Вы находитесь на странице: 1из 3

Síndrome de Down

El síndrome de Down es una alteración genética que consiste en que las


células del bebé poseen en su núcleo un cromosoma de más o
cromosoma extra, es decir, 47 cromosomas en lugar de 46. Caracterizado por
la presencia de un grado variable de retraso mental y unos rasgos físicos
peculiares que le dan un aspecto reconocible.
No se conocen con exactitud las causas que provocan el exceso cromosómico
El término retraso mental significa "un funcionamiento intelectual por debajo del
promedio, que se presenta junto con deficiencias de adaptación y se manifiesta
durante el período de desarrollo (antes de los 18 años)". Esta definición,
tomada de la Asociación Americana de Deficiencia Mental, nos proporciona
una visión dinámica del trastorno. Las personas con este síndrome también
pueden tener otros problemas de salud. Pueden nacer con enfermedades
cardíacas. Pueden tener demencia. Pueden presentar problemas con los oídos
y problemas en los intestinos, los ojos, la tiroides y el esqueleto. Las
posibilidades de tener un bebé con síndrome de Down aumentan con la edad
de la madre. El síndrome de Down no tiene cura. Sin embargo, muchas
personas con síndrome de Down tienen vidas productivas hasta bastante
avanzada la edad adulta.

Se toma en cuenta el cociente intelectual (C.I.) para clasificar los grados de


retardo. Aquél debe determinarse mediante la aplicación individual de pruebas
de inteligencia estandarizadas y adaptadas a la cultura de la población de la
cual es miembro el sujeto.
Los grados o niveles de retraso son clasificados por la CIE-10 de la forma
siguiente:
· Retraso mental leve (50 a 69 de C.I.)
· Retraso mental moderado (del 35 a 49 de C.I.)
· Retraso mental grave (del 20 a 34 de C.I.)
· Retraso mental profundo (menos de 20 de C.I.)

“El CI inferior o superior no tiene propiamente sentido en si. Lo que cuenta es lo


que el niño hace de su CI, para lo que le sirve su inteligencia.” //Deficiencia
mental y lenguaje. Marie de Maestre//
Familia
Se define a la familia como sistema cuyos miembros están relacionados entre
sí, y lo que pudiera afectar a un miembro incidirá en los demás positiva o
negativamente, condicionando su accionar y salud emocional.-
Cuando se detecta un miembro discapacitado en una familia en general las
reacciones psicológicas (sobre todo de los padres) suelen pasar por una serie
de fases o estados:
Shock (recibimiento del diagnóstico inesperado)
Negación (no reconocen que el niño posee discapacidad)
Angustia (entristecimiento ante lo evidente)
Enfado (frase: ¿que he hecho para merecer esto?)
Depresión (estado de ansiedad al no saber que hacer)
Culpabilidad (reproches – autorreproches)
Reconciliación (resignación y búsqueda de solución)
Aceptación (aceptación y encuentro con las múltiples posibilidades de
educación de estos chicos)
Las familias con un hijo con dificultades necesitan en 1º
lugar, información sobre la deficiencia o enfermedad.- La falta de información
estresa y desconcierta, impidiendo cualquier cambio hacia una adaptación.-
Por ello es necesario evaluar a la familia por medio de una serie
de entrevistaspersonales con los padres, tratando de definir aquellos aspectos
positivos que les van a ayudar a mejorar y solucionar las dificultades con las
que vayan encontrándose, así como a disfrutar de su entorno familiar.- Por lo
tanto la evaluación debe hacerse entre padres y profesionales, para llegar a
una conclusión común, existe una serie de dificultades al evaluar a una familia
Aprendiendo a vivir con la discapacidad.
La primera meta que usted y su niño deben alcanzar es hacerse a la idea de
que el niño padece del síndrome de Down, y que éste no desaparecerá; a esto
se le llama aceptación funcional. Para algunos padres esta etapa representa
mucho problema, ya que no aceptan que su hijo padezca de esta enfermedad;
pero en cambio, hay otros tipos de padres quienes si aceptan este hecho. (El
niño con sd ana puerto)
“el deseo más o menos inconsciente de los padres de ocultarse a sí mismos y
a los demás el retraso de su hijo. Es frecuente oír a los padres de un niño con
retraso manifiesto expresarse en estos términos: Y sin embargo, en casa es tan
listo como sus hermanos, lo comprende todo, ayuda en muchas faenas, etc.”
//Deficiencia mental y lenguaje. Marie de Maestre//
Atención Temprana:
Todos los niños precisan de estímulos para el correcto desarrollo de sus
capacidades motrices, cognitivas, emocionales y adaptativas. Los niños con SD
no son una excepción, aunque sus procesos de percepción y adquisición de
conocimientos son algo diferentes a los del resto de la población: Las
capacidades visuales de los niños con SD son, por ejemplo, superiores a las
auditivas, y su capacidad comprensiva es superior a la de expresión, por lo que
su lenguaje es escaso y aparece con cierto retraso, aunque compensan sus
deficiencias verbales con aptitudes más desarrolladas en lenguaje no verbal,
como el contacto visual, la sonrisa social o el empleo de señas para hacerse
entender. La atonía muscular determina también diferencias en el desarrollo de
la habilidad de caminar, o en la motricidad fina. Todos esos aspectos deben ser
contemplados en programas específicos de atención temprana (durante los
primeros seis años de vida) para estimular al máximo los mecanismos
adaptativos y de aprendizaje más apropiados. Intentar enseñar a leer a un niño
con SD utilizando métodos convencionales, por ejemplo, puede convertirse en
una tarea muy difícil, si no se tiene en cuenta su superior capacidad visual. Hoy
día existen métodos gráficos (a partir de tarjetas, o fichas, que asocian imagen
y palabra) que están consiguiendo resultados muy superiores al clásico
encadenado de letras en estos niños. Además el objetivo de estos programas
no es tan sólo la adquisición de habilidades, sino que estas se alcancen mucho
antes, permitiendo continuar con programas educativos que integren al máximo
a la persona con SD en entornos normalizados. El lenguaje es el problema que
más angustia a las familias por su complejidad y por lo tanto requiere mayor
atención. El habla no es un fenómeno unitario, en él intervienen la respiración,
la fonación, la articulación, el ritmo, la audición por lo tanto se debe empezar
con una reeducación adecuada lo más temprana posible.-
La comprensión verbal parece ser mayor que la posibilidad de expresión
debido a la lentitud de las respuestas y a las dificultades de evocación.-
Las alteraciones de la configuración neuronal, la hipotonía generalizada y las
relaciones familiares distorsionadas durante la infancia son las principales
causas de los problemas de las personas con Síndrome de Down, cuyo único
remedio es una educación adecuada, impartida desde el nacimiento.
Objetivos:
Comprender a los padres de los niños con el Síndrome de Down. Apoyarlos y
orientarlos para que sepan cómo atender y darle los cuidados necesarios a su
hijo para que el niño se adapte más fácilmente a la sociedad. Saber cómo les
afecta a los niños con el Síndrome de Down el trato de su familia. Si el niño
percibe que sus padres o algún miembro de su familia se avergüenza de él, se
volverá más introvertido, huraño y se sentirá rechazado, en caso contrario, el
niño tratará de integrarse como una persona completamente normal a
su ambiente social porque se siente querido y protegido por su familia. Eso sí,
siempre acompañado por personas que lo quieren.( Autor:Bachman, Silvana. Drach
Bel, Paula.-) http://www.monografias.com/trabajos7/down/down2.shtml;
http://www.monografias.com/trabajos10/sido/sido.shtml