Вы находитесь на странице: 1из 2

EVANGELIZANDO EN LAS CARCELES (tomado del libro Manual completo de evangelismo

personal y la obra misionera)

1. Evangelismo en las cárceles

Evangelizar en las cárceles es mucho más complicado, debido a los muchos requisitos. Existen
países desarrollados donde todo lo que tenga que ver con la predicación el evangelio en las
cárceles, lo dirige la capellanía religiosa.
Cada país tiene sus normas, en cuanto a la visita a los presos. Asegúrese de conocerlas antes de
visitar una cárcel. Algunas reglas son:

 No lleve consigo cámaras, pues están totalmente prohibidas por motivo de seguridad
 No lleve prendas o pertenencias de valor, aunque en la mayoría de casos hacen que dejen toda
pertenencia en la administración
 Entrar en grupo a la cárcel es mucho más favorable, y acompañado hasta donde sea posible de la
custodia policial
 En cárceles que no sean seguras, evite entrar con corbata, un delincuente podría intentar
extorsionarle sujetándole la misma
 En algunos recintos hacen una revisión muy bochornosa, antes de permitir la entrada. Aquí en
nuestra nación, República Dominicana, hacen quitar toda la ropa al visitante, para revisar si no está
introduciendo armas o estupefacientes. Si usted no está acostumbrado a esas vejaciones, mejor ni
vaya a visitar a los presos
 Use su carnet de identificación de iglesia o ministerio, así le darán un mejor trato
 En las cárceles se pueden entregar libretos de mucho contenido, pues en ese lugar las personas
no lo rechazan; disponen de mucho tiempo para leer y meditar
 Soy de los que creen que es más provechoso el evangelismo en las cárceles, cuando no se llevan
ropas o alimentos para predicar. Pero si los distribuye, asegúrese de hacerlo en su debido orden, y
sacar los permisos correspondientes.
 No cometa el error de ponerse a repartir dinero a los presos. Si le da a uno, terminará dándole a
todos, y hasta le pueden hacer tumultos y desórdenes
 No le prometa regalarle algo a un preso, para luego no cumplirle. Si le regala una Biblia a uno de
ellos, dedíquela con el nombre de él bien bonito, eso ayudará a que la valore y evite venderla
 Predíquele al preso el evangelio de Jesucristo; no otra cosa
 Evite indagar con el detenido las razones por las cuales está en la cárcel
 Tampoco empiece hacer preguntas respecto al comportamiento del preso o de sus demás
compañeros
 En cada cárcel existe un capellán, o pastor. Trate de realizar todo trabajo evangelístico en
armonía con él
 Salude a los presos con afecto, pero solo hágalo estrechando la mano. Evite el contacto físico de
abrazos
 No enfoque mucho su mirada por tiempo prolongado en un preso en específico, aun usted note
que él lo esté mirando mucho a usted
 Observe y mantenga ubicado constantemente al guarda o custodia, para cualquier emergencia
 Cuando se identifique como cristiano, no lo haga para resaltar su denominación, concilio o
ministerio ¿Qué tal si solo decimos “el siervo de Dios”?
 Despídase con cortesía de todos los que facilitaron su visita al recinto, en especial de las
autoridades

También los presos son criaturas de Dios, por lo que también es nuestra responsabilidad
predicarles el evangelio.

Autor:Juan Bautista Sanchez


Director del Ministerio de Evang Vispera del Fin
VERSÍCULOS SOBRE EL AMOR DE DIOS QUE TOCARÁN TU CORAZÓN

¿Sabes cuánto te ama Dios? Conocer la grandeza del amor de Dios puede tocar
tu corazón y transformar tu vida. Estos 7 versículos te ayudarán a entender con
más profundidad el gran amor que Dios tiene por ti.

1. Dios te amó primero


I Juan 4:10
Dios tomó la iniciativa al enviar a su Hijo a morir en la cruz. No solo eso, sino que
Dios estaba pensando en ti cuando envió a Jesús. Él te conoce y te ama desde
siempre.

2. Dios es tu amigo
Juan 15:13
Jesús quiere ser tu amigo más cercano. Él te ama tanto que decidió morir para
salvarte.

3. El amor de Dios es incondicional


Romanos 5:8
Dios te ama aunque conoce todas tus faltas. Su amor no tiene límites. Él está listo
para perdonarte y restaurarte. Solo tienes que aceptar su petición de amistad.

4. Más grande que el amor de una madre


Isaias 49:15
El amor de Dios es mayor que el de la madre más amorosa del mundo. Aunque
nunca hayas conocido el amor de tus padres terrenales, puedes conocer el gran
amor de Dios.

5. Eres hijo de Dios


I Juan 3:1
Al aceptar el amor de Dios en tu vida, pasas a pertenecer a la familia de Dios, con
todos los privilegios de un hijo amado.

6. El amor de Dios protege


Salmo 36:7
En su amor, Dios te protege como un ave cuida de sus crías y las protege de los
peligros del mundo.

7. Jesús dio todo


2 Corintios 8:9
Jesús dejó toda su gloria en el cielo y sufrió mucho por amor a ti. Jesús consideró
que todo eso valía la pena porque te ama. El amor de Dios te da mucho valor.