Вы находитесь на странице: 1из 257

CATECISMO

DEL
CONCILIO
DE TRENTO
PARA LOS
PÁRROCOS

TOMO PRIMERO
CATECISMO
ROM CO M PU E STO PO R EECkET$> ’ •

DEL SAGRADO
CONCILIO TRÍDENTINO
PARA L O S PARRÓCOSi ; . -
DE T O D A LA I GLESI A1
Y *
PUBLICADO»- PO R S A íí PIO V . .* ;
TR AD U CID O DEL LATIN AL CASTELLANO,
fegun el Decreto delmífmo Sagrado Concilio;
6 P O R 6
D O N LO R E N ZO AGUSTIN DE M A N T E R O LA ,
PRESBYTER.O. .

TOMO PRIMERO.
AL PRINCIPIO D E C A D A TOMO V A SU RESPECTIVO INDICE EE C A P I-
tu lo s, y números : y al fin del fegundo fe hallarán otros dos bien cepiofos,
relativos á toda la O bra: uno de todas las Demingas , y algtrrai lid ta i n~.as
principales del año , con rcmjjicne» á elle C a u ciím o , para predicar por ¿ 1:
y otro de las cofas mas notables.
Leafe' también á la frente de eíte jfrimer Temo el Breve ¿c N. SS.
Padre Clement* XIII. , y el Edi<fto del lluftiiíin’.o Señor
______________ Obifpo de Pamplona.
CON PRIVILEGIÓ.
PairtplQna: En la Imprenta de r<FKH O ele CCSC.CA l l l.í
A-ño de ^ k^ - i
DECRETO DEL SANTO CONCILIO TRIDÉkTINO, f
relativo á eftc Catecifmo. * ^

T Fidel is populus, ad fuícipicnda Sacramen- 4


U ta , maiori cum reverentia, atque animi
dcvotione accedat, praecipit fan&a Synodus Epil—
copis ómnibus, uc non folúm , cum hxc per íeip-
^
g
4
ios erunt populo adminiftranda , prius illorum vim, ^
¿y & ufum pro íufeipientium captu explicent jJe d £
etiam idem a íingulis Parocliis pié, prudentérque,
etiam lingua vernacula,ÍI opus fie, & commodé^
fieri poteric, fervari ftudeant, juxta formam a fanc-
ta Sy nodo in CatecheS jingulis Sacram entis p referí- ^
bendam , quam E pifcopí in Vulgarem Unguam fideli- Á
ter v e r ti , atque a Parochis ómnibus populo expeni cu- *9
rabunti nccnon ut inter Miííarum íolemnia , aut ^
¡j? divinorum celebrationem , facra eloquia , & ía-
© lucís mónita eadem vcmacula lingua fingulis die- ¿
$ bus feftis, vel folemnibus , explanent , eadem- a
^ que in omnium cordibus , poftpcfitis inutilibus ^
qusftionibus, inferere , atque eos in Le ge Do- \
mini erudire ftudeant. SeíT. 2,4. de reíoim. cap. 8. X?
I OTRO DE LA ENSEñANZA »^ Y
‘ ~4
4J
£ predicación de la Doctrina v
^ Ghriftiana. §

? • j \ Rchipresbyteri quoque, Plcbani, & quicum-


^ / \ que Parochiales, vel alias curam animarum JL
habentes Eccleíias quocumque modo ’ obtincnt, ^
,g per fe , vel alios idoneos, íi legitimé impediti ^
& fuerint, diebus faltem Dominicis , 6c feftis^ fo- 4*
% lemnibus , plebes fibi commiílas,pro íua,8cea-
& rum capacítate, pafcant falutaribus verbis, da- j j
k cendo ca, quas fcire ómnibus neceíTarium eft ¿
5 ad falutem, annuntiandoque cis cum brevita- a
^ t e , Se facilítate fermonis vitia , quae eos deeli- T
\| nare , & virtutes , quas fe&ari , oporteat ; ut
íy poenam aeternam evadere , & Ccelellem glo-
£ riam confequi valeant. SeíL %. de reform.
f “ p. i .

<$>

k¿A
AL ILLUSTMa SEÑOR,
DON JUAN l o r e n z o d e i r i g o y e n
Y Dutari , Obifpo de Pamploaa , del
Confejo de S. ócc.

ILLUSTRISIMO SEñOR:
»

Ha de dos figlos que v io , y ca­


nonizo la Igleíia á eíte fagrado Ca-
tecifmo. Defde el ano i $ 6 6 . en
que lo miró nacer, no ha cefado de
publicar fus excelencias * y de in-
culcar fei perpetuo ufo álosfagra-
dos Paftores.Referir los Sumos Pon­
tífices , Concilios, y Efcritores graves, que en pere­
ne fucefíon han texido fus panegiricos, fuera ya no
Dedicatoria , fino hiftoria. Los desvelos Tolos de un
S. Pió V . , que fobre hacerlo nacer en la latina , lo hi­
zo verter (a) en otras quatro lenguas, (obraban pa­
ra acreditar los teforos que encierra. Mas porque el
tiempo, ladrón de la memoria, no borrafe la que los
Paftores debian confervar de tan divino libro „ fuce-
dic-
Gabucius m eius vita iib. i . cap. iz .
VI
dieron al Sanciíimo Pío en la Silla, y én el defveló, fc-
naladamente Gregorio XIII. (a), y Clemente M I
(b). Pafan de quarenca los Concilios Provinciales , y
Synodales,que en Italia, Efpaña, Francia, Alemania,
Polonia, é India, confpiraron en dar a conocer al
mundo efta rica mina. Digno es entre ellos de Angu­
lar atención el primero Provincial (c) de Milán,don-
de aquel renuevo de los primeros figlos, y modelo
de los últimos, el Santo Cardenal Borromeo, ni aun
fupo aguardar, á que efte Pregonero de las mas im­
portantes verdades faliefe del vientre de fu Madre,
para recomendarlo á todo fu Clero , como fantifica-
do y a , primero que nacido. Callo los encomios de
fabics varones, que dixeron quanto Tupieron , y
quanto dixeron y Tupieron fue poco para lo que qui-
íieron decir. Contentóme con acordar, que es pro­
ducción de la mas grave Afamblea que vio el mundo.
Mucha razón tuvieron las Naciones para codiciar
tanto teforo: ni dexaron de conocerla razón que
tenian , fegun la prifa que fe dieron á gozarlo. En el
año mifmo 1 566., que es el de fu feliz nacimiento,
lo

{*) Lo hizo craaiícir e» Ei'clavonico ex Antonin. Rtgioald. ia JDitfac. de


koc Catcchifmo cap. 4 -
^ t(b) Couíiac ex cius Brevi 14. Jun. 1761.
\c ) Habk. anuo 1 $ ¿ 5 . Tic. qm iiWri i Clericis legeaii.
fo leyó Italia (a) en fu nativa lengua. El mifmo año
lo miró Francia rifueña (b), naturalizado en fu vulgar
idioma. No pasó el inmediato, quando envidiofa
Alemania (c) configuió la mifma dicha. Azia el mif-
mo tiempo fe miro Polonia (d), enriquecida de la
mifma joya. Poco defpues fe lifongeó Efclavonia (e),
de igualar á todos en tan codiciada fuerte.
Efta es la pieza que presento á V. S. I. Su valor in-
trinfeco es el mifmo que íiempre tuvo. El veftuario
folo es lo que fe le ha mudado. Eftoy cierto que V.
S. I., como tan jufto predador, diíimulará las motas
del veftuario por el mérito del veftido. Quando Jacob
folicitó la bendición ( f) de fu Padre, no mudó fino
el trage*. efte Catecifmo íblicita la paternal Bendición
de V. S. I., fin mudar otra cofa que el idioma. Allí la
Bendición fue debida al mérito del que fe disfrazó en
aquel trage : aqui es acreedor a muchas Bendiciones
el mérito del que fe oculta en efte idioma. Todos los
Verdaderamente Sabios manifeftaron íiempre fuma
propenfion a efte maravillofo libro: la que V. S. I.,
como
(?) Ancón» bencnl. m Bibliothec. Ord. l-'raedicac. Se iacoi». fcctiaid. de
lcript*r. Ord. Prxdicac. fsecul. t í . An. i ; 8¿.
(b) Antón. PoíTevin. in Apparat. verb. (¡entianus Hervetus»
(c) Gtotgiui Edcr in Prxfatione *d paruuoncs Catcchiíwi.
W) Gabucms ut>i fupra.
C0 Vidc CoHcü. Aquikj nfc,
.
l f ) Oca. * f , y. j j . k
VIII
como uno de ellos, le moftró defde los primeros días
de fu feliz gobierno ( ¡O el Cielo lo dilate») es unta,
que me afcgura quanta protección folicíto.
A fin que efta Dedicatoria fe pareciefe en algo a
las demás, quife decir algo de lo mucho que en ellas
íejfuele decir : Mas V. S. I. mando, que ella fuefe tan
pura Dedicatoria, que nada tuviefe de laudatoria. ÉC*
ta es la razón que doi al publico de mi filencio : y en
efta razón y eíle filencio le digo mas razones de V. S.
I . , que quantas pudiera oftentar la mas ambiciofa
clcqüencia.
Reciba pues V. S. I. eíla preciofa margarita, engaf-
tada en eíla Traducción} que no íiempre el engaite
es tan preciofo como lo engaitado: pues las arracadas
de la Efpofa (a) eran de oro , y el engaite no era
fino de plata.
Aquel Señor que pufo a V . S. I, el Báculo en la ma­
no , nos le guarde los muchos años qwe le rogamos,
y ha menefter fu Iglefia.
(a) Cancic. i . v. 10.

Humilde Capellan de V . S. I. que con


profunda veneración befa fus manos:
Lorenza Agnflin
de Aíanterola.
IX
CLEMEN T E
P A P A X III.
A LOS VENERABLES HERMANOS
PATRIARCAS .PR IM A D O S, ARZOBIS­
POS , y O bispo s .

Venerables H erm anos: Salud, y Bendición'


jipoflolica*
N la heredad del Señor,., a cuyo cul­

E tivo por difpoiicion de la divina pro­


videncia prefidimos ,.nohay cola que pida
tan vigilante cuidado, y perene indultria,,
como la cuftodia de la buenas femilla ya
íerobtada, que £s la doctrina Católica, re­
cibida de. Chrifto Jefus, y de los A poftoles¿y.
a nofotros fiada: para que en defecto no fur-
Ceda , que defcuidandola con perezofo ocio¿,
y floxa. defidia , el enemigo del linage hu­
mano fiérnbre fobreella la zizaña, eftan-
do dormidos los Obreros: de donde luego -
fe fig a,q u e en el dia de la cofecha haya
mas que entregar a las llamas, que para re-
•oger a los graneres. A la verdad can ve—
X
hemcncia nos excita San Pablo \ confcr-
(a) jad. i, var la Fe (a) comunicada álos Santos, quaa-
», Tun. i,v. 14. cfcribe ^ Timocheo(b), que guarde el
buen depofito , dándole pot caufal , que
^c) ibid. 3. ▼. 1. inftaban unos tiempos (c) peligrofos, por
haber en la Iglefia de Dios ciertos hombres
(d) ibid. v. 13. malos (d) y engañadores, por cuyo medio
procuraba aquel aftuto tentador, inficionar
los ánimos incautos con errores enemigos
déla verdad Evangélica. Mas quando , lo
que freqüentemente fucede, fe levantan en
la Iglefia de Dios ciertas depravadas fenten-
cias , que aunque diatnetralmente opuef-
tas entre s i , confpiran fin embargo uná­
nimes a corromper de todos modos la pu­
reza de la Fe Católica , entonces es muy
difícil medir nueftras palabras entre ambos
enemigos con tal cautela , que a ningu­
no de ellos parezca volvemos la efpalda,
fino que igualmente evitamos y condena*
mos a uno y otro enemigo de Chrifto. Y
a las veces el negocio es tal , que focolor
de verdad fácilmente fe cubre la falfedad
* diabólica con doradas mentiras, pues con
una brevifima adición , ó comutacion fe
rf corrompe el efpiritu de las fencencias , y
la confefion que obraba la falud , viene tal
XI.
vez por una fútil alteración a ocafionar
la muerte.
Por tanto es menefter apartara los Fie­
les , mayormente a los de mas rudo y fen-
cillo ingenio,de eftas lóbregas y a ngodas
fendas, en que apenas íe puede infiftir , ó
entrar fin caida: ni fe deben conducir las
ovejas al paílo por lugares defviados, ni fe
les deben proponer ciertas íingulares opi­
niones , aun de Do&ores Catolicos, fino fe
les ha dé enfehar aquella certifima nota de
la verdad católica, es a faber, la univerfali-
dad, antigüedad, y uniformidad de la doc­
trina. Demas deefto,como el vulgo no pue- l9 v I4,
de fubir al monte (a), á donde baxa la glo- «*•
ria del Señor, fo pena de perecer, fi propa-
fa los términos feñalados para verla, por
•fto han de fixar los Dodtorcs al pueblo cier­
tos limites al rededor, a fin que fus platicas
no vagueen mas alia de las cofas necefarias,
©fumamente útiles para la falvacion , y de
cftc modo obedezcan los Fieles al dicho /KS„__ _ .
J 1a n i i xr I». T. |«
«el Apouol , que es (b), No pretender fa -
her mas de lo que contienefaber , fino faber
ton templanza»
Habiendo pues confiderado con ma­
tutes eftas cofas los Pontiíiccs Romanos
X II v
nueftros Predccefores , aplicaron todo fu
conato, no folamentc a cortar con la cf-
pada de la Excomunión los envenenados
renuevos de los errores que afomaban,mas
también a cercenar ciertas opiniones que
difimuladamente crecian, ya porque con
fu exceíivo numero impedían en el pueblo
Chriftiano frutos mas copiofos de la Fe,
ya también porque podían dañar a las al­
mas de los Fieles por la proximidad al
error. Y afi , defpues que el Concilio T ri-
dentino conden® las heregias, que en aquel
tiempo habían intentado ofufear la luz de
la Igleíia , y como defvaneciendo la nie­
bla de los errores, expufo a mas clara luz
la verdad católica, viendo los mifmos Pre-
deceíores nueftros, que aquella fagrada
afamblea de la univeríal Iglefia ufaba de
tan prudente coníejo , y de canta mode­
ración , que fe abftenia de condenar las'
opiniones foftenidas por la autoridad de los
Doctores Eclefiafticos; quifieron que fegua
lamente del mifmo Sagrado Concilio, íe
compufiefe otra Obra , que abrazafe toda
la dodrina, en que fuele menefter inftruir
a los Fieles , y que eftuviefe muy lexos de
codo error. El qual libro imprimieron , f
*111
publicaron con el nombre de Cateájmo
Romano , mereciendo en ello fer alabados
por dos tirulos : ya porque en él jun­
taron aquella do&rina que es común en
la Iglefia ,. y cfta lexos de todo peligro
de error: ya también porque con expreíi-
íimas palabras propufieron efta mifma doc­
trina , para el fin de enfeñarfe publica­
mente al pueblo obedeciendo en efto al
Precepto de' Chrifto Señor , quien man­
dó (a) a los Apoftoles, que dixefen en cía- (a)Matth; ió.v. *7.
ra luz. lo que él habia dicho entre tinie­
blas , y que predicafen fobre los tejados
lo que habian. aprendido en. el. fecreto del
pido >, y complaciendo también- a\ la Ef~
gofa la Iglcfia , cuyas ion aquellaKvo-
ces (b): Mueflrame, donde defcanfts a í me*- ^ ,i T*
\dio día: porque donde no hay mediodía,.
|y tan clara lu z , que fe conozca diftinta-
mente la verdad , fácilmente fe recibe en
fu lugar la falfedad por la femejanza qu*
con ella tiene, la qual con dificultad fe
difeierne a. obfeuras. de la miíma verdad..
Porque fabian ellos , que hubo antes , y
que habría defpues quienes- convidarían a
los Paftores , prometiendoles paftos mas
abundantes de iabiduria,.y ciencia,y que 1
XIV*-. '
a ellos concurrirían muchos, por fer (a)
Pr«r. f. T. 17' mas dulces las aguas fu r tiv a s, y mas fabro­
jo el pan efeondido. Porque no vagueafe
pues enganada la Iglefia tras tas tropas
de fus compañeros, que anclan vagos fin
tener cftabilidad alguna en la ccrcidum-
i. Tira. j. v. 7. bre de la verdad, Jicmpre aprendiendo (b),
y ftn llegar jamas a la tienda de la verdad',
por efto propufieron folamente las cofas
necefarias, y muy útiles para la falvacion,
explicadas con diftincion y claridad, en el
Catecifmo Romano 3 para que fe eníeñen
al Pueblo Chrilliana.
Mas el amor a la novedad quafi ha
defterrado ya en eftos tiempos de las ma*
nos de los Paftorcs cfte Libro , comptaeC*
to con mas que mediano trabajo y deC-
| velo, aprobado por común fentir de to ­
dos , y celebrado con fumos dogios ; y
ha fufeitado otros muchos Catecilmos,
de ningún modo dignos de fer compara­
dos con el Rom ano, de donde han di­
manado dos males : el uno , el haberfe
quafi defvanecido aquella vniformidad de
obfervar un mifmo método en la enfe-
ñanza, y haberfdes ocafionado a los pe-
queñuelos cierto genero de efcandalo, pa-
• - xy
reciendoles que ya no moran en tierra (3). (a)Gen- >*•*• '•
de un mifmo idioma y lenguage:: elotro,.
el haberfe originado de los varios y di-
verfos modos de enfenar la verdad Cató­
lica , contiendas y dilenfiones , y de la
emulación de llamarfe una feqüaz de Apo­
lo , otro de. Cephas, y otro de Pablo,,
divifiones de ánimos ,. y grandes difcor-
dias} cuya, acerbidad juzgamos, es la cofa
mas peftilente. para, difminuir la gloria de
D ios, y la. mas. pernicioía para extinguir
los fru to sq u e cs> razón perciban. los Fie-
les de la. enfeñanz& Chriftiana.. Por tan­
to, para defterrar. cftos; dos males de la
Iglefia , hemos creído deber. volver a aquel
cftado ,, de que algunos, con confejo po­
co prudente;,, y otros; llevados; de* fu. lo-
berbia , por ja¿tarfc; de mas fabios en la
Iglefia., habian. apartado tiempo ha al
pueblo) fiel 5.y hemos juzgado deber, ofre­
cer otra: vez a. los Paftores, de Almas el
mifmo» Catccifmo. Romano-ja fin que por
el mifmo* medio por donde: antes fue
confirmada la. Fe. Católica , y corrobora­
dos los; ánimos de: los. Fieles en la doc­
trina de la Iglefia;, que es (b) la columna (iyr^Tim. j-. Y. ir..
de. U Verdad , por ele mifmo fean. tam-
XVI
bien apartados ahora , quan lexos fe pu­
diere , de las nuevas opiniones , a las qua-
les ni el común ienrir , ni la antigüe­
dad íufraga. Y para que el Libro elle mas
a mano , y mas correfto de las manchas,
que ha contraído del defcuido denlas pren-
ías , hemos cuidado que fe imprima otra
vez con la mayor ditigeneii en la Santa
Ciudad , a imitación del que San PiO
V . , nuellro Predecefor , publico fegun el
decreto del Concilio Tii.lcniino j elqual
traducido , y puoiieado en lengua vul-»
gar por mandamiento del mifmo San Pio^
en breve íe reimprimirá también de nuef*
tra orden , y faldrá nuevamente a luz.
Por tanto, a vofotros toca, Venerables
Hermanos, trabajar , a finque los Fieles
reciban el oportunismo locorro , que en
efte dificultolifimo tiempo de la Repúbli­
ca Chriftiana os prefenta nueftro cuidado
y diligencia , para delterrar las fraudesde
las depravadas opiniones , y propagar , y
afianzar la verdadera y Tana do&rina. Y
afi , efte Libro que los Pontífices Roma­
nos quifieron proponer a los Paftores, co­
mo norma de la Fe Católica , y maxi-
mas Chriftianas , para que también en el
X V II
modo de eníeñar la Do&rina íuefcn todos
uniformes , ahora es quando mas os lo
recomendamos , Venerables Hermanos, y
os exortamos encarecidamente en el Se­
ñor , que mandéis , que todos los que
exercen la cura de almas , ufen de él en
enfeñar a los pueblos la verdad Católica,
para que aíi fe guarde , tanto la unifor­
midad de la enfeñanza , quanto la cari­
dad , y concordia de los ánimos. Porque
a vófotros toca cuidar de la tranquilidad
de todos:y en fin ello es cargo delObif-
po , quien por cfo debe tener los ojos
atentos , a fin que nadie obrando fober-
bio por fus honores, fufeite cifmas, rom­
piendo el lazo de la unidad.
Mas ningún fruto de utilidad, ó quan­
do mas muy corto, producirá efte genero
de Libros , íi los que los deben proponer
y explicar á los oyentes , fon poco ido-
neos para enfeñar. Por tanto importa mu-
chifim o, que para efte cargo de enfeñar
al pueblo la Do&rina Chriftiana efeojais
unos hombres , no folamente dotados de
\a ciencia de cofas Sagradas , fino mu­
cho mas adornados de humildad, y abra-
fados en la caridad , y zelo de íantificar
XVIII
las almas. Porque toda la profefron Chrif*
tiana confifte , no en la abundancia de
palabras, no en la aftucia de diiputar, ni
eq el apetito de alabanzas y gloria , fmp
en la verdadera y voluntaria humildad.
Porque hay algunos , a quienes diftingué
una fuperior ciencia, pero juntamente los
aparta de la compañía de los demas', y
quanto mas faben , tanto mas iguo-
ran la virtud de la concordia> i quienes
la Sabiduría miima , que es el Verbo Di-
O) Míre. 9. T.
J ' vino , amonefta diciendo (a) : Tened fa l
en Vofotros , y conferVad la pd% entre Vo-
fotros : porque la íal de la fabiduria fe de­
be tener de modo , que con ella fe guar­
de el amor del proximo , y fe corrijan
fus flaquezas. Mas (i del eftudio de la
fabiduria, y cuidado del proximo pafan a
las difeordias , tienen íal de fabiduria fin.
paz , la que para ellos es, no don de vir­
tud , fino argumento de condenación; y
quanto mas íaben , tanto mas gravemen­
te pecan ; a quienes condena la fenten-
cia del Apoftol Santiago por aquellas pa­
(b) Jacob, j . ▼.
j j . x<r. 17. labras (b) : Si teneis envidia , y hay emula­
ción , y contiendas en Vueflros corazones, no
os queráis gloriar, y fer mentirojos contra la
Ver-:
XIX
Yerda¿ , porque efla fabiduria no es la que\
baxa de lo alto , fino terrena , carnal, y dia­
bólica ; pues donde hay em ulacióny contienda, x
allí ejla ■la inconflancia, y todas las obras per-
Verfas. M as la fabiduria que Viene de lo al­
to , en primer lugar es cofia , defpues paci­
fica , modejla, tratable , condefcendiente a los
buenos , llena de misericordia ¡ y buenas obras9
enemiga de juagar, y fin emulación.
Interin pues rogamos a Dios con hu­
mildad de corazon, y aflicción de efpiri-
tu,que vierta fobre los conatos de nues­
tra diligencia é induftria la liberalidad de
fu indulgencia , y mifericordia, para que la
diícordia no desbarate al pueblo fiel , y
para que en el vinculo de la paz, y ca-
• ridad de efpititu todos refpiremos, alabe-
m os, y glorifiquemos á folo Dios, y á nuef-
tro Señor Jefu Chrifto, entre tanto , Ve­
nerables Hermanos , os Taludamos en el
oTculo íantó} y damos con el mayor amor
la Bendición Apoftolicaa todos voTotros, y
a todos los Fieles de vueftras Iglefias.
DadoenCaftel Gandulíb dia X IV . de
Junio de M D CCLXI. en el aao III. de nueT-
« o Pontificado..
XX
DON JU AN LO RENZO DE IRIGO YEN
y Dutari, por la Gracia de Dios , y de la
Sanca Sede Apoftolica, Obifpo de Parar
piona, del Confejo de S. M, &c.

Nueftros amados Hermanos Sacer­


dotes , y particularmente a los Pár­
rocos de efte nueftro Obifpado, Salud en
nueftro Señor Jefu Chrifto.
El honor que juílamente diftingue al Sa-;
cerdo te , elevándole fobre los otros hom­
bres á Difpenfador en la tierra de los telo-,
ros , y mifericordias del Señor , no puede
fepararfe de la eftrecha obligación de ze-
lar la obfervancia de fu fanta L e y , de que
no fe adultere íudo&rina, y de inftruir a los
pueblos en las maximas de nueftra Religión.
N o negaremos, que en los Párrocos prin-,
cipalmente , y de jufticia refide efte graviíl»
mo cuidado: pero todo Eclefiaftico, fino
fe quiere alucinar, de necefidad dentro de
si mifmo ha de conocer, haberfe conftitui-
do Miniftrq ,y Obrero de Dios, cuyos tiru­
los , que le iluftran, no pueden tener deíém-
peño, fin dedicarfe al cultivo de la viña de
Fu Iglefia. Efte es el camino que gloriofa-
mencc han feguido los Sacerdotes fantos,
que
XXI
que veneramos, trabajando ( fin fatigarle en dií-
putar,fi debían , ó no executarlo, no íiendo Curas
de almas) con un zelo conftante, por la mayor
gloria de Dios, por la pureza de la dodlrina Católi­
ca, y en beneficio de los proximos > para de cftc
modo afegurar íu ultimo fin,y no morir ccmo íier-
vos inútiles, que mantuvieron ociofos:fus talentos.
No pra&icandolo afi, ¿cómo refponderemos de
tantos N iños, que podran decirnos, hábei entra­
do en el ufo de razón, fin criarlos fegun la Fe, que
profefaron en el Bautifmo? «Cómo de tantos Jobe-
nes, Varones, y Ancianos ignorantes , qiie nos
acufaran de haber clamado por el pan déla do£bri-
na Chriftiana, fin hallar Miniftro que por caridad
focorriefe fu necefidad, tal vez extrema? ¿Como de
otros muchos (• i ó quantos hay de eftos!) que aun­
que materialmente íe miran inftruidos, nos oponr
dran,quc les faltaron Sacerdotes,que les explicafen
la grandeza de nueftros Myfterios,y Sacramentos?
Efte punto, Hermanos carifimos, es de canta
gravedad, que mereció la atención del Tridenti-
no , en tanto grado, que en la Sefion 14 . de re-
form. cap. 7. vino a mandar a los Obifpos, que no
folamentc quando por si mifmos hubiefen de ad-
miniftrar los Sacramentos al pueblc^explicatcn pri­
mero fu virtud, y ufo , acomodandofc a la capa­
cidad délos Fieles, fino que efto niifmo procura-.
xxn
fen también fe executaíé pía y prudentemente pof
cada uno de los Párrocos, con arreglo ata forma,
que el mifmo Santo Concilio fenalaria en el Cate-
cifmo, elqual ( ion palabras del Sagrado Concilio)
cuidaran los Obilpos, de que íe vierta fielmente en
lengua vulgar, y de que todos los Párrocos lo ex­
pliquen al pueblo.
. Efta tan feria e importante difpoficion de la
univeríal Iglefia nos obligó a manifeftar en nuef­
tra Carta Paftoral de *4. de Mayo de 17 6 9 . los
vivos defeos que nos animaban, de prefentaros en
Caftellano efe mifmo Catecifmo, llamado, Cate*
cifmo Rom ano, ó Catecifmo del Concilio Tri-
dentino , ó Catecifmo de San Pió V . , libro a la
verdad digno de oro y cedro, compuefto ( foivpa-
labras del SS. Padre Clemente XIII. en fu Breve
1h Dominico agro, de 14 . de Junio de 17 6 1.) Con
mas que mediano trabajo , aprobado por común
íentir de todos , y recibido con fumos aplauios, en
.'cuya comparación: no tienen que ver los demas
Catecifmos, que el amor a la novedad ha des­
cubierto: y logramos ya la fatisfaccion de poder­
lo executar, con el gufto particular de deber eftt;
fruto a un Sacerdote, Hermano nueftro,bien ocu­
pado , que ha fabido confeguirlo cou un prolixo
del velo.
Mas ¿quien podra dignamente proponer elpre-
° ció
'XXIIl
icio de cftc Libro admirable? E$ Obra de los mas
Santos y fabios Varones , que ahora dos figlos
iluftraban el Cielo de la Igieíia : es obra, diré me­
jor , de la mifma Iglefia, dilpuefta, a fin de dar a
.todos fus hijos una Suma verdadera, y un Com­
pendio folido de nueftra Religión : ¿Cómodexara
de fer fu do&rina la mas fana, fegura, y Chriftia-
na ? O «qué elogios pueden inventaríe, que val­
gan tanto, como los que necefaiiamente lleva en
iu mifmo Titulo?
Efta Obra en todos tiempos ha merecido las
mas altas y encarecidas recomendaciones de los
Sumos Pontífices, de muchos Concilios, y el ma­
yor refpeto de inumerables Prelados y Principes
zelofos de la Igieíia.
Seria mucha prolixidad querer formar un ca­
talogo de encomios,con que la han diftinguido los
hombres mas pios, y eminentes. Puede fervir pac
todos la eftimacion que debió al Señor Clemente
X III., que en nueftros dias, lléno de piedad, go­
bernó la Iglefia , quando en el exprefado Bre­
ve , defpues de hacerla los mas honrofos pane­
gíricos , vino a decir eftas palabras : Ac propterca
hunc hbrumycjucm veluti Catholicte fidei>& Cbriflia-
dlfciplin& normam , ut ctiam in tradenda doBrin<t
ratione conjlaret omnium confenjto , Komani Pontífi­
ces Pajloribuí propojitum Voluerunt, Vobis, V-nera~
X X IV
hiles Fratres , n m c máxime commendamus , Vofque
etiam enixe in Domino cobortamur , ut jubeatis ab
ómnibus, qui animarum curam geru n t, in informan-
dis Catholica Veritate populis adbiberi ; quotum ertt-
diiionis mitas , tum Charitas , animorumque ferv e-
tur concordia.
Veis aqui, Hermanos Carifimos, como la Igle-
fía por fu Cabeza, Oráculo infalible déla verdad,
nos feñala efte Catecifmo por bafade la Fe, y por
norma de la diíciplina Católica, y que nueftro Pa­
dre y Paftor univerfal le publica por Compendio
sólido de nucftra Religión , fola inmutable , y
fola fiempre unifoime en fus fentimiencos y fanta
do&rina, y le eftíma por el Libro mas útil para
fomentar la paz , que es tan ¡amable, la caridad,
y efa mifma Chriftiana unión , que cortftituye
el alma déla Iglefia. En fu vifta «quien ^ e d e
haber que no lo adopte ? ¿Que otro mandato
fea fuperior, ni aun igual, puede excogitar f e , pa­
ra que fe le. tome por modelo y Regla?
Por lo que a Nos toca, eftamos firmemente
perfuadidos, de que la fumiíion Con que nueftros
Hermanos Sacerdotes miran los di&amenes de la
Iglefiaj y fu Vicario, no ha menefter mas precep­
to , que fu mera iníinuacion : y afi, nos contenta­
mos con exortar con quantas veras puede nueftro
corazon , a todos, y eípecialmente á los Párrocos,
que
XX V
quelean atentamente efte Catecifmo, que le ufen,
y que inftruyan a los Fieles por él milmo en to­
dos fus Sermones, y Platicas. La Igieíia lo de-
fea y preferibe : ofrece de fu execucion los efec­
tos mas faludables: y prefiere entre las demás a
cfta grande Obra. ¿Como pues dexaremos depro-
meternos, que lo hayan de pradlicar exaótamen-
te nueftros Hermanos?
La dodrina verdaderamente Chriftiana no íix-
fre el contralle de encontradas y opueftas opi­
niones , no admite diferencias, y aun las pura­
mente materiales acarrean a la lglefia confide-
rabies perjuicios, bien advertidos por el Conci­
llo de-Tronco , que para precaverlos, en la Seíion
referida ordeno, fe omitan difputas inútiles, y
folo íe trate de la explicación fen cilla de nucí*
cros dogmas. Ella utilidad, que es mayor de lo
que fe puede encarecer , aíi como la deftruye
la opoíicion de fencencias , la produce la uni­
formidad , y éfta con la paz , y caridad Chtif*
tiana , nos dice Clemente X III., nace del ufo de
efte apreciable Catecifmo.
cQué refta pues y a , fino que nofotros le abra-
zémos, que le veneremos, y que le promova­
mos halla imprimirlo en los corazones de todos
los Fieles ? Vean ellos el refpeto de los Sacer­
dotes á fu dodlrina fanca en la efpeculativa , y
en
XXVI
en la practica, y que no fe cefa hafta que lle­
guen a percibir íu valor , y precio ineftimablc
De efte modo fera bien copiofoy feguro el fru­
to , y bien diverfa la atención,, con que fe lle­
garan a los Myfterios Sagrados* Confpiremos to­
dos unánimes á objeto tan útil, é importante,
capaz de hacernos eternamente felices , y de
hacer felices a nueftros. pueblos , hafta unirnos
con nueftro, Senoc Jcfu Chrifto , que es lo úni­
co par* qne. debemos fatigarnos, y que anfio-
famente. defeamos.. Pamplona, y Noviembre ca*
{orce de mil fetecientos, fetenta y feis..

fuan. Loren%o })Obifpo de Pamplona..

Poc mandado, de fuS.!.el, Obifpo. mi Señor*


Francijco Ignacio. deMtolaguirre,.
Secretario*
X-XVli
AUTORIDADES d e ALGUNOS CO NCILIO S/.
y Varenes graves , que delcubren algún tanto;
la cftimacion con que mira la lglcfia
a efte Catecifmo,
\

Os Clérigos, defpues que hubieren entrado

L en los catorce años, para que dia y noche


puedan meditar en la Ley dtl Señor,en cuya fuer­
te fe hallan , tengan , quando no abundancia, a
lo menos el necelarfo furtido de libros fagrados:
pero de todo?modos tengan el Teftamento vie­
jo , y nuevo , y el Catecifmo que fe publicara en
Roma, luego que faliérealuz. E li. Concilio Pro­
vincial de Milán celebrado año M D LXV.baxo di
Cardenal San Carlos Borroméo , part. II* Tú,
X X I I . Qui libri pottfsimum a Clericis legendu
Por quanto iu principal cuidado ( el de los
Párrocos, y demas Curados) debe fe r, el inftruir
al pueblo que efta á fu cargo en los Aiticulos
de la F e, que fe contienen en el Credo, en los
Mandamientos del Decálogo, en los Sacramentos
de la lglcfia, y en la inteligencia de la Oración
Dominical; para defempeñar efta obligación, tenr
gan continuamente entre manos el Catecifme, <¡ue
fe ha publicado por mandamiento de Pió Pontífice, a
fin que afi puedan eníeñar todas eftas colas fegun
la fana y Edcíuftica doctrina. El Conc. Prov. de
Be-
X X V III
Bcnevento , celeb. ano MDLXVH. baxo el Car­
denal Jaymc Sabelli, al Tn. De pr¿cdic¿itione Verbi
Dei cup. X.
Principalmente tengan ( los Seminaristas) de
continuo entre manos el Catecifmo 9 qué poco ha
fe ha publicado por mandamiento de nueítro San-
tiíimo Padre Pió V. El Conc. Prov. de Ravena,,
celeb. ano M DLXVIII. baxo el Cardenal Julio
Feltri, al Tit. de Seminario cap, IV.
Juntandofe (los Párrocos) unos con otros, tra*
ten con freqüencia alguna leccioif del Catecifmo
Romano. El II. Conc. Prov. de Milán , celeb. ano>
M D LX IX . baxo el Cardenal S. Carlos Borro^
Riéo al Tit. II. Decreto xxx,.
Quando los Párrocos hubieren de adminiftrar
lbs Sacramentos , como también los Qbifpos,.
quando lo hubieren de hacer deben explicar á;
los que fueren de fu cargo la virtud y ufo de las.
Sacramentos en nueftra lengua vulgar Alemana,,
acomodandofe a la capacidad de/los que los re­
ciben, fegun las cofas que fe contienen en el
Catecifmo Romano, a. la verdad utilifimo , y en.
eftos tiempos muy necefario , el qual traducido
también ahora en lengua Alemana, todos lo pue­
den comprar a poca cofta. El Conc. Prov. de
Salztbourg, edeb. año M DLXIX. baxo Juan Ja-
cobo Arzob. y Legado, de la Sanca Sede, en la
Conft.. X X V I. cap. III. Los
X X IX
JLos Párrocos ufen. en. la adminiftracion de los
Sacramentos los lugares , y doctrina del Catccif-
moRomano. El HI.ConcilioProv.de Milán, celebra­
do año M DLXXII1. • baxo el Cardenal San Carlos
Borroméo , a los T it. d e . Baptifm. infant. expofit.
de his ad Sacram. Eucharifl. pertinent. de Sa-
cram . Extrem. V nft. de Ordine & Clericis , de
M atrim .
Los Párrocos reciten a los Muchachos, pala?
bra por palabra alguna cofa del C atecifmo Ro­
mano. El Conc. Prov. de Genova , celeb. año
M D LX X IV . baxo Cypriano Palavicini, al Tit*
de fid ei. elementis a Patocho tradendis.
Trabajad ( Clérigos) con el mayor cuidado en
tener prefentes, y bien rumiadas, fegun la doc­
trina del Catecifmo Romano , mayormente los qua-*
tro lugares, que fon , los doce Artículos de la Fe,
los Hete Sacramentos , los diez Mandamientos,
y la Oración Dominical. El IV. Conc. Prov. de
Milán, celeb.año M D LX X V I. baxo el Cardenal
San Carlos Borroméo,/« Admonitionibus ad Clericos.
Mueftre el Párroco al Obilpo , quando fuere
de viíita, entre otros libros el C atecifmo Romano.
Idem Tit. III. de Vifitatione part. III.
En enfeñar los myfterios de la Fe figafe prin­
cipalmente la doctrina del Catecifmo Romano. El
Y . Conc. Prov. de M ilán, celeb. año M D LX X IX .
fíí
XXX
baxo el Cardenal San Carlos Borroméo , al Tit.
D e bis qtta ad prddicMionem ¿7* doélrinam pertinente
El Catecifmo Romano íe ha de leer en los Se-*
minarios. Idem Tit. de Seminarás p a ru III.
Se ha de preguntará los Ordenandos, íi do­
nen el Cateciirno Romano, y fe ha de explorar, íl
iaben fus do¿lrinas./<iew Tit. de Examinandi rañone.
Los que tienen Cura de almas, traigan conti'
nuamente entre manos el Catecifmo d el Concilio
Tridentino. El Clero de toda la Francia en la
Afamblea de M elun, celeb* año M D Í.XX IX . a los
.Tit. de Euchar. Sacmm. de Pcénit, de Sacram. OrtL
Para que todo Párroco pueda cumplir coa
fu oficio , tengan todos el Catecifmo Romano
en Latin, y Francés , y fegun él preferibe cn-
•feñen la doctrina del Credo , de los Sacramen­
tos , del Decálogo , y denias cofas necefarias
para la falvacion. El Conc. Prov. de Roan , ce­
leb. año M D L X X X L baxo -el 'Cardenal Carlos
Borbon , al Tit. de Cwratou Officiis num. JClII.
Encargamos a los Párrocos, que traigan con­
tinuamente entre manos el Catecifmo del Concilio
.Tridentino y ¿ o n d e con toda claridad fe explica
la virtud y eficacia de los Sacramentos. El Conc.
Prov. de Burdeos, celeb. año M D LXXXH L, baxo
Antonio Prevofte , al TtuVIII. de Sacram.
Todos los dias de fiefta expliquen los Párro­
cos
XXXI
eos al Pueblo alguna cofadel Catecismo Tridentino ( el
qual publicado ya por nueftra autoridad en Latín , y
Francés, les encargamos le tengan configo) en orden
a las cofas que todo Chriftiano ha de íaber : para que
afi entiendan los Fieles , qué es lo que comprenden
los Artículos de la Fé , qué es lo que contiene el
Decálogo, qué es loque piden al rezar la Oración
Dominical,y qual es el numero, virtud , eficacia,y efec­
to de los Sacramentos. IdemTiu JC V 'IIL de Parocbis,
Todos los admitidos, a oit confefiones eftén obli­
gados a tener el Catecifmo del Concilio Tridentino :: y «t
faberlo de memoria.. El Conc* Prov*de Tours., celeb.
año M D LX X X IIL baxo Simón de M aille, al Tit*
de profefsionis fidei tuenda curd fmiliter.:
Para que cada Párroco pue da defempeñar fu cargúe
tenga el Catecifmo Romano en Latin , y Francés, y en-
feñe la dodtrina del Credo, Decálogo Sacramentos*
Oración Dominical, y demas cofas necefarias para la
íalvacíon ,.fegunél enfeña, y preferibe. El Conc. Prov.
¿c Aix , celeb. año-M D LXXXV. baxoAlexandro Ca-
nigiaua al T it. de Parocbis. §„ U t autem~
Efte fea el ufo perpetuo en todos los Seminarios,
que et Catecifmo Romano fe lea primero , j fe'explique
con la mayor diligencia a los Muchachos , y Jobenes,
y nofe déxe paite alguna fuya , de cuyas de&rinas
no quéden ellos imbuidos, con todo el pofible cuida­
do* Idem Tit- de Seminario §. IIP
fjf* T o-
XXXH
Todos los dias de fiefta propongan los Párrocos al
pueblo alguna cofa del Catecifmo Romano , el qual pro­
curaremos traer en breve á nueftra Provincia, acerca,
de las cofas, que todos han de íaber para falvaríe,
para que afi entiendan los Fieles, qué es lo que abra­
zan los Artículos de la Fé, qué es lo que contiene el
Decálogo, qué es lo que piden al decir la Oración
Deminical, quil es el numero de los Sacramentos,
qual fu virtud , y eficacia, qual fu u fo, y con qué
difpoficion fe deben hallarlos Fieles al recibirlos. El
Conc. Prov. de Gnefna en Polonia , ccleb. ano
M D LX X X IX . baxo' Eftanislao Karnkousfci, al Tit.
de Parochorum officio num. V^II.
Para que mas fielmente puedan ( los Párrocos J
cumplir con fu oficio, tengan perpetuamente el Ca­
tecifmo latino fran cés de la Fe Romana, y expliquen
al pueblo , fiempre que fuere necefario, las cofas
que en él fe contienen acerca del Credo, Decálogo,
Sacramentos, y demas cofas necefarias para la íal-
vacion. El Conc. Prov. de Tolofa , celeb. and
M D XC. baxo el Cardenal Francifcode Joyofa , en
la parte /. cap. III. de Parochis n. II.
Nunca los Obifpos, ni los Párrocos pafaran a, ad­
ministrar los Sacramentos, íin que primero hayan ex­
plicado por el Catecifmo del Concilio Tridentino fu pro-
vechofo u fo , y maravillofa virtud , a los que los reci-
b ta ,
X X X III
ben, y alas demas que oyen.Idempatt. iLcap. I. n. I.
El Gatecifmo Romano.:: fe leerá con la mayor fre-
qücncia a los ALumnos de los Seminarios en ciertos
yi determinados dias. Idem parte ///«cap* V , de Se­
minariif Clericorum«
Los Párrocos lean y enfeñen con diligencia el
Catecifmo Romané El Conc. Prov. de Tarragona,
ccleb. año M D XCL baxo Juan Teres, al tib L
Tit* I. cap. IIL
Tenga continuamente ( cada Párroco) entre ma­
nos el Catecifmo Romano, para que con fu foqorro
pueda tener bien entendida el, ifibda de adminiftrar
debidamente los Sacramentos %y pueda imbuirfe de
í^na dodlrina, para predicar fermonos [ y comufii-1
qit efta Tana doctrina al pueblo quteliené7a lu caN
go. El Conc. Prov. de Avihotí, ctlcbi año M D XCIV.
baxo Francifco MariaTa»rufi,al Tit.de tfficio Par§chi¡
Dcíeamos, que el Clero de Efclavonia manéje y lea
Con freqiiencia eL Catecifmo Romano , traducido en
' lengua Eíclavona por mandamiento de Gregorio
X III.:: Ytengan los Obi!pos el cuidado? de guardar
•a el Archivo Arzobtfpal ún excmplar muy correc­
to del mijmo Catecifmo, para que a fu corcxo ic pue­
dan en la luceíivo reconocer y aprobar los demas
«templares^ El Conc. Prov. de Aquileya , celeb.año
I M DXCVI. baxo Francilco Barbaro , al Tit» de. D i -
ܻis officiii..
i W * Los
XXXIV
Los que tienen cura de almas expliquen del pul­
pito á ius Parroquianos el Catecifmo Romano. El Conc.
Prov. de Burdeos,celeb.año M D CXXIV. baxo el Car-
denal de Sourdis,al cap. X II. de prxdicat. Verbi Dei §.
Infpiradoscon Divino íoplo del Efpiritu Santo aque­
llos Padres que prefidieron al Concilio Tridentino,
mandaron , que fe compuíiefe quanto antes el Catecif­
mo Romano, para que de él como de fecundiíimo* pe­
chos de la Santa Madre Iglefia, pudiefen todos los Clé­
rigos mamar la fuavifima leche de la Do&rina Eclc-
íiaftica : por tanto, los Clérigos deftitiados á la eníc-
ñanza de los Jobencs guarden inviolablemente de aquí
adelante,fo,penadcfufpen{ion,lacoftuinbr€ que fan-
tamente fe ha introducido en nueftros Seminarios,
de explicar a todos los Clérigos el Catecifmo Romanoy
haciéndolo cada día ,6 alo menos tres veces ala fe-
mana.ElConc.Synod.de Cremona>celeb.ano MDCIIL.
baxo Ceíar Spaciani al Tiu de Magijlris.
Si por gran beneficio fe íuele eftimar una obra,
que por didamen particular de un hombre fe publi­
ca para iluftracion de la Fé Catholica, é quanto debe­
mos apreciar efte Catecifmo, que comenzado por fen-
tencia y di&amen de un Concilio General, y perfec­
cionado a defvelo* de los Varones mas celebres de
toda la Chriftiandad, ha fido confirmado por la au­
toridad de la Silla Apoftolica, y finalmente publicado
por mandamiento de Pió V ., Pontífice tan prudente
como
xxxv
como el que masen el gobierno de la Iglefia, y tan
Sanco, que apenas fe le aventaja en eftos tiempos otro
en religión ? c Por ventura defpues de las Santas Ef-
crituras hay otra obra, que deba ocuparlas manos
de los Paftores antes que el Catecifmo Romano ? An­
drés Fabricio Leodio in prafat* ad Catecbifm• edit»
Plant'miana anni M D L X X IV ’, jdntuerpU,
Es tal efte Libro, que folo él equivale a todos» y*
por loque confolidatoda la gerarquia antigua de la
Iglefia, ya también por el método prontifimo con que
ataja y extingue las peregrinas extravagancias, que e s­
parcen los Hereges. Qualquiera que hiciere familiar
a efte Catecifmo con fu freqüente leétura, oirá , fio pa­
labras de hombres,que íe deban examinar a la luz de la
razón,ó cotexar con otros dictámenes de otros Sabios,
fino las mifmaslenguas de los Aportóles, que habíanlas
grandezas de Dios. Alberto Duque de Baviera in litteris
edit. Piantiniana anni MDLXXlV. prxfixir.
Efte Catecifmo es el antidoto aprobado por el juicio
de codo el mundo contra el veneno de las heregias,
piedra de toque, é infalible norma, a cuyo contrat
te fe han de examinar todas las do&rinas > y tie­
ne el primer lugar entre codos los efcricos de los Doc­
tores : porque contiene no el íentir de un hombre
particular, íino el juicio de toda la Iglefia, que es co­
lumna y firmamento de la verdad, y la doctrina Apos­
tólica, enfeáada a ios Romanos por ¿Pedro,y S. Pablo,
xxxvt
Jayme Bayo Theologo ele la Academ. de D'ovai in
fy ifi, dedicaU ad fuas i» Catechifm. lucubrationes.
E l Catecifmo Román* es obra tan excelencc, que
yji por lo que toca a la gravedad de las fentencús,
ya por lo lucido de fus palabras, juzgan los hombres
d p& os, que no ha lalido otra mas iluftrc en eftos
muchos figlos: porque todas las cofas tocantes á la
iijftrurccián y culcivo de las almas, elBn explicadas
ca él con tal orden „ tal claridad , y tanta magef-
tad, que parece no habla hombre alguno, fino que
la Santa Madre lglcfia , enfeñada por el Efpiiiüit:
Santo , es la que por él inftruyc a todos. Aguftia
Valerio >Caed, y Q jifpa de Ve roña hb. L a i Ac*~
Veron*
Los Paílorcs y demas encargados de la Cura de
almas deben traer entre manos dia y noche efle C4-
ttcifma del Concilio Tridentino * que goza en la
Iglefia Católica de grandifima autoridad , para qw«
puedan imbuir de lana dodrina, y reglar en bue­
nas coftumbres al pueblo que Dios les ha Hado.
Ignacio Jacinto. Gravefon M Jior. Ecclcfl tom. VIL
fie . X Y L colloq .Ilf.
En haber decretado los Sumos Pontífices , que.
ios Párrocos enfehafen la doftrina de efie Catecijin*
a todos los Fieles, le dieron tanta autoridad, qu«
ífiípujcs de la Efcritura , y Cánones , el es el que
GQ4& íc acerca a U Fe» Antonino Rcginaldo de Ahc->
torit.
XXXVII
torit. bujus Catecb. cap. VIH . in fin.
Concluyamos pues , que efte Catecifmo, compuef-
to por el Sagrádo Concilio de Trento , aprobado
por tantos Sumos Pontífices, recomendado por tan-;
tos Concilios Provinciales, y colmado de tantos, y
tales encomios y aprobaciones por tantos Padres,
tan bien enterados de las Aftas del Concilio Tri-
dcntino, es de tanta Fe , tanta fuerza, y tanta au­
toridad , que ningún Do&or particular fe pue4 c
comparar con él , aunque fea Aguftino , ó ChrjS
foftomo. Idem ibid. cap. V", in fin«
j
- i
i
XXXVIII

INDICE
D E CAPITULOS, Y NUMEROS DE ESTE
primer Tomo.

P R IM E R A PARTE
w
.
i
P Roemio, que trata de la baxeza del humano entéri*?
dimfento; de la neceíidad de la Fe, y de Paftores qué
la enfeñen >de fu autoridad, y oficio; de los eftrl-
tagemas de los hereges; de la autoridad, idea, y blanco
de efte Catecifmo; de la difcrecion y método con que
los Paftores han de ufar de el. Pag. i. y figuientes»
Capitulo I. De la F e , y del Credo: dividido en 1 4. núme­
ros. Pag. 1 y. y fig.
Cap. II. Del primer Articulo del Credo: Creo en Dios Par
dre^Todo Poderofo , Criador del Cieloy de la tierra: di­
vid ido en 2 3 . num. pag. 19. y fig>
Cap. III. Del fegundo Articulo del Credo ; T en Jefté-
Cbrijloyfu único Hijo , nueftro Señor : dividido en 12 .
num. pag. 44. y fíg.
Cap. IV. Del tercer Articulo del Credo: Que fu e concebi­
do por obra y gracia del Efpirita Santo ^y nació de
Santa M aria virgen', dividido en 1 1 . num. p. 5o.y fíg.
Cap. V. Del quarto Articulo : Padeció baxo ti poder de
Pondo P ilato, fue crucificado, muerto , y fepultado:
dividido en 1 6. num. pag. 74. y fig.
C a^ Y Ir QtíLV. Articulo: Defcendió 4 los Infiernos ; al
ttret-
tercero día refucitó de entre los muertos: dividido ct» .
i $. num. pag. 52. y fig.
Cap. VIL Del fexto Articulo: Subió a los Cielos , y efta
Jfentado a la dteftra de Dios Padre Todo poderofo : di-
. vidido en 9. num. pag. top. y fij*.
Cap. VIII. Del feptimo Articulo: Defde aliihade >em/
• ¿ juagar 4 los "vivos , y a los muertos : dividido en
1 1 . num. pag. n * . y fig.
C?p. IX. Del o'dlavo Articulo: Creo en el Efp'trim Santo v
dividido en 8. num. i3 0 .y fig.
Cap. X. Del noveno Articulo : Creo la Santa Iglefta Cató­
lica, la Comumon de los Santos : dividido en 27.
nam. pag.'14^2 .'y fig;
Cap. XI. Del décimo Articulo : E l perdón de los pecados-,
dividido en 12. num. pag. i£p . y i¡£>
Cap. XII. Del undécimo Articulo: L a Refurttccian d&ta
Carne: dividido en 14 . num. pag. 1 7#.y fig.
Cap. XIII. Del duodécimo-Articulo: T ldyida perdurable:
‘ dividido en 13 . num. pag. ip $ . yfi£.

SE G U N D A PARTE.

AP. I. De los Sacramentos en general : dividido

C en ja . num. pag. aop.yfig»


Cap. II. Del Sacramento del Bautifmo: dividido en 7 6,
num. pag. 241. y fig.
Cap. III. Del Sacramento de la Confirmación : dividido
en %6. num. pag. 500. y fig.
Cap. IV. Del Sacramento de la Euchariftia ,íSacrificio de
la Mifa , y de la Comunion : dividido en 8 1.
nam. pag. 3 ao. y fig.
Cap.
Cap. V. Del Sacramentó 3c la Penitencia , y 3c fus tris
partes, Contrición, Confefion, y Satisfacción : diviii-
do en 79. num. pag. 390. y fig.¡
'¡Cap. -VI«Del Sacramento de la Extremaunción : dividii
do en 1 6. num. pag. 460. y íigw
¡Cap. VII. £)el Sacramentp del Orden: dividido en 39*
num. ' pag-475-y %-
*Cap. VIH. Del Sacramento del Matrimonio : dividido en!
34. nufn. pag. joy. yíig<
Fin del Indice de Capítulos, y números de elle
primer Tomo. .

FE DE ERRATAS,

D
E orden del R eal, y Supremo Confejo ¡dé Na*
várra he vifto el primer Tomo del Catecifmo
Romano, para examinar la Fe de erratas , y,
corrigiendo al folio 339* ün. 4. la palabra poca ha , en
Qpco h í, correfponde en todo lo denás fiel y puntual-:
mente con fu Original. Pamplona,Odtubre 22.de 17769

Don Xavier de Arefo<


lil }*#*? ^i
y l— i —
^
.................
\\jt '■■*
— J Ni
¿ rt.

CATECISMO ROMANO
l

COMPUESTO POR DECRETÓ

DEL
SAGRADO CONCILIO TR.1D EN TIN O
p a r a l o s Pá r r o c o s d e t o d a
LA IGLESIA:

r p u b l ic a d o p o r S a n P ío Q u in t o .

PROEMIO-
[ i. 2$o puede el hombre alcanzar por
luz natural la majar parte de las co­
fa s necefarias para fuJahacion,
S el humano entendimiento de tal id of!en.
condicion , que habiendo raftrea- dunt in i. Scnt. diíh
d o , v entendido por si mifmo a 16• .
n a i • i •i • Confulatur etiam ad
coila de gran trabajo y diligen- rcm nutn, art.
cia otras muchas co/as tocantes al Symb.
conocimiento de las perfecciones divinas i nun­
ca ha podido alcanzar por fu luz natural la
A nía-
2 C a t e c is m o R o m a k o
mayor parte de aquellas cofas, por cuyo medios
fe adquiere la vida eterna , para la qual fue
principalmente criado, y formado el hombre &
(«) Rom. i . v. *0. ja jjnagefl y femeianza de Dios, (a) A la Ver-
S . Joatin. Damalc.lib. . , , ° r • . T u J r\ • r -
». cap. 30. dad las cofas inViJibles ae Dios , como enlent
el Apoftol, fe dexan entender del hombre por
medio de las criaturas; y también fu etern»
(b) ColoíT. i. y. »*. poder , j divinidad : mas aquel (b) myfterio,
que eftuvo oculto defide los ligios, y generacio-
(<) ibid. v. ir. nes , excede tanto toda capacidad humana,
que á no haberfe manifeftado á los Santos, (c)
& quienes quifo Dios declarar po
la Fe las riquezas de la gloria.de eft? fecreto
entre las Naciones , el qual es Chrifto, (*) con
(*) vide s. Thom .». ninguna diligencia hubiera podido el hombre
quxft. 6. art. x. m afn¡rar á efta fabiduria.
Corp. & quxft. 174 . **
art. (. u corp. ¿ ^ p Qr ^ m e^ Q r e c ¡ l ? e e^ e f a n

excelente don de'la Fe.


Y como los hombres (d
(d) Rom. 10 . v .17 . Por ° ^ ° » ^ xa ver'claramente, (£ian ( ek)
s. joann. Damafc.lib. necefariá fue íiempre laxfie^dtHgencia' y mi-
4. cap. n. nifterio de los legítimos MaeftrQs.«pa«a^ñftgair
de Do¿k.UChrift.b s ! v i d a C te rn a : P0r Io (3u a ’ fc d i x o / F )= i C6mO_
Thom. i.» , q: 6. a«. oirán ,/tno hay quien predupeet’ ¿I'cótm-pteeÜ-¡
1• coran ¡f i no los envían > Y efeéttvwr^te'.eftdé^
(/)Rom.io.Y.i4.if- mcnt¡fím0j y benignifimo Dios-jamás faltón £;
los fuyos defde el principia del muipdé,> antes»
si habló (g) en muchas figuras^ y nrodos á lós'
(¿) Hcl>. i . y. i . antiguos Padres pop medio de losRrofétas,yle©-
rwoftrocamioocicrto-,, y derecho'j fegqrv lafc-
cir-
P r o e m io . 3
drcatrftancras de los tiempos , para confeguir
la bienaventuranza del Cielo.
3."Chrifto vino a efte mundo a enfe -
nar La Fe , que de/pues extendieron
U s A 'poftoles , y fus fucefores.
Mas «porque predixo , que él enviaría (a)
alDo&orde jufticia,y fantidad {b) para luz ^ 49.^.*i*
de t e peores ,ypara que (c)comumcafe fu fe- (c) pfaim. 2 e. r . ¡.
lud hafta los fines de la tierra} (d) ukimamen- & p^1gm- lI7, v-
te nos habló por medio de fu Hfyo, mandan- tIjoei 7. v. 13.
do (e) con ~voz basada del Cielo defdefu nrag- (</) Heb. 1. v. x.
niñea gloria, que todos le oyefen, y obede- ^ *::Petr- *• 17‘
ciefen áfus mandamientos, Y deípues el Hijo att1’
envió ( f) á unos de Apollóles , á otros de Pro-í ^ Ephcf. 4i v. 1Xi
fetas ,á otros de Paftores»y Macftrós, á anun­
ciar la palabra de la vida, para que no nos
dexáfemos llevar (g) como párvulos del viento . Eptu(- 4 T ;
de las malas J 3o<5ttinas i fino adhetidos al .firme
cimiento de la Fe, y unidos »en ella, (h) ^ Ephef. ». v. 1*.
femos todos Un templo , y habitación de Dios *
con la afiftencia del Efpiritu Santo.

4. Como fe ha de recibir la palabra


délos Paflores de la Iglefia'*. >
Y para que nadie fecibide dt los Minlftros
déla Iglefia (i) la palabra revelada por Dios, ^ x xhefcl. *. ▼.
Como fi fuera palabra de hombres, fino por pa+ 13.
lábra <k Chrifto, <0n%o vefdadwam^nte lo es,
el mifmo Salvador nuetoo dkiéno qiift gofcá'fe
de tanta autoridad la c^fcñMiiá de eík>s ■, qut
Aa dixo
4 Catecism o Romano;
(«) Luc. 10. v. i<f. dixo (a): E l que oye a Vofotros , a mi me oye}
Quanta íit auáoritas jy el que os defprecia a \>ofotros , a mí me def-
Evangeiizantmm , vi- +¡r c c ía ; lo qual no quifo que folamente fe en­
de Conc. Trid. fefl. * . , , ^ „ 71 ^ - , , , r
z j . cap. x. de Sa- tienda de aquellos , con quienes hablaba, íi-
cram. Ord. no también de todos los que fucediendo legí­
timamente , exerciefen el oficio de enfeñar; (b)
Q) Matth. 18. y. »o. ¿ quienes prometió les afiftiria todos los dias
hafta el fin del mundo.
5. Manifeftadaya la verdad , es ne-
cefario que los Paflores prediquen
la palabra de Dios , efpecialmente
en efte tiempo.
Y aunque nunca deba cefar en la Iglefi
la predicación de la divina palabra; mas en efte
tiempo fe debe ciertamente trabajar con ma­
yor cuidado , y piedad , á fin que los Fieles
fe crien , y confirmen con la fana y pura doc­
trina , que es el alimento de la verdadera vida,
(c) Porque han falido al mundo a
(j¡) joann. 4. v. 1. fos Profetas , de quienes dixo el Señor (d): N o
vi’d S n d >y f ,n '" ¿ " V ellos corrían:
Ord. num. 3. & 4. no les hablaba yo , y ellos profetizaban , a fin
de pervertir los ánimos délos Omitíanos (e)
(í) Heb. 13. v. 9. con erradas, y peregrinas dodrinas : en lo qual
fu malicia, armada con todas las artes de Sa­
tanás , ha hecho tales progrefos , que parece
no reconoce ya raya ni termino alguno. De
manera, que fi no eftrivafemos fobre aquella
iluftre promefa de nueftro Salvador, que afe-
guró haber él fundado fu Iglefia fobre tan firme
cimi-
P r o e m io . 5
c-hhiento , que jamás podría (a) todo el poder ^ Match, xtf. v. ii .
del infierno prevalecer contra ella ; era muchiíi»
mo de temer, que pereciefe en efte. tiempo á
caufa de tantos enemigos que la cercan , y.
tantas maquinas que la facuden , y combaten.
Porqúe omitiendo aquellas nobilifimas Provin­
cias , que en otros tiempos confervaban piado-
fa y Tantamente la verdadera y católica re­
ligión , que habían recibido de fus mayores,
mas ahora dexando el camino red o, han erra­
do , y tanto mas blafonan de profefar la pie­
dad, quanto mas lexos fe han apartado de la
doftrina de fus Padres ; no fe puede hallar re­
gión tan remota , lugar tan fortalecido, ni rin­
cón alguno del orbe Chriftiano , á dónde efta
pefte no haya intentado introducirle oculta­
mente.
6 . Con los Catecifmos mayormente
han engañado los Hereges a los Ca­
tólicos.
Porque refueltos ellos á inficionar los áni­
mos de los Fieles, viendo que no podían hablar,
ni verter fus venenofas voces á los oídos de tor­
dos , vueltos á otro medio para el mifmo fin,
fembraron mucho mas fácil y latamente los
errores de fu impiedad. Porque amas de aque­
llos grandes volúmenes , con que intentaron
arruinar la Fé Católica, ( de los quales no era.
tan difícil cautelarfe los Fieles , por eftar en
ellos defeubierta la heregia ) efetibieron tani-
Aj bien
<6 C a t e c is m o R o m a n o
bien infinitos librillos focolor de piedad, y de­
voción , con losquales es increíble ,quan fecil-
n.enrc hayan engañadoá los ignorantes.
7 .Juzga el Sagrado Concilio Tridenti-
izo fe debe poner remedio a ejle mal.
Por lo qual los Padres del (a) Concilio ge­
(4) T rid .5ynod.fefl. neral Tridentino, defeando muchísimo ocurrir
»4. Decret. ». de. reí,
cap. 7* Se ítfl-
á efte tan grave \ y'tan pcrniciofo mal con al­
Decrec. de Índice li­ guna faludable medicina, no juzgaron fer baf-
bros & Catechifmo,
tante remedio ,el eftablecer y decretar los Ca­
B ie v u rio , 8t Míffali.
pítulos mas principales de la do&rina Católica,
contra las Heregias de nueftro tiempo , fino
contemplaron también necefario y publicar cier­
ta formula y método de inftruir al Pueblo
Chriftiano en los rudimentos de la Fe , para
que de el ufafen en todas las Iglefias quantos
exercen el oficio de verdadero Paftor,y Maeftro.
8. Contempla el mifino Concilio muy
conveniente, publicar conJu auto­
ridad ejie Catecifmo.
Muchos á la verdad han trabajado en efte ge»
rero de eferitos con gran piedad, y do&rinaipe-
rofin embargo ha parecido á los Padres,fer muy
conveniente publicar por autoridad del Santo
Concilio un libro , de donde los Párrocos, y
todos los demas que tienen cargo de enfeñar,
. puedan íacar ciertos, y determinados preceptos
para la inftruccion , y edificación de los Fieles*
0) Ephef. 4. y. y. para que aíi como es (b) uno el Señor , y una
Proemio. 7
b F é , afi también fea uno mifmo para todos el
método de inftruir al Pueblo Chriftiano en los
rudimentos de ella, y todos los ejercicios de
la virtud.
9 . jNb fe explican en efte Catecifmo
todos los dogmas de nueflra R eli­
gión , fino los que hacen al cafe.
Y aunque fon muchas las cofas, que pa-»
recen pertenecer áefte intento, nadie pienfe
que el animo del Santo Concilio ha íido ex­
plicar con fubtilezá en íolo efte libro todos los
dogmas de la Fe Chriftiana,'( lo qual fuelen ha­
cer aquellos, que profefan el magifterio , y en-
feñanza de toda la Religión j porque á mas de
pedir efto una obra quafi infinita , es claramen­
te fuera del propofito) fino por fer fu defignio
inftruir alosPárrocos , y demás Sacerdotes
Curados en aquellas coíás , que fon mas
propias del cargo Paftoral , y acomodadas á la
capacidad de los Fieles , folamente quifo publi­
car aqui las cofas que pudiefen ayudar al pia-
dofo defeo de los Paftores , que fuefea poco
verfados en las difíciles controvertías de la
Theologia. Supueftolo qnal requiere el orden
de la idea propuefta , que antes que entremos
ái tratar en particular de las materias, en que
ÍQCQntiene la fuma de efta daflrina ,explique-
unas pocas coíás, que los Paftores deben
ante todo la demás conliderar , y tener muy
ppefentes a para que fepan el fin á que han de
A4. dui-
s C a tec ism o R omano *.
dirigir todos fus defvclos, trabajos , y cuida*
dos , y el modo con que mas fácilmente po*
drán confeguir y efe&uar lo que pretenden.
10 .Dos cofas mas principales que
los Paflores de Almas deben tener
prefentes.
Lo primero pues que los Paftores de Al*
mas han de tener ante los ojos , parece fer, que
toda la ciencia del Chriftiano fe reduce á efta
fuma, ó por mejor decir , que como nueftro:
(<) Joann. n . v. 3. Salvador enfeña, en fola efta fuma tonfifte la
vida eterna , es á faber (a) >en que te conozcan
a ti p»r folo Dios Verdadero a JeJ'u-Chrijlo>
que tu enviajie. Por tanto en lo que principal­
mente ha de trabajar el Maeftro efpiritual es,
en que los Fieles defeen de corazon faber y
conocer á Jefu-Chrifto, y no como quiera, (b)
(t) t. Cor. *. v. t. gno crucjficad0; y en qUe ciertamente fe períua-
dan, y crean de lo intimo de fu corazon coa
profunda religión y piedad,(c) que no hay baxo ,
(í) Aflor. 4. v. 11. ei Cielo otro en cuyo nombre nos podamos
falvar ¡ pues el es (d) la hoftia y facrificio por
(d) 1. Joann. *. v.». nueftros pecados. Mas porque la Fe viva , y
conocimiento de Dios (e) fe acredita y defcu-
(** / De^ecefsiute' ^re en la obfervancia (* ) de fus mandamientos,
«perum ultra fidemlo que inmediatamente fe fígue de lo dicho es,
iride Tríd. Synod. qae dcbe también enfeñar al mifmo tiempoj;)
cii.4-cap. 1 1 . 8c 10 . ^ u e n o jia n ¿ e p a t r io s Fieles fu vida en ocrarri

.. v pereza, (ino que es necefario (0 t que asi


00 X. Joann. » .y . 6. ■> v ’ T r -n. j u-
como anduvo Jelu-Cnriíto, andemos también
nofo-
P r o e m io . 9
nofotros , y que (a) figamos con todo cuidado W *•Timot' »• v
la jufticia,la piedad, la fe , la caridad , y la
manfedumbre; (b) pues él fe dió y entregó ^ T¡t. # T
por nofotros , para redimirnos de todo pecado,
y purificar para si un pueblo agradable, fegui-
dor de buenas obras: las quales cofas manda
el Apoftol á los Paftores , que prediquen , y
exorten. Habiendo pues nueftro Señor, y Sal­
vador , no folamente dicho, fino también mof-
trado con fu exerriplo (c), que la le y, y los («) Matt. *». v. 40.
Profetas penden de la caridad ; y habiendo
también confirmado el Apoftol, que (d) la ca- 00 *• Timot. *. v.f.
ridad es el fin de los preceptos, y el (e) cumplí- ^ oa1, ***T’
miento de la ley > nadie puede dudar que el
principal empeño del Paftor ha de fer, procu­
rar con la mayor diligencia , que el Pueblo
Chriftiano fe excite á amar la inmenfa bondad
de Dios para con nofotros i y que encendido
en un divino ardor, fea arrebatado de aquel
fumo , y perfe&isimo bien, cuya unión y
amor es la verdadera , y sólida felicidad , co* •
tno claramente lo conocerá el que pudiere de­
cir con el Profeta ( f ) : ¿ Qué criatura hay en fs" r,$t
el Cielo, y la tierra, que bafle para m il Efte
es aquel tan excelente camino que moftró (g) •*'
elmifoio Apoftol, al enderezar todo el meto-
do y maximas de fu enfeñanza á la caridad,
que nunca ccfa. Porque yá íe proponga lo que
fe ha de creer , yá lo que efperar, yá lo que
fe ha ele obrar , fiempre fe ha de recomen^ _ .
dar y encargar en aquello mifmo la caridad,
10 C a t e c is m o R o m a n o .
de tal modo que vea qualquiera , como to­
das las obras de la perfetta virtud Chriftiana
nacen folamente de la caridad , y fe deben
ordenar á ella, como á único Hn.
1 1 . No cumplen los Paflores con mi­
rar a eflos dos fines , fino deben a
mas de efio acomodarfe a la capa­
cidad de cada uno.
Y fi en la enfeñanza de qualquiera
fe es muy confiderable el modo con quefeen-
feña, con mas razón es de la mayor importan*
cía efte modo en la inftruccion del Pueblo Chrif-
tiano. Porque fe ha de obfervar la edad, in»
genio y coftumbres, y condicion de los oyen­
tes , para que el que exerce el oficio de enfe-
(a) i. Cor. 9* ▼« x*. ñar, (a) fe haga todo para todos, gáne á todos
40 . I I . paraChrifto, fe acredite con Dios(b) de Minif-
<é) i.C o r. 4.v « *
(«) Mátdi, ij. v. tro, y difpenfero fiel , y finalmente fea digno
de (c) fer colocado en la gloria , como leal
y buen fiervo. Ni pienfe que tiene á fu cargo
fola una calidad de perfonas,desfuerce que con
cierta y determinada formula pueda findi£>
tinción inftruir y y exortar á la virtud á todos
(p) I. PWf. ». T. *• los Fieles y fino que unos fon (d) como re­
cien nacidos infantes , otros empiezan ya á
crecer en Chrifto5y otros eftán firmemente zan­
jados en la virtud , como en una edad yá con­
firmada : por tanto es necefario confiderar aten-
(i) i. C or. 3 . Y. tamente» quienes forv los que neceíitan (e) de
£ t Heb. j . v« l a . leche, y quienes los que de convida mas sóli­
da,
P roem io . i i
d a, y dará cada uno aquel alimento de doc­
trina , que Je aumente el efpiritu , hafta que
(a) todos los que citamos unidosenla fe ,y ( )Ephcf. 4. r. «j.
conocimiento del Hijo de Dios, nos prefen-
temos á Chrifto , varón peifc&o, en la plena
y perfc&a edad en que el murió. Y efto es
lo que él Apoftol enftñó en si mifmo á todos,
quando dixo, que (b) era deudor á Griegos, (¿] Rom> f f I4#
y Barbaros ., á fabios, é ignorantes, para que
por aquí entendieíen los que fon llamados á
efte cargo, que de tal modo fe deben acomo­
dar á la capacidad de los oyentes al expli­
car los Myfterios de la Fe ,y Mandamientos de
la Ley , que no fe han de contentar con pro­
veer de alimento efpiritualá los yá adelanta­
dos en la virtud , fino que deben también
acudir con el conveniente alimento á los pár­
vulos , y principiantes, para que no fuceda
que (c) pidan pan , y no haya quien fe lo (0 Then.
párta. Ni fe debe entibiar alguno en el fer­
vor y defvelo de la enfeñanza , porque a
veces fea necefario inftruir al oyente en unas
cofas , que parecen leves, y baxas , cuya ex­
plicación fuele moleftar mayormente á aque­
llos } que verfan , y entienden en la contem­
plación de cofas fublimcs : porque fi la mifma
Sabiduría del Padre Eterno baxo á la tierra,
cubierta de la baxcza de nueftra carne, á en-
feñarnos los Mandamientos , y Leyes de \t
vida cekftial; ¿á quien no obligará la caridad
de Chiifto á hacer fe (d) pequeño errre fus (<0 i.Theíal.
her-
ia C a t e c is m o R o m a n o .
hermanos , y á defear , qual tierna Madre
para con fus hijos, la falvacion de fus projú-
(«). Ibid.v. 8. m os, con tal anfia, que á imitación (a) del
Apoftol , no folamente quiera cnfeñarles el
Evangelio, fino aun dar por ellos fu vida?
1 2.Los Paftores meditaran dia , y
noche la palabra de D io s , la qual
fe diftribitye en quatro partes.
La fuma pues de toda la do&rina que
fe hade enfeñar á los Fieles, fe contiene en
(*) Trid. Syn. fe<r. 4. k palabra de Dios , y éfta fe divide (*) en Ef-
in Decr. de Canonic. entura, y tradición. Por tanto los Paftores
Scripturis. meditarán dia y noche en eftas dos cofas, te­
niendo prefente aquel avifo de San Pablo, ef-
crito á Timotheo, el qual entenderán para si
(í) i.Tim '4 v. 13. tod°s ^os £lue tíenen cargo de Almas ; y es de
(0 *. Tiai. j. v. 1í. efte modo (b): Vive atento ti la lección , exor-
tacion , y doSlrina. Porque (c) toda la Efcri-
tura infpirada por D ios, es útil para enfenar,
convencer, reprender , é Inftruir en toda vir•
tu d , de fuerte que con ella es perfeElo el hom­
bre de Dios, y aparejado para todas las obras
buenas. Mas porque las cofas reveladas por
Dios fon muchas , y tan diverfas, que ni es
íacil entenderlas todas, ni confervatlas en la
memoria dcfpues de entendidas; para que en
fu enfeñanza haya un pronto y expedito mé­
todo de explicar ,.fabiamente repartieron nuef-
tros Mayores toda la fubftancia y meollo de
eíla faludablc dpótfina , en quatro partes, que
; fon:
P r o e m io . i 3
fon: el 5ymbolo,ó Credo de los Apoftoles , los
Sacramentos, el Decálogo , y la Oración del
Padre nueflro. Porque todas las cofas , que fe
han de creer con la Fe Chriftiana , yá toquen
al conocimiento de Dios, yá á la creación del
mundo, yá al gobierno, ó Redención del ge­
nero humano, yá finalmente al premio de los
buenos, y caftigo de los malos , todas fe con­
tienen en la doétrina del Credo. Mas aque­
llas cofas j que fon Señales de la divina gra­
cia , y como inftrumentos para confeguirla, fe
enfeñan en la do&rina de los fíete Sacramen­
tos. Afimifmo todo lo que pertenece á las le­
yes j (a) cuyo fin es la caridad , fe compendia («) 1, jiffl* 1. v. í»
en el Decálogo. Y finalmente todo lo que los
hombres pueden defear , efperar , y pedir fa-
ludablemente a fe comprende en la Oración
del Padre nueftro. De lo qual fe figue , que
explicadas eftas quatro partes, que fon como
otras tantas fuentes, ó lugares comunes de la
Sagrada Efcritura , quafi nada falta yá para
la inteligencia de las cofas , que el Chriftia-
no ha de faber.
13 . E l modo con que los Párrocos
[ juntaran la explicación del E*van-
gelio con la de efte Catecifmo.
Por efto ha parecido conveniente adver­
tir á los Párrocos , que quantas veces tuvie­
ren que interpretar algún lugar del Evange­
lio , ú otro qualquiera de la Divina Efcri-
tura.
14 ' C a t e c is m o R o m a n o .
tura, entiendan que el fentido de aquél lu­
gar , quálquiera que fea , pertenece á una
de eftas quatro partes que hemos dicho , á
donde recurrirán como á fuente de lo que han
de explicar. Por exemplo : íi fe ha de expli­
car aquel Evangelio de la Dominica prime-
(í) Luc. ii. r. ij. ra de Adviento (a) : Erunt jtgna in Solé,
Luna C’9*c. las cofas que pertenecen á
efte afunto , fe hallarán en aquel Articulo
del Credo: Ha de Venir a juagar a los vi~
Vw, y a los muertos : Y valiéndole de ellas el
/ Paftor , inftruirá con un mifmo trabajo al
Pueblo-Chriftiano en el Credo , y en el Evan­
gelio. Por tanto , íiempre que hubiere de en­
feñar,© interpretar, obfervará el método de
recurrir entodo genero de cofas át aquellas qua­
tro partes principales, k que hemos dicho fe
reduce toda la fuma de la Sagrada Efcritura.
Mas íiempre guardará en la enfeñanza aquel or­
den , que pareciere mas oportuno fegun las
circunftancias de las perfonas , y tiempos. No»
fecros ahora , figuiendo las pifadas y autoridad
de los Padres, que al ganar para Chriíta los
hombres , e iriftruirlos en fti L e y , ácoftum-
braron comenzar de los rudimentos de la Fe,
hemos contemplado conveniente explicar pri­
meramente las cofas que pertenecen á la Pe.

* * J*-
* * *** . * ** *• * * ** * *
% * * * *
* * * * * # * * * *
♦ * ★ *
* * * * * * * *
PRI-
^ «K «K MH W «« •«« «K -KH «K « í «B- £ .

PRIMERA PARTE
DEL

CATECISMO ROMANO*
CAPITULO p r im e r o . ,

D E L A F E , T D E L CREDO.

k _2 ^<? fea Id Fe de que aqui fe


trata , y qttal fu necefidad para
la fahacion,

AS por .quanto cfta palabra Fé'úc*’


nc muchos Temidos en la Sagradae
Efcritura, nofotros hablamos aqui
de aquella, en cuya fuerza damosj
unperfe&o afenfo y crédito alas'
cofas que Dios ha revelado. Y que?
cfta- Fi fea necefaria para confeguir la!falva-
cion •, nadie puede juftamcnte dudar, efpecial- ^ Heb lt v 6
mente efundo eferito (a): E s imyofible agradar c o n c . T rid. íilr. t.
¿ Dios fin F t . Porque fíendo el fin q'ue Decret. de juflif.cap.
htfce1 al hombre bienaventurado , mas alto ^ s/rhom. ». *.
(*) que qúanto pued* aJeanzflf la lúa dd ^uift. *. «re. i.
1(5 C a t e c is m o R o m a n o
humano entendimiento, le es necefario reci­
bir de Dios el conocimiento de efte fin. Y
efte conocimiento es la Fe , cuya virtud nos
hace creer por firme é infalible todo aque­
llo , que la autoridad de la Santa Madre Igle-
fia afegara fer revelado por Dios. Porque nin­
guna duda pueden tener los Fieles en aque-
(« ) Joann. i4 * v . 6• lias cofas , que dice Dios > (a) pues es la mif­
ma verdad. De donde conocemos quan gran­
de es la diferencia q<ae hay entre la Fé que
damos á Dios, y la que damos á los Efcri-
tores de la hiftoria humana. Y aunque es mu­
cha la exteníion de la Fé , y varias fus diferen­
cias , tanto en la grandeza, como en la dig­
nidad y excelencia, ( porque en las Sagra­
das letras fe dice afi (b) : Hombre de poca F éy
<¿) Matth. 1 4 . v . J
■(c)M atch-15. v. »í
1! t f or dudafte ? Y, (c) Grande es tu Fé: Y >
id ) Luc. 17 . v . 5. [d] Auméntanos la Fe: También ; (e) L a Fé
( f) Jacob, t . ▼. x 7. fin obras ejl¿ muerta: Y , ( f ) L a Fé que obra
%6. por la caridad ) no obftante , ella íiempre
( / ) GaJ. f . T . #.
es de un genero} y una mifma difinicion abra­
za y comprende fus varios y diverfos grados.
Mas de quanto fruto fea efta Fé , y quanto
provecho *nos venga de ella , fe ditk en la ex­
plicación de los Artículos.
2. Quando , y porque motivo dixe-
ron los Apofióles los doce Articib
los de la Fe.
Las cofas pues que los Chriftianos deben
faber, y creer, fon aquellas que los Santos
‘ P a r t . i. C a p . i. 17
Aportóles, Caudillos , y Maeftros de la Fé, ins­
truidos por el Efpiritu Santo , pronunciaron
diftintamente en los doce Artículos del Cre­
do. Porque habiéndoles mandado el Señor,
que [a] haciendo de fus Embajadores , fuefen ^ Ephef. 6, v.
por todo el mundo, y predicafen elEvange-* Match. 18. v. 19.
lio [b] á todos los hombres , juzgaron conve- 0) Marc. ií.v. ií.
niente componer una formula de la Fé Chrif­
tiana , para que todos [c] fintiefen y dixefen
una mifma cofa , y no hubiefe cifma ni divi- («) i.Cor. 1. v. i#»
fion entre aquellos, á quienes habian de traer
á la unidad de la Fé , fino que todos fuefen
perfectos en un mifmo fentir y parecer.

3. Se da razón de efie nombre Símbo­


lo , o Credo.
Y llamaron los Apoftoles Symbolo á efta
formula de profefar la F é, y efperanza Chrif­
tiana , que compuíieron ; ó yá porque fe com­
pone de varias fentencias, que dixo cada uno
de ellos, juntos en Comunidad ; ó yá por­
que ufaban de ella, como de cierta nota ó
feñal, con que fácilmente difcernian á los
defertores, [d] y falfos hermanos , que adul^
teraban el Evangelio , de aquellos que ver- ^ Galal‘ *’ v‘ 4‘
daderamente fe refolvian i militar baxo las
yanderas de Chrifto*

4. Quan necefario es ejte Symbolo,


o Credo j y Ju divijion.
Muchas cofas fe proponen á los Fieles
B en
i8 C a t e c is m o R o m a n o .
én la Religión Chriítiana, que deben creer con
firme y cierta Fe , yá en particular, yá en co­
mún. Mas lo que primera y necesariamente
deben todos creer es, lo que el mifmo Dios
nos enfeñó ( como fundamento y fuma de la
verdad ) acerca de la unidad de la Eíéncia Di­
vina , diftincion de las tres Perfonas, y de las
acciones que principalmente fe les atribuyen.
La dodhína de efte Myfterio enfeñará el Pár­
roco, que fe contiene brevemente en el Cre*
do. Porque efte , como obfervaron nueftros
Mayores, que trataron eíla materia piadoía
y diligentemente , de tal fuerte parece eftá
diftribuido en tres partes, que con diverfas y
muy acomodadas fentencias fe declara en la una
la primera Perfona , y la maravillofa obra
de la Creación, en la otra la fegunda Perfo­
n a , y el Myfterio de la Humana Redención, y
en la tercera la tercera Perfona, origen y fu en-*
te de nueftra fantidad. Y á eftas fentencias
llamamos Artículos, por cierta femejanza, ufa­
da con freqüenda de nueftros Padres. Porque
asi como los miembros del cuerpo fe dlftin-
guen por la mediación de los Artictrios, aíi
también en cfta confdíon de la Fe llamamos
con toda propiedad Articulo , á cada una de
las cofas , que debemos creer diftima y fe-
paradamente de otra.
P a r t e i. C a p . h . i p

,, ■. — — i

CAPITULO II.
DEL PRIMER.
ARTICULO DEL CREDO.

Creo en Dios Padre , todo Poderofo,


Criador del Cielo, y de la Tierra.

i. Se explica brevemente el primer


Articulo .
Stas palabras hacen efte fentido : Creo

E ciertamente , y profeío fin dada algu­


na á Dios Padre, es á faber »á la prime­
ra Perfona de la Trinidad,que con fu infini-
to poder (a) hizo de la nada el Cielo, la tier- Eftheí 13! y,io! ljr.
ra , y todo quanto ellos abrazan dentro de si; Pfaim. jí. v-.V 9,
y que defpues de criado todo efto , él mifmo ^ lm- ,4Í> v-
io conferva , y rige : y no íblo creo en él de ge Cor*
corazon , y lo confiefo de boca , mas también
afpiro y anhelo á él con fuma aníia , y pie­
dad, como á fumo y perfeftifinao bien. Efta
íea una breve declaración de éfte primer Ar­
ticulo. Mas porque cafi. en todas las palabras fe
encierran grandes myfterios, debe luego el Par-
foco explicarlas con mucha diligencia y cui­
dad© , para que , fegun el Señor concediere,
llégue el pueblo fiel con temor y temblor á
contemplar U gloria de fu Mageftad.
22 C a te c is m o R o m an o .
aquel efpiritu , con que fortalecido el Profeta
(fl)pfalm. nj.v.io. di5co (a): lo creí ¡ y par ef ohablé: han de imitar
á los Apoftoles, que refpondieron k los Prin-
(i>)Aflor. 4. t. io. cjpes del Pueblo (b): Ñ o podemos menos de
hablar las cofas que hemos viflo,y oída : fe
han de alentar con aquella efclarecida voz de
(0. Rom. i.v. ií. San Pablo (c ): A/o me avergüenzo de predicar
el Evangelio, porque él contiene ti poder de
Dios para la Jalvación de todos los que creeni
y con aquel otro dicho, con que fe confír-.
(d) fUm. i*, v. io. ma muchiíimo la verdad de efta fentencia (d):
Con el corazón fe cree para jujlificarfe, mas
con la boca fe hace la confefion para fabarfe.
5. D e la excelencia de la Fe Chrif­
tiana,
En Dios.
Defde aqui fe dexa yá conocer la digni­
d a d y excelencia de lafabidum Chriftiana} y
de efta excelencia , lo mucho que dehemos
á la bondad de Dios todos oofotros , á quie­
nes ha concedido la gracia defubir prontamen­
te por las gradas de la Fé , al conocimiento
de la cofa masfublime, y dtgna defer anhelada.
6. Qjian grande es la diferencia
que hay entre la fabiduria Chrip
ti ana ,y la filofofica acerca de Dios•
Porque en loque la Filofofia Chriftiana fe
diferencia mucho de la fabiduria de efte ligio
e s , en que efta procediendo poco á poco á fiier-
P a r t e i. c a p . « . i i
xa de difcurfos de Tola luz natural defde los
éfc&os, y eftas cofas fenfibles, apenas defpues
de largos trabajos llega á contemplar (a) las (o) Rom. *. ▼.i©»
perfecciones de Dios > y a conocer y defcu-
brir la primera caufa y Autor de todas las ca­
fes : mas aquella al contrario , de tal modo
aguza los filos del humano entendimiento, q u e
puede efte fin trabajo alguno penetrar los Cie-
*- s , é iluftrado con el divino refplandor mi-

E r y contemplar al primer vuelo la mifma eter-


i fuente de toda lu z , y defpues las cofas
que eftán debaxo de ella >de fuerte que expe­
rimentamos , (b) y creemos con indecible re­
gocijo y alegría , haber fido nofotros (c) Ua- ^
tínados defde las tinieblas a líttnarayillofa lúa*
de que habla el Principe de los Apoftoles, Y
afi muy bien confieían los Fieles en primer lu­
gar, que creen en Dios v cuya Mageftad,, de-
i rímos (d) con Jeremías fer incomprenfible>,(¿) jerem^ 1,jV l9r
r porque como dice el Apoftol (e), habita en una* (0 •>T o n » v .k .
ÍUz^ inaccefible y la que ningún hombre viá , ni'
puede Ver > y hablando él con Moyfes, le dixo»
!: ( 'f ) : iV 9 habra hombre que me Vea , y viva. (/) Exod. jj.v. s*.
Porque para que nueftro entendimiento llegue
a-ver á Dios , que es la cofxmas íiiblime de
quantas h a y , es nccefario que totalmente fe
abfttayga y deíprenda de.los lentidos, lo qual
rio podemos naturalmente en efta vida. Mas
aunque efto fea a fi, no dexó Dios de manifefr
tarfe por varios teftimonios r como (g), dice el (g)A<flor. te,
Apoftolhaciendo bienes ,e a vianda lluvias del
26 C a te c is m o R o m an o .
bienaventuranza > pues fabemos de San Pablo,
(«) Heb. 1 1 , r . {' (a) que Dios es premiador de los que le bufcan.

Quan grandes fean eftas cofas , y li fon, ó no,


de efta calidad los bienes, á que pudo afpirar
el humano conocimiento, moftró mucho antes
(6) i. Cor. i. f. 7. que el mifmo (b) Apoftol, Ifaias Profeta con ef*
t. 9. tas palabras (c) : Jamás los hombres oyeron,
CO Ifai. i 4. v. 4.
ni percibieron con los oi(loti nunca , 6 Diosy
vid el ojo fuera de tí las cofas , que aparejaba
A los que te aman.

7. Se ha de confe/ar que no hay mas.


que un folo Dios.
De lo dicho fe infiere que fe debe con-
fefar también, que no hay muchos Diofes, fino
uno folo. Porque como atribuimos á Dios una.
bondad, y perfección fum a,es impofible que
loquees fumo y perfe&iíimo, fe halle en mas
que uno : y todo aquel k quien falta alga
para fer fumo , defde luego es yá imperfeto,
y por coníiguiente no le conviene la naturale­
za y ser de Dios. Efto fe prueba también con.
muchos lugares de la Sagrada Efcritura. Porque
(<t) Deuter. ( . ▼. 4,.*efcrito eftá [d ]: Oye JfraH'. Dios nueftraSe*
rtor, es uno jolo. También es mandamiento del
(«) Exod. »o. t . Señor [e] ; N o tendrás Diofes ágenos delante de
mi* Demás de efto avifa por el Profeta muchas*
( f} Ifai. 44 . v. 6, & veces [ f ] : lo foy el primero , y el ultimo, jn
V. I i .
A p oc. 1. v. 1 7
& fin mi no hay Dios. Aíimifmo el Apoftol atefti-
t i . v. 13. gua claramente [g] : 'Uno es Dios yuna laFéy
(¿) Hphef. 4 . T. í- y uno et Bautifim.
Na
P a r t e i. c a p . ii. 27
8. No objla a la unidad de Z>ios
el llamarfe algunas veces con efie
nombre las criaturas.
Niños debe turbar el vér,que algunas
teces las Santas Efcrituras llaman con el nom­
bre de Dios á las criaturas. Porque el haber
llamado [a] Diofes á los Profetas, y Jueces, no ^ Exo<1, “ •T* 1,1
fue fegun el ufo de los Gentiles,que necia é im­
píamente fe fingieron muchos Diofes, fino por
dar á entender con cierto modo de hablar al­
guna virtud ü oficio excelente , que Dios les
concedió graciofamente. Y a(i cree y confie*
fa la Fe Chriftiana, que Dios es uno en na­
turaleza , fubftancia, y efencia, como fe dixo
en el Credo del (b) Concilio Niceno para con- víde Rufinum íib/i*
firmar la verdad : pero fubiendo aun mas alta- c»p- r.
mente, de tal modo entiende fer Dios uno,
que venera (c) la unidad en la Trinidad , y la (*) ví<*e Symbol, dic-
Trinidad en la unidad» ¿leí qual Myfterio he- tu“ s*
mos de empezar ahora á tratar , porque en el
Credo fe figue la palabra , Padre.
9. Dios de un modo generalfe lia-
ma Padre de todos los hombres,
pero de otro particular de los Chrif-
ti anos.
Mas porque efte nombre de (*) Padre no (*) v¡de part 4 cap
fe le atribuye á Dios en un folo fentido , fe ánum. i.ufquead
fea de declarar primeramente, qual es el fig-
túficado ¿ñas propio que en efte lugar tiene.
Aun
28 C a te c is m o R o m a n o .
Aun algunos que no fueron iluftrados con la
F e, entendieron que Dios era una fubftancia
eterna, de la qual nacian las cofas , y con
cuya providencia fe gobernaban todas ellas»
confervando cada una fu orden y eftado. Y
por efto , llevados de la femejanza de las co­
fas humanas, afi como llamaban Padre á aquel
de quien defciende la familia , y con cuya di­
rección y mando fe gobierna , afi también por
efte motivo quifieron llamar Padre á Dios , á
quien reconocían por obrador y gobernador de
todas las cofas; Del mifmo nombre ufaron tam­
bién las Santas Efcrituras, quando hablando
de D ios, indicaron que á él fe le debía atri­
buir la creación, poteftad, y admirable pro­
videncia de todas las cofas. Porque leemos
(a) D eut. 3». V. «. (a): '¿Por Ventura no es él tu Padre , que tepo~
Mi^chi x* v#x ' Jeyó , hizp -yy crió ? Y en otra parte (b) : ¿Por
Centura no es uno el Padre de todos nofotrosl
%No nos crió un Jolo bios ? Pero mucho mas
freqüen temente „ y por un titulo efpecial fe lla­
ma Dios, mayormente en los Libros del Tefta-
mento Nuevo , Padre de los Criftianos , los
(<)Ron. I. T. if* quales no han recibido (c) el eípiritu de la fer-
vidumbre antigua en el temor , fino el efpiri-
tu de hijos adoptivos de Dios , con que cla-
j(«Q i . Joann. 3 . v . • man : Padre , Padre : porque hizo (d) con no­
fotros el Padre la caridad de que nos llame­
mos , y feamos hijos de Dios > y fi hijos, tam­
(f) Rom. 8. y. 17 . bién herederos (e) , es á faber , herederos de
Pios j y coherederos de ^Ghrifto , que es
P a r t é I. CAP. It. 29
ti Primogénito entre muchos hermanos ; ni (^ Heb, Jt v. M.
fe confunde (a) de llamarnos hermanos. Por
tanto , yá fe mire al motivo general de la crea­
ción y providencia , yá al particular de la ef-
piritual adopcion en hijos de D ios, con razón
confiefan los Chriftianos, que creen en Dios
Padre.
10. Explicafe la unidad de la Efen-
cia D iv in a , y la tin id a d de las
Verfonas.
Pero demás de eftas lignificaciones que
hemos explicado, enfeñará el Párroco, que
aloir el nombre de Padre, fe ha de elevar el
animo á myfterios mas altos. Porque en efte
vocablo de Padre empiezan los Oráculos Di­
vinos á defeubrirnos lo mas efeondido é im­
perceptible, que hay en aquella (b) inaccefible
lu z, en que habita Dios i lo qual la humana W í. v. ñ':
capacidad no folamente alcanzar, mas ni aun
fofpechar podía. Indica pues efte nombre, que
fe ha de creer, que en una fola Efencia de
la Divinidad hay t no una fola Períona , fino
diftintas. Porque hay tres Perfonas en una fo­
la Divinidad; la del Padre, que por ninguno
fue engendrado >la del Hijo , que fue engen­
drado por el Padre antes de los figlos; y la del
Efpiritu Santo , que procede del Padre, y del
Hijo también defde la eternidad. Pero el Pa­
dre es la primera Perfona en fola una fubftan­
cia de la Divinidad , el qual aúna con fu Uni-
jo C a t e c is m o R o m a n o
genito Hijo, y el Efpiricu Santo , es aii folo
Dios , un folo Señor, no en la fingularidad ó
unidad de una fola Perfona, fino en la Trini­
dad de una fola fubftancia. Y fiendo ilicito
penfat alguna dcferaejanza , ó desigualdad en­
tre efta&tres Perfonas , fe entiende que fon
diftintas folamente en fus propiedades. Porque
el Padre de nadie es engendrado , el Hijo es
engendrado por el Padre, y el Efpiritu Santo
procede de ambos. Y afi de tal fuerte confefa-
mos una mifma Efencia, y una miíma fubftan­
cia en las tres Perfonas, que creemos, que en la
confefion de la verdadera y eterna Deidad fe há
de reverenciar y adorar piad oía y fantamente
la propiedad en las Perfonas, la unidad en ht
Efencia, y la igualdad en la Trinidad. Por­
que quando decimos , que la Perfona del Pa«
dre es la primera, no fe ha de entender efto,
' como fi pensáfemos que haya en la Trinidad
alguna cofa anterior, 6 pofterior, mayor , o
menor > antes efte muy lexos de los ánimos
de los Fieles tal impiedad, pues la Religión
Chriftiana predica en las tres Perfonas uná
mifma eternidad, y una mifma Mageftad de
gloria. Sino lo que verdaderamente y fin nini-
guna duda afirmamos es > que el Padre es la
primera Perfona, porque él es principio fin prin­
cipio, la qual Períbna , afi como fe diftinguc dé
las demás en la propiedad de Padre,afi fola ella
tiene, y á folá ella contiene particularmente
«1 haber engendrado al Hijo defde la eterna*
dad*
P a I t í i . C a p . ti. 31
dad ; porque al pronunciar en efta confesion
juntos los nombres de Dios y de Padre, fe
nos fignifica , que la primera Perfona íiempre
fue juntamente Dios y Padre. Mas porque en
ninguna otra cofa podemos ni verfar mas pe-
Ugrofamente, ni errar mas gravemente , que
en el conocimiento y explicación de efte Myf-
terio, qae es el mas alto, y mas difícil, en­
señe el Párroco , que féhan de confervary
retener con religiofo cuidado los vocablos pro­
pios de Efencia , y de Perfona, con los qua-
les fe explica efte Myfterio : y fepan los Fieles,
qae la Efencia es una , mas las Perfonas fon
díftintas. Pero de ningún modo conviene inves­
tigar con futileza eftas cofas , acordándonos
de aquella voz (a) : E l efeudriñador Je Ja M a - W
gefiad ferá oprimido de la gloria j porque
debemos juzgar bailante para nueftra feguri-
dad , el faber cierta y averiguadarriente por la
Fé , que afi nos lo enfeñó Dios , á cuyos
oráculos no creer , es la ultima necedad y
miferia. Jnftruid , dice él (b), a todas las gentes, (*) Matth. »*• v. 19.
bautizándolas en el nombre del Padre ¡ y del
H ijo , y del Efpiritu Santo. Y otra vez (c): (c) 1. Joann. y. ▼ . y.
Tres fon los (fue dan teftimonio en el Cielo , el
Padre , el Hijo >y el Efpiritu Santo , y eflos
tres fonunam ifm a cofa. Mas el que por be­
neficio de Dios cree eftas verdades , ore y nie­
gue continuamente á Dios, y al Padre ,, que
htaoitod&s las cofas de nada , y las (d) difpone
todas fuavemertte-, quien también nos (e)dio ^ j 0a^ n< ».
P°-
34 C a t e c is m o R o m a n o .
fa. Porque eftas cofas convienen á aquellá na­
turaleza , en la qual cabe alguna acción im­
perfeta : pero Dios , cuya acción ú obrar
fiempre es perfe&ifimo, fe dice que no puede
eftas cofas, porque el poderlas es propio de
imperfección y flaqueza , y no del fumo é in­
finito poder de todas las cofas, que Dios tie­
ne. Y asi de tal modo creemos que Dios es To­
do poderofo, que juntamente entendemos eftar
muy lexos de él todas aquellas cofas, que no
fon muy allegadas y conformes á fu perfe&o ser*
1 3. Porque dexando otros nombres
fe propone en el Credo el de Todo
poderofo 5 y las utilidades que re~
fultande creerlo.
Enséñe también el Párroco, quere&a y
fabiamente fe nos propufo en el Credo , para
que lo creamos, folo efte nombre de Todo po­
derofo , dexando otros muchos que fe atribu­
yen á Dios. Porque al conocer que Dios es
Todo poderofo , es necefario que juntamente
confesémos , que también tiene ciencia de to­
das las cofas , y que todas ellas eftáin fu~
getas á fu jurifdicion y mando. Y eftando ya
ciertos de que él puede hacer todas las cofas, es
del todo configuiente, que no tengamos duda
alguna en todas las demás perfecciones -que
fe le atribuyen ; porque fi éftas le fakáfen,
de modo ninguno fe pudiera entender , que ró
Todo poderofo. Demás de efto ninguna cofa es
tan
P a r t e i. c a p . i i . 35
tan poderofa para confirmar nueftra Fé , y Ef-
peranza , como el tener entendido fixa y conf-
•tantemente en nueftros ánimos , que ninguna
cofa hay que Dios no pueda : porque defpues
-que el entendimiento humano ha recibido la no­
ticia y F é , de que Dios es Todo poderofo , far-
•cilmente cree fin genero de duda todo lo de-
jmás que fe ha de creer, por grande y ad­
mirable que fea, y por mucho que exceda el or-
^len y modo de las cofas i y lo que mas es>
f-aun juzga también, que quanto mayores fon las
cofas que enfeñan los Oráculos de Dios, tanto
!mas pronta y liberalmente fe han de creer. Del
mifmo modo, íi es necefario efperar algún bien,
nunca defmaya el animo por la grandeza de lo
■que pide,antes fe remonta y esfuerza, acordan-
dofe muchas veces, que no hay cofa que Dios
mo puede* Por lo qual es necefario, que nos ha*-
liemos íingularmente fortalecidos con efta Fé, yk
guando nos viéremos precifados á obrar algunas
flpiaravillas para el ufo, y provecho de losproxi*- • .« ■
anos , ó yá quando queremos alcanzar de Dios
¿dguna cofa con ruegos. Porque lo uno enfeñó
mifmo Señor, quando dándo en roftroá los
Ápoftolescon fu incredulidad > les dixo (a) : v
Sí tuviereis tanta, F¿ycomo•es un grano de mof-
taz& y diréis a efte monte ; páfa de aqui alliy
y paftrd s na habrá cofa impoflble para V0/0-
treutxiy lo otro ceftifíco Santiago, dkiendo(b): C*> Iacot>* *• v* 7.
1 E* yy f in duda alguna : porque el
| duda % es /entejante a la inda del mar,,
36 C a te c is m o R o m an o.
que el viento mueve ,y trae de una parte á otrai
y afi no pitnfe el hombre que tal es, en recibir
cofa alguna del Señor. Otras muchas utilida­
des y provechos nos trac también efta Fe. Y
primeramente nos eftimula , y ajufta á una per­
fecta modeftia y humildad de animo, porque
el Principe de los Apoftoles dice afi (a): Humi-
(4)1. Peer. í.t. (- liaos baxo la mano poderofa de Dios. Enfeña
también, que no fe ha de temblar donde no
hay que temer, fino que á folo Dios fe ha de
temer , en cuya poteftad y arbitrio eftamos
nofotros mifmos, y todas nueftras cofas; porque
(*) Lwc. i», y. j. dice nueftro Salvador (b): To os moflrark aquel
á quien habéis de temer. Temed a aquel, que
dejpues de quitar la vida , tiene potejlad para
enviar al infierno. Y finalmente ufamos de efta.
F é , para reconocer , y celebrar los inmenfos
beneficios que hemos recibido de Dios. Porque
el que contempla á Dios Todo poderofo,no pue­
de fer de corazon tan ingrato, que no exclá-
J$Uc. t.y. 4*. me muchas veces (c): A íe ha hecho cofas gran­
des el que es poderofo.
I4.. \áunqi4e el nombre de T o d o p o­
derofo fe atribuye al Padre , tam­
bién conviene al Hijo , y al Efj>i~
ritu Santo.
Pero de que en efte Articulo llamemos
Todo Poderofo al Padre,nadie ha de tomar oca-
fion de errar, penfando que de tal modo fe
atribuye efte nombre al Padre , que no fe»
tam-
P a r t e i. c a p , it. 37
también común al Hijo , y al Efpirita Santo.
Porque afi como decimos, (*) que el Padre es
D ios, el Hijo es Dios, y el Efpirítu Santo es Vide Symbol, dic-
Dios , y que no obftante no hay tres Diofes, tum s. Athanafii, 3e
fino un folo D ios; afi también confefamos d°a¡^D¿7thod<U
igualmente , que el Padrees Todo Poderofo, cap. 10. & n .
que el Hijo es Todo Poderofo, y que el Efpiri­
tu Santo es Todo Poderofo, pero que fin embar­
go no hay tres Todo Poderofos , fino un folo
Todo Poderofo. Mas llamamos con efte nombre
al Padre, por cierta efpecial razón y motivo»
es á faber, porque es Fue^fe de todo origen,
como también atribuimos al Hijo la Sabiduría,
porque es Palabra eterna del Padre, y al E f­
piritu Santo la Bondad , porque es Amor de
ambos , aunque eftos, y otros íemejantes noncie
bres convengan á las tres Perfonas fegun la re­
gla de la Fé católica.
1 5 . D e que modo, y porque motivo
crio Dios el Cielo ,ji la Tierra.
Criador del Cielo , y de la Tierra.
De las cofas que ahora fe han de explicar
acerca de la Creación del univerfo, fe puede
conocer bien , quan necefario ha fido enfeñar
poco antes á los Fieles el conocimiento de Dios
Todo poderofo. Porque tanto mas fácilmente
fe cree el milagro de una obra tan grande,
quanto ningún lugar quéda de dudar acerca
del inmenfo poder del Criador. No fabricó
C a t e c is m o R o m a n o
. pues Dios el mundo de materia alguna, fino
lo crió de nada , y determinó efto, no obliga­
do de alguna fuerza, ó neceíídad , fino por fo­
la fu voluntad y querer. Ni hubo otra caufa
que le moviefe á la obra de la Creación,fino tan
(*) folamente el (*) comunicar fu bondad á las co-
s. Joann. Damafc. f a s que criafe > porque fiendo la naturaleza de
lib . i* de O rthodox. • . • v n j j i _* \ *r
fide cap. i. Dios beatísima , o llena de todo bien en si mil-
ma , de ninguna cofa necefita , como dice Da-
(„) pfalm. 15. v. i. vid (a): Dixe al Señor: tu eres mi Dios , por­
queno necefitas de mis bienes. Demás de‘efto,
(A) Pfalm. X13.V. 3. afi como m ovido^ fu bondad (b) hizo todo lo
que quifo, afi tampoco fe propüfo , ni imitó
exemplar ó modelo alguno, que hubiefe fuera
de si mifmo , quando crió todas las cofas ; fi-
«o mirando aquel fumo Artífice, y como imi­
tando la idea de todas ellas , que contenia en
fu divina inteligencia, crió con fuma fabidu-
ria , y poder infinito, que es propio de e l , to-
<«) Pfalm 148. v. y. umverfidad ó conjunto de las cofas (c):
tfalm. 101. v. 1*. porque él dixo ,jyfueron hechas : U mandó , y
fueran criadas.

16. D élo que fe ha de, entender en


nombre de Cielo ,y T i erra.
Dama le. lib. ». Mas en nombre de Cielo , y Tierra fe ( * )
caP *• ha de entender también todo loque ellos abra­
zan. Porque demás de los Cielos, que el Pro-
(d) pfalm . t. y . 4. feta j-jj j ] a m o obras de fus dedos, añadió tarni»
bien el refplandor del Sol:, y el adorno de la
Luna , y demás aftros; "y atemperó los Oibes
ce-
P arte i . cap. ii. 39
celeftiales , para que firviefen [a] de fecales, («yeco. *. *. 14.
y de diftinguir tie m p o s , dias, y años, con tan
cierta y confiante curfo, que no fe puede vér
otra cofa mas movible, que fu continua revolu­
ción , ni mas cierta, que fu mifmo movimiento*

17. D e la creación de los Angeles*


y fus dones.
Demás de efto crio [ * | también Dios de (*)
la nada una naturaleza efpiritual, é inumera-1 V‘<je s. Fulgendura
bles Angeles , para que le firviefen y afiftiefen, i ¿j¿ciecap*}* et*
los quales dotó y adorno demaravilloíósd&nes
de fu gracia , y poteftad. Porque de aquello
que dice la Sagrada Efcritura (b) >Que el D io- Ioann%#^v-44*
blo no fer federó en la Verdkd ,fe-Ínftere clará^.
mente, que él , y los demás Angeles deferí
tores., fueron dotados de gjttcia’defdS el prin­
cipio de fu creación , de lo qual dice San
Aguftin afi (c): Crió Dios, &lo$. Angeles con la ( c y Augv |¡j,k tl
buena voluntad, ejlo< es, con el cajlo- amtAr\, deCivit. D«i. cap.*
\tonque fe le adbwtn y unen , comunicando : )T^ 1
\lesju gracia al mifmo tiempo que-criaba Jtt ' *' ■

ínaturaleza. Por tanto fe ha de creer, que nun­
ca carecieron los Santos Angeles de la buen*,
voluntad , efto es, del amei! de ‘Dios* Mais pot
lo» que toca á lá cienciafe'k<é • a-^uel teííiróo*
nio dé la Sagrada1Eícidtui a' (d) i 7 % mi Señor] (,j) i. Rcg.. m-v. **..
y Rey, eres Sabio,, ají como tiene ciencia el s»Thom..i. p-q.
Angel de Dios, de modoqúe entiendes todas art‘ 3‘
laiicefas /obre* IthtietrÁ.'Y Jfifla4Hiertté,‘ét^ndioi-
sado, David les atribuye la poteftad con*eftjtt.
40 C a te c is m o R o m an o .
(<)P(ai«. i®*. y.*o. palabras (a): Poderofos enfortaleza,y quccum¿
píen la Voluntad de Dios: y aun por efto fe nom-
(i) pfalm. »?. v. io. bran muchas veces en las Santas Efcritui^as (b)
& 4}. v. 8. i>. ídem con el nombre de poder, y Exercitos del Se-
apud ifaiam , jere- -or> ^as aunque todos los Angeles fueron do?
imam ,alioiquc Pr«- j j i a- i r l
phcws patsim. tados de dones ccleltiales , lin embargo mu-
chifimos de ellos, que fe apartaren de Dios fu
Padre , y Criador, arrojados de aquellas altifi-
mas filias , y encerrados en la cárcel obfeuri-
- lima de la tierra, pagan las penas eternas de
•>-V ij fu foberbia. De los quales d Principe de los
Apoftoles eferibe afi (c): A o perdonó a los An -
íO *• *{tr> *•v> 4* geles que pecaron ^fino que apeat/dolos con ¡as
maromas del Infierno , los arrojó i el para
fer atormentados , refirmándolos para f l jui­
cio final.
i s. D e la Creación de la Tierra.
Mandó también Dios con fu palabra, que
......... , la Tierra [d] fundada fobre fu bafa,pe>manecie-
{*)*£»!«. iftj. v. j. fe firme en medio del mundo, e hizo que (e)
(O ítad' v. i. montes fe encumbráfen , y los campos fe
allanifen , fegun el lugar que les feñaló » y
para que la copia de las aguas no la inundá-
f e , púsolas fu raya, la que no pafarán , ni
volverán á cubrir la tierra. Demás de efto, no
folamente la virtió y adornó de arboles , y
toda variedad de hierbas y flores , fino la lle­
nó también de inumerables efpecies de anima-
Xes , como antes Labia llenado las aguas, y el
ayre. .,
P a r t e i . c a p . n. 41

1 9 . D e la Creación del Hombre.


■Finalmente del cieno de la t i e r r a fabricó
(a) al hombre , de tal modo complexionado Q *7
en fu cuerpo , que fuefe inmortal, c impafi-
ble , no'por condicion de fu naturaleza , fi­
no por beneficio divino: y por lo que toca
ál alma, lo formó á fu imagen y feraejanaa,
y le dio el libre alvedrio. Demás de efto,tem­
pló en él los movimientos y apetitos del animo
de tal modo , que íiempre obedecían al impe­
rio de la razón. También le añadió aquel ma-
ravillofo don de la jufticia original : y quilo
en fin, que prefidiefe á todos los demás ani­
males : las quales cofas fácilmente podrán los
Párrocos faber de la hiftoria fagrada del Gene-
fis, para inftruir al Pueblo.
2o. Que en nombre de Cielo y Tierrd
Je entienden todas las cofas rvift-
bles , c invifibles.
Eftas son las cofas que fe deben enten­
der en nombre de Cielo, y Tierra , por lo que
toca á la Creación del mundo, las quales to­
das abrazó brevemente el Profeta en aquellas
palabras (b ): Tuyos fon los Cielos , y tuya es
la t ierra : tu fundafie. la redtndez. de la tier- Sf.v. x».
ra , y todo lo que hay en ella. Pero mucho mas
brevemente las fignificaron los Padres del Con­
cilio Niceno en aquellas dos palabras,
Vifibles , é invifibles , que añadieron a l .
Crc-
42 C a te c is m o R o m a n o .
Credo. Porque todas las cofas que compren­
de el univerfo, y que confesamos haber cria­
do Dios, ó fe pueden percibir por algún fcnti*
do, y efas fe llaman vifibles, ó fe pueden per­
cibir con el entendimiento , y efas fe denotan
con el nombre de inviíibles.

z i . Las cofas que D ios cria , no


puedenfubfifiir fin fu providencia.
Mas no hemos de creer, que Dios es Cria­
dor y hacedor de todas las cofas, de tal fuer­
te que juzguemos, que defpues de haber aca­
bado. y perfeccionado la obra, pudieron fub­
fiftir fin fu infinito poder las cofas que crió.
Porque afi como el fumo Poder, íabiduria , y
bondad de Dios dio á todas ellas fu sér, afi
también , fi fu perpetua providencia no las
afiftiefe defpues de criadas , y no las confervá-
fe con el mifmo poder , con que al principio
las hizo, al punto fe defvaneciéran en nada.
„ .
(*) Sapiente u .v .i* .
Y efto declara la Efcritura quando.
dice 2(a)i
'
10j. y. ‘¿lomo puatera permanecer cofa alguna, Jt tu
no ejuifterasi ¿O cómo fe conferíara ,ft tu no IÁ
et(tjltfras\

z 2. Dios premueve tas caufas criar


das fin impedir fu actividad.
Y no folamente conferva , y rige Dios con
fn providencia todas las cofas que hay , fino
también mueve con una intima mocion á to­
das aquellas que fe mueven, y hacen algo,
aL
P a r te i . ca p. ii. 43
al movimiento ó acción que exercen ; de tal
fuerte, que aunque no impide la acción de las
caufas criadas 5 pero la previene, ó fe anticipa
a ella, porque fu ocultísimo impulfo penetra
todas y cada una de las cofas, y como atef-
.igua el Sabio (a) : Penetra todas las cofas def- (>) ¡mt , y
de un extremo hdjla el otro fuertemente , y
difpone todas ellas fuavemente. Por lo qugl el
Apoftol, al anunciar á los de Athenas el Dios _
que ignorantes adoraban, dixo (b ): N o eflá le- a| *r‘ I7, * l7‘
xos de cada uno de nofotros >porque en él vi­
vimos , nos movemos \ y efiamos.
2 3 • Que la obra de la Creación es co­
mún a las tres Perfinas de la San*
tisima Trinidad.
Efto báfte en orden á la explicación del
■primer Articulo , advirtiendo demás , que l i
jobra de la Creación es común á todas las Per-*
^fonas de la fanta , e individua Trinidad. Porque
i en efte lugar confcfamos con la do&rina de los
Apoftoles, que el Padre es Criador del Cielo, y
de la tierra : y en las Santas Efcrituras leemos
efto mifmo del Hijo (c): Todas ¡as cofas fueron ( OJoann. i. v. j.
hechas por é l : y también del Efpiritu Santo (d ): W Gen* *•v**•
E l Efpiritu del Señor era llevado fobre las
aguas: y en otra parte (e): Con la palabra del (,) p(aim, T.
Señor. Je hicieron firmes, é incorruptibles les Cié- Jobjj. v. 4.
los con el Efpiritu de fu boca fe hizj) toda
f» Virtud, y adorno.

CA
44 C a t e c is m o R o m a n o .
.tjjl-ü......---------------r i
CAPITULO III.

DEL SEGUNDO
ARTICULO DEL CREDO.

Y en Jefu-Chrifto fu único Hijo,


Nueftro Señor.
1. D el fegurído Articulo, y utilidad
de fu confefion.
Uan admirable y copiofo fea el prove­

Q cho , que fe derivó al genero huma-


no por la Fe , y confefion de efte Ar­
ticulo , declaran , afi aquel teftimoniode S
Juan (a) : Qualquiera que confesare, que Je­
ta) 1. joann. 4.v.iy. fus. es Dios» Dios eftk en e l, y H en
Dtos > como también aquel otro , con que
Chrifto Nueftro Señor publicó bienaventurado
al Principe de los Apoftolcs, diciendo (b ):'Bien-
Matth. it. v. 17. aventurado eres Simón hijo de Juan , porque
no te revelo la carne, ni la fangre } fino mi
Padre , que ejla en los Cielos. Porque en efta
F é , y confefion confiftc el firtnifimo cimiento
denueftra íiüud , y Redención.

2. Por donde fe conoce mejor el be•


nefeio , q%e contiene ejle Articulo .
Mas porque de nin¿au modo fe dexa me-
P a r t e i. c a p . íit. 4 *
jor entender el fruto de efte maravillóte pro­
vecho , que contemplando la caída defde aquel
felicifimo cftado, en que Dios habia colocado
á los primeros Padres , procúre con diligencia
el Párroco, que los Fieles lleguen á conocer la
caufa de todas las miferias , y trabajos. Porque
habiendo faltado Adán ala obediencia de Dios,
y quebrantado aquel entredicho (a) , Puedes («)G<n.
comer de todos los arboles del Parai/o , mas
no comas del árbol de la Ciencia del bien y
del mal ; porque en qualquiera dia que co­
mieres de e l, morirás, cayó en aquella fuma
calamidad de perder la fantidad y jufticia, en
que habia (ido colocado , y de incurrir en otros
males, que copiofamente explicó el Santo (b) .
Concilio Tridentino. Juntamente advertirá,que ” Cip| ’
el pecado y fu pena no pararon en folo Adán, cat. Damafc. fcb. *,
fino que de él como de femilla y cauíá, fe caP* **♦*
propagaron en juílo caftigo á toda Ja pof-
teridad.

3 • Ninguno pudo reparar el género


humano , fino Chrifto.
Habiendo pues caído nueílra naturaleza
del altísimo grado de dignidad en que efta*
b a , de modo ninguno [*] bailaban todas las
fuerzas de hombres, ni Angeles, para levantar- H Tr,* M*
l a , y redimirla á fu antiguo cftado. Por lo * ^ "*
qual no quedaba otro focorro á aquella caída,
y fus confeqüencias , fino que el infinito po­
der del Hijo de D ios, tomando la flaqueza de
46 C a te c is m o R o m a n o .
(«) joann. i. v . nueftra carne, quitáfe la (a) malicia infinita
(¿)Rom. j . v. 10. del pecado, y nos (b) reconciliáfe con Dios
por medio de íu Sangre.
4 . Ninguno pudo jamas falvarfe fin
la Fe déla Redención de Chrtflo,
que fue declarado muchas veces d ef
de el principio del mundo.
Y la Fé, y confefion de efta
T, í*) [*] y fue fiempre necefaria á los hombres, pa-
*. are. 7.°m* * ** ^ ra confeguir la falvacion ; y afi defde el prin­
cipio del mundo manifeftó Dios efte refeate:
porque en aquella fentencia de condenación,
que dio al genero humano luego defpues del
pecado, moftró también la efperanza de la
1 Redención en las mifmas palabras , con que
intimo al Demonio el daño que le habia de
hacer en el refeate de los hombres , diciendo
(O Gen. 3. * 1u (c) ; To pondré enemiftades tn tretí, y la mu-
per 3y entre tu Image , y el fuyo ; ella que*
brantará tu cabezjt >y tu afecharás a, Ju calca-
r¡ar: defpues confirmo también muchas veces
efta mifma pronaefa , y manifeftó más defeu-
biertamente fu determinación ,efpeciaJmente
á algunos hombres %á. quienes quiíb favoreter
con raueftras. de fingular benevolencia. Y entre
otros y defpues.de haber declarado muchas ve-
(rjy Gen, ii,. v, 3. Se ces (d) efte Myfterio al Patriarca Abrahan , fe
e. i«.v. ii. lp defeubrio más claramente ál tiempo que
obedeciendo al mandamiento de D ios, quifo
{aerificar i fui unigénito hijo l&ac i pues le
dixa
P a r t e i. c a p . i i i . 47
dixo (a ): Porque hicifte efto , y no perdonáfte ^ 11’ v‘ lt ’
i tu unigénito hijo por mi, te bendeciré, y mul­
tiplicare tu linage, como las eftrellas del Cielo,
y como la arena que eftk en la ribera del man
tu linage pofeerá las puertas de ttfs enemigos,
y todas las naciones ferán benditas en tu Una-
ge , porque obedecífie a mi Voz} De las quales
palabras fácilmente fe podía colegir, que de la
generación de Abrahan había de falir, quien
librando a codos de la cruelifima tyranía de
Satanás, había de traerla falud : y era nece-
fario que el tal fuefe hijo de D ios, nacido del
linage de Abrahan fegun la carne. Poco defpues
para que fe confervafe la piernona deeftaproi
mefa, efiableció la mifma confederación con
Jacob , nieto de Abrahan : porque quando vio
Jacob aquella Efcalera, que puefta fobre la,
tierra , tocaba con fu cumbre los,Cielos.» y i
los Angeles de Dios que fubian y baxaban por
ella * como.afegijra <b) la Efcritur^ ; Oyó tatn- (*)Gen. »*. y. i*.
bien al Señor, que arrimado á la Efcalera \a>
decía (c): To.foy el Señor Dios de Abrahan tu (<)Gco. »8.v.ij. 14.
Padre ,y Dios de Ifaac : te daré a. ti , y 4 tu.
hnsgc efia tierra , en que duermes, yferá tu
tifíate cómo el polvo de la tierra; Te au atatas
hafta el Oriente , Occidente , S ep ten trión y
Mediodía yy ferán benditas en ti i y en tu
Uvage.taddi las Tribus 1de :la tierra., ¡Defpues
de -efto, por renovar la hútiwjioWcmorjadefo;
protnefa continuo Dios *n fuftitarl* efperap-
aa del Salvador » «1 linage c\e Abr?hgiv
coiño
48 C a te c is m o R o m a n ó
como á otros muchos hombres: porque eftablé-
cida la República , y Religión de los judios,
empezó á declararfe mas á fu Pueblo : pues aun
las cofas mudas fignificaron , y los hombres
predixeron , quales , y quantos habían de fer
los bienes que aquel Salvador, y nueftro Re­
dentor Jéfu-Chrifto habia de traer. Y cierta-
i? / J 11 í9 mente los (a) Profetas, cuyos entendimientos
ifá¡. 7. «. 9. i*. Si fueron iluftrados con luz del Cielo , profetiza-
sj. per tot. ron el Nacimiento del Hijo de Dios, y las ma»
«Tahbi fopc. 7 & ravillas que el obró defpues de nacido hom­
bre , fu do&rina, coftumbres , condu&a de Vi­
da , Muerte, Refurreccion , y todos los de­
más Myfterios fuyos, enfeñandolos todos tan
defeubiertamente, como íi hubiefen íido cofas
prefentes, en tanto grado, que no vemos ha-
/ ber otra diferencia entre las predicciones de
los Profetas, y la predicación de los Apofto-
le s , y entre la Fé de los antiguos Patriarcas,
’ - y la nueftra, fino la diftincion fola del tiempo
venidero, y pafado. Mas yá parece fer tiempo?
de tratar en particular de cada una de las par­
tes del Articulo. , -v .

, 5. D e efie nombre Jefits > fue fio a


Chrifio por mandamiento de Dios.
J efus es nombre propio de aquel que es
Dios y Hombre , el qual fignifica Salvador.
N i le fue púefto£afualmertte , o poruii<ÍUmen
y Voluntad¡ de los hombrés*, fino por difpoii-
cion y mandamiento de Dios. Porque el An-
p A fcT fci. C a p . n i . 49
gcl anunció á María fu Madre de efte mo­
do (a): Mira que concebirás en tu vientre , y (*) *• í 1*
parirás un hijo , y le llamar¿$ por nombre Je- 4l#7‘ Y# I4‘ I,#
fus. Y defpues no folamente mando á Jofef
Efpofo de la Virgen , que puíiefe al niño efte
nombre , fino también le declaro el motivo
porque fe habia de llamar afi, pues le dixo (b): (b) i. f.
Jofef hijo de David, no temas recibir k Ada-
ria tu efpofa: porque lo que ella ha concebido,
es por obra del Efpiritu Santo : y parirá un
hijo , y le llamarás por nombre Jefus : porque
él falvark í fu pueblo de fus pecados.
6. Aunque muchos fe han llamada
con efie nombre, fer o con mucha
mas propiedad le conviene al Sal-
vador.
Es cierto que otros muchos fe llamaron"
con efte nombre , fegun las divinas Efcritu-
ras ; porque el mifmo nombre tüvo el hijo
de N ave, que fucedió i Moyfes, y quien, lo
que á Moyfes no fue concedido , introdüxo á
la tierra de promifion el pueblo , que Moy­
fes habia libertado de Egipto. Con el mifmo
nombre fe llamó también el hijo de Jofcdecli
Sacerdote. Pero ¿con quanta mas verdad juz­
garemos que fe ha de llamar con efte nom­
bre nueftro Salvador \ Pues él tráxo la lu z , la
libertad , y la falud , no á un pueblo folo, fino
a todos los hombres de todas edades, y á eftos,
no cftando oprimidos de la hambre, ó de la fu-
D gecion
$6 C a t e c is m o R o m a n o
gecion ele Egipto , ó de Babilonia, fino eftarfdo
Tentados en la fombra de la muerte , y conG*
treñidos con las durifimas cadenas del pecado,
y del Diablo: él les adquirió el derecho y
herencia del Reynó del Cielo : y él los recon­
cilió con Dios Padre : y finalmente vemos, que
aquellos fueron reprefentacion y figura de
Chrifto Señor , quien colmó al linage huma­
no de los beneficios que hemos dicho. De­
más de efto, todos los demás nombres, con que
(« )lfal. 7. ▼. 14* decían las profecías (a) que fe habia de lla­
Zach. *.v. i».
mar el Hijo de Dios , fe reducen á folo efte
nombre de Jefus. Porque fígnificando cada uno
¿de los demás fola una parte de la falud , que
nos habia de dar, folo efte abrevió en si la íu-
ma y compendio de toda la falud de lo£
hombres.
7. D élo que fignijica efte nombre
Chrifto, y por quantos títulos con­
viene a nueftro Salvador.
A l nombre de Jefus fe añadió también el
hombre de Chrifto , que fignifica Ungido , y
es nombre de honor , y oficio , y no propio de
folo uno , fino común á muchos : porque aque­
llos nueftros Padres antiguos llamaban Chrif-
(A) i.R íg .t 4 .V .7 - i t . tos (b) á los Sacerdotes, y los (c) Reves, que
E t C . i 6 . v. 11, Dios habia mandado ungir por la dignidad
i . Paralip. t(. v. »i,
Plalm. 104. v. 1 f .
de fu oficio. Porque el minifterio de los Sa-
(í) E xod. 19. ▼. 7 , cerdotes es , encomendar á Dios el pueblo
& C. 40. v. 13. & 1 >con oraciones continuas , ofrecer facrifitios
Reg. 10. v. 1.
al
P a r t í i. g a p . n i. $i
Señor , y rogarle por el bien del puc?
blo. Mas á los Reyes fe encomendó el go­
bierno de los pueblos : y afi íu principal car*?
go e s , defender y proteger la autoridad de
las leyes, y la vida de los inocentes, y repri­
mir y vengar la ofadia de los malos. Y porque
ambos oficios reprefentan en la tierra la Magef-
tad de Dios, porefofe ungían con (a) un- MLúe. i S.t.si. i i .
• r r •i N um , 3. v. j .
güento los que eran efcogidos para exercer x Reg< 10>v. &
el cargo Real,ó Sacerdotal. También hubo cof- c. v. n . & *.
tumbre de ungir (b) á los Profetas , los quales ^
como interpretes y medianeros del Dios in­
mortal , nos defeubrieron los fecretos celef-
tiales , y nos exortaronk la enmienda de las
coftumbres con faludables preceptos, y profe­
cías. Mas quando nueftro Salvador Jefu-Chrif-
to vino al mundo , fe encargó de los oficios
y empleos de las tres calidades de perfonas
que fe han dicho , esa faber , de Profeta, de
Sacerdote , y de Rey >y por eftas caufas fue *y
. llamado Chrifto , y ungido para exercer eftos
cargos , no por mano de algún mortal, fino
por virtud del Padre celeftial, ni con ungüen­
to de la tierra , fino con oleo efpiritual i por
que fe derramó fobre fu fantifima alma la
plenitud del Efpiritu Santo , fu gracia , y to­
dos los dones , en tanta copia , que nunca hu­
bo otra naturaleza criada capaz de ella : y efto
declaró muy bien el Profeta , quando hablan­
do al mifmo Redentor decia (c): Amifle
jujlicia, y aborrecijie la maldad : por efo te
D2 ungió
i 2 C a te c is m o R o m a n o .
ungió Dios tu Dios con el oleo de la alegría
mas que á todas las demás criaturas. Lo mif-
mo manifeftó mucho mas claramente Ifaias'jpor
í*s ifal 4x ▼.i. e^as Pa'ahras(a): E l Efpiritu del Señor eflá
me. 4. v. *ig*. fobre m i, porque me ungió el Señor ,y me en­
vió i anunciar á los manjos. Y afi Jefu-Chrií-
(í) Deuc. 18. v. if. to fue (b) fumo Profeta y Maeftro que nos en-
AA*r.). y. »*. f^ño la voluntad de Dios, y por cuya <fo&ri-
na recibió el mundo el conocimiento del Pa­
dre celeftial. Y tanto mas efclarecida y alta­
mente le conviene efte nombre , quanto to­
dos los demás que fueron dignos del mifmo
nombre , fueron fus difcipulos , y enviados
principalmente á anunciar efte Profeta , qué
habia de venir á falvar á todos. También fue
Chrifto Sacerdote, no de aquel orden de que
fueron los facerdotes de la tribu de Levi en
la ley antigua , fino de aquel de que Da-
ftjpfalm. f9 . ▼.4 - Pronta cantó (c ): Tu eres Sacerdote para
las eternidades fegun el orden de Aíelchifeaecht
cuyo punto trató diligentemente el Apoftol,
(d) H«b. f. ▼.*• eferibiendo (d) á los Hebreos. Afimifmo reco­
nocemos también por Rey á Jefu-Chrifto, no
folo en quanto D ios, mas también en quanto
hombre, y fegun que es participante de nuef-
tra naturaleza , lo qual ateftiguó el Angel di-
(0 Luc. 1. t. ji.33. ciendo (e): Rtynari en la cafa ^de Ja-ob para
Jtempre, y fu Reyno no tendrá fin. El qual
(*) vide arr. t. num. Reyno es el Reyno [*] efpiritual , y eterno de
s. Chrifto , que comienza en la tierra , y fe per­
fecciona en el Ciclo. Y en efeílo luce los ofi­
cios
P a R T . 1. CAP. III. 53
cíos de Rey para con fu Iglefia con maravillo»
fa providencia. Pues él la gobierna , él la de­
fiende del furor y afechanzas de fus enemigos,
él la ordena fus leyes , y él la franquea , no
folamente fantidad y jufticia , fino también
vigor y fuerzas para perfeverar en ella. Y
aunque efte Reyno comprehende en fu feno
afi buenos , como malos, y por ello todos los
hombres pertenecen á él con derecho, fin em­
bargo los que experimentan la fuma bondad
y largueza de nueftro R ey. mas que todos los
demás j fon aquellos que hacen una vida ino­
cente , y perfe&a con arreglo á fus preceptos.
Ni entró Chrifto á pofeér efte Reyno por dere­
cho de herencia , ú otra via humana, aunque
defeendia (a) de muy efclarecidos Reyes , fi-(,)Matth. i.pertot,
no fue Rey , porque Dios le dió en quanto Luc. j.per
hombre (b) toda aquella poteftad , grandeza, y
dignidad, de que es capaz la naturaleza hu- (0 Matth. »#. v. i»,
mana. Y asi, le entregó el Reyno de todo el .
¡mundo,y efe&ivamente en eldia del juicio Apoc^.V.
le le rendirán (c) todas las cofas entera y p er- c. is.r. 19.
feftamente, lo qual ha empezado yá á exe- **• T> *?•
Cutarfe.
8. Deque modo hemos de yreer, y
tonfe/ar,que Jefa-Chrifto es Hijo de
D ios .
Su único H ijo .
, Altos fon los myfterios que en eftas pala­
bras fe proponen á los Fieles, para creer , y
Dj con-
54 C a te c is m o R o m an o.
contemplarlos; es á faber, que el Hijo de Dios
es también verdadero Dios , afi como loes el
Padre, que lo engendro defde la eternidad. De*
más de efto confefamos, que él es la fegunda
Perfona de la divina Trinidad , igual en todó
sUas otras dos Perfonas; porque ninguna cofi
defigual y deíemejante h a y, ni aun fingir por
el peníamiento fe debe en las tres divinas Per-
fbnas. En todas tres reconocemos una mifma
tienda, voluntad , y poteftad : lo qual, fobré
otros muchos oráculos de las (antas Efcrituras
de que patentemente confta, íe declara exce­
lentemente en aquel teftimonio de San Juan,
|«) Joann. i. v. »• ^ue j ; ce ^ . £ n e¡ principio era el Verbo ,y e l
Verbo eftaba en Dios , y el Verbo era Dios«
Mas al oir que Jefus es Hijo de Dios , no he#
mos de penfar que intervino en efte nacimien-*
to alguna cofa terrena , 6 mortal j fino de­
bemos creer confia or^mente,y venerar con fuma
piedad de animo aquella generación,con que é í
Padre engendro defde la eternidad al Hijo , 13
qual de modo ninguno podemos percibir ni-
entender perfe&amente » y afi arrebatados en-
admiracion del myfterio , hemos de decir con1
(b) ifai. fj. v.*. el Profet^(b): tQm hi fer<ípod'rofo para refe-
rir fu generacióní Por tanto fe debe creer,
O Ex Symb. Nic. clue HiÍ° t‘ene natinalez l , la mil-
i. & ConiUminop. ma poteftad , y la mifma fabidui ia que el'Pa-
Can. i. & Gteg. <jie ^C-Omo trías claramente confuíamos en el
w».*i.°dc OnhoJox. Credo [*J Nit cno , que diceafi: 7 en Jefu-
Fid. cap. rr Q m fío , mico Hijo de Dios , y nacido deÜ
Pa-
P a r t e i. c a p . t i t . 55
Padre antes de todos los figlos : Dios nacido de
Dios , luz. nacida de ¡a luz.■ > Dios Verdadero,
nacido de Dios Verdadero , engendrado , no he­
cho , de una mifma fubflancia con el Padre,
por quien fueron hechas todas las cofas,
9. Expltcafe la generación eterna
de Chrifto con un Jimil 5y fus dos
nacimientos.
Y entre todos los fitttiles, que fe fuelen
traer para dar á entender el modo de efta
generación eterna , el mas propio parece fer
aquel , que fe toma del modo de penfar de
nueftro entendimiento : por lo qual llamo (a)
San Juan al Hijo de D ios, Verbo , ó concepto * oann’ ** T‘ **
ilel entendimiento ; porque afi como nueftro
entendimiento al entenderfe de algún modo
& si mifmo , forma fu mifma imagen y. fc-
tnejanza, la qual los Theologos llamaron Ver­
bo , ó concepto; afi también D ios, en quanto
liay lugar ¿rcomparar lo divino con lo humano,
.cntendiendofe á si mifmo, engendra al Verbo,
o concepto eterno : aunque lo mejor es con­
templar lo que propone la Fé, y creer , y. con-
fefar fencillamente , que Jefu-Chrifto es ver-
¡dádero Dios, y verdadero hombre ; en quan-
;to D ios, engendrado por el Padre antes de to­
dos los figlos; mas en quanto hombre , na­
cido en tiempo de Maria Virgen fu Madre. Y
aunque reconocemos eftos dos nacimientos,
sk> obftante creemos que el gs un folo Hijo»
D* por-
56 C a t e c is m o R o m a n o
porque es una fola Perfona, en la qual fe unéf}
la divina y humana naturaleza.

10. D e que modo tiene i y no tiene


hermanos Jefa-Chrifto.
Y por lo que toca á la gener
no tiene Jefu-Chrifto hermano, ó coheredero
alguno > porque él es único Hijo del Padre, y
(«) ifai. (4. v. 8. nofotros (a) compoficion y obra de fus manos»
Pero fi le contemplamos por la parte del na­
cimiento humano , no folamente llama él k
muchos con el nombre de hermanos , fino que
(í) H«b.». v. 1». efeftivamente los tiene en lugar (b) de herma­
nos , para que aúna con el alcancen la gloria
de la herencia dél Padre :.y eftos fon , los que
defpues de recibir k Jefu-Chrifto por la Fé, de-
fempeñan por obra con ejercicios de caridad
efta Fé que profefan con el nombre; por lo qual
«. t. »<?. el Apoftol (c) le llama primogénito entre mu­
chos hermanos.
1 1 . Jefu-Chrifto fe llama, y es nuef­
tro Señor , en quanto D io s , y en
quanto hombre.
Nueftro Señor.
Muchos fon los titulos con que en las
Tantas Efcrituras fe nombra nueftro Salvador,
de los quales es claro que unos le convienen
en quanto D ios, y otros en quanto hombre,
porque de diverfas naturalezas tomó diverfas
propiedades. Y afi decimos con verdad , que
Jefu-
P a r t e i. c a p . iii. 57
Jefu-Chrifto es .Todo poderofo , etfftto, éin-
menfo i todo lo qual le viene de la naturale­
za divina. También decimos de é l , que pade­
ció , murió, y refucitó, las quales cofas ^na­
die duda fer propias de la naturaleza humana.
Pero demás de eftas cofas hay otras, que le
convienen fegun las dos naturalezas, como el
fer Nueftro Señor , que es lo qu^en efte lugar
confefamos. Y afi con muy jufta rázon le de­
bemos llamar Nueftro Señor, fegun ambas na­
turalezas. Porque al modo que él es Dios eter­
no aft como el'Padre , es también Señor de
todas las cofas igualmente que el Padre > y á
la manera que él , y el Padre no fon diftin-
tos Diofes, fino un folo Dios , áfi tampoco fon
diftintos Señores, fino un folo Señor. También ^ pfaJ|B ^
en quanto hombre fe llama juftamente [*] ifai. 4*,*
Nueftro Señor por muchas razones. Y en pri- Joann. 1 3 .
mer lugar le compete legítimamente efta po- Apoc*
teftad de Uamarfe , y fer verdaderamente
Nueftro'Señor, porque él es nueftro Reden-;
to r, que nos libró del pecado, como lo enfeña
el Apoftol diciendo (a): Se humilló asím if- (fl) Philipp. a»v. 9.
mo , haciendofe obediente hafia ¡a muerte, y 9' *0,
muerte de cruz^\ for lo qual Dios le evfa\z£>,
y le dió nombre que es fobre todo nombre,
para que al nombre de Jefus toda rodilla fe
dóble de angeles , hombres , y demonios, y
toda lengua confiéfe, que el Señor Jefu-Chrif-
fo ejiá en la gloria de Dios Padre. Y él mif-
nao dixo de si defpues de la refuncccion (b ): (0 Matth. »t. ▼. ti,
Se
58 C a t e c is m o R o m a n o .
Se me hd dad* peteftad c:i los cielos , y
tn la tierra. También fe llama Señor , porque
en fola una Perfona junto las dos nacurale-
eas'divina , y humana ; porque por efta mara-
villofa unión, aunque no hubiefe muerto por
nofotros, mereció fer conftituido Señor común
y general de todas las cofas criadas, pero ma­
yormente dg los Fieles , que le obedecen y
firven con fuma diligencia , y cuidado.
1 2, Los Chrifiianos nos hemos de en­
tregar totalmente al férvido de
jfefu-Chrifio , pifando al demonio,
y mundo.
Por tanto lo que ahora refta e s , que el Pár­
roco avife y exórte al pueblo fiel, á que co­
nozca quan jufto es, que nofotros que tra­
yendo nueftro nombre de Chrifto , nos lla­
mamos Chriftianos , y no podemos ignorar
quantos beneficios nos ha hecho, porque los
conocemos por el don déla F é, con quinos
ha favorecido , quan debido e s , digo, que
nofotros , mas que todos los demás honv-
bres , nos entreguémos por íiervos , y nos
confagrémos |>ara fíempre í nueftro Redentor
y Señor. Y ála verdad efto profefamos alas
puertas de la Iglefia , quando fuimos bauti-
lados ; porque entonces declarámos que re­
nunciábamos á Satanás, y al mundo , y que
nos entregábamos enteramente á Jefu-Chrifto.
Pues ü para fer ahitados en la milicia Chriftia-
P a k t e I. CAP. III. 59
«na, nos ofrecimos á Nueítro Señor con tan
fanta , y folemne profefion, ¿de qué caftigo fe-
remos dignos , íi defpues de haber entrado en
la Iglefia, haber conocido la voluntad y le­
yes de Dios, y haber recibido lá gracia de los
Sacramentos , viviéremos fegun las leyes y
maximas del mundo , y demonio, como fi al
fer bautizados nos hubiefemos dedicado al
demonio , y mundo , y no i Jefu-Chrifto
Señor , y Redentor nueftro ? Pero ¿qué alma
habrá que no fe abráfe en volcanés de amor,
al contemplar aquella tan gran benignidad, y
propenfion de tan alto Señor para con nófo-
tros , que teniéndonos baxo fu poteftad y
feñorio , como fiervos que refeató con fu
fátigre , fin embargo nos abraza con tal ca­
ridad, que no nos llama fiervos (a), fino ami- (*) Joann. ij. t. tg*
gos , y hermanos? Eíla verdaderamente es **•
o na jufti finia caivfa,y no sé fi no es la mi-*
yor de todas, por la qúal le debemos recono-'
cer , venerar, y reverenciar perpetuamente
por nueftro Dueño y Señor.

• Q

CA-
60 C a t e c is m o R o m a n o .
___ a- " --— _ _____ LJLil
CAPITULO IV.

D E L T E R C E R
ARTICULO DEL CREDO,

Q ae fue concebido por obra y grar


cia del Efpiritu Santo , y nació de
Santa Maria Virgen.

fi.Que es lo que debemos creer en el


tercer Articulo del Credo.
E las cofas que fe hin declarado éri

D el Articulo inmediato, pueden cono­


cer los Fieles, que es muy grande y
fingular el beneficio con que Dios favoreció
al linage humano, quando lo pufo en liber­
tad , refeatandolo de la efclavitud del Demo­
nio, duriíímo tyrano. Mas fi pafamos á con lide­
rar bien la via y medio , por dondb el qui-
fo hacer efte beneficio, hallaremos que no hay
cofa mas iluftre, ni magnifica, que la liberali­
dad y bondad de Dios para con nofotros. Por
tanto, deíde la explicación del tercer Articulo
empezará el Párroco* á manifeftar la grandeza
y excelencia de efte Myfterio , que tan repe­
tidas veces proponen á nueftra conlideracion
las fancas Efcricuras, como el principal punto
de *
P a r t e i. c a p . i v . <s í
3c toda nueftra Talud ; y enfeñará que fu fen-
lido es efte: que nofotros creémos, y confc-
famos, que efte mifmo Jefu-Chrifto, nueftro úni­
co Señor, é Hijo de Dios, quando por nofotros
temo carne humana en el vientre de la Virgen,
no fue concebido por obra de Varón , como
los otros hombres, fino que excediendo to-
do el orden de la naturaleza, (a) fue concebido ^ ***
por obra del Efpiritu Santo, de tal modo, que
perfeverando efta mifma Perfona en fer Dios,que
lo era defde la eternidad, fe hizo hombre, que
antes no era. Y que eftas palabras fe hayan
de entender de efte modo, confta claramente
de la confefion del Concilio de Conftantinopla,
que dice afi (b) : E l qual baxó del Cielo por (*) Symb. Conftanti-
nofotros los hombres, y por nuejlra fa lu d : y Canoera ' “ }*
encarnó por obra ael Efpiritu Santo de Alaría dem Conciin. simi-
Virgen , y fe hizo hombre. También explicó •»* habet Coaciliiua
efto San Juan Evangelifta , como quien había Nic*num‘
bebido el conocimiento de efte altifimo Myf-
terio del pecho del mifmo Salvador; porque
defpues de haber declarado la naturaleza del
Verbo Divino con aquellas palabras (c) ; A l ^ joann.r. ▼.t.
principio era él Verbo, y el Verbo eflaba en
Dios , y el Verbo era Dios , concluyó afi (d): ^ ibídcn v. 14»
T el Verbo Je hizo carne, y habitó entre nofotros.
2. En la Encarnación del Verbo D i­
vino nofe hizo confufon alguna de las
dos naturalezas divina , y humana.
Porque el Verbo Divino, que es una Perfona
62 C a te c is m o R o m a n o .
de la naturaleza Divina, de tal modo tomó U
naturaleza humana, que fuefe una mifma la
hypoftaíis ó perfona de ambas naturalezas, di­
vina , y humana : de donde provino, que eíU
tan maravillofa unión conferváfe las acciones
y propiedades de las dos naturalezas; y qu.e
(«> s. Leo Serm. i. como dice aquel gran Pontífice (a) San León,
de "Nativit. Dow. nj ja gloria de la fuperior forbiéfe á la infe-
Dam. life. j. cap.17. rjor ^nj unión de la inferior difoiinuyéfe i
la fuperior.
3. JVo folo el Efpiritu Santo, fino
las tres Perfonas obraron igual*
mente el Myfterio de la Encarna­
ción j y porque fe atribuye al E f
piritu Santo.
Mas porque no fe ha de omitir la explica­
ción de las mifmas palabras, enséñe el Párro­
co , que quando decimos que el Hijo de Dios
fue concebido por obra del Efpiritu Santo, no
entendemos que fola efta Perfona de la Divina
Trinidad obró el Myfterio de la Encarnación.
Porque aunque folo el Hijo tomó la naturale­
za humana , mas todas las Perfonas de la San-
tillma Trinidad, Padre , Hijo , y Efpiritu Santo
obraron efte Myfterio > porque íiempre fe ha
de reccner aquella regla de la Fé Chriftia-
^ ha, es á faber [*] : que todas aquellas cofas
s. Aug. iib. t. de que obra Dios fuera de si mifmo en las cria-
Tnn.cap.4. turas, fon comunes á las tres Perfonas, de
fuer-
P a r t e i. c a p . iv ; 6'i
Tuerté qué en eftas cofas no obra una Perfo­
na mas que otra, ni una puede obrar fin las
otras. Unicamente lo que no puede fer común
á las tres Perfonas es , el que una proceda de
otra , porque el Hijo folamente es engen­
drado del Padre , y el Efpiritu Santo proce­
de del Padre, y del Hijo , pero todo lo que
de ellas fale fuera de si mifmas, es fin algu­
na duda obra de las tres Perfonas : y de eíla
calidad es la Encarnación del Hijo de Dios. Mas Pro?, t. Se >.
aunque efto fea afi , fin embargo de aquellas
cofas que fon comunes á todas las Perfonas, cap. s. Fulg^Ub.0;!
fuelen las Sagradas Letras atribuir una k una ad Frafin.
Perfona : y otra á otra, como el fumo Poder
al Padre , la Sabiduría al. Hijo, y él Amor ají
'Efpiritu Santo, y por quanto el Myfterio de la
Encarnación de Dios nos declara la inmenft, y
fingular benignidad con que fu Mageftad nos
1ama, por efo éfta obra fe atribuye efpeciat*
•_*ncnte al Efpiritu Santo.
4. En la Encarnación del Hijo de
■ Dios unas cofas fe obraron fegun
el orden de la naturaleza , y otras
fobre todo efte orden.
También advertimos, que en efte Myfterio
unas cofas fe obraron fegun el orden y mo­
do de la naturaleza , y otras fobre todo éfte
orden. Porque quando creemos que el cuerpo
de Chrifto fue formado de la purifima fangre
de la Madre Virgen , reconocemos haber obra-
do
64 C a t e c is m o R o m a n o .
do en efto la naturaleza humana fegun fa n&
tural modo, pues es natural y común á los
cuerpos de todos los hombres, el fer formados
de la fangre de la Madre. Mas lo que excede
el orden de la naturaleza , y to da inteligencia
humana es, que en el mifmo inflante en que
la bienaventurada Virgen , dando fu confenti-
(<) Luc. i« »• 3*> miento á las palabras del Angel, dixo (a), He
aquí la efclava del Señor, bagaje en mi fegun
Vueftra palabra > en efe mifmo fue formado el
Santiíimo cuerpo de Chrifto, y fe le juntó el
alma «on el ufo de la razón ; y afi en un mif­
mo momento fue perfe&o Dios, y perfe&o hom­
bre. Y que efto hubiefe fido una nueva y ad­
mirable obra del Efpiritu Santo, nadie puede
dudar ; porque ningún cuerpo puede fegun el
orden de la naturaleza fer informado con el
alma racional , fino dentro de cierto feñalado
efpacio de tiempo. Pero lo que demás de efto
merece la mayor admiración es, que luego que
el alma fe unió al cuerpo , fe juntó afimifuio
la Divinidad con el alma , y el cuerpo , de
fuerte que en el momento mifmo , en que el
, „ . M . cuerpo fue formado , y animado 1*1 , fe juntó
5. te o Sena. 9. de ¿• , ,J , , *■ 1 \ }
Nati». Don». también la Divinidad con el alma y el cuerpo:
de donde fe infiere, que en un mifmo momento
de tiempo era perfetto Dios , y perfetto hom­
bre , y que en efe mifmo la Virgen Santiíima
fe llamaba propia y verdaderamente Madre de
Dios, y del hombre, porque en el mifmo inflan­
te concibió á Dios, y al hombre. Y efto es lo
P a r t e i. c a p . iv . 65
íjué la manifeftó el Angel, quando la dixo (a): Luc*X,Y*
Adira, que concebirás en el Vientre , y parirás
un hijo ,y le llamarás por nombre Jefus : él
ferá grande ,y fe llamará Hijo del Altijimo.
En elto fe cumplió también aquello que pro­
fetizo Ifaías , quando dixo (b) : He dqui con- ^ ^ 7 y x
cebira una Virgen , y parira un hijo. Final­
mente efto mifmo declaró Santa Ifabél, quan­
do llena del Efpiritu Santo, entendió la con­
cepción del Hijo de Dios, y dixo aquellas pa­
labras (c): t De dónde á mi la dicha , de que
la Aladre de mi Señor Venga á mi ? Mas: (O Lu® ’ *•Y<*3*
afi como el cuerpo de Chrifto fue formado de
la purifima fangre de la caftifima Virgen fin
obra alguna de Varón, como antes diximos,
fino por fola virtud del Efpiritu Santo, afi tam­
bién en el mifmo momento , en que él fue con­
cebido , recibió fu alma grandifima copia del
Efpiritu de Dios, y todo el lleno y abundan­
cia de fus dones: porque como dice San Juan
(d), no da Dios á Jefu-Chrifto el Efpiritu con
medida, como á los demás hombres que fio- ^ J°*nn*3* 34»
recen en fantidad y gracia 5 fino derramó fo­
bre fu alma toda gracia con tal abundancia (e),
que todos nofotros hemos recibido de fu plenitud, Ioan,l, *'T’ 1('

5 . Chrifto no es Hijo adoptivo, fi- „


J , , * ( ) S- Ambrof. Iib. i.
no natural de Utos. de fide cap. r
Dam aíc. Iib. 4. cap.

Sin embargo no es [*] licito llamar á Jefu- orac. ji .§ f *****


E Chrif-
66 C a t e c is m o R o m a n o .
Chrifto Hijo adoptivo de Dios, aunque tuvo
aquel efpiritu , por el qual los hombres fantos
configuen la adopcion de hijos de Dios; por­
que liendo él por naturaleza Hijo de Dios, de
ningún modo fe ha de penfar que le conviene
gracia , ó nombre alguno de adopcion.

6 . D e las cofas que fe han de me*


ditar en la concepción de Chrifto>
para facar fruto .
Eftas fon las cofas que ha parecido explicar
acerca del admirable Myfterio ‘de la Concep­
ción ; de las quales para que podamos facar
faludable fruto , deben los Fieles traer fre-
qüentemente á la memoria, y coníiderar mu­
chas veces, mayormente las cofas figuientes:
que es Dios el que tomó carne humana : que
él modo con que fe hizo hombre , no podemos
nofotros , no folamente explicar con palabras,
mas ni aun alcanzar con el entendimiento:
y finalmente, que él quifo haceríc hombre, k
fin que nofotros los hombres renaciéfemos
hijos de Dios. Confidéren pues atentamente
eftas cofas, y crean , y adoren con corazon
fiel y humilde todos los myfterios que con­
tiene efte Articulo, y no quieran inveftigar
y efcudriñarlos curioíamente, porque efto qua-
finunca fe puede hacer fin peligro.
P a r t e i. cap. iv . 67
| 7 . Que Jefu-Chrifto nació de Alaria
' Virgen,y de lafuavidad de efta me*
ditacion.
■, Y nació de Maria Virgen. „

Efta es la fegunda parce de efte Articulo*


| fen cuya explicación trabajará con diligencia el
1 Párroco > poique los Fieles no folamente der
1 ben creer que Jefu-Chrifto Nueftro Señor fue
concebido por obra del Efpiritu Santo , fino
también que nació , y falió á luz de Maria
Virgen. Y con quanta alegría y fuavidad de
animo fe haya de meditarla Fé de efteMyfter
rio , declara bien la voz de aquel Angel, que -. . <
primero tráxo al mundo efta felicifiraa embar-
jadas pues dice (a) : He aqui os annncto un («) L*e. «. t. i*.
gran gozs> , (fue recibir¿ todo el pueblo. Taca-
bien'fe dexa entender fácilmente del iCántico,
que aquella celeftial milicia de Angeles cantó
diciendo (b): Gloria fea en las alturas a .Dios., ^ Ibi(j T t
y paz, en la tierra a los hombres de buena va-
luntad. Aqui empezó también á cumplirfc aque­
lla san magnifica promefa , que hizo Dios ¿
Abrahan, diciendole (c), que vendría tiempo,
quando todas las Naciones ferian benditas en ^ Gcn‘ **’ v’ ***
fu linage, Porque Maria, á quien predicamos
y adoramos por verdadera Madre de Dios , por
quanto parió la Perfona que* juntamente es
D io s,y Hombre, defcendió (d) del linage d?l ^Macth.j. y. ii.
Rey David,
£2 Chrijlo
6s C a te c is m o R o m a n ó

s. Chrifto nació de M ar i a Virgen


• fobre el orden de naturaleza.

Y fi la concepción de Chrifto
mente el orden de la naturaleza, no menos fu-
cede efto en fu nacimiento; pues no es licito
penfar que hubo en él cofa que no fuefe di­
vina. Mas lo que entre todas las maravillas
que fe pueden decir, ó penfar , no tiene igual
es , el nacer de Madre fin diminución alguna
fOMatth. »«.▼.». Ia virginidad materna, y de aquel modo
en que defpues falió (a) del fepulcro cerrado, y
0 )Joain. fellado* y de aquel también , en que entro
(b) á los Difcipulos á puerta cerrada; ó por
no defviarnos de las cofas , que cada dia ve­
mos obrarfe por virtud natural, asi como ios
rayos del Sol penetran la folida fubftancia del
vidrio fin romperlo , ni hacerle daño alguno,
á éfta femejanza, y con infinitas ventajas de
modo mas alto, falió Jefu-Chrifto del vientre
de fu Madre fin el menor detrimento de la
virginidad de ella ; y afi celebramos fu entera,
y perpetua virginidad con alabanzas muy ver­
daderas : lo qual fe hizo por virtud del Efpiritu
Santo, quien de tal modo afiftió á la Madre en
la concepción y parto del Hijo , que la dio
fecundidad, y •juntamente la confervó en per­
petua virginidad.

Con
P a r t e i. c a p . i v . 69
f. Con raz.on Je llama Chnfto Je-
gundo Adán , y Marta Santiji-
ma Jegunda Eva.
Suele algunas veces el Apoftol (a) llamar (o) Rom. s. y. i» ,
i Jefu-Chrifto el ultimo Adán , y confrontar- *• Cor* I,,v*4I*
lo con el primero ; porque «fi como todos los
hombres mueren en aquel, afi todos refucitan
en efte ; y afi como Adán fue Padre de todo el
linage humano por lo que toca á la genera­
ción natural, aii Chrifto es autor y principio
de toda gracia , y gloria. De efte modo 'pode­
mos también confrontar [*] con Eva á la Ma- (*)
dre Virgen , de fuerte que á aquella primera 2 ¡£CS S eJ ! ° ! 2
Eva correfponda efta fegunda Eva , que es apud s. ircn*um lib.
María, afi como hemos declarado , que al caP* 3j. fc lib,
primer Adán correfponde el fegundo Adán, 1’ cap*1,4
que es Chrifto. Porque íi Eva ocaíionó la mal­
dición y muerte al linage humano, por ha­
ber creído (b) á la Serpiente ; con haber Ma- (¿) Gen. j. ▼.t.
ria creído (c) al A ngel, hizo la bondad de Dios, (0 Luc. ». v. ji.
que viniefe á los hombres la bendición , y la vi­
da : y fi por Eva nacemos (d) hijos de ira , de , .v _ . f '
María hemos recibido á Jefu Chrifto, por quien P y’ **
renacemos hijos de la gracia : y fi á Eva fe dixo
(e), Con dolor pariras los hijos>María fue efen- (f) CeB*!•
ta de efta ley , pues parió á Jefus , Hijo de
Dios , quedando falva y entera fui virginal
pureza> y fin dolor alguno»

Di
70 C a te c is m o R o m an o .
i o. D e las figuras ,y profecías, que
representaron la concepción ,y na­
cimiento de Chrifio.
Por fer pues tantos , y tan grandes los
fecretos de efta maravillofa concepción, y na­
cimiento , fue conforme á la divina providen­
cia el que fe manifcftafen por muchas figuras,y
oráculos. Por lo qual entendieron los Santos
Dodtores, que eftos myfterios fon los que fe
íignifican en muchas cofas , que leemos en va­
rios lugares de la fagrada Efcritura : y efpe-
cialmente en aquella puerta del Santuario, que
#) Eieek. 4+. v .». Ezequiél (a) vió cerrada; y en aquella (b> pie-
9) D*n. ».t. 34* ^ra cortada del monte fin mano alguna , co­
mo fe lee en Daniél, la qual vino á hacerfe un
gran monte , y llenó toda la tierra ; como
ff) Num. * t . t . t . también en la vara de (c) Aaron , la qual fola
brotó entre las varas de los Principes de Ifraél;
y finalmente en aquella (d) zarza que Moy-
3-t. »• fcs vio arder, fin quemarfe. Con muchas pala­
bras dibuxó el Santo Evangelifta (e) la hiftoria
0 Luc. »• p«rtotura ¿ ej nacimiento de Chrifto ; y como el Párroco
fcrc cap* tiene á mano efta leótura, efcufamos hablar mas
en el afunto.
i i .L o mucho que el Párroco ha de
inculcar al pueblo la meditación del
Myferio déla Encarnación 5y el
gran provecho que de ella fe faca.
Pero ha de trabajar el Párroco , en que eftos
myftc-
P a r t e i. c a p . i v . 71 ...
myfterios que cttán efcritos [*] para nueftra en- f
íéñanza, perfevéren fixos en el animo y con-
íideracion de los fieles > primeramente, para
que al acordarfe de tan gran beneficio , den
algunas gracias á Dios fu hacedor; y luego,
para que tengan ante los ojos efte excefívo y
íingular exemplo de humildad que imitar. Por­
que ¿qué cofa puede haber mas útil y propia,
para humillar la foberbia y altivez de nueftros
corazones, que penfar con freqiiencia , que
Dios fe humilla á repartir fu gloria con los
hombres , y á tomar fu fragilidad, y baxc-
za? ¿Qué confiderar que Dios fe hace hombre,
y que aquella fuma é infinita Mageftad (a), ¿ , s ,
^ J ^ r /I n a W Jobtf.r. II.
cuyo poder, y prefencta tiemblan y fe ejtre-
mecen las columnas del Cielo , fe abáte á fer-
vir al hombre ? ¿Y qué aquel a quien (b) los (*) Píalm. f f . y. #.
Angeles adoran en el Cielo , nace en la tierra?
¿Pues qué ? Si Dios hace eftas cofas por nofo­
tros, ¿qué íerá razón que hagamos nofotros
por fervirle ? ¿Con qué prontitud y alegría de­
bemos amar , abrazar, y exercer todos los ofi­
cios de la humildad V Vean los fieles que doc­
trina tan faludable nos enfeña Jefu-Chrifto en
fu mifmo nacimiento , antes de empezar á ha­
blar paübra alguna. Nace pobre y neceluado;
nace en un albergue como eftraño ;' nace en un
vil pefebre>nace en medio del invierno : por­
que San Lucas eferibe aíi (c) : Sucedió que ^ Luc>l§ v> 7<
eftando a lli , fe cumplieron los dias del parto ,
y parió á fu hijo primogénito , y lo envolvió
E4 en
72 C a te c is m o R o m a n o .
en pañales, y la acofló en un fefebre, porque
no habia lugar para él en la pojada. ¿Por ven­
tura pudo el Evangelifta compendiar en pala­
bras mas humildes toda la mageftad y gloria dé
C ielos, 'y tierra ? Porque no eferibe que no
hubo lugar enlapofada, lino que no le hubo
(a) Pfalm. 4*. v. x*. para aquel ,que dice (a) : M i a es la redon­
dez. de la tierra, y quanto hay en ella : lo qual
(b) Joann. i. t. i i . ateftigua también otro Evangelifta diciendo (b):
A lo Juyo vino , y los fuyos no le recibieron.
Pongan pues los Fieles eftas cofas ante fus ojos,
y reflexionen , que Dios quilo tomar la baxe-
z a , y fragilidad de nueftra carne, para que
el linage humano fuefe colocado en un gra­
do muy alto de dignidad y honor. Porque
para declarar la excelente dignidad y alte­
za, que recibió el hombre por efte divino be­
neficio , bafta folo aquello de fer yá hombre
aquel mifmo, que es verdadero y perfe&o
Dios : de fuerte que podemos yá gloriarnos, de
que el Hijo de Dios es nueftro (c) huefo , y
(t)Gtn. i. y . »}. nuefl-ra Carne } lo qual no pueden aquellos di-
chofifimos Efpiritus : porque nunca, como di-
(á)H«br. t.f.if- ce el Apoftol (d) , tomó i los Angeles , Jtno al
linage de Abrahan. Demás de efto fe ha de
cuidar , que no fuceda por nueftra gUndiíi-
ma defgracia, que afi como no halló en la po-
fada de Belcn lugar para nacer , afi tampoco
lo hálle en nueftros corazones , para nacer en
efpiritu , quando yá no nace en carne ; pues
como amantifimo que es de nueftra falud, de-
fea
P a r t e í. c a p . i v . ; 73 ’
lea éfto en grande manera: porqué afi como
él fe hizo hombre, y nació por obra del Ef­
piritu Santo fobre el orden de la naturaleza,
y fue Santo, y aun la mifma Santidad; afi
también es menefter que nofotros nazcamos, /vjoafln< , #T, ,
tío (a) de la fangre, ni del apetito de la car­
n e , fino de D io s ,y que en adelante ande- ^ Galat ^ Ti
mos (b) como nuevas criaturas en (c) la nove- (t) Rom. t. y . «<
dad del efpiritu , y guardemos aquella fanti-
dad y pureza de corazon , que tanto cor**
refponde á unos hombres reengendrados con •
el efpiritu de Dios : y de efte modo efculpire-
mos en nofotros mifmos alguna imagen de
aquella fanta concepción , y nacimiento del
Hijo de D ios, que fielmente creemos, y cre­
yendo veneramos, adorando la fabiduria de
Dios (d) efeondida en aquel myfterio. C'O*• *•T*&
r
74 C atcctsmo R o m a n o .

CAPITU LO V.

DELQUARTO ARTICULO.

Padeció baxo el poder de P on d o Pila-


to , fue crudficado , m uerto, y
fepultado.

ri . De la neceftdad del conocimien­


to de efte Articulo i y fentido de
fu primera parte.
Uan necefario fea el conocimiento de efte

Q Articulo, y con quanto defvelo deba


•'cuidar el Párroco, que los Fieles renue­
ven muy freqüentemente la memoria de la Pa-
x* Cor. %%t . fíon del Señor, enfeña el Apoftol (a), quando
afegura que no fabe otra cofa , fino i Jefu-
Chrifto , y ~i ¿¡le crucificado. Por lo qual no fe
ha de perdonar k cuidado , ni diligencia algu­
n a, k fin de aclarar quanto íé pudiere efta
materia , y de que los Fieles movidos con la
memoria de tan gran beneficio, fe dediquen
totalmente á venerar el amor y bondad de Dios
para con nofotros. Lo que pues la Fé nos pro­
pone para creer en Ja primera parte de efte
Articulo (porque de la fegunda fe hablará def­
pues ) e s , que Chrifto Señor fue clavado en la
C ru z, quando Poncio Pilato gobernaba la Pío-
vin-
Parte i. cap. v . 7 5
vincia de Judea por mandado de Tiberio Ce-
fa r; porque defpues de haber fido prefo , ef-
carnecido , injuriado, y atormentado de varios
modos, finalmente fue levantado en la Cruz.
2 . E l alma de Chrtftp fegun la parte
inferior fintib los tormentos, como
fino hubiera efiado unida a la D i­
vinidad*
Ni [*] ha de dudar alguno, que fu alma, v¡de tJ ^ pfltol,
por lo que toca ala parte inferior , no eítuvo 87 v<4> pfaim. «g.
libre de eftos tormentos; porque como él tomo v. i. & feq. Thren.
verdaderamente la naturaleza humana, es nece- *•&
fario confcfar que fintió en fu alma gravifimo
dolor: por lo qual dixo (a): Trifie ejiá mi al- W Marc* ,4‘ v*
ma hafla la muerte. Porque aunque la natu­
raleza humana fe juntó á la Perfona divina,fin
embargo nada menos fintió lo acerbo de fu P i­
fión , que fi nunca fe hubiefe hecho tal unión,
porque en la única Perfona de Jefu-Chrifto fe
confcrvaron las propiedades de ambas natu­
ralezas , divina , y humana : y por efto lo que
era pafible y mortal, quedó mortal y pafible;
y lo que era impafible é inmortal , qual en­
tendemos fer la naturaleza divina , quedó tam­
bién inmortal é impafible.
. 3. Porque fe exprefa en el Credo el
Pre(¡dente, baxo cuyo poder padecía
Jefu-Chrifto.
Mas por lo que toca á haberle obíervado en
efte
76 C a te c is m o R o m a n o .
efte lugar con tanto cuidado como vemos, que
Jefu-Chrifto padeció en el tiempo que Pon-
cio Pilato gobernaba la Provincia de Judea, en-
feñará el Párroco que efto fe hizo , porque el
conocimiento de una cofa tan grande y tan ne-
cefaria como efta, podia fer mas obvio á todos,
notandofe determinadamente el tiempo en que
efto fucedió , lo qual leemos haber hecho tam-
(«) i.Titn. í.v, 13. bien el (a) Apoftol San Pablo : y también , por­
que con eftas palabras fe declara haberfe cum­
plido entonces aquella profecía del Salvador,
#) Mitth. *0. v. if. que dixo de si (b): Lo entregarán á los Genti­
les¡para fer efe¿mecido y azotado >y crucificado.

4. No fue caftsalidad el morir Clorifi


to en cruz. , fino difpoftcion de Dios.
Afimifmo, el haber muerto Chrifto en el
madero de la cruz, y no de otro modo , fe ha
de atribuir al confejo y difpoíicion de Dios,
(<) In Prx&t. de para qUe {je donde habia nacido la mucr-
^rucc’ te , de alli mifmo volviefe la vida : porque la
ferpiente que habia vencido á los primeros Pa-
(d) Geo. j. t. 4. dres (d) en el madero, en el madero de la Cruz
f. 6. fue vencida por Chrifto. Muchas razones que
... (e) los Santos Padres explicaron fufamente, pu-!
(t) Vide ínter exte- r , . V
ros s. írenxum lib. dieramos traer aquí , para declarar que fue
4. cap. xf. conveniente , que nueftro Redentor padeciefe
muerte de Cruz , mejor que otra alguna. Pero
tvife el Párroco , que bafta crean los Fieles,
que el Salvador efeogió aquella manera de
muerte, que parecía mas propia y acomoda­
da
P a r t I í. CAP. V. 77
Si. para la redención del linage humano, y la
mas fea c indigna dequantas habia. Porque
la muerte de cruz no folamente entre los Gen­
tiles fue aborrecible, y llena de grandifima ig­
nominia y afrenta, fino que en la (a) ley de WDtut. ÍXi T. lh
Moyfes fe llama también maldito el hombre, C a U t. j . t .
que eftá pendiente en el madero.
5. Que el JParroco ha de explicar la
hiftorta de efte Articulo 5 y de
fu importancia,figuras, y profecías.
Tampoco dexará el Párroco de explicar
la hiftoria de efte Articulo, que con tanto cui­
dado refirieron los Santos Evangeliftas, para
que los Fieles fepan á lo menos los principales
puntos de efte myfterio, que parecen mas ne-
cefarios para confirmar la verdad de nueftra Fé.
Porque efte Articulo es como cimiento, en que
eftriva la Fe y Religión chriftiana ; de fuerte
que afentado efte, todas las demás cofas eftán !
bien eftablecidas. Porque á la verdad el myfte­
rio de la Cruz es lo mas difícil que hay, entre las
cofas que hacen dificultad al entendimiento hu­
mano; en tanto grado,que apenas podemos en­
tender bien, que penda nueftra falvacion de la
Cruz mifma, y del que en ella fue clavado por
nofotros.Pero en efto mifmo,como dice el Apof­
tol , hemos de admirar la fuma providencia de
Dios, (b) Porque no habiendo el mundo por fu (i) j.Cor. 1 . »i*
fabiduria conocido á Dios , quifo Dios falvar
¿ los creyentes por la locura de la predicación
de
71 C a te c is m o R o m a n o
de la Cruz. Por lo qual no es de maravillar,
que los Profetas antes de la venida de Chrifto,
y los Ajpoftoles defpues de fu muerte, y iefur-
•reccion, kibiefen trabajado tanto en perfua-
•dir á las hombres, que él era el Redentor dei
m undo, y en lujetarlos á la poteftad y obe­
diencia del Crucificado. Por efto también jcI So*
ñDr,viettdo que ^1 .myfterio dé la Cruz ew la .co­
fa mas eftraña, fegun el -modo de entender hu­
mano , comenzando luego defpues del .peca­
do, nunca cesó de manifeftar la muerte de fu
H ijo , yá por figuras , yá por oráculos de Pro­
fetas. Y tocando algo de las figuras, primera*
( а ) Gen. 4. T. S. mente Abel (a), que fue muerto por la envidia
(б) Gen. 1 2 . v.
9 - io. 7‘ de fu hermano, defpues el íacrifício (b)delfaac^
( c ) Exo 4. í i v. y. afimifmo [c] el cordero, que los Judíos fácri-
4. 7 . ficaron al falir de la tierra d t Egipto , como
i) N ú » . » i. y.
Í eaan, 3. v. 44. 9' cambien [d] la ferpiente de m etal, que Moy-
fes levantó en el defíerto, eran repréfentacion y
figura de la Paflón , y muerte de Chrifto Señon
Y por lo que toca á los Profetas, quan mu­
chos hubiefen fido los que profetizaron efto,
es ciertamente cofa tan notoria , que no nece*
fita de explicarfe en efte lugar. Mas fobre to­
dos ellos , omitiendo á David , que abrazó ea
(O Pfalm . ». & i. los [e] Salmos todos los principales myfterios
* 6t. & 10#. de nueftra Redención, los oráculos de [ f ] Ifai'as
ij. fon tan claros y patentes, que fe puede decir
bien , que efte Profeta no tanto profetizó co­
fas venideras a quanto refirió las yá paladas,

guc
P a r t . i. CAP. V. 7 S>
6. Que Jefu- Chrifto murió, apartan-
dofe fu alma del cuerpo , pero fin
fepararfe la divinidad de alma>
ni cuerpo.

Muerto , y Sepultado.
En eftas palabras explicará el Párroco qué
fe debe creer, que Jefu-Chrifto, defpues que
fae crucificado, murió verdaderamente, y fué
fepultado. Y no fin caufa fe propone efto dif­
untamente á los Fieles , para que lo crean*
pues no [*] faltaron quienes negaban , que (*) Gnofticí ¡4 «íg*-
murió en la Cruz. Y afi con razón los Santos Vide irenxum
Apoftoles juzgaron conveniente, oponer á aquel Teftufrtib- ^c ff*f.
error efta dodtrina de la F e , de cuya verdad crip.
no nos queda lugar alguno de dudar, porque
todos los [a] Evangeliftas conteftan ,quejefu s
efpiró. Demás de efto, como Chrifto fue ver- ^arc** f ▼* 7 *
«ladero y perforo hombre * pudo también mo* joan¿ ., v'. ja’,
rir verdaderamente> y porque el hombre mue­
re quando el alma fe fepára del cuerpo , por
tanto, quando decimos que Jeíus murió , fig-
nificamos que fu alma fe apartó del cuerpo,
mas no por efto concedemos, que la divinidad
fe apartó del .cuerpo j antes creemos y confefa-
mos conftantemente, que aunque fu alma fe
feparó del cuerpo, fíempre la divinidad cftuvo
junta , afi al cuerpo en el fepulcro,como al al­
ma en los infiernas. Demás de efto,convenia que (b) Hek. *. ▼.1*.
el Hijo de Dios muriefe [b ], para defimir por I4* tf'
me-
$0 C a te c is m o R o m a n o
medio de fu muerte i aquel, que tenia el impe­
rio de la muerte, eflo es, al Diablo ; y para li­
brar a los que por temor de la muerte efiaban
todafu vida obligados ¿ la fervidumbre.

7. Chrifto murió , porque quifo mo­


rir por nueftro amor.
Pero lo Angular fue en Chrifto Señor, el
haber muerto en aquel mifmo tiempo, en que
el difpufo morir, y haber recibido la muerte,
notante por fuerza agena, quanto por fu mif­
ma voluntad : de fuerte que no folamente dif­
pufo él fu muerte , fino también el lu gar, y
tiempo en que habia de morir > porque Iíaias
IOIÍ& ya-1. 7. eferibió afi (a) : Se ofreció, porque él quifo. Y el
mifmo Señor antes de fu pafion dixo también
de si (b ): To déxo mi vida , para volverla i
P ) Joaan. io . t . j
I*. * tomar; ninguno me la quita, fino yo la dexo
por mi Voluntad : tengo poder para dexar-
la , y tengo poder para volverla í tomar.
(í)LU«. 13. Y<J». j j Mas en orden al tiempo , y lugar , quan­
do Herodes perfeguia fu vida, dixo (c) : Decid-
á aquella rapofa»he aqui arrdjo demonios¡y si-
no enfermos hoy, y mañana , y al tercero dia
Jeré confumido i pero es menefler, que yo ánde
hoy, y mañana, y en el dia figuietite, porque no
conviene que el Profeta perezca fuera dt Jeru-
falén. Y afi nada hizo él contra fu voluntad , ó
forzado, fino él mifmo fe ofreció voluntaria-
y mente , y faliendo al encuentro á fus enemigos,
(W) Joann. 1?.
’ dixo (d) : To foy > y padeció voluntariamente
tOr
P a r tI 1. CAP. V. *I
todas aquellas penas, con que tan injufta y
cruelmente le atormentaron : lo qual verda­
deramente es la cofa mas eficaz que hay , pa­
ra mover los afe&os de nueftra alma , al con­
templar todas fus penas y tormentos. Porque
fi uno padece por nofotros todo género de do­
lores , mas no aceptados por fu voluntad , fino
porque no los puede evitar, no eftimamos efto
por grande beneficio > mas fi por folo nueftro
bien recibe guftofamente la muerte , pudién­
dola evitar, efto es un linage de beneficio tan
grande, que impofibilita aun al mas agradeci­
do , no folamente á recompenfar el favor, mas
también á eftimar y apreciarlo. En efto pües fe
dexá bien entender la fuma, y excefiva caridad
de Jefu-Chrifto, y fu divino é inmenfo mérito
para con nofotros.

8. Porquefe dice, que Chrifto Dios


fue fepultado.
Mas la palabra, en que confefamos qué
Chrifto fue fepultado, no fe coloco como par­
te de efte Articulo , por alguna nueva dificul­
tad que añada á las cofas, que hemos dicho
acerca de la muerte > porque defpues de creer
que Chrifto murió , fácilmente nos podemos
perfuadir que fue fepultado : fino fe añadid,
primeramente, para que eftémos mas ciertos
acerca de fu muerte , por fer grandifimo tefti-
«nonio de habeí uno muerto , el haber fido fe­
pultado fu cuerpo. También para que el mila-
F gro
g2 C a te c is m o R o m a n o .
gro déla Refurreccion fe declare y brille iftav
Ni folamente creemos aqui, que el cuerpode
Chrifto fue fepultado,fino lo que principalmente
fe nos propone en efta palabra para creer es,que
Dios fue fepultado, afi como, fegun regla de la.
Fe católica, decimos también con muchifim*
verdad, que Dios murió , y que nació de 1*
Virgen; porque como la divinidad nunca fe
•apartó del cuerpo que fue fepultado, juftamea-
te confefamos, que Dios fue fepultado.
9. Dos cofas, que principalmentef i
han de obfervar acerca déla muer­
te , y fepultura de Chrifio.
Y en orden á la calidad , y lugar de
fepultura, bailarán al Párroco las cofas que eC-
cribieron los Santos (a) Evangeliftas. Mas hay
\6)MaiiR* »/• y» i®* . f* • • 1 r \ 1 1
55». 60. ,dos colas, que principalmente ie han de ob*
Marc. 1 f. v. 4*. Tervar: la una es , que' el cuerpo de Chriftóno
JomikV/t/js.}». padeció la rninima corrapcion en el fepulcro,
40.41.4». ' lo qual ya el Profeta habia predicho (b): N o
v* V 'ai Perm*í*r‘ts %ue tu Santo experimente corrupción»
C. í¡- r. 3*. 31 l-a otra»°lue pertenece á todas las partes de efte
Articulo , es, qae afi la fepultura , como tarar
bien la Pafion , y muerte convienen á Chrifto
Jefus, no en quanto Dios, fino en quanto hom­
bre , porque fola la humana naturaleza es ca­
paz de padecer, y morir; aunque también 1c
0) in Symb. dlflo S. atribuyen á Dios eftas cofas, pues es claro que
Athanafii. fe dicen bien de aquella Perforia , que junta*»
FrafCnt* li!>’ 3’ aJ mente fue (c) perfc&o Dios, y perfecto hombre^
PAKTE t. CA?. V. 3}
i o, Modo de contemplarla Tafion%
y muerte de Chrijlo.
Enfenadas eftas cofas, pafará el Párroco
i explicar acerca de la Pafion y muerte de
Chrifto aquellos puntos > por los quales piie*
dan los Fieles, yá que no* comprehender, á lo
ibenos contemplar la inmenfidad de efte myfte-
rio; Y lo que primeramente fe ha de confiderac
t s , quien es aquel que padece todas eftas
cDÍás, Verdaderamente con ninguna palabra
odemos explicar a ni de modo alguna enten-
S er fu dignidad y excelencia, San Juan dice Ja],
que es Verbo 6 concepta, que eftabá en Dios, w Ioann* •*
El Apoftol con magnificas palabras lo» díbuxa,
diciendo de efte modo [b]; Que efl es a quieti
t)ios hizo heredera de todas las cofas, por quien
bizp también los falos , quien es refplandot é eofinth. v. *, '•
imagen de la ¡ubjtancia del Padre, quien fof*
nene todas las cofas con la palabra de fu po«* *
der ; efte pues lavando los pecados y ejlk fen•»
todo ¿ la diejlra de la Mageftad en las al­
turas. Y por decirlo en pocas palabras a padeccí
Jefu-Chrifto, D io s, y hombre; padece el Cria­
dor por los mifmos á quienes cria padece el
Señor por los fiervos ; padece aquel por quier*
fueron criados los Angeles , los hombres, loa
cielos, y los elementos i y padece aquel [c]»(,)Rom. „ . v.
en quien , por quien, y de quien todas las
«ofas tienen ser. Por lo qual no es, de maravi­
llar j que batido él con tantos dolores, y tor-
Fi tncn-'
*4 C a t e c is m o R o m a n o ;
mentos, fe comoviefe también y traftornaíé
do el edificio del mundo ; pues como dice1la
(„) Matth. 3r. v. fi. Efcritura (a), L a tierra fe moVib , las piedras
(í) Lúe.»j. V.44- 4í* fe defpedazjtron (b ), toda la tierra fe cubrid
de tinieblas, y el fol fe obfcureció. Pues fiaurt
las cofas mudas, y que carecen de fentido,
lloraron la pafíon de fu Criador, pienfen los
(i) i. Petr. *. r. 1- Fieles, con que lagrimas deben ellos , como (c)
piedras vivas de efte edificio, moftrar fu dolor.
1 1 . Que la caufa de la pafíon de
Cbrifio fueron afi el pecado origi-
nal , como los perfonales de los homr
bres 5y quienes le crucifican ahora.
También fe han de explicar las caufas de
la pafion de Chrifto, para que afi fe defcubra
^ mas la grandeza y vehemencia de fu caridad
Vide ad rcm Joann. [*] para con nofotros. Si alguno pues bufca
s* l í - la caufa que el Hijo de Dios tu v o , para pa­
Hora. f.
decer aquella acerbifima pafion , hallará que
( demás del pecado original ) principalmente
fueron los vicios y pecados , que los hombres
han cometido delde el principio del mundo haf-
ta hoy , y los que cometerán hafta el fin de él.
Porque el blanco á que el Hijo de Dios, nues­
tro Salvador, miro en fu Pafion y muerte, fue
(*) redimir y borrar los pecados de [*] todas eda-
Mabac. 3. y. *• des, y fatisfácer por ellos al Padre abundante
y colmadamente. Otra cofa hay también que
realza el mérito de fu Pafion , y es , que no
folamente pa^ció Chrifto por los pecadores,
fino
P a ÍIt e i . C a p . v . ss
finó qué los pecadores fueron también autores,
y miniftros de todas las penas que padeció , lo
qual nos enfeña el Apoftol, efcribiendo á los
Hebreos de efte modo (a): Acordaos de aquel ** 3.
que padeció tan gran contradicción de los pe­
cadores contra sí mifmo , para que no os fa ­
tiguéis defmayando en vuejiros ánimos. Y de
efta culpa fe ha de juzgar que fon reos todos
^aquellos , que caen muchas veces en pecado.
Vorque como nueftros pecados fueron los que
<piovieron á Chrifto Señor á padecer el tormen­
to de la cruz, á. la verdad los que fe rebuelcan
en delitos y maldades, (b) crucifican otra vez
en sí mifmos, quanto es de fu parte , al Hijo Heb. s. t. tf.
de Dios , y lo efcarnecen. Y efta maldad pue­
de parecer en nofotros tanto mas grave , que lo
fue en los Judios, quanto aqueltos , fegun el
mifmo Apoftol (c), Si le hubieran conoeidoy («) 1. Corimh.».?.
nunca hubieran crucificado al Señor de laglo-
ría i mas nofotros profefamos haberle conoci­
d o ; y fin embargo negándole con las obras,
parece que en alguna manera ponemos ma­
nos violentas en él.
1 2. Chrifto fue entregado a la Pa*
fíon por el Padre eterno, y por s í
mifmo.
Afeguran también las fantas Efcrituras, que joailn.'j! v7 i J*’
Chrifto Señor fue entregado á la Pafion por el Rom. s. v. 3».*
P adre,y por sí mifmo; pues dice Dios por *~pl?eíV '.yj **•
Ifaias (d) ; Por la maldad de mi pueblo le heru r0 • 1 • «
F* Y
%6 C a te c is m o R o m a n o .
Y poco antes el mifmo Profeta, lleno
ritu de Dios , contemplando al Señor llagado
(«) Ifai. f¡. v. 6. Y herido , dixo (a): Todos tiojotros hemos erran
do como ovejas, cada unoje defviti á Jus anto­
jos ,jy el Señor pufo en él tas maldades de to-
(í) Ib id. v. io. ¿ os nofotros. Y del Hijo eftá efcrito (b) : Por­
que dio fu vída por el pecado, vera una larga
generación. Pero efto mifmo declaro el Apoftol
con palabras aun mas graves, quando por otra
parte queria moftrar lo mucho , que podemos
efperar en la inmenfa bondad y mifericordia
(O Rom. *. V. 3». de Di0s>Pues dix0 afi (c) : F l que aun a f a
propio Hijo no perdonó, fino que lo entregó ¿
la muerte por todos nofotros, ¿cómo no nos ha­
brá dado también con él todas las cofas"i
i 3. Quan acerba fue la Pafion de
Chrifto , afi en el cuerpo, como en
el alma.
Ahora fe figue que el Párroco enséñe, quan-
grande fue la amargura de la Pafion; aunque
fi tenemos prefente aquel fudor , en que elSe-
(á) Luc. »i. ▼
. 44- ñor derramó (d) gotas de fangre hafta la tierra^
al confídcrar los dolores y tormentos que po­
co defpues habia de padecer , fácilmente co­
nocerá de efto cada uno , que aquel dolor lle­
gó a. lo fumo de todo dolor. Porque fi foloel
penfar en los tormentos que amenazaban,
fue tan amargo , como lo dio á conocer el fu­
dor de fangre , ¿qué juzgaremos que fue el
mifmo padecerlos ? Mas de todos modos conf-
ta,
P a r t e i. c a p . v . 87
♦a , que fueron Tumos los dolores que Chrifto
Señor padeció , tanto en el alma , como en el
cuerpo. Porque primeramente no hubo parte
alguna de fu cuerpo, que no íintiefe gravilimas
penas: porque afi las manos , como los pies
fueron clavados en lst cruz , la cabeza fue
punzada con cfpinas , y facudida con la caña,
el roftro afeado con falivas, y herido con bofe­
tadas, y finalmente todo el cuerpo fue azotado.
Demás de efto , hombres de todas ordenes y
\ W Piaim. *.▼. z.
condiciones (a) conlpiraron acordes contra el
Señor , y fu Chrifto. Porque (b) los Gentiles,y Matth x( &
los Judios fueron confejeros, autores, y nünif- Mjrc. r+ Se j$.
iros de la Pafion i Jadas lo entregó ; Pedro lo ^uc'
cegó; y todos los demás le defampararon* Pues °aaa’ ,8‘ 6119'
en la mifma cruz ¿de qué nos lamentaremos ; •
mas ? ¿ O de la grandeza del tormento, ó de la
afrenta que recibió, ó de ambas juntas ? Ver*
¿laderamente no fe pudo excogitan genero de
muerte , ni mas afrentofa , m mas cruel quQ
aquella ; porque íi miramos á la afrenta , fola­
mente fe caftigaban con aquel genero de muer-»
te hombres muy perniciofos , y malvados ; y fi
a la pena, la lenticud y prolijidad de la muer­
te hacia mas feníible el fumo dolor y tormento.
Acrecentaba también todas eftas penas la
complexión del cuerpo de Jefu-Chrifto; porque
como fue formado por obra del Efpiritu Santo,
fue mucho mas peifc&o , y mejor atemperado,
que lo pueden fer los cuerpos de los demás
hombres; y por efto tuvo mucho mas vivo el
F/j. fen-
s8 C a t e c is m o R o m a n ó .
fentido , y le caufa ron mucho mayor dolor tOr
dos aquellos tormentos.
Afimifmo , por lo que toca al dolor interno
del alma , nadie puede dudar, que éftefue fu­
mo en Chrifto. Porque todos los Santos que
padecieron dolores y tormentos, recibían de
Dios en fus almas confuelo y alegría , con que
recreados pudiefen fufrir con igualdad de ani­
mo la fuerza de los tormentos ; y lo que mas
e s , los mas de ellos eran arrebatados de una
intima alegría en medio de fus tormentos, co­
mo dice de sí el Apoftol (a) : Gdzome en las
(4) Col. i.v. *4. pajtones que padezco por Vofotros , y cumplo lo
quefaltaba i las paflones de Chrijio, padecien­
do en mi carne porfu cuerpo, que es la Iglefia.
(¿) i . Cor. 7. ?. Y en otra parte (b): He fido lleno de confuelo,
fobreabundo de gozo en todas mis tribulaciones.
Mas Chrifto Señor con ninguna fuavidad ni
confuelo templo elamarguifimo (c) cáliz de fu
pfaím 8.V. i ty Pafion : porque permitió á la naturaleza huma-
Et Pfalm. 141. v. j. na , que habia tomado, que fintiefe todos los
Thrcn. 1. *. i<. tormentos, como fi folamente fuera hombre, y
no Dios.
14 . Se explican los bienes y prove~
chos , que tíos vinieron por la Pa­
flón de Chrifto.
Ahora refta que el Párroco explique con
cuidado los bienes y provechos , que nos vi­
nieron por la Pafion de Chrifto. Primeramente
pues, la Pafion de Chrifto nos libró del pecado>
por-
Parte i. cap. v . 89
jorque como fe dice por San Juan (a) , Nos ^ Ap«c. i. ▼.y.
amó yy nos lavó de m e ¡iros pecados con fu fa n -
gre. Y el Apoftol dice (b) : Os hizo vivos junta- colof. ». v. 13.
mente con él 1 perdonándoos todos los dehtosiy *4.
borrando la efcrttura que eftaba contra nofo­
tros ¡por contener decreto contrario ¿ nofotros,
la deshizo , clavándola en la cruz.• También
nos Taco de la tyrania del demonio , porque el
mifmo Señor dice (c) : Ahora es el juicio del ^ joau. xi. ?. 31,
mundo : ahora el Principe de efte mundo fer¿ r
arrojado fuera \y yo f i fuere levantado de la
tierra, atraeré todas las cofas ¿ mi mifmo.
Afimiímo pagó la pena que debían nueftros
pecados. Demás de efto, por quanto no pudo
ofrecerfe á Dios facrificio mas agradable y
acepto, que efte , por él nos (d) reconcilio con ... _
. tÍ i 1 f j r -j •• (*)Rom*
el Padre, y nos lo pulo delenojado y propicio. cor. y. v. is*
Y finalmente, al pafo que quitó los pecados,
nos abrió también la puerta del cielo, que efta-;
ba cerrada por el común pecado del linage hu­
mano. Y efto es lo que declaró el Apoftol en
aquellas palabras (e): Tenemos confianza en la
entrada de los Santos al cielo por la fangre de ® He^* y*
Chriflo. También en la ley antigua hubo cier­
ta figura, é imagen de efte myfterio: porque
aquellos , á quienes e r a ( f) prohibido vol- ( / 3 y. v. »f«
ver á la patria antes de la muerte del fumo t
Sacerdote , fignificaban [*], que á ninguno por v¡de id( ¡em Irea#
jufto y fanto que hubicfe íido, fe abria la iib. y. cap. » i.
puerta de la patria celeftial, antes que muriefe Ttrt“1- 1,b- ad
aquel fumo y eterno Sacerdote, Chrifto Jefus, ¡^M^y^dRom''1’
* 9 0 ;• . C a t e c i s m o R o m a n o .
„ * ^ el qual muerto , al punto Te abrieron las pa£r-
- tas del c id o , para los que lavados con los Sa-
• '' • cramentos 3 y adornados de F é , Efperanza , y
Caridad ? fcfhacen participantes de fü Pafion,

1 5.Parque la Paflón de Chr 'tfto nos


traxo todos'eftos bhnes.
En feáará pues él Párroco , que todos
^ eftos grandiíímos y divinos bienes [*] nos
* *. Pctr. i. v. 3. 4. virtieron por la Pafion de Chrifto ; primera­
mente , porque ella es una entera y perfec-
tifima fatisfaccion, que de un maravillofo mo­
do dio Jefu-Chrifto por nueftros pecados 4
Dios Padre. Porque el precio que pago por no­
fotros, no folamente fue igual y correfpon-
diente á nueftras deudas , fino muy fuperior á
todas ellas. Demás de efto, ella fue un facrifi-
ció muy agradable á Dios, el qual ofrecido por
el Hijo de Dios en el ara de la cruz , aplaco
totalmente la ira é indignación del Padre : y
de efte nombre de facrificio usó el Apoftol
{?) Eghef. y, y , », quando dixo (a ): Chrifto nos amó , y fe entre­
gó ¿ si mifmo por nofotros por hoffia , y fa -
crijício a, Diosen odor de fuavidad* Y final­
mente ella fue redención,de la qual el Principe
f )i, Petr. 1. y. 18. de los Apoftoles dice afi (b ): N o habéis fido
«• redimidos de la Vana conduela de Vueflras an­
tiguas tradiciones con oro, ni plata corrupti­
bles, fino con lapreciofa fangre de Chrifto , que
es como cordero inocente , y fin mancha. Y el
]• y. IJ, Apoftol enfcña. (c ); Chiflo nos redimid de I4
mal-
- P arte u cap.'v .
maldición de la, ley , haciendofe por nofotros
maldito.
16. En la Pafíon de Chrifio tene­
mos admirablesjxemfios.de ,todas
las virtudes* •
Pero demás de eftos inmenfos beneficios,
otro nos vino también muy grande por la Pa­
flón de Chrifto : y es, que en folá ejja tenemos
excelentifimos exemplos de todas las virtudes.
Porque de tal modo fe mueftran-aqui*.la pa­
ciencia , la humildad, laexcefiva caridad, mim-
fedumbre , obediencia , y una fuma conftancia
de animo , no folamente en fufrir dolores por
lá fantidad y jufticia , fino aun en padecer la
m uerte; que con toda verdad podemos decir,
que nueftro Salvador cumplió y. moftró por
obra en sí mifmo en folo el dia de fuPafíon,
quantos mandamientos de bien vivir nos enfe-
fío de palabra en toda fu vida. Eftas ion la¿
cofas que ha parecido decir brevemente, acer­
ca de la faludabilifíma Pafion y muerte de
Chrifto Señor. Oxala pues anden eftos myfte-
rios continuamente en nueftros corazones, y
aprendamos á padecer, morir, y fer fepulta-
dos con el Señor, para que afi arrojando de no­
fotros toda inmundicia del pecado, y refucitan-
do á nueva vida con aquel Señor , finalmente
fcamos dignos alguna vez por fu gracia y mi-
fericordia , de gozar el reyno y gloria del
cielo.
92 C a te c is m o R o m an ó .
.... --------------------------------------------- ■
_

CAPITULO VI.

DELQUINTO ARTICULO.

Defcendió á los Infiernos j al terce­


ro dia re fue ico de entre los
muertos.

i. Del provecho de efie Articulo > e


inteligencia defu primera parte.
iertamente importa muchifimo él cono-

C cer la [*] gloria de la fepultura de nue£


tro Señor Jefu-Chrifto, de que fe acaba
ele hablar; pero aun mas conviene al pueblo
chriftiano faber los iluftres triunfos , que él
facó de haber vencido al Diablo, y de haber
defpojado las filias del Infierno , de los qua­
les fe ha de hablar aquí aúna con la Refurrec-
cion. Y aunque de éfta fe pudiera bien tratar
reparadamente , fin embargo figuiendo la au­
toridad de los Santos Padres, nos ha pareci­
do conveniente juntarla con la baxada á los
Infiernos. En la primera parte pues de efte Ar­
ticulo fe nos propone para creer, que muerto
Chrifto , fu alma baxo á los Infiernos , y que
permaneció alli mientras fu cuerpo eftuvo en
el fepukro. En eftas niifmas palabras confefa-
tnos
P arte í. cap. v i. p3
ftios también , que la mifma perfona ele Chrif­
to eftuvo en efte tiempo en los Infiernos, y jun­
tamente fepultada en el fepulcro.Y nadie fe ha
de maravillar, de que digamos efto ; porque,
como yá muchas veces [*] enfeñamos, aunque ^ Num ( Au^
el alma fe apartó del cuerpo , nunca la divi- prjeccdentjs!
nidad fe feparó ni del alma, ni del cuerpo.

2. Que lugar es el Infierno, de que


aqui fe habla.
Mas por quanto el Párroco puede daf
mucha luz á la explicación de efte Articulo, en-
feñando primero, que es lo que en efte lugar fe
ha de entender en nombre de los Infiernos , él
menefter avifar, que no fe entienden aqui los
Infiernos por el fepulcro, como no menos im­
pía q ue ignorantemente penfaron algunos. Por­
que habiéndonos enfeñado el Articulo antece­
dente , que Chrifto Señor fue fepultado , no
habia caufa alguna,para que los Santos Apofto-
les repitiefen al enfeñar la Fé una mifma cofa
de un modo diftinto, y mas obfeuro. Sino que
el nombre de Infiernos fignifica aquellos fenos
fecretos, en que fe detienen las almas , que no
configuieron la bienaventuranza del cielo. Y en
efte fentido ufan de efta voz las fantas Efcritu-
ras en muchos lugares. Porque leemos en el
Apoftol (a): Que al nombre de Jefus fe dobla ^ phílípp.». v.
toda rodilla, afi de los del cielo , como de los
de la tierra yy de los infiernos: y en los he­
chos de los Apoftoles ateftigua San Pedro (b), Afloc. ». t. »«•
que
04 C a te c is m o R o m a n ó .
que Chrifto Señor rcíucitó defpues de defv$¿
necer los dolores, o penas del Infierno.
5. D e varias Infiernos,
Mas no todos eftos fenos fon de una mifma
calidad, porque hay una crueliíima, y obfcurj*
fima cárcel, donde las almas de los condena*
dos fon atormentadas juntamente coa los ef-
piriuis inmundos en un (a) perpetuo é inapa­
Matth, »y. V. 4i
gable fuego >la qual fe llama también (b) valle
(*) Match. U v. **., de trifteza, y (c) abifino, y con propiedad (d)
* * . jo . 9c C , (O. v,
»8 . Infierno. Demás de efto hay también un fuegoj
(<) Apoc, S. T. I. v que purga, el qual atormentando las almas
II. hafta cierto tiempo y las purifica, para que pue-*
(<0 Luc. itf, v. i».
Apoc. « , V. 17 , dan pafar á la patria eterna, í donde (e) nin­
guna cofa manchada entra. Y tanto mas cuida*
dofa y freqüentemente habrá de tratar el Parra*
cq. de la verdad de efta do&rina, que los fantos
Concilios declaran eftar confirmada afi con tef*
timonios de las Efcrituras s coma con tradición
Apoftolica s quanto nueftros dias caen en unos
tiempos, en que los hombres no fufren la fana
do&rina, Finalmente la tercera calidad de lugar
V ) Luc, 1#, T. es,( f ) á donde las almas de los Santos iban an*
tes-de la venida de Chrifto Señor,y donde man-*
teniendofe con la efperanza de fu dichofa re-»
dencion fin dolor alguno, gozaban de una quie­
ta habitación. A eftas almas pues , que en el
jfeno de Abrahan cftaban efperando al Salva­
dor , libro Chrifto Señor, quando baxo á los
Infiernos*
El
P a r t e i. c a p . v i . 95
jf.. E l alma de Chrifto baxo a los
Infiernos, no folamente por poder,
fino también por real prefencia.
Ni fe ha de penfar que Chrifto baxo á los
Infiernos, de modo que folamente llegáfe allá
fu virtud y poder, mas no fu alma ; fino fe
ha de creér conftantemente, que la mifma al­
ma con real y verdadera prefencia baxo á los
infiernos: fobre lo qual eftá aquel firmifimo tef-
-timonio de David (a) : N o confentiras que mi wVí/órat.
alma quéde en el infierno, ; 4».
5. En haber baxado a los Infiernen
no fé difminuyo un punto Ju poder>
y fantidad.
Mas aunque Chrifto baxóá los Infiernos,
nada fe difminuyó fu poder fumo , ni el res­
plandor de fu Santidad contráxo el mas leve lu­
nar, antes efte hecho probó clarifiroamente, que
;eran muy verdaderas todas las cofas que fe
habian celebrado acerca de fu Santidad, y qué
él era Hijo de Dios , como yá antes lo habia.
declarado con tantos prodigios. Y efto enten-
-deremos fácilmente,cotexando entre si las can­
ias , poique Chrifto, y los demás hombres vi­
nieron á eftos lugares : porque los demás hom­
bres habian baxado allá cautivos ; mas él (b) (¿) pfalm. <7*T.
libre,y vencedor entre los muertos, baxo á def- * *
truir á los demonios , que tenian encerrados y
•conftreñidos a los hombres por la culpa. Demás
de
C a t e c is m o R o m a n ó
de efto, de todos los demás qué baxarori,'
unos eran atormentados con crueliíímas penas,
y otros aunque carecían de pena de fentido,
nías como eftaban privados de la vida de Dios,
y fufpenfos con la efperanza de la bienaventu­
rada gloria, que aguardaban , padecían tam­
bién fu tormento. Pero Chrifto Señor b axo, no
a padecer, fino á librar á aquellos Tantos y
judos hombres de la miferable moleftia de
aquel encierro , y a comunicarles el fruto de
fu Pafion. Y afi en haber baxado él á los Infier­
nos , nada Te diTminuyó Tu dignidad y po*
/der Tumo.

6. Las caufas porque Chrifio baxo


a los Infiernos.
Defpues de explicar eftas cofas, fé ha dé
ínfeñar , que Chrifto baxo á los Infiernos, pa­
ra que quitando á los demonios fus defpojos, y
librando á aquellos Santos Padres , y demás
buenos de la cárcel , los llevafe configo al
C ie lo , lo qual hizo maravillofamente con fu­
ma gloria : porque al punto fu vifta dio una
clarifima luz á los cautivos, y llenó fus a l­
mas de inmenfo gozo y alegría , y les fran­
queó también aquella tan defeada bienaventu­
ranza , que coníifte en vér á Dios ; en lo qual
fe cumplió lo que el mifmo Señor habia pro-
; metido al Ladrón en aquellas palabras (a): Hoy
(«) tai. >). V. 43
ejiaris con migo en el Paraifo. Y todo efte U-
bertao^ento de los buenos prcdíxo mucho an­
tes
P arte i. c a p . v r. 97
¡tés Ofeas con eftas palabras (a ): 0 muerte ¡fe- (4) Ofc. *3*v* ***
ré tu muerte ; ó infierno , feré tu mordedura.
Efto declaró también Zacarías Profeta , quan­
do dixo (b ): Tulibrafte también por la fangre *■v. »*•
de tu teftamento i tus prefos del lago, en que no cc ’ M*v’
hay agua. Y finalmente efto mifmo expresó
el Apoftol en aquellas palabras (c ): Defpojan-
do á los Principados, y potejladcs , lle\>ó í los ® 0 ’ * 'Y*
buenos poderofamente, triunfando gloriofo de
los demonios en si mifmo. Mas para mejor en­
tender la virtud de efte myfterío, debemos acor­
darnos freqiientemente, de que los hombres
buenos , no folamente los que habian nacido
defpues de la venida del Señor , fino también
los que le precedieron defde Adán, y quantos
ha de haber hafta el fin del mundo, todos con-
figuieron , y confeguirán la falvacion por el be-
neficio de fu Pafion. Y afi, antes que él murié- purgatorium ignem
f e , y refucitáfe, á nadie fe abrieron jamás las Judxis ante Chrifti
puertas del Cielo > fino que las almas de los «
buenos, quando falian de efte mundo , iban, x. Reg. 3 1 . ▼. 13 .
ó al feno de Abrahan, ó fi tenían que purgar Pfalm. <?y. v. 10. i*..
6 pagar, fe [*] purificaban (lo mifmo que aho- 4/vv'4/ *'
ra) en el fuego del Purgatorio. También hubo Malach. 3. v. j.
otra caufa, porque Chrifto baxó á los Infier- *>Machab. i», v.4?.
c t n. 1 • r V ide itidem Aneuft.
nos ; y fue, por mamfeftar también allí fu vir- lib< decurapromor-
tud y poder , afi como en el Cielo , y en la tuis gercnda cap. i .
tierrajy para que á fu nombre (d) fe dobláfe to- & d^ mc' Dei ca^*
da rodilla , afi de Angeles, como de hom-
bres , y demonios : en lo qual ¿quién de- 00 Philipf. a. y.
xará de admirar y pa finarfe de la fuma be-
G nig-
9 s C a t e c is m o R o m a n o
nignidad de Dios para con el linage humané*
al ver que no fe contento con padecer por no­
fotros la mas dolorofa muerte, fino que qui­
fo también baxar ha fia los ínfimos fenos de la
tierra, á facar de alli fus muy amadas almas,
y llevarlas configo á la gloria?

7. E l fentido de la fegunda parte


de efe Articulo.
Ahora refta la fegunda parte del Articu­
lo , en cuya explicación quanto deba trabajar
el Párroco , declaran aquellas palabras del
t ) ». Thim. *. ▼. t. Apoftol (a ): Acuerdate que el Señor Jefu-Chrif­
to refuciló de entre los muertos. Porque no hay
duda en que lo mifmo -que mandó ¿ Timo-
theo, mandó también & todos los demás encar­
gados de la cura de almas, El fentido pues del
Articulo es efte : defpues que Chrifto Señor ef-
piró en la Cruz el Viernes á las tres de la tar­
de , y defpues que el mifmo dia al anochecer
fue fepultado por fus Difcipulos , quienes ha­
biendo baxado de la Cruz el cuerpo del Se-
,.x lA, „ r. „ , , ñor con licencia del Prefidente Pilatos(b), lo
(¿) Joan», tf. v.38. r 1 j • •
jí.4 0 .41.a ** lepultaron en un lepulcro nuevo del proximo
huerto > al tercero dia de fu muerte , que fue
(<) Matth. is. ▼.1. Domingo, volvió á juntarfe (c) muy de mana-
Marc. 16. v. t. 6. na fu aima a\ CUerpo ; y afi el que habia eftado

Joan» t V.3* ** puerto aquellos tres dias , volvió y refucitó


á la vid a, de que muriendo habia falido.

Chrifio
P a r t e i. c a p . v i . 99
Z. Chrifto refiidto for (k frofi*
•virtud.
Mas por efta palabra de Refurrecdon no
fe ha de entender folamente , que Chrifto re-
fucitó de entre los muertos , pues efto fue co­
mún á otros muchos, fino que refuckó tam­
bién por fu [*1 propia virtud y poder, lo que ^ *'.
c r » - j ' i r » •» Autf. tn PUüau
fae ungular y propio de el. Porque ni la natu- ^ pes ^
raleza permite, ni es concedido á hom bréala r»‘ * *
gano, el poder refucitar por fu propia virtud íit
si mifmo, fino que efto únicamente efta re-
íervado al fumo poder de Dios ,como fahfcmos:
por aquellas palabras del Apoftol (a ); Aunque ^ ^ Cotiac.»j ».#.
fue crucificado por lo que tenia de nuefirOtfik-
quezjt , pero V»w por et poder de Dios. Y co­
mo efte fumo poder nunca fe aparto,ni del cuer­
po de Chrifto en el fepulcro , ni de fa alisa'
quando baxcV & los Infiernos , fiempre eftabala:
virtud de Dios , afi en el cuerpo para, poder:
reúniríe con el alm a, como en efta para poder
volver de nuevo al cuerpo : por lo qual pudo
revivir y refucitar de entre los muertos por íii
propia virtud. Y efto es lo que D avid , llénodel
efpiritu de Dios., predixo en eftas palabra* (b):<p) Pialan a<
L a dieflray el brazo fánto del Padre Je falvá
¿ s i mifmo. Y lo que también con firmo el mi£*
n\o Señor con el teftimonio de fu divina boca» 1
diciendo (c) : To dtxo mi vida ypara 'vofvttlaa (c) jMna.io» t. xf,
tomar yy. tenga potefiad para dexarla , y para l8*
ValVerla* tomar. También dixo a ios Judiqs
Gi en
io o C a t e c ism o R o m a n ó
en confirmación de la verdad de fu do&riná
(a) Joann. i . v. if. (a ): Dejiruid efte templo, y yo lo reedificaré
dentro ae tres dias. Lo qual, aunque ellos en­
tendían de aquel templo magníficamente fa­
bricado de piedras, mas él lo decia del templo
de fu cuerpo, como lo declaran las palabras de
la Efcritura en el mifmo lugar. Y aunque al-
(¿) A&or. *• v. 24. gunas veces leamos en las (b) Efcrituras , que
Se C . J. Y. IJ . Chrifto Señor fue refucitado por el Padre, efto
Rom. «. V. i i ' fe ha de entender de él en quanto hombre, afi
como correfponden á él en quanto Dios aque­
llos teftimonios, que dedáran haber refucitado
por fu propia virtud,

p. Como Chrifto es el primero de to


dos los que rejucitaron.
También fue cara&eriftico de Chrifto, ha­
ber fido el primero de quantos fueron favo­
recidos con efte divino beneficio de la Refur-
reccion. Porque en las Efcrituras fe llama, yá
(<) Colof. i . v . l8- el (c) primogénito de los muertos, yá el (d) pri-
(a) Apoc. i . v
* mogenito entre los muertos. Y como dice San
(<) i . Corínt. i
v Pablo (e): Chrifto refucitó de entre los muertos
2* . > 1. »»• * J . el primero de ellos : porque* la Verdad por el
hombre vino la muerte }y por el hombre la re-
furreccion de los muertos :y afi como en Adán
todos mueren , afi en Chrifto todos revivirán,
Adas cada uno en fu orden : el primero Chrifto,
y defpues aquellos, quefon de Chrifio. Las qua­
les palabras ciertamente fe deben entender de
la perfecta Refureccion , con que defterrada yá
toda
P arte i. c ap. v i. io i
toda necefidad de volver á morir, refucitamos
á la vida inmortal. Y efte genero de Refurrec-
cion es , en que Chrifto tiene el primer lugar;
porque fi hablamos de aquella Refurreccion,
que es volver á la vida, pero con necefidad
¡de morir otra vez , otros muchos (a) refucita- (a) j . Reg.tr. t. *%¿
ron antes que Chrifto , pero todos con la con­
dición de volver á morir ; mas Chrifto refuci-
tó venciendo y fujetando ala muerte de tal
modo, que yá no podia morir jamás: lo qual
fe confirma con aquel clarifímo teftimonio que
dice (b ): Chrifto,que refucita de entre los muer- om’ 4*v**'
tos, y¿ no muere : nunca le dominara, y k la
muerte.
i o. De la inteligencia, y motivo
de los tres dias en que Chrifto ef­
tuvo muerto.
Pero en orden á aquellas palábras , al
tercero d ia , que fe añaden en efte Articulo,
hade enfeñar el Párroco, que nopienfen los
Fieles, que el Señor eftuvo en el fepulcro todos
aquellos tres dias enteros; porque como eftúvo
en la fepultura en un dia natural entero, y par­
te del antecedente, y parte del figuiente, por
efto fe dice con muchifima verdad , que eftuvo ofe* «. v.\.
fepultado [*] tres dias , y que refucicó al ter- Jome ». v. i.
cero dia de entre los muertos. Ni quifo dife- £?att£‘ I2‘ v* 36
rir la Refurreccion hafta el fin del mundo, por , i.*v. 50.%. Greg?
manifeftar fu divinidad ; pero tampoco quifo Nyflen. Orat. de Re-,
refucilar luego defpues de la muerte , fino al furre¿t' cíuiftl*
Gj tercer
102 C a t e c ism o R o m a n o .
tercero dia , para que creyefemos que era tfer*
dadero hombre, y que/muió verdaderamen­
te , porque efte efpaciode tiempo parecía bas­
tante para probar una verdadera muerte.
11. E l Concilio de Conftantinopla
anadio en el Credo, fegun las Ef-
críturas; por la gran necefidad de
la Fé de la Refurreccion.
Los Padres del Concilio de Conftantino-
pla añadieron á efte lugar eftas palabras : fe ­
gun las Efcrituras : las quales tomando del
(«) i. Cor. if.r. 4. (a) Apoftol las pafaron al Credo, por quan­
to el mifmo Apoftol enfeñó fer muy neccfarid
el Myfterio de la Refurreccion , hablando d e
(t) i.Cor. if. v. 14. efte modo(b) : Si Cbrijio mrefucitd , luego Va-
17' na es nueftra predicación ,y Vana es también
Vueflra F i iy fi Chrifio no refucitb, faifa es
Vuefira F é »porque de efe modo aun efiais en
Vueflros pecados. Por lo qual admirado Safl
Aguftin de la Fé de efte Articulo, eferibió afi
(0 D. Aiig. i> pfalm. . N o es cofa grande creér que murió Chrif-
lx0’ to i los Paganos y los ludios , y todos los mal"
Vados creen efto , toaos creen que murió. A íttí
la Fé de los Chrtjiianos es la Refurreccion de
Chrifto : eflo es lo que tenemos por cofa grande,
el creer que él rejucitó. Efte fue también el mo-
(i) Matth. xf. v. ti. tivo porque el Señor hablo (d) tan freqiiente*
¡k c. 17. v. *». & mente de fu Refurreccion , y de no haber tra-
C . *o. v. if. ta(jQ vez aigUna con fus Difcipulos de
fu Pafion , fin que hablafc de la Rcfurrecdont
y
PA RT. I. CAP. VI. 103
ja fi habiendo dicho (a}: E l Hijo del hombre ^ Luc' I*‘ v* i%’
Jera entregado á los Gentiles yy ferk efcarne-
tido , azotado ,y efcupido , y de/pues que lo
hubieren azotado , lo matarán: al fin añadió:
T rejucitará al tercero dia. Y habiéndole pe­
dido los Judíos,que confirmafe fu do&rina con
alguna feñal ó milagro, refpondió, (b) que no ^ Mafth‘ “ *Y*
fc les daria otra feñal, que la de Jonás Profe- UC***'
t a : porque afi como Jonás eftuvo tres dias y
tres noches en el vientre de la Ballena ; afi
afirmó que el hijo del hombre eftaria báxo la
tierra tres dias, y tres noches. Mas para en­
tender mejor el efpiritu y fentido de efte Ar­
ticulo , hemos de averiguar y faber tres co­
fas : la primera , porque fue necelario que
Chrifto refucitafe : la fegunda , qual fue el fin
y blanco de la Refurreccion : y la tercera, qua-
íes fon las utilidades y provechos, que nos vi­
nieron por ella.

12 . Las caujas de haber refUcitado


Chrifto , y elfin que en ello tuvo.
En orden pues á lo primero , fue necefario
que Chrifto refucitafe. para manifeftacion 1*1 c W
j i- • A- • J r»- • U - S. Thom. J. pan.«.
de la juíticia de Dios , quien convenía muchi- i.
fimo que enfalzafe, al que por obedecerle ha­
bia fido abatido y ultrajado con todo genero
de ignominias. Y efta es la caufa que alegó
el Apoftol, quando dixo á los Philipenfes (a): (j)Ph¡!ipp.
Se humilló á sí mifmo , hatiendofe obedien- 4. R«g. i*, r. j*.
te bajía la muerte, y muerte de cruz. *•P°r 1°
O4 qual
104 C a t e c is m o R o m a n o .
qual Dios le ensalz*J. También para que fe con*
o
i . C o r. i f . v. i» . firmafe [*] nueftra F e , fin la qual no puede
13. m . fubíiftir la jufticia del hombre ; porque debe
i.P e c r. 1. Y. 3.
fernos eficacifima prueba de haber fido Chrif­
to Hijo de Dios , el haber refucitado por fu.
propia virtud. Afimifmo para que nueftra es­
peranza fe confervafe , y mantuviefe : porque
defpues que Chrifto refu citó , caminamos yá
fobre cierta efperanza, de que también refu-
citarémos nofotros, pues es necefario que los
miembros figan la condicion de fu cabeza. Y¡
de efte modo parece que convence fu razona­
¡(í) x .C o r. 1 * . y . 1 * . miento el Apoftol, quando eferibe á los (a) de
( t ) 1. ThelT. 4.v .14 .
C orinto, y á los (b) de Tefalonica : y efto
IU
(<) 1. Pctr. 1. v. 3. miímo dixo también el Principe de los Apofc-
toles San Pedro (c) : Bendito fea Dios, y el
Padre de nueftro Señor Jefu-Chrifto , que por
fu gran mifericordia nos reengendró í la Wv<*
ejperanzjt de la heredad incorruptible por la
'Refurreccion de Jefu-Chrifto. Y finalmente fe
ha de enfeñar , que la Refurreccion del Se­
ñor fuenecefaria , para que el myfterio de
nueftra falud y Redención fe perfeccionafe en-
teramente. Porque Chrifto con fu muerte boS
libró de los pecados >mas con fu Refurreccion
nos reftituyó á los principales bienes, que ha­
bíamos perdido por el pecado : por lo qual
(d) Rom. 4 . v. dixo el Apoftol (d ): Chrifto fué entregado por
nueftros delitos , y refucitó por nueftra juflifi-
cacion. Y afi para que nada faltafe á la falud
del linage humano , convino no folamente
q ue
P a r t e i. c a p . v i . to s
quC muriefe } fino también que refucitáfe.

1 3. Vtilidades que nos trapo U


Refurreccion de Chrifio.
De lo dicho hafta aqui podemos bien en­
tender , quan grandes utilidades tráxo la Re­
furreccion de Chrifto Señor á los Fieles. Por­
que por la Refurreccion conocemps que Dips
es inmortal, lléno de gloria , y vencedor de la
muerte, y del Diablo>lo qual fe ha de creer,
y confefar fin duda alguna de Chrifto Jefus»
Demás de efto,la Refurreccion de Chrifto es por
donde nos vino la Refurreccion de nueftros
cuerpos, tanto porque fue caufa eficiente de
efte myfterio, quanto porque todos debemos
refucitar á fu exemplo. Porque en orden á la
Refurreccion del cuerpo ateftigua el Apoftol
de efte modo (a): Por el hombre vínola muertey
y por el hombre la Refurreccion de los muertos^ W |,C«r. «f
porque para todo lo que Dios obró en el myf-<
terio de nueftra Redención , usó de la huma*
nidad de Chrifto , como de inftrumento efi­
ciente ; por lo qual fu Refurreccion fue como
un inftrumento para obrar la nueftra. También
fe puede llamar exemplar la Refurreccion de
Chrifto, porque es la mas perfe&a de todas,
y porque á la manera que el cuerpo de Chrif­
to al refucitar fe transformó en glorioío, é in­
mortal , afi también (b) nueftros cuerpos , que ^ It c«r. T,
antes habian fido flacos y mortales , refucita- 43. 44.
rán adornados de gloria, é inmortalidad. Pues
io 6 C a t e c ism o R o m a n o .
(*) Philipp. j. v. ao. comocnfeña el Apoftol [a], efperamos por Sai*
iU yador a nueftro Señor Jefu-Chnfto , quien re­
formara la baxezjt de nueftro cuerpo, afeme-
jándolo ¿ la claridad del fuyo. Efto mifmo fe
puede también decir del alma muerta en los
pecados, á la qual de que modo fe propone
por exemplar 1% Refurreccion de Chrifto , de-
(*) Rom. 4. v. 4. s. clara el Apoftol por eftas palabras (b) : A la
manera que Chrifto refucitó de entre los muer­
tos por el poder gloriofo del Padre , afi tam­
bién andemos nofotros en nuema mida. Porquef i
juntamente hemos fido plantados feme jantes í
f u muerte , a(iferemos también femejantes k
t.*. io. 11, fu Rejurreccion: y poco defpues dice (c ): Sa­
biendo que Chrifto , que refucitó de entre los
muertos , y i no muere yy ¿ nunca le domina-
ra la muerte > porque una fola \>e%. murió por
el pecado y mas mimeya para fiempre con mida
»; dimina: afi también Va/otros penfad, que mo­
vífteis al pecado y pero quemimiis con mida
de gracia en Chrifto Jefus»
ti 4. Dos exemplos que hemos defa*
car de la Refurrtccion de Chrifto.
Por tanto de la Refurreccion de Chrifto
hemos de íacar dos exemplos , que imitar. El
uno e s , que defpues que hayamos lavado las
manchas del pecado, entablemos un nuevo mé­
todo de vida , en que fobrefalgan y brillen la
entereza de coftumbres , la inocencia , la fan-
tidad, la modeftia, la jufticia , la liberalidad,
1
P a r t e i. c a p . v i . 107
y la humildad. Y el otro e s, que perfeverc-
mos en efte genero de vida tan confiantes, que
con la ayuda de Dios jamás nos apartemos del
camino de la virtud, en que una vez hubiére­
mos entrado. Ni folamente fígnifícan las pala­
bras del Apoftol (a), que la Refurreccion de (a)R0*. #.T. 4.
Chrifto fe nos propone por exemplar de la
nueftra, fino también declaran, que ella nos
d á , afi virtud para refucitar , como fuerzas
y efpiritu para perfeverar en la fantidad y juf-
ticia, y guardar los mandamientos de Dios.
Porque á la manera que de fu muerte no fola­
mente tomamos exemplo para morir á los pe­
cados , fino también aliento y virtud para ello;
.afi fu Refurreccion no folamente nos dá fuerzas
para confeguir la fantidad , fino también pará
.perfeverar en efta nueva vida á <jue hemos
•refucilado, firviendo piadofa y fantamente á
-Dios. Pues lo que principalmente hizo el Se­
ñor con fu Refurreccion fue , que los qüe ya
juntamente con él habíamos muerto primero i
los pecados, y á efte figlo, refucitáfemos tam­
bién con el á nuevo método y condu¿t¿. de
vida.

15. Señales por donde fe conjetura


haber uno refucitado a nueva v i­
da con Chrifto.
Y quales fean las fúñales que principalmen­
te fe í»n de obfervar, para conocer , fi uno
ba
io s C a t e c is m o R o m a n o .
ha refucitado con Chrifto á nueva v id a , nos
M . advierte el Apoftol : porque quando dice (a),
o o . 3. ▼. i . i j a f a i g ^faltado con Chrifio , bufcad las
cofas de lo alto , donde Chrijlo eftá fentado
í la dieflra de Dios , declar a abiertamente,
que aquellos que defean gozar de vida , hon­
ra , defcanfo , y riquezas , donde Chrifto
eftá , efos fon los que verdaderamente han
refucitado con Chrifto. Y quando añade (b),
q>) ibid. v .». Saboreaos en las cojas de lo alto , no en las
de la tierra , junta también otra nota por
donde podamos bien conocer , fi hemos re­
fucitado verdaderamente con Chrifto. Porque
afi como el gufto fuele indicar la diípoficion
y eftado del cuerpo; afi también fi uno per-
t'Wipp. 4. t. í. cibe gufto y fabor en todo lo que es (^ ver­
dad , pureza, virtud , y fantidad , y fien-
te en lo intimo de fu alma la fuavidad y dul­
zura de !as coíás celeftiales, efto puede fer-
vir de grandifima conjetura para juzgar, que
el que fe halla en efte eftado, ha refucitado
yá con Chrifto Jefus á nueva y efpirítuaj
yida.
P a r t e i. cap. vn. ri o *

c a p itu lo vn.
DEL SEXTO ARTICULO.

Subió a los Cielos , y efta Tentado


a la dieftra de Dios Padre to­
do poderofo.

[í. D el gran cuidado del Párroco en


explicar la Subida de Chrifio al Cis*.
lo 3y delfentido de efie Articulo.
L contemplar el Profeta David lleno,
A del efpiritu de D ios, la bienaventu­
rada y gloriofa Subida del Señor,
combida á todos á celebrar con fuma alegría y
gozo efte triunfo, diciendo (a): Todas las gentes (4) Pftlm. 4*-
dad palmadas con las manos, y celebrad á
Dios en Voces de alegría ; porque fube Dios en­
tre regocijos. De aqui entenderá el Párroco el
grandiíimo cuidado con que ha de explicar
efte myfterio , y el defvelo con que ha de
cuidar , de que los Fieles , no folamente lo
entiendan y crean , fino también de que pro­
curen , en quanto pueda fer , moftrar con el
favor de Dios efta Fe en fu vida y coftum-
bres. Por tanto , en orden á la explicación del
fexto Articulo, en que principalmente fe trata
itá Catecismo Romano.
de efte divino myfterio, conviene empezar por
fu primera parte, y declarar qual es fu efpi­
ritu y fentido. Deben pues los Fieles creer fin
duda alguna , que Chrifto Jefus , defpues de
acabar ya y perfeccionarle! myfterio de nuef­
tra Redención, fubia en quanto hombré alos
Cielos en alma , y cuerpo * porque en . quan­
to Dios nunca fe aufento* como quiencon fu
divinidad ocupa todo lugar.
z. Chriftojfubio a tos Cielos nofi* ,
lamente por virtud de la divim-
. dad ,ftna también de la humanidad L
Mas enséñe el Párroco» „ que Ghú&Q fu-
bio por lu propia virtud, no levantada por otro,
<«) 4* R í g . *k c^mQ Ca) Elias , que fue arrebatado a lo alto
j t. * ea la carroza de fuego > 6 como el Profeta (b)
r> Afi1* *4' X iU Abacuch * a (c) Phelipe Diácono % que eleva-
«f» *> v. i*, ¿os por los ayres por virtud agena % volaron
tv ; . . largos efpacios de tierra. Ni folamente fubid á
los Cielos por el infinito poder de fu divinidad*
fino también por et que tenia en quanto hom­
bre. Porque aunque nopud© hacer efto por la*
fra g a s naturales * pero aquella virtud de que
f* bienaventurada alma eftaba datada, pudo,
roover al cuerpo á fu arbitrio : y afiruiímo el
cuerpo que habia ya confeguido la gloria, fa-
cftmente obedecía al impulfo del alm a, que le
movía* Por efto creemos que Chrifto fubió á loa
Cielos por fu propia virtud, no folamente en
<j\»amo Dios ,fino también en quanto hombre.
De
P a r t e i. C a p . v n . m
V D élo que fignifea eftar Chrifto
fentado a la dieftra de Dios Padre,
que es la fegunda forte de efte
Articulo.
La fegunda parte de efte Articulo dice afi:
E flk fentado a la dieftra de Dios Padre. En
efte lugar conviene advertir, que hay tropo, ó
mudanza de palabra del fentido propio al im­
propio, eftilo freqüente en las divinas Efcritu-
ras, quando acomodando á Dios á nueftro
modo de entender , le atribuimos afé&os , y
miembros humanos: porque no fe puede penfar
que realmente haya en el cofa corporal, por fer
efpiritu. Mas por quanto en el trato humano
juzgamos, que fe hace el mayor honor al que
(e coloca á la derecha ; trasladando efto mifmo
al tratamiento del Cielo , para explicar que
Chrifto en quanto hombre goza de mayor glo«-
ría , que todos los demás hombres , confefa--
mos que eftá fentado á la dieftra del Padre»
Pero el eftar fentado no fignifica en efte lu«
gar la poftura ó figura del cuerpo, fino declara Aug ¿/pide, 8s
[*] aquella firme y eftable pofefion de la real y Symb. cap. 7.
fuma poteftad , y gloria , que Chrifto recibió Achanaf. serm. 1.
del Padre; lobre lo qual dice el Apoftol (a) : 3°^* * Spir.
Refucilándolo de los muertos , y colocándolo el Sanflo cap.«.
Padre áfu diejira en los Cielos fobre todo Prin- ^ EP^ef* *• v*
cipado , Patejlad, Virtud, y Dominacion\y
todo nombre que fe nombra , no folamente en
eftc f lgl° ifino.üunbitn en el^midero. Y en o t»
parte
i 12 C a t e c is m o R o m a n o .
(«) Pftlm . i, y. ü, parte fe dice (a), que fu jetó todas las cofas i
fus pies, De las quales palabras fe dexa enten­
der , que efta gloria es tan propia y particular
del Señor, que no puede convenir á otra natu­
raleza criada. Por lo qual en otro lugar el mif-
mo Apoftol dice afi (b) : ¿A qual de los A m e-
fr) ¿ Im / iV / V r ^€S ^ xo algm a v^ .(c) : Siéntate k m i diejtral
4. Que el Párroco explique latamen­
te la hijloria de la Subida de Chrif­
to 5 y de lo que primero ha de obk
fervar en ella.
Pero aun mas latamente explicará el Pár­
roco el fentido de efte Articulo , refiriendo la
hiftoria de la Subida de Chrifto, que con ad-;
._ mirable orden eferibió San Lucas (d) en los he-
fwc capT * PCfWt* c^os de losApoftoles. En cuya explicación lo
primero que fe ha de obfervar e s , que todos los
demás myfterios de Chrifto fe ordenan como á
fin á la Subida al C ielo , y que en efta fe con­
tiene la perfección y cumplimiento de todos
ellos : porque afi como todos los myfterios de
nueftra Religión comienzan en la Encarnación
del Señor , afi también todos ellos aúna con
la peregrinación de efte Señor fe acaban en la
fubida al Cielo. Demás de efto , los demás
Artículos del Credo , que pertenecen á Chrifto
Señor , declaran fu fuma humildad y abati­
miento i pues no fe puede imaginar cofa mas
abatida y humilde, que el que el Hijo de
Dios haya querido tomar por nofotros nueftra
flaca
P arte i. c a p. v n . m
flaca naturaleza, y padecer, y morir. Mas la
confefion que en el Articulo antecedente hace­
mos, de haber él refucitado de entre los muer­
to s , y en efte de haber fubido á los Cielos,
y eftar fentado á la dieftra de Dios Padre, es
el mas magnifico y maravillofo panegírico
que fe puede decir, para declarar fu gloria
fuma , y Mageftad divina.

'5. Varios motivos , porqué Chrifio

Explicadas eftas cofas , fe ha de enfeñar


ton cuidado, porqué fubió Chrifto Señora los
Cielos.Primeramente pues fubió,por quanto á fu
cuerpo que habia fido yá dotado de la gloria
¡de la inmortalidad en fu Refurreccion, no era
proporcionada ni conveniente éfta terrena y
obfcura habitación , fino el altifimo y brillan-
tiíirao domicilio del Cielo. Pero ni íolamente'
fubió á gozar el folio de aquella gloria y R ey-
no , que con fu fangre habia merecido , fino
también k difponer cofas , que pertenecían í
nueftra falud. Demás de efto fubió también, á M Joana. i í . t .
confirmar con efte hécho , que (a) íu Reyno
no era de efte mundo: porque los Reynos del
mundo fon terrenos y perecederos, y fe fun­
dan fobre grandes riquezas , y poderío de la
carne >mas Chrifto al colocar fu filia en los
Cielos moftró, que fu Reyno, fus riquezas,y po­
derío no eran terrenos, como efpcraban los Ju-
dios,(ina eternos y efpiricuales. Y en efte Reyno
H aque-
114 C a t e c is m o R o m a n o
aquellos fon mas ricos, y dotados de mayor
copia de todos los bienes, que con mas cuida­
do bufcan las cofas de Dios; porque Santiago
jjcob j y aíegura (a) también , que Dios eligió á los que
fon pobres en efte mundo, pero ricos d eF é, y
herederos del Reyno que Dios prometió á
los que le aman. Finalmente nueftro Señor en
fubir al C ielo, quifo hacer que nofotros le fi-
guiéfemosen fu Subida con el corazon y de-
lco : porque á la maner a que en fu muerte, y
Refurreccion nos habia dexado exemplo de mo­
rir , y refucitar en efpiritu ; afi con la Subida
al Cielo nos enfeña é inftruye, que habitan­
do en la tierra, nos elevemos con el penfamien-
(b) Heb. 11. ▼. 13. to al C ielo, confefando que fomos (b) pere­
grinos y huefpedes fobre la tierra (c) , y com-
(0 p ef. %. v. 19. pañeros dc ]os Santos, y domefticos de Dios,
que afpiramos á la patria ; porque nueftro tra­
to y converlacion, como dice el Apoftol (d),
(</) Philipp. 3. v. »•. csdel Ciclo#

6 . Beneficios que nos traxo la Subí*


da de Chrifio al Cielo.
Mas la copia y grandeza de los inexplica­
bles bienes, que la benignidad de Dios derra­
mo por efta Subida fobre nofotros, habia yk
celebrado mucho antes el divino David , fe­
gun (e) el Apoftol, en aquellas palabras (f):
( o lS a V / / .* 1 *! Subiendo Chrifto á lo alto, llevó a la cautividad
cautiva , dio dones í los hombres : porque al
(¿) A ftor. i . per tot. décimo dia (g) envió el Efpiritu Santo , de cu­
ya
Pa r t e i . c a p . v ii. i i 5
y 4 virtud y copia lleno aquella multitud de
Fieles que eftaban preíentes ; y entonces cum­
plió perfe&amente aquella magnifica promefa,
que les habia hecho diciendo (a ): Os contiene (a)joann. ¡t. r. 7.
quey o maya : porque fiy o no fuere , el Efpiritu
Santo no mendrá a mofotros; mas f i yo fuere,
os lo enriaré. También fubióal C ielo, en fen-
tir del (b) Apoftol, para que ahora interceda
por nofotros, y haga oficio de Abogado con el e ** 'v*
Padre, (c) Hijuelos mios , dice también San («) 1. Joann. *.v.r.
Juan , eftas cofas os efcribo, para que no pe(jHeis%
mas f i alguno hubiere pecad0 , tenemos ¿ Jefu-
Chrifto jttfto por abogado para con el Padre%
y él es la reconciliactpn y facrificio por nuef-
tros pecados. Y á la verdad no hay cofa de que,
los Fieles deban recibir mayos cQpfijfilp.y fijai ... c.
yidad en fus almas, que de contemplar , qu^ **
Jefu-Chrifto, cuya gracia y autoridad es fuma
para con el Padre, efta conftituído por Patro­
no de nueftra caula * y medianero de nueítra
falud. Finalmente nos aparejo (d) lugar en e l ^ j 0Jnn ^ #
C ie lo , lo que también habia prometido hacer- * *
nos , y como cabeza nueftra tomo pofeíion de
la gloria en nombre de todos noíotrosi porque
al fubir al C ie lo , abrió las puertas , que ha­
bían fido cerradas por el pecado de Adán, y nos
defembarazó el camino para llegar á la celeftial
bienaventuranza , como él lo habia yá predi-
cho [e] á los Difcipulos en la cena. Y por con*
firmar efto con el hecho mifmo , introduxo^ Ioann*I4, v*
tuna configo en el domicilio de la biepayentu-
H2 ran-
ii 6 C a te c is m o R o m a n o .
ranza eterna las almas de los judos , qué ht"4
bia Tacado de los Infiernos.
*7. Ventajas que nos refultaron de Id
Subida de Chrifio , a mas de los
referidos beneficios.
A toda efta maravillofa copia de dones ce-
lcftiales/e figuió aquella otra faludable serie dé
ventajas y utilidades. Porque primeramente, de
cfta fubida reíultó grandiiimo colmo y perfec­
ción al mérito de nueftra Fé : porque como ella
es de cofas que no fe puedep ver con lo*
ojos, y eftán lexos de la capacidad é inteligen­
cia humana, fi el Señor no fe hubiera apartado
de nofotros , fuera menor el mérito de nueftra
f ) Joaai. »«• t. Pues m»fmo Chrifto Señor llama [a] bien­
aventurados ¿ los que no vieron , y creyeron.
Demás de efto, la Subida de Chrifto al Ciclo
importa mucho, para confirmar nueftros cora­
zones en la efperanza : porque el creér que
Chrifto hombre fubió al Cielo, y colocó la na­
turaleza humana & la dieftra de Dios Padre,
nos pone en grande efperanza de que también
nofotros fubiremos allá , y nos juntaremos con
nueftra cabeza >lo qual afeguró el mifmo Se­
ñor con eftas palabras [b] : Padre, quiero que
(*) Joan». ¡0$que me ^ conmigo dondeyo ef-
toy. Y finalmente , nos hizo el grandiiimo bene­
ficio de haber arrebatado nueftro amor al Cie­
lo , y haberlo inflamado con el divino efpiritus
^Luc^ii.v/j+V porque muy verdaderamente fe dixo [c ], qué
don-.
P a r t e i. c a p . v i r . 117
donde eftá nueftro te fo ro , allí efta nueftro
corazon.

s . N o nos era conveniente que Chrif­


to quedafe en la tierra.
Porque á la verdad , fi Chrifto Señor ha­
bítale en la tierra , todas nueftras atenciones
fe llevara la preféncia y trato de fu humani­
dad , y mirándole folamente como á un hom­
bre , que nos colmaba de tantos beneficios , le
amáramos con cierto afe&o terreno. Mas fu-
biendo al C ielo, efpiritualizó nueftro amor, é
hizo que contemplándole ahora a úfente , le
veneremos, y amemos como á Dios. Y efto íe
dexa entender en parte por la experiencia de
los Apoftoles , los quales mientras tuvieron al
Señor prefente , parecía que fentian de él, co­
mo de folo hombre; y en parte fe confirmo
por teftimonio del mifmo Señor quando dixo
{a]: Os contiene que yo taya. Porque aquel («) Joann. i*, v. 7,
amor imperfeto con que amaban á Jefu-
Chrifto prefente, fe habia de perfeccionar con
el amor divino por la venida del Efpiritu San­
to , por lo qual añadió luego '.porque fiy o no
fuere, el Efpiritu Santo no tendrá á tofotros*.
9. Chriflo propagó en la tierra la
Ig lefia , repartió dones >y dio fuer­
zas porfu Subida para afpirar al
Cielo.
A efto fe junta también , que extendió en
H3 la
11« C a te c is m o R o m an o .
la tierra fu cafa , efto es , 1a Iglefiapara qué
fuefe gobernada por virtud y dirección del
(«) Joann. & i. v. i f . Efpiritu Santo; y dexó (a) por fumo Paftor
lí. ir* y Pontífice de toda ella entre los hombres á
San Pedro, Principe de los Apoftoles. Afinaif-
(i) i . C or. i t . y . i t .
ip h e f. 4 * V. ii.(
tno hizo (b) á unos Apoftoles, a otros Pro­
fetas, á otros Evangeliftas, á otros Paftores , y
Maeftros; y de efte modo eftando fentado a
la dieftra del Padre , continúa íiempre
en repartir á unos y otros diverfos dones; por­
fr) Ephef. 4. v. 7- que aíegura (c) el Apoftol, que á cada uno
de nofotros fe dan las gracias iegun la me­
dida y voluntad de Chrifto. Y finalmente, es
menefter que entiendan los Fieles acerca de
la Subida al Cielo lo miímo que arriba en-
Teñamos del myfterio de la muerte , y Re­
furreccion. Y es, que aunque es verdad que
á la Pafion de Chrifto debemos nueftra falud
y redención, por haber con fu mérito abier­
to á los juítos la entrada de la gloria ; mas
también fu Subida al Cie)o> no folamente fe
nt>s propufo por exetnplar para que aprenda­
mos á afpirar a lo alto , y fubir en efpiritu
al C ie lo , fino que demás de efto nos dio
fuerza y virtud divina , con que podamos
hacer efto.
* * * * * * *# ** #
* * * *
* * * * * * * *
* * *
* * * * * *
* *
* * * *
CAPI-
Pa r t . i. cap. VIII. I 19

CAPITULO VIII.

D EL S E P T I M O A R T I C U L O .

Defde allí ha de venir á juzgar á los


vivos, y á los muertos.

1. Tres oficios de Chrifio para con


fu Iglefia*yfentido de efie Articulo.
E tres infignes oficios goza Jefu-Chrifto,

D á fin de hermofear y ennoblecer i fu


Iglefia, es á faber: de Redentor , de
Patrono, y de Juez. Confiando pues yá de los
Artículos antecedentes, que Chrifto Señor re*
dimió al linage humano por medio de fu Pa­
flón y muerte, y que afimifino en íu Subida
al Cielo fe encargó de nueftra defenfa y pa­
trocinio para fiempre, ahora fe figue declarar
en efte Articulo fu Juicio. La fuma pues y fen-
cido de efte Articulo es : que en aquel ultimo
dia juzgará Chrifto Señor á todos los hombres.

2. Dos fon las venidas de Chrifio


al mundo.
- Porque las fantas Efcrituras afeguran, que
fon dos las venidas del Hijo de Dios: la una ¡J*
quando tomó (a) carne por nueftra falud, y fe Luc. i. r. ¡i.
H4 hizo
120 C a t e c is m o R o m a n o .
hizo hombre en el vientre de la V irgen: y
(<)Luc. ir. v. t 4. la otra (a), quando al fin del mundo vendrá á
l6' J°* juzgar á todos los hombres. Efta fegunda ve­
nida fe llama en las fantas Efcrituras (b) dia
Apocah'^v/iV .0 del Señor, del qual el Apoftol dice afi (c): E l
(O i. Thef. r. v. i. dia del Señor "vendrá como el ladrón por la no-
OOMauh. *4. v. jf . y el mifmo Salvador (d) : Aquel d ia , y
(Of»Corlncl /. *v. i o. hora nadie fabe. Finalmente acerca d eefteu lti-
Kom. 14. v. 10. mo Juicio báfte aquella autoridad del Apoftol,
que dice ( e ) : Contiene que todos nofotros feamos
(/) 1. Reg. i . v. 10. pre[enfados ante el tribunal de Chrifto , para
I 'fa lm .íj. v. 13. r J , ,, , , 1 • 1
Pfalm . 97. v. 9. que cada mo de quenta de lo que hizo titiendo
ifaí. t. v. 1*. & feq- en cuerpo , afi de bueno, como de malo : porque
& c* v.P»o.t0* 1 t0£*a *a faSrada Efcritura ( f ) eftá llena de teftí-
& c. *7. v. 1». 13. m onios, que á cada pafo fe ofrecerán á los Par-
Sec. jo. v. *j. & roeos, no folamente para confirmar efta veni-
C* 66 y M d a , fino aun también para ponerla patente á
íerem. jo. v.*j. »4- los ojos de los Fieles : para que afsi como
a<lucl dia del Señor en que tomó carne hu-
Sophoñ^j!perVot. *»ana , fue muy defeado de todos defde el prin-
Maiach. 4. per tot. -cipio del m undo, porque en aquel myfterio te-
Aaó/ 7i V; Ji i J & nian P °e^a tQda 1» efperanza de fu libertad; afi
c. 3. v. ío. xi. también defpues de la muerte del Hijo de Dios,
Rom. x. v. *. f. 7.8. y fu Subida al C ielo, deíeétnos con vehetnert-
x T h e f fi Vv 14 21 £‘^mo an^cl° el otro dia del Señor, (g) efperan-
*!#.' * 5 ' do el premio eterno, y ¡a gloriofa tenida del
x. T h ef. *. per tot. gran Dios.
Apoc. 20. v. 1 1 . i x.

¿)T¡t , , ,j vi- 3‘ Q jfe hay dos Jutcios, particular9


d.- Aog. lib. xo. de y general.
O v . Dci. p a tot. ^ a s p a f a e S p jic a r e fte p u n t0 h a n obfervar
los
P a r t e i. cap. v iii. 12 i
los Párrocos , que hay d o s tiempos en que es
necefario que cada uno fe presente al Señor, y
dé quenta de todos y cada uno de fus pensa­
mientos , acciones, y palabras, y reciba luego
la íentencia del Juez. El primero es , quando
cada uno de nofotros muere (a), porque al inf- («) Heb. 9. t. ir.
tante esprefentadoen el tribunal de D ios, y &*c.
allife hace feverifimo examen de todas las co- l u c . x z . y . *6 .
fas que en fu vida hizo , d ix o , y pensó. Y efto Eecl. n . v. *«.
r 11 t • • • 1 r'i /L*. A u g .lib . ». deant<>
fe llama Juicio particular. El otro es (b ), quan- cap 4>
do en un mifmo dia y lugar todos los hombres (¿) Match. 24. per tot.
fcrán prefentados ante*cl tribunal del Juez,pa- Marc* ^ v* **• iT'
ra que viendo , y oyendo todos los hombres de jVt/jj.7*
todos los figlos, entienda cada uno el decreto
y folio , que fe le diere. La pronunciación dé
cfta fentencia ferá para los impíos y malos una
gran parte de fu pena, y caftigo : mas los juf-
tos y buenos facarán de ella gran premio y fru­
to , porque entonces fe publicará qual fue
cada uno en efta vida. Y efte fe llama Juícíq
univerfal.

4. Caufas porque ha de haberJuicio


univerfal.
Pero aqui es necefario declarar, quales fon
las caufas [*] porqué á mas del Juicio parti- y;je s. .V iL ia ).
cular de cada u n o , ha de haber otro Juicio part. quaft. s*. art.
univerfal de todos los hombres. Porque fíendo .“k?
' 1 l 1 I. ratiombos uBiverüH
cierto, que a los hombres muertos quedan ave- j¡s judicii.
ces en efta vida hijos imitadores de fus padres,
como también libaos, y difcipylos amantes y
12 2 C a t e c ism o R o m a n o .
feguidores de fus exemplos , oraciones, y ac­
ciones , con lo qual es necefario que fe au­
menten los premios, ó penas de los muertos;
como cfta refulta fea de provecho , ó de daño,
y fe CKienda á muchos, de fuerte que no fe
ha de acabar hafta el ultimo dia del mundo, es
jufto que íc haga hn perfedo examen de to­
da efta serie de hechos , y dichos, buenos , ó
malos; y efto na fe puede hacer fin el Juicio
univerfal de todos los hombres. A efto fe jun-
- ... • ^ « t a , 1*1 que por quanto muchas veces los iuftos
eje Rom. i ' r i l j j
n-.t. \ fe i. Cor. i , pierden fu tam a , y los impíos Ion alabados de
jnftos , pide el orden de la divina jufticia,que
en publica junta y Juicio de todos los homr
bres recobren los buenos la reputación , que in-
juftamente fe les quitó entre los hombres.
' Demás de efto, como todo lo que hicieron
los hombres, afi buenos, como malos, obraron
por medio de fus cuerpos, necefariamente fe fi¡-
(*) gue [ * ] , que afi las obras, buenas, como ma-
». w. j. t. io. jas ^ perteneccn también á ellos , pues fueron
inftrumentos de. eftas obras. Por tanto conve­
nía mucHifimo, que á los .cuerpos aúna con fus
almas fe les diefen, ó los debidos premios de
gloria eterna » ó taftigos de pena, Y efto no fe
podía hacer fin la refurreccion de todos los
hombres, y el Juicio univerfal.
^ Finalmente , para probar [*] que todas las
Colfigitur exEc«L 9. Cóf^s „ afi favorables, como contrarias, que in-
y. i. i j . f c diferentemente fuceden á veces á buenos, y ma-
füim. 9, ? fe gobiernan y dirigen por la infinita fa-
bidu-
P arte i. cap. m i. 12 5
biduria y jufticia de D io s, fue conveniente de­
cretar , no folamente que hubiefe premios para
los buenos, y caftigos para los malos en el figlo
venidero, fino también que efto*fe executafe en
publico y univerfal Juicio ; para que de efte
m o d o , afi el galardón, como la pena , fean en­
tonces notorios y manifieftos á todo el mundo,
y tributen todos á Dios alabanzas de fu jufticia
y providencia , en recompenfa de aquella injuf-
ta quexa , con que aun los fantos varones fu e -
len , como hombres, llorar algunas veces, vien­
do á los malos florecer en riquezas, y honores:
porque el Profeta dice (a) : Adis pies quafi fe (<i)Pfalm. 71. v. i.
movieron , y mis pafós quafi fe tarcicrpnypor•
quefentí apetito defeguir a las malos, viendo la
felicidad délos pecadores. Y poco defpues (b)* (*) lbid.t. 1».
H e aqui los mifmos pecadores , y llecos de la
malicia del figlo lograron riquezas xy dixe: lue­
go en vano jufiifiqul mi corazón,y laVe.mis ma­
nos entré los inocentes , y f u i azotado toda la
Vida , y padecí mi temprano cafligo : y efta
quexa ha fido freqüente (c) entre muchos. Lúe- ^ j0b lt T 7
go es necefario que íe haga un Juicio general, 9. 10.
para que los hombies no digan (d) que Dios fe &»«*»• *• *
pafea junto á los polos del Cielo , fin cuidar de
las cofas de la'tierra. Y afi juftamente fe colo­
co la form ula de efta verdad por uno de los do­
ce Artículos de la Fe Chriftiana , para que fi
algunos titubeafen en la providencia , y jufticia
de D io s, fe confirmafcn con la fuerza de efta
do&rina. Demás de efto convenia también re­
crear
r %4 CATEcrsM O R o m a n o .
crear álos buenos, y aterrar á los malos , po^
niendo prefente el Juicio final, para que aque­
llos á vida de la jufticia de Dios no desfallecie-
fen , y eftos con«l m iedo, y certeza del caftigo
eterno fe apartaíen de los pecados. Por lo que
nueftro Señor y Salvador, hablando del dia ul-
0*) Mate . n . v. i f , t jm Q ^ q UC habia de haber alguna;
vez un Juicio univerfal, y defeubrió las feña-
les que le habian de preceder, para que al ver-
las entendamos , que eftá cerca el fin del mun­
do. Y por ultim o, al fubir al Cielo envió á. los
A ngeles, para que á los Apoftoles que con fu>
aafencia eftaban triftes , confoláfen con eftas
<*) A ft«-». t. ii. palabras (b) : Efte Jefus , que ha fubído- de
yuejfra compañía al Cielo, tendrá afi. como le
habéis tifio ir al Cielo.
5. La fotefiad de juzgar a l mundo
conviene a la Mageflad de Chrifto,
nofolamente enqpianto D io s , finú
también en quanto hombre.
Demás de efto , declaran también las Tan­
tas Efcrituras, que efte Juicio conviene á Chrií-
to Señor no folamente en quanto Dios , fino
también en quanto hombre : porque aunque
la poteftad de juzgar es común á todas las per-
fonas de la Santifima Trinidad , fin embargo la
atribuimos particularmente al Hijo, porque á él
apropiamos también la fabiduria. Y que él ha­
ya de juzgar el mundo en quanto hombre , fe
confirma con el tefeimonio del mifmo Señor
• * que
P arte i . c a p . v iii. 12 5
ijue dice de efte modo ( a ) : A fi como el Padre W J°« n . *. ▼. »*.
tiene vida en si mifmo , afi también dióal H i- Aug. in Joan», traft.
jo el tener vida en sí mifmo , y le diópoteftad *«■.«r*. £ '
de hacer el Juicio en quanto hombre, Dom. scim. 1»
• mcd.
6. Razones porque conviene que
Chrifio Señor haga efieJuicio.
Conviene también muchifimo que efte Jui­
cio fe haga por Chrifto Señor, para que en aquel
fallo que fe ha de dar á los hombres , puedan
ellos ver [*] al Juez con los ojos del cuerpo,
oír con los oídos la fentencia que fe pronuncia, Job I#
y percibir con fus fentidos todo aquel Juicio. A ug. de v n b . Dcm
Demás de efto, es muy jufto que aquel hombre, 5cwa* *i- Pr0P- fin­
que fue condenado por injuftiíimas fentencias
de los hombres, fea vifto de todos eftar fen­
tado por Juez de todo el mundo. Por lo qual,
habiendo el Principe de los Apoftoles expli­
cado en cafa de Cornelio los principales pun­
tos de la religión chriftiana, y enfeñado que
Chrifto Señor fue crucificado y muerto por los
Judios en un leño, pero que refucitó al ter­
cero d ia , añadió (b ): T nos mandé que predi- / .w A
cafemos al pueblo, y a/egurafemos, que él es T'
i quien Dios pufo por Juez.de V/Voí, y muertos.
7 .'Tres finales , que precederán al
Juicio univerfal.
Mas las fantas Efcrituras declaran,que han
de preceder tres feñales al Juicio univerfal s es
& faber>la predicación del Evangelio por toda
1 26 C a te c is m o R o m a n o .
el m undo,la apoítasia d éla verdadera religión,
(*) Matth. 14. v. 14. y el Antichrifto, porque dice el Señor (a) : Efte
Aug. cpift, l o . ad
Evangelio que introduce a l Reyno celeftial,fe
Hefich,
predicará en todo el mundo para dar teftimonio
á todas las naciones, y entonces tendrá el fin.
( b) x. Thcí. i . v. 3. Y el Apoftol nos avifa (b) , que no nos dexe-
Aug. 20. de Ciiic*
Dci. cap. 19» mos engañar de nadie, como f i luego Viniera el
dia del Señor; porque antes que tenga la apof-
tasia de la terdadera Religión, y fe defeubrael
Antichrifto, no habrá. Juicio.

8 . D e la forma del Juicio ,y fen~


tencia de los efeogidos.
Y qual haya de fer la forma y modo d
aquel Juicio , fácilmente podrán faber los Pár­
(<)Dan. 7. & 5. per rocos , afi de los oráculos (c) de Daniel , como
tot. de la do&rina de los fantos (d) Evangelios, y
( 4) Matth. 1 4 ,&
Marc. ! ] • del (e) Apoftol. Pero demás de efto habrán de
(#) 1. Thef. 4. v« if* explicar con cuidado en efee lugar la íentencia,
que pronunciará el Juez. Porque Chrifto nuef­
tro Salvador mirando con ojos fefeivos á los
buenos , púeftos á fu mano derecha , pronun­
ciará fobre ellos la íenténcia con fuma benig-*
(ÓM atth. * í . y *34« nidad de efte modo ( f ) : Venid benditos de mi
Vide Aug. Serm. 37. Padre ypojeed el Reyno , que fe os tiene apare­
de San&is. Et Cyri-
luoi Aiexand. in orat. jado defde el principio del mundo. Las quales
de exitu aaiwc* palabras fon tan dulces, que no fe pueden oír
ocras de mayor g o z o , como lo conocerán los
que las cotexáren con la condenación de los
m alos, y confideráren configo m iím o, que por
ellas fe Uama y trae á los hombres buenos y
P a r t e i. cap . y m . '1 2 7
judos de los trabajos al defcanfo, del valle de
lagrimas al fumo gozo,y de lás miférias á la per­
petua bienaventuranza , que con exercicios de
caridad merecieron.

9. Délafentencia de los malos , j


pena de daño.
\ Vuelto defpues á los que eftarán á fu mano iz­
quierda , fulminará fobre ellos fu jufticia por
eftas palabras [ a ] : Apartaos de mi malditos al («) Mttth. »y.t. 41*
fuego eterno, que ejlá aparejado para el Diablo,
y ju s Angeles. En aquellas primeras palabras,
Apartaos de mi , íe declara la grandifima pe­
na con que ferán caftigados los malos, quando
fueren arrojados d elavifta de D io s, y no les
quedáre para fu confuelo efperanza alguna de
poder jamás gozar de un bien tan grande. Y
i t o esla que Jos Teologos llaman [*] pena de v¡Jt A «T, ^
daño , que confute en que los malos han de ca- cap. , 3.
recer perpetuamente en los Infiernos de la vifta & chryfoftom. hoa*
y prefencia de Dios. Mas la palabra , malditos,
que fe añade, aumenta en grande manera fu mi-
feria y calamidad.Porque fi al fer arrojados de la
prefencia de Dios, fe les hiciefe fiquiera la mer­
ced de alguna bendición , efto ciertamente les
podria fervir de grande confuelo , mas como no
merecen cofa femejante, que alivie fu miferia,
jaftifimamente fulminará contra ellos todo ge­
nero de maldición la divina jufticia , al arro­
jarlos de fu prefencia.

De
ja i C a t e c is m o R o m a n o ,
i o. D e la terribilidad de la pena de
fentido , y compañía de los Demor
nios.
Luego fe Ggue, al fuego eterno ; y éfté es el
otro genero de pena, que los Teologos llama-
Aug* Serm. i t i . d e ron [*] pena de fentido, por quanto fe perci-
icmp- Oreg. Jib. t- be con fentido corporal, como la de las varas,
K díSm c a o » ? azotes»y otros generos de caftigos mas graves,
* ** «’ * entre ios quales fin razón de dudar el tormen­
to del fuego es el que caufa mayor dolor : y co­
mo á efte mal fe junta el que haya de durar
¡eternamente, de aqui fe íigue que la pena de
los condenados ha de llegar al fu mo grado y
cólmo de todos los caftigos; lo qual declaran
imas aquellas palabras, que eftán pueftas en la
. * ultima parte de la fentencia : que efta apareja’f.
do para el Diablo , y fus Angeles. Porque fien-
d o tal nueftra condicion, que fe nos hacen mas
* J fuaves y llevaderas todas nueftras moleftias,
quando tenemos algún compañero y partici­
pe de nueftra miferia , con cuya prudencia y
humanidad nos podamos algún tanto aliviar,
¿qual ferá la defventura de los condenados,que
en medio de tantos males y penas jamas podrán
apartarfe de la compañía de los perverfifímos
demonios? Y efta fentencia juftifimamente pro- •
nunciara. nueftro Señor y Salvador contra los
malos, porque ellos defeuidaron todos los exer-
cicios de la verdadera piedad , no dieron de
(o m q al hambriento 3 ni de beber al fediento,
no
P a K t e i. C a p . v iii. i 29
<no hofpedaron al necefitado , no virtieron al
defnudo , ni vifitaron al encarcelado , n ia l
enfermo.
1 1, Los Párrocos deben- inculcar al
pueblo ta memoria del Juicio , por
fer tan útil para aterrar a los. mar
los y y confilar a los buenor.
Eftas Ion las cofas , que con muchiíima fre­
cuencia deben los Paftores inculcar á los oídos,
del pueblo fiel.. Porque la verdad de efte ArcU
culo creída tcon Fé íobrenatural, es m uypoy
derofa para refrenar los rebeldes apetitos del
animo , y apartar á lbs hombre?, del pecad#..
Por lo qual dixo el Ecltífiaftico (á) : E n toda¿ («) EccL r. n
tus obras acuerdate de tuspoflrimerias , y. ja - ^8- s*rm- ■i®»
m is pecarás. Y á la verdad apenas habrá quien ™Evangf Bem.
fedéxe precipitar de fus vicios con tanto impe- Scrm. i. io uít. «a,.
tti\qúe no. le reduzca al' defeo.de bien vivir n‘utn 5,4n<^°r-
aquella reflexión v de q.ue dia ha de venir
en que ha de dar cuenta al juftiímio Juez , na*
folamente de todos fus hechos, y dichos,, fino
también de los mas ocultos penfamientos , y
que ha de pagar la pena que por ellos le
correfpondiere. Mas por to contrario, es nece-
ferio que el judo fe anime mas y mas á exer*
citar la virtu d , y fea arrebatado de una fuina^
alegría t aunque viva en pobreza , infamias , y;
tormentos, al traer á fu memoria- aquel- dia„
en que defpues de las batallas de efta trabajo-
fe v id a , le verá declarado por vencedor á-vif*
1 ta
1 3o C a t e c is m o R o m a n o .
ta de todos los hombres» y condecorado* con
honras eternas, ferá recibido en la patria celes­
tial. Por tanto lo querefta es , exortar a los
Fieles á que tomen un método Je vivir fanta-
mente , y fe exerciten. en todo genero de
obras de piedad s para que aíj puedan aguar­
dar con mayor feguridad de fus conciencias,
y aun defear con fumo anhelo, como €orfef-
ponde á hijos , aquel dia grande del Señor
que fe acerca.

.- ." ■ r " 1 1___ u *™ * _____ i


CA PITU LO IX.

DEL O C T A V O A R T I C U L O ,
Creo en el Efpiritu Santo.

[i .D e la necefidad , y fruto de la
Fe acerca del Efpiritu Santo,

Afta ahora fe han explicado las cofa*:

H que pertenecían á la primera * y fe-


gunda Perfona de la Santísima Tri-
nidad , fegun lo parecia pedir la idea pro-
De Spintu Sanflo Puefta« Ahora fe figue exponer también las co-
fapienter egerunt íás , que en el Credo íe eníeñan acerca de 1&
G reg . Naz. out. 3r. tercera [*] Perfona, efto es , del Efpiritu Santo.
cu* tft 5. de Theo- _ j . • j / . V» «
logia. & Ambrof.lib. En cuya declaración pondrán los Paftores to-
dcSpiticusaoAo. do cuidado y diligencia, porque no menos
debe
9:•? A K T E I. CAP. IX. IJl
flebV faber. el Chriftiano efta parte , y fentir . r.
Hert de e lla , que de los demás Artículos fobre- u
dichos. Por lo qual el Apoftol (a) no permitió (,) Aft«r. i> V. ». 3.
que ignorafen la Períbna del Efpiritu Santo
tinos difcipulo? . Epheío, á qi%nes habien­
do preguntado , fi recibieron el. Efpiritu San»
to j y refpondiclo elló s, <Jue ni dieron que
hubiefertal Efpiritu Santo., les replicó al pqnto:
Pues %en quién habéis fido bautizados ? En las
quales palabras dio á conocer, que la noticia
particular de efte Articulo es muy necefaria á
tos Fieles >de la qual facan mayormente el fru­
to , que al confiderar atentos que quanto tie­
nen es (b) don y beneficio del Efpiritu Santo, ,
comienzan á fentir mas modefta y humilde­
mente de sí mifmos + y a poner toda fu. cfpe-
íanza en la ayuda de Dios j que es lo qye de­
be fervir al Chriftiano de primer efcalon, par»
Hegar á la fuma fabiduria y felicidad.
2 . La palabra Efpiritu Santo, aun­
que también conviene a otros, aqui
fe entiende por la tercera Perfona
de la Trinidad .
Convendrá pues empezar la cxplicacionde
efte Articulo defde el fentido y fignificado,
que tiene aqui efte vocablo de Efpiritu Santo.
Porque fíendo cierto que efte nombré convie­
ne muy bien afi al Padre , como al H ijo, ( por- ***
que uno y otro es (c) Efpiritu , y uno y otro es (d) ifai. «. v. 3.
(d) Santo,pues confefamos que Dios es Efpiritu) Ap«c. 4. *.
la y
132 C a t e c is m o R o m a n o .
(«) pfalm. ioj. v. 4- y qUe demás de efto también los (a) Angeles,'
(¿) pfaim. i4j!v. 4. y Ias (b) almas de los juftos fe denotan con efta
E c d . x » . y . 7. voz , fe ha de cautelar, el que por lo equi­
voco de efta palabra caiga el pueblo en algún
error. Por tanto es menefter enfeñar, que por
el nombre de Efpiritu Santo fe entiende en efte
A rticulóte tercera Perfona de la Trinidad, al
modo que fe entiende algunas veces en los
(t) Pfahn. jo. ▼. i j. libros del Teftamento viejo , y muchas en los
del nuevo. Porque David ruega diciendo (c ):
7 no apartes de mi tu Efpiritu Sa
(d) Sap. 9. y . 1 7 . libro de la Sabiduría leemos (d ): Quién al-,
canzjtrá tu fentir , f i tu no dieres fabiduria,
y enviares tu Efpiritu Santo defde las altu-
(0 Eccl* *• Y‘ *•' ras ? Y en otra parte (e): E l mifmo la crió en
el Efpiritu Santo. Mas «n el nuevo Teftamen-
to fe nos manda ( f ) , que feamos bautizados
(/) Matt .»«. y.19. nombre del Padre , y del H ijo , y del Ef­
piritu Santo i leemos también, que la Santi-
(i) Matth. i. y . ti. (una Virgen (g) concibió por gbra del Efpiritu
(fe).L“c‘ *' T.«.v.
Joann. *5”33.
, , Santo:
_ demás de efto San Joan (h)
, -J ' . nos. remite
Mire. i . y.«. a Chrifto , que nos Dautiza en el Elpintu San­
to : y finalmente en otros muchifimos lugares
ocurre al Le&or cfta voz.
3. La razan porque la tercera Ver-
fina no tiene nombre propio , co-
(*) mo las dos primeras.
in S í Acap* Ni debc a,guno maravillarte, de que no [*]
1 •). pop. Hu. 2i in fe haya atribuido fu nombre propio á la ter-
joaui. trace. 99. cera [>crf0n a , afi como á la primera , y fegun-
da.
P a r t e i . c a p . ix . n 3
3a. Porque la fegunda tiene fu propio nombre,
y fe llama Hijo,por quanto fu eterno nacimien­
to del Padre fe llama propiamente generación,
como fe ha explicado en los Artículos antece­
dentes. Y por efte nombre de generación con
que fe declara fu nacimiento, a la perfona que
dimana , llamamos Hijo , y Padre á aquella de
quien dimana. Mas como la producción de la
tercera Perfona no tiene nombre alguno propio,
fino fe llama Efpiracion , ó Procefion , por efto
la Perfona producida carece también de nom­
bre propio. Y el motivo de carecer efta dima­
nación de nombre propio e s , el que nofotros
necefariamente hayamos de tomar de las criatu­
ras los nombres,que atribuimos á Dios; y como
en eftas no conocemos otro modo de comuni­
car la naturaleza,y el ser, fino por vía de gene­
ración , de aqui refulta que no podemos expli­
car con propio vocablo , el modo con que Dios
fe comunica todo en fuerza delamor.Por efto la
tercera Perfona fue llamada con el nombre co­
mún de Efpiritu Santo. El qual nombre quan
ajuftadamente le convenga , entendemos , de
que el es el que nos infunde la vida efpiritual,
y aquel fin cuyo foplo y afíftencia no pode­
mos hacer obra alguna digna de la vida eterna.
4. Se prueba con las fantas Efcrita-
rast que el Efpiritu Santo es Diost
como el Padre el Hijo.
Mas explicado yá el fentido del vocablo, íe ha
13 de
134 C a te c is m o R o m a n ó
de enfeñar primeramente al pueblo , que el
Efpiritu Santo, del mifmo modo que el Padre,
y el Hijo j es D io s, c igual á é l , tan poderoío
en todo, tan eterno, tan infinitamente perfe&o,
fum o, bueno, fapientifimo, y déla mifma na-
. turaleza que el Padre, y el Hijo. Lo qual fe in-
De h»jus particuix dica bailante en la propiedad de aquella voz [*]
energía vidc s. Am* que decimos al pronunciar, Creo en el E f -
broi. hb. i. de Spir. p¡rltu Santo , la qual, para denotar el empha-
n . cap. ij. 14. ^ nucftra pe #fc aplicoá cada Perfona de la
Trinidad. Claramente confirman también efto
los teftimonios de las fantas Efcrituras. Porque
habiendo dicho San Pedro en los hechos de los
.. . - „ _ . Apoftoles ( a ) , Ananías , yper qué tentó Sata•
táj ACtor# )• T» 4» 1 . n i T? /L
pas tu corazón, para que mmttefes al £ 49***“
tu Santoí Luego añadió : h jo has mentido k los
hombres, fino ¿ Dios. Donde al mifmo , a quien
primero habia llamado Efpiritu Santo , luego
llamó Dios. También el Apoftol eícribiendo a
los de C orin to, defeubre que es Efpiritu San-
(*) 1. Corinth. 1». to aquel á quiep primero nombra por Dios (b):
v‘ *’ Diferencia hay3dice, entre las operaciones , pe­
ro uno mifmo es D io s, que obra todas las cofas
(0 ibid. t. 11. en todos. Y defpues añade (c): Adas todas eflas
cofas obró un mifmo Efpiritu , repartiendo i
cada uno fegun fu voluntad. Aúmtfmo en los
hechos Apoftolicos , lo que los Profetas atribu­
yen á un folo D io s, él ¿propia al Efpiritu Sah-
(v) ifai. v. •• 9- to: porque Ifaías habia dicho de efte modo (d):
io- Oí la toz^del Señor que decia : quién enviare*
Tm e dixo il té, y di k eflc pueblo.... ciega el
cora-
P a r t e i. c a p . d ?. 135
corazón de efte pueblo, entorpece fus oídos, y
cierra fus ojos, para que no vean con fus ojos,
y no oigan confus oídos : y citando el Apoftol
eftas palabras dixo (a): Bien habló el Ejpiritft («) Aílor. ti. r. *f *-
Santo por Jfaias Profeta. Mas fobre todo,
quando la Efcritura junta la Perfona del Efpi­
ritu Santo con el Padre, y el Hijo, como quan­
do manda que el Bautifmo fe dé (b) en nom- ^ Mattj,, t j, T. I#.
bre del Padre, y del H ijo, y del Efpiritu San- i. Jvsnn. y. r. 7.
to ,n o nos dexa lugar alguno de dudar fobre
la verdad de efte myfterio. Porque fi el Padreí
es D io s, y el Hijo es Dios, necefariamente efta-
mos obligados á confefar, que también es Dio»
el Efpiritu Santo, que fe junta en igual grado
de honor con ellos. A efto fe añade que el
que recibe el Biutifino en nombre de
qualquiera criatura , no puede confeguir de
efto fruto alguno: ¿Vor Ventura., dixo el Apoír
tol á los de Corinto (c) , habéis fíd * bautiza- (c)i.Cor¡ath.i.v.t¿,
dos en nombre de Pablo? Dándoles á entender,
que éfto nada les hubiera aprovechado para al­
canzar la falvacion. Siendo pues cierto que ío-
mos bautizados en nombre del Efpiritu Santo*
es necefario confefar que él es Dios. Efte mif­
mo orden de las tres Perfonas, con que fe
confirma la divinidad del Efpiritu San to, ocur*
re también, afi en la primera carta<deSan;Juan;
qoc dice (d) : Tres fon los que d¿niteftimmi<r<¿) t. Joann. f. v. 7.
*n~el Cielo, el Padre , el Verbo, y: el BfprtitU* AuS- ,lb* '*
- Ja r- J n Trinit. cap. ( .
om to ,y eftos tres fon una rmfttUKofa $ com®i
también en aquel iluftre elogio d ría Sanrifinlau
I4 Tri-
1 36 C a te c is m o R o m an o .
Trinidad , conque fe coronan las divinas ala­
banzas , y Salm os: Gloria, al Padre , y al
Hijo , y al Efpiritu Santo. Y finalmente, lo
que hace muchifimo para confirmación de efta
verdad , las fantas Efcrituras afeguran,que con­
vienen al Efpiritu Santo todas aquellas cofas,
que creemos fer propias de Dios : y afi le apro­
pian el honor de los templos, como quando
(«) i. Corinth. t. r. dice el Apoftol (a) : <»N o fabéis que tueflros
i9‘ . f miembros fon templo del Efpiritu Santo ? Tam-
i.Petr. i*v.V*!* bien le atribuyen (b) el fantificar ,(c) y dar vi-
(<) joann. *. y. <4. d a , (d) efcudriñar los fecretos de Dios, (e) ha-
_ *’j^cor? i o. ^ ar Por *os Profetas, ( f ) y eftár en todas par-
(O ». P«tr. i. v! ii . tes * las quales cofas fon propias de folo Dios.
(/> pfafm. * .
i j y. ¿.Q ue el Efpiritu Santo es terce~
sap. i.t. 7. ra Perfona , dtfinta de las dos
primeras , y quien da vida a las
almas.
Demás de efto fe ha de explicar cuydadó-
famente á los Fieles, que el Efpiritu Santo de
tal fuerte es Dios,que al mifmo tiempo es nece-
fario confefar , que es ea la naturaleza divina
tercera Perfona, diftinta del Padre,y del Hijo, y
producida por la voluntad. Porque omitiendo
los demás teftimonios de las Efcrituras , la for-
(j) Matth. »I.t. %9. ma delBautifmo que nueftro Salvador (g) en-
feñ ó , declara muy defeubiertamente , que
el Efpiritu Santo es tercera Perfona , que fub-
íifte por si mifma en la divina naturaleza, y
es diftintá de las otras. Lo mifmo manifieftan
tam-.
P a r t í i. caí». i x . "i 3 7
también las palabras del Apoftol quando di­
ce (a ): La¡racia de nueftro Señor jefu-Chrif- . % Cn
to ,jv la candad de Dios , y la comuntcacton
del Efpiritu Santo fea con todos Vopotros¡Amen.
Pero lo que mucho mas claramente defcubre
efto , fon las palabras que en el primer Con**
cilio de Conftantinopla añadieron los Padres k
efte lugar, át fin de convencer el impio delirio
■de Macedonio, diciendo afi : Te» el Efpiritu
Santo , Señor , y 'vivificador, el qual procede
del Padre , y del Hijo ¡yes adorado , y glori­
ficado juntamente con el Padre , y el Hijo9
quien habló por los Profetas. A l confefar pues
aqui los Padres, que el Efpiritu Santo es Señor,
declaran lo mucho que fobrepuja á los Ange-,
le s , fin embargo que Dios hizo también á ellos
efpiritus muy nobles : porque todos ellos, afe-
gura (b) el Apoftol, que fon unos efpiritus de- (¿) H«b.«•?. i *
dicadosal fervicio de D ios, y deftinados para
miniftros por aquellos que alcanzan la here­
dad de la falvacion. Mas le llaman vivificador,
porque mas vive el alma junta con Dios, que
el cuerpo junto con el alm a» y como el Ef­
piritu Santo es á quien las fantas Efcrituras (c) («)Rém. s.v. >o.ik
atribuyen efta junta del alma con Dios,claro ef- >• C o r.i» . t . i» ,
tá que con toda propiedad fe llama vivificador.
6 . Se prueba que el Efpiritu Santa
procede del Padre del Hijo , co­
mo de un principio.
Afimifmo, en orden á las palabra* que fe fi-
*■ guen,
138 C a t e c is m o R o m a n o .
B itftm i p im e d e d e i£ a d r c ,y d d fi¡jitw
f c t a d c cnfeóar á los Fieles, qarc el Efpirict»
$Aat&pa»cede defde la eternidad del Padre, y
d d Hijo., como de uiv principio ; porque efto
e* lo <|MB nqs propone para creer la regla d e
U ígteliavde que no es licito al Chriftiano d e f-
viarfe un punco, y lo que cambien confirma
la autoridad de las divinas Efcrituras , y Con­
cilios. Porque Chrifto Señor hablando del Efpi-
(<) Joann. i f . v,, l4. ritu Santo^dixo (a ): E l me glorificara, porque lo-
quedbcérc. fera tomado de lo mió. Efto m ifm a
A fe coliga cambien de que en las Tancas Efcri-
0> ) Aftof. if. T. 7. turas fe llama el Efpiritu Sanco , yá (b) Eí-
j . fecr. i, v.■ pimu de Chrifto, yá Efpiritu del Padre, yá en­
viado por el Padre, yá enviado por el H ijo: en
l<í qual defeubiertamente fe declara, que pro­
cede igualmente del Padre , y del Hijo. E l
que no tiene el Efpiritu de Chrifto, dice San
(t) 4om. f. ▼ ,
9' Pablo ( c ) , éfte no es de él. También le llama
(W) Gal. 4. t t Efpirim de Chrifto, quando á los de Galacia
dice (d) : E n tió Dios á vueftros corazones el
Ejfymm de f u Hijo,que clam a: Padre, Padre•
MaúsiOkS&n Matheo fe llama Hípiritu del Pa-
(')Mauk. 10. ▼.
**’ N o fots tofotros los que-habíais , fino
eL Efpiritu de Vueftro Padre. Y el Señor dixo
etvla ccna (f); E l Efpiritu ,¿¡ue y o os enviaré,
(/)Jo>no. i í .t , u * Efpirim de Verdad, que procede del Padre,
aquel es el tpte dará teftimanio de mi. Afimif-
mO‘ en, ocra^parte afeguró qae el Padre envia-
(f) Joann. 14. ▼. l t ’ ria al Efpiritu Santo, con eftas palabras (%)' A
qukm*cL,Ea<k* enriará en rm nombre. Y co-
m#
P a r t e i. c a ? , i * . 1 39
ino^n eftos teftimonios encendemos la pro*
ceíion del Efpiritu Santo , es claro que el pro­
cede del Padre, y del Hijo. Eftas ion las co­
fas , que fe habrán de enfeñar acerca de 1&
perfona del Efpiritu Santo.
7. Porque ciertas maravillo/as obras
aunque comunes a las tres fer f i ­
nas , fe atribuyen al Efpiritu San­
to.
También convendrá explicar , que hay _
ciertos maravillofos cfé&os, [*] y magnificenti- De fci* effittibus, &
fimos dones del Efpiritu Santo, que fe dice na- vide Aug. üt>.
cen y manan de él > como de una perene ^ £
fuente de bondad. Porqué aunque las obras £z*ch. *
de la Santiíima Trinidad , que falen fuera de
ella, [*] fcan comunes á las tres perfonas , fin o
embargo muchas de ellas fe atribuyen al Ef- Aug. Iib. i. de Trí-
pirituSanto como propias , para que enten- Joana!»í¿. u>. *
dam os, que fe nos derivan de la inmenfá ca­
ridad de Dios. Porque como el Efpiritu Santo
procede de la divina voluntad , como inflama­
da de am or} bien fe dexa entender que aque­
llos efc&os que fe atribuyen al Efpiritu San­
to n a c e n del fumo amor de Dios para con no­
fotros. Y de aqui dimana llamarte don [*] el
Efpiritu Santo : porque el vocablo de dón fíg- Aog. krt»chir. cip.
nifíca aquello que benigna y graciófamente »** , <íeTr‘r
fe d i fin efparanza alguna de reconbpeafa. Por nit*caP'14, , f '
tanto debemos reconocer con un corazon pia-
dofo'y agisuietido , que todo* l#i bienes y
bene-
i4 0 C a t e c is m o R o m a n o
y beneficios , que hemos recibido de Diós
i*) i. Cor. 4. t. r. ( y ¿que tenemos, como dice (a) el Apoftol, que
«o hayamos recibido de él? ) son concedidos por
gracia y liberalidad del Efpiritu Santo.
$. Se explican los principales dones
del Efpiritu Santo , y fe advierte
el cuidado con que fe deben difi
tinguir de el.
Mas eftos efe&os y dones fon m uchos; por-
., tme omitiendo la creación (b) del mundo, y la
4- n i. i , » . r •-
P í a l a . }». t . propagación y gobierno de (c) las colas cna-
(*) s*p. i. v. 7. d a s, de que hicimos mención en el primer A r­
ticulo , poco antes fe ha declarado que el dar
vida conviene propiamente al Efpiritu Santo,
y fe confirma con el teftimonio de Ezcquiel,
fOEzechi. ir. v.#. que dice (d): Os dar} el Efpiritu, y viviréis.
Pero quien cuenta los principales y mas pro­
pios efeoos del Efpiritu Santo, es el Profeta,
diciendo que fon : (e) el efpiritu de fabiduria,
{¿) ifai. ii. t. ». y ¿ e entendimiento , el efpiritu de confejo,
y fortaleza, el efpiritu de ciencia, y piedad , y
el efpiritu del temor de Dios , y eftos fe llaman
dones del Efpiritu Santo: bien que también fe
les atribuye algunas veces el nombre de Efpi­
ritu Santo. Por lo qual fabiamente avifa
(/) Lib. t*. d* Tri- ( f ) San Aguftín, que quando en las fantas EG-
mi. cap. 19. ia fio. crituras fe hace mención de efta v o z , Efpiritu
Santo , fe ha de advertir y difeernir , fi fig-
nifica la tercera Perfona de la Trinidad , ó
fus cfc&os y operaciones ¡ porque no con me­
nor
P a r t e i. c a p . ix . 14 1
ñor diftancia fe diftinguen entre si eftas dos
cofas, que creemos diftar el Criador de
fus criaturas. Y tanto mas cuidadofamente fe
han de explicar eftos dones del Efpiritu
Santo, quanto de ellos (acarnos los preceptos
de la vida chriftiana , y por ellos podemos co­
nocer , fi el Efpiritu Santo -eftá en nofotros. Mas
el don que fobre todos [los demás , aunque
magnifícentiíimos, íe ha de predicar es , aque­
lla gracia que nos hace juftos, y nos fella (a) («) Eptcf t* «|i
con el Efpiritti Santo - de promifiop, que es rla
prenda de nueftra herencia. Porque ella cp la
que junta nueftra alma con Dios en un eftre-
chifimo lazo de am or: de donde rd u lta , que
encendidos en fumo defeo de la virtud , en­
tablemos nueva vida , y hechos participan* V
tes (b) d éla naturaleza divina,nos llamemos(*)
(c ), y verdaderamente feamos hijos de Dio*. ^ ** 3*T* *

CAPI-
14* C a tec ism o R o m a n o .

CA PITU LO X.

DEL N O V E N O A R T I C U L O .

Creo la Santa Igieíia Católica , la


Comunion de los Santos.

fi. Dos Motivos porque fe ha de ex -


• p licor congran cuidado efte ¿ir -
ti culo.

^ " 'V U a n grande deba fer el cuidado , con


!>e Ectieí» vide l U que ios Paftores han de explicará lo$
OeícolícaMMT* ^ ^ ^ Fie,cs la verdad de efte noveno [*]
3 * .& Conc. ». m Articulo, fácilmente fe podrá conocer, íien-
Piiim. jo . & C y- trc 0lras fc conlídeian dos cofas. La primera
Éoicf. * M *K cs j que fegun (a)*San Agüftin. \ mas clara y
abiertamente ■hablaron losProfetas de la Igle-
(«) io Pfalm. 30. tt fi* >quc d? Chriftai porque preveían, que mu-
hb. i7*decívi(. Dcí chos mas eran los que podían errar en efte
fchb /«* cá^ »° iV ticul° » que en el de ía Encarnación. Pois
«tíé^.1 Ca{> *7 que no habian de faltar hombres im píos,que
s¿\ imitación de la Mona, que fe finge hombre,
profefarian fer cacolicos lolos ellos , y afirma­
rían no menos facrilegos , que foberbios, que
la Igieíia Catoliza, folamente refidja entre ellos.
La fegunda c s , que el que firmemente impri-
mie-
Pa r te i. cap. x . 14 1
miere éfta verdad en fu animo, fácilmente evi­
tará el horrendo peligro de la heregía. Por­
que no qualquiera que falta en la Fé debe 11a-
marfe luego herege, fino el que defpreciando
la autoridad de la Iglefia, defiende con per­
tinacia impías opiniones. Siendo pues impofi-
ble que fe inficione con la peñe de la heregí*
quien dá crédito á las cofas, que en efte Ar­
ticulo fe proponen para creer, cuiden los Paf­
tores con la mayor diligencia, de que los Fie-¿
les fortalecidos contra las aftucias del ene­
migo con el conocimiento de efte myfterio,
perfevéren en la verdad de la Fé. Mas efte
Articulo pende del antecedente , porque allí
fe declaró , que el Efpiritu Sianto es fuente,1
y dador de toda fantidad > y aqui confefa­
mos , que la Iglefia fanta es dotada por e|
de fantidad.

2. Se declaran los fentidos de efta

Y porque los Latinos, habiendo tomado


éfta voz Iglefia de los Griegos, la traslada­
ron defpues de la publicación del Evangelio
á fignificar cofas fagradas , conviene declarar
fu fentido. Significa pues la Iglefia llamamien­
to i pero defpues los Efcritores la han
entendido por Congregación , ó ayuntamiento.
Ni hace para efto que el pueblo que fé junta,
milite báxo verdadera , ó faifa religión , por­
que en los hechos Apoílolicos eftá elcritoyqueJ
ha-
144 C a te c is m o R o m a n o .
habiendo el Efcriba apaciguado al pueblo de
(<) A&or. t>. t . i 9. Ephefo , dixo (a); 7 fi. teneis quexa fobre otra
cofa, podrá decidirfe en la legitima Iglefia.
Donde fe llama legitima Iglefia el pueblo d e
Ephefo v dedicado á la adoración de Diana. Y
no folamente los Gentiles, que no conocie­
ron á D ios, mas también las juntas de hom­
bres malos é. impíos fe llaman á veces Iglefia*
ft) P&lm- *f- *- fr Pues dice el Profeta (b).: Aborrecí ta Iglefia.
de los malignos , y no me femaré en compa­
ñía de los tmpios,. Pero defpues por el común
eftilo de las fantas Efcrituras. fe ha determina­
do efta voz & íignificar únicamente la republi-
OL chjiftiana, y las congregaciones de los Eie-.
l? s , que han fido llamados por la Eé á la luz
de la verdad y conocimiento de Dios , para
que facudiendo las tinieblas de ignorancias,
y errores , adoren piadofa y fantamenre aL
verdadero y viyo D io s, y le firvan de todo fa
ctorazon i. y por acabar en una palabra todo
<31*Píalm. 140. & efteafunto , 1a Iglefia, como dice (c) San Aguf-
»up. cap. 3. EpiiLtin, es. el pueblo fiel efparcido por todo el
ad Cyptua. m^pdo».
tpiít *9‘
y. Dios myfíerios que encierra la. voz.
- I g h fi* '
Mas efte vocablo encierra grandes myfte-
rios. Porque en el llamamiento mifmo que fig-
nifica la Iglefia,. al punto brilla, la benignidad
y refplandor de la divina gracia, y le dsxa en­
cender 1?. grandidou diferencia que hay en­
tre
P a r t e i. c a p . x . i 45
tre la Igieíia, y otras Repúblicas; porque éftas
folamente eftrivan en la raxon y prudencia de
los hombres , pero aquella eftá eftablecida por
la fabiduria y confejo de Dios ; pues él cs el
que nos llamo interiormente con un intimo
foplo y mocion del Efpiritu Santo, que abre
los corazones de los hombres , y exteriormente
por medio de los Paftores, y Predicadores. De­
mas de efto , qualquiera que advirtiere el mo­
tivo, porque antiguamente el pueblo fiel fujéto
a la Ley fe llamaba Synagoga, efto c s , junta,
entenderá muy bien , corno el fin que fegun
efte llamamiento nos debemos proponer e s , el
conocimiento , y pofeíion de las cofas eternas.
Porque , como dice (a) San Aguftín , éfte nom- (,) i„ pr,im. 77. le
bre de Synagoga ó junta fe pufo á aquel pue- in Pial»- »*.
b lo , por quanto á manera de refes, de quie­
nes es mas propio juntarfeen u n o, foloaten­
día á los bienes terrenos y caducos. Mas por­
que el pueblo chriftiano , defprcciando las
cofas terrenas y mortales , folamente afpira á
las ccleftiales y eternas, por efto fe llama juila-
mente no Synagoga , fino Igieíia.
4 . Se declaran varios nombres , con
c^ie las fantas Efcrituras llaman
a la IgUjia Católica.
O:ros muchos nombres que eftán llenos de ® x' Tl01*}' T' ,r *
myfterios , fe han aplicado también á fignifi- Aíb^'T- »• *• *°*
caria república chriftiana: porque «1 Apoftol ,T- * ° *
U lla m a ,y á (b) cafa>y á [ c ] edificio de D ios..
K Eftas
1 4 <5 C a te c is m o R o m a n o .
(«) i. Tío. j.y. i*. Eftas cofas te ejcribo, dice á Timoteo (a) ,
f i tardare , para que fepas , como debes
gobernar la caja de Dios , que es la Iglefia de
Dios vivo , columna y firmamento de la Ver­
dad. Y fe llama cafa la Iglefia , porque es
como una familia regida por un Padre de fami­
lias , y fon comunes en ella todos los bienes
cfpirituales. Llamafe también rebaño de las
ovejas de Chrifto, cuya puerta, y Paílor es él
mifmo. Afimifmo fe nombra Efpofa de Chrifto:
Os defposc como cafta virgen con un Varón , po­
li) ».C*rint. n.v.t. ra prefentaros i Chrifio , dice el Apoftol (b) á
los de Corinto. Y el mifmo á los de Ephefb
f) Iphef. y.r. Ȓ. (c) : Varones, amad i vueftras mugeres, como
Chrifio amb a la Iglefia. Y hablando del ma-
(d) ibid. t. 31. trimonio dice [ d ] : Efie Sacramento es gran-
de , mas yo digo que entre Chrifto, y la Igle-
fia. Finalmente fe llama la Iglefia cuerpo de
C hrifto, como fe puede ver en las cartas eC*
»|.«»tas á los [e]de E p h efo ,y los de [ f ] C o -
(/)C*i. t. v. »4. lofa. Cada uno pues de eftos timbres conduce
*°cór*i W mucbifimo para excitar á los Fieles , a que le
*..................... mueftren en fu conduAa dignos de la inmen­
sa clemencia y bondad de Dios, que los efeo-
( j) p « t r .». v. 0. gio par» [gl fer fu pueblo.

J. Se explican las dos partes prin­


cipales, en quefe divide la Iglefia.

Explicadas eftas cofas, para que mejor en­


tienda el pueblo la naturaleza , propiedades
donc^
P arte i. cap. x. i 47
Ívones , y gradas de la Igieíia , tan amada de
D io s, y por ello alábe fin cefar á la divina
Magcftad , ferá necefario notar, y enfeñar dif­
untamente las partes en que ella fe divide , y
fus diferencias. La Iglefia pues tiene principal­
mente [*] dos partes: la una fe llama Triun- . f*)
fante , y la otra Militante. La Triunfante es, i,^ ,o’
aquel cfclarccidifimo y felicifimo congreío de Civic. Dci. cap. r.
cípiritus bienaventurados, y de aquellos que
habiendo triunfado del m undo, déla carne, y
del perverfifimo Demonio,libres yá y feguros d#
las moleftias de efta vid a, gozan de la bien­
aventuranza eterna. Mas la Militante es , la
Congregación de todos los Fieles , que aun vi­
ven en la tierra. Y fe llama m ilitante, porqu*
milita en continua guerra contra los mas crue­
les enemigos, que fon el mundo , carne, y
Demonio.

ó. La IglefiaTrimfantey Militan*
tefon m a fola Iglefia.

Mas no por efto fe há de juzgar , que hay


dos Iglefias, fino que una mifma , como dixi-
m os, tiene dos partes ; de las quales la una
precedió, y goza yá de la patria celeftial, y la
otra va (iguiendo cada dia , hafta que junta
alguna vez con nueftro Salvador, defeánfe en
la eterna felicidad.
14* C a tec ism o R o m a n o .
7. La Iglefia abraza a buenos , y
malos 5 pero no fe pueden difcernir
ciertamente ,fino por conjeturas.
Y hay en la Iglefia militan
Aug. in Breyicul. dades de hombres, es á faber , buenos y ma-
C#Uat. j.& 4 . Jos. Los malos participan también los mifmos
Sacramentos , y profefan la mifma Fé que los
buenos, pero fon defemejantes á ellos en la
vida y columbres. Mas los buenos fon aquellos
que eftán eftrechados y unidos entre sí , no fo­
lamente en la profefion de la F é, y comunica­
ción de los Sacramentos, fino también en el eí-
g . _. piritu de la gracia, y lazo de la caridad ; délos
*• lffl*»• **• qUaies fe dice (a ): Conoció el Señor , quienes
fon los fuyos. Y aun los hombres pueden opi­
nar por algunas conjeturas , quienes fon los
que pertenecen á efte numero de buenos , pero
de modo ninguno pueden faberlo ciertamente.
Por tanto no fe há de j u z g a r que Chrifto Sal­
vador habló de efta parte de la Iglefia , quando
(*)Matth. ii. v. J7. nos remitió á la Iglefia , y nos mandó que
la obedeciefemos. Porque fiendo efta parte
& c.^iVpVr tot.11 ocu^ta * todos , ¿quién podría difcernir cier-
i. Cor. f. tamenteá aquel, á cuyo juicio ha de recurrir,
». Tim. ».▼. »o. y ^ CUya autoridad ha de obedecer? Abraza
m A«f r}7 6f SC pues la Iglefia á buenos y malos , como atef-
A u d o r. Iíj. de m«r. tiguan (c) las divinas letias, y eferitos de los
Ecci.cap. *4. (d) fantos varones : y efto cs á lo que alude
?»7.dNv.A?í!!'5,'aqu. eUo dcl A Pofto1 ^ : Vn cuerP° >yun
(0 Ephcf. 4 . V. 4 . e f p ir it u ,
La
P a r t e i. cap . x . i 49
8. La Iglefia esvifible , y contiene
en fi* Jeno buenos , y malos , aun-
que de diverjo modo.
Y asi cfta Iglcíia es patente, y fe compara (a)
con una ciudad puefta fobre un monte , que ^ 1U ' *’ v' r4‘
de todas partes fe ve : porque como todos (b)
, , i i i r • j i (QMatih. i«.v. 17.
la han de obedecer, es necelano que todos la
conozcan. Ni folamente contiene dentro de si
& los buenos , lino también á los m alos, fegun
en muchas parabolas enfeña el Evangelio ; co­
mo quando recuerda , que el Reyno de los
Cielos , efto e s , la Iglefia militante, es feme-
jante (c) á la red echada en la mar j ó (d) _
■ r i * ji a t ^ i v) Mlttbi IJt V* 4 T
a.1 campo , en que lobre el grano fe fembro la ¿w) it»d.». »♦,
zizaña >o á la (e) hera, en que el grano eftá
mezclado con la paja i ó ( f ) á las diez Virge- ^
- . _ CI) Matul» i f . v* i
n e s , parte fatuas, parte prudentes. Pero aun
mucho antes fé dexó mirar la figura y feme-
janza de éfta Iglefia en el (g) arca de N o é , la
qual no folamente encerraba dentro de si ani-
males limpios, fino también fucios. Mas aun­
que la Fé católica afirma verdadera y conf-
tantemente, que los buenos, y los malos per­
tenecen á la Iglefia , fin embargo fegun las
mifmas reglas de la Fé fe ha de explicar á los
Fieles , que es muy diferente la condicion de
unos y otros; porque los malos eftán en la Igle­
fia, afi como la paja fuele eftár en la hera con­
fufa con el grano, y á la manera que entre los
miembros vivos luelen algunas veces eftá»
otros
1 5o C atecismo R o m an o
otros varios muertos unidos al mifmo cuerpo»

9. Solas tres calidades de hombres


efian fuera de la Iglefia.
De aqui fe figue, que íolas tres calida­
des de hombres eftán fuera de la Iglefia. Pri­
meramente los Gentiles; defpues los Herejes,
y Cifmaticos> y finalmente los Excomulgados.
(4) i. Cor. f. t. i j . Los Gentiles , porque (a) nunca eftuvieron den­
tro de ella , ni la conocieron jamás, ni partici­
paron Sacramento alguno en compañia del pue-
(í) 1. Tim. 1. ?. i r chriftiano. Mas los Herejes, y Cifmaticos,
»o. (b) porque defertaron de la Iglefia ; y afi no
pertenecen á e lla , mas que los defertores al
Exercito que defampararon. Pero no por efto íé
(<) Deut. 17. ▼. i*.ha de negar ,(c) que eftán baxo la poteftad de
.
Rom. i j v . 4 . la Iglefia , la qual los llama á juicio , caftiga,
j .' Y excomulga. Y por ultimo eftán los [d] Exco-
*mulgados fuera de la Iglefia, porque arrojados
por ella de fu feno , no pertenecen á fu co­
municación , hafta que fe enmienden. Pero no
íc debe dudar, que todos los demás hombres,
por perverfos y facinorofos que fean , aun
perfeveran dentro de la Iglefia. Y efto fe ha de
enfeñar continuamente á los Fieles, para q u e
ciertamente fe perfuadan, que aunque fuce-
diefe haber en la Iglefia Prelados de una vi­
da eftragada, fin embargo eftuvieran dentro
de ella , y no por efto perdiera un punto fu
poteftad.

Dt
P a r t e i. cap. x. i $i
i o. De los varios fignificados de efte
nombre Iglefia, y del que tiene en
efte Articulo.
A veces el nombre de Iglefia fuele también
íigniíicar (olas fus partes , como quando el
Apoftol nombra la Iglefia [a] de Corinto, la de («) *• Cor, i.v. i .
Ib] Galacia,la [c] de Laodicea,y la de (d) The- $ c o ^ V v / ii'
falonica : y aun llama Iglefias á las familias par- (<*) it xh«f.«, y, i.
ticulares de los Fieles >porque manda faludaf
a la Iglefia domeftica(e) de Prifca, y Aquila; (0 Rom. i<r.y. %.
y en otro lugar dice [ f ] : Os/aludan mucho en W *• Cor»nth* **•
el Scfíor Aquila 9y Prifcila con fudomefltca
Iglefia. Afimifmo eferibiendo (g) á Philemon (¿) Philem, ». y. ».
uso de la mifma voz. Otras veces el nombfc
de Iglefia fignifka á fus Prelados , y Paftores:
Jino te oyere, ordena Chrifto , (h) di ¿ la Iglc- (*) Mattk. j*. y, ir.
f ia » donde por Iglefia fe denotan fus Prelados,
Peinas de efto el lugar á donde el pueblo fe
íunta , ó á oír el Sermón , 6 a caula de otras
Junciones fagradas, fe llama (í) también Igle» (¿) De«t. * j . y. i , »,
fia. Mas lo que en efte Articulo fignifíca prin-
cipalmente la Iglefia es, la multitud de buenos *’ °r’ , l * T*1
y malos , incluyendo no folamente á los Pre»
lados, mas también á los que deben obedecer»

i i . La primera nota de la Iglefia


es fier ma. y
Pero también fe han de explicar á los Fie­
les las propiedades de efta Iglelia, para que por
ellas puedan conocer los que han tenido la di-
K4 cha
i $2 C atecismo R omano
cha de nacer , y criarfe en fu feno , quan
grande cs el beneficio que por efto deben á
Dios. La primera propiedad pues, fegun el Syrn-
bolo de los Padres, cs el fer una » porque una
es , dice (a) el Efpofo Santo, mi P l o m a ,
Cyp?u«.ií. de unit. una es mi perfíBa. Y fe llama una tan gran
E«Wf. muchedumbre de hombres, y tan eftenfamen-
te efparcida , por aquellas caufas que el ApoC*
tol eferibe á los de Ephcfo , porque dice (b),
(i)Ephcf. 4.v. f. yUe esutJ0j'ojo el Señor, una la F e , y uno el
Bautifmo. Uno es también fu diredor y go­
bernador , el qual en lo invifible cs Chrifto, á
quien el Padre Eterno pufo (c) por Cabeza fo-
(t)EphtC. i. *. 2». bre toda la Iglefia, que es fu cuerpo > y en lo
vifible e s , el que como legitimo fucefor de
San Pedro, Principe de los Apoftoles, modera
la Catedra de Roma.
12. Se prueba por los Padres , qut
por conferiar la unidad de la Igle­
fia coloco Chrifto una fola CabezA
*vifibleen ella.
Sobre lo qual fue fentir común de todos lof
Padres, que efta Cabeza vifible fue neceíaria
para eftablecer, y confervar la unidad de la
Iglefia, lo qual v io , y eícribió excelentemen­
te San Geronimo contra Joviniano por eftas pa­
labras : Eligefe uno , para que puefto él por
Cabez.fi, fe quite la oca/ion al cifma : Y a Da-
mafo dice : Lexos taya la envidia , lexot
f e apárte la ambición de la cumbre Romanax
con
P a r t e i. cap . x . i 53
conelfucefer del Pefcadcr ,y Difcipulo de la
Cruz, hablo. T o , no reconociendo k otro prime-
ro, (¡no a Chrijlo, me uno per ccmunicación i
Vueftra Beatitud , ejlo es , k l a Catedra de Pe-
¿ r o : sé quefobre (a) efa piedra eftá fundada Matt|,. „ T. i»
Iglefia. Cualquiera que comiere (b) r/ Cor- (*) E x o d . i * .». »*■
¿ero ¿c efta cafa , « profano ; qualquie-
ra que no eftuviere (c) f» W4rc<* ¿ í N o é , pe- (0 Gen. r. t. »|.
recera al prevalecer el diluvio. Efto mifmo pro­
baron mucho antes Ireneo, y Cypriano, quien
hablando de la unidad de la Iglefia dice (d) : (d)Lib. ¿««nit.Ectl»
Habla el Señor á Pedro: T o , Pedro , te digot
que tu eres Pedro, y que fobre efta piedra edi­
ficaré mi Iglefia. Sobre uno edifica la h lefia y
y aunque defpues de f u Refurreccion de igual (,) jomo. »•. V
poteftad á todos los Apoftoles y y les diga (e) : >».
Afi como el Padre me envió á mi , os envió
también y o ; recibid el Efpiritu Santo: mas por
manifeftar la unidad, difpone con f u autori­
dad, que el origen de la mifma unidad to-
mie'nzj defde uno. También Optato Milevita-
no dice ( f ) : N o Je te puede atribuir k igno- ...
rancia , pues fabes que en la Ciudad de Ro-
ma fe dió primeramente la Catedra Epifcopal nu* .
k Pedro , y que ¡a ripó él , como Cabeza de
todos los Apoftoles , para que en folo él Vene-
rafen todos la unidad de la Catedra, y no fts
apropiajen los demás Apoftoles cada uno lafu*
y a i de fuerte, que fuefe yá cifmatico ,y pre­
varicador , el que contra la m ica Catedra
colocaje otra. Defpues de eftos San Daíilio dc-
x*
1 5+ C atecismo R o m a n o .
(«) s.Bafil.Homii.t*. efcrito de efte modo (a) : Pedro fue coloca»
flu* eft de Panucn* . ^ ^ >■ ^ J ^ n
¿a, do por cimiento; porque dixo : tu eres Lbrijto,
H ijo de Dios vivo \y oyó de retorno , que él
era piedra. Adas aunque era piedra , no lo era
como Chrifto , porque Chrifto es Verdaderamen­
te piedra inmoble >pero Pedro lo es por virtud
de aquella piedra. Porque Dios concede fu s dig­
nidades a otros : es Sacerdote , y hace Sacerdo­
tes : es piedra, y hace á otros piedras; y afifran­
quea fus cofas a fus fierVos. Y finalmente San
Ib) Lib, e, conun. ¡a Ambrofio dice (b) : [*] oc? Grandes fon los do-
Lucaui, cap. 9. nes ^ quien no folamente nos recobró las
cofas, que habian fido m e jira s, mas también
nos concedió las que fon propias fuyas. Y poco,
defpues proíigue: Grande es la gracia de Chrif­
to , que comunicó a fu s Difcipulos quaji todos
(<) joana. >. r. 1». f us títulos : To Joy , dice (c), la lu zjlel mundo«
Taun efte nombre de que él fe gloria , dió á los
(i) Matth. y. ▼. 14, Difcipulos diciendo (d) : l rofotros fois luz, del
(O Joann. 6, v. j ». (c) ]f0 J0y pan VíVO \ T { í ) todos nofo-
(/) t.Cor.io. v .1 7 . tros fomos un pan. (g) To foy vid Verdadera:
(*) joann. 15. v . f ¿ te dice (h ) ; Te planté qual la mas fértil ,
(*) i.'cw. 10Jv.*4* y ^erdcdera vid. Piedra es Chrifto ; pues (i) be­
bían de la efpiritual piedra, que los feguia, y
éfia piedra era Chrifto. T no negó aun la
gracia de efte timbre ¿ fu Difcipulo, fino le con-
cedió
(*) N o u : £iia autoridad de San Ambroíío no fe Jee en 1*
primera edición de Paulo Manucio, ni en otras muchas; mas
aqui fe pone con esta n o ta , y entre las dos m aneci­
llas , ya porque la ponen algunas ediciones modernas , j i
también porque fia ella queda truncado el coaceíto»
P a r t í , i. c a p . x . i 5j
cedió, que también el fuefe (a) Pedro por lafoli- O
da conjl ancia^y ftmez¿t de piedra, que mojtró
enfu Fé. ■£&
13. Chrifio pufo a San Pedro , J
fus Sucefores por Cabeza vifible de
la Iglefia.
Y fi alguno opufiere, que la Iglefia con­
tenta con una Cabeza y Efpofo,que es Jefu-
Chrifto , no defea , ni neccfita otra Cabeza , k
mano eftá la refpuefta : porque á la manera que
Chrifto Señor fiendo no folamente A utor, fino
también intimo Miniftro de todos los Sacra-
m enios, ( porque él es el que (b) bautiza, y el (*) Jojnt. I#t . n .
que (c) abfuelve) no obftante efto , inftituyó C)Marc. ».▼. r. ;
k los hombres (d) por Miniftros externos de to-
dos ellos i afi también , aunque él gobierna por ». c«r. 1 .1. #.
intimo efpiritu la Iglefia, pufo fin embargo al
hombre por Vicario y Miniftro de fu poteftad
en ella. Porque como la Iglefia vifible necefita
de Cabeza vifible, de tal modo colocó nuef­
tro Salvador á Pedro por Cabeza y Paftor de
todo genero de Fieles, quando con muy mag­
nificas palabras [c] le encargó apacentáfe fus «í*
ovejas , que quifo que el que fucediefe á él,
tuviefe perfe&amente la mifma poteftad de rc-
gir y gobernar toda la Iglefia.

14. Otras varias razones porque la


Iglefia fe llama una.
Demas de efto, uno mifmo es el eípíritu , dice
el
15 C a t e c is m o R om ano.
(*) i,c»r. n.T. ii. Apoftol (a) á los de Corinto, que comuni­
ca la gracia á los Fieles , afi como el alma dá
vida á los miembros del cuerpo. Y exortando él
4 . mifmo á los de Ephefo á guardar efta unidad
p * * V‘ J‘ * les dice (b ): Vivid folicitos en guardar la uni­
dad del efpiritu en el lazo de la paz.- fe d u n
cuerpo,y un efpiritu. Porque afi como el cuer­
po humano confta de muchos miembros , y
i todos anima una mifma alma , que dá vifta á
los o jo s, oido á las orejas, y otras varias virtu­
des i o to s fentidos, afi también el cuerpo myf-
tico de Chrifto, que es la Iglefia, fe compone de
muchos Fieles. Una es también la efperanza &
que hemos íido llamados, como en el mifmo
{*) «• lugar (c) afegura el Apoftol»pues todos efpera-
<. c o r . v . 10, ° ' °r * r . ..
mos una milma cola , que es la vida bien­
aventurada , y eterna. Y finalmente una es
la Fé que todos hemos de guardar , y moftrar:
■2 V* cV.^ VI»* 2). í' N ° haya cifma entre tofo tros , dice (d) el mif-
47 O *
mo Apoftol: Y uno el Bauufmo 4 que es Sacra­
mento de la Fé chriftiana.
15 .S e explica , y prueba la fcgunda
nota de la Iglefia , que es fer
Santa.
De SanAuate Eccle- fcgunda propiedad de la Iglefia e s , el fer
£r vide Julhnum 6 r r r -• i n • • j i
iU it jn utraque Apo- [ * ] Santa , lo qual nos enfeno el Principe de los
k>gi¿:TcrtuJl.in Apo Apoftoles, quando dixo [c] : M as Vofotros , ge-
l°,«,co fcAaúroi. efcoñdo , gente fanta. Y fe llama fanta,
lio. C s a io . m Luc. a 6 r j j j* j ' rx»
ca- > p o r eftar conlagrada , y dedicada a Dios : por-
( ) i- Pttr. i. r>9 - que á elle modo cambien Usdemás cofas,aun­
que
P a r t e i. ca p . x . i 57
íjue fean corporales,acoftumbraron llamarfe Tan­
tas,defpues que yá fe deftinaron al culto divino.
D e efta calidad eran en la ley antigua los (a)va-
Tos, (b) vcftidos , y (c) altares; y aun los Primo- c ' lt
genitos, (d) que fe dedicaban al altifimo Dios» (.) E*od. 3°> )•
fueron llamados Tantos. Ni debe alguno mara- £x®d* T* **'
villarfe, de que la Igieíia fe lláme Santa , aun­
que contenga en si muchos pecadores: porque á
la manera que los que profefan algún arte,
retienen el nombre de Artífices, aunque no
obferven los preceptos del arte , afi también Qtom. *. f . f .
Te llaman (e) Tantos los Fieles, que componen
el pueblo de Dios , y que Je conTagraron á
Chrifto por la F e, y el BautiTmo , aunque pe­
quen en muchas coTas, y no cumplan lo que
prometieron. Por efto San Pablo llama ( T) Tan- ( A *• Ce,‘ f* *•
tificados, y Tantos á los de Corinto , entre los 1 ,c ®r* **T* **
quales es claro que hubo algunos ¿quienes re­
prendió agriamente de carnales (g) , y aun con (¿) i. Cor. j. ▼. ».
otras mas pefadas exprefiones. También Te ha »• I1,
de llamar Santa, porque eftá unida como cuer­
po á fu (anta Cabeza , Chrifto Señor , (h) fuente ^
de todafanridad, de quien recibe (i) los dones 4.V.7.
del Efpiritu Santo, y las riquezas de la divina
bondad. Maravillofamente San Aguftin , (j) in- (;) s. Aug. »n Pfala.
terpretando aquellas palabras del Profeta (k), 8í\ r .
guarda mi alma , porque Joy fanto , dice: ^ f
Atreva fe también el cuerpo de Chrifto , atreVa-
f e también aquel folo bo mbre, que clama def­
de losfines de la tierra, ¿ decir con fu cabe-
zjl , y bixo de ella :fanto foy : porque recibió la
gran.
1 5s C a t e c ism o R om ano
gracia de ¡a fantidad , la gracia del Bauttf-
mo t y el perdón de los pecados. Y poco def­
pues : Si todos los Chri[líanos, y Fieles bautizjt-
(,) Rom. t. ▼. ¿ os en Chrift n f e rift“ ron de Chrifto, fegun el
<*4Í4t. |. f. Apoftol que dice (a): Quan tos habéisfido bauti-
Xjidts en Chrijlo , os habéis teftido de Chrif­
to : f i fe han hecho miembros de Ju cuerpo , y
dicen que nofon funtos , hacen injuria a la
mifma Cabezjt cuyes miembros Jon fantos,
A efto fe ju n ta, que fola la Igieíia tiene el le­
gitimo culto de ofrecer á Dios facrificio, y el
faludable ufo de los Sacramentos , por los qua«
les como por medio de unos eficaces inftru-
cnentos de la divina gracia , obra Dios la ver­
dadera fantidad : de modo que ninguno que
fea verdaderamente fan to , pueda eftár fuera
de la Iglefia. Y aíi es claro, que la Igieíia es San­
ta ; y Santa i la verdad , porque es cuerpa
de Chrifto, que la fantifica, y cuya fangre la
lava.

1 6. Razones , porque la Iglefiaf i lid»


ma Católica, que es la tercera nota.
La tercera propiedad de la Iglefia es , 11a-
marfe Católica , efto e s , univerfal. Y fe le atri­
buyó con verdad efte titu lo , porque como di-
(i)*. Aog.Serm.tji. ce San Aguftin (b) , Se ejliende defde el Orien­
te it i. de wmp. te hafta el Occidente con el refplandor de una
fola Fé. Porque no fe eftrechó la Igieíia á los
términos de un folo R eyno, ni fe limitó á un
folo genero de hombres, como las Repúblicas
huma-
P a r t e i. cap . x . 159
humanás , y juntas de los hereges , fino que
abraza en el feno ele fu caridad á todos los
hombres, y i fean barbaros (a),, ya Efcytas, yá (OCoIof. 3.T. n .
fiervos , yá libres, yá varones , yá hembras.
Por lo qual eftá eferito (b) : N os redimijle para W Apoe*, T*
Dios por medio de tu fangre a, nofotros, gente de
tedas las Tribus, lenguas,pueblos, y naciones,y
nos hicifle participantes del Reyno de nuejlro
Dios. De la Iglefia dice también David (c):Pide- (<) pfri». ». T. 1.
m e,y te daré las naciones por tu heredad,y los
términos de la tierra por tu pofefton. Y en otro
lugar (d ): A ie acordaré de Raab , y de Babi- ^ **'v*4’*‘
lonta, que me conocen : Y: E l hombre nació en
ella. Demás de efto todos los Fieles profefo**
res de la verdadera F é , que ha habido defde
Adán hafta el dia prefente, y que habrá hafta
el fin del mundo , pertenecen á efta mifma
Iglefia, que eftá fundada (e) fobre el fúnda- ^ Epkef.
mentó de los Apoftoles , y Profetas , los qua-
les todos fueron colocados y afentados fobre
aquella piedra angular , C hrifto, que de am­
bos pueblos ( f ) hizo uno , y anunció (g) la (/) ibíá.
p a z , tanto á los que eftaban cerca, com oá 17*
los que lexos. También fe llama la Iglefia,
univerfal, porque todos los que defean con-
feguir la falud eterna , deben abrazarla y re­
tenerla, del mifmo modo que aquellos que en- •
traron en el arca (h) para no perecer en el di- (*) Gta. 7. ?.».
luvio. Por tanto , éfta nota fe ha de enfeñar por
muy cierta regla, para difeernir la verdadera
Iglefia de la íálfa.
Tam *
i 5o C a te c is m o £ o m a n ó .

i 7. También fe conoce la verdad de


la iglefia enfer Apoftolica.
Conocemos también fer verdadera la Igle-
íia , por el origen que la gracia revelada trae
defde los Apoftoles ; porque fu do&rina es una
verdad, no nueva , ni recien nacida, fino en-
feñada defde muy allá por los mifmos Apofto­
les , y fembrada por todo el mundo. De don­
de fe figuefer indubitable, que las impias voces
de los hereges eftán lexos de la F e , que profe-
fa la verdadera Iglefia, pues fe oponen á la doc­
trina de la Iglefia, que defde los Apoftoles hafta
hoy fe ha predicado íiempre. Por lo q u a l, para
que todos conociefen qual es la verdadera Igle-
fia , por divino influxo añadieron los Padres al
Credo aquella palabra Apoflolica. Porque el
Efpiritu Santo que prefide en la Iglefia, no la
gobierna por otro genero de Mimftros, fino por
los Apoftolicos. Y efte Efpiritu primeramente
fe d ió á los Apoftoles, y defpues por la fuma
benignidad de Dios íiempre ha permanecido en
la Iglefia. '
,18. E s ¡mjtofible que la Iglefia Ca­
tólica yerre en la Fe \y coflumbresy
• y necefario que las demas yerren
Mas al pafo que fola efta Iglefia no puede
it v. xo. errar en enfeñar la doctrina de la Fé , y
Aug!'hi>^VconVr. coftumbres , porque la gobierna el Efpiritu
Cukoa.cjp. jj . Santo» á efe mifmo cs nccefario que todas
Us
P a r t e i. c a p . x . ' 1*1
las demás, que fe arrogan el nombre de Igle­
fia , ánden , como regidas por el efpiritu del
Diablo, entre perniciofilimos errores de F e, y
coftumbres,
19. N o dexaran los Párrocos de ex*
plicar las figuras del Teftamento
viejo , que fignifican la Iglefia .
Y por quanto las figuras del viejo Teftamen-
to ion grandemente poderofas para excitarlos
ánimos de los fieles, y renovar la memoria de
coíás muy agradables y hermofas, que fue la
caufa principal porque los Apoftoles las ufaron»
no dexaran los Párrocos de explicar efta parte
de dottrina, que trae grandes utilidades. En­
tre eftas figuras una de las mas iluftrcs en fig-
nificar la Iglefia fue el (*) arca deNoc 9 que fe (*)
fabricó por mandamiento de D io s, unicamen- Gca- *• *• J«
te para que no quedáfe lugar alguno de dudar, Cim ^ci a ?.Y¿
que fignificaba la Iglefia, la qual Dios edificó Sct7. te fuíms iib.
de tal manera, que todos los queentrafen en **• contr. Fauftum.
ella por el Bautifmo, pudiefen eftar feguros de cap‘ u 1ut **
todo peligro de la muerte eterna ; pero los que
eftuviefen fuera de ella , pereciefen fepultados
en fus maldades, como fucedió a los que no fe , (*)
^ i /~«_ c ii Pfalra. i » i . v. j .
acojieron al arca. Otra figura es , aquella gran lfa¡# }} v l0i ^
I*] Ciudad de Jeruíalén , en cuyo nombre las c. to. & «*. per tot,
Efcrituras denotan freqüentemente la Santa Gala1, 4*v* ** *
Iglefia. Porque en fola aquella era licito ofrecer ^
facrificios á D ios, afi como en fola la Iglefia,[*] Auguft. serm. t. te.
y jamás fuera de ella fe halla el verdadero i t t . i t ttmg.
L culto
i da * C a t e c is m o R o m a n o .
c u h o , y el verdadero facrificio , que puedt
agradar á Dios.

i o. Porque pertenece a los Artículos


de la Fe el creerla Jglefia.
Por ultimo fe habrá de enfcnai á cerca de la
Igieíia , de que modo pertenece á los Articulos
de la Fe el creerla. Porque aunque qualquiera
percibe con la razón, y los fentidos, que hay
en la tierra una Iglefia,ó Congregación de hom­
bres , que eftán dedicados y confagrados á
Chrifto Señor, ni para creer efto parezca haber
necefidad de Fé * pues ni los Judíos, ni los Tur­
cos lo dudan ; mas aquellos myfterios que ib
encierran en la Santa Iglefia de Dios, íegun par­
le fe ha declarado y á , y parte fe explicará en ti
Sacramento del Orden , folamente puede creér
el humano entendimiento iluftrado con la Fé, y
no por via alguna de razones humanas. Y afi,
por quanto cftc Articulo no menos excede la
capacidad y alcánce de nueftro entendimiento,
<jue los demás, por efto confefamos con mucha
razón, que no conocemos por fuerzas huma­
nas , fino que miramos con los ojos de la Fé
el nacimiento, dones, y dignidad de la Iglefia.
n\. Se explica la fundación , y po­
teftad de la Iglefia.
Porque no fueron los hombres los fundado­
res de efta Iglefia, fino el mifmo Dios inmor­
al) Matifc. u . y. it. ta l, que la edifico fobre una (a) fírmifima pie­
dra,
P a u t e i. c a p . x . i6j
dea, fegun el Profeta que dice (a ): E l mifmo (,) pfai„,. t 4 .r. f.
Jíltifimo lafundó : por lo qual fe llama, yá (b) (*) rtaim. ». v. ».
heredad de Dios ,y á (c) pueblo de Dios. N i la t. *».
poteftad que recibió es humana,fino franqueada pial», u . y. «.
por la liberalidad divina. Y a ír, por quanto n a & Walnh *». r. t u
la podemos alcanzar por fuerzas naturales, por
fola Fe fabemes, que eftán en la Iglefia (d) las ^ Matth t ( v l9
llaves del Reyno del Ciclo,y que fe le dio potefr & c. «i. ▼. i»,
ttd de perdonar los pecados (e) , de. excoraul- ^°*nn‘ l0‘ T* **•
gar, y ( f ) de confagrar el verdadero c u e r p a j '; ^ ^ ; / ;
de Chrifto; como también que los ciudadanos,
^ue habitaa en ella,, no tienen aqui (g) ciur-(¿)Hch. *j. v.
dad permanente, fino que bufean la venidera.,
Por tanto es necefa rio creer una, fa n ta ,y ca­
tólica Iglefia.

22 . Creemos en D ios, pero no en la


Iglefia , fino la Iglefia..

Porqué en las tres Perfonas de la Trinidad,


Padre, H ijo, y Efpiritu Santo creemos de tal
m odo, que en ellas colocamos nueftra Fe. Mas
ahora mudando de eftilo, profefamos que creé- ^
m o s ,n o [ * ]e n la íanta Iglefia, fino la fanta Aug.tratfit.i *¡a
Iglefia; para que aun por el mifmo diverfo mo- ¿°ai“ "rb* *ria
do de hablar, Dios como Criador de todo fe princip.&íip, pialar-
diftinga de las cofas criadas, y confeíemos tam- *7,
bien fer dones- de la divina bondad , quan*
tos excelentes beneficios tiene recibidos U
Iglefia*
144 C a te c is m o R o m a n o .
2 3. D e la Comunion de los Santoti
ultima parte de efte Articulo , J
del gran cuidado que deben tener
los Párrocos en explicarla.

La Comunion de los Santos.


A l efaibir San Juan Evangelifta a los Fie*
les fobre los divinos myfterios , la razón por­
que los inftruía les dio diciendo de efte mo»
i. Jo»m. 1 .1 . j. do (a): Para que también Vcfotros kagais com­
pañía con nofotros , y nueftra compañía fe a
con ti Padre , y con f u Hijo Jefu-Chrifto. Hft*
compañía contifte en la Comunion de los San*'
t o s , de que en tfte Articulo fe trata. Y ojal»
en explicarla imitafen los Prelados de las Igle-
(*) Kow. i», v.4. fias el dcfvelo de (b) San Pablo , y demás
i cor. i i v i» . Apoftoles > porque demás de fer ella una exno-
A» 4* ^ , i i i • i i j #v *
ifhti. 4 *• ií. ficton del Articulo precedente, y una doétri-
Vidc a «6- ñ)o» n« . na de copiofifimos frutos , declara también,
tutt. ji. fia. q Ual deba fer el ufo de los myfterios que fe
contienen en el Credo : porque todos ellos fe
deben efeudriñar y entender, á fin que fea*
mos admitidos en efta tan ampia y ▼enturo*
fa compañía de los Santos i y admitidos per-
fcverémos conftantifimamente , dam o gracias
con alegría a Dios Padre, (c)^que nos hizo dig-
(«) C*l. «.▼.!*♦ nos de la participación de la fuerte de lo*
Sanies por la luz de fu Fe.
P a r t e i. cap. x. i <55

*4 .L a Comunion de los Santos es


explicación del Articulo de la Jgle-
f*a >y confifte principalmente en la
Comunion de los Sacramentos.

Primeramente pues fe ha de enfeñar & los Fie­


les , que efte Articulo es como una ¿aplicación
del precedente , que confiefa una Santa Igle*
fia católica. Porque la unidad del Efpiritu San­
to que la rige,hace que todo lo que ella ha reci­
bido fea comun.Y afi á todos los Fieles pertene­
ce el fruto de todos los Sacramentos, con los
quales fe enlazan y unen con Chrifto , como
con unos fagrados lazos ; y mayormente con
el Bautifmc, el qual es como puerta por donde
entramos á la Iglefia. Y que por efta Comunion
délos Santos le deba entender la comunica­
ción de los Sacramentos, denotan los Padres en
el Credo por aquellas Palabras : confiefo un
folo Bauttfmo •: y al Bautifmo figue en efto
primeramente la Eucariftía , y defpues todos
los demás Sacramentos ; porque aunque el
caufar efta unión fea común á todos ellos,
pues todos nos juntan con Dios , y nos hacen
participantes de fu ser por la { gracia que re­
cibimos , fin embargo es mas propio de la
Eucariftía, que es la que hace efta Conaut-
aion.
166 C a te c is m o R o m a n o
2 5 .Se explica la coman participa­
ción dé los méritos , que también
hay en la Iglefia, con'el fimil de
los miembros del cuerpo humano.
Mas también le ha de cooíiderar otra comu­
nicación que hay en la Igieíia. Porque todo
quanto uno merece por las obras de virtud y
fantidad , pertenece á todos , y la caridad (a)
i), t. j. q UC no kufca fus ¡nterefes, hace que á todos
aproveche. Efto fe prueba con el teftimonio de
San Ambrollo , que exponiendo aquel lugar
del Salmo [b], To foy participante de tedes Us
V *in FiJm* I V* te ttm tn » c tc] : A manera que dtr
11 cirnos , que el miembro es participante
do el cuerpo , afi también lo es el que tfla
junto como miembro con todos los que temen a
Dios. Por lo qual quando Chrifto nos dfpufo el
(<Quatth. #. t. ti. método de orar, nos enfeñd [vi] qnr dtxtramoa
el pan nueftro, «<7 m ió , y todo lo dem ls ¿efU
modo , mirando no folamente por nofotros , f i­
no por la fahacion y provecho ule todos. Tam­
bién las fantas Efcrituras (e) declaran m u c h a *
(0 Rom. 1». ▼.4.1. veces efta comunicación de los buenos con el
1. Cor. 11. v.j».i3. acomodadiíimo íimil de los miembrosdelcucr-
pc. 4-v. 4. po humano. Porque en el cuerpo hay muchos
miembros, y fin embargo todos componen un
folo cuerpo,en el qual no todos exercen un m ik
nao oficio , fino cada uno el fuyo propio. Ni to-
(/) x .C o r. I». per dos fon igualmente dignos ( f ) , y útiles, j»i fe
»0,< ocupan en oficios igualmente honrofos, ni efta
de-
P a RTÉ t. c a p . X. 167
ifcdícado cada uno al provecho propio, fino to­
dos á la utilidad y beneficia del cuerpo. Demás
de efto , todos ellos cftán tan enlazados y uni-
<U>s entre tí,que fi uno folo padece algún dolor,
todos por el parentefeo y conformidad natural
lo fienten ¡ y fi al contrario eftá uno vigoroío y
robufto , es también común á todos el placer*
Pues efto mifmo fucedc en la Iglefia } porque
aunque en ella hay diveríos miembros} esa fa-
ber,varias naciones de Judíos,y Gentiles, libres,
y ed lav o s, pobres, y ricos > mas quando fon
bautizados , todos fe hacen un cuerpo con
Chrifto (a ), cuya Cabeza es él. Demás de efto,
cada uno eftá deftinado en cfta Igtelia k fu pro-, g'
pió oficio. Porque como unos cftán pueftos (b) ^ ® j lt
por Apoftoles, otros por D o lo r e s , y todos por Ephff» «. v. i i ,
la caufa del bien publico, por efto á unos to­
ca prefidir y enfeñar, y á otros obedecer ^
iyjetarfc
2 6. Efia comunicación de bienes fi*
lamente efia entre los buenos ,y no
fe efiiende a los malos,
Mas de tantas y tan grandes dadiv** y bic-»
res , que Dios franquea , fojamente los
que haciendo una vida chriftiana, fon juftos, y
amados de Dios. Peía los miembros muertp«a
cfta es y los hombres enredados en fus culpan,
y apartados de la gracia de Dios , aunque
eftáa privados del beneficio de fer *un miem­
bros de eft$ cuerpo x mas coma feft BiicwkFPfc
muer-
1 68 C a te c is m o R o m a n ó
C) muertos, no perciben [*] el fruto cfpiritual, qué
jo^n!1'St.U&*¿beIt llega á los virtuofos y juftos. Bien cs verdad,
Aug. in Mata». 70. que por eftar aun dentro de la Igieíia , fon aya-
One. a. dados de los que viven efpiritualmentc , par»
recobrar la gracia y vida que perdieron, y per­
ciben algunos frutos , de que íin razón de du­
dar eftán privados los que fe hallan fuera de la.
Igieíia.
2 7 Las gracias gratis datas y todos
los demas dones fon comunes a to­
da la Iglefia.
Ni folamente ion comunes aquellos dones,
que hacen á los hombres juftos y amados d e ‘
Dios , fino también las gracias gratis datas, en-
f) tre las quales fe cuentan (a) la ciencia , la
profecía, el don de lenguas, y milagros, y otros
de efta calidad ; los quales fe comunican aun k
los hombres malos , no por fu particular pro­
vecho , fino por el publico bien y edificación
de la Igieíia; porque la gracia de fanar no fe dá
por aquel que es dotado de ella, fino por fanar
al enfermo. Finalmente ,-nada polee el hombre
verdaderamente chriftiano, que no deba juzgar
ferie común con todos los demás. Y afi , dcbe
cada uno eftar pronto y aparejado para focoi rer
la miferia de los necefitados. Porque el que efta
(*) 1. Joma, j . t . i y . dotado de eftos bienes , fi (b) viendo en necefi-
Jacob. ». y. i * . 1 *• ¿ f u hermano, no le focorricre, convencido:
eftá enteramente de que no habita en el la ca­
ridad de Dios. Por todo lo qual confia yá baf-
tan-
P a & t e i. C ap. x. 169
unte, que los que viven en efta fanta Comu­
nión , gozan de cierta felicidad , y pueden de­
cir aquello del Salmifta ( a ) : \0 quan amadas
me fon vuejiras moradas , Señor de las vtrtu- M Píal01,
des \ M i alma codicia los atrios del Señor, y
desfallece tras ellos. Y luego (b) : BienaVen- ^ lb¡¿ v. f.
turados, Señor, los que habitan en tu cafa.

■ ------------ , j .
CA PITU LO XI.

PEL DECIM O ARTICULO,


El perdón de los pecados.

1. Es necefario para la f a h Ación


creer elperdón de los pecados.
inguno hay, que viendo áefte Articulo

N del perdón de los pecados contado


entre los demás que componen la Fé»
pueda dudar, que no folamente contiene algurt
divino myfterio, fino que también es del todo
necefario para confecuir la falvacion ; porque
yá arriba fe declaro, que nadie puede llegar á
la piedad chriftiana, fin una cierta Fe de las
cofas que fe proponen en el Credo. Mas aun­
que efto debe fer notorio á todos, fí no obs­
tante pareciefe conveniente confirmarlo con al­
gún teftimonio , bailará aquello que nueftro
Salvador afeguró fobre efto poco antes de fu-
b ir
i? o C a t e c ism o R o m a n o .
bir al Ciclo >quando dio á fus Difcipulos U iri«»
teligencia de las Efcrituras, diciendo afi (a)i
(„) Luc* *«. 4*. E ra menefter que Chrifto padeciefe , y refucila."
Hat. H* T* * • 4 • f e de los muertos al tercero dia , y f e predicaf9
Dan. >• *• »*• en fu nombre la penitencia, y perdón de los pe­
Match. i. ». * i
Joana. i. v. *9 cados a todas las naciones » empezando defde
Aétor. 13. V. i •» Jerúfalen%Las quales palabras íi coníideran los
Párrocos, entenderán fácilmente, que entre las
demás coíás de religión que deben enfeñar á lo r
Fieles , eftán íingularmente necefitados por el
Señor á explicar con diligencia efte Articulo.

2. Que hay en la Tglefia


perdonar los pecados*
Será, pues de la infpeccion del Párroco, en­
r i a r en la explicación de efte lugar, que no fe-
lamente fe halla en la Iglefia católica perdón de
los pecados, éí qu'a! habia yá profetizado Ifaías
0 ) U a u JJ. T,
Joann. xo. v. 1
diciendo ( b ) : E l puebtq. que habita en ellay
C>pr. lib. 1. I fk, v J)r* ¡atado di fu maldad » fino que también
Cvadium* hay en ella poteftad para perdonarlos ; de fuer­
te que fe debe creer , que li los Sacerdotes
ufan de ella legítimamente,. y fegun las leyes
inftituidas por Chrifto Señor 1 fe perdonan ver­
daderamente los pecados» , > ., 8 .

3. En el Bautifmo fe perdona todjt


culpa pero queda la cancupifcencia*
Y cite perdón íe no¡> franquea tan colmad?*
quando profefando. primera vez la Fé recibid
n o s el fagrado Bautifmo a que no folamente
fe
P a r t e i. c a p . x i . 171
fe perdona pérfidamente toda culpa » yá fea
original, yá peifonal , yá de comifion, yá de
emifion , fino también toda la pena. Pero fin
embargo nadie por la gracia del Bautifmo que- ^
da libre [ * ] de todas las flaquezas de la nata- TriJ. kyn. S«C * .
raleza: antes bien , como cada uno debe pelear Can* *• Al'6- ,lb-
contra los movimientos de la concupiícencia, ^g^C&°r,‘.*de'cnu.
que no cefa de incitarnos al pecado, apenas fe Dei. cap.
halla quien refifta con tal fortaleza , y defienda
(u falud con tal vigilancia, que pueda evitar
todas las heridas.
4. Demás del Bautifmo hay necefa-
riamente en la Iglefia poteftad de
perdonar pecados.
Por tanto , como era neceíário que demás
del Sacramento del Bautifmo hubiefe en la T ^
Iglefia poteftad de perdonar los pecados, entre­
gó el Señor á efta fu Iglefia las llaves del Rey-
no del C iclo , con las quales puedan perdonar*
íc los pecados á qualquiera arrepentido , aun*?
que haya vivido mal hafta el ultimo dia de fi»
vida. De efto tenemos en las fantas Efcrituras
clarifimos teftimonios. Porque por San Matheo
dice el Señor á Pedro de efte modo (a) : Te
daré las llaves del Reyno del Cielo , y todo U 1
que atares fobre la tierra , fer i también atado
en el Cielo, y todo lo que perdonares fobre la
tierra y fera también perdonado en el Cielo. Y
otra vez (b) ; Tedas las cofas que atarásJobre la
tierra , ferin también atadas eu el Cielo : j i
todas
17 * C a t e c is m o R o m a n o .
todas las que perdonareis Jobre la tierra, /eran
también perdonadas en el Cielo. También San
Juan afegura, que foplando el Señor á los
*o.T.M. ApoftoleS dixo/ a) ; R'cibid el Efpiritu San-
m ía, mí. ~to : cuyos pecados perdonaren , ferán perdona-,
dos ^ y cuyos retuviereis , ferán retenidos.
5. La poteftad de perdonar los peca­
dos fe eftiende a todos ellos , y a
todo tiempo.
Ni fe ha de juzgar que éfta poteftad eftá li­
mitada a cierto genero de pecados ; porque no
íc puede cometer} ni aun imaginar delito tan
enorme , que no tenga la Iglelia poteftad para
perdonarlo. Y asi ninguno hay tan derramado
y perverfo , que no hálle aqui cierta efperan-
Izeck. ii.t . *i* £a j c j pCr<ion (b) ,fi verdaderamente fe arre-
** picnte de fus yerros. Tampoco fe eftrecha éfta
poteftad á tiempo alguno determinado, en que
folamente fe pueda ufar de ella;porque en qual-
quiera hora que el pecador quiliefe volver á U
falud,nofe le ha de rechazar,fegun enfeñó nuef­
tro Salvador,quando al Principe de los Apoftol
les que le pregantaba , quantis veces fe habia
. ■ . ^ de perdonar i los pecadores, si folas fíete» ref-
* pondió (c): A h Jtete, fino fetenta y fíete veces.
6 . Efta poteftad filamente f i dio a
los Obifpos , y Sacerdotes 3j f i debe
exercer figun fit inftitucion.
Juilas si miramos alo* Mmiüros de efta divina
po-
P a r t e i. c a p . x i . i tí
potcftaá, veremos que no es ella tan dilatada
por efta parte. Porque el Señor no dio á todos
la poteftad de un tan fanto minifterio, fino fo­
lamente á los Obifpos, y Sacerdotes. Efto mif-
c n o fe ha de decir también en orden al modo
de exercerla ; porque los Sacramentos folamen­
te pueden perdonar los petados , quando fe
guarda fu debida fotma en administrarlos: y
de otro modo ninguna poteftad tiene la Iglefi*
para perdonar pecado*. De donde fe ligue,que
a¿i los Sacerdotes,como los Sacramentos obran
en perdonar los pecados, ccmo inftrumcntos
con que Chrtf.o Stóor, autor y dador de la ía-
lud , hace en nofotros el peidoo , y la jufticia*

7. Procurara el Párroco explicar ts


excelencia de efte don celeftiaL
Y para que los Fjcles veneren mas efte don
releftial, que por fingular mifeticordia de
Dios para con nofotros fe concedió á la Iglefia,
y lleguen a ufer y tratado con mas ardientes
deféos de pureza y fantidad , procurará el
Párroco declarar la excelencia y amplitud de
efta gracia. Y pot c’cnde ella fe dexa entendí*
mejor e s , explicando con diligencia, quan gran
virtud y poder es necefario para perdonar los
pecados, y trocar á los hombres injuftos er> juG»
tos. Porque cs copftanteque efto ^ehace, no
menos qwc con el mifmo [*] inmenfo é infinito ^
poder , que creemos fer nccefario para rcfuci- jt0m. i . ». j.
u r los {tuertos , y criar el ir.uudo. Foiquc fi> *• *• **•
coma
17+ C a te c is m o R o m an o .
(<) Tr*¿t y», i
Joaan.
como Te confirma con ierreencía de (a) S. Agus­
tín , mayor obra es hacer jufto á un impio, que
criar de la nada el Cíela y la tierra, íiendo cier­
to que la creación no. puede provenir fino de
Un poder infinito , es configuience , que mucho
mas fe ha de atribuir á una poteftad infinita
el perdonar los pecados»

Si. Solo Dios perdona con propia au­


toridad los pecados.
Por aqui conocemos fer muy verdaderas las
toces de los Padres antiguos, con que confie­
ran que folo Dios perdona los pecados á los
hombres , y que una tan maravillofa obra no
fe ha de atribuir á otro Autor,, fino k fu fu­
ma bondad , y poder. To mifmo foy , dice el
(*)Ifai. 4 J- V. » f.
Matth. 9 - v. j . mifmo Señor (b) por el Profeta , quien bbrro
V ire . i . t . f . tus maldades. Porque en perdonar los pecados
parece que corre la mifma razón , que en las
deudas de d in e ro p o r lo qual í la manen
que ninguno puede, perdonar el dinero que fe
debe, fino el acreedor ; afi también, romo i
folo Dios fómos deudores, por los pecad os,(pues
cada dia rogamos (c) pertbnants rute/iras deu­
(f) Matth. *. T. i das ) es claro que folo el puede perdonar nucf-
Lac. i i . y. 4. tras deudas».
f . A ninguna criatura fe concedía
jamas efta poteftad „ hafta que
Chrifto nació.
p ie maraviliofo y divina don no fe con­
cedió
P arte i. cap. xl *175
cedió á criatura alguna, antes que Dios fe hi-
citfc hen-bre. El pi infero que Jo recibió del
Padre Celeftial fue Chrifto nueftro Salvador,
[*] en quanto hen b ie , fiendo también el nail— ^
mo verdadero Dics. Para que/epais^ákc la Ef- S. Th«m. 3. part. g.
critura (a ), (¡ut el Hijo de la Virgen tiene po- ***art*b
tejlad en ¡a tierra para perdonar pecados, di- („) Matt. v. t .
ce al Paralítico: LeVantate , toma tu camilla Maic. *. v. 10. u ,
a c*e(las , y Ve á tu caja. Y como él fe hizo
hombre para dará los hombres efte perdón
de fus pecados, por efto antes de fubir al Cié*
lo á fentarfe á la dieftra de Dios para fiempre
(b ), concedió efta poteftad en la Iglefia á los ... To... ^ ,
Obifpos , y Presbyteros: bien que como yá en- *
Teñamos, Chrifto perdona los pecados por íii
propia autoridad , y los demás como MiniftrQS
fuyos. Por lo q u a l, fi tanto debemos admirar
y venerar las cofas que fe obran por infinito po­
der , bien conocemos quan preciofifimo es efte
don , concedido á la Iglefia por }a benignidad
de Chrifto Señor.
10. E l medio por donde quifo Dios
perdonar nueflros pecados, excita­
ra mucho los corazones al recono­
cimiento,
Mas también el medio de que el clementifi-
tno Dios Padre fe quifo valer para borrar los
pecados del mundo , excitará poderofamente
los corazones de los Fieles , á contemplar la
grandeza de efte beneficio. Porque no menftF
que
\7 6 C a te c ism o R om ano
(4) Rom. 3. t. tr. <1I3C con C1 íacrificio (a) de la fangre de fu uni-
íphcf. 1. v. 7. genito Hijo, quifo fe limpiaíen nueftras raal-
Apoc.^i. & dades >de fuerte que el vinicfc á pagar volun-
». 14. 1 tariamente la pena que nofotros merecimos
(*) «. Fctr. i - ?. 18. por los pecados, y el (b) juíto fuefe condenado
por los injufto*, y él inocente padeciefe accr-
bifima muerte por los reos. Por lo qual fi aten­
tamente confiriéramos , que no hemos fido
♦) *• s. ft 1*. <C) redimidos con oro , ni plata corruptibles, fi­
no con la fangre preciofa del Cordero fin man­
cha ni corrupción Chrifto , fácilmente nos per­
suadiremos , que no nos pudo haber venido co­
fa mas faludable, que efta poteftad de perdo­
nar los pecados, la qual defeubre la inexplica­
ble providencia , y fuma caridad de Dios para
con nofotros. Y de efta confideracion necefaria-
tnente hade dimanar í todos grandifimo fruto.

11. S* decidra la grandeza de efte


beneficio con una r eftexión,y unfimil .
Porque el que ofende á Dios con algún pe-
íí, cado mortal ,a l punto pierde (d) todos losme-
(r) 1. Cor. *.».*. io. «tos que configuio por la muerte, y cruz de
«alat. f. v. »i. Chrifto, y fe le (e) cierra la puerta del Paraylb,
« caV v. I í'm q uc nue^ro Salvador abrió i todos por medio
de fu Pafion. De lo qual al acordarnos, no
puede menos de ponernos en gran cuidado la
confideracion de la miferia humana. Pero íi le­
vantamos la atención á efta maravillofa po­
teftad , que dio Dios á la Iglefia , y confirmados
con la Fé de cftc Articulo crccmos, que á todos
P a r t e i. ca p . xi. i 77
fe ofrece facultad y poder , para que ayudados
de la divina mano puedan volver al eftado de
fu antigua dignidad , ciertamente nos vemos
precifados á regocijarnos de fumo contento
y alegría , y á dar inmortales gracias á Dios.
Porque á la verdad , fi quando adolecemos de
una grave enfermedad , nos fuelen parecer fua-
ves y guftofas las medicinas, que la induftria y
arte de íos Médicos difpone, ¿quanto mas dul­
ces nos deben fer los remedios , que la fabidu-
ria de Dios ordenó para curar las Almas , y por
configuiente para recobrar la vida >. ¿Mayor*
niente fiendo confiante, que eftas medicinas no
nos traen una dudofa efperanza de fanarnós,
como las que fe aplican á los cuerpos, fino que
dán certifima falud á los que la defean?
12. Se ha de exortar a los Fieles,a
que ufen confrequencia de efe don,
y no pequen, ni dilaten la conver-
fion por la facilidad del perdón.
Por tanto defpues que hubieren entendido
los Fieles la excelencia de tan ampio y fubli-
me don , fe les ha de exortar , á que fe apro­
vechen de é l , ufándolo religiofamente. Porque
k penas fe puede creer, que el que dexa de ufar
una cofa útil y necefaria, no la defprecia > ma­
yormente habiendo entregado el Señor í la
Iglefia efta poteftad de perdonar los pecados,
para que todos ufafen de efte faludable reme­
dio* Porque á ía manera que ninguno puede
M fer
i 7s C a t e c is m o R o m a n o .
fer lavado fin el Bautifmo, afi qualquiera qué
quiliefe iccobrar la gracia del Bautifmo petdi­
da por culpas graves , es neceíatio que recur­
ra á o;io genero de lavatorio, es á faber, al
Sacramento de la Penitencia. Pero aqui es mc-
reüer avifar ’z los Fieles , que de ver efta tan
ampia poteftad para perdonar los pecados, ( la
qual declaramos y a , no eftrechatfe á. tiempo
Efcjej- alguno determinado) no [*] tomen ocafion de
c. a i.». i. fer mas fáciles en pecar, ó mas tardos en con­
vertirle : porque en lo primero fon convencidos
(*) manifieftamente de injuriofos y contumelioíos
Heb. i©, i. *t. ^ divina poteftad, y por tanto indig­
nos de que Diosles flanqueé fu mifericordia:
Pror i.»?»*. »<. ye n lofegundoes muy de temer , que preocu-
EcdeV. j . y . « . » . pados déla muerte , no lleguen [*] á lograr el
Aug. tiaft. n- in fruto de haber confefadó el perdón de los pc-
í ^ ’pttBU^cap.'K cados > que Por tardanza y dilación jufta-
fclib.». cap. ii. mente perdieron.
Parte i . c a p . x ii . 179

_■
■■■ — ...................................
CAPITULO XII.
D EL U N D ECIM O A R T IC U L O .

La Refurreccion de la Carne.

1. E l Párroco explicara congran di-


ligcncia efte Articulo,porque esfir-
mifimofundamento de nueftrafalud .

Uan poderofo fea efte Articulo para efta»

Q blcccr la verdad de nueftra Fé, fe dexa


•'entender mayormente, de que las divi­
nas Efcrituras (a) no folamente lo proponen á («)
los Fieles para creerlo , fino que lo confirman y , * fe
también con muchas razones ; lo qual como joaan! u . v.»j. *#.*
apenas vemos en los demas Artículos del Cre­
do , bien fe puede conocer , que la efperanza
de nueftra falud eftriva en é l , como en fír-
milimo cimiento : porque como difeurre el
Apoftol (b)vfr no hay Refurreccion de los muer­
tos, ni Chrifto refucitó iy f i Chrifto no refuci- W *• Corínth. if. v
to, inútil es nueftra predicación, e inútil tan> l i ' l4‘ e<*'
bien tueftra b i. Por tanto, no trabajará meó­
nos el Párroco en explicar efte Articulo , que
trabajo la impiedad de muchos en arruinarlo;
porque las utilidades que de fu inteligencia re-
fultan á los Fieles, fon grandes y excelentes,
como fe demoftrará poco defpues.
Mi Dos
i so C a t e c is m o R o m a n o .
2. Z)w motivos porque los Apojhh
les llamaron Refurreccion de la
Carne a la Refurreccion de los
hombres.
Y primeramente íerá menefter obíérvar, que
la Refurreccion de los hombres fe llama en efte
Articulo Refurreccion de la Carne > lo qual
ciertamente no fe hizo fin caufa. Porque los
o Apoftoles quifieron enfeñar, que el [*] alma es
Id probat S. Irarncus
lib. t . cap. 4 4 . ex
inmortal, cofa que neccfariamente fe ha de
G e n .». & Pfalm .io. afentar : y afi , para que nadie penfafe , que
Se 14I. A ig JiU. a. el alma muere juntamente con el cuerpo, y que
SvUloq. cap. i } .
ambos refucitarán defpues, fiendo áfi que conf-
ta claramente de muchifimos lugares de las fin­
tas Efcrituras, que el alma es inmortal, por ef­
te motivo en el Articulo de la Refurreccion fe
hizo mención de íola la Carne. Y aunque
también fignifica muchas veces la carne en las
fantas Efcrituras al hombre entero , como
(«) Ifai. 40. t . #• quando fe dice por Ifaías (a) , Toda carne es
(Ó Jm bo . i . t . 14.
hent y y por San Juan (b ), E l Verbo Je hizj>
carnet mas aqui la voz Carne folamente decla­
ra el cuerpo, para que entendamos, que de las
dos partes , efto e s , alma, y cuerpo , de que el
hombre fe compone, folamente la una, que es
<<)Geo. }• T. •>. el cuerpo, fe corrompe y fe convierte (c) en
polvo de la tierra de que fue formado > pero
que el alma permanece fiempre incorrupta y
entera. Y como nadie puede refucitar fin que
primero haya muerto, por efto no fe puede
decir
P a r t e i. c a p . x i l m
«decir con propiedad que el alma refucita. Tam­
bién fe expreso la Carne en la Refurreccion de
los muertos , por rebatir aquella heregj? de
Himeneo, y Phileto , quienes viviendo aun el
(a) Apoftol, afirmaban , que quando en las W ». *. if,
famas Efcrituras fe hablaba de la Refurreccion, l9‘
no fe habia de entender la Refurreccion corpo­
ral) fino la efpiritual , con que déla muerte
del pecado refucita el hombre ¿ la vida inocen­
te. Y afi con eftas palabras fe defvanece clara­
mente aquel error, y fe afegura la verdader*
Refurreccion de los cuerpos.
3. E l Párroco iluftrara efta verdad
con teftimonios de lasfagradas E f­
crituras , e hiftorta eclefiaftico}
j fe i'nfinuan varios.
Pero demás de efto ferá de la infpeccíon d d
Párroco, iluftrar efta verdad con exemplosto-
mados dd viejo, y nuevo Teftamento, y de to­
da la hiftoria eclefiaftica. Porque unos fueron (¿) 3 , 7 v %%
refucilados por (b) Elias , y (c) Elifeo en el 0) ¿ Reg! 4. 34'
viejo Teftamento'; y otros en el nuevo (d) por Si­
los Apoftoles, y (c) otros muchos, ¿mas de afc/¿o. v. j*.***
los que refucicó ( f) Chrifto Spóor : la qual Re- (*) Conftat ex irznee
furreccion de muchos confírmala doótrinade 4
efte Articulo : porque ali como creemos que & AmbU.
fon muchos los que yá refucitaron, afi también Agac­
hemos de creer que todos refucilaremos; pues ( ') 9. r .*#*
*1 fruto principal que debemos íacar de ta- [ uc. 7. r. i*,
jes milagros es a el dar una fuma fe á efte Arti- x 44*
Mj culo.
?gj? C atecism o R o m a n o .
dilo. Muchos fon los teftimonios que á efte ¡ft¿
tentó fácilmente fe ofrecerán á los Párrocos mfc-
dianamente verfados en las Tantas Efcrituras:
pero los lugares mas iluftrcs en el viejo Tefta-
mento fon, aquellas palabras que íe leen en Job
(a), con que él dice, que verá en fu carne á
t í D i o s ; y aquellas otras que afeguran (b) por
jd. »».y. *. j)an¡ci } qUe de los que duermen en el
polvo de la tierra , unos refucitarán para la
vida eterna , y otros para el vituperio eterno:
(0 Mattk. y en el nuevo Teftamento fon,las cofas que San
Li«.C v.T| i ! Matheo (c) refiere fobre la difputa que el Señor
(rf)Mau. »j. t. 31. tuvo con los Sadaceos, y las que los Evange-
Marc. ij. T. ií. cuentan á cerca del Juicio final. Aqui
]oanñ. j . T. »a. a», vienen también aquellos tan cuydadoíbs , y
(O 1.Cor. 1 j. y. »a. fabios razonamientos que hizo el Apoftol, cf-
(/ j'l Theí. *. t. erigiendo (e) á los de Corinto,y (f) Tefalonica.
lf’ 4. Se confirma con Jimilcs la mifi-
ma verdad.
Mas aunque efto es del todo cierto por U
F é, no obftante lera de gran provecho moftrar
con fimilcs y razones, que efto que la Fé pro­
pone para creir , noesdiíonante á la naturale­
za , ni á la razón y modo de entender huma*
no. Y afi el'Apoftol al que pregunta como re-
fucitan los muertos, refponde de efte modo
M 1. Cor. tf. Necio ? lo que tufiembras no recibe vida,
(g ) ••
Dam.Ub. de fide Or- JJn que primero muera : y lo que ficmbras>n9
iked. cap. a*. (¡embros con el cuerpo que ha de tener , fino un
Ambrol. hb. de fid* « j r J ’ j ] * J r n
R.furr. cap. 10. g rAno de/nudo , ya de trigo,y* de otraftrmUa:
mas
P a r t e k c a p . xji .
mas Dios le d* el cuerpo qual él quiera y poco
defpues dice (a): Se fiembra en corrupción , pero M ibid. »• 4».
refucitara. en incorrupcion.Otros muchos fitniles
(¡> pueden añadir á cfte^omo lo tnucftrí San
Gregorio diciendo afi (b ): L a luz. fe retira ca~ (*) s. Greg. lib. j 4.
¿a dia de los ojos como f i muriera , y tuche **®r*k c>1,11,1 *
comof i refucitara >las arboledas pierden el ter- ,0‘
dor,y lo recobran como (i refucilaran» y las
femillas pudriendofe mueren ¡y brotando re*
fucitan .
j. Tres razones con que fe prueb*
la Refurreccion de los muertos.
Demás de efto , las razones que traen los
Efcritores cclefiafticos, pueden juzgaife ba£*
tante acomodadas para probar efto. Porque
primeramente, como las almas fon inmortales,
y como parte que fon del hombre, tienen na*
tural propenfion á los cuerpos humapos [*], .A O
esneceíarío decir, que el permanecer ellas eter- a„7ma.e
namente feparadas de los cuerpos, cs contra ». soiiioq. cap. ij.
la mifma naturaleza. V porque lo que cs con- uí<luc a<*19•
trario y violento á la naturaleza , no puede
fer duradero, parece que íerá conveniente,que
de nuevo fe junten con los cuerpos. De donde
fe figue, que ha de haber Refurreccion de los
cuerpos» Y de efte modo de razonar usó nueP . j u
tro mifmo Salvador, quando al difputar (c)
con losSaduceos , convenció la Refurreccion
de los cuerpos por la inmortalidad de las al­
mas. Demás de efto , por quanto el juíHíwa®
M* Dios
t <4 C a te c is m o R o m a n o .
Dios tiene propueftot caftigos para los matos,
(*) y premios para los buenos [* ], y no obftante
Vide hanc ranoncm rnutj1¡|]mos ¿|e aquellos íalen de cfta vida fin
arud Daniafc. 1:1». 4. . »
dcfide Onhod. cap. pagar las debidas penas , corro también gran
tk. & Ambrof. in parte de eftos fin recibir el premio de la virtud*
up urr* es necefario que vuelvan las almas k juntarfe
con íus cuerpos, para que también eftos fean
premiados, ó caftigados juntamente con las al»
mas , fegun las buenas , ó malas obras, para
las quales ufan los hombres de los cuerpos co­
mo de compañeros: el qual punto trato con ñau-
chifima diligencia San Chryfoftomo (a) en una
■ni.%fh*:0j*.Had homilía, que hizo al pueblo de Antiochia. Por
pop. Antioch. víde efta razón hablando el Apoftol de la Refurrec-
iccin Homii. 44. in d o n , dixo (b): Si folamente en efta >ida ef-
(*)"". Coristh. if. per*™0* deChriJlo los premios de la virtud,
t. if. fomos los mas miferables de todos los hombres:
las quales palabras nadie interpretará de la
miferia del alma » porque como efta es inmor­
tal , íiempre pudiera gozar de la bienaventu­
ranza en la otra vida, aunque no refucitafen
los cuerpos >fino fe deben entender de todo el
hombre: porque fi al cuerpo no fe le remunera-
fen los trabajos con los debidos premios, ne-
cefariamente fe fe guia, que los que k imitación
de 1os Apoftoles padecieron en efta vida tantos
trabajos y calamidades, ferian los n as mife­
rables de todos los hombres. Pero aun mas
abiertamente enfeña efto el mifmo Apoftol, ef-
». Thef. i. ▼. «• cribiendo á los de Tefalonica con eftas pala-
A&or. f. r. «1. bras (c) : Nos ¡loriamos en las Iglefia* de Diast
de
P a r te i. cap. xn. i *í
de Vueftra paciencia,y féen todas Vuefiras per-
fecucionesy tribulaciones, quefufriis , hajia qut
fe defcubra el juflo juicto de Dios , que os re-
pitará dignos de fu Reyno , por el qual pa­
decéis : porque es jufto que Dios cafttgue con
tribulación á los que os han atribulado , y
que í Vofotros que habéis fido atribulados, os
primie con el defcanfo juntamente con nofo­
tros , quando el Señor Jefusfe maniftifle def­
de el Cielo , acompañado de Angeles, A iinif-
tros de fu poder, temando Venganza por me­
dio de llamas de fuego , de los que no creyeron
en Dios, y de los que no obedecen */ Evangelio
de nueftro Señor Jefu-Chrifto. A efto fe junta,
que no pueden los hombres lograr una felici­
dad perfefta y colmada de todos los bienes,
mientras el alma eftuviere apartada del cuerpo*
Porque como qualquiera parte feparada del to­
do es imperfeta , afi lo es también el alma,,
mientras no fe halla unida al cuerpo. De don-
fe figue , que para que ella pueda gozar una
(tima felicidad fin que le falte nada , es nece»
feria la Refurreccion de los cuerpos. Con eftat
pues y otras femejmtes razones podrá el Párro­
co inftruir á los Fieles en efte Articulo*

. 6 . T o d o s m o rirá n , y r e ju c ita r a n
f i n excepción a lg un a .
" Demás de efto fe ha de explicar con diligett^
cía, quienes fon los que fegun do&rina del
Apoftol han de refucilar : porque eferibirnd®
19 6 C a t e c is m o R o m a n o .
O) i. CotiDtfc. , los de Corinto, <üce (a): A fi como todos
v.»». mueren en Ad¿»> afi también todos refuettd*
tan en Chrifio. Por tanto fía diftincion alguna
de buenos, y malos todos refucitarán de la
muerte, aunque no en todos ferá igual la fuer*
t e ; porque los que obraron bien , refucilaran
(*) Joann. f . t . i f . Para la vida » Pero los ^ u c maI » Para la
muerte eterna. Y quando decimos que todos
ban de refucitar, entendemos no folamente los
que al llegar el juicio eftarán yá muertos, fi­
no también los que morirán en aquel mifmo
tiempo. Porque á efta fentencia que afegura
. (*) que todos han de morir fin excepción alguna,
*' fe adhiere U lglcfia, y ella es la mas conforme
Rom. f. r. i*. [*] á la verdad, fegun lo dexo efcrito (c) San
Hei>. t. r. Geronimo, y fíente también (d) San Aeuftin.
Píalm. í * . V. 4» . Jr* r > n r • i 1 u
(0 Epift. i v». ad Mi- b»1 fe oponen a cfta fentencia las palabras que
meriuio , u. AUxan- eferibió el Apoftol á los de Tefalonica , dicien*
í)u b .^ j« Q ,k .doW : mutnoiqut defeanfanm Chrifo,
Dei cap. »o. rejuntaran primeramente , de/pues no/o*
(.) i. ihcff. 4. v. i 6. tros que vivimos, y quedarnos, /eremos arre­
batados a una con ellos por los ayres al encuen­
tro de Chrifto en las nubes : Porque exponien-
(/) s. Ambr. in t. dolasSan AmbroGo, dixo ( f ) : E n el mifmo
Epifl. adThcff. cap.4 - arrebato precederá la muerte , coma un /ueñoy
para que apartada ti alm a, al momento vuel­
va ; porque quando/tan arrebatados, moriran^
para que llegando al Señor , reciban las almas
con/u pre/encia, porque no pueden efiar muer-
(ú S- Aug. Iib. »©.m con d Señor.Xefte mifmo fentir confirma (g)
éi cliu. ¿«ic. jo. S. Aguftin en ei libro de la Ciudad de Dios.
Todos
P a r t e i. C ap. m il r

f . Todos rejuntaremos con los m if


mos cuerpos que ahora tenemos.
Mas porque importa mucho perfuadimos
ciertamente, que efte mifmo [*] cuerdo, que ^
ahora es propio de cada uno,es el que ha de re- Hicronim.m Epítiph.
fucitar, aunque fe haya corrompido y redu- p*»»1*- 6 fff- i»i>. i«.
cido i polvo, explicará también efto el Parro- Mou ’ Cíip‘ i9'
co diligentemente. Efte pues es el fentir del
Apoftol, quando dice (a) : E s menefter que efte
cuerpo corruptible tifia la incorrupción i por- ^ 1*CoriDth*1*•T*
que en aquella voz efie declara abiertamente»
que el que ha de refucitar es el propio cuerpo.
También Job lo profetizo clariílmamente di- >
cicndo (b ): T en mt carne teré a Dios mi Sal- (*) Job i*. ?. >#.
Vador , ¿ quien he de Ver yo mifmo , y mis
ojos lo han de mirar yy no otro. Lo mifmo fe
colige también de la difinicion mifma de la
Refurreccion. Porque efta, fegun (c) el Damafi- 4 ^ fii. Qü.
ceno , es una vuelta 6 regrefo á aquel eftado, thod. cap. >>.
de que hubieres caído. Y finalmente, fi confi-
deramos la caufa porque ha de haber Refurrec­
cion, fegun poco antes la hemos declarado,nadie
podrá tener razón alguna de dudar fobre efto.
%. La caufa de refucitar con los
mifmos cuerpos.
La caufa pues de refucitar los cuerpos , íé-
gpn yít enfeñamos, e s . que cada uno habrá de , A #
i _ r i « « • % U) *• f. i®*
dar cuenta (d) de las propias obras, afi bue- T# S|.
ñas >como malas, que hizo viviendo en cuerpo»
Luev
tt* C a t e cism o R o m a n o
Luego ferá menefter que el hombre refucite
con el mifaio cuerpo, de que fe valió para fer-
•vir á Dios , ó al demonio»para que con el «nif-
mogóze las coronas y premios del triunfo , ó
padezca las mas miferablcs penas y caftigos.

p. T o d o s los cuerpos r c fu c ita r a n p e r -


f e ¿ io s , y adornados.
Mas no folamente refucitarán los cuerpos,
fino fe les reftituirá también todo lo que per­
tenece á la verdad de fu naturaleza, y á la
bermofuray adorno del hombre. Sobre efto
leemos un iluftre teftimoniode S. Agu£tin,que
|í) s. Aug. ib . »*. dice afi (a ) : Ningún Vicio habrá entonces en
dcCurit. D ei.*. i t . los.cuerpos: f i algunos hubiefen (¡do / obrada-
« : m a u crM fu y ¡ordos , » « « » » toda U
«». & *o. vide ítem del cuerpo, fino que je reputara Juper-
íüef.ia Epift.ad Pam- fluo aquello que excediere fu debida propor-
j« !jto w it* <tr#rlbu* citnu T al.contrario, Chrifio reflituWi por vir­
tud divina todo lo que la enfermedad, ó %ejez.
hubiefe confumido en el cuerpo, como también
lo que faltare a los que fueren muy magros y
delgados; porque Chrifio no folamente nos vol­
verá el cuerpo , fino también todo lo que la
miferia de efta vida nos hubiere quitado. Y
«n otro lugar (b) : N o recobrara el hombre ios
(») A ag líb. »*. * cabellos que tuvo , fino los que fuere decente
w E K k n d 'c a f!* » . tener, fegun aquello(c )¡Todoslos cabellos de
<0 Mjtth. t».|r. je . Vuefira cabeza eflan contados ; porque fe han
dereílituir fegun la divina Sabiduría. En pri­
mer lu¿ar pues fe reftituiráa todos, los miem­
bros
P a r t í , i . c a p . Xi i . 18 9
bros, porque todos pertenecen á la verdad y
entereza de la naturaleza humana: y afi los
que hubiefen fido ciegos , tanto defde fu naci­
miento , como á refulta de algún achaque, co­
jos , del todo mancos, ó dcbiles fin valimiento
de qualefquiera miembros, refucitarán con un
cuerpo entero y perfefto. Porque de otra fuer­
te no quedara fatisfecho el defeo del alma, que
efta propenfa á juntarfe con el cuerpo , fiendo
afi que creemos ciertamente , que en la Refur­
reccion ha de quedar enteramente fatisfechá
toda efta propenfion. Demás de efto, es confian­
te que la Refurreccion es una de las mas prin­
cipales obras de D ios, igualmente que la Crea­
ción. Luego á la manera que Dios hizo todas
las cofas perfectas en la Creación, afi también 1
fe ha de creer que las volverá á poner en la Re*
furreccion.
10. Los Mártires rejucitaran per«
fe¿los,j hermofeados de las cicatrices.
Ni fe ha de confcfar efto de folos los Márti­
res , de quienes dice San Aguftin (a) , Que no (é) l¡b< ac ^
ejlarán fin aquellos miembros que les quita- vú. Dti, c.
ron i porque de otra fuerte los que fueron de­
gollados habrían de refucitar fin cabeza, y éfta
y otras mutilaciones no podían menos de cau-
far vicio en el cuerpo : mas en los artículos de
los miembros de los Mártires fe dexarán ver las
cicatrices de la efpada, mas brillantes que to­
do el o ro , y piedras preciofas, á femejanza de
las
ip o C atecism o Ro m a n o .
las cicatrices de las llagas de Chrifto.
11 . También los malos refucitarmí
con los cuerpos enteros >y cuidado
del Párroco en excitar a los Fie­
les al defeo de lafeliz Refurreccion,
También fe dice con muchifima verdad,
que los cuerpos de los malos refucilarán ente­
ros , aunque fe les hubiefen cortado los miem­
bros por fu miíina culpa : porque quan tos mas
miembros tuvieren , tanto mas acerbos dolo­
res y tormentos padecerán. Y afi aquella refti-
tucion de miembros no redundará en felicidad,
fino en calamidad y miferia fu ya : porque co­
mo los méritos no fe atribuyen á los mifmos
taicmbros, fino á la perfona, á cuyo cuerpo ef-
tuyieron unidos, por efto á los que hicieron
. penitencia fe les reftituirán en premio , mas
á los que la defcuydaron en caftigo. Si los Pár­
rocos pues confideran atentamente eftas cofas,
nunca les faltará copia de efpecies y fentencias
con que excitar e inflamar los corazones de los
Fieles en el amor á la virtud , y í quepen-
fando en las Vnoleftias y miferias de efta vida,
fufpiren con anfia por aquella venturofa gloria
de la Refurreccion , que eftá aparejada para
los juftos y virtuofos.

ia . Todos los cuerpos refucitaran


inmortales.
Siguefe ahora que los fieles enciendan , que
¿un-?
P a r t é i. cap . XII. I9 i
aunque en orden á la fubftancia aquel mifmo
cuerpo que murió, cs el que lia de refucitar,
mas no ferá la mifma fu condicion , fino muy
diverfa. Porque omitiendo lo demás , en lo
que principalmente todos los cuerpos de lo*
refucitados íc diferenciarán de lo que fueron cs,
. en que antes vivieron fu jetos á las leyes de la
I muerte, pero defpues de la Refurreccion que-
'darán inmortales fin di (tinción de buenos y ma-
>los. Y efta maraviliofa reparación de la natura»
leza mereció la infigne vi&oiia , con que Chrif­
to triunfó de la muerte, como nos lo advierten
los teftimonios de Us fantas Efcrituras : porque
eferito eftá (a) : Precipitará á la muerte para
ftempre: y en otro lugar (b) : O muerte, Jert $
tu muerte ; lo que explicando el Apoftol dice
(c): Será deflruido el ultimo enemige, que es (,) f ,cdr.t» y. tí.
la muerte. Áfimifmo leemos en San Juan (d): («) Ap«c. »<« v. 4.
Ta no habrá muerte. Y cierto era muy conve­
niente que el mérito de Chrifto , que arruinó
el imperio de la muerte, excediefe con muchas
ventajas al pecado de Adán. Efto mifmo era
también conforme á la divina jufticia ,para que
. afi los buenos gózen peí petuamente de la v.da
bienaventurada ,y los malos padeciendo penas
eternas, búfquen la muerte (e) , y no la há- W ^P0**9'
lien , defeen morir, y huya de ellos la muer­
te. Por lo qual efta inmortalidad ferá común
¿ buenos y malos.

Se
0
19 2 C a te c is m o , R om an o.

i l . Se explican los quatro ¿otesdel


cuerpo gloriofi.
Pero demás de ella in mortalidad tendrán los
cuerpos refu citados d élo s buenos ciertos in-
íjgnes y excelentifímos adornos, con que fe-
rán mas nobles , que lo fueron jamás. Entrelos
quales los principales fon , aquellos quatro do*
(<0 Aug. Serm. 99. tes que obfervaron los (a) Padres en la do&rina
de temp. Ambrof. m Ap0ftc>i. Y el primero de ellos es la impa-
Ep. i. id Cor. iy . r, r r
UDilidad , la qual es un dote , que hara que
aquellos cuerpos no puedan padecer moleftia,
dolor,ó incomodidad alguna. Porque ni el ri­
gor del frió, ni el ardor de la llama , ni el ím­
petu de las aguas les podrán cauíár el menor
daño. Se fiembra el cuerpo, dice el Apoftol
(*) i. Corinih. i f . (b), en corrupción, mas refucilará incorrupti-
^ e" ^ haber llamado los Efcolafticos á efte
y. 10. Apoc.r. v.i*. dote impafibilidad , y no incorrupción , fue por
fignificar lo que es propio de los cuerpos glo-
riofos » porque la impafibilidad no les ferá co­
mún á ellos con los condenados , cuyos cuer-
(*) pos , aunque ferán incorruptibles, mas po-
job. *4. ▼. 19. drán (ér [*] abrafados , congelados , y ator-
M«th.tfi j^v. *3o.**. menta^os con varias penas,
jo. & c. »/. v . A la impafibilidad fe figue el doce de clari­
dad , con que los cuerpos de los buenos brilla­
rán como el Sol, fegun afegura nueftro Salva-
(0 Matth. ij. ▼.4?. ^or diciendo por San Matheo (c) : Los juflos
Sap. j. v. r. brillarán como el Sol en el Reyno de fu
Da*, i», t. 3» padre : Y para que nadie dudafc en ello , lo
de-
P a r t e i. ca p . xii. i95
declaró también con el exemplar de fu (a) („) Matth. 17. v. *.
Transfiguración. A efte dote llama el Apoftol,
yá gloria, yá claridad. Reformara , dice (b), philípp. j. v. *i.
la baxezjt de nuejlro cuerpo , afemejandolo á
la claridad del fuyo : y otra vez (c) : Se Jiem- (t) 1. Corimh. *f.
bra el cuerpo defpreciable , pero refucilara glo- v*
r/0/0. También el pueblo de Ifraél vio en el
deíierco una imagen de efta gloria , quando el
roítro (d) de Moyfcs á refulca del coloquio y (¿)Sxod. j 4. t. >i .
prefencia de Dios brillaba canto, que los hijos
de Ifraél (e) no podían mirarle. Efta claridad
pues es cierto refplandor , que de la fuma feli- ^ *'C#r‘ T*1,1
cidad del alma redunda en el cuerpo ¡ de fuer­
ce que ella es una comunicación de aquella
bienaventuranza de que goza el alma, ali co­
mo también la mifma alma fe hace bienaventu­
rada , porque fe 1c comunica una parce de la
divina felicidad. Pero no fe ha de juzgar que
codos gozan igualmente de efte doce , afi coiiio
del primero; porque aunque codos los cuerpos
de los buenos ferán igualmente impafibles, mas
no cendran igual refplandor t pues como afegu-
ra el Apoftol ( f ) , 'Úna es la claridad del Sol,
y otra la de la Luna yy otra la de las e¡Irellas¡ ,f’
porque una ejirella fe diferencia de otra en cla­
ridad : afi también fer 4 diferente la Refurrec­
cion de los muertos.
Junco con efte eftá el otro dote que fe llama
de agilidad , por el qual fe librará el cuerpo
del pefo que ahora le oprime , y fe moverá [*] (*)
muy fácilmente ¿ qualquiera parte que el alma AP0C‘ , l * v‘
N qui-
19 4 C a te c is m o R o m an o
quiíicfe, con tanta prefteza , que no puede ha­
ber cofa mas veloz que fu movimiento > como
Uc|L'ca X\ » C&t te caramente enfeña ron (a) San Aguftin en el li­
je iib. *». cap.»i. bro de la Ciudad de Dios, y (b) San Geronimo
*(>C»P- 40. iu¡. fobre Ifaias. Por efto dixo el Apoftol (c) ; Se
(J Conmh. 1 }• J¡e m l ra d cuerpo flato, pero refucitará poderofo•
A eftos finalmente íe añade el dote que llaman
de futileza , por cuya virtud el cuerpo eftará.
perfectamente íujeto al imperio del alm a,y la
fei vira y obedecerá con la mayor prontitud >lo
qual declaran aquellas palabras del Apoftol,que
dice (d) : Se fttmbra el cuerpo animal, pero re­
tí) 1.C01. i*.y. 44'judiaráefpiritual. Eftos fon poco masó me­
nos los principales puntos, que fe habran de
enfeñar en la explicación de efte Articulo.
14. Quatro frutos que f i facan del
conocimiento y meditación de efte
Articulo.
Mas para que los Fieles fepan el fruto que
pueden facar del conocimiento de tantos, y tan
grandes myfterios, convendrá declarar primera­
mente, que debemos dar muchilimas gracias
á D ios, por haber (e) revelado eftas cofas
(») Matth. 1 1. y. ¿ los humildes , habiéndolas ocultado á
tantos fabios. Porque ¿quantos varones muy
feñalados é inlignes , tanto en prudencia, co­
mo en fabiduria , vivieron totalmente ciegos en
efta tan cierta verdad? Debemos pues celebrar
con perpetuas alabanzas la fuma clemencia y
benignidad de D ios, que nos delcubrió eftas
P a r t e i. c a p . xii. . i 9$
cofas, á cuyo conocimiento jamás nofotros po­
díamos alpirar.
Otro grande fruto fe feguirá también de la
meditación de efte Articulo; y es el poder Con-
folar fácilmente, afi á otros, como á nofotros
mifmos en la muerte de nueftros deudos y ami­
gos. De efte genero de ¿onfolacion confía que
uso el Apoftol (a), quando efcribio á los de Te- W « TbelT. 4*r. ?*,
felónica a cerca de los difuntos. c*
Afimifmo en todos los demás trabajos y ca­
lamidades aliviará también fu mámente nueftro
dolor la confideracion de la Refurreccion ve­
nidera; como fabemospor el exemplo del fan­
to Job (b), que recreaba fu afligido y trifte ani* ^ jo(> ^ ^
rao con fola la cfperanza, de que algún dia ha- »*. *7.
bia de verá fu Señor Dios» Pülro.
Finalmente ferá muy poderofa la medicación
de efte Articulo, para perfuadirá los Fieles,que
cuiden con la m a y o r diligencia de hacer una
vida reda , pura, y libre de toda mancha de pe­
cado. Porque fi confideran, que aquellas inefti-
mables riquezas que fe liguen á la Refurreccion,
eftán aparejadas para ellos, fácilmente fe dexa»
rán atraer al partido de la virtud y fandetacL
Y al contrario,no habrá cofa mas poderofo para
refrenar los apetitos del animo , y apartar áf lfli
hombres del pecado, que el hacer fi cejiiente te~
cuerdo de las penas y tormentos, con que fe-
rán ca (ligados los malos , que en aquel ulti-
tnoo dia (c) refu cita rán para el Juicio de fu (<) Jo***. í- v.
eterna condenación,
N» CA-
C atecism o Romano.

c a p it u l o XIII.

D E L D U O D E C IM O A R T IC U L O .

Y la vida perdurable,
i. Porque los Apoftoles colocaron en
el ultimo lugar efte Articulo 5 y la
freqüenciacon que el Párroco lo ha
de inculcar al pueblo.
Ueftros caudillos y guias los Sancos

N Apoftoles quificron que el Credo,don-


de fe contiene la fuma de nueftra Fe,
fe acabafe y cerrafe con el Articulo de la V i- '
da eterna, yá porque defpues de la Refurrec­
cion de la Carne nada refta á los Fieles que ef-
perar, fino el premio de la Vida eterna, yá tam­
bién porque aquella felicidad perfe&a y col­
mada de todo genero de bienes fiempre andu-
viefe ante nueftros ojos, y fupiefemos que ella
habia de fer el objeto de todas nueftras aten­
ciones. Por tanto quando los Párrocos inftru-
yen á los Fieles, nunca dexarán de encender
(*) lus ánimos , poniéndoles ante los ojos los pre-
Mattk.». ▼.3. ufq«e mios que eftán aparejados [*] en la Vida eter-
2 i i j. f c C . 1 9 . t . n a ; p a r a q U e e¿ e m 0 cj 0 a u n j a s c o j-a s m a s a r .

».* Cor.* 4. 17. duas, que hubieren de fufrir por la virtud y


H«b. s. v. i*. & fcq* Religión, les parezcan fáciles y fuaves, y fe ha­
gan mas prontos y devotos en obedecer á Dios'
La
P a r t e i.c a p .x ix i. i 97

2. La Vida perdurable fignifica U


Bienaventuranza eterna.
Mas por quanto eftas palabras de que aqui
fe ufa para declarar nueftra Bienaventuranza,
encierran en sí muchitimos myfterios , fe han,
de explicar de fuerce que todos, cada qual fe­
gun fu alcánze, las puedan entender. Se ha de
enfeñar pues á los Fieles, que eftas palabras,
Vida perdurable, no tanto (¡¿niñean eternidad
de vida , á la qual también los demonios , y
hombres malos eftán deftinados, [*] quanto la de CÍT¡c
Bienaventuranza eterna, que fatisfaceperfc&a- Dci cap. 19. 8c (lífe.
mente el defeo de los bienaventurados. De efte 11• «?• **• Ot i«
moda las entendió (a) aquel Sabio d é la ley» (4)Lae.l ^©.v?^^, , *
que preguntó en el Evangelio á nueftro Salva* .
d or, que es lo que habia de hacer para pofeer
la vida eterna ; como fi dixera: ¿quales íoa
las cofas que debo obrar para llegar k aquel
lugar, donde pueda gozar de felicidad perpe­
tua ? Y en efte
r
fentido
- r .
entienden también
r
eftas
. i f . w. »»*
, , ,
palabras las tantas Elcruuras, como le puede Sic. »j. v. 4«.
obfervar (b) en muchos lugares. Joann. 17. ». j ,

}. Porque fe ufa de las palabras Vi* Roa>’ *' 7*


<Ja perdurable para fignificar la
Bienaventuranza eterna: y de efta
eternidad. . ^
Aug. ub. 19. 4c O -
Y fe Uamó con efte nombre aquella fuma Vú Dei c*p. 4 . » . t,
Bienaventuranza, para que nadie pensáfe [*], *
que ella conii&e en colas corporales y caducas, J™' *' *' **
N¿ que
19 1 C a t e c is m o R o m a n o *
que no pueden fer eternas. Porque efta mifma
voz de BienaVenturanzji no alcanzaba á ex­
plicar baflantemente lo que fedefeaba ; mayor­
mente habiendo, habido ciertos hombres infla­
dos con la reputación de una vana fabidu-
tia , que colocaban el fumo bien en eftas cofas
que fe perciben con los fentidos : porque eftas
fe antiqüan y peiecen , pero la Bienaventuran­
za nunca verá termino : y lo que mas c s , tan
lexos eftán eftas cofas terrenas de fer verdadera
felicidad, que el que mas ama y quiere al mun­
do , cíe es el que mas fe aparta de ella ; porque
eferito eftá (a) : N o queráis amar al mundo,
(j) i . Joann. i . t .
ni afus cofas. Si alguno ama al mundo, la cari-
il. 17.
(*) u Joa«o.»fcV.i7 > , dad del Padre no efta en eh y poco defpues (b):
. E l mundo pafa, y también fu defeo* Eitas
fon cofas que han de cuidar mucho los Pár­
rocos de imprimir en los corazones de los Fie­
les , para que fe refuelvan á defpreciar todo
perecedero, y fé perfuadan firmemente, que
, ninguna felicidad fé puede lograr en efta vida,
en que na famos (c) ciudadanos , ímo. pere­
grinos. Aunque también aqui nos podremos
llamar juftamente bienaventurados; en efperan-
( i ) Tit. »J» za , fi (d) renunciando la impiedad y defe® del
figlo y viviéremos en él templada jufta y fama-
mente, efperando la gloria eterna, y la venida
gloriofa del gran Dios, y nueftro Salvador Jefu-
Chrifto. Mas por no haber entendido eftas co­
(t) Rom. i . t . * l » fas muchos (e) que fe preciaban de fabios, y
haber penfado que la felicidad fe habia de buf-
car
P a u t e i *c a p . x h i . 199
«4¡r en efta vida, vinieron á hacerfe necios, y Á
caer en granúifimas nuferias. También entende­
mos por efie nombre de Vida perdurable, que
aquella felicidad una vez confcguida, nunca
[* ] fe puede perder , como falfamente fofpc- .
charon algunos. Porque fiendo la felicidad un ¿uguft. j,b. i a . ^
cumulo de todos los bienes ün mezcla de mal Civic. <dú «ap. aa.
alguno y tal que fatisface perfectamente el
defeo del hombre , necesariamente ha de con*
fiftir<en la Vida eterna : porque el bienaventu­
rado iio puede menos de querer muchifimo,
eftarfjerpetuaaxcnie gozando de aquellos bie­
nes «que ha confeguido : por lo qual fi cfta po-
feíion no fuefe cieña y «Hable era nece&rio
que r l icmor de perderla le ocafonafc un_gran-
difimo toi mentó.
4. j Quela Bienaventuranza tier­
na ,es mas de lo que dicen laspor '
labras Vida perdurable ■:y una ra­
zón de bufe arla con anfia.
Demás de ello eftas mifmas palabras V ida
perdurable nos din á entender baftantemente^
que la felicidad de los bienaventurados que
viven en la patria celtftial, es tan grande.» qup
folos ellos, y ninguno otro la puede compre»
hender. Porq'ie quando para fignificar alguna
cofanfamos de un nombre , que es común i
otras muchas, luego conocemos que nos falca
la propia voz para explicar enteramente lo que
intentamos. Siendo pues cierto que exprcia-
N4 mus
aoo C a t e c is m o R o m a n o
mos la felicidad eterna con unas voces igual­
mente comunes á todos los que viven perpe­
tuamente , afi bienaventurados, como conde­
nados , bien fe dexa entender, que ella es al­
guna cofa tan fublime y excelente , que n®
alcanzamos á declararla perfeftamente con vo­
cablo alguno propio. Porque aunque también
otros muchos nombres fe aplican en las fantas
(«) Matth. t. v. j j . Efcrituras á efta celeftial Bienaventuranza , ¡co-
& c . »i. v. 31. mo fon (a) Reyno de Dios, (b) de Chrifto, (c)
Lbc'/v^ o4 de los C i e l o s d) Paraifo, (e) Ciudad Santa,
(*)Cjoann. i*, t. jí. ( f) nueta Jerufalin , (g) y Cafa del Podra fin
EphcL j. ▼ . j. embargo cs claro, que ninguno de ellos bafta
w w ' u k . ' ? > >Uc,r f“ í ríniJ' “ - Pot ,an'o n? P f-
i*. deran los Párrocos la ocafion que aqui fe les
(4) Ezcch. »t. t . i j . ofrece» de convidar á los Fieles i la piedad,
».UCor., *i».m. jufticia, y átodos los exercicios de la Rcli-
(Oifai. t».v. i* gion Chriftiana, proponiéndoles aquellos tan
*1 *mPlos premios, que fe dan á entender por la
*’ V ” Vida perdurable,
loann. 14. v. *. Porque es conftante que la vida es [*] el rna*
Aug. lib.^7 1. d«ci- yor todos los bienes naturales; y por efte bien
tit. D$i. cap. ir. feñaladamente difinimos á la Bienaventuranza,
quando la llamamos Vida perdurable. Pucsfi
no hay cofa mas amada, preciofa , y agradable,
que efta corta y miferable vida , fujeta á tantas
y tan diverfas calamidades, que [*] mas merece
(*) llamarfe muerte,que vida, ¿con qnánto anhelo
Aug. lik. 1 »• d« C i- y anfia debemos bufcar aquella Vida eterna, la
* u. d «í cap. »o. a j ^ re ^ ^ todos los males,encierra en si u n
Mlt.
pcrfe&o y abfoluto colmo de todos los bienes?
La
P a R t e i. C ap. *iii. aoi

j . La Vida eterna contiene todos los


bienes ,jf carece de todos los males.
Porque como eníéñaroo [*] los Santos Pa- (*)
'dres, la felicidad de la Vida eterna fe debe difi- Auguft. lib. t*.
nir por la eíencion de todos los males ,y logro *Q iv,t’ e,“ ca?*
de todos los bienes : en orden á los males hay chrjfoflom.adThe®-
teftimonios muy iluftres en las fantas Efcrituras; doti *aPfu'n c*
i a i t* /*•! / v \ Aniden. Ep. i • i »
porque en el Apocalypfis fe efcnbe (a): l a nun- Mugon«m. in Iib.
ca padecerán hambre, n ife d , ni les moleflará de finnlu. cap. 47.
el Sol, ni fu calor : y otra vez (b ): E l Señor les W A/ oc*7*v<**•
/ J 1 » 1 (r/ APOC. I i t Y# 4*
enjugara todas las lagrimas de Jus ojos : y no xíai, as. t. i.
habrá ya muerte, Uanfo, clamor , »< ¿¿a/or; por-
tjueya éftas cofas pasaron. Mas por lo que toca
£ los bienes , ferá inmenfa fu gloria , y gozarán
de inumerables géneros de sólida alegria y do-
leyte, en tanto grado, que por no fer fufícien-
tes nueftras almas para caber en si la grandeza
de aquella gloria,nipoderfe ella eftrechar á la
capacidad de nueftras almas, es necefario que
nofotros (c) entremos en ella ,efto es , en elgo* (c) Matth. tf. r. tt.
zo del Señor, para que bañados en ella , fatis- >1.
fagamos enteramente al defeo del alma. AuS- ?fr®* **• **
0 verb. Dom.
é. Quales fon los bienes de que go­
zan los Bienaventurados.
Y aunque como eferibe San Aguftin , mas
fácil parece contar los males de que alli hemos
de carecer, que los bienes y delicias que he­
mos de gozar , fin embargo fe ha de procurar
explicar breve y claramente aquellas cofas» que
puc-
%ox C a te c is m o R o m a n o .
pueden inflamar á los Fieles en el defeo de con-
feguír aquella fuma felicidad. Mas convendrá
(*) ular primeramente de aquella diftindon , que
Aug. hb. i», de bemoyaprendido «le graviíimos [*] Eifcritores de
14 jo. & hb. 3. dé ciencias fagradas. Poique aficntan eftos que hay.
i*, arbár. cap. i<¡. 4o* genero* de bienes , de los quales el uno
áeverj* pertenece á la naturaleza de la Bienaventuran-
llOfllrfJC -b€(fll. J f . aC l C í ' v II v r 1
San<iu$. vi de H«m -M > y el otro le ligue a ella, Y a fi, por<el meto-
©octoresjm 4. Sent. do de la enfeñanza ¡llamaron á los ¡bienes del
'***■4* primer genero, efenciales .3 y á jos del fegun-
d p , acceforios.
7* La B ie n a v e n tu r a n z a t je n c ia t
confifte en v e r a D i o s - , j g o z a r de
f u herm ofura*
Confifte pues la sólida B it tMW.cnrorafrza,que
„ por el común vocablo podemos yá .Uamár ¡efen-
Aug.lib xt. de Ci- cial., en [*] ver y gozar de la hermofura de
tu.Dci cap. \ 9. Dios , que es 1$ fuente y principio de toda
bondad y perfección. Efta es la Vida eterna,
<*) !<«““• 17 • .3• dice Chrifto Señor (a ), que te conozcan i tí folo
Dios Verdadero , y i jeju-Chrifto ¡ que tu en-
tiaftei la qual íentenda parece que interpreta
I) 1 ] ^ "» 3.*.«. San Juanquandodice (b) : Carifimo$ , .altera
famas hijos de Dios, y no fe ha defcuéittto «un
lo que feremos : faíemos s i , que quando fe nos
moftráre, feremos femejantes á,Hy porque le
\er\mos como es en s i ; porque ida á entender,
que la Bienaventuranza comifte en eílas dos
xofas j es á faber , en ver áDios , qual es en
lu ¡naturaleza y fubiianda, y en hacemos fe-
P a u t e i* c a p . x m . io j
mejantes a él. Porque los qae le g®zan,aianquc
retienen fu propia fubftancia , viften ura tan
maravillóla y quafi divina fomia , quemas pa­
recen Diofes, que hombres.
8 . L a caufa de efta transformacion­
es yVer- a. Dios no por femejanza,
fino en si mifmow
Y la caufa de cfta transformación fe dexa.
entender claramente, de que todas las cofas,
fe conocen , ó por fu miftno. fer , ó por fu
fcmejanza y efpecie» Mas como no hay cofa,
alguna tan parecida 4 D io s , que por fu fe-
tnejanza. nos pueda conducir al perfe&o cono­
cimiento de é l , figuefe que nadie puede cono­
cer la naturaleza y ser de Dios y fi fa mifma
divina efencia no fe une con nofotros. Y efto
es lo que (igniíican aquellas palabras del Apdf-
to1(a) : Ahora le Vemos por eftejo ¡yemenig- f Cor¡Bth>
mas mas entonces le Veremos cara a carai T>11#
porque lo que dice de vér en enigma , interpre­
ta (b) San Aguftin diciendo, que es ver a Dios
en alguna femejanza acomodada para entender- W Llb> TnT
le. Lo mifmo declara también abiertamente (c) s^Drónyf. cap.
San Dionyfio , quando afegura que no fe pue- »• Dit. nomin.
den entender las coías fuperiores por femejan- ^ tT * cóntr. gent.
xa alguna de las inferiores : porque es cierto, ub! i! cap. 51.
que la fubftancia y íér de una coík que carece
de cuerpo , no fe puede dár á conocer por fe­
mejanza de otra corporal; mayormente fiendo
necefario que las femejanzas de las cofas ícan
mas
204 C a t e c is m o R o m a n o
mas puras y efpirituales, que las mifmas cofas
cuya imagen ofrecen, como lo experimentamos
á cada pafo en el conocimiento de todas ellas.
Y como no fe puede hallar en todo lo criado
femejanza alguna , tan pura y efpiritual, como
es D ios, infierefe que por ninguna feinejanza
podemos conocer perfectamente á la divina
efencia. A efto fe junta, que todas las cofas
criadas fe eftrechan á ciertos limites de perfec­
ción , pero Dios es infinito; por lo qual ningu­
na femejanza criada puede abrazar fu inmen-
fidad. Por tanto,no hay otro modo de conocer i
la divina fubftancia, fino uniendofe ella con no­
fotros,y elevando á lo alto de un increíble y ma»
ravillofo modo nueftra inteligencia, y haciendo-
pos afi capaces de contemplar fu naturaleza.
9. Los Bienaventurados ven a Dios
por el lumbre degloria \y que hemos
de efperar lo mifmo.
Y efto lograremos por el lum
quándo iluftrados con efte refplandor, viere-
ff) Ffálnn. 3í« v. >«• mos á Dios verdadera luz (a)en fu mifma luz:
porque los bienaventurados fiemprc miran á
Dios prefente por medio de efte grandiiimo y
cxcelentifimo don , con que hechos partici­
pantes de la divina efencia, gozan de verdade­
ra y folida Bienaventuranza ; la qual debemos
creer de tal m odo, que mediante la miíericor-
dia de Dios , la hemos de efperar con cierta
efperanza, fegun fe difiniv en el Credo de los
Pa-
P a r t e i. c a p . x i i i . 205
Padres; porque dice: Efpéro la Refurreccion de
los muertos ,y la Vida del Jiglo venidero.
1 o . Se explica con un Jimil la mifma
transformación : y que la Bien­
aventuranza efencial es la poje-
fo n de Dios.
Muy divinas fon eftas cofas, y tanto que ni
las podemos explicar con palabras, ni alcanzar
con el entendimiento : pero fin embargo pode­
mos obfervar alguna imagen de aquella Bien­
aventuranza,aun en eftas cofas que fe perciben
por los fentidos. Porque a la manera que el
hierro aplicado al fuego concibe fu ego , en tan­
to grado, que aunque retiene la mifma fubftan-
cia, mas parece yá fuego, que hierro; afi tam­
bién los que fon admitidos en aquella gloria
celeftial, de tal fuerte fe encienden e inflaman
en el amor de Dios, que fin dexar de fer lo que
eran, mucho mas diftan de los que eftán en efta
vida, que el hierro encendido del que eftá to­
talmente frió. Y afi , por decirlo todo en pocas
palabras , aquella fuma y perfecta Bienaventu­
ranza, que llamamos efencial, fe debe colocar
en la pofefion de Dios. Porque ¿qué puede fal­
tar yá para una pcrfe&ifima felicidad , al que
pofee á D ios, fuma bondad y perfeccioné
11. Se explican algunos bienes accesorios.
O
Mas á efta Bienaventuranza efencial íé figuen A>g. i¡t>. de a .
ciertos gages [*] comunes á todos los bienaven* vit. Dei cap. j*.
tura-
206 C atecismo Rom ano .
turados , los quales, porque di flan menos de Ut
capacidad humana, fuelen mover y excitar con
mayor vehemencia nueftros corazones. De efta
calidad fon aquellas cofasde que parece hablo
el Apoftol, quando eferibió á los Romanos, di-
(«) Rom. ». t. io , cieadq (a): Gloria , hotrra ry paz. tendrán todos
los que obran el bien. Porque no folamente go-
Pfaim zarán 1°* bienaventurados de aquella £*]glo-
Kom. t. v. I*,.1- <l’Je ^cmos declarado yá fer la mifma Bien­
aventuranza efencial, ó á lo menos muy conjun­
ta con ella,fino también de aquella que refulta
del claro conocimiento, que cada uno de ellos
tendrá de la iluftre y exceGva gloria de otros.
Demás de efto ¿quál ferá aquella honra que el
Joinn^it% r 4’ Señor les hará, quando los intitúle, no yá (b) de
0)ValinI *V|.V. Jj4. fiervos,íino de amigos, (c) hermanos, (d) é hijos
Joann. »o. v. 17. de Dios ? Porque nueftro Salvador convidará á
C^Joañn 1 * fuS efeogidos con eftas amoroíiíimas, y honroíi-
Rom. u. y. i4.T * fimas palabras (e): Venid benditos de mi Padre9
{*) M*tth. >j. v. 14. pfifeea el Reyno, que fe os tiene aparejado, O! y
como podemos exclamar aqui con mucha ra-
(O pfaim. ,j*. y 2on ( f ): M uy honrados han ftdoy Dios Quefiros
17. Amigos, Aíimifmo los celebrará también Chrif­
to Señor (g) con alabanzas delante del Padre
(t) Matth. 10. v. j>. celeftial, y fus Angeles. Finalmente, fi la mifma
lnc* í*. ». *. naturaleza dio á todos los hombres un común
deíéo de íér honrados de varones muy fabios,
porque contemplan, que eftos han de fer tefti-
gos muy abonados de fu virtud, ¿quanto fe au-
Bietitará la gloria de los bienaventurados,en fer
reverenciados unos de otros c on fumo refpeto,
y hoodt? Otros
Parte i . c a p . x iii . 207
X*. Otros tartos bienes accidentales , de qué
gozaran ¡os bienaventurados.
Negocio fuera fin termino contar todas las
delicias, de que cítara colmada la gloria de loí
Bienaventurados; pues ni aun las podemos fin­
gir en nueftto animo. Pero no obftante fé deben
perfuadir los Fieles,que aquella celeílial vida de
ios bienaventurados mana copiofifimamente (*) O
«odas las cofas mas fuá ves , dulces, y fabrofas, a T*
que en cita vida podemos gozar, y aun deíéar.
Aunque efto,como afegurael (a) Apoftol, fu ce- («) i.Cor. %. ?.
de de un tan fublime y alto m odo, que ni ojo v* *•
vió, ni oido o y ó , ni entendimiento de hombre
alcanzo. Porque el cuerpo que antes era crafo y
cuajado, defterrada la mortalidad , fe hará (b) (¿) x.Corótk i f . r
fiuil y efpiritual en el Cielo;y afino necefita- 44*
t í yá de alimento alguno. Afimifmo el alma (c)
fe faciará con fumo dcleyte del manjar eterno» ^ P a T*
de la gloria, que el Autor de aquel gran convi­
te, pafando, (d) franqueará á todos. Pues fi ha- (SfLuc. i». t. 37.
blamos de los vertidos preciofos, y reales ador­
nos del cuerpo, ¿quien podrá echarlos de menos
en aquella vida , donde no habrá ufo alguno de
eftas cofas, finoque vertidos todos de (e)inmor - c
talidad, y rcfplandor, citarán adornados y bri- íj.°r
liantes con ( f ) coronas de gloria eterna? Y fi el» Apoc. 7. v. 9.
pofeer efpaciofas y magnificas cafas contribuye ^
á la felicidad humana, ¿que cofa fe puede ima­
ginar mas. magnifica y admirable^quc aquel C ié-’
lo, ilu&raday cftlarecido por todas partes con
la claridad de Dios ? Por efto acordándole el
Pro-
20S C atecismo Romano.
Profeta de la hermofura de aquella habitación,
y ardiendo en vivas anfias de llegar á aque­
(¿O Pfalm. « j. llas venturofas moradas , decia (a) : ¡O quanto
¿mo \>uejiras moradas,Señor de las VtrtuaesXAÍi
alma codicia y desfallece tras los atrios del Se­
ñor¡mi corazón, y mi carne fe regocijaron en mi
Dios. Efte pues es el afeito que los Párrocos de­
ben,no folamente defear an(iofamente,fino tam­
bién procurar imprimir con la mayor diligencia
en los ánimos de los Fieles; y efta la voz común
de todos ,en que ha de prorrumpir efe afe&o.
13. E n la gloriafon diterfos los premios fe -
gun los merttos'J injlruccion para confeguiños.
(*) Joann. 14. v. a. Porque en cafa de mi Padre, dice (b) el Señor,
twJm . ti. v. 15 . hay machas moradas, en las que fe darán á ca­
da uno mayores, [*] y menores premios, fegun
los diverfos meritos.(c) Porque el que pocofiem-
Ifai. j í . v, f.
Matth. 19. t . 1*. bra, poco cogera-.y el quefiembra mucho,mucho
i.C or. 15. v. 4 1.4 a . coger¿. Por lo qual no folamente excitarán los
Aug. lib. »». ¿e C i-
vit. Dei cap. j o .
Párrocos á los Fieles al defeo de efta Bienaven­
(<) a. Conath. >. y. turanza, fino también les enfeñarán freqüente-
f. mente, que el modo cierto de confeguirla es, el
que adornados de Fé, y Caridad,perfevéren en
la oracion, y faludable ufo de los Sacramentos,
y fe exerciten en todo genero de benignidad con
fus proximos.Porque de efte modo la mifericor-
dia de D ios, que aparejó aquella venturofa
gloria para los que le aman, hará que algún dia
fe cumpla lo que dixo el Profeta (d): Sefentará
íOlfai. mi pueblo en perfeBa paz. , en moradas de con­
fianza , y en cumplido defeanfo.
FIN D £ l \ PRIM ERA P A R T E ,
SEGUNDA PARTE
DEL

CATECISMO ROMANO-
d e LOS SACRAMENTOS
EN GENERAL.

CAPITU LO L

i. La ciencia y cuidado, que requie­


re en el Párroco la doctrina de
los Sacramentos.
Odas las partes de la Dodríná
Chriftiana requieren en el Párro­
co ciencia , y defvelo : mas la doc­
trina de los Sacramentos , que fo­
bre fer necefaria por mandamiento
divino , es también uciliGma, pide en el Angu­
lar induftria , y talento ; para q ie oyendo los
Pides con cuidado, y freqü^ncia fu explicación,
falgaa tales, que fe les puedan franquear dig­
na y faludablemente las cofas mis preciofas, y
fantas >y nunca fe apárten los Sacerdotes de
aquella regla del divino entredicho , que
O dice
2 io C atecismo R o m a n o .
(') Mattl'- 7-v’ *’ dice (a) : N o queráis dar lo Janto í los perros*
ni arrojéis \>ucjiras perlas ante los puercos, pa­
ra que no las p\fen con J'us pies , y Volviendo
contra Vojotros, os dcfpedacen.

2 . D e lo que Jlgnifica efte nombre


Sacramento.
Y por quanto en primer lugar fe ha de tra­
tar de todo género de Sacramentos en común,
conviene‘ empezar defde el fentido y nocion de
efte nombre, y explicar fu dudoíá lignificación,
para qué mas fácilmente fe entienda , qual es
aqui el propio fentido de efta palabra. Se ha
de enfeñar pues á los Fieles, que el nombre de
Sacramento ( por lo que toca á efte propoíito )
de diverfo.modohá íido entendido de los Efcri-
tores fagrados , que de los profanos : por­
que unos Autores quiíieron que íignifique
aquella obligación que contraemos, quan­
do con juramento nos obligamos á hacer
algún férvido; de donde vino á Hamar fe Sa­
cramento militar, el juramento con que los Sol­
dados prometen fervir con fidelidad á la Repu-
blica:y el ufo de efte vocablo en efte fentido pa­
rece haber (ido muy freqüente entre eftos Au­
tores. Pero entre los Padres Latinos, que eferi-
bieron materias teológicas, el nombre de Sa­
cramento fignifica alguna cofa fagrada, que eftá
oculta ; afi como los Griegos ufaron del voca­
blo de myjierio, para fignificar lo mifmo. Y
que éfte fea el fentido en que fe deba entender
la
P a r t e ii. cap. i. 211
la voz de Sacramento, fabemos del Apoftol,que
eferibiendo á los de Ephefo dice (a): P ara que ^ Epj,ef# , v f t
nos manife(l¿fe el Sacramento deJu Voluntad,
Y á Timotheo eferibe (b): Grande es el Sacra- j.Timot. j. v.i*.
mentó de la piedad. Demás de efto en el Li­
bro de la Sabiduría fe lee (c ): N o fupieron los (<) sap. *. v .»».
Sacramentos de Dios. En los quales,y otros (d) (O EPhef- *• »• 1*.
muchos lugares fe dexa ver, que el Sacramen- Apoc* *’ v* ***
to íignííica alguna cofa fagrada, efeondida, y
oculta.
3.E l nombre de Sacramento acomo•
dado afignificar m a fenalfenfible,
y fagrada , es muy antiguo.
Por efto los Do&ores Latinos juzgaron, que
ciertas feñales feníibles, que juntamente decla­
ran y ponen ante los ojos la gracia que caufan,
cómodamente pueden llamarfe Sacramentos*
Aunque fegun San.Gregorio (e), pueden tam- (t) Jg ^
bien llamarfe Sacramentos, por quanto la vir- Reg.
tud divina obra ocultamente la falud báxo el
velo de las cofas corporales. Ni piénfe alguno,
que efte vocablo es modernamente introducido
en la Iglefia : porque quien leyere á San Ge- {f) In Comm ja
ronimo [ f J , y San Aguftin [g], verá claramen- Thren.
t e , que para explicar la materia de que aquí ^
tratamos, ufaron freqüentifimamenre del notn- j*an».CtraV*. ¿o. vi­
bre de Sacramento , y á veces también del de de item Tcrtui. de
Symbolo, y otras de Signo myftico, y otras de -
j 1-r. N J . . * . 1 adven. Marcion. Se
igno lagraao. Eito baile a cerca del nombre de Cypr. Ep. y*. & iik.
Sacramento, el qual conviene tanibicn á los deBap«i«o chufti.
Oí Sacra-
a 12 C atecismo R o m a n o .
Sacramentos de la ley antigua >pero de eftos y l
no es necefario dar reglas y documentos i los
Paftores, por haberlos desvanecido la ley , y
gracia del Evangelio.

4. Se difine el Sacramento en común.


Pero demás de la lignificación del nombre,
que hafta ahora fe há declarado, fe há de in-
veftigar también con diligencia la virtud , y na­
turaleza de la mifma cofa, y explicar á los Fie­
les, que cofa es Sacramento. Porque nadie pue­
de dudar, que los Sacramentos fon de aquel
genero de cofas , por cuyo medio fe logra la fa-
lttd y la jufticia. Y aunque hay muchos modo»
aptos y proporcionados para explicar la natura­
leza del Sacramento, mas ninguno la defeubre
mas llana y claramente, que la difinicion que
enfeñó San Aguftin, la que defpues han feguido
todos los Do&ores Efcolafticos. E l Sacramen­
to d. Aoe. iib. to. t0 >dicre *l M " "na fetal de cofa Sagrad*1:0
¿t cwu. D*i c a p . ». como fe dixo con otras palabras, aunque en el
D. Tkom. j. part. mifmo fentido [b] : E l Sacramento es un figno
* ¿ a * * MúfiUt . ¡BpuM> t*r*
íigitur ti A»g. Ub. nueftra jujtipcacton.
de caca p j todas las cofas finfí-
bles 5 y que cofafea la feñal.
Y para que mejor fe déxe entender efta dig­
nición a han de explicar los Paftores cada una
de fus partes. Para lo qual convendrá enfeñar
primeramente, que todas las cofas íenfibles
P a r t e n. cap. i. 31$
fon de dos géneros: porque unas fe inventaron
para lignificar alguna cofa, y otras fe hicieron
no por fignificar otra cofa, fino folamente por
fu propio ser; en cuyo numero fe pueden con*
tar quafi todas las cofas, que confian de natu*
raleza. Mas en el primer genero fe han de co*
locar los vocablos de las cofas, los efcricos, las
vanderas, las imágenes, las ¡trompetas, y otras
muchas cofas femejantes: porque fi fe quita k
los vocablos la lignificación , parece que fe
quitó yá la caufa porque ellos fe inftituyéron;
.y afi , eftas cofas fe llaman propiamente feña­
les* Porque la feñal , fegun afegura San (a) (<) Lib.t. de Doár.
Aguftin , es aquello que fobre lo q u e ofrece i ch” tt* «p* *• «W
los fentidos, hace también qae vengamos en
conocimiento de alguna otra cofa; como de la
pifada que miramos imprefá en la tierra , ve»
oímos en conocimiento de haber pafado al£i&
n o , puya pifada fe ve,

ó. Que los Sacramentosfe han de con­


tar entre las cofas, quefon feríales.
Por todo lo qual es claro,que los Sacramen­
tos [*1 pertenecen á aquel genero de cofas, que ^
fe inftituyéron para fignificar algo ; pues con S. Aug. lib. j.
cierta figura y femejanza nos declaran lo que
Dios obra ennueftras almas por fu virtud , la & lib. de Catch.iu<¿
qual no fe puede percibir por fentido alguno. caP* **•
Porque el Bautifmo , ( por aclarar mas con ^ e d . cato. ^
exempio la do&rína ) quando con ciertas y ío-
lemnes palabras fomos lavados cxteriormenjUp
°3 &gr
2 14 C a t e c is m o R o m a n o .
fignifica, que toda mancha y torpeza del peca­
do fe lava interiormente por virtud del Efpiri­
tu Santo , y que nueftras almas fon dotadas y
adornadas de aquel foberano don de la gra­
cia : de fuerte que efta lavadura del cuerpo
obra al mifmo tiempo en el alma , aquello
que exteriormente fignifica , como defpues íe
explicara en fu lugar.
7. Se prueba lo mifmo por la [agra­
da Efcritura :j la utilidad que re-
fulta a los Fieles de entender efto. .
También de la Sagrada Efcritura fe coli­
ge abiertamente , que los Sacramentos fe
lian de contar entre las feñales. Porque eferi-
biendo el Apoftol á los Romanos fobre la Cir-
cuncifion, Sacramento déla ley antigua, que fe
(«)6 en. ir. T . to. habia (a) dado á Abrahan, Padre de todos los
II. I». creyentes, dice afi (b) : ITrecibid la feñal de
(t) Rom. 4. v. i
( 0 Rom. é. ▼. J* la Circuncifion , feñal de la jufticia de la Fé.
Y en otro lugar, quando afegura (c) ,que todos
nofotros, que eftamos bautizados en Chrifto
"¡efus , fuimos bautizados en fu muerte , dá á
entender, que el Bautifmo es figura y repre-
fentacion de efto, es á faber, de q u e , como
(4) Ibid* T. 4*
dice el mifmo Apoftol (d), todos nofotros hemos
ftdo Jepultados juntamente con Chrifto por el
Bautifm o, para eftar fiempre muertos al peca­
do. Ni ferá de poco provecho al pueblo fiel,
el entender que los Sacramentos fon feñales;
porque de efte modo fe perfuadirá mas fácil-
men-
Pa r t e n. cap. i. 215
mente, que las cofas que ellos fignifican , con­
tienen , y obran, fon fantas y dignas de toda
veneración ; y conocida efta fantidad fe excitará
mas á reverenciar y venerar la liberalidad, que
Dios ufa con nofotios.
8. De varios géneros defeñales.
Siguefe ahora explicar aquellas palabras, dt
cofa,Jagrada, que fon la otra parte de la difi*
nicion.Y para que efto fe pueda hacer cómoda­
mente, conviene tratar algo profundamente las
cofas,que (a) San Aguftin versó aguda y fubtil- (4) Life. *.de Do4 r,
mente fobre la variedad de las feñales. Porque Chrift.cap. 1.
unas fe llaman feñales naturales,las quales pro­
ducen en nofotros el conocimiento de alguna
otra cofa á mas de fu mifmo $ér,lo qual moftra-
mos yá fer común á todas las feñales:de efte ge­
nero es el humo, por el qual luego venimos en
conocimiento de que hay fuego. Y fe llama na­
tural efta feñal, por quanto el humo no fignifi­
ca al fuego por voluntad délos hombres,fi­
no porque el ufo mifmo y experiencia de las co­
fas hace, que al verqualquiera el humo , en­
tienda para si que hay allí naturaleza, y virtud
de fuego, que aun eftá oculto. Otras feñales
hay no pueftaspor la naturaleza, fino excogita­
das y eftablecidas por los hombres, para poder
hablar entre sí, explicar losconcepcos de fu in­
terior, y entender mutuamente los fentimientos
e ideas de otros. Y quantas, y quan diverfas
fean eftas feñales, fe dexa bien entender , de!
O4 que
216 C atecismo R o m a n o .
que unas de ellas correfponden á los ojos, mu­
chas mas á los oídos, y las reftantes á los demás
fentidos. Porque quando damos á entender al­
go por feñas, como por exemplo, quando enar-
bolando la vandera fignificamos alguna cofa,
es claro que efta feñal pertenece folamente á
los ojos : afi como el fonido de las trompetas,
pífanos , y harpa , que no íiempre fe hace por
deley tar , fino también muchas veces por figní-
ficar alguna cofa , pertenece á los oídos :y por
efte mifmo fentido fe perciben también princi­
palmente las palabras, que fon las feñales mas
poderofas para defarbrir los mas íntimos con­
ceptos de nueftro animo.

9. D e otros generos de finales infi


titmdas por Dios.
Pero demás de eftas feñales que hemos dicho ha-
p. ber fido eftablecidas por común confentimien-
De hac íígnonim to y voluntad de los hombres, hay otras [*]
diffcrcBúa *íde Au- que fueron dadas por Dios, las quales fegun to-
cLrift! cap.t! & iíb. ^os ^on de varios generos. Porque unas difpufo
3. de Tumi. cap. 10. Díos,para que folamente firviefen de fignificar,
o avífar á los hombres de alguna coía : de efta
íí/paSm *, & pL« - calidad fueron (a) las purificaciones de la ley,
fertimLe»it’. m. el (b) pan cenceño, y otras muchas cofas, que
(») Exod. 1». quo- pertenecían á las ceremonias del culto de Moy-
cy'ri. fes* Mas otras feñales inftituyó Dios, que tic-
i;b. de Adorat. in nen virtud, no folamente de fignificar, fino tam-
Spmtu, Si venuie. bien de obrar : y es claro, que de efte ultimo
genero fon los Sacramentos de la ley nueva»
pues
Parte ii. c a p . i. 217
pues fon feñales inftituidas por D io s, no exco­
gitadas por los hombres, las quales ciertamen­
te creemos que contienen en sí [*] virtud de (»)
obrar aquella cofa fagrada, que en lo exterior
mueftran. eran, ¡a Gen*

10. D e lo que aqui fignijica l# co­


fa fagrada.
Mas á la manera que hay muchos genero*
de ferales, como yá hemos declarado, afi tam­
bién las cofas fagradas fon de varios modos. Pe­
ro por lo que toca á la difinicion propuefta del
Sacramento, en nombre de cofa fagrada en- f)
tienden los Eíciitores [*] fagrados la g r a c ia de Magíft-in 4. dlft. *•
Dios , que i os hace Santos, y nos adorna con j* " ’
el habito de todas las virtudes divinas:
porque ccn mucha razón juzgaron que á efta
gracia conviene propiamente la advocación , i»
titulo de cofa fagrada; pues por ella fe consa­
gran nueftias almas á D io s, y fe juntan con el»

11. Se da otra explicación mas co­


piofa de lo que es el Sacramento.
Por tanto , jn ra explicar mas claramente
que cofa es Sacramento , fe enfeñará que e»
una cofa feníible , que por inftitucion de Dios
tiene virtud ,aíi de fignificar , como de obrar
la fantidad y jufticia : de donde fe figue que
qualquiera puede entender fácilmente , que las
imágenes de los Santos, las Cruces, y otras co­
fas femejantes , aunque fean feñales de cofas
íagra-
2 is C atecismo R o m a n o .
fa¿radas , no por cfo fe han de llamar Sacra­
mentos. Y ferá fácil probar la verdad de efta
doctrina, aplicandola en particular á todos los
Sacramentos, fi es que alguno quifiere hacer
en los demas Sacramentos la mifma diligencia
que arriba hicimos en el del Bautifmo , qlian­
do advertimos, que aquella folemne lavadura
del cuerpo es feñal, y juntamente tiene virtud
de caufar la cofa fagrada, que interiormente
obra el Efpiritu Santo.
12. Los Sacramentosfin finales de
lo pafado , prefente , y venidero,
figt*n las divinas Efcrituras , j fia-
grados DoBores.
Lo que demás de efto conviene también
principalmente á eftas myfticas feñales inftitui-
(*) s. Thom. ibid. ex das Por Di os e s , que por inftitucion del Señor
Aug. iib. de Sene, fignifican, n o una fola cofa, [*] fino juntamen-
^.onfc” m'*»* K muc^as* Efto fe dexa ver en todos los Sa-
Hoc cft quód! ^ cramentos; porque no folamente fignifican ello*
nueftra fantidad y jufticia, fino también otras
dos cofas muy juntas con la mifma fantidad, es
á faber, la Pafion de Chrifto Redentor , que es
la caufa de la fantidad, y la vida eterna y bien­
aventuranza del C ie lo , á que nueftra fantidad
debe afpirar como á fin. Y como efto es cofa que
fe puede ver claramente en todos los Sacramen­
tos» con razón enfeñaron los Do&ores fagrados,
que cada Sacramento tiene tres maneras de lig­
nificación : porque cada uno de ellos renueva
P a r t e ii. c a p . i . 219
la memoria de alguna cofa pafada , demas de
efto indica y mueítra otra prefente, y finalmen­
te anuncia otra venidera. Ni pienfe alguno que
folos ellos enfeñan efta do&rina, fin que fe pue­
da apoyar con la (agrada Ffcritura. Poique
quando el Apoftol dice (a), Todos los que efta- 00 Rom* 3*
ntos bautizados en Chrifto Jefus , hemos fido
bautizados en fu muerte , mueftra claramente,
que el Bautifmo fe debe llamar feñal , porque
nos recuerda la Pafion y muerte del Señor. De-
mis dtcftoquando dice $,), H im a fid* ]«»u- Rom , ,
mentefepultados con el por el bauttjmo para la ^ a¿ connth.».
muerte fin que afi como Chrifto refucitó de
los muertos por el gloriofo poder del Padre, afi
también nofotros andemos en nueva yida, en
eftas palabras defeubre manifieftamente, que el
Bautifmo es feñal que declara la gracia celeftial
que fe nos infunde, por cuya virtud fe nos con­
cede , que entablando nueva vida, exerettemos
con facilidad y gufto todos los oficios de la ver­
dadera piedad. Finalmente quando añade (c), (.) Rom. #. v. f.
Porque f i hemos fido plantados en la gracia fe-
mejantrs áfu muerte^también feremosfemejan­
tes á fu refurreccion , fe dexa entender, que el
Bautifmo fignifica también con baftante claridad
la vida eterna , que por él hemos de coníeguir.
13 • Muchas veces el Sact amento no
fignifica unafola cofa prefente,fino
varias.
Pero demás de eftos diverfos modos y genero*
de
220 C atecismo R omano
de fignific ación , de que hemos hablado, fuce-
de también muchas veces, que el Sacramento
demueftra y nota, no una Jola cofa prefente,
/ino mu ¿has. Y es fácil entender efto , fi fe ob-
ferva el Santiíimo Sacramento de la Euchariftia,
O porque en él fe Í*1 denota , vá la prefencia del
iT h o m . j . p .q . r 7 j J c j i c -
v i. 4, verdadero cuerpo, y fangre del Señor, ya tam­
bién la gracia que logran los que dignamente
lo reciben. En lo dicho hafta aqui hallarán los
Paftores materia y razones bailantes, con que
puedan moftrar y declarar, quan gran poder de
D ios, y quantos milagros fecretos fe encierran
en los Sacrámentos de la nueva ley , para que
afi perfuadan á todos la fuma religión y re­
verencia , con que fe deben yenerar, y recibir.
14. Se explican las caufas porque
convino ¡nftituir los Sacramentos•
Mas para enfeñar el debido ufo de los Sacra­
mentos , no hay medio mas apto, que explicar
con diligencia las caufas [*] porque convino
Be hit Vid. Aug. lib. inftituirlos. Muchas Ion las que fuelen contar íe.
si. de Trinit.cap. t. La primera es labaxeza del ingenio humano»
S.^Thom. j. p.q-*i. porque es tal nueftra condicion natural , que
Jdag'ia 4. Seat. dift. nadie puede afpirar al conocimiento de las co-
ju fas que fe comprenden con el entendimiento,
fino por medio de otras fenfibles. Y afi , paia
que mas fácilmente pudiefemos entender las co­
fas que obra la virtud oculta de Dios , el mif­
mo fumo Artífice de todas las cofas diipuío
januy fabiameme por fu ¿ran benignidad , que
¿fta
P a r t e ii. c a p . i. 121
¿fta mifma virtud fe nos manifcftáfe por medio
de algunas feñales,que fe perciben por los fenti-
dos. Porque como dixo muy bien San Chryfof- . u ..
tomo (a), Si el hombre no hubiera tenido la ma- ¿
fa del cuerpo ,/e le hubieran ofrecido los bienes
defcubiertos, y def nudos de todo Velo í mas por­
que el alma ¿fia unida al cuerpo ,fue del toda
necefario, que para entenderlos , nos ayuda/e*
mosdclas cofas fenfiblts.
La otra caufa e s, que con dificultad fe mué*
ve nueftro entendimiento á creer las cofas que fe
nos prometen. Y aun por efto acoftumbró Dios
defde el principio del mundo moftrar muy fre-
qüentemente con palabras , las cofas que ha­
bia determinado obrar ; mas quando meditaba
alguna obra, cuya grandeza podía impedir la Fé
que fe debia á la promefa, añadia también a las
palabras otras feñales, que á veces parecían mi­
lagros. Porque al enviar (b) Dios i Moyfes 4 po-
ner en libertad al pueblo de Ifraél, temiendo
cite , aun esforzado con la ayuda de Dios que
le mandaba , el que fe le puíiefe algún pefo fu-
perior á fus fuerzas, ó que el pueblo no die­
fe crédito á los oráculos y dichos de Dios , con­
firmo el Señor fu promefa ( 0 con muchas dife- / N_ . . „
i r - i a i i («)E*oa.é.t. j.# .*
rencias de lenales. A la manera pues que en el
Teftamento viejo habia Dios acoftumbrado atef-
tiguar con feñales la conftancia de alguna gran­
de promefa >aíi también en la nueva ley, quan­
do Chrifto nueftro Salvador nos prometió el
perdón de los pecados, la gracia divina, y la
COi
222 C a te c ism o R om ano.
comunicación del Efpiritu Sanco, inftituyó cier­
tas feñales perceptibles con los o jo s , y fentidos,
con las quales le tuviefemos'obiigado como con
prendas, y afi nunca pudiefemos du dar, que ha
de ícr fiel en fus promefas
La tercera caufa fu e , que tuviefemos á ma­
no eftos remedios y medicinas del Samaritano
(«) Luc, io, t, ij. Evangélico, como eferibe (b) San Ambrollo,
h- afi para reparar, como para defender la falud
(*) ub.f, de Sacr*tn, ¿ e nueftras almas. Porque es necefario, que la
cap*4‘ virtud que mana de la Pafion de C h rifto, efto
e s , la gracia que el nos mereció en el ara de la
C ru z , báxe a nofotros por medio de los Sacra­
mentos, como por unos condu&os >de fuerte
que anadie queda de otro modo efperanza al­
guna de fu falud. Por efto el clementifimo Se­
ñor quifo dexar en la Iglefia los Sacramentos,es­
tablecidos fobre fu palabra y promefa, por los
quales creyefemos fin duda alguna que fe nos
comunica realmente el fruto de fu Pafion, fiem-
pre que cada uno de nofotros fe aplica pia y rc-
ligiofamente k si mifmo eftas medicinas.
A eftas íe junta la quarta caufa,porque puede
parecer necefaria la inftitucion de los Sacramen­
tos ; y es, para que fean ciertas notas y feñales,
por las quales fe diftingan los Fieles de todos los
demás: mayormente fiendo cierto, que ninguna
(<) Lib. i#, '«ontr. junta de hombresy como enfeñó también (c) San
Fauft. c*p. i». & « Aguftin ¡puede formar un cuerpo, tanto en nom-
«a «»g. P- ’ jjre como faifa religión, fino fe
une con el lazp y confederación de algunas fe-
nales

Похожие интересы