “pecado” de quedar en
Mención en Género y Desarrollo. Ecuador. embarazo. Disponible en http://www.eltiempo.
Quito: FLACSO. com/multimedia/especiales/discriminacion-
BancoMundial(2012).Igualdaddegénero ydesarrollo. laboral-a-mujeres-embarazadas/16718656/1/
Informe sobre el desarrollo mundial. Panorama index.html.
general. Washington DC. Disponible en https:// EXTRA.EC (2017). La figura de acoso laboral fue
siteresources.worldbank.org/INTWDR2012/ tipificada en la LOSEP. Disponible en http://
Resources/7778105-1299699968583/7786210-13159 www.extra.ec/actualidad/leyes-acoso-laboral-
36231894/Overview-Spanish.pdf lesep-codigodeltrabajo-DB1641306.
Bernet Soto, A. (2006). Informe sobre el acoso El Universo (2013). Más mujeres acceden al poder,
sexual en el trabajo análisis de su regulación pero persisten discriminación y violencia de
penal y extrapenal”. Disponible en www. género. Disponible en https://www.eluniverso.
igualdadenlaempresa.es/enlaces/webgrafia/docs/ com/noticias/2013/11/12/nota/1720396/mas-
regulacion-penal.pdf. mujeres-acceden-poder-persisten-discriminacion-
Camarena Adam, M. E. Saavedra García, M. L. y violencia-genero.
Hernández Gómez, L. H. (2015). La competitividad Frieze, I. H. (2005). “Female violence against
de las empresas dirigidas por hombres y mujeres. intimate partners: An introduction”. Psychology
XX Congreso Internacional de Contaduría, of Women Quarterly, Nº 29, pp. 229-237.
Administración e Informática. Ciudad de García Sergio L. (2016). La discriminación en el trabajo,
México. Disponible en http://congreso.investiga. otra forma de violencia de género. Disponible
fca.unam.mx/docs/xx/docs/11.09.pdf. en https://www.compromisoempresarial.com/
Carter Sluby, P. (1995). “Las mujeres y los inventos”. author/sergio-lopez-garcia/.
Revista especial/FEMPRESS. Disponible en Garza, J. (2018). Brecha de género afecta
http://bazica.org/la-mujer-negra.html?page=2. competitividad de Costa Rica. Disponible en
Ching, M. I. (2015). 60.000 mujeres sufren https://www.larepublica.net/noticia/brecha-de-
discriminación por embarazo o maternidad. genero-afecta-competitividad-de-costa-rica.
Disponible en http://cadenaser.com/ Goche, F. (2013). Embarazo, principal causa de
ser/2015/05/12/sociedad/1431431275_065939.html discriminación laboral contra las mujeres.
Díaz Fernández, I. y Echevarría León, D. (2016). Disponible en http://www.contralinea.com.mx/
Gestión empresarial y género: oportunidades archivo-revista/2013/03/08/embarazo-principal-
y retos para Cuba. Economía y Desarrollo, vol. causa-de-discriminacion-laboral-contra-las-
157, Nº 2. La Habana jul.-dic. mujeres/.
Díaz Tenorio, M. (2009). Violencias de género: Imagine Consulting (2016). RED EG, Red de
arcoíris es más que rosa y azul. La Habana: Empresas por la Equidad de Género. Disponible
Documento en soporte digital para la Campaña en http://www.imagineconsulting.cl/portfolio/
UNETE-Cuba. conversatorio-de-empresas-por-la-equidad-de-
genero/.

Mena Méndez, D., Espín Sandoval, L. F. y Lascano Ceballos, A. D.


“La perspectiva de género en el sector empresarial” | pp. 91-108 [ 107 ]
INE (2017). Encuesta de Población Activa (EPA). Ruiz, D. (2017). Ejemplos de desigualdad de género
Cuarto trimestre de 2016. Disponible en http:// en el trabajo. OXFAM INTERMON. Disponible
www.ine.es/daco/daco42/daco4211/epa0416.pdf. en https://blog.oxfamintermon.org/ejemplos-de-
INEC (2012). Producción de estadísticas con enfoque desigualdad-de-genero-en-el-trabajo/.
de género en el Instituto Nacional. Recuperado el SITRAJU-La Caba. (s.f). Campaña no a la violencia
14 de mayo de 2018 de www.inec.gob.ec / www. laboral en el poder judicial de La Caba. Disponible
ecuadorencifras.com. en http://sitraju-caba.org.ar/actividad_gremial/
INMUJERES (2014). Equidad de Género en el campana-no-a-la-violencia-laboral-en-el-poder-
mundo empresarial. Disponible en http://www. judicial-de-la-caba/.
inmujeres.gub.uy/26269/equidad-de-genero-en- Tomei, M. (2017). “La violencia laboral hacia las
el-mundo-empresarial. mujeres es un problema universal, advierte la
ITUC-CSI (2017). Violencia de género en el trabajo. OIT”. Referencia a la 61º Sesión de la Comisión
Disponible en https://www.ituc-csi.org/gender- de la Condición Jurídica y Social, auspiciada por
based-violence?lang=es. la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
Logan y Wilkson (org.) (1982). Dictionary of Disponible en http://www.un.org.ec/wp-content/
American Negro Biography New York: W.W. uploads/2017/03/03-16-2017Women.jpg.
Norton & Co. Torres García, I. y Aguilar Cruz, V. (2015). “Igualdad
Mansilla Izquierdo, F. (2012). Manual de Riesgos y no discriminación en el ámbito empresarial”.
Psicosociales en el trabajo: Teoría y Práctica. Revista Petra. Disponible en http://revistapetra.
Disponible en http://www.psicologia-online. com/category/politica/.
com/ebooks/riesgos/index.shtml. Torres, G. (2011). “El machismo en el mundo
MDZ. (2017). Sufría violencia de género en su trabajo laboral”. Revista Siempre Mujer. Disponible en
y condenaron a la ART. Disponible en http:// http://siempremujer.com/estilo/el-machismo-en-
www.mdzol.com/nota/718289-sufria-violencia- el-mundo-laboral/20794/.
de-genero-en-su-trabajo-y-condenaron-a-la-art/. UNESCO-Panamá. (2016). Panamá, III Foro de
OIT/CINTERFOR (2017a). Misión, visión y funciones Empresas por la Igualdad de Género. Disponible
de OIT/Cinterfor. Disponible en http://www. en http://www.redetis.iipe.unesco.org/event/
ilo.org/cinterfor/sobre-cinterfor/misi%C3%B3n/ panama-iii-foro-de-empresas-por-la-igualdad-de-
lang--es/index.htm. genero/.
- - - - - - (2017b). Centro Interamericano para el Vázquez, Á. y Urbiola, A. (2014). “El género
Desarrollo del Conocimiento en la Formación como una perspectiva para el análisis de
Profesional. Disponible en https://www. las organizaciones”. Iztapalapa, Revista de
oitcinterfor.org/. Ciencias Sociales y Humanidades, Nº 77, julio-
Pacto Global (2017). La Red Argentina lanza una diciembre. Disponible en https://www.redalyc.
publicación con buenas prácticas empresariales org/pdf/393/39348246008.pdf.
que apuntan a la equidad de género. Disponible Vázquez Cupeiro, S. (2015). “Ciencia, estereotipos
en https://pactoglobal.org.ar/recursos/la-red- y género: una revisión de los marcos
argentina-lanza-una-publicacion-con-buenas- explicativos”. Convergencia, Vol. 22, Nº 68,
practicas-empresariales-que-apuntan-a-la- Toluca, mayo/agosto. Disponible en https://
equidad-de-genero/. www.redalyc.org/pdf/105/10536227007.pdf.
PNUD, América Latina y el Caribe. (2016). III World Economic Forum (2013). Los 10 países con
Foro Global Empresas por la Igualdad de Género: mayor igualdad de género: América Latina y
Promover los Objetivos de Desarrollo Sostenible. el Caribe. Disponible en https://es.weforum.
Disponible en http://www.latinamerica. org/agenda/2013/11/los-10-paises-con-mayor-
undp.org/content/rblac/es/home/presscenter/ igualdad-de-genero-america-latina-y-el-caribe/.
events/2016/3_Global_Forum.html. Zamudio Sánchez, F. J., Ayala Carrillo, M. del R., y
Rubio Serrano, F. (2007). Equidad de género en Arana Ovalle, R. I. (2014). “Mujeres y hombres.
las empresas: herramientas para el cambio y la Desigualdades de género en el contexto
excelencia. Jornadas igualdad de oportunidades mexicano”. Estudios Sociales, Vol. 22, Nº 44.
en los sistemas de gestión. Oviedo, Asturias. Disponible en http://www.redalyc.org/articulo.
oa?id=41731685010.

[ 108 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Conflictos en torno al ambiente y los discursos científicos
Análisis de los conflictos de Pueblos Unidos
y Vecinos Unidos en Defensa de un Ambiente Seguro en Córdoba, Argentina

Conflicts over the environment and scientific discourses


Analysis of the conflicts of Pueblos Unidos and
Vecinos Unidos en Defensa de un Ambiente Seguro in Córdoba, Argentina

Erika Saccucci | ORCID: orcid.org/0000-0002-2469-0988


erika_sac34@hotmail.com
CONICET
Argentina

Recibido: 19/09/2018
Aceptado: 11/03/2019

Resumen Abstract
E n esta investigación hemos abordado dos casos
de conflictos articulados en torno a las condi­
ciones ambientales en la ciudad de Córdoba, Ar­
I n this investigation we have studied two
cases of conflicts articulated around the
environmental conditions in the city of Córdoba,
gentina: el caso de Pueblos Unidos y el de Vecinos Argentina: the case of Pueblos Unidos and the
Unidos en Defensa de un Ambiente Seguro. Se han one of Vecinos Unidos en Defensa de un Ambiente
realizado veinte entrevistas en profundidad con Seguro. We have conducted twenty in-depth
la finalidad de conocer el rol que asumen los interviews with the purpose of knowing the
discursos científicos en estos conflictos. Las en­ role assumed by scientific discourses in these
trevistas han sido analizadas utilizando la técni­ conflicts. The interviews have been analyzed
ca del análisis de contenido y herramientas del using the technique of content analysis and some
análisis de discurso. Del análisis se desprende tools from discourses analysis. From the analysis
que los discursos científicos funcionan como it follows that scientific discourses function as
discursos de poder que producen luchas por su power discourses that produce struggles for their
sentido. En el primer apartado se ha abordado meaning. In the first section we have addressed
el diverso despliegue del dispositivo de poder the diverse role of scientific discourses as devices
del discurso científico en cada caso que, en arti­ of power, that, in articulation with diverses needs
culación con diversas necesidades del capital, of economic capital, produces particular bodies
producen territorios particulares. Por último, se and territories in each case. Finally, we presented
han abordado las estrategias que las y los vecinos the strategies that neighbors in struggle oppose
en lucha oponen frente al despliegue de este to this device of power.
dispositivo.

Palabras clave: Córdoba, Contaminación, Key words: Córdoba, Contamination, Devices,


Dispositivos, Capital, Estrategias. Capital, Strategies.

Saccucci, E.
“Conflictos en torno al ambiente y los discursos científicos” | pp. 109-123 [ 109 ]
Introducción

E n este artículo se han estudiado dos conflictos


articulados en torno a la cuestión ambiental.
Hemos propuesto que los conflictos son instan­
(Iturralde, 2015; Berger, 2013; Berger y Ortega,
2010; Walter, 2009; Auyero y Swistun, 2007;
Orellana, 1999; Sabatini, 1997).
cias de visibilización de las luchas sociales y En las entrevistas realizadas, el discurso cien­
que en el estudio de la conflictividad es donde tífico es particularmente relevante en los conflic­
se hace posible conocer con mayor detalle la tos que se articulan en torno a controversias so­
operatoria del poder y la agencia de los sujetos. bre el ambiente y discuten la presencia/ausencia
Partimos de tres supuestos que enmarcan nues­ de contaminación: Pueblos Unidos (en adelante,
tro tratamiento y mirada de los conflictos. Por PU) y Vecinos Unidos en Defensa de un Ambiente
un lado, que los conflictos están atravesados por Seguro (en adelante, VUDAS). Se construyen dos
las discusiones respecto de las formas de apro­ sentidos opuestos en torno al discurso científico:
piación, producción, distribución y gestión de en PU aparece como un discurso de poder, mien­
los bienes naturales en una comunidad o región. tras que en el discurso de VUDAS emerge como
Por otro, que los conflictos, en su conjunto y en estrategia de la organización en lucha.
su relación, expresan dinámicas y tensiones es­ Al decir de Auyero y Swistun (2007) los sujetos
tructurales respecto de las formas en que el ca­ no piensan y sienten lo tóxico de una manera
pitalismo organiza los territorios. Finalmente, que única y monolítica: se presentan diversas visiones
estos conflictos dan cuenta de la existencia de una y creencias que coexisten (a veces en el mismo
forma de lucha social, antes que de un aumento individuo). No hay ni una población determinada
de una preocupación o conciencia social respecto del a hacer algo en contra de la agresión tóxica, ni
ambiente y la naturaleza (Saccucci, et al., 2015). una población completamente acostumbrada a
Para indagar la operatoria del poder hemos la contaminación.
trabajado con el concepto de dispositivos de poder A continuación se exponen las categorías con­
y para conocer la agencia de los sujetos, el de ceptuales desde las cuales se ha trabajado y las
estrategias. En particular, nos hemos centrado en decisiones metodológicas asumidas. El análisis
la lucha que se produce en torno a los discursos de los datos se ha presentado en dos apartados,
científicos como discursos de poder. en el primero se aborda el discurso científico
Son diversos los investigadores que han estu­ como discurso de poder a partir de las tensiones
diado los discursos científicos sobre contamina­ que emergen en los discursos analizados, que
ción en América Latina. Estos estudios buscan permiten dar cuenta de su particular funciona­
comprender las nociones de riesgo ambiental que miento en cada caso. Finalmente se aborda el
construyen los actores sociales involucrados en discurso científico como estrategia de las orga­
conflictos socioambientales y sus características nizaciones en lucha.

[ 110 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Precisiones conceptuales

L os discursos científicos son dispositivos de


poder fundamentales en los conflictos arti­
culados en torno a cuestiones ambientales. Los
Pero, al mismo tiempo, frente al despliegue de
los dispositivos de poder se configuran luchas
que tensionan su reproducción. En consecuencia,
dispositivos de poder organizan la experiencia el conflicto es intrínseco al despliegue de los dis­
del presente, pues es a partir de ellos que se positivos en tanto el ejercicio del poder da lugar
configuran los territorios y los sujetos. Regulan a la emergencia de resistencias y luchas que los
las posibilidades de agencia y los límites para tensionan (Murrillo, 2004). Proponer desde esta
la acción en tanto fijan fronteras a los compor­ perspectiva el abordaje implica reconocer su (re)
tamientos posibles. Su operatoria se despliega producción cotidiana al tiempo que recupera la
como un campo de posibilidades que incitan agencia1 de los sujetos. Permite dar cuenta de las
y/o propician determinadas decisiones y accio­ configuraciones del poder pero a su vez señala
nes, al tiempo que inhiben y/o prohíben otras. sus contestaciones en términos de resistencias
Así, los dispositivos se configuran en la unión de cotidianas y luchas.
elementos heterogéneos: discursos, instituciones, Las estrategias son entendidas como las prác­
diseños arquitectónicos, decisiones reglamenta­ ticas desarrolladas por los colectivos en el marco
rias, leyes, medidas administrativas, enuncia­ de una disputa agonal que se presenta como un
dos científicos, proposiciones filosóficas, mora­ juego de posiciones. Se enfrentan y se oponen
les, entre otras que puedan configurarse y directamente al despliegue de los dispositivos de
articularse (Foucault, 1994) destinadas a la regu­ poder y al gobierno de los cuerpos, poblaciones y
la­ción y control de las acciones de los sujetos y territorios. Estrategia designa los procedimientos
al establecimiento de relaciones sociales repro­ utilizados en un enfrentamiento con el fin de
ductivas del orden imperante (Saccucci, 2018a). privar al adversario de sus medios de combate;
Un dispositivo se caracteriza por: se trata, entonces, de los medios destinados a
obtener la victoria, la elección de soluciones
◊ definir una serie de conexiones íntimas “ganadoras” (Foucault, 1988). En este marco, la
entre saber y poder lucha es el enfrentamiento directo entre diversos
◊ establecer la dispersión del poder a través sujetos sociales (De Certeau, 1996), un momento
una multiplicidad de dispositivos (la vigilan­ del conflicto donde la tensión devino en una
cia, el castigo, el examen) contienda o disputa. Se trata de la planificación
◊ describir la producción de modos de sub­ de acciones de manera metódica en virtud de un
je­tivación del individuo a partir de deter­ escenario conflictivo percibido.
minadas técnicas (Abadía, 2003)
◊ incluir, como conjunto heterogéneo diversos
elementos: discursos, instituciones, edificios,
leyes, medidas policíacas, proposiciones
filosóficas 1
El concepto de agencia propuesto por Butler refiere a un
◊ tener siempre una función concreta inscrita “agente” producido socialmente, cuya agencia y pensamien­
en una relación de poder to se hace posible debido a que un lenguaje precede a ese
◊ resultar del cruzamiento de relaciones de “yo”. Asumiendo el legado postestructuralista, Butler sus­
tituye al sujeto que es precondición de la política por otro que
poder y de saber (Agamben, 2011). es efecto diferencial del poder. Entre la concepción de un yo
que es efecto determinístico del poder y la postulación de un
En definitiva, la doble dinámica de hacer posible yo omnímodo capaz de rehacer el mundo, Butler concibe
y de control con que operan los dispositivos ha­ la agencia de un sujeto constituido por un mundo social
bilita un juego de acciones y decisiones discre­ que nunca se escoge, por un conjunto de normas sociales
que condicionan la viabilidad de toda vida humana, sin
cionales. Así pues, los dispositivos son, por un que por ello se halle fatalmente determinada. La autora
lado, marcos que permiten la creatividad e evita concebir al yo fuera del lenguaje en el que actúa. La
innovación que requiere la sociedad presente agencia no supone un sujeto preexistente a la estructura de
(Guattari, y Rolnik, 2005) y, por el otro, establecen significación, a la matriz de inteligibilidad que lo hace po­
los márgenes de las acciones y decisiones posibles sible. Tal estructura de significación condiciona los térmi­nos
de inteligibilidad a través de los cuales un yo es reconocido o
de modo tal que las mismas sean manejables y legitimado. Así como la agencia no domina por completo el
gobernables (Ciuffolini, 2010). lenguaje, éste tampoco puede negarla (Mattio, 2010).

Saccucci, E.
“Conflictos en torno al ambiente y los discursos científicos” | pp. 109-123 [ 111 ]
Casos y metodología

A los fines de esta investigación se han seleccio­


nado dos conflictos en donde se presentan
discusiones vinculadas a las condiciones medio­
en Defensa de un Ambiente Seguro (VUDAS) en
contra de la permanencia de la empresa Porta
Hermanos. En el mapa a continuación se registra
ambientales: Pueblos Unidos (PU) y Vecinos Unidos la ubicación geográfica de ambos conflictos:

Pueblos Unidos es una toma de tierra, también gubernamentales que sostenían que la tierra se
conocida como Nuestro Hogar IV. Data del año encontraba contaminada como resultado de su
2007, cuando diversas familias se organizaron función anterior como basural.
para avanzar sobre tierras disponibles a los fines En diciembre de 2010 el Consejo Deliberante
de resolver sus necesidades habitacionales. Estas de la ciudad declaró a PU como “inhabitable”
tierras habían sido un basural a cielo abierto en a través de una ordenanza. Esta declaración
los años 70 y aún presentaban grandes canti­ resulta de fundamental importancia en tanto
dades de residuos. La toma de tierra se desarrolló representa el primer caso en el país. Frente a
sin mayores dificultades y las y los vecinos avan­ esto, la comunidad barrial puede ser dividida
zaron sobre la construcción en material de sus entre quienes aceptan la idea de la presencia de
viviendas, en el trazado de calles de acuerdo a contaminación pero carecen de otras opciones
las disposiciones urbanas y en la lucha por los y quienes niegan la veracidad de estos estudios
servicios. En 2009 se inicia un proceso conflictivo, y sospechan que se busca “liberar” la tierra
a partir de la intervención de diversos niveles a los fines de construir un emprendimiento

[ 112 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
inmobiliario, o bien, destinarlo nuevamente para Una características compartida por ambos
el enterramiento de basura y así resolver de ma­ casos estudiados es que estas luchas no se es­
nera permanente la problemática estructural de tructuran a partir de marcos ideológicos especí­
los desechos de la basura de la ciudad. La resis­ ficos sino que, por el contrario, la constitución de
tencia de la mayoría de las y los vecinos a aban­ los marcos se desarrolla de manera conjunta con
donar la tierra tomada dio inicio al conflicto por la práctica política diaria, a partir de problemas
la tierra. y situaciones cotidianas, amalgamándose des­
Por su parte, la empresa Porta Hermanos es de allí conceptos y tradiciones en pos de dar
originariamente productora de alcohol. Sin em­ inteligibilidad a sus problemas y desafíos
bargo, en 2012 incluyó dentro de sus actividades (Ciuffolini, 2012).
la producción de bioetanol, en un marco nacional Ambas organizaciones surgen como esfuerzos
de promoción y fomento de esta actividad. Así, el autoconvocados por los propios afectados para
conflicto comenzó ese año, cuando las y los vecinos deliberar y reflexionar sobre qué hacer juntos.
escucharon sonidos de explosión provenientes En general, no hay ninguna instancia externa
de la fábrica. Allí se enteraron de la noticia. Es que los convoque para formar y dirigir hacia un
importante señalar que esta empresa es la úni­ formato específico de organización; ello sucede,
ca planta productora de bioetanol localizada sobre todo, como reacción “espontánea” frente
dentro del ejido urbano, en el corazón de un a aquello que consideran amenaza su territorio.
barrio residencial2. Con el pasar del tiempo, los Esta primera reacción tiene la estructura de una
olores nauseabundos y la aparición de múltiples respuesta defensiva, una obligación de resguar­
afecciones, como problemas respiratorios, aler­ dar o proteger el territorio donde habitan y los
gias y problemas en la piel, atrajeron la atención su­jetos que en él viven. En los relatos hay un
de las vecinas, que comenzaron a informarse esfuerzo por identificar y relatar un cambio en la
sobre las consecuencias de este tipo de pro­ vida cotidiana, que en general, se percibe como
ducción (Saccucci, 2018b). una “pérdida” impuesta y violenta (Saccucci, et
La recurrencia de las enfermedades descriptas al., 2015).
y la aparición de casos de cáncer, púrpura y Por último, la recurrencia a nombrarse como
abortos espontáneos las llevó a contactarse con “vecinos y vecinas” está asociada a la legitimidad
REDUAS (Red Universitaria de Ambiente y Salud) de vivir o habitar en el espacio del conflicto. Más
quienes realizaron un primer relevamiento de aun, es la base de los cuestionamientos sobre la
las afecciones de la zona. La encuesta detectó que falta de consulta ante una decisión que los afecta.
43,2% de los vecinos tiene cefaleas persistentes y Por ello, los testimonios resaltan la importancia
34,8% sufre de conjuntivitis y congestión ocular, que tuvo la lucha para el “encuentro” entre vecinos
por encima de la media parámetro (Informe y en el fortalecimiento de lazos comunitarios o
preliminar, 2013). De allí que las vecinas organi­ locales.
zadas en VUDAS comenzaran a reclamar la relo­ Para el estudio de estos conflictos se han reali­
calización de la planta hacia zonas no habitadas. zado 20 entrevistas en profundidad a través de la
De este modo, el conflicto por la tierra de PU implementación de la técnica de la bola de nieve.
presenta una interesante discusión en torno a A su vez, para la mejor comprensión de cada
la (in)existencia de contaminación y respecto de uno de los casos, y su historización, apelamos a
lo que se considera vivible/saludable. En línea registros de campo elaborados a partir de conver­
opuesta, el caso VUDAS contra la empresa Porta saciones con las y los vecinos, o de la participación
Hermanos pone en cuestión la calidad ambiental. en eventos o actividades por ellos convocados
Contraponer estos dos casos resulta interesante (conferencias, charlas, marchas, intervenciones
en tanto en el primero los vecinos centran su lucha públicas), así como también, se realizó una re­
en la conservación de la tierra, desestimando colección documental que incluye notas perio­
la presencia de contaminación; mientras que, dísticas sobre los conflictos y materiales de
en el segundo, las vecinas de VUDAS insisten, difusión producidos por las organizaciones
desde 2012, en la insalubridad que supone la en lucha: folletería, cartas y material en redes
permanencia de la planta productora de alcohol sociales.
y bioetanol. Para el análisis de los datos recabados a través
de las entrevistas se han articulado herramientas
del análisis de contenido y del análisis de dis­
2
La empresa se encuentra radicada sobre avenida Valparaíso curso. Para ello, se diseñó una estrategia de
y la colectora de la Circunvalación, en Barrio San Antonio, aproximación consistente en varios momentos.
el cual colinda con los barrios Inaudi, Posta de Vargas, En un primer momento se procedió al análisis
Cañitas y 2 de Abril. Porta Hermanos instaló la planta en el
año 1995, unas cuatro décadas después de la formación del
de contenido de los datos generados durante el
barrio Parque San Antonio. Sin embargo, en ese momento trabajo de campo para luego comenzar a indizar
la zona era categorizada como industrial. Posteriormente, algunos elementos discursivos que pudiesen estar
la categorización cambió y desde entonces la planta recibe advirtiendo sobre posibles relaciones entre los
extensiones gubernamentales en sus permisos de funcio­ conflictos analizados. En una segunda instancia
namiento.

Saccucci, E.
“Conflictos en torno al ambiente y los discursos científicos” | pp. 109-123 [ 113 ]
se abordó cada caso específico a los fines de dar (equivalencias), las calificaciones que les son
cuenta de sus particularidad y características. Es asignadas y la red verbal que define las acciones
decir, desarrollamos un trabajo en dos niveles o de los sujetos.
en dos momentos: el abordaje transversal de los Los datos fueron procesados a través del uso
casos a los fines de conocer las regularidades de la del programa Atlas-ti que permite el tratamiento
operatoria del poder y las formas de resistencia/ cualitativo de grandes cantidades de datos tex­
lucha que producen los cuerpos. A partir de ello tuales, entre otras fuentes. Este explorador ad­
construimos dimensiones analíticas que nos per­ mite la creación de unidades hermenéuticas a
mitieron la comparación de los casos. Un segundo partir de documentos originales y habilita los
momento, donde cada caso fue abordado de modo procesos de indexación, búsqueda y codificación/
específico con el objetivo de identificar sus rasgos categorización de los datos, permitiendo analizar
característicos que dan cuenta de la especificidad y teorizar sobre los datos cualitativos.
del despliegue del poder sobre cada conflicto. Ello implica sistematizar la información rele­
Este ejercicio posibilitó la sistematización de los vada y establecer una categorización básica de
datos y la comparación entre los casos. todo el conjunto de datos, facilitando su clasifi­
El registro de los datos se efectuó íntegramente cación no solo entre documentos, sino al interior
bajo soporte digital, lo cual demandó la minuciosa de los mismos. Un nivel más avanzado de clasi­
transcripción de cada entrevista con el objetivo ficaciones (codificación) permite identificar dife­
de trasladar al texto, del modo más fiel posible, la rentes sentidos, argumentaciones y posiciones
voz de las y los entrevistados. que expresan los sujetos y establecer relaciones
Las herramientas del análisis del discurso entre esos códigos primarios y otros que sostie­
que utilizamos fueron principalmente la identi­ nen, contradicen, complementan las posiciones
ficación de deícticos, taxemas, polifonías, subjeti­ argumentativas identificadas. De este modo, se
vemas, verbos y adverbios presentes en los dis­ pueden elaborar familias de códigos que faci­
cursos. Estas son adecuadas para identificar una litan la observación no solo de la red de con­
serie de figuras y relaciones semánticas, grama­ ceptos, sino las relaciones entre estos y su con­
ticales y sintácticas que permiten “ver” más tenido semántico a través de citas textuales. La
allá de lo meramente enunciado. Ello supone, etapa final supone un ejercicio de reducción del
a su vez, realizar un análisis de relaciones que contenido generado para poder así comenzar a
se establecen entre los términos (asociaciones elaborar proposiciones fundadas en los datos
y oposiciones), las identidades que se generan con los que se ha trabajado (Avalle, 2010).

Tensiones en torno a las producciones de territorios:


el discurso científico como discurso de poder

E n los dos conflictos estudiados, el discurso


científico es cuestionado y vinculado de mane­
ra directa con intereses económicos. Aquello que
algún, alguna cosa para que, para que esa
contaminación se vaya”. Entonces es difícil
creerle que te van a dar una casa, encima
difiere en los conflictos, es la posición que la también nosotros somos extranjeros. La
organización en lucha asume frente a estos dis­ pro­pia gente de acá, que son de acá no les
cursos: mientras que en el caso VUDAS la lucha da, imaginate a nosotros. No creo que nos
se explica por mostrar una verdad escondida den ER1: ¿Y por qué creés que, no sé, que
por el poder a partir de apropiarse del discurso salen con todo eso de que la tierra está con­
científico como estrategia, en Pueblos Unidos la taminada, que...?
mayoría de la comunidad barrial niega la vera­ EO: No sé, hay muchos comentarios, que
cidad de estos estudios: dicen que esto quieren, nosotros le hemos
limpiado, la mayoría de la gente, le han
Claro. No, porque ellos mismos no nos limpiado para que haya un jardín, dice. O
han traído un papel, nos han hecho ver... para que haya un country. Dicen que un
este... ¿cómo se llama? Esto es ilegal porque parque lo van a hacer en el medio con una
está contaminado. Y aparte, la plantita, es laguna. No sé, comentarios.
difícil contaminarla, la planta no creo que ER1: Claro. Ahora que ustedes ya limpiaron
crecerá. Todas las plantas. Y ahora tam­bién todo. Antes…
de eso, eh, si ellos dicen que está contami­ EO: Claro. Antes no, no sabían que, era un
nado porque no nos dejan vivir acá. Nos basural porque del centro todos traían acá
diría, “¿Sabés qué? Esta tierra cúrenlo así, y echaban. Y así, ahora quieren. Inclusive
con esto hagan o planten árboles, o echen había comentarios que les iban a pasar con

[ 114 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
cinco, con esas máquinas grandotas, por a través de acumulaciones por desposesión4. La
encima. (Pueblos Unidos- 22:5)3 producción del espacio y la urbanización son
vías principales para la absorción del capital
En esta entrevista el discurso científico se des­ excedente a través de ajustes espacio- temporales.
pliega como dispositivo de poder alineado con De esta manera, el desarrollo urbano se explica
los intereses del capital inmobiliario. El pasa­e por las necesidades del capital, como formas de
de un pasado vinculado a un territorio de dese­ resolver las crisis de acumulación. En este mismo
chos, residual, a un presente marcado por su sentido, el capital, en su proceso de expansión
producción como territorio de vida, habilita geográfica y desplazamiento temporal desarrolla
una lucha por la tierra motorizada por el capital procesos de desposesión territoriales.
inmobiliario, a fin de incorporarla al mercado. Así, el capital inmobiliario financiero desplie­
En ese marco, el discurso científico es calificado ga una serie de estrategias que buscan refuncio­
como inválido y poco confiable. nalizar el suelo de la periferia, adquirirlo para su
A su vez, la lucha por el territorio se hace aún desarrollo económico, para trasladar temporal y
más imperiosa cuando se trata de sujetos prove­ espacialmente los excedentes, a fin de comenzar
nientes de sectores populares y extranjeros. un nuevo proceso de acumulación. Dicho proceso
Desde la perspectiva de quienes tienen una frágil supone ampliar la base territorial, avanzando
inscripción en el mercado, la desconfianza frente sobre territorialidades que le habían sido ajenas,
al accionar del Estado se vuelve aún más urgente como la periferia.
y la lucha por el lugar propio, necesaria. El avance sobre estos territorios supone una
El imaginario de la contaminación como “men­ ciudad-mercancía y el desarrollo de formas de
tira”, en un contexto de conflicto por la tierra, se intervención sobre la periferia: discursos y prác­
relaciona con una operación (según identifican ticas que hacen a nuevas segregaciones y des­
las y los vecinos de PU) del Estado que facilita el posesiones (Saccucci y Feldmann, 2015). En el caso
avance del capital inmobiliario sobre estas tierras. estudiado, los discursos sobre contaminación
Desde esta perspectiva, la puesta en valor que sig­ son percibidos como discursos de poder que tie­
nificó el proceso de recuperación de la tierra por nen por objetivo “liberar” la tierra para que el
parte de los vecinos, la volvió atractiva y objeto de capital resuelva sus crisis de producción a partir
interés para el capital inmobiliario. de incluirlas para nuevos proyectos edilicios.
El conflicto, en estas circunstancias, se desplie­ En este marco, surgen nuevos conflictos y re­
ga por el saber científico que sostiene el diag­ sistencias a la acumulación por desposesión de la
nóstico de contaminación y por lo tanto de in­ tierra. Resistencias como las de PU se presentan
habitabilidad de esas tierras. De allí que los como contracara de los procesos de desposesión
vecinos asocien tal discurso con la idea de un vividos, dando lugar a procesos de apropiación
“ellos”, un “otro”, que se vale de este discurso y lo del territorio. De allí que la resistencia a ser relo­
mercantiliza a los fines de apropiarse de la tierra calizados en otras tierras suponga defender un
y desposeerlos. El discurso científico se convierte territorio como recuperación de la posibilidad
en el relato y argumento fundante del desalojo, de de decidir sobre la propia vida. Esto adquiere
la pérdida de la tierra conseguida. Así, el desalojo un carácter de reparación o resarcimiento, por
es presentado por el Estado como una forma de acción propia, de la situación de despojo pre­
protección a la comunidad. Sin embargo, para vio a la que se vieron sometidos los sujetos en
muchos de quienes allí habitan no se trata de una sus historias de vida. Defender la tierra conse­
protección sino de una expulsión hacia nuevas guida supone romper con un continuum de des­
formas de desprotección y precariedad. De esta posesiones históricas y oponerse a nuevas acu­
manera, el discurso científico funciona como dis­ mulaciones por desposesión (Ferrero et al., 2013).
positivo legitimante de una práctica de despose­
sión del territorio como requisito para su mer­ 4
Este concepto fue originalmente acuñado por Rosa Luxem­
cantilización y para ser ingresado al circuito de burgo para diferenciarlo de la acumulación primitiva u ori­
gi­naria. Según la autora, la acumulación por desposesión es
acumulación. una reproducción ampliada que opera en condiciones de paz ,
De acuerdo a Harvey (2004) el territorio es la propiedad e igualdad. Este concepto fue recuperado por Harvey
resultante de los modos en que el capital resuelve (2004), quien discute los supuestos mencionados y propone
las crisis de excedentes y de fuerzas de trabajo que las características de este proce­so son la predación de
los bienes naturales, el fraude y la violencia como formas
de garantizar la desposesión. Así, el capitalismo actual no
podría sostenerse sin dar cuenta de esta dinámica. A su vez,
el concepto de acumulación por desposesión ha inspirado
diversos estudios de conflictos te­rritoriales dada la potencia
analítica que presenta. De esta manera, implica asociar
antiguas formas de expropiación (tales como la privatización
de la tierra y expulsión de cam­pesinos, la mercantilización de
3
Los códigos que se encuentran al final de los extractos de la fuerza de trabajo, la elimi­nación de las formas de producción
entrevista son identificatorios. El primer número refiere a la y consumo locales, la apropiación de recursos naturales, entre
entrevista mientras que el segundo da cuentas del extracto. otros) con nuevos mecanismos de mercantilización en todos
Ejemplo: (7:1) entrevista 7, cita 1. los dominios (Ciuffolini, 2012).

Saccucci, E.
“Conflictos en torno al ambiente y los discursos científicos” | pp. 109-123 [ 115 ]
Para las y los entrevistados, “tener” un lugar para el estudio de actividades económicas tales
dista mucho del sentido capitalista de poseer como la minería en Argentina.
algo, sino que alude a la experiencia de conseguir Los autores caracterizan estos territorios como
un espacio para la vida posible, como parte regiones marcadas históricamente por la pobreza
constitutiva de la existencia. y la vulnerabilidad social, con una densidad
Por su parte, el conflicto VUDAS comparte con poblacional baja y que cuentan con grandes ex­
PU la desconfianza en torno al discurso científico, tensiones de territorios “improductivos” y/o
por considerarlo relacionado a los intereses de la “vacíos”. Así, se facilita la instalación de discur­
empresa Porta Hnos.: sos productivistas y excluyentes, al tiempo que
constituyen el punto de partida de la conforma­
Muy cruel y muy injusto, porque es para ción de otros lenguajes de valoración en torno al
que se llenen dos los bolsillos y el resto territorio (Svampa, 2008). La zonificación, supone
se mueren. Cuando sabemos que claro, es la definición de patrones de uso del suelo, que
todo un interés, financiero, de poderosos. establecen qué espacios serán eximidos de la
Monsanto con esto está MUY LIGADO. ¿Vos actividad extractiva, mientras que otros estarían
te creés que a Monsanto el mundo ente­ro lo disponibles para su recepción.
quiere sacar porque sí? Porque ha habido, Si bien esta es una característica de muchos
inclusive la última marcha que hubo fue de los territorios que han sido convertidos en
mundial, entonces ¿El mundo está equivoca­ territorios de sacrificio, no representa la totali­
do contra Monsanto? (VUDAS- 53:13) dad. El caso de la lucha de VUDAS contra la per­
manencia de Porta hermanos no se encuentra
El vínculo entre la actividad de esta empresa en un espacio alejado, “libre” o “vacío”, con baja
con la multinacional Monsanto sugiere, para la densidad poblacional, sobre el cual el capital pro­
entrevistada, la existencia de un entramado de duce un discurso que gira en torno a la revalo­
poder, de una dinámica de producción de territo­ rización y la productividad sino, que se trata de
rios de “sacrificio” (Svampa, 2008; Zibecchi, 2017; un espacio donde el uso principal del suelo es
Lerner, 2010), que hace posible la acumulación. De residencial, con grandes concentraciones demo­
acuerdo a Svampa y Viale (2015) gráficas, dentro del ejido urbano, que convive
forzosamente con actividades que producen
El concepto de “zona de sacrificio”, va mucho muertes por contaminación (Saccucci, 2018b).
más allá del de “pasivo ambiental” que su­ Así, los territorios de sacrificio son aquellos
pone la radicalización de una situación de en los cuales el capital produce un uso del suelo
injusticia ambiental. Ciertamente, la ac­ que se hace incompatible con la vida. Son territo­
tual producción del espacio y las lógicas rios que se encuentran dispuestos para las nece­
de control territorial dominantes poco sidades de las diversas fracciones de capital.
tienen que ver con un enfoque del desarro­ Estos territorios se estructuran y asumen su
llo territorial que contemple tanto la satis­ forma a los fines de garantizar la acumulación.
facción de las necesidades sociales y econó­ Sus características generales son la primacía
micas de la población y sus condiciones de del valor de cambio, frente al valor de uso. Estos
reproducción, como la sustentabilidad am­ territorios resultan claves para posibilitar el
biental de los territorios. En ese contexto, avance de las formas productivas especulativas,
la configuración de zonas de sacrificio se extractivas y tóxicas.
refiere a un proceso -general y extendido en La idea de territorios de sacrificio gira en torno
el tiempo- de desvalorización de otras for­ a la forma de acumulación y su reproducción
mas de producción y de vida diferentes a que indefectiblemente genera territorios de
las de la economía dominante. No se trata muerte, donde la vida no es una posibilidad. La
solo de la emergencia de una territorialidad lucha emerge entonces cuando la producción
excluyente respecto de otras territorialidades de territorios de sacrificio se despliega sobre los
subalternas, que quedan sumergidas o dislo­ territorios para la vida, en los que se defiende
cadas, sino también de la degradación de la idea de “habitar” la tierra, ser en ella. En este
los territorios, de la calidad de vida, ante la mismo sentido encontramos la siguiente cita:
consolidación de modelos de maldesarrollo.
Con el paso del tiempo, lo que queda para ER1: El problema de todo esto es que tam­poco
las comunidades locales son los impactos nosotros tenemos el avance tecnológico, y
ambientales y sociosanitarios, territorios es lo que siempre hablamos, el avance tec­
con­vertidos en áreas de sacrificio en las que nológico lleva un sacrificio, tener un ce­
también los cuerpos y las vidas mismas de­ lular en tus manos lleva a un sacrificio en
vienen descartables y sacrificables. (p. 84) pos de esa tecnología, los pulsos electro­
magnéticos que tiene, pero si ese avance
Resulta necesario señalar que estos autores tecnológico es para matar a muchas per­
proponen el concepto de territorio de sacrificio sonas no tiene sentido el avance, en todo

[ 116 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
caso no debe estar cerca, en contacto con acceso al conocimiento científico. Este permite
seres humanos. Aunque nosotros estemos la defensa del territorio para la vida, que exige el
convencidos que a donde este la planta de desalojo de la empresa que produce muerte para
Bioetanol van a contaminar animales, plan­ sus vecinos.
tas, agua, de alguna manera va a llegarte la En este sentido, el sacrificio se asocia a la pro­
contaminación, pero hoy por hoy lo que nos ducción de territorios donde aquello que resulta
urge es el cese de la producción de Bioetanol básico para garantizar la vida (agua, aire limpio)
y ver la forma de erradicarla a la planta se encuentra en proceso de vaciamiento y saqueo:
(VUDAS- 54:6).
ER1: si de todos modos tienen el agua, es el
En el ideario de “avance” tecnológico subyace agua de la red que están usando ellos.
una vinculación con el progreso y con el avance ER2: Son 700 mil litros de agua por cada 100
científico. Esto es, se construye en el relato una mil litros de Bioetanol, esa es la cantidad
dicotomía: el avance científico conlleva el sacri­ de agua que necesitan para hacer 100 mil,
ficio de algunos, pero es preciso que ese “avance” 700mil por cada 100.
sirva para potenciar la vida y no para extinguirla. ER1: No tienen laguna, nada.
Luego, progreso y vida son dos significantes en ER2: Claro, ahí entiendo yo, los otros días
tensión. decía “pucha, ahora entiendo por qué ellos
Si progreso y vida son considerados contradic­ dicen que hay que lavarse las manos con
torios, lo que resta, en orden de prioridad, es alcohol”: si agua no nos va a quedar nos
la lucha por la protección y el cuidado de sí. La vamos a tener que lavar con el alcohol.
lucha es entendida como lucha por la vida, lo que (VUDAS- 54:15)
se traduce en el inmediato desplazamiento de la
planta de bioetanol hacia espacios distantes del En síntesis, el territorio de sacrificio se carac­
hábitat humano. teriza por haber sido vaciado al punto del agota­
Tanto el conflicto de VUDAS como el de PU miento. Se trata del proceso de mercantilización
plantean como núcleo central de la lucha la de todo aquello que existe en el territorio a partir
acción de desalojo. En PU el desalojo se funda en de lógica de ganancia-costo donde incluso la vida
el discurso científico, que sostiene la presencia se encuentra supeditada a este cálculo. Por su
de contaminación en la tierra. A partir de ello se parte, el territorio de desposesión es aquel que se
organiza un proceso de lucha de las y los vecinos produce en Pueblos Unidos y refiere al intento de
que impugna la existencia de contaminación desalojo de la población asentada, fundamentado
y afirma la defensa del territorio para la vida, en la presencia de contaminación. En ambos ca­
en contra del desalojo. En el conflicto VUDAS, sos, la lucha en defensa del territorio para la vida,
por el contrario, la lucha se articula en torno al contra el territorio para la acumulación es clave.

El Discurso Científico como Estrategia

H asta aquí hemos analizado el discurso cientí­


fico como dispositivo de poder y los modos
en los que se despliega sobre ambos casos anali­
discurso excluido o entre el discurso domi­
nante y el dominado, sino como una multi­
plicidad de elementos discursivos que pue­
zados. El discurso científico, como discurso de den actuar en estrategias diferentes. (p. 235)
poder, puede ser tensionado y resignificado por
las organizaciones hasta convertirlo en una es­ Así, el caso VUDAS es paradigmático en cuanto
trategia de lucha. Al decir de Foucault (2010): refiere a la lucha por el conocimiento científico.
De acuerdo a Iturralde (2015):
Poder y saber se articulan en el discurso. Y
por esa misma razón, es preciso concebir El conocimiento legitimado cumple un rol
el discurso como una serie de segmentos fundamental en el proceso social de cons­
discontinuos cuya función táctica no es trucción del riesgo. El discurso de los por­
uniforme ni estable. Más precisamente, no tadores de este conocimiento posee un
hay que imaginar un universo del discurso peso simbólico mucho mayor que el de
dividido entre el discurso aceptado y el quienes conforman el saber local a causa

Saccucci, E.
“Conflictos en torno al ambiente y los discursos científicos” | pp. 109-123 [ 117 ]
de la legitimidad que le otorga haber pa­ tanto a nivel personal como de la organización
sado por instituciones de enseñanza espe­ sociopolítica que los agrupa.
cializada. La opinión de un experto aporta Las y los entrevistados describen un trayecto
significativamente a la construcción colec­ formativo que va desde una situación de “igno­
tiva de la problemática contribuyendo en rancia” inicial hasta su actual posición de “cono­
el entendimiento de procesos científico- cimiento” a partir del cual sostienen la lucha. La
técnicos específicos y, por lo tanto, en la conjugación del verbo saber en tercera persona
visualización o invisibilización de riesgos. del presente, “saben”, indica una exterioridad,
En este sentido, tal como dice Ulrich Beck un “ellos” (Avalle et al., 2012). Dicha exterioridad
(1998), la percepción de los riesgos siempre denota la presencia de la idea de que existe una
está mediada argumentativamente. (p. 88) única verdad irrefutable a la cual se puede acceder
a través de la racionalidad y la instrucción.
En un primer acercamiento al colectivo en Las organizaciones en lucha atraviesan este
lucha es posible advertir el uso de un vocabulario proceso de formación como estrategia para opo­
específico, proveniente de disciplinas como la nerse al dispositivo legal que caracterizan como
química, lo que requirió un esfuerzo formativo oscuro y profundamente vinculado al capital
para sus integrantes: que mete mano. De esta manera, la adquisición
de un vocabulario científico implica acceder a
EO1: Yo creo que a medida que van tenien­ un recurso de poder que les permite luchar con
do(-) se va teniendo más información, el nuevas herramientas. Este proceso se expresa a
reclamo siempre fue que se vaya Porta, través de un cuantioso uso del presente continuo;
que se deje de producir el bioetanol, pero van trayendo pruebas, vamos investigando. Este
a medida que va pasando el tiempo va­ recurso gramatical señala la procesualidad de la
mos conociendo más casos, vamos cono­ formación que implicó un gran esfuerzo:
ciendo más problemáticas y cada vez nos
va llegando por la misma gente que va ER1: ¿Vos por qué crees que a la gente le
colaborando, nos va trayendo cada vez más cuesta tanto sumarse?
más pruebas de esta irregularidad de Porta EO1: Un poco lo que te decía primero, esto
entonces la lucha se va haciendo cada vez que les pasa a los de 2 de Abril, también les
más fuerte por esto. Por que al principio pasa a los de Tejas, ahí en Tejas tengo una
no sabíamos qué estaba pasando, por lo hermana. Los de Tejas que pagan fortunas
menos cuando comenzamos no se sabía por esos alquileres y demás, y que tienen
qué estaba pasando, al principio se fue una tapia, no sé, creo que es una cuestión, a
averiguar, primero fue averiguar, después lo mejor, de autodefensa. Yo encima busco
fue irse anoticiando de todo, después fue justificarlos, encima tratando de decir
las pericias, ¡Cada vez más grave! por que “bueno” de Tejas la única que viene es mi
cada vez más graves, por que después que hermana. Ellos creerán que con su tapia,
salen 1200 veces más que la ley de residuos no sé, no pasarán los tóxicos. Primero eso,
peligrosos y de ahí en adelante las distintas después la ignorancia, nosotros también
leyes que están violando, los distintos per­ la tuvimos, tuvimos que hacer toda una
misos que están violando, bueno, es como búsqueda, entender a los químicos fue re
que cada vez se va a agrandando más, la difícil para nosotros, entender que qué
lucha es como que es cada vez más fuerte. es lo que medían. Entonces, también es
Desde el principio fue el cese de la pro­ eso, los acercaste y es ponerse a estudiar,
ducción, el cierre de Porta, la lucha sigue lleva mucho tiempo entender. Bueno, pero
siendo la misma y el objetivo sigue siendo primero tienen que tener la decisión de
el mismo, lo que pasa es que la gravedad se hacerlo, la disponibilidad del tiempo para
va acrecentando porque nosotros estamos sumarse (VUDAS- 55: 14).
conociendo cada vez más lo que está pa­
sando, grave fue desde el primer día que La lucha está atravesada por el discurso cientí­
han empezado a producir (VUDAS- 51:19). fico, lo cual señala el poderoso papel que desem­
peña como elemento constructor. Así, los sujetos
Resulta frecuente encontrar este tipo de refle­ dan cuenta de la importancia de pasar de la
xiones sobre el proceso de lucha por parte de los “ignorancia” inicial al conocimiento mediado por
colectivos en donde el esfuerzo mayor viene dado un proceso de estudio, aprendizaje y esfuerzo de
por incorporar en su forma de entender el mundo, comprensión. A través de este proceso se ga­rantiza
información específica y técnica que antes esta­ llegar a la “verdad”, oculta por los hilos del poder y
ba por fuera de sus marcos interpretativos. Los que debe ser desentrañada. Para ello es necesaria
colectivos atraviesan entonces un proceso de la adquisición de habilidades y conocimientos es­
profesionalización como estrategia de lucha. Esto pecíficos, a lo cual muchos su­jetos no están dis­
implica un proceso de formación e información puestos o no poseen el tiempo necesario.

[ 118 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Así, la lucha por el conocimiento científico pre­ manipulación que el capital puede realizar. La
senta dos aspectos: por una parte, la convicción discusión en torno a los modos de hacer ciencia
de que existe una verdad que puede ser conocida y quiénes se encuentran habilitados para ello,
a través del método científico riguroso y que sólo atraviesa la lucha y se expresa, por ejemplo, en
puede ser comprendida a partir de un proceso los léxicos médicos de primera y médicos de cuarta.
de formación; por otra, el uso estratégico del dis­ En las entrevistas del caso VUDAS se expresa
curso científico en tanto acceso a un recurso de una vinculación entre el conocimiento y el dinero
poder en un contexto de conflicto. En la siguiente que da cuenta del proceso de mercantilización
cita se expresa el primer aspecto mencionado: del conocimiento científico. A partir de esto, se
construye una jerarquización del saber donde
EO1: O sea nosotros, ya tenés un estudio aquellos de primera se encuentran relacionados
en cuanto a la salud, tenemos un salud en al conocimiento como mercancía que se vende
cuanto a los químicos, revelamiento, pero a quien pueda comprarlo y por otra parte, los
bueno ellos proponen una nueva, un re­ médicos de cuarta, quienes producen conoci­
velamiento al cual nosotros sabemos que miento por fuera de la lógica mercantil.
va a estar totalmente acomodado para su Así se construye una oposición entre conoci­
parte ¿me entendés? y así los tiempos van... miento para el negocio y conocimiento objetivo.
EO2: Van pasando y nosotros seguimos es­ Mientras el primero emerge como recurso de
perando y bueno, y seguimos golpeando poder, manipulable, transable y, por ello, dispu­
puertas, a donde nos llaman vamos, a tado en la lucha; el segundo, conceptualizado
donde... sea radio, sea televisión, sea lo que desde la perspectiva de necesidad y posibilidad
sea allá vamos a exponer nuestra lucha. de neutralidad en el conocimiento, vinculada al
ER1: ¿Qué argumentos ellos, la justicia o la deber moral de quien lo posee, que debe ponerlo
municipalidad tienen para no aceptar estos a disposición de quienes no pueden acceder a
estudios que ustedes ya tienen hechos? ¿O él. En otras palabras, esta oposición puede ser
sea porqué no? ¿Porqué prometerles hacer traducida como conocimiento para el consumo y
uno nuevo? Por que Porta siempre dijo que conocimiento para el bien colectivo.
nosotros tenemos médicos de cuarta, o sea Para estos colectivos en lucha, el apoyo en opi­
que se ve que él tiene a todos los médicos niones de especialistas y la producción de datos
de primera, entonces empecemos por ahí. propios resulta clave como estrategia. Involucra
Entonces por eso él no nos da como acep­ la búsqueda de diversos recursos que puedan
tado lo que nosotros le entregamos, o sea “hacer salir a la luz” aquello que se encuentra “a
lo que nosotros ponemos sobre la mesa, la vista” pero oculto por el poder:
entonces él quiere con LOS DE PRIMERA,
o sea los pagados por ellos, se pone en ER1: ¿Qué rol ha tenido la justicia, usted me
evidencia que es así (VUDAS- 53:6). decía lo único que queda es la justicia? ¿Qué
rol ha tenido en todo este conflicto y lo que
En este extracto se enfatiza la importancia de ustedes plantean?
contar con estudios propios que den cuenta de la EO1: Bueno, la justicia vinieron a hacer las
contaminación. De acuerdo a Iturralde (2015): pericias, vinieron a hacer pericias del aire
para tomar muestras y, bueno, el perito de
La mayoría de los riesgos de la modernidad parte de la justicia, por que había peritos de
no son reconocibles mediante los sentidos de parte de Porta, de parte nuestro y de parte
los seres humanos, ya que se desen­vuelven de la justicia, del fiscal, y bueno, supieron
en un mundo microscópico o simple­mente hacer una buena tramollita que se dio
son invisibles. Los virus, la radia­ ción, la cuenta el, nuestro perito, y salieron a favor
contaminación química, los residuos fitosa­ de ellos, salieron favor de ellos por eso la
nitarios en los alimentos, etcétera, son ries­ causa se archivó. Las primeras pericias se
gos y peligros que los seres humanos no dieron favorables por que supieron hacer
percibimos en lo inmediato. Su objetivación, bien ahí una trampita con los microgra­
visibilidad y entendimiento está dada por mos y esas cositas.
los “órganos perceptivos” de la ciencia (expe­ EO2: O sea adulteraron el resultado, el
rimentación, medición, teorías). (p. 89) resultado dio sumamente alto a lo que está
permitido para ... lo que (-)
De esta manera, resulta fundamental para ER1: ¿La Organización Mundial de la Salud?
las organizaciones asegurarse de que el método EO1: Claro, tenés un valor como todo, acá
de recolección de los datos sea aplicado con dio altísimo. EO2: tenés un tope y dio alto,
exactitud y rigurosidad ya que es garantía de pero ellos supieron cambiarle de micro­
comprobar el riesgo en el cual se encuentran gramo a otra medida, entonces así fue
o la enfermedad que poseen. Al contar con favorable (VUDAS- 53:14)
estudios propios se hace posible oponerse a la

Saccucci, E.
“Conflictos en torno al ambiente y los discursos científicos” | pp. 109-123 [ 119 ]
Aquí emerge nuevamente el verbo saber con­
jugado en tercera persona del plural que indica En el extracto, la entrevistada construye la
un conocimiento ajeno. Este saben remite a un vinculación entre por algo y para algo. Así, los
conocimiento de las trampitas que ellos saben y sujetos se ven motivados a estudiar por un com­
que quienes luchan descubren de a poco por ser promiso con el otro. Este compromiso debe
amateur. Así, nuevamente se hace presente una estar vinculado al deber moral del sujeto que
idea del conocimiento científico atravesado por sabe y limita su voluntad de lucro en virtud de
relaciones de poder que lo manipulan y alejan de mostrarle a los demás el riesgo en el cual se en­
los procedimientos que lo convierten en el cono­ cuentran. De esta manera, si en el apartado an­
cimiento válido. La referencia a la OMS expresa terior se reivindicaba la experiencia del cuerpo
un recurso de poder por parte del enun­ciador, al como fuente de conocimiento en contraposición
tiempo que da cuenta del parámetro desde el cual a aquel fruto de la experimentación, aquí la ex­
se pueden evaluar los resultados. periencia se relativiza.
De allí que la discusión en torno al para qué Esta relativización se debe a la concepción
del conocimiento, la pregunta y reflexión crítica del efecto de los químicos en el cuerpo. Estos, se
sobre el rol y deber de aquellos que concentran constituyen como armas silenciosas que matan
un recurso al cual pocos acceden, asuma sentido: lentamente incluso antes que el cuerpo pueda
advertir que se encuentra en peligro. Se trata de
Por ALGO uno estudia en la Universidad un cuerpo que transita por la enfermedad inelu­
¿Para qué estudias? Saber, el saber no es dible aún cuando aún no tenga certezas. De allí
solamente para vivir del saber, cuando vos que sea necesario un discurso externo que pueda
sabes te debes al otro por que sabes más, dar cuenta del peligro, de los daños a través de
entonces si vos estas viendo que el otro pruebas, antecedentes y figuras reconocidas.
está siendo damnificado y no lo sabe vos De esta manera, el conocimiento permite
que si lo sabes tenés una obligación ética ver aquello que en la vida cotidiana algunos
y moral. Y eso también se enseña en la experimentan pero otros no. El acceso al cono­
Universidad. Y se ve que a veces la ética es cimiento por parte de algunos implica la
una materia que no es obligatoria, son de obligación de información y compromiso. A su
esas alternativas que si querés la haces y vez, este compromiso debe ser enseñado por la
sino no la haces, debe ser algo así. Es decir, universidad que debe encargarse de producir
dentro de la Universidad tenés aquellos, profesionales vinculados a las necesidades del
un Conrero que se raja las vestiduras por pueblo. Se trata entonces de un conocimiento
una cosa y tenés otra gente muy buena que, desde esta perspectiva, debe encontrar su
que te da una mano y también es de la fundamento en la vinculación con lo social y no
universidad Nacional. (VUDAS- 54: 19) un conocimiento ajeno.

Reflexiones finales

E n esta investigación hemos abordado los dis­


cursos científicos sobre la presencia/ausencia
de contaminación en el marco de dos conflictos
En el caso de PU, el discurso científico es
percibido por las y los entrevistados como un
dispositivo de poder que se articula con el capi­tal
articulados en torno a luchas por el ambiente. financiero-inmobiliario a los fines de legitimar el
Del análisis se desprende que los discursos desalojo de esta población y luego construir allí
científicos son discursos de poder que pueden un emprendimiento edilicio de alto valor econó­
funcionar como dispositivos de poder, o bien, mico. Así, el discurso científico, en vinculación
ser disputados por las organizaciones en lucha con el capital, produce territorios de des­posesión:
para convertirlos en estrategias. Los discursos la acumulación se produce entonces por la des­
científicos como dispositivos de poder han sido posesión de las tierras.
abordados a partir de tensiones emergentes en Por su parte, en el conflicto VUDAS, el dispo­
los significantes que construyen en los discursos sitivo del discurso científico se configura como
analizados. Estas tensiones se relacionan con las aquello que impide dar cuenta del cuerpo enfer­
las diversas articulaciones que establece el dis­ mo, como aquello que oculta la verdad e impide
curso científico con los intereses acumulativos que se vinculen las muertes con la actividad eco­
del capital en casa caso. nómica. De allí que el desarrollo de una estrategia

[ 120 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
para luchar en contra del dispositivo del discurso modo de producción, se trata de la muerte por
científico y apropiarselo resulte clave para este contaminación que se con­vierte en una constante.
conflicto. En ambos casos, el de­ salojo emerge como un
En resumen, en los casos analizados se pro­ léxico clave aunque con diversos sentidos.
ducen dos tipos de territorios diversos. Esta di­ Por último, hemos analizado los discursos
versa producción de territorios se explica en con­ cien­tíficos cuando son tensionados para su uso
sonancia con los particulares intereses del capital estratégico en el marco de la lucha. Así, los dis­
en cada caso. En el caso de PU las y los vecinos cursos científicos en tanto discursos de poder,
perciben que el discurso científico pro­duce terri­ pueden ser resignificados y tensionados para
torios de desposesión a partir de la producción convertirse en un recurso de lucha. Se trata de
de una ficción de contaminación. De este modo, aquella perspectiva que impugna algunos dis­
la tierra es codiciada para insertarla dentro del cursos científicos por vincularlos a intereses
circuito mercantil y poder lucrar con ella. Por su particulares y que reivindica la producción de
parte, en el caso VUDAS se trata de la lucha en conocimiento que involucre a las comunidades.
contra de la producción de te­rritorios de sacrificio Las articulaciones con las universidades, con
por la actividad de una empresa productora especialistas y la formación de quienes se en­
de bioetanol. Los territorios de sacrificio son cuentran en lucha resultan claves. De este modo,
aquellos que el capital precisa agotar/vaciar a los se reconoce que el conocimiento nunca es neutral
fines de garantizar la pro­ducción/acumulación. y se propone que debe aportar a las luchas del
Así, la producción de muertes es intrínseca al pueblo y no al capital acumulador.

Saccucci, E.
“Conflictos en torno al ambiente y los discursos científicos” | pp. 109-123 [ 121 ]
Referencias bibliográficas

Abadía, O. M. (2003). “¿Qué es un dispositivo?”. Guattari, F. y Rolnik S. (2005). Micropolítica.


Empiria. Revista de metodología de ciencias Cartografías del deseo. Madrid: Traficantes de
sociales, (6), pp. 29-46. Sueños.
Agamben, G. (2011). “¿Qué es un dispositivo?”. Harvey, D. (2004). “El ‘nuevo’ imperialismo:
Sociológica, 26 (73), pp. 249-264. acumulación por desposesión”. Socialist
Auyero, J. y Swistun, D. (2007). “Expuestos y register, pp. 99-129.
confundidos. Un relato etnográfico sobre Iturralde, R. S. (2015). “Sufrimiento y riesgo
sufrimiento ambiental”. Íconos: revista de ambiental: Un estudio de caso sobre las
ciencias sociales, (28), pp. 137-152. percepciones sociales de los vecinos de 30
Avalle, G. (2010). Las luchas del trabajo: sentidos y de Agosto en el contexto de un conflicto
acciones de docentes, meretrices y piqueteros en socioambiental”. Cuadernos de antropología
Córdoba. Córdoba: EDUCC. social, (41), pp. 79-92.
Avalle, G., Gallo, E., y Graglia, L. (2012). “Tensión y Lerner, S. (2010). Sacrifice zones: the front lines
tentación: progreso y desarrollo en las luchas of toxic chemical exposure in the United States.
contra la minería en Córdoba, La Rioja y Londres: Mit Press.
Catamarca”. En M. A. Ciuffolini (comp.) Por el Mattio, E. (2010). “Vulnerabilidad, normas de
oro y el moro: explotación minera y resistencias género y violencia estatal: ontología social
en Catamarca, Córdoba y La Rioja. Buenos Aires: y política sexual en la última Judith Butler”.
El Colectivo. Pensamento plural, (7), pp. 159-172.
Berger, M. (2013) Cuerpo, experiencia, narración. Murillo, S. (2004). “El nuevo pacto social, la
Auto-organización ciudadana en situaciones criminalización de los movimientos sociales y
de contaminación ambiental. Córdoba: Ed. del la ideología de la seguridad”. Revista Osal, (14),
Boulevard. pp. 261-273.
Berger, M. y Ortega, F. (2010). “Poblaciones Orellana, R. (1999). Conflictos ¿sociales,
expuestas a agrotóxicos: autoorganización ambientales, socioambientales? Conflictos y
ciudadana en la defensa de la vida y la salud”. controversias en la definición de conceptos.
Physis-Revista de Saúde Coletiva, 20(1), pp. 119-142. En P. Ortiz (ed.) Comunidades y Conflictos
Ciuffolini, M. A. (2010). Resistencias: Luchas socioambientales. Experiencias y desafíos en
sociales urbanas en Córdoba post-2001. Córdoba, América Latina. Quito: Ediciones UPS Abya-
Argentina: EDUCC. Yala.
- - - - - - (2012). El oro y el moro. Explotación minera Sabatini, F. (1997). “Chile: conflictos ambientales
y resistencia en Catamarca, Córdoba y La Rioja. locales y profundización democrática”. Revista
Buenos Aires: El Colectivo. Ecología Política, (13), pp. 51-70.
Colectivo de investigación El Llano en Llamas. Saccucci, E. (2018a). La producción de territorios
(2013). Informe preliminar. Tomas de tierras precarios por el dispositivo legal. Economía
en Córdoba. Córdoba. Disponible en http:// Sociedad y Territorio, (59), 977-1002.
www.llanocordoba.com.ar/publicaciones/ - - - - - - (2018b). “La producción de territorios de
informes/345-toma-de-tierras-en-cordoba- sacrificio: un análisis de la lucha de VUDAS
informe-preliminar-mayo-2013-54949872 contra la empresa Porta”. Revista de Geografia e
De Certeau, M. (1996). La invención de lo cotidiano. Ordenamento do Território-GOT, (15), pp. 363-386.
México: Universidad Iberoamericana. Saccucci, E. y Feldmann, N. (2015). “En los
Ferrero, M. M., Gallego, A., Gallo, E. y Vanini N. márgenes del margen El suelo de la periferia,
(2013). “Estar aquí desobedeciendo: experiencias entre la dominación y la resistencia”. Studia
de desposesióny apropiación en sujetos Politicæ, (30), pp. 83-107.
populares urbanos”. En A. Nuñez (comp.) Saccucci, E., Alonso, M. C., Ávila Castro, M. P. y de
Tiempos Itinerantes. Apropiación y expropiación la Vega, C. (2015). “Conflictividades ambientales
de territorialidades sociales en ciudades argentinas. en la Córdoba de hoy”. XI Jornadas de Sociología.
Mar del Plata: Eudem. Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de
Foucault, M. (1988). “El sujeto y el poder”. Revista Buenos Aires.
mexicana de sociología, 50 (3), pp. 3-20. Svampa, M. (2008). “La disputa por el desarrollo:
- - - - - - (1994). Dichos y escritos. Tomo III. Madrid: territorio, movimientos de carácter socio-
Editorial Nacional. ambiental y discursos dominantes”. En M. S.
- - - - - - (2010). Hay que defender la sociedad. Buenos Svampa (ed). Cambio de época. Movimientos
Aires: Siglo XXI. sociales y poder político. Buenos Aires: Siglo XXI.

[ 122 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Artículos Libres
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Svampa, M. y Viale, E. (2015). Maldesarrollo: La Zibecchi, R. (2017). Zonas de dignidad. Extractivismo
Argentina del extractivismo y el despojo. Buenos y resistencias. Buenos Aires: Cooperativa
Aires: Katz. editorial Tierra del Sur.
Walter, M. (2009). “Conflictos ambientales,
socioambientales, ecológicos distributivos,
de contenido ambiental. Reflexiones sobre
enfoques y definiciones”. Boletín de Centro de
Investigación para la Paz, (6), pp. 1-9.

Saccucci, E.
“Conflictos en torno al ambiente y los discursos científicos” | pp. 109-123 [ 123 ]
Dossier
Las (re)configuraciones
del trabajo y el empleo
en la Argentina actual
Presentación

Presentation

Julio Neffa
juliocneffa@gmail.com
CONICET
Argentina

Patricia Collado
pcollado@mendoza-conicet.gob.ar
CONICET
Argetina

Laura Henry
mlaurahenry@gmail.com
CONICET
Argetina

E l trabajo podría ser definido tentativamente


como una actividad humana voluntaria y coor­
dinada que transforma a la persona que lo ejecuta,
por los empleadores. Pero el trabajo cumple, ade­
más, funciones decisivas para el desarrollo de las
diversas dimensiones de la personalidad, pues es
es realizada en un tiempo dado y orientada hacia la base para construir la identidad individual y
una finalidad específica: la producción de bienes colectiva. De esta forma, cuando se desarrolla el
y servicios exteriores al sujeto, transformándolos proceso de trabajo, no solo se genera un excedente
para que proporcionen una utilidad social: es económico, sino que se construye un colectivo de
decir, para satisfacer necesidades humanas, indi­ trabajo y se establece una fuerte articulación entre
viduales o colectivas. Su ejecución puede darse las dimensiones físicas, psíquicas, mentales y so­
revistiendo diversas configuraciones. La mayor ciales de los trabajadores, que impactan directa o
parte de los trabajos que integran este número de indirectamente sobre la salud.
la revista se desarrollan bajo la relación salarial, Todas las personas que viven de su trabajo
es decir un trabajo subordinado, heterónomo, (asalariadas o independientes) están expuestas
donde otros imponen un proceso de trabajo con actualmente a las consecuencias de una fuerte
una determinada división social y técnica, cuyos crisis del modo de desarrollo, que impacta so­bre
resultados superan el costo de reproducción de la la mayor parte de países, y se manifiesta en el
fuerza de trabajo. crecimiento del desempleo, el subempleo, el traba­
Dentro del modelo de acumulación vigente, jo no registrado, diversas formas de precariedad,
el trabajo es el medio que tiene la mayor parte variables que se articulan con el deterioro de los
de la población para obtener una recompensa salarios reales junto con la con­ centración del
monetaria que le permita adquirir los bienes de ingreso, el incremento de la pobre­za y la exclusión,
subsistencia y compensar el desgaste de ener­gías todo lo cual interactúa con el estancamiento eco­
que conlleva el alcance de los objetivos establecidos nómico e inflación. El incremento de los “planes

Neffa, J., Collado, P. y Henry, L.


“Presentación” | pp. 127-131 [ 127 ]
sociales”, aumenta el número de las familias que que estamos frente a un problema socioeconó­
son asistidas y que sobreviven pero sin acceder a mico estructural y que la solución escapa a tra­
un empleo formal. Todo ello lleva a vislumbrar en bajadores y empleadores individuales de buena
el futuro una situación dramática por la cantidad voluntad. Para hacerles frente se requiere en
de jóvenes que ni trabajan, ni estudian, ni buscan primer lugar medidas macroeconómicas y cam­
trabajo. bios políticos e institucionales con otra orien­
Asimismo, el impacto sobre la salud se hace tación, para dar lugar a un nuevo modo de re­
visible entre los ocupados, en cuanto al aumento gulación, con una fuerte presencia del Estado
de la cantidad e intensidad del trabajo con sus para controlar el mercado, que haga posible un
consecuencias múltiples en términos de lesiones, régimen de acumulación del capital que esti­mule
accidentes, enfermedades profesionales, y de el crecimiento, absorba el desempleo y genere
ma­nera creciente sobre la salud psíquica y men­ otros nuevos con igual o mayor ritmo que el cre­
tal de los/las trabajadores riesgos que en buena cimiento demográfico, que gocen de garantías
medida siguen invisibilizados, pero que los traba­ de estabilidad, permitan una adecuada repro­
jadores vivencias y perciben, tratando de resistir ducción de la fuerza de trabajo del trabajador y
individual y colectivamente. de sus familiares.
El nuevo paradigma productivo instaurado El desafío es enorme y la concreción de dichos
para hacer frente a la crisis de los años 70 tam­ cambios excede las potencialidades de los docen­
bién propicia cambios institucionales, que se tes e investigadores comprometidos con la suer­
concretan en los intentos de reformas laborales te de los sectores menos favorecidos, aunque
que pueden resumirse como flexibilización del nuestra presencia es importante y necesaria para
uso de la fuerza de trabajo removiendo dere­ investigar, conocer, y comprender para trans­
chos laborales protectorios para aumentar el formar. No basta con filosofar sobre la miseria,
margen de maniobra de los empleadores a fin decía un economista…. La tarea que queda a
de reducir el costo inherente a la gestión de la nuestro alcance desde esta Revista es la de promo­
fuerza de trabajo (crear y suprimir empleos), ver estudios e investigaciones, con el concurso
la reducción del costo de la fuerza de trabajo de varias disciplinas y orientaciones pluralistas
(frenando el crecimiento de los salarios reales porque la dimensión del problema supera los mar­
y abaratando los despidos) y de los costos labo­ cos de las políticas e ideologías predominantes
rales (contribuciones patronales al sistema de aunque todas ellas son de mucha utilidad.
seguridad social, ART, obras sociales, etc.), el En este marco, el Consejo Académico de la
debilitamiento de la acción sindical al promover RevIISE, Revista de Ciencias Sociales y Humanas ha
la negociación colectiva a nivel de las empresas propuesto este dossier a fin de presentar al lector
y establecimientos donde la correlación de fuer­ interesado un conjunto de escritos que a su modo
zas los desfavorece, y nuevas formas de gestión abarcar aspectos sustanciales de la cuestión labo­
de la fuerza de trabajo que procuran la indivi­ ral hoy. En breve racconto encontramos temas
dualización del trabajo, la gestión por las compe­ clásicos y emergentes todos bajo perspectivas re­
tencias, y el estímulo a la competitividad entre los novadas y modos de acercamiento innovadores:
trabajadores de un mismo colectivo de trabajo. conflicto, organización sindical, mercado de tra­
A esto se agrega la presión para que la acción bajo, formas de inserción laboral, trabajo campe­
sindical y la de los movimientos sociales no se sino, transformaciones organizativas y tecnoló­
articule, fragmentando la clase trabajadores. gicas entre otros conforman el haz de trabajos
Esto acontece en un contexto internacional de que fueron seleccionados y que a continuación
incertidumbre que hace mas grave la situación presentamos sintéticamente.
de dependencia de la economía argentina, con un El artículo de Carolina Ramírez denominado
crecimiento del PIB en términos reales que está Organización del proceso de trabajo y condiciones
estancado desde hace casi una década mientras laborales en el sector bancario de la Argentina se
crece la población al menos 1% por año, con aboca a indagar la cara y contracara de las trans­
una inflación estructural muy elevada y estable, formaciones que, desde los 90 hasta hoy, se ve­
tasas de interés elevadas para evitar que los rifican en el sector. En un trazo que reconoce
ahorristas atesoren en dólares pero que frenan diferentes momentos históricos e hitos en su tra­
la inversión, comercio exterior desequilibrado, yecto, describe, en primer lugar, la faz del éxito
desincentivos para la inversión extranjera di­ que marca la reestructuración de los negocios
recta y un endeudamiento externo en divisas fi­nancieros vía la concentración de empresas y
que compromete el crecimiento económico y el el cambio de orientación y escala de los negocios
desarrollo futuro. Es obvio que todo esto pesa ne­ conjuntamente con la puesta a punto de una
gativamente sobre el trabajo y el empleo que son nueva racionalidad de sus procesos organizativos
vistos exclusivamente como costos, sin reconocer que, centralmente, inducen a transformar el
su papel para la generación de valor y estimular perfil y las formas de hacer de los empleados.
la demanda para salir de la recesión. En la faz contraria, se dedica a reconocer las
Uno de los objetivos de este número es el de implicaciones que para los trabajadores ha
señalar, además de presentar estudios puntuales, tenido y tiene la reorganización laboral visto el

[ 128 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
menoscabo conjunto de las condiciones labo­ enmarcamiento del proceso de gestación de las
rales, la precarización de la contratación y de las políticas de sostenimiento a la población social­
protecciones del empleo cuyo corolario se apre­ mente vulnerada.
cia, entre otros aspectos, en los efectos que me­ Un panorama general y articulado de la vincu­
noscaban la salud de su plantel de trabajadores. lación entre políticas de empleo y trabajo es que
En este camino la investigación contribuye a nos proporciona en su pesquisa Lucas Andrés
ponderar la conjugación de tecnologías duras y Arnoldo Spinosa en Políticas públicas laborales
blandas en la descalificación e intensificación del durante la posconvertibilidad. Una propuesta para
trabajo en el ámbito financiero. el análisis de las políticas públicas en la relación
Con base en la respuesta de los trabajadores a proceso de trabajo y territorio. A propósito de su
las condiciones y condicionamientos laborales objetivo, nuestro autor comprende los procesos
en el escenario actual, se enmarca el artículo de de territorialización de las empresas multina­
Marina Falvo, La construcción de una trayectoria cionales automotrices en el corredor industrial
sociopolítica intergeneracional del Colectivo de Tra­ de la Zona Norte de Buenos Aires. Para ello, nos
bajadores de la Volkswagen Córdoba. Esta investi­ proporciona un mapa general de las políticas
gación se ubica en la tradición de estudios que vinculadas al empleo que se pusieron en marcha
ponen foco en el conflicto laboral para detenerse en la última década y media a nivel nacional,
en el análisis exhaustivo de las trayectorias so­ generando una clasificación pormenorizada con
ciopolíticas intergeneracionales. El resultado es ámbitos de impacto específicos. Identifica así,
la caracterización de un modo particular de ac­ políticas activas, pasivas y de fiscalización, ins­
tivismo que surge desde las bases en el que se pección y mejoramiento del trabajo que a la par
conjugan las trayectoria biográficas, las fabriles que inciden en los modos de alentar/desalentar
y un cúmulo de tradiciones políticas que, de la inclusión laboral en determinadas áreas/
modo imbricado, se conjugan en el espacio de sectores/actividades de la economía marcan la
fábrica. Aquí la restructuración organizativa impronta que asume el propio régimen de go­
de la producción es el acontecimiento que uni­ bierno en relación al trabajo y/o las formas de
fica trayectorias y alimenta la emergencia de un orientar la subsistencia de la población. La inves­
renovado activismo cuya conflictividad y desen­ tigación contribuye a realizar lecturas espacial­
volvimiento, colabora a comprender cómo emer­ mente situadas y temporalmente circuns­critas,
ge, se organiza y por qué declina la confrontación que contribuyen a dar cuenta de los impactos
de los trabajadores frente a la nueva configura­ de dichas políticas en espacios socioeconómicos
ción productiva fabril y en este camino, colabora determinados.
a comprender la deriva actual de los sindicatos De las lógicas de acumulación locales pasa­
sus agrupaciones y cúpulas. El aporte de esta in­ mos a las globales y su incidencia en los territo­
vestigación se conforma en colaborar a densificar rios con la colaboración de la pesquisa de Sil­
y problematizar la cuestión sindical actual. va­na Maria Pereyra denominada Empresas
Denise Kasparian. en Promoción estatal del multinacionales y territorio. Industria automotriz e
cooperativismo de trabajo y formas socioproductivas industria aceitera en el proceso de relocalización em­
emergentes. Contribuciones en clave emancipatoria a presaria. Acercarse al tema del trabajo desde las
partir de un estudio de caso del Programa Argentina lógicas de producción territoriales resulta clave
Trabaja, toma un tema de frontera entre políti­ en la consideración de los mercados de trabajo
cas sociales y de empleo al centrarse en los tra­ subnacionales tanto como de su deriva en térmi­
bajadores que sostiene el Estado, vía planes y que nos de las exigencias locales a la mano de obra.
se organizan en cooperativas inducidas por el En este caso, las dinámicas de producción y
mismo. En este terreno, la investigación da pie al agregación local a las cadenas globales de valor
análisis acerca de las diferencias entre propiedad se abordan para comprender las articulaciones
y posesión de los medios/herramientas de pro­ que se han registrado entre los cambios en el
ducción, las desavenencias entre formas legales modo de producción agroindustrial aceitero y
y de hecho que atraviesan su tenencia y usu­ sus consecuencias en el complejo empresario
fructo y la contribución de la propiedad social que sirve al mismo y, de modo conjunto, en las
cooperativa a la autonomía de los colectivos de exigencias a los menguados planteles de traba­
trabajadores. A esto se suma el carácter del trabajo jadores insertos. En el caso de las automotrices,
en relación a la prestación de un servicio público: la imbricación entre desempeño económico y
el dominio estatal en el control del proceso y la articulación regional, deja marcas en la especia­
determinación de la necesidad o no del bien/ lización productiva-laboral de los territorios
servicio que prestan, se presenta como límite de involucrados (en términos de concentración/
la experiencia autogestiva-cooperativista. La in­ dispersión productiva) e implica innovaciones
vestigación colabora al debate entre autonomía/ acordes en el modo de gestión de la fuerza la­
heteronomía de las experiencias autogestivas y/o boral. En síntesis, esta labor investigativa sugiere
de co-gestión, tanto como colabora a introducir la necesidad de seguir la transformación y valo­
en su comprensión la acumulación política del rización en la producción para interpretar ajus­
Estado en su realización concreta y en tanto tadamente su despliegue en el mundo del trabajo.

Neffa, J., Collado, P. y Henry, L.


“Presentación” | pp. 127-131 [ 129 ]
Una sugerente investigación con aportes teó­ se dedica al posicionamiento que los sindicatos
ricos y empíricos es la que propone La subsunción tuvieron en torno al salario mínimo, vital y mó­
indirecta del trabajo al capital. Reflexiones teóricas vil, que tendencialmente fue mejorando en el
y metodológicas a partir del análisis de las prácticas pe­riodo bajo análisis. De un lado, se destaca el
económicas de una comunidad campesina (Los Leo­ impulso que significaron las condiciones econó­
nes, Mendoza, Argentina) cuyo autor es Gabriel micas favorables de la economía en general y
Liceaga. En esta labor se nos propone retornar a el sector oleaginoso en particular para encarar
dos discusiones clásicas en el marco del marxismo estas discusiones. Por otro, el texto muestra el rol
latinoamericano: una de ellas, la especificidad de activo y destacado que jugó el actor sindical acei­
la cuestión campesina y vinculada a la misma, tero para acompañar las demandas y, en muchos
la extorsión/explotación que el capital realiza casos, hacerlas avanzar más allá de los límites
sobre esta especial población de trabajadores. institucionales. De igual forma, se señala la inter­
Para ello el artículo desembroza la categoría de mediación activa que jugó el estado en esta puja
subsunción y subsunción indirecta, deteniéndose de la relación capital-trabajo, brindando así un
en esta última. Su significado conjuga el valor panorama integral sobre estos procesos de dis­
de lo producido en el mercado, los costos de pro­ puta por la distribución de la riqueza generada
ducción y las formas de colocación desigual de los en la actividad.
productos emanados de la economía campesina En Significaciones otorgadas al trabajo por
en el mercado capitalista. A partir de la dilucidar jóvenes según trayectorias laborales. San Juan-
la categoría y sus implicaciones teóricas, la pes­ Argentina, 2018, de María Luisa Landini y otros,
quisa se orienta a encontrar dimensiones empí­ se toma como punto de partida la dinámica del
ricas de la subsunción indirecta en la población mercado de trabajo de los jóvenes y en su proble­
de Los Leones y a llamar la atención en torno a matización la relevancia de indagar factores
las posibilidades y puntos a desarrollar que de macrosociales tanto como examinar qué rol
la misma se desprenden para otras poblaciones juegan los aspectos socioculturales e individua­
bajo características homologables. En definitiva, les. De una parte, la vasta investigación realizada
brinda una nueva perspectiva en torno a la forma por el equipo de autores les permite caracterizar
tradicional de abordaje de la cuestión rural- la situación laboral de jóvenes de 18 a 30 años de
campensina y su insersión en el contexto actual. aquella provincia y ofrecer una tipología de sus
En el texto de Delfina Garino, El mundo del trayectorias laborales a partir de sus reco­rridos,
petróleo y del gas en Vaca Muerta. Reconfiguraciones las cuales denominan estancadas, contingentes y
de un sector en transformación, se intersectan los previsibles. Luego, en el texto se articulan estos
estudios sobre formación e inserción laboral de tipos de trayectorias con una indagación refe­
jóvenes con el enfoque de las condiciones labo­ rente la dimensión subjetiva de los jóvenes, bus­
rales. Al respecto, la autora pone bajo análisis el cando identificar las significaciones que ellos
sector hidrocarburífero de Vaca Muerta, que hoy otorgan al trabajo y al buen trabajo. Al respecto,
se presenta como estratégico para el desarrollo los autores muestran cómo dichas evaluaciones
económico del país. Particularmente, se propone dependen del perfil de los recorridos laborales
analizar la oferta de formación y el perfil de la de los jóvenes, de las características de los traba­
mano de obra allí demandada, articulándolo jos desarrollados así como de sus historias per­
con los cambios generados en las condiciones sonales y familiares.
laborales vigentes a partir de la producción de Como complemento del artículo anterior, se
hidrocarburos a través de métodos no conven­ destaca la investigación titulada El velo merito­
cionales (fractura hidráulica o fracking). La auto­ crático: inequidades en la inserción laboral de
ra muestra en primer término, cómo este cambio los jóvenes durante el gobierno de Cambiemos de
tecnoproductivo modificó la legislación que Mariana Busso y Pablo E. Pérez, que pone en dis­
regía el trabajo en el sector, con el objetivo de cusión un difundido diagnóstico sobre la inser­
reducir los costos de producción, flexibilizando ción laboral de los jóvenes que indica que la
las condiciones laborales. Luego desarrolla cómo causa principal reside en su baja empleabilidad,
esta tecnologización del proceso productivo en originada por los bajos niveles de educación. Se
Vaca Muerta implicó un incremento del nivel trata de una lectura que, según los autores, in­
de calificación de la mano de obra demandada dividualiza las situaciones, responsabiliza a los
e impulsó el corrimiento hacia arriba de las cer­ propios desempleados por encontrarse en esa
tificaciones exigidas en este mercado laboral situación y, en esta misma línea propaga el ideal
específico. meritocrático neoliberal. Con sólida evidencia,
El artículo Lucha por el salario en el sector aceitero Busso y Perez rebaten estos argumentos en su
durante la posconvertibilidad de Lissette Fuentes investigación y muestran que las diferentes po­
Lorca analiza las prácticas, estrategias y formas siciones laborales alcanzadas por jóvenes con
de posicionarse que la organización sindical acei­ iguales niveles educativos revelan la insuficiencia
tera tuvo frente a los procesos conflictivos del de analizar exclusivamente la educación (como
sector al iniciarse un contexto de revitalización de indicador básico del ideal meritocrático) como
la negociación colectiva en 2003. Su especial foco variable explicativa distintiva para acceder a un

[ 130 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
puesto de trabajo. Al respecto señalan que existen la calidad del empleo. Particularmente, aborda
factores estructurales que configuran distintos tres aspectos para caracterizar las diferencias
escenarios de oportunidades, particularmente el entre trabajadores directos y tercerizados: la
estrato social, lo cual además está mediado por (in)estabilidad del empleo; los niveles salariales;
las desigualdades de género. y un conjunto de condiciones de trabajo -no
Enrolado en la caracterización de mercados pecuniarias- que comprenden diferentes dere­
laborales específicos, Subcontratación, estrategias chos o beneficios laborales según el sector de
sindicales y calidad del empleo en la industria actividad. Como punto destacado, esta investi­
petroquímica de Mariana Fernández Massi abor­ gación permite vislumbrar cómo la acción sin­
da un persistente debate referido a las estrate­ dical puede revertir la tendencia precarizadora
gias de subcontratación empresariales y sus de la subcontratación. Huelgas, protestas y la
formas de afectar las condiciones de trabajo en inclusión de pautas sobre tercerización en los con­
distintos planos. La autora realiza su aporte a venios colectivos han implicado, en estos casos
este campo de discusión poniendo bajo análisis analizados por Fernández Massi, una tendencia
dos empresas petroquímicas argentinas para así a la homogeneización de condiciones laborales
determinar cómo en estos casos se vio afectada entre trabajadores directos y tercerizados.

Neffa, J., Collado, P. y Henry, L.


“Presentación” | pp. 127-131 [ 131 ]
El velo meritocrático
Inequidades en la inserción laboral de jóvenes durante el gobierno de Cambiemos

O véu meritocrático
Iniqüidades na inserção de jovens no mercado de trabalho 0
durante o governo de Cambiemos

Mariana Busso | ORCID: orcid.org/0000-0003-3011-9179


marianabusso@yahoo.com
LESET (IdIHCS, CONICET-UNLP)
Argentina

Pablo Ernesto Pérez | ORCID: orcid.org/0000-0002-2661-8584


paperez@isis.unlp.edu.ar
LESET (IdIHCS, CONICET-UNLP)
Argentina

Recibido: 14/12/2018
Aceptado: 21/02/2019

Resumen Resumo
E n un contexto signado por el discurso que
preconiza el mérito individual, este artículo
se propone analizar la relación entre educación,
E m um contexto marcado pelo discurso que
enfatiza o mérito individual, este artigo tem
como objetivo analisar a relação entre educação,
origen social, género e ingreso al mundo del origem social, gênero e inserção no mundo do
trabajo de los y las jóvenes en Argentina, durante trabalho dos jovens na Argentina, durante a
la presidencia de Mauricio Macri. presidência de Maurício Macri.
En sintonía con el discurso meritocrático, si para Em linha com o discurso meritocrático, si dis­
analizar el ingreso de los y las jóvenes al mercado cutimos a entrada dos jovens no mercado de tra­
laboral tomamos en consideración únicamente balho considerando apenas variáveis educacio­
variables educativas, observaremos que quienes nais, vemos que aqueles com níveis mais elevados
poseen mayor nivel de educación ge­neralmente de educação geralmente têm maiores taxas de
presentan mayores tasas de activi­dad y empleo, actividade e de emprego e as taxas de desemprego
y menores tasas de desempleo. Sin embargo, es­ mais baixas. No entanto, estudos anteriores nos
tudios anteriores permiten afir­ mar que dicha permitem afirmar que essa relação não é evidente,
relación no es evidente, y que resulta insuficiente e que é insuficiente analisar apenas a educação
analizar únicamente la educación como variable como variável explicativa chave para entender o
explicativa clave para comprender el acceso a un acesso a um emprego. Gênero e lugar na estrutura
puesto de trabajo. El género y el lugar en la es­ social, além do nível educacional dos jovens, são
tructura social, más allá del nivel educativo que de­ variáveis centrais na construção de cenários de
tenten los y las jóvenes, son variables centrales en oportunidades.
la construcción de escenarios de oportunidades. Para cumprir nosso objetivo, analisaremos
Para responder a nuestro objetivo analizaremos o período do governo de Cambiemos (desde
el período del gobierno de Cambiemos (iniciado dezembro de 2015) através de dados do EPH-INDEC
en diciembre de 2015) a través de datos de la EPH- para o ano de 2017. Nós assumimos que há dife­
INDEC correspondientes al año 2017. Partimos renças marcantes nas possibilidades de acesso ao
del supuesto que existen marcadas diferencias mercado de trabalho de acordo com o género e o
en las posibilidades de acceso al mercado de tra­ estrato de renda familiar, mesmo quando se trata
bajo según el estrato de ingresos del hogar, aun de jovens com o mesmo nível educacional. Nesse
cuando se trate de jóvenes con igual nivel edu­ sentido, nossa hipótese sustenta que, durante o
cativo. En ese sentido nuestra hipótesis sostiene governo de Mauricio Macri, embora o discurso

Busso, M. y Pérez, P.
“El velo meritocrático” | pp. 133-145 [ 133 ]
que, durante el gobierno de Mauricio Macri, a pe­ oficial tenha se centrado no mérito e no esforço
sar que el discurso oficial se centró en el mérito y individual para melhorar a situação do trabalho,
el esfuerzo individual para mejorar la situación a realidade do mercado de trabalho está longe de
laboral, la realidad del mercado laboral está muy responder a uma lógica meritocrática.
lejos de responder a una lógica meritocrática.

Palabras clave: Mercado de trabajo, Jóvenes, Palavras chave: Mercado de trabalho, Jovens,
Meritocracia, Desigualdades sociales. Meritocracia, Desigualdadessociais.

Introducción

E l 10 de diciembre de 2015 asumió en Argentina


el gobierno conducido por Mauricio Macri
junto a un conjunto de empresarios de grandes
educativas, efectivamente observaremos una co­
rrelación positiva entre nivel educativo y tasas de
actividad y empleo, y una relación negativa res­
empresas y representantes del gran poder econó­ pecto de la tasa de desocupación (es decir, mejores
mico, lo que algunos autores denominaron el go­ condiciones en el mercado laboral). Pero esta mirada
bierno de los CEO’s (Canelo y otros, 2017). simplista y lineal, que se corresponde con un pri­
Lejos de cumplir con su promesa electoralista mer análisis agregado de datos estadísticos, es­
de Pobreza cero esta nueva gestión profundizó la conde una intrincada relación entre educación y
desigualdad social y económica de la población trabajo, relación que nos proponemos reexami­
(según datos del INDEC el coeficiente de Gini nar en el presente artículo.
aumenta de 0.4005 en 2015 a 0.422 en el segundo Nos concentraremos en el análisis de un grupo
trimestre de 20181) y busca continuamente legi­ social particular: los y las jóvenes, para lo cual
timar las desigualdades por medio de un discurso recurriremos a datos estadísticos provenientes de
que pondera las virtudes y méritos individuales la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC,
En este escenario sociopolítico signado por correspondientes al año 20172. Utilizamos una
un discurso gubernamental meritocrático y en definición cronológica de jóvenes, en la que in­
el marco de un Estado que propugna el restable­ cluimos a personas de entre 19 y 29 años, etapa
cimiento del modelo neoliberal, este estu­dio se que concentra el ingreso al mercado de trabajo y
propone analizar la relación entre educación y se encuentran en edad teórica de haber finalizado
trabajo de los y las jóvenes durante la presidencia estudios secundarios.
de Mauricio Macri, indagando detrás del velo me­ El trabajo se encuentra organizado en cinco
ritocrático. Estudiar el proceso de acceso al mundo apartados. En el primero se presentarán los prin­
del trabajo de los jóvenes nos lleva a incorporar cipales lineamientos del diagnóstico de los pro­
variables como el género y el origen social que nos blemas laborales, según el gobierno de Cambie­
permitirán complejizar un extendido diagnóstico mos. En el segundo apartado se explicitará la
basado en el sentido común y comprender las categoría de mérito y su vinculación con los
causas detrás del éxito o fracaso en su inserción debates acerca de la relación entre educación y
laboral. trabajo. Luego el procesamiento de datos esta­
Es frecuente escuchar explicaciones acerca del dísticos permitirá abonar a nivel agregado la
éxito o el fracaso laboral basadas en relaciones hipótesis meritocrática, para posteriormente
causales simplistas entre educación y trabajo. En ofre­cer elementos que deconstruyen esa argu­
ese sentido, si para analizar el mercado laboral mentación. El cuarto apartado aborda las desi­
tomamos en consideración únicamente variables gualdades de género como configuradoras de

1
También la brecha de los ingresos medios per cápita fami­ 2
La base de datos comprende los Trimestres 1, 2, 3 y 4 del
liar entre el decil de mayores ingresos y el decil más pobre año 2017 de la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC.
aumenta entre 2015 (16,3) y 2018 (18). Cualquiera sea el ins­ Trabajamos con esta base ampliada, a fin de calcular datos
trumento utilizado se corrobora que la desigualdad durante porcentuales, y poder realizar desagregaciones con coefi­
el gobierno de Cambiemos ha aumentado. cientes de error en niveles que consideramos acep­tables.

[ 134 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
desiguales oportunidades educativas. El lugar finales sistematizan los principales aportes de la
ocu­pado en la estructura social (analizado a partir pesquisa, a fin de contribuir a la comprensión de la
de estratos de ingresos) es incorporado en el quin­ compleja relación entre edu­cación y posibilidades
to apartado, y permite complejizar la idea de ine­ laborales de los y las jóve­nes argentinos durante el
quidades del mercado de trabajo. Las reflexiones gobierno de la alianza Cambiemos.

Breve diagnóstico de los problemas laborales según Cambiemos

E l diagnóstico oficial al momento de asumir el


gobierno en diciembre de 2015, señalaba que
los principales problemas de la economía argen­
alguna manera su poder de negociación en las
paritarias. Es decir, el desempleo induce una baja
salarial (el temor a la pérdida del empleo reduce
tina respondían al hecho que las empresas se en­ las pretensiones salariales), lo cual mejora la
contraban desalentadas a invertir por una baja ta­ com­petitividad de la economía y aumenta los
sa de ganancia, originada en los elevados salarios márgenes de rentabilidad de las empresas. A su
en dólares y su difícil traslación hacia pre­cios, lo vez, pretende “enfríar” la economía mediante
cual acarreaba una baja en la creación de empleo. un menor consumo (por la baja salarial), menor
Desde una perspectiva neoclásica, el relato ofi­ presión sobre la demanda y sobre los precios
cial señalaba entonces que, si se lograba aumen­ (disminuye la inflación).
tar la rentabilidad de las empresas, éstas aumen­ Siguiendo este diagnóstico, el gobierno busca
tarían su inversión y así se elevaría el nivel de implementar diversos instrumentos orientados
empleo (lo cual, siguiendo la teoría del derrame, se a modificar el marco regulatorio del mercado de
asociaría a una mejora general de la economía). trabajo3 que posibilitan la profundización de la
La propuesta del gobierno se centró en disminuir flexibilización laboral, tanto en el sector público
los costos laborales: es decir, no sólo bajar los como privado, así como también intenta imponer
salarios en dólares, sino también flexibi­lizar las un discurso que tienda a justificar y legitimar las
normas que rigen sobre el contrato de trabajo. desigualdades en el mercado de trabajo.
Para ello, el desempleo comienza a jugar un rol En cuanto a la inserción laboral de los jóvenes,
central. Desde la misma asunción del gobierno en el diagnóstico gubernamental aparece como
se multiplican los despidos, tanto en el sector central la baja empleabilidad y el supuesto de que
público como en el privado. En el primer caso, la misma estaría originada por bajos niveles de
se lo intenta justificar sugiriendo que se trata educación. La empleabilidad combina actitu­des,
de ñoquis o militantes empleados en el Estado habilidades y calificaciones de los trabaja­dores,
sin tareas asignadas; sin embargo, rápidamente consideradas indispensables para enfrentar los
la magnitud de los despidos indica que se trata rápidos cambios en una economía globalizada. En
de un cambio estructural que abarca a sectores esta perspectiva, cada trabajador aparece como
enteros de la administración pública. A tres gestor de su propia trayectoria labo­ral, enfoque
años de la asunción de este gobierno, y luego de que no es neutro respecto de las representaciones
sucesivas oleadas de despidos en el Estado, se de los desempleados, ya que, al individualizar las
observa que el empleo estatal se sostuvo a nivel situaciones, responsabiliza a los propios desem­
agregado, aunque se desmantelaron sectores y pleados por encontrarse en esa situación.
programas completos mientras ingresó nuevo En la misma línea se propaga el ideal merito­
personal vinculado a la coalición gobernante. crático. El mérito, expresado principalmente por
Los despidos también se hicieron presentes de las capacidades intelectivas -sancionadas por
manera recurrente en el sector privado, prin­ el sistema escolar a través de diplomas- y casi
cipalmente entre las pequeñas y medianas em­ siempre asociado con el esfuerzo, sentaría las
presas, a las cuales se les complica mantener la bases para determinar qué lugares ocupan las
producción (y el empleo) con las elevadas tasas personas en la estructura social y/o en el mer­
de interés destinadas a bajar la inflación y un cado de trabajo.
mercado interno cada vez más débil. En síntesis, las intervenciones del gobierno
De esta forma, se configura un escenario tendieron a debilitar a la clase trabajadora,
donde el desempleo crece, siendo una amenaza
presente para miles de argentinos, y cumple 3
Excede el objetivo de este trabajo analizar las propuestas
un rol funcional al nuevo esquema económico: de legislación laboral que se encuentran en discusión en
el parlamento nacional. Para un análisis detallado ver Aso­
disciplina la fuerza de trabajo y condiciona de ciación de Abogados y Abogadas Laboralistas (2018).

Busso, M. y Pérez, P.
“El velo meritocrático” | pp. 133-145 [ 135 ]
configurando un escenario de mayor desigual­ pro­
fundización del discurso meritocrático
dad social, aumento del desempleo y un empeo­ según el cual cada uno recibe lo que merece,
ramiento de los indicadores sociales. La justi­ argumentación que analizaremos en el próximo
ficación de esta nueva realidad recae en la apartado.

El mérito como legitimador de las desigualdades en la sociedad moderna

E l discurso meritocrático sostiene que cada


uno recibe, alcanza o posee lo que merece, y el
merecer remite a la idea de esfuerzo o virtud in­
se basa principalmente en el esfuerzo individual
(o la falta de él). Este resurgir del discurso meri­
tocrático en distintos países del mundo, fue cues­
dividual. El término meritocracia, aparece por tionado desde las ciencias sociales (Dubet, 2017),
primera vez en el ensayo The rise of meritocracy defendiendo el ideal de la igualdad de posiciones
1870-2033 del sociólogo y politólogo inglés (y no a la igualdad de oportunidades) como alter­
Michael Young (1958), donde alerta, a modo de nativa a ser priorizada por los responsables de la
sátira, el riesgo de una sociedad meritocrática. En acción política.
ese sentido hace alusión a un mundo distópico Sin embargo, lejos de lo anhelado por Dubet,
en que las personas adquieren su estatus en la el principio meritocrático se multiplicó como
sociedad en función de su coeficiente intelectual, discurso hegemónico en distintos países del
configu­rándose una élite basada en el mérito que mundo. En Argentina se exacerbó en el último
produce una sociedad estratificada generando período en el escenario sociopolítico. Ello no sólo
nuevos mecanismos de inclusión y exclusión es perceptible en el discurso político oficial, sino
social (Kreimer, 2001). también a través de publicidades y medios de
Ya en Economía y Sociedad, publicado póstuma­ comunicación. A modo de ejemplo remitimos al
mente en 1922, Max Weber sostenía que la discurso del presidente Mauricio Macri cuando
más sencilla observación muestra que [...] el que en agosto de 2017, en un Centro Comunitario
está mejor situado siente la urgente necesidad de de Florencio Varela afirmó: No estamos acá para
considerar como “legítima” su posición privilegiada, lograr la supervivencia de aquellos que están en
de considerar su propia situación como resultado de la pobreza [...] ellos no son pobres, están pobres5;
un “mérito” y la ajena como producto de una “culpa” tenemos que arrimarles esas herramientas que les
(Weber, 1969, p.705). permitan a ellos, a partir de su propio trabajo y de
Desde las últimas décadas del siglo XX esta línea su propio esfuerzo, salir adelante para “lograr lo que
de razonamiento cobra vigor en varios paí­ses de todos queremos en este mundo que es ser felices”6.
América Latina, vinculada a la ideología neoli­ La idea que la meritocracia es un valor que debe
beral (Sader y Gentili, 2003; Galafassi, 2004), y ser aprendido7 fue expresada por la gobernadora
por tanto a una menor presencia del Estado como de la Provincia de Buenos Aires, Maria Eugenia
garante de derechos sociales y econó­micos, y a Vidal, en mayo de 2016 y retomada en distintas
la promoción de una cultura del individualismo intervenciones de funcionarios de Cambiemos
basada en las virtudes y esfuerzos personales. de los distintos niveles del Estado.
Luego de años de gobiernos posneoliberales, En el mismo sentido podemos identificar pu­
que priorizaron políticas en pos de la inclusión blicidades comerciales que apelan al “éxito”
social junto a un fuerte énfasis en el discurso como resultado del “esfuerzo individual”. A
de “derechos”4, el paradigma que propugna la pocos meses del inicio del mandato de Mauricio
exacerbación de lo individual se hace nuevamente Macri como presidente de los argentinos,
explícito en algunos gobiernos latinoamericanos, aparece una publicidad de autos cuya voz en
y en particular, en el argentino. off decía: Imagínate vivir en una meritocracia. Un
El mérito, basado en la igualdad de oportuni­ mundo donde cada persona tiene lo que merece.
dades (formales) para todas las personas, reapa­ 5
Ver https://www.casarosada.gob.ar/informacion/actividad-
rece entonces como un principio legítimo para la oficial/9-noticias/40423-mauricio-macri-vamos-a-tener-un-
asignación de posiciones sociales y económicas, sistema-de-educacion-publica-de-calidad.
un clasificador social considerado justo, ya que 6
https://www.cronica.com.ar/politica/Macri-Estamos-para-
librarnos-de-la-pobreza-20170830-0027.html
4
Aunque es posible señalar la existencia de ciertas con­ 7
https://www.pagina12.com.ar/diario/
troversias entre el discurso y los resultados de las políticas ultimas/20-299005-2016-05-10.html o https://www.clarin.com/
implementadas (Kessler, 2014). sociedad/Vidal-importante-chicos-aprendan_0_VyYwlCq-b.html

[ 136 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
[...] Donde el que llegó, llegó por su cuenta, sin que los empresarios contemplan las características
nadie le regale nada. Un verdadero meritócrata individuales más “visibles”, primor­dialmente el
que sabe que cuanto más trabaja, más suerte tiene. nivel de educación, dado que vis­lumbran la tra­
[...] El meritócrata sabe que pertenece a una minoría yectoria educativa como cris­talización de los mé­
que no para de avanzar y que nunca fue reconocida, ritos, virtudes y esfuerzos de las personas, la cual
hasta ahora8. se correspondería a un lugar a ocupar en el mer­
La presencia de principios meritocráticos no se cado de trabajo.
acota a lo discursivo sino que también atraviesa También es posible observar una serie de po­
políticas gubernamentales concretas, como así líticas concretas implementadas por el gobierno
también las prácticas de quienes contratan fuerza de Cambiemos, que buscaron llevar a la práctica
de trabajo. Es frecuente escuchar que junto con el ideal de la meritocracia. En la esfera educativa
la educación se valora el “esfuerzo”, la “actitud”, se evidencia claramente en la modificación de
“las ganas” que cada joven pone para encontrar criterios en el otorgamiento de las becas Progre­
un trabajo. Atributos tales como motivación, sar, donde el promedio y el rendimiento acadé­
iniciativa, fiabilidad, son muy valorados por mico pasaron a ser un criterio primordial para
los empresarios y están presentes también en su asignación. En un sentido más amplio, el
la idea de emprendedorismo (Herrera Guerra y desprestigio de la educación pública (que se evi­
Montoya Restrepo, 2013). Contrariamente, la dencia en los recortes en materia de caída del
pereza, la ausencia de esfuerzo o motivación poder adquisitivo del salario docente, recortes en
han sido fuertemente sancionadas como causa los presupuestos para los comedores escola­res
de problemas sociales desde las clásicas leyes e infraestructura edilicia, entre otros), apun­ta a
de pobres inglesas y su distinción entre pobres desdibujar la igualdad de derechos. En la esfera
merecedores y no merecedores de la asistencia. No laboral se incorpora la idea de emprende­durismo,
obstante, dado que estas competencias, por lo y se recortan programas que fomentaban la
general, sólo se evidencian en la práctica, sólo sir­ creación de cooperativas de trabajo. Ese tipo de
ven para conservar un empleo pero no para con­ políticas no ponen en cuestión las desigualda­
seguirlo. Para obtener un empleo por lo general des estructurales como puntos de partida hete­
8
https://www.youtube.com/watch?v=LBaMRbuE-iw rogéneos (Sennet, 2003).

La relación educación-trabajo: ¿una cuestión de méritos?

E l sentido común nos indica que mayor educa­


ción supone mejores condiciones de vida y
de trabajo. Sin embargo se trata de una relación
factores, además de tener una interacción
histórica, cambiante en el tiempo y en el espacio
(De Ibarrola, 1994).
compleja, no lineal (Jacinto, 2016) interactiva Los datos analizados nos muestran que efecti­
(Riquelme, 2006), conflictiva (Pérez y Busso, 2018), vamente los y las jóvenes que poseen mayor nivel
a la cual se ha llegado a calificar de inencontrable educativo generalmente presentan mejores condi­
(Tanguy, 1986). Estos adjetivos evidencian que ciones en el mercado laboral: mayores tasas de
no se trata de una correspondencia unívoca, actividad y empleo, y menores tasas de desempleo
sino que se encuentra mediada por múltiples (ver Cuadro 1).

Condición/actividad
Nivel educativo Actividad Empleo Desocupación
Hasta secundaria incompleta (1) 70,3% 58,5% 16,8%
Secundaria completa (2) 76,1% 64,3% 15,5%
Alcanzó estudios terciarios/univ. (3) 88,0% 80,4% 8,7%
Total Jóvenes 75,8% 64,8% 14,6%
(3) / (1) 1,25 1,37 0,52
Cuadro 1: Condición de actividad de jóvenes (19 a 29 años que ya no asisten al sistema educativo)
según nivel de educación formal alcanzado. Año 2017
Fuente: Elaboración propia a partir de la base de datos EPH-INDEC, 2017.

Busso, M. y Pérez, P.
“El velo meritocrático” | pp. 133-145 [ 137 ]
Ante esta correlación positiva entre mayor fa­milias cultural, social y económicamente pri­
nivel de educación formal y mejores condiciones vilegiadas, legitimando y reproduciendo desigual­
en el mercado de trabajo, la economía y la socio­ dades sociales de origen.
logía del trabajo y de la educación han desa­ Sin embargo, los desajustes encontrados entre
rrollado múltiples explicaciones. los niveles educativos de los trabajadores ocu­
Desde la economía, la mayoría de las investi­ pados y los requeridos por el puesto de trabajo
gaciones se basan en la ortodoxa Teoría del Capi­ que ocupan -la denominada sobreeducación-
tal Humano (Becker, 1964) que considera a la edu­ cues­tionan la idea popularizada de una relación
cación como una inversión en conocimientos que li­neal positiva entre educación y trabajo, interro­
mejora la productividad del trabajado y conse­ gando la validez de una mayor educación como
cuentemente sus posibilidades en el mercado la­ garantía para acceder a un empleo. Este fenó­
boral. De esta forma, la educación aparece como meno acrecienta la competencia entre jóvenes
una variable fuertemente discriminante al anali­ por un puesto de trabajo: desplaza a aquellos
zar el acceso de los jóvenes a un empleo. con menores niveles de educación, dificulta la
Alternativas a la concepción del Capital Huma­ situa­ción de aquellos con títulos intermedios
no, diversas teorías originadas en los 70 plantean y reduce las ambiciones de los más educados
esencialmente que la educación no es productiva (Rose, 1998).
por sí misma, es decir que no aumenta las com­ Paradójicamente, en momentos en que los di­
petencias productivas del individuo, sino que es plomas parecen disminuir su cotización, dado
utilizada por los empleadores como una señal de el denominado proceso de inflación de títulos o
la habilidades y esfuerzo de los potenciales em­ credencialismo, su posesión pareciera ser esencial
pleados en un contexto en el cual la información para las posibilidades de los y las jóvenes de ob­
es imperfecta. tener un puesto de trabajo. Como en esta etapa
En esta línea, las teorías del credencialismo de la vida generalmente se tiene poca o ninguna
(Collins, 1979) y la correspondencia (Bowles y experiencia y formación profesional, el diploma
Gintis, 1976) sostienen que el título educativo es representa la única referencia certificada para
una certificación de hábitos culturales o factores mostrar al potencial empleador en sus primeros
no cognitivos, más que de saberes o conocimien­ pasos en el mercado de trabajo.
tos específicos. Las teorías de la reproducción en­ Si bien a nivel micro, el haber completado
tienden que la educación es un medio mediante el cualquier nivel de educación está asociado a una
cual se reproducen o perpetúan las desigualdades mayor probabilidad de obtener un empleo y las
existentes en una sociedad. En Los Herederos, posibilidades aumentan para aquellos que han
Bourdieu y Passeron (2013) buscan demostrar que alcanzado los niveles educativos más altos, nos
las instituciones educativas en Francia actúan proponemos indagar puntos de partida hetero­
predominantemente otorgando títulos y recono­ géneos, en particular la existencia de oportuni­
cimientos educativos a quienes provienen de dades desiguales para varones y mujeres.

[ 138 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
De las desiguales oportunidades de varones y mujeres

L a correlación positiva entre mayor nivel edu­


cativo y mejores condiciones en el mercado
laboral presenta diferencias significativas al to­
educativo de varones y mujeres jóvenes evidencia
repercusiones distintas en la inserción en el
mercado de trabajo como podemos observar en
mar en consideración al género. Es decir, el nivel el cuadro 2.

Condición/actividad
Nivel educativo Actividad Empleo Desocupación
Varones
Hasta secundaria incompleta 88,1% 75,6% 14,2%
Secundaria completa 89,8% 77,5% 13,8%
Alcanzó estudios terciarios/univ. 91,9% 84,8% 7,7%
Total Varones 89,3% 77,6% 13,1%
(3) / (1) 1,04 1,12 0,55
Mujeres
Hasta secundaria incompleta 43,6% 33,0% 24,4%
Secundaria completa 61,9% 50,7% 18,0%
Alcanzó estudios terciarios/univ. 85,4% 77,3% 9,4%
Total Mujeres 60,7% 50,4% 17,0%
(3) / (1) 1,96 2,34 0,39
Cuadro 2: Condición de actividad de jóvenes (19 a 29 años que ya no asisten al sistema educativo)
por género, según nivel educativo alcanzado. Año 2017.
Fuente: Elaboración propia a partir de la base de datos EPH-INDEC, 2017.

Se observa que 9 de cada 10 jóvenes varones pareciera estar muy presente, más allá de las dis­
son parte de la población económicamente tintas trayectorias educativas de los jóvenes.
activa, independientemente de su nivel educativo. En el caso de las mujeres la asociación entre
Quienes no finalizaron el secundario y quienes nivel educativo y participación en el mercado de
accedieron a estudios terciarios/universitarios trabajo pareciera estar mediada por distintas ma­
presentan similar situación laboral, mientras que neras de insertarse en el mercado laboral (empleo
entre las mujeres el diferencial educativo tiene pleno, combinación de empleo de pocas horas y
clara repercusión en la manera de relacionarse trabajo doméstico, sólo trabajo en el hogar). Las
con el mercado de trabajo. Es decir, varones con tareas reproductivas, históricamente asociadas
disímiles niveles de educación presentan simila­ al rol femenino, y los procesos de segregación del
res condiciones de ingreso al mercado laboral, mercado laboral, configuran distintos escenarios
mientras que entre las mujeres vemos que se in­ de posibilidad para varones y mujeres. A su vez,
crementan considerablemente las disparidades la relación que establecen las personas con el
en el acceso a la actividad y al empleo en relación tra­bajo productivo y reproductivo configura di­
a sus trayectorias educativas. Las oportunidades ferentes grupos con desigual capacidad de acce­
de ingreso al mercado laboral mejoran considera­ so a recursos materiales, culturales y simbólicos
blemente en el caso de las mujeres a medida que (Kergoat 1994, Carrasquer 2009), lo cual va con­
incrementan las credenciales educativas. formando un círculo de exclusión social y repro­
Esta situación nos revela que entre los varones ducción de las desigualdades.
la relación entre nivel educativo y participación en Son diversos los enfoques económicos que in­
el mercado laboral es claramente menos relevante tentan explicar las diferencias que enfrentan va­
que en el caso de las mujeres. En este sentido rones y mujeres para insertarse en el mercado de
sostenemos que el precepto de varón proveedor trabajo, algunas centradas en las prioridades de

Busso, M. y Pérez, P.
“El velo meritocrático” | pp. 133-145 [ 139 ]
la demanda de fuerza de trabajo, otras en las ca­ edades tempranas) qué integrantes del hogar
racterísticas y racionalidades de la oferta. Desde buscarán insertarse en el mercado laboral (a rea­
la economía ortodoxa se parte del supuesto de la lizar un trabajo productivo) y quienes permane­
elección racional de las mujeres, quienes elegi­ cerán en el hogar realizando tareas reproduc­
rían trabajar pocas horas (menos que los varo­ tivas. Estas dos esferas, la esfera productiva
nes) dado que les permitiría compatibilizar su y la reproductiva, se encontrarían entonces
empleo con su función de madre y/o el trabajo fuertemente articuladas, lo que significa que es
en el hogar (elección trabajo-ocio, maximiza su imposible analizar la situación laboral de varo­
utilidad individual). Una extensión de este enfo­ nes y mujeres disociando el lugar que ocupan en
que considera que es la familia quien “elige” cua­ la producción, de su lugar dentro de la familia
les integrantes se harán cargo de las tareas do­ (Barrere-Maurisson, 1984, 1999). Es decir, es nece­
mésticas y quiénes saldrán a buscar un empleo saria una perspectiva relacional propia de la mi­
remunerado (maximiza la utilidad conjunta del rada de género.
hogar). Debido a que el mercado paga mejor a los Las tareas reproductivas no sólo pueden reali­
varones que a las mujeres9 son estas últimas quie­ zarla los integrantes de los hogares sino que
nes se responsabilizan mayoritariamente de las parte de ellas también puede proveerlas el sector
tareas reproductivas mientras que los varones son público (por ejemplo, servicios de cuidado de
los encargados del trabajo productivo. niños o ancianos) o bien adquirirse en el mercado.
No obstante, estas elecciones racionales, indi­ Cuando la provisión pública es insuficiente, el
viduales, no se toman en libertad, ya que se en­ acceso a estos servicios va a depender del poder
cuentran condicionadas por normas sociales y adquisitivo de los hogares, reflejando (y poten­
culturales que determinan que mientras la res­ ciando) la desigualdad (Esquivel, 2016). Mientras
ponsabilidad primaria de insertarse laboralmen­ que los hogares de altos ingresos pueden con­
te y llevar un ingreso al hogar sea masculina (mo­ tratar servicios privados para realizar tareas re­
delo del varón proveedor), el trabajo doméstico productivas, los hogares de bajos ingresos deben
sea una tarea esencialmente femenina. Esta destinar una parte importante del tiempo de sus
naturalización de la feminización del trabajo do­ integrantes para las tareas domésticas, labor que
méstico condiciona sus posibilidades de acceso al realizan casi sin excepción las mujeres, limitando
mercado de trabajo, situación que se manifiesta de esta forma sus posibilidades de inserción en el
mediante una menor participación laboral que mercado de trabajo. Vemos así que las diferencias
los varones y/o una participación con jornada de género pueden asumir intensidades y formas
reducida que le permita atender también sus distintas en diferentes sectores sociales (de
obligaciones domésticas (Pérez, 2016). También Oliveira, 2007)10.
imperan prácticas de contratación discrimina­ Los datos analizados nos permitieron constatar
torias por parte de las empresas. Dado que la ma­ que, efectivamente, a mayor nivel educativo, me­
yor parte de las “obligaciones domésticas” recaen jores condiciones en el mercado de trabajo, pero
sobre las mujeres, los empresarios preferirían esta asociación es más significativa en el caso de
varones dada su mayor disponibilidad hacia el las mujeres.
empleo (en relación a la jornada laboral, movi­ Una vez destacado los límites de la meritocracia
lidad geográfica, etc.). Asimismo impera lo que como mecanismo diferenciador de posiciones
podríamos denominar doble estándar: mientras sociales alcanzadas, en el siguiente apartado
que algunas empresas ven de buen grado que los ahondaremos en el análisis del origen social de
varones tengan familia (visto que consideran que los y las jóvenes, cuya desatención como varia­
les da estabilidad), lo contrario sucede con las ble explicativa podría llevarnos a entender las
mujeres (priorizan a solteras y sin hijos). diferencias en el éxito educativo como desigual­
De esta forma, las trayectorias laborales de dades de entendimiento, de voluntad, de aptitu­
varones y mujeres dependen tanto de las nece­ des, minimizando las condiciones econó­micas y
sidades y prácticas de contratación por parte de culturales derivadas de la posición del joven (y su
las empresas como también de estrategias fami­ familia) en la estructura social.
liares que disponen (en muchos casos, desde
9
La explicación neoclásica apunta a que al elegir trayectorias 10
De acuerdo a esta autora, las desigualdades de género
laborales cortas y discontinuas, las mujeres tienen menos incluyen un sistema de representaciones, normas, valores y
incentivos a invertir en educación y formación profesional, prácticas que establecen relaciones jerárquicas entre hom­
lo que reduce su productividad y consecuentemente su bres y mujeres, y a la vez, al interior del grupo de mujeres y
salario. hombres.

[ 140 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Más allá de los méritos: de las desiguales oportunidades educativas
a las inequidades del mercado de trabajo

Vimos que a nivel individual la educación pue­ nómico y nivel educativo alcanzando. A medida
de mejorar o reducir las posibilidades de acceder que aumentan los ingresos familiares11 también
a un empleo, lo cual es diferencial para varones y aumentan las posibilidades de alcanzar estudios
mujeres. Nos interesa ahora analizar la presencia terciarios y universitarios, a la vez que disminu­
de factores que permiten comprender el nivel edu­ yen los porcentajes de jóvenes que no alcanzaron
cativo alcanzado por los y las jóvenes. ¿Se trata de a terminar el secundario.
una elección racional (costo-beneficio) en función
de futuros salarios o probabilidades de empleo? ¿O 11
La estratificación de ingresos familiares se realizó en
sus posibilidades educativas están condicionadas base al decil del ingreso per cápita familiar del TOTAL
EPH (DECCFR), siendo que el estrato de bajos ingresos
por su posición en la estructura social? corresponde a los deciles 1, 2, 3 y 4, el estrato de ingresos
Una primer mirada a los datos estadísticos medios a los deciles 5, 6, 7 y 8, y el de altos ingresos a los
hace explícita la relación entre estrato socioeco­ deciles 9 y 10.

Nivel de Estudios No completaron la Completaron la Alcanzaron estudios


secundaria secundaria terciarios y/o
universitarios
Ingresos familiares
Estrato bajos ingresos (1) 46,6% 27,4% 26,0%
Estrato ingresos medios (2) 21,7% 28,4% 50,0%
Estrato altos ingresos (3) 6,7% 21,9% 71,3%
Total de Jóvenes 34,4% 27,1% 38,5%
(3) / (1) 0,14 0,80 2,75
Estrato bajos ingresos (1) 52,7% 25,7% 21,6%
Estrato ingresos medios (2) 29,0% 30,9% 40,1%
Estrato altos ingresos (3) 10,1% 26,6% 63,3%
Total Varones 40,1% 27,5% 32,4%
(3) / (1) 0,19 1,03 2,93
Estrato bajos ingresos (1) 41,0% 29,0% 30,0%
Estrato ingresos medios (2) 14,0% 25,7% 60,3%
Estrato altos ingresos (3) 3,2% 17,0% 79,8%
Total Mujeres 28,8% 26,8% 44,4%
(3) / (1) 0,08 0,59 2,66

Cuadro 3. Nivel de estudios alcanzado según estrato de ingresos familiares.


Jóvenes varones y mujeres de 19 a 29 años. Año 2017
Fuente: Elaboración propia a partir de la base de datos EPH-INDEC.

Asimismo observamos que varones y mujeres se en el cuadro 3 son los varones quienes abando­
presentan distintas chances de incrementar su nan con mayor frecuencia las instituciones edu­
formación educativa. Mientras que las jóvenes cativas (predominantemente para incorporarse
tienen más probabilidad de acceder a estudios a actividades productivas). Esto no significa que
superiores (terciarios/universitarios), son más los no exista margen para las decisiones individua­
varones que no completaron el nivel secundario. les, sino que éstas se ven condicionadas por este­
La situación económica de los hogares obliga reotipos y normas sociales asignadas al género,
en muchos casos a adelantar la entrada de cier­ como así también a la posición ocupada por el
tos jóvenes al mercado de trabajo -aun antes de joven y su familia en la estructura social. Estas
completar su formación-. Como puede observar­ diferencias en

Busso, M. y Pérez, P.
“El velo meritocrático” | pp. 133-145 [ 141 ]
las posibilidades educativas objetivas se ex­ (López, 2004) y consecuentemente obstaculiza la
presan de mil maneras en el campo de las obtención de un diploma. La otra dimensión es de
per­cepciones cotidianas y determinan, de orden cultural, confrontando la cultura escolar
acuer­do con el medio social, una imagen de y familiar, es decir, apunta a dar cuenta de la
los estudios superiores como futuro “impo­ distancia o cercanía entre la cultura familiar del
sible”, “posible” o “normal” que se convierte joven con la cultura escolar. Como bien señalan
a su vez en determinante de las vocaciones Dubet y Martucelli (2000), que el éxito escolar se
educativas” (Bourdieu y Passeron, 2013: p.14). debe a la proximidad de las culturas familiar y
escolar, mientras que el fraca­so se explica por la
Aunque una vasta bibliografía muestra que la distancia entre ellas y por el dominio social de la
posición en la estructura social condiciona las segunda sobre la primera.
oportunidades de acceso al mercado laboral, esta Siguiendo a Eckert (2002) entendemos que el
variable ha sido comúnmente subsumida dentro origen social afecta de dos formas las posibilida­
de la educación. No obstante, nuestro análisis in­ des de los y las jóvenes de acceder a un puesto de
dica que las diferencias en los niveles educativos trabajo:
no captan la totalidad de las desigualdades vin­
culadas a la inserción laboral de los y las jóvenes. ◊ previo a la entrada al mercado laboral,
En la bibliografía, se señalan dos dimensiones vinculado a las diferencias en el acceso y
que se complementan para intentar dar una permanencia en el sistema educativo (ver
respuesta a dicha situación: la primera, relativa a cuadro 3)
condiciones necesarias para el proceso enseñanza- ◊ en las desiguales posibilidades de hacer
aprendizaje, y la segunda a factores culturales. valer la formación adquirida por jóvenes de
Ciertas condiciones reales de vida de­ben cumplirse diferente ascendencia social (cuadro 4).
para que un adolescente pueda ser educado: una
alimentación inadecuada (o escasa), la falta de Para analizar este último fenómeno, calculamos
materiales, el cansancio (habitual en caso que la condición de actividad para todos los y las jóve­
trabaje) o la imposibilidad de con­centrarse, son nes de entre 19 y 29 años que presentan el mismo
indicios de una cotidianeidad que dificulta el nivel educativo (nivel secundario como máximo
aprovechamiento de las prácticas educativas nivel educativo alcanzado).

Condición actividad Actividad Empleo Desocupación


Ingresos familiares
Estrato bajos ingresos (1) 66,7% 51,6% 22,7%
Estrato ingresos medios (2) 87,0% 78,9% 9,3%
Estrato altos ingresos (3) 95,8% 89,8% 6,2%
Total de Jóvenes 76,0% 64,0% 15,8%
(3) / (1) 1,44 1,74 0,28
Estrato bajos ingresos (1) 85,7% 68,9% 19,6%
Estrato ingresos medios (2) 94,1% 86,6% 8,0%
Estrato altos ingresos (3) 98,4% 91,5% 7,0%
Total Varones 90,2% 77,9% 13,6%
(3) / (1) 1,15 1,33 0,35
Estrato bajos ingresos (1) 51,2% 37,4% 26,8%
Estrato ingresos medios (2) 78,0% 69,3% 11,2%
Estrato altos ingresos (3) 91,7% 87,1% 5,0%
Total Mujeres 61,7% 50,1% 18,9%
(3) / (1) 1,79 2,33 0,19
Cuadro 4: Condición de actividad según estrato de ingresos Varones y mujeres de 19 a 29 años
con secundaria completa12 y que ya no asisten al sistema educativo. Año 2017
Fuente: Elaboración propia a partir de la base de datos EPH-INDEC
12
Se eligió el nivel de secundario completo dado que es el que usualmente demandan los empleadores para una mayoría de
empleos; a su vez, es el nivel que presenta mayor número absoluto de jóvenes, lo cual posibilita realizar desagregaciones,
arribando a datos confiables.

[ 142 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
De esta forma, se observan marcadas diferen­ ritocrático) como variable explicativa distintiva
cias en las posibilidades de acceso al mercado para acceder a un puesto de trabajo. El lugar
de trabajo de acuerdo al estrato de ingresos del en la estructura social aparece como una varia­
hogar, aun cuando se trate de jóvenes con igual ble relevante más allá del nivel educativo que
nivel educativo. Por ejemplo, la desocupación detenten los jóvenes.
del estrato de bajos ingresos es más de 4 veces Al analizar la situación intergéneros vemos
superior a la correspondiente a los jóvenes del que, en el caso de los varones con el mismo nivel
estrato de ingresos superiores, aun cuando am­ educativo, las diferencias por estrato social son
bos grupos de jóvenes detentan el mismo nivel menos marcadas que entre las mujeres, resal­
educativo (diploma de estudios secundarios) tando que el mandato social del varón proveedor
¿Qué factores pueden explicar estas diferencias? se encuentra presente en todos los estratos
Podrían ser importantes el lugar de residencia, sociales.
la discriminación por parte de los empleadores, En cambio, las condiciones de ingreso de las
la experiencia (no es lo mismo la experiencia mujeres jóvenes al mercado laboral se encuen­
de un joven de 19 años que recién termina la tran más asociadas al estrato de pertenencia
se­cundaria que la de otro 5 años mayor, más que a sus credenciales educativas. El desempe­
integrado al mercado laboral) y las relaciones ño o delegación de tareas reproductivas permite
sociales (amistades, parientes, vecinos, contactos comprender dichas discrepancias socioeconó­
en general) de los jóvenes y las de su familia, las micas, frente al desdibujamiento del sector pú­
cuales les permitirían “valorizar” la educación blico como proveedor de servicios de cuidado
que han adquirido.13 El análisis de estas variables (guarderías y cuidado de ancianos), como así tam­
trasciende los alcances de este artículo, más allá bién a las limitaciones para delegarlas a terceros/
de que varias de ellas deberían ser tratadas a as a través del mercado. En otras palabras, en la
partir de un abordaje cualitativo. decisión de incorporarse al mundo productivo,
Diferentes niveles de empleo y desocupación las desiguales situaciones para afrontar las
para jóvenes con iguales niveles educativos tareas reproductivas nos permiten comprender
muestran la insuficiencia de analizar únicamen­ las heterogéneas inserciones laborales.
te la educación (indicador medular del ideal me­ Las mismas credenciales educativas nos esta­
13
Otra variable central es la calidad de la educación reci­
rían indicando méritos equivalentes. Sin embar­
bida, o la señal (buena o mala reputación) emitida por el go, hemos visto que son valorados de manera
establecimiento al cual concurrió el/la joven. De esta ma­ diferencial para varones y mujeres, y para jóvenes
nera puede ser que dos jóvenes con igual credencial edu­ provenientes de distintos estratos sociales de per­
cativa presenten importantes diferencias en cuanto a sus tenencia, dando lugar a desiguales oportunidades
capacidades, destreza, habilidades, no captadas por el
diploma.
para incorporarse a tareas productivas.

Reflexiones finales

Cuanto más se considera la riqueza como prue­ además, mediadas por desigualdades entre varo­
ba concluyente del mérito, más se tiende a juz­ nes y mujeres.
gar la pobreza como prueba de fracaso. El género no solo configura oportunidades di­
Marshall, T. H. (1997: p.314) ferentes para los jóvenes en el acceso a la educa­
ción, sino también en su incorporación en el

L as diferentes posiciones laborales alcanzadas


por jóvenes con iguales niveles educativos re­
velan la insuficiencia de analizar exclusivamente
mercado de trabajo. Mientras que las mujeres
presentan mayores índices de asistencia a institu­
ciones educativas, y acceden a mayores niveles
la educación (como indicador básico del ideal me­ de educación, los varones ingresan más tempra­
ritocrático) como variable explicativa distintiva namente al mercado laboral, independientemen­
para acceder a un puesto de trabajo. te de sus años de formación escolar. El mandato
Existen factores estructurales que configuran de varón proveedor y obligación social de la mujer
distintos escenarios de oportunidades para las y como garante de las tareas reproductivas y de
los jóvenes, oportunidades que se vislumbran por cuidado del hogar aún se encuentran presentes
el acceso restricto a las instituciones educativas en los roles que asumen en el sistema educativo y
según estrato social, las cuales se encuentran, en el mercado laboral.

Busso, M. y Pérez, P.
“El velo meritocrático” | pp. 133-145 [ 143 ]
El “éxito” educativo o laboral, por tanto, no re­ cieran merecer lo que obtienen, mientras que los
mite sólo a factores individuales sino principal­ que fracasan en su intento no habrían hecho lo
mente a condicionamientos estructurales que suficiente para acceder a posiciones privilegiadas.
habilitan o restringen las posibilidades de acceso Criticar la meritocracia no implica de ninguna
a la educación y el trabajo. Estos elementos no manera sugerir que no vale la pena educarse. Es
determinan de manera exhaustiva y lineal el cuestionar la idea que el éxito en la educación o en
devenir de cada individuo, sino que establecen el mercado laboral y, por tanto, el lugar a ocupar
horizontes de posibilidad que se ven mediados en la estructura social, depende del esfuerzo in­
por aspectos subjetivos y dan lugar a márgenes dividual y de decisiones libres. Creemos que el
de acción diferenciales entre unos y otros. presente artículo ofrece elementos para com­
La meritocracia, al menos en su acepción neo­ prender que el mérito acarrea desigualdades es­
liberal, busca igualar las condiciones formales tructurales, al partir del principio de igualdad de
de acceso y permanencia, ya sea en el sistema oportunidades, principio que no se encuentra ga­
educativo o en el mercado laboral, a través del rantizado en este escenario sociopolítico.
principio de igualdad ante la ley, lo cual tendría En este sentido, el discurso meritocrático ac­
sentido si el punto de partida de todos los jóvenes túa como un velo que encubre y al mismo tiem­
fuera el mismo. No obstante, las desigualdades de po legitima las desigualdades sociales, culpabi­
origen social y género, permiten comprender las lizando a cada uno por el lugar que ocupa en la
diferentes trayectorias educativas y distintas par­ estructura social. En el marco de una embestida
ticipaciones en el mercado de trabajo más allá de neoliberal tanto en Argentina como en otros
la cuestión del mérito individual. países de América Latina, donde se enaltece la
Mientras no se asegure una igualdad real de primacía de la individuación frente al desvaneci­
oportunidades (de género y para todos los estra­ miento del Estado como garante de derechos,
tos sociales), el discurso meritocrático sólo justifi­ consideramos importante aportar análisis aca­
ca una división/estratificación social donde los démicos con evidencia empírica que develen los
“ganadores” (quienes acceden a estudios superio­ mecanismos legitimadores de la desigualdad
res, los que consiguen un empleo formal) pare­ estructural.

[ 144 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Referencias bibliográficas

Asociación de Abogados y Abogadas Laboralistas Herrera Guerra, C. E. y Montoya Restrepo, L. A.


(2018). Reforma Laboral. Documento crítico sobre (2013). “El emprendedor: una aproximación a su
los Proyectos presentados por el Poder Ejecutivo definición y caracterización”. Punto de vista, Vol.
Nacional. Disponible de http://www.laboralistas. IV, Nº 7, julio - diciembre, pp. 7-30.
net/2018/05/16/ante-la-reforma-laboral/. Jacinto, C. (2016). “Educación y trabajo en tiempos
Barrere- Maurisson, M. A. (1984). Le sexe du travail. de transiciones inciertas”. Revista Páginas de
París: PUG. Educación. Vol. 9, Nº 2, pp. 1-13.
- - - - - - (1999). La división familiar del trabajo. La Kergoat, D. (1994). La división sexual del trabajo.
vida doble. Buenos Aires: Editorial Trabajo y Permanencia y cambio. Buenos Aires: Editorial
Sociedad - Humanitas. Trabajo y Sociedad.
Bourdieu, P. y Passeron, J. C. (2013). Los herederos: los Kreimer, R. (2001). Historia del mérito. Disponible
estudiantes y la cultura. Buenos Aires: Siglo XXI. en https://www.academia.edu/3738487/Historia_
Becker, G. (1964). Human Capital: a theoretical del_m%C3%A9rito_libro.
and empirical analysis, with special reference López, N. (2004). Equidad educativa y desigualdad
to education. New York: National Bureau of social. Desafíos de la educación en el nuevo escenario
Economic Research. latinoamericano. Buenos Aires: IIPE-UNESCO.
Bowles, S. y Gintis, H. (1976). Schooling in Capitalist Marshall, T. H. (1997). “Ciudadanía y Clase
America: Education Reform and the Contradictions Social”. Reis: Revista española de investigaciones
of Economic Life. New York: Basic Books Inc.. sociológicas, Nº 79, pp. 297-346.
Canelo, P., Castellani, A. y Heredia, M. (2017) Young, M. (1958). The Rise of the Meritocracy,
Informe de investigación Nº 1. Perfil sociológico 1870–2033: An Essay on Education and Equality.
de los miembros del gabinete inicial del presidente London: Thames and Hudson.
Mauricio Macri. UNSaM/IDAES. Disponible Pérez, P. y Busso, M. (2018). “Juventudes, educación
en http://www.unsam.edu.ar/institutos/idaes/ y trabajo. Heterogeneidades sociales detrás
observatorio-elites-argentinas/informeN1.pdf. de una conflictiva relación”. En Piovani, J. I. y
Carrasquer Oto, P. (2009). La doble presencia. El Salvia, A. (ed.) La Sociedad Argentina en Siglo XXI.
trabajo y el empleo femenino en las sociedades Condiciones de vida, reproducción social, estructura
contemporáneas. Tesis doctoral Universidad de oportunidades. Buenos Aires: Siglo XXI.
Autónoma de Barcelona. Disponible en http:// Pérez, P. (2016). “Jóvenes, trabajo y desigualdades de
www.tesisenred.net/handle/10803/5147. género en Argentina”. En Busso y Pérez (coord.).
Collins, R. (1979). The Credential Society: An Historical Caminos al trabajo: el mundo laboral de los jóvenes
Sociology of Education and Stratification. New durante la última etapa del gobierno kirchnerista.
York: Academic Press. Buenos Aires: Miño y Dávila.
De Ibarrola, M. (1994). Escuela y trabajo en el sector Portes, A. y Hoffman, K. (2002). “Latin American
agropecuario en México. México: CINVESTAV/ Class Structures: their composition and change
Instituto José María Luis Mora/ Miguel Ángel during the Neoliberal Era”. Latin American
Porrúa/FLACSO. Research Review, Nº 38.
de Oliveira, O. (2007). “Reflexiones acerca de las Riquelme, G. (2006). “La relación entre educación
desigualdades sociales y el género”. Estudios y trabajo: continuidad, rupturas y desafíos”.
sociológicos, Colmex, México, pp. 805-812. Anales de la educación común - Tercer siglo, año 2,
Dubet, F. y Martuccelli, D. (2000). En la escuela. Nº 5, Educación y trabajo, diciembre.
Buenos Aires: Losada. Rose, J. (1998). Les jeunes face à l’emploi. París:
Eckert, H. (2002). “La place des jeunes entre Desclée de Brouwer.
mobilité et reproduction sociales”. En Arliaud, Sader, E. y Gentili, P. (comp.) (2003). La trama del
M. y Eckert, H. (coord.) Quand les jeunes entrent neoliberalismo. Mercado, crisis y exclusión social.
dans l’emploi. París: La Dispute. Buenos Aires: .
Esquivel, V. (2015). “El cuidado: de concepto Sennet, R. (2003). El Respeto. Barcelona: Anagrama.
analítico a agenda política”. Nueva Sociedad. Tanguy, L. (dir.) (1986). L’introuvable relation
Disponible en http://nuso.org/articulo/el- formation/emploi : un état des recherches en
cuidado-de-concepto-analitico-a-agenda-politica/. France. París: La Documentation française.
Galafassi, G. (2004). “Argentina: Neoliberalismo, Weber, M. (1969). Economía y Sociedad. México:
Utilitarismo y Crisis del Estado-Nación Fondo de Cultura Económica.
Capitalista”. Herramienta. Revista de debate y
crítica marxista, Nº 26.

Busso, M. y Pérez, P.
“El velo meritocrático” | pp. 133-145 [ 145 ]
La construcción de una trayectoria sociopolítica intergeneracional
del colectivo de trabajadores en Volkswagen Córdoba

Construction of sociopolitical intergenerational trayectory


of the wotkers collective in Volkswagen Córdoba

Marina Valeria Falvo | ORCID: orcid.org/0000-0003-0011-8124


marinafalvo@yahoo.com.ar
CONICET
Argentina

Recibido: 30/12/2018
Aceptado: 25/02/2019

Resumen Abstract
L a reactivación económica desde 2003 se po­
tenció en la industria automotriz cordobesa
por una fuerte articulación entre empresas mul­
T he economic reactivation since 2003 was
strengthened in the Córdoba automotive in­
dustry by a strong articulation among multina­
tinacionales, conducción de SMATA y gobierno tional companies, SMATA leadership and provin­
provincial para concretar una reestructuración cial government, in order to realize a productive
productiva maximizadora de los beneficios em­ restructuring that maximizes corporate profits. The
presariales. El modo en que buscaron modificar way in which they sought to modify labor relations
las relaciones de trabajo requería eliminar toda required the elimination of all forms of dissident
forma de organización sindical disidente. Sin union organization. However, at VW Cór­doba a
em­bargo, en VW Córdoba se logró construir un group of workers managed to build what in 2013
co­lectivo de trabajadores que en 2013 se forma­ was formalized as Agrupación Mecánica La Tuerca;
lizó como Agrupación Mecánica La Tuerca, única the only experience of organization and resis­tance
experiencia de organización y resistencia que that could have survived in the last 20 years.
pudo subsistir en los últimos 20 años. These changes affected the trajectories of the
Estos cambios afectaron de manera diferen­ workers in a differentiated way and delimited four
ciada las trayectorias de los trabajadores y deli­ generations of activists who interacted, became
mitaron cuatro generaciones de activistas que aware of these changes and produced others.
interactuaron, se hicieron conscientes de estos The objective of the article is to give an
cambios y produjeron otros. account of the construction process of the co­
El objetivo del artículo es dar cuenta del pro­ llective Agrupación Mecánica La Tuerca and its
ceso de construcción del colectivo Agrupación organizational characteristics. To do this, we
Mecánica La Tuerca y de sus características orga­ reconstruct the socio-political trajectories of
nizativas. Para ello, reconstruimos las trayecto­ each generation that constituted it and their
rias sociopolíticas de cada generación que lo interactions.
constituyó y sus interacciones. The notion of generational socio-political
La noción de trayectorias sociopolíticas gene­ trajectories is the chosen way to historically track
racionales es el modo elegido para rastrear histó­ what is significant in the social and political life
ricamente aquello significativo de la vida social y (inside and outside the factory) of the generations
política (dentro y fuera de la fábrica) de las gene­ of workers, who turned them into activists in a
raciones de trabajadores, que los convirtió en ac­ particular way.
tivistas de un modo particular.

Palabras clave: Trayectoria, Generación, Ac- Key words: Trajectory, Generation, Activism,
tivismo, Trabajadores. Workers.
Falvo, M. V.
“La construcción de una trayectoria sociopolítica intergeneracional del colectivo de trabajadores...” | pp. 147-162 [ 147 ]
Presentación

E ste artículo forma parte de una tesis doctoral


sobre la movilización de trabajadores de base
en el sector automotriz de la provincia de Córdo­
Esto nos orientó a conocer qué hicieron sus in­
te­grantes y cómo lo hicieron, como potencial
aporte para las luchas actuales al trascender a
ba, Argentina, entre 2002 y 2018, en el contexto las personas que la construyeron y quedar en la
de una fuerte articulación entre empresas mul­ historia de lucha de los trabajadores.
tinacionales, conducción sindical y gobierno Una breve introducción dará cuenta del con­
provincial. texto en que se construye la trayectoria que
El trabajo de campo que sustenta este análisis analizaremos, el cual afectó y fue afectado por
fue de 5 años de observación participante (2013- el ac­cionar del colectivo de trabajadores. Segui­
2017), tanto de los conflictos abiertos como de al­ damente, el texto presenta la noción de trayec­
gunas instancias deliberativas del colectivo fuera torias sociopolíticas (inter)generacionales y va
del espacio de trabajo. Esto se complementó con desmenuzando las dimensiones que lo componen,
entrevistas en profundidad a 13 de los activistas, en constante referencia al relato de los trabaja­
instancias colectivas de intercambio; análisis del dores, identificando 4 generaciones que anteceden
boletín de la Agrupación y seguimiento de los y constituyen al colectivo: Los Talibanes, Los Por­
conflictos en los medios de comunicación y redes teños, la Lista 2 y la Tuerca. Nos detenemos luego
sociales. a caracterizar el colectivo de trabajadores confor­
Guió este trabajo la pregunta por cómo esta mado como Agrupación Mecánica La Tuerca, avan­
única forma de expresión de los trabajadores de zando en diferentes dimensiones vinculadas a qué
la industria automotriz cordobesa logró resistir y cómo actuaron colectivamente, para finalizar
varios años en unas condiciones tan adversas. con algunas reflexiones.

Introducción

U no de los ejes de quienes estudiamos la con­


flictividad laboral (sustrato de la construc­
ción del colectivo que analizamos aquí) es la pre­
Nuestras indagaciones consideraron los ele­
mentos que destacan los autores mencionados,
y al final del recorrido teórico y empírico prefe­
gunta por el sujeto de la acción política. En este rimos hablar de la movilización de los trabaja­
sentido, en el período 2003-2015 la conflictividad dores desde las bases (Roitman, 2017). Con esto
clásica giró en torno a los sectores mejores po­ afirmamos:
sicionados de la economía, y el industrial en pri­
mer lugar. Hay quienes pusieron como figura a ◊ la composición de las bases fue heterogénea
las conducciones sindicales en la negociación -aspecto que abordaremos en detalle-
colectiva (Etchemendy y Collier, 2008) y obser­ ◊ fenómenos sociales de gran envergadura no
varon las huelgas de corta duración (Spaltenberg, fueron identificados como relevantes en su
2012) dejando el accionar de las bases en un rol subjetividad;
secundario. Varios sesgos de este último trabajo ◊ la izquierda clasista participó y movilizó pero
fueron señalados por Marticorena (2017), entre no puede decirse que condujo los conflictos
otros. Otras, por el contrario, destacaron el rol ◊ su acción fue desplegada a pesar de la con­
de los trabajadores de base en conflictos intra- ducción de SMATA Córdoba1 que abandonó
sindicales; sujetos jóvenes hijos del 2001, con
prácticas democráticas y conducidos por la iz­ 1
La negociación de SMATA es por empresa a nivel nacional,
quierda clasista (Lenguita, 2011; Varela, 2015). lo que reduce el accionar de las seccionales provinciales
Varela (2014) observó además el “efecto tijeras”, como la cordobesa a cuestiones no vinculadas con el salario,
principal eje de la negociación colectiva y las huelgas. En
donde la conflictividad laboral se mueve por arri­ las protestas impulsadas a nivel nacional, SMATA Córdoba
ba y por abajo con distintas lógicas. apoyaba pero no movilizaba.

[ 148 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
a los trabajadores y sus reclamos y accionó este objetivo hizo que prácticamente todos los
como agente de la patronal, lo que llevó a conflictos fueran multidireccionales; es decir,
disputas por la representatividad2. siempre -o casi siempre- que se peleó contra la
empresa, se tuvo que confrontar también contra
Creemos que el potencial del análisis de los la conducción sindical y su organización, La 24.
conflictos impulsados desde las bases es conocer Esa idea inicial se vio fuertemente limitada
qué subjetividades políticas construyen, cómo lo porque todo intento de extender el activismo hacia
hacen e indagar sobre su potencial emancipador3 otras empresas fue coartado con el despido de los
(Modonesi, 2010; Collado y Roitman, 2015). trabajadores que se acercaban a la agru­pación. En
En nuestro caso de estudio, diremos que la comparación con el resto de las automotrices, la
organización de los trabajadores de Volkswagen actividad sindical de base que logra representación
Centro Industrial Córdoba (CIC), inicia con la pos­ sindical en VW revierte parcialmente los despidos
tulación de algunos trabajadores en sus respec­ y reduce las suspensiones, pero los activistas son
tivos sectores desde 2003. Con un cambio en la castigados por el retraso en los planes empresa­
mo­dalidad de elecciones en 2010, esos trabaja­ riales de reestructuración.
dores se constituyen como Lista 2. La experien­ Los crecientes controles empresariales sobre
cia de lucha fue sedimentando en el colectivo la producción y la actividad social y política de
hasta conformarse en organización en 2013: la los operarios generó lo que ellos denominan la
Agrupación Mecánica La Tuerca. Desde ese colec­ política del miedo. Ésta consistió en el desarrollo
tivo se generó un modo de luchar, una economía de formas diversas de sometimiento a las exigen­
moral (Thompson, 2000), se construyó una tra­ cias de producción y de comportamiento (contra­
yectoria sociopolítica intergeneracional. riando normativas estatales e incluso relegando
Esta organización de trabajadores de base que objetivos de productividad) para eliminar la
surgió y alcanzó notoriedad, desarrolló altos disidencia sindical y su activismo. Incluyó además
niveles de conflictividad abierta (Edwards y apoyos explícitos de la Infantería provincial para
Scullion, 1987) frente a la unión entre la empresa reprimir a los trabajadores incluso dentro de la
y la conducción sindical para desintegrar la orga­ fábrica. Esta presión constante se fortaleció y ex­
nización y así flexibilizar aún más las condiciones tendió en el tiempo por el involucramiento de la
de trabajo y salario. Los integrantes de La Tuerca, conducción sindical como control en el espacio
como organización, salieron del espacio de trabajo de trabajo para reprimir el conflicto abierto y
e intentaron visibilizarse y organizarse en las como legitimador de la política empresarial al
demás fábricas y socialmente, con la idea de dis­ institucionalizar la conflictividad en acuerdos
putar la conducción del gremio. La claridad de homo­logados por el Estado provincial que pusie­
2
Esto es que sólo hubo conflictividad abierta por los trabaja­
ron a los operarios en desventaja frente a la em­
dores de base y cuyos antagonistas fueron la empresa y la presa y sentaron las bases, a modo de dispositivo
conducción sindical; lo que llamamos conflictividad multi­ prototípico, para la reforma laboral que intenta
direccional (Autora, 2018). generalizarse de hecho desde 2016 hacia el resto
3
Este último aspecto, el potencial emancipador, excede el de los trabajadores del país.
objetivo del presente artículo.

La disposición y el paso a la acción: trayectoria sociopolítica intergeneracional


de los trabajadores de base en Volkswagen Córdoba

L os cambios sociopolíticos afectan y son afecta­


dos por las condiciones de posibilidad para la
acción, a partir de la lectura que se haga de la rea­
sión para definir si se actúa o no, y cómo se rea­
liza esa acción. En este artículo rastreamos las
combinaciones que provocaron un modo parti­
lidad. Las trayectorias sociopolíticas son una cla­ cular de activismo, que provino desde los traba­
ve heurística porque plasman historias de vida jadores de base.
que implican comprensiones del mundo que se Definimos las trayectorias sociopolíticas (inter)
ponen en juego y en tensión cuando emerge el generacionales de los activistas como aquellas
conflicto; permiten ver el recorrido afectado por condensaciones de experiencias compartidas
la experiencia. por cada generación y que se ponen en juego en
En un mismo espacio de trabajo (en este caso la interacción con las demás generaciones, que
la fábrica Volkswagen CIC) coexisten diferentes contienen conexiones que logran activarse en la
generaciones de trabajadores, y diferentes tra­ lectura de situaciones concretas, y que pueden
yectorias que se habilitaron en cada generación, predisponer u obturar la acción.
las cuales entran en debate al interior de los En nuestro caso de estudio, esta trayectoria
grupos. Es decir, las experiencias-trayectorias sociopolítica intergeneracional se construye
individuales y generacionales se ponen en discu­ en la interrelación de trayectorias individuales

Falvo, M. V.
“La construcción de una trayectoria sociopolítica intergeneracional del colectivo de trabajadores...” | pp. 147-162 [ 149 ]
(momento de ingreso a la fábrica y experiencias Las trayectorias individuales de los trabajado­
previas) y situaciones de ruptura en el espacio de res serán parte de la construcción de la subjeti­
trabajo que predispusieron a la acción (eventos vidad del colectivo; subjetividad que no podrá
de origen interno o externo a la fábrica pero estar al margen de los sucesos vivenciados en
que afectan su cotidianidad laboral). Ambos ele­ la fábrica que actúan como ruptura, en especial
mentos se combinan formando generaciones aque­llos conflictos abiertos donde los trabaja­
de activistas, que implementan y enriquecen dores analizan su situación, se organizan, se
una razón práctica militante con participación expresan co­ lectivamente y actúan frente a
-aunque no liderazgo- del ala radical. La acción quienes intentan mantener las condiciones de
colectiva desplegada como movilización laboral dominación.
habilita a que el contenido de la acción vaya con­ Las trayectorias son “sociopolíticas” en el sen­
formando una disposición a actuar como clase. tido que le otorga Modonesi (2010) al término, en
Los contenidos y combinaciones particulares tanto esta articulación excluye y niega cualquier
de estos elementos permiten la construcción en hipótesis de autonomía absoluta de lo político o de
el tiempo de una trayectoria sociopolítica (inter) autonomía de lo social, sin dejar de reconocer ám­
generacional que los identifica y une. Veamos bitos específicos al interior de esta irreductible y
estos elementos y cómo se conjugan. constante imbricación (p. 15).
En la noción de “generación” y en las generacio­
nes concretas que se construyeron en nuestro
Activismo desde las bases caso de estudio identificamos las trayectorias
sociopolíticas que dieron su impronta y de qué
Cuando hablamos de activistas nos referimos modos lo hicieron.
a todo actor social que interviene en el curso de la
vida cotidiana de las personas para sugerir e indicar,
vía acción colectiva en sus más variadas formas, Generación
la necesidad de un cambio en el estado de cosas
(Aiziczon, 2013, p. 132-133). Este último, aclara el Para Mannheim (1993) la generación se consti­
autor, puede ser tanto revolucionario como dis­ tuye a partir de la posición específica de los in­
ruptivo e incluso meramente restitutorio. dividuos en ámbitos sociales e históricos deter­
En la investigación nos encontramos con que minados. Lo generacional no puede darse sin el
parte de la acción colectiva de los trabajadores de ritmo biológico, pero contiene un sobreañadido
VW era canalizada en la actividad de los repre­ cualitativamente propio y no deducible de aquél:
sentantes sindicales de SMATA Córdoba y la agru­ el ser con otro, una determinada estructura social
pación oficialista La 24, por lo que un activista y una historia apoyada en ciertas continuidades
podría ser incluso el Secretario General del sin­ específicas. En la intersección entre biografía e
dicato. Sin embargo, en ellos, la orientación del historia se van delineando trayectorias que son
cambio del estado de cosas es restauradora de un individuales pero que identifican a grupos de
statu quo o “paz social” en el marco de una conci­ individuos.
liación de clases y de intereses entre la patronal y Por otro lado, compartir con otros una misma
la conducción sindical. Por tanto, en línea con la generación es compartir una contemporaneidad
definición anterior, llamamos activistas a todos (tiempo) y vivencias comunes; un grupo que lo­
aquellos trabajadores que además busquen un gre elaborar conexiones concretas entre sí; lazos
cambio -revolucionario, disruptivo o restitutorio- orgánicos o establecidos (grupo concreto); y con­
desde la perspectiva de los trabajadores, es decir, ciencia de la conexión generacional (Mannheim,
desde las bases. 1993). Además, advenimos como generación a partir
En esta caracterización ya puede advertirse en de saber que de esto no se sabe (Lewkowicz, citado
gran medida el carácter “antagonista” de la for­ por Vommaro, 2011, p.9) de asumirlo colectiva­
mación subjetiva de los activistas, que impugnan mente y emprender una búsqueda. Un no saber,
y se rebelan ante la dominación patronal, sindi­ a partir de un problema, de una ruptura o aconte­
cal y estatal, proyectándose en un poder contra cimiento (que puede ser tanto la búsqueda del co­
(Modonesi, 2010). nocimiento entendido en sentido amplio, como
de la superación del problema) (Vommaro, 2011).
En este artículo observamos en qué modos las
Trayectorias sociopolíticas generaciones influyen (o intentan influir) en los
procesos históricos, en los casos en que las dis­
La importancia de las trayectorias radica en posiciones a la acción se convierten en acciones.
que una trayectoria/devenir, individual y colecti­ Estos procesos en los que se constituyen como
va, explora los imprevistos, sus derivas e indetermi­ una generación sociopolítica, como Conjunto de
naciones que emergen de la conflictividad social, sujetos que comparten un problema y emprenden, a
de­limitando la manera en que la historia, sus deter­ partir de reconocerlo, [...] y de reconocerse, una bús­
minaciones y sus contingencias se hace presente -se queda (Vommaro, 2011, p. 9). La configuración
estructura- en los cuerpos. (Aiziczon et al., 2012, p. 3) generacional requiere entonces de una opera­

[ 150 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
ción reflexiva (reconocimiento de sí como agen­ torias individuales a partir de la noción de ola,
tes colectivos de su superación). El vínculo gene­ y sociopolíticas en base a la experiencia fabril de
racional se construye como expresión de un proceso ruptura. Estas son las dos categorías de análisis
de subjetivación, sumado a una vivencia común de que nos permitieron identificar las generaciones.
ruptura y a la necesidad de una práctica disrup­tiva, Las olas se corresponden con algunas de las
alteradora y alternativa (Vommaro, 2011, p. 9) para tandas de ingresos masivos de personal –que
constituirse en prácticas y acciones colectivas. A marcan su antigüedad en la fábrica-, la edad de los
su vez, en un mismo colectivo suelen existir ge­ operarios, y sus experiencias previas al momento
neraciones superpuestas, además de su­cesivas. de ingreso en VW CIC. Son fruto de su contexto
(Vommaro, 2011, p. 9) De allí que hablemos de sociohistórico y familiar, de una trayectoria
“inter” generacional. escolar, de años de vida de fábrica y de un modo
Llamaremos generación a estos grupos que particular de procesar sus experiencias.
construyen un Las rupturas que marcaron cambios en la tra­
yectoria de estos operarios se vincularon funda­
“vínculo generacional” que aparece y se mentalmente con acontecimientos vividos en el
constituye como efecto de un proceso de espacio de trabajo. Por eso, lo relevante para el
subjetivación, ligado con una vivencia co­ análisis fue la experiencia fabril de ruptura; situa­
mún en torno a una experiencia de ruptura, ción a partir de la cual estos operarios decidieron
a partir de la cual se crean mecanismos pasar a la acción e involucrarse sindicalmente,
de identificación y reconocimiento en adquiriendo un compromiso por disputar las im­
tan­
to parte constitutiva de un nosotros. posiciones de la empresa tanto en el plano con­
(Vommaro, 2011, p.20) tractual como organizativo (Palomino, 2004) en
la fábrica y con algún grado de proyección fuera
En este sentido, la comunidad por la cercanía de su lugar de trabajo.
de nacimiento puede incidir pero no es determi­ Las olas se combinaron con las experiencias
nante, sino que el criterio que las distingue tie­ significativas de ruptura, que marcaron en ellos
ne que ver con una experiencia sociopolítica que una disposición y un pase a la acción. Veremos
provoca una ruptura con lo rutinario, una des­ cada una de ellas.
naturalización de lo dado y la construcción de
un “nosotros”. Trayectoria Sociopolítica Generacional
A continuación describimos cómo se constru­ de los Talibanes
yeron las trayectorias sociopolíticas de cada ge­
neración presente en La Tuerca. La primera ola de activistas, esos que partici­
paron como delegados por sector e incluso los
que fueron fiscales, tienen más de 50 años de
Trayectorias sociopolíticas edad y más de 25 de fábrica. Tienen ejercicio de la
de cada generación de trabajadores actividad sindical por experiencia propia en con­
textos fabriles diferentes o por tradición fa­miliar
En primer lugar, identificamos elementos de de relato de la lucha fabril de los 70.
continuidad en todas las generaciones de acti­ La denominación Talibanes hace referencia al
vistas de La Tuerca, en el hecho de que la gran ma­ grupo involucrado en la guerra en Afganistán en
yoría de estos operarios se formaron en escuelas 2001: Nos pusieron los talibanes por la guerra de
técnicas, les gusta ser mecánicos, son personas Afganistán, allá, como los malos... así nos llamaba el
instruidas e interesadas por lo que sucede en sindicato con algunos de la empresa (Ariel).
su alrededor. Hasta el momento en que fueron Los Talibanes comparten entre sí que son
identificados como oposición, tenían buenas ca­ cordo­beses y que fueron movidos por situaciones
tegorías y reconocimiento por la calidad de su o convicciones (por sus propias trayectorias in­
trabajo. dividuales y atributos personales) que los lleva­
Las experiencias previas propias y transmiti­ ron a presentarse como delegados; su experien­
das de los trabajadores y su experiencia fabril di­ cia de “un pasado mejor” proviene de su trabajo
ferenciada, se combinaron de manera específica en Transax o Autolatina4. En mayor o menor me­
entre aquellos que se tornaron activistas, que dida, necesitan marcar distancia con la izquierda
permitieron que se reconozcan entre sí (y se dife­ trotskista, aunque aprendieron a con­vivir con
rencien respecto de los demás) como generación. ella. Los talibanes son macristas, kirchneristas,
Fue en el encuentro entre ciertos eventos fabri­ peronistas, radicales, apartidarios. Incluso algu­
les que generaron una ruptura, un quiebre en la nos tuvieron algún coqueteo con el sindicato en la
subjetividad, y por tanto, predispusieron para
la acción- y las trayectorias individuales, que se
cons­truyeron las generaciones de activistas, que
4
En las mismas instalaciones fabriles funcionó Transax
entre 1963-1987 (perteneciente a Ford desde 1987). Luego
pasaron a la acción. Ford y Volkswagen inician una joint venture llamada Auto­
En la conformación de cada trayectoria socio­ latina hasta 1994. A partir de ese año, Volkswagen se queda
política generacional identificamos sus trayec­ totalmente con la planta y el personal.

Falvo, M. V.
“La construcción de una trayectoria sociopolítica intergeneracional del colectivo de trabajadores...” | pp. 147-162 [ 151 ]
Etapa de Paz Social5 hasta 2002. Los que optaron malizadores” [...] Bueno, la historia que hoy
por no pelearla desde adentro del oficialismo son la veo y siguen siendo los mismos persona­
los que persisten en La Tuerca; los que sí lo hicieron jes que siguen estando frente a los sindica­
son considerados traidores por sus compañeros, tos que no están por elecciones, están pues­
pero lo más importante es que fueron derrotados tos a dedo [...] porque Dragún7 no está por
y desactivados individualmente. una elección, hacen una lista sindicativa.
Ante la pregunta de qué motiva a la participa­ Y siguiendo esa historia a uno le da fuerza
ción6, Julio expresó: para… decir… si estos tipos se sacri­ficaron
en esos años que perdieron la vida… ¿no?
A mí... yo creo que ese foquito de rebeldía (Ariel)
lo tenemos todos adentro, nada más que al­
gunos lo expresan y otros no. Siendo muy A la experiencia común que provoca ruptura
jovencito, ya me daba cuenta de que mucha de los talibanes podemos ubicarla en el mundo
gente ya es así, es aceptadora, naturalmente fabril previo a 2002 cuando la restructuración
aceptadora y... ¡yo no! Yo algunas cosas que productiva de VW estaba en expansión, por la
eran muy obvias para mí yo las decía, para transición desde Autolatina a VW CIC y la con­
mí era natural decirlo, reclamar, y para la flictividad sindical vivía la larga etapa de “paz
otra gente era natural callarse... ¡no! social” signada más por la impronta que había
dejado Ford. Los trabajadores estaban relativa­
Después recuerda otros motivos mente satisfechos con sus condiciones laborales
y salariales y había un bajo porcentaje de afilia­
¡Yo tenía dentro eso de... la justicia ¿viste? ción al SMATA. Los primeros activistas, los
que veía que había injusticia y... Había otra talibanes, surgen en esta época de Paz Social a
cosa, que decía ¿por qué están desunidos partir de observar el inicio del deterioro de sus
estos? ¿por qué tanta desunión? ¿por qué no condiciones de trabajo y contratación: los sala­
pueden ir todos para el mismo lado? Y yo, rios iban en baja, no se asignaban categorías y el
en ese momento, tenía buena relación con trato de la empresa hacia el trabajador era cada
todos a través del fútbol [...] Digo “yo puedo vez más deshumanizante.
lograr unir esto”… ¡y no! A los dos meses de Fueron de los pocos trabajadores que antes de
ser delegado ya me cayó la ficha de por qué 2002 percibieron que contra ese deterioro podían
es imposible la unión. (Julio) organizarse y reclamar colectivamente a través
del rol de delegados. Hasta ese momento, los tali­
De todos los entrevistados, sólo encontramos banes eran Ricardo Moya, Ariel Cuello (activis­tas
2 trabajadores cuyos padres habían sido también de La Tuerca hasta 2018), C.A., F.A. y A.C8. Estos 5
mecánicos y activistas en los 60-70 y que por esto trabajadores ganaron las elecciones y comenza­
habían participado de instancias de reuniones, ron a escuchar los problemas cotidianos de sus
militancia, discusiones. El talibán tenía más in­ compañeros y a interceder por ellos ante el sindi­
corporados algunos principios o sentido común de cato y la empresa. Estas actitudes no pasaron de­
trabajador de épocas de sindicalismo combativo sapercibidas por ninguna de las partes, y como
cordobés. primera medida, el sindicato intentó cooptarlos.
Es decir, canalizar este activismo, sacarlo de la
No, mi papá era un operario de línea de ar­ planta y, como sucedió finalmente con los dos que
mado, pero siempre tirando para el lado de aceptaron, hacerlo desaparecer políticamente tras
los buenos… Yo he visto compañeros de mi un cargo de poca importancia en el gremio, que
papá que muchas veces decían “estos están derivó en breve en su renuncia a la empresa. lo
o porque se ocultaron, o se hicieron los que invitan al sindicato, y él intenta, por lo que me dicen
no sabían nada”. Mi viejo por ejemplo, lo a mí, que intentó ir como un mediador, y después
tuvo de secretario general a René Salaman­ terminó absorbido por el sindicato. (Juan)
ca y él cuando le dijeron “che, hay que ir a
proteger el gremio porque vienen los nor­ Trayectoria Sociopolítica Generacional
de Los Porteños
5
Así denominamos al período previo a los inicios del acti­
vismo de los trabajadores que conformaron la Agrupación Los porteños, al igual que los talibanes, tienen
La Tuerca (1987-2002). más de 50 años y más de 25 de fábrica. Se cons­
6
Respecto de las motivaciones para la movilización colectiva, tituyen en segunda ola porque ingresaron a la
el trabajo de Kelly (1998) destaca 4 elementos: injusticia,
liderazgo, oportunidad y organización. El primero de éstos
planta de Córdoba entre 2002 y 2003. Traen la
recibe una crítica de Atzeni (2010) por su carácter individual experiencia fabril de General Pacheco, donde se
y moral, y propone el concepto de solidaridad a partir de
la necesaria cooperación en la producción. Por razones de 7
Omar Dragún aún continúa como Secretario General de la
extensión no desarrollaremos estos aspectos, pero los lec­ Seccional Córdoba de SMATA.
tores podrán observar referencias al sentimiento de injus­ 8
Los últimos 3 no han sido entrevistados, por lo que omi­
ticia individual y al impulso de solidarizarse con los compa­ timos sus nombres. Los demás nombres del artículo son los
ñeros damnificados en los testimonios de los activistas. verdaderos, con autorización de los entrevistados.

[ 152 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
practicaban asambleas y las opiniones podían Los “porteños” se identifican con el discurso
expresarse más libremente. Pese a integrar el de los derechos humanos y asisten a marchas.
mismo sindicato burocrático que en Córdoba, Tampoco habían tenido participación estudiantil
había más lugar para el disenso: o social previa a la fábrica. Con esto queremos
destacar que, contrario a lo que suponíamos, prác­
Volkswagen se encuentra con una gran po­ ticamente no había experiencias significativas
blación de trabajadores porteños y un sen­ propias de participación en los trabajadores fue­
tido anti-porteño que es histórico en Cór­ ra del ámbito laboral. La excepción es un mili­
doba y que se acrecienta con 150 porte­ños tante trotskista, que ya lo era en Pacheco y había
adentro de la planta. Porque los porte­ños son tenido militancia social en una iglesia y estudian­
fanfarrones, porque ha habido guerras entre til en períodos muy breves.
Buenos Aires y Córdoba en la historia. [...] Los La experiencia fabril de ruptura implicó para
porteños son un sector más gremialmente Los Porteños una serie de sucesos alrededor de
organizado… además son más grandes de su llegada, en 2002. En VW CIC transcurría una
edad. [...] yo tengo un promedio de edad 17 época de negociaciones entre cúpulas y una
años superior [...] Entonces los tipos grandes, incipiente conflictividad subrepticia9 por parte
con muchos años de antigüedad es lógico de “los Talibanes”. En ese año se desenvolvieron 3
que tengan menos miedo, que tengan más acciones que motivaron la participación conjunta
conciencia sindical. (Sergio) de talibanes y porteños: por el lado de la empresa,
el comienzo de la producción en la planta MQ200
Se identifican de izquierda, si bien no necesa­ bajo un nuevo convenio -más precarizador- y
riamente tienen militancia partidaria (incluso el despido de 100 trabajadores efectivos. Desde
algunos son reticentes a esto). Poseen gran capa­ la conducción sindical, los despidos dieron pie
cidad de oratoria, son estratégicos y se movilizan, a una estrategia de crecimiento de la afiliación
activan recursos y relaciones, escuchan, respetan. a partir del miedo: sólo recuperarían su trabajo
quienes estuviesen afiliados. Los despidos fueron
¿Qué vas a entrar a laburar y sin importarte el castigo por acciones puntuales en el espacio de
los demás? Y así fue que yo me metí como trabajo en contra del cobro de parte del salario
delegado. Por mugre ¿viste? Y porque siem­ con tickets-canasta10.
pre uno por ahí piensa en sus hijos… ¿qué Estos despidos calaron hondo en algunos traba­
les vas a dejar a los chicos acá, con toda esta jadores, pero de una manera diferente: se creó
mugre, de corrupción, de mugre que hay. Y un sentimiento de injusticia y de indignación
uno trata de limpiar un poco, pero, es muy en ellos que los impulsó a presentarse como de­
difícil. (Fabián) legados de su sector. Eran los porteños, recién
llegados, y su primer paso fue acercarse a los
Así relata el porteño Fabián su entrada al talibanes. Fabián Basile recuerda que en ese con­
activismo en. la fábrica de Córdoba y cómo, pese flicto de 2002, cuando llega a trabajar y había
a ser visto como “bicho raro”, lo aceptan, lo res­ un administrativo parado en la puerta diciendo
petan y lo eligen como delegado los compañeros quién estaba despedido y quién no, lo primero que
cordobeses: dijo es que había que llamar al gremio. Cuando el
gremio llegó les pidió que entraran porque si no
[La dinámica en Pacheco] nunca fue un acti­ echarían a 300 trabajadores más. Esa mezcla de
vismo así… era normal, venían a hacer una sorpresa e indignación lo hace participar, pero
asamblea, vos levantabas la mano y opinabas, la empresa y el sindicato no se la hacen fácil. Y
pero como algo natural ¿viste? Entonces vos esa primera elección que me postulé en el 2006, perdí
los veías a los más viejos que planteaban… por 11 votos contra los dinosaurios. Me cambiaron de
para vos era algo natural. Acá [en Córdoba], turno para acá, para allá, para todos lados. Pero ya
los compañeros han apren­dido y han tenido me empezaron a conocer en la planta.
otra escuela. Veían que a los que hablaban
los echaban. Entonces venía el gremio a
hacer una asamblea y todo el mundo calla­ 9
Situamos la Etapa de Conflictividad Subrepticia entre 2002
do. “Muchachos les vamos a bajar el 10% y noviembre de 2010. Se caracterizó por el fuerte creci­
¿estamos de acuerdo?” Aplau­dían, nadie ha­ miento de la afiliación al sindicato y las negociaciones entre
blaba. Entonces, cuando uno empezó a parti­ cúpulas. En algunos sectores sus delegados -talibanes y
cipar así, te veían viste co­mo, que este tipo, porteños- priorizaron la defensa del trabajador a la lealtad
a la conducción sindical cuando éstas se oponían, pero sus
fuera loco o no sé qué. Por eso los mismos acciones eran aisladas, individuales. Las elecciones a de­
compañeros te decían “postulate”. Y así fue legados se realizaban por sección. La conflictividad existía
cuando arrancó [...] pero te digo lo que más pero sólo si era convocada por la conducción.
me movilizó, la in­justicia, la mugre, el mano­
10
Entre 1989 y 2009 el Estado argentino mantuvo en vigencia
seo para con las personas. Eso fue cómo una ley (iniciativa de Domingo Cavallo) que autorizaba a
pagar hasta el 10% del salario de los trabajadores en vales
arranqué, porque yo decía “loco, no puede ser, denominados Ticket-canasta, que sólo podían canjearse por
que vengan y que te griten como una criatura’ productos de la canasta alimentaria.

Falvo, M. V.
“La construcción de una trayectoria sociopolítica intergeneracional del colectivo de trabajadores...” | pp. 147-162 [ 153 ]
También se suma Sergio, que si bien al venir a Trayectoria Sociopolítica Generacional
Córdoba priorizó su posibilidad de mantener su de la Lista 2
puesto de trabajo, también tenía objetivos políti­
cos como militante del PTS: Esta generación se construye a partir de dos
olas de activistas -tercera y cuarta- que tienen
Nosotros apostábamos más a un movimiento en común un conjunto de acontecimientos de
obrero que estaba profundamente derrotado ruptura, que sindicalmente se expresó en la deci­
en un sentido. Por la hiperdesocupación, por la sión de SMATA de conformación de listas (no ya
hiperinflación de Alfonsín. Porque en el 2001 postulaciones individuales) para ser delegados.
de la mano del secretario general Mo­yano, se La denominamos Lista 2 porque son convocados
quedó totalmente quieto ante la emergencia por los delegados preexistentes para formar par­
de sus hermanos hambrientos. Pero sabíamos te de una lista opositora a la conducción del gre­
que era una apuesta a que en algún momento mio en la fábrica, a partir del cambio en el modo
el movimiento obrero iba a cambiar. Como de elección de delegados en 2010.
efectivamente desde el 2003 al calor de la La tercera ola está compuesta por trabajadores
Argentina como exportadora de soja e ingreso de más de 25 años de trabajo en VW -como las
de mucho capital, empiezan a generar crédito al anteriores-, pero de menos edad, pues están entre
consumo… boom automo­triz. Una apuesta que los 40 y los 50 años, por lo que tienen escasa
hoy muchos nos reconocen que fue buena porque experiencia fabril previa a VW y se iniciaron
resig­namos movilizar miles de desocupados, a laboralmente en la planta MQ25012, bajo el viejo
cambio de apostar estratégicamente a la clase convenio. En general manejan mucha informa­
obrera. No porque estamos en contra de los deso­ ción, y el vínculo con la izquierda, si bien fue un
cupados, sino porque creemos que el desocupado proceso, no es hoy un problema. Pocos de ellos
no tiene solución a sus problemas si no es en han sido delegados pero conocen cada lucha,
unión y con la clase obrera ocupada frente a esa argumento, proceso productivo, los ponen en
lucha. relación, lo comunican por las redes sociales,
Hugo, cordobés, que se presentó como candi­ participan de las asambleas, escuchan a los más
dato en ese período, reflexiona sobre los porteños: viejos, les interesa formarse y participar, y cons­
truyen sus propias opiniones. Sin embargo, ven
Cuando vinieron los muchachos de Buenos con cierto pesimismo el futuro, quizás porque
Aires, Basile, y vino Sergio… como que allá están en la mitad de su vida laboral.
hay más agite y tienen más práctica en eso. La cuarta ola de activistas tiene entre 30 y 45
Porque tomó como más fuerzas, entonces se años de edad y entre 10 y 15 años de antigüedad en
peleaban, se hacían peticiones por escrito, la fábrica. Ya ingresaron como empleados de VW
se exigían que firmaran un convenio con bajo el régimen del nuevo convenio, luego de un
los de Buenos Aires con los referentes gre­ período de trabajo eventual. Sus decisiones son
miales, se mostraran las actas; entonces se más independientes, miden menos los riesgos
empezó a ver más fricción. pero son muy reflexivos. Tienen muchos años
de actividad laboral por delante, y confían que
Julio Valdés11 también fue delegado por esos puede hacerse algo, pero tienen menor forma­
años: ción política. También están dispuestos a “poner
el cuerpo” en los conflictos.
De hecho, la primera elección donde yo Un activista de la cuarta ola cuyo padre tenía
entro al cuerpo de delegados en el 2004, fue un pasado de militancia en la UOM en los 70 fue
un mano a mano, había un delegado de la resignificando esas vivencias de niño y adoles­
planta que lo llevaron al gremio, entonces cente a medida que experimentaba situaciones
quedó un puesto vacante y… a mí, vinieron laborales concretas, como su propio despido o
a hablarme los muchachos que estaban en la militancia política. Algunos de esta misma ola
ese momento, que eran Ricardo Moya y F.A., hicieron grandes cambios en su modo de ver la
para ver si me quería postular, y bueno… me realidad social y política y la de la fábrica, pre­
convencieron [...] y lo gané yo. viamente a su ingreso o a partir de su activismo
fabril.
En esta mezcla de objetivos y motivaciones, los La experiencia de ruptura en estas dos olas de
porteños se unieron a los talibanes, llegando a 8 activistas se originó entre 2009 y 2011, tanto por
el número de delegados-activistas. Sin embargo,
cada uno en su sector debía convencer a sus com­ 12
VW posee tres plantas en el predio de Córdoba. MQ250
pañeros de que lo votaran y, sobre todo, que se de mayor antigüedad, menor actualización tecnológica,
sumaran a los reclamos colectivamente. producción para motores diesel. MQ200A y MQ200B, más
recientes, tecnologizadas y para cajas de cambios automá­
ticas; sus trabajadores están bajo un nuevo CCT, más pre­
11
Julio empieza en 2004 a ser delegado, pero por sus carac­ carizado. Gran parte de los activistas de La Tuerca pertene­
terísticas individuales y por la trayectoria anterior en la cieron a la planta MQ250 y es allí donde tuvieron mayor
fábrica, lo consideramos un talibán del primer grupo. apoyo.

[ 154 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
las políticas de la empresa como por el accionar informan que me tengo que ir al turno
sindical y el contacto con la fuerza nueva oposi­ noche [...] ya no quería que me siguieran
tora que emerge. Por el lado de la empresa, se persiguiendo. Hasta que se plantea la posi­
produjo el despido de 367 trabajadores que cu­ bilidad de estar en la lista 2, de poder res­
brían francos y prestaban servicios de limpieza. ponder con algo un poco más útil, y nos pre­
Desde lo sindical, la conducción de SMATA sentamos para delegados.
adquirió una visión derrotista de la crisis interna­
cional y los despidos en el sector y asumió el dis­ Walter Silva, que estaba en el área de Calidad
curso patronal, lo que indignó también a muchos: también decidió participar, pero una maniobra
de traslado de sector por parte del gremio y VW
Después la burocracia y la patronal se ocu­ lo inhabilitó a presentarse, aunque persistió en la
pan de decirle a los obreros “Esta no es la militancia. Juan atribuye el triunfo de la Lista 2 a la
primera ni va a ser la última crisis”, “obrero indignación que se generó entre los trabajadores
contratado que se engancha en luchar no que Folchieri fuese golpeado. Señala también que
vuelve más”. Y los padres le aconsejaban a sus motivaciones para presentarse por esa lista
sus hijos que ya está, que dejemos todo en eran poder actuar desde un lugar de cierto poder:
manos del sindicato porque efectivamente,
en general los despedían, podía pasar 1 Entonces lo que me llevó a mí fue eso, el
año, podían pasar 2, pero después volvían. cambiar la realidad, mía y de mis compañe­
Entonces hubo muy pocos obreros de ros, de mi entorno, de no quedarme viendo
Volkswagen que quisieron pelearla, despe­ cómo pasan las cosas. Porque más allá que
didos, contratados despedidos. (Luciano) yo por ahí sí he ido a algunas reuniones que
hacía el sindicato, algún asado y charlar
Además, se dio un incremento de la agresión y escuchar, no podía hacer nada. Y decía
del oficialismo hacia los activistas disidentes en “¿Che, cómo no se puede hacer esto?” Y al
el sector automotriz en general. no estar en el lugar, de poder decidir, o de
Fuera de la fábrica, se produjeron 2 eventos: poder opinar más arriba, me lo perdí. Bueno,
entonces quería estar en ese momento.
◊ la pelea entre la conducción de SMATA y
el delegado de Iveco Hernán Puddú, que Luciano también se sumó a la lista y a la
terminó siendo expulsado del gremio, desa­ militancia
forado y despedido
◊ el Secretario General de SMATA, Omar Dra­ Y bueno, mi cuestión gremial empezó como
gún, tomó licencia para ser Ministro de a los 15 años de fábrica, porque yo no me
Trabajo del Gobierno de De la Sota, lo que interiorizaba en nada de esto; no le daba
lo enfrentó con la máxima autoridad de pelota porque incluso adentro era mucho
SMATA nacional, Pignanelli. más light el tema, mucho más tranquilo, no
había tanto manoseo de la gente… Bueno,
Dentro de la fábrica, después cuando empezó a haber un montón
de cosas que uno ya dijo “no, pará, nos tene­
◊ dos delegados oficialistas golpearon al dele­ mos que meter un poco en esto porque nos
gado Sergio Folchieri por denunciar la per­ están pisando la cabeza todos los días un
secución contra Puddú. poco más y no nos podemos quedar de bra­
◊ para las elecciones a delegados se cambió zos cruzados”.
el sistema de votación individual por el de
listas, para sacar del juego a esta asociación Walter Juncos, por su parte, venía disconforme
de talibanes y porteños. con el sindicato desde los despidos de 2002, pero
◊ se impulsaron reacomodamientos en los recién en 2010 decidió participar:
puestos de trabajo de los operarios para re­
forzar la estrategia, lo que implicó conniven­ Y... fue una forma de... como una experiencia
cia de la empresa. nueva, diciendo “a ver ¿cómo podemos me­
jorar esto, para cambiar muchas injusticias
La jugada salió mal, y los activistas confluyeron que se veían en la planta? ¿Cómo puede ser
en la Lista 2, ganaron las elecciones y la Comisión que el sindicato, le pagamos nosotros el
Interna. haber todos los meses, no haga nada por
Como forma de compensar la hostilidad reci­ defenderlos a los compañeros?” Y ese ma­
bida desde el gremio y de la empresa conjun­ lestar uno lo venía observando a través del
tamente, Maxi decidió participar de la lista tiempo, y bueno, dijimos un día “¿Che, y si
opositora: nos unimos y formamos un grupo de tra­
bajo?” Y bueno, empezamos, buscamos uno
yo quedo parado arriba de una silla putean­ “y bueno, contá conmigo, contá conmigo”.
do al secretario de prensa y al otro día me La verdad que fue una linda época esa.

Falvo, M. V.
“La construcción de una trayectoria sociopolítica intergeneracional del colectivo de trabajadores...” | pp. 147-162 [ 155 ]
En síntesis, en 2009-2011 se presentaron múl­ La Tuerca. Las incorporaciones de trabajadores
tiples situaciones que llevaron a los operarios a al activismo son a la agrupación y no como dele­
participar en la Lista 2, aunque no todas motivaron gados, ya que desde ese momento la Lista 2 fue
en igual medida la participación. Al ganar las teniendo cada vez menos delegados hasta que
elecciones, estos trabajadores comenzaron a in­ desde 2016 ya no hubo ninguno, aunque mantuvo
teractuar cotidianamente con Talibanes y Por­ su activismo hasta febrero de 2018.
teños, a reforzar sus vínculos y a desarrollar es­ Es un grupo muy diverso en cuanto a su posi­
trategias de acción conjunta que iniciaron el cionamiento político-ideológico, su edad y anti­
proceso de construcción intergeneracional. güedad en VW. En parte “se resguarda” de la ofen­
siva patronal y sindical en esta Agrupación, y en
Trayectoria Sociopolítica Generacional parte quiere seguir peleando dentro de la planta
de La Tuerca y reforzar la organización. Son más receptivos a
los posicionamientos de las demás generaciones
Cuando describimos las generaciones anterio­ de trabajadores, sobre todo de las dos primeras.
res observamos que los trabajadores habían com­ En cuanto al contexto de ruptura en la fábrica
partido en cada una similares condiciones de in­ que los llevó a actuar en la Agrupación, destaca­
greso en la fábrica, y ese era uno de los elementos mos que a fines de 2012, en las elecciones a dele­
que aportaba en la construcción generacional gados, el sindicato cometió fraude haciendo que
por el lado de las trayectorias individuales. La la Lista 2 tuviese sólo 7 delegados, todos en la
trayectoria generacional de La Tuerca, por el con­ planta MQ250. Crecieron las presiones para que
trario, no tiene un período ni condiciones de los trabajadores se acogieran a retiros volunta­
ingreso comunes, sino que se compone de traba­ rios y se reforzaron los castigos a los activistas.
jadores atravesados individualmente por un con­ Entre 2013 y 2014 se implementó el Turbo Plan,
texto de reducción del número de operarios en la un programa de restructuración productiva en la
fábrica. En este sentido, no es una ola basada en planta MQ250: la empresa despidió a 19 activistas
el ingreso común, sino en la amenaza del despido vinculados con la Lista 2, el sindicato y la empresa
o de la reducción de sus condiciones laborales. actuaron coordinadamente para perseguir a los
Un acontecimiento de ruptura que los afectó di­ trabajadores afines a esa lista y a delegados. El
recta e individualmente. sentimiento de injusticia por el deterioro de las
La denominación de esta generación proviene condiciones laborales y de las perspectivas de
del momento en que, en septiembre de 2013, la continuidad laboral es lo que provocó su ingreso
Lista 2 se convierte en la Agrupación Mecánica a la agrupación.

La Agrupación como colectivo intergeneracional

C on los 19 despidos, los activistas comenzaron


a ver que el conflicto, para ganar poder, tenía
que salir de la fábrica. Salieron hacia las organi­
Muchos asumieron que, si bien convocaban a
todos, los que estaban siempre eran los de par­
tidos de izquierda.
zaciones sociales, los organismos de DDHH, los A La Tuerca, los despidos de los activistas, en
partidos políticos. El ala radical de la agrupación lugar de desalentarlos, los incentivó a incremen­
movilizó a muchos militantes trotskistas, que tar la lucha:
acompañaron toda actividad en defensa de los des­
pedidos y pusieron a disposición su programa de Es más, en esa elección, cuando pierden
televisión y luego su diario digital. Incluso los des­ los muchachos, echan a 19 compañeros y
pedidos tenían cierto recelo respecto de este sector. bueno, ahí se fue incrementando cada vez
más la lucha, ya más sectorizada de parte
Inclusive cuando veía a los chicos en la nuestra porque cada vez éramos menos, y
puerta [del PTS, en la puerta de VW], lo que tratando de defender a toda costa la… los
menos pensaba era que eran laburantes, ideales nuestros, porque esto es cuestión de
para mí eran tipos que estaban al pedo. No ideales, ¿no? (Ariel)
era que los rechazara ni nada, sino que me
parecían que estaban en otra cosa. (Hugo)

[ 156 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
El surgimiento de una Agrupación da cuentas determinadas relaciones productivas como nece­
de un grado de organización y una identidad: sidades e intereses y como antagonismos. Estos
sujetos, en su interacción, procesan esa experiencia
La Agrupación Mecánica La Tuerca - en su conciencia y su cultura de diversas y complejas
SMATA ya está en marcha. Ha partido de maneras, y en función de ello actúan sobre su con­
lo que entendemos un intolerable avance texto (Roitman, et al., 2013, p.144).
de la patronal sobre los derechos de los tra­ Las experiencias generacionales, ese vivir el
bajadores mecánicos de la Pcia. de Córdoba mundo social y político como trabajadores y reflexio­
y cuestiona el papel de algunos miembros nar sobre lo vivido, -vinculado o no al trabajo;
de la Comisión Ejecutiva de esta seccional, individual y/o colectivo- construyen, afectan,
que no cumplen con la tarea para la cual han modifican, complejizan, enriquecen a su vez las
sido encomendados. Por esa razón sostiene trayectorias de los sujetos.
la necesidad vital de profundizar un proceso Pero esas experiencias se complementan con
de cambio cultural en todos nosotros como lo que Aziczon (2013) denomina capacidades cul­
trabajadores del SMATA, dejando atrás la turales, de las que rescata el dominio de la orato­
pasividad de una conducción puramente ria. Experiencias y capacidades se combinan
economicista y funcional al poder de turno, para la acción en lo que el autor define como
y permitir la construcción de un nuevo es­ razón práctica militante.
pacio gremial, recordando que la lucha Decir que el actor que protesta y se moviliza
unida, la política de tolerancia y diálogo, posee razón práctica significa que éste sabe cómo
la dignidad y los derechos del trabajador hacerlo.
deben ser nuestro horizonte. El SMATA
Cba. debe posibilitarnos la pluralidad de [...] ese reconocimiento o destreza encuen­
ideas y opiniones, y desde la conducción de tra una clave de lectura dentro de un
hoy, estos valores elementales de democra­ marco de posibles interpretaciones que
cia sindical son olvidados. A todos los com­ estructuran una suerte de racionalidad
pañeros mecánicos de Córdoba: La Tuerca práctica o, mejor dicho, una razón práctica
se agrupa, en busca de nuestro espacio y que nada tiene que ver con considerar las
nuestros derechos. Todos están invitados prácticas con acciones racionales [...] que
a participar, y buscar recuperar el SMATA. parece delimitar los contornos de la acción.
(La Tuerca 913. Septiembre 2013) (Aiziczon, 2013, p.128)

Encontramos entonces que lo que hasta 2018 La fertilidad del concepto de razón práctica mi­
se denominó Agrupación Mecánica La Tuerca, litante reside, para el autor, en que permite pro­
fue constituido por cuatro generaciones: los blematizar la movilización social desde el rol que
Talibanes, los Porteños, la Lista 2 y La Tuerca, a los militantes y sus estrategias ejercen en ésta.
partir de sus trayectorias individuales previas, En contextos más radicalizados como los que
su momento de ingreso a la planta y de sus ex­ analiza el autor14, la movilización es parte de la
periencias fabriles que alentaron una ruptura, cultura política en un grado mucho mayor a la
una desnaturalización sobre todo de las relacio­ que podría visibilizarse en otros espacios, lo que
nes de complicidad entre el gremio y la patronal. permite observar más claramente el efecto del ala
Esto dispuso a los trabajadores a construir o radical al interior de los movimientos:
integrar un “nosotros”, primero como un grupo
de delegados críticos, después la Lista 2, triun­ activistas que presionan a la movilización
fante en las elecciones 2010, y finalmente la dentro del movimiento, pero que suelen
agrupación La Tuerca. tener capacidad para traspasarlos hacia
A continuación definiremos las características otros actores externos, provocando la ex­
del colectivo organizado. pansión de la protesta y generando opor­
tunidades para que otros sectores se sumen.
La oportunidad pasa de esta forma a ubicarse
Razón práctica militante en el propio movimiento y ya no a depender
y efecto del ala radical de la cima del sistema político. (2013, p. 132)

De acuerdo a Thompson (2000), la experiencia Este concepto, en contextos menos radicaliza­


es una forma en que hombres y mujeres prota­ dos, nos ayuda a caracterizar parte de la realidad,
gonizan el proceso histórico, principalmente a la vez que nos insta a complejizar la diversidad
por­
que experimentan su propia situación y al interior de los sujetos y colectivos movilizados,
a indagar en las diferentes configuraciones de la
13
La Tuerca es el boletín o volante que diseñaron y difun­
dieron los activistas de la Agrupación del mismo nombre 14
La experiencia de control obrero sobre la producción en
para socializar sus actividades y denunciar los conflictos la Cooperativa FaSinPat (ex Zanón) y las luchas del gremio
ante sus compañeros de la fábrica y de las demás automo­ docente son dos de los casos que el autor aborda en esa
trices de la ciudad. provincia.

Falvo, M. V.
“La construcción de una trayectoria sociopolítica intergeneracional del colectivo de trabajadores...” | pp. 147-162 [ 157 ]
razón práctica militante. Ésta se vincula con las Este canal de comunicación entre los traba­
capacidades de los activistas: qué saben hacer y jadores del CIC, humilde y sencillo, pero
cómo hacen las cosas. Al respecto, identificamos muy necesario, no hubiese sido posible
4 elementos que consideramos claves para la sin la participación y el apoyo de los com­
construcción de esta trayectoria sociopolítica pañeros, que se expresan siempre con pa­
(inter)generacional de La Tuerca. labras de aliento y compromiso, por este
El primero son sus capacidades individuales elemento tan útil para todos nosotros. La
de expresión y comunicación. Las citas textuales información no es un recurso muy abun­
que presentamos en el artículo evidencian altas dante en nuestro medio, y La Tuerca quiere
capacidades para la comunicación, lenguaje claro ayudar a que todos tengamos conocimiento,
y accesible. Durante las entrevistas y las observa­ participación y opinión, porque es nuestro
ciones participantes nunca se negaron a decir lo derecho. [...] una expresión dentro del res­
que pensaban, a relatar detalladamente los he­ peto y la igualdad. [...] Nosotros hemos tra­
chos y a sentar posición y marcar diferencias con bajado con el afán de extender la participa­
las demás. ción a los cuatro vientos, porque sólo con
El segundo se vincula con el uso de los medios ella creceremos. La pieza que falta debe ser
de comunicación -en cada acción convocaban a recuperada y puesta en su lugar, no solo
los medios masivos y a los alternativos- y la crea­ por los delegados, sino por todos los que
ción de un instrumento propio de difusión y for­ formamos parte del sistema sindical, ejecu­
mación. Esto logró visibilizar los conflictos, que tivos, trabajadores, delegados. (La Tuerca 4.
la población los conociera directamente y por Diciembre 2011)
medio de personalidades a las que acudían y con
quienes se solidarizaban. El tercer elemento es la convicción de que los
Algunos ya estaban convencidos y otros lo cambios no se logran formando parte de la lista
fueron comprendiendo en las luchas: las vías oficialista. Los talibanes perdieron a 3 delegados
legales o institucionales solas resultan poco o porque el gremio los convocó y los convenció de
nada efectivas, el apoyo debe venir de la acción que desde dentro podrían cambiar las cosas que
constante y que no se conquista a los trabajadores no les gustaban. En la realidad, esos trabajadores
maltratándolos. No se puede tener confianza en la nunca fueron escuchados, se los relegó a lugares
justicia, de que te va a meter [a un despedido] si no lo de poco margen de acción y finalmente renun­
acompañás con lucha, movilización, concientización. ciaron al sindicato y a la empresa. Años más
Todo el tiempo hablarlos a los compañeros adentro, tar­de, intentaron -sin éxito- hacer lo mismo con
no putearlos (Sergio). otros 2 talibanes:
Para el caso de los despidos de activistas en 2013:
Los llamó Dragún para participar en la lis­
Por ejemplo, ir a Buenos Aires nació como ta de sindicato. Al negro Moya y al Ariel,
iniciativa, me parece que fue de la gente del que eran los delegados más viejos. Y, ¿qué
PTS, que nos propuso ir. Bueno, fuimos a era? Justamente eso, desmembrar la organi­
ver a Nora Cortiñas, de la línea fundadora, zación que se le estaba formando a él. [...]
fuimos a ver a Myriam Bregman. A través Entonces nosotros dijimos “no, tontos
de ellos vimos a Pérez Esquivel, a Bayer… me no somos, seguimos con la que estamos”.
parece que fue a través de Bregman, que fui­ (Fabián)
mos a ver a Recalde. (Luciano)
Por eso, los objetivos más ambiciosos se vincu­
El medio de comunicación que solía asistir laban con extender la agrupación a otras fábricas
cuando los convocaba y daba más espacio de ex­ y lograr disputar la conducción del SMATA.
presión era Canal 10. También en Canal C -sólo El cuarto es la asamblea como modo de toma
ciudad de Córdoba- el PTS tenía un programa, de decisiones dentro de la agrupación y en la fá­
Giro a la Izquierda, que frecuentemente los convo­ brica. Entonces acordamos con los delegados de que
caba. Subían todas las notas a youtube. teníamos que hacer asambleas, y que tenía que ser
En momentos de alta conflictividad, como aprobado por asamblea. Me acuerdo que hubo uno
la toma de un sector de la planta (el Almacén que dijo “si nosotros no aprobamos por asamblea, en
Central), o cuando Infantería entró a la fábrica qué nos diferenciamos de los otros” (Juan).
a sacar a dos trabajadores despedidos pero con Las asambleas fueron abriéndose a medida que
orden de reinstalación, los mismos trabajadores se sumaban activistas: eran debates entre el grupo,
filmaron y publicaron en el Facebook de la Agru­ éramos un grupo de delegados, en su momento, y
pación. La Tuerca SMATA VW Córdoba es su pá­ después de otros compañeros también, y cada paso
gina de Facebook desde 2010; La Tuerca es el vo­ que se daba se acordaba primero (Luciano).
lante que dio nombre a la Agrupación y que sale También se implementaron como órgano
desde julio de 2011: de toma de decisiones dentro de la fábrica las

[ 158 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
asambleas; tratábamos de transformar en órganos conseguirlo quiso acercarse a la conducción, que
de debate, de decisión, le poníamos mucho empeño. ya no confió en él. El otro no dudó de su razón
¿Estuvieron bien? Y, estuvieron (Sergio). práctica militante y se mantuvo posicionado como
Más allá de las motivaciones individuales ala radical pese a que no siempre consideraran sus
para actuar, lo que los diferenciaba de los demás opiniones. El resto de la agrupación vio al prime­
trabajadores era que estaban “más allá del miedo”. ro como traidor y al segundo le reconocieron su
Si bien desarrollaron estrategias relativamente lucha aunque mantuvieron cierta distancia. De
eficientes para que los trabajadores pudiesen esta polarización surgió un tercero, que buscó
expresarse sin ser identificados como modo de mediar a partir de medir la predisposición a la
protegerlos, ser de la Lista 2 -y luego de La Tuerca- lucha de los demás activistas, en particular de los
significaba que no tenían miedo a la patronal ni más afectados en cada conflicto. Sobre éste recayó
al sindicato, porque nos dimos cuenta que acá no principalmente la conducción de la agrupación.
es necesario ni tiene sentido tenerle miedo a nadie En estos debates la reflexión de los activistas se
(Luciano). Ante la pregunta de si no surgen con­ complejizó muchísimo, contribuyendo a su for­
tradicciones entre los objetivos individuales y mación. Luego, por asamblea se decidía cada
colectivos, Sergio coincide pero entiende que la paso a seguir.
asamblea es la solución: El ala radical -en particular si pensamos en el
partido- aportó estrategia, personas, vínculos, re­
Y, sí, porque, algunos quieren, otros no cursos, discusión, pero no condujo las luchas ni
quieren, tienen miedo... pero bueno, eso lideró la organización. Sí se mantuvo constante
se resuelve en la asamblea. La asamblea le en el proceso y fue reconocida como interlocutor.
da fuerza al obrero para ver que son un co­ Logró militantes y simpatizantes.
lectivo de gente. Y están unidos. Por eso el Los 4 elementos que hemos identificado se con­
primer enemigo es reventar la asamblea. jugaron en una práctica democrática constante y
Cuando se revienta la asamblea el obrero visible, que permitía también un ida y vuelta con
pasa a ser un individuo. En la asamblea es los trabajadores. Sin embargo, cuando la perse­
la organización, es parte de ese cuerpo. cución se volvió más fuerte, los trabajadores se
volvieron reticentes a discutir dentro de la fábri­
Pero al interior de las asambleas de la agrupa­ ca. Muchos comenzaron a comunicarse por men­
ción fue creciendo un disenso que llegó al an­ saje privado al Facebook y por Whatsapp, para no
tagonismo: dos militantes partidarios, uno kirch­ ser vistos.
nerista y otro trotskista; uno más proclive a no Sus acciones, sus métodos y la información
enfrentar al sindicato y mantener buenos vín­ adquirieron un componente pedagógico que se
culos, el otro asumiendo que no había diálogo cristaliza claramente en sus reflexiones en La
posible; uno “entendiendo” algunas lógicas em­ Tuerca. Crearon una economía moral en términos
presariales, el otro asumiendo su identidad de de Thompson (2000) que delimitó lo que es, lo que
clase. A ambos sus partidos los acompañaron, hace y lo que no hace un trabajador, un delegado
pero el kirchnerismo no quiso participar de o una persona en general. Marcó lími­tes y los
las actividades donde estuviese el FIT, por lo definió: burócrata, obsecuente vs. consecuente, el
que no aportó militancia en los conflictos que ser real de la clase obrera frente al quietismo y el
salían del espacio de trabajo. Ambos querían dis­ conservadurismo, conducta obrera, seguir pausados
putar el sindicato; el primero, cuando vio que o impulsarnos; y estableció valores: justicia, soli­
la construcción de poder lograda no alcanzaría, daridad, derechos, dignidad, nobleza.
intentó armar una Lista 3, una especie de punto En esta diversidad se entretejieron las subje­
intermedio entre las dos preexistentes, y al no tividades y los antagonismos de la Agrupación.

Falvo, M. V.
“La construcción de una trayectoria sociopolítica intergeneracional del colectivo de trabajadores...” | pp. 147-162 [ 159 ]
Reflexiones finales

L a construcción de la noción trayectorias socio­


políticas generacionales es fruto del diálogo
entre la observación de las prácticas concretas
y con el sindicato, las acciones de los delegados
ante la empresa y la conducción sindical y lo que
ellos consideraban que debía hacer el trabajador
y las lecturas de conceptos, nociones, abordajes individual y colectivamente. También guió su
que se plantearan las mismas preguntas. De accionar la convicción de que sumándose a
fondo: ¿qué subjetividades políticas se constru­ la conducción no se lograría nada sino que se
yen? ¿cómo lo hacen?. Más en concreto hemos perderían los activistas. Finalmente, la práctica
avanzado en: ¿qué dispone a la acción? ¿quiénes de la democracia obrera mediante asambleas
se ven interpelados a actuar? ¿qué los interpela? entre los trabajadores y reuniones de discusión
¿cómo se organizan? ¿qué objetivos se plantean? entre los activistas.
¿cómo planifican sus tácticas y estrategias? ¿có­ Estos períodos donde la empresa, el Estado y
mo se movilizan?, entre otras. En esta búsqueda, el sindicato fueron actuando concertadamente
lo individual y lo colectivo exigían un nexo, así para restaurar esa paz social de los cementerios
como la experiencia y la proyección, lo situacio­ fueron vividas y procesadas, encontraron la reac­
nal y lo histórico. Entendemos que esta cons­ ción de los activistas y sus luchas; se fueron to­
trucción es un aporte en la vinculación de estas mando decisiones y actuando en consecuencia.
dimensiones a partir de lo que un caso concreto Se fue construyendo así una trayectoria social-y-
puede mostrar, con posibilidad de enriquecerse política de estas generaciones superpuestas y en
con otras experiencias. diálogo, al calor de los conflictos ante los cuales
La trayectoria sociopolítica intergeneracional generaron respuestas que les permitieron soste­
de La Tuerca en su nivel micro se conformó a nerse en el tiempo.
partir de oleadas de trabajadores con distintas Los activistas lograron retrasar los planes de
experiencias individuales, edades y condiciones reestructuración productiva, lo que implicó el
de trabajo dentro de la fábrica, que encontraron sostenimiento de alrededor de 500 puestos de
como punto límite de su pasividad situaciones trabajo durante 5 años, la reincorporación de un
que confluyeron en momentos de ruptura y tran­ trabajador despedido y la mejora en las condi­
sición (2002-2004, 2009-2011 y 2013-2017). Fueron ciones laborales -y/o revertir ciertos cambios-.
momentos que rodearon los grandes cambios Luego de 7 años de enfrentar la política del
de períodos de restructuración productiva y de miedo de la alianza empresa-sindicato-Estado
conflictividad laboral. Esta combinación de expe­ provincial, actuando colectivamente, los inte­
riencias individuales y colectivas, la definición grantes de La Tuerca vieron gravemente redu­
común de un estado de cosas injusto y la práctica cida su composición fruto del cansancio de la
de la solidaridad, fueron produciendo distintas lucha, pero siguen existiendo activistas en la
generaciones de activistas de la Agrupación La fábrica. En tiempos de mayor presión sobre el
Tuerca: Los Talibanes, los Porteños, la Lista 2 y La trabajo proveniente de todos los costados, se
Tuerca, con sus respectivas trayectorias. espera aún de La Tuerca que resurja, aprenda
La Agrupación desarrolló una razón práctica de su propia historia, trabaje cotidianamente
militante en la que ese “saber hacer” contó con en construir nuevas experiencias de lucha, en
habilidades personales de oratoria, conocimiento sumar activistas, y también que la precarización
y buena lectura de los hechos. También con una de las condiciones laborales y la presión sobre
estrategia comunicacional que logró visibilizar el trabajador -inevitables si no hay resistencia-
la conflictividad más allá del espacio de trabajo, alcancen el punto límite de sus compañeros y se
pero que se reforzó hacia dentro mediante vo­ sumen a la lucha.
lantes que relataban lo que sucedía en la fábrica

[ 160 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Referencias bibliográficas

Aiziczon, F. (2013). “Los militantes y la acción. Modonesi, M. (2010). Subalternidad, antagonismo,


Aportes teóricos para una discusión”. En autonomía: marxismos y subjetivación política,
Morón S. y Roitman S., Procesos de acumulación Buenos Aires CLACSO y Prometeo Libros.
y conflictividad en la Argentina contemporánea, Palomino, H. (2004). Trabajo y teoría social:
Córdoba: Universitas. conceptos clásicos y tendencias contemporáneas.
Aiziczon, F. (dir); Giaretto, M; Falvo, M.; García, Disponible en: http://campusmoodle.
S. P. (2012). Formas de compromiso político y proed.unc.edu.ar/file.php/265/Biblioteca/
acción colectiva en la Argentina Contemporánea. TrabajoyTeoriaSocial2008Palomino.pdf.
Proyecto de investigación B, Secretaría de Roitman, S., Falvo, M., García Schneider, P.
Ciencia y Técnica, Universidad Nacional de (2013). “Conflictividad en el espacio de trabajo:
Córdoba. Córdoba, 2012-2013. composición y lucha de clases”. En Morón y
Atzeni, M (2010). Workplace Conflict, Mobilisation Roitman (comp.) Procesos de acumulación y
and Solidarity in Argentina. Palgrave: conflictividad en la Argentina contemporánea.
Basingstoke. Córdoba: Universitas.
Collado, P.; Roitman, S. (2015). “Más allá de la Roitman, S. (2016). Producción de subjetividades
revitalización sindical: la subjetivación política políticas en los trabajadores de Fabricaciones
de los trabajadores”. En: Delfini, M. y Montes Militares de Villa María y Río Tercero. Tesis de
Cató, J., Recomposición del capital y respuestas doctorado. Mendoza: Fac. Cs. Sociales - UNCu.
sindicales en Argentina, ¿Hacia nuevas relaciones Spaltenberg, R. (2012). La diversidad de
laborales?. Los Polvorines: UNGS. los conflictos laborales: dispersión y
Edwards, P. y Scullion, H. (1987). “Introducción”. centralización en las lógicas de acción de
En La Organización social del conflicto laboral. los asalariados privados. VII Jornadas de
Control y resistencia en la fábrica. Madrid: Sociología de la Universidad Nacional de
Centro de Publicaciones, Ministerio de Trabajo La Plata. http://jornadassociologia.fahce.
y Seguridad Social. unlp.edu.ar/vii-jornadas-2012/actas/
Falvo, M. (2018). Movilizaciones laborales del Spaltenberg.pdf
sindicalismo de base en  el sector automotriz de Thompson, E.P. (2000). Costumbres en común.
Córdoba entre 2002 y 2015, en el contexto de las Barcelona: Crítica.
relaciones entre empresa, sindicato y Estado. Vakaloulis, M. (2000) “Antagonismo Social y
Caso: Volkswagen. Tesis de doctorado. Córdoba: Acción Colectiva”. OSAL, Nº 2, septiembre,
Centro de Estudios Avanzados - FCS-UNC pp. 157-164. Disponible en http://www.
Kelly, J. (1998). Rethinking Industrial Relations: hechohistorico.com.ar/Trabajos/Osal/osal/
mobilisation, collectivism and long waves. osal2/org/debates.pdf.
Londres: LSE/Routledge Varela, P. (2014). “Conflictividad laboral:
“La Tuerca”. Publicación de los trabajadores alta y en tijeras”. La izquierda diario, 27
de la Agrupación Mecánica La Tuerca. Nº 4. de septiembre. Disponible en https://
Diciembre 2011 www.laizquierdadiario.com/Conflictividad-
- - - - - - Nº 9. Publicación de los trabajadores de la laboral-alta-y-en-tijeras.
Agrupación Mecánica La Tuerca. Septiembre Varela, P. (2015). La disputa por la dignidad
2013 obrera. Sindicalismo de base fabril en la zona
Lenguita, P. (2011). “Revitalización desde las bases norte del conurbano bonaerense 2003-2014.
del sindicalismo argentino”. Revista Nueva San Martín, Buenos Aires: Imago Mundi.
Sociedad, Nº 232, marzo-abril, pp. 137-149. Vommaro, P. (2011). “Aproximaciones a las
Mannheim, K. (1993). “El problema de las relaciones entre juventudes, políticas y
generaciones”. Revista Española de Investigación culturas en la Argentina y en América Latina
Sociológica, Nº 62, pp. 193-242. actuales: miradas desde las modalidades
Marticorena, C. (2017). “Un balance de la de participación política de los jóvenes en
negociación colectiva y su relación con la movimientos sociales”. Juventudes en la
organización sindical en Argentina (2003- Argentina y América Latina. Buenos Aires:
2015)”. Estudos de Sociologia, Vol. 22, pp. 127-144. CAICYT-CONICET. Disponible en http://
Disponible en https://periodicos.fclar.unesp.br/ cursos.caicyt.gov.ar.
estudos/article/view/8464/6789.

Falvo, M. V.
“La construcción de una trayectoria sociopolítica intergeneracional del colectivo de trabajadores...” | pp. 147-162 [ 161 ]
Entrevistas a trabajadores
y ex trabajadores de VW

◊ Maxi (2013). Realizada por Elisabetta Della


Corte.
◊ Sergio (2014). Realizada en conjunto con
Paula García Schneider.
◊ Sergio. 17/08/2017.
◊ Luciano. 05/2017 y 19/12/2017
◊ Fabián. 8/08/2017
◊ Hugo. 8/08/2017
◊ Walter S. 10/08/2017
◊ Julio. 11/08/2017
◊ Juan. 15/08/2017
◊ Walter J. 12/12/2017
◊ Ariel. 13/12/2017
◊ Trabajadores en Carpa de Protesta instalada
al frente de la fábrica. 13/12/2017

[ 162 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Subcontratación, estrategias sindicales
y calidad del empleo en la industria petroquímica

Outsourcing, union’s strategies


and employment quality in the petrochemical industry

Mariana Fernández Massi | ORCID: orcid.org/0000-0002-7379-1507


marianafmassi@gmail.com
Universidad Nacional de Moreno
Argentina

Recibido: 15/12/2018
Aceptado: 09/03/2019

Resumen Abstract
E l objetivo de este artículo es analizar las im­
plicancias de la subcontratación sobre la cali­
dad del empleo a partir del caso de dos empresas
T he objective of this article is to analyze the
implications of outsourcing on employment
quality in two petrochemical companies in Ar­
petroquímicas en la Argentina. El abordaje em­ gentina. The study is based on the analysis of do­
pírico se basa en el análisis documental y de en­ cuments and in-depth interviews. Three dimen­
trevistas en profundidad. Se exploran tres dimen­ sions -which reveal the levels of employment
siones en las cuales se expresa la degradación degradation- are explored: job (in)stability, wage
del empleo: la (in)estabilidad del empleo; los ni­ levels and a set of working conditions -non
veles salariales; y un conjunto de condiciones pecuniary- which comprise different labor rights
de trabajo -no pecuniarias- que comprenden di­ and/or employment benefits. The results reveal
ferentes derechos y/o beneficios laborales. Los that, in spite of the different wages and levels of
resultados evidencian que, si bien persisten di­ stability among direct and outsourced workers,
ferencias salariales y de estabilidad entre traba­ the unions’ strategy has managed to reduce hete­
jadores directos y tercerizados, la estrategia sin­ rogeneities. Likewise, the study stresses that way
dical ha logrado reducir las heterogeneidades. in which other perks differences, as eating at the
A su vez, se destaca el modo en que diferencias workplace or transport to and from work, are
referidas a otros beneficios como el comedor o el highlighted by outsourced workers.
transporte son enfatizadas por los trabajadores
tercerizados.

Palabras clave: Subcontratación, Petroquí­ Keywords: Outsourcing; Petrochemical indus­


mica, Calidad del empleo, Estrategias sindicales. try; Employment quality; Union’s strategies

Fernández Massi, M.
“Subcontratación, estrategias sindicales y calidad del empleo en la industria petroquímica” | pp. 163-177 [ 163 ]
Introducción

L a subcontratación suele afectar las condiciones


de trabajo en distintos planos. En los estudios
de caso sobre subcontratación en América Latina
cumentos sindicales y de un corpus de entrevis­
tas realizadas a representantes sindicales y a
trabajadores y ex-trabajadores del CPBB entre
aparecen fundamentalmente tres dimensiones 2011 y 20171.
en las cuales se expresa la degradación del em­ Este corpus permitió, por un lado, identificar
pleo generada por estas formas de organización: las condiciones de empleo establecidas en el papel,
la (in)estabilidad del empleo; los niveles salaria­ ya sea en la negociación colectiva o plasmadas en
les; y un conjunto de condiciones de trabajo -no políticas de recursos humanos de las empresas; y
pecuniarias- que comprenden diferentes dere­ por otro lado, las condiciones de empleo efectivas,
chos o beneficios laborales según el sector de aquellas experimentadas cotidianamente por los
ac­tividad. Sin embargo, la revisión de estos estu­ trabajadores2. La necesidad de esta articulación
dios en la Argentina sugiere también que estas responde a una de las hipótesis que orienta la in­
dimensiones varían y cobran diferente intensidad vestigación: la degradación del empleo, inheren­
según la rama de actividad y las características te a la estrategia de tercerización, se expresa en
de las empresas principales y contratistas (Del ambos planos, estableciendo estándares formales
Bono, 2011; Esponda, 2017; Etchemendy et al., diferentes y generando las condiciones para aun
2018; Haidar, 2017; Muñiz Terra, 2008; Strada, allí donde no sean distintos, las condiciones de
2016; Vogelmann y Vitali, 2017). trabajo sí lo sean.
Estos estudios sugieren además que la degra­ El artículo se estructura en cinco partes, de
dación del empleo no es una consecuencia no las cuales esta introducción es la primera. En la
deseada, sino que es inherente a esta estrategia de sección siguiente se presenta sucintamente el
organización, justamente porque traslada hacia caso estudiado, caracterizando las empresas y las
la relación laboral la flexibilidad que la empresa características del proceso de subcontratación
principal impone a la contratista. Sin embargo, que allí tuvo lugar. En tercer lugar se analiza cuál
la mediación sindical y la organización colectiva ha sido la estrategia del principal sindicato con
pueden revertir parcialmente tal traslado del actuación en el CPBB en torno a la tercerización,
riesgo hacia los trabajadores y la degradación del y en cuarto lugar, se describen las diferencias
empleo. en las condiciones de empleo de trabajadores
Por ello, la comprensión del modo en que la directos y tercerizados en términos de estabili­
subcontratación afecta la calidad del empleo re­ dad de empleo, salarios y otro conjunto de con­
quiere incorporar matices y explorar las formas diciones de trabajo no pecuniarias. Finalmente,
específicas que adopta en distintas actividades, se recuperan los principales aportes de este
diferentes tareas y fundamentalmente, como se caso para comprender el vínculo entre subcon­
ven modificadas ante la respuesta sindical. La tratación y calidad del empleo.
propuesta es, entonces, analizar el modo en que la
subcontratación ha impactado en las condiciones 1
El corpus de entrevistas utilizadas para este artículo, rea­
de trabajo en dos empresas petroquímicas, y de lizadas en el marco de mi investigación doctoral, incluye
qué modo las estrategias sindicales desplegadas cinco entrevistas a representantes sindicales, cinco entrevis­
allí han acotado esos impactos. tas a trabajadores directos de las empresas principales,
El objetivo de este artículo es analizar las im­ cuatro trabajadores que fueron tercerizados y se incorpo­
plicancias de la subcontratación sobre la cali­dad raron como personal directo entre 2012 y 2014, y cuatro
trabajadores tercerizados.
del empleo a partir del caso del Complejo Petro­ 2
A lo largo de este artículo me referiré a los trabajadores
químico Bahía Blanca (CPBB), uno de los comple­ petroquímicos, no generalizando en el plural masculino a
jos más importantes de la Argentina, ya que allí trabajadores varones y mujeres, sino refiriéndome a los pri­
están radicadas las dos empresas petroquímicas meros. Si bien hay mujeres trabajadoras en el CPBB, ellas
más grandes del país. El abordaje empírico se trabajan fundamentalmente en áreas administrativas y son
pocas las mujeres en el SPIQPyA. La mayor presencia de
nutre del análisis documental de memorias y varones en el empleo petroquímico y sus implicancias no
balances de empresas principales y de los conve­ fueron aspectos abordados específicamente en la primera
nios colectivos vigentes, actas salariales y do­ etapa de esta investigación.

[ 164 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
La subcontratación en el Complejo Petroquímico Bahía Blanca

A mediados de la década del 80 en el sur de la


provincia de Buenos Aires se inauguraba uno
de los principales polos petroquímicos del país:
del proceso de tercerización del mantenimiento
y logística fue revertido, con la salida de una de
las empresas multinacionales que realizaba las
el CPBB, con empresas de capitales mixtos. El tareas y la reabsorción de sus trabajadores por
núcleo de este complejo era Petroquímica Bahía parte de Solvay-INDUPA.
Blanca (PBB), y a su alrededor se construyó un En PBB-Polisur, en cambio, la externalización
grupo de seis plantas satélites (Polisur, Petropol, de las tareas de mantenimiento tuvo un alcance
Monómeros Vinílicos, Induclor, Electroclor e menor, y se tercerizaron además actividades
Indupa). Este complejo entró en funcionamiento auxiliares y la selección y formación de personal.
en 1986, y durante la década del 90 la composición Ambas empresas subcontratan los servicios in­
accionaria de las empresas del complejo sufrió formáticos y servicios de comunicación, el servi­
varios cambios, que implicaron la privatización cio de limpieza y de comedor, la vigilancia in­
de la participación estatal y el reagrupamiento terna y perimetral, la logística y el tratamiento
de las plantas en dos empresas (Odisio, 2008). de los productos tóxicos.
El complejo quedó así en manos de dos grupos La tercerización, entendida como la estrategia
extranjeros líderes en el sector químico: PBB- de delegar parte de la actividad productiva en
Polisur, con Dow como principal accionista y unidades externas4, puede adoptar diferentes
Solvay-Indupa, nucleando el resto de las plantas formas jurídicas: el suministro de personal a
satélites3. través de una agencia de empleo eventual, la
A mediados de los años 90 en Indupa las tareas contratación de trabajadores por cuenta propia
de limpieza y el embolsado de sus productos ya y la subcontratación en sentido estricto, esto
habían sido tercerizadas; y ciertos servicios auxi­ es, la contratación de una empresa que preste
liares, como el transporte de los trabajadores, el servicio o produzca bienes (Ermida Uriarte y
habían estado a cargo de terceras empresas Colotuzzo, 2009). Si bien en este proceso las em­
desde su inauguración. Luego de la compra por presas del complejo recurrieron a las tres formas,
parte del grupo Solvay se tercerizaron áreas de la última ha sido la más utilizada.
logística (embolsado) y mantenimiento: la parte Las licitaciones han ido modificando el mapa
mecánica, que quedó a cargo de una empresa, la de empresas que prestan servicio en el complejo.
instrumentación y la parte eléctrica a cargo de Algunas sólo prestan servicios en una de ellas,
otra, ambas empresas transnacionales. El prin­ otras en todas; algunas tienen presencia nacional
cipal argumento del grupo para justificar la ter­ o internacional, y otras son locales. A su vez,
cerización era la conveniencia de contratar em­ algunas contratistas delegan algunas actividades
presas especializadas en tareas de servicios para en otras empresas, conformando un segundo
mejorar la calidad de las mismas. Sin embargo, si anillo de subcontratación, cuyas actividades se
bien eran empresas transnacionales dedicadas a desarrollan predominantemente en el mismo
estos servicios, en Bahía Blanca fueron creadas complejo.
contratando a ex-trabajadores de las principales y En las tareas de mantenimiento cabe diferenciar
fueron ellos quienes aportaron la especialización dos instancias: las paradas de planta, que se
y el conocimiento de la tarea. Otro grupo de realizan anualmente o cada dos años, y durante
trabajadores del área de mantenimiento, que las cuales es mayor la incidencia de contratistas
tomaron el retiro voluntario, formaron una pe­ -incluso de contratistas internacionales que no
queña empresa de servicios de ingeniería, que tienen presencia habitual en la zona-; y el mante­
luego prestaría servicios a las empresas del com­ nimiento regular y cotidiano. Aquí nos referire­
plejo, así como también a otras industrias de la mos a la subcontratación en este último tipo de
zona (Gorenstein et al., 1999). En 2013-2014, parte tareas.
La práctica más habitual consiste en adjudicar,
3
El último cambio de propiedad ocurrió a fines de 2016,
cuando las plantas de Solvay-INDUPA fueron compradas mediante concurso/licitación, la prestación de
por una empresa brasilera, Unipar Carbocloro. Actualmente un determinado servicio a una empresa du­
el CPBB está conformado por cuatro empresas: PBB-Polisur, ran­te un plazo determinado de tiempo y fir­
Unipar-Indupa, y dos empresas que se radicaron allí a finales mar un contrato abierto, que establece un
de la década del 90: Compañía Mega, una planta separadora marco de precios y condiciones. La prestación
de gas natural, y Profertil, productora de fertilizantes. A
lo largo de este artículo, nos referiremos a Solvay-Indupa,
ya que durante el período de trabajo de campo, la empresa 4
El término externalización se utiliza aquí como sinónimo
belga era propietaria de las plantas. de tercerización.

Fernández Massi, M.
“Subcontratación, estrategias sindicales y calidad del empleo en la industria petroquímica” | pp. 163-177 [ 165 ]
del servicio se mide y factura en función de la en el mismo; que los trabajadores cumplan su
cantidad de horas-hombre requeridas por la horario en las instalaciones de la contratista en
empresa principal. Sin embargo, estos contratos el parque industrial y entren a la empresa prin­
pueden implicar distintas situaciones: que los cipal cada vez que se requiere la realización de
trabajadores de la contratista cumplan horario una determinada tarea. En las dos últimas situa­
en las instalaciones de la empresa principal; que ciones suele ocurrir que los trabajadores se des­
la empresa contratista tenga un obrador pro­ placen entre diferentes empresas principales que
pio en esas instalaciones y garantice personal contrataron a la misma contratista.

La estrategia sindical ante la subcontratación:


la huelga de 2009 y la negociación colectiva

L a representación de los trabajadores petroquí­


micos del complejo la ejerce el Sindicato del
Personal de Industrias Químicas, Petroquímicas
de trabajo es a través de cambios en los encua­
dramientos sindicales y convencionales. En tan­
to en la Argentina la estructura sindical se ha
y afines de Bahía Blanca (SPIQPyA). Es un sindi­ organizado fundamentalmente a partir de la ra­
cato local, que formó parte de la Federación Ar­ ma de actividad, resulta relevante preguntarse de
gentina de Trabajadores de Industrias Químicas qué modo el sindicato de la actividad petroquí­
y Petroquímicas hasta el año 2000 y actualmente mica ha definido su ámbito de actuación ante la
no forma parte de ninguna de las dos federacio­ reestructuración del complejo.
nes del sector. Este sindicato negocia en el ám­ La lista que actualmente conduce el sindica­
bito de Bahía Blanca por empresa, con las em­ to asumió en 2008, tras la destitución de la con­
presas principales y algunas contratistas. Según ducción anterior por una denuncia de adminis­
su estatuto, que data de julio de 1985, agrupa tración fraudulenta. Las paritarias de 2009 fueron
las primeras que negoció esta nueva conducción y
al personal obrero, administrativo y técnico elevó una propuesta de piso salarial que implicaba
no jerarquizado que preste servicios en los un importante aumento para los trabajadores
establecimientos y administración de em­ de empresas contratistas que se desempeñaban
presas que se dediquen a la fabricación y/o en tareas de limpieza y mantenimiento. Ante la
elaboración y/o comercialización y/o expor­ negativa de los representantes empresarios, el
tación y/o importación y/o traslado y/o sindicato llevó adelante un paro por 24 horas
trans­porte y/o venta o comercialización de con corte de los accesos al complejo. En el corte
pro­ductos químicos, petroquímicos y afines hubo aproximadamente 300 trabajadores, tanto
[...] contratistas, contratados y/o subcontra­ de las empresas principales del complejo, como
tados directa o indirectamente de estas de empresas contratistas. En aquel reclamo el
actividades. sindicato visibilizó las desigualdades en las con­
diciones de trabajo al interior de complejo, y
Es preciso notar que la puesta en marcha del atribuyó la responsabilidad de las mismas a las
CPBB y la creación de este sindicato se dan en empresas principales, cuyos representantes bus­
un contexto en el cual la subcontratación de caron desligarse, sin éxito, de la demanda por un
ciertas actividades comenzaba a ser una práctica piso salarial que efectivamente cumplían para
recurrente en esta industria (Invernizzi, 2004). sus trabajadores directos.
De este modo, aún quienes trabajan en el CPBB La estrategia del reclamo conjunto de traba­
contratados por una empresa que no pertenece al jadores directos y tercerizados partió de
mismo pueden afiliarse al sindicato. Sin embargo, reconocer la necesidad de participación de
otros sindicatos también tienen actuación en el los primeros para conseguir mejoras para los
complejo: sindicato de gastronómicos, seguri­ segundos, y consiguió que se cumpla su demanda.
dad privada, construcción y camioneros. Este La impor­tancia de aquel paro no radica sólo en
análisis se centra en el SPIQPyA en tanto no su éxito, sino que puede considerarse también
sólo agrupa a la mayoría de los trabajadores como un acto de refundación del sindicato, en el
del complejo, sino que además contempla a los que la nueva conducción mostró una diferencia
tra­
bajadores que se desempeñan en las áreas con sus antecesores. Luego de aquella paritaria
de producción de las empresas. El propósito es se avanzó en la homogeneización de las
jus­
tamente comprender qué estrategias se ha condiciones de trabajo a partir de mecanismos
dado en torno a la subcontratación el sindicato institucionales. Lentamente, el sindicato llevó
de la rama de actividad. Este interés radica en adelante un proceso de firma de convenios
que justamente una de las formas por las cuales colectivos para los trabajadores de aquellas
la subcontratación impacta en las condiciones empresas que no tenían.

[ 166 ] RevIISE | Vol 13, Año 13 | abril 2019 - septiembre 2019 | Dossier Las (re)configuraciones del trabajo y el empleo...
ISSN: 2250-5555 | Argentina | www.reviise.unsj.edu.ar
Los convenios colectivos con las dos empre­sas Así, a pesar de que estas cláusulas estaban ya en
petroquímicas del complejo tienen una cláusula los convenios previos, hasta 2008 el sindicato sólo
que garantiza el encuadramiento sindical de los firmó acuerdos con las empresas contratistas, y
trabajadores de empresas que se contraten para actas acuerdo con dos contratistas. En cambio,
prestar servicios o trabajos de mantenimiento, mecá­ entre 2009 y 2015, negoció actas acuerdo con
nica, electricidad, cañerías, embolsado, servicios, lo­ 14 contratistas y convenios con 6 de ellas. Este
gística, carga y/o descarga de la producción, depósitos, proceso de negociaci