Вы находитесь на странице: 1из 7

Dificultades y desafíos paras ser un docente de

lengua y literatura.
Desde siempre, la enseñanza de lengua y literatura ha sido el tema más importante de
la escolarización del estudiante. Esta situación no ha cambiado, lo que modifico es el
enfoque que se le da a la enseñanza de lengua y literatura por la cual el docente debe
tener una mejor formación del profesorado. Sin un nivel de formación profesional
suficiente, las principales responsabilidades asociadas a su función no están
garantizadas. El profesor representa el saber de la materia enseñada, lo que le exige un
dominio y una actualización constante de los saberes que ha de enseñar.

Una formación clásica de letras no responde a las necesidades profesionales de un


profesor o una profesora de lengua y literatura; debe ser de todo completa e integrada
posible. Los contenidos didácticos y pedagógicos asociados a la actividad docente son
fundamentales.

Planificar la materia que se va a enseñar, crear y adaptar dispositivos didácticos,


introducir innovaciones, asegurar la gestión de la dinámica de la clase, regular las
interacciones con los alumnos para asegurar los aprendizajes y evaluar las adquisiciones
y los resultados de su trabajo son algunas de las principales tareas del docente. La
pertinencia de cada una de esas tareas exige una adecuación con la realidad del entorno
y, sobre todo, con las capacidades y las necesidades de los alumnos. Un buen profesional
de la enseñanza precisa, por tanto, una formación que le asegure un buen conocimiento
del contexto escolar, del alumnado y de los procesos que intervienen en el aprendizaje
de la materia enseñada.

En el contexto actual, muchos países han optado por organizar la formación de los
docentes en la Universidad. El nuevo rango universitario de esta formación conlleva,
como consecuencia, la búsqueda de nuevas formas de diálogo entre teoría y práctica y
de articulación entre el trabajo realizado en la Universidad y en el terreno escolar para
convertir las primeras experiencias docentes en un espacio de formación en el que los
aspirantes a profesores son supervisados por formadores de prácticas experimentados.
Las exigencias y las posibilidades de implicación de la investigación en la enseñanza se
han visto incrementadas. La formación profesional universitaria rompe con un
paradigma aplicacionista.

En dicho ensayo, únicamente nos ocuparemos de las dificultades y retos a lo largo de la


formación del docente de lengua y literatura desde una perspectiva didáctica.

Las que guiará nuestra reflexión es: ¿Cómo mejorar la capacitación profesional para ser
un buen docente de lengua y literatura?

Para responder a estas cuestiones, evocaremos los desafíos y dificultades para la


formación del profesorado de lengua y literatura:
Los desafíos que enfrenta un docente de lengua y literatura son muy variados, las más
importantes y centrales para la formación del profesorado de lengua y literatura. El
primero concierne la preparación lingüística necesaria para poder ejercer la profesión
docente; el segundo consiste en formar un profesorado capaz de evaluar las
capacidades y dificultades de los alumnos para orientar sus intervenciones en función
de sus necesidades; el tercero es la elaboración conjunta ,con los docentes ,situaciones
de comunicación que permitan los aprendizajes lingüísticos; el cuarto consiste en la
puesta en práctica de la enseñanza, experimentando los principales gestos profesionales
del docente de lengua y literatura; el quinto desafío de la formación consiste en la
articulación entre formación e investigación, condición indispensable para desarrollar
una formación rigurosa.

En lo que respecta las dificultades que presenta un docente de lengua y literatura


tenemos tres subcategorías la primera es la dificultad académica debido a la baja
formación en didáctica del español y el castellano. Expresiones como “no tenía
preparación” o “estaba muy desorientada” muestran esta situación del docente que no
tiene buena formación académica. También el desconocimiento de la gramática se
convirtió en un escollo importante: En la universidad se trabaja mucha pragmática,
análisis del discurso, pero la morfosintaxis está en ‘desuso’ y eso es muy grave para un
docente de lengua y literatura. Los estudiantes quieren una buena explicación
gramatical. No basta con decirles ‘eso no se dice así’ sino por qué. La dificultad se
acrecienta con temas como las conjugaciones y tiempos verbales, los verbos irregulares,
los verbos de cambio, el artículo, las preposiciones, el género y número de los
sustantivos y adjetivos, las tildes y las variantes dialectales. En segundo lugar, tenemos
dificultades didácticas como la falta de materiales adecuados, no solo en relación con
libros de texto destinados para trabajo de aula, sino libros de lectura y escritura
adecuados a cada nivel, libros de literatura y diccionarios. Se señala también como
dificultad la falta de formación didáctica que son clases largas y aburridas o actividades
no pertinentes por la mala metodología de enseñanza. Como dificultad propia de los
docentes que enseñan se señala la falta de motivación de las poblaciones jóvenes; ya
que los alumnos no toman en serio el curso, sienten que no vale la pena aprender, pero
al final no querían ser reprobados. Una gran barrera para los docentes es la actitud
misma de los estudiantes, así que es necesario trabajar para modificar las actitudes. En
tercer lugar, tenemos la dificultad institucional como la falta de autonomía del docente
cuando las instituciones determinan los contenidos, materiales, exámenes y
metodologías.

A partir de todo lo mencionado, hay que tener en cuenta algunos consejos que apuntan
en tres aspectos. Iniciamos con la formación en que se recomienda que el docente tenga
una buena formación en lengua, literatura y cultura española y latinoamericana; y sin
dejar a lado el castellano y las diversas lengua que existen en el Perú como el quechua
y el aimara , de manera que le permita enseñar la lengua y su cultura: “Que estudie
mucho, que se prepare de tal manera que no solo enseñe la lengua sino lo que ella
implica; su historia, su tradición y la cultura que hay detrás”. De igual manera se
recomienda estudiar lenguas extranjeras. En el aspecto de la didáctica se aconseja tener
una estrategia didáctica en la que se evidencie una buena planeación, actividades
contextualizadas para responder a las necesidades de los estudiantes, que motiven, que
sean variadas y que permitan comunicar adecuadamente lo que se espera enseñar. De
igual manera, seleccionar muy bien los materiales empleados “Al principio es bueno
seguir al pie de la letra un método, pues hay inseguridad y esto te da tranquilidad. Con
el paso del tiempo te das cuenta de que puedes hacer cambios en el material e incluso
puedes hacer tus propios materiales o buscar textos auténticos”. En el aspecto
actitudinal se sugiere tener pasión por la docencia en general y específicamente por la
enseñanza. Se aconseja también “despojarse de la idea de que el ser un hablante lo
capacita para enseñar su lengua”.
FUENTES:
 Informes y documentos: Nuevos desafíos para los profesores y para
la formación del profesorado (ULF P. LUNDGREN )
 Dificultades y retos de los maestros principiantes de español como
lengua extranjera (Ligia Ochoa Sierra)( Alberto Cueva Lobelle)
 Sarramona, J., Noguera, J. y Vera, J. (1998). ¿Qué es ser profesional
docente? Revista Teoría de la Educación, 10, 95-144.
ESTRUCTURA DE MI ENSAYO:

DEFINICIÓN:

 Un docente es aquel individuo que se dedica a enseñar o que


realiza acciones referentes a la enseñanza. El docente o
profesor es la persona que imparte conocimientos
enmarcados en una determinada ciencia o arte. Sin embargo,
el maestro es aquel al que se le reconoce una habilidad
extraordinaria en la materia que instruye. De esta forma, un
docente puede no ser un maestro (y viceversa). Más allá de
esta distinción, todos deben poseer habilidades
pedagógicas para convertirse en agentes efectivos del proceso
de aprendizaje.
 El área de lengua y literatura pretende proporcionar al usuario
una formación general en los diferentes aspectos de la filología,
vertiente lingüística y literaria. Profundizar en los diferentes
métodos, técnicas e instrumentos para el análisis de la lingüística
y de la literatura en la lengua elegida, y también se dan los
conocimientos necesarios para aprender a enseñar, es decir la
metodología de enseñanza.
 La asignatura de lengua es uno de los pilares de la enseñanza
durante la educación secundaria, tanto en el colegio como en el
instituto. En el colegio, esta asignatura permitirá a los
alumnos descubrir la lengua española y empezar a reflexionar
sobre ella en distintos ámbitos: ortografía, gramática, redacción,
expresión oral, lectura, toma de notas, etc.

 El profesorado en Lenguaje y Literatura es formar alumnos


conscientes de la importancia que tiene la educación lingüística y
literaria en el desarrollo intelectual, emocional y moral de la
persona, así como dotarlos de la competencia académica
suficiente y necesaria para poder dirigir el proceso de enseñanza-
aprendizaje en las áreas de lengua y literatura.
CARACTERÍSTICAS:

 Qué formación tiene la profesión de docente de lengua y


literatura.
 Qué dificultades y desafíos nos llevan a ser profesores de esta
carrera.
 Qué metodología deberá aplicar didácticamente el docente para
que los alumnos avancen en el aprendizaje de esta área.

FORMATO TIPO:

 Inicio.
 Desarrollo.
 Conclusión.
Año de la lucha contra la corrupción e impunidad"

ALUMNA:

Mamani Flores, Adriana

ASIGNATURA:

Lectura Crítica y Redacción de textos académicos.

FACULTAD:

Facultad de Educación y Ciencias de la Comunicación.

ESCUELA:

Escuela de Educación Secundaria: Lengua y Literatura.

TEMA:

Redacción de mi ensayo: “Dificultades y desafíos paras ser


un docente de lengua y literatura.”
DOCENTE:

Juan Villacorta Vásquez.

AÑO:

I ciclo

TRUJILLO-PERÚ

2019