Вы находитесь на странице: 1из 2

“Viajar no es tan solo moverse en el espacio.

Es acomodar el espíritu, predisponer el alma


y aprender de nuevo”. ¿¿

Wilhelm Dilthey (1833-1911) Este conspicuo intelectual alemán, es el primero que va a


tantear por otro derrotero. Su análisis es más acabado, incluye más elementos. A pesar
de que su obra fue casi ignorada por la academia tradicional alemana (hecho que no es
gratuito, ya que los supuestos de su filosofía son antagónicos al idealismo germánico de
moda), cuando es introducida en los cenáculos especulativos, coge enorme relevancia.
Para él, los agentes que signan la cultura de una época son muchos e ilimitados. A fin de
dilucidar ésta idea, analizamos algunos elementos de su discurso, en torno a los cuales
gravita todo. Para ello estimamos pertinente seguir a Julián Marías en torno a las ideas
del pensador alemán: (…) “Las condiciones – agrega Dilthey- que influyen en la cultura
intelectual de una generación son verdaderamente innumerables e ilimitadas.
Permítasenos que las agrupemos en torno a dos factores. Aparece en primer lugar, en
cierto modo, el patrimonio de la cultura intelectual con que ésta generación se
encuentra, es la época en que comienza a formarse de un modo serio” (Marías 1961:57)
Según la idea de Dilthey, esto significa que: “cuando la generación se está formando se
apodera del patrimonio espiritual acumulado y se esfuerza en remontarse sobre él, se
halla ya bajo las influencias del segundo de los factores en torno a los cuales agrupamos
aquellas condiciones: el de la vida circundante, el de las relaciones que forman la
sociedad, el de los estados políticos y sociales, infinitamente diversos.” (Marías 1961:58

en una conferencia a un grupo numeroso de estudiantes: (…) “Y lo mismo diría, si en


vez de estar aquí, estuviesen ustedes haciendo otra cosa en cualquier otro sitio. Siempre
lo harían en virtud del mundo o universo en que creen, en que piensan. Sólo que en un
caso como el concreto nuestro la cosa es aún más clara y literal; porque han venido
muchos de ustedes a ver si oían algo nuevo sobre lo que es el mundo, a ver si juntos
conmigo hacíamos un mundo un poco nuevo, aunque no sea más que en alguna de sus
dimensiones, cuadrantes o provincias. .”(Ortega y Gasset 1951:33) Exactamente eso, las
nuevas generaciones también son generadoras de universos,

(…) “Esto nos permite formular dos principios fundamentales para la construcción de la
historia:
1° El hombre constantemente hace mundo, forja horizonte. 2° Todo cambio del mundo,
del horizonte, trae consigo un cambio en la estructura del drama vital. El sujeto psico—
fisiológico que vive, el alma y el cuerpo del hombre puede no cambiar; no obstante,
cambia su vida porque ha cambiado el mundo. Y el hombre no es su alma y su cuerpo,
sino su vida, la figura de su problema vital. .”(Ortega y Gasset 1951:34

Los hombres son y serán los mismos o casi los mismos (en aras de la evolución), lo que
no permanece igual son sus circunstancias, y ellas, no pueden estar insertas en otro
lugar, que no sea en un ciclo vital, este ciclo vital esta marcado por un tiempo en el que
conviven las personas y se modifican sus circunstancias, cuando las condiciones que
hacen posible la vida en comunidad se transforman.

El hombre, desde que nace, va absorbiendo las convicciones de su tiempo, es decir, va


encontrándose en el mundo vigente. Pero que esté en un mundo imperante, no es un
óbice para que no pueda emprender su propia lectura de la realidad, generar a partir de
la incorporación de los usos vigentes una nueva creencia, si no fuera así no existiría el
cambio generacional.
(…) “Alguna vez he representado a la generación como "una caravana dentro de la cual
va el hombre prisionero, pero a la vez secretamente voluntario y satisfecho. Va en ella
fiel a los poetas de su edad, a las ideas políticas de su tiempo, al tipo de mujer triunfante
en su mocedad y hasta al modo de andar usado a los veinticinco años. De cuando en
cuando se ve pasar otra caravana con su raro perfil extranjero: es la otra generación. Tal
vez en un día festival la orgía mezcla a ambas, pero a la hora de vivir la existencia
normal, la caótica fusión se disgrega en los dos grupos verdaderamente orgánicos. Cada
individuo reconoce misteriosamente a los demás de su colectividad, como las hormigas
de cada hormiguero se distinguen por una peculiar adoración. El descubrimiento de que
estamos fatalmente adscritos a un cierto grupo de edad y a un estilo de vida es una de
las experiencias melancólicas que, antes o después, todo hombre sensible llega a hacer.”
(Ortega y Gasset 1951:39)

“Para cada generación, vivir es, pues, una faena de dos dimensiones, una de las cuales
consiste en recibir lo vivido —ideas, valoraciones, instituciones, etc.— por la
antecedente; la otra, dejar fluir su propia espontaneidad. Su actitud no puede ser la
misma ante lo propio que ante lo recibido. Lo hecho por otros, ejecutado, perfecto, en el
sentido de concluso, se adelanta hacia nosotros con una unción particular: aparece como
consagrado, y, puesto que no lo hemos labrado nosotros, tendemos a creer que no ha
sido obra de nadie, sino que es la realidad misma. Hay un momento en que las ideas de
nuestros maestros no nos parecen opiniones de unos hombres determinados, sino la
verdad misma, anónimamente descendida sobre la tierra.”

Ortega y Gasset José, 1951 En torno a Galileo, Obras completas Revista de Occidente
Vol V Ortega y Gasset José, 1983 El tema de nuestro tiempo Alianza Editorial / Revista
de Occidente, Madrid.
Massó Lago Noé., En torno a los 26 años de Ortega y Gasset Una cronología Viviente
En: http://www.ortegaygasset.edu/circunstancia/numero6/art7.htm