Вы находитесь на странице: 1из 20

USO DE LAS ENZIMAS EN LOS DETERGENTES

I. ANTECEDENTES
El primer detergente formulado con sulfatos de alcoholes grasos fue
introducido en el mercado por Henkel (Alemania) en 1932 y por Procter &
Gamble en EE.UU en 1933. Por necesidades del mercado, que precisaba un
mayor volumen de producción, aparecieron los alquilbencenos sulfonatos; uno
de ellos el tetrapropilenbenceno sulfonato satisfacía el 65%de la demanda
mundial en 1959. (Jakobi y Loehr 1987)

Sin embargo numerosas investigaciones demostraron que la


biodegradación de estos tensioactivos se hacía muy lenta por la presencia
de carbono terciario, es decir una ramificación de cadena lateral. Como
consecuencia lagos y ríos empezaron a exhibir una espuma persistente, se
redujo la cantidad de oxígeno disuelto en ellos y empezaron a desaparecer
especies animales y vegetales. En 1960, a fin de resolver estos problemas y
bajo la presión de las leyes se desarrollaron los alquilbencenos sulfonatos
lineales (LAS), mas biodegradables. (Jakobi y Loehr 1980, Jensen J 1999,
Scott y Jones 2000)

Otro grupo de tensioactivos fueron los alquilfenoles de cadena ramificada,


APE. A partir de1984 se restringió su uso debido a que producían
subproductos de biodegradación tóxicos (Scott y Jones 2000). Como
alternativa a los APE ramificados, están los de cadena lineal, los alcoholes
grasos etoxilados, FAEO, y los alquilpoli glucosidos, estos últimos
excelentes ecológicas (Garcia y col. 1997, Eichhorn y Knepper 1999)

Durante el desarrollo de los detergentes también cabe reseñar la sustitución


del carbonato de sodio, utilizando inicialmente como coadyuvante, por
los difosfatos sódicos y posteriormente por los tripolifosfatos sódicos. En la
actualidad debido a los problemas de eutrofización por los polifosfatos (Doboly,
1980, Pitter 1993, Sachdev y Krishman 1997, Negulescu y Negulescu 2004) su
uso ha sido eliminado en múltiples en muchos países y se encuentran
limitados en otros.

Los detergentes actuales son formulaciones muy complejas, que contiene un


gran número de ingredientes con funciones diversas. Entre esos ingredientes,
las enzimas suponen un porcentaje minoritario del total, del orden del 0,4 -
0,8% en peso y del 1% en cuanto al coste, pero su contribución es muy
importante en la función limpiadora del producto final.

Las enzimas aplicadas en la industria de detergentes deben producirse a bajo


costo, ser estables en condiciones de lavado, y de uso y manipulación segura.
El criterio más importante es el de la estabilidad, ya que las máquinas de
lavado son lugares hostiles para las enzimas.

Periodo
Nivel de desarrollo de los productos detergentes
Histórico
No existe constacia de productos especialmente desarrollados. El
Antes del lavado se realiza por acción mecánica, posiblemente con ayuda de
2001 AC. limos fluviales o cenizas de madera.

Tablas de Lagas (Sumería). Primer registro documental de la


2001 AC preparación de jabón a partir de aceite de oliva y cenizas.

Jabón preparado a partir de grasa animal y atrón (carbonato


1000 AC sódico) en Egipto.

Los árabes utilizan cal viva en vez de cenizas en la preparación de


700 jabón se populariza.

Obtención de jabones sódicos baratos gracias al proceso Leblac.


1700 El uso del jabón se populariza.

Incorporación al jabón de silicatos y productos blanqueadores


como el perborato. La nueva formulación (primera formulación
detergente comercial) es comercializada en Alemania bajo el
1900
nombre de “Persil” (Henkel)

Desarrollo de la primera sustancia tensioactica sintética, los


1928 sulfatos de alcoholes grasos, como sustituto del jabón.

Nuevas sustancias tensioactivas van siendo desarrolladas al


objeto de mejorar las propiedades de las anteriores desde el punto
de vista de su eficacia detersiva, impacto ambiental, factores
1928- económicos, etc. Se incorpora una gran variedad de componentes
presente (coadyuvantes, blanqueantes, aditivos) en las formulaciones para
incrementar eficacia.

Tabla 1. Nivel de desarrollo de los detergentes

Por sus características, las enzimas fueron la solución al desafío de lavar sin
necesidad de hervir el agua. Primero se sustituyó en un producto la tripsina
pancreática por una proteasa (Alcalase®) de origen bacteriano. Al poco
tiempo, otros productos con proteasas y amilasas (enzimas “glotonas”) fueron
lanzados en medio de grandes y exitosas campañas de marketing (Ariel de
Procter & Gamble y ALA de Unilever, 1968).

II. MARCO TEÓRICO

Una aplicación bien establecida de la biotecnología es el uso de enzimas en


los detergentes. Las enzimas son proteínas que actúan como catalizadores
bioquímicos y que aumentan la velocidad de las reacciones específicas en
varios órdenes de magnitud (por lo general ≥ 106 ) (Saperas & Fonfría, 2011).
Las células no pueden funcionar sin enzimas, pero bajo condiciones
controladas, las enzimas pueden trabajar fuera de la célula. Este
descubrimiento condujo al desarrollo de un número creciente de aplicaciones
industriales de las enzimas y una de sus principales aplicaciones es su uso en
detergentes (especialmente de lavandería y detergentes lavavajillas).

La industria de los detergentes es regulada por la Comisión Europea (CE)


648/2004, y es considerado como el mayor sector consumidor de enzimas. La
preocupación por la persistencia de detergentes químicos en el medio
ambiente, su posible contaminación de las aguas subterráneas, y los
posteriores problemas relacionados con la salud han generado especulaciones
sobre su biodegradabilidad; es por ello que cada vez mayor preferencia por los
detergentes ecológicos.

Figura 1. Principales sectores industriales consumidores de enzimas.


Fuente (Willey, 2006)

La necesidad de un mayor control sobre los microorganismos y enzimas para


uso industrial ha dado lugar a un mayor enfoque en Ingeniería Genética y la
tecnología del ADN recombinante. Esta tecnología, permite la modificación
genética de microorganismos para producir la enzima deseada bajo
condiciones específicas, producir un tipo particular de enzima o aumentar la
cantidad de enzima producida a partir del único microorganismo recombinante.
Además, la comprensión de la estructura de las enzimas y su modificación
para extraer beneficios se denomina Ingeniería de Proteínas. (Kumar, 2009).

Los detergentes a base de enzimas tienen mejores propiedades de limpieza en


comparación con los detergentes sintéticos, ya que son activos a bajas
temperaturas, no pierden su actividad después de quitar las manchas, mejoran
la calidad de la tela y mantienen el color brillante (Kumar et. al., 1998). Los
detergentes enzimáticos se utilizan en pequeñas cantidades en comparación
de químicos sintéticos y son favorables con el medio ambiente, ya que son
completamente biodegradables.

Figura 2. Actividad de detergentes enzimáticos.

1. Industria de los detergentes

La acción limpiadora del jabón reside en la facultad que tiene la cola


hidrocarbonada de la molécula de jabón de disolver las gotitas de grasa insolubles
en agua. Las moléculas de jabón rodean a la suciedad hasta incluirla en una
envoltura denominada micela, la parte apolar (hidrófoba) de la molécula de jabón
se disuelve en la gotita de grasa mientras que los grupos polares, se orientan
hacia la capa de agua que los rodea. La repulsión entre cargas iguales evita que
las gotas de grasa se unan de nuevo. Se forma así una emulsión que se puede
separar de la superficie que se está lavando.
Figura 3. Mecanismo de acción del jabón

Sin embargo, los jabones son inefectivos para la limpieza en agua dura ya que
esta agua contiene sales de metales pesados, especialmente hierro y calcio, y
hace que las moléculas de jabón precipiten en forma de sales insolubles y no
puedan ejercer su acción.

Los detergentes comerciales actuales son una mezcla de varios componentes


(Tabla 2) cada uno con una misión específica, y que en su conjunto satisfacen las
necesidades durante el proceso de lavado mediante dos procesos. Por un lado la
eliminación física de las manchas y, por otro, la modificación química de las
manchas mediante hidrólisis u oxidación (blanqueo). Este mecanismo de actuación
tiene como resultado la disolución y/o decoloración respectivamente de las
manchas.

Componente
Descripción
s

Es el componente que tiene una función similar a la del jabón


y tiene propiedades humectantes, detergentes y
Agente
emulsionantes. Además tiene propiedades hidrofóbicas e
tensioactivo
hidrofílicas y juega un rol clave en la remoción de suciedad,
o surfactante
facilitando la tarea del agua al conseguir que ésta “moje” mejor
los tejidos e incrementando la actividad de las enzimas.

Estos agentes ayudan al agente tensioactivo en su labor


limpiadora, “ablandan” el agua y permiten lavar en aguas
Agentes coa
duras; otros que evitan la reposición de la suciedad
dyuvantes
manteniéndola en suspensión y otros que blanquean
determinados tipos de manchas.
Entre estos agentes se incluyen componentes que evitan que
el polvo se adhiera, sustancias que contrarrestan la tendencia
de la ropa a ponerse amarilla; estabilizadores de espuma,
colorantes, perfumes, enzimas, etc. La concentración de
Agentes
enzimas en la formulación de un detergente es mínima (menos
auxiliares
del 1 % del volumen total) ya que las enzimas son
biocatalizadores y no se consumen durante el lavado, sino que
activan numerosas reacciones para facilitar la remoción de la
suciedad.

Tabla 2. Componentes activos del detergente

El uso de nuevas enzimas o la modificación de las ya existentes para ser usadas


como aditivos en las formulaciones comerciales es una de las motivaciones
fundamentales de la industria de detergentes. En este sentido, su uso proporciona
una serie de propiedades y beneficios que no se encuentran en las formulaciones
tradicionales, mejorando el proceso de eliminación de manchas y suciedad
específicas, y actuando directamente sobre la fibra textil.

Actualmente, la ventaja competitiva del uso de enzimas como aditivos en


detergentes no está relacionada con la reducción de los costes de producción de
los detergentes. Las enzimas se utilizan en pequeñas cantidades en la mayoría de
las preparaciones detergentes, en torno a 0.4% – 1% en peso, lo que supone
alrededor de 1% en coste; sin embargo, su presencia aumenta significativamente
la eficacia de los detergentes. Las enzimas se usan con el objetivo de reemplazar
a los compuestos sintéticos, minimizar el uso del agua, así como el consumo de
energía. Beneficios generales del uso de enzimas como aditivos en los
detergentes se mencionan los siguientes:
- Una buena eficiencia de limpieza.
- Tiempos de lavado cortos debido a un aumento en la rapidez de degradación
de la suciedad.
- Reducción del consumo de energía mediante la reducción de la temperatura
de lavado.
- Mínimo impacto ambiental debido a que las enzimas son biodegradables.
- Eliminación de los últimos restos de las manchas (aproximación a la limpieza
total).
- Rejuvenecimiento de la tela de algodón. La mayoría de las enzimas presentes
hoy en el mercado han sido mejoradas por técnicas de ingeniería de proteínas
o bien provienen de microorganismos recombinantes para optimizar su
proceso de fabricación, y minimizar el impacto medioambiental.
III. EMPRESAS COMERCIALIZADORAS

NOMBRE CARACTERISTICA ACCIÓN


ENZIMAS ORIGEN FABRICANTE PROPIEDADES
COMERCIAL S DE LAVADO ESPECIFICA

Primera proteasa
Bacillus bacteriana para
Alcalase Novozymes
licheniformis detergentes. Eficaz en
pH alcalino

Purefect Bacillus lentus Genencor Int. Proteasa alcalina

Variante de Savinas,
Hidrolizan las
con resistencia
Everlase Bacillus clausii Novozymes proteínas Sacan manchas
mejorada a lejía y
rompiendo las de leche, huevo,
oxidantes
Proteasas uniones soja, pasto,
peptídicas. No son sangre, tomate,
Bacillus Más efectivo en pH
Esperase Novozymes eficientes en lana transpiración, etc.
halodurans alcalino que Alcalase
y seda
Más eficaz que
Alcalase y Esperase.
Savinase Bacillus clausii Novozymes
Mejor
costo/rendimiento

Resistencia a lejía y
Purefect OX Bacillus sp Genencor Int.
agentes oxidantes
Variante de Termamyl
Bacillus Sacan manchas
Duramyl Novozymes más resistente a Generalmente a-
licheniformis de cereales y
oxidación amilasas que
papillas
hidrolizan uniones
Amilasa con resistencia infantiles, purés,
Bacillus glicosidicas del
Amilasas Termamyl Novozymes mejorada a altas pastas,
licheniformis almidón liberando
temperaturas y pH chocolate y
fragmentos de
salsas
Amilasa con resistencia cadena corta,
Bacillus espesadas con
Purastar ST Genencor Int. mejorada a altas soluble en agua almidón, etc.
licheniformis
temperaturas y pH.

Primera lipasa comercial


Thermomyces para detergentes.
Lipolase Novozymes
lanuginosus Resistente a Hidrolizan los lípidos
tensioactivos. liberando ácidos Sacan manchas
grasos que en pH de lápiz de
Lipasa efectiva en el
alcalino forman labios y otros
Lipasas Thermomyces primer lavado y a
Lipex Novozymes carboxilatos cosméticos,
lanuginosus temperaturas bajas
solubles en agua; manteca, aceite,
(20°C).
tienen un efecto sebo, etc.
Variante de Lipolase retardado
Thermomyces
LupoPrime Novozymes más eficaz a bajas
lanuginosus
temperaturas.
Versión mejorada de
Celluzyme, que contiene
Humicola
Carezyme Novozymes solo la celulasa más
insolens EG V
activa presente en la
mezcla original.
Exo y endo celulasas Eliminan “bolitas”
que rompen uniones de celulosa y
Celulasas Primera celulasa
glicosidicas de la articulas de tierra,
comercial para
celulosa realzan los colores
detergentes. Constituida
Humicola
Celluzyme Novozymes por una mezcla de
insolens
celulasas, su eficacia no
compensaba su alto
costo
2. Detergentes enzimáticos:

Las enzimas se utilizan en cantidades pequeñas en comparación con la mayoría


de las preparaciones de detergente, solamente 0,4 a 0,8% de enzima cruda en
peso (aproximadamente 1% en coste). Una vez liberada de su forma granulada, la
enzima debe resistir detergentes aniónicos y no iónicos, jabones, oxidantes tales
como perborato de sodio, que generan peróxido de hidrógeno, abrillantadores
ópticos y diversos materiales menos reactivos (Tabla 3), en un pH entre 8,0 y 10.

La incorporación de enzimas, permite que las temperaturas de lavado sean más


bajas, favoreciendo a la disminución del consumo de energía, ya que retienen
actividad hasta 60ºC.

Las enzimas extracelulares alcalinas obtenidas de cepas alcalófilas de Bacillus se


utilizan en detergentes, las enzimas como proteasas, amilasas y celulasas alfa se
producen en gran escala (Ito, Kobayashi, Ara, Ozaki, Kawai, & Hatada., 1998).

Las enzimas actúan como biocatalizadores, es decir que ellos mismos no se


consumen durante el proceso de limpieza y una sola enzima desencadena
numerosas reacciones químicas.

Constitución Composición (%)

Tripolifosfato de sodio (ablandador de agua, ablanda la 38.0


suciedad)

Alcano sulfonato de sodio (agente tensioactivo) (Catiónico / 25.0


aniónico / no iónico / anfótero)

Perborato de sodio tetrahidratado (agente oxidante, 25.0


blanqueador)

Jabón (ácido carboxílico) 3.0

Sulfato de sodio (de relleno, descalcificador de agua) 2.5

Carboximetilcelulosa de sodio / poliacrilato de sodio / 1.6


polietilenglicol (agente anti-redeposición)

Metasilicato de sodio (aglutinante, ablandar la suciedad) 1.0

Bacillus proteasa (3% activo)(cualquier otra enzima) 0,8

Abrillantadores fluorescentes 0,3


Agentes de control de espuma rastro

Perfume rastro

Agua

Tabla 3. Composición de detergentes enzimáticos. Fuente: (Jain, 2008)

3. Producción de detergentes enzimáticos


La fabricación de un detergente de la enzima no es muy diferente de la de los
detergentes sintéticos convencionales.
- El cultivo industrial de enzimas comienza con la fermentación de un conjunto
de microorganismos congelados. Esta cepa de producción es seleccionado
para producir grandes cantidades de las enzimas de interés.
- La cepa de producción se cultiva en nutrientes y agar, luego se coloca en una
incubadora con temperatura óptima para las células
- Una vez que el matraz está listo, las células se transfirieron a un fermentador
de siembra, que contiene las materias primas previamente esterilizados, agua
y medio de fermentación.
- Las células se transfieren entonces a un tanque más grande, el fermentador
principal, donde la temperatura, pH y oxígeno disuelto se controlan
cuidadosamente para optimizar la producción de la enzima.
- Cuando la fermentación se completa, el caldo, está listo para la filtración y la
purificación.

*El paso principal para la formulación de un detergente a base de enzimas es la


compatibilidad de la enzima (s) con diversos ingredientes de detergentes de la
tabla 2. En general, la idoneidad de una preparación enzimática depende
principalmente de su compatibilidad con la temperatura, ser eficaz en niveles bajos
(0,4 a 0,8%), tener una larga vida útil.

Figura 4. Proceso de fermentación convencional para la producción de enzimas


El uso temprano de polvos de enzimas, reduce la estabilidad de las enzimas,
debido a la autolisis, por los otros ingredientes de detergentes en presencia de
humedad. Estos problemas condujeron a la utilización de técnicas de granulación
y formación de perlas de la enzima con las enzimas se encapsulan en una
sustancia cerosa inerte soluble en agua.

En los detergentes en polvo, las enzimas se mezclan con los polvos acabados
como granulados o pellets. En la actualidad, los gránulos de detergentes
enzimáticos se ofrecen en colores idénticos a los gránulos de detergente no
coloreadas. Los gránulos de color se denominan como gránulos de señal por los
fabricantes de detergentes que simbolizan la presencia del ingrediente activo
añadido.

3.1. Estabilidad de la actividad enzimática

Las enzimas usadas en diversas formulaciones de detergente están


sujetas a degradación proteolítica y autolítica en el almacenamiento y la
exposición retenida a duras condiciones de funcionamiento lo que puede
provocar inactivación de la actividad enzimática.

La pérdida de la actividad enzimática también se encuentra durante el


almacenamiento en la fábrica, envío a los clientes y/o almacenamiento en
las instalaciones de los clientes. Por lo tanto, la estabilidad enzimática es la
mayor preocupación para los productores de enzimas. La velocidad de
inactivación de la enzimas es dependiente de la temperatura, pH y otros
componentes del detergente como los agentes tensioactivos, blanqueo y
agentes secuestrantes. Por otra parte, la temperatura alta y la alcalinidad
disminuyen la estabilidad de la enzima.

La pérdida de la actividad enzimática se debe principalmente al despliegue


parcial de la cadena polipéptida, ya que el agente de inactivación rompe el
balance de los delicados enlaces no covalentes que mantienen la
conformidad nativa. Lo ideal para estabilizar la enzima sería identificar el
mecanismo de inactivación y luego diseñar un procedimiento de prevención
del mecanismo. Para proteger la enzima de la desnaturalización, se añaden
estabilizadores como sales de calcio, sodio, borato, alcoholes
polhidroxilados y preparaciones de proteínas han sido probadas
exitosamente. Para prevenir la contaminación de la preparación cruda final
durante el almacenamiento, se sugiere la adición de cloruro de sodio al 18
– 20% de concentración.

La estabilización de enzimas ha sido posible mediante el uso de ingeniería


de proteínas para diseñar a la medida con propiedades específicas de las
enzimas y estabilidad en estas técnicas lidera los nuevos conocimientos en
biocatalisis. La ingeniería de proteínas está emergiendo rápidamente hoy
en día como una nueva ciencia y es básicamente un arte de modificar una
proteína existente y crear una nueva, una proteína con propiedades pre-
específicas. Desde el punto de vista comercial esta tecnología es
intrínsecamente complejo, costoso y consume mucho tiempo. Pese a los
incovenientes intrínsecos, los productores de enzimas en detergentes
comerciales adopta esta tecnología para producir nuevas enzimas con una
estabilidad superior, propiedades nuevas y/o mejoradas como la capacidad
de quitar manchas , mejorar la estabilidad debido a los agentes de
resistencia a la oxidación, etc.

3.2. Enzimas en otros detergentes

Los detergentes enzimáticos están siendo explorados para su aplicación no


sólo en el lavado de ropa sino también en las siguientes actividades:

 Lavado de vajilla: proteasas y amilasas son las enzimas que han


encontrado mayor aplicación en estos detergentes.

 Industria textil: la producción de jeans prelavados involucra el


tratamiento de las ropas con amilasas, en un proceso conocido
como biolavado, o bioblanqueado o prelavado.

 Óptica y medicina: las enzimas se usan en las formulaciones ópticas


para la limpieza de lentes de contacto o en formulaciones médicas
para limpieza de instrumental quirúrgico o de diagnóstico.

4. Las enzimas más utilizadas en los detergentes

4.1. Proteasas

Las proteasas microbianas se clasifican en varios grupos,


dependiendo de si son activos bajo condiciones ácidas, neutras,
alcalinas y de características del grupo de sitio activo de la enzima
(García, 1991). Sólo la proteasa serina se aplica en formulaciones de
detergentes.
Figura 5. Clasificación de proteasas (García, 1991)

- Serinas proteasas
Las serina proteasas son hidrolasas que degradan enlaces peptídicos de
péptidos y proteínas y que poseen en su centro activo un aminoácido serina
esencial para la catálisis enzimática. Esta clase de enzimas (clasificadas como
EC 3.4.21) incluye a la tripsina, quimotripsina, subtilisina y otras. Poseen una
tríada catalítica de aspartato, histidina y serina ubicadas en el sitio activo
(Mathews, Van, & Ahern, 2003).

Figura 6. Sitio activo de serinas proteasas


Figura 7. Grupo de serinas proteasas utilizada en detergentes.

La eliminación de proteínas por los detergentes no enzimáticos puede resultar


en manchas permanentes debido a la oxidación y desnaturalización causada
por el blanqueo y secado. Las proteasas hidrolizan proteínas y las
descomponen en polipéptidos más solubles o aminoácidos libres.
El resultado del efecto combinado de surfactantes y enzimas, resulta difícil de
quitar las manchas y se pueden eliminar de las fibras.

4.2. Lipasas:
Lipasas (acilglicerolhidrolasas E.C.3.1.1.3): actúan como catalizadores en
reacciones lipolíticas (catabolismo de grasas y aceites) a través de la hidrólisis
de los enlaces éster de acilgliceroles.

Figura 8. Reacciones catalizadas por lipasas.


El centro activo está constituido por la triada Ser (serina), His (Histidina), Asp
(ácido aspártico), donde se lleva a cabo la reacción y se producen huecos
oxigeno-anionicos (Rotticci, 2000)

Figura 9. Esquema de orientación de los átomos de nitrógeno, para producir el


hueco oxigeno-anionico

Lipasas de levadura alcalinas se prefieren debido a que pueden trabajar a


temperaturas más bajas en comparación con las lipasas bacterianas y fúngicas
(Ahmed & otros., 2007).
Las lipasas son solubles en agua y los lípidos son insolubles en agua. Por lo
tanto, la hidrólisis sólo ocurre en la interfase entre la gota lipídica y la fase
acuosa, lo que causa que la reacción sea relativamente lenta e inefectiva.
Además, las condiciones dentro de una lavadora de ropa son hostiles para una
enzima y la mayoría de las lipasas no son suficientemente estables en esas
condiciones. Por lo tanto, se busca desarrollar lipasas que permitan la
remoción de manchas de grasas a bajas temperaturas de lavado. Una
combinación de búsqueda y manipulación genética ha conducido a la
introducción reciente de lipasas en los jabones en polvo.

- Lipasas bacterianas en detergentes


Las lipasas de Candida y Chromobacterium (Minoguchi y Muneyuki, 1989)
se utilizan en los detergentes, ya que son estables y activos a pH alcalino
(8 a 11), con las condiciones de lavado adecuadas para detergentes
enzimáticos tienen un buen potencial para su uso en industria de los
detergentes (Hasan, Shah, & Hameed, 2006)
Lipasa producida por Acinetobacter radioresistens se encontró que era
óptimamente activa a pH 10 y mostró estabilidad en el intervalo de pH 6 a
10; Por lo tanto, tiene un mayor potencial para ser utilizado en la industria
de detergentes (Chen, Cheng, & Chen, 1998)

Las formulaciones de detergentes comerciales con optima temperatura alta


se han producido a partir de P. mendocina (Lumafast) y glumae
Pseudomonas. En 1995, Lumafast y Lipomax, lipasas de P. mendocina y
Alcaligenes Pseudomonas, fueron producidas por Genencor International,
AU-KBC Research Center, Life Sciences, Anna University, Chennai, India

- Lipasas Fúngicas en detergentes

Las formulaciones de detergentes comerciales óptimas a altas temperatura


se han producido a partir de Humicola lanuginosa (Lipolase) (Jaeger &
otros., 2001)

Mediante técnicas de ingeniería genética, se logró incrementar el


rendimiento de la enzima mediante la clonación del gen que codifica esta
lipasa en Aspergillus oryzae. Este hongo produce una mayor cantidad de la
enzima que se puede utilizar comercialmente en detergente (Jaeger &
otros., 2001)

4.3. Amilasas
Las amilasas facilitan la eliminación de suciedad de alimentos a base de
almidón, al catalizan la hidrólisis de enlaces glicosídicos en los polímeros
de almidón. En general, las manchas que contienen almidón son de
chocolate, salsa, espaguetis, cacao, pudín, etc.

Las amilasas pueden ser clasificadas como α-amilasas, ß-amilasas,


pululanasas, amiloglucosidasa. Sin embargo, las α-amilasa se utilizan
principalmente para detergentes, lleva a cabo la hidrólisis de las fracciones
de amilosa del almidón bajo la hidrólisis de los enlaces glicosídicos en el
interior de la cadena de almidón. El primer paso de la reacción se llama
endo reacción y conduce a oligosacáridos, donde se producen dextrinas
solubles en agua de cadena corta.

Las α-amilasas contienen varios dominios proteicos diferentes. El dominio


catalítico posee una estructura secundaria consistente en ocho barriles
alfa/beta encadenados, interrumpido por un dominio de unión al calcio
formado por unos 70 aminoácidos (Machius, Wiegand, & Huber, 1995).
Figura 10. Esquema de la reacción de α-amilasa

4.4. Celulasas:
Las celulasas eliminan microfibrillas de algodón y tejidos mixtos. Estas
microfibrillas sobresalen de la fibra principal del algodón y se forman durante el
uso y lavado del tejido, lo que hace que las prendas y textiles se vuelvan
inutilizable. Además, se pueden usar como agentes suavizantes, para eliminar
las partículas y para revivir colores.

La estructura general de celulosa tiene dos tipos de región; uno que tiene un
orden más alto de cristalinidad se llama región cristalina. El otro tipo es de
orden menos estructurado, y por lo tanto se llama como regiones amorfas.

La biodegradación de la celulosa requiere la interacción de tres hidrolitos


diferentes (Kandler, 1987), incluyen:·
- Celobiohidrolas: también se llama como exocelulasa.
- Endoglucanasas también se le conoce como Endocellulases
- ß-glucosidasa también se llama como celobiasa

El sebo en el interior de las fibras de algodón no puede ser eliminado por los
detergentes ordinarios de manera satisfactoria, a pesar de que eliminan
fácilmente de sebo en el exterior de las fibras. La celulasa alcalina interactúa
selectivamente con los espacios en el interior de la fibra, y selectivamente
elimina el suelo del sebo, mediante la hidrólisis de regiones amorfas (Kandler,
1987).
Figura 10. Mecanismo de acción de la celulasa.
IV. Bibliografía

Berner, D. L., Hammond, E. G. 1970. Phylogeny of lipase specificity. Lipids. 5 (6): 558-62.

García, C. (1991). Protease inhibition in theory and practice. Biotechnol. Educ, 3: 145-150.

Ito, Kobayashi, Ara, Ozaki, Kawai, & Hatada. (1998). Alkaline detergent enzymes from
alkaliphiles: enzymatic properties, genetics, and structures. Extremophiles, 2(3):
185-190.

Jain, M. (2008). Enzymes used in Detergents. Amity Institute of Biotechnology.


Enzymology Assignment-I.

Mathews, C., Van, H. K., & Ahern, K. (2003). Bioquímica (3 edición).

Mukherjee, K. D. 1996. Plant lipases in lipid biotransformations. En Malcata, F. X.


Engineering of / with lipases. Netherlands: Kluwer Academic Publishers. p. 391-
401.

Pleiss Jurgen; Fischer, Markus; Peiker, Marcus; Thiele, Claudia; And Schmid, Rolf D. J. of
Mol. Cat. B: Enzymatic. (2000) 10, 491 – 508.

Rotticci, Didier. Royal Institute of Technology. Department of Chemistry. Organic


Chemistry. Stockholm. 2000.

Ruiz, C., Falcocchio, S., Pastor, F. I., Saso, L., Díaz, P. 2007. Helicobacter pylori EstV:
identification, cloning, and characterization of the first lipase isolated. Appl Environ
Microbiol 73 (8): 2423-31.

Sarda, L., Desnuelle, P. 1958. Action de la lipase pancréatique sur les esters en émulsion.
Biocem Biophys Acta 30 (3): 513-21.

Saperas, N., & Fonfría, E. (2011). Proteolytic Enzymes in Detergents: Evidence of Their
Presence through Activity Measurements Based on Electrophoresis. Journal of
Chemical Education.

Willey. (2006). Concepts of Biochemistry. Sons Publishers.