Вы находитесь на странице: 1из 5

LA INTELIGENCIA EXITOSA

DIARIO CLARÍN
MÓNICA BELTRÁN Y PRESENCIAS
CLARÍN, 21 DE MAYO DE 2000, BUENOS AIRES
ORIGINAL

La inteligencia es como un músculo. Según el investigador Robert Sternberg


de la Universidad de Yale, la escuela valora la inteligencia analítica, pero no
la creatividad. Hay que ejercitarla, dice

Robert Sternberg, doctor en Psicología, es catedrático de la Universidad de Yale, donde


investiga sobre la inteligencia. En sus ratos libres, toca el cello y escucha en su auto la
lectura de libros enteros para exponer su teoría: no existe un solo tipo de inteligencia y,
además, las personas más exitosas en la vida generalmente no tienen un alto cociente
intelectual.
Sternberg es un hombre severamente polémico sobre todo cuando sus ideas asumen un
sesgo simplista y esquemático. Esto último puede verse reflejado cuando habla acerca de
las tres habilidades que tienen las personas y que hacen a su inteligencia:

1. Posibilidad de analizar
- Se usa para resolver los problemas

2. Ser creativo
- Se usa para decidir qué problemas se tienen que resolver

3. Ejercer un criterio práctico


- Se usa para llevar a la práctica las soluciones

Presencias está en un todo de acuerdo cuando él afirma "La inteligencia es como un


músculo. Si la ejercito, mejora; si no se debilita", nuestro desacuerdo real es que tal
afirmación la emplee induciendo al lector a desmerecer -con mucha habilidad y sutileza-
los procesos analíticos en favor de lo que llama Inteligencia Creativa.
Sí nos parece de mucho valor el aliento que brinda para que los niños se acostumbren
a ver los problemas desde distintos puntos de vista y que comparativamente observen otras
culturas aunque debemos remarcar que, salvo algunas escuelas fundamentalistas que
entienden toda solución o respuesta como un suceso unívoco y vertical, el grueso de los
investigadores, por no decir todos, aceptan lo dicho como una verdad de carácter
incuestionable.
Hemos elaborado el presente documento con el objetivo de abrir el debate y la
discusión, entendemos que los conceptos vertidos por este investigador resultan óptimos
para un taller de reflexión docente.
Algunas reflexiones de Sternberg sobre la inteligencia, tomadas de su libro
"La inteligencia exitosa"

- Test -: La inteligencia exitosa no se mide con pruebas porque éstas se


centran en la inteligencia académica inerte y no en la que está activa y
se pone en práctica en la vida.

- Cantidad -: Uno no tiene una cantidad fija de inteligencia. Por lo


tanto, es modificable. Se puede aumentar o disminuir si se la usa o no.

- Clave -: La inteligencia no es un problema de cantidad, sino de


equilibrio. De saber cuándo y cómo usar las habilidades.

- Origen -: La inteligencia es en parte heredada y en parte ambiental.


Se desarrolla a lo largo de la vida y con las influencias familiares, de
amistades y vínculos que se van creando.

- Flexibilidad -: Es un elemento importante. Hay que enseñar a los


niños a enfocar los problemas desde varios puntos de vista y a ver cómo
otras culturas abordan los problemas.

A continuación parte del reportaje concedido a Clarín en ocasión de


su paso por Buenos Aires, donde dictara una conferencia ante 150
profesores en la Universidad de Palermo.

Usted afirma en su libro La inteligencia exitosa que uno puede aumentar


la inteligencia a lo largo de su vida, pero ¿cómo lograrlo?

- El consejo más sencillo es usarla. La inteligencia es como un músculo.


Si la ejercito, mejora; si no se debilita. Se comprobó que el mal de
Alzheimer lo obtiene más fácilmente la gente que usa menos su
inteligencia. La clave es usar la inteligencia en el trabajo, en las
relaciones interpersonales, en la vida.

¿A qué se refiere cuando habla de inteligencia exitosa?

- En la versión tradicional, la inteligencia es algo heredado, es como si la


persona tuviera un número en su frente. Es un número invisible, pero
está ahí. Es un producto que se trae desde el nacimiento y no se puede
hacer nada. Pero en nuestras investigaciones demostramos que
cualquier tipo de inteligencia se puede desarrollar. Yo hablo de la
inteligencia analítica, la creativa y la práctica.
¿El cociente intelectual no sirve?

- Sí, pero sólo para dar un indicio de una parte más o menos pequeña
de la inteligencia analítica. No es inútil, pero no dice nada de la
inteligencia práctica y creativa de la gente. La mayoría de las personas
que tienen mucho éxito en su vida no tienen cocientes intelectuales
destacados. Sin embargo, muchas veces casi se confunde el valor de
una persona con el índice de cociente intelectual que tiene.

¿La escuela valora ese tipo de inteligencia?

- Las escuelas valoran la inteligencia analítica. No la creativa. Muchas


veces hay niños que están castigados por tenerla y los consideran
hiperactivos o dicen que tienen déficit de atención. En general, los
legisladores, los presidentes, los empresarios exitosos nunca fueron
buenos alumnos. Y luego ocurre que, cuando llegan al poder, no se
interesan más en la escuela porque tienen una visión pésima de esa
institución y no colaboran para que se mejoren los presupuestos
educativos.

¿Cuál es la marca, el sello que lleva una persona con inteligencia


exitosa?

- Es quien conoce sus fortalezas y también sus debilidades. Y capitaliza


sobre todo sus fortalezas, sabe traducir sus fortalezas en éxito y cómo
compensar sus debilidades. La gente exitosa no es buena en todo.
Reconoce que hay dos o tres cosas que puede hacer muy bien y las
aprovecha. Y para lo que no le sale bien, simplemente encuentra otra
persona que se lo haga.

¿Cuáles son sus debilidades?

- Los impuestos. No sirvo para seguir los vencimientos y pagarlos y todo


eso. Nunca comprendí cómo funcionan. Entonces contraté un contador
que se ocupe de todo y listo, no más problemas.

La inteligencia exitosa de Robert J. Sternberg


Los libros de inteligencia emocional son de los que
menos aportan al desarrollo del ser humano... es como
leer un libro de Paulo Coelho en un intento de versión
científica. Este libro de Robert J. Sternberg (el hombre
de las teorías triarquicas: de la inteligencia, del amor...),
en concreto, aún no lo he leído, pero leyendo algunos
puntos de su último capítulo, creo que no me lo voy a
leer.

Simpatizo muy poco con los planteamientos de Daniel


Goleman y sus derivados, pero bueno... está de moda, y
uno siempre quiere ser leído. Por lo tanto, voy a recoger
algunos de las características que tienen esta inteligencia
exitosa que recoge Sternberg... y ya me contarán...

1.- Las personas con inteligencia exitosa se


automotivan... da igual que su vida sea un asco
demostrable y que no tengan ninguna posibilidad real y
objetiva de seguir adelante...

2.- Las personas con inteligencia exitosa aprenden a


controlar sus impulsos... no le dicen a la cara del jefe
que si la empresa prescindiera de sus servicios
aumentarían un 20% los beneficios...

3.- Las personas con inteligencia exitosa saben cuando


perseverar... el problema está cuando fallan y lo mandan todo al carajo por cabezones...

4.- Las personas con inteligencia exitosa saben sacar el máximo partido a sus habilidades... pero lo
realmente meritorio es ser un incompetente en el uso de las habilidades y tener éxito...

5.- Las personas con inteligencia exitosa traducen el pensamiento en acción... no creen que van a
montárselo con Claudia Schiffer y se quedan en el baño con la única compañía del papel higiénico...

6.- Las personas con inteligencia exitosa se orientan al producto... lo que importa es el orgasmo, da
igual que sea con la tía más gorda y fea de la discoteca...

7.- Las personas con inteligencia exitosa completan las tareas y llegan al final... pero el verdadero
éxito, recordemos, está en no hacerlo y tener éxito... lo otro es predecibe...

8.- Las personas con inteligencia exitosa tienen iniciativa... siempre voluntario para las peores tareas:
limpiar wáteres, quedarse todos los fines de semana con la contabilidad...

9.- Las personas con inteligencia exitosa no tienen miedo a arriesgarse al fracaso... con la que hundir
sus empresas en la bancarrota... Virgencita, virgencita... que me quede como estoy...

10.- Las personas con inteligencia exitosa no posterga... es un adicto al trabajo que tiene que hacerlo
todo en cuanto se lo ponen delante...

Yo diría que no tengo demasiada inteligencia emocional... ¿Fracasaré


Escrito por uno de los máximos especialistas mundiales en el tema de la
inteligencia, el presente libro está destinado a ejercer una profunda influencia
en nuestra manera de concebir las aptitudes y capacidades del ser humano. A
través de una investigación original realizada durante décadas, Sternberg
muestra por qué habilidades mentales específicas como la inteligencia
creadora y la inteligencia práctica --y no los tests académicos que miden el
coeficiente intelectual-- son la clave para lograr las metas más importantes de
la vida, ya sea en los negocios, las artes, las profesiones liberales o cualquier
otro campo de actividad.
La inteligencia que nos conduce al triunfo, según Sternberg, es distinta tanto
del coeficiente intelectual, que implica logros académicos, como de la
inteligencia emocional, que implica la modalidad de pensamiento más idónea
para las relaciones personales. Requiere habilidad en tres tipos de pensamiento:
el creador, el práctico y el analítico, de manera que las personas que poseen
este tipo de inteligencia son motivadas, autocontroladas, perseverantes e
independientes; se muestran siempre astutas para conseguir resultados a partir
de lo que hacen, pues disponen del saber práctico necesario para hacerlo bien
casi todo y para encontrar maneras de superar sus limitaciones; y, lo más
estimulante de todo, en el fondo poseen una inteligencia que se puede medir y
desarrollar.

Inteligencia exitosa

Mis alumnos, si quieren aprobar a final de curso, deberán saber leer, escribir, hablar y
escuchar con propiedad. Ahí va un párrafo de la página 62 de Inteligencia exitosa de Robert J.
Sternberg, publicado por Paidós:

"¿Por qué los muchachos de escuela secundaria memorizan palabras? No es esa una manera
de aprender a leer ni a escribir, a hablar ni a escuchar. La manera natural de aprender
palabras es hacerlo en un contexto, por ejemplo, leyendo y escuchando. Finalmente, lo que
importa en la vida es saber leer, escribir, escuchar y hablar bien, no ser capaz de repetir
definiciones. La memorización de palabras no sólo es antinatural, sino que raramente produce
una retención a largo plazo de esas palabras. Puesto que se las aprende fuera de un contexto
significativo, se las olvida rápidamente, de modo muy semejante al contenido de la mayoría de
las asignaturas con las que nos llenamos la cabeza en la escuela. (...) Los maestros enseñan
para los test y estos test no miden lo que los muchachos ni los adultos necesitan saber."