Вы находитесь на странице: 1из 38

METODO DE REZAR EL SANTISIMO ROSARIO

O SEA
EXPLICACION
DE LAS QUINCE MÍSTICAS ROSAS DE SUAVES AROMAS QUE SE
ENCUENTRAN EN TAN
AMENISIMO JARDIN
Puesto el devoto en la presencia de Dios y delante de una imagen de la
Bienaventurada virgen María, se persignará y empezará diciendo:

L/: Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo.


R/: Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre,
Jesús.

L/: Abrid, Señor, mis labios.


R/: mi voz pronunciará vuestra alabanza.

L/: Dios mío, en mi favor benigno entiende.


R/: Señor, a mi socorro presto atiende.

L/: Gloria sea al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo por los siglos
de los siglos.
R/: Amen. Aleluya.

Desde de la Septuaginta hasta la Pascua de Resurrección se dirá:

R/: Alabanza sea dada a tí, Señor, rey de la eterna gloria,

ORACION PREPARATORIA
O Virgen María; Madre de Dios, humildemente postrados á vuestras plantas, os
pedimos nos alcancéis de vuestro Hijo santísimo, fervor en nuestros corazones,
y gracia para podemos emplear en las alabanzas de nuestro Redentor, y estas
serán las consideraciones de los misterios del Rosario. Alcanzadnos, dulcísima
Madre, dolores y sentimiento de nuestros pecados, que nos pesa de todo corazón
de haber ofendido a Dios, solo por ser quien es. Para que así, limpias nuestras
almas, podamos alabaros dignamente en esta vida, hasta que os alabemos con
los ángeles en la gloria. Amen.
MISTERIOS GOZOS

PRIMER MISTERIO

El primer misterio es la Encarnación del Verbo eterno, en las purísimas


entrañas de María Santísima

MEDIIACION
Se ha de considerar la profunda humildad de la Reina de los ángeles, que, siendo
escogida para Madre de Dios, se confiesa por humilde esclava.

ORACIÓN
Soberana Madre, alcanzadnos de vuestro divino Hijo una humildad profunda,
para que merezcamos venga él a habitar en nuestras almas por la gracia. En
reverencia de este misterio, rezaremos un Padre nuestro, diez Ave Marías y un
Gloría Patri.
SEGUNDO MISTERIO

El segundo misterio es la Visitacion de la Virgen Santísima a su prima.


Santa Isabel

MEDITACION
Se ha de considerar la alegría que de esta visita tuvo el niño Juan y toda la casa
de Zacarías, pues que visitas de María son de grande con suelo para las almas.

ORACIÓN
Reina Santísima, os suplicamos Visitéis nuestros corazones, desterrando de
ellos las tristezas de la culpa, y llenándoles de mucha alegría. Y para más
obligaros a la concesión de esta gracia, os rezaremos un Padre nuestro, diez Ave
Marías y un Gloria Patri.
TERCER MISTERIO

El tercer misterio es el nacimiento temporal del Hijo de Dios en el portal


de Belén

MEDITACION
Se ha de meditar como nació el Redentor con tanta pobreza y desnudez en lo
más fuerte del invierno, para vestirnos a todos de virtudes.

ORACION
Soberana Virgen Madre, alcanzadnos de Dios un amor fervoroso, para que, con
nuestros corazones, encendidos con tal amor, abriguemos a nuestro recién
nacido. En cuya reverencia y también en obsequio vuestro rezaremos un Padre
nuestro, diez Ave Marías, y un Gloria Patri.
CUARTO MISTERIO

El cuarto misterio es la purificación de la Virgen y presentación de su


Santísimo Hijo en el templo

MEDITACION
Hemos de considerar, como sin estar obligada esta celestial Señora a la ley se
quiso sujetar humilde a ella, pues ofreció al Padre eterno la divina prenda de su
Hijo santísimo, que era nuestra redención.

ORACION
Reina de los ángeles, ofrezcámoste nuestras almas, para que las presentéis a
Dios, a fin de que las llenéis de su amor y de su gracia. Y para con seguir este
favor, rezaremos un Padre nuestro, diez Ave Marías y un Gloria Patri.
QUINTO MISTERIO

El quinto misterio es el niño Jesús perdido, y después de tres días hallado


en el templo

MEDITACION
Se ha de considerar el dolor tan grande que sintió María santísima en la pérdida
de su soberano Hijo, y el gozo tan grande que tuvo cuando le hallo enseñando
y, disputando con los doctores.

ORACION
Madre de pecadores, alcanzadnos un vivo sentimiento de haber perdido a Dios
por la culpa, para que, mediante su gracia, le hallemos des pues de esta vida en
el templo santo de la gloria; Para obligaros más, Oh Virgen santa, rezaremos un
Padre nuestro, diez Ave Marías y un Gloria Patri.
OFRECIMIENTO
Soberana Princesa del cielo en nombre mío y de todos estos vuestros devotos,
que en veneración de vuestra santidad, gloria y dignidad de Madre de Dios han
regado esta parte de vuestro santo Rosario, os doy las debidas gracias de todos
los favores y mercedes que hemos recibido de vuestra mano, que según las
maravillas que habéis obrado en beneficio y consuelo de vuestros devotos son
innumerables y superiores a nuestra estimación; de todo os damos gracias,
suplicándoos continuéis estos favores, y nos tengáis muy a vuestra cuenta.
Amen.

Salve Regina

L/: Ruega por nosotros Santa Madre de Dios


R/: Para que seamos dignos de las promesas de Jesucristo
MISTERIOS DOLOROSOS

PRIMER MISTERIO

El primer misterio de dolor es la agonía de Jesús en el huerto de


Getsemaní

MEDITACION
En este misterio se ha de contemplar aquella mortal agonía, que tuvo nuestro
Redentor con la representación de los pecados del mundo, por los cuales había
de padecer. Fue tal la angustia, que le obligó a sudar sangre en abundancia.

ORACIÓN
Santísima Madre, alcanzadnos de vuestro Hijo bendito un dolor grande de
nuestras culpas, para que con amargas lágrimas las lloremos. En reverencia de,
este misterio rezaremos un Padre nuestro, diez Ave Marías y un Gloria Patri.
SEGUNDO MISTERIO

El segundo misterio es los azotes que dieron a Jesús en la columna

MEDITACION
Hemos de considerar en este misterio como aquel Señor que fabricó cielo y
tierra, y todo lo viste de hermosura, se halla desnudo y atado cruelmente a una
columna padeciendo más de cinco mil azotes, pagando lo que merecíamos por
nuestras culpas.

ORACION
Reina de los ángeles, suplicad a nuestro Señor nos dé gracia para desnudarnos
de los afectos del mundo, y sufrir con mucha paciencia, por su amor, el azote
de los trabajos que nos envía. Para lograr esto, rezaremos un Padre nuestro, diez
Ave María y un Gloria Patri.
TERCER MISTERIO

El tercer misterio es la coronación de espinas

MEDITACION
Se ha de meditar en este misterio como por burlarse aquellos malvados del Rey
de la majestad, le pusieron una cruel corona de setenta y dos agudas espinas,
abriendo en su sagrada cabeza setenta y dos fuentes de sangre. Diéronle por
cetro una caña, y arrodillados le saludaban por mola, diciendo: «Dios te salve,
Rey de los judíos.»

ORACIÓN
Amantísima Madre, alcanzadnos una grande devoción, con que adoremos
humildes a vuestro Hijo, y haced que nos dé en esta vida la corona de los
trabajos meritorios, para que en la otra nos corone de gloría. Para alcanzar este
favor rezaremos un Padre nuestro, diez Ave Marías y un Gloria Patri.
CUARTO MISTERIO

El cuarto misterio es cuando Jesucristo llevó la cruz a cuestas

Hemos de contemplar en este paso al Hijo de Dios cargado con aquel pesado
madero, con el cual a cada instante caía. Encontróle la Virgen con sumo dolor
de su corazón, por verle padecer y no poderle ayudar.

ORACION
O dolorosísima Madre, alcanzadnos gracia para llevar con resignación la cruz
de los trabajos que Dios nos envía, y haced que sintamos vivamente el peso de
nuestras culpas, para que, llorándolas con amargura, aligeremos el peso a
nuestro Redentor. Y en reverencia rezaremos un Padre nuestro, diez Ave Marías
y un Gloria Patri.
QUINTO MISTERIO

El quinto misterio es cuando Crucificaron a nuestro Redentor

MEDITACION
Hemos de meditar, como desnudaron los sayones al divino cordero, renovando
las llagas de su sagrado cuerpo. Mandáronle tender sobre el madero, y le
enclavaron pies y manos. Levantaron la cruz, y de golpe le dejaron caer en el
hoyo prevenido, y en ella murió el Rey de la gloria a la hora de nona, que es a
las tres de la tarde.

ORACIÓN
Piadosísima Virgen María, suplicad a nuestro Señor Dios crucifique nuestros
corazones, con los tres clavos de amor y dolor y temor para que no le ofendamos
más. Para conseguir esta gracia, rezaremos un Padre nuestro, diez Ave Marías
y un Gloria Patri.
MISTERIOS GLORIOSOS

PRIMER MISTERIO

El primer misterio es la resurrección de Cristo Señor nuestro

MEDITACION
Hemos de contemplar ahora como pasada la tormenta de la pasión, resucitó el
Redentor más resplandeciente que el sol Apareció a María Santísima, llenando
su alma de celestiales alegrías.

ORACION
Reina soberana, por las glorias de este misterio, os suplicamos roguéis a vuestro
Hijo santísimo nos dé gracia para salir del horrible sepulcro del pecado, y
resucitar al estado feliz de la gracia, Y para obligaros más y más, o Virgen santa,
rezaremos un Padre nuestro, diez Ave Marías y un Gloria Patri.
SEGUNDO MISTERIO

El segundo misterio es la Ascensión de Cristo Señor nuestro a los cielos

MEDITACION
Se ha de meditar aquí como, pasados cuarenta días después de la resurrección,
se despidió Cristo nuestro bien de su querida Madre y de los discípulos, y en
presencia de ellos con su propia virtud se subió a los cielos, llevándose tras si
los afectos y corazones de todos.

ORACION
Santísima Madre, alcanzadnos un gran desapego de las cosas del mundo, para
que solamente aspiramos al servicio Dios, y nuestra conversión sea toda santa
y celestial. En contemplación de este misterio, rezaremos un Padre nuestro, diez
Ave Marías y un Gloria Patri.
TERCER MISTERIO

El tercer misterio es la venida del Espíritu Santo sobre el colegio


apostólico

MEDITACION
Se ha de contemplar en este misterio, como estando la Virgen santísima asistida
de los apóstoles en fervorosa oración, bajó el Espíritu Santo, y prendió el fuego
divino en aquellos santos corazones, dejándolos a todos muy enamorados de
Dios.

ORACION
O dulcísima Madre, suplicad a vuestro Esposo el Espíritu divino, nos envíe una
centella de su amor que consuma en nuestras almas todo lo que es vicio, y nos
comunique un grande amor de Dios. Y para lograr esta gracia rezaremos un
Padre nuestro, diez Ave Marías y un Gloria Patri.
CUARTO MISTERIO

El cuarto misterio es el tránsito feliz de la Reina de. los ángeles y su


gloriosa asunción a los cielos

MEDITACION
Hemos de meditar en este misterio, como llegó la hora de la partida dichosa de
María, y a su muerte asistió Cristo, acompañando aquella Santísima alma las
jerarquías celestiales a la gloria, con grande música y alegría.

ORACION
Reina de los ángeles, os suplicamos, nos alcancéis una muerte dichosa, y en
aquella hora tan terrible nos asistáis como Madre, y defendiéndonos de los
enemigos nos acompañéis al descanso eterno. Para obligaros más, o soberana
Señora, rezaremos un Padre nuestro, diez Ave Marías y un Gloria Patri.
QUINTO MISTERIO

El quinto misterio es la coronación de María por emperatriz de los cielos


y de la tierra

MEDITACION
Hemos de contemplar aquí, como resucitada la Virgen, y habiendo entrado s en
cuerpo y alma al cielo, la coronó toda la Santísima Trinidad: el Padre la coronó
por Hija, el Hijo por Madre y el Espíritu Santo por Esposa. Fue María santísima
coronada por reina de los cielos y tierra, y abogada de los pecadores.

ORACION
Emperatriz de los serafines, alcanzadnos gracia para vivir tan santamente en
esta vida, que merezcamos después recibir la corona en la gloria. En honra de
este misterio, rezaremos un Padre nuestro, diez Ave Marías y un Gloria Patri.
LETANIA MARIANA
EN LA QUE
SE EXPLICAN EN UNA ELEGANTE POESIA LOS EPITETOS QUE
LA IGLESIA DA A SU
MADRE MARIA SANTISIMA

KYRIE ELEISON
Como del señor del cielo
á la augusta Majestad,
para inclinar su bondad,
sube el incienso del suelo:
así para su consuelo
á María con fervor
ofrece incienso el mejor
el devoto en la oración,
aroma que al corazón
comunica suave olor.

CHEISTE ELEISON
Por más que el Hijo dispara
contra el mundo fuertes rayos,
no temas tristes desmayos,
pues que María le ampara: '
ó Virgen la más preclara,
ó Madre del Redentor,
concedednos el favor
de estar bajo vuestro manto,
y así los rayos de espanto
serán, sí, rayos de amor.

KYRIE ELEISON
No te espanten no, las fieras
de indómitas pasiones,
á la Virgen oraciones
dirige siempre de veras;
sí hallar piedad desesperas,
de los pecados que lloras,
con esa Reina que adoras
tendrás sentencia. propicia,
sí del trono de justicia
al trono de gracia implorar

CHRISTE AUDI NOS


Siempre nuestros memoriales
feliz despacho tendrá,
porque de María van
por las manos celestiales:
remedio para los males
nos ofrece su bondad
con toda seguridad;
pues para favorecer
Cristo emplea su poder,
María su voluntad.

CHRISTE EXAUDI NOS


De Cristo divina fuente
saca María las gracias,
alivio a todas desgracias;
remedio a todo doliente:
todo memorial presente
el Hijo lo despachó,
y común Fiat pagó
lo que a su Madre debía,
pues con un Fiat María
humano cuerpo le dió.

PATER DE COELIS DEUS


La Iglesia con el fervor,
que su amante pecho inflama,
hija del Padre la llama
implorando su favor:
María con el honor
de nombre tan soberano
al Padre invoca no en vano,
todo lo alcanza, por ser
esmero de su poder y
Gloria, inmortal de su mano.

FILL REDEMPTOR MUNDI DEUS


Todo el mundo se estremece
temiendo de Dios la ira,
pues casi sobre si mira
el castigo que merece:
pero luego le amanece
la más feliz alegría,
que Dios benigno le envía,
porque aplacan su furor
las llagas del redentor,
y los pechos de María.

SPIRITUS SACNTUS DEUS


Del Santo Espíritu esposa
sois, o Virgen adorada,
entre toda agraciada,
de todas la más hermosa:
¡o Virgen siempre dichosa!
pues por esposa os tomó,
el mismo autor que os crió,
¿quién de Vos no esperará
pues ¿qué gracias negará
quien de gracias os llenó?

SANCTA TRINITAS UNUS DEUS


Cuando en vuestro puro ser
la Trinidad os crió,
sus primeros emplearon
de amor, poder y saber: o
y así os quiso, y pudo hacer
la suprema majestad
de tan alta santidad,
y de tan sublime honor,
que estáis junto al. resplandor
de la santa Trinidad.

SANCTA MARIA
Con la" oliva "vencedora
forma su nombre, la fama,
pues todo el orbe le aclama,
del. infierno triunfadora:
nombre que el abismo adora,
rindiéndole su osadía,
dime, ¿cómo vencería
de María la presencia,
sí sujeta su insolencia
solo el eco de María

SANCTA DEI GENITRIX


Si es que tal vez te ha admirado
de María la beldad,
su gloria, su santidad,
mira el Hijo que ha engendrado:
en sus brazos arrollado
Hijo le llama Dios Padre,
y así, aunque el hereje ladre,
madre Virgen, contra vos,
publicas el verbo de Dios
que sois su querida madre;

SANCTA VIRGO VIRGINUM


A vuestros pies, Virgen pura,
con sumo respeto adoro
de vírgenes sacro, coro,
que sigue a vuestra hermosura:
á vos mira más segura
su adorada castidad,
porque de vuestra beldad
es tan grande la, pureza,
que en vos aprende limpieza
la misma virginidad.

MATER CHRISTI
Envidia a los cielos causáis
con razón, o Virgen bella,
pues siendo una sola estrella
vía láctea formáis:
á Jesús alimentáis
con néctar que Dios envía,
¡con que gusto y alegría
está Cristo con tal madre!
pues dejó, el seno del Padre
por los pechos de María.

MATER DIVINE GRATIE


La fuente particular
de gracia lamas hermosa,
en María es tan copiosa,
que en ella se formó
así nadie averiguar
su profundidad. intente;
más sepa que la corriente,
que a todo el orbe se envía,
todo baja por María,
por ser madre de esta fuente.

MATER PURISIMA
Si apurar sus luces bellas,
ó matemático quieres,
por mucho que descubrieres,
mancha no hallarás en ellas:
oscuras son las estrellas,
y la luna borrón es
al lado de la que ves
del mejor sol ilustrada,
pues solo porque es manchada
tiene la; luna a sus pies.

MATER CASTISIMA
Sois, María, un huerto hermoso
por todas partes cerrado,
en donde entrar no fue dado
al animal ponzoñoso:
vos sois rio caudaloso
de gracia y divino amor;
vos sois fuente de candor,
sois árbol tan excelente,
que de la común serpiente
preservó el fruto a la flor.

MATER INVIOLATA
De virgo en el signo hermoso
Paro su carroza el sol.
Y volvió con su arrebol
Todo el signo luminoso,
A él, el coche horroroso
De la noche no llego
Sus tinieblas disipo,
Pues siempre clara luz hubo,
Porque el sol en virgo estuvo,
Y virgo en el sol se halló.

MATER INTEMERATA
Al infierno no teméis
Ni a su infernal osadía,
Pues su tropa impía
Con solo un niño vencéis,
Bien, Señora, conocéis,
Que este niño con desvelo
Emplea todo su celo,
Impidiendo por sí mismo
Que las puertas del abismo
Venzan las puertas del cielo.

MATER IMMACULATA
Toda candor y hermosura
el Altísimo os formó,
primogénitos llamó
antes que toda criatura:
es pues ceguera, es locura
. sospecharos incurrido.
en la universal caída;
cuando antes de esta desgracia,
en el orden de la gracia
ya fuisteis vos concebida.

MATER AMABILIS
Ya Judit su gentileza,
Rebeca y Ester su hermosura
callen, pues solo figura
son, Virgen, de tu belleza:
prendado de tu pureza
con tiernos besos te adora
el sol, Jesús, como á aurora;
y es tan bello tu candor,
que al mismo divino. Amor
tu amable rostro enamora

MATER ADMIRABILIS
Egipto, madre, a tus pies
sus pirámides humillan,
porque mayor maravilla
una madre Virgen es:
no, la zarza de Moisés
no se abrasa en tanto ardor,
pues con prodigio mayor,
con prodigio sin segundo,
lo que abraza a todo el mundo,
á tí te da resplandor.

MATER CREATORIS
Privilegio soberano,
divina madre, gozáis,
que a aquel en brazos lleváis,
que lleva al mundo en su mano:
á todo el linaje humano
vuestro ¡privilegio honró,
porque le concedió,
para que le ennobleciese,
una hija suya, que fuese
madre del que la crió.

MATER SALVATORIS
Entre gozo y alegría,
En el gusto y la dulzura,
Os mezcla grande amargura
De nacer Jesús el día;
Vuestro hijo, o María,
Para la pena y el dolor,
Contra vos toma el amor,
Todos estos instrumentos,
y os costara estos tormentos,
ser Madre del Salvador.

VIRGO PRUDENTISIMA
Los símbolos, que inventó
la discreta antigüedad,
de la prudencia en verdad
María en si los juntó:
de vírgenes excedió,
la prudente compañía,
pues en cualquier hora y día,
que con María estuvieran,
todas necias parecieran,
sola prudente María.

VIRGO VENERANDA
A vuestro culto se inclina
todo el mundo en sus naciones,
que os rinden adoraciones
como á princesa divina:
el Hijo trono os destina
á su lado con razón,
porque esta veneración
merece vuestra hermosura,
siendo Betsabé más pura,
y él más sabio Salomón.

VIRGO PREDICANDA
De Dios el mayor portento
absorto el mundo os aclama,
santa os predica la fama,
purísima el firmamento:
el eco cada elemento
vuelve con grande alegría,
y así con grata harmonía
en himnos y elogios tantos,
hombres, ángeles y santos
son clarines de María.

VIRGO POTENS
Judit, Jael, heroínas,
afrenta de campeones,
hacen bellas acciones,
hazañas muy peregrinas:
más ceden a las divinas,
que María ejecutó;
pues su brazo se mostró
de valor tan sin segundo,
que al que venció a todo el mundo
en un punto le venció.

VIRGO CLEMENS
Pelícano, ave amorosa
con su sangre da alimento;
así María sustento
da a sus hijos cariñosa:
para mostrarse piadosa,
y esmero de la bondad,
la primera necesidad,
á que Cristo socorrió,
María lo consiguió
con su clemencia y piedad.

VIRGO FIDELIS
No fue tan fiel el amor
de Arianne con Teseo,
ni de Micol el deseo
dando a su esposo favor,
como publica el dolor
fiel a aquesta mujer fuerte:
constante, o Virgen, al verte
cualquiera en la escena triste
del Gólgota, que tú fuiste,
dirá, fiel hasta la muerte.

SPECULUM JUSTITAE
Del claro sol de judicial
es puro espejo María
por cuyo reflejo envía
rayos de luz más propicia
si dejaron su malicia,
no teman los pecadores
de la justicia rigores,
pues, de aquel sol el reflejo
pasando por tal espejo,
temple el rigor sus ardores.

SEDES SAPIENTIAE
Cuando su casa os destina
Para colocar en vos,
Se humana, siendo divina,
Habilidad peregrina
Que a los cielos admiro,
Porque tan sabia formo,
Solo un concepto a María,
Que inmensa sabiduría,
Con un verbo concibió.

CAUSA NOSTRAE LAETITIA


¡Con que pena y desconsuelo
el mundo todo gemía,
hasta que anunció Manía;
dicha, alegría y consuelo!
limbo, purgatorio y cielo,
por su alegría la adora
ya el hombre infeliz no llora
la triste, noche del mundo,
que estuvo en llanto profundo
hasta reír esta aurora.

VAS SPIBITUALE
Vaso de Espíritu Santo
sois, o Virgen, escogida,
de tan singular medida,
que admira que quepa tanto:
¿á quien no causará espanto
si llega a considerar
el prodigio singular
de que, en vuestro augusto seno,
estando de gracia lleno,
el inmenso halló lugar.

VAS HONORABILE
Con respeto veneramos
sagrado viril en vos,
en quien al augusto Dios
debido honor tributamos:
y así, Reina, os adoramos
para honrar más al Señor,
que os mira con tanto amor,
que la honra que á vos envía,
siendo "honor para María,
lo tiene por propio honor.

VAS INSIGNE DEVOTIONIS


Si allá el profeta Eliseo
á una viuda consoló,
cuando el vaso óleo le dió
á medida del deseo:
con más venturoso empleo
en María el corazón
busque su consolación,
que en este vaso del cielo
la medida del consuelo
será nuestra devoción.

ROSA MISTICA
Ni el Ida con sus olores,
ni Pancaya con su prado
flor semejante han formado
á esta reina de las flores:
compendio de los primeros
de aquellas manos divinas,
que con gracias peregrinas,
ó Virgen la más hermosa,
á vos os hicieron rosa
de penas con las espinas.

TURRIS DAVIDICA
Torre sois de puridad,
en donde triunfa el amor,
mostrando heroico valor,
del infernal Goliad
á ella con grande humildad,
vírgenes, presto acudid,
si teméis la impura lid;
pues vuestra inocencia pura
nunca estará más segura
que en tal torre de David.

TURRIS EBURNEA
Trono de marfil precioso
el sabio monarca os llama,
porque en vos halla la fama
junto lo fuerte y lo hermoso:
ó conjunto prodigioso!
María, con feliz suerte
duda ya, quien llega a verte
tan brillante y tan graciosa,
si eres más fuerte que hermosa,
sí más hermosa que fuerte.

DOMUS AUREA
Calle Salomón el ero
De su templo tan hermoso,
Por mas que lo haga precioso
La abundancia del tesoro,
Mejor templo en vos adoro,
Casa de la inmensidad,
Y así de más dignidad
Que aquel, y más hermosura,
Porque el solo es la figura
Y vos fuiste la verdad.

FOEDERIS ARCA
Arca sois de santidad
Arca de la nueva alianza
Arca en que Dios afianza
Con el hombre su amistad,
Arca de amor y piedad,
Para el dolor y aflicción,
Arca que venció el dragón,
Arca que Dios preservo
Arca que el precio guardo
Para nuestra redención.

JANUA COELI
Por la suerte desgraciada
de Adán, apenas pecó;
un ángel luego cerro
del paraíso la entrada:
otra puerta más guardada
por el divino desvelo,
para universal consuelo
en María ya se abrió;
Dios por ella al mundo entró,
por ella entra el mundo al cielo.

STELLA MATUTINA
La naturaleza humana
en tristes sombras gemía,
hasta que salió María
estrella de la mañana
ella con su luz temprana
nos dió el día más cabal;
pues con gracia celestial
trajo el sol a nuestro esfuerzo,
ya que, de la luz primera,
huyo el mortífero animal.

SALUS INFIRMORUM
Enfermo, quieres salir
de esta tu grave dolencia
de María a la clemencia
procura luego acudir
á nadie deja morir,
tal médico y medicina;
y de Sion la piscina
daba la salud a uno,
por ella no muere alguno,
pues tiene virtud divina.

REFUGIUM PECCATORUM
Si escapa de los furores
Adonias bajo el ara,
y si Abigail ampara
á Nahal de los rigores:
en María, o pecadores,
poned vuestra confianza,
porque su favor alcanza
que quien ya va a naufragar,
en ella pueda encontrar
el áncora de la esperanza.

CONSOLATRIX AFFLICTORUM
Como Ester con su hermosura
á su gente dió consuelo;
como la luna en el cielo
nos consuela en noche oscura:
como del mar la amargura
templa la estrella del día;
así al mundo, que gemía
al son de dura cadena,
no le dió Adán tanta pena,
como consuelo María.

AUXILIUM CHRISTIANORUM
Os forma el laurel corona,
valiente, hermosa heroína,
y vuestra virtud divina
tanto trofeo pregona:
de España mejor Belona
sois, o Virgen soberana,
contra la furia tirana,
pues para nuestra fortuna
en el lleno de vos, luna
mengua la luna africana.

REGINA ANGELORUM
Hermosísima princesa
de angélica jerarquía,
os coronan, o María,
premio de vuestra pureza:
nadie admire la grandeza
con que este coro os adora
si el que no quiso, Señora,
adorar, de ella cayó,
de las sillas que él perdió
vos sois la restauradora.

REGINA PATRIARCARUM.
De las dos leyes, Señora,
los patriarcas están
á vuestras plantas, y os dan
veneración en toda hora:
pues que vos sois ¿quién ignora,
de ellos reina soberana?
vos sois de su tropa ufana
el timbre de sus pendones,
vos sois de sus escuadrones
sabia y fuertes capitana.

REGINA PROPHETARUM
Con gran respeto y contento
El rey profeta os corona,
La profecía os pregona
Por su feliz cumplimiento,
Ya mira en el firmamento
De Jacob, la hermosa estrella,
Ya adora en fin a María,
Que junto la profecía
Con el cumplimiento de ella.

REGINA APOSTOLORUM
Ese zodiaco hermoso,
que al mundo con su luz dora,
al signo: de virgo adora,
por signo más prodigiosa
el espíritu amoroso,
que fuego a los signos dió,
sus llamas las repartió;
pero con medida y arte
á los demás una parte,
al de virgo lo llenó.

REGINA MARTIRIUM
Mártir sois, o Virgen pía,
y mártir sois sin segundo,
pues no hay dolor en el mundo
igual a vuestra agonía: ‘
los tormentos, o María,
que los mártires sufrieron
nada ciertamente fueron
por lo que vos padecisteis;
que vuestro hijo, sufristeis,
y lo que ellos padecieron.

REGINA CONFESSORUM
La santa congregación
de gloriosos confesores
confiesa que. sus favores
debe a vuestra intercesión:
os rinde en adoración
de sus virtudes el fruto,
quedando en salvo conducto
su gloriosa monarquía,
y así os ofrecen, María,
como á vasallos tributo.

REGINA VIRGINUM
Virgen sois, o Virgen pura,
virgen sois, virgen sin par,
de una gracia singular
toda llena, y de hermosura:
escogida criatura
por Madre del Redentor,
no perdisteis, no, la flor
de santa virginidad;
esta con maternidad
juntó en vos divino Amor.

REGINA SANCTORUM OMNIUM


Los santos de que blasona
el celestial hemisferio
todos rinden de su imperio
á María la corona:
con lengua de luz regona
de estrellas el resplandor,
que ella es lucero mayor;
los santos, que á montes crecen,
humildes valles parecen,
y ella monte superior.
REGINA SINE LABE CONCEPTA
El primer hombre pecara
comiendo el fruto Vedado;
y al instante su pecado
á todos inficionara
sin embargo ¡o cosa rara!
¡o prodigio sin segundo!
del vicio el borrón inmundo
á María, no manchó,
sola ella inmune quedó
entre los hijos del mundo.

AGNUS DEI, QUI TOLLIS PECCATA MUNDI


Entre esperanza y temores
á vuestros pies, afligidos,
piden a Dios compungidos
el perdón los pecadores
¡Virgen! por vuestros favores y
que lo alcanzarán espero,
y más cuando considero
lo que Juan mostrando está,
y es que al león de Judá
le hicisteis manso cordero.

AGNUS DEI, QUI TOLLIS PECCATA MUNDI


Muy justamente irritado
el divino corazón;
tuvo el libro del perdón,
en siete sellos cerrado
pero ya se han ablandado,
con la sangre que vertió
el Cordero a quien parió;
esa madre Virgen pura
y ella dió, a luz la escritura
en que el perdón se firmó.
AGNUS DEI, QUI TOLLIS PECCATA MUNDI
Si el hombre en vaso dorado
bebió el infernal veneno,
en vaso de sangre lleno,
dejó su mal remediado;
de la Virgen sacado
el Cordero este, licor;
que junta sangre y candor,
y al mundo el remedio envía
por el cauce de María
la fuente del Salvador.

LAUDETUR IESUS CRISTIE