Вы находитесь на странице: 1из 31

Resumen

Epidemiología
La prevalencia es desconocida, pero se trata de una enfermedad muy poco frecuente. En 2009, se
habían publicado 33 casos.

Descripción clínica
El LIS puede ocurrir a cualquier edad pero son raros los casos pediátricos. Pueden observarse dos
fases: una fase inicial aguda de duración variable caracterizada por anartria, afectación
respiratoria, frecuente estado comatoso o inconsciente, y parálisis total, seguida de una fase
crónica en la que la función respiratoria, la capacidad de tragar y la consciencia están total o
parcialmente restauradas. El LIS puede clasificarse en 3 categorías: en la forma clásica los
pacientes están cuadripléjicos y anártricos, con la consciencia y movimientos verticales de los
ojos y del párpado superior conservados; en la forma incompleta, los pacientes tienen
movimientos voluntarios limitados además de los movimientos verticales del ojo, principalmente
de los dedos de la mano y del pie, y de la cabeza; en la forma total, los pacientes presentan
inmovilidad completa incluyendo los movimientos oculares pero con consciencia conservada. En
cualquier categoría, los pacientes pueden experimentar un LIS transitorio caracterizado por una
mejora neurológica que puede llegar a ser completa. En general, la sensibilidad y las funciones
cognitivas se mantienen, incluso con problemas oculares. Se ha documentado labilidad emocional
con risa y llantos patológicos.

Etiología
Las causas más frecuentes de LIS son vasculares o traumáticas (lesiones del tronco cerebral, daño
u oclusión de la arteria basilar o vertebral, o compresión de los pedúnculos cerebrales). Otras
causas menos frecuentes son: lesión mesencefálica, hemorragia subaracnoidea, espasmo vascular
de la arteria basilar, tumor del tronco cerebral, mielinolisis central pontina, encefalitis, absceso
pontino, toxicidad de medicamentos, reacción a vacunas e hipoglucemia prolongada.

Métodos diagnósticos
El diagnóstico se basa en rasgos clínicos. La voluntad de comunicarse es a menudo observada por
familiares o cuidadores y debe inspeccionarse el movimiento ocular como respuesta a las órdenes
verbales en casos aparentes de estado vegetativo. Signos inequívocos aunque limitados de
consciencia, fluctuaciones del nivel de vigilia en la fase aguda y déficits adicionales sensoriales
o cognitivos conllevan dificultades en el diagnóstico. Un ritmo de EEG normal y reactivo debe
alertar al médico aunque no es suficiente para separar el LIS de un paciente inconsciente post-
comatoso. La neuroimagen funcional como la Tomografía por Emisión de Positrones (PET)
muestra una actividad metabólica normal, es decir, mayor que en un estado vegetativo. La imagen
cerebral muestra lesiones aisladas de la porción ventral de la protuberancia o del mesencéfalo.

Diagnóstico diferencial
El diagnóstico diferencial incluye coma, estado vegetativo, estados de mínima conciencia.

Manejo y tratamiento
El tratamiento inicial se basa en: asistencia respiratoria, gastrostomía, y prevención de cualquier
inmovilidad, disfagia y complicaciones de la incontinencia. En la fase crónica, la rehabilitación
se basa en fisioterapia respiratoria, recuperación de la deglución independiente y de la
continencia, y desarrollo de la motricidad en dedos, cabeza y cuello. Los códigos de comunicación
oculares deben establecerse muy temprano. Las interfaces cerebro-ordenador (BCI) son de ayuda
para proporcionar vías más directas de comunicación.

Pronóstico
El pronóstico es desfavorable ya que algunos pacientes no sobreviven a la fase aguda, o
experimentan una mejora limitada. La aparición precoz de la enfermedad y una rehabilitación
intensiva son factores pronósticos favorables. El LIS causado por una lesión cerebral no vascular
parece tener una mejor recuperación motora. La esperanza de vida está gravemente reducida.

Revisores expertos: Dr Marie-Aurélie BRUNO - Dr Steven LAUREYS - Última


actualización: Diciembre 2012

Tumores pediátricos del sistema nervioso central:


Introducción
Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 01/2019
EN ESTA PÁGINA: encontrará algo de información básica sobre esta
enfermedad y las partes del cuerpo que puede afectar. Esta es la primera
página de la Guía de tumores pediátricos del sistema nervioso central de
Cancer.Net. Use el menú para ver otras páginas. Piense en ese menú como un
mapa para recorrer la guía completa.
Un tumor del sistema nervioso central (SNC) comienza cuando células sanas
del cerebro o de la médula espinal cambian y crecen fuera de control, formando
una masa. Un tumor puede ser canceroso o benigno. Un tumor canceroso es
maligno, lo que significa que puede crecer y diseminarse a otras partes del
cuerpo. Un tumor benigno significa que el tumor puede crecer, pero no se
diseminará.

Un tumor del SNC resulta especialmente problemático porque los procesos de


pensamiento y los movimientos de la persona pueden verse afectados. Puede
ser complicado tratar este tipo de tumor porque los tejidos que lo rodean suelen
ser vitales para el funcionamiento del cuerpo. El tratamiento de tumores del
SNC en bebés y niños pequeños pueden constituir un especial desafío debido
a que el cerebro del niño aún está en desarrollo.

El cerebro es el centro del pensamiento, la memoria y las emociones. Controla


los cinco sentidos, que incluyen el olfato, el tacto, el gusto, el oído y la vista.
También controla el movimiento y otras funciones básicas del cuerpo, entre
ellas, los latidos del corazón, la circulación y la respiración. La médula espinal
está compuesta de nervios que llevan información de ida y vuelta entre el
cuerpo y el cerebro.

Anatomía del cerebro


El cerebro está compuesto por cuatro partes principales: el encéfalo (cerebro
propiamente), el cerebelo, el tronco encefálico y las meninges.

 El encéfalo (cerebro propiamente), la parte más grande del cerebro,


contiene dos hemisferios cerebrales y se divide en cuatro lóbulos donde
tienen lugar funciones específicas.

o El lóbulo frontal controla el razonamiento, las emociones, la


resolución de problemas y partes del habla y el movimiento.

o El lóbulo parietal controla las sensaciones de tacto, presión, dolor


y temperatura.

o El lóbulo temporal controla la memoria y el sentido del oído.

 El lóbulo occipital controla la visión.

 El cerebelo o “cerebro pequeño” se encuentra debajo del encéfalo


(cerebro propiamente). El cerebelo controla la coordinación y el
equilibrio.

 El tronco encefálico, que es la porción más baja del cerebro y que se


conecta con la médula espinal, controla funciones involuntarias
esenciales para la vida, como el latido del corazón y la respiración de
una persona.

 Las meninges son las membranas que rodean y protegen el cerebro y la


médula espinal. Hay tres capas meníngeas, que se denominan
duramadre, aracnoides y piamadre.

Tipos de tumores del SNC


Existen diversos tipos de tumores del SNC. Algunos son cancerosos y muy
propensos a crecer y a diseminarse. Con frecuencia, se los llama muy
agresivos o de alto grado. Existen también tipos menos agresivos, a menudo
denominados de bajo grado. Y algunos tipos no son cancerosos y no es
probable que crezcan y se diseminen. Además, existen variaciones dentro de
cada tipo que afectan la velocidad con que crece el tumor. Muchas de estas
diferencias dependen de cambios genéticos que se encuentran dentro del
tumor (consulte la sección Diagnóstico).
Los siguientes tipos de tumores del SNC son los más frecuentes en los niños:

 Astrocitoma
 Glioma del tronco encefálico
 Ependimoma (en inglés)
 Tumor de células germinales (en inglés)
 Meduloblastoma (en inglés)

Tratamiento de los tumores del sistema


nervioso central en adultos (PDQ®)–Versión
para pacientes
Vaya a la versión para profesionales de salud






EN ESTA PÁGINA

 Información general sobre los tumores del sistema nervioso central en adultos
 Estadios de los tumores del sistema nervioso central en adultos
 Tumores recidivantes del sistema nervioso central en adultos
 Aspectos generales de las opciones de tratamiento
 Opciones de tratamiento por tipo de tumor primario del encéfalo en adultos
 Opciones de tratamiento para los tumores primarios de la médula espinal en adultos
 Opciones de tratamiento para los tumores recidivantes del sistema nervioso central en adultos
 Opciones de tratamiento de los tumores metastásicos del encéfalo en adultos
 Información adicional sobre los tumores del sistema nervioso central en adultos
 Información sobre este sumario del PDQ

Información general sobre los tumores del sistema


nervioso central en adultos
PUNTOS IMPORTANTES

 Un tumor del sistema nervioso central en adultos es una enfermedad por la que se forman células
anormales en los tejidos del encéfalo o la médula espinal.

 Un tumor que empieza en otra parte del cuerpo y se disemina hasta el encéfalo se llama tumor
metastásico del encéfalo.

 El encéfalo controla muchas funciones importantes del cuerpo.

 La médula espinal conecta el encéfalo con los nervios de la mayoría de las partes del cuerpo.

 Hay diferentes tipos de tumores del encéfalo y la médula espinal.

o Tumores astrocíticos
o Tumores oligodendrogliales

o Gliomas mixtos

o Tumores ependimarios

o Meduloblastomas

o Tumores del parénquima pineal

o Tumores meníngeos

o Tumores de células germinativas

o Craneofaringioma (grado I)

 Ciertos síndromes genéticos pueden aumentar el riesgo de presentar un tumor en el sistema nervioso
central.

 No se conoce la causa de la mayoría de tumores del encéfalo y la médula espinal.

 Los signos y síntomas de los tumores del encéfalo y la médula espinal en adultos no son los mismos
en todas las personas.

 Las pruebas que examinan el encéfalo y la médula espinal se usan para diagnosticar tumores del
encéfalo y la médula espinal en adultos.

 También se utiliza una biopsia para diagnosticar un tumor del encéfalo.

o A veces no se puede realizar una biopsia ni una cirugía.

 Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

Un tumor del sistema nervioso central en adultos es una


enfermedad por la que se forman células anormales en los
tejidos del encéfalo o la médula espinal.
Hay muchos tipos de tumores del encéfalo y la médula espinal. Los tumores se forman debido al
crecimiento anormal de células y pueden comenzar en distintas partes del encéfalo o la médula
espinal. El encéfalo y la médula espinal forman juntos el sistema nervioso central (SNC).
Los tumores pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos):
 Los tumores benignos del encéfalo y la médula espinal crecen y hacen presión en las áreas cercanas
del encéfalo. Muy pocas veces se diseminan a otros tejidos y pueden recidivar (volver).
 Los tumores malignos del encéfalo y la médula espinal tienden a crecer rápido y diseminarse a otros
tejidos del encéfalo.

Cuando un tumor crece en un área del encéfalo o la presiona, puede impedir que esa parte
funcione correctamente. Tanto los tumores del encéfalo benignos como los tumores malignos
producen signos y síntomas, y necesitan tratamiento.
Los tumores del encéfalo y la médula espinal se pueden presentar tanto en niños como en
adultos. Sin embargo, el tratamiento para los niños puede ser diferente del tratamiento para los
adultos. (Para obtener más información sobre el tratamiento de los niños, consulte el sumario
del PDQ sobre Descripción del tratamiento de los tumores de encéfalo y de médula espinal
infantiles).
Para información sobre el linfoma que comienza en el encéfalo, consulte el sumario del
PDQ Tratamiento del linfoma primario del sistema nervioso central.

Un tumor que empieza en otra parte del cuerpo y se disemina


hasta el encéfalo se llama tumor metastásico del encéfalo.
Los tumores que empiezan en el encéfalo se llaman tumores primarios del encéfalo. Estos
tumores se pueden diseminar a otras partes del encéfalo o a la espina vertebral. Muy pocas
veces se diseminan a otras partes del cuerpo.
A menudo, los tumores que se encuentran en el encéfalo comenzaron en otra parte del cuerpo y
se diseminaron a una o más partes del encéfalo. Estos se llaman tumores metastásicos del
encéfalo (o metástasis encefálica). Los tumores metastásicos del encéfalo son más comunes que
los tumores primarios del encéfalo.
Alrededor de la mitad de los tumores metastásicos del encéfalo provienen de cáncer de pulmón.
Otros tipos de cáncer que generalmente se diseminan al encéfalo son los siguientes:
 Melanoma.
 Cáncer de mama.
 Cáncer de colon.
 Cáncer de riñón.
 Cáncer de nasofaringe.
 Cáncer de sitio primario desconocido.
El cáncer se puede diseminar a las leptomeninges (las dos membranas más internas que cubren
el encéfalo y la médula espinal). Esto se llama carcinomatosis leptomeníngea. Los tipos de
cáncer que se diseminan a las leptomeninges con mayor frecuencia son:
 Cáncer de mama.
 Cáncer de pulmón.
 Leucemia.
 Linfoma.

Para obtener más información sobre los cánceres que por lo habitual se diseminan al encéfalo o
la médula espinal, consulte los siguientes enlaces y sumarios del PDQ:
 Tratamiento del linfoma de Hodgkin en adultos
 Tratamiento del linfoma no Hodgkin en adultos
 Tratamiento del cáncer de seno (mama)
 Tratamiento del carcinoma de tumor primario desconocido
 Tratamiento del cáncer de colon
 Página principal de la leucemia
 Tratamiento del melanoma
 Tratamiento del cáncer de nasofaringe en adultos
 Tratamiento del cáncer de pulmón de células no pequeñas
 Tratamiento del cáncer de células renales
 Tratamiento del cáncer de pulmón de células pequeñas
El encéfalo controla muchas funciones importantes del cuerpo.
Las tres partes más importantes del encéfalo son las siguientes:

 El cerebro es la parte más grande del encéfalo. Está en la parte superior de la cabeza. El cerebro
controla el pensamiento, el aprendizaje, la solución de problemas, las emociones, el habla, la lectura,
la redacción y el movimiento voluntario.
 El cerebelo está en la región inferior y posterior del encéfalo (cerca de la mitad posterior de la
cabeza). Controla el movimiento, el equilibrio y la postura.
 El tronco encefálico conecta el cerebro con la médula espinal. Está en la parte más baja del encéfalo
(justo arriba de la parte de atrás del cuello). El tronco encefálico controla la respiración, la
frecuencia cardíaca, y los nervios y músculos que se usan para ver, oír, caminar, hablar y comer.
AMPLIAR

Anatomía del encéfalo donde se muestra el cerebro, los ventrículos (con el líquido
cefalorraquídeo en azul), el cerebelo, el tronco encefálico (la protuberancia y el bulbo
raquídeo) y otras partes del encéfalo.

La médula espinal conecta el encéfalo con los nervios de la


mayoría de las partes del cuerpo.
La médula espinal es una columna de tejido nervioso que va desde el tronco encefálico hacia
abajo, por el centro de la espalda. Está cubierta por tres capas delgadas de tejido que se llaman
membranas. Estas membranas están rodeadas por las vértebras (los huesos de la espalda). Los
nervios de la médula espinal llevan los mensajes entre el encéfalo y el resto del cuerpo, como un
mensaje del encéfalo que hace mover los músculos o un mensaje de la piel al encéfalo para
sentir el tacto.

Hay diferentes tipos de tumores del encéfalo y la médula


espinal.
Los tumores del encéfalo y la médula espinal se llaman según el tipo de célula que los forman y
el lugar del SNC donde se forman primero. Se puede usar el grado del tumor para indicar la
diferencia entre los tipos de tumores de crecimiento lento y los de crecimiento rápido. Los
grados del tumor según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se basan en cuán anormal
es el aspecto de las células examinadas al microscopio y en cuán rápido es probable que el
tumor crezca y se disemine.

Sistema de gradación de los tumores de la Organización Mundial de la Salud

 Grado I (grado bajo) — Las células tumorales tienen un aspecto muy parecido al de las células
normales al microscopio, y crecen y se diseminan más lentamente que las células tumorales de grado
II, III y IV. Estas células raramente se diseminan a los tejidos cercanos. Los tumores del encéfalo de
grado I se pueden curar si se extirpan por completo mediante cirugía.
 Grado II — Las células tumorales crecen y se diseminan más lentamente que las células tumorales
de grado III y IV. Estas se diseminan al tejido cercano y pueden recidivar (volver). Algunos tumores
se pueden convertir en un tumor de grado más alto.
 Grado III — Las células tumorales tienen un aspecto muy diferente al de las células normales al
microscopio y crecen más rápidamente que las células tumorales de grado I y II. Es más probable
que estas células se diseminen al tejido cercano.
 Grado IV (grado alto) — Las células tumorales no tienen el mismo aspecto que las células normales
al microscopio, y crecen y se diseminan muy rápido. En el tumor, se pueden encontrar áreas de
células muertas. Con frecuencia, los tumores de grado IV no se pueden curar.

Los siguientes tipos de tumores primarios se pueden formar en el encéfalo o la médula espinal:

Tumores astrocíticos

Un tumor astrocítico empieza en las células del encéfalo con forma de estrella que se
llaman astrocitos y que sirven para ayudar a que las células nerviosas se mantengan sanas. Un
astrocito es un tipo de célula neuroglial. Algunas veces estas células forman tumores que se
llaman gliomas. Los tumores astrocíticos son los siguientes:
 Glioma del tronco encefálico (habitualmente de grado alto): un glioma del tronco encefálico se
forma en el tronco encefálico, que es la parte del encéfalo conectada a la médula espinal. A menudo
es un tumor de grado alto que se disemina ampliamente por el tronco encefálico y es difícil de curar.
Los gliomas del tronco encefálico son poco frecuentes en los adultos. (Para obtener más
información, consulte el sumario del PDQ Tratamiento del glioma de tronco encefálico infantil).
 Tumor astrocítico pineal (de cualquier grado): un tumor astrocítico pineal se forma en el tejido
que rodea la glándula pineal y puede ser de cualquier grado. La glándula pineal es
un órgano diminuto del encéfalo que elabora melatonina, una hormona que ayuda a controlar el ciclo
del sueño y la vigilia.
 Astrocitoma pilocítico (grado I): un astrocitoma pilocítico crece lentamente en el encéfalo o la
médula espinal. Puede tener forma de quiste y pocas veces se disemina a los tejidos cercanos. Con
frecuencia, los astrocitomas pilocíticos se pueden curar.
 Astrocitoma difuso (grado II): un astrocitoma difuso crece lentamente, pero a menudo se disemina
a los tejidos cercanos. Las células tumorales tienen aspecto de células normales. En algunos casos,
un astrocitoma difuso se puede curar. También se llama astrocitoma difuso de grado bajo.
 Astrocitoma anaplásico (grado III): un astrocitoma anaplásico crece rápido y se disemina a los
tejidos cercanos. Las células tumorales tienen un aspecto diferente al de las células normales. Por lo
general, este tipo de tumor no se puede curar. El astrocitoma anaplásico también se llama
astrocitoma maligno o astrocitoma de grado alto.
 Glioblastoma (grado IV): un glioblastoma crece y se disemina muy rápido. Las células tumorales
tienen un aspecto muy diferente al de las células normales. Por lo general, este tipo de tumor no se
puede curar. También se llama glioblastoma multiforme.
Para obtener más información sobre el astrocitoma en los niños, consulte el sumario del
PDQ Tratamiento de los astrocitomas infantiles.

Tumores oligodendrogliales

Un tumor oligodendroglial empieza en las células del encéfalo que se llaman oligodendrocitos,
que ayudan a mantener sanas las células nerviosas. Un oligodendrocito es un tipo de célula
neuroglial. Los oligodendrocitos a veces forman tumores que se llaman oligodendrogliomas.
Los grados de los tumores oligodendrogliales son los siguientes:
 Oligodendroglioma (grado II): un oligodendroglioma crece lentamente, pero a menudo se
disemina a los tejidos cercanos. Las células tumorales tienen un aspecto algo similar al de las células
normales. En algunos casos, un oligodendroglioma se puede curar.
 Oligodendroglioma anaplásico (grado III): un oligodendroglioma anaplásico crece rápido y se
disemina al tejido cercano. Las células tumorales tienen un aspecto diferente al de las células
normales. Con frecuencia, este tipo de tumor no se puede curar.
Para obtener más información sobre los tumores oligodendrogliales en los niños, consulte el
sumario del PDQTratamiento de los astrocitomas infantiles.

Gliomas mixtos

Un glioma mixto es un tumor del encéfalo que contiene dos tipos de células tumorales:
oligodendrocitos y astrocitos. Este tipo de tumor mixto se llama oligoastrocitoma.
 Oligoastrocitoma (grado II): un oligoastrocitoma es un tumor de crecimiento lento. El aspecto de
las células tumorales es similar al de las células normales. En algunos casos, el oligoastrocitoma se
puede curar.
 Oligoastrocitoma anaplásico (grado III): el oligoastrocitoma anaplásico crece rápido y se
disemina a los tejidos cercanos. Las células tumorales tienen un aspecto diferente al de las células
normales. Este tipo de tumor tiene un pronóstico más precario que el del oligoastrocitoma (grado II).
Para obtener más información sobre los gliomas mixtos en los niños, consulte el sumario del
PDQ Tratamiento de los astrocitomas infantiles.

Tumores ependimarios

Un tumor ependimario suele empezar en las células que revisten los espacios llenos de líquido
del encéfalo y los que rodean la médula espinal. Los tumores ependimarios también se llaman
ependimomas. Los grados de los ependimomas son los siguientes:
 Ependimoma (grado I o II): un ependimoma de grado I o II crece lentamente y tiene células con
aspecto parecido al de las células normales. Hay dos tipos de ependimoma de grado I: ependimoma
mixopapilar y subependimoma. Un ependimoma de grado II crece en un ventrículo (espacio lleno de
líquido en el encéfalo) y sus vías de conexión o en la médula espinal. En algunos casos, un
ependimoma de grado I o II se puede curar.
 Ependimoma anaplásico (grado III): un ependimoma anaplásico crece rápido y se disemina a los
tejidos cercanos. Las células tumorales tienen un aspecto diferente al de las células normales.
Habitualmente, este tipo de tumores tiene un pronóstico más precario que el ependimoma de grado I
o II.
Para obtener más información sobre el ependimoma en los niños, consulte el sumario del PDQ
el Tratamiento del ependimoma infantil.

Meduloblastomas

Un meduloblastoma es un tipo de tumor embrionario. Los meduloblastomas son más comunes


en los niños y en los adultos jóvenes.
Para obtener más información sobre los meduloblastomas en niños, consulte el sumario del
PDQ el Tratamiento de los tumores embrionarios del sistema nervioso central infantil.

Tumores del parénquima pineal

Un tumor del parénquima pineal se forma en las células del parénquima o pineocitos, que son
las células que componen la mayor parte de la glándula pineal. Estos tumores son diferentes de
los tumores astrocíticos pineales. Los grados de los tumores del parénquima pineal son los
siguientes:
 Pineocitoma (grado II): un pineocitoma es un tumor pineal de crecimiento lento.
 Pineoblastoma (grado IV): un pineoblastoma es un tumor poco frecuente que muy probablemente
se disemine.
Para obtener más información sobre los tumores del parénquima pineal en niños, consulte el
sumario del PDQ Tratamiento de los tumores embrionarios del sistema nervioso central infantil.

Tumores meníngeos

Un tumor meníngeo, que también se llama meningioma, se forma en las meninges (capas
delgadas de tejido que cubren el encéfalo y la médula espinal). Puede estar formado por
diferentes tipos de células del encéfalo y la médula espinal. Los meningiomas son más comunes
en los adultos. Los tipos de tumores meníngeos son los siguientes:
 Meningioma (grado I): un meningioma de grado I es el tipo más común de tumor meníngeo. Un
meningioma de grado I es un tumor de crecimiento lento que se forma con más frecuencia en
la duramadre. El meningioma de grado I se puede curar si se extirpa por completo por medio de
cirugía.
 Meningioma (grados II y III): este es un tipo de tumor meníngeo poco frecuente. Crece
rápidamente y es probable que se disemine dentro del encéfalo y la médula espinal. El pronóstico es
más precario que el de un meningioma de grado I porque habitualmente el tumor no se puede
extirpar por medio de cirugía.
Un hemangiopericitoma no es un tumor meníngeo, pero se trata igual que un meningioma de
grados II o III. Un hemangiopericitoma se suele formar en la duramadre. El pronóstico es más
precario que el de un meningioma de grado I porque habitualmente el tumor no se puede
extirpar por completo por medio de cirugía.
Tumores de células germinativas

Un tumor de células germinativas se forma en las células germinativas, que son las células que
se convierten en espermatozoides en los hombres y en óvulos (huevos) en las mujeres. Hay
distintos tipos de tumores de células germinativas. Estos incluyen los germinomas,
los teratomas, los carcinomas embrionarios del saco vitelino y los coriocarcinomas. Los tumores
de células germinativas pueden ser benignos o malignos.
Para obtener más información sobre los tumores de células germinativas en el encéfalo de los
niños, consulte el sumario del PDQ Tratamiento de los tumores de células germinativas del
sistema nervioso central infantil.

Craneofaringioma (grado I)

Un craneofaringioma es un tumor poco frecuente que se suele formar en el centro del encéfalo,
justo arriba de la hipófisis (un órgano del tamaño de una arveja en la parte inferior del encéfalo
que controla otras glándulas). Los craneofaringiomas se pueden formar con diferentes tipos de
células del encéfalo o la médula espinal.
Para obtener más información sobre el craneofaringioma en los niños, consulte el sumario del
PDQ Tratamiento del craneofaringioma infantil.

Ciertos síndromes genéticos pueden aumentar el riesgo de


presentar un tumor en el sistema nervioso central.
Cualquier cosa que aumenta la probabilidad de tener una enfermedad se llama factor de riesgo.
La presencia de un factor de riesgo no significa que enfermará de cáncer; pero la ausencia de
factores de riesgo tampoco significa que no enfermará de cáncer. Consulte con su médico si
piensa que está en riesgo. Hay pocos factores de riesgo conocidos para los tumores del encéfalo.
Las siguientes afecciones pueden aumentar el riesgo de presentar ciertos tipos de tumores del
encéfalo:
 Estar expuesto al cloruro vinílico puede aumentar el riesgo de presentar un glioma.
 Tener una infección por el virus de Epstein-Barr, tener el síndrome de inmunodeficiencia
adquirida (SIDA) o recibir un trasplante de órgano puede aumentar el riesgo de presentar un linfoma
primario de SNC. (Para obtener más información, consulte el sumario del PDQ Tratamiento del
linfoma primario del sistema nervioso central).
 Tener ciertos síndromes genéticos a veces aumenta el riesgo de presentar tumores del encéfalo:
o Neurofibromatosis de tipo 1 (NF1) o 2 (NF2).
o Enfermedad de von Hippel-Lindau.
o Esclerosis tuberosa.
o Síndrome de Li-Fraumeni.
o Síndrome de Turcot de tipo 1 o 2.
o Síndrome de carcinoma nevoide de células basales.

No se conoce la causa de la mayoría de tumores del encéfalo y


la médula espinal.
Los signos y síntomas de los tumores del encéfalo y la médula
espinal en adultos no son los mismos en todas las personas.
Los signos y síntomas dependen de lo siguiente:

 Lugar del encéfalo o la médula espinal donde se forma el tumor.


 Lo que controla la parte del encéfalo afectada.
 Tamaño del tumor.

Los signos y síntomas pueden obedecer a tumores del SNC o a otras afecciones, incluso el
cáncer que se diseminó al encéfalo. Consulte con su médico si tiene algo de lo siguiente:

Síntomas de los tumores del encéfalo

 Dolor de cabeza en las mañanas o dolor de cabeza que desaparece después de vomitar.
 Crisis convulsivas.
 Problemas de vista, audición o habla.
 Pérdida del apetito.
 Náuseas y vómitos frecuentes.
 Cambios de personalidad, estado de ánimo, comportamiento o capacidad para concentrarse.
 Pérdida de equilibrio y dificultad para caminar.
 Debilidad.
 Somnolencia no habitual o cambio en el grado de actividad.

Síntomas de los tumores de la médula espinal

 Dolor de espalda o dolor que va desde la espalda hacia los brazos o las piernas.
 Cambio en los hábitos intestinales o dificultad para orinar.
 Debilidad o entumecimiento en las piernas o los brazos.
 Dificultad para caminar.

Las pruebas que examinan el encéfalo y la médula espinal se


usan para diagnosticar tumores del encéfalo y la médula
espinal en adultos.
Se pueden usar las siguientes pruebas y procedimientos:

 Examen físico y antecedentes: examen del cuerpo para revisar el estado general de salud e
identificar cualquier signo de enfermedad, como masas o cualquier otra cosa que parezca anormal.
También se toman datos sobre los hábitos de salud, los antecedentes de enfermedades y los
tratamientos anteriores.
 Examen neurológico: serie de preguntas y pruebas para revisar el funcionamiento del encéfalo, la
médula espinal y los nervios. Con el examen se verifica el estado mental de la persona, la
coordinación y la capacidad de caminar normalmente, y el funcionamiento adecuado de los
músculos, los sentidos y los reflejos.
 Examen del campo visual: examen para revisar el campo visual de una persona (área total en la que
se pueden ver los objetos). Con esta prueba se mide la visión central (cuánto puede ver una persona
cuando mira directamente al frente) y la visión periférica (cuánto puede ver una persona en otras
direcciones cuando mantiene la mirada fija hacia adelante). Cualquier pérdida de la vista puede ser
un signo de un tumor que dañó o presionó partes del encéfalo que afectan la vista.
 Prueba de marcadores tumorales: procedimiento para el que se analiza una muestra de sangre,
orina o tejido a fin de medir las cantidades de ciertas sustancias elaboradas por los órganos, los
tejidos o las células tumorales del cuerpo. Ciertas sustancias se relacionan con tipos específicos de
cáncer cuando se encuentran en concentraciones más altas en la sangre. Estas se llaman marcadores
tumorales. Esta prueba se puede realizar para diagnosticar un tumor de células germinativas.
 Prueba genética: prueba de laboratorio en la que se estudia una muestra de sangre o tejido para
determinar si hay cambios en un cromosoma que se relacionó con cierto tipo de tumor del encéfalo.
Esta prueba se puede realizar para diagnosticar un síndrome heredado.
 Tomografía computarizada (TC): procedimiento para el que se toma una serie de imágenes
detalladas del interior del cuerpo desde ángulos diferentes. Las imágenes se crean con una
computadora conectada a una máquina de rayos X. Se inyecta un tinte en una vena o se ingiere a fin
de que los órganos o los tejidos se destaquen de forma más clara. Este procedimiento también se
llama tomografía computadorizada, tomografía axial computarizada (TAC) o exploración por
TAC.AMPLIAR
Tomografía computarizada (TC) del encéfalo. El paciente se acuesta sobre una camilla que se
desliza a través de un escáner de TC, que toma imágenes radiográficas del encéfalo.
 Imágenes por resonancia magnética (IRM) con gadolinio: procedimiento para el que se usa un
imán, ondas de radio y una computadora para crear una serie de imágenes detalladas del encéfalo y
la médula espinal. Se inyecta en una vena una sustancia que se llama gadolinio. El gadolinio se
acumula alrededor de las células cancerosas y las hace aparecer más brillantes en la imagen. Este
procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN). La IRM se usa
con frecuencia para el diagnóstico de tumores de la médula espinal. A veces, se realiza un
procedimiento que se llama imágenes por resonancia magnética espectroscópica (IRME) durante
la exploración por IRM. Las IRME se usan para diagnosticar tumores según su constitución
química.
 Tomografía computarizada por emisión de fotón único (TCEFU): procedimiento para encontrar
células de tumores malignos en el encéfalo. Se inyecta una cantidad pequeña de una
sustancia radiactiva en una vena o se inhala por la nariz. A medida que la sustancia se desplaza por
la sangre, una cámara gira alrededor de la cabeza y toma imágenes del encéfalo. Se usa una
computadora para crear una imagentridimensional (3-D) del encéfalo. En las áreas en donde hay
células cancerosas que crecen, habrá más flujo sanguíneo y más actividad. Estas áreas se verán más
brillantes en la imagen.
 Tomografía por emisión de positrones (TEP): procedimiento para encontrar células de tumores
malignos en el cuerpo. Se inyecta en una vena una cantidad pequeña de glucosa (azúcar) radiactiva.
El escáner de la TEP rota alrededor del cuerpo y crea una imagen de los lugares del encéfalo que
usan la glucosa. Las células de tumores malignos se ven más brillantes en la imagen porque son más
activas y absorben más glucosa que las células normales. La TEP se usa para diferenciar entre un
tumor primario y un tumor que se diseminó al encéfalo desde otra parte del cuerpo.AMPLIAR
Tomografía por emisión de positrones (TEP). El paciente se acuesta en una camilla que se desliza a
través de una máquina de TEP. El soporte de cabeza y la faja blanca ayudan al paciente a
permanecer inmóvil. Se inyecta en una vena una cantidad pequeña de glucosa (azúcar) radioactiva.
El escáner crea una imagen de los lugares del cuerpo que usan la glucosa. Las células cancerosas se
ven más brillantes en la imagen porque absorben más glucosa que las células normales.

También se utiliza una biopsia para diagnosticar un tumor del


encéfalo.
Si las pruebas con imágenes muestran que puede haber tumor en el encéfalo, se suele realizar
una biopsia. Es posible que se realice uno de los siguientes tipos de biopsia:
 Biopsia estereotáctica: cuando en las pruebas con imágenes se observa que tal vez haya un tumor
profundo en el encéfalo en un lugar difícil de alcanzar, se puede realizar una biopsia estereotáctica
del encéfalo. Para este tipo de biopsia se usa una computadora y un aparato de exploración
tridimensional (3-D) para encontrar el tumor y guiar la aguja que se usa para extraer el tejido. Se
hace una incisión pequeña en el cuero cabelludo y se abre un agujero pequeño a través del cráneo.
Se inserta una aguja para biopsia a través del agujero a fin de extraer células o tejidos para que
un patólogo los observe al microscopio y determine si hay signos de cáncer.
 Biopsia abierta: cuando en las pruebas con imágenes se observa un tumor que es posible extirpar
mediante cirugía, se puede realizar una biopsia abierta. Se extrae un pedazo del cráneo en una
operación que se llama craneotomía. Se extrae una muestra de tejido del encéfalo y un patólogo lo
observa al microscopio. Si se encuentran células cancerosas, tal vez se extirpe todo o parte del tumor
durante la misma cirugía. Hay pruebas que se realizan antes de la cirugía para encontrar las áreas
alrededor del tumor que son importantes para el funcionamiento normal del encéfalo. También hay
formas de examinar el funcionamiento del encéfalo durante la cirugía. El médico usará los
resultados de estas pruebas para extirpar la mayor cantidad de tumor posible con el menor daño al
tejido normal del encéfalo.AMPLIAR
Craneotomía. Se hace una abertura en el cráneo y se extrae una pieza del cráneo para exponer una
parte del cerebro.
El patólogo examina la muestra de la biopsia para determinar el tipo y el grado del tumor del
encéfalo. El grado del tumor se basa en el aspecto de las células tumorales al microscopio y en
la rapidez con que el tumor puede crecer y diseminarse.

Se pueden realizar las siguientes pruebas en la muestra de tejido que se extrae:

 Prueba inmunohistoquímica: prueba para identificar ciertos antígenos en una muestra de tejido
mediante el uso de anticuerpos. Por lo general, el anticuerpo se une a una sustancia radiactiva o a un
tinte para que las células se iluminen al microscopio. Este tipo de prueba se usa para determinar la
diferencia entre distintos tipos de cáncer.
 Microscopía óptica y electrónica: prueba de laboratorio por la que se observan las células de una
muestra de tejido con microscopios comunes y de alta potencia para detectar ciertos cambios en las
células.
 Análisis citogenético: prueba de laboratorio por la que se observan las células de una muestra de
tejido al microscopio para verificar si hay ciertos cambios en los cromosomas.

A veces no se puede realizar una biopsia ni una cirugía.

Para algunos tumores, no es seguro realizar una biopsia o una cirugía debido a la parte del
encéfalo o la médula espinal en donde se formó el tumor. Estos tumores se diagnostican y tratan
según los resultados de las pruebas con imágenes y otros procedimientos.

En algunos casos, los resultados de las pruebas con imágenes y otros procedimientos muestran
que es muy probable que el tumor sea benigno y entonces no se realiza una biopsia.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de


recuperación) y las opciones de tratamiento.
El pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento de los
tumores primarios del encéfalo y la médula espinal dependen de los siguientes factores:
 Tipo y grado del tumor.
 Lugar del encéfalo o la médula espinal donde está el tumor.
 Si el tumor se puede extirpar mediante cirugía.
 Si quedan células cancerosas después de la cirugía.
 Si hay ciertos cambios en los cromosomas.
 Si el cáncer recién se diagnosticó o recidivó (volvió).
 El estado general de salud del paciente.

El pronóstico y las opciones de tratamiento para los tumores metastásicos del encéfalo y la
médula espinal dependen de los siguientes factores:
 Si hay más de dos tumores en el encéfalo o la médula espinal.
 Lugar del encéfalo o la médula espinal donde está el tumor.
 El modo en que el tumor responde al tratamiento.
 Si el tumor primario sigue creciendo o diseminándose.
Estadios de los tumores del sistema nervioso central
en adultos
PUNTOS IMPORTANTES

 No hay un sistema estándar de estadificación para los tumores del encéfalo y la médula espinal en
adultos.

 Tal vez se repitan las pruebas con imágenes después de la cirugía para ayudar a planificar el
tratamiento adicional.

No hay un sistema estándar de estadificación para los tumores


del encéfalo y la médula espinal en adultos.
La extensión o la diseminación del cáncer habitualmente se describen en términos de estadios.
No hay unsistema de estadificación estándar para los tumores del encéfalo y la médula espinal.
Los tumores del encéfalo que comienzan en el encéfalo se pueden diseminar a otras partes del
encéfalo y la médula espinal, pero no se suelen diseminar a otras partes del cuerpo. El
tratamiento de los tumores primarios del encéfalo y la médula espinal se basa en los siguientes
aspectos:
 Tipo de célula en la que comenzó el tumor.
 Lugar del encéfalo o la médula espinal donde se formó el tumor.
 Cantidad de cáncer que queda después de la cirugía.
 Grado del tumor.

El tratamiento de los tumores del encéfalo que se diseminaron allí desde otras partes del cuerpo
se basa en el número de tumores que hay en el encéfalo.

Tal vez se repitan las pruebas con imágenes después de la


cirugía para ayudar a planificar el tratamiento adicional.
Algunas de las pruebas y procedimientos que se usaron para diagnosticar un tumor del encéfalo
o la médula espinal se pueden repetir después del tratamiento para determinar la cantidad de
tumor que queda.

Tumores recidivantes del sistema nervioso central en


adultos
Un tumor recidivante del sistema nervioso central (SNC) es aquel que recidiva (vuelve) después
del tratamiento. Es frecuente que los tumores del SNC recidiven, a veces muchos años después
del primer tumor. El tumor puede volver en el mismo lugar del primer tumor o en otras partes
del sistema nervioso central.

Aspectos generales de las opciones de tratamiento


PUNTOS IMPORTANTES

 Hay diferentes tipos de tratamientos para los pacientes adultos con tumores del encéfalo y la médula
espinal.

 Se utilizan cinco tipos de tratamiento estándar:

o Vigilancia activa

o Cirugía

o Radioterapia

o Quimioterapia

o Terapia dirigida

 Los cuidados médicos de apoyo se usan para mitigar los problemas que causan la enfermedad o su
tratamiento.

 Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos.

o Radioterapia con haz de protón

o Terapia biológica

 A veces el tratamiento para los tumores del sistema nervioso central en adultos causa efectos
secundarios.

 Los pacientes podrían considerar la participación en un ensayo clínico.

 Los pacientes pueden ingresar en los ensayos clínicos antes, durante o después de comenzar su
tratamiento para el cáncer.

 A veces se necesitan pruebas de seguimiento.

Hay diferentes tipos de tratamientos para los pacientes adultos


con tumores del encéfalo y la médula espinal.
Hay diferentes tipos de tratamiento disponibles para los pacientes adultos
con tumores del encéfalo y la médula espinal. Algunos tratamientos son estándar (tratamiento
que se usa en la actualidad) y otros se están probando en ensayos clínicos. Un ensayo clínico de
un tratamiento es un estudio de investigación que procura mejorar los tratamientos actuales u
obtener información sobre tratamientos nuevos para pacientes de cáncer. Cuando los ensayos
clínicos muestran que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento
nuevo se puede convertir en el tratamiento estándar. Los pacientes deberían pensar en participar
en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos solo aceptan a pacientes que no comenzaron un
tratamiento.

Se utilizan cinco tipos de tratamiento estándar:


Vigilancia activa

La vigilancia activa es la observación cuidadosa de la afección de un paciente, sin administrarle


ningún tratamiento, a menos que haya cambios en los resultados de pruebas que muestren que la
afección está empeorando. La vigilancia activa se usa para evitar o retrasar la necesidad de
tratamientos como radioterapiao cirugía, que pueden producir efectos secundarios u otros
problemas. Durante la vigilancia activa, se programan algunos exámenes y pruebas con
regularidad. La vigilancia activa se puede usar para tumores de crecimiento muy lento que no
producen síntomas.

Cirugía

La cirugía se puede usar para diagnosticar y tratar los tumores del encéfalo y la médula espinal
en adultos. La extirpación del tejido tumoral disminuye la presión del tumor sobre las partes
cercanas del encéfalo. Consulte la sección Información general de este sumario.
Después de que el médico extirpa todo el cáncer que se puede ver en el momento de la cirugía,
algunos pacientes pueden recibir quimioterapia o radioterapia después de la cirugía para destruir
cualquier célulacancerosa que quede. El tratamiento que se administra después de la cirugía para
disminuir el riesgo de que el cáncer vuelva se llama terapia adyuvante.

Radioterapia

La radioterapia es un tratamiento del cáncer en el que se usan rayos X de alta energía u otros
tipos de radiación para destruir células cancerosas o impedir que crezcan. Hay dos tipos de
radioterapia:
 Radioterapia externa: tipo de radioterapia para la que se usa una máquina que envía la radiación
hacia el cáncer desde el exterior del cuerpo.AMPLIAR
Radioterapia de haz externo del encéfalo. Se utiliza una máquina para enfocar radiación de alta
energía. La máquina puede rotar alrededor del paciente, liberando energía desde muchos ángulos
diferentes. Una máscara de malla ayuda a inmovilizar la cabeza del paciente durante el tratamiento.
Se trazan pequeñas marcas de tinta en la máscara. Las marcas de tinta se utilizan para alinear la
máquina de radiación en la misma posición antes de cada tratamiento.
Ciertas formas de administrar la radioterapia pueden evitar que la radiación cause daño
al tejido sano cercano. Estos tipos de radioterapia son los siguientes:
o Radioterapia conformada: tipo de radioterapia externa para la que se usa una computadora
para crear una imagen tridimensional (3-D) del tumor y ajustar los haces de radiación al
tamaño del tumor.
o Radioterapia de intensidad modulada (RTIM): tipo de radioterapia externa 3D para la que se
usa una computadora para tomar imágenes del tamaño y la forma del tumor. Se envían haces
finos de radiación de varias intensidades (potencias) al tumor desde diferentes ángulos.
o Radiocirugía estereotáctica: tipo de radioterapia externa para la que se emplea un marco rígido
que se fija al cráneo para mantener la cabeza quieta durante el tratamiento con radiación. Una
máquina dirige una sola dosis alta de radiación directa al tumor. Este procedimiento no incluye
cirugía. La radiocirugía estereotáctica también se llama radiocirugía estereotáxica y
radiocirugía.
 Radioterapia interna: tipo de radioterapia para la que se usa una sustancia radiactiva sellada en
agujas, semillas, alambres o catéteres, que se colocan directamente en el cáncer o cerca de este.
La forma en que se administra la radioterapia depende del tipo y el grado del tumor, y del lugar
del encéfalo o de la médula espinal donde esté el tumor. La radioterapia externa se usa para
tratar los tumores del sistema nervioso central en adultos.

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento del cáncer en el que se usan medicamentos para interrumpir


la formación de células cancerosas, ya sea mediante su destrucción o al impedir su
multiplicación. Cuando la quimioterapia se toma por boca o se inyecta en una vena o músculo,
los medicamentos entran al torrente sanguíneo y pueden llegar a las células cancerosas de todo
el cuerpo (quimioterapia sistémica). Cuando la quimioterapia se coloca directamente en
el líquido cefalorraquídeo, un órgano o una cavidad del cuerpo como el abdomen, los
medicamentos afectan sobre todo las células cancerosas de esas áreas (quimioterapia regional).
La quimioterapia combinada es un tratamiento para el que se usa más de un medicamento contra
el cáncer. Para tratar los tumores del encéfalo, se puede usar una oblea que se disuelve para
enviar el medicamento contra el cáncer directamente al sitio del tumor del encéfalo después de
que se extirpó el tumor mediante cirugía. La forma en que se administra la quimioterapia
depende del tipo y el grado del tumor, así como el lugar del encéfalo donde está.
Los medicamentos contra el cáncer que se administran por boca o a través de una vena para
tratar los tumores del encéfalo y la médula espinal no pueden cruzar la barrera
hematoencefálica y entrar en el líquido que rodea el encéfalo y la médula espinal. En su lugar,
se inyecta un medicamento contra el cáncer en el espacio lleno de líquido a fin de eliminar las
células cancerosas que se encuentran allí. Esto se llama quimioterapia intratecal.
Para obtener más información en inglés, consulte el enlace Drugs Approved for Brain
Tumors (Medicamentos aprobados para los tumores cerebrales).

Terapia dirigida

La terapia dirigida es un tipo de tratamiento para el que se usan medicamentos u otras sustancias
para identificar y atacar células cancerosas específicas sin dañar las células normales.
La terapia con anticuerpos monoclonales es un tipo de terapia dirigida para el que se
usan anticuerpos que se producen en el laboratorio a partir de un tipo único de célula del sistema
inmunitario. Estos anticuerpos identifican sustancias en las células cancerosas o sustancias
normales que ayudan a las células cancerosas a crecer. Los anticuerpos se adhieren a estas
sustancias y destruyen las células cancerosas, bloquean su crecimiento o impiden que se
diseminen. Los anticuerpos monoclonales se administran por infusión. Se emplean solos o para
llevar medicamentos, toxinas o material radiactivo directamente a las células cancerosas.
El bevacizumab es un anticuerpo monoclonal que se une a una proteína que se llama factor de
crecimiento endotelial vascular (VEGF) y esto impide la formación de nuevos vasos
sanguíneos que los tumores necesitan para crecer. El bevacizumab se utiliza para tratar
el glioblastoma recidivante.
Están en estudio otras sustancias de terapia dirigida para los tumores del encéfalo en adultos;
por ejemplo, los inhibidores de la tirosina cinasa y los inhibidores de VEGF nuevos.
Para obtener más información en inglés, consulte el enlace Drugs Approved for Brain
Tumors (Medicamentos aprobados para los tumores cerebrales).

Los cuidados médicos de apoyo se usan para mitigar los


problemas que causan la enfermedad o su tratamiento.
Este tipo de tratamiento permite controlar los problemas o efectos secundarios producidos por la
enfermedad o su tratamiento, y mejorar la calidad de vida. Los cuidados de apoyo para los
tumores del encéfalo incluyen medicamentos para controlar las crisis convulsivas y la
acumulación de líquido o la hinchazón del encéfalo.

Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos


clínicos.
En la presente sección del sumario se hace referencia a tratamientos nuevos que se evalúan en
ensayos clínicos, pero tal vez no se mencionen todos los tratamientos nuevos que se están
considerando. Para obtener más información sobre ensayos clínicos, consulte el portal de
Internet del NCI.

Radioterapia con haz de protón

La radioterapia con haz de protón es un tipo de radioterapia externa de alta energía que usa
corrientes de protones (trozos pequeños de materia con carga positiva) para crear radiación. Este
tipo de radiación destruye las células tumorales con poco daño a los tejidos cercanos y se usa
para tratar el cáncer de cabeza, cuello y columna vertebral, y órganos como el encéfalo, los ojos,
los pulmones y la próstata. La radioterapia con haz de protón es diferente a la radiación con
rayos x.

Terapia biológica

La terapia biológica es un tratamiento para el que se usa el sistema inmunitario del paciente para
combatir el cáncer. Se usan sustancias elaboradas por el cuerpo o producidas en el laboratorio
para impulsar, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra el cáncer. Este tipo de
tratamiento del cáncer también se llama bioterapia o inmunoterapia.

La terapia biológica está en estudio para el tratamiento de algunos tipos de tumores del encéfalo.
Dentro de los tratamientos se incluyen los siguientes:

 Terapia con vacuna de células dendríticas.


 Terapia génica.

A veces el tratamiento para los tumores del sistema nervioso


central en adultos causa efectos secundarios.
Para obtener más información sobre los efectos secundarios que causa el tratamiento para el
cáncer, consulte nuestra página sobre Efectos secundarios.

Los pacientes podrían considerar la participación en un ensayo


clínico.
Para algunos pacientes, la mejor elección de tratamiento podría ser un ensayo clínico. Los
ensayos clínicos son parte del proceso de investigación del cáncer. Los ensayos clínicos se
llevan a cabo para saber si los tratamientos nuevos para el cáncer son inocuos (seguros) y
eficaces, o mejores que el tratamiento estándar.

Muchos de los tratamientos estándar actuales se basan en ensayos clínicos anteriores. Los
pacientes que participan en un ensayo clínico reciben el tratamiento estándar o son de los
primeros en recibir el tratamiento nuevo.

Los pacientes que participan en los ensayos clínicos también ayudan a mejorar la forma en que
se tratará el cáncer en el futuro. Aunque los ensayos clínicos no siempre llevan a tratamientos
eficaces, a menudo responden a preguntas importantes y ayudan a avanzar en la investigación.

Los pacientes pueden ingresar en los ensayos clínicos antes,


durante o después de comenzar su tratamiento para el cáncer.
En algunos ensayos clínicos solo se aceptan a pacientes que aún no recibieron tratamiento. En
otros ensayos se prueban terapias en pacientes de cáncer que no mejoraron. También hay
ensayos clínicos en los que se prueban formas nuevas de impedir que el cáncer recidive (vuelva)
o de disminuir los efectos secundarios del tratamiento del cáncer.
Los ensayos clínicos se realizan en muchas partes del país. La información en inglés sobre los
ensayos clínicos patrocinados por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) se encuentra en la
página de Internet clinical trials search. Para obtener información en inglés sobre ensayos
clínicos patrocinados por otras organizaciones, consulte el portal de Internet ClinicalTrials.gov.

A veces se necesitan pruebas de seguimiento.


Es posible que se repitan algunas pruebas para diagnosticar el cáncer o para determinar
el estadio del cáncer. Otras pruebas se repiten para asegurar que el tratamiento es eficaz. Las
decisiones acerca de seguir, cambiar o suspender el tratamiento se pueden basar en los
resultados de estas pruebas.
Algunas de las pruebas se repiten cada tanto después de terminar el tratamiento. Los resultados
de estas pruebas muestran si la afección cambió o si el cáncer recidivó (volvió). Estas pruebas
se llaman tambiénexámenes médicos de seguimiento.
Las siguientes pruebas y procedimientos se pueden usar para determinar si el tumor del encéfalo
volvió después del tratamiento:

 Tomografía computarizada por emisión de fotón único (TCEFU): procedimiento para encontrar
células de tumores malignos en el encéfalo. Se inyecta una cantidad pequeña de una
sustancia radiactiva en una vena o se inhala por la nariz. A medida que la sustancia se desplaza por
la sangre, una cámara gira alrededor de la cabeza y toma imágenes del encéfalo. Se usa una
computadora para crear una imagentridimensional (3-D) del encéfalo. En las áreas en donde hay
células cancerosas que crecen, habrá más flujo sanguíneo y más actividad. Estas áreas se verán más
brillantes en la imagen.
 Tomografía por emisión de positrones (TEP): procedimiento para encontrar células de tumores
malignos en el cuerpo. Se inyecta en una vena una cantidad pequeña de glucosa (azúcar) radiactiva.
El escáner de la TEP gira alrededor del cuerpo y crea una imagen de los lugares del cuerpo que usan
la glucosa. Las células de tumores malignos se ven más brillante en la imagen porque son más
activas y absorben más glucosa que las células normales.AMPLIAR

Tomografía por emisión de positrones (TEP). El paciente se acuesta en una camilla que se desliza a
través de una máquina de TEP. El soporte de cabeza y la faja blanca ayudan al paciente a
permanecer inmóvil. Se inyecta en una vena una cantidad pequeña de glucosa (azúcar) radioactiva.
El escáner crea una imagen de los lugares del cuerpo que usan la glucosa. Las células cancerosas se
ven más brillantes en la imagen porque absorben más glucosa que las células normales.
Opciones de tratamiento por tipo de tumor primario del
encéfalo en adultos

Demencia

Es una pérdida de la función cerebral que ocurre a causa de ciertas enfermedades. Afecta la
memoria, el pensamiento, el lenguaje, el juicio y el comportamiento.

Causas
La demencia por lo regular ocurre a una edad avanzada. La mayoría de tipos son poco
frecuentes en personas menores de 60 años. El riesgo de padecer esta enfermedad aumenta a
medida que una persona envejece.

La mayoría de los tipos de demencia son irreversibles (degenerativos). Irreversible significa que
los cambios en el cerebro que están causando la demencia no pueden detenerse ni revertirse.
El mal de Alzheimer es el tipo más común de demencia.
Otro tipo común es la demencia vascular. Es causada por un flujo sanguíneo deficiente hacia el
cerebro como con un accidente cerebrovascular.
La demencia de los cuerpos de Lewy es una causa común de demencia en los ancianos. Las
personas con esta afección tienen estructuras proteínicas anormales en ciertas zonas del
cerebro.

Las siguientes afecciones también pueden llevar a la demencia:

 Enfermedad de Huntington
 Lesión cerebral

 Esclerosis múltiple
 Infecciones como el VIH/SIDA, la sífilis y la enfermedad de Lyme
 Mal de Parkinson
 Enfermedad de Pick
 Parálisis supranuclear progresiva
Algunas causas de demencia se pueden detener o revertir si se detectan a tiempo, incluyendo:

 Lesión cerebral

 Tumores del cerebro

 Abuso de alcohol por mucho tiempo (crónico)


 Cambio de los niveles de azúcar, calcio y sodio en la sangre (demencia de origen metabólico)
 Niveles bajos de vitamina B12
 Hidrocefalia normotensiva
 Uso de ciertos medicamentos, incluyendo la cimetidina y algunos medicamentos para disminuir el colesterol

 Algunas infecciones del cerebro

Síntomas
Los síntomas de demencia abarcan dificultad con muchas áreas de la función mental,
incluyendo:

 El comportamiento emocional o la personalidad

 El lenguaje

 La memoria

 La percepción

 Pensamiento y juicio (habilidades cognitivas)

La demencia aparece primero generalmente como olvido.

El deterioro cognitivo leve (DCL) es la fase entre el olvido normal debido al envejecimiento y la
aparición de la demencia. Las personas con DCL tienen ligeros problemas con el pensamiento
y la memoria que no interfieren con las actividades cotidianas. Con frecuencia no se dan
cuenta del olvido. No todas las personas con DCL presentan demencia.

Los síntomas del deterioro cognitivo leve incluyen:

 Dificultad para realizar más de una tarea a la vez

 Dificultad para resolver problemas y tomar decisiones

 Olvidar hechos o conversaciones recientes

 Tardar más tiempo en llevar a cabo actividades mentales más difíciles

Los síntomas tempranos de demencia pueden incluir:

 Dificultad para realizar tareas que exigen pensar un poco, pero que solían ser fáciles, tales como llevar el saldo
de la chequera, participar en juegos (como bridge) y aprender nueva información o rutinas

 Perderse en rutas familiares

 Problemas del lenguaje, como tener dificultad para encontrar el nombre de objetos familiares

 Perder interés en cosas que previamente disfrutaba; estado anímico indiferente

 Extraviar artículos
 Cambios de personalidad y pérdida de habilidades sociales, lo cual puede llevar a comportamientos
inapropiados

A medida que la demencia empeora, los síntomas son más obvios e interfieren con la
capacidad para cuidarse. Los síntomas pueden incluir:

 Cambio en los patrones de sueño, despertarse con frecuencia por la noche

 Dificultad para realizar tareas básicas, como preparar las comidas, escoger la ropa apropiada o conducir

 Olvidar detalles acerca de hechos de actualidad

 Olvidar acontecimientos de la historia de su propia vida, perder la noción de quién es

 Tener alucinaciones, discusiones, comportamiento violento y dar golpes


 Tener delirios, depresión y agitación

 Mayor dificultad para leer o escribir

 Falta de juicio y pérdida de la capacidad para reconocer el peligro

 Uso de palabras erróneas, no pronunciar las palabras correctamente, hablar con frases confusas

 Retraerse del contacto social

Las personas con demencia grave ya no pueden:

 Llevar a cabo actividades básicas de la vida diaria, como comer, vestirse y bañarse

 Reconocer a los miembros de la familia

 Entender el lenguaje

Otros síntomas que pueden ocurrir con la demencia:

 Problemas para controlar las deposiciones o la micción

 Problemas para tragar

Pruebas y exámenes
Un proveedor de atención médica experimentado a menudo puede diagnosticar la demencia
realizando lo siguiente:

 Un examen físico completo, que incluye un examen del sistema nervioso

 Hacer preguntas acerca de la historia clínica y los síntomas de la persona

 Exámenes de la función mental (evaluación del estado mental)

Se pueden ordenar otros exámenes para determinar si otros problemas podrían estar
causando la demencia o empeorándola. Estas afecciones incluyen:
 Anemia
 Tumor cerebral
 Infección que dura mucho tiempo (crónica)

 Infección crónica

 Intoxicación por medicamentos

 Depresión grave

 Enfermedad tiroidea

 Deficiencia vitamínica

Se pueden llevar a cabo los siguientes exámenes y procedimientos:

 Nivel de B12
 Niveles de amoníaco en la sangre
 Química sanguínea (grupo de pruebas metabólicas completas)
 Gasometría arterial
 Análisis del LCR (líquido cefalorraquídeo)
 Niveles de drogas o alcohol (examen toxicológico)
 Electroencefalograma (EEG)
 Tomografía computarizada de la cabeza
 Examen del estado mental

 Resonancia magnética de la cabeza


 Pruebas de la función tiroidea, incluso la hormona estimulante de la tiroides (HET)
 Nivel de la hormona estimulante de la tiroides
 Análisis de orina
Tratamiento
El tratamiento depende de la afección que está causando la demencia. Algunas personas
pueden requerir hospitalización por un corto tiempo.

En ocasiones, los medicamentos para tratar la demencia pueden empeorar la confusión de la


persona. La suspensión o el cambio de medicamentos es parte del tratamiento.

Ciertos tipos de ejercicios mentales pueden ayudar con la demencia.

El tratamiento de afecciones que pueden llevar a la confusión a menudo puede mejorar


enormemente el funcionamiento mental. Tales afecciones incluyen:

 Anemia

 Insuficiencia cardíaca congestiva

 Disminución de oxígeno en la sangre (hipoxia)


 Depresión

 Insuficiencia cardíaca
 Infecciones

 Trastornos nutricionales

 Trastornos de la tiroides

Se pueden utilizar medicamentos para:

 Disminuir el ritmo al cual empeoran los síntomas, si bien el mejoramiento con estos fármacos puede ser
pequeño

 Controlar problemas con el comportamiento, como pérdida del juicio o confusión

Una persona que tiene demencia requerirá de apoyo en casa a medida que la enfermedad
empeora. Los familiares u otros cuidadores pueden ayudar a la persona a lidiar con la pérdida
de memoria y los problemas del comportamiento y el sueño. Es importante asegurarse de que
las casas de las personas que tienen demencia sean seguras para ellas.
Expectativas (pronóstico)
Las personas con deterioro cognitivo leve no siempre desarrollan demencia. En los casos en
los que se presenta demencia, esta por lo general empeora con el tiempo. La demencia a
menudo disminuye la calidad y expectativa de vida. Las familias probablemente necesitarán
planear el cuidado futuro de su ser querido.
Cuándo contactar a un profesional médico
Llame a su proveedor si:

 Se presenta demencia o un súbito cambio del estado mental


 El estado de una persona con demencia empeora

 Usted se siente incapaz de cuidar de una persona con demencia en el hogar

Prevención
La mayoría de las causas de la demencia no se pueden prevenir.

Los riesgos de la demencia vascular se pueden reducir al prevenir los accidentes


cerebrovasculares al:

 Consumir alimentos saludables

 Hacer ejercicio

 Dejar de fumar

 Controlar la presión arterial

 Manejar la diabetes

Nombres alternativos
Síndrome cerebral crónico; Demencia por cuerpos de Lewy; DCL; Demencia vascular;
Deterioro cognitivo leve; DCL

Instrucciones para el paciente


 Comunicarse con alguien con afasia
 Comunicarse con alguien con disartria
 Consumo de calorías adicionales cuando usted está enfermo (adultos)
 Cuidados diarios para la demencia
 Demencia - qué preguntarle al médico
 La demencia y la conducción
 Mantenerse a salvo en el hogar en casos de demencia
 Prevención de caídas
 Problemas de comportamiento y de sueño en casos de demencia