Вы находитесь на странице: 1из 629

H I S T O R I A

DE EL C A R D E N A L
DON FR. F R A N C I S C O

X I M E N E Z

DE ZI SNEROS.
T R A D V C ID A E N ESPJN O L

DE L A Q U E E s c k i v i o EN F R A N C E S
el lllu fh iílim o &Revcrei)d¡lT.Sei'íor E s p r it Fie c h ie r

O blfpo áe N im cs.

CO N P R I V l L E G 10 DE EL T^ET
en L e ó n d e F r a n c ia .

Por A N T O N I O B R I A SSO N,M ercader


de Libros en la C a l l e de los Mercaderes
a Ja Infignía de el Sol> 1 7 1 2 .
ADVERTENCIA-
L g u n o s años h á > que com pufé
la Hiitoria del Cardinal X im enezdé
Cifnerosa en un tiempo* que no te­
niendo a mi cargo , uno mi propia
d irecció n , y g o v ie rn o j atendía, fó rm en te k
mis eftudios. U n R clig io fo de la Orden de
San Fran pilco , que yo jamas avia conocido*
.quifo fin duda infpitaorii$/cj^|)e3iíamienco^
poniendo en mis manos, d ^ l i r de un Sermón*
cftas m em orias, fin que aya fabído defpucs
a que avia venido, ni que defeava de m i.
Eftc efcrico , que contenía el Elogio del Car­
denal , y la narración de fus principales accio­
nes , excitó mi curiofidad, y el repagarlas , hizo
crecer la eftirnacion : Aficiónem e* finpénfar
en fu honor, y gloria, y me determiné á efej-i-,
v ít fu Vida, tanto mas voluntariamente, quan-
ro iba hallando, que eftava llena de Virtudes
fublimes , y de univerfal edificación*
L a principal H iftoriá, que he feguidó , es*
la de Albar Góm ez de Caftro E fpañ ol, nacido
en el Lugar de Santa'O lallii, cerca de Toledo*
conocido por fus Letras , en 1¿Ciudad de Al­
calá de Henares>vcifado en las lenguas Griega*
A
i A D V ERT EN CIA,
y Latiiia, y en toda fu m e de Ciencias huma­
nas. Defde fu juventud tuvo defeo dcefcrivir
efta Hiftoria del Cardinal Ximencz } y eftoj ni
por ambición 5 n¡ por Ínteres, íino por una in­
clinación natural, y loable defeo de reducir a
la pluma fus acciones, cuyas memorias , con-
fervandofe recientes , merecían quedar eterni­
zadas. Como reíidia necesariamente en Alca-
lk , donde pro fe (Uva las buenas letras , y tu-
vieílc dificultad de hallar todas las inftruccio-
nes convenientes a fu defígnio ; Don Bernar-
dino de Sandoval, Magiítral de la Igleíia de
Toledo , hombre rico , fabio , y liberal, 1c
llamo , y le hizo Profeflor de Retorica én un
Colegio , que el -fundava á fus expenfas en
eíla Ciudad Aichiepiícopal. Con efto halló to­
dos los focorros, que podía defear para defem-
peñar lo qnc le avia encargado la Univeríidad
de A lcalá, trabajando en fu nombre la Hifto*
r f á d e l Cardenal fu Fundador, para dexar k
los figlos venideros un Monumento preciólo,
y durable de fu veneración , y reconocimien­
to. Juan fiergara , que avia íido Secretario
del Cardenal , y que fabia las particularidades
mas fecretas de fu Vida , tuvo el gufto de par­
ticipar á Gómez la relación, que avia comen­
tado * y las memorias , que avia recogido, para
que las continuarte. Diego López de Ayala,
criado en la Cafa del Cardenal defde fu in­
fancia , y empleado deípues en los mas impor­
tantes negocios , le comunicó una infinidad de
iníhrucciones, y defpachos , que contenían las
convenciones, y tratados de fu Amo con el
R ey Don Fernando , para la expedición de
ADVERTENCIA. *
Africa , y las negociaciones diferentes ceirca
del Emperador Carlos V . en que fe contenían
los maduros C o n f e jo s y di ¿í amenes de eñe
grande hombre.
Embiole el Commentarío fie Val lej o , Ca­
nónigo de Siguenza , que avia íido Camarero
del Cardenal , eferko con cuidado ; pero no
padava del arribo del R ey Don Felipe Pri­
mero de Efpaña, Remitióle un manuícrito de
Floriande O cam po, Chronifta de los R eyes
CaEol¡co£, quc avia emprendido cambien eferi-
vir la Vida del Cardenal. L a Univeríídad le
prefto los Papeleo » que ella avia heredado , y
algunas períonas de efpiritu > que fe encon­
traron de la coufidencia de eñe M i ni ftro,q uan-
do governava el R ey no. En las converfacioncs

Í >arciciilares , que ellos tuvieron con Góm ez,


e info: marón de imudufL cofas». ds que el fe
fervio, y muchas orras', que le ftteneceffario
callar por prudencia, aunque era precifo i b e r ­
ias peí* neccííidad.
El Autor profeíl&mucho cuydadoen bufear-
las, y juntó la compoficion de fu obra a la p u ­
denda de la eleccioiiyy la gravedad del e (tilo, y
fu oífcáEo a la diligencia. Elle es propriamentc
el fundam enta, lob re el qual lie Trabajado,
fin que por eflo ltse ftigetaflc ai el en todo ;
el me ha dado la materia , mas yo me he re-
fervado la libertad de introducir la forma. Y o
le he tomado pac guia ; pero no tiemple ca­
m ino fobre fus huellas , y aunque k miro coc­
ino el primero , y mas noble Pliftoriador del
Caidenal, no menofprecio a aquellos , que han
íeguido defpueSv el rnifmo rumbo y parque
4 AD-VERT E NC IA.
aunque fean modernos , no dexan de lograr
grande eftimacion pour fu autoridad , y el
acierto de fus efenros: Tales fon Eugenio de
Robles , Don Pedro Fernandez del Pulgar,
Canonigo de la Igleíia de Patencia , y algunos
otros, que han hecho m quiüciondiligente,
yá de las acciones., ya de los m eriros, y de
aquel cara&er de cfpiritu dc efte Prelado, que
han querido hazerle con ocid o, y celebrado en
Codo el Mundo.
Como ella Hiítoria eíle encadenada con la
de los Reyes Don EernandQ^y.Doña Yfabel,fu
Yerno el primer Filipo, y C al las fu N ieto,
he buícado en fu origen las caulas , y moti­
vos de los Sucellos xen que el Cardenal Xim e-
nez ha ceñido alguna parte,, como Xefe de fus
Confejos , ó como Goveriiador en fus Reynos.
Gcronimo Zurita en los Anales de fu País,
Ju an Mariana en ía Hiítoria , Gavlbay en fu
Compendio de.lasChronicas de Eípaña, fon
Autores de los hechos , que .yo. he aumentado.
E l teftimonio de Pedro Marcir * que alego en
muchas parces , me ha parecido mas creíble,
y feguro , por eftar en la Corte de los Reyes
C atolicos, donde podía mas exaótame nte iu-
formatfe de las particularidades del Reyno.
Eñe., era un Gentil-Hombre Milanés del la
■antigua [Caía de Anglcria, á quien fu Padre,
por fu. mal gouverno, 6 infortunios, no le
dexó mas herencia, que fu nobleza.: L a incli­
nación , que tuvo á las buenas letras le hizo
poner mas cuidado en ellas, que en íi m ifm oj
y no pudiendo vivir con honor en fu Cafa,
fe fue a R o m a ; pero viendo, que deípues de
ADVERTENCIA. j
tina morada de mhchos años , no avia adqui­
rido otra c o fa , que una honroía reputación,
y A m igos, refolvló pallat á Efpaña: Don Lope
M endoza, Conde de Tendilla 1c admitió en
fu protección-, y dio á conocer \ la Reyna
Doña Yíabel > luego le conlideró como uno
de aquellos Gentiles hombres errantes , que
llevan lexos de fu País los defpojos de fus Fa­
milias arruinadas , y van. a bufear, por la in-
duftria > la fortuna, que han perdido por fu
defgracía . M a íc l ^ íntroduxo bien préfto en
la Corte por fu e" ‘ * fus modos ho-
neftos , y oficio s armas en las
Guerras contra los Moros r y defpucs de la
Conquifta de Granada mudó de eíkado , y fue
eleóto Dean de la nueva Metrópoli , que allí
quedo fundada.
E l conocimento petfe& cr, que dfte;fugeto
tenia de la lengua Larina , y la facilidad , con
que eferivia en verfo y profa , le hizicron
eftimado de la R e y n a , y de los Corceíanos.
E l Cardenal de Mendoza le empeño s por or­
den de la R e y n a , eti la enfañanza de la bue­
nas letras a los Señores de la Corte. El R ey
D. Fernando le embió k Egypto poco defpucs,
donde foílégó la colera del Soldán , que ame-
nazava vengar en los Chriílianos la injuria,
que juzgava fe havia hecho á fu Religión»
deftruiendo el Imperio de los Moros > ydeipues
del dichofo fuceílo de eíla Embaxada , fue mi­
rado en Efpaña , no folo como hombre agra­
dable , fino también como de mucho proveho.
Su aUiftencia cerca de los R eyes , fus corrcf-
€ A D V E R T EN C IA ,
mas Illuftres Prelados de Efpaña , y de Italia^ 7
fuefpiritucuriofo,y político le dieron ocafion,
y medios para componer un Volumen , que
contiene la Hiftoría de fus tiempos. Eílps eferi-
tos fe imprimieron en Alcalá mas ha de ciento
y fefenta años j y Daniel Elzebir , avrk veinte
an o s, que hizo una nueva edición, por un
exemplar , que Le dio Monfíur de Lamucñon,
primer Preíidente del Parlamento de París.
Tampoco puedo olvidar.aqui el focono , que
he recibido, de Monlíur Juan Baptiíla. Buelot,
Abad de San Vicente de Befan^on, que ha
querido facar de fu teíoro j efto es , dé los ma-
n u faito s del Cardenal de Gambeta , algunas
Cartas originales de Garlos V . eferitas al Car­
denal X im enez, que me han férvido para la
claridad de algunos puntos de efta Hiftoria , y
fobre todo , para las mudanzas de la Caía de
F^rdinando fu Hermano. menor.
■Eñ loi c k ín is jíie tv la C onveríiondelos M o­
ros , y en la ínftitucion de las Milicias de la
Ciudades , y en otras parres de efta obra , hu-
vicíle alguna co fa, que parezca á lo que fe
pra&ica el dia de oy , no es mi intento el ajuf.
tar con aplicaciones ingeniofas los fucccllos
paüádos a, los de eíle figío , ni pintar con for­
anas antiguas las imágenes de nueftro tiempo ;
fiendo a ín , que en las mudanzas del Mundo íc
ctprcfencan muchas vezes las mifmas Scenas ■,
que no ay c o fa , que no fe renueve debajo del
Sol ; pues la política tiene máximas, de que
alguna vez fe aparta, y otras vezes las: abraca,
fegun las nccemdades > y conformidad de ne­
gocios ; que k ocaíion de iguales coyunturas
A D V E RT EN C IA . 7
fe va reproduciendo de fíglo en figlo. Contare
los caíos , y negocios j como los Autores que
cito, los han efcrico,fin pretender feñalar algu­
na circunftancia del Reynadotíe Luys el Gran­
de , en eftc de Ferdinaudo, y de Doña Y fa b e f:
Si he dado a cftos últimos , y a dos de fus Su-
ceíTores el titulo de Mageítad, aunqife no íe les
trataíle entonces íind de Arteza, he creidó,que
podia en eílo acomodarme á nueftros u fo s, en
favor de la mayor parte de mis Lectores 3 que
110 entran en eftás diferencias de tiempo , y
querrán m as, que les de a eílos Reyes una ca­
lidad., que ellos no tenian entonces, que íí los
dexaíTe fin aquella, qtic los R eyes de cite ticni-
po gozan.
He recogido en el Sexto Libro de efta H if-
toria muchas acciones del Cardenal Ximener,
que hazcn conocido el CaraQer de fu Virtud,
y muchos Elogios , que mueAran laV ertera-
cipn, que fe le tenia. Creyera quitarle una pat­
ee de lu gloria , ü no hu viera hecho ver fobre
que principios fe profigue fu Canonización en
la Santa Sede ; y-ít tío hirviera ajuílado á las
ideas que ay de fu Politica aquellas que debe
a ver de fu Santidad. El Lcéior mé perdonafü
muí chas faltas , y algunas repeticiones , y pon­
drá en cuenta «l lo menos la buena intención,
que he tenido , y las grandes V irtu d es, que 1c
he propuefto.
S U M A R I O
P E LOS LIBROS.
/

LIBRO PRIMERO.

¡dea de la Obra.Nacimiento dt Don Fram-


p j f f i l cifco Ximenez. de Cifneros. S.us Padres ic
dejii/ian al Eftaio Ecclefiafiico. Eminente a ejhtr
. diar 4 Aleala* Aprendre el Derecho > y 7 bedc-
g\4 en Salamanca, ya a Roma k cxen tr e i Ofi­
cio de Alagado Confifi erial. El Papa le cqncede
el primer Beneficio vacante en Efpaña, En vir­
tud de nn. Breve def»S/ttuÍdad tm * pojfejfyn
del Arcspr^fiad^ de V^eda, Don jÜfmfb Carilfa
¿ 4r$obifpo deToledo fe le opone, y lo baze apri­
sionar* Libre de la prifion, permuta el Arctr
prefíado por la Capellanía mayor de S¡guenzj$. El
Cardinal Don Pedro González, de Mendoza , O-
bifpo de efla Cidad le baze Vicario General de
fié D¡o(eJij, Renuncia fu Beneficio s y emr.a ei*
la Orden de San Francifio. Signe una z/idamuy
retbada , y attftcrá* L a Rtyna Dona Tfabel le
tfeoge por fu. Confejfor. Hazjtnle Provincial de
fu Orden, Trabaja en ¡a Rcformtrcion de tedas,
las Ordenes de Religiofor de Efpaña* Muerte
del Cardenal de Jidendo^a Arfopifpo de Toledo.
Calidades de U Reyna Daña Tfabel, $h Hifori/ty
DE LO S LIBROS. *>
Infla que fe cafa con Don Fernando Rey de A ra­
,
gón. Condiciones de. efle Principe y de r(ia Prln*
t*fi* para laforma del govitmo de fus Efiaios. L a
Reyna fe referva el derecho dé proveer los Obif -.
pados de los Reynos de C¿(lilla , y León. Pjmc los
,
ojos en el padre Xunenez. fu ConfeJar para llenar
la Sede de Toledo, Trae las Bulas debaxo el nom­
,
bre de efle Padre y fe las prafenta 4 el mifmo .
Reafilits , j f no c¡mere acetar ejla Dignidad, bajía
que el Papa expresamente fe lo mandas Hoza
Confl'nmknts Ecclefiafttcas partí fu Diocefis. Pro~
figue la Reforma de las Ordenes Rcligiofat y a ,
,
drfgitfto y rejtftemta de algunas Ordenes y fo~
,
bre todo de la de San Francifco acaba fu empref.
fa. La Reyna le obliga a dexar fu Diocefis para
,
ir a Zaragoza donde los Efiados de Aragón c o
lebravan fus Corle/. Reyes Catolices affegu~
ran la Sucejjim de ejie Reyno a . Dona Tfabel fu
,
H ija Primogénita cafada con Dan M anuel Rey
de Portugal. Contribuye el Arcobifjio en h u irles
,
dar la fathlacción que ellos pedían. Afuere la
Princefa Dona Tfabel de parto de un Principe ,
que fe (lamo Miguel,- Muerte de efle. E l Ar$o-
,
bifpo de Toledo es llamado a Granada para tra­
.
bajar en_ la Gonverfion de los Moros Hiftoria
de la entraba de ,
M oros en Efpaña y los
pwgrejfos que hiñeron. Ciudad, y Reyna de Gra­
vada Concjuifíados por Don Fernando. El Ar$o-
bifpo fe juma con Don Femando de Tllavera ,
Árpbifpo de Granada, para trabajar en la Con-
verfton d$ los Infieles, Emplea» afli los dot Pre­
>
lados fu inflruccion y liberalidad j el de Toledo
fe vale de fu valor, Para venir mas prontamente
ai fin„ Ev&ianfck las Indias, nuevamente d tfc
10 SUMARIO
,
cubiertas por Chrijfoval Colon Reliligiofos de Sd't
Frandfe o para la Converfion de los Idolatras y ,
ccnfuelo de los Indios. Can defignio de fundar
,
la Vaiverfidad de Aleóla hazj: reparar los Ca­
>
mines Reala y ios Edificios públicos. Recibe las
lBalas de Alcxandro Sexto * y de Julio Segundo ,
.
para la erección de éjla Vniverfidad Di/pone to­
das las cofas en Toledo , para la entrada del Ar­
chiduque Don Felipe de Auflrta , y de la Prince-
fá Dma Juana. Emprende la Edición de una B i­
,
blia de muchas lenguas y convoca para ella lot
Hombres más Sabios de las lenguas Orientalest
> »
Griega y Latina y los Theologos mas dcElos.
Refiablece el Oficcio de los Mozárabes. Haz*
,
imprimir él Breviario y Mijfal, H'tfioria del
Culto Mozárabe. Contribuye con todos fus cui­
,
dados y liberalidades a las Fundaciones de pie­
i
dad y caridad Chrijliana .

L IB R Ó SEG U N DO .

L A Primefa Dona Juana , en la partida del


,
Archiduque fu A i árido es acampanada de la
>
Rtyna Madre hafia A'calk. Pare un hijo ¿jfte ,
fe llamo Fernando, El Arfofypo haz* la Ceremo­
nia del Bai‘ti(mot procura el mejmo la éxempeton
,
de las Alcabalas en gracia del Nacimiento de
.
efie Principe t para eftd Vida Haz* gtandes es­
, •
fuerzos *itn¿fue inmUmeme para detener la
precipitada partida de la Archidkque/b, Es lía-
modo k la Corte , al tiempo que fale a la Vifua
de fu Diocejts. Ajfifíe a les Reyes Católicos coñ
,
fu Confejt en todos ios negocies y les cenfutU en
DE L O S LIBROS. U
fus inálfyojiiiones , y fib re todo a la Reyna Doña
T fféci t que enfermo gravemente, H *z e dos Vi­
carios Generales para Vifitar el Cabildo de Tole­
do. Los Canóniga p oponen, apelando w la San­
ta Sede , y dando cuenta Á la Reyna. Se v i pre-
cifa d i a bolver ¿ fu Diocefis. ApUcafe a trabajar
en fu Minifierio. Geronimo Vuxnel Veneciano lt
bafea. fia ren jumos la Planta de la expedición de
Oran. Funda en Alcala un Monafierio de Reli-
giofas > y nna Cofia de Caridad para admitir JV3-
n.ts pebres. Que fe a el fin de efia Fundación ?
M uerte de la Reyna Diña Tfabel. Sus Calidades.
L'i que hizo grande en fu Rey nado. Su ultima
difpoficion. Den Femando fu M arido quedo Gó*
vernador de fu Rey no , hafta que Carlos fu ZWí-
to Begajft a veinte amos. E l Archiduque difputa
t i Gioverm a fu Suegro. Don tem an do ¡lama al
Arcobifpo en fu ayuda , y procura mantenérfe en
Efpaña. Todos los Señores f e ponen de parte del
Archiduque. El Ar^obifpo figue a Din Fernando,
negocia¿l acomodamiento entre Suegro , y Temo.
Procura, que fe vean* Don Fernando fe retira k
Aragón , y trata fecretameme fu cafamiento con
Germana de Fox , Sobrina de Luys X I I . Rey de
Francia. E l ufrpbifpo queda al lado del Rey Fe­
lipe y entra en gran parte de les negocios. Muerte
del Rey Felipe. Los Grandes ruegan al A ffobif-
po y f e encargue de la admihifiracion del EJÍado,
A dm ítela, y eferive a Italia al 7{ j y C atolice»
que el no avia conftntido en el Goviemo » y que
lo avia acetado por ponerle fus Efiados en toda
p a z , y obediencia. Los Grandes f e oponen a la
buelta de D m Fem ando, y pretenden dar la ad -
vünijiración de CafiHU al Emperador Maximili+z
||no.i t S U M A R I O
N iuvks ine¡uittudes en el Reyno. Los Pueblos
fe levaran contra la Inqttificion } y fe quexan del
Arpbifpo de SevilU fnquifidor mayor, algunos
Señores ¡tifian al Papa, para que te revoque el
Oficio de Inquiftdor , y lo paffe al Arpbifpo de
i Toledo. Den Fernando parte dé Ñapóles , defpues
1de avtr depuefio al gran Capitán. Su ñifla con
ti Rey de franela, paffando por Sabaya^ Buelve
a Cafiilla, y le trae al Arfobifpo Je Toledo el
Capelo de Cardenal, que avia obtenido de Julio
l /. Qsúere darfele fblemnemente en fa arribo. L a
Reyna Doña Juana no ajftfle a efia fiefia por fu
Duelo. E l Nuncio del Papa haz# la ceremonia en
ttna Aldea en prefemia del Rey , y [ h Corte, A l
mifino tiempo recibe Us provtfiones de Inejuidor
mayor» por la dexacion del Arqobifpo de Sevilla,
fiifloria del eflablec'mienio de tfie Tribunal en
Efppaña. Reglamentos nuevos para efia jurifdic­
ción, hechos por el Señor Cardenat.

L IB R O TE R CE R O .

On Fernando eflablecc fu Govterno en Bur­


D gos. Hajze cafiigar algunos Rebeldes. E l
Cardenal viene k Alcalá. Forma fu Qniverfi-
dad ai modelo de la de Parts. Hetze grandes
fundaciones para los Profesores , y para manie-
ver a muchos Pobres Efludiantes. Las correrías de
los M oros , fobre las Cofias de Efpaña, y el
gran numero de Efclavos le empeñan a llevar la
Guerra a Africa. Efirtve al Rey Don Fernando»
Viam l le da la planta de las Cofias de Berbería.
Refuthe atacar el gran Puerto de M a^lqm vir*
DE LOS LIBRO S. SJ-
Dott Fernando. aprueba efle defignio, pero los
fondos de [hacienda van. faitttndo. E l Curdenal
U ofrece dinero. Levantan Soldados. Amutn
Jüaxeles. Don Fernando de Cordoua es nombrado
General. L a Armada llega a Africa. Los Efpa-
ñoles toman el Puerto, Villa, y fortaleza de M a -
x_alquivir. Los Moros haz.cn algún daiáaX en las
Cofias de Efpaña. Don Fernando lov ataca cerca
de Oran. Es deshecho > y fu Exercho derrotado.
El Cardenal cuida de la Conquifia de Oran > y
ofrece ir en perfona , y hasjr los gofios de efia
Guerra, Vence dificultades. Soffuga Soldados fe*
dictofos. Parte con Pedro Navarro, y Vtanel. Zj4
Armada arriba al Puerto. Ordena el ataque dé
Oran. Anima, a las Tropas * y fe retira a m a
Capilla. . Tómala, por ajfalto. Entra el Cardenal
rtvtfltdo de fus Hábitos Pontificales. Parifica lai
Mezquitas > y l*s confagra en,- ¡¿lefias.. Canfiu
aparentes de la pronta reducción de éfia Plaza i.
E l Cardenal fe fatiface poco de Navarro. Ra­
i n e s , que le obligan a bolver a fu Diocefis, Sfí
modefiia en reufar honores 3y entradas ^ue le que­
rían hazjtr. Exorta a Don Fernando a profeguir
efta Gnerra. Toma Navarro las Ciudades de Bu*
gia , y de :Tripoli, y otras empreffxs. Don Fer-\
?mndo rettfa bofverle el dinero , que le prefio et
Cardenal, Caufas de efia efeufa* Pagote con in­
dignidad, %Jn Obifpo titular de Oran quiere to­
mar pojfcfjion de efia Ciudad. Se opone el Car­
denal , y alega el tratado con Don Fernanda t y
de que jamas efia Ciudad fuejfir Epifcopal. Pro-
paficiones hechas al Cardenal > para el cafamieré-
to de fu Sobrina. Abandona a Villarocl fu p&-
rim e > por un criben de que fue acufitde. .Hax%
14- S U M A R I O
ademan Dont Fernando de ir contra A frica , y t f
para ir contra Francia , movido del papa Julia
1 1. El Cardenal es llamado al Cmfejo. Refuel-
vefe la Grerra. Razones de Don Fernando con­
tenidas en una Carta al Cardenal. Cafa/e fu So­
brina con el Conde de la Con na. H aze pofitas
públicos de gr4nos en A leó la , y quatro Ciudades
de Efpéña. Don Fernando llama al Cardenal pa­
ra autorizar la empreffa de Navarra, debaxó el
pretexto de la Bula de Julio 11, y le detuvo al­
gún tiempo. Sitio de Pamplona* Conquifia de
toda Navarra. Don Fernando toma «na bebida
para hazerfe fecundo» Pruébale mal s y queda de-
bilítodo. Sdefe defpuet de M ad rid , para- apar­
tarfe de les negocios. Vifita Dott Femando-al Car­
denal en Aléala. Efiados de los Colegios de efia
*Un*verfidad. Honra de Don Femando al Rec­
tor * y a los Profesores de efia 'Vniverfidad. E l
Cardenal fe opone a las difpen/aciones , que traen
de:Roma los Canónigas. Don Fernando le manda
juntar cortes de los Riynos en Burgos, y-prcfidírlas,
y no lo puede hazer porfus achaques. El Archidu­
que Don Carlos 9 i/iformado de la enfermedad de
Don Fernando > le emlia Embaxada con Adrián
ale V trech , Dean de t.oubayna, con otros pre­
textos, No es bien recebido, Don Fernando va de
Ciudad en Ciudad > mudando ayres, y bufando
f u alivio. Da prifa al Cardenal de que le venga a
ver. Efcufafe por fu vegez* Los Confejeros, que
acompañan a Don Fernando > le aconfejan > y rue­
gan , que ponga en orden fus negocios de ¿fiado.
Ttfiamento, que fe le haxfi ba&tr en p e r ju iz d e
Ferdinando fu Nieto menor. Es propueflo el Car-
denal, para fer Govcmador del %jyno bafi*
DE L O S LIBROS. 1/
el arribo del Archiduque Carlos. Razones de
averjion kzjA el Cardenal. A ín a te de D w Err-
nando. Sus buenas calidades. E l Dean de I jb-
1?ayna fe halla en Guadalupe , ¿piando f e abre el
lefiamente. Dtfpacbafe al Cardenal, para darle
avifo de fu govierno. E l Infame, y fus Oficiales
fe prefentan defpues de la muerte de Don fer»
rtanda , para tomar pojfeffion de la Adminiftachn
de el Reynot Su mala dirección en efia ocaftov.

L IB R O Q U A R T O .

E L Cardenal tiene la noticia de fu Govierno,


y fieme el pefo de efle empleo. Vefcripciorf
del Efiado de Cafíffla. Dificultades, que fe re-
prenfentan al Cardenal en efie Goviemo, AJfejfU-
rafe del Infante, y le tiene cerca de fi. Et Dean
de Lobayna fe opone a fu Govierno , y produce
las Ordenes , paragovernar el a CafiHU , y A ra -
gon, en nombre del Archiduque. R a in es ten­
trarías del Cardenal. Ponefe en pojfeffion, y con­
fíente partirla con el Dean > ha/la que Don Car-
ios ordene otra cofa. E l Cardenal efeoge a
JUfadrid para Corte del Govierno. Obferva a los
Grandes , y defeubre > que Portocarrero filicita-
va fer eligido Gran Aíaefire de San-Tiago. Ocur­
re con fu vigilancia. Don Carlos confirma en fu
Govierno al Cardenal. Pide titu lo de Rey, amqttf
la Reyna Doña Juana fu M adre vivía. Los
Grandes y y la mayor parte del Confejo repelen
la propoficion. E l Cardenal has^e otra propoficton,
y la proclamation en M adrid , y en toda Cafiilla.
Firmeza del Cardenal 3 contra las rebeliones de
*6 S U M A R I O
los Grandes, y Cobre todo de Don Pedro Glrofl*
£ a tnfiiiucim de las M ilicia s, que hizo levantar
en ei Reyno. Opofition de la Noblez/t. Vallado-
lid , y otras Ciudades acuden al Cardenal , para
apartarlo de efie defigmo. Don Carlos confirma
las Milicias i y Je levantan con hiten fucejfo, El
Cofario Barbaroja. infefia ¡as Cofias de Efpaña.
E l Cardenal haze armar veinte Galeras ¿ L¿t A r ­
mada del Turco es derrotada * y el Cofatio re­
chazado. Míjjion de los Rtlighfis de San Ge*
ionimoy para la infiruccion, y confítelo de los
Indios maltratados de los E ji(fúñales. Juan de La-
b i t quiere aprovecharfe de Id1 muerfe de Don
Fernanda , para recobrar, a fuerza abierta fu s
Efiados. Dlfcnjion entre algunos Grandes de Ef-
paría, por obtener el mando de las Armas. El
Cardenal efeoge a VMlalva, Coronel de Infante*
ria. Derrotada. Juan de Labrit fe retira a Bearne*
y mucre. E l Cardenal manda demoler todas las
Plazas de Navarra. Ñ o fe aprueba efia ref dila­
ción , y per que. Sedición de Malaga por algu­
nos Grandes, y la fojfiega el Cardenal. Regla-
miento de las Penjiones de la Reyna Germana t
que haze a fatisfación de Don Carlos , y efia'
Princefa, Toman ocafion de efio algunos Señores,
para inquietarfe , y el Cardenal les obliga a jufíne-
terfe. Eftndta las inclinaciones dé la Reyná
Dina Juana, para confolarla, múdale los Ofi­
cia Íes t y fa empeña a vivir una vida mas confor­
me a fu condicion» Su vigilancia en la execncion
de las Leyes. Tone en orden las rentas. Regla
las Ordenes Militares 9y aumenta fu hazienda.
Limita las Venfionet de los Cortefanos, y los ga-
ges de los Oficiales. R a in e s de efia reducción*
Barbarroja
DE LO S LIBROS. 17
í l Arbítreja ataca a Bi>g¡dK Levanta el jitto,y toma
a Argel. Infefia las Cofias de Efpsmn t y el Car­
denal e7/ibia 4 D m Diego de Vera, para atacar
a Argel. Queda deshecho Vera con fus Tropas,
E l Cardenal ordena , que los Mercaderes Geno-
vefes falgan de E/paña en aquella ocafion, L osju*
dios ofrecen grandes famas a los M'mijiros dé
Dan Carlas en Fland e s p a r a que fe moderen lai
operaciones de la Jnquiftcion contra ellos. El Car­
denal fe opone , y lo repele. Obtiene de Don Car­
los nna Comiffion general, para difponer de los
Pttejlos > rtfervandofe Don^ Carlos la difpofidon
de los Obifpados > y las Encomiadas de las Orde­
nes Militares » y fus Beneficios ¡ y bienes. E l
Cardenal enfalda las gentes de calidad » y mérito»
Solicita el Oblfpado de Tortofa para Adriano , y el
de Badajoz para Mota, Hftoria de M ota. Sti
elevación , y favores de Don Carlos, y fu muerte*

L IB R O QJ J I N T O.

L O S Minijlros de Curios difpomn embiar ¿


Efpaña a Laxao > Gentil Hombre de fu Ca-
uñara j para tomar parte del Govierno, Laüao , y
Adriano fe unen contra el Cardenal. E l los de*
fatiende , y no les comunica negocio alguno. Em*
biafe A<merjforf Oland'cs s de la Corte de Car-
lo s , para junatrfe con los otros dot. E l Carde*
fral no 'dexa de dár ordenes fulo. Trataje de em*
biar quatro Colegas , y el pretefla». que je retirard
a fn Diocefis, Las Ciudades de Efpwa fe qutxan
de la dilación dei viage del Rey. D d trafpone
de la plata a Flavdtf > y de los Gwiernos Ejhan¡*
iS S U M A R I O
geros , y piden convocación de Cortes, El Carde-
val fofiega los efpiritus con fu prudencia. Oponeje
a una impofcion, que quería hasjr la Corte de
Rema y fobre los Beneficios de CajlJla, Humillan-
fe tres Grades , que avian querido fubftraherft
de fu autoridad , y jufiieia. Proceffo contra ti
DhcjhC del Infantado y fentenciado a fu difgufio,
Efie Duque infulja contra el Cardenal. Defpues
fe reconcilia con el. El Conde de Ifrtña maltrata
a Wlafrate H ufier, haziendo fus funciones. Ca-
fiigo exemplar de efia Rebelión. Adrián Dean de
Lobayna es hecho Cardenal por León X . E l Car­
denal toma efta ocafion para acónfe jar a Carlos el
inbiarlo a Roma. Diferencias del Duque de A ¡-
va ren Z u n g a , fobre el Priorato de Cmfuegra,
E l Cardenal efirecha al Duque> para que ponga
efie Beneficio en depofto en las manos de los M i-
wifirts del R ey , y efpcre fu juzgado, Avifan
al Cardenal, que le avian emponzoñado una co­
mida yy no muefira fobrcfalto alguno. Su aplica-
cion a dt/poner todas las cofiu , para la entrada
de Don Carlos. Emprende de/pedir a ¡oí Oficia­
les del Infante > y porque. Ordenes de la Corte
de Fiftndeí, Infiruccion fecreta, y modo, con
que el Cardenal fe avia de portar en efie reencuen­
tro. Ocafion, porque efios Ordenes no fe pu­
dieron txecutar. El Infante quiere oponer/e. E l
Cardenal le reduce, y fe ajufia. Arribo de Don
Carlos a Efpaña. Sus Minifiros impiden al Car­
denal el conferirfe con el Rey, y porque. E l Car­
denal eferive muchas vezes a Don Carlos , para
darle avifo del Govterno. Mneflrat de e[lima­
ción t y confianza ■ > que el Rey te dio. Embidia de
fus Minifiros > y faifas noticias, que dieron 4
DE L O S LIBROS. i9
efle Principe. E l Cardenal fe quexa, y preve los
males que vendrían fobfe Efpaña. Poca cautela
de Carlos. Carta , que hi^o ejcrivir al Cardenal*
para darle gracias de fus Cuidados s rogándole
fe retirara a fu Dbcejis. advertencias diferen­
tes fobt e efia Carta. M uerte del Cardenal, Su
remito , y calidades.

L IB R O SEXTO.

N O fe quffo dar a Don Alonfo de jiragoti *


Ar^obifpo de Zaragoza > el Arfobifpado dé
Toledo t y porque. Obtiene Xiebres e(te Arpobif-
podo para Guillermo de Croy fu Sobrina. M uchos
hechas particulares de la Hifloria del Cardenalt
eji enfados pp£ efle Libra > para que f e conozcé
claramente él caraíiérdtfui memos, y el 'l i t ffr
efptrttu. Hijloria de la Devota de A v ila . Ttiar*-
ración de los esfuerzos, que los Judies de Efpa-
ñ.i haxjan cacLtdia para facudir el yugo de la In*
qHtficion, kefigna del Arfobifpado de Cotnpoflela*
hecha por Dan Alonfo de Fonfica a fu hijo ¿ att*
torlzadapor el Rey Don Femando * y reprobad*
por el Cardetialt La orden que guardava en la
Colación de las Dignidades Eccleftaflicas , y en
las Beneficios t y en la diflribucion de fus JJmof-
tnar, Libros compueflos por el Cardenal. Haxjt
imprimir las Obras del 7 ojiado d fus expenfas, SU
modo de dar el juramento a los Sóberatioi en las
ceremonias de fu C arenaciónk Su fortaleza en 14
pralixa prifion de *Uzfda * donde el A t fobifpó
Carillo le detuvo fcü años. Stt objervanciareglt*
lar ¡ y longanimidad en libelos que fe publicavatí
3.0 SU M A R IO DE LO S LIBRO S.
centra el 3 y contra el ¿ovierno. Diferentes mo­
dos de Adriano en femejante ocafion, y la noti­
cia de que el qttifo hazjer dos Ejiatuas de Pafqaln,
y Marforio cjuando fue Papa, y le fab'ia refpue-
fia ejtte le dio en ejfla ocajion el Duque de Sejfa >
Embaxador de Efpaña. Breve del Papa León X.
fíl Cardenal para difpenfarle les ayunos , y abjfi-
nencias de la Iglefia , y para excriarle a moderar
fus mortificaciones. Algunos efeflos que mucjiran
fu atención a evitar el frequente trato con Mu*
gerti. Milagros , y Profecías , que los Efpaña-
les le atribuyen durante fit vida. Aíhcjiras ex­
traordinarias de honor » que los Reyes Ferdiñan­
do > y Carlos hisjeron a fit mérito, Tefiimonios
de la voluntad , con que las Reynas Ifabel, Jua­
na , y Germana , le honraron. Elegió que Pedro
Jldartir le hizo durante fu vida . Narración de
un atentado hecho a la vida de Fefdinando , lúe-
g¡> que el h'ixjt jufiieia en publico en Barcelona,
Qtfkip del Afcjmto, Taltmos particulares del
Cardenal, para la confelacion de Perfmas afligi­
das, Su Canonizarían folicitada por Felipa IV .
Rey de Efpaña , con los Papas Inocencio X .y Ale»
xandro V I I I ,
H I S T O R I A

DEL C A R D E N A L
XIMENEZ
LIBRO PRIM ERO.
A Hiftoria del Cardenal Ximenez,
que tengo defígnio de eferivir ,
contiene cxemplos , que la pueden
hazer muy útil , y íuceilós , que
la liaran muy agradable. Verafe en la rela­
ción de fu vida un hombre , á quien la pro-
videncia de Dios elevó infenfiblemence , y
que por fus vírndes diferentes puede fervir de
modelo a los diverfos eftados , en que fe haU
lo : Un Religiofo fiel á fu vocacion, ocu­
pado en las reglas, y obligaciones de fu Efta>-
do. Rejrular
O en las obíervancias comunes.
Auftéro en fu trato particular, que fe retiró
á los Clauítros , y fe feparo de el M un do,
mas por fu coraron , y por fu efpiritu , que
por fu quietud. Un Arcobifpo , a quien fu.
%i H i s t o r i a
inocencia , y la integridad de fus coílum brc^
fu vigilancia paftoral, y fu zelo cu la difci-
plina Ecleíiaftica, fu caridad liberal con los
Pobres 1c hazen ven erable, no folamente á
Efpaña , fino a toda la Igleíia. U n M inifho
de eftado de un genio eip irito fo , penetran­
te , y elevado , que no tenia otra mira en
fus co n fcjo s, y accio n es, qué la felicidad
publica ; que trabajó íin defeanío , y fin in-
rerés para el aumento , y grandeza de la M o­
narquía, que governó ; que por principios
de h o n o r, y de R eligión a elevandofe iob ie
fu eílado , y ed ad , fue a bazer en -A frica, a
fu c o ila , una Guerta fa n ta , y que entre cm -
bidias s y _cnemiftades de Grandes mantuvo
el o rd en » y Ja paz en fu R e y n o , é hizo
prevalecer la autoridad s pata que reynaile la
jufticia,
. L a grandeza K y variedad de los acafos ,
los auinenips d e ja ¡Monarquía d e ^ f p í i a «pol­
las C onquiftás, 'y política de Don Femando í
la entera reducción de los M oros , que fe
hizieron Chriftianos , ó fueron caíligados en,
fus rebeliones ; las turbaciones f y contefta-
ciones i de Derecho , que causó la muer­
te de la Reyna Doña Ifabel ; los m ovi­
mientos , que produxo la mala inteligen­
cia entre el R ey Don Fem ando, y el A rchi­
duque Felipe fu Yerm o j un goviem o difí­
cil j y tum uttuofo, con una Reyna enfer­
m a de eípiritu , e incapaz de governar , y. con
un Principe Infante elevado á eñe eílado , y
criado en una Corte eílrangera : T o d o eílo
fu e materia a la capacidad, k la prudencia., y al
Uel C a r j u n a i X i m e n e z L i b. I. i j
ardimiento del Cardenal X im enez , cóm o Lo
haremos ver en el progreílo de ella Hiftoria. _____
D on'Fraacifco X im enez de Cííncros n ació ^ ñ o
en Tordelaguna , pequeño Lugar d eE fp a ñ a , 1437
Hondo R e y D on Juan el Scguudo de cite nom ­
bre j fu Podre fe llamó Alonfo Ximenez de
C íín c r o s , y fu Madre D oña Marina de la
Torre. Algunos han querido hazerle defeen-
dienxe del Conde D on R od rigo de Cífneros ,
qu e con fu prudencia , y v a lo r , falvó la
vida al R e y D on A lon ío el S e x to , en una
B a ta lla , que díó contra los M oros ^ y reci­
bió > en gracia de ello , todas las feñales de
reconocim iento. O tros han querido hazerle
mas honor ? eferivien d o, que avia adquiri­
do p r im a tirulo de ^Nobleza en fu F am ilia, y
que á n a d a d eb ia m a sq u e a. fu .virtud el ápice
de honras , 2 que ajria iid o íobfanadc^^'T;' . >•
C o a codo eííb , es cierto , que la Caía de
Xim enez era N oble , y de m ucho tiempo en
Cííncros Lugar del R cyno Je L eón , con alian­
zas de párente feo con la mayor pane de la
N obleza de fu Pais } y que aunque/la Hifto-
lia no toca cofa alguna de fu origen , hazc
m ención -dé Don Gonzalo Xim enez de Cífiie-
ros > llamado el B u en o , uno de los mas nom­
brados Cavalleros de fu tiempo. Eftá aun fu
Sepulcro gn una Capilla de Nueftra Señora,
cerca de* la V i l l a y debaxo fu Efcudo de
quiuze E fcaqucs, que ion las Armas de la
C a fa , con una Vanda-al red ed o r, que es la
iníigriia de la CavaLlgria. que el R ey D on
A lonío el U ndezim o inílituyó , para los Gen-
liles hombres de fu R e v rio , que por fus car- Reó¿¿¡.
B 4
14 H i s t o r i a
g o s , 5 fus fcrvicios avian merecido efta dí¿
ítincion.
De eíte Gonzalo dpfcendia por linea reéta
de Varón Alfonfo Ximenez de Cifneros ,
hombre de gran bondad, con experiencia de
rebefes de fortuna > y que no tuvo otra di*
cha en fu v id a , que la de ré n y por hijo al
Cardenal 3 de quien cfcrivimq& la Hiftoría 5

Í iorquc aviendo perdido a fu Padre en la in-*


ancia , Don García , fu Hermano mayor 5 fe
entró por toda la herencia de la Familia. Que­
dó fin bienes , y fin protección, reducido i
bufear los medios de fubfiítir, p o rfu indu-
ftria. Como era de efpiritu du lce, y que no
tenia inclinación a. la$ A rm as, reíolvió ir a
eíhidiar a Salamanca , y habilitarfe en el De­
recho C ivil ; mas fea porque no hallaíle en^
fi dilpoíicion para pro/eguir , ó que no ere-,
yeflé poder por elle camino adelantar fus dc-
íignios: i- obtuvo y pó& la ih re rt^ c ÍD n de aU
gunos fus A m ig o s, uña C o m iflion , fobre la.
C oleíla de Dezim as, que los Soberanos Pon-r
ti fices avian concedido a los Reyes de Efpaña^
durante la Guerra de Granada.
Como fu empleo le obligava a eílar en Tor-
delaguna, fe enamoró de una fenora, quo
era de naturaleza , difcrecion , y hertnofura x
pero fin bienes tales, quales para el efiado
en que fe hal lava , le eran necesarios ; pera
apafionado de los méritos de la Perfona , fe
"Rolla dcfposó con ella. Era hija de un Cavallercx
del Orden de San-Tiago j de la antigua Cafa
de la T o rre, de donde fe trae comprobado;
aüi el Origen. Ü11 Cavíjlero Mo^o s que fi-.
» el C a r d e n a l Ximenez. L ib .I, if
lió de el Valle de Valdeguña, para emprendí*
el (crvicio del R ey Don Ram iro , era muy
acreditado en las Guerras contra los M oros,
y elevado en los empleos de v alo r, y reputa­
ción , que avía merecido. Luego que por
un acídente improvifo vió fu fortuna contra­
ria , tuvo con un feñor de la C o rte , que el
R ey amava , una queftion , y en deíafio def-
graciadamente le mató» Retiróle de el R ey -
no por evitar la colera de el Principe; fue­
ron con fricados fus bienes, y totos íus A m i­
gos tuvieron parte en fu mala fortuna. Poco
tiempo defpucs pufo el R e y fitio á Madrid >
refuelto á tomar efta Villa. Pero halló mas
reíiftenda de la que avia creído, y aunque
dió muchos A flaltos, fiempre fue rechazado ,
y perdió la efperan^a de coníeguir el fin. La
ocafion pareció favorable k jííte Cavallero £iir-
gitivo. Juntó fus Parientes, y A m ig o s„ y le
hizo dezir al R e y , que tenía gran arrepenti­
miento de averie deíabrido , que cftava cafti-
gado con deftienp, y con la defdicha de no
poderle acompañar en ííis Conquiítas ; que le
Í uplieava le dexaíTe venir á combatir delante
de fus ojos , y darle lugar de merecer por fus.
férvidos la gracia que le pedia. Efte Principe
fentidó , é indignado del mal fucccllb de fu
emneeíla , refpondió , que no tenia neccffidad
de Tales focorros , y que no haria gracia al­
guna , que no entraíTe en aquella Ciudad. El
C avallero, conociendo la indignación de el
R e y , fe entró fecretamente en el Campo con
dos de fus Hermanos 3 y aviendo ganado algu-
-pos O ficiales, y muchos Soldados > que; fa
16 H istorta
empeñaron a ícguirle , los propuío atacar una
Torre , que podía facilitar la conquiíta de la
Plaza.
Don Ramiro hizo dar el ultimo aílalto , y
fus Tropas eíkvan enteramente rechazadas »
pero los Aventureros hizieron el ataque con
tanta rcfolucion , que fe llevaron la Torre , y
embiaron a perdir al R ey refuerzos para man*
tenerla, Hizolo , y recobrando fuerzas el
Exercirio , tomó la Ciudad el m ifm o d ia, y
los Moros que la defendían fueron hechos Eí-
clavos , y muchos pallados á filo de Efpada.
Admirado el R ey de efte fucceífo tan poco
cfperado > admitió a fu gracia a efte Cavalle-
r o , y le dió por Armas , en memoria de tan
heroyea, y gloriofa acción , una Torre en
Campo azul , con dos Leones a los lados , a-
ludiendo á los dos Hermanos , que le avian
feguido j y que avian hecho en ella ocafion
férvidos extraordinarios, S o s defeendientes
tomaron el nombre de la T o r r e , y el u n o d e
ellos aífentó fu habitación en Tordelagu­
na , enlacandoíe con las principales Caías de
aquel Partido ; y eíla es la Ram a de donde
deíciende Doña Marina de la Torre , Madre
del Cardenal Ximenez.
Mas es debido bufear en el la virtud', afi­
res que las prerogativas del nacimiento. Sus
Padres le dcíHnaron -á la lg le ila , li DioS le
hazia gracia de llamarle ; dieronle el nom­
bre de Gonzalo en el Bautifmo , para refu-
citar la memoria de aquel, i quien entre los
Abuelos zniravan , como principio de fu Ca­
ía : Peto entrando en la Orden de San Fran-
del C ard enal X im e n e z . ¿7
cifco , tomó el nombre de fu Fund.itor,
aviendo ptopuefto imitarle la vida pobre , y
penitente : Educáronle honrada, y chriítiaua-
m em e, y lo embiaron á Alcalá de Henares
para las primeras letras, debaxo del cuydado
de Maeftros reputados por muy hábiles. De
allí pallo i Salamanca, donde aprendió el
Derecho Canonico , y C ivil , con grande
aplicación , y le enfeñó poco tiempo defpucs,
por aliviar á fu Padre de los gaftos, que por
él hazia, fubíiftieudo coa la recompenfa de
.fu trabajo : y como era llevado de la inclina­
ción al eítudio de las Ciencias , y particular­
mente de las Letcras Divinas > aplicava a el­
las todo el tiempo que podia quitar á las li­
ciones del Derccho. Concluyó fus Curios de
Theologia con elD oéfcor R o a , uno de los
mayores Maeftros d efu tiempo.: - '
Acabados fus Eftudíos, bolvió h. Cafa de
fu Padre , y temiendo ferie gravofo , refolvió
ir á Rom a , y probar íi feria mas dichofo en
la Corte Ecclefiaítica. Robáronle dos vezes
pn el camino , y la neceflujad le obligó a que-
darfe en Ayx de Provcnza, no teniendo con
que coxttinuar fu vi age. Hallandofc en efta
aflicción j uno de fus A m ipos, llamado Brtt-
r.et j que avia cítudiado Con el en Salamanca,
y que iba también á Rom a , fue informado
de fu defdicha , y le aíEítió en todas fus ue-
ccllidades , difpomendo hazer el viage jun­
tos. Ximenez exerció algún tiempo en ella
Ciudad el Oñcio de Avogado Coiififtorial 5
mas • luego que comentó á íer conocido, y
a ccJjar los fundamentos d e :& í fortuna, fapo-
18 H i s t o r i a
de la muerte de Tu Padre , y coníldcrando <í
d o lo r, que afligiría á fu Madre , y Herma­
nos , y el mal citado de los negocios de Tu
O ía , determinó bolver a Eípaña , para
aíliftirles. Antes de partir obtuvo de el Papa
un Breve , para que en vertud de el fe pu-
dieílé poner en PoíTeífion del primer Benefi­
cio , que vacara en fu País. EL ufo de eftos
tiempos avia introducido eftas fuerres de Pro-
vifiones i que llamavan gracias expectativas.
A penas llegó , quando murió el Arciprefte
de Uzeda : Tom ó luego Póíleíüon de el Be­
neficio. L a renta no era confiderable j y íc
eítendia a Tordelaguna, Lugar de fu origen >
y allí tuvo por grande La comodidad de eftár
eftablecido en lu vezindad y el honor de fer
dueño en fu País. Eftc modo de entrar en
los Beneficios dcfplacia a los O biípos, por­
que ie Les difminuia la autoridad, que lial-
lavan fundada en lo s Derechos,, y afll íc opo­
nían conftantcmente, y era difícil el mante­
nerle , aunque eftava introducido por efte
camino. Don Alonfo Carillo Arcobíípo de
Toledo , avia provifto en uno de fus Lim os­
neros eftc Beneficio , y fue adáltado del todo,

Í iuando fupo que Ximencz avia tomado pof-


efílon en virtud de un derecho que le era
tan odiofo ; refolvió no lolamente defpollé-
erle , pero aun caítigarle Hizo prenderle , y
encerrarle en una Torre del Canillo de U ze­
da y efperando que lo penoío de la priíion, y
los malos tratamientos que le hazia, Le obli­
garían , como a muchos otros , a cederle efte
Beneficio. ílefierefe , que pufo deípues en
DEL CARDEMAL XlMENÉZ, LlB. I. Z§
fcfta m ifm aTorrc (dondeavia tenido tiempo
de - obfervar fus fortificaciones , y fi tu ación
ventajofa ) toda la Plata que avia deftina-
do para la expedición de Africa.
Aqui fue donde recibió del Cielo los pri-^
meros prefagios de fu grandeza , porque un
Clérigo de la V illa que eftava prefo eu la mif-
ma T o rre , vicndole trifte , y abatido , le
confoló quanto pudo , y le dixo eftas pala­
bras : No os aflixais > hijo mió , que ejle m'tfmo
lugar y en que oy efiak encerrado, al Reverendif-
fimoftñor Don Juan de Zerefitela, Hermano ¿el Robles.
Gran Condenable de Caftilla , Don A iraro de*ap 11.
Jjtna , le fue aun mas efirecbo qtte k vos , pero
folio de efta prifton para Ar$obifpo de Toledo , y
ttná tan grande fortuna le bizfl olvidar las penas
pafadai. Vuefiro [emitíante , vueftro efpiritH , y
todo lo que en. vos veo, me haze jwz.{Ar, que
podréis Segar a lo mifino. Agradeclófele Xime­
nez , y refpondio con mucha modeítia : Ami­
go , de principios como eflos no fe pueden prome­
ter fines tan dichofos, como aquellos.
EL Atgobífpo le hazia proponer de tiempo
en tiem p o , que cedieíle fu derecho, mas
hallándole inflexible, le hizo llevar de Uze-
da i la cuftodia eftrecha de San Torcaz , don­
de fuelen poner a los Clérigos viciofos > y re­
beldes de la Diocefis de Tolédo. Ximenez
eíluvo allí algún tiempo , endulzando los def-
confuelos de fu deígracia, con la letura, y
meditación de la Sagrada Eícricura s haíla que
el Arcobifpo , aviendo perdido toda fu eípe-
lanza de redurcirle á fu voluntad , le hizo
íbltar , por ruegos de U.Condefa de Buendia,
*er H istoria
íu Sobrina. El íc mantuvo de efta fuerte, ha**
fta el fin , no queriendo efcuchar ningún aco­
modamiento , durante fn priííon : Mas quan-»
do eílnvo en libcrdád , y pacifica poílellion
de fu Beneficio s le permutó con la Capella­
nía mayor de la Iglefia de Síguenza, y n a
quilo eftar expuefto á la colera de un Prela-
do> que era naturalmente fevero, y que no
le parecía que eftava aun del codo foíegado.
Retiro fe pues á Síguenza > donde tuvo una
vida can virtuofa, y reglada , que fe hizo amar
de codos los hombres atentos , y entendidos
de aquella Ciudad. Hizo gránde alianza , y
ariiiftad , cón Don Juan Lope* de Medina ,
hombre de eran pietad » y ae prudencia con-
fum ada, y le movió por fus confejos a fun­
dar la Univeríidad de Síguenza , mofeando
en eílo la inclinación , que cenia a las Letras*
y- el cuydado que fomentava * para quando
íu poder refpondiera- & íu& bucúas intencio­
nes ; de que procedió t qtie fjet'ÍW eíorta-
ciones, y exemplos fe eftendiefle en fu riem-

{>o un cfpiritu de proceccion , y Liberalidad a


as.Letras, y una emulación de fundar U ní-
verfidades en Eípaña * queriendo la Providen­
cia Divina deíterrar del codo de cita Región
la barbaridad, é ignorancia a que los Moros /
deípues de tan largo ciempo , avian ocafiona-
do.
Procuró fervir fu Prebenda, y poniendo
fin á fus defeos , aprendió la lengua Hebrea r
y fe dió enteramente al Eftudio de la Theo-
lo g ia , y por entonces difguítava de todas las
otras n oticias, que avia adquirido, dizienda-
del C ard enal X im e n e z . L ib . I. 31
frequcntemcnte a fus amigos , que daría vo­
luntariamente todo lo que avia aprendido del
Derccho, por la claridad de una queílion de
las Eícrirura i pero no le fue inútil efta cien­
cia en el empleo , pala que fue defpues lla­
mado. Don Pedro González de Mendoza , en­
tonces Obiípo de Sigtienza , y C ardenal,
aviendo conocido en muchos negocios la Sa­
biduría , y capacidad de X im en ez, le efeo-
gió por fu Vicario General, y le dió la fu-
pcrinrcndcncia de íu Diocefis. Governófe en
efte empleo con ranea prudencia, juílicia , y
definieres, que efte Prelado depoíltó en éí
una encera confianza. Dióle algunos Benefi­
cios. Su creito fue tan grande , que aviend o______
-£do hecho Priíionero el Conde de Cifuences , .
por los Moros de. M alaga, defpues de un 510
combate p oríkdp , la e ío w ió r o e a n d o le y tu- ' 4 * 5 *
víeri. *L bien durante fu Capciviaad, dé gó*
vemarle fu Caía , y diíponer , fegun fu pía-
dencía j de la grandes rqneas, que tenia en las
tierras de aquel Obifpado.
Pero en medio de tantas ventajas> que fu Pif
mérito le adquiría 3 y lo que el crédito de Maní*
el. Cardenal le podía eíperancar 1 renunció a míe.
roda eípecie de ambición } los embarazos de eP- ,0 *»
negocios, y mido de el Mundo fe le hizie- » l *
ron infoporrabies j fu efpirítu, acoít timbrado
al Eftudio, y á la O ración, no pudo baxar
i ocupaciones tumultuofas, y muchas vezes
fribolas > fufpirava , fin ceíá r, por fu retira­
da , y buícava ios medios de falir de aquel­
los empleos, en que eftava empeñando coiv
algún decorof® pretexto. En cfta agitación de
31 HistoHjá
peiiíamientos refolvió renunciar el Mundo *
y rerírafe á una Religión ; comunico fu defig-
nio con algunos A m igos, que es Torearon el
detenerle ; pero defpues de averie oido fus
razones 3 fe le rindieron, y reconocieron, que
fu vocacion venia de Dios j acconfejavanle
folamente , que dexaíTe uno de fus Beneficios
h. fu Hermano Bernardino , hombre m oco,
dlb. algo inquieto , que en ninguna pane parava ,
Com. de quien no avia tenido noticia por mucho
M. i. tiem po, y temía , que hallandofe 5 a fu buel-
t a , fin focorro de fus Padres > y no eftando
detenido de fu Hermano t Id rteGefíidad, y
liberdad de vida s le redugeííen «L hazer algu­
na acción con indecoro de fu Familia i apro­
bó el confejo, y dexole fus Beneficios , enco­
mendando le affiftieflen , fi lo mcrecia,
Belpues de aver puerto crt otden los nego­
cios de fu Cafa , entró en la Religión, de Sail
Frandfco a , y:-cfcogió « l Convento de San
Juan de Toledo ¿ que los R eyes Don-Feman­
do , y Doña lfabel acaba van de fundar, don­
de fe vivía con regular edificación J el fue el
primer N ovicio que fe adm itió, y fu fervor,
y exemplos firvicron mucho para mantener
la difciplina de fu Inftituto en iu puerza. El
Cardenal de Mendoza tuvo grande fent¡mien­
to, de averie perdido, y dixo muchas vezes
hablando de ¿1 : No era ejle hombre para tflar
oculto , aun lo focaran de fu Convento para dar*
le algún gran cargo y y convendría al bien publico.
Ximenez paífó cizaño de íii Noviciado en una
humilidad , aufteridad , y obediencia , que
edificaron a toda la Comunidad j apenas huvo
hecho
Ü £ i* C ard enal X im e n z . L ib . I.
hecho profe ilion , quando la fama de fu pie­
dad , y doctrina fe eíteniió por toda la C iu­
dad y y muchas Perfoñas venian á con fultarle
las dudas de fu conciencia , y govierno de
Ju efpiritu.
Eftas frequentes vífitas de Hombres , y
Mugeres le eran de m oleítia, y le hizieront
edir con inílancia a fus Superiores , le cm-
E iallén a algún Lugar de recogim iento, y re­
tiro ; embiaronle á ün pequeño Convento cer­
ca de T o le d o , llamado el Caltañar > porque
eítava íituado en medio de una Selva J e Galia­
nos , comrnco a practicar aufterídades extraor­
dinarias , alimentando íu efpiritu de conti­
nuas O raciones, y Letuvas ; ayudado del iden- p¿/„
c í o , y la foledad vacaba á la contemplación M*rrit
de las cofas D ivinrs : defpues de los exerdeios
de fu R e g la ., paíláyainuchaparce .jlel ifcia en ^ 1 *
é l B o fq u e, con e ííib ró d e lá Sagrada Éfcritu-
ra » en que meditava , unas vezes arrodillado,
y otras enteramente poltra do por tierra ; afli­
gía fu Cuerpo con la difciplina , con el fili-
cio , y con ayuno perpetuo , no dormía mas
ue lo necesario para íuftencar aquello poed
2 e vida 9 que la penitencia Le dexava.
Sobre una pequeña Montaña , cubierta dé
Arboles efpefos , avia hecho lina Cabaña coa
íus propias m anos, donde con el permifo de
lus Superiores * le encerrava , algunas vezes»
para muchop dias, imitando el fervor , y zelo
de los antiguos Ariacoretas } y affi. quando
cftuvo eil La Admíniftracíon de fus negocios^
y en fu grande elevación fe acordava , com-
placiendofe de fu Cabañ$ del Caftañar , y
c
34 H isto r ia
fu [pirava por aquella foledad , diziendo : Que
de buen* voluntad trocaría por ella 1a Silla del
Govitrtio, la Jliiira de Toledo, y el Capelo de
Boma , y que creyera gañir en e(lo mucho, Con
eíh regla de vida adquirió en fu Orden el cré­
dito de fabio,y Tanto Religiofo, y fas Superio­
res le hazían venir algunas vezes a Toledo,para
confultarle en los mas importantes negocios.
Refiercfe que yendo un día de el Caftañar
2l T o led o , con un Compañero de gran pie­
dad , y de íimplícidad chriítiana, llamado Fray
íed ro Sánchez , les cogio la noche, y huvie-
ron de dorrriir en el C am po, reclinados , los
d o s, íbbrc ujios hazes , que fe avían d¿ tril­
lar por la mafiana. Eíle buen hermano, defper-
tando fnbitamente , le dixo : Padre Francifcot
y o he fonñdo, no a un momento , que erais jir$o-
bifpo de Toledo , y (jite os fnlndava , llamándoos
Señoría llufirijfvna , y os vita un bonete de Carde-
m i en'la Cabtg* 7 Yo, 'rtCego k D&os 9 (q u e me hx
erhbiado , fin duda, eftt fmño ) que llegue el día,
en q«e lo veamos. A quien reípondió el Padre :
Dormid Hermano, dormid quitaos de fuños. Sien­
do Arcobiípo de Toledo conrava cite fucccílb,
no porqire creyeíle , que eílo huviera íido pre­
dicción affegurada de fus afeenfos, fino por
moítrar la Santidad de eíle Religiofo.
Queriendo fus Superiores, fegun la coílum-
b re, hazarlemudar de habitación, le embia-
ron al Monafterio de la S a lc e d a d o ñ d é halló
una foledad femejante á aquella que avia de-
xado ; fu vida fue mas anftéra , que antes ; fu
fuflenro era agua, y yerbas cocidas ; fiempre fe
veília d en n íiiicio, y vivía tan cxemplarmente,
D e l C a r d e n a l X im eneí. L ib . T.
que los Relim ofos,a unavoZjle hízleron Guar­
dian de aquel Convento. M andílele por obe­
diencia acetar efte cargo,que refava^y lo exerci-
ro con grande prudencia. Contuvo á fus R eli
giofos, mas con fu exemplo,que con fu autori­
dad. La veneración que tenia entre dios,no le
impedia abartiríé a los Minifterios mas humil­
des de el Convento* y dezia, que no era Cabcca
de ellos , fino páracoiifolarles , y fe rv irles, y
para cumplir coii las obligaciones de fu Ofi­
cio ; comentó a mezclar lo aótiVDi con lo
contemplativo s y baxar a los cuydados excer
jiores de fu Monaílcfio , fin perderla tran­
quilidad inteiiot de fu Alma j y fi alguna yefc
afloxava k rienda de fu auít cridad , para acó-
Tnodarfc k fos Rfeligiofos , qirc.no eran ca­
paces dé icual fórctyÉla y era fíndifm inuir
mas cofa alguna de íii caridad J; ;l)uixuidad ¡ .y
devocion.
Entretanto el Cardenal de Mendoza fue he­
cho Arcobiípo de Sevilla 3 y deípues de To­
ledo , ppr el favor de los Reyes Católicos, qu 6
■fe íervian de fus confejos , ¡aíli en el govierno
del Rcyioo> coüío en4os ncgodbs^pojticula-
res > y la 'Reyna ^. ¿óbre todo , háziagrande
eftimacion de c l y ríe. hpnrava cron fu confian^
za. Avia bnelto a Caftilla, defpues de aver tpr-
mado a Granada, y fe hallava ratiy embarazad*
en la elección,que avia de hazer de ConfeíTor j
el Padre Fernando d&Talavcra , Religiofo de
San Gcronimo , no podía, afíiftirle, porque avia
fido nótabrado Ar^úbifpo de Granada , ficnda
neceílária fu rtfi ciencia en la'nueva I^tefij^
donde tenia tantos Infieles / que convertir* .
C a
'3 G H i s t o r i a
Tet* Era efta Princcía en cíhemo piadoía, y de
Manir-tzfi delicada conciencia , que 110 tan fulamente
1* comunicava á fas Confellorés los fecrecos de
ttb. s. r . v ,
íu interior , mas aun los negocios , que mi-
ravan á la fegurldad , y repoío de fus EÍtados >
faltavale Perfoua, que la guiallé en fa- piedad,
y también la alumbraílé con fuperiores dictá­
menes,para determinarla en muenos reencuen-
tro s, que concernían al govíemo } viéndola el
Cardenal en efta inquietud le propuío al Pa:-
dre Frauciíco Xim enez, que avia conocido en
elObiípado de Sieueuza ; íavia como avía vi­
vid o defgues de íu retiro* mirabale ^como k
hombreenrendido en negocios , y con fumado
trt 1a piedad ; íblamcrite tem ía, que imava
d repofo y la tranquilidad de la Religión , y
a demas de eílo era de aquella feveridád ancia*
l i a , y exa&a regularidad , y qtie no quería falir
de cita yidaauítcra ¿ y retirada.
—------ ‘ X a R í ^ v qúe1lállÓ'éii ía:'defcriptfon , que
Anno Je hizo de efte R e lig io fo , elcara& erde cípi-
Hí?1 * :ricu, que buícava, tuvo gran defeo de verle,
y tenerle cerca de í i , y m andó, que le hi-
-zieílén venir k la Corte j el Cardenal con pre­
texto de algunos negocios le dio eílo aviíu , de
que viniera k verle, que lo hizo con-grande
repugnancia, temiendo no intentaíle interrum­
pirle fu íoledad. Efte Prelado Je tecibió con

Í jrandc am or, y entreteniendole algún tiempo,


e llevó a como por ocaíion , al quarto de la
Reyna : tenia cita Reyna gran diícrecion, y
quería conocer por íi mifma k aquellos , de
. quien tenia defignio de fervirfe j hízole mu-
cha^ preguntas, á las quales refpoiicüa con
D el C ard enal X im e n e z . L ib . I. 37
mucha íabiduria, y modeílía j fas modos hu­
mildes , y por eftomuy. feguros 5 fu eftílo de-
hablar grave, y noble* fus diícurfos llenos de
feu cimento de juítíeía, y Religión,: 1c hizieroiv
conocer á la R e y n a , que el Cardenal no 1c
avia aun baítamenco alabado.
La R e y n a , pocos dias defpues , que le hizo*
bolvet j le rogó que tomaííe a fu.cuydado fu;
conciencia, y le ordenó , que la íiguielfe con
titulo de fu Confeflór \ el Padre quedo fobre-
faltado de efte orden > y refpondió a efto , con
gran circonfpeccion de efpiritu, que clrefpe-.
co , que (eniaá fu M ageílad, le impedía reu-
far-el honor, que quería hazerle, pdro, que
La irogava confideraílé , que avia fido llamado
f iara, un CU uftro , a trabajar por fu propia fa-
ud , qüe efto era apartarle de-fu yocarion > y
empeñarfe a . averfc 4 c hallar er* qie^ip ^de. el-
M undo.; que avia felido del G onvénfode T o ­
ledo , por no cíbu cxpucllo á ellas direcciones}
que ttirbavan el recocimiento , y foledad de
un Religiofo ¡ que .cenia .aora. mas caufadp
elcufarfc de el cuydado , en que fu Magefta4
Le' pónia , porque no era bajíamente capaz;
que la : vidade Los Reyes , por mas arreglada
que fnelíé, tiene cada ciertas circundan-
cías , en que es neceílario 5. que un Confeílot
ten ga, 110 folamence buenas iurci^ciones , fmQ
capacidad , y experiencia \ y que , en fin , á el
le era pelígrofo refpondcr , delante de P io s *
de la conciencia de quien de ve dar cuenca da
La vigilancia, y gouvierno de tantos Pueblos,.
La Reyna Le cfcuchó .apacablemcntc, y Le dixa
fenrycndofe : que no eiUva convencida de (lw
c j
%% H i s t o r i a
razones \ que íi Dios le avia llamado antes al
retiro, agora le Uamava a la Corte ; que íe en­
cargarte de fu conciencia, y que ella fe encar­
garía de la elección que avia hecho.
Acetó el empleo ; mas con efta condicion,
que no avía de eftar obligado á feguk la Cor­
re ., y que no avia de venir, íino para confelíar
á la R e y n a , y alegada qualquiera orra etique­
ta , y coítumbrc , pernftió en efta refolucion.
Efta Princefa quedó tan fátisfecha , que dixo
muchas vezes al R ey , y a fus Principales Mí-
ftfr. niftjos : Que avia hallado a un nombre de piedad,
híartif y prudencia admirable. Pedro M ártir, qae eferi-
V1^ ^nch^s particularidades del Reynado dc
1 ‘ f)on Fernando > y Dona Y fa b e l, refiere , que
fe vió entrar en la Corte con afpe& o, habito,
y gravedad , que monftravan la auftcridad de
fu vida , y que los Correfanos le miravan , co­
mo uno de los antiguos Penitentes de Egypto,
y la-Tabayda. T u vo luego tanto crédito fobre
el efpiritd de la R e y n a , que no Fe hfcttJ cofa
£n el R e y n o , que no fe le comunicafle pata
recibir fa cónfejo,
Succedió, poco tiempo defpues, que el Ca-
pitulo de fu Orden fe ju n tó ; y dexando el
Provincial fu cargo , fue eligido > de común
aonfenririiiento, en fu lugar ; y unque efta va
muy Iex o s‘ de defear alguna Dignidad- entre
fus ReligioíoS, recibió aquella con gufto ; por­
q ue le dava ocaiíion de ir con menos frequen-
cia'k la Corte ; pero la R eyn a, que connava,
3io folamertte los negocios de fu conciencia,
fino también aquellos difguftos fecretos , o
públicos, que templan ordinariamente el or-
D el C ard enal X im e n e z . L ib . I. 39
güilo de las grandezas humanas , tenia mu­
chas vezes necefiidad de Tus con folílciones, y
copie jos.
Como eftava obligado ^ Vifltar los Con­
ventos de fu Orden en Cartilla la V ie ja , y a
examinar en la nueva diverfos n ego cios, y
eferivir muchas Cartas, bufeo un R eligiofo’,
que fueíTe de complexión fuerte , de buen
efpiritu, y de converfacion deleytable, que

Í ludiera acompañarle , y aliviarle, en parte,de


tis trabajos. E l Guardian de Alcalk le previno
un N o v ic io , en que avia advertido un efpiritu
vivo , falud vigorofa , alegría m odefta, y un
excelente n atural, que avia eftuíjiado en T o ­
led o , que eícrivia veíociflímamcnte, y bel-
lifimo carafter de Ierra j el Provincial hizo ve­
nir a efte R e lig io fo , c|ue fe Llamava Francifco
R u jz , que ftic dc^des Compa^ñerp en fus V i-
íitas , y que le fírvio también en todos los
negocios importantes, cu el reliante cmfo de
fu vida.
Pufofc en camino con efte R e lig io fo . po­
cos dias defpues , para hazer la V ifita de los
.Monaíterios de fu Provincia. U iia pequefia
M uía Llévava toda fu ropa > y el Compañero
montana algiina yez en e lla , porque el ficnl-
prc iba a pie , menos que ncí cftuviefTe enfer­
mo ; pedían ambos lim ofha, y fi por accidente
fe hallava muy fatigado , 1c rogava el Herma- Al-.
no que rcj^ofaíTe , y que 1c desalié el cuydado (' ' w'
d eb u fcarla, a íli, porque no entendía mucho *Il>’ l'
eflo , como porque jamás traía cofa , deípues
de aver pedido codo el día de puerta en puerta,
y ft vían reducidos a vivir de algunas raizés#
...... e 4
40 H i s t o r i a
que cogian por la tarde : Por eílo quando íc
porfiara en querer hazer , por í i , la IiTmona*
Fray Ruiz , 1c dezia riendo : V', R. nos ha& fno-
rir de h a m b re , V» R. fío es para ejio , Dios da a
coda tino fui Talemos j meditad f y rogad por mi,
y Áexadme bu/lar la vida para tos dos. Otras ve-
zes le dezia : To o to que a V.R. h crio Dios pora
dar , pero no para pedir.
Aviando efte Provincial Vifitado las Caías
de la Orden , reformando rodas las relajacio­
nes que húllava, y dexando los cxcmplos mas
propios, pava piantener la regularidad j llegó,
en fin, a GíbraUar, y yieiidofc cerca de lá Atri-
ca , a donde defeó otras yézes. paíTar pará con­
vertir los Pueblos Infieles,acordando le dd via-

f c,que Sap Francifco avia hecho con el mifmo


efignio j refolvió p aílir, el Eftrecho en buíca
del Martirio. Vivía muy cerca de a llí, tina de
aquqjlas devotas, que los Efpañoles
llaman Beatas, muy nombrada por fas revela­
ciones > y vifiones, de quien fe contavan cofas
extraordinarias j venian a cónfultarla de todas
partes, y como ella fucile devota particular­
F-*r* mente de Stui Francifco , los R elígiofos le
twndi pérfuadieron, que fueííe a verla , para probarla
Tulg.
Vid. de
fu cfpiritu* ó para fer teftigo cíe las gracias
¡H/men- queDios la hazla ¡ el Provincial fae , y viendó
en ella ^odas la mueflxas de una íólida pie­
dad 3 le defeubrió el deílgnío de pallar a A fri­
ca , y la rogó , que le dixera, al otro d ía , lo
que Dios la ^via infpirado ; la Sanra Mugcr le
difnadió cite viage , y le niz9 entender‘s por
un cípiriru pro fe tico , que E¡ios le refervará
para grandes cofas d« fu ícryfcio, y que tendría
D el C ardenal X im e n e z . L ib . I. 41
que fufrlr otro tanto en fu País > como en las
Naciones barbaras.
Con efte avifo , y las ordenes de la Reyna,
que le inftava , porque la vinieíTe h. bu/car*
bolvicS á Cartilla , y poco tiempo defpues , coí-
menco á trabajar en la reformación de las Or­
denes Religioías : Los Reyes Catolkos avian
otras vezes intentado reftituir la difdplina Mo-
naftica en fus Reynos , y aviendo nombrado
Comi llanos, para examinar los defordenes, que
iban creciendo en diferentes Inftitutos , buf- A r*¿
cando los mediós de hazer revivir el efpiritu r*p.i y.
de íhs Fundadores ; pero las dificultades , que 3-
fe encontravan en la execncíon de efte defig-
nio , y'las Guerras que fé avian fufeitado, in-
rerrumpiérón efta emprcífa, Ximenez retoco
efte proyedtó, y l á R e y n a , que entrava con
valor en todas las em^refíás efe -piedad, con-
fintió en ello , no jpuaiendo ñ lir de los con-
fejos de fu ConfeíTor , y contenía de tenerlo
cerca de fi , por la ncccílidad continua , que
tenia de fu autoridad , para corregir los defor­
denes } q u e la coftumbre, y la tolerancia avian
hecho cali incorrigiblcs.
Algunos Hiftoriadores han atribuido efte
deíreglamiento general de la vida R cligiofa á
una pefte , que avia deíolado toda la Europa
antecedentemente , de que lá Efpaña fue par-
ricularmcnte afligida, fin q u e apenas fe nal -
laílen Ciudades 3 ni Provincias > que efta en­
fermedad no huviera deípoblabo ; los R eí i- Fr' per~
giofos,acudieron luego con Procefliónes, pafa n ¿ jt? r
aplacár'el enojo del Cielo jalgunqs por caridad t¡n9
quificron afliftir á los P u eb los, y admimíbrar ¡uirc.i.
\t H i s t o r i a
lib. 1. los Sacramentos ; pero los mas zelofos murie­
Raíltí ron , y cementando el contagio a enccndcr-
cap-u*
fe en los Clauftros , cada uno pensó falvarfe
en los lugares menos {requemados , y aquellos
que la inclemencia avia cfparcido ,fe ecoílum-
braron á vivir íin regla , y no pudieron jamás
vivir con orden , y íiigecion j el comercio,
que avian ceñido con los Seglares les hizo
perder el efpiritu de Oración 3 y de retiro, que
conferva la regularidad , y para focorreríe en
las necellidades , que avian padecido , adqui­
rieron herencias, y como el&van los Conven-*
tos deíiertos , fueron conílrenidos a reparar las
perdidas > que avian hecho, dando el Habito
índiferentemenre a todos los fugeros, que fe
prefentavan, fin examinar fu vid^, ni coftuin­
ores , como fus Conftituciones lo ordenavan.
L a V ifita , que el Padre Ximenez avia he­
cho en los Monaíterios de fu Orden , le avia
penetrado feníiblem entc; porque, á mas de la
licencia,que generalmente avia hallado,encon-
rto que la mayor parte de los Relíglofos avian
pervertido la forma de fus JLnílitutos i avian
olvidado la pobreza , que fe les encomendava,
tan to , que poileian Cafas , V illas, Campos , y
gozavañ de grandes jentas ; tales eran aquel­
los., que llamavan Clauflrales , que tenían por
toda Efpaña Conventos ricos , y magníficos ;
al contrario aquellos, que obfervavan le R e ­
gla con rig o r, y que llaman por ella razón los
Padres délaO bfervancia , no cenian ííao po­
cos Conventos, y pequeños.
El Provincial tomó la protección de eftos,
c hizo elegir dos Viíicadotcs de gran capa-
D el C ard en al X im e n e z . L i b .T .
cidad , de fcveridad, y vida aprobada , para
informarfe de las coftumbres de los Clauftra*
les piopuíieronlcs; que abra^aflén la reforma*
ó que reítttuyeífen tus Cafas a los reforma-
dos ; diófeles dinero para fubfiftir fuera de los
Claufti os i echaronfe rexos los menos atentos :
pero ellos porfiavan en vivir como antes j di*
zefe > que aviendo íído echados . por orden de tap.u.
la C o r t e , los de T o led o , falieron en forma de
Proceflion, haziendo llevar la Cruz delante de
ello s, y cantando ¿ í Pfalmo de la íalida de
ifracl de Egypto. •
El Padre Ximenez halló tales opoíiciones»
que tuvo ncceíTldad de valerfe de toda fu for­
taleza , y de todo el crédito de la R ey n a, con­
tra muchas Perfonas poderofas, que fe atra.
velaron contra. fa d d ign io ) una de ellas fue
un Prior Gorhendaíónó del: Monaftcrio del Alh.
Santo Efpiritu á fe ^ g o v ia , qué , fobre Privi-‘G«».
legios pretendidos en la Corte R om an a, fc ^ * u
ja&ava de tener facultad en djfpcnfar a los
Religiofos de San Francifco , y ponerlos «a
libertard del Santo E fp iritu } efto es hazer paf-
far los reformados á los Clauftrales ¿ no avia
abufo que no favoreciere ; todos los que que­
rían facudir el yago de la R elig ió n hallavan en
el refugio feguro contra la jufticia de los Su­
periores , y quedava la Puerta abierta á las re­
diciones , y libertades.
Los Reyes C atolicos, por la felicitad del
Padre Xim enez, le hizieron arreífcar y 1c pri-.
barón de la rentas de fu Beuéíldib ; ^ ‘¿s él hal­
ló modo de Gil varíe de fu arreíto , y priílonj
y de Tcfugiarfe <n Roma- y cerca del Cardenal
44 H i s t o r i a
Áícanio Esforcia, que avia fído íii Patrón í
quexavcfele del poco refpeto s que íé avia
guardado á la Sanca S ed e, y la violencia»que
1c le avía hecho , y le roeava le patrocinarte
contra el zelo inconsiderado de un R eligiofo
ardiente , y fevero , y lo recomendarte a fus
Majeftadcs , para que no atendiesen á fu
fentir , y conlejos , lo qual no podia com-
r r'~ a interpeflion tan pon-

Efte Cardenal, perfuadido de la inocencia


aparente del P rio r, eferivió en fu favor al
R ey Don Fernando, y pidi& a Pedro Mártir
fu correfpondiente, que fuera a bufear a l ,
Padre Ximenez .de fu parte , y le dixera : Qhc
f i avia refiteleo, contra toda el orden de justUia >
tener lexos de f i a un hombre juflificado » per
¿ver mantenidofu i derechos , y los de la Santa
Sede , devi* el a lo menos rejhUuirle los bienes de
fu Beneficio , que le avia bethojtmbargAr. Pedro
M aftir , no obítanre, que efíava mejor in­
formado , que el Cardenal, quifo u fk de fu
Comiüion j mas apenas huvo comentado fu
difeurfo, mirándole el Padre Ximenez con
indignación , le dixo : Quiere vufied empren­
t e la defenfa de aquellos que autorizan U re­
laxarían de mi Orden > y abufando del nombre
dé la Santa Sede , contravienen a la voltintad de
nwftros Reyes. Mártir di¿> cuenca al Cardenal
del mal fuceílo 4e la negociación , y le acón-
fe jó , que no amparaíTc] mas a. efte Prior in­
quieto , y porfiado, contra un, hombre , que
tenia la razón, y el poder de ¿íi parte.
Avia dos ano^, que el Padre Ximenez era
d el C a r d in a l X im e n e z . L ib .I . 45
Confeílbr de la R e y n a , quando el Camenal
de Mendoza cayó en ferm o, y por confcjo
de los Médicos íalió de la Coree á Guadala-
xara ,* para gozar de mayor quietud , y ex­
perimentar, fi hallava mas alivio en fusay-
res naturales ; los Reyes Catolicos , que íe ped-
intéreílavan en la íalud de un Miniftro , que M«tr/*r
les era tan grato, y neceífarió , íabiendo, que eP‘^'
fe aumentava el achaque , y que quedava143*
poca y ó ninguna eíperanza de fu vida , par-
rieron de Madrid para; v e rle ; llegaron , y le
'confolaron , pidiéndole fu.confejo en algu­
nos n ego cio s, y le prometieron executar
codo lo que quiíiera encomendarles , en caío
que Dios, di í puñera de el j el Cardenal dió
teílimonio., lo mejor , q ue.pudo, de fu rc-
conodmierito l éftas honras , jque le hazian
olvidar fu dolencia; y é i r i^ g ajr'd c pedirles
g ra d a s, les dió muchos confejos importan­
tes , que fueron las ultimas mueítras de fide­
lidad , y refpeóto á fus Dueños.
Entre ellos confejos , fe refieren dos prin­
cipales > el uno hazer la paz con el R e y de
Francia, y coníevar & qualquier precio una
alianza confiante con efta Corona j la o tra,
de nombrar para el Argobiípado de Toledo,
defpues de fu m uerte, í oh- Sugeto de gran
virtu d , y de mediana esfera ; porque efta
Dignidad avia venido, k íér tan confiderable,
y grande en Efpaña, que podia dar i un hom­
bre poderofo medios de turbar: el R e y no , y
que el entendía fer conveniente, que efta
grandeza Eclefiaftica fe moderaíe , por k pie­
dad de los que la p aü éian , y por los focorros
46 H istoria
competentes de la parentela ; y alegava él
exemplo reciente , de Don Alfonfo Carillo»
fu Prcdcceílbr „ cuyo efpirúu duro, y vio-
lenro » por las alianzas , que avia renido con
el R ey de P ortu gal, les avia dado mucho
cuy dado ; algunos también lian creído , que
Gmtíímj propúío le dieíTen por :fuceíIor al Padre
lib.i?. Francifco Xirhenez.
cap.4. N o quifo Don Fernando*efcuchar acomp-
Rpi,'e*
capm|i( damiento al d
Puno con la Francia 9 ; 1pero fobre
^
la clcccion del Arcobifpado de Toledo 3 Dona
Com. lía b e l, que fe avia referyacto la nominación

C onfeílor, d ^qual fic


iib.i, de ]os Obispados » h iío ‘reflexión fobre el
confe jo ,<quecl avia dado ■, Confukolo con £11
de parecer , que fe
devalle á.eíta Dignidad Períona de calidad,
y mérito >: de las primeras Cafas de el R e y n a ;
reprefenrólc, que los Eípañolcs eran natu­
ralmente bunos, y que - el póder de losJReyes
- avia vcrecidl?: tanto édn dafc «onquiftas-,. que
avian hecho > que no íuefle de temer el cré­
dito dé los .Particulares, fuera de que un
Prelado, fin gran naturaleza* y apoyo , era
difícil, que tuvicflé todo el crédito, y valor,
que pedia tan gian cargo j prop u fó le, aíli
, mifirib , a Don Diego Hurtado de Mendoza»
íobrino de d Cardenal, hecho Patriarca de
Alexzndria poridarrino Sexto , y nombrado
por la R eym ¿iipaia d Ar^obHpado de Sevilla,
íu juizio capazií para fervir en efte P u cfto,
Iglefia , y Eítadip , por íiiiab iduria, y por fu

El Cardenal murió juego : jamas fe vio


Miniítro mas llorado de los Pueblos , fu
d el C a r d in a l X im e n e z , L ib . I. 47
fan grc, fu fortuna, y Tu autoridad , aumen­
taron , y relevaron fu modeítia : viófe en
el una grandeza de an im o, y una pureza de
coftumDrcs, que le hizieron amado , y ad­
mirado en todo el Mundo ; ya fe penfava en
nombrarle fucefleflor, y el confcjo , que íc
avia dado a la Reyna , hizo impreílion en.
fu efpiritu. L a Autoridad de Arcobifo de T o­
ledo es tan conílderable en Efpaña, que en
todos los negocios de Eftado díze fu parecer,
el primero déípuesdé el R ey ; 110 fe haze c o -‘
fa de importancia íírt coníultarlej: es Gran
C anceller, y Pringado de las Efpañas, y las
riquezas ion proporcionadas i luí Dignidad i '
en él tiempo que el Cabildo tuvo derecho
de elección, fe vió la Sede ttena de homhres
de ¡gran calidad /.y f n ^ t o esiiápOr^m^rio ; £a-'
befe por los CóiicH íos'dt T á c ito ’ ^ c é n e l s .
tiempo de la dorhinacíon dé fes G b d os, l o i
inas Grandes Señores han governado efta I glc-
íü i, y han tenido Syuodos con Conftitucio-
nes utiliUImas , para la Difciplina Ecleiia-
ftica. ~
Deípues que los Moros fiieron arrojados
de efta Ptovíncia. ¿ Alfoníb Sexto R e y de
Efpaña , que avia' libertado de íu podtr la
Ciudad de T o le d o , hizo ju n tarlo s Señores
O biíuos, y a todo el C ltro d t t i R eyfio 3 y
nombro por Ar^obifpo de d ía Ciudad & Ber­
nardo , Abad de la Orden de O lu n i, Ae grian.
piedad > y de fabiduna probada , h. quien
hizo venir de Francia , para reformar el Kló-
nafterio de Sahagun j efte teftabl'cció la Pri­
maria por Autoridad de la Santa Sede : Í>i6 Matím-
48 H istoria
,
fid l. 9. a efta Iglefia fus antiguas rentas unió mu-
chos Beneficios , y feudos, y "ran parte de
el D om in io, que recobró de los Infieles ; y
t*p. 17 defpucs los Grandes Señores iban anhelando,
f IS. y codiciando efta D ignidad, que los Principes
de Cartilla, y Aragón fucccífivamente han
poíTeido, aviendo , continuado fin inter­
rupción , hafta Don Francifco Ximenez ; y
avia venido efta Iglefia á fer tai) rica , y uo-
derofa, que la autoridad de los Ar^obiípos
comento a dar foípechas, y rezelos á los R e­
yes de Caftilla , y efta era la razón del. coníe-
jo , que el Cardenal de Mendoza avia dado,
á los R eyes Cacolicos.
Alb, Entretanto .crecían las inftañeias , y folici-
Gom. ,
tud con la R e y n a de las Perfonas de primera
claíe; Don Diego Hurtado de M endoza, Ar-
/j, 50biípo de Sevilla , tenía todos los voro 5 de
la Nobleza * fobre el crédito , y fervicos del
Cardenal ¿ e J ^ d o ^ x ^uproprio mérito :
por otra el R ey tornando inftava
á la Reyna nombraíte á Don Alonfó de
A ra g ó n , fu Hijo , que era Arcobifpo de
Zaragoza , y efta Princefa aunque tan g e ­
neróla ¡ y afable , avia rcfuclto no conce­
der al favor cofa alguna , ni confultar la Car­
i e , y Sangre, en lo que fu conciencia efta-
va ran inteieflada. Será necéíTario , para la
inteligencia de efta Hiftoria , íaber quien
fue efta Reyna JDona Ifabpl, quales fus de­
rechos , y qual fue fu G o viem o , deípues de
fu infancia.
¡S le . * F uc hija de el R ey Don Juan el Segundo
raf.41. de C aftilla, y de la Infanta Doña lfabel de
Portugal,
DEL CaRDÍHAI, XlMENÍZ. L lB .L 49
P ortu gal, nació en ¿Madrigal el aiño de 14 ; i.
donde fue criada algunos a n o s, con grande
ciiydadb,, y grandeza ; mas ayieddo muerto
»cl Rey an tes, que ella llega&e’á. iedad, en
que el R ey pudieííc. monílraile el arh o r,.q u e
la tenia., y aviendo la R eyna,caído en una
enfermedad de cu erp o, y efpiritu ¿ que la har
zian incapaz de. la Tutela de fus hijos ; la In-(
fama fue corno dexada á íi mifma -4 y halló;
en fu . natural, todos, los focoitos ,3 que pu*
diera aver adquirido en la mejor educacíohy ■
fus virtudes crecían con la:edad ) y Efpaná
concebía ya grandes efperaneas de efta Prin*
c e f a , en quien ffc hallavan juntos el erpiriruy
y la hermofura, - con la dulzura, y la men»
déftiá. r j:. . ¡ . v r ,
HeMícóí rü i •R o t u r o may & fus.
bifc ál cTrO^P;*: yrSfk||i^vliJC íg^ l
Rey^p&dofo y $libqrali'pc£© ; L e ^ o ilo e íú « 1*.
adelante, que lo que llamíivan bondad, liO’
era fmo fliqucia , y que las larguezas 4 que
hazla indi fe re ramenre 4 y lm elección j no
eran tanto liberalidad j coitio;;capricho ; al .
principio .¿ e íu. JR.eyo4do fé governó pot el
Marqups de ViUena 4 y defpues. lo pufo todo
en las manos d¿ Don Beltran de la C u eva*
que avia fido fu Pajfc, y fu clfo mas favorecí*
do. -y diole los principales Cargos 'de fu C afai
hizo le Conde de, Ledefmá , Duque de Albli-
q u írq u e , y Gran Maeífcre de San-Tíaeo j la»
muchas gracias,- qufc hazi^ a. uno foío 3 le
hizieron odioíb", y menospreciable con to­
dos los d a íia $ , d e q u e refultó la confpira-
^ion de una Liga contra el , q ) que entrara^
jo H istoria
muchas Ciudades, y muchos Grandes de el
Reyno.
Dcfposofc en primeras bodas con la Prin-
cefaD ona Blanca de N avarra, a quien repu­
dió , pallados diez años, y fe caso , poco
ríeinpo defpues , con Doña Ju a n a , Infanta
de Portugal, y viviendo Hete años con e lla ,
110 cuvo hijos , 11: m andóle, por eílo , el im­
potente , y diminuyó muclio los reípetos , y
Maua- acendones de fus Valíkilos $ y enfin la Reyna
na l.ti.fe Hizo preñada , y el manifeftó eftiemo gozo
¿ e efl:e faccíTo ; hizola llevar a Madrid , don­
de parió una H ija , que la bautizó el Arcobif-
po de Toledo ; íiendo Padrino en eíle Bau-
tifmo «1 Conde de Arm ense, Embaxador de
Luys X I . R ey de F ran d a, y la Infanta Doña
l^Lbel, llamaronla Ju a n a , como fu Madre :
rres mefes defpucs, la Reyna juntó los Efia­
dos , y Ja hizo renoncer por Princcfa heredi­
taria. ;•
E ílo dió ocafion para que los malconten­
tos fe declararen abiertamente , refolvicndo
apoderarle de la Perfona de el R e y , m aclii-
nando la muerte a fu favorecido : el golpe fe
herró : levantaron Tropas, y publicaron un
Cari- Manifiefto , que contenían las caufas de fus
; ¿yi” clucxas , y eran las principales: que dava los
r*pr\í. Cargos públicos á Perfonas indignas : que
avia hecho á Don Belcran de la Cueva Gran
Maeítre de San-Tiago, en perjuizio d d In­
fante Don Alonfb , i quien perrenencia efte
Derecho : y que concra todas leyes de razón,
y jufticia avía hcclvo declarar Princcfa here­
ditaria de Caftilla , i une hija de Don Beltran,
d el C a r d e n a l Ximenez. L ib .I . ji
fü favorecido. Perfuadido todo el Reyno de A m n l
la impotencia de el R e y , y cfcandalízado,
rambien, de las malas coftumbres , de la .
Reyna , miró á Dgn Alonío , y Doña lia bel r„p .it
Tus Hermanos, como a verdaderos Principes, Zur/r*
Tuvofe por cierto , que el R ey avia conten- ';t- ,9«
cido en efta infamia j y la nombravan ordina- **
i !amen re á la Princefa Doña Juana 3 por mc-
noíprecio , y im fio n , la Belrraneja.
La infolencia de los R ebeldes, l|eg& hafta
defpoíTeer al R e y , ,y poner á n fulfcugijrial In­
fante Don Alomo fu Hermaho ¿ el \Rey hizo
tomar las Armas á todos fus fíeles VaÜalJoS|
y defpues de muchos movimientos de una
parte y ,o tra, fe hizierpn propoúciohes d.e

Í >az.j el^tacqucs de Villena, cabera d e ja liga,


ormO un Proyc&o 4C, acomodamiento, que
fue acetaUó ; eran ¿.r. q u f e l
R e y perdonaría todo Jo paliado , y ’ gozaría
en adelante en paz todos fus F.ftados : qtie fe
aíTcguraiTc el M .mi moni o del Infante Don
A lo n ío , con la Princefa Doña Ju a n a , y que
la Infanta Doña ifabcl fe dpfpof^Tc con Don
Pedro ,4 c , Girón , Hermano 4 í-‘l Marques de
ViUepa^ .y.Gran Maf^Ver4 c la Qrden de Cala-
trava. ■ ...IV-r;;r
Aunque laInfanta, no. q*ft ,mas que de quin-
zc años , tenia .un efpiritu tan formado j y un
coraron tan lleno de penfamicnros.de gloría,
y honor , que comprendió la in ju ria, que 1c
le hazia en facrificarla aj^L a los interefíes de
citado, ^uego que fupo la refalugon d é la
Corte , entró en un* tjrifteza m ortal, y pror­
rumpió a i lagrimas. Úbña^Beatriz de Boba*
jí H i s t o r i a
dilla fu Aya , lullandola en efta cftrerrra aflic­
ción 5 la pregunró la cauíá , y ella rcfpondió:
Mar tu- Que la q¡ crian huz.er Jidngir de Don Pedro G ¡-
n a 'l.x 3.ton y y que momia antis de dolar, que ver fe afft
*4 -9- defauterizjtda j (juejichdo hija de tantos Reyes *
no tenia coñdicion ¡ ni humor para baxar de la
clafé y en que D'.ot la avia pnefto j que no fe dij-
patfdW&di fila , cciño fe avia concertado ; perqué
nofitt criada pata fottyna .de un Varticular , ni
•para reccmpenfa de tm Rebelde; que f i á&ergon-
Z«i’a di penfarlo ; pero que efperava, que el Cié-
fono perjftttmá, que fe hizjtffe efta violencia. Do­
ña Be^rríz conjovida, ' cón l o que le dixo la
Princtffa ,n latió dé Tá Cámara1, y U rr 'dezfrle
una fofa p^abra ’ bbívíeñdo luego con un
punaí fcift B f m a n o 'l é áixo : N o os aflixaü
Princcfa mía , que yo os juro a Dios i 'y a vos,
que tomare k mi cargo vncftra'bonra^y que v e ­
rás clavar efte pina} en e l coráfon de effe atre-
tridó ¿ f i íkúete '¡m a s ía ¿ffadm de vefpu Efta!
gran rcfblüdion, c^úé ehtrc todd's Pófe demás
reencuentros la avia hecho horror á cftaPrin-
c e íá , no la defagradó en el eftreitío * *£h que
fe halláva; pero Dips lo difpufo dé otra fuer­
te ; porque el Gran M aeftre, viniendo lla­
mado á ía Corte con diligencia , cayó enfer­
mo , y mürió en el camino. ■: ;
Eftos accidentes rompieron toda: -las medi­
das para la paz dé el Ré’yñó ; paflárón á nue­
vas propueltas jq u e ü o tuvieron eFe&o : entre­
ra nto los malcontentos fe hiziercrr dueños de
muchas Ciudades : el Infante Don Aloníb
murió de pefte , u de Veneno, y éhinuy po­
co riempo hizieron luego conducir' & La prin-
d el C ard enal X im e n e z . L ib . I.
cc fi Doña Ifab el, de Atrévalo * donde eíh va >
a A vila,.en que íe hdlavan los principales
Señores, á fin He reynar en fu nom bre, y
mantener las turbaciones ; ellos convinieron
en reconocerla por^Reyna , con exclufion det
R ey Don E nrique, y fueron a ofrecerla la C o­
rona.
E l Ar^obifpo , que entonces era de Tole­
do , llevó el recado » y le reprefentó la mi-
feria de los Pueblos , y la ignominia de la
Cafa R e a l > la floxedad, c incapacidad del m*tU-
R e y , el peligro evidente de' caer él Reyno »* Uy.
en Perfona ilegitim a, y le rogó acecaííe la cílí ' l í -
C o ron a, que fe le o frecía, y de que eran
tan dignas fus fienes -y Doña ifabel reípondi¿»
k efte dilcurío : Que tjiavA agradecida a la bue­
na opinion\ que tenían de ella , j que enrecono­
cimiento t quería darles un buenCartftjo , que
era bolver en f i todos , batiendo fu deiter, y
ceffindú i-ií d-vifones, en? todos los dtits eran
tan futic(ias a los Lis avi¡tn'ca:<fiido \ que no
tenia anhelo alguno por rty uvr, que obedecería
al Rey fn Hermano , en tanto, que viviejfe, y
que el niayor férvido , que podían haberla t y la
mayor rnuejlra de amor 4 que ler pedia t .era t que
reftituyejfen el Reyno a U ¡ manos del Rty , a quien
pertenecía , dando con eflo la paz a los F.¡ebLof.
Todos los Diputados fueron cóíi ven cidoá
de la fabiduría » y generoíidad de efta Joven
Princefa , bolvicron labre í¡ ¡, y coinéncurcft
a efctichar las propofíekmes y que el R ey les
avia hecho por el A'r^obifpo de Sevilla, y
fe concluyó el tratado .con qfcas condiciones ;
que la Infancia, Doña Ifdbel fucile declarada
■ ' J> 3
|4 H i s t o r i a
heredera, y Princefa de Eípaña : que la R ey-
lia Doña juana , y fu h ija , fe embiaflén i
Portugal j que fe hizieííe una Amneftia , o
p ad o u general, para todos los rebeldes j y
que fe les rcftituyclícn lós*bieríes , y cargos»
que pofTeian ¿lites de las turbaciones ; qüe fe
tomaftc el plazo de feis mefes para la execu-
cion j y enrretanto los Señores bolvierón a la
Corte > preílofe de nuevo el juramentó al R ey ,
y la Princefa fue folemnemente aclamada ,
con condicion , que no fe pudícíle cafar fin
Züfit.
lib. i3- el confentimienco dél R ey.
fnp.tO. Entonces el Marques de Villeha intentó
tom-i. defpofáría con el R ey de Portugal ; pero ella
declaró no fer efta íu iiíteiicidn ; Luys X I . la
pidió para fu Hermano el Duque de Berri j pe-
io ella nunca tuvo inclinación á efte partido ;
porqne efeogió a Don Fernando , Principe de
Aragón ; la vezindad, y la comodidad de fo-
corros1 que podia fá¿ár; las efperanzas , que
concebía de ún Principe, que apenas tenia
quinzc años , y que y i governava las Armas
fcn Cataluña ; los confcjos del Ar^obifpo dé
Toledo , y la folicitud de todos fus Oficiales
Principales que el R ey de Aragón avia ga­
nado con toda fuerte de galanterías , la de­
terminaron a hazer efta elección : el R e y , no
parece , que¡ efta.va diípuefto k confentir en
pito j no tenia afición a la Cafa de A ragón, y
no refpoudia cofa pofitiva a los Enibaxado-
t e s } inftavafele a que cafafe la Princefa con
el R ey de Portugal 3, intentaron facarla dé Oca-
ña , donde eíhva Doña Ifab el, y fue necef-
fa rio , que el Arcobifpo. de Toledo , y el
d e l C a r d e n a l X im en iz. L id . I. $$
Almirante de C aftilla, juntaíTen U Nobleza,
para ponerla en libertad , y aílegurarla en
Valladolid.
Todos eftos indirectos obligaron h, fiis A m i­
gos á concluir prontamente efte cafamiento;
Don Fernando de fu parte , temiendo , que
no fobreviniefte alguna mudanza , partid
a la pofta defde Cataluña \ y aviendo hal­
lado una efcolta de ducientos Cavallos, en­
eró en Valladolid i la Princeía lo recibió
con agrado, y el Ar$opifpo de Toledo los
casó k la m añana, un aparato , ni ío-
lemnidad ; ellos tenían poco que gaftar, y z«r/V.
les fueneceilario pedir preftado , para algunas ¡tíeí.
ligeras expenfas, qne fe ofrecieron ; Doña c*?‘ l6‘
lfabel eferivió luego a fu Hermano Cartas
muy reípetofas; eícusófe de ayer acelerado
fu cafamieato , pcrt¡ las diferencias , y caute­
las que avian procedido en la C o rte, paira efc
torvarlo , y que era muy grande la. utilidad ,
que podia facar el R e yno de efta alianza : aile-
guravale, que aunque liuviera comentado
á reyn ai, nunca fe inclinaría a rebolver fu
R e y n a , y que e lla , y fu Marido le reíbera­
rían , y obedecieran , como hijos , íi les
correípondia con la voluntad, y amiftad de
Padre.
El R ey no le refpondió , y pareció, que
eftava irritado ; pero al fin los vió , y perdo­
nó , y algún tiempo defpucs murió , fin aver
hecho Teftamento. Aunque huvo un partido
formado en el Reyno por la Princcfa Doña
Ju a n a , Doña líabel fue reconocida en Sc^o-
via por Reyna de Caftilla ¿ y León > preftófele
56 H i s t o r i a
el juramento-acoftumbrado, levantaronfe los
Efhndartes eti fu nombre > y un Heraldo» R ey
de Armas gritó , como fe coftumbra, Cartilla,
Cartilla, por el R e y -Don demando , y Doña
lia bel ; vinieron todos a bofaría la m ano, y
renr!; hofoénagc , y veftida, comoacóftum-
b rava, de habeos Reales > file conducida con
, ceremonia a la Iglefia j donde dio gracias a
p io s , y le pidió la bendixellb , y diefle acierto
'en los principios de fu Rey nado. Los Grandes
del Reyno acudieron para moílrar fu fideli­
dad , y afición. Don Fernando eftava enton­
ce* en Zaragoza > dónde fé avian Juntado las
Cortes de Anagon 'j y affi no ft Üaze mención
alguna de él en los homenagts , que fe lii-
zieron k la Reyna ; porque era neccilario » que
¿1 jura líe antes confervar los Privilegios, y
libertades de el Reyno : Partió al primer avi-
fo de la muerte del R ey DonHenrique , y fe
<ju,edó dosleguas é& S ego vte,:^ U’R e y -
lia Doña Tíabel lé fiíc a y e r , ’procutaiido, que
fucilé con preíleza , por la magnifica enerada
que le difpónia.
’jínttw, Todos l ° s Eftados le preftaron juramento,
Kt-'+if y reconociei-on por, R ey , fin que huviciTc otra
becai. diferencia , fino fobre ia parce, que debía te-
i. ner en c[ Govierno : los unos pretendían, que
110 fe debia mezclar en cofa alguna > ni llevar
kl>. 19. Titulo de R ey de Cartilla > y alega van el exem-
cr¡>.\6. plq de las dos Reynas Juanas de Ñ apóles,
tom.it. cuyos Maridos fe contentaron cotí el honor dq
EfpofoS , fin otras ventajas , que las que las
Reynas querían comunicarles : los Aragone-
fes 3- por el contrario, pretendían > que no
D el C arüenax X ím enez . L ib . I. J 7
avicndo quedado Varones de la Cafa R e a l, el
R ey de Aragón t como mas-cercano , era lla­
mado á la fuceílion s y traían ¿xemplos de mu­
chos Reynos , y particularmente de Francia ;
pero efta preteníion era manifeftanienre con­
traría ad ufo de Efpaña , que defpncs de averia
propueílo , no la proíiguieron.
Huvo muchas conteftaciones, y al fin fe
convino , que en las Leyes, Eícrituras, y Adtos
públicos j en los Privilegios ¿ y moneda * fe
puiliefle primero -eliiombre de D . fem ando,
y defpues el de D onaría b e l, por moftral Ja
preeminencia del Marido ; pero que en el
Eícudó R eal avian de cftar las Armas de Caí*
rUULaUdececha , y las de Aragón á la íinief-
tra , poc moflear el orden , y preeminencia de
el R cyno tquccíhivieíT e e í Goviemo de las
Plazas en n o m b ^ d e IftBjepbai^.qüe los! Tef-
foreros Reales preftaíTen juramento delante de
ella : que las Cédulas , y Provilíones para las
Obifpados, y otros Beneficios , le delpacliaífcn
en nombre de los dos j pejp que la Reyna
nombraíTe a los que juzgalíc dignos , fegun
fu conciencia : que qnando reíidicllcn. juncos
adm iniítraílanla jufticia am bos, quando fe-»
varados, cada uno en el lugar , que fe haU
falie : que las diferencias de la Ciudades, y
Provincias fe terminaílén por. qualquiera de
los dos , que eftuvieíTe mas cerca de el Con-
fejo Real.
Elt R ey Don Fernando' advertía , que fus
Subditos , en lugar de obedecerle s le davan
leyes j pero» no obftante compreh.cndió , que
en h conyuntur^ de los negocios k conycci^
jB H i s t o r i a
difimular* L a Reyna , que era fagaz", y le
am ava, aviendolo todo comp;ehendido, no le
quifo dexar en inquietud de penfamiemos, y
le díxo : que efta diferencia que avia ávido
fobre el Govierno de el R e y n o , la ofendía
cinto » como á cL > que no era necefíario fe-
parar los derechos , quando los coracones efb.-
vancan elbrechamente unidos, que laviabien,
que una M u ger, no devia tener cofa propia,
y que entregándole ella miíma j no avia pre­
tendido reícrvarfc, para fi , autoridad , ni ri­
quezas , ni Corona -t que fe perfuadieíle, que
le ainava, y eftimava mas > que i fus Reynos,
y que en donde quiera, que ella fuellé R eyna,
el|feria R e y , cito es , Dueño de to d o , fin
excepción, y le dió á entender, que aquel re-
glamiento íc hizo por el bien de la C a ía , y
por la quietud de el R e y n o ; porque ellos no
tenían au n , lino una h ija , y que fu SuccdEon
era inconteftable,
E l R ey pareció, que efiava fatisfecho, y la
Reyna defirió fíempre en e l , con grandidima
confianza, todo lo que mirava ai Govierno de
Eftado, y las difpoíiciúnes de Dignidades , y
Administraciones Seculares \ pero en la nomi­
nación de O biípados> como fuellé mas cir-
cunfpc&a , y eícrupulofaj que é l, no íéguia
ííempre fu coufejo, y voluntad. L a Sede de
Toledo v a c ó , como fe ha dicho, y reusó darla
a Don Alonfo de Aragón , A ^obifpo de Z a­
ragoza , hijo natural de el R ey Don Fernando;
porque no era reglado en fus coílum bres, v i­
Thb viendo mas como Principe , que como O bif-
Condt
deFe- po ; pufo Iq$, ojo» en Fr, Juan de Velar*
D e l C a r d e n a l X im e n e z . L ib .I . jp
cazar , Religioíb de grande fanridad 5 que efta- J*rr/u
va emparentado con las prímerás Cafas de x?r i fi*
Efpaña i y gozando de muchos pueftos, y
Cargos confiderables , le renunció todo , por #,ty0ri
tomar el habito de San Francifco ; pero con- nnun-
íideró, que no le dexarian goveraar fus Pa- ej*
rientes : detenninófe en favor dcl Jurifcon-
fulto Oropefa ; que avia fido del Coufejo Su- fK Her^
premo , y quet, deípues de aver excrcido lar- muño
go tiempo efte cargo con integridad , y pie-
dad exemplar , avia obtenido licencia de re­
tiraría de los negocios , por pallar lo que le
quedava de fus dias en la foledad , y oracion,
y no penfar, fino en la falud de fu Alma i
comunicó efte deíi^nio á fu Cunfelíor , qué
fe lo aprobó m as, a el p afío, que fa v U , que
era hombre muy cabal, que merecía efte Puef-
to , y no le pedia; fncrfcfpacháda la Cédu­
l a , y embiado el orden de pedir por el ál
Papa las Billas dcl Anjobifpüdo de Toledo ;
Pero defpues de aver coniideiado la elección, Gem,
creyó, que efte buen V iejo no tendría fuerzas
para déíempeñar un Miniftcrio tan trabajofo:
algunos eferiven, que aviendo tenido avifo de
fu nominación, dió las gracias k la Reyna,
di zi en do : Que defpues de aver embegtci&o en el
Adundo , quería morir en un retiro.
Sea lo que quiíleren , el Correo partió algu­
nos dias antes , quando Doña Ifa b c l, coníi-
derando, que 110 avia mejor Sugcto en fus
Reynos > que fu Conféílbr i y ácordandofe de
el Cardenal M endoza, reíólvió elevarlo á efta
Dignidad : fu capacidad, fu efpíritu , fu pru­
dencia a fu piedad, fu zelo para la difciptina, y
6o H i s t o r i a
fu edad cerca de cinquanca y odios años , U
confirmavan en efta elección.
Dcfpaclió con diligenciaun nuevo Correo,
con orden a fu Embaxador ■, en La Coite de
R o m a , de que no atendieíTc 2t la primera no­
minación y ííno á defpachar prontamente las
Bulas para Fr. Francifco Ximenez de C i fueros,
Provincial de la Orden de San Francifco , y
embiarlas con todo el fecreto poflible ; fu-
cedi¿> como efta Princefa. avia deícado : el Pa­
pa efhivo algún tiem po, a caufa de fns ín-
fÜfpofícioncs , íln tener Confiftorio ; y avien-
do llegado el Correo a buen tium po, la no­
minación file prefentada t y las Bulas expedi­
das poco debuts, > fuccedió eftoén tiempo de
Quarefma, y ía Reyna fe hállaya entonces en
M adrid; llamó á fu ConfeíTor , que folo venia
a Palacio , quandoltenia avifo j porque lo de­
más del tiempo lo paílava con fus Rcligíofos
ÉB. exetcicios depejiitehria, ■
Defpues de averC on feílad oala Rfcyna , el
Viernes Santo muy demañana > pidió licencia
para Solverle al Convento de la Efperanca de
Ocaña , cerca de M adrid, para aífiftír á los
Oficios de cftos Santos dias , y avia dado or­
den h. Fr. Franciíco Ruiz fu Compañero , para
qué le preparallé algunas yerbas cocidas, qué
comían juntos antcj: de p artir, quando un
Gencil-Hoiribrc de lá Reyna llego con orden
fu y a , para que bolvleííe a Palacio ; dífgufto-
le potque tpmia no fuera algún negocio,
que le impídieílé el llegar á íiempo al Oficio^
y fue prontamente } a fin de delembaraz^rfc
quanto antes.
D el C a r d é íía l X im eneí. L ie , I. 4 i
» La Reyna le recibió con grande agrado , j
le hizo íentar cerca! d efí >y deípues de algu­
nos difeurfos1indiferentes», quándo el menos
penfava, le prefentó las Bulas dél Ar^obífpado
de Toledo 3 que atabavade recib ir, y Je diJcoJ:
Padre mío mirad U que maná* fu Santidad por Alb*
ejfas Letras Apo/folicas. Tomó las Letras con Com-
rcfpcro, y defpues deaverfas befado s leyó el ^0lte£
tirulo en eftos términos : A nueftro Vtnerabli
Hermano f r , Frantifco de Crfheros, eleElo A r-
$cbifpo de Toledo^ T u r bofe > y bol viendo á íá
R-evna el Pliego 3’ que no ta q u ifo acabar dé
deíplegar : Señora ( le dixo) 'eftos Bulas nofe
dirigen a mi. Y fe levantó Con ¡deíagrado d,e
fu afílen t o 1, -fó tomar licencia , contra loqu é
acoíkimbi*ftV£v pifá. íálirfe>' de la Camara ¿
írfe a fii réeífb. t á R«yna creyó > qüe con^
venia d exar páffaféfta ^nyerafSlItbaciótf
efte fnceíTo no ^íperanO avia ComoVido ieh’fíí
eípiritu, y fe contentó con dczirlc : Padre
mió, vos me permittreü, que yo vea lo que el
Papa’ es efcrtve ; y le dexó falir de Palacio,
juzgando qne rjo era de ÍU: iuitoridad el dé-
tefterie-,- - ■r.ii'M: ; i
v Llegó k fa Convento * V aunque le le per-
cebia algunacottaodon-en fu Temblante , na­
die ofsó preguntóle la caufa ¿llamó k fu Com->
pañero 3 íin decirle otra c o fa } fiño : Vxmoi
Hermano , <jue conviene fa lir de aqui guanta antes:
Partienrofe para ir al Monaftcrio de la Efpe-
ran^a ; entretanto la Reyna mandó á algunos
Principales Señores de la C o rte , que fueííeni
á bu fea r al Padre Xim enez, y 1c perfuadiefíen
acetarte la Dígnidgd á que-Dios-le llamaVa :
Cx H i s t o r i a
Rieron luego al Convento de San Francifco*
y fabiendo, que ya fe avia partido , y que
iba lexos , tomaron Cavallos. de pofta > y le
alcancaron á des leguas de Madrid , que iba
i p ie , con un gran filencio, con fu Com­
pañero» y otro R elig io fo , que avia encontrado
en el camino.
Ellos Señores le íácarou un poco retirado
del camino > y defpues de averie dado muef’
iras del g o zo , que avian tenido en fu elec­
ción , y la defazon, que cenia la Reyna fobre
fas efeufas , le rcprefcncaron , que devia can~
defeender con los defeos de toda, la Corte ;
que la lgleíia ten ii neceflldad de M iniíhos
hechos, como él j que ñtetn ia los honores,
no devia huit del trabajo \ que era ingrati­
tud no admitir las mueftras de eftimacion. ¿ que
la Reyna le dava , y reílílir á las ordenes de el
P ap a, que avia confirmado fy. elección 3 que
devia fu gew fo , 4:J a volupfia# de el u n o ; y
de el o tto , y ep fin , i la deJ^ios^ iy.reconor
Cer fer efíá fu vocación , pues no avia contri-
buido , en cofa alguna, de íu parte.
El Padre les refpondió : que no podia acetar
una D ignidad, que p e d ía la s de virtu d , y
Luces., que él tenia *, que no era digno de
efte h e n a r, que fe le hazia, ni capaz del
trabajo , que, fe le eacargava ; que fu vo-»
cacion era pobreza , aufteridad, y redro
de San Franqifco ¡ que no era conocido de fu
Sanudad ; y que creía hazeí un férvido á U
R eyn a, deUnje de D io s , y de los4hombres,
f ii -defeargar fu conciencia de una mala elec­
ción , quq aviji hecho , por demaíiada vo-
D el C ard enal X im en ez . L ib .
Juntad. Refpondió les con tal eficacia, y fir­
meza , que les pareció iba muy de veras. Don
Gilí ierre Cardenal» Gran Comendador de León,
poíhrado en cierra , le d ú o , tomándole la ma­
nilo para befarla: Nofotros no podemosfaltar ( Pa+
Áre mió ) en befaras, affi, las manes > porque >f i
Vos Acetáis el Atfobifpado , áevemos efle honor
k vuefira Dignidad** y f i h reufaü , lo dtvuncs
también, a vuefira virtud* Ellos Señores llevaron
a la Reyna la nocida de aver hallado al Padre
inflexible> y tan krxos de coníéntir á fu Elec­
ción , que no pudieron reducirle á que bol-
vieíTe á Madrid.
R eíiítió ié, por tiempo de feis m eíes, a to~
dos los ruegos de la C o rte, y á la infan cia,
que le fitexian fus A m ig o s, eftrechandole k
recibir una Dignidad , que no avia bufeado,
y que podia dignamente ocupar \ pero eftando
en Burgos , donde cenia, orden de venir k
bufear la Reyna , recibió un Breve del Papa,
por el qual fu Santidad , 110 folamenre le exor-
tav a, pero le mandava cambien con toda íu
Autoridad, que acetaíle > fin replica, ni dila­
ción , el Ar^obiípado de Toledo j para el qual
avia fido -elegido ea 4 a forma , y fegun las re­
glas de la lgleíia. ! </■ .
Defpues de efte precepto tan pcecifo, íe
rindió obedeciendo , y procesando , que era
contra fu voluntad ; pero que efperava en
D io s, que 1c avia reducido a la necesidad de
cargarle tanto p efo, le daría fuerzas para lle­
varlo : Y porque fe avia eíparcido un rumor,
de que; un buen Religiofo , com o é l , era de-
manado fe liz , en. gozar tan gcaji parte de las
64 H i s t o r i a
rentas de la Igleíla , y que la refta podia fer
utilmente emplenda en algunos dcfignios,que
Alb. tenia el Rey Catolico i declaró ; que jamás
Gem#
lie. i. confcntiría en. alguna' condicion , qué fuellé
Fer- contraria á. losSagrados Cánones, y a las li­
pand. bertades-de fu Iglefia; y que no fufriria , que
Palg. las rentas, que eftavan vinculadas al fuftcnro
yid.de
de los' Pobres , fucilen 4 ^tmadas para otros
Xiwr».
lió. i* ufos ; añadiendo, que no^ avía dé forihar
familia de Señor, fino de iirvientes pruden­
tes , fieles , y caritativos, con quienes (iicndo
de efte caira&er) eoufumiria menos patee de.
fus rentas. ' . . . . j:
. Los Reyes 'Católicos' tío \Te. ofendieron ,de
efta refolucioji, miranda* cómo gracia * qué
qnifíeíleadm itir el prirriero» y mayor Bene-
fícío de fu Reyno : Tanto fue mayor fu m c-
nofprecio de los honores de el Mundo , quan-
to era mas fiucera, y verdadero el defeo de
¿ d f Burgos, y de-.
Año ceniendb&ri9k^n¡^L , ..donde
14 9 J. fue Confagrado , ’ en-qn Convento de f a Or­
den , en presencia de el R ey , y .lá Reyna
i 1 1 , de.Octubre : acabada la Ceremonia fue
a faludar a los/Principes, y beíarles las iria-.
n o s , fegün cofhunbrc, y lo bizo coiifuma
modeftua;, y gravedad, dizieiidolcs lüaítfengo
a befar las rtumoi k VucjlrtU Magefiádes , no.por­
que me anHevado.k U primera Sede de la Igitpa
de Efpaña.^ fine por q*e. me ayudaran a llevari
la carga , e¡ne han puefio. fqbre .mis ornbras.. To-,
dos los Cortefanos feedificaron de efta aten­
ción , y procedimiento ; los R e y e s > .quandá
fe b o lvió , quificrou por devocion0 befarle
D e l C a r d e n a l X im ín e z . L i b . T. 6j
las manos , y recib ir fu bendición y y todos
lo s Señores hizieron lo m efino , acompañan-*
dolé a fu poíTáda.
Embio luego por todo el di tirito de fu
Diocefis peifonas, que conocia , de íntclli—
gcn cia, y fidelidad } con poder de poner nucm
vos Govemadores en las Ciudades , y Caftil-
lo s , y en las Fortalezas de fu jurifdicion 3 ha-
ziendolcs preftar juramento en fu nombre , y
dió Cominiones para adminiftrar la Jufticia,
aÜL Eclefíaftica, como S eglar, hada que fuelle
á aquellos Lugares , en que pudieilc dar pro-»
videncia por íi mifmo*
:E l mas confiderablé > por cí honor , y por ,
la, ren ta} de que difpone el Ar^obifpo, e s , eí
Govierno de- Cazorla* compuefto de muchas l ^ cap\
Ciudades, y Lugar e s , que DonRoc|rigo X i- 9.
menez , Arcobifpo d e T o lc d o * conquift^de
los M o ro s, y el R ey Don Femando el T cr- n* ’
cero unió al dominio de la Iglefia el año
de i i j 1. El Cardenal de Mendoza Lo avia
proveído en Don Pedro Hurtado de Men­
doza fu Hermano j, y aunque eíle Cavallero
era Sugeto de toda confianza ¿ y todo el País
aiabava íu m oderación, y juftida , y que el
nuevo Arcobifpo devia toda fu elevación al
Cardenal fu Predecesor , y fu bienhechor j
lín embargo rogó Don Pedo á fus Parientes,
procuraílen Tacar de la Reyna alguna .reco­
mendación , ó orden, para continuar en fll
Cargo j y teniendo ellos tanto crédito en el
animo de la Reyna , luego les concedió lo
que defeavan , y los aconfejó, que Fueran
i hablar de fu parte al Arcobifpo : hizieroifci
C6 H i s t o r i a
le fuplica, acordándole las obligaciones, que
tenia á fu Cafa ; habláronle del mérito de fu
Pariente, y ie dixeron > que lá Reyna lo
quería alH , y que no entendía, que efte Go­
bierno íe huvieflé dado a otro,
Aunque el Arcobifpo tenia inclinación &
favorecer k Don Pedro Hurtado , temió no íc
a bufa fe de la voluntad de la R e y n a , obte­
niendo , y Tacando de ella eftas recomenda­
ciones poderoías , que valen per preceptos;
y que le conftriñeííe: en algunas ocafiones,
í conceder al favor lo quería dar al mérito,
y refpondió : Que no podía bazer lo que fe le
majjtUvá j que el Arcobifpo de Toledo devía
difponer libremente de los purftos, que ie per­
tenecían , y que aunque efiava con todo el refpeto,
que devi A al Rty , y a la Reyna , les feria mas
fácil retirarle k la Celda, de donde le avian fa -
cado j quo no chibarle a ha&r cofa alguna con­
tra los derechos de^ftt Iglefia , y contra la¿ re­
glas de fu conciencia. Los que oyeron efta ref-
puefta la llevaron k la Reyna , y procuraron
irritarla contra e l , acufandole de ingrato s y
arrogante ¿ pero efta Princeía los eícuchó fin
inquietarfe, ni moftrar jamas > que efta liber­
tad le defplacieíTe.
Poco tiempo deípues , entrandó el Ar^o-
bifp o en P alacio, fabiendo que Don Pedro
Hurtado efiava ícntido contra e l , y que íe
quería retirar, por evitar el encuentro , le Ta­
ludó ¿ y aleando un poco la voz el Arcobifpo,
le llamó : Govemador de Caloría > y deípues,
acercándotele , le dixo : Aura ejloy en plena li­
bertad , yo os quiero confervor en vuejfrt Cargo3
D e l C a r d e n a l X im e n e z . L ib . I. Cy
que no he qnerido , que otro nirgano tuviejft parte
en la ¡aflicta t\que os quiero hazer : Yo foy ái-
chofo en fallar en vos un A m igo, y un hombre
de bien * y en poder feguir mi inclina: ion , fatü-
faciendo mi conciencia : y añadió ; Q»e efiavA
fcrfeadido , ferviria en Adelante al Rey , a la
Caufa publica , y al ¿Lr$obifj>o , como lo avia heiho
antes. D o n Pedro re cib ió efta gracia co n gran
re co n o c im ie n to , y Fue íiem pre fiel fervidor de
efte Prelado * y el A r jo b iíp o le a m ó , y eftim d
tota fu .vida*.
Prefto fe vio rcfpUndeccr en Ximenez efta
grandeza de animo , que en el retiro la avia
tenido enpubierca. Refolvíó luego arreglar fu
DioceGs v tener íjynodos, y fervir aL Reyno con
fu confejo : hizo bufear los mas piadofos 3 y
mas hábiles homares del Rcyú.0¿ empleando
á u n o s, en juzgar negocios , y h otros , en
reformar coftumbres de fus Dioceíanos , coa*
tinuando íiempre la vida de Religiofo •, lle-
vava el Habito de San Francifco j no uiava
de Tapicerías , ni bagilla de placa j una Muía Alt*
le baftava para fus viages , y lo mas írequente Ciom.
iba k- pie : Su M efafru g al, parca» ym odc-
rada > en las comidas le lela algún libro de
piadad, en que fe entretenía fobre algún Ca- ¿e¿
pitulo de la Efcritura j tenia * entre fus do- Pulg.
mefticos , dos R d igiofos de fu O rc W , ton
quienes profeiíáva Iu R egla ; el Palado era ^ ar(¡^
nn Convento , diftribuia íus rentas, de fuer- w„/4 ’
te , que la mayor parce era para los Po­
bres ; lo que quedava , era para la fubíif-
tencia , reparo’ , conftruccion de edificios *
y otras obras , que concernían i la Reli«
5 i
6S H istoria
g io n , ó eftudio de las Letras Sagradas.
Efta norma de vida ran pobre , en una
claíc ran elevada, dava ocafíon de murmurar
conrra el : fus émulos atribuían á baxeza t
ó a hipocreíia , lo que nacía de profunda hu­
mildad , y virtud ; fus mifmos Amigos le in-
íiiiuavan , que efto era dcfdoro de la D igni­
dad > y que el porte de un Ar90biip0.de T o ­
ledo era diferente, que el de-un Provincial
de San Francifco ; las quexas llegaron hafta
R o m a , y el Papa Alcxandro le eferivió de

,
efta manera,

A L AMADO HIJO FRANCISCO


Ele&o Arfobifpo de Toledo,
A L E X A N D R O PAPA VI.
A Modo hijo t/alud , y Apojioliea bendición»
L a Santa , y Vníverfal Iglefia ( corno en*
tenderlos que no lo ignoráis ) a femejanzA de la
Celefiial Jerufalen , es hermofeada con muchos,
y diverfos ornatos \(fegtm la diferencia de los
efiados ) en los quales fe puede herrar, ajfi por
demafia > y excejfo , como en defe£ío > y falta*
huyendo mucho de ellos. Agradable es a Dios,
y loable la detente obfervancia> y ufo de cada
efiado j y affi qualefjmer perfonas , principal­
mente los Prelados de la Iglefia > deven trabajar,
y procurar, que como en la vid a , cofiumbres,
y manera de proceder, ajji en el andar, ni pa­
rezcan fohervios con el mucho faufto, ni fitperfii-
ciófes en el demafiado defprecio ; como fea ver­
dad , <¡ue cbn lo uno ¡ y con lo otro la autoridad
D e l C a r d e n a l X im e n e z . L i b . I. 6$
de la difciplina EcUfiaftica fe envilezfa. Per lo
y nal es amonejlamos, y exortamos, c¡»e pues (a
Silla Apojloiica oí ha levantado , de -eflado in~
fe ñor y a la Dignidad A r^ o b ifp a ld e la ina*
w r a , que entendemos, que vhitt en lo interior
do la conciencia para con Dios ( de que nos go-
gamos mucho ) ajji en lo exterior trabajeü de
averos t y guardar el orden conforme a la decen­
cia de viteflro efiado ; conviene a jaber> en ha­
bito , y familia , y ajji en todas ios demas cofas*
que convienen al decoro de ¡a Dignidad. Dada
en Roma , en San Pedro * al anillo det P(fondort
a veinte y cinco dias de Di^jembre, pe mil y
cuatrocientos y noventa y cinco , en el año qHarto
de nuefiro Pontificado.
E l Al^obífpo cedió a eftis exortaciones de
fu Santidad , y aunque con pena de aver de
mudar en algo fu primera auíteridad y ' au­
mentó fu Cafa , y Familia ; y aviendo fido
llamado para el Govierno de Eftado , y re­
conociendo como los hombres fe dexan lle­
var de efta grandeza exterior , y que importa
para el bien publico hazerfe venerable de los
inferiores ; llegó á la Corte decente , y magní­
ficamente , como convenía a fu Dignidad;
viílió ropas de Seda, pero del color del Ha- Alí'.
bito de fu Orden , y tan corras, que fe veia (f om'
por debaxo el pobre Habiro de San Francifco,
y aun las rehufava algunas vezes , con te- c*p.i},
mor de no olvidar lo que avia fido ; no lie-
vava cam iía, y dormía en tarim a, deshazien-
do todas las mañanas la cama , como fí fe hu-
viera acollado en ella , y aíTI no quiío jamás,
que ninguno de fus Domeílicos aíEílieííe
E' }
70 H ist o r ia .
iuaudo fe acoítava , ni quando fe Ievantava;
Í e hizo fei vir de criados de buenas fam ilias,
como fus Piedeceflbres Jo avian liecho i pero
los cducava con exada difciplina ; y aunque
les tenia do&os Maeftros , Jes pedia cuenca
de fus ocupaciones , y exercicios, y fobre
codo de los adelantamientos de la atención,
y piedad C hriíliana; difpufolo de fau n a, que
dando al Puerto > y Dignidad iodo el honor,
que fe devia, refervó para fu Perfona la au-
ftericiad , que avia rcfucho pra&icar.
Los que antes avian condenado fu vida hu­
milde , y frugal , luego que mudó de Eco­
nomía , le acufaron de fobrada vanidad, pu­
blicando > que avia llegado al fin dé fus de-
íignios ; porque , defpues de aver eftado mu­
cho tiempo difímulado, fe avia buelco á fu
m en tal, y que avia trocado las maximas de
fu primera vocacion ; pues eíla vanidad , que
avia , tan eítudiofaqiente ocultado, ya fe mo-
íirav'a deraafiademente al Mondo j y en la mif-
ma Orden avia algunos, que eftavaií tan lexoS
de defenderle, que eran los primeros a cenfu-
rarle, a caufa de algunas diferencias particu­
lares.
Defde que el Argobifpo fue elegid o, llevó
configo algunos de fus R eligiofos, para fer-
vitfe de ellos en las funciones Epifcopales, y
confcrvar entre los unimos el eípiptu de R e ­
ligión , y retiro en medio de los cuydados,

Í
r embarazos de tan gran Dioceíis j creyóíe
uego} que los Uevava para darles los O bis­
pados , y empleos mas elevados de la Iglefia \
fus defeos, y cípcrangas fe deícubricron ¡ el
D el C ard enal X im e n e z . L ib .L 71
At^obiípo les am ava, y la Reyna no le ne-
gava cofa alguna al Ar^obiípo ; aquellos , que
avian renido con el , anees y alguna familia­
ridad , cfperavan en fu amiftad, y los que
fe mirayan con algunos tálennos confiav a n ,
que ferian preferidos á los otros en la diflri-
bucion de las gracias > algunos querían en-
trometeefe en la Corte con penfamicnto, de
que podrían introducirfe con los Grandes , y
que íin interponerle todo el influxo del Ar-
^obiípo, afeenderian fácilmente á los Puertos,
que aefeavan j pero fueron engañados en fus
eíperancas > porque el Ar^obilpo no q uifo,
que fe mczclallen en negocios algunos , ni
-jamas le^kabló en ellos , ni les permitió el ir
á la C o rte, ni comunicar con los Corcefa-
nos.
Dezíales fireqycritementé, qjie. sJ a y i? del
Mundo era co n tig io ío , y que no íes avía
traído para hazcrlos Seculares : dióles reglas,
eferius de Í11 propia mano , que miravan k
tenerlos en retiro , y ordenó , que las obfer-
valien : luego que ellos buenos Religiofos
hallaron en el Palacio de efte Prelado mas íi-
len cio , mas recogimiento , y oracion, que
en fus MonafterioSj no vien do, por parce
algu n a, apariencia de fortuna , le miraron
como a hom bre5 que no era bueno, fino pa­
ra i i , y que 110 renia confíderacíon alguna,
ni reconocimiento con los de fu Orden, Quan­
do los Superiores venían á verle folo Ies ha-
blava en lo tocante á. mantener el efpiritu de
fu Fundator, oponerle á los relaxamientos,
y a tener «t los inferiores con freno aplican-
y i H i s t o r i a
dolos a la lección , y otros excrcicios de pie­
dad , con que fe perfuadian, que no renia
confianza en ellos , pues que 110 les hablava
de fus negocios, y que iban a tomarfe un dia
de pena, con aquellas cenfuras s y refor­
mas.
Que xavan fe eftos Rligiofos de la dureza
de el Arcobifpo , y no oíTando dedararfe
abiertamente contra e l , por el crédito que
tenia con la R e y n a , eferivieron k R om a a
fu G eneral, que fu Orden eftava fin eftima-
cion en Efpaña y que el Arcobifpo no avia fa-
lido de e lla , fino para deshonrarlos en el Mun­
d o ; que en lugar de am arlos, como fus Com­
pañeros y Hermanos , lo s tratava como a Ef-
clavos- i que impedia el lucimiento de los
hombres íab ios, y mudava el anim o, que la
Reyna tenia de favorecerles , y otras muchas
quexas femejantes : el General que avia de
hazer la Viiica de fus Monaftcrios , fe dió pri-
ia en Tenir a Efpaña: para efte negocio , que
le parecía importante : luego que los tuvo
prelentes íe informó de ellos con grande an­
helo , y en las conferencias, que tuvo con
los enemigos de el A rcobifpo, con vin o, y
concluyó con todos , que el medio de per­
derle era folo el defacreditarle con la Reyna.
El General pidió audiencia a la R e y n a , y
prevenido de fu paílion , y falfo ze lo , por íu
R e lig ió n , la divo ; Que fe ovia admirado de
la tUccum , que fu M age fiad avia hecho para
el A*$obifpado de Toledo, de un Sugeto fin gran
naturaleza » ciencia , ni virtud ; que un pequeño
Oficial de $tgticn^¡* no merecía j que fe J e coif-
D el C a r d b n a l X i m e n e z . Lib. I . 7$
fiajfen los mas grandes negocios de el Reyno : Que
una. R:jna tan efciarecida avia de defcubrir bien
prejlo , que la fantidad de efte hombre no era fino
hipocrefia , y que era indicio evidente de la lige­
reza de f * e/pirittt, la mudanza de fu pone, y
tratamiento , y el tranfito de ma ejlrema baxeza,
y miferia a unfaufto exceffhto ; que la verdadera
pietad es dulce ¿ oficiofa, y caritativa, y no
feroz > e intratable, como la fuya que los proce->
dhnientos, que avia tenido para conseguir las Di­
gnidades » no eran> fino artificios j porque los
hombres jvftos, no bttfcan lo/ honores , ni los
huyen tampoco, quando pueden fer uiiles al fu*
blico j que era muy de la piedad > y de la juflicia
de fu Magtftad reparar el agravio % que avia he­
cho a la Iglefia de Toledo , y que no feria difi it
hazjer deponer a tal hombre 4 u obligarle a de-
xar voluntariamente un Paejlo> de que el meftno
avia conocido , que no era capaz puragovernar*
le,
La Reyna indignada de los di fe 11 rfos de eftc
R eligiofo , quifo muchas vezes interrumpir-
l e , y hazerle falir de la Camara \ pero mod.e-
ró fej, y fe contentó con dezirle templada?
mente : Padre m ió, aveie penfado bien lo que
aveü dicho ? Sabéis con quien habíais ? A quien
el repitió : Si Señora > yo lo he penfado b'en , y
se que hablo con la Reyna Doña Ifabel, que es
ceniza , y polvo , como yo : Luego falió de la
audiencia , inquieto , y defcfperado ; la R ey­
na conoció la emulación, que fe avia con­
cebido contra el Ar^obiípo, y le eftiinó mu­
cho tnas : y en quinto al Ar^obifpo, aunque
fus Am igos le avian advertido de iodo lo que
74 H i s t o r i a
palíava / no quiíb prevenir á la R e y n a , rii
juíUficarfc defpues con e lU , ni aun pennirir,
que alguno le hablarte en fu favor : N o m o-
ftro defabrimiento alguno con el General,
antes bien le honró , y refpetó igual menee y y
eíia moderación cerró la boca á los embidio-
fos.
Entretanto, aunque no íé quexava de los
R e lig io fo s, que avia efeogido para fu com-
pañia, ni los acuíáva por aver íído de efta
conjuración contra el : pero» ó fe a , porque
temia fu inquietud, ó porque reconoció que
la v id a, que tenían. en fu compañía eftava
a fu cargo f los fue «minando a íus. Monaíte-
t ios y folo retuvo a tres * ano pára Confef-
f o r , orro por Predicador r y el tercero para
Limofnero , que Uegaroh por fu m érito, y
por el favor de fu Aitio , el uno a Predicador
de el R e y , y los ocros doB a Obifpados.
L a fortuna de D o n , Bernardino Ximenez
Goittn dt CifnCTOS , hermanó d e ^ A ró b ifp o •, fue
iiíi.í. bien diferente, que la de fus Gcwnpañeros;
Rtblff
cap. i j. el qual fue proferto de la mifina Orden ; parto
algunos años con mucha hum ilidad, y mo-
deítia , y quando fupo , que fu Hermano
avia fido elegido Ar^ocifpo de Toledo , entró-
felc en Caía , para fervirle , y aliviarle, ii
quiera ; en los cuidadós dotnefticos : El Ar-
^obifpo le recibió-, y le dio U fúperintenden-
cia de fu Cafa , y comcncava i nablarle con
confianza en los negocios j petó eomprehen-
dió luego > que efte era un eípiritu voluble,
inquieto , y caprichofo, y que en ciertos
intervalos» no era dueño de íi m ifío o : el
P el C ard en al X im e n íz . L id . I. 7y
am or fraternal le hizo diíim ukr fus defe ¿to s,
y aviendofe tomado el triando abfoluto en la
C a fa Ar^obif^al., difponia de todo á fu fan-
ta fia , defpedia los Criados , defobligava a
los Amigos , y Oficiales , y quando el Pre*
lado Le reprim ía, le réfpondia infolentcmen-»
te , y fe recirava defpecnado á un C o n v e n to
de fu Orden > de donde bolvia > algunos días
defpues y quando lá coleta fe le av ia aplacado.
E fte , en una de fus retiradas eferivio un li­
bro lleno de muchds calumnias contra fu her­
mano , ccm intento de prefentarle z la Reyna,
en la primera ocaíion , que ruvicílc.
El Arcobifpo enterado de ello , le ordenó ,
que no fe apartalle de e l , ni de fus Papeles,
vi litóle los eícritorios , y fe alió el lib e lo ,
prendió al A u to r, y le encerró en una priílon,
defpues de uña larga frenfefeada > ,pidió ta
gracia, y la obtuvo , mas no }c aprovecho
mucho tiempo ; el Arcobifpo eftava , ppr en­
tonces , indifpucito en Alcalá de Henares ,
donde los Oficiales de Juíticia infirman uu
Procelío de confequencia, entre Pcrfunas de
calidad y aunque avia heehb una exprefifli-
ma prohibición á toda fu familia do que n a
fe mezclaíTen en femejantes n egocios, fu
hermano fe aficionó i Una de las partes, ó
hizo tanto con fus felicitaciones , amenazas ,
y promefas , que confíguió lo que q u ila ;
fueron los Juezes ganados 3 dada la fentencia,
y el Derecho abandonado: La Parte condenar
da fue k quexarfe al Arcobifpo, y le repre-
fentó la injuria} que fe le avia h ech o } efto
Prelado clcuchó fus quexás, fe hizo trac^
76 H i s t o r i a
el Proceíío, y reconoció, que con razón r^-
clamava a fu autoridad, y Jufticía ; luego
inhibió á fus Juezes , y los privó para íiempre
de fus Oficios ; dió las ordenes neceíTarias,

Í >ara reparar la injuria , que avian hecho ; re-


olvió caftigar, k fu herm ano, como mere­
cía , y cayó en can grande melancolía , pen-
fando en que íc avia hecho una injufticia en
íu D ioccíis, que fu indiípoücion vino k fer
una enfermedad peligroía,
Bemardino íc entró en fu Camara con pre­
texto de yerle , y en vez de echarfe a fus
p ie s, y reconocer íu falta, comento á que?
rellarfe 3 diziendole , que avia hecho una ac­
ción indigna de £ m u m o , que fus Juezes
eran inocentes , que el era el'in ju fto , el apa-
ííonado , y otras femejantes audacias : el Ar-
copifpo s oprimido de fu m a l, no pudo ha-
zer grra cofa s que mandarle, que callailé,
y antepagarle coa una prííion mas larga , y
eftrecha, que la prim era} efte Religiofo irri­
tado , y fuera de í i , tomó la almohada > fo-
bre la q u a l, en fu enfermedad , reelinava el
Ar^obilpo fu cabcca , y cerrándole la boca ,
¿fin de que no pudieíTc llamar á fu familia ,
que eftava en la antecamara , echóle las ma­
nos en la garganta » hafta que creyó» que lo
avia ahogado i faliófe de la Camara encomen­
dando á codos , que no hizieften ru id o ,
como que fu hermano quería dorm ir, y fe
fue á efeonder en una bodega, para efpcrar lo
que fucedieflé,
Un P a je , algo mas atento , que los otros,
advirtió que el Religiofo iba turbado, que
D e l C a r d e n a l Xim enez. Lib. I. 77
ttopezava i cada paíb , y que con dificultad
avia pronunciado dos , ó tres palabras , y ha-
ziendo -reflexión , que Ies avia oido hablar
con algún calor ; entró en la Camara , acer­
co fe lencamente i la cama de fu A m o , lo
halló muerto j desfigurado , y fin refpirácion;
el creyó, que yá eftava difunto 3 y dió vo-
zes, que vinieran prontamente á focorerle ;
todos los Domefticos acudieron, llamaron á
los Médicos , apretáronle los cordeles , bol-
vió un poco 9 llamado con palabras mal for­
mada 2 fu hermano 3 ingrato 3 y fratricida \
luego que recobró eípiricus y y que eítuvo
todo fobre í i , dixo : Alabado fea Dios , que n cf,¡rt
harto mas vale. # ver corrido tan gran peligre , cap.i*.
que a verfifrid* una mjhfikia, Pulo la mano en
lo Crim inal, y como ͣ delibcrava fobre la

Í unídon dé fu Crim en, prohibió que no íc


e hizielíe mal alguno, y fe contentó con
cmbiarle al Monafterio de Torrijos , cerca
de Toledo para pallar la vida , que le quedaí-
fe en retiro , y penitencia.
. Muchas Perfonas de calidad , y el mifino
R ey Don Fernando fe interpníieron, para rc-
ft imirlo i la gracia de el Arcobifpo j pero no
pudieron alcanzar , que encraílé en íu Cafa :
lo que hizo , fue , proponerle, que entralíc
en la Obfcrvancia , y como no le vió diípue-
fto a abracar efta reforma , le dió una pen-
fion de ochocientos ducados, con condición,
de que no falicra de fu Convento , y que no
fe le puíieta delante. Puío gran cuydado en
la educación de el Paje s que le avia aíTiítido?
corregíale fus falcas con amor paternal j tLivor-
7S H i s t o r i a
le en fu Cafa mucho tiempo 3 y le dio con
que vivir decorofamente.
Bolvamos h. los principios de fu Ar^obifpa-
do. Luego que fe fiipo en Toledo, que el
Padre Ximenez avia fido Confagrado , el C a '
bildo fe ¿untó , y diputó dos principales C a­
nónigos , para darle teftimonio , en nombre
de todos, de el refpeto, que avian tenido
íi cmpje a fu Períona , y el gozó » que tenían
de fu elección; recibió fu cumplimiento , y
refpondió con mucha eftimadon j y hablandQ
largo fobre el citado de la Diocefis * les dixo :
¿ ,
Que tenia muchas cofa¡ ¿ftte eflableoer y re­
,
firm ar , y efUB para el hortojr de lalglefia y mi*
,
lídad de los Pueblos le era necejfarie el efpiritu
,
t(el Chriflianifmo y las reglas de la primitiva
; ,
difeiplirta tjke defeáva con anfia que los Carrol
, ,
nigos (Jhí vivían en fus Cafas apartadas tinas
, >
de otras fe ftttjfen acercando y fe redugejféti ,
>
guarno les fiera pefft&k a una efpecie de Co­
, ,
munidad y y ttmkien que aquellos que eftavan
, ,
en femana para ferv'ir al Altar y para Ofi­
»
ciar tjuedajfen en el recinto de la Igiejitt du­,
rante el tiempo de fits funciones, a fin de rft.\r
,
mas recogidos ¡ ¿figurándoles que tendría cay-
dado de hazerles fabricar fus Alojamientos y de
proveerles de todas comodidades. Encargo a los
Diputados ¿ que notificaren fus defeos al
Cabildo , fobre cftos dos artículos, y de ha­
zerles executar luego.
Los Diputados comprehendieron bien, que
fus Colegas no aprobarían eítos reglamientos,
y no ofaron deztrle lo que ellos entendían;
pero le prometieron, que fe empeñarían cu
D el C a r d e n a l Ximenez. Lib. I. 7 ?
la Comiííion j que les dava , como lo hizie-
ron en fa buelta. Los Canónigas no íint’e-
ron bíen de eftas ordenanzas , y aunque en­
tendían , que era razonable s que los que
Oficiavan > quedatfén dentro de la Iglefia, y1
íéparados del M undo, durante fu (emana >
p;ro temían , que efte hombre au(lcro , qu e
lo iba reformando todo 4 defpues de aver em­
prendido poner en orden á los Rellgiofos s no
tuvielle íemejantes defignios con los Canó­
nigos. La ordeít, que avia embjado de fabril
car muchos Alojamientos fobre los PorticoS
de la Ieleíia , les toco una arma terrible j jun­
táronle, y con pretexto de otros negocios ,
embiaron ¿ Roma k uno de los de mayor
habilidad para: defender los derechos del
Cabildd'-en !a:j Santa Sede * y ogonerfe ai A í-
^obifpo, Ci quería íntrodnciilésnovedades. :
Don Alonfo de Albornoz , fue encargado
de efta Diputación , y partió con grande di­
ligencia j y aunque la deliberación fue fecre-
t a , advirtióla el Ar^obifpp, y ju zgó , que
era importante contenerles en £u dever , exe-
cutando un exempiat de feveridad exceflivá
en los efpiritus, que vera precipitados a la
deíobediencia , y comóiflon : embió luego»
con autoridad R e a l, a un Miniftro de Jufti-
cia al Puerto donde el Canonigo avia de em-
barcarfe, para prenderle , quando llegaflé i y
porque podía ya aver entrado en el M a r, em-¡
bió al mifmo tiempo , dos Oficiales de ex­
pedición , y confianza, con poder de tomar
una Galera en el Puerto , para que llegarte X
Italia antes que el. "
8o H istoria
L a Reyña eícrivia á Don Garcilaío fu Em -
baxador con el Papa , para que impidiera a.
Albornoz entrar en Roma , y fe lo rcmiticíle
pi-cfo á Efpaña :.falió el negocio como el A r -
^obifpo avia ideado : los Oficiales aporcaron
a H oftia, antes , que Albornoz arribaíle > el
Embaxador tuvo avifo, y vino luego a efpe-
rarle: por la mañana , aviendo íabido , que
defembarcava, le pidió vinielTe a fu Caía ,
donde le combidó á comer j íignificóle los or­
denes, que avia recibido de la R eyna, y le
entregó en las manos de los Oficiales, que
le bolvieron k Efpaña, como Rep de Eftado :
encerráronle en un CaíHllo cerca de Valencia,
deípues fue conducido k Alcalá , donde pallo
diez y ocho nlefes en una priííon, u en una
tedióla libertad , á la mira de dos A rrie ro s,
que no le perdían de viíla.
El calligo de efte Canonígo atemorizo á
los otros i ííñ. embargo , quando el Arcobifpo
fue k Tolédo 4 les quico el temor, y les dixo
muchas vezes, en converfaciones particula­
res , aquellas palabras dcl Profeta Elias : E l
Señor no viene can fuegos , ni tempejiades, fino
con el foplo de un viento dulce , y apacible : Ex­
plicóles cambien, que ííi intención no avia
íido hazerles vivir como Rellgiofos , fino
acordarles la Regla de San Aguftin , que man­
tienen aun en muchos caíos ¿ que en quanro
al retiro de los que ofician les exofcava á efta-
blecerlo entre ellos , á fin de eftar mas con­
tenidos k viíla. de los Sancos Altares , y de ce­
lebrar los Sagrados Myfterios con mas refpeto,
y recogimiento.
Entretanto
D e l C a r d e n A e Xim enez. L i e . I . 8i
Entretanto los Reyes Católicos * defpues Zuriim
de avei* tenido las Cortes de A ragó n , fe fe- An*l.
pararon ; Don Femando tomo la rota de Ga-< li*ml’
caluña * y fe adelanto a Gerona, para o^o-i
nerfe al defignio, que los Franceies tetuan 1
fobre efta Plaza j Doña Ifabel pardo para Biu>
gos j y la acompaño el Arcobifpo : avian con­
cluido poco tiempo avia dos Matrimonios ,
de Don Juan Principe de Efpaña» fu hijo* -sgpi
con Doña M argarita, hija única de el Empe»
rador Maximiliano ; y el de la Infanta Doña
Ju an a, fu, fegunda hija , con el Archiduque.
Don Felipe de Auflria, hijo mayor del Em­
perador;: preparavalíe una grande Armada cil
Laredo y donde fe avia.de embarcar ella Prin-
cefa j laR eyn atom o refolucion de conducirla
hafta alia i y d a r la a lg u n o s avifos antes de.
pallar a Flandes i paoiEofrio c l-ca m iü o d e
Burgos a Laredo es quebrado entre Montanas,
y ay pocos Lugares > juzgo ¿ que era neccllá-
rio dexar una partida de fu comitiva > ó pro­
veer lo neecllario para la fubfiítencu de la
Corte, y equipajes; El Ar^obilpÓ i que de-
feava folamente ocafioq de trabajar.cn lu Dio-
ccfis, pidió, licenciad 4 para i r y _e(tarfe alia »
mientras la Reyna.bolvieífe á Burgos.í pufofe
con diligencia en A lcali de Henairds , donde
los Anjobifpos de Toledo acofturñbian a vi­
vir alguna parte de el año > olvidando todo*
los negocios , fe informó de el eftádo de las
Iglefias , y coíhimbres dé los Eclefíaíticos •
y fe difpufo a tomar la poíTeíüon de fu Cachc-,
dral „ convocar Syhodo , y haberla Vííit£ da.
fu Dioceíis: quando la Reyna .ocupada jen
8i H i s t o r i a
Matrimonio de fus hijos y le hizo faber > que
tenia neceílidad de el en efta ocaíton , y que
no obftamc qaalquiera efeufa, que pudiera
alegar, le pedia , que affiftieífe á las bodas
de Don Juan ; porque un Principe, que efta­
va deítinado á la uiceíEon de rantos Reynos*
no devia cafarfe, fin La preferida del primer
Obifpo de Efpaña : Obedeció, y defpues de
aver hecho la Ceremonia de el Cafamienro,
entretanto, que Los Reyes iban á vifitar las
fronteras de Caftilla , y Portugal, íe bolvió
á Alcalá , y poco defpues hizo fu entrada, en
Toledo.
Su deíignio era llegar de n o ch e, y evitar
el aparato ruidofo, que fe haze en la entrada
de ios Ar^obifpos ; pero fu po, que efta Ciu­
dad tiene íiempre pavnculariílimo afeólo á fus
Prelados, y que feria fcnfiblemente afligida,
ü no fe Le permitieÚe m?nifeftar fu alegría , y
no les qtufo privar defte confuelto ; El día
de fu arribo Guió todo el Pueblo i la Cam­
paña para verle : El Clero fue una legua ve-
fbido de fus Ornamentos ; todos los Canonigos
montados fobre M uías, ricamente enjaezadas»
precedido , cada u n o , de dos criados , con
ropas de efcarlata , y iban entrando por fu
antigüedad á befar la mano al Ar^obiípo, que
ié avia quedado enmetaddel camino para re-
cebirlo j luego el Corregidor de la Ciudad ,
j fus Magiftrados» feguido de fus Ciudada­
nos , hizieron también fu cumplimiento j fue
conducido con aclamaciones extraordinarias a
hafta el Pórtico de la Igleíía, donde íe pof»
«n tierra delante déla Reliquia de U Cruz
D e l C a r d e n a l Xim enez. L ib .I, $}
tde Iefu Chtifto , que íe tiene com o un prc-
ciofiflimo teforo : Quando llegó á la Puerta
íe le prefentó el Libro de los Eftatutos, y
Privilegios de ella Iglefia , y prometió guar­
darlos , fegun la coftumbrc . Entró luego, hizo
Oración en el Airar mayor ¿ y íc rem ó á Tu
lacio Archiepifcopal.
Tres días defpues hizo jüñrar los Canóni­
gos en fu C a fa , y les habló de efta fuerte c
Bien [abéis , Curiamos Hermanos que yo no he Á lh
acetado con gufto *fi* Dignidad i enque Me ve¡S\ <?.6/ttí
y yo se mejor , qtíe todos la taqptt pttrvt trufarla* 1 *
de/pues que tómente a fentir el pifo : tengo ne­
cesidad > no fotámeme del fiem o de el Cleros
fino tdtnbien de lo* confejts ¿ y lusjs de las per*
fonos funificadas j y en quien podre poner mejor
tos ojos t que eti véfitfú s'i que avreis cehfeguidb
mus gracias de D ú f y i f&r ttuejbiepi**
dad , y Me Ayudareis ¡i Uevarto cdn vuefira prtt*
denc'ut ? To efpero » que me concederéis lo qtte pi­
do j M i intención es , que en (fia Jglefia ¡ y ert
toda la D'ncefis fe figa el Evangelio ■, el Cuitó
de Dios fe aumento ,* y la ‘difctplina de las cos­
tumbres t f i no puede efiar Krtterdmenn re/idble-
kida tn fú t 'por U> menas tenga dt^unA
forma de la piedad de nuefiros Padres ; Nadé
puede contribuir tanto i romo vveftro eictmplo ,
( j
Carifjimos Hermanos ) jufio es quefiendo prebe-
,
mnentes por vueflro grado y por vüeflras reritas-,
les aventajéis también por w ejlra virtud :
q/f¿
podemos efperar de la corrección de los Pueblos tfi
ay negligencia en lo qUe os tota ? T fien vttefirot
, , ,
procederes unión piadejos c&ni/erfaciones y bue*
ñas obras Ho lei manifefiñs , que el hombre bt*
$4 H i s t o r i a
terior es verdaderamente digno de el S¿t'erdecid¿
fon que lefn Chrifto os ha honrado ? Yo cree y
que vofotroi lo avreis hecho ajfi. En quanto a'mit
¿¡nitro aquí defcubriros mis intentos : A todos
Aquellos, que yo viere p.uefios. en la profeffion de
ir de virtud en virtud , les ajjifttre con todo mi
poder, los honrare , y elevare en emplees, y car­
gos j al contrario , alos que fe apartaren dé las
reglas de fu vacación, praenrarellevarlos por la
dttlzjura , y fino pudiere ( que efpero en Dios no
lo permitirá ) empleare los últimos remedios ! mi
inclinación ropugna a ejlo i pero me forzjtra mi
mimfterio j pues tengo i e dar cuenta de vueftras
acciones al Soberano Ju e z j yologro buegas anfpi­
eles de una Compañía tanfabia , y venerable , que
merecerá meftra afición , y no me obligara, a cor­
recciones : T porque he reJUelto convocar Synodo
en A le d a , para reglar los negocios de efta Dio-
cef u , os exento, que embieis des Diputados}
como lo awispratticadobafta ju¡ui ; E n Jo demas
f i en efia Iglefia 3 i en las otras de mi \urifdic­
ción , fabeis » que havicffc a\gmt defarden , • que
corregir yyo recibir e , como gracia , elavifo 3 que
me diereis. El Dean rcfpondió k efte difeuríb
con mucho reípeto , y fu m ¡ilion , y el Cabildo
fe retiró.
EL Arcobifpo recibió, por algunos días, las
viíitas de los Magiftrados , y La Nobleza : La
Sala en que recibía , eftava abierta á todo el
Mundo y alli cenia una Mcfa con una Biblia
abierra „ y el Arcobifpo cerca : Efcuchava al
que le hablava, y refpondía en pocas pala­
bras graves 3 y atentas j íi fe le quería rcplb
car en cumplimento, y no e» negocio , íc
D el C a r d é m a i X im en ez . L i b . T. $ f
bolvia k fu letura , dando k entender j que
no era al própoííto entretener con inutili­
dades a un hombre , que tenia ocupaciones
ferias , é importantes : Prefencavanle , por to­
das partes , muchas fuplicas , Leíalas luego , y
como la mayor parte eran demandas de Po­
bres , que era neceílario refponder mas con
límofnas , que con palabras , las embiava á
fus Limofneros, con orden de fatisfacer lle­
namente Efta liberalidad atraxó tantos de­
mandantes qüe él'dia , que partió para Alca-
la , eftuvo mucho ‘ tiempo fin poder falir de fu
Palacio j, pour la mucha gente que acudió , y
fue neceílario , para hazer paito , arojarles los
dineros /que avia refuelto diftribuirles.
Pckró tiempo defpues , que eftuvo en T o ­
ledo , publico'diverfo^s Decreto?, y Edi&os
para el C lero , y eiP u eb lo ; ofreció kfu-Iglc-
fía grandes preíentes j y ■proveyó algunos Be­
neficios vacantes., dándolos á Pobres Ecleíiafti-
cos, en quienes avia conocido virtud3 y que no
efpcravan femejantes gracias. En ladífpoíicion
de los Cuvacos cottfijdero , fobre todas las co -
fa s, los- férvidos dé las Igleífas , y aunque
tenia bucnosCÍ«rigcfc en (ir Cafa , efeogia
muchas vezes de' otras parres , quando en­
tendía , que eran inks apropofito , para ocu­
par aquel puefto. Obfervó inviolablemente no
dar jamas Beneficios, á quien los pedia por fi,
ó por o e i'o s , no pudiendo futrir prcccnfiones
por via do favor , diziendo : Que ordinaria­
mente cftas perfonas , ni tenían capacidad, ni
mérito > o que , ato menos 4 les fa h ava U ver*
gncnza , y humildad,
r 5
^5 H i s t o r i a
Viíicó la Qichedral, y viendo, que el C ora
?ítava cerrado , y obfcqro, por la paced de
una Capilla , que fus Predecesores no avian
querido jamás tocar > por averfe encerrado
allí los antiguos Reyes , y Principes de la
Cafa Real de Efpaña, hizo venir Arquite&os,
y les ordenó demoler U Oapilla , y tranfpor-
tar los Sepulcros a los dos l^dos de el Alear
mayor de la, Iglefia ; y a U cqntradicion, que
pudo hazer el Cabildo x y opoíiciones» que
nombre de los Reyes hiziecon los Capel­
lanes, que tenían allí fundaciones, ocurrió,
fin que confi^uieflen mas , c^ue el dezirle s ,
que dfper4Y9. a la R.eyH^ deH,cro de lleves dias,
y pídiri^L fucQnfencÍrrúen,to> Dió a las Parro­
quias , y i Iqs Mon^fterios de la Ciudad rodo
lo que era neceííaiio para el Culto Pivip,o3
<:on decoro , y magnificencia.
El tiempo de el S.ynodo fe acercav^ -t fuefíe
? AlcalVjt 4 donde los Q w igos de fu Diocefis.
Venían de' todas portes , patarecebfc fus or­
denes , c inítruccioixes habló, i. cada uno ch
particular > con caridad paternal y y quando.
tftuvíeron juncos , les hizo una placica , y
exorcacion , <^ue les infundió gran refpeto ,
para fu vocación , y gran defeo 4 ® juftificar-
fe , «abajando en la falud de las. Almas. Hizo
en efte S.ynodo , y en el que deípues tuvo.
Talabera varias Cpnftitucióoes útiles, que
deípues muchos fabios Prelados han hecha
obfervar t no folamente en Eípaña, fino tam­
bién en codos los Reynos de la Chriftiandad,
y el Sanco Concilio Tridencino las ha cftable-
cido gcneralmencc para toda U Igleíia,
D el C a r d e n a j , X im en ez . L ib .I. $7
Ordenó, que todos los D om ingos, y las
Fieftas , los Curas en la Igleíia mayor , fami­
lia r, y folldamence * explicaren el Evangelio
al Pueblo, y que por U tarde » defpues de
Completas, juntaííen a los Parroquianos , y
principalmente á Los N iñ o s, y les enfeñaíTen,
con gran cuydado > todos Los puntos de la
Poftrina ChriíHana> por inftrucciones, y C a-
tecifmos , fegon fu capacidad , y aplicación,
lo que mejor Les parcctcíle j que fue grandi Al­
ma utilidad!
Por aver en la Dktceíis pocos Confesores
aprobados > permitió á- todos los Clérigos el
confeífarfe , y poderle abfolver , una a otros,
de los cafas, que le eftavan refervados, reze-
lando y que , no hallando comodidad de Con-
fe flo r , íe prLvaííén de dezir Mílfa } ó la di-
pillen fui fas difpoíicioncs necetarias * refta-
blcció el ufo; antiguo de tener elA gu a ben­
dita a la entrada de las Iglefías , que eftava
ya olbidado , y fue de gran confuclo para el
Pueblo.
Don Alfonfo Carrillo, uno de fus Prede-t
ceíTores, no pudiendo fufrir ciertas urbani­
dades importunas , que fe hazían entre las
Perfonas de calidad .» quando les davan la paz
en las Mi (Tas de Parroquia , ordenó, qnc al
primer cumplimiento dexaííe el Diácono U
Ceremonia, y fe bolviefTe al Altar > Don Fran-
cifeo Ximenez no quifo de niguna manera*
que por La indífcrecion de uno fe privaíTe
a Los otros de la p az, que el Prefte les em­
biava y y ordenó, que fe paífaíTe fin darla k
aquellos j que hazian eftos cumplimientos»
$8 H istoria
c indecentes Ceremonias, y dieíTc la paz X
los ortos.
’j l b , Como era tan labio en Derecho , regló el
fjcm. ordeo , y prociditnientos en fus Oficialatos,
lib .i. y en los Tribunales feculares de fu Dioceíis,
Rebles para evitar las largas formalidades , que la
avaricia de los Abogados, y la tenacidad de
los litigantes avian introducido en la Juíticia,
y mandó k todos los Iuezes de el diftrito de
íu juriíHiccion pjr i las Partes, y juzgarlas
con celeridad, fin eferituras , ni gados, íi
las Caufas eran de poca coníequencia : En
los grandes negocios oüdenó s que deípues
de aver declarado el hecho por teftimonios,
c informaciones neccílárias > fe 1c dexafle á
cada utvS libertad de producir fus razones poc
«feritoyy de refponderk ellas , cada pacte una
vez folamente , y cumplidos los veinte dias, á
lo mas tarde , fe dille fcntencia difinitiva.
Hizo un .Decreto particular para los Pro-
¿eflos contra los EcleuaftícosL, mandando, que
fi las acufadones eran ligeras, fucilen abfuel-
tos > ó condenados , por los Oficiales, fin
ruido , y fin procedimiento , y que fcudo las
falcas graves , fueíTen juagados con juíticia,
pero con gran circunfpeccion , encomendan­
do cxprffiíumamente k los Iuezes , que tu­
vieren grande atención al honor , y reputa­
ción de los Clérigos , y les mirafTen con ojos
Uc piedad , y entrañas de caridad, porque ion
los ungidos de Dios.
Eftablcció , fobre todo , dos cofas muy úti­
les , y necesarias , que no fe avian aun pradtin
úado y la primera} que huviera en todas la$
D el C a r d e n a l Xim enez; L ib . I. S9
Parroquias de fu Ar^obiípado un fagiífro', cu
que fe cfcriviefíén los nombres de codos los
que fe bautizavan, el de fus Padres , y Pa­
drinos , y los Teftigos» que avian aíüítido al
Bautifmo , con el ano , mes > y dia de efta Ce­
remonia : . con.efta qrdeuanza, detuvo el cor­
riente de los Divorcios, que fe hazian fin
caftigo , con pretexto de R eligión , y cogna­
ción eípiritual y y fe ha vifta defpucs, quán
utiL ha fido efta .providencia » en la promo­
ción de los Ordenes Sagrados., y en las Pro-
viíiones de los Beneficios , en la Tutelas , en
la declaración de las herencias , y en muchos
otros negocios : £1 fegundo Edidio , fue > que
los Cur^s hiziefíen una defcripcion de todos
los Parroquianos > para que fe reconodellc en
tiempo d e P a íq u a •* 1qs que avian Confeiládo,
y Comulgado , iegUri el |>rtc^> $o ^ Iá tgleija^
y que dentro de quarenta. días Hev^flen efte,
padrón al Arcobifpo , ó á. fus Vicario 1 Gene ­
rales de Toledo , y Alcalá , á fin de q\iz fe ,nv>
lalFen los que avian falcado,
Deípues que fe acabo el Syqodo, fe aplicó.,
a hazerdifeños dé las platicas de algunos edi­
ficios públicos , .que eftava fobiemaijetra in­
clinado ; porque llevava animo de Fundar M o-
nafterios de Rellgiofos , y Religiofas, de h.izcr
Cafas , para recoger Pobres Huérfanas, y ca­
farlas , y Colegios , para la inftruccion de la
Juventud^ fobre todo la Univerfidad de Alca­
lá , que tenia grap. defco.de fundarla , y ampli­
ficarla durante el curfo.de toda fu vida.
Mientras eftava ocupado en fu Dioccíls > la
reforma de los R,eligíoíps, en que avia tra--
$a H i s t o r i a
bajado , y defeava mucho terminar, caufava
jrandes alborotos cu el Reyno : los Clauftra-
f es de San Francifco reíiftian a rodas las p ro
Jf Ib.
Gorti. Í iucílas, que fe les hazian : la mayor parte de
os Señores íéguian fu partido por una piedad
lié. I- natural, que Tes tenían s viendo > que los
reducian i una vida mas auítera : efta correc­
ción les parecía oprefion, y violencia : te-,
pian algunos en eftas Iglefiaslos Sepulcros
de fus M ayores, Capillas magnificas, y Miñas
fundadas perpetuas, y creían, que los R cli-
giofos 4c la Obfervancia 3 no podían , por fu
Inftiruto j poíTeer renta alguna, ni admitir
ellas memorias de M iííks, que tps otros te­
nían fundadas : corría un rumor , que eftas
rencas fe querían aplicar á Monafteríos, y C o ­
legios , y íe perdería la memoria de fus Fun­
daciones, y quedaría la obligación de pagarlas
en fus Cafas.
El Ar$ob¡fpo i pov fu autoridad, venció to­
das eftas 4Ü6ca\tadc¿ en Efpaña; pero hallava
grandes obftaculos en la Corre R om ana, don­
de efte negocio íc avia de decidir : El Gene­
ral , que era Clauftral, reprefento muchas vezes
al Papa, que fe deftruia fu Orden con pre-
texro de reforma ; que fe abría la puerca a di-
fenftones efcandalolas entro los Ftayles, co­
diciando unos los bienes de otros ; que per
eftablecer la regularidad, fe arruinava la ca­
ridad , y la fubordinacion : que en fin él te­
nia reformadores cu Efpaña, 'que fu Autori­
dad de la Santa Sede , y fin Comifíion parti­
cular difponian del Orden & fu di&amen : que
por fi no & r?huíkva el rcftabkcer la diíci-
D e l C a r d i n a l X im e n e z. L i b . I. 91
plina , y dirigir & los Religiofos a la perfec­
ción de fu Eltado ; que lolo pedia fe le pcr-
mirieflen Comiílarios, que fe unicíTcn a los
que avían nombrado en La Corte de Eípaña,
a fin que íi en fus propios negocios íe tra­
tarte contra fu voluntad > y fin fu confejo , por
lo menos no fe trataife íin fu nocida.
EL Papa aprobé eftas razones, y cometió
efte negocio al Arcobifpo de Carania, fu Ntin-
cio , pata con tas Reyes. Catolicos , y le per­
mitió al Genera), emhiar Comiflarios, en la
apariencia, pon trabajar en eftos negocios con
los que avia nombrados en Efpaña ; y en
la realidad por embarazar eftas empreíTas, ¿
intentos : Pero no hizo cafo , y fe profignió
U reforma fin tomar fus confejos, y fui aten­
der a fus diter&m cs : El General fe fue a que-
xar al Papa, q n e fe irrité por eftremo , y en
confequcncia hizo un Decreto en una C on ­
gregación de todos los Cardenales , por la
qual ordenó, que no fubfiftiefícn eftas cor­
recciones , y reforma Monaftica» hafta que la
verdad fe dedarafíe mas , y que la Santa Sede
pudieíTe dar providencia ; Su Santidad eferivió
á los Reyes Catelticó», que no apadrinaran a
eftas gentes j pues por un ze lo , que no parecía
fer ta l, ponían endívíHon toda la Orden de
San Francifco.
Embiófe el Breve al Arcobifpo , que'juzgo
b ien , que efte orden de fobrefeher en el ne­
gocio era un medio , de que íe fervían, para
que no fe conííguieílé ; pero como era vivo
narurahnente , y las dificultades le animavan,
y eftava bien lexos de defrruyar, fue k bafear
H i s t o r i a
U R eyn a, y viéndola mas detenida con cíloi
pbíta culos , que nacían por codas partes , le fu-
plico , fe acordara de fu conllancia , y de no
abandonar un defignio tan loable , y que pe­
dia tanto mas de ardimiento* y perfcverancia,
quanto cenia de moleftia , y trabajo en pro­
curar fu execucion : L a Reyna le afí’e guro,,
que emplearía ^odos íus Oficios con fu San­
tidad, adviertiendo , quefe encargare, el Ar-,
«¿obifpo de eíle negocio s baña tu termina­
ción : lo qual acetó voluntariamente : Enton­
ces fe aplico con mas fuerza á, quitar las difi­
cultades , que fe oponían en el.rcílablecimien-
to de la dífciplina a y lo.hizo^tambien con fu
cuydado, fortaleza ? cinduftrifi, que el Papa,
por un nuevo Decreto , confmtió el que fe
pjrofiguielTe la reform a, y á el mifmo le hizo
Comilfario Apoftolico con el Ar^pljifpo de C a-
tania ; y afli , a pefar de codas las opoíicioncs¿
llegó al fin. de íu empreíla.; Quedaron pocos
Monaílerías^donde^Ja Qfefetyancií. no lc, refta-
blecieíle, con gran contento de el Ar^obifpo,
y edificación de los Pueblos , que fe hizieron
ipuy devotos con los grandes exemplos de pe­
nitencia , y piedad % quprecibieron de eíte.
íánto Orden. Eflje negocio , que fe terminó
aíli 3, dió lugar para otros grandes , Jm ie^dofe
rraer un Regiftro de todas las Parroquias,
liiftitutos d é la s Iglefias , coftumbres de los
Parroquianos, pobreza d^ los Lugares , y abu-
fps , que avian crecido en fu Piocelis , y en
poco tiempo pufo orden en todo. Solo la di-,
ficult^d, que relia va por vencer , era, la re-
/ütencU efe algunos Eclefiaíticos , que con
Dfi. C a r m k a l XlMEMlZ. LlB.T, pj

Í krctétfros de privilegios,. que la Santa Sede


es avia c o n c e d id o 6 por los Cargos , y Ofi­
cios , que tenían en el Palacio Apoítolico,
llcvavan luego fus Caufas , por apelación s á
la Corte de Roma : juzgo» que eftas immu-
nidades eran origen de rebeldías , y obfbcu-
los á la exa&a difciplina a que quería reftituir
en el Ar^obifpado i emprendió fu revocación,
y el Papa, por favorecer fus buenos deíi-
gn io s, revoco codas; las eíTcmpciones preten­
didas , y le cfgávty un Breye, por el qttal,
defpues de averié ¿dado ceftimonio de lacó n -
Üanza , en fu equidad , en fu R eligión ,.y en
fu prudencia 3 le dio toda U Autoridad de la
Sarna S e d e , para corregir los deíordenes in­
troducidos en. el diftrito de fu Dioceíis , y
para proceder*- por:jos caminos de Derecho#
contra todas las, P,crf0nás,qUe:pGr;qualquien
caufa, que fuelle , fe qaiüeílen• apartarr de
íü jurifdiccion : Luego que recibió el Breve,
y que junto el poder de «1 Papa , con el favor
de la R eyn a, contuvo a fus Diocefanos ea
ral orden que parecían otros hombres j yá no
oso el vicio defpnncar, ($ vió tefuefcar la ati-i
tigiia Jeveridad en; I9S coftumbresdebaxo -4c
un Prelado , q q ed ava can grsuides exemplos.
Tan aplicado eftava al reglamiento de fn
D iocetis, que no íc acordava de la Corte ,
fino con ncccílídad , ó urilidad. evidente ; y
aíli quando parciá £ ver a los. Reyes » todo
el Mundo fe perfuadja, que llevava algún ne­
gocio importante al bien publico» Como fu
virtud dominante era el zelo de la Jufticia*
no podía fufrir que los Grande; oprimullea
54 H istoria
á los Vaílallos : quando algún mifcrable fé
1c quexava , Le efcuchava fus razones, y le
dav a íatisfacion pronra , íi el negocio pendía
de e l , y (¡no llcvava fu quexa i los Reyes ,
contra los püderofos Señores de Efpaña, fin
ponerfe en cuydado de lo que le fucedería. Si
veia en los Cargos de la Corte , en la admi-
niftracíon de la Jufticia , y en la exacción de
las rentas Reales , que avia algún deforden *
fe lo advenía a la Reyna * para que lo reme*
díaííet Entre cantas feñas , que dió de fu equi­
dad , y magnauimidad , feri bien concar
u n a , que grangeó de los Pueblos mil ben­
diciones , y fue un teíHmoniodc íu caridad,
y Jufticia»
A via un impiiefto ért él keyho de Caftilla,
Att.
Cem.
y de León , que fe pedia con exacción muy
lií, t. rígurofa : Era la dezima parce de todas las coc­
ías > que fe vendían , y permutavan , y avia-
fe impüefto fcft la eftrema necffidad de el R ey-
no , y en lo ftierte de la güttta.de los Mo-^
ros ; concedícife por cierto tiempo i pero por
autoridad de los Reyes * y confentimiencó
de los Reynos vino á fer perpetuo : Los que
cuydavan de cobrarlo lo nazian iníoporrable»
por fu avaricia, y dureza <, y con pretexto de
que no fe Avian declarado bien las ventas , ni
los precios„ robavan las haciendas , y ator-
mentavan con- Profertos, y violencias á los
Pobres , que eftavan, por otra parte y muy
empeñados : á los que teniah Penuones fobre
efte triburo, i caula de fus férvidos * y i los
Oficiales , que tenían en él fus gages, no fé
les pagava , hafta que palfaílen los términos^
D el C a r d i u a i X im htcz . L ib .I . 9$
y aun cobravan con algún atrafo fus falarios.
Para quitar eftos defordenes , los Reyes Ca­
tólicos hizieron muchas Provífiones ; pero no
fe halló medio de defraudar las leyes , y ellas
mifraas , caufaron ellos inconvenientes tan
defgraciados , como íi las corrigieílcn : O r­
denaron 3 para evitar la ocaúon de ProcefIbs3
y calumnias , que fe pklieflé a los Mercade­
res el precio 3 y valor de fus mercadurías, y
que en qualquier controvertía íe les dexallo
á fu juramento > pero refuekó una infinidad
de perjuros , y n n menofprccio de la verdad ,
y buena fe , que confudia todo el Comercio :
E l Arfobiípo dió fíis quexas a la Reyna , y íc
le encargó k él el remediar efte deíorden : hi­
zo venir i, D on Lopez de Vizcaya a hombre
habiliílimo en las Cuestas , y grande expe­
riencia en la exacción de lacréalas i difeurrio
con el todos los medios 3 para reglar efte im-
puefto, de fuerte, que a los Reyes no fe les
difminuyellen fus derechos j que las Pcnílo-
nes, y los gages fe pagaíTen regularmente ,
y el Pueblo qucdaÜé aliviado : deípues de
aver computado la fuma » que le tocava to­
dos los anos al R e y , hizieron la repartición

Í ¡or todas las Ciudades¿ V illa s, y Lugares,


égun fu grandeza * opulencia > y com ercio,
y juzgaron a propofiro , que cada Ciudad tu-
vicllc fus Recetores , para cobrar eftos dere»
chos , y ponerlos prontamente en el Teforo
de el Reyno : reípeto de las dezimas extra­
ordinarias , que fe imponían fobre las merca­
durías eftrangeras a y fobre las ventas, que
fe hazian cutre Burgefes ? fe dió la íbrma i los
HrsTólitA
vcciilos mifmos > con orden de pagar, en el
tiempo , y fin remefas > ni gages , o pendo­
nes de Oficiales : la Guardas, y Comisarios
fueron defpedidos , y eftc manantial de jura-i
mentos fallos, de vejaciones , y fraudes ce£
so del codo : El Anjobifpo hizo confirmar efte
reglamiento por una declaración de los Reyes
Carolfcos, y deícargado el Pueblo de gaftos¿
¿ incomodidades de efte tributo T ie miró co*
ino Autor de fu quietud , y libertad.
E l Ar^obiípo bolvió con diligencia a T o ­
ledo j a donde fue á verle fu Parentela, á fin
de tratar el cafahuento de Don Juan Ximenez*
fegímdo iletmaño ¿ y aunque no en trava
rnuy voluñtariámerite en tibes cuydados do-
mefticos , encárgofe de efto , porque no en-*
tendieíícn, que abandonava , ó menofpre-
ciava, fu familia : Occurriales un-partido
muy ventajoío, y muy iluftre : D on . Juan
Z&páta, fteiüitita&del Conde-de Barajas avia
máiettcf érf K ^d ^á^'^xk id órian á^n ija: itern
mofa , y dé relevantes prendas, llamada Do*
ña Leonor, debaxo de la Tutela ¿ e Doña
María Luxañ fu Madre : Viendo efta feñora
él crédito , y elevación de el Aicobífpo , en­
tendió» que no podía hazer cafamienta mas
ventajoíb para fu C a ía , eall^andofe con el s
y poníenddfc deb#xo de protección tan podej
ro ía, comó 1¿fuya J hablófe, y fe concluyó
el negocio en llocos dias; pero como cftava
tan lexos de toda fuerte de' fáufto , quiío *
que las bodas íe hizieíícn modeftamente , y
que los nuevos cafados fe fueran á vivir á
ToftlcJaguná: hizoles mucho bien en fus prin­
cipios*
D e l C a r d i n a l Xim enez. Lib,T. 97
cipios, y fe encargó en adelante de la edu­
cación de fas hijos , y goviemo de fu cafa.
Defpues que el Arcobifpo huvo celebrado
fus Synodos, y publicado liis ConftitucioneSi
cífcuvo en Talabera aplicado al Goviemo dé
el Eftado EdeHaitico, y Secular de fu D io-
ceíís : L a Reyna , que partía de Toledo para
venir á las Cortes de Aragón ¿ que fe celc-
bravan en Zaragoza, le previno ¿ que tenia
necedldad de fu confejo eri efta coyuntura
de negocios» y le ordenó la figüiefle; e&tí
Prelado partió, y dexó por fus Vicarios Ge­
nerales a Villalpancto en el Partido de Tole­
do , y á Frías en el de A lcalá, dos hombres
de gran talento , y piedad : Paííci por Siguen-*
za s y fue recebido dcl Clero j y de fus ami­
gos antiguos y- cqn mueftras de regozijo s qué
lgs corielpoiidió con Íntimos* yl tiEcrnos ■afe­
ólos : Muchos O bífpos, y graii humero de
Ecloíiafticos fueron delante de el hada las
fronteras de Aragón. Aunque enrrava en tui
Rcyno eftraño muy zelofo de fus Privilegios,
quilo llevar la Cruz delante, por la calidad
de Primado : Efta era una Cruz de jplata, ve-»
nerable á toda Eípana, no íolo , porque era
iufignia de la Dignidad de la primera Iglefia
de el Reyno , fino, porque avia fidó plan­
tada fobre la Alhambra , Palacio de los R e­
yes Moros , como Eftandarte, y ferial ¿ dri
que los Omitíanos avian conquistado la Ciu­
dad de Granada.
Efta era la coftumbre de los Reyes Cató­
licos : luego , que ellos tomavan alguna Pia­
fa de los Infieles, hazian, que fe dieífen gr&*
«>$ H isto r ia
cías a D io s, como Autor de la Vitoria j enar-*
bolavanfe fucccífivamente tres Eftandartcs
fobre la mas alra Torre de la Ciudad , el pri­
mero era de la Cruz , á vifta de la qual rodo
el Excrcito fe poftrava, y entonces los Pre­
lados , y Sacerdotes , que fe hallaran en ei
campo i canravan los Hymnos, y Oraciones,
de que la Iglefia ufa en eftos dias de triumfo,
y alegría; el fegundo era de San-Tiaga Pa­
trón , y Protedlor de Efpaña , y lu eg o , á
fu-vifta, fe juncavan en batalla las Trodas ,
cmvoeaban á efte Apoftol , y clamavan todos
áuntnifm o tiempo ; San-T*ago , San-Tiago.
E l tercero era el Eftandarte de los Reyes C a ­
tólicos , donde eftavan las A rm as, y divifas de
los R eyn os, luego que la veían los Soldados»
por amor , y reverencia á fus Reyes, gritavan:
Caftilla i CaftiHa , por el Rey J)on Fernando , y la
Reyna Dona ifabel.
Luego , -queel R eynode Granada > deípues
de un largo íitio , paróeri la donjinacion de
los Chriítianos , fe hizo la mifma ceremonia
y porque fuellé mas folemne, el Cardenal de
Mendoza , que avia feguido la Corte en la
Guerra, hizo levantar fobre el lugar mas emi­
nente de la Alhambra la Q u z principal de
T o led o , de donde era Arcobifpo > defpues la
hizo traer delante de íi en rodas las Dioceíis
de Efpaña, alü por la Campaña > como por
Alb. las Ciudades, fin que períona alguna ( fegun
Com. dize Albar Gómez) le hnvieíJe difputado ella
I!b. i- preeminencia : Dexola por Teílamento a fu
de Keb.
Tglefiá , advirciendo a fus Sucelíores, que la
S'Ji-Xi-
rvcnt'fc tavicílcn, y miralien fiemprc; como a Monu-
D e l C a r d e n a l X im enez. Lxb. I. 99
ménto de la mayor. V ito ria, que los Reyes
Carolicos avian alcanzado , y que U lie vallen,
delante d e í i , por todas las partesde el R e y -
no : Efto es , lo que obligó al rAjiJobiipa
vfarlo aífi , aunque por orta parre» todo era
modeftiaj pues eneró en Zaragoca , íín cere­
monia alguna, á donde avia Llegado la Cor­
te , poco tiempo antes : pero el Ar^obifpo de
Zaragoca , D on Alonío de Aragón * Virrey
antes de el Reyno , quiío faludarle con codos
los honores debidos a fu Dignidad,*' y Pcr-
fona.
Juntos los Hitados, fe deliberaron nego^
ciós importantes , dirigidos por Tus confejosj
Avia mas de un ano , que Doña lía b e l, hija
mayor dé los Reyes Catolices, fe avja def-
poíado con cl R e y de ;Portugal , í^ue era he­
redera de A r a g ó n ,.! y.' dc i Ca&tUa^ por la
muerte del Principe D on Juan » fu hermano
único , que no avia dexado hijos: La Reyna
amava tiernamente á efta Princcla, y quería
aITcgnrarla en los derechos de la Succeflion i
obligóla a venir a Caítílla con el R ey fu E f .
pofo , para que los reconocieílert todos los
E fiados de los Reynos : fueron recibidos con
fumo gozo , y magnificencia, y declarados,
dignamente en Toledo , por Legítimos Suc-»
ceflores de la Corona de Caítiila ; pero Los
Pueblos de A ragón , Cataluña, y Valencia,
tuvieron dificultad en recibirlos, pretendien­
do , que en eftos Reynos no podía fuceder
hembra.
Fue mny controvertido ql negocio, dizierv-
do los unos : qae las leyes del Reyno exdlfc
G 1
loo HíSTOKIA.
ian hembras , y que el difunto R ey avia de­
clarado por fu Te ftamentó, que las hijas no
podían íu ceder en la- Cotona , fino encalo,
qac Fcrdínándo j íu h ijo , murielTe fin V a-
rones : que -Cl R ey- era mo^o , y que fe avía
L p I4. eQ,craE s que Dios le daría h ijo , y que
te#;.}, finalmente traía muchos inconvenientes el
reconocer, tan anticipadamente , a un R e y
Eftrangero, y que Navarra eílava defeontenra-
por aver hecho efte gufto al Rey Don Juan»
en confíderacion de la Reyna Doña Blanca :
Otros pretendían al contrario : que las hem­
bras podían fuceder, y citavan el exemplo
de Doña Petronila, hija del R ey Don Ra­
m iro , y elTeítamento del R ey Don Alonfo
fu hijo.
Zuriu - L a R e y n a , arinque tan prudente , y fabia,
c#p.$o. llevada de la gloria, y foberanias fe quexa-
ltl>-?* va d e las largas difpuras, y fe le oyó dezir
un día 1 -Menos tefaru •> a fu tra mas g i m a ,
cwqttifta* tfle Reyñó , qne" juntar los Hftados , y
fuftir eflai conttjiaciones. Pero Don Alonío de
Fonfeca, de fu Confejo , la reípondió con
libertad : Siñora loí Aragmtfes tienenrazón de
mantener fus Privilegies : como fon tan circon/pec-
tos en examinar lo que jaran > fon fieles „ defpues ,
en guardar lo que han jurado > nadie deve admi­
rar/e de que tengan algún reparo en hazff ío que
bajía aorawjarnos han hecho.
El Ar leroró, y difpuío con fus
razones os Eftados á preftar el }u-
ramento, como la Reyna defeava : Efto era
cerca de la fiefta, y dia de el Corpus, que
fe celebrava en aquella Ciudad con magni*
D el C a r d e n a l Xim enez. L ib .I. tQt-
licencia extraordinaria : los dos Reyes lleva-;
ron el Palio , con los Principes Don Ju a n , y
Don Fernando , hijos de Alboacen y , R ey de
Granada, que fe avía convertido pocos años
antes : el Ar^obiípo de Toledo hizo el Oficio,
y llevó el Santiffiiuo Sacramento
Todas La cofas eftavan difpueftas para recO- Zurit',
nocer á la Reyna de Portugal, y al R ey Don f•
Manuel fu Efpofo, antes que al Archiduque e* t ' to*
Don Felipe, y i Doña luna fu Mugec , y lo-
gravan yk la Veneración de Reyes de Callillla i
porque el derecho pertenecía á la hija mayor,
afll, porque era mas a propoíico , para efta-
blecer la autoridad un Principe vezino , y
muy ocupado en los negocios de fus Efta dos,
que la dup. Principe diftante , que por inquie­
tud 9 ó ambicion cra-niuy.cpnciiigence la tur­
bación de las cofas 'i Pero efta rPrinctffáeiw 4c
una complexión rauy delicada , y defdefu pri­
mer parto avia quedado con mucha debilidad:
y fue canto mas llorada, quanro icfplandc-
cian en ella las prendras de fu Madre : lleyava
e\ niifmo nombre, y fu retrato en el fe rabian­
te : En las prevenciones de fu muerte , dezia
muchas Vezcs á la Damas , que la fervian , que
no avia, que hazer cuenta de la grandeza, ni
de la juventud : difpufofe con mucho cuydado
en las cofas de fu conciencia , y rodo fu con-?
fuelo tenia en hablar eon algunos buenos R c -
ligiofos materias de piedad > 3 que fu cfpiritu
eftava muy inclinado.
AL primer avifp de fus dolores llamó al
Arcobifpo de Toledo , y le rogó , la aíliftíelfe
en aquel peligro , en que fe hallava, y h
fo i * H I S T 0*R I A
ayudarte ^ bien morir , fi Dios quííieíTé He—
varíela : El Arcobifpo la exorto á la pacien­
cia , y fortaleció pata qualquier fucelío : y
A lb. como las Damas de Palacio la lifongeavan
Gtm.
lib. í . con vanas cfperancas de mejoría , la dió a en­
fdar iji­ tender , que no avia que penfar , fino en mo­
ña lib. rir ; y la reprefentó, con grande eficacia, la
7- ventaja, que ay de bólver mía alm a, aun in­
* nocente , a Dios , y el peligro , quando ha de
dar cuenta al Iuez Soberano de una larga'ad-
miniítiacion , y del abufo , que ha podido te­
ner de la grandeza j la rcijgnacion , que deve
un animo Ghriftiano a lósordenes -de la Di­
vina providencia j la dulíura dé los bienes
CeleíUaleá, «jué gozan los Bienaventurados,
que efta Princefa, deíprendida de el Mundo,
no -defeava mas , que morir. Efta tefoluciort
de una Reyna'joven a bella , y deítinada para
la porteilion de cancos Reynos , enternecía á
fótéS íós áffiftentes dixo machas cofas, que
edifiéavatt}‘ y defpues de aver fads fecho devo-
tartifcrtte % to d o , lo que manda la Religión,
parló ün hijo , y murió alm ifm o tiempo : E n
efta eftrémidad de cofas rogó al Arcobifpo de
Toledo 3 que cuydaílé de fu Padre , y de íu
Madre > que eftarian , fin duda, muy defeon-
tonfolados ert un accidenCe tan inopinado , y
que les dixeíTe; que n& tendría otro íénrimien-
to i al morir , que penfar en el dolor que les
caufaria fu rríuerte.
El Arcobifpo fu e .lu e g o iiP a la c io v y halfó
& Óon Neniando, y a Doña Ifabel, poHeidos,
de-grande defconíuelo ; tan afligido eftava
4tuc apenas leí pudor dezir 3 que la Princefa
D el C a r d e n a l Ximenez. L ib . I. io j
avia cfpirado ; pero tomando un poco de
aliento, con eloqiiente efpiritu les hizo un
difciirfo muy grave fobre la fragilidad , e in-
conítancia de las cofas humanas, y la re-
íignadon , que devian tener a la voluntad de
Dios : añadió , que la Princefa era dichofa en
aver trocado ella vida mortal por la eterna-
y que la mayor proíperidad, que podia de,
fear a fus Mageftades , era morir tan chriftia-
namente como ella : Que la perdida, era gran­
de para el Reyno pero que todo pendía de
las manos de la Providencia : que el Naci­
miento de el Infante avía de confolar el fal­
lecimiento de la Madre * y que en fin , como
no íé admirava de verlos rrafpaííádos de ter­
nura tan oarural, elperava , que fu prudencia,
y piedad levantaría fu animo al Cíelo de eftas
añiciones, y mftezas comunes : Lps Princi­
pes dieron gracias á efte Prelado , y atendie­
ron al cuydado del pequeño Infante , que avia
de fer fu fucellor : Hizieronle bautizar folem- Alb*
neníente , y le dieron el nombre de Miguel j Gom’
efto fue por confejo de el Ar^obifpo , que
dos mefes defpues le hizo' llevar en una L i- eap.ie.
rera cubierta de oro s entre las bracos de fus
Amas , por todas las Calles de la Ciudad , para
diíipar , con efta agradable vifta, la trifteza,
que la muerte de la Reyna avia caulado en
todo el Pueblo. Hile Principe, que avia he­
redado las enfermedades de la Madre , vino
i. m orir, dos años defpues, en Granada j por
cuya muerte toco la Suceílion a la Princefa
Doña luana, que eftava cafada con el Archi­
duque Don Felipe, hijo del Emperador Maxi­
miliano. G 4
ie>4 H i s t o r i a
Defpues de efte funefto accidente, fe fe-
pararon los Reynos : los Reyes Catolicos bol-
vieron a Cartilla : El Ar^obiípo les íignió harta.
Ocaña , donde Don Gonzalo de Cordova, lla­
mado el Gran Capitán > quifo recibir fu ben­
dición , antes de partir fegunda vez a Italia.
Retirófe deípues á Alcalá ¿ con refolucion de
110 ir á la C o rte, fino por negocios muy im­
portantes. Era efte el quinto ano de fu Pre­
lacia ; y gozando en fu Dioceíis toda la quie­
tad , que avia defeado , comencó la fabrica
de el Colegio mayor de Alcalá ( avia primero
delineado la Planta , cuya traza fue de muy
celebre Arquitecto ] en un lugar s que por lá
hermofura de la íítuacion , pureza del ay re,
y vecindad de la Ribera de Henares , era agra­
dable 5 y commodo para las perfonas de letras:
deípues de aver hecho abrir los fundamen­
tos j los bcndixo íolemnemente , poniendo la
primera piedra > y deftjná grandes fumas para
Í a perfección -3 y duración; de efta Obra.
Hallandofe ocupad© en el eftabledmiemo
de efta Universidad , los Reyes le ordena­
ron ; que fueílé á verles á Granada v avia poco
tiempo y que la avian libertado de los Moros,
y mirandola, como fruto de fus trabajos, juz­
garon fer neceflário hazer alli algún aíliento»
para contener los Pueblos nuevamente con-
qu iliados j y también para trabajar en fu con-
veríion. N o parecerá aqui fuera de propoíiro
el referir , en breve , el origen, progreíbs, y fa)
del Imperio de eftos Infieles en Eípana,
Los Moros entraron en Efpaña cerca de
d ano de 7 1 } . deípues de el Nacimiento de
|Del C a r d e n a l Ximenez, Lib. I. 10 5
Chrrfto : re y nava entonces Don R o d rigo , Gxri-
defpues de aver arrojado i los hijos de V v i- *>*2
tiz a , legitiraos Suceflores de el Reyno > y
aunque no le falraVa eípiriru, ni ardimiento j m,ir¡a^
pero vivía en exceíTos de ocioíídad 3 todo enjr n* Ul>.
bclefado en fus placeres : Muchos Señores, a. 6- caP-
quien fe avia hecho odiofo, por fu injufta V '
ufurpacion, ó pot fus dííoluciones, fe coli­
garon fccretamente contra el :• El Conde Don
Iulian j que avia íldo embia4o a Africa para
negocios importantes >. avípndo entendido la
violencia, que avia hecho .k fu hija y_ fe puíb k
la vanda de los malcontentos ; perfuadió a los
Moros > que paíTaíTen juntos el Mar , y facrifi-
có fu Patria á fu venganza.
Muza , que mandaya en Africa debaxo del
Califa V lid y «íc^chócpjiguito las propo fieio­
n es, y prom eías^.que; lehizo<eJ. Conde., y
formó luego deíignio de hazer conquiítas en
Europa : N o osó luego empeñar gran cuerpo
de Tropas íobie la palabra de un hombre de
Nación , y Religión diferente de la fuya j pe­
ro aviendo fabidq poco deípues 3 que la con­
juración crecía de diaendia ; que la mayor
parte de los Señores fe avian declarado, y
que el Conde Iulian, cuyas tierras s y govier-
nos no eftavan lexas de el Eftrecho , fe avia
hecho dueño de los Puertos, en donde po­
dían abordar los focorros de Africa ; hizo
embarcar dozc mil hombres , baxo el mando
de T arif , Capitan de mucho valor , y de Píí**
grandes experiencias : como eftas Tropas eran Aí.a/!'lrr
de .Soldados levantados en la Mauritania, to- ^ *
dos los Pueblos de la fc&a de J^ahoma, que yÍ-
joó H i s t o r i a
nicron defpues h Efpaña , de qualquiera Pro­
vincia , que fueíTen , les llamaron Moros indi­
ferentemente.
Los malcomemos recibieron k T a rif con
grandes demonítraciones de alegría, unieron
aquellas Tropas con las fuyas , y robaron , y
faquearon las lilas, y Campañas a lo largo de
laCofta ; Informado el Rey de "eftos movi­
m ientos, em bióal Principe Don Sancho con
un Exercico, para combatir á eftos Rebeldes,
y Barbaros , anees, que fe pudieflen fortificar
en las Placas , ó recibir nuevos focorros; pero
como efta Armada fe componía de milicias,
que fe recogieron repentinamente , y de T ro ­
pas viejas , mal fultcntadas , que por largo
ocio deíconocian el exercicio de las Armas,
fue dificultofo el ponerlas en orden, y dis­
ciplina. en poco ciempo. Retirófe Don San­
cho , íin hazer cofa de provecho : codos fus
partidos fueron maltratados j y aviendo db-
rerminado.d*r una Batalla , -le perdió: fu Exer-
cito fue deftruido , y deshecho en la fu g a , y
el miüno acabó con poco honor por la de-
fenfa de fu Patria : Los M o ros, fobervios con
efta vitoria , lo deftruyeron todo fin reíiften-
c ía , tomaron la Ciudad de Sevilla , y otras
muchas Placas al contorno , donde afícntaron
fus quarteles muy a. fu fatisfaccion , y veinte
mil Africanos vinieron á juntárteles de re-
frefeo.
El R e y , movido de efta afrenta , qne aca-
-bava de padecer, bolvió á animarfe, recogió
fus Capitanes viejos , y las Reliquias de Tos
anrigQs Godos, que fe avian feñalado en las
D el C a r d e n a l Ximenez* Lib. I. 10 7
ultimas Guerras j hizo publicar por roda Ef­
paña , que codos los que tenían edad para lle­
var arm as , fe aliftaífen para defender el R ey-
no , y la Religión de fus Padres : Forinoft:
un Exerdto de cien mil hombres , de los t g t ¿¡¿!
quales machos no llevavan armas, otros def- í.
caderón con las fatigas de la Guerra , defde
que fe aliñaron : El R ey animo i efta multi­
tud, y marchó a lá Andalucía: tuvo avifo , que
los enemigos eífcaVán atrincherados cerca de
Xerez , y Gnconijtlerajrlospeligros, fe fu e á
acampar a aquella parte en una llanura, que
cortava el R io Guadalete.
Los dos Exercitos eíluvieron algunos días
frente á frente , íín venit á las manos, y
defpues de muchas horas de ataque, 6 defenía
porfiada , comencaron los EÍ£>añoles a aflo-
xar ; fus Tropas rocron'déáhtehaS j lo sO fi-
cíales no pudieron detenerlas , ni recogerlas ;
rodo lo que refiftió fue deftrozado , lo reliante
fe efparcio por la Campaña , y fe entró en las
Placas vecinas : El R ey combacio hafta el fin
con valor extraordinario ; pero viendo el fu-
cedo deíeíperado , y temiendo caer en las ma­
nos de los enemigos , fe falvó, íín que fe aya
fabido a donde vino & parar. La eftirpe de los
Reyes Godos íe extinguió con el , y efte R ey-
no , que avian polleido por tres figtos, fue con-
quiftado en menos de tres años, mas por la
perfidia de los Chriftianos ¿ que por las armas
de los Infieles.
De los defpojos de éíle infeliz Eyercito fe* .
formaron diverfos Partidos, que por ardimien­
to j ó por defcfperacion qúerian oponecfe i
io í H i s t o r i a
jos vencedores ; pero fueron del todo deftio-
zados. Los M o ro s , deípues de aver faqueado
el campo , fe dividieron en Tropas , y fe hi-
zicron dueños de las principales Ciudades de
Eípaña ; aunque dexaron i todos la Libertad
de Religión > la mayor parte de Los Cliriítia-
n o s, con los pocos bienes que podían , fe
fueron por u na, y otra parte á bufear los re*
J itrio- tiros. Urbano Ar^obífpo de Toledo , y otros
** Prelados fe refugiaron en las Afturias, Ue-
Í J ' v*~ van do fe los Lib ros, y Váíos Sagrados de las
Igleíias „ las Reliquias de los Santos , y los
Efcritos de San IfidorOj y San Ildefonfo , a
ios anales teman' grande veneración ; íiguío
«1 Clero con la Nobleza j y cAa mulcitud
errante, fegun el temor , y La necefíidad, que
les pódela , fe encaminaron á Aragón , y a
Vizcaya , y en una parce de Galicia fe labró un
aílilo , y Preíidio muy municionado , y fuerte,
por la dificultad.4? Iqs-carnudos % y cílerilidad
de las Provincias, f *---w
Los Moros , enriquizidos con los deípojos
de Efpaña , gozavan pacificamente el fruto de
fus virorias, Dozc mil de los que Muza avia
traído,fueron diílribuidos en lasjGuarnicíones;
Los otros Pueblos de Africa vinieron a bus­
car parte del desojo , y pillage , y codos
los dias llegavan nuevos enxambres de Barba­
ros , a quienes fe davan las Cafas , y cierras
de los fugitivos, fin quedarles efperaliza de
que eftc Reyno pudiera recobrarfe de fu caída,
y perdida.
En efte tiempo, los Eípañoles eligieron por
R ey 4 uno de los Principales Señores, nom*
D e l C a r d i n a l Xim enez. L ib . I. 10 ^
bradó Pelayo , que recogió aquellas reliquias
efpaicidas del Reyno en un pequeño E jercí-
to , en que refucitó la gloria de la Nación :
La mayor parce de la N o b leza, h quien el
enemigo no avia dexado mas , que el ho­
nor , y el defeo de la venganza, íe le juntó 9
con eftas fuerzas íe eítendió á la llanura, y
comentó fu Reynado con acciones can valc-
ío fas, que admiraron á los Moros : Ganóles
algunas Placas , y los derrocó en Campana:
dio forma k La C o rte , al Eftado , y al G o -
vierno í y fas SuceíTores por R eligión , y
por neceflidad hizieron la Guerra á los Infic-*
le s , con tanca mayor ventaja , quanto fue­
ron y ó de mas valor , ó mas poderofos -t y
aprovechandofe , unas vezes de fus divilíones,
y otras de íti negligencia » ó flaqueza * los
echaron de Ciudad en Ciudad* >haifta las eftrc-
xnidades de Efpaña. De eílo procedió , que ios
M oros, hallandofe , mas reunidos , y capazes
de defcmbarcos de A frica, eftablecieron, de-
baxo de Reyes Soberanos independientes ,una
Dominación reglada, Efte Reyno eftava íitua-
do entre M urcia, y Andalucía, compuefto de
catorze Ciudades , donde Granada era la Ca­
pital , y al rededor de cien Burgos, ó Villages, AtmrU-
debaxo de un Cielo templado en Pais agrada-” *
b le , y feccil, bañado de muchos R io s , que JJ' ^
baxan de las Montañas vecinas > produciendo
toda efpecie de arboles , y frutos > qne man­
tienen aquel territorio en una frefeura , y ver­
dor caíi perpetuo.
Como el enemigo no eftava en el coraron
dcl Pais¿ inquietay a mengs á los Efpaáoles j
lio H istória
por otra 'parte los Reyes de Efpaña- vín i:-
ron á fer tan poderofos , que tenían otr s
Guerras deque cuydar ; por lo qual fe ib i
entibiando ei zelo de los Chriftianos, é h¡-
zieron con los Moros larga tregua, que el
defeo del repofo.fe les hizo acetar, y fu fe­
rocidad natural la hizo romper á fu tiempo :
toda la Efpaña fufpirava la conquifta de efte
Reyno ; pero faltavan a los Reyes fuercas , y
hazienda : El Reyno fe hallava dividido en
muchos Principados ; la Nobleza eftava de-
funida, y penfava mas en vengar fus injurias
particulares, que en acabar con el enemigo
común : L a P roviden ciad eD ios avia reíer-
vado efta gloria á Don Femando y y Dona
liabeL Entendiendo, que fobre la fe de la
tregua tenían fus Eftados aflegurados de las
’jinton fr °nteras de los Infieles ; fupieron, que el
Hebrif. R ey Alboaccn avia aíTaltado de noche la Villa
Decid, de Zahata,» y pallado.4 cuchillo k todos los
i.lib.x. que fe defendían, llevando k los demás C a á .
caP’ u tívos «t Granada : Deípacharon luego Correos
á todos los Governadores de las fronteras,
para que , cftajido advertidos de efte atenta­
do , velaíen (obre fu defenfa, y fe qnexaron
fentidamence de efta infracción ; Alboaccn fe
efeusó con -ana pretendida coftumbrc, que per*
m id a, dorante La tregua, cotnarfe Placas unos
de otros > <oon la condicíon de no poner fitio
en form a, y que no fe hizielle , fino aíláltar;
el año iiguieme emprendió hazer ¡ aunque
inútilmente lo mifmo.
Los Efpañoles, irritados , juntaron fus
Tropas en Sevilla, y con el avifo, que tu-*
D el C a r d e n a l Xim enez. L ib . I. n i
vieron de que avia pocos Saldados en Alhama,
y que no fe ctiydava de fu guarnición , Don
Rodrigo Ponce de León , Marques de Cádiz,
la tomó par aífálco e hizo pedazos á roda fu
Guarnición j llevófe un gran numero de Pri-
íioneros , y reparó con venrajas la perdida*
que Efpaña avia padecido , y ia afrenta , que
antes recibió. Aviendo querido los Moros bol-
ver á recobrar ‘la Ciudad , Don Alonío de
Aguilar , el Marques de ViHeiia, el Gran Maef-
tre de Calatrava, y Don Luys Portocarrero,
feñor de Palm a, íe pulieron en Campaña con
las Tropas , y M ilicias, que pudieron juntar:
Don Fernando,, que eftava en Medina dcl
Cam po., advertido de eftos movimientos ,
cfcrivió Vlos Señores , que no emprendieren
toía alguna la tierra de los M oros, harta
que el embiaíle iosfocorros , qtíe recogia de
otras parces ; pero los Chriftianos fe adlavan
ya (tan ventajofos, que avian hecho levantar
el fitio fin combate.
Eftas hoftilidades declaradas dieron á co­
nocer los deíignios del Rey Alboacen 5 como
cambien la reípuefta , que dió ¿ los que pe­
dían el cributo ordinario de paste de Don
Fernando , y Doña lfabel : Los Reyes de Gra-
nada ( les dixieron ) acófiambran pagar a los
Reyes de CajiUla alguna pieza de Oro en bomena-
ge |; pero ya no fe forja efta moneda entre nafotros,
tomadla en metal , tjue «jji to pagaremos en ade­
lante » mojirandoles ia pauta de una U n za , epie
tenia en la mano,
■ Aviendo llegado Don Fernando a Corcksva
la Reyna t deliberó en fu Confejo fe r
lii H is t o r ia
ncccíTirio romper abiertamente con eílos Baf*
Ñehrtf, baros : Muchos eran de parecer , que fe diíli-
iib. i. mii!alie , y dieííe por perdida á Alhama j pero
U R c y na fe opuío , y concluyo , que fe co-
mcn9a^ la Guerra, en que la honra de Efpaña,
na lit. y la Religión eftavan igualmente interaífa-
dos ; juntóle un grande Exercito : mandóle
*• en Perfóna : llenólo todo de terror , y def-
truyó hafta las Puertas de. Granada : Todas
las Ciudades, a cmúladori, ofrecieron a fus
Reyes fegun fus fuerzas > foco iros de hom­
bres , y dinero : El Papa Sixto IV . permitió
facar de las Iglefias cien mil ducados } con­
cedió los.Privilegios de Ja. Cruzada k los que
fervian i fus expeiifas 4 y contribuían con tus
bienes k los gallos de una Guerra tan Santa;
Los Mercaderes les predaron grueítas fumas ;
terminaron la diferencias , que teñían con los
Reyes de Portugal, y Navarra j y aíH mif-
mo acomodaron las diferencias de algunos Se­
ñores , Vafíallos íuyos j y los xeduxergn ,de
los caminos de hecho k la formas de were-
c h o , y juíticia.
. Las dlviíiones, y Guerras Civiles , que fe
excitaron entonces en Granada, dieron efpe-
ranea a Don F e rn a n d o p a ca el buen éxito
de fus deíignios. EL Pueblo íe amotinó; echo
al R eí Alboacen, acuíandole de aver gover-
nado tiránicamente , y de averie empeñado in-
confideradamenjpe inuna Guerra, que no po­
día mantener 5 pulieron en fu lugar a Maho-
met Boabdil, llamado vulgarmente, el Chi­
co ; fue elevado por dos facciones , que en-
-Haqucricron el Reyno , y ocajionaron fu per*
D el C a r d e n a l X im en iz. L ib . T. 1 1 3
dida. Boabdil, inchado con fu nueva eleva­
ción y quifo acrqdítarfe con el Pueblo por una
expedición magnanima V y glorioía : Salió de
Granada con todas fus Tropas , para tomar k
Luzena. Don Diego Fernandez de Cordova,
( que era Governador ) entró aceleradamente
víveres , y municiones , y reforcó la Guarni­
ción : El Conde de Cabra, fu T io , acudió á X c M *
fu focorro, y fue á reconocer el Campo de ^ ^ e~
los M o ros, y aunque no llevava mas , que
diez mil hombres de k pie , y feifeientos Ca^
vallos } les cargó tan vigorofa, y oportuna- Pe/i.
m ente, que los derrotó , y pufo en fuga ; y
faliendo la Guarnición de Luzena al encuen- ^¿‘
tro , los deshizíeron enteramente ; huvo mas
de itúl Infieles muertos , y priiioneros.
EL R ey Boábdíl¿ Huyendocon dcfcrdcn por
caminos defcóriDcidoi fcntfepéñaS :tj torrentes
fragoCos , fue prefo en úna hondura, fobre el p ,r;m
R io de Rianzur, con lina partida de la Nobleza M
de Granada , que Le feguia. 7^-4?
Don Fernando fe aprovechó de efta ven- ^ , l *
taja , y defpues de avec- tomado muchas Pla­
cas pequeñas, que incomoda.van á los M o ­
ros , fe retiro á Cordova , donde la Reyna Ié
efperava. Confultófe , 11 convendría detener
al Rey Boabdil, ó bolverle á erabiar : Algunos
juzgaven , fer mas k propoíito derenerlc , pues
el Cielo le avia librado, como por milagro,
y fu nacimiento , y valor le amorizavau mu­
cho entre los Moros \ fuera de que fu pro­
pia dcfgracia le irritaría contra Efpaña : pero
el Conde de C ab ra, y el Marques de Cádiz
concluyeron , que era mas útil el ponerle en
ii4 H i s t o r i a
libertad, que efta gracia 1c empeñaría a reco*
noccr fus bienhechores , que iría en codo cafa
Ant- a difputar la Corona á fu Tio Zagal , que fe
Hebr¡f av¡a apoderado del R e yn o , defpues de aver
caP'^- hecho macar á Alboacerk, y que no eftava. en
* 9' animo de ccdcr, ni partir la Corona : que man-
tendría una Guerra C iv il, y vendría como a
depender de fus Mageftades , obligado de la
neceílidad.
Lqs Reyes tomaron efte confejo, y hízieron
llevar ante fi efte Prifionero : Lu ego , que efte
Principe vió. á Don Fernando fe pufo de ro­
dillas , y le pidió la mano para befarfek >apar­
tóla el R ey , abracólo, y le habló con mucha
difcrecion >y benignidad. Trarófe de emb'iarlc,
y las condiciones fueron : que Boabdil le avia
de pagar todos los años doze mil cícüdos de
nibtiro : que iria a las Cortes del Reyno todas
las vezes, que fuelle llamadoj que en el efpa-
cío dé cinco años pondría en libertad quarro-
cieñtos efclavos Chnftianos; qtie daña, en R e ­
henes a fu hijo m ayor, con doze mozos Prin­
cipales Moros j por la feguridad de la obedien­
cia , y hocnenage , que prometía hazeral Rey
de Cartilla, permitiéndole bolver, y quedar
en fu Religión. -
Reynava Zagal pacificamente- en Granada,
por el crédito de los Abencerrages : y todo
lo que pudo hazer Boabdil , Tolo fue ; arri­
marle con fu facción a un Arrabal d<e la Ciu-
Tei. dad > á donde D. Gonzalo Fernandez de Cor-
Martir dova, y Don Martin de Alarcon, fueron cm -
* * biados con algunas Compañías de Infantería,
para redimirle al Trono : Don Fernando por
D f.l C a r d e n a l Xim enez. L ib . I. iij
efte medio fe vió prelto en citado de em­
prender el fitio de Granada. Iuncó ochenta
mil hombree de Tropas regladas» y Milicias
viejas j la mayor parre al fueldo de las Ciu­
dades , y Señores dcl R eyn o , y faco codo lo
mejor , que cenia en las guarniciones 5 el
Conde de Tendilla cuvo orden de impedir con
un cuerpo de Exercico los focorros cftrange-
ros , y contener en fu refpeco los Lugares nue­
vamente conquíftados ¡ el Duque de Arcos*
favorecido pdco defpnés con efte titulo , y ei
Marques de Villená y hizieron una entrada eii
el Pais , quemando codos los Villages , qu¿
conducían á Granada fus víveres ; Don Fer­
nanda jp.afscr perforialmente a las Alpujarras*
Montanasfemlts>.» ypobladas , donde fe jun-
cavan.los Moros?, y-, pretendían formar en ptM
eos. dáasun cuefpdde'treintá m á' homhres’d
acorné cióles > e hizo * qué fus tropas guar­
daren codos los palíages s y des filad o les , que
ellos ocupavan , para cortar los víveres á ios
filiados, y quitarles toda la elpcranza de fet
íocorridos por aquella parce ; la1Reyna vind
al campo * y defpues; de aVcr dado prbvidenciá-
por fu Períona á la affifteiKia del Exereito*
quifo tener parte en todas las fatigas dt-1 fitiu.
En fin defpues de muchos combates y
affalcos, capicularon los Moros a veince y citi*
co de Noviembre , y promecíecori, que, palia­
dos íefenta dias , entregarían las Puercas, las
Torres , y la Cíudadela de la Ciudad , y preíla-
rian juramento al R ey Don Fernando. Con­
vinieron t en que dieran encrecanco quinien­
tos Rehenes » pero , aviendo un Moro fedi*
1 16 H i s t o r i a
ciofo excitado al Pueblo á romper el tratra-
do , y bolvcr á tomar las armas , Boabdil fe
retiró a la Alhambra, y cfcrivió ¿ Don Fer­
nando , que no debía perder tiempo , que codo
le podía temer de un Pueblo inconftance , y
fedicíofo > y en fin , que pues Dios lo quería
affi., el eftava pronto h. rendir la Ciudad , y
Reyno. Sobre efte avifo Don Fernando pufo
por la mañana fu exerciro en batalla, y mar­
chó para ir k tomar poííeflion de fu Con-
quifta i la Reyna figuió , poco deípues, con
íus hijos y y todos los Señores de la Corre.
Luego que el R ey fe ecercó a la Alhambra,
Boabdil falió acompañado dé cinqueñta Ca-
yalleros, y fe hechó á los pies del Rey , y que­
María, dando algo inclinado , le dixo : Gran Rey , no
na cap, fetres fernoi tuyos , nofotros te entregamos la Ciu­
ij- lib.
8. dad 3 y el Imperio , ufa fegun tu moderación , y
prudencia. Deípues de efto , prefentó las llaves
de la. Alhambra ; el Rel ias dió i la Reyna,
y la Reyna al Conde de Tendilla. Quinien­
tos Efctavos fueron traídos al R ey por la ma­
ñana, quando falia de M id a, y quatro días
deípues Don Fernando , y Doña Ifabel entra­
ran con pompa en Granada, c hízieron can­
tar el, Te Denm en la principal M ezquita, que
íc acabava .de bendecir 3 fegun los Rirus de
la Igleíla»
Zitril• E l Papa algunos años deípues, hizo un
lib. i.
ífl/*.+0. elogio de eftos Principes en el Confíftorio , y
rowa.f. les dió por fus Breves, de coníentimiento de
ifanV- todos los Cardenales , el nombre de Reyes Ca­
íjí lib. talices. Efta calidad les empeño h. promover con
zif.
IJ-. cuidado particular la converíion de los Morosa
D e l C a r d e n a l Xim enez. L ib , I. 117
y a hazer á tiempo oportuno algunos viages a.
Granada > pero como íucediefíe , que todos ios
dias ocurrían dificultades , ya por la Religión,
b ya por ia política , que les embara^ava , lo
encargaron al Arcobifpo de Toledo, que.por
fu inclinación firme , y decifiva, podía ali­
viarles en las dificultades , que fobrevenfan :
ademas de que como ellos eftavan precifados
á ir a Sevilla, por unos negocios importan­
tes , avian juzgado a pcopoíito dexar, halla
la buelta, una Perfona de tal confianza. El
i 1 >r *'■ mez vino defpues á Granada,
muchas cofas uciliffimas pa-
ra la policia , y el comercio de efta Ciudad,
y fobre codo para la converfion de los Moros.
Don Femando de Tala vera , que avia fido
nombrado Arcobifpo de Granada, era un hom­
bre de gran fabiduria , ry de .piedad exemplar ¡
tenia un efpiritu dulzé , pacience, caritativo , Gom.
fin ambición , ni emulaciones ■, y aíli no tu-
vo dlfgufto cli coulcntir , que el Arcobifpo
de Toledo trabaxaíle con la inifma autoridad„
que e l , en fu Diocefis. .Concertaron unifor­
mes los medios de convertir eftos Infieles, j
concluyeron t que el más feguro, y u t i l era
ganar los A fa tfu ii: f affi fcllamavan los Maef-
tros > y Doíbores de fu .Se& a) Creyeron , que
el cxcmplo de fu converfion haria mucha ún-
prefiioii en los efpiritus de los Pueblos: que
convenia tratarlos con benignidad , diíputar
con ellos de la Religión , fin afpcrcza, ni arre­
batamiento , y convencerles por teílimonios
de amíftad, y fuerza de la razón.
Siguiendo efte delignio , les hazian Ycnic
1 1B H i s t o r i a
á fu Palacio , hablavanles familiarment, y
defpues de averies exortado a recibir el Bau-
tifmo , y difuadido los errores de fu religión,
da van á unos piezas de Seda, a otros unos
bonetes de Efcarlata, que eran muy eftíma-?
dos entre ellos , y los embiivan affi. mas dif-
pueftos a efcuch.ulcs> y á creerles , por las
razones , que les avian dicho, y por lus re»
g alos, que les avian hecho i viendo fe ellos en
lib.t* lib'crdad , y familiaridad íé difponian poco a
Robles poco » y defpues de aver abracado la Fe , per-
luadían al Pueblo, a que abjuvaíTcn la íeéta
de M ahom a, y reconocieren a Jelu Chrifto
por verdadero Dios, fije fuceílo tía ventajo-
ío , bien logrado, y pronto > qué en pocos
-,j. dias tuvo cerGa de quatro mil Moros , que pi-
Go n. tlieron el Bautifmo : el A^obifpo de Toledo
ibiáem. fe les dio por afpeifion } no pudiéndolo hazer
fulg. cómodamente por ablución , fegun la pra&ú
Ga de la Iglcíia. Efte día , que fue
e“ el J^ieocibire delaii© milquatropien-
fos noventa y nueve , fe ha íblemni^adó def­
pues todos los anos en la Diocefis de Toledo ,
y Granada.
Aviendo ya recibido el Bautifmo una parte
de aquella Ciudad , ciertos Moros fedicioíos,
viendo , que fu fcóta fe iba perdiendo entera­
mente en Eípaña, procuraron conmoverá los
otro s, y háierlcs mudarla refolucion, que
tenían de íer Chriftianos , y la fidelidad , que
avian jurado al R ey , que los avia vencido. EJ
Ar^obifpo hizo prender a algunos , y pufo i
otros en poder de fus Capellanes, con orden
de Catequizarlos , y de emplear todo fu def-
D e l C a r d e n a l X im en iz. Lib . T. 119
velo en convenirlos. Enere eftos últimos fe
halló un Cavallero del linage de Abenhamar,
nombrado Zegri , que por fa naturaleza, fu
valor , y efpiritu, tenia adquirido gran cré­
dito con el Pueblo, y fe oponía con codo fu
poder al progreílo de las conversones.
Avia procurado el Arcobifpo ganarle con
fus exorraciones , liberalidades , y caricias ; y
viendo que eftos medios eran inueiles le hizo
prender, y le entregó á la cuitadla de Pedro
L e ó n , uno de fys Limofneros, k quien enco­
mendó , dirigíeíTe á elle efpiritu fiero» e intra­
table por los caminos , que juzga líe mas dere­
ch os, y breves. Efte Eclefiaftico le propufo
luego , que fe bautizarte , y efcuchaííe , á lo
mcnoS , fus razones con paciencia ; pero 110
pudiendo iftftruirle, ni enternecerle , inten-
ró reducirle con tigóres : encuerólo > hlzole
dormir íobre duro lecho , ocupólfe algunos
di as en oficios baxos , y ferviles echándole
'grillos. Toda efta feveridad no bailó á do-
marle ; en fin una mañana , fea, que eftuvieíTe carde-
irritado del maltratamiento , que fe le hazia , nai.
ó fuelle inspirado de Dios } ( como fe pudo
juzgar poc la v id a , que defpues tuvo ) pidió,
que fe le conduxeCe al gtande Alfaqui dé los * 1 m '
Chriftianos, elle es el nombre , que los Mo­
ros davan al Ar^obiípo. El Litnofncro le lle­
vó cargado de yerro , y todo disfigurado , co­
mo eftava : quando fe vió en preíencia de efte
Prelado > le rogó s que le puliera en liber-*
ta d , porque cenia , que hablarle, y no po-
dia hazer aprecio de lo que dezia un hombre
puefto en cadenas 5 el Ar^obiftio ordenó , que
H 4
ji o H istoria
le quícaíTen luego los yerros , y reprehendió
la' fcveridad indilcrcra , de que avian, ufado
en fu guaní j. : el Moro puerto en libertad íe
palo de : uJillas, y poftrandofe en cierra, íc
lev..-.:;», pidió clBaurifmp , y declaró, que
! ojIíí: pallada, nueftro Señor le avia man*
dado , fe hizlera Chriftiano ; que fu con ve r-
üon era fincera, y fiel, y que podría íer, que
faeíle de agí una confequencia para los ocros ¡
que no avia necc (litad de otro Predicador, y
añadió íonriendofc s y feñalando al Capcllan3
RoBIes que lo avia malcratado : Paro, reducir á ios Jido-
ibidtm. ros mat obfihados x no tiene K S- Rtirercndjjimt»
fino ponerlos en U guarda dee/ieJjioM y que ro
alien . W. » a
pocos días. El Arcobupq le abraco con mucho
gozo y y le hizo dar un vertido de Seda dc’ co-
lor de Efcarlara , y 1c bautizó, deípues de
averie dado las inftrucciories n ecearías. Q uiío
llamarle en fu, B a u tiz o Fernando González».

cán Dbfi G o i^ L l^ lia m a d o ^ ^ ^ fs / e i Grat*


Capitán, a quien el avia diípucado la virón a,
probando fus fuercas 3 valor , y generoíidad ,
y. íabia , que eftc grande hombre era amigo
intimo del Ar^obifpo,
Efo. converflon adelantó canto los deíigmos
de los Ar^obifpos, que apenas fe divulgó^
que 9I Zegri fe avia hecho Chriftiano» venían
en rropas á pedir el JJautifmo > y el exemplo
de, efte hombre, acreditado en el Pueblo,
venció i 4qs mas obílinados a, reconocer fus,
errores j el At^obifpo le cuVQ .«n fu cafa , _y,
pallado algún -ueíppo, le dió. rewaspropopi
De l C a r d i n a l Ximenez. Lib . I. m
clonadas á íu calidadj y le empicó en todas
las ocaíiones importantes , experimentando
en el , no Tolo un gran valor en fervicio de
los Reyes Catolícos , fino también un ardien­
te zelo por la R eligión , y por la Fe , que avia
abracado.
Viendo el Arcobifpo de Toledo los efpiri-
tus movidos con efte exemplo, reíolvió fer-
virfe de efta coyuntura, para extirpar el M a-
homctifmo en G ranad ado b ló las inftruccio-
nes , y mulciplicófus liberalidades , de fuer­
te , que aunque tenia grandes rentas, y no
refervava para íi cofa alguna , fe empeñó por
algunos años. Muchos penfavan , que con- Ra&iet
venia dexar extinguir infenfiblemente c í U ^ e m .
fe d a , y no ácelerar un negocio, que el tiem­
po mifmo lo avja. de acabar ; pero el rclpon-
día , que efte no era negocio , n i. empreflá ,
que permitía fufpenfion, por fer’ de tanta
confequencia , y donde fe tratava de la falud
de las Alinas j que fe debían aplicar todas las
fuerzas > y diligencias poílibles, para defar-
raigar efte m a l, y que fe perdía un gran nu­
mero de Almas por efta blandura j que la de-
maíiada prudencia humana ayia fido ocafion
de mantener las falíás religiones ; pero que
aunque convenía no hazer violencia, ímpor-
tava obrar con aftivid^d, y que quando fe
comen<java á enflaquecer una le d a , era ne-
ceílário dcftruirla enteramente, antes , que
las partes debiles fe unieíTen mas eftrechá­
mente , para mantenerfe coligadas.
A viendo, pues, fido' ganados los Do&ores
Mahometano? , ordenó tra^j: todos Los Ala
111 H i s t o r i a
C o ran e s , y otros libros de fu Do&rina de
qualquitr Autor , que fuellen , y de qual-
quiera materia, qne trataííen , y juntando
hafta cinco mil volúmenes, los hizo quemar
publicamente» íin perdonar los iluminados,
ni en enquademaciones de gran precio, ni
con otros adornos de oro, y plata, por mas
ruegos , que le hizieron , de que podían fer-
v i r , para decentes uíbs , queriendo borrar
todas las íéñales de íüs errores, y hazer olvi­
dar , quanto pudieíle , las memorias de fu. lec­
ción. Refervó algunos libros de Medicina> en
que efta Nación avia íido coriofiífíma„ y los
embió k la Biblioteca del Colegio mayor de
Alcali,
Hada efté día logró efte Prelado todos fus
intentos con felicidad, y avia llegado al fin
de las cofas mas difíciles ; pero huvo muchos
JttB. hombres dodtos, que no abrobavan lo que
Gun.
lib. X. avia obrado en la amverfion de los Infieles,
diziendo, que los medios no eran Evangéli­
cos. Rcprelentófclc , que no convenía obligar
>or preientes, ni por temores , i profelfar
f a Fe de Jefu Clínico , que debía perfuadirla
con la caridad, y que los Concilios de T o ­
ledo , ( cuya autoridad era tan grande en la
Iglcíia) avian prohibido fcveramente qual-
quier violencia , para traer a la- F e , man­
dando , que no fe redbieílé a la profeílion
de ella, fino k aquellos, que la avian de-
fcado con voluntad libre , y íincera , defpues
de madura 4 eUberacion : pecó figuió en efto
fu propio confejo, diziendo, que efto era
hazer beneficio í citas Almas rebeldes, y fe»
D ? l C a r d e m a l Xim enez. L i b . I, 115
diciofas, poniéndolas en los caminos de fu
fallid , y que en nada podía eftar mas ¡bien
empleado , que en hazcrles ganar 2 Jefa Cliri-
fto.
Defpues de aver mo (Irado fu zelo por eftos
medios, rryinifeftó fu firmeza en un reencuen­
tro t que falcó poto a hazerle perder codo el
fruto de fus trabajos , de íus exortacioncs , y
límofnas. Halló enere los Moros algunos Apo­
rtaras , ó rclapíos, que avian abandonado la
Religión Chn&iana , deípues de averia ad-
middo ; la 'Corte los mirava.j como rebeU j ^
des y la Inquificion, ( que fe acabava de
eftablcccr en Efpaíía ) entendía, que debía nb. 3.
c a(ligar los , como culpados : El Arcobifpo cap. 44.
de Toledo tuvo orden de buícar los medios,
para hazcrles ven ir, y los InquiG dores Gene-
rales le dieron todo fu poder fin de «luc cAp.^I'
procediere contra ellos en las formas de De­
recho, y fegun las reglas de fu Tribunal.
Truxo algunos con fus perfua fiones, exerci-
tó fobre los obftinados fu jurifdiccion , en­
cerróles en las priíiones, y les quito fus hijos,
para hazcrlos Chiiftianos , que entendía po­
derlo hazerpor la abjuración de fus Padres.
Lo M oros, que no eílavan en efte cafo , fe
inquietaron, y temieron, que fe les trataría
generalmente, como a eftos rclapíos ; apo­
de raronfe de los Míniftros do la luquificion ,
0 Guardas , y les quitaron los Priíloneros, que
llevavan. Avia en Granada un Arrabal, lla­
mado el Albaycin , en íitio eminente , fobre
1o demas de la Ciudad , feparado por una Mu­
ralla , que contenía cinco mil <;alas«
114 Hl ST O M A
yordomo de la caía del Ar^obífpo , llamado
Salcedo, eftava cafual mente en efte Quartel
con dos Mo^os de fu. cafa j algunos habitado­
res de efte Arrabal, que avian ceñido dife­
rencias con Salcedo , le dixeron al paflár , al­
gunas palabras ofenfivas, el replicó con ame­
nazas , acalorófe una, y otta paite , y vinie­
A'b. ron á las manos, los dos Mogos fueron muer­
Gfftt. tos , y el Mayordomo adoleció cafi. del mifmo
lib. i .
riefgo : fueífe á una cafa, donde eftuvo efeon-
Robles
' 4p.l4 - dido, cfpeiaiido , que el tumulto fe quietaííe.
Entretanto el Pueblo fe folevó : la imagen
de fu antigua, libertad i la ocafion de reco­
brarla i el odio, que tenían contra efte Pre­
lado , por aver convertido tantas familias , y
que les quería imponer ( fegtm dezian ) en
Ved.
Mártir nuevo y u g o , les excitaran á efta confpira-
cion : encendí ¿fe \afediciou , y codo el A l-
¡i&. ij. baycín como de rabato las armas j el ruido
Zurií. palló velozmente del Arrabal á la Ciudad , y
li¿. j.
c#/». 44. aquellos, que cftavan nuevamente conver­
tém.f. tidos , y los que tenían defignio de bolver
a fa fé¿b. , con los que defeavan mudanza,
y deforden de negocios, fe unieron amoti­
nados : la noche, que fobrevino , ocaíionó ,
que la gente de bien fe encerraiTe s y cedieilb
al furor , que no podia atajar,
Efte Pueblo, afli comovido , fue tumultua­
Marix-
n» l.i-j, riamente a embeftir a la cafa del Atcobifpo,
c«p-<¡- a quien miravan, como intoreífado en ven­
M b. gar la muerte de fus criados, y de quien te­
Geni, mían el crédito , y feveridad natural : pocos
liv. t.
días antes no fe oian , íiuo canciones , en: fu
Alabanza 3 por las calles > y aora no fe veia*
D el C a r d e n a l X i m e n e z . L i b . I . iz y
ímo gente armada, que venia á acabar con
el , y fus domefticos , contra quienes eftavan
Irritados : en efta eftremidad roda la caía to­
mó las armas , y fe pufo» en defenía : algunos

evidente peligro , y ofrecieron conducirle


por caminos ocultos , hafta la Alhambra,don­
de raandava el Conde de Tendilla ; pero no
pudieron hazerle refolver, y les protefto, que
mientras les viera en peligro ; no pondría fu
Perlona en feguridad. , que avia de quedar
para confolarles, y que en todo cafo , el mo­
riría con conftancia, y no haria cofa indigna
de fu. cara&er.
. Todaeft» noche fe paíló en grande agita -
d o n : los cnados delt Arcobifpo fe prepararon
k refiítir efta Plebe5 los uno&' bazian guarda ,
los otros abrían tríncheramíentos , y fofos :
la fortaleza de un buen Adalid les dió animo
á todos, y el amor , que les tenia , les empe-
ñava á hazer todo cfto por fu defenía:á la pun­
ta del día , aumentandofe efte deíorden > dió
noticia al Conde de Tendilla ,_qué era tiem­
po de reprimir á los fediciofos> que les or­
dena fie dexaflén las armas s y que tenia fu
Guarnición difpuefta \ todo trance. Entretan­
to hizo venir á los Alfaquis , y quifo el mef-
mo hablar al Pueblo amotinado * que fu£
pendió, por un rato, fu furor. El Conde de
Tendilla bnxó á !aCiudad, y vino ¿ ponerfe
a fu lado con dos Compañías de guardas, y
de otras tropas eícogidas, y con todos los
ordenes, que fe dieron , y el cuydado , .que
ti 6 H i s t o r i a
fe aplicó para apaciguar cite tumulto , no cef-
só en diez dias.
Quando el Arcobífpo v io , que efta rebe­
lión fe acaloraba , entendió , que debía dar
avilo ^ los Reyes Cacolícos, y no pudiendo
hallar un Cbrreo , que llcvaíTe efta nueva
con diligencia, uno de Los Principales de la
Ciudad , que le era muy aficionado , le prc-
M*r¡g- íento un Efclavo N egro, tan fenalado por
nal. 17. fu 1ligereza, que andava veinte y cinco, ó
fobJt'f crc*nca leguas en un día, 1c alléguro , que fi
VMadvl ^ defpachava luego con las Cartas, las en-
c*rilr~ tregaria al otro día : el Arjobifpo hizo venir
tmL ^ efte Efclavo , dióle fu deípacho, encomen-
Gef¿ dólc la diligencia de Llegar al otro día ¿r Se-
lík i. villa, donde eftava la Corte, y de introdu-
cirfe por medio de Al mazan , Secretario del
defp.icho : el El clavo prometió execucar con
puntualidad fu comimon j pero embriagan-
dofe en el camino , o lvid o lo que avia pro­
metido , j Uc£ó■&. Sevilla et ifia'quinto, El
Rey entretanto avia recibido la nueva de lá
folevacion de. Granada j avisófele , que íc
avia perdido > que los Moros fe avian apo­
derado de ella, y que de efta defdicha era
la caufa el zelo indífereto del Arjobifpo de
Toledo , que avia querido hazerlos Chtiftia-
nos por merca-, y convertirlos , fin darles
tiempo para lograr Las jieccíTarias inftruccio-
. nes : La perdida de una Ciudad, que avia con-
quiftado Con-tanta fatiga 1c afligía fatuamente,
y rodos los Cortéíános murtnuravan con éil.
La Reyná, prote¿kora de efte Prelado , no
favia, que hazer > eílaya admirada de que no
D e l C a r d e n a l Xim enez. Lib .T . 1x7
ia huvicia efcrito para juftificarfc i la cftima-
cion , que hazia de é l , la obligava a fufpen-
der el juizio , y como bufeava codas las razo­
nes para efcuíarte , el Rey la dixo con gran
deíabrimiento : ptts aefui Señora nueflrat V"tto+
lias , que han ceflado tanta fangre en Efpaña ,
arruinadas en un momento > per ia tenacidad , ¿
tndifcreiion de vuejlro Artjihifpo. Como efta re-
prehenílon parecía jufta, la Reyna la fufrió
pacientemente : pcro, reconociendo la Reyna,
que avia quedado en el coraron de Don Fer»
naudo alguna pcfadnmbre , de que huvieífe
preferido efte íugeto a Don Alonfb de Acá-
gon , fu hijo , la hirió muy feníiblemente en * ' t7'
el coraron: eferivió luego al Arcobifpo Car­
tas llenas de dolor■> y llantos, y le encargava
la eleriviefícr hiegó-bosm^dios, para, juftificarfe
con el Rey. - ^ ^ , ... •
Conoció enonces efte Prelado la falta que
avia cometido en ferviríe , en un negocio de
canta confequencia, de un Efdavo fin intelu
**encia , y fin honra, y aiü jamás en adelante
Te valió , aun para cofas ligeras , fíuo de gen-
re honrada, ¿ inteligente y dezia muchas
vezes , que no avia cofámas importante, que
conocer por ÍI miítno las perfonas »de quien
avia de fervirfe , yqne en las admíniftraciones
publicas, el queelcogia, findifcrecion, los
Miniftros avenrurava,fus negocios , y no tenia
de que quezarfe , {¡no de fu mala elección.
Luego que llegó el Efclavo con fus Carrascos
Reyes comentaron á quictarfc, y a reconocer,
que el Arcobifpo avia ceñido en efte encuen­
tro el mifmo zclp, que íiempre fe avia expe-
nS H istoria
rimentado en fu férvido. Defpachí» aprieíft
á Fr. Francifco Ruiz , antes Compañero fuyo,
para informar á fus Mageftades de todo lo que
avia pallado , y para dezirles de fu parte , que
contendría prontamente á todo el Pueblo de
Granada en fus debidos limites ; y que irla i
dar cuentt-de fu Perfona, y fuceílbs , luego,
que fe rcftablecielle el orden, y la paz en efta
Ciudad. Efte Religiofo fe defempeño feliz­
mente de fu comiílion , y reprefcntcS también
las pefadumbres , que fu duefio avia pudecido
por la converíion de eftos Pueblos , los gaftos
que avía hecho , y los peligros » que avia cor­
rido , fin atender á otra obligación, que a U
que Ic iimpufo fu propio zelo y ni mas ínteres,
que el de la gloria de Dios , y el férvido del
Reyno, y de la Religión : la Reyna quedo tnuy
fatisfccha , y también el R e y , no obftante,
que ella va algo movido a dezir mal de efte Mi-
mitro tanfieL,<¡ .
- Finalmente1 t í Ar^bifpoqM«C&. ,de Grana­
da ; y aunque avia fabido la cólera de' Don
Femando , y los malos oficios , que contra él
avian hecho fus émulos, y contra el confejo de
fus amigos , que le perfuadian , que no pare-
cieíTe en la Corte , hafta que la pauion, ó tor­
menta huviera enteramente calmado ? partió
a Sevilla i ver i los Reyes j dióles cuenta de
los negocios de Granada, y de los medios, de
que íe avia válido para la converíion de efte
- Pueblo, que no lo avia ofado comunicar i fus
Mageftades , recelando, que por fu mucha
prudencia no fe le opufieíIén,y les dió k encen­
der las grandes ventajas , que podian facar del
reciente
D el CARDENA! XlMENEZ. L ib .Í.
deciente defacato denlos Moros. Suprefencia
acabo de diíipar los entedos-, que fe rormavan,
en la Corct.contra el ; y el mceflb de fu em-
prclla, fue * ai fin, tan dtehoío t qnc lós Reyes
Catolicos 4 diftantes de vituperar fus acciones*
le explicaron el güito, y fervicio , que recibían
de la animofídad j que avia renido en empren­
der un negocio tan difícil. Porque todos loS
habitadores del Albaycin avian fido declarados Pe¿‘ #
Reos de leía Majeftad, fe les propufo la dcc- ^ r*lf
cion de fupli&Q s ü de Báutiímo, y^no huyo ep j¡m*
uno folo, quemo pictíeííé Íe bautizado, y todos u j.
los Infieles , que e(lavan en los demás Ruarte- Zurítw
les de la C iudad, ó en los Lugares veziftos, « 1 ,
numero de cinquenta m il, fe hiziercm Chrif-
tianos-al mifmo tiempo.
El A¿£obifpq- de G u iad a tecibio Con mu­
cho alboroto eft* rttK^iparte d effr (tafeo, 7
trabajó con codo <■fü 'poder á gliiar éftásírifie-
los convertidos , mas por temor ,ó imitación,
que por inclinación , y conocimienro. Como
el trabajo era raíl grande, el de Toledo vino
k ayurdarle, y íio uva cofa de mayor edifica­
ción , qúe . v¿r alos aos Obifpos más grandes
de Efpaña catequizar rodos ios dids eftas aU
mas groferas , dcfceudiendo á los ma&J$3hu-
dos oficios de La inftruccion Chriftiana : lla­
maron Predicadores , y Sacerdotes } piafa en-
feñarles nueftros Mifterios : acoftumbraórilos
a ir á MiíTa , ver las reremonias de la Iglefia,
y oír cantar los Plalmos; y aunque los dos efta-
van fiempre tan de acuerdo en eftos negocios,
folo fe advirtió un piliito , en que fueron de
parecer diferente. £ 1-Arcobifpo de Granado^
¿¿0 H i s t o r i a i
;por atraer eftos nuevos Guiflianos a los Di-i
/vinos Oficios , avia ordenado , que retallen en
jengua vulgar las liciones del antiguo, y nuevo
:Tcítaincnto, y periTUíió.., que re.iítipiáuúeíTea
los M iílálcs, ('yíbbífc.cpdo 9 las £ pillólas, y
¿vangeUqs.
. £|.,;ArqobiípQ de Toledo dezia lo contrario;
.que no era decente CKponcr á menofprecio
de ©ftos medió convertidos los libros de las
Santas: Efcricuras j que convenia perfuadirks,
yhafcerles guílar la Religión antes , que per­
mitida .tratarla tan familiarmente > que en
cfto& figles, tan apartados de la Fé, y. docili­
dad ,4s primeras Chrillianos , .níúfe. con-
venia)m6POSque popaer indiferentemente en­
tre las manos de todo .el Mundo ellos oráculos
¿agrados, qUe Dios liazc percibir a las almas
puras , y que los ignorantes ( legun el Apoílol
San Pablo ) los corrompen 5 y tuercen a fu
Dropj^ jMjtoj.o, s qüe ia naturaleza de los de­
piles )efpjiKi<s .tiene
delante,. ]qs ojos., y. reY^enciarbs eoifos ocwU
jas , y müleriofas ; que los Pueblos masía-
¡bies avian puerto íiempre diftantes losfecre-
los de las Religión de lo profano , y :vulgar \
y -qjfe Icfu Chriílo mifmo , que esla Sabidu­
ría; del Jíadre ? amia tan frequentemente ha-
bU4°.rPpr figuras , y ppr parabolas, por ocul­
tar a las.turbas ruacas , y groíeras lo que
avia,querido revelar privilegiadamente a fus
Piíc^pujos.
* Anadia „ que venía y y confentia en que fe
publicaífen en la lengua del Pais los Catecif-
p o s ■>oraciones , y las explicaciones lolidas , y
D el C a r d e n a l X i m í n í z . L ib . I . i
ícncillas de la Do&rma Chriftiana ; unos Com­
pendios de exemplos de edificación, y otros
cfcriros , puoprios para inftniirlos efpirims de
los* Pueblos, é inspirarles el amor de La. Reli­
gión , como fe avia tenido defignio de facar-
lo á luz en U primera ocaíion , que huviera, j
pero y que en qnamo al viejo y y nuevo Tefta-*
meneo > en que avia muchos Lugares, que pe-
dian grande atención, inteligencia , y pureza
de coraron, y efpiritu,queera.m ejor dexar-
los en las eres' Lenguas i qué Diús avia permi­
tido , que eftuvieueii, como coníagrados , fo­
bre la Cabeca de lefti Chrifto , quando murió:
aderhas , de que la ignorancia abufaria de ellos»
y iecia uu medio de enganaí á los hombres
camales, antes , qué de comprehender lo que
es D ios, y a losprcfumpruoíbs* que juzgan
encender lo que ignoran : 4ixoiambien , que
el previa los abulos, que en adelante harían
los hereges de las Eicrituras : los que eran de
contrarío parecer fintieion ceder de el j pero
fue necefUrio diferir á las razones, y perfuafio-
nes de un Prelado > que dava gran pefo , y au­
toridad á fu opinion. •*
. Deípues de efto fue creciendo la eftima-
cion j y refpeco al Arcobifpo m as, que antes:
la fortaleza , de que dava ceftimonio en citas
turbaciones de Granada, y el valor, que avia
moítrado en ir á bufear los Reyes en el tiempo
de fu defgracia le avian adquirido grande opi­
nion : la converfion de un Pueblo barbaro.
contra todas las efpcrancas , y conera las reglas
ordinarias j de la prudencia humana, hizo creer,
que tenia fuperior ¿raYÍdcncia i los deinkj
1 31 H istoria
•hombres: cpn efto , los Cortclanos , que que^
lian deílmu le ., conocieron, quaji digno era de
:que todos le hoiiraíTen^ ' ’
Pues no í c apHcó meiiosid alivio, y falnd
■de los I ndios Lplqne1alai de los Moros* Aviafe
jdcfcubicrro eltnuevo Mundo , pocos añ¿>s .an-
res , por la indníh'ia de Chriftoval Colon,,:de-
-baxo ios aufpicios de los Reyes Catolicos : el
.-Governador y i los Gapicanes' , ySoldados, que
•avian embiado', trataron luego tan inhuma-
-namentc a cftas. Naciones rendidas , qtíe ella-
-van , por rodas partes , fin protección, ni de~
fenfa , y las primeras nuevas , que íc recibie-
-ron fueronTosdlan'tos , y que xas, que -algu-
nas hombrtt de ,bien fe atrevieron k repre­
sentar. Gomó rodos aquellos > que paílávan i
eítos Paifes-, nuevamente deícubiertos, teñían
el afán de emiquezerfe , no penfavan en;otra
cofa, que en dtípojar i cftos mifcrables., y
¿atormentarles* para que deícubrielTen el.oro,
que avian eícondido- jy a fln q tie te n k n ¿arden
de poner cuvdado en fu inftruccion , y dar bue­
nos excmplos 3 fe acordaran poco de la íalud
de los Pueblos, ni de la fuya. r:¡
. Llegaron cíbs nuevas éh el tiempo, que el
Ar^obiípo eftava en la Corte y los Reyes 1c
confultaron fobre los medios de remediar cftos
defordenes : aeonfejóles , ‘que embiaflen R e-
ligioíos , que pudieran inftruir, y edificar a
•efíos idolatras, dándoles autoridad, para re­
primir la avaricia licencioía de los Chriftia-
jios , y les feñaló, y quiío, que Fr. Franciíco
R u iz , ( en quien avia puefto gran confianza)
.y otros Religiofos de la Orden { de quienes
D el C ardema LttX imenez; L ib . I. 13 $
¿1 fe fer v ía ) fuetea los Gefes de efta Miflion,. K¡r-
queriendofe pribar > por el interés de la R e - ^ ” ^
ligiou, dcl confuelo, y ayuda * que recibía de
^llos hombres , que Ic eran ya como neccfTa- y¡da.
río s: creyó íiempre , que en los negocios, que del.
miravan a la gloria de Dios , fe debía deípo-
jar de coda afición humana j que convenía
embíar a eftos Palies , tan aparcados , y tan
barbaros , perfonas de folida erudición, y pie­
dad conocida, y que importa va. pucho cite
acuerdo en la^ptimeraplanta, y cultivo de
la Fe. '
El Arcobifpo difpufo , por fi mifmo , las Alb.
jnftruciones, y les1 encomendó 3 fobre codas Gon’-
las pofas, que trabaxaílen con paciencia en el.^ ' **
cíkblecimieiuode efta Iglclia, que nacía ; que
predicaren con zclq la Fe delefu Chrifto á
eftos idolatras ¡¡ qaeiíés e n . p e n a s
pn quanro pudieflén , y les ganafíén por la
caridad : hizo cambien dar al Padre Fr. Fran-
cifco Ruiz Comiflion , para informarfe con­
tra aquellos , que avian abalado de la aucori~
dad de fus Cargos, y le ordenó at^jaíle las vio­
lencias , que fe hazian á eftos Pueblos , hazien-r
do caíb'gar feveramente á los culpados.
Eftos buenos Jtéligioíos- trabajaron en dos
años con tan buen fuccííb , que en pocos dias
bautizaron hada dos mil Perfonas, y codos
proíiguieron , menos el Padre Fray Francifco
Ruiz , a quien le fue poco íKludablc el ayre de
aquellos climas, y fe vió obligado á venirle,
feis mefes defpues, dexando aquellos Pueblos
tranquilos, trayendofe coníigo al Governador
de la nueva Efpaña, para dar cuenta en el
I ^4 H i s t o r i a
Confcjo Real de fus inquietudes , y de otros
crimines , de que eílava acufado : truxo mu.'
chas curioíidades , y entre otras un grano de
Oro, que pefado mil ducados, y el mas gruelícf
Rebles que ha venido dcoquel Páls ■, dióle al Rey,
e*$. 14. y un pequeño C o fre, <jue prefentó al An¿o-
bifpo , de Idolós diformes , y eípanrofos 4 en
losquaies dezian los Indios,que el Demonio fe
les apatecia;eftos-cuerposeranhechos de efea-
mas , ó mallas de ‘huefo de ciertos Peícadosex-
traordinarios , y el Cofre fe guarda aun en el
Colegio mayor de la Univeríidad de Alcala.
Quedando , afll, regladas la cofas , y avien-
do iucedido todo como deíeava' el Arcobifpo
de Toledo, fe halló de repente alfalfado de
lia accidente, caufadode los grandes cuyda-
dos , y pefadumbres, que avia tenido en Gra­
nada > pidió licencia a la Reyna para reciratfe
¿ fu Díoceíis , á donde defeava bolveríc, mu­
cho tiempo avia *j ü w flc , y fe aplicó allí en­
teramente Preconocer, íi la cLifciplina, que
avia eílablecido fe obfervava con conftancia,
y hallóla en tan buen orden> que dió publi­
camente gracias a nueftro Señor. Hizo acele­
rar las fabricas de fus Colegios, y comentava
a recobrar un poco de falud , quando fue lla­
mado a Granada , por la Reyna, con ocafion
de un fegundo alboroto de los Moros,
Eftán un poco mas arriba de Granada, unas
Montanas > (jue fe llaman Nevadas j porque
cafi todo el ano fe hallan cubiertas de nieve ;
eftan habitadas , y en los eípaciofos Valles ,
que coronan ay Lugares, que contienen mu­
cha Poblacion ; los hombres cían dcjnaíiado
D el C a r d e n a l X im e n e z . L id . I. 1 35
belicoíos , y hechos á; las amias , y los que
no avian querido rerumpar la fc&a de M ajo­
ma , fe avianjefiigíado á efto&j Pucbjos v re-
fueltos i mantener fu Religión y defenderfe
con la afpereca de las Montañas. Para cqmen-
car efta rebelión mataron á algunos Religío-
los , que fé avian émbiado > para exortarles
a abracar la Fé de lefu. Chrifto , y defpucs to~ * ' ^
marón las armas. Muchos Pueblos de Ja v e - 3,.'
cindad fe les juntaron» yxodocftc partido lia- ttm- j.
mado las Rocas Bermejas, 6 Alpujarras, a.
caufa dcl jcolor, quedes dá el Sol de J^eyatíte,
fe folevaron á un mifmo tiempo. , r
Los Reyes Católicas recibieron efta noticia,
c&n grande pesadumbre, ¿ inquietud , pre­
viendo Vque: tendrían mucho , que hazer con.
efta gente obíHnada, y-atrincherada c# Luga­
res cafi inacceflibles p e n q u e avia^pietdido
muchos Soldados en la Conquifta de aquel
Reyno. Z cgvi, y el Governador de Belez ,
aunque convertidos , tuvieron orden de ir á
Sevilla a preienurfe delante de la R cyfig, por­
que tenían gran crédito .entre los de fu Na­
ción , y podrian&azarfe Gefes del partido. Pu-
fofe guíurda á la Reyaa: d f Granada * y ^ fus
dos h ijos, que aunque eftava bautizada, fu
converíien no parecia íineera , y temían , que
pervirtiefle á los hijos, que vivían con ella.
La Reyna Doña Ilabet embio algunos de fus
Maeftros , y fobre todo uno de los de mayor
confideraclon enere ellos, llamado Edrix , para
procurar ganarles por fus exortaciones, y cari­
cias , ó á lo menos impedirles, que por fas per-
fuaüones no obftinaíTen á losotros en fu cu-
multo. I 4
13 6 ■' H i s t o r i a '
Defpues de todas ellas precauciones hizo
marchar la Cavalleria , que eílava en la Anda-r-
lucia i jan Uto ufe las tropas de el contorno,
y el Rey fe pufo a la frente , esforzó los paf-
íages , y íicio alosfiiebéldes en fnsafperas re­
tiradas 3¡ hizo atacarles por muchas parres ; y
pcfptfes de muchos combates dados cuerpo a
cuerpo ? en que petdio algunas períonas de ca­
lidad hizoíe dueno dodafi Montañas' ; cafti-
gó feveramente la rebellion , y dib lá buclta
1 Granada.
Efta guerra dio -mucho cuydado , y pena,
La Reyna era de parecer; de echar los Moros
de eftos n bu gares- y i haicr nueva# Colonias,
y el R i y 1juzgava , que era neceílário, dizien->
domtíchas vezes a fus Cortefanos : Que feria
muS'eativemente al férvida de Dios , y al fuyo9
quefaliejfen los Aforos defu Reyno , que tío , $ne
Zurit. fuejj'tn Cbrifílanos> como eran. Hízieron publi­
lib .4-
car u ¿ Ejdi¿fco-y ‘para- que. todos los que qui-
trn.f. íteíen-; abracar de bnena TOhmtütWa. Religión
de Iafu' Chrifto quedallen en libertad en ftis'
cafas i pero los que no quifieííén , fino perfe-
verar en la fedta de Mahoma, falieifen del
Reyno , y palfaíTen , dentro de tres mefes , a
Africa : hizofeles dar en efte tiempolas-adver-
tencias, é inftruciones faludables por muchas
per fonas fábias , y piadofas , y el Edidto fue
puntualmente executado.
Al primer rumor de efta rebellion-, los ene­
migos del Arcobifpo publicaron , que efto era
efedfco de la primera inquietud , y renovaron
fusquexas , y emulaciones contra ¿ 1: imputa-
vaule codas lascomociones deIosMoros,y pro-.
D e l C a r d e n a l Xim enez. Lib* I, 137
curavan exacerbar el animó del Rey , repre­
sentándole , que la caufa' dé fritos malos fu-
cellos, era ■, la indifcrccion de'ciertas per-
fon as , qué contra las formas preferí tas, y-
medios comunes: de la vocacion avian- exa-
fperado a éftós Infieles : ello era , porque z*rit.
la Reyna le avia llamado : partió , y antes
que Ilegaíle > Tupo por Cartas de fus amigos,
que el Rey avia reducido ra eft6s Rebeldes.
que avia caftigado mucha parce de ellos, y la Año
reliante aviá aDjtttado fu Religión , y recibido 1 jo o .
el Bauciímo , y la Fe de lefuC hriflo, de que
recibió eftremo gozo. ’
Efta Vitoria del Rey quitó a los enemigos
d " pretexto , que avian tenido de defacredi-
tarle* Llegól a Granada > y fue recibido gra-
tiííimente dé íüsM ageftadesi :hiriéronle dar AIL
un quarco en la Alhambrá ^e&ddiidej^lavan-C0’7’*
alojados, y le mofearon toda la eílim a cio n ,^ '^
y afcéto , que podia defear : quedo allí dos'ca^
mofes con muy buena falud 5 pero comó paf-
fava todos los dias a tratar de negocios , o
a enfeñar 2l ios Moros, que avia convertido»
inftruycndoles en los puntos de la Fe , fe hal­
ló muy fatigado , y enfermó gravemente ; fus
fuerzas fe difmínlnan viíiblemente , y una fie­
bre lenta le iba confumiendo , y extenuando
por fns trabajos ; viendo los|Medicos, que
los remedios ordinarios no podían aliviarle,
comentaron k dudar de fu falud : los Reyes,
que eftavan con gran pena, fueron a verle
muchas vezes, y procuravan confolarlc : la
Reyna fobre todo, hallándole en tan grande
flaqueza, hizo llamar los Médicos > y deípucj
H i s t o r i a .
de tener fu confuirá , les iníinuó que eftando
el Palacio íobre una altura , y el aparcamien­
to , que Ic avian dado al Ar^obifpo, muy def-
cubicrco, y elevado, era de temer , que el
ayre fuelle muy penetrante- para un hombre
tan caafado > y ¿ a c ó , como e l , y que feria
bien traíladarl&a otro lugar.
Refpondieron s qpe en el citado, que fe
hallava fe podían rentar todas las-cofas : cita
Princefa le hizo luego dar «He avifi» rogando- .
l e , que pues los Médicos juzgavan , era z
propofiro para fu falnd , fe hiziera tranfportar
¿ Xencralife : efta es una caía, dg placer, fuera
de la Alhambra, muy alegpe $fpr J$rdines>
arboledas > y fuentes, que mira k toda ha
Ciudad en perípe&iva , y don4 e la vifta fe
eítiende en una dilatada , y hermofa llanura:
los Reyes de Granada la avian hecho fabri­
car , y componer, y paílavan.las Primave­
ras en aquel Xicio ordinar$caente, para go­
zar. t en efta apacible eftacioá ,.¿ c (k>s^>Uceres
de la campana , y pureza del ayre.
£1 Arcobifpo ¿¡guio el confcjo de la Reyna

ble : eíhivo allí un mes > y parecía, que la


fiebre , que iba confumlendo tan infenfible-
mente fus fuerzas s fe le avia de llevar en po-
f os dias: la Reyna vino a verle una vez , y
quifo darle efta ultima demorar ación de fu
b e n e vo le n cia y afeóto : hallandofe en efte
eíbremo s una muger de muy buena familia
«entre los M oros, que fe avia convertido de las
primeras 3 y que íe avia cafado coa uno de
D e l C a r d e n a l Xim enez. L ib .I . 139
fus domefticos, eftando en la Cámara > en ^ b -
que avia algunos de fus íntimos amigos , ha-
blando de fu enfermedad , fe acercó a e l-¿ .J ,* / ,
los , y les dixo , que ella conocía en Grana-
da perfonas mas capaces de fanarle , que los
Médicos í que le trauvan ; y que fobre todo
avia una1orager» por la comunicación,
que cenia con los Mfcítfcós Arabes , y por fus
grandes, eacpprieneiáS, fieíido de mas de ochen­
ta a n o s a v i a grandes fe cri eos, y
fin fangeias r ni íánavafrequencemente
de enfermedades 4elttpef&da5 con ciertos bal-
famos, que hazia > y que il quería fervirfe
de eftos remedios podía eíperar, que le da­
ría la falud al Arcobifpo.
La popoficion fue oída , y el Prelado con-
fintió en ella; el defeo, y eíperanca de fanar
hazen, que feeftráchctodordéíeíribaraijore
del difgufto, que los Médicos lé davan , no
recibiendo el alivio efperado : ctnbió á llamar
a efta buena m uger, que vino luego ; cocolc
el pulió , y reconocio cuydadofamemc el ef-
tado de la enfermedad, y dixo : que el mal *
era grande, y que no fe admirava, que la
medicina ordinaria m> le pudieíTe fanar, que
ella efperava con la a(&ftencia de Dios ( deba-
xo de la protección de quien eftava efte gran­
de hombre ) le curaria por el medio de algu­
nos medicamentos fimples, cuya virtud co­
nocía ; que pedia por gracia, que no hablaf-
fen mas a los M édicos , que hielen burlaríc
de eftos pequeños remedios de mugeres , y
reducirlo todo á ciertas maximas del arte con
•U£uaiuo& filo folíeos i de qué día 120 ew
14 a H istoria
capaz i -que efto no era temerles , eftando bicfn
íillegurada de lo eficaz de fus remedios.; pero
que íiempre la turbarían con queftiones inú­
tiles j y cauíarian temores; ,r y defeonfianzas
en el animo del A n jobiípo,: que lo que im-
portava al paciente , y ¿ ella > e ra , tener
ambos el etpíritu tranquillo, porque ella no
ufava y fino de medicamentos, externos , que
no podían inducir alguna ifoíjteQha; y que
favia , que el Don de fuscuracióncs, venia de
Dios , y no de alguna potencia humana, ‘
Hallóle gran fondo^ de razón en el diícur-
fo de efta muger , y para fQtjtencarla íe tuvo
gran cuydado, que los .Médicos no fupiellen
cofa alguna de lo que traía: venia de noche
á ia Camara del enfermo , quando todo el
Mundo eíhva recogido , y le hazia untar con
lina eípecie de azcytc , que avia compuefto
de muchas yerbas aromaticas ; eftc Prelado
íé haUp. bienpreflo aliviado, y al pdtavo dia,
no fojamente rifeavo, fin j^chce.^ mas-aun íin-
tió en í¡ alguna alegría ¡ y aviendo lá emBi-
dia irritadole de que fe levantava , fe encen­
dió mas , viendole yá en pie : luego , que co­
mento a renocer esfucrco determino hazerfc
llevar á la Ribera del Darro , y paíleaxfc len­
tamente j porque el ayre era allí can puro , y
fano , que en todo tiempo los enfermos ve­
nían a bufear la falud, haziendofe llevar en
fu lecho fobre un pequeño puente, que ay
lobre la Alhambra : defpues, que fe fortifico,
bolvio k fu cafa para vivir con repofo, y re­
cobrar enteramente fu falud, y apenas llego
a Alcala , quando fe bailo perfectamente
bueno,
D el C a r d é n a l X im e n e í . L ib .I. 1 4 !
. Como era Til deíiguio traer allí de codas
las Univeríidades Chriítianas las letras Divi­
nas , y humanas , que avian fidó > como def-
terradas - de Efpaña , emprendió:hétmofeár
efta Villa , aderecar los caminos Reales * ter­
raplenar io s lugares panranoíos, donde por
las fi-equentéfc lluvias , y lo defígual de la
tierra, fe eftancava' él agua en efta llanura,
reparar los edificios públicos, que los tiem­
pos avian arruinado. En efte tiempo vino D011
Fnmcifco^Herrcra, Abad de San Juftoj a quien
avia embiado & R o b la , y le traxo la Bulas
de Alexandro Sexto , y Julio Segundo , para
la erección de la Univeríidad de Alcala , con
codas las gracias , y privilegios, que íe podían
defear: León X . l o s aumentó deípues, por
Ja a f ic ió n q u e tema’ k las letras, y por eL
defeo de ■obligar ral Ar^obiípb ^ qtte tuvo
fiempre gran reprcfentacion con los Sobera­
nos Pontífices , raneo por caufa dcl icípcro ,
y veneración , que profdfava a la Santa Sede,
como por los férvidos importantes , que ha­
zia a los Papas, en diverías ocaíiones , como
fe veril en. adelante.
Apenas avia eftado en A lcali algunos me-
fes , quando la Reyna le hizo iaber , que
avia combocado los Eftados á Toledo , á don­
de iria con brevedad. Deípues de la muerte
del Principe Don M ig u e l, los Reyes Cató­
licos avian embiado a Flandes al Obifpo de
Cordova , para felicitar al Archiduque Don
Felipe de Auftria , que vinieíTe fin detención
Si Efpaña con la Princeía Doña Juana fu hija,
á tomar poíléülon de los R eyn o s, que les
T41 H istoria
Zfirii, per tened a ii: conocian el humor de. ol. Yerno,
lib. 4.
iue era buenoj d ó cil, familiar , y^fuiCcro:
ca¡>. 4o. ?
US ocupaciones ordinarias, eran la c a c a j 6
el juego i 110 tenia cofa de ambición, ni pen-
famiento de engrandecerfe, no amava el tra­
bajo , ni podia fqfrir los negocios j mudava
de refoluciod muchas v.ezes, feguu las im-
presiones , que le hazian aquellos., que le
recreavan en fu o cio , y abufaVaü del íu con­
fianza. - ttiv';
Los Reyes temian no íe acoíhmibraíTe á
cita vida blanda , y ociofa, y que defpues no
pudielle perder aquellos tíñalos hábitosv en
que fe: avift criado ¡queriatíte &carde las ma­
nos de los Flamencos , que le^ govemavan,
y hazerle Oficios de Mae ftro s, fi era poífible:
todo fu deíéo era aparcarle de la inclinación,
que tenia á la Francia, dándoles efto grandes
zelos: efperavan, en fin , que viviendo con
ellos, ,íc acomodaría 1 k , coíhimbres de la
Nación k.y* que eoaeit-tiempOr aprendería a
teynár con Maeeltad. El Ar^obifo de BefaiF-
zo n , que ava fido fu M acftro, y que confer-
vava mucho poder fobre fu efpiritu , aplicó
fus diligencias a las de los Embaxadores de
Eípaña , y le determino con mucho fenti-
raiento á hazer fu viage.
Efte Principe partió con la Princefa de Ca«
iftilla fu M iiger, palláron la Francia, y fueron
magníficamente recibidos en Pañs : el Archi­
duque tomó aífiento en el Parlamento , en ca­
lidad d e P a rd e l R eyn o : renovó fus tratados
Z ytír
con Luys X I I . y le dió toda las muefhrasde
n i. 4*
fumifilon , y reconocimiento, que podía de-
c»}. íí-
D e l C a r d e n a l X im enez. L i b . T. 14 $
fe ar: pero la Princeía fue tan atenea , y cir-f Mario*
cunfpcdta en efte punco , que aflilliendo en ” 4
ia Milla un dia.de ceremonia, no quiíb ja- c* * '
mas tomar las piezas de moneda, que ¿1 R ey
le hizo prefentar, para ir á la Ofrenda > poí
no reconocer Superioridad, y no hazer eífce
adto de fugecion. El R e y , y la Reyna de Fran­
cia les regalaron en Bles quinze dias, y les
hizieron conducir a la frontera con iodos los
honores imaginables , y con poder de hazer
gracias á los Reos en todas las Ciudades } por
donde paílailen.'
Los Reyes Catolicos „ aviendo fabido, que
Ce- acercavan a Fuente-Rabia ordenaron a to~
dai k s Ciudades, que les rindiefíen los mif-
mos honore? ,Iqne á fu propria MageftaJ, Em-
biaron á fu Mayordomo mayor , y al Gover­
nador de Vizcaya k fu preídncüi » con orden
de excrccr fus oficios en íú hom bre, defde
fu entrada en el R e y n o ; y para teítimonio
del regozijo , qae tenían en fu arribo , permi- ZrmY.1
tíeron á los hombres de calidad llevar veftidos l,lf' 4*
dcl Seda >y dieron II entender » que aquellos, ‘¡¡¡¿ ¡U -
que quifieflen hazerfe veftidos nuevos les da- n* aí>.
rían p lacer, fi fueflen de color, en que Cé 17- í -ií-
mucura la gran modefliia 4e~aqucllos tiempos.l l *
Diputaron al Condeftable >de~Gaftilla , al Du-»
que de Najera , y Gran Comendador de León,
para que fueflen a Fuente-Rabia para dezir al
Archiduque , y a la Princefa , que rendrian
cftremo gozo de verles , y que íi los nego­
cios de la converíion de los Moros no los
huvieílen indifpenfablemence detenido , fe
huvieran adelantado halla la frontera para íc -
14 4 H I S T OR r A
Eftos Principes ariibaron a Filentc-Rabía
Año
& j p . de Enero , y pallaron a Burgos. Don Fer­
IJO i.
nando } y Doña ifabcl hizieron luego dcfpa-
char Carcas, para hazerlos reconocer en T o ­
ledo por herederos fuceíTores de fus Eftados.
El Ar^obiípo lo diípulo codo, y los Reyes Ca~
eolitos entraron con los Principes á un mifmo
tiempo : fueron recibidos, y. reconocidos con
aclamaciones extraordinarias , y ícbuícaron to •
dos los medios de divertirlos. - .
En medio de todos ellos placeres de la Cor­
te , el Arcobifpo fe retiró a penfar en cofas
mas importantes : conííderava, deípues de lar­
go tiempo * que nada era mas necesario á los
jilh Eclcíiaíticos , y particularmente ^ los Thco-
Can.
logos, que la letura , c intelligencia de la
Biblia , y que nada eftava tan olvidado por los
Doctores ; pues en lugar de aplicarfe al eítu-
dio de la Letras Sagradas , fe davan > y diftcaian
en futilezas, y ^ecuiacion es inútiles : creyó,
que efta negligencia £pitaQ«Kn|d<^^fabcr las
lenguas , Latin a, Griega:, y Hcbrca i quc'ftm
los fundamentos de las Ciencias humanas , y
letras Sagradas : fu deíignio era fortificar los
Catolicos contra las antiguas heregias, y con­
tra aquellas , que podían nacer ; y fe dize,
que previo lo que íobrevino defpues j que fe
íufeitarian cfpiritus vanos » y prefumptuofos¿
que explicando ‘las Santas Efcricuras , legun fu
íentido, turbarían la Iglefia. de le fu Chrifto,
y que harían prebalecer fu temeridad al fovor
de la ignorancia, que reynava entonces en
el Mundo.
Viendo, pues, el Arcobifpo tan grande coi-
D e l C a r d e u a l X im en ez. L ib . T. 14 ^
tupcion de coftumbres en los principales M I-
niihos de la Iglefia > y que u los enemigos
de ella veniaa á íém’
por interpretaciones
nuevo Teftamento , er . . „ _________ t _
fuellen, engañados , y los do&os incapaces de
fabella refutar. Pot eftas razones emprendió
hazer trabajar tina nueva edición de la Bi- t
blia , que contenia el viejo Teftameilto , el
Texto Hebreo , la V u lgata, la verfion Griega
de los Setenta, traducida en Latía * y la Pa«
rafraíis Gáldayía ,-to rl tína Vetfion Latiría , k
fin dé que náda faltaífe a eftá obra : en el nüc*
Vo Teftamento , el Texto Gregio bien corre­
gido i y la Vulgatá. Quifo que fe ajullaífe un
volliftiéii^dc expl icacion de términos j y de men
dos de líatlár}Hebraicos > furriamente eftima-*
dos por aquellos >que cienca grancQmjrteheo^
fion de efta lengua* ; *" •<
Era efta una ernpi'eílá rnuy difícil , qué pe*¡
dia un hombre tan ponderofo , y tan conftan*
te como el : hizo venir luego los fugetos mas
hábiles de fu tiempo : Demetrio de Creta,
G riegode N ación, Antonio de Nebrixa, Lope
A ftu n igi ,- Ferdinaildo Pinciano, profeflores
de lalenguás-Griegít^-y Lácina t Alfortíb Me­
dico de Alcali , PauilftGbtOnel , y Alfonfo Za­
mora , muy fabios en las letras H ebreas» que
avian profesado entre los lu dios; y tiendo lla­
mados á la Fe de Tcfu C hrifto , avian dado
pruebas de fu grande erudición, y de fincc-
rifliraa piedad : propufoles fu deíignio , y les
prometió hazer largamente todos los gaitas,
dándoles muy buenas rentas á cada nno , y le f
J4<í H istoria
encomendó,(obre todas las cofas,la diligencia,
di zlcndoics: Acdcrad, Amigos mios, no fea> que jo
os falte , o que vofottos mefaltéis ; perqué vofotros
uecfjfuau de una protección > como la mia , y yo de
# n jvc6rroteom<>.elvHeJlrOi Excitóles con fus per-
íuaíiones,y liberalidades con tanto excedo,que
defdeaquel día , en adelante , no ceffaron de
.trabajar, hada que fe concluyó la obra.
Embió a bufear por codas parces exempiares
manuferieps del viejo Teftam?nt9i3! por los
quales fe pudieíTen corregir las falcas de Us uU
timas impreíliones , reftituir los Lugares cor­
rompidos, y declarar los que eítavan obfeuros,
y dudpíos.^ El PapacLjBptrX»lc Mzo comunicar
codos lps.pufcnfcricós de la Biblioteca Vatica-
na : ajAbó:mucho fu magnificencia, y generoíi-
4ad j y,le confu Ico los negocios mas importan­
tes de fu Pontificado. Efte trabajo duró cerca
de quinzc años , y lo que fe~hla.^|c^Lmirar , es5
¿que- can larga, y molefta aplicación no- canfafle
Ja confl^lciade eftos fabips JipmbrcSj y que ios
agrandes negocios, deque el Ar^obiípo eílaya
oprimido, no le cntibiaflen fu zelo a-y afición
para efta obra.
Hizo venir de diverfos Paifes fíete cxcmpla-
.res Hebreos manufcritps, que le cortaron qua*
.tro mil efeudos de oro, fifi cantarJosGnegos,
que le embiaron de Roma, y Los Latinos en le­
tras Góticas, que hizo tr^erde Paifes eftrange-
ro s, y facar de las mas principales Bibliotecas
de Eípafia,codos antiguos , por lo menos, de
ochocientos años; de fuerte, que las penfiones
de los fabios, los gages de los amanuenles, los
precios.de los Libros,la paga de los viages,y los
D el C a r d e n a l . X i m e n i z . L i b . I. 14 ^
igaftos de la imptcfiLonjle cóftaronmas de cnU
quenta mil efcudosjdcoK) , fegun el computo*
que entonces le hizo4 r :r:
Efta grande obra,ácabada cofi tahíorafan, y
gafto , la dedicó al Papa León X , fucífepór dar
tcftim onio de fu reconocimiento, ó porque tó- Prt¡^
das las obras , que miran á la expoiicion de las B ¡ \
Efcrituras^no pueden ferinas debidamente con- ' 1
fágradas , que á los Soberanos Pontífices , en &'utk
quienes re fide. el poder de le£u durillo,y autori­
dad de la rlglefia'Ghriítíanaiel íb’a^ue fe llevó
el nkimft: vcritime&jfee pronto1arecibirlcvyto-
dó arrebatado,leva litando los ojos s y manos al
Gielo}exclamó:Fí» os doy gracias ¡mi Sa fa a dir J e -
fu -.G b ü fia , de que artes de motir he i/tfto el fin d*
b fo 'eiM d a ji& d efea d o .Y bolviendofe st. fus ami­
gos , que:efta?ranprefentesles dixa : D m n .é á a I
gra cia dt b a & r e jk i s m f x i ^ - i ^ a i v o f B s f a i t S i ü a i
parrecido muy qrÁrder-y y pueden ft\r ifnfy&rthtp&~
ra el bien publico ; pero en ninguna empycff* debtú
tenerme por mas dicho'o , c¡ue en ejltt editian de Ia
S ib ila , que defeubre los manantiales [a g ra do s , de
donde n auta una T&eolagia mas tia ra j y,nurá, qt¡4
Xas fuentes f a donde /¿m ayor parte \de- Us Dotiorej
la b 'a t d&iiK&'Jwfan'L' uRfl&r£tíe -iin rtfclsjiBI*y qu¿
dcfpertó los«fpiri&tsjpara eíhidiar laftéiigiórij
y fuftentarfe de lá :$)o& rim 'de-las fanras LÍ-
crimras. - ' r ?>*«: •
También fe comentó ufta adición de las
obras de Ariftoceles-por eftos labios; pero no
tuvo el confíelo de verla acabada antes de fu
murtc. Para impedir &:las Mugerírs , y a los
ignorantes el diftraherfe en les romances ; tuzo
imprimir, a fu coila, tratados de piedad > y de
K a
ú 48 * H i s t o r i a
4i¡ftorias fantas en lengua vulgar,que davan pre*
(Cepros , y cxemplos de virtudes Chrütianas : y
hizo diftribuir un gran numero a los particu­
lares , y á las Comunidades Religiofas. Como
ios libros de canto 3 y muíicaeftavan ufados en
ia mayor parte de fus Iglefias, refolvió hazer
uca edición en Pergamino, que prefentó á ro­
das las Parroquias de fu Dioceíis;y por no olvi­
dar codo lo que podía fer útil a lo publico, hi­
zo componer libros de Agricultura y;afin que
los Labradores cxercieílen con Cüydado,ypro-
•vecho efte arte fencíllo , ucil, y neceííário.
Eftando en Toledo viíitd la Biblioteca de fa
Iglefia, donde avia muchos manuferitos, vene­
rables por- fu antigüedad ', y como la ténian
■en un ílugar de facómoda do , y mal difpuefto,
teíolvió lubricarla magnificamcnre en un her-
mofo (icio, hazicndola, en el numero, y.en la
-curiolídad de los libros , igual k la Biblioteca
Varicaiiaj pero fueronfele cargando cantos ne­
gocios; qtie no pudoexccucaxeítc intento.
• Los Ar^obifpos de Toledo eran aneéis ran-po
derofos , que no podian reglar fu Dioceíis, ni
cumplir con las obligaciones ordinarias de la
Dignidad : eran llamados de otros minifterios;
£ hazer expediciones contra los M oros, k man­
tener la p az, y la Tranquilidad publica,, ¿. lle­
var el pefo de los mayores negocios , á aplacar
las fediciones, y alborócos de los Pueblos, á ex­
citar en los Reyes loables empreflas , k refor-
c ^ ’ mar los abuíos , & patrocinar las artes, y cien-
j¡¿ j.* cias } y éfto hizo mieftro Arcobifpo con mas
efplcndor, y crédito, que qualquiera de fus pre­
decesores : efta autoridad en los negocios Eclo*
D el C a r d é h a l Ximehez. Lib. I. 14#
ffafticos , y Seculares fe ha difminuido en los
íuceílorcs , lea por la grandeza dé ios Reyes,
i> por la negligencia de los Areobilpos , ó por
la naturaleza de las cofas humanas, que va in-
ícnfiblemente declinando,
Muchas cofas contribuían a la grandeza de
efte infigne varón j gozava de toda la renta del
ArCóbifpado íín pendones ; vivía en tiempo
del R ey Don Femando, que reynando en lu­
gar de fus hijos, parecía mas fer fu Colega,
que fu Dueño j d e fuerte, que cotnó el Ar^o-
bifpo tenia neceflidad del crédito, y favor del
R ey , el R ey tenia neceflidad del confejo , y
auxilios del Arcobifpo : amas, que tuvo gran-
des o&fioñes , y fe hallo con un efpiritu aun
mayor , qüefufom irla :eftees el camino por-
donde llego ala admin!ftracion,yígoviérnodet'
Hilado con aprobación de los Pueblos , y íín.
que los Grandes de el Reyno pudiclícn intentar
cofa alguna contra el.
Bólviendo á la Biblioteca de fu Iglefia, co­
mo vilítava por íi mifmoTodos los libros > á
fin de íiiber , que inftmccionespodia facar pa­
ra fus deíignios, cáyetoii en íus manos tnu-J
cbos volúmenes autiguos de letras Góticas, que
le dieron ocaíioñ de réítablecer ios Oficios Ciá­
ticos , ó Mtizaravcs, que Jfe avian tenido en
tanta veneración en Cartilla* Los Vifogodcí
debaxo del Emperador Hbnorio ocuparon cafi
a toda Efpaña , y como eran Amanos caula-
ron tanto deforden en el culto Catolico del
Reyno , que mezclandofe las ceremonias nue­
vas con las viejas , fe dezia la Mifla diferen­
temente , y cada Iglefia rezava fu Oficio D í-
K 3
j 50 . ' H i s t o r i a
vino , fegun las reglas, que obfervava : pero
aviendo abjurado efta Nación la herigía 9 por
el c u y dado, c inftrucciones de San Leandro»
Ar^obifpo de Sevilla * y; abracado la Fe Orto­
doxa, al exemplo del RcyRecaredo 3 como
no avia y& diferencia de Religión , fe comentó
a diTcoürrír en los medios de cftablecer un
Culto regular , y uniforme , principalmente en
Toledo , que era enconces.-la Ciudad Real,
tJoitcil. luntófe a efte efcdto un Concilio , que era íel
Tot. q uarto de Toledo , donde fe ordenó, que en
todas las lglef^as fe obfcívaílé un mifroo Ritu
en las las M iijás, y
Pfalmodias publicas , y ¿ c ' dió el cuydado de
reglar e íü orden i San lítdoro fuceífor de San.
Leandro, muy nombrado en efte tiempo , por
fu fantidad , y doctrina.
Efta diiciplinaduró caí! ciento y veinte ánosa
hafta que entrando los. Moros laqueando el
País, y derroundó él E x e t c ij^ ^ Efg^pa fe hi-
zieepu dueños de efte ReyftbrEü eí&qalanúdad
univerfal, la Ciudad Real cayó e a las manos de
los Barbaros , donde permitieron a Los Chrif-
tianos vivir , fegun íasleyes de fu R eligión ;
pero prefirió la mayor párte up voluntario def-
tierro a efta blanda fervidumbee i aleupos, que
amaron mas fu P ais, que fu libertaa, acetaron
la condicion , y quedaron en la Ciudad debaxo.
Rfdtri. de la dominación de los Moros,y Arabes, Eftos
JÍTC' Cbriftianos, á caufa de fu mezcla , fueron llar
Tol, mados Miftarabcs , ó fegun. otros Autores M u-
lib.3. zaraves 1 del nombre de M u za, General de los
capA l.
A lt .
M oros, y Arabes, de que avernos ya hablado:
Ciftn. dejóles lcis Iglcfias, en las quales confervaron,
D e l C a r d e m a l Ximenez. L ib . I. 1 5 1
mas de quatrocientos anos, efte Oficio de San ¡ib- r-
Ifidoro en efta Ciudad Capital, y en todos los **P
Reynos de Toledo , Caítilla, y Leóri. • ¿ ',M"
Aviendo defpues, Don Alonfo el Sexto reco -¿,/ g
brado con un largo íitio la Ciudad de Toledo, ci/mí-
trato de reglar los negocios de la R eligión, de
reftaurar Parroquias, fundar de nuevo , confa-
grar Altares , y reftituir el Culto Divino con
orden, y decencia. El R ey, por el con fejo de
Ricardo, Abad de San VI¿tor de Marfella , ( a
quien el Papa ayia embiado, para reftableccr la
difciplina ) tuvo defignio de extinguir efte
Oficio antiguo , c, introducir el Romano. La
Reyna Confianza , ( que era Francefa ) acóC-
«timbrada a los eftilos de fus P aís, lolicitava
efta mudanza, y el Abad Bernardo , también
Francés de N ació n , nombrado Arcobifpo de
Toledo , confentía: en edo. V -:;
Pero el Clero , la Nobleza , y el Pueblo íe ^
opufiCL'on, y reprefenraron, que 110 qucri.in fer
mas íabíos, que fus Padres; que era ello turbar Mít?.
toda la devocion publica , quitando laspradli- cap,t i ­
cas ; que fe tenia ficmpre mas refpeto a los G* rt'
ufos antiguos de la Religión, y que eftavan re- ^ ¿ l :
fueltos cl rogar, y dar honor á D ios, fegunlas raj> 10.
reglas , que los Concilios de fu País avian víllr***
preferito , y que los Sancos Obifpos avian or- V,K s i'
denado, y hecho promulgar, y que fe avian
confervado en muchos fíglos en medio de los
Infieles : las conteftacioncs fueron tan grandes
fobre efte punto, que refolvieron, fegun lo bc%
licofo de aquel tiempo , decidir el negocio por
combate : el Rey efeogió un Cavallcro para
defender el partido del Oficio Romano el
K 4
7J I H is t o r ia
Pueblo , y el Clero fe valieron de otro , parí
mantener el Muzaravc : efte ulrimo quedo ven­
cedor, y fe entendió , que la voluntad de Dios
ía avia declarado por eftc fuceíío,
Entretanto el R ey, la Reyna, y el Atgobífpo
hízieron tattta inftancia, y perfuadieion tan
bien^qué efta vicoria podía fer cfccfto dd acafo,
y no orden del Cielo i que fe refolvió concluir
efta caufa con \ma prueba, que fucilé un jui­
cio vifible de D io z ; y deípues de ayunos> ora­
ciones y y procesiones publicas, íe juntaron en
la Placa mayor de la Ciudad ; hizofe una ho-
Í ;uera, donde fueron arrojados los Dos Milla-
es, uno Roipanó, y el otro Muzafaye: el R ey,
y el Pueblo ícpuíieron en oracion , para que
fLoJt- Dios ruauifcflaíle fu voluntad : reficrcíc , que
rico Ar- fe quemo el Romano , y que el otrp quedó en
Toteó* fueS ° fi'1 LCC>^'C daño alguno : con efto el
lib. s. Rey defiftió de fu refolucion> y confintió, que
fe íirvieííén del Muzaravc en las antiguas Par­
roquias [de Tá|edo‘, fó n d e to t^ sl^ s familias
Chriftianas j que avían conferyado la ReligiOir
entre los Infieles, lo recibirían, como Ritus de
la Parroquia , obfervados en ella de Padres a
hijos > pero quifo, que en las demas Igleíias de
efta Gudad , y todo fu Reyno fe hízieíTe el
O ficio, fegun el Ritual de Roma , y francia,
aunque tuvieíltn alguna repugnancia los Pue­
blos , de que vino el proverbio : A lia van las
R<»í/íi Z¿yest donde quieren los Reyes : Aviendo faltado
eftas fíunilias poco á poco, las Parroquias íc
hallaron defiertas ; pufíeroníe nuevos Parro­
quianos , y por coníiguiente el nuevo ufo en
la Iglcfia j de fuerte, que Tolo fe canta la Mííl^
D e l C a r d e n a l Xim enez. L ib . T. isi
en cienos dias deFiefta, fegun lacofiumbre
antigua.
El Arcobifpo, quatrocientosañtísdeípues,
aviendo fe inftruido de clic negocio , no quiíb
dexar perderla memoria, ni el ufo de eflas.San­
tas Ceremonias, inftítuídas por los Santos , y
aprobadas por los Concilios: examino todas las
cofas , y como anuya tanto las tradiciones an­
tiguas , tomó a fu cuydado el reílableccr efte
Oficio : empeño al D o ^ o r Qrpí> Canonigo de
la Iglefia d? T o lp d o ,y Potros dos dela miíma
Ciudad, vcríalos en rodó gtnero'de erudición,
mando hazci una edición de Breviarios , y
M i fíales Mu zaraves, diftribuyendogran nume­
ró deellps; y-por recelar,que con el tiempo no
fe acabefien, hizo una fanta inftitucion j fundó
en la Igleíiá Cathedral. de^oj^do.upa Capilla
magni hca para cre^e Sacerdotisa con en cargo
de dezir los di as Mi fia , y celebrar el Oficio,
fegun el Rim de los Muzaravcs,
A eíle mifmo tiempo, un Ciudadano de T o ­
ledo de mediano eftado, pero de gran caridad,
llamado Gerónimo avia emprendido íocorrer a
pobres , y enfermos de la Ciudad, alüftir las
Viudas, y Huérfano^ y exercer todas fes obras
de caridad : cómo el Arcobifpo fe informnva*
cu ydadofa mente de eftos negocios de la Ciu­
dad , y de las coftumbres de los particulares,
hizo llamar a efte buen hombre, y defpues de
aver reconocido , por las converfaciones , que
tuvo con e l , fu dcvocion , y caridad , le ani­
mo k perfeverar en eftospiadoíos excrcicios,
afíegurandole , que 1c aÚiítiria con fus confc-
jos , autoridad , y dinero, en todas fus em-*
¡f|4 HrüTORrA
prellas, y le dió luego mil cícudoS para los
pobres.
Gerónimo redoblo íu caridad, juntó algunos
de fus am igos, pue fe empeñaron con el á fo-
correr los pobres vergonzantes en las ncccíli-
dades publicas , y particulares : el Accobiípo,
que mirava con gozo los frutos , que producía
ÍU piedad, les exortó a que fe unieran todos, y
les dió reglamientos , y conftituciones para la
erección de los Hofpitalcs,y difiribucionde las
limoíiias , y le puío en las manos fumas muy
quaricioías. Causó la feca de efta año gran falta
de mantenimientos , y una epidemia de graves
enfermedades : dió gran camítad de trigo al
Pueblo, que por lo menos, dízen aver fido qua-
tro mil fanegas , y para limofnas, y remedios a
los enfermos veinte mil efeudos, y novecientas
fanegas mas de trigo, que proñguió en dar to­
dos los anos a los pobres : en fin, por cumplir
todos losoficios de^aridad-j; opabió de tiempo
en tiempoíl Geronimo, y ÍWO^Bijres^pOt toda.
íuDioceíis, para fócorrcr les Niños Huérfanos,
cafar pobres Huérfanas, aflíftir á las Viudas,
proveer lo neceíliuio á la confci vacion,y abado
de los Hofpi tales, y mantenerlos con generólas
liberalidades,
H I S T O R I A

DEL CARDENAL
X I M E N E Z -

Z lB -é Ó ■S :E G Z ¿ N ® 0 .
n t r e t a n t o , que el Arcobifpo efta ' Ano
E va aíli oOttpado en Toledo , los Princi- 1 5 0 ° ,
<tjpé$-y-entretenidos en los divertimientoí,
que les-daparí * comentaron ■a peñfar en fus
negocios , y i difcütrlr qdfonfto fobre Us ne-
ccííidides delEftadib .J y f o b t e tosp negocios
particulares, que los llamavan. Don Fernanda,
aviendo fabido , que el R ey de Francia levan-
tava tropas por todas partes con defígnio
de atacar a Salías en el R ofellon , fe alargó
hafta Gerona, pata juntar allí uñ cuerpo de
Armada. Archiduque,y la Princeía Le acom­
pañarán hafta.-Arao)uez, y de a^ip aflaro n i
Aragón , para haaerfe jurar, comb avian he^
cho en Cartilla : laReyna fe bolvió a Madrid ;
porque avian codos de bolverfe a juncar en
poco tiempo , y no avia otro Lugar , donde
pudieran mas cómodamente alotarfe. El A r-
9obifpo fe rcítituyó k Alcalá, reíuelco de aca­
bar las fabricas comentadas, y de emplear
las cantidades deílinadas para eíta Univer-
Tidad 3 que empejava , y-quería animada
’t $ G H i s t o r i a
con íu prefencia , y liberalidades.
La Reyna Doña Ifabel no halló en Madrid
el repofo , que efperava > porque unos accef-
fos de fiebre , que le avian durado todo el
O to ñ o , la muerte del Cardenal Hartado de
Mendoza,* y la de algunos otros Señores de
Ja C o rte, fucediendo todas en pocos dias, la
defconfolaron por eítremo. L a refolucion fu-
bita que el Archiduque tomó de bolveríc k
Flandes , y de paííat -por la Francia le dió
Maria­
también gran peiad umbre, Efte Principe aca-
na lib.
X7 -Í-4/. bava de perder en las enfermedades , que en­
M- tonces corrían j ftis .ma$ -fieles, amigos entre
o t r o s i . Francifco de Buúfyd¿pír Atfobifpo de
Befonzon, que 16 avia ayudado con fus con-
íejos, y por fu prudencia , y bondad fe avia
hecho amar en el Govierno ; imaginó fácil­
mente , que el ayre de Eípaña era mal fano,
y fe perfuadió , que avjendo fido ya reco­
nocido poe Revnos , no era
Año á propónto para- éftkr de
1¡ 0 l . Suegro, y en medio de tina N ació n , cuyo
humor no convenía con el fuyo : fofpecha-
vafe , que los dome (ticos , que le quedavan,
eítavan ganados por el Rey de Francia , á
quien le importava, que no huvicílé confor­
midad , ni unión entre el R ey Catolico ., y fu
Yerno : el por otra parte éítava ofendidó de
los zelos importunos de fu Mugcr , y de las
impertinencias con que le tratava inccíTante-
m ente, y fe refolvió de partir en lo mas fuerte
del Invierno , paíTando por Madrid á tomar li­
cencia de U Reyna.
R ogóle eíta Princefa, que confiicraíTcj
D e l C a r d e n a l X im en íz. L ib . I !. 15 7
la ía$on era muy aípera para can largo viagej Pe*- *
que tu M uger cftava cerca de parir, y que fe
moriría de dolor, fi la dcxava j que E fp a ñ a *^ '
nunca cftava del todo pacifica quando Reyes//¿.i;,
eftrangeros la venian a govemar , íiñ hazerfe
primero k la coftumbres del Pais j y moftrólc
efto con exemplares de muchos de fus Abue­
lo s , y que en fin fu honor, y fu conciencia
le obligavan k cónocer el efpiritu s y humor
de los Pueblos, de que .avia d c'fe r Señor.
Toda la refpueíU. , que le nudo facar, fue : que
F 1andes era fii País , y herencia de fús Pa­
dres, que éftava obligado , por juramento *
k los Oficiales, que le avian ícguido j dé bol-
vetlos lu ego , y que un Principe avia de fer
fiel i. Cü palabra. j
El grán/ojjpDiiertto d e lo sR eye s Catolicos,
era , queel Archiduque fe qüil£e(3[e¡bolvet'por
Francia ; perfuadianlc , qué.óWidava preftd 4 a
gracia, que le avian hecho de declararle he­
redero fncefíbr de tantos Roynos ; que Eípaña Zuriu
eíkva cícandalizada de ver , que la abandona-
• 1 f
va en nn netnpo de guerra j que Fe exponía* £
cap'. I•&.

Í111 ocaíionjt.grandes peligros ; que la períona, -gtA.


y Dignidad: de; uüPrincipe: dé Efpaña 3 nue- M anir
vamenre recónbdtdo , no debia goverharfédc J 3»
eiía fuerte j que era uña cola hueva, c inau- r^ ‘
dita, que fuelle un hijo k ponerfe en poder
del enemigo de fus Padres s que avia hecho
bailantes baxezas, viniendo , fin bolver a ha- ”
zer otras aora ; que no le era decente defpues,
que avia venido k fer el mayor Principe del
Mundo , el ir k hazer oficios de VaíTallo, y de
inferior al R ey de Francia ¡ que fe acordaff.
e
i j S H i s t o r i a
quien era h ijo , y de quien era Yerno > y
coníideraíTe la injuria, que 1c les hazia.
I j°j. Todas alias razones uo le penetraron
muy adentro. Refpondió que la facón era ma­
la para ir pprM ar ; .que Iwaíliftiria en las
Guerras como buen h ijo , quandó eftuviefl'e
en fus Efeados , y que paliando dcfccubriru
las intenciones del Rey de Francia , y nego­
ciaría una ■buena paz. Las lagrimas de fu M u-
ger eran tamas , que no podía vivir fiu e l : ro­
góle , que paflaíTe, íi quiera , las Ficftas de
Navidad con ella pero no la complació:
partió tres dias antes de Navidad , y la dexó
tan defconfoiadii, que ffe'tféjniítftodos los mo­
mentos i' que parielíe antes d e lw m in o r olvi­
dó á fus Padres, y a fus Hilados, y no fe acor­
dara mas', que de fu Marido v -en quienpen-
íava de d ia, y de noche , llor&vav y gémía
T'ed. en continuo delirio, con unas miradas fixas,
M anir como íi 1c-tusleflé delante de fus ojos , y
J . . 0 5‘ " qüe^áva^immováhvfi2^ ^ *&fi>tcia hablar de
e l, parece, que falia de uft profundo'arroba­
miento , y embeleíb : la Reyna fu Madre le
dezia algunas vezes por coníbktla , que la Ar­
mada , que avia de lle v a r& & MÉarido vendría
aceleradamente , que partirá' luego , que pa­
ridle } y que la Primavera fe acercava : ella
efperan^a la confolava un poco-; pero Luego
bolvia í futrifteza.
- La Reyna oprimida de eftos deíplacercs
i j o j . c^n pretexto de huir el mal' iyre , partió de
^ Madrid con ella, y fe fue £ Alcalá á buícar al
Coi¡tt Arcobifpo de Toledo , que folo podía confo-
iib .y Urla : penetróle k efte Prelado fcníiblemenre.
D el C areen X im en e z. L ib . II. 15 ^ *
el trille eíiado de la Madre , y de la hija : dio
á entender á Doña Ifabel, que el amor de
la Princefa, para con fu Efpoio: era inefeufa-
ble ; pero que le parecía exceflivo : que cita
era una tribulación , que amenazava San Pablo 1. Cc¿
en los Matrimonios : que los zelos eran una rtnu7.
paíEon incomoda ; pero que efto era propio
defelto de honeilas Mugeres ; que era ne­
cesario eíperar , que el tiempo la ayudarte k
llevar con la paciencia la diíianda defu Efp o-
ío , y q u eja efperanza de verle id principio
de la Primaveri je'áplacallc cftas primeras con-*
mociones : repreíentóle también, que pues*
ella, avia tenido tanto amor a fu h ija , debia,
áffi, meímo, tolerar con paciencia eítos que- '
branfcósyy recobrar el efpiritu varonil, y ge­
ne l o íó , cottjque fe. avia dado i. conocer en to-.
dos los reencuénttospaílados.v!.,; ; ■,
Con eítos difeuríos fortaleció" el eípiríóx de
la Reyna : y aviendo venido Don Femando
de Cataluña para hablarla , fobre las noveda­
des de fus difguftos , y aflicciones , le fue pre-
cifo el bolverfe prontamence a fu Exercito
para defender á Perpiñan., qtie los Francefes
iban i fitiar !: y J a R eyna feencareó del c u y -^ # r|^
dado de hazer ia levas por toda Eípaña, com r*
un ardimiento, y diligencia:.increíble a du-
r-ante el fitio.; enrretanto la enfermedad epi­
demial no cefíava , y a efta Princefa la fobre-»
vino gran fenci miento de ver morir á. Don
Gutierre de Cardenas , á quien avia nombran
do Gran Comendador de la Orden de San-
Tiago en el Reyno de León : coda la Corre
lloró la muerte de cítc Cavallero y la Reyna,
_____ í é ó H i s t o r i a
^ - 0 que tenia muy particular confianza en ¿ I , íc
I f 0 , condolió mas, que rodos j porque a mas de
Ted, 5 <lue nada le era can leníible , como la perdida
M á rtir de fus amigos , fe juntava el que fu mala for-
cuna fe obftinava á perfeguirla, y efta aflicción
íjj./ií* |c rcnovó todas Us otras.
Pero algunos dias deípues , aviendo la A r-
chiduqueía parido dichofamcnte un h ijo , Do­
ña Ifábel hizo dcmoftracioncs -publicas de fu
_ Cari- gOZO /j fne bautizado él Infante con mucha
* ^ folemnidad : los Duques de Najera , y elM ar-
ij. cap. j c Y j[[cna fUCL-on fLjs Padrinos, y el Ar-
^obiípo hizo la ceremonia ; y le pufo el nonti-
n* lib- bre de Fernando, fa Abuela.' <Efte Prelado pU
18 ' c*t' dió á la Reyna , que en graciardr efte N aci-
Á0Bles miento, quedarte exempta la Villa de Alcalá
cap.16. mi: Lo por venir de toda fuerte de Subíidios,
y la dixo : que aíli convenía ai repofo dé los
hombres de letras , y que efta exempeíon
atraería «L los Profesores , y a toda la juven­
tud del ■R eyn o Jfiq ge i ^ íco^tñbuiria mucho
k la inítruccion, y a lá poucm fó'tódaEípana:
obtuvo fácilmente lo que pidió , y en reco­
nocimiento de efte favor, fe guarda aun el
día de oy en Alcala la Cuna.ídeL Infante. Efta
feñal de protección le aumentó la c(Ilinación
publica, y la benevolencia > de que dió tcíli-
vnonio y cafi aun miíino tiempo > otro fuceílb,
que fue muy ruidofo en todo el Pueblo.
El dia que íé hazian los grandes regozíjos
por el Nacimiento del Infante , fe retiró á una
C aíaáziacl camino de Guadalajára, á donde
tenia coftumbre de irfe, quando los Reyes
Católicos hazian affiento en Alcala de Henales;
t)EL C a r d e n a l Xim enez. L ib . II. 16 f
no era efto porque fu Palacio no fucilé muy
capaz , y grande 3 ni porque no fe pudieíTe alo­
jar cómodamente > pero amava el íilencio , y
la foledad > y fe aparrava voluntariamente ¿el
M undo, por vacar a la lección , y oracion¿
Apenas avia llegado a efte retiro , quando oyó
un ruido confutlo $ de que no pudo faber la
caufa : fus familiares le refirieron ¡ que era
un Reo , que llevavaii ál füplicio, y que el ^
Pueblo le fegulatumultuariamente j falió á la C n \
ventana, y deípyesde eftar informado, de i¡¡,t ^
quéeftava ac ufado efte hotnbre» mandó k los
Archeros , que le pnííeíTen en libertad, di-
ziendo , que los Obiípos tenían derecho de
házefc femejantes gracias , y que no convenía*
que un dia de canta dicha, y gozo , fe aman-
ciílaíTecon la muerte de un nom bre, fupo-r
niendo aun, que fuéflé criminal-} dd&jAjreheros
le obedecieron con refpeto, y todo elPueblor
íe alegró de efta acción.
Paísó la Reyna la Primavera en Alcali , y
refelvió falirfe ¿ porque los calores del Eftio
eran alli muy excefllvos y acabavá de perder
i Don' Iuaü Chacón, Govemader de Carta- epijl.
g e n a ,u h o Principales Mirfiftros ¿ áfc *Í4 «
quien uña fiebre afmañce le arrtíbiré en poeós
dias ; entonces afligida dé eftos frequentes
malos fuceííos, que le iban fobreviniendo s y
temiendofe de fi mifma fe partió prontamen­
te á Madrid , y el Arcobilpo fe fue » Biruega
Lugar agradable eñ lks Montañas, éxpuefto
al Septempcrion, y cercado por rodos lados
de aguas de fuentes muy frefeas. Antigua­
mente los Canónigos do Toledo tenían alU
L
i£ r Historia
fus Cafas de placer , a donde íe retiravan por
Jos calores dcl Eltio : cítc Pueblo pertenece
á los Arcobifpos , por una antigua donacion,
que Alfonfo el Sexio les hizo : no bien huvo
llegado el Arcobifpo, qtiaiido cayó alli en­
fermo con toda fu familia, obligándole á rc-
tirarfe i San Torcaz, en donde íe recobró en-
cuamente.
. Entretanto la Reyna le embiav.a írequen-
temente Correos, tanto por informarle de. íu
falud, quanco por confutarle los negocios,
que fobrevenian. Eíla Princcfa por dar guílo á
Ia Archiduquefa fu hija 9 que Tolo fe ocupava
en penfac en fu viage de Flandes ,defpuc& de
aver dado todas las ordenes neceílárias para
fjU embarcación , partió de Madrid , y fe acer­
có * a pequeñas jornadas, ázia la Coila de V iz­
caya : fu p o , en llegando a Segovia , que los
C ari- Erancefes íitiavan á Sallas , que Don Femando
1 7 eflb A ípcprrcrla, y que avria, fin duda, en
17! ppcós:d i ^ um ;l 4 talU' Con-
A ía n V ventos en pracion, embió d^neVa i s
nk lib. y coiuo el Excrcito de los Efpanoles era muy
z i ‘ ea? : Tuperior alde.Francia , eferivió al R e y , que
r e d .-' perdonarte , fobre todo, á la fa^gre Chriítia-
Martir 13a, y pedia fin ccflar a D io scp fu s devocio-
lib. 1 6. 1 ^ 5 1 que fajvaíTe a los Francefes , y,que les
* PJ £ ' iplpiraflé , el que fe retiraffen fin combate.
\ á}' y . Oyó el Cíelo fus ruegos , porque acercan-
4 o£e el D n q u ed e Alva con íu gente:, a Ribas
A lta s, y viniendo el R ey Catolico con un
Exercito de refreíco: el Marifcalde Rius , que
hazía el íiti^hallandofc-coñlas tropas muy di£>
tninuidasj hizo partir fu Ardllcria, y reriraado-
D e l C a r d e n a l X im enez. L ib , I I . 16 j
fe en buen orden, dixo i fus Soldados : y a - Zutít.
fíjos , que conviene hazer P ia fa al Repode E/paña* rnM 4 <
pues nos kasje la honra de venir el mifmo a fe .
correr efte pequeño Ca/iilio » con todas Uu fútreos '
de fu Reyno* L a Reyna en el tiempo de eftas
inquietudes fe quedó algunos dias en Sego-
v i a , para efpcrar los noticias : pero fu hija,
que no podía fuftir la dcccncion, la dexó
por irfe á Medina del C am p o, donde recibió
Cartas del Archiduque , ique la oiteck venirla
a -receWrft.'-'^ r iv n - j oí.» . A : .
Efte •¡pequeño:teftiüVónia de ártiótí y dé
acuerdo redobló fu ternura, y fu impacien­
c i a , íin mirar á fu Dignidad j y fin confide-
«fcipív 4 ¿la Reyna fu Madre , que: folo cftava
dos jorri&las, rcfblvi^ de parcirfq fin verla: . ..
mandó a fus Darn&i.'^ -que h iiie fíá pronta^
mente Cus paqúd¡es;í, íá/réndo' d fcr^ r^ u saíií
cada momento dar» ptffaá fus O ficiales s re­
prehendiéndoles fu pereza : htivieiaíe ido aquel
dia íi el Otaifpo de Burgos , que eftava en fu Znriti
aífiftencia > y Don Juan-de Cardo va , Gover- l¡b. y.
mdpr; de la Ciudad/,1 tfó fe huvicflen opuefto t caP-tf*
prcKiucarc^ xljuda:ai<^áfder s que éftí parcida ^ T¡ff
era precipitadabr^ode la Arnsadi-lió eftava UbM»
aun en eftadp dc^bawríi'embarcar j pero ella cp¡fl.
fe arrebató, y l^atisn acírd e hazer les cortar1 *^
la cabera : deípacharcm luego un Correo a k
Reyna » para dar aviíb de lo que paflkva, ’ y
hizieron cerrar la Pucrtt del Caftilto , donde
la. Princefa aftava aloj&da, para irrípedir qué
noíiguieflé fu fontaírá { Eícrivió la Reyna de
fu mano , haziendoLaíáber, que íe. avia levan*
tado el íitío de Salfas, y rogandola» que ü
.t ¿ 4 H ist ó r rA
cfpcraíTe , íi quiera , harta la buclra del Rey
fu Padre , para darle elle gozo ; pero ella no
recibió guíto alguno de efta vitoria, y no
prcníava , fino en que fueran partiendo fus
Recamaras : una mañana fe hurtó á fus Da­
mas , y lalió á pie defaliñada lufta el cuerpo
de la Guarda del Caftilfo , para panerfe en
cam ino, fin faber donde ib a , y fue necertario
cerrarlas Puertas del Cartilla, y levantar el
Puente para detenerla.
Zurit Aunque hazia frío quedó tridemente re-
cap.tf. cortada fobre una barrera, fin que fu Dama
Hé>, s- de honor por fus ¿ruegos;, ni por fus lagri-
jnas , ni íu Gonfefíor roilmo porÍU^Confejos,
n a * / y perfualjOnes la pudieran retirar ; no quifo
< o m er, ni peynarflc, y pafs ó affi un dia, y una
z t , C4pm
4. Jioch e, fin cuydar de fu falud , ni de lo. mal
que parecería : apenas la pudieron determi­
nar , á Lo ultimo , k que: enfraíle en un xetretc
cerca Ja^bán;era i que fe calentarte,
y pudieífe tomar algún"ffljáScttfofr; (E l ^Ar^o-
bilpo de ¡Toledo fue¿ :embiado para procurar
redncítlará qne entrarte en fu quarto ; pero
fus exortácioncs fueron tan inútiles j como las
antecedentes ; en fin la Reyna índifpuefta,
como eítaya, fue ella mifmai, 7 la hizo .re-
- cobrar uh poco de fus, píEones : cfn efta oca-
Í1011 fue. donde íe reconoció, que llegaba 4
enfermar cl efpíritudc efta Princefa, que vino
defpues, a;públícaríe : elAjr^obiípo aconfejó i
los Reyes Católicos, que la hiziclíén embarcar
prontamente * y ella partió en pocos dias con
una aceleración increíble, y íe fue conguito
slc la prcfencia de fu pobt.c Madre afligida,^
D e l C a r d e n a l Xim enez. L ib , I I . i6p
; Arribó dichofamence & Flandes, donde el 1
Archiduque la recibió con grandes mueftras L
de amor j pero algún tiempo defpues, fa-
biendo, que avia puerto los ojos en una de;
las Damas , que avia traído de EÍpaña la Prin-
ceía , cuyos zelos avian llegado á mas rabia, ^ rttr
que jamas ; no íe oía otra cofa en el Palacio,
que llantos, y palabras de indignación ; algu- x- i .
lias pcrfonas,interelTadas en extinguir,y desha-
zer eftos laítimofos enredos, advirtieron, que
el Archiduque eftava prendado, fobre todo,
de los caveUos de aquella Dama j hizieronla.
cortar el pelo luego , muy defeompueftamente,
a fin de que en el Temblante no le quedarte
fotma alguna de belleza. Gom-
Éffe- Pjcmeipe fe picó tanto de efta afrenta, ***■
que no guardó melura alguna y trató a fu
Muger con menospreció delancerde «toto « í
Mundo i dixole mil cofas de ulcrage , y pafso
mucho tiempo fin querer hablarla , ni verla :
los Reyes Cacolicos , informados , por avifcs
fecretos , de efta diviíion d o m eílica , adver­
tidos . por una parte del humor afpero , e in­
tratable de fii nija , y por otra de la- poca ho-
aertidad de fu; Yerno ¿ y defeftimacion y ' q-ue
hazia de ellos, tuvieron tan gian peíar, qué
cayeron enfermos : cftava cada unó en fu quar­
to 3 oprimido de fus males, y de fus pefadum-
bres, y mucho mas de la inquietud, y cuy dado,
que tenia el uno del otro,
El Rey llamava cada momento a los Me-,
dicos para encomendar, la falud de la Reyna»
de quien dezia, que; dependía la fuya abfolu*
lam ente: la Reyna les maii4 &va cambien ,
t66 H i s t o r i a
no Le ocultaren cofa alguna dcl eftado en
que fe hallava el Rey ; y dezialcs , que nada
la enfadava mas , que las adulaciones , y qüc
no tendría repofo alguno, íi no eftava per-
íiiadida de la buena f e , y verdad fobre efte
punco. ' El,Arcobifpo de Toledo la faco de
temor , '«y prometió de advercirla fielmente
de todo ; iba continuamente del uno al
otro , ponía cnydado en todo lo que podia
contribuir.
El R e y Don Fernando mejoro ; pero Don*
IfabeL quedo muy debilitada, y flaca; bufea*
vanfele todos los medios, que podían diver­
tirla \ tema íiempre ccrcade d pfcrfonasde
cfpirim , y fabios en Híftorias, que le refe­
rían lo que avia fucedido mas memorable en
los figlos antecedentes , aíli en la paz , como
en la guerra : hazla venir delante de (i los
prisioneros de Calidad, que avian embiado
de Ñapóles 5 corapaáeciaíe 4 e la mala fortuna
en que eftavaxi,
cefTos de las guerras de Italia, y fobre todo
las acciones del gran Gonzalo Fernandez , de
quien hazla cftimacion muy particular : quan-
do algunos eíh'angcros defeavan verla, aunque
íe fenría ya mortal, no los dexava apartar de
fu cam a, y los entretenía con una honetlidad,
y grandeza de alma-, tal, que les caufava a á un
mifmo tiempo , admiración, y piedad.
Geronimo Vianel 3 Veneciano, celebre por
fus viages , y por fu valor, fue uno dé ellos:
el Cielo parecía que le avia embiado para la
buena dicha ,■ y gloria dé Efpaña porque pof
fus confejds él Arcobifpo de Toledo empren-
D e l C a r d e n a l Xim enez. L ib . II . 16 7
dio la expedición de Africa : avia venido a
Medina del Campo , por recibir la honra de
Taludar á Tus Mageftades: preTentó h. la Reyna
una Cruz de Oro , enriquecida de piedras
precioTas , entre las qualesfcvia un Carbunclo
de grandiílimo precio ; y aviendo Talido de
Palacio, encaminado a Caía del Arcobifpo,
le moflrro un bclliífimo Diamante para ven­
der, y preguntándole efte Prelado el precio,
le reípondió que cinco mil efeudos de 010 j
A JÍ,
y exclamó : O ffym él ! T o tfiim opuu a jjiftir a
Gorn.
cinco mil pobres con efte dxnercr^ ¿fne pojfeer todos lib. 3.
los Diamantes de las Indias. Y le de (pidió con
efta reípuefta.
U n Religiofo de San Francifco, Guardian
del CSnvento de leruTalcn, vino embiado
del Soldáft dtEg^ptór a los Reyes Cacolicos:
efte Padre pidióa- efte5 P n ^ i f ^ l n f i ^ , <|U¿
permitieííe , antc$ de partir, entrar en el Se­
pulcro de IcTu Chrífto , proteftando , que cfti-
maria efta gracia , como recomponía, de las
farigas, y penas de Tu viagé*
Efte Lugar Sagrado cfti guardado folicica-
menre der eftos Barbaros interdíados , no de-
xandolp ver-de ordinario , Tino quando eípe-
ran algún provecho j: 'pero Te le1 cóntedió mas
fácilmente efta gracnl k u n K etígío ío , que
por Tu profeíRon no tenia nadk que dar, y
que emprendía can largo , y caufado viage
por el Soldán > avitndo entrado en compañía
ac algunos Religiofos de Tcr Orden , eftando
en Otacion , reconoció en el fondo de el Se­
pulcro una rabia de marmol de eres pies de
largo, y uno de ancho pidió , que Te &
i68 H i s t o r i a

dexAtlcn llevar 3 y lo obtuvo : hizola cortar


en feis partes , que íitvieron defpues para La­
pidas (agradas de Altares * llevólas configo, y
diílribuyó , como ^refentes de fuma eftima-
cion , a muchos Principes de Europa ; la una
¡al Papa Álcxandro V I. la otra a Don Bernar­
dina Carhaxal, Cardenal de Santa Cruz] en
Ierufalem, la tercera á la Reyna Doña líabe!,
Ja otra al Arcobifpo de Toledo, y la otra a Don
M anuel, Rey de Portugal : la Reyna recibió
efte prefente cqn mucho reconocimiento, y
demonftracíon de guílo , no obftante los males
de que fe hallava tan oprimida.
Alb. E l Arcobifpo, que no tenia rnas.fonjfuelo
Gm - en efta vid a, que celebrar ■el Santo Sacrificio
de la MiíTa , eftava contentiíjlmo, y lleno
de gozo , y en doze años , qnc vivió defpues,
hizo llevar fiempre efta Lapida a losR eli-
giofos , que le leguian, para ufar de ella en
los Altare^, donde dezia MiiTa ; dexola por
T e ft^ ¿ ú tp y .fOn Ornamento $
precioíos, i fu íg leu a 4 e ToleHa, declaran-
4o de donde íe avia facado , y quien la avia
traída, afín de que fe guatdaíTc con el mayor
aprecio. v
Antes de ir k Medina avia propueílo ir k
Toledo para execurax el defignio , que te­
nia , deíae la entrada en fu poíTeflion , de
reformar las coítnmbres Ecleíiafticas , y co-;
menear la Viiita de fu Diocefis por el Capi­
tulo de íú Iglefia Cathedral 5 ,y aunque avia
filado ¿os vezes en Toledo , no le avia pa­
recido tiempo oportuno : la tórimera vez, que
pftuvo, creyó > que no conVenia mezclar con
D el C a r d en a l X im en ez . L i b . II. 1 6 }
Jos vcgozijos , que fe hazian en fu entrada, la
fcvjLÍJad de reforma, y quiío mas en eftos
principios gaftat los efpiritus con la dulcura de
fus exoiraciones , que no cxafpcrarlos con cor­
recciones feveras, ó rígidas.
La fegunda v e z , que fue , los Reyes Ca­
tólicos , y el Archiduque fe hallaron allí , y
cftavan también lós Pueblos de las Provin­
cias combocados, y le pareció, que 110 era
cofa decente hazer ruido con las malas cok
rurabres de los- Clérigos delante de codo el
Mundo , y diminuir el refpcco, que íe les de­
bía con efta cenfura publica : y quando fue
¿ executar efte intento , aviendo recibido or-
deU: de venir a la Corte , refolviú no hazer
Ja Viíita -por íi núüno, fino por fus Vicarios
Generales i Ordenó, q uefe comen^aíTe por el
Cabildo de Toledo, y lo co n a e ^ a L D o & o r
Villalpando, y i Don Fernando Fonfeca , íus
Vicarios : no fe podra creer qnal fue la coníl
ternacion de los Canonígos, luego, que fe
íignificó efta orden : fueron de parecer de
oponerfe con todo fu poder j y proteftaron,
que no pfrn^itírian jamás fer viíitados por
otros, qtfe porjQS Ar^obífpos ; apelaron k .
la Santa Sede ¿ y irepelicron unánimes a los
dos Couiiífarios.
Tres de los principales quisieron fcñalarfc
por fu reííftcncía : Viílalpando, por orden del
Arcobifpo , los hizo, prender, y encerrar en
los Caftillos de fu juriídicion j los otros, ate,
mondados , temieron fer tratados con el m íf-
mo rigor, y recurrieron k la Reyna algunos,
para darla cuenta de fus procedimientos ,, y
170 H i s t o r i a
pira quexarfc de la injuílícia, y períecucion,
que fe les hazia : la Coree eftava en Medina
del Campo , á donde los Diputados llegaron :
c f m ' ^ on Francifco Albarez , ,MagÍftrai, que fe
lib, 3. av,a encargado dcl razonamiento, por fu edad,
y por fu grande habilidad en los negocios,
comengó íu difeurfo por la confianza, que les
dava la jtiíticia, y Religión de fu Magcftad,
por el dolor de haüarfe obligados i quexaiie
del Arcobiípo, a. quien avian tenido tanto
refpcco , y veneración , y ‘por la neceiGdad
en que fe hallavan de avarfe de juftificar de
la defobediencia, y rebeldía» de que fe les acu-
fava, como íi ellos huvicflén rcu&do recibir
fu correcdon.
Repreíéntó á la Reyna , que no avian te­
nido jamás efta intención , y le habló en eftos
términos : Sinora , rwfotros queremos fe r corre­
gidos , no por el capricho dir los Comijfarios , que
vo tienen rettitvfl en fu inquificion ¡ n i autoridad
en fu s reprthenfionts yf i n o f ^ ^ f u i j ^ p r u ( i ( m e y y
fevero, qual nofotros podemos efperarlo de m Treta*
do tan efclartcido, y zelofo en la dtfc¡plina,e»mo el
mefirO.El Capitulo de Toledo fiempre ha fido vene­
rable , y no es decente fugetatle a otros¡que a aquel
que es f u cabega* Vaefiros antetejfar'ei, Señora, que
han fundado efta Santa Iglefia , han querido , que
fm M tm firos confervafw fu Dignidad , y no fu ef-
Je n fitgetos , fino a la cénfura de fu Superior le­
gitimo : N o avernos creído , q:ie efiefuejfe criment
para mandarnos cafiigar ; f i nofotros lo mercemos,
fea por aqu el k quien D io s , y id RAigion hirviere#
dadopodétt
Queremos nnofotros eflar evpueftos d rigor,
D e l C a r d e n a l Xim enez. L ib . II. 17*
Je fu jn'z;o j que de fer examinados con dulzura,
y ahfa lto s por nueftros iguales : el Paftor viene
el mi ha a fn Rebaña , fe aun Alfe el Profeta : A
fortificar lo flaco , fanar lo enfermo» curar lo
herido } confolidat lo quebrado. N o dexa jamas
fui funciones a Mercenarios , contra la ley del
Evangelio ; hallara a las Clérigos de fu Iglefí.i
hijos obediemifjintos, que I? confot'ran t coma es
jufto, en efta rnifma pane de fu Aíimfterio j ade*
mas, deve atender» que como r » es libre pard
ordenar contfdÜGV&é^y-yjitftirtity na fer a ii-
bre , afftrmfrm¿-ffirü n iérreg ü frfé^ fk t leyes :
f i hablamos con alguna libettad t Señora , os fa -
piteamos t qnfconfidereü , que detraxo denn R ty-
nadotan jnftiftcaáoty gloriofo , como ebvueflro. ios
grandes , y-Ur* pequeños deven reprefentnr fiu ra­
zones con confianza; y-creery qué ftrknmTXrttenidot
en fus derechos, L a v i ú U t i c i Jqü& ffi& éhfrí fres
de nueftros principales hermanos , haz* mteftrdt
qufXM mas exeufables y y el temer dr nna igtial
defgracta nos ha excitado a rodos , tímidos , y ren­
didos t como efiamos >a venir a bufear el ajfilo k
los pies de ykefha Aíageftad.
La Reynálose£cuchc!>bcnignarnente, y les
refpondió coh mách¿ gravedadque jamás av&
creído, que la Fgleua de Toledo reufafe el
fugetarfe i fus fuperiores: que no era fu eftilo
juzgar a perfona alguna , y menos á una Con­
gregación tan celebre , como la fuya , fin aver
antes examinado las cofas por fus fundamen­
tos : que avia oído con güilo las buenas in­
tenciones de el Capituloqne; eran dignas dé
fu piedad, y de fir prudencia : qué úo cuvief-
■íén temor y que deoían cfperat dt fa equidad
372. HlSTORI A
dcl Arcobifpo, que no emprendería cofa al.
g a n a , que no fiieííe conveniente , y deco-
roía a la grandeza , y a la Dignidad de aquella
Igleíia.
Defpues de aver defpcdído á eftos Dipu­
tados , habló al Cardenal, y le dixo : que le
parecía razonable la pretenílon dcl Capitulo,
y que juzgava tener muchos inconvenientes
el cometer el juizio de la vida,, y acciones
de tantos hombres decorosos, y de calidad,
á la cenfura de algunos particulares , que no
tenían , como ¿ I , un coraron 4c Padre , y que
podrían eílar prevenidos a ó apaíüonados. El
Ar^obiípo le agradeció .eñe buen confejo > y
Je rogó íe pprmitieílc bolver i fu Dioceíis,
iara cumplir con la obligación cflencíal de
Í ii Dignidad , y le dió teftimonio de que te­
nía grandes cícrupulos de aver ido tres ve-
zcs á Toledo con refolucion de hazer la VI-
íica > |in averia execut^do • la Reyna aprobó
fu defignio .> y lé " Biá' k c m c ^ - c o n lenti-
miento i pero , con mucha benevolencia
le dixo : Partid , Aíonfeñor Arfobi/po > pues
que teneU tama pena de efiar fuer! do vfifjira
Viocojts, que bien pre[io iremos, ti Rey . y yo*
con toda la Corte a refidxr en Toledo. Pero la
muerte íobrcviuo á efta Princeía, y efte Pre­
lado np la vió fnas.
Parcíó > pues ^ de Medina caí) el difgufto
de dexar a la Reyna en el citado , en que
fe hallava; fueíTe i T oledp, y examinó la vida
de los Eclefiafticos con grande exacción , pero
con mas piedad , y caridad, de lo que fe avia
penfadp ; defpues de cito fe reticó a Alcalá,
Del Cardenal Xiimnsz. Lib. IT. 1 7 $
por hazer adelantar la Edición de la Biblia*
y la impreffion de los Oficios Muzaraves; pe­
ro como eftava deftinado efte' efpiritu pira
m as, y mas grandes negocios , hizo venir 1
Gerónimo V ian el, que tenia grande Conoci­
miento de rodas la Collas de A frica, y que
exorrava inceífantemente á Los Reyes Cató­
licos á hazer alguna empreíTa en aquellas par­
ces : conversó muchas vezes con el , y efta
fue la ocafion , de que formaíTe el defignio
de la expediciotfrdr Oran' : eíperando poder
conferido c o n é l R c y , profigió en aplicarle
k reconocer las necesidades de fu Dioeeíis.
Fundó un Monafterio para Señoras de Cafas
conocidas, que no tenían con que cafarfe , ®
querian ^erícverár., renunciando el M atrim o
nio > y aunquehuvicíTe , yáalÜtalesfim dacio-
nes , crcyó, que píara efto nt>^JÍ>diaÍA^er baftsp»
tes ; pero la fundación , que hizo en Alcalá,
merece fer aqui referida, porque fue nueva , y
de invención,
Quando era Provincial del Orden de San
Francifco , vifitando las Religiofas de fu Pro­
vincia;, -halló á tnúchas ¿q u e -v i vían con gran
digufto en la Religión , 7 que tenían tadós
fas defeos éñ e líig lo , fin tener- libertad de
facisfaccrlos eftavan inconfolables en los Con­
ventos ; porque avian entrado muy jovenes;
unas , que avian fido forjadas por fus Padres ;
otras, que fe evian refugiado por neceílidad.
Para remediar eftos inconvenientes fundo un
Monafterio de Religiofas, al qual juntó una
Gáfa de Caridad, debaxó el nombre de Santa '¿ ¡¿ f a
Ifabel; douds fe recibían todas las Huérfanas» ca p.n .
[74 H ist o r ia
jue fe ’prefentavan , y eran aflíiftidas s y cria­
das con gran cuydado en todos los exercicios
de piedad, deíde íu infancia : el Arcobifpo
me fin o les d iftó , y ordenó fu Regla : una Mu-
g e r, que las goyemava, á quien ellas llamavan
Madre , |a$ hazia aprender todo lo que debían
faber las buenas Relígiofas , y honeitas Muge
re s , hafa llegar á la edad de elegir el efiado
que quiíieflen t ornark
Entonces > fi Dios las llaftiava i la Religión,
las rccibian graciofamcnte en el Monaftéiio,
y fi tenían deíignio de quedaríe en el Mundo,
jas cafavan con .gente.¿tontada, y les davan
fa dote fobre las rentas'jdél.Convento, que
eran muy confidérables. £fte Prelado tuvo in­
clinación^ güito de proveerlas la Cafa de bue­
nas alajas, y les dió grandes fumas k fin de
K[uc pudieíTen abandar en fbs gaftos extraor­
dinarios , fin tocar las rentas : vió con grande
alegría losi+urcrs, nuepnjdaeia ella inftiru-
d o n , que fe acrediw^cV^tnancradeípues,
que las nufinas’ Señoras de Calidad de la V il­
l a , lu ego, que perdían a fus Padres , íe re-
«fligiavan en efta Comunidad , para cfperar
el tiempo de fu Matrimonio, y para gozar
de aquel teflimomo de reputación pnra, ¿

El Arcobifpo avia pallado todo el Eftio en


¿a reforma de fu Clero , y en fbcorrer los po-
.bces de la Diocéfis , y el Otoño eftava ya
bien adelantado , quando recibió la nueva de
la muerte de' la R e y n a , por un Correo , que
Don Fernando le defpacnó luego. Efta Prin­
cefa , defpnes de citar largo tiempo enferma
D e l C a r d e n a l Xim enez. L ib . II. 17 ^
finrió , que fu muerte fe acercav a ; una fiebre
lama la confumia , Ja hydropeüa íe formava Ptd.
infeníiblcmente * y los .Médicos avian perdido M ^ nr
toda efperanca de fu curación ; y aunque té-
nia defeo de ver al Arqobifpo de Toledo, no i¡b.7t
quiío Tacarle de fus piadofas ocupaciones, y
fe contentó de nombrarle Exccutor de fu Tel-
ratnento.
Jamas huvo Reyna tan amada, ni mas lio- prr¿„_
rada en Efpaña , tuvo una piedad folida, y d*s de
íincera , una G0óGfc|fóiadelicada, un 2 elo ai- ^ Rty-
dlentedela R e ü g fe tt: por fiís confejos, y por ^
fus ordeñes los hereges Fueron calb’gados , los
Moros vencidos, y convertidos, y los ludios
echados del Reyno : la Jufticia , y las buenas,
coíhimbrfcs íe reftablecieron por la elección,
que hizo de buenos Juezes ,* y de- bueno»
Obifpos : las letras comentaron *ái€pre'cegti«!ÉP
íu Rcynado. Como Don Femando no aviá
tenido tiempo para fu educación , no avia
aprendido letras en fn infancia: la Reyna apren-
Jió latín , pudiéndole fervir de interprete et*
rodas las ocaíiones. Ordenó ¿ Pedro Mártir dfc Ped.
Anglcrja , Gentil-Hombre Mi lañes , k quien M*r,,p
avia nombrado Dean-:de la Santa: Xgleíiá dé ‘
Granada, ( que era el efpiritu de mayor cre -n *( y
dito de aquel tiempo ) que mantuviefle una i¡¿, 5.
Academia de Gramatica , y buenas letras, a'
donde embiava, ciertas horas del d ia, a to­
dos los Señores mo^os de fu Corte.
Su modeftia llegó harta una honeftidad, y ¿ arf_
recato efcrupulofo ; no confíntió jamas que b *j hb.
ninguna Dama aOiftiefle al tiempo de fus par-
tos, ni q n ifo , que le defcubrícflen los pies *'
Jj6 H istoria;
quando la dieron la Extramauncion . amo tier­
namente 4 fu Marido ¡ y aunque fu coracuu
no eftuvo efempco de zclos , jamás ios moftro
en eLfcmblancc. Dos cofas la hirieron admi­
rable ,4 * fu valor en emprender , fu confian da
en execúrar.: no tüvo menos pai te en la Con-
ftá. quiftaáe Granada , que Don Fernando. Quan-
do el R ey hazia un fitio, quedava elJa en una
2 ™ Ciudad vecina, defdc dondele embiava, con
Car»- providencia puntual, rodos los víveres y fo-
la y (ib corros necelíarios. Un rumor de peíte feelten-
18. cáp. en c[ Exercito , y ’las tropas íe arerraron •,
15 ' vino fobre el campo para^animarlas* Pendien­
te «L ¿tío de f& z a , eftando los Soldados fati­
gados , y la. campaña raqy adclantada, hizo
allanar las Montañas, echar Puente fobre los
arroyos , que podian inundar , y viniendo al
campo , ella mifma tomo parce do los tra-
Tod. bajos , y afanes de las cropas, dándoles nuevo
ar^ín^eiico ;j , y ceni^ <211.eftas oeafiones glau
tií. i 7.*' cüydado,cteiosHc&í^csriVftf e los reniedíos,
no fríamente paralo s heridos^" fino cambíen
para codos los enfermos.
G0ri+ Como no fe caníava jamás de hazer bien,
buylib. no íe puede cefar en fu& alajpangas : era no
J ®' ^ ‘ folamente bienhechora;, mas aun ingenióla
*7‘ en beneficiar. AyienJo llegado el Conde de
Cabra , y Don Gonzalo Fernandez de Córdova
á la Coree, defpues de aver hecho priíioncvo al
R ey Boabdil, les hizo comer en fu Mefa_,y dixo
■ped. k Don Fernando : Los que han vencido , y apri
Marr*r fañado ¿ Reyes , merecen bíen ejfar femados , y
i ' comer con l ° s R £y í J - Defpues de la Vitoria, que
1 ‘ ‘ Don Luys Porcocarmo gano á los Moros de
D e l C a r d í n a l X im en e£ L ib . IT. i " f )
M alaga, a Teis de Enero , embió á la Marquefi|
de Palma , Tu M u ger, una ropa de brocadoí
con elle villcte : Llevadla todos 1os anos el d ia
de ios Reyes en memoria de la Vitoria de vntflró
M a rid o 3 y de la amiftad de vueftra Reyna» El
Marques de Moya , y Doña Beatriz de Boba- ca ri*
dilla 3 Tu Muger avian pueílt» eii Tu mano la WS*
Ciudad , y Gaftillo de Segovia él día de San j 8, u t'
Lucas , y en rccompenTa 3 todos los años 4 eíTe ^ ¿ UT¡ tl
dia 3 les preíéntava unaGopa deOro*
Sus prbípefidades n b «evárori Tu coraron, t i t á n
ni Tus defHíchas le abatieron jamás. Era dé
un talle mediocre ; tenia el Temblante} y pa*
recer agradable 3 regulares las facciones, el
y unido j un ayre modefto 3 y
graciofo^ffiia dul^unt natural * y una gravedad
fin afe£hcion,: MlOTÓ^Medifla^dél Cam
á 16 . de Novembre V deedád ác cinqtíéára y
tres años , y fíete m^fes , deípues de aver Rey-*
liado veinte y nueve años , oiv.e: mefes , y car-»
torzc dias.
Don Fernando cfcrlvió efta triíle nueva al
Arcobifptí de Toledo , y defpues de averie da-*
do teíKmonio de fa añiccion , le avisó j que
Te parda para la O ’udadde T o r o , y le roga-
v a } que acudiera allá con la diligencia pom-
ble ; porque la Reyna 1c avia nombrado Exe-
cucor de íu Teftamento , am as, de que Tu
prcíencia le Teria de grande alivio, y con-
luelo en el cílrcmo en que Te hallava, DizeTc,
que le prcTcrivio el dia de Tu partida , y la Guw, '
derrota , que avia de llevar , por temor de que lib. 3*
Jio enconrraífe en el camino el Cuerpo de
U Rey ha , & fueife obligado á acompañarlo
M
17 8 H ISTORIÁ
hafta Granada » á donde lo llevavañ: hizo cílaá
>recaucioncs> porque tenia neccíEdad del con­
Í
ejo , y crédito del Atgobifpo> en una coyuu-
tura , en que fe debia temer la mala vo­
luntad de la mayor parte de los Grandes del
Reyno.
Maria­ Para quitarles todo pretexto de inquietud,
na lié, him levantar, una hora defpues de la muerte
de la R eyn a, un Teatro muy alto en medio
íi.
de la Plagada Medina, donde depufo publi­
camente el Titulo de Rey de Cartilla, avien-
do liecho levantar al Duque de Alva , fegun
coftumbre > el Eíbendarte deEfpañas y orde­
nó £ los Heraldos, y Reyesde.Armas 3 que
proclamallen por Reyes k Don Felipe fu Yer­
no íy á Dona Juana fu hija ; puíolo aíli
en execucioji, á fin de que 110 íé pudieíle
ioípech.u , que queria uíurparfe el Reyno 3
porque favia , que fus enemigos avian in-
tundido $ftas fo^ e d ^ ^ n vd ^ p iritu del Ar­
chiduque , que era m tíym fpuéftoi,*ftas im-
preílíones.
Dio noticia Don Fernando al Argobifpo
de lo que avia hecho 3 y le rogó 110 íe efeu-
fafe en una ocaíion tan apretada , en que con-
fiftta toda la quietud del R e yn o , y lafuya,
para lo qual no avia podido cíperar fu con-
íejo. Luego , que el Arcobifpo fupo la muerte
de la R eyn a, no pudo derener las lagrimas,
y quedó algún tiempo como recogido en fu
dolor , defpues exclamó en U11 tono lamenta­
JLib. ble : La E/paña acaba de perder una Reyna , c¡ne
G*m,
lib. 3. nunca la llorara (inflantemente ; bien avernos cono­
cido U excelencia de ftt efpiritu , la bondad de
D e l C a r d e n A i X im in e z. L ib . II. 1 7 9
fu t o r a \ m % la pitrezja de fu conciencia > la fo li-
íiez de f a d e v c c im , U tfufiicia , qUe h a z ia a todo
t i M u n do indiferctitenuntc , e\ cuycUdo t <¡m tin a
de procurar la abundancia , y tranquilidad en f i a
P u ebles, de confervar las leyes a jí ; h it a s , y dé
haz¿r h s nurvat , fegun fu s n e e r jjiltd ; P ro fa
guío fu difeurfo j y defpucs de confolarfe un
poco con la relación de Jas Reales virtudes
de cita Princcfa , ordenó, que fe hizipllen iu -
fiagios por ella ezjj todas las Iglefías de fu D io -
c e fis, T ó r a * en^el-ti«m-
po * que el R e y « t e á ^ w í á í a d b . •.. • * tr
■ Las lluvias en efta facón eran tari grandes, jiíb i
y continuadas , que lós que llevavan el Cuerpo
d e 'la R e y n a 4 deliberaron dexarlo en deporto ^ ^
en Toledé$£k¿iftg fe mcjoraílc el tiempo 5
pero é l d*l

das :tesi:dificultacl6tí d¿l vi age. Lu ego , que


llego á T e r o , fue a vilitar ¿íl R e y , q a? defines
de Li muerte de la Reyna avia elisio , íicun- Cifró*
pfe afiigidfjfimo , fin .-\vcr querido ver peilo- res.
na *, pero Íu égo vq u e fiipo , qtib el Ar^ohiípo
cftaVá'Bft h ila I*-átt*alíéíó'V ÍS'üdel2nró harta
la piteftk á é 'fí)t,'f&Síé&ra , ’y le recibió , no (oíd
con ngaflijo , fiiitvtá rabien con ilgi-.na alegiTa
de feniblanre , con que confoló á toda la
Corre.
N o quifo a(Tentar fe , iin que el Arcobifpo
fe afíefttaíle también , fea porque quiío ha/se
efta honora á la D ignidad, ó 4 á fu m érito,
que no falrava exím p lar: fe a , porque tuvielle
deiignio de moftvar fu modcracion en uri tiem­
po j que le imuortava no day zefos a fu Y e m o 4
M z
•iS o H i s t o r i a
o fea por ganar con citas caricias á un hom­
bre de quien , previa , tendría neceílidad en
Ja mudanza de negocios. Luego , que hizie-
ron los cumplimientos recíprocos de la muer­
te de la Reyna fe retiraron los demas , y con-
veríaron^dos horas juntos fobre el eftado pre-
fenre del Govierno , y de la dirección ¡> que
convenía tener. El Arcobifpo falió defpues pa­
ta defeanfar de las fatigas del viage, y el R ey le
■acompaño , hafta la antecamara , teniendo el
fombrero en la mano , para moftrar la eftima-
cion , que hazia de fu perfona.
Los Ejecutores delTeítamenro fe junta va»
entonces g o d o s lo s dias • eítos eran 3 - el R ey,
el Arcobifpo » Don Antonio Fonfeca , Don
Juan deVelafco , y Don Juan López de Z a­
ragoza , Secretario de Ja difunta Reyna ; con-
fiilravaii juntos fobre los medios de mantener
el Reyno en paz ; y como fe entrava en puntos
de Derecho en la dilcuíioh;de las ultimas vo­
luntades de D o ñ A ^ b ^ ^ lt á i^ r o n , efteCon-
fejolos mas hábiles Jurifconfiilcos dél Reyno.
A via tres claufulas en el Teftamento , que
f. miravan particularmente al R ey , y que con-
rat. i3, venció explicarlas para inteligencia de lo íi-
J a r U - guiente : La primera , era > que íi la Archidu-
ra Hb. quefa, fu hija, eítuvicíTe aufente, y no qui-
ia p fieíle po^ C tomar el cuydado de govemar
3;* fus Eftados, ó íi tuviéílé alguna otra caufa
particular, que le impidiafle, Don Femando,
fu Padre, tomaíFe el Govierno del Reyno, hafta
que Don Carlos , hijo mayor de Don Felipe,
y de Doña Juana, llcgaíTe á edad de veinte
años. N o hazia mención alguna de fu Yerno j,
D e l C a r d e n a l Ximenez. L ib . IT. 1 8 1
porque fe avia portado .pial con fu lu ja , y
no 1c parccia á propofito > para govemar los
Pueblos , en que 110 avia querido conocer,
ni los negocios, ni las coftumbres* La fe-
gunda claufula, era, que en reconocimiento
de las grandes acciónes, y trabajos del R ey,
fu Efpoto , en muchas Guerras , y Iobre rocío,
en la Conquiíta del Reyno de Granada , le dc-
xava un millón de efeudos , y la mitad de las
rencas , que fe avian ideado de las Indias, nue­
vamente defeubiertas, pasa; que la to­
dos los años, durantefnvida. ::
La rercera; que cambien , durante fu vida,
pofleyera los Grandes Maeltrazgos del Orden
de San-Tiago, de Calatrava, y Alcantara, que
ellos aviad; reunido , poco tiempo avia, a fu
dominio Papa ;
porque. l<$a
y poderoíbs, que davan zelos i los* Reyes,
y turbavan muchas vezes el Reyno. Era el
dcíignio de cita Princeü dexar al Rey , íLt
Marido > tanta autoridad, y rail tos bienes, que
por fu muerte no pcrdiejlécl titulo de R ey de
Cartilla», Algunos afle^urao,, que antes de fir- ‘
m ar, y fignareftos arueulos, hizo jurar á Don
Fernando, que ham aque ReynalUn fus Níe- /í¿1*
ros, y que 110 fe bolveria á cafar. v
Avicndofc juntado todos los Bítadas , íc
prefentó el Teftai;iento de Doña Ifabel. El Se-
. retario leyó los articutos , que miravan at
Govierno de Don Fernando. Los derechos cb
la Reyna Doña Juana fueron generalmente
aprobados j pero fu incapacidad fue recono-,
clda al raifmo tiempo : examináronte las reía,-
182 H i s t o r i a
Aí<fr:'.i- cioncs de los Embajadores y los informes,
™ ^ ■ que el mifmo Archiduque avia hecho á los
* *' Entibiados de El paúl , en prueba de la en­
fermedad de fu Muger , que la hazia in­
capaz ; explicófe Id mas honeftamenre, que
fe pudo, COn eftos cerníinos , la clauíuladcl
7 ‘cftamerití)■; fVo pndie>tdj mi h t j.t ^ c . Todas las
Cortés hizieron grandes exclamaciones, y jil­
earon- guardar el fecreto, por el rcfpeto de fu
perfona Real , y fe concluyó , que era ne-
cellário, que Don Fernando fu Padre Reynaflb
en fu lugar.
r ^ -10 Muchos Señores , quc.lcs imjronava tener
undueño mas liberal,'y m¿.fecU;4¡»f^o»eniar-
je ) mirivan a Don Fcrnaatlb, co m o T eftran-
g ero , y diícurlan los medios de bolverle «t
embiar á los Reynos de fus Padres, Decía»
raron , que no tenian mas neceüidad a que de
un Rey , y que el Archiduque avia do ferio,
como Matído de la Reyfla Doña Juana , y
rcfolviettm el
primero, que fe declaró, que efá uno delos
?ed. principales de la Caía Reai , v iv o , diedro,
Mártir penetrante, y igualmente capaz de fervir al
V iü ib . , y de turbarle > y aunque era entonces
iS. Embaxador de Don Fernando al Emperador
Maximiliano , para acreditaríe mas , que los
otros en el animo de Don Felipe, dexó fu
Embaxada, y tomó la pofta, para ponerfe en
fu preíencia , luego que fupo la muerte de-la
Reyna. Hizo todos fus esfuerzos para impe-
2 j n í. ci¡l-ic> qUe no entraííe en acomodamiento al-
s< guno con fu Suegro, perfuadiendole, fin cek
tem,6. A r , que debía prontamente poncríé en pof-
D el C a r d e n a l Xim enez. L ib . II, 18 5
ícíliou de Cartilla, y embiarle á Asfegon. Don
Fernando , que íiempre avia_ffl¿á?&do grande
fortaleza, lo inquietó', y comqffipí-tffcineralgu­
na rcbolucion. Tenía pefadüHWre de v e n d o s
fus deíignios trocados, y procurando nümte-
nerfe, como el partido de remitirlo todo & los
Grandes del Reyno.
Eftando prevenido el Arcobifpo , le repre-
prefenco , que eftos Señores ab ufarían de fu
bondad, y que eítaya perdido fi relaxava íu
feverídad, y fu juí&cia j prometióle aÚiíliií
con fu crédito , y hazienda s y le^áííftnó i
rnantener fu Dignidad : rtconfej¿>le,~ qne enw
biaire a Flandes perfonas labias , y fieles , para
informar al Archiduque del eftado prcíenco
del Rtiyno , y para darle a encender-, que íe
debía guásdaf de ;cí&eos efpirkus inquietos,
que jteovedác->
fc d e -U diviíióá ^ ^S& 4 é‘e ta y
feguro el confiarfe de fu Suegro , a quien
vina larga experiencia le avia cnlcfudo a dil-
cernir los hombres honrados de los que no
lo eran , y que era mas iWcreflado, que otro
al gimo en íu grandeza : qüe no reuíá va , qué
Reynaííé vfi* Yerfio ,■TOíeS eit íuep£a*je fu d o -
lor , el mifmo día d e ^ a mucrfé:d«! fct Reyfia»
fe avia dcfpojado del titulo de R ey de Cartil­
la , conienrandofe eon fer Adminirtrndor , y
Governador ; que vinielle i Efpañe con fit
Muger , y que verían , íi Don Fernando avi-
tenido tanta paflion de Reynar , como las per­
fonas mal intencionadas le avian querido ha­
zer creer.
Deftinaronfe para efta ncgodacion doá
i S4 H istoria
ftd. Gencilhombrcs Aragoncfcs, en quienes refplan-i.
Mártir ctccii la fidelidad, y buen efpiritu: López Con-.
chillos , y Miguel Ferrera : el primero tenia
lib. 13. Prden de citar cerca la Reyna Doña Juana j
Zurit. para mantener la comunicación fccieca 3 que
Ub. 6. jenia con fu Padre \ el otro eftava encargado
cap, 8 . lratar con Don Felipe , fegun las intime*
' ciones ><juc el Arcobifpo les avia dado»
- Entrécanco, que eíperava el fuccíló de efta
jiegociacion, Don Fernando íe aplicó á man-
tener en Caftilla el Goviemo eftaplecido : el
^rcobifpo hallandofe mas libre, y acordán­
dole, que fe guardava eiyla Ciudad de Zamora,
muy cerca de. T o r o , el C u ^ o d^ San llde-
foníb * AFÍob.iipo de Tolédp >7. i£ 4 tt¿éfoifor
de la Fe J(en tiempo de cifina , y ncregia, tuvo
defeo de ir a ver, y adorar fus Sancas Reliquias*
que muchas vezes entre fus familiares fe dolía,
y defconfolava , de que lio I4S huvieílé llevado
¿ f u lglefi^ de Toledo,
P ero , eíbo fin
gran dificultad; ^ ^ lá o ^ ^ f^ ^ Í ] a s J !) p m e ft iT
Í4JL pos de la Ciudad mifma> que por lo; medios
$om. j c fus ámígos , y parientes negociarte , qnc el
l& i* Arcobifpo íe viefle ; prevínole a que fucile de
noche acompañado íolamencc dcl Padre Fr,
írancifco R u iz , y de dos criados de camara;
y aunque la condicion le pareciciTe un poco
ardua, la aceté» cpn toda voluntad 5 pero avien-
dofe divulgado., los habitadores fe amotina­
ron > y proteftaron, que morirían antes, que
permitir, que fe mortraíle lo que avia en la
Arca del Sanro. Algunos publicaron ridicula-:
rnentc j que avia falido i e lo profundo del
D e l C a r d e n a l Xim enez. L ib . II. 18f
Alr.u una voz terrible , que impodia no fe
lugilVe a turbar el repófo de ella Sanca
Alma.
El Pueblo, naturalmente fuperfticiofo, lo
Creyó aíli , y los principales de la Ciudad le
ílrvieron de efte artificio para embarazar /q u e
efte Prelado no tuvielfe el confuelo de con-
feguireftas Reliquias, defpues de viñas , y
que alumbrada fu curiosidad de la devocion,
no lograíle el penfamienco de rcftltuirlas , co­
mo antigua. poífd£on', á fu Iglefia. Diófcle
noticia de efta mtíidíHZa J quandó éftava para
partir 5 inquieto de efto , y préfintiendo el te­
m or, que aquella gente avia tenido, les díxo
julos que eftavan cerca del : Ved guales fon la t
incomodidades de la grandeza 5 f i yo fuejfe wt po­
bre R eligh fó í ¡ t í habitadores de Zam ora me bu-
rieran ccncsdidol, ' Jí'ff¡ rcf> *r* ¿ vlk ' aora fMp
rcufan. Defpues d e e ftó , yk rití pehs&maS en
ello , y aviendo el R ey partido a. Segovia , el
Arcobifpo partió para Avila.
Entretanto , que eftos tratados , y negocia­
ciones fe iban feccecamente difponlendo , llffí
carón k defcubrirfc Andrés de Bnrg , y Fili-
berto de V er Embiádos, el uno de parce del
R ey Felipe, y é lo tro d e parte del Emperador
Maximiliano, fu Padre, para reconocer el efta­
do de los negocios de Efpaña , y aíli mefmo
para dar providencia en ellos , y vinieron de
Flandcs, con la calidad de Embaxadores , y
con orden , fobre todas las cofas , de que Don
Fernando falieíTe de Caftilla, y fe retirad i.* i
Aragón j Don Juan M anuel, y los de fu partid
do avian fácilmente perfy^didp al Archiduques
18 6 H i s t o r i a
que no tendría lleno el placer de R eyn ar, y
que iba a entrar en una honefta fervidumbre
debaxo de la túcela de un Suegro , acoftum-
brado á mandar , que eílaria ficmprc a íu la­
do , como un Pedagogo , y lo m as, que le
dexaria , feria el.titulo de R ey , que avia mof-
trado femblantc de dexarle. El Conde de Fuen-
falida , Embajador de Don Fernando ¿ le aiTc-
guró , que feria tenido por R e y , que paílallé
á Efpaña , á quien él refpondió con defacon :
Zitrít. D e e¡ue me fe t v ir a el nombre de Rey , fiy o no
i ib. 6 .
cap. i. fteyno \yo devo honrar a mi Suegro . pero no puedo
W - Jr tolerar , que fea mi dueño : yottngo Eftados donde
ejloy con guflo , y no teng9:4t¡e $m m Uts Rcynos,
donde no podre v iv ir con honor 3 ajlando trotado
como Infante » o como Vaffalb.
Avianíé prometido grandes recompenfas i
los Señores Flamencos, que governavan a efte
p rin cip e,éíi impedían los acomodamientos,
que los ajnigps de Don Fernando pudieran
proponer ; y aili 3 qyapdo Ce quilo entrar en
tratado con los Embaxadores, no fe les pudo
íacar otras palabras , fino, que Don.Ecru.ukío
dexaíTe á fu hija los Eílados, que la pertene­
cían , y que el fe retiraíle a lqs, luyos. Los
que tenían defígnios de mudanzas tes exor-
ravan fin cellar , que no flaqueaften fobre efte
punto, y le dexavan caer algunos chiímes pi­
canees del R e y , aunque le eftavan todos obli­
gados : por entonces difimulava todas fus pe-
fadumbres, elperando 3 que fu Yerno feria bien
prefto defen^anado.
En efte tiempo Don Fernando recibió una
nueva, que dobló un poco fu conftancia* L o *
D el C a r d e n a l X i m e n e z . L ib . II. 18 7
pe Conchillos, que avia fino embiado, como
ya ovemos dicho, cerca lá Rey na Doña Juana,
fu hija, fe deíempeño muy dieftnimcntc da
fu Comiííion ; avia tenido converfácioncs par­
ticulares con ella, para informarle de las in^
tenciones, que iban trabajando pava de fuñirá.
Don Felipe con D o n Fernando, y de los arti­
ficios , que fe fervian para 1legar al fui, Efta
Princefa. eferivit* fobre efto C an as íecreras al
R e y , fu Padre , por las quailcs lo fuplicava,
que no d e x ^ fe Iqs BÍWdps t que avia gover- lib. 15.
nado tan largo ¿O » Etapa lfaíícl. fil Zujit.
M a d re , y que íe halLavan tám bnrpregidaitxsti
íu prudencia, y valor ; que íi el derecho que
le daya el Teílam ento de la difunta Reyna 110
baftava * v jjijripííe necefíjdad de Poder nuevo
para coñhiTittl: Í U ^ v i p r n Q , ella cftava pron­
ta á emboarle? i^cx ^ i u .
fiera j de.lo dfcmás, quein»«¿viéírflr
que todo faldris^ b ie n , luego , que arribáÉíá
a Eípaña*
Conchillos communieó ellas Carcas á Fcrrcra
fu Colega a fegun las ordenes, que avian re­
cibido partiendo de Eípaña, y como efte re­
cado era de taa grande cEmícqocncia, y 110
tenían perfona, a quien podieUen confiarle
prudentemente , fueron ae parecer, que el
mefmo Ferrera le Hevafíe : era eftc, vafFallo
natural de Don Fernando > que le avia efeo-
gido para un empleo de tal confianza, detalles
de avecle llenado de remas ; fe a, que aovir-
ticíTc , que le avian íeguido los paflós , &
que temieíle íer defcubieíco , 6 que quifieílc
ganar la gracia del R ey Don. Felipe , cen$g|-
*88 H i s t o r i a
toda buena ley , y rezón , le contó el nego­
cio , y le pufo la Carta de la Reyna en fus
manos.
Sabiendo efte Principe , que Conchillos
avia govemado efta negociación , le trató co­
mo a Reo de Eftado , y le metió en un ca«
labozo , tan obícuro , y profundo , que cu
una noche fe le cayeron codos los cavellos:
PW. deípues de tan aípero caftigo, quitó a la R ey­
Mártir na todos los Eípanoles , que lá fersrian , y
todas las Damas , que fu Padre la avia dado,
»87 . quando fe partió a Flandcs , y no ia dexó,
fino dos 3 que parecían menos introducidas con
fu A m a , prohibiéndolas debaxo, d e je n a s ri-
gurofas , que no cfcrivicflm ^ E f^ a n a , fino
con fu permiíTo expreíío ; y afll mifino a co­
dos fus domeíKcos, que no la habUíTen, po­
niéndola guarda en codas las puertas de fu
quarto, á fin de que no entrafle perfona al­
guna. Defconfolada cita Princeía, embio a
bufear al Prindpe: de Siinty > y al Señor de
Freínoy, para darlesj noticia. de fus pefares , y
para rogarles , que hablaííen al Archiduque ;
y no quedando fatis fecha de fus rcfpucítas fe
indignó contra ellos , y los maltrató. Eftas in­
quietudes aumentaron fu enfermedad, y fe
tomó de aquí ocafion para encerrarla mas eftrc-
chamentq. El Archiduque, por fu parte, eftava
can defabrido , que avia hecho un tratado con
iMrit. el Rey de Francia, para echar a fu Suegro de
/,A. los Reynos de Goftilla, fi el ponía la monor
dificultad en falir.
Aviendo fabido Don Fernando todas eftas
novedades"; informado de los malos confejos
D el C a rd e n a l Ximenbz. Lib. II, i8 £
de los Flamencos, fentido déla ingratitud*
y malas intenciones de los íiiyos , no que­
riendo ceder á íu mala fortuna , y no pu­
diéndola fuílener } hizo venir al Arcobifpo de
Toledo j en quien conocía efpiritu firme y e
inflexible pata oponerfe á los Grandes del R ey-
no , y concertar con el lo que fe debía hazer
fobre la priíion de Conchillos : avia diíimu-
lado halla aora todos fus íentimientos j pero
viendo, que fe tratava abiertamente contra,
e l , ju zg o , que yk no peina eíperar mas : el
Ar^obilpo vino con gran diligencia para aüi£-
tirle en el embarazo, en que le hallava. Ape­
nas le avian quedado al R ey dos, 6 tres Seño-
re » , que la parentela, ó ainiítadparticular le
avian cdníeEYado ; Los otros cftavan coligados
para quitarle el G o y ie m o jy le veían pocas
vezes. Juntavaníe, todos loá- días?,titilas Caías
de los Embaxadores Flamencos > donde ha*
blavan dt él con gran mcnofprecio , aunque
le avían viílo hazer grandes acciones, y re-
conocieílen las grandes calidades de fu per-
fona.
Aviendo llcgado cl. Arcobifpo ár Segovia, Alt.
quando íe efperava menos » fe apeó en una Gom'
caía particular , y antes de vifitar al R e y , pi- 5*
dio a los Embaxadores de Flandes, que le vi-
niellcn á vcl* probamente, que tenia , que
comunicar
- con ellos un negoOjo
p #de O
aran con-
fequcncia , por el qual avia venido con mu­
cha aceleración^ que no podía perder tiempo»
que la menor dilación podía caufar grandes
del ordenes .‘ fueron fobrefaltados Jos Embaxa-
dores, y [aunque los Señores , que eftayaii:
i ^0 H is to r ia
co a ellós procuravan quitarles el temor ¿ ref-
pondieron , que davan gracias al Arcoblipo
dcl trabajo, que avia tomado , que le iban
á comer , que luego irían a fu cafa , para
faber lo que áüeria ordenarles. Bolvióles a
ctnbiar el-ttieífriG ínenfagero , diziendolcs :
que dcxáílén lá coinida 3 que fe avia de n*a-
-tarde un negocio, qué no fufria dilación,
que iba. a efperarlos a Palacio r c o n la inccr-
tidumbre dcla caufa , para que eftavau llama­
dos j fe levanraron de la mefa , y fueron á
bufcarle»
Hablóles leec© el Argobií^o con grande
gravedad* y pnrf&ncii de tósíffl£ceflé?del R e y
Don Felipa ¿dtod o lcs k ^ntíirder , quauro
cftranaVa, que un Principe eíclaiecido, c o ­
m o e l , defcoirfiaíTc déla enrerega-, ybuena
fé de Don Fernando, por averíe crcido.de efpi-
rictis injufto6 ,■ y inquietos r que le empeñn-
van en d4& t á t í | t p s - negociavan folo
por el nKrvhnierttd™M^^É#<&ii6s# Dtfípucs
de eílo trató de la ptiftOrl de CondrttfSsV'y
de la afrenta , que fe avia hecho a la Reyna,
ddípidiendo tanta parce de fu familia : exa­
geré efte arrebatamiento horrible t que moítra-
va la eftrema averfion r- ícenla-el Archi­
duque á un-Rey * que detóa tnirárle, como á
fu amigo y y leí per arle , como k fu Padre;
y i acabó , advirtténdolcs: que embiailen in-
eeflantamentc -Correos a fu A m o , para foli­
a r ® 9 qtee puíiHÍe á Crmchillos en libertad,
que dé Otra manera irritaría el animo deDoia
Fernando , y de todos aquellos, que inte-
reílavan en la quietud del Bftado , y que aun*
D e l C a r d e n a l X im e n e z . L i b . II, i $ t
fe allana genre honorada , valiente , y pode-*
roía , para impedirle la entrada en eftos Rey-*
nos , lino toma va mejores confejos.
Aturdidos los Embaxadores de efta liber­
tad, y temiendo, que el R ey , ( que era amado
del Pueblo ) y el Arcobifpo ( cuyo valo r, y
crédito tenían bien conocido ) no tomaíTcn,
hallandofe tan juftamente indignados, alguna
rcíolucíon fuerte , hízieron partir elmilmo
dia un Correo con cartas a fu A m o , para dar­
le avifo d e to d o lo q ^ e el Arcobifpo les avia
dicho : advertíanle , queno era tieflipo de
exaíperar los negocios > que quando vinieile a
Eípaña lo difpondria to d o , fegun fu volun­
tad : que entretanto Don Fernando * y el A r*
cobífpo juntos fe hazian temer, y tanto mas,
quanto monftravan procurar el bienpublíco , y
que fino fe les cedía, por algurttitínipo
drian grandes obftacufos a. íu grandeza s y 4 fu
quietud. Don Felipe , y los que le governa-
van íe aprovecharon de cite avifo , y codo le
executó > como el Arcobifpo lo avia defeado.
Salió Conchillos de la priíion > fue reílituido
a fu. empleo , y fe comentó á proponer aco­
modamientos entre los dos Principes»
Don Fernando, qüe tenia el efpiritu vivo, y
que conocía , por experiencia , lá flaqueza , y
credulidad de íu Yerno , juzgó bien , que no
mantendría largo tiempo fus prometas, íino le
obligava , fortificandofe de íu parte. Solicitó
la amiftad dtl Rey de Francia , y hizo con el
vn tratado , fegun la neceflidad de fus negó-
pos , deconfentimiento dél Arcobiipo de Tó-»
ledo, que deípues de efte tiempo en adelante.
H i s t o r i a
baila la muerte dcl Rey Don Felipe , no pndd
íalir de la Corte, donde fue ílempre ncceifario
para el bien publico.
Zurit. Embió , pues, á Francia al Conde de C i-
lib, 6. fuentes , y al Prelidence del Conlejo de Ara­
r a i s . gon i que concluyeron el tratado. Las condi-
c*0Qes f u ® 011: <luc Don Fernando íe defpofa-
n * Ub. r*a con Germana de Fox, hija de luán de Fox,
í8.ít,i+1 Vizconde de Navarra , y de M aría, Hermana
del R ey Luys X I L aunque ella no era, fino de
diez y ocho años, y el Rey de adc-Untads edad:
que fi cenia hijos de ella , el Rey de Francia
renunciaría en fu favor codos ld[s derechos fo-
bre el R eyn a de papóles.;i; que;; ella moría
fin hijos 9 ía Ciudad de Isfapoles , y todo el
ILeyno quedarla a la obediencia del R ey de
Francia , y que entretanto fe le pagarían qui­
nientos mil efcudos deO ro en diez años, k
cinqucnta mil cada ano.' Don Felipe, viéndo­
le abandonado de. la tuvo eíhremo
difgufto , y fue-fofcjndb V alianza, a
reconciliarle con fu Muger , y á hazer la paz
con fu Suegro, ¿ quien embió vn ampio Poder
para governar los Eftados , con la mifuia au­
toridad que ellos.
Aviendo ido la Coree, por efte tiempo , á
Salamanca , recibió allí avifodel Arcobifpo,
que Don Pedro Hurtado , Governador de
Cazorla, avia muerto en Guadalajara : embió
luego perfonas prudentes , y autorizadas, para
hazer de nuevo preftar juramento de fidelidad
á las tropas, que eftavan en el Cadillo , y para
que procuraren con diligencia, que no fe tur-
baíTe la quietud publica, y que le aflégurafíc
D ei C a r d e m a l X im e n e z . L i b .I T . ip j
el dinero > que ayiafacado de las cierras de fu
dominio , como avia íucedido en algunos
reencuentros. T o m ó tiempo para proveer eftc
cargo , y íe creyó, que para reco n o cerlastra­
das , que avia recibido del Rey Don. Felipe,
cfperava, que eñe Principe le pididíe efte G o ­
vierno, para alguno.de fus hechuras.
Entrava el ano de i jo 6 . y fe efperava , que Año
el tratado éntrelas dos Coronas quedaría efti- ijo 6 ;
pulado, y concluido, pocos dijis deípues : reci-
biófe, con. efe^tp ¿ j^ 'g gevael dia d?,lps Re­
yes g u b lic^ p o r los
Reyes de Armas ¿ti las principales C i tiiedes r ‘
del Reyno , y defde aquel dia en adelante to-, . ¡
dos lósdeípachos, y adiós públicos fe h¡azian o
t n nómbre de Don. Fernando ¿ Don Felipe, y
Doña luana ; y luego, Don Fernando íe bolví&
aSeg o via, para ¿fe ^
caca á que tenia granel^ inclinación : pe^o ape-í
ñas avia pallado algunos dias en fofíego¿
quando fupo , que fu Yerno > y híja, fe avían
embarcado , y qué arribarían prefto a Efpaña,*
y aunque ella nueva no le fue muy agradable,
ordenó j que fe h ^c& ap rp c^íT io ñ es * y fe di-
íhibuyeíten ofertas ^l^jlglefias , y Monafte-
rios, para pedir a D iq s,, que les dijeiTe dichofá
navegación: adelantóle hada VaÜacjoiid ¡ para
acercarfe al Mar , y recibirles en las Cofbas de
Afturias> al primer avifo de fu arribo j , peroi
los vientos fueron can contrarios, que ja tem-
pe dad les echó fobre la Coila de Galicia, y de-
íeinbatcaron en el Puerco de Coruña. ;
T)on Fernando mandó al V irrey de(¿alicia¿
y al Duque de Cardona los rícibicj|c ¿ e ful
......... ‘ *N
¿94 H i s t o r i a
paire , yÜffnificíUÍé el gozo , que avia tenido
de fu llegada , y fe quedó en Molina., con de-
Raíles fignio de ir a verles a Compoftella , donde fe
avian convenido para veríe : efta detención
fue caufa de todos iosdifguftos , que huvo en
adelante ; porgue Don Felipe , fatigado del
Mar, quifo'defcaiifár algunos dias , y march¿
tanlerítamente, que los Grandes, y Señores
del Reyno tuvieron tiempo de prevenirle , y
-acabar lo que Don luán Manuel avia co-
' meneado,
»
Zurir, Dieronle i entender , que Don Fernando
. cap. 14. dvia refucilo quitarle la C o ro n a ; qué tenia vn
t¡b,s. altivo ; qiíé nó 4b criar p efío jli, que le
tefa-c- donñiiriaffe f-querio |«*lrafufrlr ighál' V y que
la alianza ,. quecáviá hecho con Francia era
prueba de fus malas intenciones ; que tomava
ya fus medidas para eílablecer fu dominación,
á lo m enos, para enriquecer á Aragón de los
defpojos de;Caftilla ¿aJOTÍbar los Infantes,
<|ue teñía''Don» k los <jue
tendría la Princefa GehháHk > cón< q u ietV aca
bav& de defpofarfe.
Don Felipe, que Cra naturalmente crédulo,
y fofpechoío, deíabrido y^ , por la vnion , que
fu Suegro avia hecho con lá-Franria j. refolvió
lio vene j y fabiendo, que Don Femando ve­
nia 2l bufcarlc a Compofteíá, de repente ech&
por otro camino, por no encontrarle , decla­
rando, que'eftava en (lis Eftados íín neceflidad
deconíejó , ni de autoridad de otro para fu
Govierno : no quifo permitir k la R e yn a , que
vierá á fu Padre, y proteñó, que no ratificaría
jarnos el Poder, que avia embiado de. Flandes.
D e l C a r d i n a l X im in e z. L ib . IT . 19 $
D on Fernando recc¡áoci<b luego la falta* q u a
uvia hecho, por averíe detenido en M olina , j
aver dado tiempo a fus enemigos, para defa-
creditarle ; dcxaronlc caíi rodos losSeñores*
que ic avian acompañado , fuera del Arcobiíd
po, el Almirante, el Condeítable, el Duque dé
A l v a , y fu Hermano * y él Marques de Denia*
Eftuvo ya en punto de recirarfe , fentido del
deíayre que acabava de recibir : diífimuló
fu peladumbre, y uo k defcubrió, -íino al Arco-
biípo. d e ¿ E ^ á ^ £ < ^ l & * i qtie^afíiftieííé k íu s^ u rit:
G u iíe j ó s ¿ M & ' i f c que ñoi' l e 1 huviefl'e ^ 6m
¿dvéreMo fu negligencia : el Arcobifpo le ref-
p o n d io , que le avia aconfejado muchas v e -
zos/iio.folam ente, que anduvicíle ma3 folici-
to y p re a c o ,fin o ta n a b ieu el que juttraífis (
todas fus tropas^ -para w l w ^ 4 ' ^ W lc o n -í
ten t o s , y a fu miímo avíame!^
nofpreciadp fus avifdit-
Añadió , que 110 conVónía fatigarfe con te-»
fentimientos , que tomailc rcfolucion lo ble el
cafo , y que el cxecutaria las ordenes , que Id
dic lle fi¿c lííHmaitiencc. L a reíolticion fuc^quC
el A c^b típ afu cfteijf brifeatá. Don Felipe, para
pratu raíle fttft^i^ac; j - y boírarle lás ittdas im-<
preíTiones , qtieltf &vi&n hecho contra fu Sue­
gro, y para negociar * -á qualquier precio , el
que le vieflen , y ecnfirieltén mutuamente , y
para contener los efpíritus de los Correfanos,
á lo menos , por U representación de vna re-»
Conciliación aparenté} porque feria de grande
coiifequencía.
Fue , pues, a Orenfe > k doríde efte Principa
avia Hegado por la mañana,^ por la. tarde cía*
N i
ir9<» H ist o r ia
Rol!c> t i o al P. Fr. Fraile i feo Ruizr pata hazer, Mi fu
n o m b re , fus cumplimientos, y pedirle au-
' ! 1¿‘ di'eiicia para el dia íiguiente : Don Felipe le
- dixo, que eftaria gozoliflirao de verle ; porque
avia conocido »: eniu primer viaee de Efpaña*
íu grande, autoridad , y efperitu / y le avia tra­
tado íiempte con grande cítimacion, y urba­
nidad. a’delantandofe pata recibirle , y fa-
liendo de fu Cunara para acompañarle. Al­
gunos Señores , bien intencionados , fe rego-
zi jaron con la eiperau^a, de que podría termi­
nar con fu prefencia* y coníejos las diferen­
cias i que am e i^ avan la turbación de todo el
R cyao «;.s.T T ’Sííd' \ útí.::-
- El Ar^obifpO vinó por la mañana 3f Palacio,
y el R ey le fecibió » en prefencia de roda la
Corte , con demoftraciones extraordinarias de
aprecio , y benevolencia , tanto por la Digni­
dad de Primado , que los Reyes de Efpaña
tftnr«yettant3tado fiem os-m ucho , cómo por
pradenm á ié^Ü éreftava bien
informado : converfáronm nylargo tiempo
fobre negocios , y falieron el vuo , y el otro
muy facisfechos de efta conferencia. Todos
los Señores fueron á verle * y los recibió con
tanto agaflajo, que quedaron muy confiados de
el ; porque favia también mezclar el agrado
con la fexeri.dad, que no avia hombre, ni mas
grave * ni mas agradable , aunque toda via
indinava .mas i-la feveridad.
EL Arcobifpo no ceíTavade ver al R e y , y
de negociar fu acomodamiento con Don Fer­
nando, .'Tuvo muchas conferencias con fus
Miniíhros , y les reprefent£ 5 que los aurores
D e l C a r d e n a l Xim enez. Lía. I I. 15)7
de éftas divifioncs folo trabajavan por fu paf-
iion , ó interés ; que ño podían fufrir ¿D o n
Fernando , por fu ^ran mcrico , y porque co­
nocía fus de prabacias intenciones j q u e fe á f-
repenriría algún día de aver efcuchado tales
confcjos;'pero que puede fer fucilé muy tarde;
que cenia compaflion die ver á vn Rey, nuevo,
eftrangero, y joven reúfar lavnion, y avifos d&
vn Padre , que tenía, muchas experiencia»:,
gran conocimiento de las p é r f o ñ a s y de los
n egocios 'delPafe y * y ^fcañdeinterés :en con -
ferváric fu autoridad; y hhalmefttís, qüe le caüi-'
fava gran defeonfuelo, ver , que Efpaña fe ar-
ríeígava a perderft dtbaxo de dos grandes R c-
^ e & ^ o e la h a ría n floreciente, li el que efiava
cu fu v ig d rv y en la fuerca de fu edad , favia
fervirfe déla' ipadurds ; y p radeña? del otro i
pero eftas razones no hirieron eííQro-algflno ;
porque fe quitan difícilmente las primeras im-
prefliones , y la mayor pai re de los hombres
Ion mas difpueftos a los malos coníejos , quo
a los buenos ; y los Flamencos , que ícguiaii
al Principe, no le affiftinah roas , íi fe convi-
nieíTe con fuSircgro^,f y perderían rodas Us
cfperancas *^q"ucrtonián concebidas', de domi­
nar, u de enriqnecérfe,.
N o pudiendo confeguir efte intento , pro-
pufo , que fe dexaíTe a Don Fernando el R ey-
110 de Granada ,duranrc fu vida j que era’jufto
dexarle g02ar de vria Gónquifta , que avia he­
cho con cancos trabajos -, y peligros de fu per-,
íona; que efte PuebUrnó íe avia olvidado aun
de* fu Religión , ni de fu libertad, y que eftav a
^j|tado de rebeliones ; por cayos motivos
H istoria
tenia neceílidad de la prcícncia de vn Princfc
pe , en quien íefpetaíTeu la autoridad, y qud-
ninguno avia mas propio 9 que el Rey m if-
mo , que 1c avia conquiftado > y que conocía
todas las ventajas, que podía Tacar de aquel
Pais t pero efta propoficion fue también recha-
2ada, y toda la. rcfpuefta , fue : que Don Fer­
nando falieíTe de Cartilla, que de otra manera
P o n Felipe no podia Rey^ar-con honor ? ni
confeguridad.
Convino j pues 3 rcducirfe i las condiciones
del Teftamento de la R eyn a, con la exclnfion
ficmpre del articulo delr^fffiernQ, El Ar^o-
bifpo 5 virado > qne no qónfeguia lás-ventajas,
que efperavá , díó aviío a Don Fernando del
eftado de los negocios, y le afleguró el difgu-i
fto, que tenia , confohndole, y fupiieandote,
fe acomodarte al tiempo , en efta ocafion j, y
Don Femando le refpondió i que eítava muy
obligado de fifraíc& os^ y r<£iydados j que aun
era buena dicha > qtíé'las negocias f¿ huvie->
ran terminado tan prontamente ; que querií
mascontentatfe de lo poco > que fe Le dexava»
que de obtener mas glandes cofas con turban
cion del Eftado, dando á entender , que te-*
nia dcíignio de Reynár por fuerza : pero que
aun efperava , que Don Felipe fe deícr^gañaf-
fc , y que no pallaría mucho tiempo íin im­
plorar fu aíEítencia.
Foí’íí Durante el tiempo de eftos fuceííos el Ar-#
cap. x? cobifpo dió clGoviernp de Cazorla a Don Gar­
>í'¿.
Gfltn. cía de ViU arocl, fu Primo > y fu Maeítro de
a-i- Cunara. Conociófe , qué avia dexado efte
Cargo yacajitc > por cíperar'kl nuevo R c y u >
Í>el C a r d e n a l X im enez. L ib . 11. 1539
Ende tener fu beneplácito} porque eftando vn
dia con el Principe,embío &llamar a Don Gar­
cía, y 1c dixo en prefencia de fu MageíUdiGVír-
cia de Vtllaroet,befad 1* mano al Rey nuefiro Señor>
por ta gracia', que os ha hecho de daros el Govierno
de Cabría : hizolo alfi, luego, y recibió, poco
defpues, las proviiiones de efte Cargo.
Defpues , que los negocios fueron aíTi re­
glados entre los R eyes, empeño el Arcobifpo
a Don Felipe á que vieíTe a íu Suegro, perfua-
dicndole. ^Vqap'Cia^Ba3bJ^e^áiÚ9 para la fa-
tisfacUm- ,- y edifibacion de ios Pueblos., que
ellos dieíTen demoífcraciones publicas de vna
fincara reconciliación. : confintió eílcjPrinci-
pe ; y porque convenia tener vn hombre há­
b il, c inteligente p a n componer el tiempo, el
lugar , y el orden dscífcajziiia^ fue efeogidq
Don luán Manuel } pero com o favia peía-
dumbres, que avia dado i Don Femando , no
osó poncrfele delante, fin. tener primero las pre­
cauciones , y feguridades ncccílavias : avien-
dolo fabido el Rey Catolico , embió luego al
Duque de Alva, y a Don Amonio de Foufeca,
como enrehenes^ k ú í ITénno, que les remitió
fobre fitpaIabri.ib caÍ!i delAr^obifpo:, donde
fueron tratados magníficamente.
Entretanto, defpues de aveteftado Don Fe­
lipe , cafi tresfemanas , en Orenfe , pafsó a
Sanabria , donde avia de fer la villa, y con­
ferencia * y advirtiendo, que fu Suegro fe ;icer-
cava,- partió > por Uegarantes Lmárchavan de­
lante , en orden de batalla , cerca de mil Ale­
manes , bien armados,, feguidos de ciento, y
veinte hombres de armas, y de veinte.guardas
N 4 “
t oo H i s t o r i a
de ¿caballo con fus cafacas baretcadas de plrt-,
t a , en medio de los quales el R e y , llevando
h mano derecha al Arcobifpo , y al o tio lado
a Don luán M anuel, íu Gran Tcíoi'ero , y ro­
dos los Señores j&fpañoíes , y Flamencos al re­
dedor dé c L D on Femando íe adelantó por fu
p a ite , lin ru id o , y fin faufto , acompañado
de algunas perfonas de Calidad. , que no le
avian querido dexar , y íeguido,.fegnn la co-
ílum bre , d e dudem os guardas, montados fo­
bre Muías , no llevando mas , que fuscfpadas,
con fus cap as, y gorras , a la moda del País :
y manifeftaudo cu efta función gran llaneza, y
m o d e f tia -c a m in a v a p c a jn o iV n ^ d e e ^ ?que
va á rerfbir! i:íu $ h ija s> -y com o vn R e y , que
fu gloria paitada, y adelantada edad le ponían
en términos de hazer eftas pequeñas oitenta-
ciones. '•
N o de xav a , p u es, dedcfcubrirfe en efta lla­
neza algtm indicio diefeveridad , y grandeza.
L u e g o , q n elas d ofrC SéÉ éfc^ jiü fieiW m pre-
fencia , la vna de la o tr a , D on Femando fe
quedó íobre vna altura , por dexar el camino
libre á algunos Cavalleros Alemanes ¿ que 1c
íaludavan paifando , y <dcsfilavan con muy.
H obhi buen orden. Los Batallones , que venían cer­
ra^. 1 7 , ca ,• le falüdaron tam bién con. vna carga de
M oíquetes , y abancandofe.al rededor de, cien
paífos en la llanura ., hizieron vn c irc u lo , y
Z u r it . cercaron alo s dos R eyes , fegun el orden, que
les avian dado : los Señ ores, y .Grande? del
r a P‘ í• R eyno fe Hallaron, afft m ifm o, dentro del cir-
to m .6 . cu jQ ^ nQ j p efeufar e l acercarfe. al Rey.
C atoiicp, y befarle la^s manos»
Del C ardíhAL X imenez. L id. IL 201
Aunque Ic huvieíléii ofendido, Don Fer­
nando los recibió afablemente , y íe contentó
con di vertir fe en aquella bicarra vanidad ; por­
que viendo al Duque de Najera, que traía mas
fruíto > y o (tentación , que ardimiento , arma­
do de una Coraca con una gorra de tafetan
negro , y un Eícudero , que llevava lu langa,
y un Capí tan á la frente de las gentes de Ar­
mas , que avia Levantado , le dixo fonriendofe :
Seno Duque, jo os conocecon *ftc Tren con efte
ti tpe fe 4 * buen
Capira»*- El Duque le refpoftdió con <gran re*
yc cencía, y refpecoíamente : Todo por el fer-
vicio del Rey nueftro Señort y de vaeftra Afarefl.td.
Don GarziLaío de La Vega , que avia fido fu
Embaxaxador en Roma cerca del l>apa Ale­
jandro V I. y no avia, jarnos férvido en Cam­
pana , prcfentandofe deknte del :Réy, te abracó
con afición , y tentando , quefeftava armado,
como los otros, debaxo de fus vellidos, le
<ixo : Cania , vos no tentáis otras vez.es las efpal-
dxs tan anchas , avreú encordado de repente.
Avianfe ellos precaucionado de eíta fuerte, á
fin de que fi Don Femando quifieíTe empren­
der alguna co& y ife pudieflen poner en eítado
de defenía.
Defpucs de aver fe Taludado con eítas de-
moftracioncs de alearía , fe reconoció, que
venia el Rey Don Felipe , y luego, que vió
a fu Suegro , hizo amago de queret baxar de
fu Mrtla y pero Don Femando picó i la fuya,
haziendole feñal que no fe apeaíle. Don Fe­
lipe, d&xó el guirdafol, que . llevava ; falur
fióle, y le pidió inflantemente La m^np > para
xox H istoria
befarla, y el Rey Catolico le abra£¿ con gran­
de trenura ; hablanronfe , como íi jamás hu-
vicia ávido enere ellos defabrimientos , y fe
huvicran amado íiempre cOrdiahnente ; pero
como los Reyes avian ¡de converfar raas de
cfpacio, fe eneraron en una Hermira , que
cftava en el camino acompañados del Arco-
biípo t y de Don Juan Manuel-
El Arcobifpo, que defeaYvcon aníia man­
tener la buena inteligencia entre eftosdos Prin­
cipes 3 y que favia , por otra parce , las inten­
ciones de Don Juan Manuel, y la pefadum-
bre , que el Rey Catolico teudjáadc tratar con
el , r^folvió hazcjle falír recelando *que co-
maífe ocaíion de eftas paroctilarcs conferen­
cias, para exafperar mas el animo.de fu dueño:
aparróle de fu puerto , y le dixo con fu íéve-
María- r^ at^ natural : Señor Don Juan Aianuel , los
na IÜ- R eja frieren ejíar en libertad ; dexadlos conferir
18. cap* juntos , pues, ejión filos ¿ y no nos han mandado
*'• c/cttcharlos \ f * l $ & oi^?cpKaga¿4SK?qttc<lArc k la
tl puerta habiendo ofki* de Vgier trte(la ocafkn.
£aP‘17' Don Juan Manuel comprehendio bien lo que
el Arcobifpo avia querido hazer y y quedó tan
atonico, que.no tuvo animo para refponderle,
y falió, aunque con mucho dilgnílo. Entonces,
el Arcobifpo, cerrando la puerta, fe fue a fa l­
tar con los dos. Reyes.
Mas de dfljj hocas eftuvieron juntos, y to­
da la conver/aeion falo fue una inítruccion*
que el Rey Catolico dio i fu Y erno, moftrnn-
dole la vigilancia, que le convenia tener en
el govierno de fu Eftado ; como debía guar­
dar fe de los hombres de impoftura, y de lo s
D el C a r d e n a l X i m e n e z , L i b . H . io j
aduíidoi-cs , quebufcanfus imereflés con dif-
pcndio de todos los de fus duelos ; hizole
una defeription general de las coftumbres dcl
País j y Az los negocios principales del Reyno*
y le dió a entender : que avia querido ayu­
darle a llevar el pefo dcl govierno , hafta
que huviera tenido un poto de mas cono­
cimiento de la N ailon , y de las perfonas,
que ayia de govem ^r, pero que , en fin *
pues los Grandes de,Caíala n<¡>1? a%i|an juz­
gado á - propofi^o j.í V Íb% coj^ ga^o-a go-
vernat fus EfladQS, y rogar iDios/y que coñ-
cedielíe a fus hijos la gracia de governar bien
los fuyos.
R o^ 3ii\en4 ^ e > fobre todas las cofas , que
.m-ndieSVai Ais^obifpq de Toledo , mirándole
como á fu P ^ f r i a que nada
podía fucederle
por Confejero k tal j^inij^rp, X)on Fefipe efeu-
chó con agra4o cftc difcurlb ; procuro jufti-
ficarfe de lo pallado 3 y prometió de aprove­
charle de los buenos confejos, queacabava
de recibir. Deípues de efto fe fepararon con­
tentos en laapa?Ún>cté, $ flnO 4 el, otro. Don
Fernando reu$ó Tu Yerno el ctefeo qq¡e
tenia de ver k ni hija» y Dora Felipe tampocp
fe lo ofreció, porque juzgava, que fu Suegro
no lo defeava mucho : con que fe dexa ver,
que el uno no eítava iinecramence reconcilia­
do , ni, el otro podía eftar fati^íccho; con todo,
ellos fe dieron rcciprpc<>$ moflios de amií-
tad delante los Cortcfanos> -
El Rey Catolico fe retirá luegoii Aragón»
aviendó pedidp machas VW«s penmío 4e ly^
tc>4 H istoria
blar con la Reyna fu hija , fin que lo hti-
vicííe podido am íeguir, y efto le tocó can
fenfiblemence en el coraran, q u e , en fin,
perdió la paciencia , y proteftó, que efte fen-
timicnco procedía loío de la atencioil debida
i efta Princeía , que avia fufrido muchas in­
dignidades ; pero que ya no le quedava cola
alguna por hazer, y que íi íé faltava en la
mas menuda cofa tocante k fu refpeto, favria
vengarfe de lo prefentc , y paflado. El Duque
de Alva ? y el Marques de Denia íe quifieron
íeguir á Aragón , y á Italia ; pero no lo
quifo permitir,. Deípues de. averie vifto los
dos R eyes, íe le hizo deziri Don Fernando,
que -el Pais era defierto, y efteril, y qne era
liccedario alarga fe lo mas , que pudieran por
no incomodarle los unos a los otros. Don Fc«
iipe fe quedó en Benaveme , en caía del Con­
de , quinze dias. El Arcobifpo le íeguió , aun­
que no fe J o ^ ^ v « t irmentos publi-

eftuvo a pique de perecer por un accidente


improviíó,
jtih. Un d ia, que el Conde tuvo una corrida de
Gtm. Toros , y qué coda la Corte 3 defpues de un
i ' feftin, acabava el dia con efta fiefta, el Arco-
bifpó iba á ver al Rey , fegurt lo acoftumbra-
va. Hizoíe delante de el Caftillo un Anfitea­
tro , que corría al rededor de una gran Placa,
•donde folo fe avia dexado una entrada libre

Ü a la comodidad de los Cortefanos , y de


que avian de ver la fiefta $ como el paílo
<ra muy éftrecho, el Arcobifpo , con üua par­
te de familia 3 paílava por la Pla^a con gra-*
D í l C a r d e n a l X im en ez . L ib . It . 1 0 /
vedad, y los demas <|uedavan aun en b bar­
rera , quando fe folto inconílderamente un '
Toro , que hirió «l los primeros, y avri a muer­
to á muchos infaliblemcnrc, (i los gritos r
que fe dieron de todas partes, no huvieran
aturdido a efte furiofo animal, y 11 las guar­
das del R ey no huvicflíeii dichofamente acu­
dido j y lo liuvielTed muerto á golpes de ala­
bardas : profiguió el Arcobifpo íu camino, fin
turbarf e , y entró en el Qiftilla :.cl R ey vino
luego. á donde yfewte » qws-PQ efta-
va herido y Le pce^3nt& ; que,f» aylr. te$id&
mucho, temor , k quien refpcmdió > que no po­
día . temer donde eftavan las guardas de fu
Mageftad ; y fe bolvió al Conde > rogándole*
que adyirticíle á fus Gentes, que fuelle mas
circunfpe£fcas en eftós divertimiento» tan peli-r
grofos, y beílialcs, y qne atendieífen¡¿ los
que paítavan.
Defpues de aver eftado algún tiempo en
la comitiva del R e y , deliberó bolvcríe a fu
Dioceíis ; pero, confederando el eftado de los
negocios , refolvió no alejarfe de la Corte, Alb.
y le pareció 3 que.j^o podía con feguridad
abandonar , ydtfxat á un R e y mp^o expuefto i^ em'
i los malos confejos., que le davan, y que
Dios Ié avia deftmado á íacrificarfe por el
bien publico. Efcrivió, pues, k fus Vicarios,
que redoblaílén fus cuydados en el tiempo
de fu aufencia , y que defpachaííen todos los
negocios ordinarios , informándole de los que
fuellen de confequencia , para la corrección dé
las coftumbres, y para alivio del Pueblo.
A eftc tiempo el R e y , y la Reyna ibai>
%ó6 H istoria
acercando fe a pequeñas jonudss a Vallado’»’
lid , para pallar á Burgos á Coronarle, y a ttí-
cibir el Juramento de los Eftados d¿l Reyno:
avíale adelantado el Rey póra viíltar la torca*
leza de Sím anos $ avíala dado , poeo antes»
en Govletho a Don Pedro de Guevara, y cor-
ria rumor de ^ue llevava pcul amiento de dc-
xar alli' á la R eyn a, que ó o eftava contenta,
i r caufa de la pefadniívbre >y que. xnq^rava de
la atifencia y di fruncía del Rey fu^adre ¿
pero al Arcobifpo , y Cortdvftable , qtiecon-
dudan cita Princefa , detuvieron dicftraíneme
el golpfr» que buvier&rGilbyadüj. im duda, tu-
dfts Us tcttbactpnes ) f a n p t al-íftllr tte'Válla-
dotal, a je o n t r ii^ d»s € á ty á ^ , - preguntó al
Arcobifpo;, <^üol era e l de Simancas, por 110
tomarle } el Coudcftable rcfpondió : Veto aquí
él de Burgos; maftrandoio y aviendo la R eyna
echado por efte camino , fueron obligados á
feguifla, E r& ^ ú k O piüdCiüdad de Caltil-
ííobln la', k «tettáfei m rrtaiA il ^attóc&dos ,
fap.17. y el ReyArchídúqus TCLiItt''COTr-'(U
recibir los primeros homenajes de fus Vallal-
los : apeatonfe en cala del Coudcftable , de
donde jamas qúifo falir la Reyna > aunque
la combidaron k ver Us puuoíldades de la
Ciudad , y fobrc todo lin Monáftmo de
Monjas de San Bertiardo : fueron recidos f o
lemncmeatc y y coa ttgozijos extraordina­
rios > y fe comentaron 4 rtglar los negocios
publico 5.
Eflo fije a tiempo , que el Arcobifpo com-
prehendió, que nada fe lia2ia por otra ordeiv
que por el cónfejo de Don luán Manuel, de
D n C a r d e n a l X im ek ez . L ib , II. 1 0 ?
quien avenios ya hablado : avia fido Secreta­
rio de los Defpachos de Don Fernando , k
quien empleó defpues en negociaciones im­
portantes y- pero defeubrió los fecretos de fa
dueño 3 quando creyó , que le era ventajofo
tomar otro: fembró difeordias enere el Archi­
duque , y Don Fernando , y las manejó, para
aprovecharte de tilas, Don Felipe no amava
el trabajo , y defeava hallar un Miniího labo- *
ríofo : era liberal hafta la profu íiún, y defeaVa
an hombre ,- qué lé gpvéjfnafle fus rentas , y
contribuyele a fus placeréí, y liberalidades.
EL odio, que tenia a Don Fernando, y el que
Don Fernando le tenia k e l , inftigavan > por
eftremo , á efte Principe para hazerle mas
lu yó , y qúe^ié. fuera mas agradable, y aíÜ
vino k goterfiife^-íu Ajno.y- ^qtie )e llenó dé
bienes , y lér4 éí&I^ l ó ^ ^ tto ap u te dJt #i±
dominio. La audacia , que es ia compañera or­
dinaria de las grandes profperidades } quando
eíhs 110 caen en un coracon noble , y gene­
ro ib j le hazian odiofo á muchos : los Grandes
de fu Reyno , que pretendían alguna parte en Zurít.
el govierno de fii Eftado , y elSla confianza del 7'
Principe, VíecóiT,:qtie no féavian adelantado c" £ l¿
en cofa alguna, por aver de*ado a Don Fer­
nando , y comen^aván á murmurar conrra la
fiereza de aquel Miniího 4 y contra la preo­
cupación del R e y , que le prefería h todos
los orros.
El Arcobifpo previó lo que íe podia temer
de tales principios > y para impeder la ruina de
fu Patria , y confervar al Rey la amiftad de los
Pueblos , determinó pcrfuadirle , y dajrle a
Je8 H ist o r ia
entender, qual era eL efpiritu de Don Jtlart
Manuel : era diñcil, y también peiigrofo de
emprender el apartar a un primer Miniftro 3 y
a un favorecido, . tan de fu agrado ; pero las
dificultades nole detenían al Arcobifpo, quan­
do fe tracava del bien publico.
L a ocaíion , que bufeava, fe le vino luego a
las^pianos. Beltran del Salta, uno de los The-
fQKxos del Reyno , que veneraba á ^íle Prela­
do , y que le comunicava.otdináríamente los
negocios'de confcqucncia, y de que eftava en­
cargado, aviendo venido a verle, le moftro mu­
chos de(pachos , que el R ejacaba de firmar -y
avú uno>ent«rptrq^echo fi0^qgníejo de Don
¿ lí, Juan Manuel ¿ p a ra arrendabas rentas de las
Com. Sedas de Granada > en perjuídodel derecho,
M*1* que el RcyCatolico tenia por el Teftamento
de la Reyna > y por el ultimo tratado, que con
¿1 fe hizo ; el Arcobifpo pidió fe Le dexaflé ver,
l dcíjpucs -cteaY^e.lei^o^ ío^rasgó, y echó
Í as piezas
períonas : deíjpaes m ir^do j ^ í u aipigo
muchas

roftro fevero -t <t indignado, le dixo : Bcltrart dcl


Salto , f i yo nofuejfe tan Amigo como f o y , irla a
bufear al Rey Utago, para regarle , que os hiz.ie{fe
RoíUt procefiar. Mandó a Vallejo fiiJVlaeftro de Ca-
ta¡>. 17. tnara^ que rccogicíTc todas, las .piezas, y las
guardaile cuyda defámente 3 y íue luego á ha-
Blar con el R e y , antes , que fe le pudieífe pre­
venir j porque'todos los qúe avian vifto ella
acción la avian notado poco refpetofa, y muy
fuerte. ' -
Eneró en la Camara dcl Rey , y defpucs de
averie propueíto fu fcntiiTÚcnio con claridad)
D el C ardbnal X imenez. L id . II. 209
le reprefcntó la ínjufticia, que íe hazia ; la oca-
iion, que dava a Don Fernando de vengarle de
los malos tratamientos , que Le avia hecho , y
las confequencias , que fe feguirian de romper
el Rey fus tratados , y de fatcar a fu palabra íia
razón , y fin pretexto alguno : fuplicóle , que
confidexaílé, que fe abuíava de fu bondad Rcalj
y que fe obrava todos los días cantra las Leyes
de la Patria j que los Pueblos comen^avan i
murmurar* y que el refpetOj y la fidelidad, que
tenía á fu Magcftád, lfcobligavan áádvertirlei
que no convenía govemar afli klósCaftella-
nos ; que le davan muy perniciofos confejos ,.y
que fi no ponia orden prontamente >vendría á
cftadade no poderfe remediar.
E l Kreyí <íOhveácídocon efte difcurfo,Ie ref-
pondió: que íií¡ áviapodido±'1en.tan.poco tiem­
po , comprehend&4 fi$íié]ji«^^^^
del Reyno ; que no era íu irltencion hazer in-
jufticia alguna ; que le rogava, que le iniraíle
como Padre , y que coiitinualTe en darle fuá
buenos confejos. El Arcobifpo le dio las gra­
cias refpetofamente de la honra > que le hazia¿
y le;-áix^%qtie.'.^i.r«yiíb pwsiimpoTtantc, y mas
neccííariopára el interés del Eftado, y para el
fuyo propio , era,'abarcar & Don JuanManuel¿
dándole algún honrado empleo fneta del Rey-
no , como podria fer la Embaxada de R o m a:
parecióle a efte Principe ía propoficion lnuy
afpera , y juzgó, que le feria de mucho defeon-
fuclo dexar a efte Miníftro con quieji cftava
acoftumbrado a defpachar , y que no podía
eftar feguro, defprendicndofe de un hombre, $
quien avia Confiado codos fus fecretos : perol
tío H i s t o r i a
fin embarco, repafo en profunda confideracion
las pcrfuaíiones , y confejos del Arcobifpo *, y
hallo luego un medio para no perder á Don
Juan Manuel, y para quitar toda ocafion de
quexas , y íenrhnientos contra el.
Tenia todok los Viernes un Confejo fecre-
Jtlk* t ó , en ijueíuMageffcadmifmo prefidia, yen
r i m' qu c & rcglava todo Lo que mira al Govier-
1 no : en eftc fe tratava de La hazienda > de Los
negocios eílrangetos , y de toda la dirección
interior del Reyno : el Rey mandó , que fe
comunicaílé al Arcobifpo, los Iueves por la
tatde, todo lo qac-fc avk de tratar por la
mañana ew en el Conícjo ¿ y . le ro g ó , que
diera fu parecer fobre cada articulo , aífégu-
randolc lo mucho , que íe diferiría k fu dicta­
men. EL Arcobifpo fuplicó a fuMageftad, que
no le encargado una Comíílion de tan gran
trabajo, y- que Le expondría , íin duda > á la
rmbidia de' muchas petíbttas mas; ambiciofas,
7 mas habjles,1'q ^ W p iy S 6 í ^ Tel=R^iIdizien-
■dole : que atínqüe era caxga , y lefena-delen-
timienro •, pc.ro que efperava , que la tomaría
con güito por fu am or, y por hazer eíte fervi-
cio a fu Patria.
Acecó > pues, el Arcobifpo efte em pleo, y
-defpues de efte dia en adelante , no fe deípa-
■chó cofa alguna fin confultaríela : el Coníejo
fe juntava en el Paliado : bufcavafelc en fu
caía el dia de antes para darle cuenta de los
negocios importantes , que fe avian de pro­
poner del anee de el Reí : Don Juan Manuel
quedó reducido á mas modéftia} y no omi­
tió cofa alguna, á fiu de ganar la buena gracia
D e l C a r d i n a l Ximenez. Lib. IT. n i
del Arcobifpo , cay©: crédito , y amoridad
temía mucho ; pero las cofas mudaron dé
femblante por la muerte dcl R ey de Cartilla*
que fucedió, poco tiempo defpues, en efta
manera.
El Goviemo del Caftíllo de Burgos avia va­
cado , y aviendofele dado el Rey a Don Juan
M anuel, en tiempo , que folo rratava de di¿
vertirle, quifo el nuevo Governador > el dia,
que tomava poíTeíSon hazer un feftin magni­
fico á fu ducfiO ': !XÓ4 ¿ :'laí Corte fne combi-
dada; y la." Reyna ;fola reüsó háHafirTán él 4
k Cania de algunas fofpechas, que tenia enU
tonces fu Marido : huvo alli gran regozijo ; Rcbkt
comióíé , y fe bibió con cxcello ; y avien- tap.i7;
dolé levantado el Reí de la M e fa m o n tó
en algunos de fusCavallos ¿ y jugo defpues
mucho raro á la pelctea i y ácolórado tomo
eftava , fe bebió tan jarro de agUa frefea j
y á 11 noclie fe inició con fiebre , y con uri
gran dolor de coftado : el mal ie aumentó al
otro d ia , y al tercero ya íe conoció , que era
de peligro.
El Arcobifpo le .emhié í pego al Dotor Yan-
g u a s f ü MeaieO, miiy fabio, y liarbil eu fii
arte , para ver el efta do. de la enfermedad dcíl
Rey , y para fervir, fi podia, con fus reme­
dios, ó con fus confcjos á fu curación. Aviendo
fabido el Rey „ que eílavaa la puerra , mandón
que ennallé } accrcofci la cama, y defpues de
aver examinado la enfermedad , como nadie le
refpondió j fe fufpendió $ y detuvo un poco*
y fue de parecer , que fe le fangraíTe luego al
fum o , pero los Médicos Flamencos d efin a
O 4
n i H i s t o r i a
dieron** que no convenia debilitarle , y fe bur­
laron de el , como de hombre ? que no cono­
cía cltemperamento del Rey , y que en la Me­
dicina fulamente favia el methodo de fuPa'is,
£ 1 Dotor Yanguas file a bufear al Ai'9obifpo,
y le advertid » qué la enfermedad fe avia hecho
incurablt i por la ignorancia de aquellos Mé­
dicos que le aíüílian, y que podía concar al
R ey yk enere los muertos * que vieíle en efta
fupoficion las medidas, que íé avian de comar :
en fin murió eftc Principe á veinte y cinco de
Setiembre* de edad de veinte y ocho años. La
Nobleza:, y el Pueblo Le lloraron ¡porque ade­
mas de;£er muy humano, Liberal . jániiliar, y
magnifico, no avia eftado» fino cinco mefés en
£ípaña, y la dexava entre las dulzuras de un
Govierno, que comen^ava.
Zarit. Luego , que fe eftendió el rumor de eftar el
l¡í, 7. R Cy cn pd igro, los principales Señores iban
‘k u 'il- to^os ^ -inflantes. 4 Caía ,del Arcobifpo, y
1¡¿' qüando íbpreráiéf^^a ^ l fe^ .a^gdm^ando íe
« 3 caf. juntaion .para deliberar ¿obre la coyuntura pre-
fence , arni de que fe tomaíTe refolucion con-
tom. 6. vcnjcnce s cn cap0 ^ qUe j^ey milricra 5 y 4 C
que huviefle tiempo de peníar en fus fune­
rarias , y confuelo de la Reyna. Todos los
Grandes del Reyno fe hallaron en efte Confejo,
el Ar^obiípo , el Condeftable , eL Almirante,
el Conde de Benavente , el Marqués de Ville-
na , y el Duque del Infantado, los Duques
de A lva, y de Najera , el Conde de Fuen-
falida t el Marques de Denia , con Don
Juan Manuel , y Don Antonio de Fonfeca,
los dos Grandes Theforeros de Caílilla > y
D el C a r d e n a l X i m i n i z . L i b . I I . iij.
muchas otras perfonas de la primea cali­
dad.
Propufofe , que el Rey eftava defauciado ;
que ia R eyna , por fu enfermedad, y'el Ar­
chiduque Carlos , por fu edad , no eran capa­
ces de governar fus Eftados ; que convenía
nombrar a algunos de ellos para exercer el
Govíerno : huvo pareceres de qne fe llamara
a Don Fernando, rogándole , que bolvicílc
otra vez. á encargarfedel Govíerno del Rey-
no. M uchos^deaq^U 05 Señores, mefrhos,
que le".íavian tfdó contrarios, dixéfoh”, que
avian, depuefto yá fus odios, y que querían •
mas obedecer a Don Fernando , que a otro
igual. Parece que inclínava ya el negocio k
efte lado ; pero el Conde de Benavenre, ene­
migo irreconciliable de efte Principe * fe levan­
tó , y les reprefentó ,qtR-tomavaitiina eftráña
refolucion de bolver a llamar a un hombre,
a quien ellos acabavan de echar unánimes,
y que tenía el coracon lleno de; fcncimicrito
de la afrenra, que fe le avia hecho ; qu¿ da
enemigo vendría á fer dueño , y que , íiendo
tan fabip en. el arce deidifimular, les acari"
ciaría alr principio., .y. qtteie hnrlariaal fi n con
fus caberas : nablóeon gran paífíon , y acabó
proteftando , que cenia en fu Caía dos cosacas
nuevas , y que las echaría fobre fi , poiuendofe
en armas, antes de fufrir, que el Rey de Ava-
gon vinilfe a Cartilla.
Efte dilcurfo cora ovió á tocia la junta, y
fufeitó la averfion , que defpucs huvo contra
Don Fernando. El Arcobifpo avia callado
hafta entonces, y avia querido fondar Los pa*
it4 H i s t o r i a
receres ; empezó a hablar , y preveniendo las
turbaciones , que caularia > fi fe oponía á aquel
torrente , perfuadió, qne en la elección s que
fe avia ele hazer no convenía confultar, ni
hazer cuerna con amiftades, ni con odios;
que cn quanto a é l , aunque venerava tanto al
R ey Catolico , amava mas el bien 3 y gloria de
fu Patria, y que avia períonas , y Señores de
confejo, y difcrecion en el Reyno , que no
era neceílario bufcarlos fuera ; que feria agra­
viar á una tan Iluíhe lunta , deliberando coía
alguna contra ella j que no negava ? que Don
Fernando , por fu juizio, y experiencia , fuelle
muy capaz de govemar eílos Eftado s i pero,
que avia governado mas de quarenta1 años á
Caílilla , y que aora convenia mas dejarle go-
Vemar en Aragón ; que pufieíTen los ojos en
alguno ¡ cn quien la prudencia , la bondad, y
el valor fuellen reconocidos, y atendidos en
el Pneblo : que todos eran de aquel carattcr,
y que no pocfíanjffgffiájfe e n la elección:
que por .íi aÚégurava > qne reconocería lue­
go al que nombraííen, y le honraría como
al Rey rneímo , empleado fu crédito , y con-
fcjo j para que fucilé igualmente venerado de
todos.
A penas fue oído eftc parecer, qnando to­
dos los de la lunta manifeftaron gran gozo;
porque íl el Arcobifpo fe huvicra empeñado
en pedir a Don Fernando , fe huviera llevado
los Pueblos, y fin duda alguna huvieran fuce-
dido grandes defordenes. Eligieron, pues,
al Cardenal de común confentimiento, co-
*no hombre de vida irreprehcnfiblc 3 amante
D el C a r d e n a l X im enez . L ib ..II. 1 1 5
de las leyes, y de la lufticia , autorizado cti el
animo de los Pueblos , y <jue no tenia con el­
los alianza alguna clande&ina > ni depárente­
la , y le encargaron la Adminiftr ación del
Reyno , y la ciiftodia, y affiftencia deda R ey-
11a i pero con cita calidad , de que no avia
de hazer coía alguna fin parciciparfela antes al
Condeftable , y Duque de Najera , y que def­
pues de la muerte del Rey fe bolvíeran á jun­
car , para ver loque fe avia de hazer: efta Iun-
ta duró defcLe-medio:dia, halia medía noche.
E l dixiS^áoácc pop la mananallcgó el avi-
ío al Arcobifpo , que el R ey avia acabado de
morir j iintioló mucho ; encerrofc vn rato en
fu Oratorio » y aunque avía refuclto moílrar
en publico mucha conftancia , 110 pudo ocul­
tar fu aflicción, ni detener algunas lagrimas,
que fe le vertieron. Fne;alffda¿to.de'laR cy- ^ ¿ rr/*
na , que la halló con añilas de gran dolor :
quedó efta Señora inmóvil fobre el Cueipo de iom.6.
fu Marido , y ni á rucaos , ni á razones fue iW .
jamas poílible el vencerla , para que fe retiraf- Af*rt¡r
fe ; ordenó á la tarde *3 que le lie valían a vna ll¡,'.l9'
Tala, y viftieflén deunaropa de brocado afor-
rada de ^auínióos , «n q u e ay& h ep h o poner
mucha parte de piedras precig&s. EUCardenal
bufeó la ocaíionmas oporcuna para perfil adir,
y aliviar el animo de efta Princefa , y poder
darle todos los confuelos, que podían jnípiraf
la razón, y la piedad Chriítiana.
Convinofe el dia de antes de la muerte del
-Rey s que el Arcobifpo fe alojalíc en el Pala­
c io , y afli luego fe le preparó vn quarto para
fu habitación. Todo cite dia & pafsó en ha¿»
O 4
í i 6 H isto ria
zcr las funerales exequias , y Oficios debidos
a elle Principe : Embalíamorouic , y elluvo
expuefto dos dias en v na cama rica» vellido
con lus Hábitos Reales , y dos Cetros a fus
Udos , y la Hipada dcfnuda. Fue fa Cuerpo
llevado iloieranéineiite a la Cartuxa de Miraño-
resj quceflá vna legua de Burgos, donde fue
deportado , hafb. que fe le pudiefíe traíladar a
Zurit. Ia Capilla Real de Granada. JEL raefmo dia,
¡ti.7- que muri& , el Condeftable , y el Duque de
t*p.if. Ñajcr.i falieron por la Ciudad con vn Miniftrp
publico i q uc pregono por todas las Placas,
na He. que todos aquellos , que fe halUíIen armados
por las Calles , fe m a condesados i azores j
que qiu^quiera', que focaÜfc laEfpada , fe le
cortaría la mano, y fi fucedieíTe, que alguno
hirieílé a o tro , aunque fiieíTe ligeramente, fe­
ria condenado ¿muerte : también , que los
R eos , que fe refugiaren a la Cafa de los
Grandes , ferian prefos fin excepción, y puef-

vió mucho p arí détéifétíós M etícreypeto los


Señores no hizicron mucho cafo de efte trium-
viraro.
Tom ¿ luego la pluma el Cardenal > y eferi-
vio si Don Femando, que avia muerto Don
Felipe cn pocos dias » y quelos Grandes del
Reyno cítavan divididos , y que le avian ele­
gido «l 61 tumultuariamente para governar el
Eítado en eíta infeliz coyuntura ; pero , que
ni tenia cofa ñxa * ni reglada , reípeto de no
tener perfonas fugetas , y refueltas á obede­
cerle , y que veia en los ánimos vn femiuario
de difeordias, que tenia temor de quedar fufo-
D el C a r d e n a l X im e n e z . L i b . II. 2 1 7
cado : que la Reyna oficiofa en fupíedad } fe
avia enrregado toda al dolor; y aíu » cuc s ÍI
le avia quedado alguna ternura en lu amor
con una hija dcfconíolada , y con los Pueblos
que avia ainado, dexaife los negocios de Ita-r
lia , pues eftavan en foífiego 4 y fe bolvieflé

f uonc ámeme a CaítíUa : que no dad ava * que


a ingratitud. , y malas corrcfpondencias de
algunos le huvíeíTen ofendido, "y difeuftado y
pero, que era propio de fu generoudad , y
prudencia olvidar lo pallado ; y que le aflégu-
rava , que Bailaríael Eítado tan tranquilo, co-
1110 huvieíTe eítado jamás , viviendo la Reyna
Doña Ifabel.
Entrególas al Embaxador , que Don Fernan­
do avia deseado en Eípaña , con orden de hazer
partir al momento vn Correo para Barcelona,
de donde creía , que efte Principeno avia aón.
parrido. Antes de eícrivir eifca carta , fe re­
tiró , por largo tiempo , á hazer oracion en
fu Capilla , y eílando oyendo Mifla , mandó
al mi lino tiempo , que fe ccrraflc fu Camara >
hizo en voz alca vna larga y fervorofa oracion,
acompañada de fufpiros , y lagrimas , fuplí-
candoa fuDivinaM ageíhd tuviera piedad de
eftos Reynos , y -que todo fuccdiefle , y Ce
cumplí efle , fegun fu voluntad , para fu glo­
ria , y fer vicio , y que no permicicííc prolpe-
rar el camino de los malos , que en perjuízio
dcl bien publico , y menofprecio de fu fanra
ley , negocíavan la difeordia , y turbavan el
foífiego de los Pueblos.
Eíte mefmo dia, defpues de comer s los Se­
ñores fe juntaron en Cafa del Arcobifpo j no
n 8 H i s t o r i a
cía grande el numero ; porque deípues da efta.
mudanza , la mayor parre de los Governadores
fe avían ido a Burgos , para recibir las orde­
nes , ó para ver el camino , que los negocios
llevavau. Muchos , aviendo hecho reflexión
fobre las alianzas, que el Arcobifpo cenia con
el Rey de Aragón , eftavan arrepentidos de la
autoridad , que le avian dado , y eftava todo
diípucfto a grandes difturbios. Antes que fe
comen^aífe a hablar de los negocios públicos,
el Co'ndeftab le de Caflilla fe levantó , y mi­
rando al Arcobifpo con el íoinbrcro en la ma­
no > le rogó, tuvieílé en bien declarar ciertas
diferencias, que tenia con el Duque de Na je­
r a , y defpues de aver dicho fus razones con
mucho arrebatamiento , pidió jufticia a la
lunta ; el Duque mantuvo fu caufa con el m¡£
mo calor, y íe atraveíaron palabras muy pefa-
das , porfías, y que ilion es , que movian al
uno contra el otro.
El Arcobifpo ¡te&JhpftPfenal 4 e que callaílcn,
y no paíIáíTen adelante, y levantando la voz,
les dixo : Oue es efto , Señores , no avernos aun
comenzado} y ya es todo deforden ? Efte es tiempo
para efcufar vueftros particulares interejfes , que
aora folo os toca el penfar con migo los medios de
tener el Reyno en paz ; ejut nm&re la Rtyna uno
de vojbtros para profidit ~-en fu Confejo , y par4
mandar en fn lugar, que yo f ere el primero en obe­
decer, Efta moderación agrado a todos los de
la lu nta, y refpondicron a una voz : T ay ai-
gmo , que pueda fer capaz para governarnost
que V. S, Reverendiffima ? Luego le dieron to­
dos fus votos, y le rogaron cuydaflb del inte-
D e l C a r d e n a l X im enez, L ib . II* 2 15
res publico j y íc encargaile de efte pelado Go*
v;erno , y le aflignaron todos los años una
peníion de mil ducados , para ayudar a fufte-
iiti lu Dignidad , y que no en codo gaftaííe
las rencas, que diftribuia libcralniente á los
Pobres.
El Arcobifpo íavia , que muchos tenían in­
tención de llamar al Emperador Maximiliano,
para el Goviemo de Efpaña , hafta que Don
Carlos fu Nieto llegafie a edad , para poder
Rcynar por fijniím o , yque efto fe dirigía i
una excluíiün perpetua de Don Fernandp, cu­
ya prefencia creía efte Prelado fer necefíaria etl
Caftilia; y efta fue la caufa , porque acetó vo­
luntariamente el Govíerno , previendo todas
eftas dificultades. Dixoles á los Señores , que
aunque fu edad era mucha.., -y fu falud poca,
efperava con ila ayuda^de Dios^' y fusbuenos
confcjos 1, que qucdaflén farisfechos de fu apli­
cación 3 y govierno : que en quanto a la pen-
íion , les dava las gracias ; pero que Dios le
avia dado muchos bienes para focorrer 3 y po­
der aíliftir alEftado en fus neceíHdades , fuera
de que el íavia arreglaré , y vivir con poco :
pero, que'ellos miraren lo que hazian; que
el era fevero , y enemigo de oprefioncs, y de
violencias , y que no íu fm jamas cofa , que
no fueíle puefta en orden $ que caftigaria rigu-
rofamente las facciones, y conciliábulos j que
aun eftava en fu arbitrio elegir a otro , y no
a el '1 pero , que ÍI una vez eftava nombrado,
favru hazerfe obedecer , quando mandarte co­
fas jallas , y que no avria confidcracion , ni
amiftad , que le pudiefTe aparcar de las leyes
i jo H istoria
de la razón , y de la jufticia. Pareció aípero
eftc di (curio á muchos ; pero no tenia cofa,
que nohieíTe muy razonable , y aquellos, que
parecían eftar ofendidos , pudieron defenga-
ñarfe de fus malas intendones. Confintiecon
todos en obedecerle, y defde eftc dia en ader
lance , ccfsó el rriumvirato , y coda la auto­
ridad. cayo cn fola la períona del Arcobifpo.
Robles Proveyó luego las Piafas vacantes del Con-
CAf.irj. fejo Real en hombres efdareddos, y inflexi­
bles. Confirió con los Señores íobre algunos
reglamientos principales , y les hizo aprobar
fu opinion ; pero 3 viendo lo poco, que folici-
tavancl bien publico , crcyó , ^ u e convenía
xefiitírlcs , y contenerles eñ i f t deber. Hizo
venir á Geronimo Vianel , Veneciano, de
quien yá avernos hablado » y le communicó
el defígnio , que tenia de levantar tropas , y de
encomendarle a el el mando. Era efte un
Eftrangero , que no cenia alianza ni paren-
tefeo ¡ü g u n o ro jg lc i^ fácil­
mente , por fubuen tr a ta m ie n to y las ren­
tas , que le dió.
Eícogió, y levantó efte hombre 3 en poco
tiempo mil Soldados y a quien exercitava to­
dos los dias cn una gran llanura * fuera de la
Ciudad. Como Eípaña cftava en paz, deípues
de la Conquifta de Granada , y las armas efta­
van ya mohoías : el Arcobifpo hizo traer de
Vizcaya mil Corazas, dos mil Picas , y qui­
nientos Moíquetes : hizo refo^ar la Compa­
ñía , que guardava á la Reyna , y el Palacio,
a fin de fervirfe de ella para fu -guarda, y íácó
a D. Alonío de Cárdenos del Govierno de Gra-
D el C ardenal X im in iz . L i s . II. a u
nada, para hazerle Capitan j porque le avia co­
nocido por hombre de coraron, y cambien ga-
nava á lu Padre, que era de grande eíUmacion
por fu naturaleza, y por fu mérito.
Entretanto Don Femando , defpues de aver
hecho alguna detención en Zaragoca, avia re-
fuelro pallar á Italia : acabavade dcípofaríe con
Germana de Fox , h. quien Luys de Ambue-
f a , Obifpo de A lb i, Hedor Piñateli , Señor
Napolitano, y San Andrés , luez de Carcafona*
avian conducido, hafta Fuente-Rabia en cali­
dad de Embajadores del Rey de Francia 5 y
aunque avia hecho juramento de no bolveríe
k calar 3 y proteftado muchas vezes , que no
haria efta injuria i fus N ietos, y que no ten­
dría mas Muger , que a Doña Iíabel en el
Mundo j, porque no podia.hallar lo que avia
perdido } las pefadambres j'q ile le a v ia dado
lu Y ern o , y el defeo, que tenia de mantener-
fe en Cartilla , le obligaron a concluir efte ca-
famiento, y a un mefmo tiempo el tratado con
la Francia.
Pafsó , pocos dias defpues , & Barcelona*
donde le elpeeava fu Armada: para llevarle ai
Reyno de Ñapóles* Sus Amigos le eferivian
lin cellar: N o nos dtxeis , Sitiar, vertid a reftiwr
la paz 9 y ia jnflicU , que ovéis mantenido tanto
tiempo entre no/otros , que os miramos , como a %ur¡f
nuejiro Padre : vutfira prefencia es necejfaria en Ub j .
CafiHla ; no fifrais , que una injufia Dominación cap.n.
fe eftableZ't a ; f i dexais envejecer el mal » el
remedio vendrá tarde > y podra fuceder , o que
el Reyno tfe piceda , b que vos perdáis el Reyno*
Eftas dcmoftracioncs de amor le avian enterne-
iii H i s t o r i a
cido ; pero las íoípcchas violentas, que te*
Mari*- nia contra el Gran Capí can, 110 le dexavan un
9m C*P' punto de foíliego : deíiafe t cjüe tenia inteli-
t8 " **b Scnc,as ^cretas con el Rey Filipo , por la in­
tervención del Cardenal de Rúan : que trata-
va con el Papa > y que eftava pronro para ace­
tar eí cargo deGeneral de la Igleiia : que c i­
pe rava á que viuicíFe el Emperador con una
Armada para entregarle el Reyno { deziafe,
aíli mefíno , que quería cafar a fu hija con el
hijo de Profpero Colona , para mantenerte, a
diígufto del Rey , cnel Virreynato , por los
íocorros de efta poderóla Cafa : amas de que
el eftava deteilidoen ^ajtoltíS^''iÉVi¿ndo teñí*
do orden párá venirfe.
Don Fernando, agitado de éílas desconfian­
zas , quifo mas ponerte en la contingencia
de perder á Cartilla , que de dexar al Reyno
de Ñapóles debaxo dél govierno del Gran Ca-
pitan : embarcóte en Barcelona con la Reyna
G e r m a n a f y gran nu­
mero de Nobleza Caftellana y y Aragó'nefa.
Aviendole arrojado la tempeftad íobreías Co­
ilas de Provenza , entró con una Eíquadra de
fus Galeras en el Puerto de Tolón , donde el
Conde de Viilars , y muchos Prelados fueron
i cumplimentarle, y regalarle de parte del Rey
de Fránciá : bolvióíe al Mar , y llegó el pri­
mero de Oítubreít Genova ; vino al IÍ el Gran
Capiran á recibirle con las Galeras de Ñapóles,
de lo qual tuvo gozo extraordinario : de allí
pafsó áPorrofi , donde aun le detuviéronlos
vientos contrarios.
Aquí fue donde recibió la noticia de la
D el C a r d e n a l X im e n e z , Lib, IT. i z j
muerre dcl Rey Felipe íii Yerno , á cinco del
mes de O&ubre, por el Correo,que fu Emba­
jador Luys Ferrcr le avia defpachado con Car- Zurita
tas dcl Arcobifpo de Toledo. Quedó afligido lílf‘7'
D.Fernando, ó, á lo m enos, moftró femblante e*P’ t9
de citarlo, y luego eferívió á efte Prelado el do­
lor , que tenia de efta perdida, y el reconoci­
miento} que tendría toda fu vida a los reftimo-
nios de fu arrumad : deziale , que íi huviera re­
cibido fus Cartas antes de embarcarfc 3 huviera
tomado la rota de Cartilla , renunciando , por
algún tiempo, los demás negocios 5 pero, que
fe favia en Ñapóles , que avia partido , y que,
fobre el gafto grande de difponer una Armada,
convenia executatlo ; p a o que Le dava pala­
bra , queretminaria fus negocios quanto antes
pudieífe, y qáe loego bolveriaá^fpaña j que
entretanto le r&g&a tcm todá%iífenria , q t t c
pues nueftro Señor , por la buena dicha del
Reyno , Ic avía hccho Adminiftrador, que ttí-
viellé ctiydado de la Reyna dc&onfolada, y de
los negocios dcl Eftado , y de aviíárle frequen-
temcnie de todo.
Aviendo recibido el Arfobiíoo eftas Cartas
con gran gozó, las communícóa algunos ami­
gos de Ddn Femando , que lo participaron i
«tro s, lo qual dió motivo al partido contrarió
para acufar á efte Principe de inquieto , y nm-
biciofo, y de indar, por reiterados Embaxado­
res , al Emperador Maximiliano , que venicflé
antes , que el Rey de Aragón , que dexava fus
propios, negocios porvenir á roinar el pefo
del Goviemo de Caftilla. Entendiendo el Ar-
fobifpo eftos defignios , y artificios , juntó k
H 4 H i s t o r i a
los Señores , y les dixo : que encontrava to-’
dos los dias cofas , que excedían fu capacidad
en el Cargo , que le avian dado r que no pu­
dendo la Reyna góvernar por fu dolor , y por
fu indifpoGcion 5 y no teniendo de fu parre,
ni bailante crédito en fu Real animo , ni au­
toridad para reglar todas las colas a fu volun­
tad, convenía recurrir a uno, a quien la Rey­
na tuvieíTe refpcto , y le dielle un poder abfo-
luto, c irrevocable.
Que avia muchos Obifpados vacantes, que
no era bien dexarlos fin Paftores.; que los T ri­
bunales Ecclefiafticos eítavan menofpreciados \
y que el Marques dtí Pri.ego;av«k>.Tenido arro-
jo de romperlas Cárceles * y facar losPrefos,
acción , que era precifo caftigar con eftrema
íeveridad : que no liablava de la falud de la
R eyn a, cuya aflicción 5 y preñado podian te­
ner infelices fuceíTos : que no avia Uno dos
períonas. capaces defupetar^ftas dificultades,
y de govetoar>-í^d4 aí^^n 4 ofiri' ^ Maximilia­
no fu Suegro, 5 fu Padre Don 'Femando j que
el uno > y el otro eítavan ocupados cn fus pro­
pios negocios > pero , que fe les rogaíTe > los
dexaffen por algun tiempo ; que fu parecer
e ra , que fueíTen todos juntos hablar i la
R eyn a, y preguntarla a qual de los dos fe in­
clinara, El punto era de gran confequencia,
para hazerlo fin confultarla , y eñe parecer fue
generalmente aprobado.
Pm La Reyna los efeuchava por una pequeña
Mártir Zelofia, (que lo hazia affi defde que comen-
lib v j?' c° ^lls au<^ cnc,as * defpues de la muerte de fú
Marido) y fea , que efta refolucion la huvieíTc
avivado
D el C a r d b n a l Ximenez. L ib .IT . iij
avivado iin poco fu efoiritü, ó que ella por ac­
cidente huvidle .tenido efte intervalo de buen
íentido : les refpondio fobre iodos los cabos
con ranea prudencia , y razón , como pudiera
anees de aver padecido efta indifpoíicion : qué
tenía deíignio de vivir en fu retiro , como
convenia a una Viuda ; que los negocios lá
moleftavan por eftremo , y que tainbicn fa
entendía 110 fer capaz-; que íi fu hijo Don
Carlos c.(tuviera en eftado de venir ¿Efpaña, y
góvernar los Reynos... que Dios le avia -dado^
do avia otra cofa que defeax ¿ pero; y)quend>
eftando en efta edad , fu intención , era , fé-
llamaíTe á fu Padre , que conocía el ReynOi
y que je tenia comprehendido > y aumenta*
do por fu&praba)QS j..que. Maximiliano efta­
va cargado , ^ 4 sllpcfo, de iuñ Imperio ;
y qua una* Adm iniO FP^^JW sa f * 3 bange-¿
ra » le oprimiría mucho : qtie eíiquanto á U
nominación de los Obifpados , una Muger¿
como ella > no podía tener bailantes luces pará
liazer efta calidad de elecciones j qite fe efpe-*
rafTe , que fu Padre vinieíTe „ qiie conocm los
ulentos^ykis merkOsdelajfPeríonas.
Gomp el Ar§obifpot? y los otros la húviefc
fen reprefentado , que efte. era un negocio dé
coiifequencia paifa lá Iglesia.y poique las Dio-
cefís padecían el eftar privadas de fus Pafto^
res , y que podia tomar con Tejo de algunos
otros de la tunca, les reípondió la Reyna : Ya
creo i (¡He valdrá mu » eftb, aígttn tiempofin
tilost (juc yontr yo'mdifniot, o incapaces : Porque na
podréis vofotros tener jijhigos a cjtilen einerau
adelantar ? Propusieron, que pues eftay¿ Cd
1x 6 ' H is to ria
efta rcfolucion , efcrivíeffe ai R ey , fu Padre,
rogándole , que acelerara fu venida. Fuelfe
luego conturbando , y no pudiendo mantener
íii aplicación , les reípondió , que el Rey de
Aragón tenia muchos negocios en Italia, fin
la carga de 1<K. de Gafti lia j que ii lo entendían
de otea manera , ellos tamaílén C1 cuydado de
cfcriidrle. t
: .Deípues de cito los Señores fe retiraron, y
no íé nabló mas de Maximiliano ; peró la tur­
bación del efpiritu de la Reyna era de grande
obftaculo á las intenciones del Ar^obiípó, fea,
que fueífc- en accidente cafcfado de una fie­
bre nté&giút v fBa J tpifc le hüvieffírfacado por
Ab> naruraleza de fu AbuéUDoña Ifabel dé Por-
Com. tugal , Afea. , que ftieíle un hechizo , que
^ * 3 * una Dama dcl Rey avia hecho en ella ( co­
mo penfavan algunos) no eftava capaz para ne­
gocios quedóle la imaginación , y memoria,
que noeftando ayuda^dos-de-la, ra<jony-4 acon~
itmdi an potíía tener
audiencia y ,-ni qtíeííl^fittrt^r ■, y com oenlos
intervalos de la razón eftava prevanida de fu
achaque, llego a citar tan tímida, y fofpechofa,
que creía liempre , ó que iba a eiiar , o qu e
la venían á engañar.
Pero- aunque no twvielíe la fegura diitín-
c-ion de negocios ¿ ni-fa difcrecion , que con­
venia para ellos , ño ^ódi.i f u ir if !q u e ié los
eticargalfen k otros : y jaiTiks huvo Princefa
mas zelofa de fu autoridad:dixofe le alguna,vez,
que el Arcobifpo de Toledo* eftava alojado en
Palacio» y que le podía confúltatyy refpondio:
Efto es por tenerme compañía, y no para mezflarfe
D e l C a r d e k a l Xij&enez. L ib . 1 1 . x ¿7
tfi mis negocios *, yo na tenga necrjfidad d e’fus con-
fijo s. Rogáronle , que aprobada el embiar al
Rey fu Padre para folicitar >que viniellb pron­
tamente a. góvernar Tus Eftados con ella, y
dixo ‘. T o rn e holgaría ><jne Vln'cJJe para pt\ cor/fue-
lo > pero jamks dixo una Tola palabra en quan*
to al Govierno.
El Rey difunto , en menos de un año del
Reynado , avia diíipado de tal manera la ha-
zienda , que cafi no podia mantenerte en fu
Eftado , ni cumplir cou los gallo seje la Cafa.
Luys Marlean^Mjlancs, fu Medico, y fu Con-
fejero, que fue deípues Obifpo de Tuy, le avia
ojdp deliren fus melancolías : Defdulsado foy PoJ.
y * -» no era Jim Ccnde de Fiandes , te* M/trnr
ti:a de-qne vivir con efplendor, y que dar con
alundan ia 4 y d ejjw *» qtte h e v tm ^ t a fer el
tn*yor Rey del Aiuttd* > no tcKgotMt ¿¡ve Vivir
par4 mi „ ni p«r*. 1oitnios, Defpues de íu muer­
te los D o m cftico s , qne avia traído á Efpaña,
íe fueron al Ar^obiípo de Toledo , y le roga­
ron liizieílc vender los muebles , y la Guarda-
ropa deldifunto Rpy par^ pagarles 3 y darles
medios coa que bolverk;ÉiPatfia,. ¿ftc Prcla-
do ló réffdérttórijíla ¿Rey na^proponiendo la ” V
juftlcia de fu demanda., y .la obligación , que Zurre*
tenia de fatisfiicer, Eícuch6fus razones ,
mó lu Memorial, y le reípondió tibiamente.: CAP'%U
To no me encargo , jiho d? regar á Dios por la Al*
tna d:l Rey mi Marido. Y les dexó lili focorro,
y aun fin efperanzas.
El Confejo Real , aviendo juzgado fer ne-
ceflario juntar Cortes, no pudo jamás obtener,
que firmaflé las leerás dcconvocacion, y fue
P 1
ii8 H i storiA
obligado á levantar afto de fu renitencia , y
Zurrí, obrar fin elle requiUto, Pocos dias#dcfpucs em-
ibidem bió i dczir al Arcobifpo , que falieíle de Pala-
c¡0 ^ y cteípidió á un mífmo tiempo a todos
los criados de fu Padre, y a los fuyos , para
admitir los Flamencos en fu férvido , lo qual
caufaria grandes defordenes , fi Doña luana
de Aragón , hija natural de Don Fernando , y
Muger del Condcftable , que renia mucho
crédito en fu animo , no la huvieíle foíTega-
do. Por efta caufa los negocios no fe termí-
navan, las parcialidades fe forrnavan , y forti-
ficavan fin eaftigo > y'en un tiempo de confu-
íion, y rebnelras, convenia dar ordenes , aun­
que fuellen íín autoridad , y aún contraía au­
toridad Soberana.
El Arcobifpo con la moleftia , y tedio de
verfe malograda fu aplicación, llevando fobre
fi todo el pefo, propufo muchas vezes hazér
declarar k la R em a incapaz del Govíerno;
pero Don Ferriandó ÜO ^ n fó 3 ■que fe lie díef-
le efte difguílo a fu hija , y el Cóníéjo cieyo,
que convenía difímular efte trabajo de la Cafa
R e a l, y de la Nación.
PtJÍ Toda Efpaña eftava bien noticiofa de la en-
Ái*ri¡r fermedad de efta Princeía, El dia de Todos
^antos Gartuxa de Miraflores,
ZurU ^on^c tcn*a fus devociones ; comió , y def-
mpmi j. pues oyó las Vifperas, y el Sermón, y le aíTaltó
7. un Üeíeo de hazer abrir la tumba del Rey , fu
ttm. e. Marido : los Religiofos pulieron alguna difi­
cultad * pero les ordenó 3 que fe retiraíTcn,
diziendo, que quería hazer llevar fu Cuerpo á
Granada , y reconocer fi los Flamencos fe le
D el C a rd e n a l Ximenez. Lib. I I . 1 1 9
avían llevado. El Obifpo de Burgos llego lue­
go , y le quifo reprefentar , que era contrario
a las leyes , a los Sagrados Cánones de lalcle-
fia , y al ni ifino Teftamento del Rey : arreba-
lufe , y mandó con terribles amenazas á todas
fus gentes abrieíTen el Sepulcro , y íe • facallb
el Feretro , y como eftava muy adelantada
fu preñez 3 porque 110 fuccdieíTe al” un abor­
to a no quiíieron irritarla mas , y fe obede­
ció con gran fentimicnto, El Nunció del Papa,
y ios Hmbaxadores 4 * 4 ^mperaipr , y Rey Ca­
tólicor x ¡dgun$& 0bifpos~íucroxi.jamados
para reconocer el Cuerpo , que no tenia yá
figura de hombre : ella lo miró , y tocó mur
chas vezes fin echar una fola lagrima ¡ luego
fe bolvió a cerrar la caxa en que eftava , ha»
zicndola cubrir de muchas piezas de ,?ftofas de
Oro , y Seda, ¡
Entretanto DonFernando efcrívJa. todos
Los Grandes Cartas llenas de mucha humani­
dad , y agrado } y recoineiuUva a el A;cobi£-
po de Toledo, que perfuadiellc a todos fe coii-
formaflén de fu volu n té con el Teftamento
de la Rcyn* Doña Ilabef fobre d.punto dcl
G o v ie m a^ y queproí^raffe atraerlos de fuer­
te , que parecieáé .mas afición , v volun­
tad , que temor, ¿política j erabiole , aíH
mefmo , Poderes en blanco , para e l, y para
otros , fegun juzga ííc convenir valerte de ellos
para el bien publico. También 1c remitió una Znr¡t.
Carta circular , para diftribuirla p<iir tudas ^ 7
las Ciudades , en la qual exprcífava la tcrmi-
ra eftrema , que fentia, por fu hija , por fus
Nietos, y por fus Eftados: que dcfcendiendo,
ijo H istoria
tomo deícendia, de la Caía de CaftilU,y avien-
do empleado la mejor paree de la vidacn reíla-
blecer aquel Reyno , para aumentarle , y fu-
ftencrlc cn paz , para cumplir lo que Dios,
y fu conciencia le óbligavan hazer , y por re-
conocet el amor, y fidelidad, conque los Pue­
blos le avian férvido, fe diíponi.i a partir de
Ñapóles , para venir á governarles con dulzu­
ra , y coxi jullicia.
El Arcobifpo fue el primero en dédararfe, y
protefto fuertemente , que fi los Señores íe
ponían al lado de D. Fernando fe juntaría con
ellos, que íino , le fervirafolo con^fu ciedi-
to , y coa todos los bienes-, que cenia reci ble­
dos de fif inano. El' GondfcftiabU ,' y e t Almi­
rante fignteron efte cxemplo: los otros fe jun­
taron muchas vezes , y la rcfulra de fus con­
tar//. ferencias , fue, obligar al Rey Católico , en
7 - cafo, que bolvieííe,no folamente á perdonarles
ffif.í.1. fus malos oficios, pero aun á comprarles la
amiftad. cada
uno aparte ,’ y ííctifióctó > que lio áViái imo
vinas pequeñas pafliones, e interefleS particu­
lares, que no ofendían aL bien publico. El Du­
que de Najera le refpondió : fb venero al Rey
de Aragón , y fie l Condenable np faejft JU Ternot
no quijirra otro R ty , ni otro Ciovérfiador en Ca-
ftiUa. El Marques de Villena le dixo : Como
(l me de lo que me pertenere > y a* Je dexe gover-
var por el Duque de A h ’* , yo no le impedire el
Reynar. El Duque del Infantado parecía , que
cftava menos firme , que antes , y dava á
encender , que fi liazía Obífpo de Plafencia a
uno d eíushijos, no le haria opoíicion. Los
D el C a r d e n a l X im e n e z . L ib . II. z ji
Flamencos , a quienes .Don Felipe avia dado
la mayor parte df ■JojS'fio%iernos, v Cargos,
conocían , que no podían mantenerle, y peiv
favan en dexarlos ■, por algunas aíJiftencias de
dinero , en las manos de los fervidores del Rey
Católico.
Las colas, aíli difpneílas, el Arfobifpo avisó
al Rey Don Fernando, que efpeiava brevemen­
te , que amigos>y enemigos harían íu deber ;
y que ¿Lera de parecer , que íu Mageftad no
íes concedieíletodoc l^-quc^pedian impero que
pcrdoni^c:.Ír iodos yrtyque repdrafle ekdano*
qac avia hccho z algunos ; en lo demas j que
hipiéíTe bien a los que Ic amavan , pqr aumen-
tafv y premiar la amiibid, y a los que le temían,
para.ponerlos en confianza.
El Rey Carolico fe apvovechódc.efte con^
le jo , v mandó dczfe^ilMarqúésrdÉ .VÜUcna,
queolvidava rodasfnffioftnfas-, y qaofe acorv
daría de codos fus férvidos , de La: herida ,
que recibió en la Guerra de Granada , del.
afeáta, con que avia yenido del focorro de.
Sallas , enfei mo , como í e hal lava, y le ofre-
ciü aiVjlkaa j ^y á Aliaeiiía, , Villas , poco an->
tesy límrirófr WffiropgV-ft dió Poder al Ar^o-
bifpó de .aiggpqaifcrocon el. Embió; arden k
Gar¿ilafo ;Cj(>4 rá pOiierfé cerca de laRein a , y.Zurrt,
le prom etí valerfe de fus confejos , y de ha- ^ ‘ 7‘
zer toda confianza, y elle Señor le eferivió ^¡n'e.
en eftos términos : No peufen , Siñ^r ^ que me
he olvidado de lo que: es devo : yo atiendo
igualmente al bien , qtu me aveü hecho oir/uvc-
¿j t j , y a la henra , qué óy me hazjti* j u[m ( 4
mi ver } de vuejlra clemencia acogombrada, j
a jí HtSTOR 1 A
corno yo no puedo tener mejor dueño » ruega k
wieflra M.agefiad , e¡nc eren , no bollar* mas
jid r.>itido>t
Con efto el Arfobifpo trabaja va. en unir
los aniinos coa fus tazones , y pro me (as. Los
Embaxadores del Emperador Maximiliano tra-
bajavan en perfuadir k la Reyna, que el Rey-
no eftava perdido, fí ti Rey , fu Padre ve­
nia ; poníanla miedo con la Reyna Germana,
n ucviEfpoíi de fu Padre , y ladezian, que
avia de quedar degradada por la dominación
de efte , y deíconfolada por el humor vano,
é impcrioío de la otra : fus inquietudes la
agí cavan * y. aunque eftava cerca dei parro ,
tuvo defea. de falir de Burgos : hizo avenir
al Arcobifpo , y le disto, que no podía vi­
vir en una Ciudad, donde fu Marido, avia
fciuetto , que fe difpufieíTe a partir luego , y
coda la Corte por la mañana ; antes de fu
partida declaro, que rebocava todas las gra­
cias , que avia h e ^ o ^ (^ d ^ n ta ji^ y .y iidefpues
de ía. mnétte de la'R eynaí Donalfabel i el
Secretario hizo el Peípacho., y declaración,
y qnarro Coníejeros de Eftado tuvieron or­
den de fírmala , y de hazcrla publicar fin di­
lación alguna. Eftá íraprovifa partida rebolvió
a todos los Grandes , y rompió rodáis las me­
didas , que el Ar^obiípo de Toledo avia to­
mado con ellos.
La Reyna fe pufo ei\ camino , íin que fe
üipiel& a donde iba : pafsó por la Cartuxa
de Miradores, para tomar el Feretro.dcl Rey
Don Felipa, que hizo llevar en una Carrosa
con quatro CavaLlos : dos Religiofps , por fu .
D e l C a r d p n a l Xim enez, L ib . II. 1 3 3
orden , acompañavan al Cuerpo , el u no, poc
fimplicidad , ó por liíonja, aviendo alabado M*¡¡c,r
la conílancia de fu am or, y contado algunas
Hiítorias fabuloías de algunos Reyes , que fe ¡ié.io.
dezia aver buelto á la vid a, algunos años d eC z »r¡ct
pues de fu muerte > avia dado a efta Princefa ít^-7-
efperanzas increíbles, que la entretenían en
aquel tema.' Era de gran pefadumbre verla en
camino , cerca del termino de fu preñado, y
el dar al Pueblo el trille eípedfcaculo de las ex­
travaganci&s vuqtttt hazia y pero tío -avia otra
razón, íinfr íu^válnptad j porque por el te­
mor d e rto irritarla, convenía complacerla.
Refolvióíe guiarla á Valladolid ; pero citando
3 mitad de camino en Torquemada , le dio
en la fanraíta. el quedarfe a lli, y veinte dias ^
defpucs parió 4 ' la Infanta Catalina k 14 .d e Ano
Enero : el -Aiigobilpo bautizóá ¿Ha Princefa J $ ° 7*
con poca folcmnidad , por el duelo de la Cor­
te. La pefte , y la penuria de frutos hizo efte
año grandes eíhagos en Efpaña , y como la
enfermedad abraíaílb a Torquemada, y muchas
Mugeres fe fuelfen muriendo en el Palacio , fe
propufo á la Reyna falieíTe d<Talli; pero ni por
c{ peligro » que a v ia , ni por los ruegos , que la
hazian no rcfpondió otra cofa ? fino'» que no
fe hallava toda vía buena de fu parto , que
defpues lo veria.
Pareciendo al Arcobifpo , que no convenia
exponer tanca gente al peligro , declaró , que
cada uno podia libremente retirarfr, y trans­
firió el Confcjo Real k Patencia } pero el fe
quedó íiempre con el Condeftable, y otras
Señoras acompañando la Reyna. En efte riera-
a j4 H i s t o r i a
po fue , quando fe hizo reforma del Conícjo;
todos aquellos, que el R ey difunto avia in­
troducido , y que favia, que los Flamencos
los ayian metido por dinero , los retiraron»
llamando a fus Placas á aquellos, a quienes
Don Fernando avia dado otras vezes feme-
jantes Cargos. Efta mudanza fe hizo por la
autoridad de efte Prelado , que la creyó ne­
cesaria , para el bien del Reyno : publicófc,
que fe hazia por orden de la Reyna ; pero los
Lftadiftas no fe podían perfuadir a que efta
Princeía, que jamás avia querido permitir, que
fe echadé á- algunos Flamencos , que avia en
la M u fica d clR e y» fe pufíe0b:4ndeponcr ios
Confejejros de Eftado.
Duranre el aílicnto , que hizo la Corte en
Torquemada j. el Arcobifpo fue á Cifneros,
para ver la Cafa de fus Afccndienres , y en la
elevación en que fe hallava no menofpreció
lo que avia quedado de una mediana paren­
tela ; la fu ce |lW a ^ ^ v 4 in^l0]iH&Lta¿ dc Varo-
nes , en I^ ñ a-M ariaX im eiiez jh ija de Don
Garcia Ximenez ; los habitadores de aquel Lu­
gar fueron á recibirle con todas las mueftras
de alegrías , que pudieron dar ; el Arcobifpo
Ies acarició, c inftó , que le dixeran, que
beneficio podria hazer a fu Patria'; losqualcs
defpues de averio penfado algún rato , le di-
xeron ; que el Governador de la Provincia
les embiava iodos los años dos Iuezesde re-
fidencia , que los tiranizaran con pretexto de
poner en orden los negocios , y le rogaron les
permitiede nombrar , de ellos mefmos , dos
vezinos 3 para juzgar los Proceílos , y terminar
D el C a r d i n a l X i m e n e z . L i b . II. 13^
Vas diferencias , que íbbrcvendrian y lo qual
concedió muy voluntariamente.
Entretanto , la pede te iba encendiendo de
dia en día > la Reyna fe determinó finalmente P*¿-
á partir ; pero apenas liuvo andado una le- ^ " r
gua , y media , quando pafínndo por un pe-, ^ ’
queño L u gar, llamado Hornillos, y viendo
una Caía , junto á el camino , bien fabricada,
y que el País era agradable , te quedó allí i y
aunque le hizíeron inltancia el Arcobifpo , y
orros Señores*^ r t ó k pudieron-ébíigar ¿pallar
adelante.í ?y^TCtI8nílbla ’pe^fíjiidif cbn qiíóno
cílavá-léxó$:la Ciudad de Palentf a , donde dia­
ria con mayor comodidad ? les refponditS: quo
efta foledad la convenía , y que no le era agra^
dable, ni decente á una Viuda el quedarle , d
vivir en grandes Lagares. *■
Con eílo ettb&fc fuéibh £ híCBÜiAad , y fe»
brevinieron luego noticias ác di verfas coir-
mociones en el Reyno. Avia grandes altera­
ciones en Medina del Campo , por la elección
de un Abad. El Conde de Lcmos íe apodero
de Ponferrada a fuer^a.de arrifas y puío allí
Guarnición. L^-Ciudad d^;¥ l i e ^ fé avia di- a i L
vfdido cifdóiPfiícfcftftje# eftava ardien- Gtf™-
do en inquíétiidésí ‘T oledo y y Avila amena-
$avan tu rb a c io n e s'e l Conde de Tendilla avi-
fava , que el Reynó de Granada eftava en gran
peligro, y quq los Soldados , que guavdavaií
efta Cofta , deferraria», fino les pagavan. T o ­
dos eftos avifos ocafionavan grande inquietud
en el animo del Arcobifpo j fobre lo que le
convenia diferirá la Reyna , i quien informa­
r a , aunque inurilmente de todo 5, juzg& a
i 36 H istoria
propoíito dexar cftos negocios a la determi-
cíon del Rey Catolico , que avifava , por to­
dos los Correos, que eílaria bien prefto en
Eípaña , además de que fu Govierno no eftava
tan fírme , que pudielTe emprender tantas co­
las de una vez % y como no cftava íeguro cn
menoípreciar, 6 di fi mular ellas fuertes de re­
beliones , confirió con Los Señores los medios
de remediar tantos defordenes j fueron de pa­
recer , que pues no podían acabar de extin­
guir el mal , convenía, k lo menos'» el de­
tenerlo , haíta que el R ey de Aragón llegarte ¡
que entretanto el Arcobifpo cuvieíTc cuyda-
do de pacificar todas las coías. * fegun fu
prudencia con la comunicado^, del Condef*
rabie.
El Arcobifpo fe encargó de todo , y embió
dos Comilfarios á V b e d a, que hízieron col­
gar las caberas de la fedícion , y amen acó ter­
riblemente a los; dp Toledo A y Avila , fino
vivían en q u i f l t i j d i ^ m ^ í ^ f i ^ ^ Conde de
TendiLLa, para-jíacár.el dinero de los Teíprc-
ros de la Provincia , y pagar a los Soldados,
cn quanto al atentado del Conde de Lcnios,
como era de tanta confequenda > dio tropas
al Conde de Benavente , y al Duque de Alva,
para fití arlo en fu Placa, y hazcrlc Prifione-
ro ; efte Conde, que fe fentia muy débil para
mantenerle en fu poiíeílion , y que temía el
arribo del R ey de Aragón, eferivió al Arco­
bifpo , que rendiría las armas’ , y fe entregaría
al Rey Catolico, quando vinieúTe a efto5 Pai-
íes ; que entretanto tuvicífe en bien , que
qucdallé con Ponfcrrad*, qutf podia fer útil
D el C a r d e n a l Ximenez, Lib. II. 1 5 7
para el férvido del R ey cn un País tan ex­
plícito 4 alteraciones ; pero elle Prelado Le
avisó , que íi no falía prontamente con fu
Guarnición > dava orden luego, para que mar-
chaílbn contra é l , no folo el Conde de Bena-
vence , y el Duque de A lv a , mas aun todas
las fuerzas de Cartilla. Efta amenaza , a que
luego huviera feguido el caftigo, aterró al
Conde , y pocos dias defpues, fe fupo, que
avia obedecido»
Entre eftos negocios públicos fobrevino al
Arcobifpo uno fuyo particular , que Le dió
gran pena, Aviendo vacado un Beneficio con- -4 /i*
íiderable en fu Dioceíis , cerca de Guadala-
jára, embió fu proviíion á Pedro Mártir de *p?jm
Angleria , cuyo mérito le era bien conocido. Mártir
Don Bemardino de* Mendoza, hermano del*/!/?*
Duque del Infantado, aviayá tomado poííef-
líon , en virtud de Letras expectativas, que 1
avia antes obtenido del Papa'Alexandio V I .
y pretendió mantenerfe con mano armada.
EL Arcobifpo fe íintió de efte procedimiento,
y tanto m as, porque dezia j que hazia agra-
vio en diípurar & los ocios un derecho , que
el avia, en otra, ocafion > mantenido , y con-:
feguido contra fu Arcobifpo. Refpondia á efto,
que el Papa Alexandro avia muerto, y que
efta calidad de Privilegios efpiravan con la.
muerte del Pontífice, que los avia concedi­
do > y que debaxo de eftc pretexto fe inrro-
rnccia en fus derechos , y nazia violencia a la
Igleíia , y a fus Miniftros. Quexófe al Duque
del Infantado s y le rogo perfuadiera á lu her­
mano j que hiziefle lo que debia , y no le
1 ^8 H i s t o r i a
dielle oca/ion de proceder contra el con Cen*
furas Ecleíiaílicas ; añadiendo , que íi las ar­
mas elpirituales no le atemoii^avaii, embia-
ria tropas mayores , que las que el av>4 pucíto
en la Iglefia, v como íi fuera Placa de Ar­
mas , para defenderla* Eícrivio , poco defpues,
al Arcediano, el qual juzgo convenir ; def-
pues de averio -bien pealado , renunciar fu
pteteníion,
En efte tiempo las turbaciones fe bol vieron
i encender , y el tem or, que fe tenia de
-Don Fernando iba creciendo , al paío , que
fe accrciva fa arribo. Dividieron fe los Gran­
des dcl Reyno ; los unos ib£cUavan al Empe­
rador Maximiliano , prometiendo hazerlc pre­
valecer los derechos , que tenia lobre Cartil­
la ; ofrecíanle tullen car, a fus expenías, qua-
tro mil Alemanes, que fe entendía eílar apref-
Zurii. tados para embarcar i y fe dixo > que un Re­
UL i. ligiofo fiie ,i,rev£foaLArft>hifpo , como le-
cap. T.
tom,6. crcto de confeflion ^ qtiqfcacSía ténjdo d e Jg -
nio de emponzoñar á la Reyna Doña. Juana,
qorque Maximiliano, por fu muerte , feria»
fin competencia alguna , Tutor dcl Archidu­
que C arlos, fu Nieto :los otros fufeitavan los
derechos extintos , y prctenfiones imaginarias
dcl R ey de Portugal, y & empeñavan á re­
cibirle co n una Armada , fi quería ven ir:
algunos recurrían al Rey de Navarra ; y huvo
quien no quería reconocer-, fino al Archi­
duque Don Carlos ; y cafi iodos convenían
en oponerte al Govierrio-, y entrada del R ey
Catofico. El Almirante levanró cropas. El Du­
que de Najcre vino á la Corte efcoltado de
D el 'C a r d e n a l X im e n e z. L ib . IT. 13 ^
nn gran numero de Gentileshombtes, y Sol-
dados : Don Juan Manuel arribo á Torquc-
m ada , con una Compañía de gente de armas. 1‘
El Marqués de Villena, y el Gondcftable ,
con prerexto de engrollar fu batallón, alifta-
ron fus vallállos.
El Arcobifpo reíolvió fortificarfe contra tan­
tas malas intenciones, y empleó cínqucnta
mil ducados , que avia preftadó antes al R ey
Don Felipe, en pagar las Compañías de Guar­
das, que mantuvo, por eíie medio > en fu fér­
v id o , que Ríe la falud del Eftado : aíE qfle- Zur*r>
dó dueño defpues , de manera , que los Ofi- ^ j J7‘
cíales preftaron juramento en fus manos. Hizo t6m¿ .
también Levantar quinientos Infantes , y da-
cientos CávaUoS, que fuftentó á expedías fu-
yas, y aíli cohiuVa á- todoá «n re ^ eto . V í­
nole á ver el Marqués de V\llena, / l e dixo :
que le avia mirado íiempre como mediador, y
pacificador de los Graneles del Reyno ; pero
que defpues, que llcvava conligo gente de
Guerra , no le conííderava , fino como un
Grande de Eípaña : el Arcobifpo le Lefpon-
did : que n a -fe armava ' íítie para mantener
la paz del Eftado , f pira contener en orden
k aquellos, que querían poner al Reyno cn
dcíafoílicgo.
Viendo , que no era poífible retraerle , &
atemoricarle , fe procuró dar fo(pechas de fu
fidelidad al Rey Catolico, qne por mas defiron-
fiado , y zcloío ( que lo era naturalmente }
no pudo dudar de lii bondad, que avia tai)
_____ .... __ ^..í___ _ 1 .
14 0 H istoria
fe jo Real 4 que el Aicobifpo fe atribuía toda
la autoridad en lugar de partirla con ellos ¿
Í>ero les hizo ver claramente , que folo fe va-
ia de todo para el bien del Eftado , y no para
fus inrcrefles particulares. Pretendieron cam­
bien irritar 2 la R eyiu courra e l , pero la de­
bilidad de fii efpiritu no la permitía , que
hizieífen impreíuones vivas, y durables , y
como no efiava capaz de tener en fu gracia
a unos> tampoco lo eíUva para enojarle con
otros.
N o veia a perfona efta Princcfa, ni faiia
de fu Cám ara, .íino -para ¿ir a la Iglefia , en
qué hazia frequentes videas a fií Marido. T o ­
da la Coree k feguia entonces en cóncurfo
popular : era ún clpc&aculo digno de piedad i
iba vertida de un paño grueílo negro, que
traía al tededor del cuello , y fobre fu ca­
bera , las mangas le cubrían las manos, y
un velo t en fqug^xle mantgj, le, caía de la
cabera i los j^itfSj» ,paílavalc^¿diás enteros en
fufpenfion con gran trifteza , en que parecía
cílar toda pafmada , íín quexarfe , y fin ver­
ter una lagrima en fu mayor aflicción j porque
íe dize , que en la fuerte paílion de fus zclos,
aviendo vifto una vez k fu Marido hablando
A ll.
con fu D am a, fue tan reciamente arrebata­
Gttn.
lib. i d a , y lloró tan abundantemente , que defpues
Ftd. nunca lloró mas > como íi la fuerza dcl do­
Mártir lor le huviera fecado el manantial de las la­
epíjl.6 j.
lib. 10. grimas.
En los viages , que hizo no andava íino de
noche, y advirtiendola, que efto era inco-
raodi^jrt grande, para ella, y para fu Corte*
refpondia:
D e l C a r d e n a l Xim enez. Lib. II. 1 4 1
refpondia : Que una borejia Aíuger , defpttej de
trver perdido a fu Aíarido > que era como fu
S o l , devia huir la Inz, del dia. L o m as extrar
dínario , era , que fe hazia llevar el féretro,
y Araud de fu Marido de PncbJo cn Pue­
blo , y de Ciudad fcn Ciudad , habiéndole Fu­
nerarias perpetuas : una larga Proccílion de
f ente deapic , y acavatyo con -Achas enccn-
idas rodeaYan , y aeprapañavan el Cuerpo,
y acia el ponia; freq^nremeiYce los ojo s,
y quando tlegagg. tu g aresle h¿zia de­
portar en Jas Pan^q^jas,, dónde JpB^Capellaries
de la Corte fe canr^yan todas las mañanas úii
Oficio tíin folemnc > como íi huviélle muerto
reÍ(U ¿aj¿cs. .... f í ._.j j .
Caei)|áj^fcbrc^e(lo ^ q u c u n a’^ugéir a^.* Da»
c;a¡u_,
.Galicia . y ,,
ctpe , que -poco úcm^p^etícoriTtofbtrof x y atid?» r» yV¡d*
reís llevado por CujiUla mas , Átfp’w muerto, de C*r-
que vivo. Los que guard ivan el F^rccr.q.e.n la ^os ^
Iglefia tenían orden; tfe velar , cont^ijuamen­
té , y de im p edir^íp^jjod^ ¿ ^Uí^jEiíngülia , -?

le 1c a ^ c ^ aicolepjTe ? , . y m o j c % í o - -r •
das las. NÍugeres á ríí^ Jfyfncefa’. avi| que­
rido , que Doña lu30a.de Aragón Jf y la Mar­
queta de Denia la fíguieílen en elle vi age,
aunque guftava de fus convefac iones a y aíuf-
tencia algunas vezes : caminando de Torqüé-
mada a Hornillos 3 [ a*v¡endo encontrad^ uiía rp¡jim
Cafa de Religión , tuvo^defeo de alajaríp all^, 1*9-
y de hazeí detener.(pl. acqiápaij&ñieiitp ^ itt.io*
aviendo Tábido ¿ qüe era Moiuílecio de R eli-
o. '
14Z H I S T On I A
lii^iofas j qnífo mas quedarte en d cam p o , y
dexar hada la mañana fii pompa firtíébré en
de fe uhiero.
El Arcóbifpo en medió cíe cantos enemi­
gos , y maí¿óiiiíenhys» né^bdía íácar tbiifué-
ló de eftá ^A icefa. Las díVi ñones > que líl-
cedier|,ón. e ii4efte tiempo en pumo de InquU
ííd o n , n o ie diván menos evrrbrrraco j porqué
'eícáridálicivkñ k los Pufcblos. En él tiempo
dé la Reyna Doña ffabel íe aVian preíb mu-
chías perfoiias, por orden del Santo Ofició de
la Iriquiíición,, por .crlrilert de h e reg k , de
tmpiédád^ áe! Áboítsífii : Los R ito s, que
¿vian VKlo jitó^áHbs ¿viati^cCuftdb fn$ lu e-
zes , y Jas fenteucias eftavan íhípfe'ndidas:
i5rodúcia,hfe'¿¿ÍHííídhio^ , iqúe juftíficavanst los
íícufádóS , y otros, ^üc áciifávan pátfre de la
Nobleza de 'Cartilla , y ‘Añdalnciá ; era él'de-
íigdio' póner er^ conFiifiófy la Jü fR cia, por el
géítfeáv qfte fe eftipeííava én
el-^tírden de
lós ’ y prbSfebiifnciítífe J :¡^uéíí?íido
Zurit. hazer éftá ’jíiri&iccion’oHiofa. El Rey ’Dbn Fe­
cap.tQ.
lipe ,.*qtie í"c av>a criádo en eftos ufos, ni
W-37 .
tcm.6. cuydava níucho de efte Tribunal, avia dado
lugar .á eftós defordetics : los queJfav6tecian
á los culpados fe forr^cavan to^os tos. ‘días,
y cbmóJéran ricos ¿y¿Predicados ^cortolmpiali
granáeá , r y peqUéScte con cl dmefo > y otras
diligencias. ‘ / '! '
Dé efto re faltaron 'lYuichas ¿jderelhs , que
fe dieron contra ¿1 A ^ b ifo b de SeVilla, que
excrcía el cargo d e L iq traidor General. La
Ciudad de CórdbYi ^¡dlb juíticfa Contra Lu-
D e l C a r d e n a l X ih e n é z . L ib . 1 1. 245
ssero ,.que te avian hecho ComiíTário del Santo
Olido. Efte Prelado avia querido Tomar tiem­
po paca informarte «n efte negocio : el Pueblo
fe commovió, y abriendo las puertas de la
Inquiíicion , pufiecon en libertad á los prefosj
y toda la plebe tonto partido por ios unos»
ylosottos. £ 1 Arcobifpo pufo la confldcracion
fobre efte negocio , como uno de los mas im-
portanoes, y que po dia-tener grandes confe-
quencias. El Condenable , y-el Doqne de Alva
,hilaron ¡iitílanoras-elPapa, y-al apara >que
.revocaran eftas facultades del Arüdbíípo deSe¿
villa ^ y paraponoílas en manos xiel Arcobifpo
-de Tdledo.
•La prefencia *ie íDon Femando ¿ fe haziá
mas, neoeflaTÍa-wdos^4os dias. LaBK3 attas cori
¡que d n ft m ' « 1 ‘ Ai^óblfp© ¿ y-jwleriiis.dcelto
-•l itslWor , qué^wni#1 de- <joe iits ^previniefíe
ílafpasrida el ;Em pelador ¡Max imiliario , le oblfc
gaton a ponerfe en camino. Gamo era tan
•habii, y experimentado en los negocios,lo pu­
fo todo en orden antes de fu viag e ; ernbiÓ
-Bmbaxadores aUPapa $ para -pceftirle el home-^
•nage-tiél Reyno-de N a^tH ^ 3 yparaofredetlé
■toaos los focoríos^ dt <3UC podiajtifnerineceffi*-'
-dad ;, -paira matirpneffrén k pofíaSioh de los
Eftados de Bolonia ¿ que fu Santidad acabava
de recobrar : por complacer á-Luys X; enero
en la L ig a contra los Venecianos , y ofreció
fus focorros al Marifcal de-Caumon , Gover­
nador' de Milán ; y porque 'los Geno veles
fcvkn dlfguftado -al R^yG hrift ianiiTimo ¿ pro-;
h ib ió e n todo el R eyno dé ^Ñapóles, y Si¿i-
Ma, queno le'Ycndáeflen , 'i&fígro ¿ ni ow^s
*
'1 4 4 ' 1 ' H IST O 'R I A
colas necesarias > para lá vida : com¿> liiff me­
didas de l.cxos con los Cardenales , para en
tafo de vacar 1a Sanca Sede. N o le quedava lino
un cuydado ; que el R ey de Francia , por el
articulo del ultimo, datado , avia dado, en dote
a la Rcyln a-Germana, fu Sobrina, la parce del
R eyn & .d to iíap o les, que le perrenccia. Don
.Fernando :ayia defeado, que huvíera hecho
. ima ceífion. , o renunciación entera áí:él > y
: a fus fuceffbres.
Zur'it. * Dio a entender al Cardenal de Amboyfa»
lib, 7 . primer Mlniilro det R ey Gliriítiauiílircuvque
no mas* %quc poder eftablccer
tom.6. una 5 y miion perpetua , ¿M íflo lu b lc
¿o n fl a 1 Francia,,' pátarelfécpofo 'de las dos. C o ­
ronas , y/bíeil general de la Chriíliandad ^que
cn nada íe podía contribuir masa efto;, que
.con la pxalracion de un hombre de fus ipis­
pes, y. nj éticos! para el Pontificado j pero aunque
rfias
-de
■fe enmendaran álgunog.-«tiuuJos, quedeípl*-
clan ai Jq$;.Carde nales , y Ais amigos ; que
dlelíé á-entender al Rey fu A m o, que el Reyno
de Ñapóles pertenecía por derecho da íucet
■Üon., yixeréncia a laCaía-de-Aragon? q^e las-
parácionei ><y preteníiones. diferenws'eCan fe
.roinario d<?. difco^diii ,para lo venidero v que
¿os h ijo s, qiie elpera\a,lc daríaDíqs .de la
Reyrtg ,, (copian:el hoñprcle^fer de fu fangre,
y pop cofifetjtit'ncia, eternainenie ’adhcrctftes»
y obügadds 4, la Cafa,Rral.de Francia : .que
Franciico de V alois, Difque de Angulema»
que debía íiieedcr cn aquella Corona * no ten*
D el C a r d e n a l' Ximenez. Lib. II. 14 5
dría en efte punto la mi fina coníidciacion, quo
el Rey L u ys, como tuyic tocava tan de cer­
ca ; que ella feria una obra digna de un Rey
Chriílianiílimo , de quitar toda ocaílon de
Guerra , y de nula inrelligcncia entre las Ca­
fas Reales , y de afixar entre ellos una buena
p az, que pafíaíTe también a los defeendien-p
tes. Ofreció , aíli. m ifm o, canil itu ir á la
R eyn a, y defpues de ella á fus hijos , diez mil
florines de pendón , y dar al R e y , y a fus he­
rederos quinientos mil ducados , Amas de Los
queeftavan contenidos en el tratado. Eftas fe­
licitaciones fueron inútiles i el Rey entró en
alguna defeonfianza , defpues, que en los Eíla-
dos ,. y Cortes de Ñapóles avia hecho preíUr
el juramento a- La Re^na Ju an a, y no á la R ey­
na. G erm ana;’ t ... >í ■
- A via tamblen^roáeátcmente defpofTe^do al
Gran Capitan. Soípeehava, que a\tia tenido
intención de hazerie dueño de Ñapóles ; ó
aver querido aguardar el focoi.ro dcl Empe­
rador , como dependencia de. la Corona de
Caílilla, para o ríe ce rl^; al Archiduque Don
Carlos ; quexavafé de ia>diíipacÍon, que avia
. hecho .de ■-la- Real1 hacienda ■„ y. de la fobe-
raya autoridad Y< ctib que aviadiípucfto de los
Cargos del Eítado > aflG en paz, como cu
guerra. Rcíolvió Hevarfele confiso á Efpaña,
y de cubrir la injufticia , que íe Hazia. con
todas las aparencías. de honor imaginables;
hizo > que fe defpachaCf® un decreto publico,
qué contenía , un élagio ipagiiifico' de elle
Gran Varón , una proteftadon foleuane de
1*3 obligaciones, que Le tenia >.yun reilímonio
Q. 3
1 46 H i s t ó r i A
autentico , que quería dar de fu fidelidad , y
valor a codos los Principes, a codos los pue­
blos , nc folamente del ligio prefence, lino
También de los venideros. Con todas eftas ala­
banzas le quitó el Virreynato , y pufo en fu
lugar á Don Juan de Aragón fu Primo, Conde
de Ribagorca.
Defpues de efto el R ey Catolico partid
de Ñapóles con diez* y feis Galeras j.y grai%
numeró de Mavios , en que avia embarcado
fus tropas. El dichofo fuceflo de fu expedi­
ción : los aplaufos de coda Italia : Los N un­
cios , que ju lio IL Le avia embiado para cuín-
{jlimentarlc : la alianasaC , qtte avia hecho con
a Francia.' toda efta gloria le hixo olvidar
(as pefadombres, que avia recibido en Efpaña.
Don Luys Ferrer , que hazia las funciones
dé Embaxador, cerca de la Reyna ,,xeprefen-
tó a efta Priucefa fer muy del cafo ordenar
Procesiones , y Oraciones publicas , por el
dichofó arribo del Rey.* y reípondió: Ate p4-

i »
Mártir rece bien, mas el Rey mi Padre dexa fus E jla -
eP'fim das que ejlan en paz por venir a góvernar
//Vio ;*
^oí m*cr * 9U€ eft*n en ¿cforden : rfla es nn4
acción de gran mérito y cfla caridud m tiene
gran necesidad de ruegos Diosle protegerA y
conducír/u
,
Efte Principe fe quedó algún tiempo cn Sa-
bona a dónde x:l R ey de Francia fue con pre-
textos de ver a la R e yn a , fu Sobrina : aquí fu e
donde los dos R e y e s , que avian antes t ra­
ra do fus negocios por fus Miniftros, fe explica-
i o h ellos meímos en eftas celebres villas , don­
de no tuvieron mas teftigos , que al Gran
D i l CardíhA^. Ximenez. Lib. IT. 1 4 7
Capitán , y a Anconio PaUviciiiQ , Legado de
Ja Sanca Sede, .Los Reyes fe ffpararon muy
facisfechos , el unp dcl ocrq , y Dpi? F e m a d o ,
aviendofe emlparc^do, arribó, pocp 4¿ípucs ,a ¿L
Valenci^. Pepito Navarro,, Conde de Q^ivitp^
que fe avi^ adquirido grande reputación en la,s
Guerras de I calía.4 aü a deíc^ibarcado. ya cñ
aquellos pueblos toda la Armada , que craia de
Ñapólas , cii calidad de Capital General , y
el rumor de lq. YP^ida 4ci í^?y & eítendió, poje
toda Efpaña. .
Todos los SpnQrcq acq^ierün luegp & d¡Oflde
eftava coixcaucas demolí raciones de gozo., y
^njílad , comp íi 110 creyeran averie Jamas
ofea&dq : recibióos con cauca prbanid^d , y
caricias , cpmq íi h|ivipíle olvidado las inju­
rias , que l£íiY4a n l\£ C ^ j L a qiegria fie ver fe pej t
dueño en CaíHlfa quitó ms íentimientos ; la Mártir
necpfíldad, que tc^i?. de lqs Caftcllaqos , para 'JM í1-
^líegurar fu Cofltii^iíia de Ñapóles, hizo , qije i,^ í0 '
lps trataílé m^s afedluofamcntp , que otras vc-
.zes , y.la e*pe?jcncia de Ip pafl^do 1c hizo to­
mar fjíec^ypipi] paríL lo. v c f l f e p . Gano a los
prÍBcipal^-4. Ip^P^-gp^, .que vacaban a
^quellbs mpfroqs, dfj^nppps i>q ejfbf.va fttisfe-
cho, y dió a á todos, que np fqlamen­
te les pcrdpuaya fniferarncncf , pero , que ni
íé acovdava ya de fus faifas. Aíli les empeñaya
cambien para reparar , y enmendar Tus obli­
gaciones , y ferviciq?, que vino defpues a fcc
abfpluto,
. N o reusó tampoco ver á p o n Iuqn Manuel,
que le avia fufeitado tan graves , y moletas
tarbacipnes > y fe contentó , de que el
' á 4
14 S H istoria
Duque de Najera le refpondiclTe asegurándo­
le de fu animo , e incencion : poro Don Inan
'Manuel , que conocía el humor de Don Fec­
hando , y que tenia ocafion de deíconfiar,
quifo mas retirarle á los Payfes Bajos, y vivir
íin empleó cércade el Archiduque Carlos, que
quedar debaxo de la por’eftad de un dueño , a
quierf tlnto avia ofendido , y que tendría
tiempo para poder véúgaríc. Eíto fueen oca-
íion j C]ue xccibIcndo el Rey los cumplimien­
tos } y las efeufas de los Grandes de Efpaña,
dixo á uno de ellos , que le avia amado , y
Den favorecido : Quien tvrispénfddo j/tmas, que me
ln*n hiwieffiii d,éxM¿ , pof 'f&nár etpüñido 'd* Fili-
d*\™ aJl 9 ^"Y-'^vtéípoiidid . ' - j a m á s hfñier*
vil* ¿¡penfdáo , que un Rey , ya áe Vúejlra eda¿ , Señory
Carlos buvicra vivido mas tiempo , que nn Rey joven,
^ como aquel ?
Quando fupo la Reyna, que el Rey , fa
Padre , llcgav*/a an q ^n £d io mucíbra algu­
na de alegría; p fó jfc r iw ^ ^ c a d i & T»fron-
rcras de Caftilla; pero el Arcobifpo'fé ló impi­
dió y por las ordenes , que avia (Recibido de
Don Fernando ; por eflo no dexó de falir
hafta el Logar de Tortoles t a donde fe que­
do. Incomodóla irmcho^uñ^ccidente i que
la noche antes fobreviiio :: prendí^ el fuego
en la Capilla , en que avian depofitado el
Cuetpo de fu Marido > y huvo mucho traba­
jo en falvarld deV incendio r la Reyna fe avia
levantado, c hizo llevar el Feretro á fu Cafa,
' donde le güárdó, hafta la mañana, con gran-
des inquietudes.
Al veríe los dos, la defconpci¿> D,Fernando :
D el C a rd fm a u Xtm enee. X íb . I I . 149
ab racó la c o n g ian d e, a f e f t o , y ju m a la piedad
c o n la te rn u ra p ate rn al fe l e . viniefcon ías la ­
g rim as á Los o jo s : p a re c ió ta n b ie n , q u e la
R e y n a p o r fu p a rte fe v in o á e n t e r n e c e r , y .
d ió alg u n a fe rial d e . a le g ría : c b n v e r ía ro n lo s
d os a lg a n ra to e n .p r e fe n c ia d el C a rd e n a l fo la -
in e n re . Defpiresr.de efto tu r ra ro n los C o r t e la -
n o s . R o g o l c el R e y a fu h i j a , q u e le fe ñ a la íle
L u g a r a d o n d e q u e r ia i r c o n la C o r te > re í p o n -
di ole c o n re fp c to : L a t .h ijju d iv e h obedecer a los
P adres.'. Y D o ü F f r n a n d ó r e p l i c ó : Q x e t l U c r *
f u bi ja y pero , ejurerM ¡4 P r o p r iñ a r ’A , y S m ? r&
det Reytio. D e te r m iu ó fc de ir a S a n ta M a ría ped.
d el C a m p o p o rq u e av ia a b u n d a n cia d e to -
d a i r c p f c ', y;avÍ33i e n te n d id o , q u e -e fta P riu -
c e fa te n ia a íg u jta is c liC a c io n . d e ir a llá . E l R e y * 1
p a trió p o r la i n a í ^ x ; : p e r o ^ - í b e y ^ n o ; q i i i í o
i r íin o p o r la n o c h e r o c o m f í a e o ftu m b r a v a c tm
trifte ap arato , y a c o m p a ñ a m ie n to lu g u b re ,
p o rq u e llev av a e l C u e rp o d cl M a rid o , D o n
F e m a n d o , p o r n o fa tig a ría , can tin a va á c o rta s
jo rn a d a s ., y a u n q u e h iz o ag alla jo ag rad ab le á
toda. k N o b lczA -., •que;veniad& rod as p artes a
fu pr¿f<pit^lEts^F^:$ó^ d e Ü e q u e e n tr ó e n C a -
ftiila ira o s ^ ty r e j 'd 'í ^ e n c c d o r > y C o n q u ifta -
d o t. L as G u ard as d e a c a v a llo , -y lo s R e y e s de
A rm as le p re ce d ían c o n fu s M azas , y tre s m il
S old ad os d e la trop as v i e ja s , q u e P e d ro N a - Z n rit.
v arro c o n d u c ía > m a rch a v a n c e r c a d e el. c o n
g ra n d iic ip lin a : r e c ib ió c o n la b ia e n te re e a las J J J J '
iu m tíio n e s , q u e le h azian . en lo s trau fitos»
q u e rie n d o c o n las cere m o n ias. , y m ag e ftad d e
fu e n tra d a reparar la a fre n ta de la íaüdft , y
iá tib fa ce rfe e l i n i lm o , q u e v e n ía c o n m i p o d e r
ijo H istoria
íbberano, mas como R e y , que como Gover-
rador del Reyno.
Mientras avia eftado cn Italia efte Principe
tuvo gran carreípondencia con el Papa íu-
lio I I . y le avia pedido con inítancia el Cape­
lo de Cardenal, para el Argobifpo de Toledo,
dándole i conocer > que era un hombre de
mérito axtraordinario , y que fus virtudes le
avian elevado a la primera Dignidad del Rey-
no, y de grande autoridad , en calidad de Pri­
mado de Eípaña , afleguiando a fu Santidad,
que hiria Una honra a la Ig lefia , y que el te­
nia un reípetQ finceriíEmo k la Santa Sede.
E l Papa le concedió muy voluntariamente el
Capelo, que le pidió, para el Arcobifpo > con
el titulo de Cardenal de Eípaña , que Don Pe­
dro González de Mendoza avia tenido ya ; y
aviendo llegado el Rey con grandéfeo de dar­
le folemnemente las iníignias de fu Dignidad,
jíl¿. la Reyna íc Qpufo , diaiendo ;■ Que no le era
Gom, decente » en si eftado enqUefihaBava » ¿¡*e fe
¡yizjeffe en fu 'preferida ceremonia alguna de ale­
gría ; que f i el Rey tenia efta rcfohtc ion podía irfe
con la Corte a un Lugar de la vecindad , y baz.tr-
ie ai Arcobifpo todas las fieftas } y honores , cjlti
merecía , que ella fe encargaba de hazer llevar
Tapicerías de Oro , y Seda , y todo lo que fuejfe
necejptrio para autor¡zar la ceremonia.
Aunque el Rey fentia, que efta acción, que
tanto quería celebrar, Ce hizieíle cn Lugar pe­
queño , convino acomodarte al dictamen de la
Reyna. Hizo venir de Falencia a el Nuncio
del Papa , qne enrró luego en la Corte : exe-
cutófc afll i eftando el Rey en vifita con el
D el C a r d en a l X ím en ez . L ib . I I . iji
Arcobifpo , fe Le traxo a efte Prelado un H abi-
to rojo , y el Rey le quifb ver veítir j y le
condujo a la Iglefia : la urbanidad: del uno era
tan grande, y el mérito del otro de tanta es­
timación > qne ni fe eftrañava , que D. Fer­
nando hizicA^cfta honra al Arcobifpo , ni que
el Arcobifpo la ledbdefle. La ceremonia fe
liizo cn Maamud , donde el Rey fe halló , con
coda la Coree. E l Nuncio dixo La Miiía , y fe
hizo todo con íingubr gozo , y magnifican- *
cía. Defpues. d nuevo CasdeDalembió a dar
parce al Capitulo de Toledo del honor, que el *
Papa Le avia hecho , y dió orden para que en
toda fu Dioccfis fe hizieíTen oraciones , para
pedir a Dios , que rcfúlcalfe efto , en bien de
la Igle£a»7 benefick» íuyo.
Recibió. al iat£boQ tiempo ¡las provifiones
del Cargo de Inqm&for G«fne»al ; que le frica­
ron dcfpachadas, aviendo hecho dimifion del
Pucfto el Arcobifpo de Sevilla. Efte TribunaL
del Sanco Oficio fue eftablecido en Efpaña el
año 1477. Los Reyes Don Fernando , y Doña Aíb.
Ifabel lo inftituyeroo, y fe declararon Protec-
torcs, y los Papas lo autorizaron : efta ju rif'
dicion fue llamada. Inquifirion ; poique fu fin, c*p.t7.
era, elbufear, y eaftigar a los hereges , y
Aportaras , que combatian, y corrompían la
Religión de lefu Chrilto. Fray Thomas de
Torquemada , de la Orden de Sanco Domin­
go > Prior de Santa Cruz de Scgovia , fue el
Autor : efte fue Confeílor de Doñá Ifabel,
dcfdc fu infancia , y la avia hecho prometer,
que íi Dios algún dia la clevava al Trono , le-
ria fu principal negocio el eftablecer un Tri-
15 1 Historia
bu nal para el caftígo , y dcftruccion de los
Hcicges, perfuadiendo , que la pureza, y fim-
plícidad de la Religion'Catoiica, era el funda­
mento , y bafa de un Reyno Chriftiano, y que
el medio de mantener la paz en la Monarquía,
confiftiaen reftablccer la Religión , y jufticia.
. Quaudo fe dcfposó con Don Fernando , efte
Religiofo les ceprefemó al uno , y al otro, que
la licencia , y libertad de coftumbres crecían
iodos los dias > que la mezeia de los Chriítia-
jios con los ludios , y los Moros perverrian
la Fe, y la piedad de los Pueblos; que era ne­
cesario hazer exa&a inquiiiQÍon de los errores,
c impiedades de aqtiel tiempo j-y de reftituir
la diiciplina en fu vigo r: que los Obifpos j k
quienes, por el Derecho antiguo , porteneccía
efta averiguación , folo procedían por via de
anatemas , y con caíKgos efpirituales ; que pa*
ra detener eftos defordenados cifremos > con­
venían remedLosjpas fuertes ? y fenjdbles , y
que el mayor ^y^násíinportamedé todos los
negocios , que e s , el que mira á D io s, y a la
Religión , pedia un Tribunal particular , mas
foberano , y mas fevero , que los otros : alc-
gava el cxcmplo de Santo Domingo , y San
Vicente Fcrrer , que avian fido grandes per-
feguidores de los Hereges, Pufieron los Reyes
dentro fu coraron eftas advertencias , que el
Cardenal de Mendoza apoyó con fus razones,
y; con fu gran crédito j y poco tiempo def-
pucs , obtuvieron del Papá una Comiflion
Apoílolica de Inqtiifídor General de Caftilla,
y León, para el inifmo Fray Thomas de Tor-
qncmada > con Poder de embúr , fegun las
D el C a r d e n a l X im e n e z . L ib . II. 1 5 3
oCcúrrencias , Comisarios á divetfos Lugares.
Hizofe la inquisición de aquellos , que ju-
dai^avan , que prpfelTavan , ó q u e, eníeñavan
heregias , que tenían Religión contraria * ó
‘que avian dexado la verdadera : quemavanlos,
quando el crimen , y efcandalo eran confidé-
rables , y fino los condenavan á prilíones , a
multas, y a confifcacion de bienes. Ofreciófe
al principio perdón a todos los que quifieflén
reconocerle , y recibir la abíolucion Canóni­
ca : en el primer aóto de Inquifidon huvo
diez y íiete mü péríbnas reconciliadas á la
Iglefia j dos mil quemaron ; y el numero de
los fugitivos fue mayor. Los Pueblos tuvie^
ron dificultad de acoftumbrarfe a efta nueva
forma áe Dereeho.k en que los hijos eran ca-
.ftigados rpecadQs.dejQSj Padres , donde
^elaca^dor- n o$aj^id *n i¡Ios ¿eftfgps fe deda-
ravan 3 ni fe mañrfisftavan j y dónde la pejja
de muerte les parecía 3 que fe dcclarava racil-
nienrc 5 pero le» dió á enrender, que las leyes
de la Iglcíla fe mudavan , fegun los tiempos ;
que la libertad de pecar fe aumentavá , y er^
■juño , quela ;feve:ri^ad $ c \ caftigo fueíTe tan
grande\ yq u e, ft^ ijid ig n o s dp la vida, los
que violaVan la Reli^giorr de le fu Chriftp, y laS
praíticas fanras dclosantiguos padres.
El: Papa aprobó eftas reglas , revocó las
Comiílioues de los Inquiíldores 5 que fe nom­
braron en Valencia ; y fe embiaron letras
Apoftolicas al Padre Fray Thomas dc.Torque-
mada, obligandofe á no elegir para eftc ínini-
ftetio , fino dos Religiofo? Dominicos. Re­
conocióle luego el grande fruto, que producía
4 H i s t o r i a

tan fantainfbrtncion ; pero fe determinó def­


pues , qae como efta jurifdíccioa fcra tan im­
portante , y tan abfoiura icowvcnia. cometer
efte empleo a perfonas de virtud (olida , y de
. grande autoridad , y pufo los ojos o! Rey Don
Femando en oí Carden.ti Ximenez.
Zurir. Mornweréíeen el Reyno , de-que el R ey fe
¿¡¿.8. mezelrfvfc. en mndar <el 'Goviemo -Bele fiasco ,
íaP- í ■ iy:í^ae deíjsojava al Ar<jobiípo ¡de Sevilla, á
-quien debía honrar por fa 'gran pi&dad , y
^atención k fu fervicio} por ^ganar al íAroübiípo
nie Toledo > de quien tenia necesidad ín eílc
■tiempo j pato eftos dos Arelados vivieFon íiem-
-pre icnww ^jináe-intdigencai:lel-ono4i*ti rtí¿
■el <argo, *>c* tódfteatrfatoedckcüoh, f & ótro
-lo admitió, rpor fátiafacer fu aelo.
Defcando el Cardenal camplir cxa&amcmrc
-con efte empleo, tUftríbuyo ltego fusComif-
ífiones á ftigetos deítiwíJrtíflkdos, y*te¡9 tos ; hizo
Ted. prender iL ú ^efó ¡ (Jue*a#il <&do>CMi&, por
Mártir ¿fílS ‘indft&é&ohfcs ^ 4 a$'fedí-
cp-m- tionesd eC otábva, yttTitiiÓtfbbr&fcfto^bdte
* *l , ‘ 4as ígleíins ac^E’íjrtñaÍTiftrücdoncs publicas, y
formulas de la dirección 5 y forma , -qtre fe
debía rener con los huevos-convertidos , fus
■hijos , yftis domdftrcos cn 4 a pradkica dé la
R eligión , y c tila manera ■, qneeftavanobli-
Jlb . gadbs k áíTlfkir a los' Saaites Mifterios,; :clcuy-
Gom. dado, que imptíttava mi&t^paia iríftruírlos , y
M 'í- para irlos élcvtíñdo , tpor grados f i la'FcChri*
ftiasia 9y dé 'la üllicenda , jtjtié 1debían pori«
ellos Jmífiwas én abftenetfe délas ceremónias
de'los ludios , y Mahometanos , y de otras
fuperfticibnes-, por cada uha-de las qnalcs leí
D e l C a r d e n a l X jh e n e z . L ib . III- 25-5
imponía fus penas. Que cnquanto i los ju­
ramentos , y blasfemias avia yá leyes fevcriífi:-
ír>as , eftableoidas por los R eyes; y concluk,
dizicndo : que aquellos , que ftíeííen coTn-
prehendídos en tales crimines 3 experienflata­
rían fu indignación.

H I S T O R I A

DEL CARDENAL
XIMENEZ- :
X iSÍLC f: T E % f E )R O i.
É sÑjes tfe'áver paflaSoiih imes entufo

D en compañía de fu hija el íRey CacóH- I ^0gi


po, rcíblvlí» ir a Burgos , para hazer fu
enerada , y eftablccer fu Govierno. No con­
venía k íu Dignidad andar con ella de Lugar
cn Lugar : la'Corté Ce incofüodava , y los ne­
gocios eftávatvllíi deípaehó : aviendo fabido
efta Princefa láréfolücion de fu Padre , le fí£-
nifico el difg&fto , que ten ia, y le rogó , la
permiticílé quedar eh Ardas , con el Cadaver
de íu Marido , porque íio podía enrrar en el
Lugar , donde fu Marido avia muerto ; el
dre condefcendió á la debilidad de fu hija , y
fé fue con el Cardenal k Btírgos,donde fe coti-
cerra ron los medios de feftituír en lós nego­
cios el orden , que el R'eynajdo de Filipo avia
IpS H 1S T O RI A
PfcI- _ encerimcnte rcbueltu. Hijso venir á U Reyna
Mártir Gerrmna, y fu Efpoía , que eíUva^n Valcncía*
tíáio para lúavi^at un poco la foledad de la Reyna*
Las imaginaciones, queenalguna ocaíion avia
formado eftíi cRiin'cela _d£.i la; Re y na Germana,
las avía ya borrado , y la defpava ver i . ievan-
tófe con gran reípeto a fu llegada > pidióle la
manp"para befártela > y-la*hT>nró deimies co-
-IfcoátMadre, r‘í •
T&efpues , que el Rey'Fiíé "reconocido en
Burgos poiG óv senador T» j£Apni¡f)Iftrador del
Reyno , con aprobación univcrfal, partió lue­
ngo á caítigaí la^Rctjílió^i de^ Don Hcpjuivto
de tordo va , Ivíarques ele Priego. Elle era uíi
Señor d r ñarEjjal ípfbnCar, ’W rdSn f^'; cabera
de una dela s primefa5'¿a{í5 <fc Efpini , y So­
brino del Gran Capitán, I^ R e y , que avia
bufeado la amíftád de tos Gralides de Caftilla,
- no le avia cfcrico ’, ni hccho-jiablja : efte me-
_nofprecio lejafeudii ^ y (t* orgullo le Uenojtle
vn.potfer itpa ^

agaílajado , co m p lo s orros |;.y.qiie no avicnoo


id o mirado , como am igo utU y podría venir
h, fer enemigo peligrofo : enlacofc con un par­
tido de Nobleza de Andalud^ j y tom o la pri­
m era ocaGon , que le parecí^* p^uramahifeftar
al M undo Cu fentimicnto* ‘ "
Aviendo muchos fcdiciofos'caufadó gran
deíorden en Cotdova3 el Mágiftvado de aquel­
la Ciudid ordene* j que íe préndieíle á los mas
culpados j fueron prefos , y llevándolos á. la
C árcel, la familia del Obifpo de Cordova los
quintó dé las manos de los Oficiales de la ¡a-
D e l C a r d i n a l X im e n e í. L ib . IIÍ. ij7
íticia j eícandaLi^ó efta acción a codo el País, y
le llegaron las quexas al R e y , efiando en Bur­
gos. El Rey embió á Hernán Goméz de Her-
rera , Alcalde de fu Caía , con algunos Archc- C* ^ ° °
ros , para conocer de la rebelión $ y k fin de ¡¡¿ j,
que efte procedimiento fe hiziefle con Inas li- tcm.fi
bercad, intimó al Marques de Priego sy a Don
Francjfco Pacheco, fu Prim o, falieüen de la
Ciudad, micmias fe inííru'ja, y fentenciava la
caufa : el Marques ¿ bkn, lexos de .obedecer,
]e d ix a i ;Herrcr4.¿''qiÍp/ejctiraíIe * y, fitiaii-
dole jde noche en ifu C a fa , le<h&4‘-Jlevar¿
por la-mañana , al Cadillo de Mpilcilla > dond¿
le.,tuvo ignominiofamente. Defpues de efte
Atentado , levanió gente de apie } y d f acavallo
en rodas fus cierras *, tuzóles entrar .en. Cor-
dova ; pufo Cuerpo de G u a re z ca coda» las
puercas, con pretextodftcieixosruidos.depeftej
que fe avian eftendido por aquellas partes}
hizo una Alarma, y convoco á los que fe creiari
condenados a muerte , que íefolvieion todos
defender la vida.
Efta rebellón irritó al R e y , y le fue necef-
farip , ^n fi^ prir^pios^aftajar *1 cnjrfó de eftos
malosexenfparps.JElM^rqucs avia, incurtidó
algunas Vezes en el miímo excedo , y era ne-
ceífaiio quitarle La eíperan^a, dcl perdou. Tenia
una Liga con la Nobleza del País 9 que conve­
nía deshaecrla , y no eftava arrepentido de daí-
nuevas pcfadutnbres al Gran Capitan. Don Fer­
nando refolvió ir en perfona á Cordova para
caíligar efta inquietud, y mantener la auto’-
ridad de la Jufticía : mandó k todos Los Seño­
res , que le íiguieílen : los Pueblos de Andaí
158 Hl ST OR I A
lucia, y los Cavalleros de Calatrava tuvieron
orden de tomar las amias: juntó toda La Infan­
tería , y Cavalleria , qne tema configo , y pava
moíhar fu indignación, hizo publicar, en nom­
bre de La Reyna > un orden, para que Los Pue­
blos al rededor de Sevilla, de edad de veinte,
hafta fecenta años, falieífen á tomar las annas,
6 montar k cavallo , para feguir al Rey , que
iba k caftigar al Marqués de Priego.
El Gtan Capitan , que feguia la Corte4, íin-
tió en el coraron efta deídicha de fu Sobrino:
aconícjóle veniefle a echarfe k los pies del
R e y , gara itnpiorar fu clemencia , y le eferi-
Mnrta~ vió eftafi^Qcas palabras Sob&to ttio , todo lo
na, hb. yMe teYlg 0 ^ y ¡ e deciros tferca del exceffb, 'vpu aveü
19, cap. cgm(ii¿ 0 ^ cifr# 9 en ¿pe vengáis>fin detención
Zurit. alguna , a poneros en las manos dcl Rey ; J i la
li¿>. 8. h¡Z‘¿reís ajfi , fereü perdonado , y fino »/ereis ca-
cap.ir, fligado. Suplicó a fu Mageftad perdonarte á efte
jo ven > y le aíTeguró muchas vezes de fu obe-
dienciajyk^cwtdóií® fornicios de ©oñ Aloníb
de Aguilar , fu Padre ,que muñó como Héroe,
combatiendo con los Moros en fu íervicio: ef-
cuíándofe el Rey Catolicojde hazer efta gracia,
y dar efte exemplar, le refpondió efte grande
•hombre : Todo el Mundo , Señor, efia rv/kelto
a ferviros, yvneflr* autoridad efta tan ejlable-
cid* > ejMeno tenets necefftdad de fatisfacción, para
- 4o paffado ,1» de remedio, para lo venidero. Todos
•los Grandes procuraron aplacar al Rey : el Du­
que de Al vale embió a fu h ijo , para efte fin ,
pero no fueron efcuchados.
El Cardenal Ximenez, hallandoíe en Tor-
deíillas, pafsó a Valladolid k viiltar al Gran
D e l C a r d e n a l Ximenez. Lib. IIL * 1 5 $
Capitan, donde fe le qnex6 de la feveridad
excefllva del Rey Catolico, y fobre todo, dé
la convocacion inufítada de los Pueblos de Se­
villa , y tanto m as, quanto el Marques cftava
pronto a echaríé á los pies de lu Mageftad,
quando paflalfe por Alcalá de Henares. El Car- Z u rfo
denal le refpondió, que 110 era efta difidente cap. 1 1 .
fatis facción : que convenía s que fu Sobrino
pafieífe todas fus Placas en los manos del Rey,
como en prendras de fu fidelidad, y de fu.
obediencia. j ‘ y que-con menos que efto > ni
ei andés i ni pequeños le podrían defender de
la feVeridad de las leyes ; porque no era tanto
éfte negocio del Rey > como de la R eyna, y
del Reyno,
El Marqués informado de la indignación
implacable de Don Femando , Vino a Toledo^
Siguiendo el confejo d e & T i o , con todaíii
fam ilia, para echarfe k los pies del Rey ; pe-
to efte Principe no le quilo ver > y le hizo
intimar > que luego entregaííé fas Caftillos*
y qüe fe deruvielTe cinco leguas de la Corte.
Luego el Gran Capitañ embióá Alonío de AI-
barez«a!^ey^'cphlm Memorial de todos los
bienes dir1 fii^Jtefefi&O, -y de todas las ‘Pla^as^
que poíléia, con orden de dezirle : yicisacju
Señor , el fruto délos férvidos de mteftrcs Abue­
los : ejlc es el predo de la fungue de aquellos}
que han muerto ; que no nos atrevemos a roga­
ros , que contéis por equivalencia aígana'los fér­
vidos de ios vivos. Fue necesario obedecer > y
puío el Rey en el Cadillo de Pliego a Don Ro-^
•drigo de. Figucroa, y en .las otras Placas a o trac
R 1
i £o "H istoria
diverfas perfonas nombradas para fu gevieriro,
Don Fernando partió de Toledo confeifcien-
tos hombres de armas , cuatrocientos Caval-
los, y tres rail Infantes, y íe iba engroílándo al
pallo, que iba entrando en el País. Quando lle­
go a Corduva, animo luego al Pueblo, que
cftava alterado: mando prender al Marques, fin
que períona alguna le oíafe hablar, y dió orden
al Conícjo R eal, para que fe le hizieíle Pro­
ceíío : acusófele de crimen de leía Mageftad, y
interrogándole fobre efte punto, refpondió mo-
deftamente : T> no qttiero jujiifcarme, ni me con-
viene pieytear con mi Rey, To lefuplico folamente^
quefe acuerde de los férvido td e m Padre ,y de mtt
Abuelos, juntando a ellos los que be defeado hazer-
le ; yo no retnrro^fino a fu clemencia, Hizicronfe
grandes ejecuciones cn la Ciudad i condenz-
ronfe a muerte á muchos Cavalleros , y las Ca­
fas de algunos fueron arracadas.
Ames, qüeel,Rey fuelle i Toledo, el Con-
deftable le embi$ifc7 tt>gar;,1qu« pqrdonalTe al
Marqués $ pero nó aviendo tenido refpueíU
favorable , y entendiendo defpues, que* fin
atender á las fumííliones de cite Señor , íe le
hazia fu Procclló , eferivió al Rey : Que av:en-
hay !¡é. ¿o el Atarqucs ha hof» deber , no fe le debía
xo. caf.tratar tan rigttrofameme j ejuefupücava a fu A la-
,0 - gtflad fe acordaffe, como avia muerto fu Padre,
Znnr. y comg ¿¡¿ia vivido ¿[ (Jran Capitón i fu Tío ¡y U
dio a'tntendert affi mtímo , que fe admlrava-dc
rigor tan fcvero. A quien el Rey le reípondió:
Qne fe admirava mw ho mas de que fe halUjfen
delinqnenies con Prccrjjó de rebeldes ¡ y quel el
D e í C a r d e n a l Xim enez. L ib . ITT. i6 i
prefiriejfc el interés de un particular al de la
Jafticia t y férvido de la Reyna, EL Condefta-
ble fe fin: io canto de efta refpuefta , que eíhi-
vo ccrca fie faliríc de Rcytio , diziendo : que
él fervia al Rey por gracia , y por benevor
lencia , y a la Reyna por razón , y por obli­
gación y peto eL Duque de Alva ajuftó efta
diferencia.
Entretanto el Confejo Roal declaró, que p,A.
el Marques, fegun las leyes >merecía, la muer- M*rr¡r
te , y la confifcadon de fus bienes ;.pera, con- 'jMOf-
fiderando el R e y , que avia pueftb íu Perlona, íiv 1 1 '
y Placas en fus manos , y queriendo uíar de
clemencia con el , y moderando el rigor del
Derecho, fe contento con deílerrarle de Cor-
dova , y Andalucía j con tener todos Gjs Cabil­
los en fu poder 3 y hazer arraíTar, para:cxem-
plo , el Cadillo de Moncilla, que era. la Cola
mas agradable , y adornada de toda Efpaña.
Todos los Grandes tuvieron por muy exceílivo
efte caftigo , y el Gran Cipiran ic retiró a Loja,
y el Rey fe alegro mucho de tenerle » como
defterrado. . ^
J- 4tógQ.>;^ue pon fen^ndo naveió ^e Buiv
gos, Cardenal tomo la rota
de Alcala de Henares, paraviílrarfus Cole­
gios , y pai^i poner en excrcicio efta Univer-
lidad , a donde avia pmbiado Profeflbres ce­
lebres , y concurría mucha juvenrud para los
los Eftudios. Vio con cftremo placer fus Fa­
bricas acabadas , y luego nombro en fu Cole­
gio mayor treinta y tres hombres mo^os, que
la mayor parte avian venido de Salamanca , a
quienes aumentó dozc Capellanes, y con carga
’R 3
1Í1 H i s t o r i a
de hazer, en ciertos dias, fufragios por ct%
por fus parientes, y amigos ; y embió á to-
Alb- das las Univcrfidades para Tacar los hombres
Ctm. mas fabios de Europa \ y como no perdonava
^ +* quantos cuydados, y gados podían conducir
para efta fundación, que quería eternizar , en
menos de tres me fes tuvo un numero muy
cumplido de Profesores : él mifrno les didtó
las reglas > canto para fufbrtna de vivir , co­
mo para el orden , y manera de enfeñar, á fin
de que la Dioceíis fileífe educada por fu di­
rección , y la juventud elevada en letras, y
en piedad > en que iiguió principalmente los
titiles de iá Uriiverfidai de Racru-, -á ¡que miró
como hriias Noble, y mas biengovemada
de codas*
Para hazer eíla fundación mas durable, in-
ílituyó muchas Placas para Mo^os, que reco­
nocía de efpiritu j y la pobrera les impedía el
profeguir íus Eíhidios. Dio rentas muy con-

neficios , y propuío premio, y recompen^


las, para excitar la emulación de los Exu­
dantes , de fuerte , que en poco tiempo los
Eftudios fueron muy floíecienres. La entra­
da fe hizo con una Proceílion folemne, don­
de el Cardenal aiüílió ; y quifo , que íé re­
novaré todos los anos, para rogar á Diosíe
dignaííé de benedicir fus buenas intenciones;
y para ofrecerle los frutos , qne producirla
la buena educación de la juvenrúd : y por­
que en adelante podrían fuceder negocios di­
fíciles en que los hombres de letras ravie [Ten
neccflidad de patrocinio les nombró por
D e l C a r d e n a l X im e n e z. L i b . I I L i fíj
Prorettcres perpetuos ai Rey de Efpaña, al
Cardenal de Santa Balbina, y al Ar^obiípo
de Toledo : al Rey de Efpaña > porque no
folamente podia defender , mas aumentar íus
Privilegios : al Arcobifpo de Toledo > por­
que eítavan en fu jurífdiccion : y al Cardenal
de Santa Balbina 3 por el honor del titulo,
que llevava.
Como fu principal deíignio era formar bue­
nos Theologos, capaces de fervir á La Igle-
íia , pufo fu principal cuydado en mantener
buenos Profesores, alC para la interpretación
de las Santas Efcñturas > como para las opi­
niones diferentes de la Thcologia Efcolaítica $
y aunque fucilen buenas Las rentas de las
Cathedras j J los Dó&ores tuvicílen ocalion
de fer premiados, coníideró» que deípues de
averíe mucho tiempo exercitada m .los Co­
legios , neceíütavan de quietud, y abundancia,
y dixo muchas vezes : que avía dado a mu­
cha gente honrada, que comer largamente,
y que era muy jufto > porque no tuvieren in­
quietud en buícar con que iuftcnrarfe , y para
efto- obtuvo.. .del Papa León X que la Igleíia
Colegid'de? Sa& <Jufks , y Paífcor fe hizieilc
anexa á la Univeriídad, y que fueran afe¿fcas
fus diez y fíete Canongias á los mas antiguos
Dolores. Hizo reedificar la Igleíia á fus ex-
penfas , y dexó renta anual para el fuftento
de la fabrica, a fin de que no cftiiviaíTen los
Prebendados obligados a fus reparos. Dió,
a£Ti mifmo , providencia de dediñar una de
eftas Canongias a un Profe flor del Deredio
R 4
Í &4 H i s t o r i a
Canonico, i fin de que huvicflc uno , qne
fuellé encendido cn los negocios , y que diri­
gidle el orden de -los Procefíos, para que a lo$
otros no fe les inquietallé en fus E iludios,
Y para que no faltaíTé comodidad algun
a muchos pobres Eftudiantes, hizo fabricar
un Hoípitai , para que eíluvicfl’en afíiftidos
por el derapo de fus enfermedades. Ordenó,
que fucile'efta Caía grande, porque na podia
tolerar, que huvieiíe en los Hofpitales eftrc-
chezes para los enfermos, porque fe comuni­
can muchas vezes los males , iufeftandofe los
unos a las otros, con fus roiímos aliemos, y
íc afligen con los llanto», que. oyen a los
otros, y muchas vezes quedan conftema^os
con la vifta de aquellos > que mueren cerca de
ellos: y aviendo ios Arquitcdtos formado diré-
chas las Salas > pufo allí algunos pobres Eclc-
fiafticos , c hizo fabricar otras para Los enfer-
jílí, ruos. Como fe cra^java.con canto ardor en
Jom. hazer grande pfl^fcktíSwfidadií avia
v fundado en Sigueoza el Arcediano de Alma­
jal! , Don Juan López, pidió, que íé tranñrie-
ra , e incorporalTe, defpues de la muerte del
Arcediano, en la de Alcala ¡ pero el Cardenal*
J umh <lue antes elevación avia fido muy amigo.
Verga- del Arcediano , reusó efta unión, aunque hu-
ta. viera contribuido mucho al aumento de fu
obra 3 y no quifo* que fe hiziera efte agravio
á un hooibre tan honrado} que avia amado en
otro tiempo.
Quando el Cardenal fe ocupavq. en fn Uni-
■vcrlidad no dexava de tomar las medidas para
D e l C a r d e n a l X im enez. L ib . TIL 1 6 $
la expedición de Africa. Efcrivia muy frequen-
t emente al Rey Don Fernando , y cenia cerca
de íi perfonas de noticias arcanas, que tratavan.
fccretamence de los medios, y dcl orden de efta
Guerra ; porque aunque dcl eftadp de la vida»
que avia abracado , y la Dignidad, de que
eftava reveftido , le guiaften a la paz , y al cftu*
dio de Ciencias Humanas , y Divinas, íicmprc
le dava lugar para iutcrpreüas militares : renia
un efpiritu muy magnanimo, y un valor úv-
viucible : romava ias refolucianes con pruden­
cia , y las mantenía con conftancia: las dificul­
tades jamás le hizieron defmayar : era naiundU
mente judo, ardiente, c infatigable en re­
ducir las cofas al punco > en que debían citar.
Una de fus mazimas, fue , que los hombres
no fe fugetan k lo sh o m b resfin o por temor,
y acoítumbrava a dezir : que, jamas Príncipe
alguno fe hizo temer de los eUranos , y refpe-
ur de ios fuyos, íino quando tenia las fuerzas
cu ia mano. Efta fue la primera precaución,
que romo quando fe encargo del Goviemo dcl
Eítado , y los Soldados viejos confcílavan ,
que jajnasA?i» £ftado la ^cnte de Guerra, ni
mas éftimada& ni mas- bien pagada, que jea
efte tiempo. •.1 : •
Luego , que fiic Arcobifpo de Toledo , y
huvo entrado en los Coníejos, como era hom­
bre de can grandes deíignios , y ardiente zelo
de la Religión , pensó en los medios -de hazer
guerra contra los Infideles. Negoció una Liga
entre Don Fernando , Rey de Efpaña , Don.
Manuel, Rey de Portugal^ y Enrique Rey de
Ligalacerra, que cítuvo en punco de concluiría
2Ú6 Historia
y executaríé , y el fin, era la Conquilla delí
tierra Sanca. Aun íe guarda una Cana, en la
_ . qual el Rey de Portugal le cícrivio : Tojm -
tS * ta t mi9 guftofamcme mu fuerzas con las del Rey
da Bello Don Fernando, efperando , queDios bendecirá mtef-
Jifr iti. tras Armas , y efle otra los votos de tan grande
jirfobi/po y que no tiene cofa alguna toa puefta
Gm' enfu coraron > como borrar la Seña Mahometana*
y reducir todos lot Infieles a que reconectan a
fe fu Chrifto. E l v io , que yo hallado en vueftro
animo para efta expedición, es > una prueba de
que Dios lo defe a , y móntate mas para conmigo,
ipte uno de los poderofos Reyes de U Europa f por•
que am as -delAMWO i epu ofrectisxeQtnbwrge-
tttrofameme t y la autoridad » queosha dado tmef-
tro caraSler > y aun mas vueftra virtud , el de-
fignio , e¡ue tenets de ir en ptrfona con lof Princi­
pes Confederados, les deve animar a e(ia empreffa;
porque vtitftros confgjos ferdn de gran ayuda* y
vueftra prtfoncia , como unanfpido del buen fit-
cejfo de efta G uenáe^eré& gñm gn& p*tra tos
Reyes Chriftiamt * f i el 'Cielo los ha& vitoriofb r,
el recibir de vueftra mano el Cuerpo , y Sangre
de le/u Chrifto fobre el Sepulcro del mcfmo Señor,
Reconocefe por el contenido de efta Carta,
que el Arcobifpo avia adapeado una inftruc-
cion copiofiílíma de codos los preparativos,
que convenía hazer, y los inconvenientes,
que era preciío quitar : que avia recogido de
lás Hiílorias paliadas todo quanto podia fervir
a difponer eíta expedición : que tenia hecha
la Carca de la Navegación, demarcando hafta
los mas menudos cícollos, de manera, que
no avia Piloto, que eftuvieít mejor inftruido.»
D e l C a r d i n a l Xim enez. L ib . TIL x é f
que e l: y que la memoria, que avia dado de la
maneta de govemay eftá Guerra,era,tan juizio-
fa , y tan conforme á los Lugares, y a las per-
lonas , y a la reglas militares, que parecía que
no avia ceñido jamas otro empleo, que efte.
Mucho fe qodia efperar de la unión de eftas
tresPotencias j pero el arribo del Rey Fjlipo en
Eípaña, y las diferencias, que fobrevinieron.
entre el Papa Julio I I . y el Rey de Francia
mudaron la intención, y defeos del Rey Ca-
rolico,
Conociendo elCardenal las dificultades de
formar , y mantener efta Liga „ íe connivo con
las expediciones de Africa, en que íolo las
fiier^as de Efpaña podían fer bailantes. Halla-
vafe tan íencido de las prefas , y rebatos, que
los Moros hadan , fin teíiftencia, en las cier­
ras de les Chrfftianos, que dava todos los
años fumas coníiderables para redimir los Efc
clavos, que cancivavan : por otra paree el zelo, navd*
que tenia á la Religión ie hazia bufear los me ie'
dios de conquiftar ajadlos Infieles > a fin de
converrillos. Eti efte tiempo Geronimo Via- rr¡*:
a d q a é conocía la A frita, fobre todas la s * B»U
cofas , avíenito iXHtaprehendidopor los difear- ° r*n.
fos del Cardena , y por las queftiones que ari’t’
proponía , que penfava llevar allá la Guerra,
con gran cuyd&ao le iba inftruyendo en los
Puertos , en las Baias^ yen codas la particu­
laridades de aquella Cofta Mari cima, q\ie mira
á Efpaña. Puíole también en -gran defeo de
atacar el gran Puerco , que Jos Moros llaman
Mazalquivir, moftrandóíe los medios de ga
Wflc, y la importancia de cftaConquifta. Efri
26$ H i s t o r i a
propofícíon agradó al Cardenal ; porque efte
Puerto era commodo , feguro , y capaz de
contener un gran numero de Baxeles ; y los
Efpaüoles , haziendofe dueños de e l, podían
{ ¡aliar libremente quantas fuerzas quifiellén á
a Africa,
Vianel, deípues de averie explicado la fitua-
^ cion de los Lugares, le hizo Planeas , con tas
defcripciones exaftas de las Placas, y las alcu-
pxM.z. cas, y llanos de fus cercanías. Defcrivtó, fobre
codo, á Oran, en una eminencia j con fus
17' Murallas, fus Torres, y todas las ventajas de
Goj^ fu licuación , batida dél Mar de un lado, y
rodeado por otro de Jardines> y fuentes, que
le regavan : era por otra pane una de las
' mas celebres Ciudades de la Mauritania > rica
por fus ferias , y comercio , dichofa por la
fertilidad de fu territorio , y nombrada pot fus
ayres íanos , y templados > concavanfe en ella
feis mil Cafas, con muchji proporcioi\ fabri­
cadas : las Mezquitas j ^Asáeiwíes 3 los Baños,
y otros muchos edificios públicos hermofea-
. van la Ciudad : eran los habitadores libres,
c independientes, y folamentc pagavan, co­
dos los años , un tributo al Rey de Tre-
mecen,
El Cardenal íobre eftos difeños , y relacio­
nes tomó refolucion de filiar efta Ciudad>
tanto porque fu Conquifta feria famofa , co­
mo porque quitava á los Moros todo el poder
de maltratar a los Chriítianos jperó juzgo bien,
que no llegaría a confcguir jamás eíle £11, íi
antes no íe hazia dueáo del gran Puerro ; y
cita fue la caufa 9 porque le pareció convenir
D el C a r d e n a l XimeMez. L ib . TIL 2 ^ 5
«el ir cn perfona alia. Eícrivió al Rey Don Fer­
nando , y 1c rogó difcurrieíTe fobre elle ne­
gocio , y avifaite prontamente lo que refolvia.
Deíeava toda la Nobleza con anda eíla Guer­
ra , y el Rey eftaya muy inclinado ; pero los
gallos , que avia hecho en la Conquilla de
Granada, y en la Guerra de Sicilia , avian
confumido fus rentas , y hazienda 5 y rcfpon-
jdió, que aunque lo defeava, no tenea el di­
nero neceíTario t para tan grande empreílá. El
Cardenal temia i ; <iue fe perdielTe la ocafion de
aprovecharfedela prefencia de Vianel, y que
el ardor de la juventud de la Corte no íe re­
friare, para efta expedición, fi fe di feria: ofre­ MAtÍJ*
ció al Rey preítarle el dinero , que huvieíle na,
18. c*f
menefter, y de fullentar dos mefes a la Armada,
if-
que fitiaíTe á Mazalquivir* . <
Hizieronfe luego las levas desoldados, jun-
tófe la juventud, armaronfelos Baxeles > man-
dófe marchar k la tropas viejas , que eílavan
■en Efpañ.i, nombrófe a Don Fernando de Cor-
dova, Gmcraldcl Exercito , y a Don Ramón
de Cardona , para mandar la Armada, a Don
D iego^ c Vcra „ por CpjDji0 arÍQ Genera] de
la Artillefía ¿/i^Gonzalo de Ayora , Capitan de
las Guardas, y k otras muchas p'eríonas de re-
puracion , y de mérito, por Oficiales Gene­
rales , y fobre todo á Vianel, qua avia de fer
la guia, y el condu¿tor de la Armada. Embar­
cáronle en Malaga a tres de Setiembre , y po­
cos dies defpues , llegaron delante de Mazals
quivir. Los Moros, que eílavan informados
del Armamento, que íe hazia, y que avian
puerto Centinelas en las Torres , y en las
±7ó H i s t o r i a
Montañas» advlrriendo , que la Armada dé
Efpaña fe acercava, hizieron todos los esfuer­
zos para impedir el defembarco á los Elpaño-
les : pero viendo , que íiis Aechas , y cañones
no les atemori^avanj encendieron fobre todos
Jos Lugares elevados muchos fuegos, fegun
fu coftumbre, que iérvinn como de feñal, y
-en poco tiempo coda la Mauritania eftuvo
jfjiara.con las Armas. Al amanecer fe vió la Cam-t
* £ paña cubierta de Cavalleria , e Infantería s que
fuivir. & >ha ordenando, y las alturas de alrededor
ocupadas de mucha gente, deque íe iban ei>
grolTando iodos los momentos* ■
Como elbi muchedumbre Vtíáia éfc4 ©fordcn
ázia la R iv e r a lo s Eípañolésfr mantuvieron,
y tuvieron ciempo de atrmcherarfe. De otra
parce la Armada entró en el Puerto, y fe co­
mentó , como fe efperava , la cmpreíTa. Todo
elle dia fe pafsó en reconocer el terreno, for­
tificar elCampo Adrfpouer¡ ataques , y opo­
nerle i los ^ df-
otras muchas parres. DefpúeS de fu embarco
avian tardado por el viento contrarío , y los
Generales no avian querido deípachar Cor­
reos , hafta que huvicfíén hecho alguna cofa
memorable. La Corte eftava con grandes in­
quietudes , y fe oían-con cuydádo los rumores
inciertos, que féeftendian : él negocio era muy
dificukuoío, y tíl fuceílb eftava dudofo, por los
bravos guerreros , que defendían la Pla^a, y
el Governador, que con fu vigilancia >y valof
les animava.
La Fortaleza de Mazalquivir, donde cftaVa
efta Guarnición, eftava rodeada del Mar, y ñor
D e l C a r d e n a l Xim enez. L ib , III- Í 7 1
Tenia fino una legua, de tierra ázia el medio
dia , fobre la qual dorainava una altura, ne­
cesaria á los unos, para confervar la Pla£a, y
á los otros , para atacar, y tomarla: elle pueíto
íe diíputó largo tiempo , y los Efpañoles, al
fin, le apoderaron de el. C o m cucaron ábadt
la Pla^a de efta parte , y los Baxeles la batían
de la parte del Mar. Entretanto el Rey de Tre-
mecen avia embiado fus tropas, y las derro­
taron I05 Efpañples en muchos encuentros, y
el Goveraador dclaPla^a, que fe hallava en
codo , ‘fiié müéfto, y mientras íe trabajava
én hazer poner una batería fobre las fortifi­
caciones , fe vió la defenfa cn eftado de aver
de ceder. Los enemigos trabajavan con mas
precaución, y menos ardimiento j y como vie­
ron , que todos los palios eítavan cerrados, y
que no fe podian introducir tropas , ni pro-
vilíones por Mar, ni por tierra , propuíicron
una tregua por algunos dias , al fin délos qua-
les prometieron rendirfe > fi el Rey de Tre-
mccen no les embiava una Armada para fu
io corro.
Pallado el tiempo de la tregua, fin apa­
riencia de focorrerlos, aviendo difpuefto Don
Fernando de Cordova fus tropas , para dar
aífalco , embió un Trompeta a los fitiados, pa­
ra reducir los 4 cumplir lu palabra , y para de-
zirles , que iba k obligarles por fuerza dentto
de fu Placa, con lo qual fe dieron Rehenes
de una , y otra parre , concedió á los Moros
la libertad de falir con fus Mugeres , c hijos,
y de llevarfe todo lo que podian cargar fobre
f i » c hizo publicar, al miímo tiempo , en fu
* 7* H i s t o r i a
Exercito,quc ÍI fe comerieilc algún deíorden>
íe caftigaria luego con perra de muerte ; dí&
tres dias a los íitiados , en los qnales fe eftuvo
el incfmo a la puerta de la Ciudad , para im­
pedir , que 110 ios turbaíTen pallaron codos
tranquilamente con fus cargas por medio del
Exercito, y no uvo fino un Soldado de los últi­
mos ranchos, que por avaricia, ó brutalidad,
aviendo ofendido á una de los Mugeres , lo
paíTaron luego por las armas , para facisfáccion
de los Moros , y para exempto de los Efpaño-
lcs : aífi fe hizo Don Fernando dueño de la
Placa, y defpachó luego .dos (Correos al Rey, y
al Cardenal , para darles ay>(o del .dicholo fu-
ceflo de efta emprcífa.
Aviendo el General repartido a fu.s Soldados
los víveres, que los Mnros avian dexado, les
permitió defeanfafen algunos días y eícogió
defpues los mas esforzados para la Guarni­
ción de la Foftak^a¿ embiando á Eípaña la
Armada , por .averíe gaftadó yk el d in e r o y
tío ofrecerle otra cofa , que emprender. Oran
por fu fituaction, y por eljjumero de fus ha­
bitadores^ por las tropas regladas , que lo
guardavan, eftava fin peligro de fer atacado,
y no avia fuerza, que baftaífe para efta em-
preííá ; por eílo refolvló efperar los ordenes
del Rey , fin cellar , entretanto., de reparar el
Puerto, la Villa , y la Fortaleza. Ganada efta
Vitoria, tuvo tanto mas de gozo la Corte,
quanto en un mes no fe avia fabído coía al-

0____ , .. .... ___•


ProccíEones por ocho dias, para dar gracias
a'
D e l C a r d e n a l X im enez. L ib . III. í j y
i Dios de la pofleíllondeeíle Puerto , que po­
nía toda la Coila , y él Réyno eri feguridad , y
ábria uná entrada. á la Conquiíh dé toda, lá
Africa. Poco tiempo defpúcs > Don Diego de
Vera, y Don Gonzalo de Ayora, arribaron para
dar cuenta al Rey He lo que ávia pallado , y
llevaron al Cardenal, como en homenage, una
porcion del Butin j y un Baílon de Evano de -¿/í.
lina hermofura, y negregura admirable , que
avia férvido á uilo délos principales Alfaquis de ; '*►
los Moros. Efte Prelado ío guardó algunos días
por horior y y deípues lo embió á Alcalá , para
que fe confervaíTc en fu Univeríidad, como
monumento de cita Vitoria, y una prenda de la
amíítád^ que los Cabos avian tenido con el.
El Réyfnandó pallar á Africa ciejvCaval-
los , y qiiinienroS InÍ5iüfces¿dcbaxd lácóndurá
de Rodrigo Díaz, hotobré eíliitiacío Jp5r fii
Nobleza, y por lu valor 4 a quien dió el púeító
de Lugarteniente de Mazalqnivír : hizo venir
a Don Fernando a la Corte : recibióle coii
mueíbaá particulares de eftimacion, y bene­
volencia.^ y le hizo Góverhador de efta Placa!
El Cardenal le alabó en preíéncia del R e y , y
le dito, que no avia perfoiia mas capaíz para
defender cftá Pla^a, que e l, qüe la aviaCon-
quiftado ; qoe los Mdros ¿ que avidri probado
íu valor, le rcípecarian y que Efpaña jíódia pro­
meterle, que llevaría muy adolante fus Víco-
rias'en un Pa\s,en que acabava de abrir camino.
Efta Conquifta coftó tres riiil efeudos de Oro,
fama coníiderable , para aquel tiempo , y fe
aflignó todos los años otra tanta cantitad, paci
cnnfervarla.
174 H i s t o r i a
Las turbaciones, que fobre vinieron á Efpi-
ña interrumpieron los defignios , que Don Fer­
nando , y el Cardenal tenían de proíeguir fus
Conquisas en la Africa. Aviendo Don Fer­
nando de Cordova, defpues de aver llegado a
fu Goviemo., comentado las correrías , los
Moros hizieron las fuyas de fu parce : ella era
una Guerra continua, en que efte Capitán
fcequentemente llevava ventaja: pero , avien-
do los Infieles cornado un Lugar íobre la Coíta
de Efpaña, y pallando á cuchillo á Mugeres,
y Niños , amenazaron de hazer otro tanto
§ Ma^alquiyir : no pi^oDon Fernando, fufrir
efta^i^ljojEenda, y, íe. a^ayi^ó con
tres ipil hombres de apic, y cerca dos mil
Mari*. > con defignío de fácar el Exereito
na, lib. ^ los Moros a Campaña , y combatirle, Em-
%y,capt peñofe.tanro en la entrada del País que dio
9' lugar a los enemigos para juntar todas fus tro-
Mártir 9 dc fucile , que fue oprimido por la xnul-
ep. 3íi, citud , ytodas fus^rt¿¿^rpjai^pjbafs piezas.
io. Sucedió efto el ano de .1507. un poco antes,
que el Rey Catolico bolvieíle de íu viage de
Ñapóles,
El Cardenal , qiic gQvermva entones á
Efpaña , fintió tanfp cft^t perdfda ,. que hir­
viera luego marchado con todas las . tropas
del Rerap , para la Guerra de Africa ¿ pero
la indiípoficion de la Reyna > y la occurrencia
de los negocios le detuvieron , y fobre todo
la aufenqa del Rey Don Femando, fin cuyo
con femi miento no creiapoder emprender una
expedicipn de efta importancia j pero luego,
que llegó el Rey , y que todo fuepuefto en
D el Caum nAi Xtheneí. Lib. IR. i y f
brden , el Cardenal usio con efte Principe;
y le infló ü que padáflc ¿i meímo i Africa
con uu Exerciro, ó que le dieílé a el la Co¿
miflion i reprefentandole, que un Principé
Chriftiano no debía, eftar ociofo y quando le
llevavan fus Pueblos por cfclavos ■, y que con­
venía aprovecharte de la ocafion, que Dios lé
avia dado de cotiquiftar la Africa» El Rey
dió a entender > que no eítavan aun las cofas
tan compuertas r y firmes , que na fuellé difícil
levantar nb Excrciro >para efta expedición ¿
en tiempo , que el Rey Filipo avia deípérdi-
tiado hafta fu Patrimonio, y el fnifmo avia,
gaftado parte de fu hazienda en fu viage de
Napoles j y que menos >que no fe le afliftieíTé
much^,irno podia fatfcfacer a los empeños de
la Guerra;'' ElCardeoaJ, qRe cía ran fcelofb
por la FIÉity árrebatacío-de pfedadde v¿rtantos
Chriftianos cfclavos, íiempre difpüéftoi quart-
to mirava al fervicio de Dios, a la grandeza
de la Nonarquia > fe ofreció á hazer todos
los gaftos de efta Guerra, y para ir a coin-
barir cn Períona , y .derramar fu fangre, fi
convenía-, por la Fé de le&tGhrifto, Don Fer­
nando camen^ava-^i^Mf la quietud , y 116
favia íi Los Grandes del Reyno eran del rodó
fuyos, y por otra parte, lentia cargar fe de
una expedición , que le avia de cortar mucho,
aunque fuera grande laaíTiftencia } al fin acetó'
la propoíicion del Cardenal, y la hizo aprobar
en fu Confejo,
Defde que efte rumor comentó a correr; -
cada uno hablava íl fu modo. Unos dezían:
Qmc efta et* alegre ambiciona querer un O b í f p o ^
¿7^ H istoria
fer General de una Armada ; que ttdo ejlovi
trocado en Efpaña > que Gonzalo Fernandez. » el
Gran Capnan , no bazja mas >cjue rczttr Rofarios
en Valladolid, y dut el Arcobifpo de Toledo no
fenfm a , fino eñ hazer la Guerra en A frha. En
que no íe confiderava, que los Ar^obifpos
de Toledo avian fiempre férvido con fus bie­
nes , y fus perfonas, contra los enemigos del
Eítado, y de la Religión. Otros dezian : Que
efe era un hombre temerario , y fin prudencia^
que emprendía una cofa fuera de fu capacidad>
y de fu empleo j y que un Rey poderofb, y acof-
tumbrado a la Guerra, eme Don Fernando tenta
muchas, dificultades para tfiaConquifla.-} que ejlo
era expone? las ttepas a perderfe , confiándolas
a un hombre, que avia fido criado en un ClauJire*
y que no fabria hazjtrfe temer de los enemigost
ni refpetar de los Soldados. Hombres avia,
que prcciandofe de Políticos , creían, que el
Cardenal,y el Rey fe ayian querido engañar el
uno al otro: que elC^dcnal dcíeandoJtLandar,
tenia defignio de empeñar al R e y, y i toda
la Nobleza en pallar á Africa s para que­
dar dueño de Eípaña , y que el Rey avia
condeícendido con el Cardenal t y que las
mueftras exteriores, qué dava 4crf|ue lo defea-
va , era, 6 para confumkle con fatigas, ó para
hazerle odiofo con los malos fuccflos de efta
Guerra.
Pero el R ey, qile conocía las virtudes del
Cardenal, y que avia dado teftimoíiio feguro
en rodas ocaíiones del zelo, que tenia para
deftruir los enemigos de la Fe de leía Chrifto
alabO> fu deílgnio, y dúo muchas vezes á los
D e l C a r d e n a l Xim enez. L ib . III. 2 .77
Señores, que era un exernplo de Religión , y
valor ; que codo el Reyno debía dar muchas
gracias á un Prelado de efta edad, y de eftc
meriro , que deípues de aver trabajado por el
Eftado , quería aora exponer fe a los trabajos»
y peligros de la Guerra , por la defenfa, y por
la gloría de la Religión : que convenia ¡uli-*
ílidp con rodas las fuerzas del Reyno en tan
Tanca emprelTa j y ordenó luego > que codas
las Galeras, y codos los Báseles cftuviellén RoMet
k punto /de jóntarfe cn Malaga, ó en Carta- <af ' 1
gena, fegun el orden , que dieííe el Carde­
nal ; que fe compraíTcn víveres pava el Ezer- , '
cito en los Lugares yezinos : que fe hiziclfcn
Almagacenes de polvora : que los Comenda­
dores de las Ordenes-Militares vixiieílen en
perfona a fervir á fus expeníás •, como era
coftumbre, quando fe tratavadeckrfencler el
Eftado contra los Infieles : que codas las M ilú
c ias, que eítavan pagadas para marchar cn eftas
ocaíiones, fe junraücn :quc fe diellen al Carde­
nal todas las províííones , que los fuperinten-
res avian hecho:para el Rey. cn Malaga , y qiia
los Vivares*, quefu:Mag¿ftad debia contribuir*
fucíTcnlleYado&haftaelPuerto, eu que el Car-
denal fe avia de embarcar»
No ílendó propio de la perfona del Artjo*
biípo el reprimir la licencia de los Soldados,
fe embiaroti dos ComiHarios , para juzgar las
caufas Crimínales^ para ordenar íbbcranamen-
ce codo la que mirava al Exercito. Aíüftía el
Cardenal a fu Confejo i y de autoridad fuya ft
refolvia todo * pero quería, que fecrcyeflc»
que los Miniftros del Rey lo.difponian, a fui
S i
278 H i s t o r i a ''
de contener mas fácilmente los efpirkus, poí
el refpeto de la autoridad R eal: dióle también
el Rey Cítolico Firmas en blanco para defpa-
char Comiífioues, y para crear nuevos Iuezes,
fegun las neccíEdades j porque no convenía a
un Arcobifpo abatirfe á eftas fuertes de pro­
cedimientos , y caftigos.
Eftando afll las cofas en orden , el Carde­
nal pensó en le vanear tropas , yhazerAlma-
gacenes , por el confejo del gran Gonzalo.
ZurU. Refolvió valcrfe de Pedro Navarro , Conde,
¿af>. 18- de Olivero , que fe avia feñalado mucho en las
lib. 8. Guerras de Italia, y que, poco tiempo defpucs,
iem.s. tom¿ ^ )os Moros el Peñón.': fus
deíignios, pidióle fu parecer, y le nombro Ge­
neral de íu Armada, con la aprobación del
Rey Catolico: ordenóle juntar las tropas, que
Avian férvido en las Guerras de Ñapóles» y que
fuelle prontamente á Malaga a vííitar las mu­
niciones dé, boca , yGiierra¡,que el Confejero
Vargas le pondría en
trafporcar diligentemente a Cartagena. Entre-
canto hizo levantar el Cardenal Soldados en
fu Dioceíis , y en codo el Reyno , y muy bre­
vemente juntó un ExercLto de diez y feis mil
hombres : nombró los Coroneles, de los quales
Tfj eran el Conde de Akamira, Juan de Efpinofas
Manir Gon9alo de Ayora, y Juan de Villalva, y algo-
nos otros, capaces de fer Cabos en femejantcs
¡tb.ii. Guerras. Dió k Villaroel, Governador"de Ca­
loría , un; Cuerpo de quatro mil Cavallos , y
hizo k Viancl Marifcaí de Campo, porque
conocía el País, y favia mejof , que quaíquiera
otro, doqde convenía el campar 3 por donde
Dei Cardim ax. Ximenez, Lib. III. 279
feria mejor atacar, y que Guarniciones ira-
portava reforjar, ó diminuir
Pero coníidcrandó, que e*n vano hazia eftas
prevenciones, ÍI falcava el dinero, avia te­
nido con eftos deíignios grande cuenra , y
razón algunos años anees ; y como los fucelTos
de la Guerra fon inciertos, y no era de fu
Pignidad , ni de fu prudencia , el empeñarfe
en un Pais enemigo, fin tener repueftos para
fus necesidades * y para los accidentes , que
podian fucedécv é&Hvió & el Capitulo deTo-
ledo, rogándole contribu vcíTe para kan fanta.
empreífa : repreíentóle , que otras Vézes fe
avian empleado las rentas Ecleíiafticas en echar
los Moros de Efpañá, y que no era menos
neceílario emplearlas, para itnpedir, que los
Infieles no bolvieden : que era ítiuy jufto>
que ellos tuvicíTeh jiáftSt ji eftá buena. bbta*
y que le alüíliellcn, pües era fú cabeca, y
no folamente dava fus bienes , nías aún expo­
nía íii vida por la de fenfa , y aumento de la
Religión. Era cofa no pra&icada en eftos tiem­
pos las contribuciohes Ecleíiafticas , y no avia,
mas motiva 3 quelosjiell^rós evidentes de
la Gufétráji y aíli tfMñecefíario Breve déla
Santa Sede \ porqué fe thirava conib cofa: in-
jufta, v odiofacargar los Beneficios impueftos, M .
y fubíidios ; y fe avía obférvado > que íiem- Gom>
pre ayian fucedido algunas defdicKas 4 los 4‘
que aíli avian atentado contra la Igleíia. Pero
el Cabildo no fe excusó, ni moftró fe nt imien­
to , ni alegó fus inmunidades , antes ofrecie­
ron , no folamente afliftir don fus bienes >íin»
también feguirlc a Africa j y pelear debaxo
S 4
»-8o H istoria
fus Van deras , lo qual le fue de grande gozo*
tanto por la amiftad , de que le daya teíli-
xnonio fu Clero, como por el exemplo , que
fu Iglefio, dava á las otras , cn una ocafion
como efta*
Todo efte año fe pafsó cn inftruir Arma­
da , juntar el dinero > levan rar las tropas >
y recogerlas : pero el año figuicnte huvo
grandes trabajos, y dificultades, y fue r^c-
ceflaria una conftancia , como la fnya, para
fuperarlas : porque defpues , que fe huvieron
tiecho las levas de gentes de Guerra por
toda Efpaña, que fe nombraron Oficiales,
y qu$ corrió eJram Q rde cfUcffiedicion*
hafta los enemigos, huvo perfonas, que con­
movieron el animo del R e y , dándole a en­
tender i que efta empreíTa era defefpcrada:
que no era razón confiar un negocio,de efta im­
portancia a un hombre fin experiencia, y edu­
cado ?n la foledad : que conv.ctiia, que el
confideraffe los gaftp£,& ffta G i ¿ ^ .1 qu<?
no eftava en eftado el Caracnar dc póderlo$
cumplir : que pata no diguftar h. efte Pre­
lado fe Le entretiendria efta fantaíu que
fe le avia puefto en la cabeca.: y que defpues
de aver gaílado fus rencas fe bolveria jGp ha-
zei cofade prcvecho > ydexaria la Armada del
Rey j y la juventud de Efpaña a difcrccion de
los Africacos, ;
El Rey Catolico efcuchó eftos diícuf/bs 3 y
comento a temer efte empeño : difirió «. cum­
plir los focorros , que avia prometido , y los
íuperintendentes, que avian de poner la Ar­
mada en fu eftado d y entregarla el Cardenal
Del C a r d e n a l X im e n ez. L id . III. iS r
«011 codas fus Municiones, le hazian perder
U facón oportuna ; en quamo a los víveres,
eítavan tan lexos de dártelos , legun el acuer­
do , que avian hecho , que fe queria , que íe
vendieíTen mas caros al Cardenal s y hazerlc
comprar la neceflidad , que tenia. Viendo
eftas dificultades el Conde Navarro , que creta
infuperables, propufo otra Conquifta nías fá­
cil 3 y procuro4 que le hizieílen General de la
Armada, independiante d ú í Cardenal. Dila-
tavafc: el o ^ ^ c á t la5 : Ordeñes Militares , y
po fe inftava'l lás Milicias. Quando los Agen- .
■*es del Cardenal folícitavan al Confejo Real,
y al Rey mefmo , les defvanecian , y burlavan
pon diyeríos pretextos las perfualiones , que
hazian. QOandp entrava el Invierno , dezian,
que en el Piie!rto de Cartagena , y en Malaga
no. ella van feguros los Bateles ; quando fe
acerc&van los calores , oponían, que las tropas
pcrcccrian en Africa , y liemprc fe hallava di­
ficultad para U'íinfpovtiir las Municiones.
Aviendo advertido el Cardenal citas dilacio- e
nes , no dexó pop eílo de pecfeverar. Efcrivio c*rd.
al Rey Canas mezcladas de-ruegos , y llantos. Ri~
Departe delaiReligion reprcfencava , que %tm'
eítavan entrambos obligados á defenderla por
futamiítad, por el amor , que avia tenido
íiempre a fu perfona R eal, por los fervicios,
que avia hecho , ha(ta de las rentas de fu Ef-
tado , y le rogaya , que no abandonafle una
cmprella tan importante : rcpréfentavale tam­
bién, que fu honor eftava empeñado : que el
negocio avja venido aun piyito , que no avia
medio para retro ceder 5 que nú levantaría ja-
2S i H i s t o r i a
mas tropas fi licenciava aquellas ,.y que Ioí
Soldados , indignados, irían i buícaraotra
parte Generales , y Guerras : que fe le avia
hecho gallar raneo, y que no era jufto , que
fe le pcrdiellé fu reputación , y crédito : y que
en fin no fe debía tratar afli á un Arcobifpo de
Toledo , y a un Cardenal. Y en quanroalo
que fe dezia , que eftava fin juizio , y fin ra­
zón , rocavaalRey juftificarfei íi mifmo , y
defender fu eftimacion , de que íiempre le
avia dado fiel teftimonio : el reípondia , deí­
pues de efto á codas las dificultades , que le

de Navios abordavan, todos los dias fin peli­


gro , del Fuerce del Peñón a Malaga , para
traer proviíiones : que no temieíle , que al
Exercito le faltaílé cofa alguna. Que el tenia
víveres para, las tropas, y para pagarlas quatro
mefes , y que fila Guerra duravamas, fobre
fus propias rentas aíTegurava , que recibiría
focorros de muchas Iglefias , y que no con­
venía bufear tancas efeufas.
Que en lo demás avia fabido , como el
Conde Navarro avia propuefto una emprefla
mas fácil , y que quería encargarfe de ella :
que convenía no tfcucharla; porque ¿1 no po­
dia coinar otto partido , que encaminarle 2
Oran, cuya, conquifta cubría toda la Cofta de
Eípaña, y daría entrada en toda la Africa, y
que era mejor ganar una Ciudad opulenca > y
un buen Pyrerto , que atacar una Fortaleza
poco importante , de donde ordinariamente
D e l C a r d e n a l X im enez, L ib , III, i ? ?
no fe laca ventaja coníiderable , y no íc pier­
de menos gente : que en fin , íi fe perfidia en
querer abandonar efta empreíla , él tenia en
que ocuparfe en Toledo , y Alcala , y que
iría á licenciar fus tropas , por temor de que
la ociofídad de los Soldador 110 caufafe algún
deforden en el Reyno i y que en quanto a el,
quedava en quietud , y contento , de aver fa-
tisfecho fu conciencia, y de aver moftrado k
los Pueblos , y a todas los hombres de bien,
el defeo > que ayia¿téniáó de fervit al Eftado,
y a la Religión.
Efcrivió , poco defpues , efto mifmo a fus
Agentes , y les avisó , que verdaderamente
eftava rio irritado , ni indignado ( que no es
de un patticalac irntafe , ni indignarfe contra
ün Rey ) petó íi .admirado de el» mudanza : /***.
que defpues de tantas tropas levantadas , Can­
tos viveres recogidos , tantos cañones , que
el avia comprado , y hecho fundir , tenia
fentimento de no aver adelantado mas* Que
era neccífario efpcrar , que en lo vanidero el
Rey toraalle mejores medidas , y fe dexaflb
menos pervertir , y que el Confcjcro Vargas,
y los demás fe arrepentirían de las columnias,
que avian inventado contra fu perfona : eftas
querellas obligaron i que el Rey peníafe fc-
riamente en lo que hazia : no era el mas ala­
bado en cumplir las palabras , que avia dado,
ni le era feguro romper un deíigiiio, que los
Pueblos avian aprobado con feñales de alegría,
y de reconnocimiento extraordinario. Los
Grandes de Efpaña , que no avia aun entera­
mente follegado t entrarían en gran dcícon-
184 H i s t o r i a
lianza , fi el tracaííe aíli a un hombre , £
quien debia can grandes obligaciones. Mu­
chas gentes de valor, que cftavan empeñadas
con eftc Prelado , y que cftavan k la frente de
fus cropas , coraen^van a murmurar : los Sol­
dados no querían, que fe les engañaíTe , y íi
fe les huvieíTe licenciado , ellos huvieran ef-
tendido pos Efpaña ias buenas intenciones
del Cardenal , y los malos confejos de la
Coree.
El Rey eferivió al Cardenal, que detuvief*
fe el Exercico , para la Primavera } y que no
ravielfe de efto moleítía alguna , y le dió fu
fu palabra , que cumpliría exaífcamentetodas
las condiciones del tratado , que avia hecho
con el : efta refpuefta le confoló pero fobre-
vinieron nuevas dificultades. Aviafe conveni­
do > que fe cranfporcarían codas las Munido-
nes de Malaga á Cartagena , a donde el Car­
denal fe avia de embarcar.; otros perfuadieron
al R e y , qnc'noeonveláa , ¡tjue^fe encregaflen
al Conde Navarro , ni al Cardenal ; porque
los enemigos podrian apoderarfe de ellas, ó fe
confumirian cn otros ufos, y efto causó gran-
do daño en la Armada: que feria mejor poner­
las en depoíico cn las manos del Gouvernador
de Mazalquivir ,, que cuidaría de diíhribuirlas
a la Armada , quando HegaíTe al Puerto. EL
Cardenal rechazó efta propoíicion , y creyó,
que no feria prudencia llevar efta Armada , y
no tener los víveres en fu poder. Ademas de
efto , temia la infolencia de los Soldados de
cita Guarnición , que poco tiempo anres avian
reufodo reconocerle Governador > hafta que
D e l C a r d e h a x Xim enez. L i b . III. 185
les dio la paga de los meícs , que fé les debía»
Como no fe le dió fobre efto rcfpuefta al­
guna pofiriva, y fe le avifava déla Corre i que
todo eftava p e venido , y que caería en falta,
íino iba prontamente á Cartagena , donde
fe fatisfaría fobre todas las demandas , ref-
pondió : que hafta que fe le huvieífen quita­
do todos los obftaculos , y fe le huvieíle dado
tncerafatisfaccion, eftava refuelto á no falir
de Alcala : que no iría á ponerfe á la frente
del Exerciro , A la contingencia de bolverfe
afrentofamente. Fue, en fin, fbr^ofo el reglar
las cofas , como quifo : y aunque los Comen­
dadores de las Ordenes Militares , y algunos
Cuerpos de Milicias 110 avian aun llegado4
hizo venir los Oficiales Generales , y á los
Coroneles » 7 Jes intimó a cada uno lo que
debían hazer.- Navarro romo la xora de Mala­
g a, para conducir la Armada i Cartagena , y
los otros fueron , cada uno , á fus quartelcs
para hazer marchar las tropas al lugar de la
refería. El Cardenal partió para Toledo, acom­
pañado de muchas perfonas de calidad , y un
gran numero de domeílicos , y de viente y
quatro Govemadores de las Placas depen­
dientes del Arcobifpado : hizo prefentes a to­
dos , fegun fu calidad , y condicion : iban
veftidos de Efcarlata , con Armas lucientes,
montados fobre Ca'vallos ricamente enjaeca--
£ados j y feguido cada uno de fu recamara : los1'
Pueblos fálian k verles paífar, yrogavan á Dios*
que bolvieílén vitoriofos. ^
Juntó fus Canónigos en Toledo , y les de­
claró los motivos, y cauf^s de fu empreíía,
*86 ' H istoria
dándoles las gracias del zclo , y amor , qué
moftravan por el intvres de la Religión , y
por el honor de fu. Dignidad. Encomendó fa
Diocelis á Don Juan.de VeJafco, Obifpo de
Calahorra. Fue á hazer Oración á todas las
Iglefias dé la.Ciudad, y fobre rodo a la Cathe-
dral, dedicada i- Nueftra Señora, y partió pa­
cí irfe á juntar con el Exexciro en Cartagena.
j-n4J Muchos Canónigos quiüeron féguirle, y él les
dt Bello alabó fu intención , 110 dándoles lugar a que
Oran lo cxecurail'en : folo tomó dos para compañía
* rt‘ 5‘ hafta Cartagena , y los bolvió a embiar a To^
& 6‘ ledo con toda ib comitiva! , diciendo]es , qué
importava que quedaíTcft. 131 iu Iglefia para
edificación , y fcrvicio de eUá. \ y qlie íe eon-
fervaíTen para fu gozo , ó confuelo , fegun e l ..
fuceílo , que Dios quefieradara fus armas $ el
uno era Don Francifco Al varez, Magiftral , y
ibidem el Cardenal tuvo gran complacencia de verle
Aib. marchar coa vciurey qtialro.domefticos , to¿
dos magnificáinentie'JveftMQSií'eL otro era Don
1 4‘ Carlos de Mendoza , Abad de Santa Leocadia,
lluflxepor ib Nobleza, y por fu virtud , que
avia tenido fiempre mucha jparte en los confe­
sos , y deíignios del Arcobiípo-, •
Partió el Cardenal de Toledo el primero
dia de Quarefma, al fin de Febrero, y paflando,
Iiempre, que podia, por Lugares dé fu jurif-*
dicción, diftribuia limofnas a TosPobres, con-
folava á las- Mugeres 3 cuyos maridos iban
bliftados , dizlendoles , que el Cielo bendi-
piria fu valor 3 y que ellas los bolverian á ver
luego enriquecidos de dcfpojos de Infieles.
Eferivió cn el camino á Don Lope de Ayalá
D el C ard en al Ximiniz. Lib. ITT. 187
fu Agente, que iba marchando , y que efpe-
rava noticia , de que la Armada fe avria em­
barcado : y porque fus enemigos no ceííavan.
de dar á entender al Rey , que no tenia epa
que fatisfacer los gaftos de la Guerra, le or­
denó } que fueííe á ver á fu Magcftad , y lo
dixeíle, que avia embiado tanta moneda k
Malaga , que defpues de aver abundantemen­
te proveído todos los gallos necesarios, y pa*,
gadolo todo, le quedavan diez mil efeudos de
oro para lo sP o b tW jó para qualquiera otra
buena obra; Quando llegó ¿Cartagena, las
trapas fe animaron mucho , y fu prefencia •hi­
zo., que cada uno k porfía , y emulación dief*
fe'teftimoniode
• íu zelo. Navarro vino de Ma- i_ i
laga, y le participó, que la Flota eftava apres­
tada, y q,ue ambaria el dia figuicnte.
. Luego dió orden para todo lo necesario,
hizo poner Cavallos de polla de diftancia en
diftancia , 4 fin de que el Rey fncílc pronta­
mente avilado de rodo lo que pafláíle en Afri­
ca. Recomendó al Correo de Miranda, que hi-
zieíle gran diligencia, y puíicíle cuydado en ci­
to , íenalandole cada mes veinte y dos efeudos
de ero. Tuvo, grande efperan^a de vencer ; y
aviendo fabido , que en efte mifmo triempo el
Rey embiava alguna Infantería á Italia, para
contener á la Ciudad de Ñapóles en fu deoer,
le efcrivió, que luego, que acabaííe fu expedi­
ción , le embiaria una parte de Armada a Ita­
lia, que el meíma pallaría, fi convinicílé, y que
no olvidafíe quanto pudieílé importar al bien
del Eítado, y Dignidad Real*
. Pero quando eftava yá todo junto, y fe dif-
*88 H istoria
ponían para, haza fe a la vela , los Soldados,'
poique no fe les quería pagar haíta llegará
Africa, commencaron a murmurar, y proteílar;
que no fe embarcarían, fi no fe les cumplía
Atb. lo que los Capitanes, les avian prometido. Un
Gem. Oficial de Alcalá dé Henares , que fe avia alif.
ta£j0 OT Milicias , que la Villa avia levan­
tado , exciró cita fcdicion : era atrevido , y
grande hablador , y fe jnetió a-murmurar en el
Campo i Que efta Guerra era difícil ' «fiteeiRey
no «vi* újfado emprenderla yy que un Frayle la eni»
prendía: que ellos no tenían, qa**f¡>e*mde tulGe*
neral, fino que los avía de favor al Matadero :■
que no era pajfibile'i que el pudieJJ* fkitsfact r los
gofios de la Guerra , y cjnef i itr ba&'a paffair Una
vez * A frica , avian de temer mas a la hambre*
que al enemigo :qne en fin ni le era-feguro * ni hon­
rofo fervir debaxo de la mano de unReligiofb-de
San Francisco j que fe mezjclawa en un negocio¡
que nofavta » y tjíte qncriaocofltimbrarlo!. Á vivir
de limojbas 9 comtfoirás vtz.es avia obligado a ftu 1
Rellgiofos, Inquieto canto j r .fus Compañeros
con eíte difeurfo , que un partido del Exerci-í
to fe feparó , y tomó una Colina , moíhando
fus picas , y efpadas para dar á entender * que
lio los íoílegarian fácilmente.
Efta rebueka peneitó fenfiblemenre al Car­
denal ,y el féntimieiuo 3 que tuvo mayor 3 iFue,
faber , que Vianel les favorecía debaxo de
mano, y qué el Conde Navarro era el Au­
tor. El Cardenal no cenia prenda alguna para
tener fatisfaccion de efte GeneraL Eíte era
un Soldado de fortuna , fin cultura, diípuef-
to íiempre a faltar en el refpeto debido a efte
Prelado :
D e l C ardenal X im in iz . L ib . III. ¿89
Prelado : avia, pretendido nombrar Capitanes,
y difponer los Cargos de la Armada , fin fu par­
ticipación : proponia igualmente atacará Tré*
mecen, como a Argel, y orras vezes i Tripol,
El Cardenal entendió , que fi el íe embarcava
una vez, fe haría fer dueño de la Armada* y de
la empreílá c Navarro tenia cílas fofpcchas, y
temiendo * que el Cardenal tuviefle algún or-
den fecréto >'para embiarle contra los Vene- ilí, í -
cianos, propino, que íe echaría antes en el
Mar, que jbázer lft Guerra á gentes de fu Reli­
gión» Era cofa de eftrañar, que aviendo ¿Ido el
uno coda fu vida Clérigo» y Religiofo, quifief-
fe mandar las Armas, y íiendo el otro Soldar
do toda fu vida, ruvieíTe efcrupulo de ir áha¿
zcr Guerra i los Chriftianosti
Viliier&n ál fin i gtandes claridades , defc
pues de las quales , Navarro juró fidelidad, y
obediencia at C.irdenal en lás manos de Don
Antonio la Cueva , cn preíencia del Cond¿
de Altamira , y de otros Oficiales^ Una de las
caufas de quexa contra efte Comandance} tm*
que avia hecho muchas preías en La Coila, y
que jamks avia reférvado porción alguna para
íervir á los gallos de la Guarra , comoeíla-
va obligado por un tratado : defuerte , que
conociendo el Cardenal el humor avaro, é
inquieco de efte hombre > temió ■, que nd
avia fcguridad de que no lievalle la Armada
á otra parte , y por ello no avia querido pa­
gar los Soldados, haíta que eftuviefle en Afri­
ca. Ademas de que avia ordenado, que los Te-
foreros diílribuyeíTen por fu mano la paga I
cada Soldado , porque los Capitanes detenían
490 H i s t c Sr i A
muchas vezes parre de ella , ó la diferían, y
lien avan las Compañías de fus criados, á fin
<ie aprovecharle del fueldo.
Navarro no avia oílado contradecirle j pero
maliciofamente manífeílo a los Oficiales, y ío-
bre codoá los que avian férvido debaxo de fu
mano cn Italia, y k quienes avía cebado cn el
^illage que efta eftrecha cuenta no nacía de
el > que favia mejor vivir con los Soldados;
que corría a cargo de un hombre auftcro * que
no les dexaiia aprovecharle nada, y que apenas
les daría lo que les era debido. Los Ofidales
cftendiei;on. efte ruído-enlas Compañías 3 y
de efto procedió el mottn de las Solqados, que
grita van ínfólcmemenre: que pague él Frayle,
que efta bien rico.
Vianel entretanto eftava al lado del Carde­
nal continuamente , y pot mejor encubrir fu
inteligencia con Navarro, hazia prender quan»
tos Soldados feditjoíbs podia , de los que
fe iban del Campo , y al móraewx>los colga-
yan , ó pallavan por las Armas. El Cardenal
dífeurrió, que efta jufticia era demafiado feve-
r a , y mandó a Yillaroel, Governador de Ca-
zorla, de quien tenia entera confianza,y k quien
avia dado el Govierno de la Cavalleria, que
hablaílé á Vianel de fu parte, y le advirtiere,
que baftava yá el aver caftigado a algunos de
los culpados , para ejemplo , que no le era
decente a una perfona de lu cara&er permitir
quitarla vida á canta gente , de la qual la ma­
yor parte eran fus Vaflállos , y los avia faca-,
do de los bracos de fus hijos , y fus Mugerer,
para llevarlos a la Guerra* Villaroel fe empe-
D e l C a r d e n a l Xim enez. L ib . TIL ijjr
ñ 5 en efta Comiúíion , y lé habló un poco
fuerte : Vfanel le refpondió con poco rclpero
de e l, y dcl Cardenal ; v Virraroel creyendo*
que debía reprimir fu infolencia , pufo mano
a la eípada, y riñendo vigorofamente , le hi­
rió en la cabera , dexandole como muerto en
el fuelo : temió la colera dcl Cardenal y
aviendo buelto un poco de íu primer calor, íe
falvó en la Cindadela 3 donde mandava uno
de fus parientes.
Como e f e dos hombres eran neceílarios
para efta expedición , el Cardenal íintió por ex­
tremo la herida del uno , y la huida del otro,
y tanto mas , que fiendo el vienco favorable*
ira neceílario efperar a Viancl , que eftava
mortal en el fuelo 3 para que eftuvieííe en efe
tado de poderlo mover i entonces Alvaro de
Salazar , que conducto hs Milicias de Tole­
do , hombre de eloquencia milirar j, y muy
acreditado en las Tropas, fue embiado , de co­
mún confcntimicnto , á fofegar los íedicioíos,
y lo hizo con tanta deftreza , y buena dicha*
que coraraen£aron.á hablar /ie acomodamien­
to. :ün Trompe*,
ta , para declararles' , qáe ika á pagar a la Ar­
mada , y que cada.unó enttaflé en los Baxeles
a recibir fu diftribúcion,
Efta novedad lós fofeg<S : y luego que vie­
ron los facos llenos de moneda , coronados dd
guirnaldas de flores , qufe llevavan las Galeras*
al ruido de Tambores * y Trompetas , y los
Teforeros alternados pava la paga, y que íe di£
ponía el dar a cada uno la paga, que le tocava*
alegró efta vifta fumámente a todos- >venieron
T i
íji H i s t o r i a
cn tropa , y como ÍI huvierten olvidado toda
lo que avian hecho , y dicho cn fa rebellion,
eneraron cn las Galeras, y en los Baxcles : lle­
nóle de gozo el Cardenal, de ver eftc común
x regozijo, y fe embarcó con ellos un Domingo
por la tarde á 1 3. de Mayo , y reíolvió hazer
luego partir la Armada : pero mudó/ele el
tiempo , y les obligó a quedar quatro dias fo-
bre la ancora : entretanto habló á rodos los
Oficiales, y les ordenó lo que avian de hazer,
con tanta afabilidad , c inteligencia , que le
obedecían con güilo , y reconocían, que por la
fuerza de fu genio , y fobcranos talentos s fa-
bia góvernar aquella expedición militar, tan
bien > como los que la avian exercido ¡ y eftu-
díado toda fu vida.
Todo eftava aíli diípuefto, y Vianel ya me­
jorado de fu herida, la Armada fe metió en la
Mar , compuerta de diez Galeras , de veinte
y quatro Navios grueííos , y cantidad de Bar­
cas , y Chalupas : llevava diez mil Infantes,
y quatro mil Cavallos , ochocientos volunta­
rios , que avian feguido al Cardenal con mi­
licias , con algunos de fus Amigos particu­
lares : y eftando el viento favorable > abordé
RMtt al otro dia de 17. de Mayo , dia de la Aícen-
(londeNueftro Señor, al Puerto de MazaU
quivir, al ponerfe el Sol. Las Centinelas de
los Moros deícubrieron la Armada Chriftia-?
na, defde el mediodía , y hízieron ahuma­
das por todas las alturas de íus Montañas,
feñalando , que venia el Enemigo , y que
convenia acudir á las Armas, t i Governa­
dor del Gran Puesto vino arecibir al Cardenal
D e l C a r d e n a l X im en ez. L i b . IIT. 2 9 5
\ la Ribera , y algunas horas defpues fe reco­
noció , que toda la Armada eftava cn el Puer­
to , fin que fuíta alguna fe huvieflc perdido,
ni peligrado.
El Cardenal pafsó coda la noche fin dormir,
y dió ordenes para el ocro dia : hizo venir al
Conde Navarro > y dixo delancc de codos,
que efte negocio fe librava cn él , y que cra-
bajava por tu propia gloria : que en quanro a
fu períona no pretendía otro m érito, que pro­
veer los gaftos de la Guerra , exortar las Tro-
f ias á obrar bien > y informar al Rey de todo
o que paílaílé. Habló a los Oficiales , y les
animó de cal manera , que eran de parecer
de dar aun aquella noche fobre el Enemigo.
El Cardenal, que juzgava , que el fuceíTo de
cita cmpreffa dependía de la diligencia , con­
cluyó ; que ya ño íe avia de perder tiempo :
con ello al punco del dia fe advirtió, que con­
venía apoderarte de lina altura , que efta en­
tre Oran , y Mazalquívir , que era importante
atacar efte puefto , que los Moros guardava n
con menos cuydado, y que de otra manera fe­
ria difícil de ganarlo; porque les vendría fo-
corro dé todas partes con la feñal, que avian
dado , y que era importante hazer luego aban­
tar las Galeras , y grueíTbs Navios ázía Oran,
para que bacieíícnTa Ciudad con el canon , al
mifmo tiempo que fe atacafíé efte puerto ; y
que no íabíendo los enemigos a donde acudir,
abandonarían el uno, y el ocro.
La Infantería falió de los Baxcles el mifrno
dia , y cofteando Navarro la Ribera con la
Armada, fe acercó a Oran , fin poner cuyda-
T J
194 H istoria-
do en hazer dcfembarcar los Cavallos : nunca
avia aprobado , que fe 11evaílé can cuer­
po de Cavalleria a un País, donde draíji, que
no avia íino caminos difíciles , y afpeíOS. El
Cardenal aviendo |abído-,efto » Tal ió indigna­
do de la Ciudadela, ¿donde avia ido á tomar
un poco de refección , y ni ando , que pron-
tamen^eechaíTe a la tierra la Cavalleria : co­
mo eítaya exa&araentc informado de laíltua-
2 U™ cion de los Lugares , y ía b ia , quela Nación
#^ ,’7i Panica es de muchos ardides , y artificios,
hizo poner grandes Guardas en la Corta de el
. Mar , y por iapartp 1©&y al les, que eítan
al pi&4 &l^jGQUná3 . *; g ^ ^ n í^ g É g n io de
acacat:,éft? pcecaütió^cp^aribqyó íque
todas las otras > pata la cenfervacipj^ de ilas
tropas, y la victoria, que fe logró: Porque los
.Moros, que cftavan en emboícada * no ofla-
ron emprender cofa alguna : Y f¡ el-General,
fegun los o r d e n e s p u e f t o en cierra
quarroroü feva) la y ^ jg ^ .p a rte sj avrian fin
dudahechopiezas ijpslnnelcs.
Zurlt. La prefencia del Cardenal dió eíle dia mu»
Ub.%. cho ardimiento al Exerciro : íalió de la Ciuda-
cap. jo. ¿ela Je Mazalquivir 3 rcveflido de Hábitos
Alafia P °nr>fica^csa contado íobre una Muía , ro-
na l\b ~ deado de Sacerdotes, y Religioíos 3 á quienes
xs.cap. avia mandado tomar las Armas , y que cantad
lS- fenel Hymno de la Cruz de Jtfu Chrifto j con
mucha dcvocion ■: Fr. Fernando , ‘dél.Orden
^ Cmf de San Francifco , montado fobre un Cavallo
blanco con un Tahalí, y la Eípada fobre el
Sayal»iba delante llevando laCrcre Archiepif-
copai, como un Eftandarce, debaxo del.quana,
D el C a r d e n a l X im en ez. L i s . III.
Armada avia de combatir. Efte efpeíhculo tan
nuevo fufpendiú á los Soldados , y Oficiales,
con nueva admiración que redobló el ardi­
miento , y fus religiofos esfuerzos : hizo po­
ner la Infantería cn batalla cn una gran llanu­
ra , que efta delante la Fortaleza y y porque
en efta acceleracion los Soldados no avian po­
dido refrefear , y era Viernes , efte Prelado
les permitió comer , y deípues de efto , fubien-
do á un Lugar, un poco mas elevado , les ha­
bló de .efta fuerce,
Siloshrahos Corazones 1 como los vuefírot, tu-
viejfen neceffidad de Jer mimadas con difcwrfos > y
por perfonas deprofejjiort militar >yo no emprende- pr-*S}
rta el hablaros y qne ni tengo elocuencia %ni expe- de Brlfo
riendo 03 efe empleo de Armas , yo dexaria eftc Oran,
cny4ado a, cada uno de ejfps vderofpf Capitanes>
qne coda dia os han exvrtado# vencer,, y qm han
acojíumbrado a combatir con vofotros j pero en tino
expedición y en que fe trata de la falud del E(laday
y la caufa de Dios yyo creo , que vofotros me e/i fi­
chareis , y be querido en el punto del cómbale fer
ayui tefiigo de vnefirra refolucion , y quefiro va­
lor* Mucho tiempo h a a que os efia^aú quexan*
d o , de qHelos Miró.s:pfytíeavañ, y roBavon nue*
jiras Cofias » y /eBévavart vneftros hijos a la e f
clavitud , que deshonravan viujlras h’jas , y
vuefiras mugeres , y que todos efiavamos en peli­
gro de fer fus Efclavos, Vofotros defeavaüyqne fe
oscondttxe/fe a eftas Toberas , para vengar tantas
perdidas > y tantas afrentas : yo lo he pedido
a Dios muchas vezes en nombre de toda E/pa­
na t y enfin he refuelto juntar gentes t [ ogidasy
tales 3 cpmo lo fots vofotros. Las Madres de Fa*
T 4
196 H i s t o r i a
mlias> tjue nos han vijlo p^ffar por los Lugares,han
hecho voto por nucflra buelta dichofa, ejperan ver­
tios vitoriofos , y creen y a , que nofotros romperemos
lot calabobos: que pondremos en libertad afta hijos ,
que los ejperan para abracarlos : v i fot ros ovéis de-
feudo efte dia , veis aqfti efta Barbara feíiat mirad
delante de vueftreí ojos a los enemigos, que aun ot
fftkn infuitando fedienios de vueftra fangre , que
efta vifta excita mteftro valer ; hazjtd ver a todo el
Zfnberfo que folo os ha faltado hafta aqtd ocaften
de ftñalaros en efta Guerra : yo quiero exponerme el
primero a tos peligros por tener parte en efla vlflo»
ría : yo tengo baftante esfuerzo y xjlo para ir a
plantar efta Cruz, >Eftattdarte Real de las Chriftta­
pest qtt¿ vt*t traer delanti de mi,en mitad délos ba*
fallones enemigos dichofo de combatiry de morir en­
tre vofbiros mefmos, Un Obtfpo no puede mejor
emplear fu vida , que en la defenja de fu Religión,
Muchos de mié Predecejforet han tenido efta glo■»
ría 9 y yo tendré la honra de imitarles.
A eftas palabrasquifo m,eteríé i la frente
del Exeráto. Nada les excicava, y afervoriza*!
va mas , que v£r á un Ar^bifpo feptuagena-i
rio, fatigado de cuydados , y deívelos, animar
fu vegez con el zelo de la Religión. La ve­
neración, la piedad > y la admiración ocuparon
el aniino de los Soldados, y. todo junto les in­
flamó fus corazones > y en alcas vozes , para
moítrar lo que intereiTavan en fu confcrvación,
y los Oficiales, fe acercaron á fu pcríbna> y le
rogaron,que les quitaíTe el cuydado,quc tenían
de fu vid a,y les dexafle combatir,y crej'efTe3quc
el nogocio eftava en citado, que no fe arrepen­
tiría de aver entrado en efta empreña, Cedió
D e l C a r d e n a l X im e h h . L ib . III. 1 9 7
al fin á las inílancias, que le hicieron, y conli- Zurit,
derando fu edad , y fu Dignidad , dexó todo el
cuydado del combate á Navarro. Entonces, po-
ílradas todas las tropas , les dió fa bendición,
y fe retiró a la Cindadela de Mazalquivir. En-
cerrófe en una Capilla dedicadaá S. Miguel, y
levantadas las manos al Cielo, fe oyó , que ha-
31a efta Oración: Señor, tened piedad de vueftro Trl*r 1
Pueblo j no abandonéis vueftra herencia, dándolo a de Bello
b s Barbaros, que oí mena/precian, afjiftldnest pues, ° r*n ^
que m tenemos otra confianza que en vos , y fo- * rt' l4'
lo a vos os adora/nos, Señor , y maque nofotros
tjo tengamos ( Dios mió) otro penfamiento , m otro
defignio 1 que eflender vntjlra Santa F e , y procu­
rar fe honre vueftro Santo Nombre : nunca podre-,
wos t Señor, f i vos no nos ajji/lü con lafuerza de
vueftro brafo poderofo. Que hade poder UfragUi-
dad humanafin vueftrofacorro i E l poder> elim -
perio i y la virtud falo en vos fe halla: hazjtd cono­
cer k los que os aborrecen , que no los omparats , y
firan confundidos: embiad el focorro de lo alto: de-
ftruid la fuerza de vueftra enemigos , y difipadles,
para que frpart > que no ay otro » que vos , que fois
nueftro D¡ts, que combatísper nofatros.
Entretantó tel: Conde Pedro Navarro, vien­
do, que una grande multitud de Moros , y
Numidas avian ocupado, las Colinas , temía,
que las tropas , nuevamente defembarcadas , y
fatigadas del trabajo de cita jornada , no pu-
dielfen íoílener tan grande acción , y que un
mal fuceíío, al principio, Les hizicííc desfalle­
cer , y fe redoblaré el coraron i Los Infieles.
Por otra parce el dia fe acabava , y viniendo
la noclic en medio del combate , podia mudar
±*>8 H I 5 T 0 R IÁ
de temblante el fitccflo : di/currió un poco de
tiempo , y dexó el Ataque para el dia «guien-
te , en que fe aprovechó del alboroto , que te­
nia todo el Exercito, y con efta rcfqlucion fue
prontamente a preguntar al Cardenal lo que
parecia mas conveniente. £1 Cardenal le eícti-
chó largamente , 'y citando un poco fufpenfo,
le dixo : Andad Conde , y pelead : Jrfu Chrifto
fíije del Padre, y elfcdnilorAÍahorna jé dan Ba­
talla, y toda tardanza t no folo tf» fjventajofa,
Jino injuriofa a la Religan : atacad al enemigó, y
tened confianza, e¡ue veneereü. Reconocióle dei-
pues, que eíte confejo fueinípírado de Dios,
porque el Mefoafde Tremente, q ^ e aü i fe
llama La primera Dignidadydet Reyno i- llegó
eres horas,defpues que fe tomó la Ciudad, con
un poderofo Exercito, y no teniendo y«t que
hazer, fe bolvió, llevando a caía la noticia de
la Vitoria de los Efpañoles.
Aviendo Navarro buelt&al Exercito , le di­
vidió enqu&troJ&^ttoócs^'dedos mil y q u i-
íúentos cada uno i hizo^ban^ár^a Artille-ña,
que el Cardenal avia hecho defembarcar con
diligencia , y dexó un pequeño cuerpo de re-
ferva , «kdonde embio la Cavalleria, para íer-
virfe de ella >fegun la neceflidad, Luego todas
la Trompetas tocaron a acometer, y todos ios
Soldados . gritaron : San-Ti/tgo , San-Tla^o, co­
mo es coftumbre de la Nación: mandó atacar
a los enemigos , y echarlos de las alturas, que
avian ocupado: marcharon las/ropas luego,por
caminos malos, y afperos,con grande esfuereo,
y valor, y los Moros de fu parte defendían /us
pucÜos á golpes de flechas j y de piedras, que
D e l C a r d e n a l X im en ez, Lib. III. 1 9 9
árrojavan de lo aleo, y como cftavan aflegura-
dos de fu retirada ».los mas atrevidos fe ibaa
destilando de ticpipó en tiempo., para venir a
efe aramucas con los Chriftianols. Los Capita­
nes avian ordenado , lobre todas las cofas a k
los Efpañoles, que no falieíTen de los batallo­
nes , hafta que fueran dueños de los puertos5
pero-ciertos valientes de (¿uadalajara, no pu­
liendo fiifriv la .infolencia de los Infieles , y
queriendofe fcéalar con algui^a acción de va»
Jor, fe Lpego caftiga-
dos poc fp Fue muerto Luys C pu-
1 ceras en efte jsnctjentro , y cortándole laCa-
¿£94 los Moros, la entibiaron a la Ciudad ; codo
pl Pueblo falía a verla > y los Niños fe alegra*
van, y la. llevaran por Qa^les : avia pcclido
pile hpinbte. «n Otra ocafioni|JgL #jo;,..y ..aíC al-r A]í'
guñas Viejas fu ^ d & k M ^ ^ qj0 4 (t&>:Ie YOta,
grita van , que codo eftava perdido, pues el prí—
pier hombre, que avian muerto era tuerco. Hl-
zofe gran ruido con efta Cabeca cortada , por-
qjuc íe dezia fer la Cabera del Alfaqui de los
Chriftianos , efta es del Ar^obilpo , de que los
pobres efiiU ^ SJ^ iififtlajb p ^ o s foterraneos
: pedían por l i ­
vor , que lesí^píiptffen laCabeca , y recono­
cieron con mufcLuS» gozo¿ que no era la del
Cardenal. ;
Entretallo Los Efpañoles hazian todos los
esúicrcos para apoderarle de la Moucaña , fu**
bian valiendofc de los píeS s y manos , al favor
de uní niebla efpefa, qücjp levantó en la altu­
ra , y cubria a los enemigos. Ellos llegaron cn
fin k una fuente de agua clara, que los Moros
■500 H i s t o r i a
defendían con mucha tenacidad, y de donde
FriiJ les obligaron á retirarfe. Efta fuente fue de
mrt.19. gran focorro a los Soldados , que deípues de
Robles
tMp.íl.',
can largo combate tenían neceflidad de refreí,
co. Navarro hizo traer quatro Culebrinas, que
el Cardenal avia embiado, con las quales ¿if-
puío una Batería entre los Jardines , y Cafas
de la Campaña, y hizo tanto daño a los ene­
migos , y les carg5 can vigorofamente con al-
runos Soldados efeogidos; que los hecho de
Í a Montaña, deípues de aver hecho un grande
eítraeo. Viendo las tropas, que huian los Infie­
les , les perfigmeron fin orden , y fe eHendie­
ron por coda la llanura que eftk debaxo de
Oran. Efta confuíion, que podía feries funefta,
les fue venrajofa , porque los Moros creyeron
mas numerofo al Exercito, de lo que era , y
quisieron retirarfe a la Ciudad ; pero la Caval-
leria les íiguio tan a ciempo , que no fe atre­
vieron i abrir las Puertas yafR la mayor parce
de la Guarnición feles perdió. -
En efte mifino tiempo la Armada baria la
Ciudad con muchas Piezas de Cañón, y los ene­
migos reípondian con una Bareria bien aprie-
fa : mas aviendo un Artillero Efpañol defmon-
rado la principal Pieza , tiraron deípues floxa-
mente,y las tropas del Mar hallaron medio pa­
ra juntarfe con las de tierra. Entonces unos
Jlb . guardavan las avenidááde la Ciudad , a fin de
Com, que los fugitivos no pudieííén entrar, y los
¡ib, 4. otros davan adálto, fubiendo por fus Picas con
Ped.
ligereza increíble, de fuerte, que en menos de
Mártir
0.418. media hora fe vieron feis Vanderas Chrifdanas
W.xs. lobre las Murallas, y poco ciempo defpues*
D e l C a r d e n a l Xim enez. L ib .I I I . 301
aparecieron fobre las Torres. Eftos miímos,que
avian fubido , no podían creerlo, quando efta­
va la fangre (ría , y tentaron muchas vezes en
vano bol ver i fubir. Sofá,que mandava la Com­
paña de Guardas del Cardenal, aviendo ganado
la primer Muralla, gritó San~Tiago,y Xunenez,
y moftrando la iníignia , en que eftava un C ru-
cifixo a un lado , y las Armas de Cifneros al
otro, dió la primera feñal de la Vitoria. Mu­
chos falcaron dentro la Ciudad , y abierron la
Puerta Sl las tropas Chriftianas.
Hallandofe la Pla^a conquiftada , fin faber
como, y la Guarnición hecha piezas, los habi­
tadores procuraronfalvarfe, como pudieron:
ios unos fe refugiaron en las Mezquitas , los
otros íe acrincherion cn las principales Cafas.
Algunos fe metieron en Batalla en las calles
mayores por vender caramente fu vida ; pera
entrando toda la Armada confufamente en la
Ciudad, ellos corrieron á las Puertas , por ver
ú entre efta confuíion hallavan medio ae efea-
par. Juzgando Villaroel, que no podian huir,
mío por el camino dé Tremecen, fe apodó
con dudemos Orvallos en aquella.parte, y re-
folvió paílarlos todos i filo de efpada : pero al­
guna Cavalleria Arabe, que eftava de embofea-
da entre los Jardines , para robar amigos , y
enemigos indiferentemente, aviendo tirado al<
gunos golpes k los Cavallos Chriftianos, toma­
ron codos la huida , creyendo, que era el Exer-
cico de Tremecen, y el mifmo Villaroel, no
ruvo mas firmeza, que los otros. Entretanto la
Ciudad fue Taqueada , no íc perdonó , ni con- 1 ’4'
dicion, ni fexo, ni edad, como eran enemigos
3o t H i s t o r i a
de la Religión. Creyó fe > que fe p odia perder
toda fuerte de humanidad. La noche interrum­
pió un poco el cftrago , y los Gefes mandaron
rocai: á retirar, dándoles orden a rodos de irfe
a fu puefto : pero'no fue poflible contener los
Soldados: ellos bolvíerau todos al pillages y
Gandí. raatarQn quintos fe les pufíerondclante : cor
fat. mieronfe lo que los Moros tenian. diípuefto, y
Egíd.d*oprimidos dcl fueñíj, y del vino 4 íe hallóla
°™ mayor parre echados, y dormidos , aun juntos
* ^os Cuerpos muertos , en las Placas de Oran*
Gcm. hafta que fue muy de dia.
Üi.4. £ 1 Conde Navarro, que eiia buen Capí tan, y
que temia las emboítadas áeló&Moros , no
dormía : piifo Cuerpo de guardia eft todos los
Quarteles, y dcfde el punto dcl día vifit&la
Ciudad, y dió las ordenes neceñarias para guar*
darla, £ítando los Soldados defvelados, y vien­
do á todos lados tantos muertos, y heridos, tu­
vieron horror de las crueldadcstyjqge; av ian he--
cho coñ el calor dtAcólíibaté/TLa piedad'íüce^
dió alhiror, y ofrecieron quartel a todos aquet-
lo s, que fe avian falvado en las Mezquitas > re*,
duxeionlos a rendirfe , y fueron á los demas,,
que querian refiíHrfc* Navarro viíitó también:
a todos los que eftavan fuera , á fin,de que lie»
gando el Cardenal, hallarte la Ciudad , no fola-
c*p.n. mente rendida, pero tranquila. De parte de lo$
Moros huvo qiiatro mil muertos, y mil prifio-
ñeros j los Chriftianos no perdieron3íino trein­
ta hombres, todos en el Ataque de la Montana.
El faco fue efb’mado en quinientos mil efcu-
ros de oro. Todos los Soldados fe enriquede-
doij, y fe refiere, que á un Oficial folo le
DfiL C a r d e n a l Xim enez. Lib. III. 30 J
toco de fu patee d¡C£ mil ducados.
García de Villaroel, fue diputado» para lle­
var luego la nueva de la Vitoria al Cardenal,
que la recibió con alegría modeíla , y pafsó co­
da la noche rezando Hymnos, y dando á Dios
gracias. Al dia fluiente paició a Oran por Mar,
por evitar los rallos caminos, y ve'ia con pla­
cer aquellas Murallas , Torres, y Balcones, que
fobrelalian a lo largo de laRibera, y que mo-
ílravan la grandeza, y riqueza de la Ciudad.
Pucílo el pie cn. cierra, hizo llevar delante la '
Cruz Archiepifcopal 3 y cantó el Te Detm L e u - jvíes de
damus, con los Sacerdores> y Religiofos, que BtUa
le acompañavan : A los Soldados, que avian 0ra" .
venido en Turbas pararecibirle , les dió muef- 1
tras de fuaprobacioii, y del gran gozo , que Gon*.
avia ttpiidp'Cniu-Vitoria. Entretanto ,■-«guale iíé.4*
conducían>dezIan^yozes r ^ j f S ^ n ^ ^ r a
vencido ejlxi Ntetones Barbaras, Ibales dandola
bendición , y repetía por el camino las palabras
de David : No a no/otros, Señoreo a nofaros, fino
a vueftro Santo Nombrefe deve dar la gloria. Fue
derecho á laAlcazava>eílo es,lagran Fortaleza,
y el Governador, que avia proccftado de no
rendirla, fino al Cardenal, falíó a recibirle a la
Puerta , y le dió laJs llaves de la Pla^a, y de los
calabobos íocerraneos , en que avia 300. Efcla-
vos Chnílianos>que el Cardenal tuvo güilo de
ponerlos ¿l mifmo en libertad.
Prcfcmófele el Bucin, y defpojo, como h. pri­
mer Cabo de la Armada, y aunque avia cofas
ricas, y curiofas, que podian rentar a un hom­
bre menos dcfmterelládo, el las hizo refervar
para el R e y , ó para el fuílento de las tropas,
304 H istoria
fe^un el acuerdo , que hizo con Navarro, y no
quifo tomar cofa alguna para Cu Hizo lla­
mar a los Oficiales de la Armada , y deípucí
de averies hecho publicamente un Elogio de fu
valor ¡> les dió las gracias obligadiílimamcntcj
por los férvidos , que avian hecho, y les hizo»
íégun el mérito de cada uno, prefenres de col­
lares de Oro 3 y de Ioyas, y ropas ricas borda»
das. Halláronle en la Villa íefenta Cañones
grueflos , gran numero de otros inflxurtiéntos
de Guerra , para tirar flechas , y piedras , y íc
admiró, de que una Pla^a tan bien pertrechada»
dífpueíta para un litio largo » fe huvieííé toma­
do en horas. Diófe lugar i créetelo que dezian
defpues algunos Efclavos, que el Cardenal avia
tenido inteligencias dentro de Oran con fus
propios Ciudadanos, que avian cerrado la puer­
ta a los Arabes, con pretexto de que la faquea-
rian, y fugetarian deípues de averia defendido.
Eftos Arabes avian fido llamados por los
Moros, y eran ios que prindpalmente avian re-
fifto k Los primeros esfuerzos dcl Exercito Chri-
Jtiano: Ella es una Nación de Africa , que
campa fiempre,y vive en Los Lugares defiertos,
debaxo de Tiendas , fin leyes , fin Cafas >y fin
alguna regla de política, ó fodedad. Los Ro­
manos les davan nombre de Numidas; porque
habitan la Numidia, que es una parte de Afri­
ca : los Efpañoles, y los Moros les nombran
Alarbes, ó Arabes ; porque tienen fu primer
origen de la Arabia defierta, y paíTando por
Egypto vinieron á Africa, y conquiftaron mu­
chas Provincias* Toda fu ocupacion , es , criar,
y mantener Ganados, no tienen fidelidad , ni
jufticia,
Del Carden a l Ximenez Lib. ITT, 30/
jufticia > ni viven fino de latrocinios : endure- Egid.
'cidos en íu juventud con el trabajo,y acoftum- dá ^*11»
hrados á una vida afpera, y ruftica, ion muy
hábiles para la Guerra: empleante continua­
mente en hazer preías á los vezinos. Quando
los Chriftianos entran en fu Pais hazen luego
paz con los Moros, y con pretexto dr defender
ih Pama común , y tu Religión, fe juntan con
ellos. Paganle?, y los tienen en campaña, mas
no les dexan entrar en La Ciudad ; porque en­
tienden , que con caftigo, ni pena alguna no
podran detenerles en fus correrías, y pillages.
Si los negocios de los Moros fe profperán, afil­
íen como amigos, y como hermanos, fi les fu-
cede fer vencidos, cargan fobre ellos, y fon los
másemeles enemigos, Y efta fue La razón, por­
que el Govemador de Oran Les ordenó & Los
que guardavan las Puertas, que no lis abríeífen
a la Cavalleria de los Atabes , que el Rey de
Tremecen avia embiado, teniéndolos antes por
ladrones, que venían i robar, que por Soldados
aficionados a focorrerles.
Pero muchos han entendido, qué efto fueíTe
artificio de los que: tenían tratado la entrega
de la Ciudad >lo. cierto es , que el Cardenal
tenia inteligencia, y fuftentava buenas efpias,
y que en la derroca de Don Diego Fernandez
de Cordova , Governador de Mazalquivir , hi-
zieron los Moros gran numero de priííoneros,
entre los quales fueron Alonío de Martos , y
Martin Argote , y que eftos dos Capitanes
avian fido encomendados á La cuftodia de Amec
Acanix, uno de los principales de la Ciudad,
hafta qua pagaífen fu refcacc, y trataron fecre-
3 oí» H i s t o r i a
tamenre con el. Algunos han creído, que en­
tretanto , que Navarro deiiberava, íí'debía lle­
var al combate las tropas nuevamente defem-
barcadas, le vino avilo fecreco al Cardenal,
que no fe perdlcífe el tiempo, que d fo corro
iba viniendo.
Comoquiera qac fuelle, el Cardenal el día
úgafeneck fu entrada, montó aCavallo, y dió
una bnclca a la Ciudad , ordenó lo neceííario,
para reparar fus antiguas fortificaciones', y pa­
ra las que fe havian de hacer de nuevo , y def­
pues de efto , fue a viíitar las Mizquetas , y
confagtó una á honor de nuethra Señora , de-
baxo d ¡ticolo de n o cfteaSd ioM ^ i^ koria,
y la otra' a honor deSaan-Tiago Patttwl, j Pro-
tc&or de Efpaña : y porque eñe dia la Iglefia
celebra lafieítadeSan Bernardino que fue Reli­
giofo del Orden de San Francifco, muy celador
del alivio de los pobres, y de los apegados, le
dedicó cl HofpUd , ^tteébndó para los. enfer­
mos : im a d e lmí(¡&ípdl*ne$y<fíítf &#i*eftable-
ció ,para el exercicibd&la Religión, y para la
convetfión de los Infieles , hizo fundar dos
Conventos de Rellgiofos, uno de San Francif-
co , y otro de Sanco Domingo : y á fin de que
no quedare por hazer cofá. de: Jo qúe avia de­
clarado , aviendo fabido, qwécntre los píifio-
neros avia; muchos JikBos , temiendo, qne los
nuevos convertidos de Efpaña vinicffen á íriez-
darfe ionios de Oran , por evitar tas penas de
la Inqaiíicion, nombro de fu autoridad, en vir­
tud de fu cargo, perfonas para dar cobro á ello.
No huvocofe i que no diefíé providíencja,para
la fegui'idad de h..Pla|a, como General, para el
D el C ardenal X imenez. L ib . Til, 307
aumento de la Religi&n, como Obiípo, *
Deípues de la Conqnifta.de la Ciudad defpa-
chó á Don Femando de Vera, hijo, del' Co­
mí fiar¡o General de la Ar ti Hería con Carcas
para el Rcyxque contenían el progreí£>> y tor­
das las circunfhtncíastic efta Vitoria icfíe O f i ­
cial pretendió efta diputación con grande ¡fi­
nancia ; porque ademas del gozo, que el tenia
de llevar una nueva agradable >defeava darfe i
conocer cn la Corte » y los Reyes acoftüüibra*-
van á hazqr; mtaxcáaí. en eftas ocafioncs: Don
Femando parrió conto&defpachos del.Carden
nal» y ííendo hombre joven, diado ¿■los pla­
cares , quiso hazer fu viage cou comodidad*
Dormía la noche íin inquietud» paíTava el rato
deípues de medio dia en jugar a Los dados > y
dormíala fiefta deícuyd^do, y goma el paquete
confiadamente Tobre 1ttm«ína^i^'fonrc usu
mefa : un Soldado > que conocía, iu- humor,.
quilo feguirle , y tomó, como por caTualidad,
la mcfma roca , que el : aviendo hallado oca-
ílon de quitar los defpachos la iegunda noche»
partió con diligencia , y los prefentó al Rey,
■ IMÑdbú^LaAccéni1^ y¿re£©i&peüfa;de f u via*
gtf. frftajjfcdff > y acordandofede.
aquel Negio ¿eGsa^ada v qu e; le avía hecho
perder la gradad«LRey,. dixo i fus Amigos
riendo : Advmidrfue pQcocüdnftfoy en Cornos**
Embíó efta vezjcomo La otra al Padr.e Francííeo
Ruiz a fu Mageftad, para darle cuenta de todo,
Entretanto los de Tremecen Tupieron la Con- ^ ^
quifta , y caprívidad <Í£ la Ciudad de Oran,,G¡>*>4
donde apenas Te avian podido Talvar ochenta/^■4*
habitadores ; mataron a codos¡las Mercaderes
V 1
308 H i s t o r i a
Chriftianos , que eftavan en fu Ciudad, y tam­
bién á los ludios, poreítarmas unidos con los
Chriftianos, que con ellos. El furor del Pue­
blo fue tan grande , que el Rey no ofsó falir
de fu Palacio , aunque cenia grande fentimien-
to de ver degollar tantos inocentes , que ella-
van debaxo íu protección , y ncgociavan de­
baxo la fe publica. Deípues, que efta primera
conmocíon fe follegó, los atemorizo un repen­
tino rumor, y creyendo la mayor parte, que
los Efpañoles eítavan en fus puertos, fe reti­
raron nafta el Reyno de Fez.
El Cardenal difeurrio por algún tiempo , fi
fe contentaría con la Vitoria, o fe entraría en
Africa con fu Exercito, h íi en confideracion
de fu edad , y poca falud , dexaría lo demas al
Conde Navarro , y bolveria i Efpaña. Y aun­
que conocía las dificultades de efta calidad de
Conquiftas, y que eíle genero de vida militar
no convenía á profeílion ¿ pero fu genio le
arrebatava á todas las coías grandes , y quando
penfava, que olvidava la gloria de íervir al
Eítado , y fobre todo de dilatar la Religión
por otros cuydados, fe fentía mas animofo &¡
profeguir fu empreíTa ¿ pero fue obligado* con­
tra la opinion de muchos , y contra fu propia
inclinación, a quedarfe en eílo. Hizo reflexión
de que parecía mucha ambición el llevar fus
armas mas adelante : que fu vegez, y. fu Dig­
nidad no le permitían vivir mas largo tiempo
en la Guerra: que avia venido ¿ tomar á Oran,
y lo avia confeguido fin perdida de los fuyos t
que no era prudencia el ponerfe á la contin­
gencia de perder fu reputación, y que le feria
D el C ardehjwl X im en ez . L ib . III. 509
Tío menos glorioío nombrar de propia autori­
dad fuccífor para una expedición can trabajóla,
y muy incierta.
Tuvo razones particulares, que le obligaron
a repaflar el Mar. El Conde Navarro zelofodei
honor, que fe le hazia al Cardenal, dezia abier­
tamente , <pie el jamas avia creído , que un
Capital? veterano , como e l, fe huvieilc redu­
cido a recibir ordenes de un Religiofo , y que
un Gbifpo le huvicflé de proferir en el Go­
bierno de on Exercito. Sucedió , que un Sol­
dado de Navarro mató a uno de los criados dcl
Cardenal en una pendencia, que tuvieron jun­
cos : el Cardenal le dió grandes quexas al Con­
de , y efte con la colera , defcargóiu coraron,
y le dixo con infolcncia: (¿ue fi elfu ñ a dueño
de fot Soldadas t fabria bien lo que avia de ha»
-ver ; que le dexajfe los a y dados de la Guerra, que
¿l daría buena cuenta a l Rey , y k Efpaña : quefi»
prefencia lo arrtunava todo t y que jamas dos Ge­
nerales avian conducido bien un Exercito ; quefe
retiraffe a coqer el fruí o en fu Dioccjis de Lu ala­
banza defu Vitoria , que en cafo de tener defeo de
quedare en la -dfmada t eiito avia de efiart fina
■como particular * que iodo lo que fe baña de rtuevo
avia de fer en nombre del Rey Cato-tico , y no en
el fuyo y que filamente fe le avia dado Comiffiw de
tomar a Oran , y que ya fe avia acabado, ni tenia
mai derecho , ni dominio : que cejfajfe de teturfe por
General 9 y que bolviejfe al empleo de fu Qbifpadot
y dexajfe hazer la Guerra a los Saldados. DefpupS
de efto fe falio afperamcnte, y fin reípeto, ayne-
m^ando de ir á publicar,a la frenrede fu/tro-
pas , lo que acahava de dezirlc en la cará*
'3 10 H i s t o r i a
El Cardenal no fe conmovió á vifta de efte
arrojo , dílimuló >y no íe opofo a codo lo que
Navarro qucria hazer. Hizole llamar al ocro
dia , y le dió fus ordenes-, como ames, con
dulzura, y con antondad, no queriendo reíi,-
ílirle fu arrebatamiento , comentándole con
que íL^prapia conciencia le caufaiíc verguen-
9a s y sirrepentimiento ; pero lo que le afligió,
-y 1¿'determinó i partir, £ue nna Carta^del R.ey,
■que le vino á las manos , por la qual ¡efte
Principe eferivia ¿ Navarro ; Dttenedaeftc bnm
bsvibre, que no budva t*n aprifa a £fp.;ñ,t j
eonvitnt- ufhrd* fu farf$n*;s y d iv e r e n t r e -
■U ú D e t ¿ h e d ¿ e 'jipodtí¿ÁfJ Oran*
Aíb. <y pevtfité% lgpB* mtev*ivtrrprtjja. Las alianzas
Corp. He eftiniacion , y arrullad , que manee nía efte
l>i>. 4 - Prelado con el Gran Capitan , y la confianza,
Zurit.
lib, 8. que la mayor parre de los Señores 4e profcíTa-
van,a*iaii producido en el efpiritu de Fernando
tpm.6. • unos zeÍos,y fafpechasjquejam&s p«*d»vencer.
El Cardenal , avkndoíeGOnocídoks malas
intenciones del Rey por fu Carta, y confidc-
rando también , que los grandes calores fe
acercavan , y que cftava algo canfadpde Jas
fatigas paí&das, hizo venir a Navarro, Villa*
roel } J 3 icgo de Veta , y a todos los Corone­
les , y principales Oficiales , para depararles
el deíignio, que tenia de retirarfe a fu.DIocie-
Í15. Dixoies, que dexava al Conde Nav«rcp el
.mando de ib Exercito } y qne efpejrava cqii
tan buen Capitán fe haría luego dueño de roda
la Africa ; que conocían bien , qne la prefen-
cia de tin nbrnbte lento, y can fado, coino
L'l , no era yá de provecho , y que la Guerra.
D e l C a r d e n a l . X i k e m e z . L i b . III. ; i i
xedia efpíritus vivosupy ¿íf&edad. ma? vtgpror
Í a : que íiiiiblca cíadecónfequencift-píua Las
tropas que el futllc afoltcicar coq el Ij^eyl.CQdo1
lo que les fuefte neceiTkrio > para rnán&eníílas',
y les rogava, que creyellen , qurfí ¿LlfiSicWrr
xava , no era para perdonar el trabajo v fino
para proveerles fus comodidades.
Hizo partir los vieres, y municiones de
Guerra, que dexava , y feñaló la plata, que
fe avia de emplear en reparar las Murallas,
y la fin fer grjivofo al
pubUco¿Wpfókff ftfparccerfob'e las.-cererías,
auc aviaíide haz$c en los Paifes’ enaiñigos,
jobpe lasventajas ,q u e avian de focar ¡de la.
Armada.» fobre la, düciplma, qué convenía,
obferv ajenias tropas, y fobre tod^l^ qfttK^¡kta
de U "Aiftjadá : dfcfqucs , el 4 c.
lo Ciudadfla á ViUaroídbi qop.
Lugarteniente Alfoafcdfi Ca(mU> «no <1©
los principales Ciudadanos de Alcalá* X°dos
crtos Oficiales quedaron tan obligados de la
gran bondad , de que tenias tan ícgiu:^ ceíli-
monios, que le rogaron iníUntiíuinameme*
que 99! les dexar?. en £ÍH región enemiga,
£ llo$ iviaá pafladp¿eba^e ftfS aufpfcios , nada
les aVii faltado > tpdoks avia íálidó b e n , y
temian no fobrevim$#e alguna rebotación en
íu aufenda, Navarro, fea, que qni fielie re­
parar la falta , que avia cometido , fea , que
temieíTc , que el Cardenal fe quexadé al Reí,
Uno le aplacallé >le moílro mucho refpeto a fu
perfona, y nfucho mas fentimiento a fu parti­
da , que ningún otro.
En fin a 1 3. de Mayo fe embarcó, y tuvo el
V 4
rj ü H i s t o r i a
viento tan favorable , que llegó el mifmo dii
& Cartagena : avia dexado la Compañía de fus
Guardas, y la mayor parte de fus gentes al
Goveruador de Cazorla , y configo no traía»
lino algunos de fus domeflicos en el Baxcl>
que le tranfporta^a , fin aparato, y fin efeolea,
queriendo fer el primero en experimentar la
feguridad, que avia procurado a toda la Coila.
Pctuvofe una femana en Cartagena , y no
fe puede imaginar en ordenes, y las provi­
dencias > que dió en todas las cofas neceífa-*
rías, para la aíliftencía del Exercíro, Y te­
miendo ya los grandes calores, partió para Al­
cali de Henares : y viendo , que la coiécha fo
aceresva^ dio orden , que fe licenciáíTeti pron­
tamente , y fe embiaffen á fus Cafas codos
los Labradores , qne avia llevado a la Guerra*
i fin de que no faltaíTe gente , para reco­
gerla , y que no fe perdieílen los grane?; por­
que era íuma la ternura , y piedad para con
los Pueblos» y íobre todo para aquellos * que
eítavan en fu dependencia^ dio i conocej^fto»
poco tiempo ifeípues , nombrando dos Ca*-
nonigos de la Iglcíia de Toledo , para vifi-
tar toda fu Diocefis , con orden de detener-
fe en todos los Lugares, donde fe avían le­
vantado Soldados, ó por donde las tropas avian
paitado 3 y de informarle de los daños , que
podian aver padecido , y de pagarles en dinero
de contado porque quería mas execurarlo
pendiente fu vida , que dexarlo ordenado por
fa Teftamento.
' Ano
SuUniverfidad nombró dos principales Doc­
tores de fu "gremio,que (falicron una jomada a
15 JO.
D e l C a r d e n a l Xim enez. L ib .I I I . 5 1$
ponerle en fu prefencia , y les recibió, como
fuele un Padre a fus hijos , defpues de aver
mucho tiempo , que no los ha vifto : pregun­
tóles en que eftado eítavan los eftudios en fus
Colegios, y íi fe avian acabado las fabricas , ÍI
Jas leyes eftavan bien obfervadas , y íi avia ef-
peranga de difciplinar bien la juventud , fi fe
forma van buenos efpiritus , íi los Eludios de
Theologia florecían, y £ íalian Eclefiaftícos ía-
bíos, y de buenas coftumbres, capaces de fer-
vir la Diocefis. Eftos Do&orcs, que folo cfpc-
ravan les hablafle de la Conquifta dt Oran , y
de ios negocios de Africa eftavan admirados
de ver la afición , que tenia por el adelanta­
miento de las letras, y eftrañavan fu modeftia.
No les dixo una fola palabra de fu Vitoria, ha-
fta que Hernán Balbas, celebre Theologo, que
el amava particularmente , y que eftava junto
a los diputados , le dixo con mucha ingenui­
dad : Lo pálido , y flaco de vueftro fcmblantet
Monftnor y rnueflra bien las fatigas, que aveü re­
cibido y y defpues de la gran Conquifta > que V.S.l.
acaba de hazjtr > ts razón , que venga a repofar a
lafombra de fm Laureles, Entonces como fi le
huvieíTc reprehendido fu deíidía , y defeanío,
fe le deflifó el dezir : No ¿cnoceü , Hernando3
el vigor y y fortaleza , que Dios me ha dado ; fi
lu providencia me hhvieffe permitido >que jo tu-
vitfft ana Armada fiel >feco ,y pálido, como me
veis , yo huviera en la coyuntura prefente planta­
do la Cruz de ]efu Chrifto en las principales Ciu­
dades de la Africa.
Al otro dia hizo fu entrada en Alcala , don­
de fue recibido con aclamaciones
i extraordi-
314 H i s t o r i a
narias. Los Efclavos Moros marchavan delan­
te de el , y conducían Camellos cargados de
piezas de oro > y placa, que avia íeparado del
íaco, y deílínado para el Rey : llcvavanfe tam-
bien los Libros Arábigos de Aftrologia ,y Me­
dicina , con que adornó fu Biblioteca : las lla­
ves de las Puertas de la Ciudad » y Ciudadela
de Oran , los Candeleros , y Vaíos 3 de que
los Moros íc ierran en fus Mezquitas- : las
Vanderas, que avian cornado, y tmu£has,ocras
roías, que hizo poner pendientes en la bobe­
ra de la Iglefía del Colegio mayor de San ílde-
fonío. Embió a Talayera la llave de una puer­
ta de que Don Beniardíno deMenefes» que
comandava ios Soldados de efta Villa, fe avia
apoderado con un Eft andarte roxo » en medio
del qual eftava una Luna crecicuce, que ié pu­
fo en una Capilla de la Vúgen.
Preparóle en Alcalá una eípecietle Triunfo,
armados los habitadores , y Rocías- los Gremios
de la Villa iban delante : avian- echado por
cierra un líenco de fus Murallas > para recibir­
le j pero el quifo entrar por la Puerta ordma*
ría menofprcciando los honores, y ofreciendo
íiempre las alabanzas , que le davan á la affif-
tencia del Dios de.los E^ercitos : quedó algu­
nos mefes en efta Ciudad , para reftablecer.fu
(alud» y aunque defeava ir a Toledo 3 para dar
folamente la gracias a Dios eu fu Cathedral,
Jtwiia fenrimienco de los honores extraordina­
rios , que íe le hazian , y de los cumplimien­
tos , que los Grandes del Reyno tenían defig-
nio de venir á hazerle : ni quifo paílar a Val-*
ladolid* a doude- cílava la Corte ; temor,
D el C a r d f n a l X im e n e z . L ib . TTI. 31$
( corao dczia ) ¿e quedar de las urbani­
dades frivolas , que Jírven de embjtrdUZfi > MOtk
láñente ociofa , y fvrt cargas k Us que no deben
perder el tiempo , y que por fu edad * y profefjtm
ha» de fer ferias yy grava. Entretanto dio- pai»
te á fu Cabildo fu dichofa buel ca , y le en­
cargó ordénate fe hízielíbn oraciones publicas,
¿fin-de que, como avian confeguido por fus
votos las groáis , que Dios iesavia hecho, le
ayudaíTen á DivinaJ^gcftad.
Eft<* ^^S^i>^críótóó'gríií>des que-
re1 JqMfptoaflaTa en Ocap deípues de fa
pantda, Uno de los.luezes, que avia puedo pa-
r¿ 4 ofc negocios de la Guerra , y para reglar la?
diferencia? , que occumrian en la Ciudad,
acabava de ayi(arle s que Navjr^o , y Viane^
lo perdían codo por íii avaricia haziaq
traer codos los tdgps’^ fot Géneros : que na­
da fe diíliibuik , fino por fuorden: que com-
pravan a vil precio Las harinas gaftadas , y las
vendían al pobre Pueblo , como querían : que
Vianel avia prohibido á los Lugares vezínos
traer víveres a Oj.an , y que algunas proviílo-
nes, que avian <ypd¿4p*. píkvao yi coníium-
das , y avia f e lf f o d o :? * ? tropas : que fe
oponía en vano ¿ cftosdeCbrdenes , que no le
elcucliavan, y le: aftena^avan : que aviarefuel-
to dexar fu Oficio, y bolverfe á Efpaña ; pero
que no le davan libertad , temiendo , que el
Rey fe irritaría oyendo fus reprefeataciones •
que era cierto , que el Conde Navarro era
buen Soldado ; pero que no tenia abertura al­
guna de eípirítu para negocios civiles ; y que,
•ca fin, ÍI110 fe ponia remedio , la Ciudad, que
H i s t o r i a
ue can gloriofamenrc conquiftada, caería pie*
fto cn poder de tos Infieles.
El Cardenal informó al Rey de rodos eftos
defordenes j y le aconfejó^que dexaflé al Con­
de Navarro el mando del Exercito, y nom­
brarte otro, para el Govierno policiaco : que
no puíiefle , fino un Governador en Oran , y
Mazalquivir, a fin de que eihivieíTe todo uni­
do debaxode un Cabo , y que la diferenda de
pareceres , y zelos de la auroridad nó’ 'rebol-
vierten los defígnios , que podian importar:
reprefencóle , que Don Fernando de Cordova*
que mandava en Mazalquivir , era capaz de
excreer con honrofo acierto ambos empleos:
que entretanto fu Mageftad podia mandar a
Navarro falir de Oran, y hazer correrías en el
País enemigo : que era neceflarío poner de
Guarnición en efta Ciudad dos mil Infantes,
y trecientos Cavallos. Señalóle tan bien las
ordenanzas, que convenía hazer para que fe
guardarte la Religión , y el Cúltó Divino : la
diftribucion de los bienes , la. cultura de los
campos, y la adminiftracion de la Jufticia : aca-
bava con la propoficion , que le avia hecho
muchas vezes de embiar k Oran Cavalleros de
qualquier Orden Militar 3 que alli fe eftable-
cieílén, como los de San Juan de Jerufalen en
Rodas , para oponerfe á los esfuerzos de los
Turcos, y como los de Calatravá , fobre los
confines de Granada , quando Cartilla eftava
expuefta á las incurfiones de los Moros. El
Rey hizo todo lo que el Cardenal le aconfeja-
va , y íblo difirió la propoficion , á que dió
cyafion debaxo de díverfos pretextos} porque
D e l C a r d e n a l Xim enez. Lib.IIT. 317
Temió y que los Ar^obiípos de Toledo preten­
derían el derecho de nombrar para efta enco­
mienda. _____
Eftando aíli regladas las cofas, el Cardenal Año
no ceíTava de exortar al Rey que prodguieílé 1 j j 1.
las conquiftas de Africa , y fue la cauía , que
por fus urgentes felicitaciones > einbió orden
a Navarro de atacar la Ciudad de Bugía. Era
efte Pueblo mas numerofo, y mas rico , que
el de Oran t pero menos belicofo , y poreílo
no dexó de defénderfev igorofanqente. El Rey
eftava campado debaxo la Ciudad con fus
trocas , y hazia tirar mas de cien Piezas de
Canon > con las quales quería abrafar la Ar­
mada Efpañola j >pero eftava tan mal férvida.»
y governada cftat Artillería , que caíí era inú­
til. Los CKriftianos defpues de aver heciio fed.
gran fuego fobre los enemigos , les cargaron Mártir
con tanta refolucion, que entraron mezclados e!’’ÍQí '
en la Ciudad , donde fe hizieron dueños , y el
Rey tomo la fuga con una partida de fu Ca-
vallería, fin otra perdida , que la del Conde de
Altamira, que difminuyó el gozo de efta Vi­
toria. Efte joven Señor combatía k la (rente
de fus tropas , y rechazava á los Infieles con '
un ardor increíble ; alii file herido defgra-
ciadamente de una flecha > por uno de los
fuyosj que mandando armar una Ballefta, fe le
folcó elefeorpion, ó muelle ; quando fintió el
golpe levantó los ojos al Cielo , y dió gracias
á Dios de que morra con las armas en la ma­
no, por la Religión de Jeííi Chrifto : defpues
de aver detenido fu fapgre , como pudo , dixo
a los^uc efta van al rededor, que moría conten-
5 18 H i s t o r i a
to defpues de aver vencido á los Infieles, que
emplearía cu ello lo que Ic quedava de vida»
y que nadie le líorallc deípues de fu muerte :
con eftas palabras fe eneró por los cnemi-
o s, y combado valientemente , hafta que
f ebilitado , por la pendida de fu fangre , y
por los grandes esfuerces , que avia hecho,
cayó fobre tin moneon de Moros, que acabaya
de macar. Convlnoíe, en que foceftoáloque
principalmente fe debió la Vitoria; 'Toda la
Armada le lloró : Navarro le hizo fus Hooras
fúnebres,y un elogio publico. El Cardenal cu*
vo extremo pefar de efta muerte ; porque avía
reconocido eñefte vatíente joven*; cn la expe­
dición de Oran, as grande valor »y íabidutia :
aviale hecho Lugarteniente General dei Exer-
cito , y tenia inrenciontdc procurarle 1liego»
que quedarte General.
El nombre de Navarro fe hizo temido por
toda la Africa. El Rey de Bogia vino deípues
de leis mefes éc«*;m:{>Qávo(^&xen^o para
tomar fu Ciudad: Real : y efte General , i
quien los fucefíos pa(fados avían aumeheado
el corage , fueá hulearle , y le deshizo entera-
menee , de fuerce, que no pudo convalecer, y
llevó defpues fin Corona, (Lfin honor , una
vida melancólica , y privada, Pedro de Arias,
Gom- llamado el Jaftador, uno de los Coroneles,que.
ii&.f. el Cardenal avia hecho pallar a Africa» hizo
grandes férvidos en efta Guerra: en el litio de
Bugía , fubió de los primeros fobre las Mu­
rallas , y aviendo echado abaxo un Moro, que
guardava un puerto con una Vandera , plantó
la fuya, y facilitó la prefa de la Ciudad. Tam-
D e l C a r d e n a l Xim enez. L ib . III. ji?
fcien , quando el Rey vino» aviendofcle en­
cargado defender un pequeño Fuerte con po­
ca Guarnición , fue atacado, y mantuvo con
feis Soldados , que le quedaron, un aííalto de
mas de rres horas.
De efte.mifmo Arios fe dize, qu^ aviendo
caído en una cufermedad grave 3 que dos Mé­
dicos juzgavan incurable, iba todos los dias
¿i la Iglefia , dondeávia de íér enterrado, y
íe eftendia a lo largo íbbre elSepolcro 3 del-
pues de ila M ífiii: y fe hazia
echar agua bendita, y rezar las oraciones de
lps difuntos , £, fin ( dczia ) de acoftumbrarfe á
aquella morada, que avia de fer para tanto
tiempo, y de excitarle 3 por efta. frequente re-
prefentacion de fus funerarias , a morir chrif-
tiamente, quando Dios le llevaífe de efte Mun­
do. Tres mefes defpues Navarro gan&' & Tri- Znrír,
poli j c imbió al Governador de efta Ciudad
prifionero á Mccina } con roda fu Guarnición. C*P
El Rey Cacolico , y el Cardenal , por cuyo
conícjo fe hizicron eftas conquiftas , tuvic-
ton gran'gozo de 1a de efta Placa, que aflegu-
vava codo ofcomercio con-Eípána, y aviendo
llegado ellas noticias Roma*, d Papa quedó pe¿
tan fatisfechó, qne junto el Confiítorio, don- Mariir
de hizo un Elogio del Rey Catolico , del Car- *M lí*
denal , y de toda la Nobleza de Efpaña, y
ordenó la Oración de las quarenta horas, pa­
ra obtener de Dios la continuación de eftos
buenos fuceííos , que fe interrumpieron por la
muerte deplorable de Vianel s que fue de efta
tuerte.
Aviendo Navarro adelantado, como avernos
* lo H i s t o r i a
dicho , íus conquisas por rlcrra, íe meció
en Mar con la Armada con defignio de viíi—
car la Coila de Africa ázia el Oriente : deípues
de una larga navegación abordó en la lila de
los Querquernes, canco para abaftecerfe de
agua, de que cotaencava a fentir falta, co-
mo por reconocer el País , y ver íi avia algu-
G#w‘ na coía, que amprender. Vianel fe encargó
d» R*m de ir á hazer la proviíion de la agua, y eftan-
tusgt- do un poco adelantado la lila adencro, para
ftis lib. obfervar fu proviíion, defeubrió tres po^os,
que cftavan ya abandonados de los Moros,
porque avian hecho ocros mas.lexos del Mar,
y no encontrando mas , que ^lgünos Paftores,
que guardavan Ganados, y los Labradores»
que cultivavan la tierra, creyó , que no avia
que temer : bolvió á la Armada, y pidió, que
le diellcn algunos Soldados, para limpiar > y
cabar los po£os , y íe le concedió fácilmente.
Tomó quacrocicntos hombres, y les hizo tra­
bajar con tanca diligencia x -qúe^lmedio dia
yk eftava acabada efta obra. Hizo por fu or­
den una gran trinchera , y planeó palizadas
al rededor¿ para impedir la fuerca de los ene­
migos : aviendo llegado Navarro á ver efte
trabajo eftuvo contento de hallarlo ya he­
cho , y diziendole Vianel, que le dexaíle la
guarda de aquel puedo, convino con fenti-
miento, y dixo al bolver la Armada : Vianel
quiere defender , como joven , lo que ha hecha
como hombre experimentado : necejfidad tendre­
mos de tomar el agua en turto enemiga, en cor­
riente y como los Peños la toman en ti Nila. En.
efeto los Barbaros fe juntaron al deíeinbarco
D e l C a rd e n A l’ Xiíuénez. Lib. III. 3i t
«dé los Efpañoles Tuftiultuariamfeme a defendet
fu País ; pero no tenían gente para atacar , ni
armas para combatir j y tóaos fus esfuéreos
huvieran (Ido inútiles , fi un Soldado Efpanot-
no fe huvierapuefto de parre dé ellos, y iio hu-
vieíle dexado , por déiefperádoii , las txopaá
de fu Nacioñl
Entretanto , que íe trabájává en limpiar cí­
eos po^os , no dió las ordenes uña Centinela
tan prontamente > coritó las atía reci bo. Viá-
nel naturalmente fiero' y colfcrifco 1¿maltra­
tó de-palabras , f fobre algunas malás eíeuíks/
que lí dio lá Centinela , íe irrito de tal ínáne-
r a , que le d¡¿> de palos s y para flias deshónra­
le arrancó el pelo de la barba : picado yivá-
menre efte hombrede can grande afretará di-
íimuló fu feiitimiéute- i*, f á lá iioche’fefue I
bufeár á los Mo o s , y prometió entregar] eá
los Efpañoles, Ellos e/cucharóH efta própoffr
cion con guílo , y defpues dé éftdr allegurá-í
dos por las efpías > que eftava la Guarda dor­
mida , entraron fin rcfiftencia en el Campo/
y hizieroñ ral matanza, que apenas efeaparon,
í¡no;tte¿ Soldados» tftaiBiárort^nd al Rey de
Ttmez i yattarah'GaVerrtirdor de Gclvts , pa­
ra llevar efta nueva: £1 tercero i que avia re­
cibido muchas heridas-, quedo entre los muer-
ros , y de efte fe fnpó lo que avia fucedidó eri
efte faralcafojaviolencia de Vianelja crayeiofi
de la Centinela, y la opcracion de los Moros.
N avarro embió á Don Diego Pacheco , ra­
ra reconocer la verdad de efte fiiccílb , y ni*
ziendofe k la vela , tomó reíoluciou de la­
quear el Reyno de Trípoli, y la lúa de Gelves#
X
31 1 H i s t o r i a
a fin de librar las Coilas de Sicilia de las iili
curíiones , y latrocinios de los Cofarios , y de
quitarles el medio de incomodar las Galeras»
que Don Femando avia dexado. Eíle General
huviera gallado ella -Uk , £11 mucha pena,
íi Don García de Toledo , primogénito dél
Duque de Alva , no fe huvieile arrojado á la
empreíTa : epa al fin del mes -de A gofto> en la
fuerza de los calores , quando eíle joven Se­
ñor , por una impaciencia indifereta 3 h pefar
de las perfuafíones de Navarro , quifo Hazer
elle deiembarco > y la Armada con falta de
agua y y que fufpa ya fedj fue del mifmo pare­
Zurité cer. LoVMoros, que fav'tanel eftádo de la Flo­
ta , puíkron al rededor de los po^os díveríos
lih'9. váfosde arambre 3 que pCndian de unas cuer­
ttm .6.
das, no dudando , que los Chñílianos bufcaíén
el refirefear , por la gran fatiga dcl defembar-
c o , del calor exceflivo de eíle País arenofo 3 y
la falta de agua en queeftayan., < .
Sucedió el cafo a como los Ihfielés avian
previíloj Defpues de una marcha de dos horas
comentaron, jas tropas a defmandarfe, y fe
echaron al rededor dcl poco , bebían los unos
ciegamente , y los otros facavan agua con pe­
na. Todos penfavan únicamente en apagar la
íe d : los. Moros , que avian pueílo fu C avalle-
ría enembofeada entre Palmas, y Olivos, car­
garon por todas partes , dexandofe matar fin
defenía, y apenas pudieron arrojar los vafos de
Jas manos. Don Garcia , y algunos Oficiales
qui íicron refiílir a eílos Barbaros i pero fue­
ron oprimidos de la ventaja» y hechos piezas.
Murieron eftos dias quatro mil Soldados , y
D el C a r d e n a l X im en ez . L ib , III.
Oficiales Efpanolcs los unos de fus heridts, y
los otros de fed ; los que ruvieron tiempo de
alcanzar la Armada nú fueron mas dicnofos ;
porque las Mugeres , y muchados * que efta-
van en los Bax'eles •>penfavan , que íe faqueava
la lila, y avian empleado lo poco de aguaique
les quedava, en limpiar alguna ropa , y va ios
¡de la Armada. Navarro fe retiró con un eftre-
rao pefar, y efte fue el principio de las defgra-
cias. Creyófe , que efta perdida avia fido por
falta fuya : el Duque de Alva. fe irritó con­
tra el 3 y el R e y , tres anos defpues , le dexó,
quando fue prefo de los Francefcs en U batal­
la de Rabena. De efta fuerte , por odios parti­
culares , y aborrecimientos , y caufas aparente^
menee faifas, efte Cap ican ,que avia hecho tan
grandes férvidos, y que era capaz de hale riñas*
fue olvidado en fu prifiort. Entró deípues eri
férvido de la Francia , y aviendo fido otra
vez hecho priíioncro por los Efpañoles en las
Guerras de Italia , dizen > que le hizo matar
el mefmo , impaciente de tan trilles fuceílos,
en el Caftillo de Ñapóles , donde eftava en*
cerrado. ;
Bolviendo l ioscófaí del Cardenal, defpüel
del ruido de la conquifta de Oran , y que fe
avian paíTado los tiempos de complimiento,
fe fue «l Toledo , para fatisfacer á el defeo*
que el Cabildo tenia de verle, y principalmente
fiara cumplir los Votos , que avia hecho , y
as acciones de gracias , que avia ofreddo i
Dios en fu Carhedral: y además de las oracio­
nes, que hisío entonces , fundó dos Miltás fó*
lemnes codos los años, en memoria de efta Vi-
X z
514 H istoria
tona, y algún tiempo defpues, hizo an preíén-
te de veinte mil efcudos a efta Igleíia, para re­
novar la Plata , y los Ornamentos , que fer-
vían á los Divinos Oficios*
Parece * que. el Cardenal avia de gozar en
repoío la gloria, que avia adquirido. Acabava
xle hazer fervicio tan importante al Eftado , y
-no penfava fino en las Viíitas de fu Diocc-
fis ; pero por caufa do U cón<juifta; de Oran
le fobrevinieron dos negocios de gran peía-*
dumbre, el uno miravak losgaftos de la Guer­
ra 3 que el R fy reusó refticuirle , el otro á \x
jiiriídícion, efpiricuál deefta nueva conquiíta,
en que-jquifo un Obifpo titulaHntrodaciríe:
es del calo contar aqui las dificultades r -que
encontró en el uno j y en el orro caío , y la
firmeza con que las fuperó.
Antes que emprendiefíe la Guerra de Africa,
reprefentó al Rey Catolico,que quería levantar
tropas,y fuftentarlas i fas todp el tiem­
po,que fuelle necelláriojpeEO qué annqtic ft en-*
tendieíTc,quefüs rentas eftavan bien empleadas
cn nn negocio de la Religión^ coníideTava>que
era Patrimonio de la Igleíia, deftinado particu­
larmente Jpard las neceílidades de íuDiocefís,
que aíli efperava, que fu;Mageílad, de/pues de
aver dado las ordenes á fu Confejo de Hazien-
Zarit. daJe daría el dinero,que avia adelantado. El Rey
Itb.t, conííiíúó,y fe obligó en buena fcjpero deípues
íw»1** bucíta del Cardenal,fe moftroafpero con-
Ped\ tra ¿lyy reusó fatisfaccrk:. Algufios Señores de
■Manir Ja Corte prevalecieron contra el en fu. auíen-
'M tj. jeia , los que avia reprimido durante el tiem-
1 po de fu Govierno , tenían aun fentimienco
D e l C a r d e n a l Ximenez* Lib. III.
y bufcavan medios de vengarfe. Los otros
zelofos de fu gloria avian rcmelto abatirle , y
codos juncos preveían , que vivirían- fugecos
encanto, que Don Fernando , y el Cvdenal
pftuvierten unidos en la afición , c ínteres : y
penfaron en dividirlos. Ellos fe perfuadian á
que podrían en alguna forma perder al Carde-,
nal, y que vendrían de eíTa fuerte a derribar á
Don Fernando , y que faldrian de la obedien­
cia de un dueño , qjie aborrecían Jjécretamen-
re, porque le avian ofendido, y querecona-
cían, que eflava refentido. :
Afli luego , que ellos huvieron reconocido
por las acciones , y difeurfos del Rey alguna
tibieza ázia el Cardenal , á caufa de lasdife-.
rendas , que tenían tocantes á los peepara-
ti vos 4 c la Guerra , no¡ ce liaran .d? ^uparr.
le , y fe oponían injertamiento a los deíignios
del Cardenal , quien iolo por Ja grandeza
de fu animo , y por la fuerza de fu juflicia
pudo vencer las conrradiciones , que le buf-
cavan, y oponían. Defpues de aver falido con
fu cmprelía de Oran , le acufaron , qnc avia
abierto Jas Charcas >_que d-Rcy avia cfcríco al
Conde Navarro,, contradi Derecho común, y
refpeto debido a U Mageftad Real.Ello cs cier- Alh.
to, que gravado de las oposiciones , que halla- r’ om'
va en la Corte , y de los malos oficios , que
fe le hazian avia ordenado , pallándo a Africa*
á codos los Governadores de los Puertos , cjue
le reraitíeílén codos los paquetes de las Car*
cas y que venían de Efpaña, y que avia fido fiel­
mente advercido , ó por las correfpondeudas,
que tenia en la CortCj 6 por los confidentes del
X 3
316 H i s t o r i a
Conde Navarro , de rodo lo que los Mínif-
tros , y el Rey mifmo le eferivian mas fecre-.
to,y afli no juftifkava mas efte punco,y fe cen-
tentava con dezir j que avia mandado dar las
Carras fin abrirlas , dando á entender con ello,
que avia tenido aviío de todo , dexando cor­
rer fobre efto las cougctliras. Cargavanle
también , que avía creado Oficiales a. lu elec­
ción , y que avía afeitado fer independíeme,
pero moftrava ios Podeies, que tenia del Rey^
y probava , que no avia hecho cofa cónrra
fu orden. Como eftas calumnias , y muchas
otras no dexavan de haza impreffion en el ani­
mo d¿ Don Fernanda , fe le perfuadió fácil­
mente á que no pagarte al Cardenal lo que
avia gafado por el. Los Teforcros k declara­
ron , en nombre de fu Mageftad , que no aviá
derecho para pedir eííos recobros , que el faco
de Oran avia excedido k las expenfas, que avia
hecho, y que ni Le era. jufto, ni honefto, que
bolviendo lleno de gloria, y cargado de defpo-
jos pretendiera recompenfas. Refpondió, que
jamas íe avia aprovechado del faco , y que íolo
avia traigo de fu viage de Africa algunos li­
bros Arábigos, y algunas curioíidades , que
avia pueftó en fu Biblioteca, como feñales, y
trofeos de la Vitoria» que Dios avia dado a Los
Chriftianos.
Pero viendo, que no fe le dava razón alguna
fobre fu petición , efcrivió al Rey rogándole,
que fe acovdaflc de fu palabra , y de hazcrle
pagar el dinero , que avia adelantado : que
efta era una hazienda, de que avia de dar cuen?
ta i la Iglefia : que apelava á fu Jufticia de la
D el C ardenal X iiíenez. L i b . I I I, 517
rcpnifa >que le avian dado en fu nombre : que
cn ocafiones urgentes podc^L tener neceflidad
de iguales focorros , y que nú los hallaría , íi
no le refúlvia á fadsfacerlos : que otros , deí­
pues de un tal fervicio, huvieran pedido re-
compenfa ; pero que él fe contentava con que,
fi el eftado de los negocios no le permitía fa-
facar fuma alguna de las Teforerias, ccdielTe el
Rey á los Arcobifpos de Toledo el dominio de
la Ciudad de Orán , y que e l, y fus fucceflorcs
renunciarían toda la. detida.
Eftá propolicion fue examinada en el Con­
fejo, y algunos fueron de parecer dé acetarla, y
representaron , qne el Cardenal, llevado del
amor de fu conquifta 3 no confiderava lo$
cuydados , y gaftos , en que emptfnava k los
Arcobiípos de Toledo , con la potfeíHon de
una Ciudad , que no les traería, grande renta,
y que*, eftando en unk Región enemiga, cof-
taría trincho fuftemarta , y defenderla , fi fuef-
íe atacada. Anadian , que la Igleíia de Toledo
no era capar de mantener largo tiempo efte
pefo , y que muy en breve fe reduciría a im­
plorar la aífíftcnria del Rey , y que fefla em­
peñarle efta Plagappr poco riémpó'.
Ortosdezlart ai contrarío, qne no conven la,
por poca cofa , entrar el Rey en un negocio,
de que fe pudiera arrepentir : que era peligro-
fo fiar de los particulares las Plajjas de la fron­
tera , y el poner ( por dezirlo aíli ) cn fus
manos las llaves del Reyno : que Efpaña fe
debía acordar del Conde Don Julián, que avia
abierto la entrada a los Moros , y que fi ao-
ra fe dava a Oran s podia fuccder la tnífma
X 4
- Ji 8 H i s t o r i a
defdicha ; y mas defpucs, que la íoJicitud del
Cardenal avia uuido el Goviemo de efta. Pla^a,
con el de Mazalquivir ; y que aunque cn Lq.
verdad no avia apariencias de que losObi(pq$
fuclTcn capaces de eftas. perfidias ; pero que fin
embargo» Oppas Atfúbifpo, fu anteceilbr, avia,
Z u r it , favorecido la írayeion de Don Julián : qué efta
íib. i . era utta. jiíajcima de Efpaña, por la qual Los
Reyes.irftablccicron ley , mucho tiempo def­
Mnr¡&- pues, de no dexar a Señoc alguno Fortalezas, 6
n* lib.
6. e. i j. Fronteras en propiedad : que por efta razón fe
tm . i. .avia quitado a los Condes de Montagudo la
Villa de Agreda, en los confines de Araron >y
fe les ayi^i dado la deAlmagan y que avian
dado, i t U ^ a i l o s ’de ToLejío^en
lugar de Baza , Ciudad que efta azía la fronte­
ra de la África : que Álfonfo , llamado el Sar
bio , lo avia practicado alE , refpeto de Don
García Pauto]a , Govejrnadof de Toledo , a,
quien dio en cambio dos Villas en. eí coraron
del País iios. Fortalezas Yemias de la. Coila*
En fin ^ o s ^ ^ a n , qtft ñ avia afgtfifos exem*.
píos com w joseran de largo tiempo, que no(
te avian|>^a.o Borrar > Pero SI110 no debian
traerfe en cojlfequencia.
£1 R ey ^efpues de mucha^ conferencias; fe*
indinó á efte parecer , y tomó fús medidas pá-,
ra fati¿facpr al Cardenal : y e ñ e l ínterin le,
dio quantos pefares fon imaginables hafta
cmbiarle un ComiíTario R e a l, para vifitár-
fe fus mueljles , y ver lo que avia retenido
del íaco de Ora.¡n. Algunos particulares , que
le avian acompañado , padecieron lo mifmo.
Fueron por toáps los Lugares de la Diocefis,
D el C a r d e n a l X i m e n e z . L ib . III. 319
donde avia levantado tropas, y les hazian ma~
ni follar los Efdavos, que avian traído, y hazer ^ OT*
montón de todos los Tapizes, Vahdas de Seda, ' 4*
Mercaderías, y todo Jo que fe avían aprove-t
chado de los deípojos de Africa, fueue prc-
ciofo , ó v il, para repartir , y dar el quinto al
Rey.Traípasóíceloojta^on fe noblemente al Car­
denal ella, injuílida, .que fe hazia a los pobres
Saldados , que le$ AVÍa toca,domny poco, y era
mas lo que avian perdido, pcy:.^. interrupción,
de fu tiabajoc ^uejo que avian ganado, por fu
valor en la ^uena._Cpnsóloles , ylés remedió,
ellos daños liber^EQ^ute. Usóíé tambiende
ramo rigor contra el, que fe hilieton exhibir a
ius fupeiinceudefitfs Iqs libros de cuenca,y ga-:
ilos, q^e fe contaron hafta un dinero*'.
Solicitóle el Rey muchas yjezes, que., .cediera
el Ar^obifpadó i P o n AlonÍQ.de; At.agpn, fa
hijq i y pallarte al Aicobifpadode Zaragoza >
pero declaró : 0 »e no mudaría de E/poja , y cjue Fer-
ames fe bolviera a fu primera vocación , y cjüc fe rutnd.
refiítutria fin ftmimiertio a la pobreza > y retiro ^
faligiofo ¿pero que na dcxariA la poffejfion > y ufar
frttíiq de fiu reni Ai x Ji/10 *,fuj$\ef \*, y a los p<j-
bres, aiqMtn fpifi Uf pertewftia*, Efta reíiftencia
le acarreó nueVas\ peTÍecuciones , que toleró
con valor invencible. Jamás fele oyó unaque-
>ni palabra de impaciencia , y fe mantuvo
con la feguridad de fu conciencia , y con el
exemplo del Gran Capitan, á quien fe aca-
bava de hazer el mifmo tratamiento, fin refpc-
to á fus incomparables íervicios. Poco tiempo
defpues fe le pago , dió gracias al R e y , olvi­
dando todas Las injurias, que avia recibido,
H istoria
y le refpeto , y fcrvió , como antes , tu todas
las occurrencias.
El fcgundo negocio, que tuvo tocante a
la jurifdiccion de Oran, no le dió menos pena.
Algunos años anees, que peníaíé en conquiítar
cita Pla^a, Fay Luys Guillen, Religiofo de San
Franciíco, avia obtenido del Papa uno de eftos
Obiípados , que llaman Titulares porque no
tienen fmo el titulo de alguna antigua Igle-
íia de las tierras de los Infieles, Efte avia fido
confagrado con el nombre de Obifpo de Oran,
renonociafele comunmente por tal , y cíe yó
con buena fe eftar proveído en efta Iglefia:
luego , que la Ciudad fue conquiftada, quifo
poncríe en la poíleílion de fu Diocefis , fin dar
noticia alguna al Cardenal, imaginándote, que
podía entrar con derecho pleno en una Digni­
dad , que le avia tocado naturalmente, y que
ademas de efto , avia obtenido nueva Bula de
R om a, en virtud de la qual pretendía efta
enveftidura , fin creer, que püdiefle tener allí
conteftacion, ni opoficion alguna. £ 1 Cardenal
avía tomado de fu parte otras medidas : con­
vino con el Rey en el tratado , que avian he­
cho juntos , que efta Iglefia feria erigida , y
agregada al Arcobifpo de Toledo,por fer adqui­
rida por cuydados , y trabajos propios , y qtie
podría excitar efta adquifícion a fus fucerfores a
que hizieflen empreíTas femejantes. El defignio,
era fundar una Iglefia Colegial, donde huvicííé
Abad, Dignidades, y cierto numero de Canon­
gias , fugetas a la Dignidad del Arcobifpo de
Toledo, de manera, que el fuelTe el primer
Prelado. El Rey fe avia refervado perpetua-
D el C a r d e m a l X i m e n e z . Lib. III. 3$ i
mente la nominación de eftos Beneficios, y los
Arcobifpos eftavan obligados á confírmala.
Él Cardenal fe opufo luego k las pmenfio-
nes dcl Obiípo j pero como cemia tanto hazer
una injuflricia , hizo juntar á muchas perfo­
ras , con fumadas en el eftudio de las antigue-
pades Eclefiafticas , y Seglares, y les ordenó,
que examinaílén , fi la Ciudad de Oran era
anrigua , y fí avia tenido jamás Sede Epífco-
pal. Eftos Dodtores , defpues de aver conful-
rado los libros de las divifiones de las Pro­
vincias , los Concilios de Africa , los títulos
de Obifpados, y fuhfcripdones de Obifpos,
deípnes de aver obíerv^do la fituacion de los
Lugares , y de aver cotejado las Ciudades an­
tiguas con las nuevas, prononciaron : que
Oran era Lugar moderno, y qiie en* los anti­
guos Cofmografos no fe haílavá cerca dcl
Gran Puerco, llamado Mazalquívir, habita­
ción alguna coníiderablc , y que fe favia por
los Anales de los Moros ; que Oran era una
Colonia de Tremccen, fundada por los Numi-
das>un fíglo antes : que efte Obiípo pretendido
moftralleel nombre, y antigüedad ae efta Ciu­
dad , que n ola hailada en la memoria de las
antiguas Diocelís : y que era cofa ridicula el
pretender,que hnvieíle fido efte Obifpado fun-
dado , defpues de la irrupción de los Barbaros.
Añadieron , que por la divifion de las Pro­
vincias , y por los Concilios Africanos , donde
eftan demarcadas , y referidas las Ciudades
Metrópolis , no fe ha hablado futo de la Car-
taginefa, yTingitana, y que entre los Obis­
pados de la Tin gitana , no ay mención alguna
$ 5* H i s t o r i a
de Oran ; que fi efta Iglefia huvicra fido en
aquel tiempo , como mas ccrcarta k Tánger,
titular de Diocefis , haviera fido nombrada de
las primeras : que es verdad , que en la Pro­
vincia de Carugo fe cóncava enere la Ciuctades
Epifcopales &Atarían, 6 Aurán j pero que cfta-r
va aparcada de Oran mas de veinte leguas,
fegun la común diputación ; y concluyeron,
diziendo , que citando Tremecen vezino a
Oran , y mayor por fu grandeza , y Dignidad,
no era vcrifimil, que fe huvieíle puefto la Sedé
Epifcopai cn la pequeña Ciudad en grande per-?
juizio de la mayor.
EL Carden^ convencidodeeíU s razones,
mandó dar a entender al Óbífpo , que bufcaíle
fu Iglefia donde la hallarte j pero que el na
permitiría , que fe hiziellc la injuria á los Ar-
cobifpos de Toledo de quitarles la poíTcíüon
de la Igleíia de Oran , conrra las convenciones
del rucado, que fe avia hecho con el Rey.
Aun que dava unpuntofuílancial en perjuizío
de fu derecho , y es : que el Papa , que avia
dado las Bulas al Óbífpo de Oran íin examinar
los derechos , y opoficiones de las, parces , no
cftava en difpoficion de conceder al Cardenal
las Bulas, que le pedia para la erección de efta
Colegial. El Obifpo íc defendía , por una par­
te, confiava en la protección de la Corte,donde
favia,que el Cardenal tenia muchos enemigos,
y fe querellava al Confejo Real l y al Rey mif­
mo , que fe le impedia gozar fu Iglefia, con­
tra toda fuerce de Jufticia : que íe hazia de-
feftimacion de los Breves, y ordenes de la San­
ta. Sede : que no eftava vencido j pero que
D el C ardenal X im en e z . L i b . III. 33$
eftava oprimido dé iln adveríario poderofo , íi
la Jufticia del Rey no le protegía. Como no
ceflava de quexarfe , importunado el Rey de
fus querellas, efcrivió al Cardenal, que fa-
lielTe prontamente de efte negocio , y que ma­
ní feftallé íi tenia Bulas del Papa , para la fun­
dación de la Colegial de Oran , y las embiaftc
al Confejo R e a l, para que fe terminallé efta
diferencia con conocimiento de caufa, que de
de otra manera« fin lefpeto alguno, ñi aceta-
don de perlonas , fe juzgaría fegan jufticia.
El Cardenal quifo acomodar efte negocio,
y propufo al Obiípo condiciones , que podían
eftarle bien con un hombre, que acoftumbra-
va defender con fortaleza fus derechos. Ofre­
ció'hazer1c Abad de Oran, y darle puefto ho­
norífico enere las Dignidades de íu Cabildo,
confiriéndole una de las mejotes Prebendáis<le
fu Cathedral, para ayudarle i mantener fu Dig­
nidad. El Obifpo , que era codiciofo , y que
quería íácav otras ventajas dcl Cardenal, de
quien juzga va , que no entraría en eftos con­
ciertos , li eíhivicra defeonfiado de fu caufa,
no-quifo acetar, las ofertas, que fe le hazian;
y apretó mas >, "que antes en la Sentencia de lu
ProceíTo. Entonces el Cardenal, recobrando
fu fortaleza natural, hizo faber al Rey los de­
rechos , que tenia, y las condiciones , que aca-
baVa de ofrecer h. la otra parte , y le hizo acor­
dar del tratado, que avia hecho con el antes
de la expedición de Oran. Con efto fe fobre-
feyó en la la c a u f a , y el Rey , fea por las rebo­
taciones , que fobrevinieron a Italia , fea por
fus enfermedades ,-no quifo efcuchar mas eftas
diferencias.
534 H istoria
Quando defpues por la muerte de Don Fer­
nando , el Cardenal entró cn el Govierno det
Reyno, el Opifpo muy incereifado, reconoció»
que un negocio dudofo le huviera fido.mejor
acomodarle , que porfiar contra un adveríario
nada acoítumbrado a ceder, y de qnien no con­
venía menofpredar las gracias. Vivió mucho
tiempo con arrepentimiento de aver rcufado
lo que fe le ofrecia , y con el difgufto de
veríe menos bien vifto del Cardenal» que no
fe templava can prefto , con el que avia incur­
rido en fu jufta indignación. Defpues , que los
negocios de Oran fe avian terminado de efta
fuette, hallandoíe el Cardenal en quietud 3hi­
zo acabar todo lo que cenia deíígnio de éfta-
blecer en Alcalá , y vifitó una parce de fu ‘Dio*
cefís, dexando en toda perpetuas memorias de
fu piedad , y magnificencia. Hizo fabricar una
Igleíia á honor de Nueftra Señora en llleícas, y
o era en Tordelaguna> Lugar de fu Nacimiento,
que dió á .los Religiofos de San FrandícOi
En efte tiempo commen^ó. á penfar en a l'
Matrimonió de Doña luana de Cifncros , fu
Sobrina , que la amava particularmente por fu
efpiritu , y difcrccion , aunque ella no tenia
fino onze años. No avía Grande en Efpaña»
que no fe tuvieffe por muy favorecido de ella
alianza ; pero, aunque quería una Perfona de
calidad , bufeava mucho mas la honeítidad , y
la virtnd, que las riquezas : fus amigos le pro*
pulieron los primogénitos de las principales
Familias del Reyno ; pero refpondia, qUc efto*
Señores eran ordinariamente altivos, prodigó*
de riquezas, que no avian tenido trabajo de
D el C a r d e n a l X i m i n e z . L i b . III. 3 3 1
adquirir : que pedían coníiderables fumas con
fus Mugercs, y que las defpreciavan * fino les
avian traído grandes doces : que no avia ha-
zienda de fu Familia ; que el no renia di óta­
me n para difipar cofa alguna de la Iglefia : que
defeava para fu Sobrina un hijo fcgundo de
una Ilnítre Cafa , quienes con fu naturaleza,
y fu virtud hazen fu fortuna, y que no fien-
do muy ricos fe contentan con una dote mo­
derada* •
Sobre efto fe le propufo i Don Gonzalo de
Mendoza, Nieto del Duque del Infantado : eíte
era un Señor joven, en quien reblandecían
calidades dignáis de fus afeendientes , y que dio
defpues feñalados teftimonios de fu valor en
l a Guerra de Italia : Don Alvaro, fu Padre,
avia muerto poco tiempo anttS j J el Duque,
lu Abuelo , que avia quedado Tiítor , defeava
eíte Matrimonio con grande aníia, efperando,
que fi podía unirfe con el Cardenal con efta
alianza , nada fe le podía oponer á fu eleva­
ción , y a fu Crédito. El Cardenal de fu parte
eftava contento de la perfona , que le avian
propuefto, y conoctóluego lá grande cftima-
cion del honor , -que- fe hazra k fu Familia;
convino con el Duque, reglaronfe los Capí­
tulos dcl contra&o Matrimonial, los Efponfa-
les fueron celebrados con fumo ^ozo , y fo-
lemnidad j pero, poco tiempo defpues , fe en­
tibió eíte tratado » íín que le aya fabidb la ra­
zón de la rpudanza, Algunos creyeron, que
examinando efte Prelado la hazienda de Don
Gonzalo , hall¿ menos bienes , que los prome­
tidos , y no quería , que fe imaginatíc, qiv
3*6 H istoria
compraba eftc paren refeo , y que lo hazla por
ambición. Otros penfavan,quedefpues de avet
hecho ferias reflexiones iobre efte Matrimo­
nio, temió empeñarle á mantener, ó , á lo me­
nos , tolerar las pretenfiones , á vezes menos
razonables, del Duque del Infantado , y de
muchas otrasCafas de fu incluíiori.
Lo que huvo verifimil 3 es , que avíendo
querido concluir efte negocio fin el permifio
del Rey Catolico , avia entrado efte Principe
en grandes zeloS, y le avia reprehendido:, que
quizicífc cnlacar con la mas alta Nobleza ,
uniendo fu poder , y crédito á períonas díf-
pueftas á turbar el Eftado. Miravaá los Grandes
del Reyno,como enemigos reconciliados, que
folo el temor de fu poder los tenia á raya* y
defeonfiava cambien del Cardenal , por los
grandes pelares,que el Rey le avia dado. Effas
con fideración es detuvieron al Cardenal, y qui-
fo mas romper con el Duque, del Infantado*
que dar oeafi^ niR ey de JplpCchar 4? fu fide­
lidad. Efcusófe, pues, honeftamenre; dio al
Duque las gracias del honor, que le avía de-
feado hazer, con cerminos de tanca urbanidad,
que íino quedo facisfécho , a lo menos 4 no
tuvo ocafion de que-xa»
Entretanto , que eftos negocios derenian .il
Cardenal, en Alcalá. , bolvió de Oran Villaroel,
Govemador de Cazotla, para pallar en fu Go-
viemo una yida quieta , y tranquila ; pero
jflL avíendo ceñido una diferencia con un Ciudd-
Gem. daño buena familia, hallóte-ün dia caii ofen-
**' dido de palabras, y de proeedimlentos irregu­
lares de eftc hombre 3 que le amenazó arrui­
narle :
D e l C a r d e n a l X im en e2. L ib . III. 33 7
narle : en fin la ncche figuience fue hallado el
Ciudadano muerto, y fu cafaarrafada:la Mugcr,
y los hijos dcl difunto en el eftado miferable,
en que le hallavan , fueron a echarfe á los picá
del Rey, para pedirle Jufticia, contra el Gover­
nador, y el Rey le nombró un Comiííário, parí
ir á hazer información en aquellos Lugares.
Quando el Cardenal fupo efte cafo, íintió
mucho > que un hombre dependiente de e l , y
fu deudo >huvieíTe cometido un deliro de tan­
ta. gravedad *, avisóle ¿ que feriar el primero i
caítigarle , y liázerle fu ProceHo > y queriendo
dar razones para fu juílificacioii, le mandó fe
prefentafle ante los Iuezes Ordinarios, antes
que Ue^alTe el GomiHario, y que fe juftifi-
calTé, (1 podía :.entretanto mandó dar á la Viu­
d a , y a lós hijos todo el' dihero ¿q u e pidieron
para fu . con fuelo j fi bien ¿ -no.ávicnaó parte;
que profiguieíTc la caufa contra ¿13 fue abfuel^
to por las razones, que ales»ó fcn'fu defenfa;
El Carde: 11al no hazia tanta eítimacion de el
defpues dcl viage de Africa j porque en el
tiempo de laGonquifta de Oran, aviendolc en­
cargado la guarda, d,e una Puerta i con algunos*
cíquadrónes deCa valiera, que majidáVa, parí
detener lo5 que (e huian, abarid.onó ligerameii*
te fu puefto , al ruido ¿ que hizieron algunos
Cavallos Arabes; pero efta ultima acción acabó
de perderle en el concepto del Cardenal: no le
quifo ver , y inflándole para que le perdonaífe;
refpondió: P'lÜAroel dei/e bazer penitencia de fa de­
lito j para conmigo ya acabo un hombre, qnc huyo 4
viftade los enemigos,y derramo la fangre de bsC ifb
dadanos*
Y
j j .8 H i s t o r i a
En efte mifmo tiempo pafsó el Rey a Ara­
gón , donde convocó las Corres del Reyno,
y aunque eftava muy tibia la amiftad entre
el R ey, y el Cardenal, le rogó, que vi melle
a Madrid , y fe encargaífe, cn fu aufencia, de
la educación de íú Nieto Don Fernando, y
del Govierno del Reyno : obedeció j pero lue­
go íe bolvió el Rey a Caítilla, y íe retiró a fu
Diocefls. Supo, que acabavade morir el Obif-
po de Salamanca, y como en los difeurfos fa­
miliares fe JiablaíTe de los fugetos > que avian
de llenar efte pnefto , uno fe adelantó a nom­
brar a Fray Francifco Ruiz , íu antiguo Com­
pañero de Religión * fin oííar infiftir ¡ por­
que conocían íu condicion fevera , y el poco
cafo , que hazia de los que por ellos mclmos,
ó por ms amibos fol ieítavan con ambición los
Beneficios, y Sobre todo los Obiípados, Avia-
fele muchas vezes oido , que quería mas la
iuietud í y la íalnd de fus amigos, y de las per-
Í onas , que la Providencia Divina le avia encar­
gado» que procurarles Dignidades Ecleíiafticas,
cn que conocía, por fu propia experiencia, que
avia grandes peligros, y dificultades para de-
fcmpcñarlas.
Entretanto avia muchas vezes advertido la
gran prudencia , y humildad de eíTe buen R e­
ligioso , que avia cumplido exa&amcnte mu­
chas Comiíüones, que el Rey le avia dado , y
que no eftava adelantado en cofa alguna, y
embió á pedir para él el Obífpado de Salaman­
ca : refpondíóle el Rey gratillimamenre > que
no podia negar al Cardenal cofa alguna, y que
conocia el mérito del Padre R u iz, y que el dia
Dhl C a r d e n a l X im en ez . L i b . III. 359
antes avia dado el Obiípado 3 que le pedia,
á un hijo del Marques de Moya 3 en coníide-
racion de Los férvidos , que fu Madre avia he­
cho a la Reyna Doña Ifabel, y defpues á la
Reyna Doña luana : que fi quería admirir el
Obifpado de Ciudad Rodrigo , hafta que vaca-
fe otro mayor, haría défpachar la cédula de La
nominación, Lo qual executó al momento :
algunos años dpfpues murió el Obífpo de Avi­
la i y Ayála a Agente del Cardenal, y amigo de
R u iz, hízo acordar al Réy fu prodieía, y efte
Principe réfpondió : siyala, poned enyetado tn Jo-
Hcitar loi BuUí de Roma , e¡ue en qttamo a la no-
tnlnacicn yo no tengo necesidad , que me acordéis lo
que he prometido a Ruiz ¡ o por mejor dezjr al Car­
denal , a qttfcn yo debo grandes obligaciones. El
Cardenal no aprobó lo que aviihccriofu Agen­
te , y fe quexó á <u amigo , i quien avia acón-»
fejado muchas vezes , que apacentare en quie­
tud fu pequeño Rabaño,que los grandes hono­
res fon Iiempre acompañados de grandes pefa-
durabres, y de iguales inquietudes j y aíH no
manifefto gufto en fu cr&nílacion, ni quifo dar
las era<Há£ál Rey»
Comeñtartido & gozar del fruto de La quie­
tud , que ávia tarito defeado, repentinainente
fe halló cn el manejo de los negocios. Don Zurit•
Fernando apeíarado de ladefdicha, queaca- l*&9.
bava de fuccder a la Armada en la lila de Gcl-
... r . tom.í,
ves , cn que avia perdido ius mejores tropas,
hizo diíponcr una mas numerofa , y mas pu­
jante , que la primera : publicó , que iba en
pcríbna k vengar la muerte de Don García,
laqueando toda ht Africa : partió de Madrid,
Y i
340 H is t o r ia
y fe quedo algún tiempo en Sevilla, spero eftos
preparativos fe azian efc&ivamcnte contra la
Francia , el favor del, Papa Julio 1 1 . que, por
dlfguftos particulares , no atendía á embara­
zar la Guerra entre los Principes Chriftianos*
Él Rey Catolico, que no emprendía cofa, al­
guna , íin comunicarla al Cardenal 3 y que fuf-
pendia fus tibiezas , y fus zelos , qnando nc-
cclíitava de fu confejo, ó de fa crédito , le
efcrivió, que vinieíTeá. verle á Sevilla : partió
en el mes de Enero, en una facón eftrememen-
tc afpera. El raido de la expedición de Africa
fe eítendió al mifmo tiempo j y fe hizo un
gran concurfo de todas las Ordenes Militares
del Reyno : no folamentc los Señores, pero 1 3 $
me irnos Obifpos, y los principales Ecleíiafticos
iban a bufear al Rey , y fe ofrccian a acom­
pañarle en tan jufta Guerra.
El Cardenal alentava a los que ha|íava en
el camino 3 marchando á caufa del mal tiempo,
y de fu edad, a pequeñas jomadas. Fue ne-
Alh. ceflario paflar por Torrijos, y Dona Terefa
Gtm. Enriqucz le cfpcrava , para recibirle en fu Ca-
5 - ftíllo , y para aprovccharfe de la converfacion
de un Prelado , i quien ella veneraba mucho
tiempo avia. Efta Señora , defde fu juventud,
le avia efeogido por fu Confeflor , luego , que
entró Religiofo de la Orden de San Fran-
cifco , y avia ( por dezitlo allí) renunciado el
Mundo en fus manos, negandofe por fus con-
fcjos a los divertimientos , y vanidades del
íiglo r avía hecho deípues grandes progreílos
en livirtud, y como efta calidad de direccio­
nes produce afeólos.efpíricuales en el coraron
D el C a r d in a l X im e n e z . L i e .. III. 341
de perfonas devotas , y que nada las lleva mas,
que el reconocimiento , que tienen á aquel­
los , que las guian k Dios ; ella hizo codas
las prevenciones neceflarias para lograr efta
ocaíion y que ciertamente no tendría otra vez;
pero temiendo , que efte Prelado aufiero , que
iiempre avia evitado las conveifacioncs de
las Mugeres, ie alojaífe en otra parte , y reu-
faíTe el verla , hizo publicar en todas las V il­
las vecinas , que partí apara negocios urgentes.
El Cardenal tuvo ilodda dé efto en elvíagc,
y lo creyó, y fe fue derecho al Caftillo j.pe­
ro aviendo reconocido en la entrada, qnc la
Señora eftava a llí, y que falia k recibirle , fe
retiro k el Convento de San Francifco, de
donde falió al otro dia muy demañáná no
queriendo apartarfe un punco de ía antigua
regularidad. ' 't
Eftavan los caminos tan malos, y tan llenos
de a^ua , a califa de las lluvias 4 que avia ávi­
do al principio de Enero , que no pudo llegar
a. Sevilla , hafta el fin dcl mes íiguientc. Que­
do algunos dias en Guadalupe , para dczír
.Milla ¿n efta celebre IgtcJlb de Nueftra Seño­
ra, enri^[ú<küdá;dé preíentes de Pueblos, y
de RcytS , dónde dexó memorias de fu vene­
ración , y- liberalidad. Fuefle a Hornillos, pe-
qeño. Lugar donde quedo muy obligado i
los habitadores, que le inauifeftaron grande
reconocimiento, Cerca de aqui, fiendo ncceí-
fario pailar una pequeña Ribera , tuvo ocafion
de exerccr fii caridad , no aviendo otro caiju» .
no para ir á la Corte : los grandes, y pequeños
Oficíales , obligados a, paflar, dexavan inu clios
j4 * H istoria
fas CiVallos a la orilla , cfperando la comodi­
dad de la Barca : avia cn la Ribera muchos ar­
boles de hojas femejantes al Laurel , de flores,
como las Roías , que por efta razón les dan el
nombre de Laureles Roías-, ó Adelfas. Deciafe,
que eftas hojas ion ponzoña para los animales,
y los paílageros lo experimentaron entonces j
porque todos los Cavallos, que avian comido
de ellas, morían luego. El Cardenal tuvo pie­
dad de tan pobre gente , que fe hallava con el
trabajo de continuar fu viage, y mandó, que les
dieílen de fus Cavallos, y dinero para comprar
otros, y le aclamaron con grandes bendicio­
nes. Acercando fe k la Gotee, encontró al Gran
Capí tan, que le foe^de fumo gozo , por abra­
carle , y poderle hofpedar.
En fin , llegando a una jornada de Sevilla,
avisó á Lope de Ayala fu Agente , que llega­
ría al otro día. El Rey eftuvo muy contento
de tener efta noticia, y íklió á recibirle dos
leguas > acompañado de todos los Señares de
la Coree . haziale ordinariamente elle honor,
aunque la mayot parte de los Grandes murmu-
raflén , por averlibn , ó por emulación : entre­
tanto , que fue a Sevilla , y que íc crabajava
cn difponer la Armada, y levantava tropas
para la Guerra de Africa , fe recibieron noti­
cias de Roma , que fufpendieron toda la. Cor­
te. El Papa Julio 1 1 . dió avifo al Rey Catoli­
co , como a fu amigo , y confederado , que
algunos Cardenales , con la aíüftcncia del Rey
de Francia , íin refpeto a que era Cabera de
la Igleíia , y ungido del Señor, avian confpi-
rad o contra e l, y fe ja&avaii publicamente
D el C a r d e n a l X im en ez . L ib . III. 345
que iban á deponerle : que la única califa,
que 'ceñían de inquietarle, era, porque no
avia querido , ni podido en conciencia , con-
fantir k fas confejos per ni c ioíos , y paffiones
inmoderadas ; que acabavan de juncar tumul­
tuariamente un Concilio en Pifa, y que por
un arencado , que merccia codas las fulmina­
ciones de la Iglefia, querían reconocer, con
Ja aprobación del Reí de Francia , á otro , por
Soberano Poncifice : que Don fiernardino de
Carbajal, Efpanol, era ia cabera de efta conju­
ración , y que ufando de la poteftad, que cenia
de D ios, le avia quitado el Capelo , y le aviá
degradado, y á los demas Cardenales de fu
facción, y que afli recurría al Rey Catolico,
para que le amparatfe, como verdadero hijo
de la Iglefia, y Proce&or de la Sanca Sede, y
le rogava le affiftieíTe cohtra las invallones de
la Francia, pues tocava a fu gloría , y incerés
atajar eíle enfalijamiento, y dciignios de aquel­
la N ación, qne fe atrevería á todo , pues ili­
ten rava apoderar fe del Vicario de Iefu Chrifto :
que la primera gracia , que le pedia , era,
privar i Cátbajal, ( a quieii cl avia excomul­
gado en la debida forma ) de codos los Bene­
ficios , que pbífela en Eípaña, y le declaraífe
infame , y defterraííc perpetuamente de fus
Eftados.
Don Fernando, que hazia honrra de prore-
ger a la Santa Sede , quando convenía á fus
intcreílés , y que cenia coníidcracion con el
Padre Santo, mas por política , que por Reli­
gión , hizo grande ruido fobre efte negocio.
Juntó en fu Palacio todos los Señores, y todos
Y 4
544 H I ST OR TA
los ObifpoS , que cftavan cn la Corte, el prí-
mero de los qualcs era el Cardenal , para
Marr,r declarar fobre la conyuntura prefente , y con-
cluyci0n t0- ^ :clue cn vano iba á bufeará Afri-
1 ' ' ca los enemigos de la Religión, quando fe in-
yadía en Roma al que era lá Cabeca. Don Fer­
nando defeofode poder romper con honor fu
empreña contra los M o ros , y tener un pre­
texto eípeciofo para paífar a Italia, y para bol-
Ver las Armas, concia Francia , muliró íem-
blance de que dexava con difgufto el dcfigmo.
de conquistar a Africa. Quitó á Caí baj<tr el
Qbilpado de Siguenza, en que avia fido pro-
y e id a , y nombré k Bojí Fadrique de.Portugal.
El Cardenal ¿ que fe hallava obligado a efte,
Papa, que le avia honrado con, el Capelo 3 y.
con el Cargo de Inquifidor General, y le avia
concedido grandes Privilegios para íu Univer-
fidad de Alcalá , llevado cambien de una afi­
ción particular para con fu Perfona, por fu fijo
m eca, y valor »le .hizodcaÜJ pg^íjj&jAgences,
.que tema en Roma , qne no {c aremon^afTe de,
Jas, Ligas, que fe hazian contra e l , que fe eítu-
yieílé firme contra el poder, y artificios de fus
adverónos, que no abandonaré la Igleíia a las
ju paiiiones de alg unos eípiritus fcdiciofos, a.
c em. quienes convenía caftigar rigurofamente, que
/»£.*. para manifellar la cftim ación , que hazia de fu,
DíB r perfona, y el reípeco á la Santa Sede , diípon-
áre Fer- Juego , que en los Bancos de (calia reci-
fl.^ dtl bieffe una fuma coníiderable para ayudar a
p.v/j, mantenerle en,fus derechos , y ha^erfe guarda^,
el rcípetp , que le era debido.
Don Femando piifo gran cuydado en ocultar
D el C a rd e n a l Ximenez. Lib, III. 345
ti dcíígnio , que tenia de focotrcr al Papa:
avíal e de embarcar en Malaga al principio de
la Primavera , poner la proa azia la Africa >y
tónui de repente fobre Italia. Pero no. lo pu­
do hazer Iín que antes fe deícubrieílen fus de»
fignios. El Rey de Francia iuc avifado de co­
do , y dixo un diá en prefencia de rodos los
Cortcianos : To foy ti Adoro , y el Sarra^ene, Zurlr. ~
cmra quien fe arma Efpaña, Luego dió ptovi- rah z9*
finnes convenientes, y fe previno para la Guer- llí’^ 6
ra toda la Europa, Entxetaacotl Rey Catolico
íe partió=dc Sevilla., y el Cardenal ¡febplvió á
fuDiocefis a los primeros de Junio. Eftando
en .camino le llegaron Cartas de fus Vicarios
Generales, con avifo, do que D. Juan Cabrera,
Arcediano de la Metropolitana, avia obteni­
do de la Santa Sede Coadjutor , i titulo de fa
vegez : la Iglefia de Tolcdoiioha podidotole-
lar jamas cite ufo, y avia también deliberacio­
nes del Cabildo , que condenava.11 con grandes
Í>cnas a los que pedían femejantes gracias, y a
osque las confentiaii: pero el Arcediano, Iluf.
tre por fu Nacimiento. , y muy atendido del
hcwnaiao a y por fu Cuna­
da laSeíioi^^badill^ i?<TCyó a que podía paf-
far fobre tas leyes, y coÚaunbres , y gozar en
quietud los Privilegios, que la Sanca Sede le
avia concedido. Y aíli mefmo avia juntado
gente para manceneríc , fi fe 1c dífputava fu
derecho. El Cardenal , enemigo de noveda­
des , y feveriffimo obíervante de la diíciplina,
ordenó luego al Cabildo íé opuiieílé i efte in­
tento , y cmbaracalíc la execuciondel JJrcve,
que avia obtenido de Roma} por obreccion j y
54 6 H i s t o r i a
fubreccion ; dctavofc algunos dias en Illcf-
cas, por no citar prefente en ellas conteftacio-
n e s , que pteveia inevitables, temiendo , que
cn un negocio odiofo>como efte , no paíTaflé a
mas fu feveridad natural. Eferivió al Rey;, y
al Papa, e hizo revocar lasprovifiones , que íe
avian dado al Coadjutor.
D eípues, que eftuvo algún tiempo en Alca­
lá , para eíperar allí las ordenes del Rey , fe
fupo, que avian llegado Embaxadores de Afri­
ca. £1 ruido de la Armada , que fe inftruia en
C ád iz, y el Exercito , que Don Femando avia
conducido cn perfona, pufo terror a todos los
Reynos Barbaros. El Rey-dé Tremecen , y
otros pequeños Principes délaMam^tania , hi-
zieron propoíiciones de paz , ofrecieron bol-
ver todos los Efclavos Cnriftianos , y de pagar
tributo al Rey de Efpaña. El R ey de Fez les
reprobó fu rendimiento, y procuró apartarlos
de larefolucion, que avian tomado j pero le
refpondieron, qué fiendo mas póderoío, que
los otro s, y mas apartado de las Cortas Chríf-
tianas, no padecería las eftremas incomodida­
des, y miferias de la Guerra, que eftando ellos,
expueftos álos primeros ataques de una Arma­
da formidable, avian determinado deliberar en
fu íéguriadad.
N o pudiéndoles efte R ey convencer, ni al*
Gom, terar , tuvo el arrojo de hazer dezir a Don Fer-
¿«í-í* nando, que profiguielíe en fu empreña, qu e
eíperava, que avian de venir fus Eftados k fer­
ie tributarios : que mandava allanarle todos
fus caminos hafta Fez , por tener el gufto de
combatirle enCamdaña abierta j pero el R ey
D e l C a r d e n a l X im e n e z . Lib.III. 347
Catolico itivo luego otros penfamientos. Los
Africanos rogaron , que fe abridle el comer­
cio de Oran , y embiaron, por preíentes , diez
Cavellos cubiertos de jaezes de color de fue­
go , con una bordad uta fina de oro > y de pla­
ta , diez Halcones dicftros en la caga , Tapi- Tei~ .
cerias ricas , J bien trabajadas , Pieles para
filias deCavallos , y un León hccho manfo,
de una grandeza, y belleza extraordinaria. El
Cardenal manifeíló grande alborozo de ellos
buenos fuceíToí* que eran como confequen-
cias de fu Vitoria. O rden ó, que por eres dias
fe rindieíTen a Dios folemnes acciones de
■gracias.
Entrctano Don Fernando » por caufa de las
alteraciones de Italia, y diferencias del Papa
con Francia, avia convocado las Cortes de
Caílilla en Burgos , y como fe avian de tra­
tar negocios de tanta importancia > juzgó,
que la prefeuda del Cardenal era neceílaria , y
le mandó venir con diligencia. Eíle Prelado
rogó a fu Mageftad le dexallc algunos dias en
quietud para recobrarfe un poco del viage de
Sevilla , de que.no avia aun defeanfado , que
fu íalud no! íe permitía, latir por los grandes
calores del tiem po. Partióle; poco deípues , y
llegó ¡L Burgos al fin de Agolto. Avianle pre­
venido , por honor, la Cafa del Conde de Sa­
linas , de donde el R ey avía hecho defalojar
á Don Fernando , fu N ieto: pero el fe eícusó
de hofpedarfe a lli, tanto por refpeto del Prin­
cipe , como por aver fabido 3 que la Condefa
deSalinas eftava en ella , y que algunas Da»
mas fus parientas avian de venir, no creyendo,
348 H i s t o r i a
que fuelle decente k un hombre de fu profef-
fion , y del cara¿br, que cenia , imroducirfe
en converíaciones, y e n urbanidades corcefa-
nas con las Señoras. Alojóle en una cafa cer-
^ ca de Palacio. Don Femando le embiava fre-
g>w, quentemenre a fu N ie to , y aviendo vifto un
dia por la ventana, que fe pafeava con el Cai>
Ternanr■
denal en fu Jardín , le dixo en voz a lta : M i-
^ ' e radie bien , hijo [mío , miradle bien , y f i me
creeis, tío es apartareis jamas de efte hombre.
El Cardenal acompañó k cite Principe k caía
del Rey , y quando pidió licencia para retirar-
fe , el Infante quifo refiielcamente bolverle k
acompañar hafta fu cafa , k que el Rey 1c ex-
c ita v a , y movía j pero el Cardenal no quifo
permitiríelo.
Avian llegado yk los Diputados de las Ciu­
dades , y hecho las primeras propueftas de fus
Cortes. Luego , que el Nuncio del Papa hizo
fu entrada en Burgos , dió parte a Don Fer­
nando de la L ig a ~de los Venecianos con la
Sanca Sede. El R ey eftava bien informado i
M*rt¡r porque algunos mefes antes avia folicítado al
tp.67. Emperador Maximiliano , al Rey de Ingala-
rcrra * ^ crno j / República de Vene-
//£ 9.* c*a * Para Liga contra los Francefes 3 cu-
ya dominación v c ia , con fentimiento , que fe
tom.6. adelancava a eftablecerfe cn Italia r íla Ju­
lio 11 . lo deponían >para falir con fu deíignio.
El fe fetvia de codos los medios , y artificios
■imaginables: exagerava k los unos las fuerzas
de Francia , para moverles k la emulación , a
otros fe las difminuia, para excitarles al empe­
ño j pintava k la Francia unas vezes , como
D el C ardenal X im e n iz . L ib . IIL 34^
un Reyno maquinante 3 y ambiciofo , que lo
quería todo invadir , otrasL*1como una Nación
enemiga de la Iglefia , y de la Santa Sede :
quexavafe á codos , que le avian impedido ef­
te nder la Religión con fus Armas , como í¡
huviera tenido feguridad de conquiftar , y
convertir coda la Africa, y como íi el Rey de
Francia huviera tenido intelligenda con los
Infieles contra los Chriftianos. Y aunque eftas
quexas no tenían fundamento, no dexavan
de hazer impcej£on en el,animo de los Pue­
blos > y afli luego , que declaró la Guerra
contra Francia, efcrivió al Cardenal las razo­
nes » que le movian, y quifo , que fe hizieííe
fu Carta publica , la qual eftava formada en
cítos términos*
Ti^cvercndifjimo Podre en JefkChrifio >
bifpo de Toledo , Cardenal, y Primado de E fi
pana , Gran Canciller , e Inquifidor General, a
quien fiempre avernos confiderado , como nuejíro
amigo %y honrado j como nuejíro Padre : bien po­
déis dar tefiimonio , pues fabiis todas nueftras in­
tenciones , del defeo , (jue hemos tenido , y délos
euydados , en que hemos entrada de haz.tr rejlituir
al Soberano fm s fu e a Bolonia, y alguna* w a t
Ciudades , que el Rey de Francia le retiene y y
de impedir , que nofitcedan turbaciones , ni cifi­
mos en la Cbriftiandad: y aviendo vifio „ que no
podernos confegmrlo , movidos de las ftifias quexas
de la Iglefia , que imploran incesantemente nuefiro
focorro, y perfuadidos del rejpeto , y de la abe- .
diencia , que todas los Reyes Chriftianos le deben,
avernos abandonado con gran femintiento lo em-
prejfa > que teñimos aprejiada para externarla
jjo H istoria
cernrá tos enemigos de mteftro Eftado , y de nuejir¿
f f, por defender los derechos de la Sonta Sede , y
paro mantener al Vicario de Cbrifto en fit autoridad,
fobre que avernos rejueíto emplear todas nuejhras
fuer fas , confiando en la gracia % y protección de
D ios, cuya atufa defendemos. Vara haberla con
mas Digninad , y mejor ftteeffo nos avernos mido
ton el Santo Padre, y lo llhjlrijfima República de
Venecia :y aviendo querido, que nuejir* ttnionfuef-
fe publico y dexando al Emperador , nnejiro htr~
mono , y al Rey de Inglaterra, nuejiro caro hijo,
tiempo para confe¿erarfe con nofbttcs , de qne nos
don ejpcranfos porfia Ertíbaxadores.
z/ívemos ordenado a T>on RaytttnnAó de Car­
dona , nnejiro Virrey, y General de nueftros ¿f-
xercitos y que entre en Campano > veinte dios
defpues déla publicación de lo L ig o , con las Tro-
fas , y la Artillería nece/fario , poro proceder al
refiablecimumo de los derechos del Santo Padre,
y a lo rtjiitación de fus Plagas, L o Cavalleria d:l
Papo le dtve feguir , el Exercito de Venecia de­
ve marchar al mijmo tiempo , J nofotros ten­
dremos el Atar con uno Armada jttperior a la de
Francia: nofotros trabajaremos en dós cofas , en
impedir qne Principe alguno de Italio no falte al
refptto de la Santa Sede , y a tratar con aquel­
los , cjue contra toda jufticia retienen la hacen­
dó de lo Iglrfia, a fin de que la refiituyan, jt je pue­
de por razfintjin ejperar , a que je Ihve a fuerza de
Armas, jiffi os rogamos afeEluofijfitnimemetfue or-
deneis v icjira» Oraciones en todas partes , a fin de
que el Cielo bendiga nneftros buenos defignios, que
mantengo nnejiro Sama uniony de fu paz. o todo el
Orbe Chrifiianojde fuerte,que podamos iodos,dei¡cn-
D e l C a r d e n a i X im e n e z . L i b . III. 351
fimo, tomar nueftras Armas contra los Infieles. E l
Hey de Inglaterra yy e l Emperador nos Hv'tfani que
ojian prontos a ponerfe en Campaña con nofotros.
Sobre efte, por no dar lugar a nt\eftros enemigos a Zurit‘
cenjrtramueftra refolucion, y por haz*r patente la
finecridad de nueftras inunciones , a/vemos una vea tomj .
avifado a nueftro hermano el Rey de Francia , que
dexc en repofo k mtejhro Santo Padre ju lio , y qué
haga retirarfia Tropas detedas fus tierras 9 e¡ue de
otJU1 manera iremos marchando cen rmeftros Exerti­
tos en focorro de la Iglefia, nmeftra común M adre,
A Dios Reverevdijjvno Padre 'en Jefii Chrifto » 4
quien amamosty recetarnos. Dios os mantenga en fn
fam a gracia. El R ey Catolico eícrivia afli por
menudo efta declaración de la Guerra, á fin de
que el Cardenal con fu autoridad apoyafle fus
razones,y produxeífe íu C artl, como una efpe-
clc de manifieíto , y que codo el Mundo eftu-
vieíTe perfuadido á que eílo no era por ligere­
za, íino que por Religión fuípendia la expedU
cion de África.
No teniendo ya que hazer en Burgos el Car- Año j
denal, defpucs de las Corres,fe bolvió a Alcala, 1 ^ 11.]
y eílo fue en el tiempo,que fe deshizo el acuer­
do, que avia tratado,un ano antes, con el Du­
que del Infantado, tocante al Matrimonio de
Don Gonzalo de M endoza, con Doña Juana
de Cifneros,fu Subrina.Como los Grandes Mi-
niílros , no hazen cofa,que no mire ordinaria­
mente a la política, eíla quiebra hizo difeurriv
mucho á los Efpañoles^ue tuvieron pormaxi-
ma de Eftado,lo que era rolo una confídcracion*
y prctcníion de derechos entre los de la fami­
lia,que nofotros explicaremos aquijporquc efte
35 i H istoria
fue el origen de la mala inteligencia,que fóbre*
vino defpues entre el Duque, y el Cardenal.
Don Diego de Mendoza,fegundo Duque del
Infantado i fe avia deípofado con Doña Maria
de Luna, hija del Condeftable deCaftilla Don
Alvaro de Luna ftuvieron por hijos a Don Die­
go, que facedlo cn el Ducado, y á Don Alvaro*
que como fegundo, no tenia que cfpcrar 4 íino
una pequeña porcion de laherencia de fu her-
A lí. mano. Su Madre, que veia en fu hijo un buen
Gwn. natural, y que amavaen el el nombre , y la fe-
^ ‘I* mejanza4el■óonÜeftabÍe,fuPadre>lc avia dado»
de confcntimiento de fu Marido , un Eftado
confiderabie , que le pertenecía en propiedad;
Don Alvaro, con la fegurídad de efta hacienda,
fe defposó con DoñaTerefa Carillo, de la qual
tavo á Don Gonzalo , que avia concertado el
cafamiento con Doña Juana de Cifnepos. Efte
era k quien le' tocaya la Donacion de fu Abluc-
lo , defde que eftuvo en edad de poderla gozar.
El Cardenal avía contado fobre efta hazienda>
íin la qual el partido no era conveniente. D ef­
pues de la muerte du fu Padre,y de la ceílacion
de efte tratado, el Duque del Infantado fu Tio,
y fu Tutor, fe quexava a Doña Maria de Luna,
fu Madre, que vivía aun, diziendo , que la avia
defraudado de una porcion de tierras grande,
que naturalmente le pertenecían,como Primo­
génito de la Cafa. Reprefentóle k efta buena
Señora,debilitada por íu mucha edad^que aun
podia diíponer , y que íi quería gratificar a al­
guno de fus hijos 5 le ofrecia erigirlo cn Mar-
quefado , que feria buena dicha para la Fami­
lia. Que en quantoa fu Sobrino Don Gonzalo,
no
D el C ardenal X iííéh ez . L ib . I I I . j / j
Tío reñía neceflidad , defpues de la alianza , que
avia hecho; que fu Suegro era muy rico , y que
el Cardenal lo podía to d o , que tenia teforos , y
eftava empeñado por fu elevación en hazer biert
al Marido de una Sobrina , que amava tanto i
pcrfuadió á fu Madre con eftos dífcurfos : ena-*
bióíe a pedir el adfeo de la donacion , rafgófe, y
lt hizo hazer otro j en que fubftituia á los hijos
del Duque, en lugar del Nieto*
El Cardenal , advertido íecretamente de ef­
ta cavilación 4embió algUnós de fus amigos par*
ticulates ¡ prudentes 3 y dieftros » k Guadala-
jara , para pedir al Duque la memoria de la ha¿
¿ienda de Don Gonzalo , de quien era Tutor*
Bu feava el Duque todos los dias nuevos pretex­
tos pára eludirla demanda del Cardenal ¿ y por
diferir el darle cuenta de los negocios de ítl
C a fa , efperando , que con lamoleftiá deVér U
dilación de efta boda , fe contentaría > al fin,
con aver hallado para fa Sobrina un joven Se­
ñor, que prometía grandes efperancas, y que lie*
Vava a fu Familia ima Iluftrc, y antigua Noble*
<¿a. Efte Prelado reconoció pOr eftas dilaciones AtbUs
y » _i . . rt. . ^ mala fcé dcl Duque,
manera de fu procedi-
miento , le mando dezir , que Don Gonzalo
no tenia m as, quetreze años , y fu Sobrina ape^
ñas doze , y que 110 convenia efeétuar el cafa*
miento , y íe deshizo afli el tratado*
Don Bernardo, Conde de C oruña, de lá rtii£.
tnaCafa de Mendoza > conociendo el crédito
del Cardenal, de quien el tenia neceflidad, tan­
to por fui principales Lugares que eftavan en la
vezindad de Toledo , como por las controver*
Z
554 H i s t o R7 a
¿ a s , que avia tenido , mucho tiempo avia , con.
el Duque del Infantado , reíolvió entrar cn efte
tratado : explicólo abiettamente a ílts amigos,
efpccialinente a los que podian infinuarlo k eñe
Prelado , al qual ofrecía a fu hijo primogénito,
heredero de todos fus bienes. Era cftc un parti­
do, que los principales Señores de Efpaña Lo buf-
carian para £us hijas, tancopor la Nobleza de Ja.
Caía , como por el Condado de Coruna , que
era de grandes derechos , y rentas. El Carde­
nal recibió efta piopoficion con grande gozo,
y con codo no fe adelantó , rezelando , 110 le
pfdieíTe una dore muy rica , y ponderofa, mas
de loique.conveniaaun Át^odíI^O fevero, y re­
gular , como el era; pero ademas de que no fe
le pedia alguna condicion, ju zgó , que la protec­
ción de efe. Familia le podría fer algún dia ne*
ceílaiia, y creyó, que la Providencia de Dios le
prefentava efta alianza, para el luíiie de fu Ca­
la, de fa Ufñverfidad, y de muchos Monafterios*
que avia, fundado* Con efte penfamiento con­
cluyó efte tratado , que Dios bendixo defpues
cn una dichoía pofterid»d.
Los Pobres de fu Diocefís no ruvieronoca-
fion de llevar mal el bien , que acabava de ha­
zer á fu Familia ; porque aviendo Tábido > que
el Pueblo de Toledo padecía penuria de roan-
tcnimiemoSjporque los Mercaderes avaros com-
pravan todos los trigos , para revenderlos mu­
cho mas caros s quilo por fu caridad remediar
eñe deforden. Hizo llamar a los Magiftrados de
la Ciudad , y les perfuadió i hazer fabricar Gra­
neros públicos, como lo avian practicado los an *
tigaos Rom anos, y les dió de una vez quare&>
D e l C a r d i n a l XitífcÑft* T ib . I I I . 3j j
ta mil faneg as de trigo , paira ponerlas , y di lí ri­
fauírías codos los años , fegun fns ñécelíidades. ^
Encorgó efte cuy dado á los mifmos Magiftra- c 0m,
dos , que paira dar teftimonio de fu reconocí- ¿¿¿.5.
miento al Arcobifpo, le fundaron un Anivcrfario Pe~
anual eií lá Capilla dé los Mozarabes. Defpues
de eílo hiziérbn recitar publicamente un Pane-
giricó ci* honor dé ertd bienhechor : y en la
nifryor earéftía dé tr ig o , quifo que fe vendiclle
aV preció mas báxo , y que ¿1 dinero que- fe fa-»
caílH, íe erripléaíTe eri mantener eíla provifion} &
fin dé qufe al Pueblo no1 lé falta(Te cofa alguna.
Eftbbleció el mifmó'órcten, cliizb las m ifinas li­
beralidades enToidélagüii 1 , Gifueros , y Alcalá
de Henares , dónde íe le pufo en elfrdñtiípicid
de la C afad t la V illa eftád¿ífeiípcioii.' -
Q V t L A L L V V Í A ítfX fN D E N Ú E S tilO S
C A M P O S . Q p E E L C A L O R ÉOS A B R A S E ,
S I E M P R E ES G R A N D E A Q J J l L A
C O S E C H A , P OR L A M V N I F I C E N C 1//,
r C A R ID A D D E N V ESTRO P A S T O R .
Eh efte tiempo el Papa Julio 1 1 . fcntidocon-
tra bí'Frtitítíá, y fusAb'adós,abufando dti poder,/
qué Dfds aVíádado, yhaaíicndalc fervíí a fuá
pallíonés pártículáres, llegó haílá el éftrcino dé
queret excbmálgárk los Principes , y de fpo p i ­
los dé fus Reynos. La grandeza de Luis XII, le
aíTeguró de eftas vexáciones , y la Francia fe
mantuvo con fus propias fueteas, fin temer ¿ ni
de la violencia del Papá * ni de ia ambición dé
aquellos , que avian querido aprovecharfc , in­
vadiendo a efta Corona. Cayó el rayo fobre
Juan dé Albret, Rey de Navarra *■que 110 tiendo
próvido para guardarfe de eftas lorprelasi, ni tan
356 H istoria
poderofo para defenderle contri un vezíno
armado, y can folicito cn todas las ocaíiones de
poder engrandecer fu Monarquía , avia íido
excomulgado , porque Te avia unido con el
Rey de Francia , y fue privado de fus Efta-
Zurir.
íf¿.g. dos , por el pretexto de que avia contribui­
a t p .i y do k la convocacion , y congreíío del Con­
ttm.6. cilio de Pifa , contra la Santa Sede. Don Fer­
nando , en virtud de eíta Bula de excomu­
ir* lié.
¿o.f.S. nión , que Te creía averie embiado el Papa
Tecrecamcntc , antes de averia fulminado,
hizo abanzar Tus tropas fin ruido , y Te pu­
fo en eftado de atacar al Rey de Navarra, con
quien vivía en buena inteligencia. Sentía bien
cn Tu conciencia la injufticia , que iba a hazer,
y no dudava , que le pudieíTen repeler Tu in-
vaTion. Para efto avisó al Cardenal Ximenez,
que vinielle a bufcarle á Logroño , donde ef­
tava , para autorizar con íu prefencia , á lo
menos con Tus Vaíallos , unaGuenca , que no
eftava bien fundada.
El Cardenal quiTo antes paflar las fieftas de
PaTqua en Toledo , y componer algunos ne­
gocios , que ocurrían en Tu Diocefis, Defpues
de efto partió a buícar a íu Mageftad : Tu Hifto-
riador aflegura^que decuvo mucho tiempo el de-
lígnio de Don Fernando,aconfcjandole}queten-
taüé todos los caminos de la blandura > y de las
perTuafiones , y de dar al Rey de Navarra tiem­
Jtlb. po de reconocerTe , y de rcconciliarfe con el
Cem. Papa } pero el Rey Católico > que avia tomado
ai/-*}.
todas Tus medidas, y que no quería, que Te paf-
íáfte la coyuntura, hizo abantar con poco ruido
al Duque de Alva, azia Pamplona , e imbió una
Ü el C ardenal X imenez. L ib. I I I . 357
Ernbaxada al Rey de Navarra , con pretexto de
pedirle paílo por fas Eftados, para el Exercito,
que intentava llevara laGuiena , donde avia
de encontrar la Armada lnglefa , a fin de ata­
car á Luys X I I . enemigo declarado de la Igle­
íia , cuyo Reyno en adelante pertenecía al pri­
mero , que Lo pudiera ocupar. Efta propo lición
pareció tanto mas extraordinaria , quanto tam­
bién pedia , que debía darle algunas Placas > en
íeguridad , para la retirada del Exercico , aun­
que la empreífa Le falieíTe bien» ó mal, y Le liazia
entender, que en cafo de reufarlo , era mas fácil
de executarla fentencia del Papa» contra Navar­
ra, que contra la Francia.
EL Rey de Navarra comunicó eftas demandas
& los Eftados, queeftavan juntos cn Tu déla, y
reípondió , que tenía deíígnio de quedar neu­
tral. Que fe empeñava de no dar paíTage i las
tropas ácl Rey Chriftianiííimo , y que no feria
jufto darle al Rey Catolico. N o fue difícil def*
cubrir las intenciones del Rey Don Fernando :
pufo prontamente algunos Soldados cn las Guar­
niciones , y defpachó Correos k Francia ; pero
fiie todo muy tarde. Durante efta negociación,
un Prebendado de Pampiona pufo en las ma­
nos de Los Embaxadores de Efpaña, un tratado,
concluido entre la Francia, y Navarra , cuyos
artículos eran : que el Rey de Navarra fe opon­
dría al paííage de Don Fernando > quando qui-
íieíTc entrar en Francia : que atacaría á Efpaña, Pc¡¡
íiempre que fuelle requerido : que Luys X II. Mártir
por fu parte , daría al Rey de Navarra el Con-
dado de Fox , que poíTeia entonces el Duque de
Ncmiirs 3 hermano de la Reyna Germana : que
358 H i s t o r i a
Zuñt% fe obligava i .mantenerle , como convenía k fu
lib. 10. Dignidad * y poder Real 3 f1 fe ponía debaxo de
e*M- fa prptecqion, y de emplear todas las fuergas pa-
^ ’ r?. restablecer ala Reyna Doña Catalina., fijiMu-
Gom. ger } en la herencia de Hj Padre , haíla Dut^os,
W -í. iegen los an tigás limites dcl Reyng. Ej Pre­
bendado aflégurava , que eíte papel ^via fido
hallado entre los Papeles del Secretario de Na­
varra : que ;e¿ &ey avia muerto ,púr fu rpanq^jhal­
iándole con fu Daipa : Don Fe quando hLzp leer
efte tratado, cp prefencia de todos los Seno es
de la Corte. <E1 Cardenal, que halla cntonocs
3vi a llevado las qo/as con dub^ufa, íuc <¿e pare­
cer, que íe debían prevepir ¿a$ de
Cita Liga , y no djferir mas la Guerra. F.ue lue­
go un Rey de Armas a declararla, y el Duque «Je
Alya, tuyo orden de marchar a Pamplona, don­
de tenia un Partido a fu deyocion, li^go, que fe
pude lié a la vift^ confij Armada.
Juan de L^fcric, avia juntado algunas tropas,
y Monfiur de la Paliza, avia venido a jjúitarfelc
con lo que avia podi4o recoger de las de Fran­
cia en eíta qcafion, Corrió rumor , que eítavan
apoderados de los desfiladeros , y que avian en­
cerrado al Duque de Alva en las Montañas. Ef­
ta nueva dió grandes inquietudes a Don Fernan­
do , y a todos los Señores, que e(lavan con el.
El Cardenal le embió a Santíllo, para divertirlo,
defpucs de averie prevenido lo que :avia de de-
zir. Hile era un hombre dezidor, y de buenos
chilles y eftimado dcl Cafdenal , porque ha-
blava cofas ingeniólas , fin ofender a perfqna.
Vino a íajudar al Rey > y le pidió licencia para
ir a librar al Duque 4 e A lya, y dar cintarazos a
D el C ardehal X imekez. L ib . I H . 359
tos Francefes. Deípties de efta placentera con-
verfacion añadió, que él tta muy valiente , y
que amava mucho al Principe , y á !fh Patria.
Luego le dixo el Rey riendo : S i tupre amas*
Samilto ¡ y eres tan valiente » corya diz.es , como
tjlasfin hazer algo , fiando tanta gente valerofa e x . .
pone la vida por mi férvido ? Los Señores de la
'Corte entendieron , - que efta era una repre­
sen fion , que les hazia, y partieron en la maña­
na a íiti^r «1Pamplona i lu preíencía redobló el
ardor de los Ejjpañcfles,y<:bntríbnÓ mucho cn la
conquisa ¡áéefte R!eyii£ Una podftWfa facción
fedeícubrió én fu favor, y la mayor parte de las
Ciudades abrieron las puertas fin refiftcncia;yno
teniendo el Rey de Navarra baftanres fuerzas pa­
ra opoqerfc al enemigo,ni baftante autoridad pa-
Fa detener a fus Vaííallps ,‘file Conftreñido a re-
fügiarfe en los Eftacfos , que tenia en Francia.
Don Femando , que avia prometido al Pa­
pa yque le iría a foconer , y al Rey de Inglater­
ra a atacar la Givena , fe efeusó como pudo
con el uno, y el otro , y creyó , que la conqui- Zurita
fta de tín Reyno juftifi,cava cnterarnente la ir- W.iq.,
regularidad de íi; eraprcífa ; dió todos los or- c*p-iX>
denes neceítksios para confervar lo que acabava tom' 6'
de adquirir , y ffc filé k buíczr a la Reyna, á
Carreon^llo, cerca de Medina del Campo ; pe­
ro como Dios no permite el lleno de los gozos
de efte ^undo , a que íucede ordinariamente*
que los que fon dichofos fean atormentados
ae la propia dicha , cayó efte Principe cn una
melancolía mortal, por 110 tener hijos cn fu
íegimdo Matrimonio. Avia tenido antes de la
Reyna Germana un hijo , que murió, luego*
Z 4
H is to r j.a .
que nació , y defpues viendoíe en una edad can*
lada, y por pera paree debilitado , por los excefc
fos de h juventud , tenia poca eíperauca de
Ped. dexar fucellores para los Eftados , que. avia
.conquiftado. Confutó a los Médicos fobre efto:
¡¿¿,.16, prometiéronte un remedio , que le haría , co~
AH>. mo rejuy^ecer por 3lguntiempo>y le procurava
Com. lapoftepd^d^que defeava ardienteraente.La Rey-
nadiípuíblacompoficion de una bebida,, y def-
í¿¿. 10! Pues ¿chavería preparado con algunas de fus Ca-
mareras, ella milma la prefentó al Rey , que to-
mandob,fe halló enfermo luegPjíea,que efte re­
medio fucífe muy violento para lp Cuerpo feco,
y débiló.que_ no íe.huvielle.obíérvad^ lo que
.(os Mectico^ avian preferito, folamence oc^üonó
gran debilidad en Don Fernando, y cayó en un^
melancolía iníoportable.
El Cardenal eftuvo algunos meíes cerca del
Rey,íín olvidar quanro podía contribuir a fu con­
fue lo,: coda lajuvcntua de U Cortej£%jffíjpeíió a
hazerlf en. Valladolid el divirdiníeñto de Tor­
neos, y correr langas con magnificencia excraor-
^ leí diñaría. Don Aloufo de Mendoza,Conde de Co-
^'l7' ruña , que acabava de defpofaríe con la Sobrina
del Cardenal,que fue uno de los mantenedores,
fe feñaló por fu magnificencia,y deítreza : fus li-
1ibreas eran ricas,y galanresjfus criados preciofa-
mente vcíÜdos,y entró en el Teatro con tan bue­
na gracia , que aunque no llevó el premio dcl
Torneo,fue el principal,que le iluftró.El Rey prc-
fidíó en efta fiefta, teniendo la Reyna á la mano
dcrccha,y el Cardenal al otro lado:porque no ob-
ílante quaíquiera motivo de regularidad,y decen-
^ia/jue pudo alegar,le pidió el Rey,que aíftítief-
D el C a r d e n a l X i m e n e z . L i b . III* j£ í-
fe,y el Conde de Coruñafe lo fuplicó inftantiffi-
mámente, Eftc joven Señorhizo Lin gafto cn efta
ocalion de fiete^mü ducados ; el Cardenal juzgó
bien , que le tocavan los honores de efta fiefta, y
defpues de averie mDÍliado,que fola fu juventud
le podia di (culpar, efte excclTo , y que convenía
fer mas provido en Lo vcnidciOjdtó orden de que
le ]leva líen otra, tanca fu,ina,y como Don Diego
López fu Mayordomo , le reprcntalTc , que era
gran/gafto para un ,pequeño divertimiento , le
reípondió : Q t i t q i u x . J & p C ' j el joven ,yfe ha
dejpofadocon nwjíf* Sobrivajjfi »o;1? [oforiere tnos
mtendrum par ViSanos , y graclst a Dios no-1*
fo m s en nada ; tjls na es gran exceffo , y m fe ha
perdida el gafto , pues fe ha diberudo el Rey* >■ ____
Aviendo muerto Julio II. pot^efte tiempo* *A¿o"
fue elegido León X. en fu lugar: efte Papa quQ i j 1 3„
tenia el coraron noble , y elcVajio.*, y qi*e:favo- Mb.
recia las buenas arces >emprendió, defde el prin- Gom.
cipio de fu Pontificado, el continuar el gran
fignio j que fu l?rcdeccíIor avia comencado , y
hazer acabar la famola Iglefiade San Pedro, que
?s tenida oy por una de las mayores Obras dcL
Mundo : hizo bufcatlos Arqui tedios , Efsulco-
res, y Pintones mas celebres : y porque fe ne-
celTitó de caudaL immenfo, y no fe hallava en
eftado de hazer tan grandes gaftos, embio k
Efpaña ciertas Bulas, que hizo publicar de con-
fentimiento del R ey, por las quales concedía
grandes gracias a Los que dieran dinero para efta
Fabrica. El Cardenal zeLofiílimo de la difciplina
de la Igleíia, no quifo jamas recibir, ni publicar
ellas Bulas en fu DIocefis, y refpondió á los que
lo cftrañavan : Que alabava k les ¡jhc con fincer*
yéi H isto ria
piedad contribuían con fm bienes 4 efte Santo Edifi­
cio ; pero que no podía aprobar, que par una Itmofna,
que Achia fer pura , y gratuita f e favoreeiejfe ala
relaxado» , difpenfando en las cofiitmbres antiguas,
y obfetvancias de la Iglefia, Dixo fu didHmen al
Rey , y efcrivió al Papa con prudencia , peco
con chrifHana libertad.
Quando el Rey fue recobrando un poco de
fú Güud , íe bolvió & fu Diocefis pan hazer
©bíervar en fu Univerfidad los DeCiecos , y or­
denanzas del Concilio Lateranenfe, que Julio II.
comentó } y León X. concluyó. El mifmo llevó
a todos fus Colegios dos Decretos de efte Con­
cilio , tocantes £kihftm ccÍon de la juventud.
Lo primero ordenó á iodos füs Maeftrós , que
eníeñaflen á fus Difcipulos, no folamentc letras
humañas , íino también todo lo que mira al co­
nocimiento de la Religión , y a las reglas de la
diíciplina chrÜKana , cómo fon los preceptos de
la Ley , los Artículos dc ktF ¿, las formas de la
Oración , las tradiciones dela'lgteíia, los exem-
plos de los Santos, focados de Autores aproba­
dos , fobre todo los Domingos , y Fieftas, en
que folo fe avian de leer lecciones de piedad
ufando de ellas en la Miftá » Sermones, y Ofi­
cios Divinos, fegun el efpiritu, é intencio­
nes de la Iglefia. Lo fegundo, prohibió á los
Eftudiantes que tienen ordenes Sagrados , em-
plearfe mas de cinco años en los Eíhidios de
Gramatica, Diale&ica, Filofofia, y á los Regen­
tes d tolerarles mas largo tiempo en tos Cole­
gios públicos, fino es, quequifieflén entrar en
los Eftudios del Derecho Canonico3 ü de la
Theología.
D el C a rd e n a l Ximemez, L ib. III, 363
Para excitar a los ProfejTores en profeguir mas
a g r a d a b le m e n t e , y cumplir con íu obligación,
les procuro todas las comodidades de la vida,
fabricándoles tres Cafas del Campo, donde pu-
dieflen ir los dias de Vocaciones a dívertirfe,coh
honeftas recreaciones, de la moleftia 3 cjae dá
la continuación dél trabajo en la initiuccion de
la juventud.
Por cite tiempo , que era a principio de Ene­
ro , partió eLRey cíe Madrid, para ir a dcfcanfar,
y divertirfe , lexos del ru id o-,yd é los emba­
razos de los negocios * certa dé Segóvia, donde
el ayre es bueno, y templado, y propio para la
ca^a. Paffió por Alcalá de Henares,:donde cftuvo
algunos dias, y el Cardenal, que no avia aun
recibido la honra de verle en fu C aía, defpues
de la conquifta de Oran j le recibió con gran
magnificencia, y bufeo todos los medios para
alegrarle ; porque no penfava-ya fino en reco- c,om.
brar fu falúa, y no eftava en eftado de hablar de J/é.4-
negocios. Efte Principe, qne tenia emulación,
y averíion eftrema contra la Francia , y que por
otra parte amava las buenas letras, aunque 110
las avia eftudiado , fe avia complacido mucho
de que el Arcobifpo eftablecieííé en efte Reyno
una Univeríídad, cuya reputación pudieffe igua­
lar k la de París. Avialé muchas vezes alabado
el cuydado , que tomava en hazer florecer las
Ciencias , y el Arcobifpo le refpondió, que en
tanto > que fu Mageftad ganava Reynos , y
formava Capitanes, el trabajava en fórmale gen­
tes , cuyo efpiritu honrarte i Efpaña, y fir-
vicílc h la Iglefia. El Cardenal, aviendo entrado
por la mañana , como acoftumbrava , cn la Ca-
364 H i s t o r i a '
mará dcl Rey , para proponerle alguna deten­
ción a fu jornada , le dixo el Rey muy grata-
menee : Topajfare defines de camera vifitar pueflros
colegios yy a cenfurtir vuefiras Fabricas. El Carde­
nal aviso luego a los O ficia la , y les dió orde*
nes para recib iri fu Mageftad. Los Do&ores
fueron convocados, y una numerara, y regozi-
jada juventud ie efperó en las Aulas Generales
<lc la Univeríídad.
El Rey, acompañado del Cardenal, fiie luego,
defpues de comer, y fe admiro de ver la gran*
deza, y hermofura de ellos Edificios. Atendió
a fu difpoíicion, dilatación, y íimetria, y dixo
al Cardenal : avia venid^para cenfurar fm
Fabricas ¡ .pero que tío pedia dexar de admirarlas*
Aviendo cambien defeubierto muy lexos Opa
Muralla de cierra , que avia hecho para baila,
que íirviera como de Clauftro a los Colegios,
le bolvió azia el Cardenal a y dixo : M irad,
que me parece poco durable para ufíáObra.» qtté
teneü di{ign\o de haberla tterna.Ex j¿&yla(l¿cfpon-
dió el Cardenal v pero quando fe efta en la edad,
que jo tfioy , no fe ha de perder tiempo ; pero lo
que me confuela , e s , que Vuefira M ageftad , y fus
¿efeendiemes batan , algún dia , de marmol las M u ­
rallas , que yo he fabricado de tierra. Defpucs de
aver viíitado todo lo exterior , quifo Don Fer­
nando entrar .en el Colegio mayor de San IIde-
fonfu. Salió el Rejor acompañado de los Doc­
tores de las facultades con fus Ropas , y To-
gas, y los Bedeles iban delante con fus Mazas,
con mucha gravedad , y aviendo advertido los
Uíicres del Rey,les gritaron quede^aíTcn las Man
245, ó las baxafleu en prefencia de fu Mageífcad i
D el C a rd en a l Ximenez. Lib. IIL 3<?x
pero el Rey quifo , que marchaíTen como acof-
tumbravan, diziendo : Qne U ZJniverjídad rx
como vn Reyna , y qne los cfpiritHt no f t dtf rren­
clavan del fuyo. En el tiempo, que el Cardenal
daba las gracias k efte Principe de la benigni*
dad con que los tratava , y el honor, que les
hazia, el Retor fe echo k fus pies , y le pidió
la mano para befarfela refpetofamente : el Rey
le admitió con mucho agrado, y entendió, que
le pediría alguna gracia, entonces el Cardenal,
que 110 quería perder ocafion cn dar alientos
a fu Recor, roeó al R e y , que le quifieííe dar
alguna breve audiencia, á fin de que Le dieíle
cuenta á fu Mageftad del eftado , y progresos
de efta República floreciente. Don Fernando le
efcuchó con afabilidad 3 y por no faltar 4 con-
fuclo alguno, quifo ver todos Los lugares , don­
de fe eníéñava, y en una palabra, quifo conocer
cada uno de los Profeílbres, en particular»
para cxcicarles k tener cuydado de la juventud,

el Fundador para con ellos. Entretanto fe hazia


de noche, y como fe creía, que el Rey faldria
prefto, los Pages tuvieron orden de encender
fus Achas , y de eftarfe á la puerca. Como eftos
Mo^os fon vivos , ¿ inquietos , comentaron á
burlarfe con los Eftudiantes ; eftos fin tener ref-
peto á que eran Gentileshombres, y que fer-
vian al R e y , les refpondieron de la mifma ma­
nera : de palabras fe vino a las manos: enten­
diendo el Rey el ruido , quiío faber lo que era j
y aviendofe informado , fe quexó de que la ju­
ventud de los Colegios no eftava bien diícipli-
$66- H i S-T O R - I Ar
nada. Sucedió efto en uno año , deípues que
los Eftudiantes de Alcalá quitaron a la Jufticia
un Maeftro de Argentería de Guadalajára , que
llevavan á caftigar á la Villa : dióíc avifo de efta
acción al Arcobifpo, que íe Contentó con re­
prehenderla , diziendo a fus amigos particulares,
que en eftas nuevas Fundaciones convenia per­
donar alguna cofa, y que los amigaos Funda­
dores da las- Ciudades por aumentar , y con-
fervar fus Ciudadanos s no avian hecho ¿arti­
go s feveros : y que cn quanto a lo demás íe
avia librado á un hombre ,■qüe no cenia gran­
des delitos , hábil-en'fu alte >: y capaz de fer­
vor : alfin íe lo llevó & fu'Gaía, yrle haiia tra­
bajar la Argentería , de q iil qüttla haierpre-*
fente a la Igleíia de San Ildefonfo. Quexa­
ro níe al Rey del grande indulto del Argobifpo,
y el R e y , que por entonces tenia alguna de-
fa^on conrra e l, le eferivió irritado : pero efte
Prelado le reípondió1, qpe efto era un primer
ardimiento de la-juventud *qtie:eonveniade-
atarla paílár, y que fe tetnplaria con el tieirtpó:
que era neceffario no delaconar efta gente jo­
ven , que venia á poblar fus Colegios , y que fu
Mageftad debia alegratfe de renér ocafion de
exercer duplicada clemencia con efte miferable>
y con los que le avian líbradó del fuplicio.
El Rey a vifta de efte nuevo deíbrden , que
acabava de fucederá fu£ ojos, acordandofe de
lo paftado , aunque tiívieífe mucho podtr con-
Jtlt. íigo mifmo j porque eftava muy acoftumbrado
G im .
iLiditn. diíimular, no pudo retente fu indignación , y
á
bolviendofe al Cardenal, le dixo : f e d , que bien
fe. «fu de mi clemencia : f i yo bUViejfe hecho cafti-
D el C ardenal X im en ez, E ib.IIÍ. 367
grir rigtirofimentea vuejhros Efiudianoes, como me­
recían , por aver atentado contra mi jujlicia, na
htevieran tenido atrevimiento demalrratara mis Pa­
ces en mi prefencia, Apenas huvo acabado eftas
palahras, quando entró el Conde de Coruña , y
d ixo, que era cofa ligera, que ya eftava todo
foííegado* Al Cardenal le tocó muy adenno e l
modo con que el Rey le habló, y le dixo con
refpeto': No ay , Señor , hajialaOrmiga, ftiien no
tenga fu colera, quando le irritan : qnalqwerafc
defiende ycomo puede y quando le- aprietan : áevenfe
reftetar a los que tienen eibetar defertñr a Vuefir*
jfiajrejíad : pero efte henar los deve baqtr mas aun*
tos , jjpdetenidos: fue necejfaria, fin duda , mucha
violencia para irritar meflros Bfludiames, y ovéis
wflo , Señor, que m a palabra del Canda-de Coruña
los hafójfegado* Bolvió el Rey. íobie. iim ifin o ,
y con fentirniento de averié arrebatado , por
una queftion de Muchachos » mudó la conver-
Cicion 3 y deípues de aver alabado la magnifi­
cencia dcl Cardenal, y la difciplina de efta U ní-
verfidad , fe bolvió á fu Palacio, y fe partió por
la mañana á Segovia,
E l Cardenal continuava fus ocupaciones, y
Ano
no. concento en velar íobre los reglamienros de
fu Iglefia, pensó, como corregir los abufos, 514*
que Te introducían en las orras. Aviendo obte­
nido un Canonipo de Avila un Breve, en el qual
fe difpenfava amílir en los Divinos O ficios, y
pretendía facar, aunque aufente, la diftribucion,
que íe dava i aquellos, que íe hallavan can­
tando las Horas Canónicas : el Cardenal, con
calidad de Primado , fe opufo a efta diípeníá:
4ío a entender al Rey los inconvenientes 3 que
3<58 Ht 5T O R I A
fucccdcrian, y le aconfejó ordenarte s para lo ve­
nidero , que rodas las Bulas, que vinieran de
Roma, fueffen embiadas al Confejo R eal, para
que fe examinarte , á fin de arajar la libertad de
pedir eftas difpenfas, y la facilidad de conce­
derlas, En él obligó el Cartonigo a ajuftar-
fe k el Deíecho común, y renunciar fu Pri­
vilegio.
Por entonces el Rey fe iba melancolizando
en Segovia, fu falud fe debilitava, en lugar
de mejorarle : iba de Lugar-en Lugar bufeando
alivio , y no pudiendo hallarle »eftava inquieto,
c incapaz de negocios, y los. Confejeros de
Eftado no íe atrevían k proponer , ni refolver
cofa algunai Efcrivian continuamente al Car­
denal , que fu prefencia era iKccífaria > y que
avia muchos deíordenes , que no fe podian ata­
jar , fin opor una autoridad , como la fuya, y
que le quedaría mucho tiempo deípues pata fus
negocios particulares ; pero no pudieron con­
vencerle. El previó el fentimiento, que tendría
de feguir k efte Principe, que eftava íiempre en
viage, que fu enfermedad íe dava tedio , y des­
confianza , y no cuydava mas > que de fu falud.
Creyó, que le imporrava mas reíervar las fuer­
zas , que le quedavan para el tiempo , que
fnelTe mas neceífario al Eftado, y que juzgava
no eftar lexos. Por efto fe aplicó con mucho mas
cuydado á dar la ultima mano k codo lo que
avia comentado para la utilidad > y para el ho­
nor de fu Dioceíis.
Pero no obftante qualquiera reíolucion, que
liuvielle cornado, un orden improvifo le obligó
á ir a Aranda de Duero. Tenia el Rey las Cor- .
tes.
D el C a r d e n a l X i m e n e z . Lib. JIL 369
tcácn Burgos, y feíintió tan malo una noche;,
que fe creyó muerto ; hallófc de repente opri­
mido con grandes gemidos, y acudiendo los
Gentiles hombres, le hallaron con.unas coiu-
bullioncs , empañados los ojos , temblando to-
.do el cuerpo, perdida la habla, y conocimiento.
Creyóle , qne efte accidente le avia fobreveni- red.
d o , por aver dormido con las ventanas de fu Manir
tt> ífO»
Camara abiertas, y que el ayre frío, y fútil de liíT.lS.
Burgos le avia trafpafládo, Los Médicos le fo-
corritron>y le manifcílaron ítl peligro con mu­
cha pena ; pero en fin recobró tmpocx^el efpi­
ritu , y quando fe halló en eftado de tomar la
Litera , íc hizo llevar á Aranda : de allí deípachó
un Correo al Cardenal, rogándole viniefle con
diligencia i porque queria cmbiarleá preídir las
Cortes , entretanto, que ia Reyna Germana iba
á las de Aragón. El Cardenal íe vióobligadp
a partir, y el dia que llegó el R e y , que no po­
dia moverle , íe hizo meter en fu Litera, y le
fue á cfperar fuera de la V illa, fegun fe coftum-
bre. Confirieron un rato , y el Cardenal fe fue
por la mañana a Burgos.
Los negocios eítavan punto de terminar­
ía 3 quaiKwal^ej^k: fpbrevino uoa inquietud»
caufada de la gtan trífteza de la enfermedad,
y defeo de fu. curación. Bolvióíe a Segovia,
donde creyó , que el ayre era lilas puro , y
templado , y de allí quifo pallar á Acagon. Los
Médicos , que no renian mas remedios ,qtie.ha-
zerie , le coníolavan , y difmimuan el achaque.
Hizicronle pallar á Patencia el Otoño , por la
calidad del clima , y apenas avia citado algunos
días ¿ quilo bolverfe a una cafa de placer, que era
Aa
■370 H 1 s t 'o r i a
dcl Duque de Alva , donde entendía, divertirle
en la ca^a de [os Ciervos , pero apenas llegó,
quando le causó inolcítia. Todo lo que avia aina­
do le defplacia, todo le parecia eílrccho, y todd
Z tir it. ahogado en las Ciudades , y dczia á vozes : LU -
¡ib. lo , vetirne 4 1 Campa , que no ptcAo vivir „ fino tndtfcu-
bierta Campana. Una amigada melancolía con­
traída de k& males , que ¿I tenia , o lenria, y un
calor exgefllvo de entrañas, k caufavan citas
inquietudes.
- Entretanto el Archiduque Carlos avia teni­
Año do por muchas partes noticia de 1¿ enfermedad
i j i ; . de Don Femando : avisófcle , que eftava con
peligro ,; y que el mal era de tal calidad , que
•fe le llevarla en poco tiempo > que tomafíe fus
•medidas , y que aftéourallé los Reynos , en que
• avia dcfiiceder, para que no íe le fruftraííen fus
’ eíperancas, Para prevenir^ fobre efto deítiicha-
do fue ello, el CoHÍej® de Ftandes avtía juzga­
do a propofít» crabiar a Efpaña a Adrián de
' Utrecnt, Dean de Lobayito, Maefttro-del Archi­
duque , con pretexto de proponer el C aim ien­
to de eíle Principe , co». la hija de Luys Xll.
Rey de Francia. Pero fa inítruccion feereta ,
que llevava, era» que obfervaílc lo que paafá-
•va en k Corte de Efpaña, que dieíTb avifos
ciertos del Eítado dcl Rey Don FernaHdo, y
que en cafo de muerte , tomaíTe po ticilio n del
R eyno, y le govcrnaííe, íi fuctfé ívecellario,
haíla nuevo orden.
Dieronfele Poderes amplios para todo efto,
encoLTtendadole el ftereto íbbre todas las cofas.
El Dean Uegó el mes de De^iembre, y fae
recibido honorificamerrte en la primera audien-
D el C ard em al Ximenez.' L ib. III, 37 c
cia ; pero , 6 porque no fe dió á encender crv
proponer los negocios , ó en pedir los confenti-
micnros , Don Femando , que tenia el efpiritu
penetrante , y que fu enfermedad le haza mas
ioipecholo , dudó mucho de la verdadera caufa
de fu Embaxada. Miravalc como á cfpia, y
quando Adrián folicitó fegnnda audiencia, le
rcfpondió con enfado : Que quiere ? Viene a f t - Zutlt,
ber , fiyo me muero ? D evdíe >que no me •uea ey.
Viole pocos días defpues, pórconfejo de fus
M¡n¡ftros , y le d ixo, que no fe porcava bien -
para tratar negocios con fu Mageftad, que fe re-
cirade a Guadalupe á el Convcnco de San Geró­
nimo , que luego , que lo permitiera fu falud* le
haría llamar; nombróle Oficiales, en apariencia,
para fervirle; pero, en efeto, qran para guardar­
le , y para impedir, qoe fu Familia., que Le era
fofpechofa j ño tuviera comercio con el. Poco
tiempo defpues trató con un Mini ítro de Los
medios de aparcar de la gracia del Archiduque it
Xeures, que le governava , y Le avia difplaeido
en diverfos encuentros i pero fu intento no tuvo
el fuceífo , que efperava.
EL Cardenal cftava entonces en Alcalá.., á.
donde avia idü defpues de aver preíidido la3
Cortes de Caftilla cn^ Burgos, H1 Rey en las
conyunturas prefentes defeava aducho tenerle
configo, porque ni tenia bailante libertad de ' ^
efpiritu, ni vigor para los negocios , y teiujíi,
que los Grandes del Reyno, que le vetan róQfjr>
le delamparalíen , como avian hecho otras ve-
« s , y hizieíTen liga con Adiiart. Eícrivi.óle
muchas Carcas para obligarle a venir , y cfi car­
darle del Govietno , y quy-dado de los nego-
A*. i
37« H istoria
cios. El Cardenal Jcíco mucho afüftír al Rey>
d i efta efh'unidad ; pero creía fer fu prefen-
cía mas necertaria en donde fe hallava ; por­
que algunos Señores de la vecindad fe comen-
cavan á inquietar. S^via, por otra parre, que los
Flamencos defeaVan con impaciencia góvernar,
y fentian enerar a que Don Fernando murieflé,
íi la enferrhcddd durava j pero, fobre codo , no
quería hallarfe en la muerte del Rey temofoíb
de que no le nombrarte Governador del Reyno :
rio Fe entendió, que cíloera por fu propia pre-
funcion, fino por la buena opinion , que efte
Principe tenia de ¿4 . • •
-' Siempre ftrfpbnHiÓ al R ¿ y , que.no fe pondría
eii camino i fiabfólutamente lo defeava ; pero
que fu vegez no le permitía andar de Ciudad
cn Ciudad : que fi fu defignio era de ir ázia las
Cortas de Granada, y Malaga-, como corría voz,
Je rogavaconíidcrallc, que era. importante dexar
en el coracon del Reyno alí*U«&pcriona de con­
fianza : y cn quancb al reíibiitTieáka>i.que fu Ma­
geftad jivifava, que ffvla hecho ai Embajador
del Archiduque, creía,qne avría obrado, feguu
fu prudencia'órdinaria ; pero no aprobó loque
avia fabidó por otros, que le Huvieffc defterrado,
y puerto Guardas ¿ porque íe debía entender,que
un ombre de bien , como el Dean de Lobayna,
¡rio venia á turbar el Eftado. Eícrivió , al mifmo
Tiémpo, a Adriano Cartas de Urbanidad, por las
quales le dava rertimonio del gozo -, que tenia
por fu artibó a Efpaná , y que ífrpefava de no
averfe halladó cn la Corte para gozar de la con-
verfacion deuna períona de fu:crédito, y inerir
to.i y le artéguró , quc-iria á verlé quando el Rey
efcogíeíle morada £xa.
D el C a r d i n a l X i m e n e z . L i b . III. 37$'
* En efte mifmo tiempo, viniendo la Réyna
Germana de las Corres de Aragón , pafsó por
Alcali donde el Cardenal la recibió , y traró con
magnificencia Real : efta Princeíá amava tanto
los placeres, que aunque fe mirava cerc¡a*;áe
perder á fu Marido, y toda fu grandeza con el, fe
regoztjava con lo prefente , y 110 fe inqnieíavá
por lo venidero. Luego que fe vió en libertad
en el Palacio 'de Alcalá, todo fue juegos, y
fellines : como las Damas Efpañolas no cftavan
hechas a efte -humor , fe encertáva en fu Cama­
rín , y-danzando con las Criadas, y Damas¿ que
la fervían , y tenia acoftumbradaS á efte diverti­
rá ien to , y alegría Francefa, proCurava íacudirfe.
de efta gravedad tan contenida, qué la prcfeafciá
de fu Marido , y la có(lumbre del País laa*viáil
hecho guardad en publico. •> = i: -.. : j -j- : j
■El Cardenáltomó^rierapo p&fa ;díverarkTfii
la tnfermedad del Rey, con defignió, que tenia-
da irle a bu (car , y de las razones., que avia:
para retardar fu via^e : la Reyna le hizo ver
Cartas, que acabava tic recibir , que contenían,
é l;Rey fe Ral lava mas m alo, defpues de
IguÁos*Hasf arrojado una piedra de
grandr^ jpródipiofá V' y que avia bueico á caer
en fiis combumónss'i y le dixo , que fe iba,
á toda prifa , y á grandes jornadas , que le
Icria de gran confíelo, que la acompañarfc el
Cardenal ; pero que pues eílava detenido por las
coníideraciones del bien publico , ella fe enear-
gava de reprefentar aí Rev fus razones : pero
aunque hizo fu viage con diligencia , halló y i «l
fu Marido muriendo^ y 110 le pudó hablar, ni de
negocios eítraños , ni de los luyos.
A a 3
j74 H istoria »
Defpues de aver corrido eíle Principe to­
do el partido , que confina con Portugal, por
caufa de que el ayic es puro, y fano , hizo amen­
to en Ti uxillo, y queriendo pallar adelante, fue
obligado á quedarfe en un Lugar defconocído,
llamado Madrigalejo, compucito de algunas Car
fas j y una Granja de Nueftra Señora de Gua­
dalupe* Cayó en un grande desfallecimiento >y
conoció que fu nial era fin remedio, y que
podía vivir pocos dias. Cuéntale , que en una
Jíia» ocaíion pronoílicavon, que Madrigal le feria
A manió fu 11cfto , y que llevava iiempre eíte prefagio,
y.*"™’ apartándote4 e la Villa de Madrigal en Caílilla,
C a r io ¡ c u **1° tino huvielít de morir cu otra parce : y
y, no aviendo podido evitar fu deftino, murió en
jill*. un Lugar c^lí del mifmo nombre. Muchos cn7
Gcm. careciaJi en efte fuccllo la ciencia de los Aftro-
; k>gos i pero los mas fabios ponian efta predic­
ción en el numero de aquella? , que fe intentar!
autorizar por íucellbs íqniv^cp^, tme fe expJican
iiempre fin Autor, y fe-ajuftan 4 ctpWp»tqHe/Jun
pallado los íu.cellos.
Gomo quie¿a.-q-ua fea, Don Fernando no avia
puefto aun orden en fus negocios s y concien­
cia : acordatfafe machas vezes .de eftos mi finos
males, que miraVa como Hidtfpoíicicmcs rran-
ficocias: avia confultado al principio de la enfer­
medad una Muger de ^Ipaña 9 que llemavan la
Ttd. Beata de Avila, para faber lo que avia de efpc-
tar , ó temer: efta Muger >para recompenfar la
ti¿.xj. buena opinión y que tenia de fu virtud, ó por
facar algún interés>avia rcfpondido, como con
% efpiritu de Dios >y le avia adulado con fingidas
revelaciones da conqi*iftas imaginarias : el ayu-
D el C a rd e n a l Xímenez, Lib, III. j 75
dava a engaña fe con invaginación deplorable,
y tteyciiJo coa fus viages continuos hazer creer
a los Caftellanos, que eftava bueno , hallava,
a fu modo , confuelo p ira fus males, creyendo"
hallar entera curación. El Padre Matienzo> Re- Z " r*r*
ligíofo del Orden de Sanco Domingo , fu Con-
fellor , fe pufo muchas vezes á la puerta de fu
Camara ; pero en lugar de hazcilc entrar 3 hazia, n*ti¡é.
que fe le ptcguiicatfc, ji traía algua Memo- 30- <-*/>.
moral, que prcfcntarle, y le defpedia, anadien- 17'
do , qne el turen Padre £ra importijiia , y que
venía por Tus fines , y no á habrirledc Días. EL
Dean de Lobayna , vino de Guadalupea- verle,
y deípues de averie Taludado muy dífereta-
menre, le rogó , que fe holvicra , atlégurando-
l e , que en eftando un. poco mejor iria^confe-
rircon él, . . ■
Ad virtiendo todos , íjpe e l mal ag>fttava, y ^
que no fe podian perdqr los inflantes- y los Con- -1 ( 1 $
íejeros , que le avian feguido , y los principales
Médicos le declararon , dctpues de muchas pre­
cauciones, que fu ultima hora fe acerca va y que
apenas le quedava ba(Vanre tiempo, para peníár
cn la: falud de fu alma , y; en el bien 4cl Eftado,
por cl^u%tWia trabA|^|pi;|anro. E&aadvcrten-
cia le atchiori^o, yeíltrandofe un poc^dentro
de f i, hizo venir a fu Confeííor, y fe cerro al­
gunas horas con el. Gonfeísóíe, y dió grandes Zttrit-
mueftras de arrepentimiento fus pecados. *4/'-59’
Defpues de efto llamó a fus Coníejeros, y les '
pidió fu parecer, fobtcj lo que qnedava qne
hazer para la confcrvadon de fu Monarquía.
Hizo leer el Teftamento , que avía hechtf pó-
co tiempo antes en Burgos , por el cju4 dex4 va
A a 4,
57^ H istoria
a Don Femando , íu Nieto , y hci$nano dcl
Archiduque Carlos , el Govíerno deiCaítilla3
<y el Je Aragón , y Jos tres glandes Macera­
dos de las Ordenes de San-Tiago , .Calacrava,
y Alcantara. No avií haltado en el animo del
.Archiduque toda la-faris facción , que cfperava,
y dezia twqtíe erte 'joven Principe, criado, en
Flandess' fíp vendría a Elpaña, ó la expondría a
la ambición deXcurcs y a la avaricia de los.
Tlamcttóós.
Pero fas Gonfejcros leperfuadieron » que la
injuílícía; que hazia al major de fus Nieros,
era mailifiefta » y caería en el miíinu.iaconve-
nienre , fi quería mátjtener la diípoúcion de fu
Telíameritd :-que conocía mejor > queitodos ci
humor de los Grandes de- Caftilla, y queentre
ellos d ifpL i t a r í a n el favor del Infante : que per­
vertirían fu buen narural»y que citando el Reyno
governado por un Infante, y debaxo dcl nombre
de una Reyna indiípuefta¿caeria , íin-duda, en
todos b&to'áltíslfücelfefc,*fiR^tíuiii^i^ncñor-.
edades.Cftii vínofe enfh adar efte: an jpj}«nVip£ro*
por lOj qn« cocava a los fftaeílrazgüs;, ícfolvió
no muáair¿oía alguna j porque avi.i reñido fiem-»
pre muy ritfmo amor al Infante , y juzgavaj que
íín ellas rentas no podía fubfiftir camiionor, y
fegun fu calidad. r-v: .
Los Müiiftros le robaron , que confideraíTe^
que iba á feparar de id Mageftad Regia el po­
der rangrando , que ¿l mifmo avia unido: que
dexava ’( ptíífdezirlo áfH) d Pueblo dc.Eípana
al Mayor ^ y la Nobleza al Menor , poniéndole
á la íreivte d élas Ordenes Militares : que íi el
poder de ^aalcjüifra 'd fio s tres Grandes M aek
D el C ardenal X im enez. L ib. III, 377
tres avía parecido infoportable k fus PredeceíTó-.
res, y a c í miímo , que íeria el poder de los tres»
unidos en una mifmu perfona: que deíeando te­
ner cn paz los dos hermanos , quedava entre el­
los la Ternilla de la divifion eterna , y que qui­
tándole á Fernando losReynos,qLie avia defina-
do, le dexava los medios de inquicraríc contra el
Rey , y de aílegurar las eíperaifas, que le avia
dado de Reynar , y que , cn fin , para llevar la
Monarquía al punto de la.grandeza, que avia de-
ícado tanto* convenía, que todoel crédito, y la
renca -fuelle de ano Tolo. El Rey, movido de al­
guna piedad , les dixo TuTpirando : f trnatodo firU±
pues , bien pobre; y ellos le reTpondieron , que la
mayor riqueza, que fu Mageftad podíade&rle,
era la gracia» y benevolencia de Carlos fa her­
mano : la debilidad en quefehallava enton­
ces el Rey no le permitía ihíiítír : fus refiexío-
nes no tenían eficacia ; porque , defpues de de-
zir algunas palabras fobre el punto , coníéntia,
en todo por fu íilcncio. Tomófe, pues, el Tefta-
memo original, y fe quemó cn fu prcfcncia, luí
le advimefié pefadumbre alguna:luegof e
adapcó;otro^s|Klla mayor diligencia,y brevedad,
qué fe puda^oiicl qnal elArthiduqiie fue decla­
rado único heredero de las Coronas de Cartilla,
y Aragón, de Gránada>y Navarra, con ceílion en
Períona de los tres Grandes Maeitrazqos y el In­
fante cnteramente.fruftrado de fus c/peran^as ,y
reducido á unos alimentos de cinqucnta mil es­
cudos, fobre dominios aparrados.
Quedava aún un punto bien delicado para de-
cid ir, y érala elección de una períona , i quien
íe le pudieilé confiar el Govierno de Eípaña, cn
$7$ H istoria
aufcncia del Archiduque. Los Señores tenían
tantos inreredes particulares , y fe hallavan tan
divididos enne íi , que no era poífible encon-
trarfe alguno , que Fucile a guífco de todos , y
que pudicíTc góvernar fin palfion : un hombre
de mediana clafe , no podia tener autoridad de
mandar a una Nobleza ñera > que los Reyes
avian tenido dificultad de fugecar } nombrar
muchos Regentes era partir el Eftado en alguna
manera, y exponerlo adivifiones , quecaufan
ordinariamente ladívcrfidad de confejos , y los
incereíTes parciailattS. Reduxofe, pues,a bufear
un fugeto inteligente, autorizado, fiel, juílo, y
definterefládo , que fe encatgalíéíblo de la Ad-
miniílracion , y Govierno de los Eftados de Es­
paña. -Entonces el Dotor Carbajal, gran Jurif-
confulto, y uno de los Principales Coniferos,
que afíiftian a eftas deliberaciones , y que favia
el juizio de los otros, propufo al Cardenal Xime­
nez : mofliró luego el Rey en fufemblanre com-
mocion , y lcvantandofe un poco fobre fu cam.i,
y.'trit. ^es dixo : pjo cpnactü el humor attjlero de ejle kom-
H0 . i o írre > qne no fe podra doblar j porque todo lo ÍL v á
a la extremidad f Loquereü vofotros ? Paró en
rw c^as P^bras >y deípues de aver eftado fufpcnío
/;¿.10, un Poco > fin quc alguno del Confejo le huviek
<-j¡> 14. fe oíládo replicar, proíiguió: Toda vía es ejle m
hombre reí}o 3 tiene U s irttetuianes derecbat , no es
capan de haz¿r , m jitfn r alguna mjufiicia , ni tie-
nó parientes , ni fam ilia : jera todo entero para el
birn publt<o ; y fundo hechura de la Reyna D tña
Ifitb cl , y mia. , rfia obligado, por reconocimiento,
¡t honrar nuejira memoria ¡ y * externar nuejiras
voluntades.
D el C a r d e n a l X i m e n e z . L i b . I I I . 379
La cania de efta aveirfion , que el Rey avía
manihcftado contra el Cardenal} era , fegun al­
gunos , una reliquia de aborrecimiento , que
avia mantenido en fu coraron : deípues de los
negocios cíe Oran, no le avia perdonado; porque
fav'ia bien, que le avia ofendido, y como era un
Principe de dilimulacion profunda , no avia de-
xndo de darle teftimonio de fu amiftad , quan­
do 110 avia podido hazer otra cofa. Otros de- ai/,.
zian j que en la Guerra de Navarrai¿ avia pedí- Com,
do al Cardenal una fuma coniiderable'preftada, ^ 5.
y que no queriendofe exponer á perder el di­
nero ■ , ni & tener difenfk>nes con fa dueño , le
rcípondió, que avia, hecho grandes gaitas en Ai-
cala, y que fus rentas Eckcííafticas eftavaa defti- R(¡í¡es
nadas a ufos mas píos: fea lo que quifieren, el cap.l7.
Rey , aviendo aprobado , por necesidad , ó a íL
por conciencia , lina dcccion , que el no ha- Gom.
ria por inclinación , todo el Confejo fe alegró
mucho , y fe dilataron en alabanzas dcl Carde­
nal. Adaptóle cftc Articulo dcl Teftamento, y
fe infirieron algunas otras Clanfulas , que no
acíbaVa é c explicar , aunque las firmó defpucs
Don Fehuftdo. ~
Llego la itojinnarpctt4 ft& tiempo •, pero como
fe avia juntado yst »l Confejo , y fe temía no
tendría baftante tiempo para reglar los nego­
cios, le fue impoQible ver al Rey, y 110 fe le per­
mitió, fino llorar : luego que fe acabó , entró la
Reyna ; pero efte Principe, fea, que fe debilitad
fe por momentos, fea, que la aplicación,que avia
tenido, le avia fatigado , no fe advirtió , que U
acabatle de conocer. Bolvió el Confeílor , ad-
imniílróle los Sacramentos y y poco defpues
3S0 H istoria
á 23. de Enero , á las dos horas, defpues de me­
dia noche, murió con el Habito de Sanco Do­
mingo , como avia deítado , por la devocion,
que avia tenido toda fa vida a eíte Sanco..
AíTi murió Don Fernando , el Rey Católico,
a los fefenta y dos años de fu edad , y quarenra
y uno de fu Reynado. Los Pueblos miraron fu
muerte , como principio de fus defdichas , y los
Zu ir. Grandes .y cóino fin de fü fervidumbre* Los A-
/«i».1o. ragoneíes. lé lloraron , y vieron con ícntimieu-
<-.|oo. co ^Como extinta , la fuccéfííon de fus Reyes,
porque no dexava hijos , y que la grandeza , y
Mageftad.dela Monarquía fe recogía roda a Ca-
(tilla, á quien fe unió fu JJ.eyno y codos-ios
Cmlida- demas , que Don Fernando avia ganado. Efte
ítei Principe cenia grandes calidades : era difcreco,
Rev D. valiente , hábil, político , detenido enfus ac~
¿ 1 ™** ciones , graveen fus difeurfos , templádo-enfu
c fuo- comida , modefto en fusveítidos, endurecido
¡ie-. en el trabajo , inclinado á emprelías grandes , y
capaz de executarlas. N o fo l ámente-defendió
fus EíladoSj lino que los aumencó: y aunque co­
da fu vida eftuvo coalas Armas en la mano,
mancuvo la paz en fus Reynos , y llevó fieroprc
la Guerra á las cierras de fus enemigos»
La negociación ruvo mucha parce en fus con­
quisas : prevenía por fu juizio los buenos > ó
«malos facedlos, conduciendo fus defignios con
grandes precauciones , y delvanecíendo los de
otros Príncipes, mas por deítreza, que por di­
je r a - ncm* De fu natural era fuerce ; pero luego^ue
na l¡¿>. hazia venerar fu autoridad , moftrava olvidarfe
30.c*p. de que fueíle dueño. Savia tomar , u dexar
17- Uticrcza, fegun las necesidades ; nunca fu afabi»
D el C a r d e n a l X i m e n e z . L i b . III. 381
liá.ul minoro en los Pueblos el refpeto , qne le
era debido : jamás fu gravedad difminuyó el
amor, qué les tenia. Guftava de jugar á los da­
dos i ver correr los Ciervos , y fobre rodo de ir
á caca de Garcas : quando andava en efto , no
parece, que fe acordava de los negocios, y quan­
do convenía aíüítir a los Concejos j ó marchar
á la frente de fus Eiercitos, no parece , que
amava los divertimientos : en el tiempo , que
cftava mas ocupado difiráulava, que penfava en
sus placeres , y enel.riem óo que parecía mas
ociofo } meditava en fu eípiritu grandes proye­
ctos. Echó los Moros, y los ludios de Eípaña^
protegió íiempre la Religión, con oftentadon
algunas vezes ; pero en todas congelo. Eípaña no¡t
no avia tenido, antes de c*l. Rey tan grande ; y J"an
íi algunos de fu fus fuceítbres han Udo más po-
derofos, él les ha dotado los medios áe ferio. vida ds
Con eftas buenas calidades tuvo algunas im- Cario:
perfecciones : fue defeonfiado , algo ingrato , y l'-
diíunulado , acomodándolo todo para i i , y al
aumento de íus Eftados. Amaba la jafticia ; pe­
ro procurava íepararla de fus intereíles: el me­
dio , que empleava.comunmente para ialir con
fus finesf %fue la Rcligloh , y la conducía íjera-
prc ázia fu póliric^t. TÍpso crimen áluáh de Al-
bret, de no aver feguido Los defignioi de Ju­
lio II. e hizo mérito de perfeguir a Alexan-
dro V I. con pretexto de querer reformar Las
coftumbres , y la Cafa del Pontífice. Aunque tu­
vo deíeos, y practicó nombrar buenos Obiípos»
y obfervar U reglas de la Igleíia, le obligó al
Papa Innocen cío V I I I . á proveer k Don Alón-
fo de Aragón, fu hijo natural, en la Adminiftra- tom- ¿
$Si H istoria
cion perpetua dcl Ar^obifpado de Zaragoza, en
edad de ícis años. Su buena ley fue fofpechoía
a los Principes de fu tiempo, y unque hizo
proponer por fus Embaxadorcs las Ligas , y
Alianzas , folia romper fus tratados , é interpre­
tar la palabra, quando encendía hallar mayores
Zar!., ventajas, fegun notaron algunos naturales , y
to.io. eftraños > pero fue con los que no la guatdavan
C*er¡¡ 6 ° ^ OSOtrOS‘
Los Grandes de Cartilla, no pudieron tolerar
fu dominación , y le dtfputaron fus derechos >
porque no podian confcguir Gracias , y con to­
do ello apenas fe halló , deípues de fu muerte,
con que pagar los gallos de fus Funerarias. La
Coiiquifka de tres Reynos : el descubrimiento
del nuevo Mundo ; el eftablecimienro de la Fe
Chriíliana en las Indias : la extirpación de la
Seda de Mahoma en Efpaña, fueron la gloria
de fu Reynano, pero la rebolucion de fes Valfal-
los en fu infancia : la fuperioridad, que avia
dado a la Reyna Doña lfab¿l, la indifpoíicion de
fu hija : el raro humor de fu Yerno : la av«rfion
de los Grandes ; la muerte de íu Muger : y la
mayor parte de fus hijos excrcicaíon fu valor 3 y
paciencia.
M Ȗa- Era bien h e c h o , de nn ta lle agraciado j de un
**% U b. ay te n o b le , de un éfpiricu grande , de fcn ju izio
ig ".C^ ' 5Y s y de un agaiajo graeioío. Fue lle­
vado fu C uerpo h G r u j i d a , donde eflav^ el de
la R e yn a D o ñ a I f a b c l, y los P u eb lo s de efta
P rovincia le vieron poner en d ep o líio en la
A lh a n b r á , c lp e fh c n ló lus».libre, y bien d ife­
ren te de la enriada triu nfante , que avia hecho
efeípties d e las C & n qatfias de elle R eyn o, E*l
D el C a r d e n a l X i m e n e z . Lib. IIL j8 j
Obífpo de Cordova, y algunos otros Prelados,
veinte y quatro Religiofos de Santo Domingo,
y de San Geronimo , y toda la Capilla Real, que
avian aconpañado fu Ciietpo, celebraron fus
Exequias en prefencia de muchos Señores , y de
una infinidad, de Pueblo. Tuvo algunos dias an*
tes de morir la íatisfaccion de faber de la muer­
te del Gran Capitan , cuya vida 1c venia á fer in­
tolerable : efte Grande hombre, defpues de aver Zun’t.
fufrído conftanremente fu deftierro, y eftar en M .to.
defgracia de fu dueño, viendole cerca de fu fin,
falió de Loja, y quilo tomar fus medidas para lww-íl’
irantcnerfe en el derecho , que tenia fobre cL
Gran Maeftrazgode San-Tia^o , por la re Agna­
ción , que Don Fernando le avia hecho , en el
tiempo de fus defeonfianzas , y por un tudnlwi,
que el Papa Le avia mandado dcípachar > pero el
llevó inútilmente eftos penfuníentos, y cfpe-
ranzas hafta Granada, donde murió de una fiebre
deQuartana doble * llorado generalmente de
iodo el Mundo , en el tiempo } que el Rey le
hazia fegnir, y dava orden de detenerle.
El Duque de Alva , el Marqués de D^nia , et
Obífpo de Síguenza, y el de Burgos , Don Juan ‘
-de Velazquez , (kan Teíorero, el Dotor Caiba- „ a¡.
jal i y el Licenciado Zapata , y los otros Confe- Gurí-
jeros de Eftado, íe juntaron en laCaía en qne [*&■
Rey avía muerto , para deliberar lo que fe avia í0,UÍ'
de hazer en la coyunrura prefente. Fue concluí- 14
do , que íe embiaííe perfona con el avifo , al
Dean de Lebayna , de la muerte del R e y , y para
fuplicarlc, que venieífe a eftar prefente, para
abqir el Teftamento , que arvia hecho.
Carbajal , y ¡Sargas, les dos mas ancianos dd
584 H istoria
Confejo , fueron diputados , y le hallaron yk
con la noticia, y que citava pronto á partir de
Guadalupe ! hizicronle una larga relación de lo
que avia paliado , y bolvieron con el a Madri-
galcjo, donde, al otro dia por la mañana , fe
abrió el Teftamento dcl Rey, y fue leido en prc-
Garí- ícncia de los Señores, y Confcjcros. El Embaxa-
bay lib. ¿or pj^^ ynj Copia autentica para embiar a la
ia. caf. Q jrtc F|an¿eSj q llc fc [e concedió al momen­
to. Luego fe delpachó un Correo al Cardenal
Ximenez , para darle aviío de fu Goviemo , ro­
gándole vinielle lo mas prontamente , que pu­
diera á Guadalupe , á donde el Confejo iba á re-
Hdir j porque fu preíencia era neccílaría. Eícri-
vieroníe , al mifmo tiempo , Cartatf circulares á
codas las Ciudades, y Villas del Reyno , confir­
mando á las Perfonas, que governavan, y orde­
nándoles mantener orden, y paz en el territorio
de fus juriíHiciones.
Entretanto Don Gonzalo Guzraan, Clavero
de la Orden de Calatrava, Governador del In-
A!b. fanre, y Don Alvaro de Ofono, Obifpo de Aftor-
Gom. ga 9fu Maeftro , le avían hecho adelantar aGua-
dalupe , luego, que tupieron la extremidad 3
que fu Abuelo eftava reducido : aviaiclcs comu­
nicado el Teftamento hecho en Burgos el año
de anees} y no creyendo , que huviera fuce-
dido defpues alguna mudanza , no hablavan á
efte joven Principe > fino de fus grandes Seño­
ríos , y le adulavan covt la cfperanca de tener la
mejor parte dcl Govíerno, Lut-go , que fupie-
ron la muerte del Rey Catolico , la primera lec­
ción , que le dieron al Infante , no fue de hazer
Sentimiento, ni de curuplir con los honores
Tupiemos
D el C ardenal X im enez. L id, III» 38 /
fuprcmos de la memoria de fu Abuelo , fino de
meterfe en pofieíHon con propia autoridad. El­
los le diftaron una Carta , dirigida al Confejo
Real, y á las Perfonas mas calificadas de Efpaña,
poniendo por titulo , EL INFANTE, como los
R e y e s han acoftumbrado hazer , quando eícri-
▼en á fus VaíTallos : la fuftancia de la Carra es
efta : que le avia tocado la Adminiílracion fo- iS
berana del Reyno, por la difpoficion. Teftamen-
taria del Rey difunto , de gloriofa memoria, y üom.
les mandava , que vinicfTen luego cerca de m ibiitm
perfona i Guadalupe , a fin de tomar las refolu-
ciones, que fueren neceilarias pan el bien del
Eftado.
Como efto era una efpecie de mandamiento»
hízieron muchas copias , c Imbiaronun Secceu-
rio para diftribuirlas en los Confejeros de Eftá-
do. Uno de los primeros, que recibió la Carca»
avlcndola abierto, y leyendo el tirulo : EL IN­
FANTE , como fi mellé Rey natural, ó Princi­
pe hereditario del Reyno , fue forprendido , y
confirió con fus Colegas, que lo avian igual­
mente eftrañadoi y de concierto de todos fe foi-
mó efta refpuefta al Secretario: Diréis a ft* A la -
z a t que tipfitfps. m faltaremos en ir lncg* k G^it- ¿emut
¿alupe, y quefahenus el refpeto » que fe le deve j p«-
ro que nofotros no tenemos otto Rey » que el Ceftr. xifi C*-
Efb refpuefta fue muy celebrada, tanto entre los fa**»*
Grandes de Cartilla , como entre los Señores de
Flandcs, y pafsó por un agüero, ó Profecía de U
grandeza del Archiduque Carlos , que fue def-
pues elegido Rey de Romanos, y Emperador.
H I S T O R I A

D E L CARDENAL
XIMENEZ.
LIBRO gVARTO.
\J i c o j que el Cardenal Ximenez fupo,
L por defpacho del .Confejo , que Don Fer­
nando avia muerto, y que le avia dexado,
‘ por fuTeftamento, único Adminiftrador , y Go-
■ vemador de h Monarquía , lloró efta perdida, y
■ dixo a fas afliílcnccs, que en la coyuntura de los
' negocios no pedia fucedcr máyor dcfdícha a
Efpaña , y que era nece (Taria/te plorar ; ¿ implo­
r a r , mas } que nunca , el focorro del Ciclo.
Ordenó luego, qué hizieíTcn fu fragios íolemnes
"tti todas las Igíeítas de fu Diocefis, por la Al­
m a de áquel Principe , que avía fíempre refpeta-
, do, como á fu dueño, y amado, como a fu bien­
hechor, aun quando pudo tener ocaíion de que-
jflí. Xarfe. Defpucs entró en fn Oratorio, para pedir
Gom. á Dios, como Salomón, la Sabiduría, que preíí-
dc en íusConféjbs, y que aflifte a los que íe en-
.cargan , por fu providencia, dé la dirección de
los Pueblos. Él conocimiento ,‘que tenia de to­
das las difpoíicídnes generales, y particulares del
Eftado le hazia fentir el pofo del Govíerno , y
preveer las dificultades, que avia de encontrar.
D el C a r d e n a l X i m e n e z . L i b . I V. 38 7
El Reyno, defpues de la muerte de D011 Fer- P e­
nando , cayó en la dominación de un Principe
joven de diez y feis años, á quien un natural re-
li z , y nna buena educación le hazian digno de
Reynar j pero no tenia aun baílame luz, y expe­
riencia, para decidir cofa alguna por fi mifmo, y
por otra parce , eftando en Flandcs , donde íe
criava,vería los negocios de lexos, haziendo jui­
cio de las Perfonas>y de los férvidos i folo por
la fe de un Confejo ^ a vezes engañado de fálfos
avifos ,y p o f lo menos imbuido dcpra&icas , y
maximas diferentes de las de Eípaña. Era nece£
fario vetar incesantemente fobre el Infante , y
tenerle en una fumiílion , que no pareceri&yá
fino muy forjada, y violenta. El cuydado, qtfé
fu Abuelo avía tenido de exaltarlo ^ y el amorda
que le avia dado teftimonio, le hízieron produ­
cir en fu viveza e(peran5as,que airi no avia per­
dido. Aviante adulado, caíi un año antes, con la
fuceífion de los Reynos, que favia , que el Rey
por fu Teftamento avia diípuefto en fu favor. Lá ^
mudanza, que fucedió deípues,le pareció injuí- c m.
(ida, que fe le avia hechor, y aunque no cenia íi- W.«.
no cacorze ános, le fue tan fenfiblc efte golpe,
que cayo enfermo de pefar.
Las perfonas k qüíen fe avia confiado fu edu­
cación, no eítavan menos ofendidas, que e l , y
le acalovavan fus penfamientos : no canto por
el Ínteres del Infante, quinto por fu propia for­
tuna; cn fin convenia oblervar los dcfvios de ci­
te Principe : fus pretensiones avian tenido algún
fundamento : fu ambición era viva, y fus Maes­
tros la incitavan. También fe debía temer; qiíc
losEfpaiioles,; fi ballavan ocaíion, fe declacnlírn
B b a.
$8S H istoria
por el , por aver vivido entre ellos , contra el
Mayor, que eftava aufente , y le míravan, como
a Eftrangero.
P o r o tra ^artc la Reyna Viuda , quedava íln
focorro , y fin fubfiftencia , y no era razonable,
ni honefto el abandonarla. El difunto Rey le
avia dexadp por fu Teftamento una penfion de
Alimentos de creinta mil ducados, fobre el Rey-
no de Ñapóles ; pecó elle fundo no podía citar
pronto en mucho tiempo. También los Erarios
eítavan exauftos por las Guerras, que avía hecho
Don Fernando , y el Pueblo eftava tan cargado,
que el Cardenal avia refuelro aliviarle , y bufear
ortos medios de fecorrer las neceífldades , y ga­
dos de la Monarquía y todoeílo le era de i li­
nio embarazo.
Los Grandes de Efpaña no eítavan difpueftos
&fubordinadon. La Nobleza de efte Reyno ef­
tava acoftumbrada, muchos figlos avia,áinquie-
tarfe contra fus dueños, y a tiranizar los Vasal­
los. La neceflidad en qué fe hallavan de bolver
h. ganar de los Moros el Píus , que avian buelco
á ocupar, obligava a los Reyes á complacer i
Jos Señores , y como no podían entonces pallar
íín fus focorros, convino futrirles muchas co-
ías : Ellos por fu.parte avian férvido mucho en
la reftauracion del Reyno : miravanle como
premio, que pertenecía por derecho de conqui-
íla, y rratavan al Pueblo, habituado a ello, co­
mo fugeto, y tributario. Efte cfpú’itu de turba­
ción , y opreíion fe mantuvo , hafta el Reyna-
do de Don Fernando , y de Doña Ifabcl. Don
Fernando, cafi iiempre armado , cuydava de ha-
zerfe cerner : Doña Ifabcl, añadiendo á la au-
D el C ardenal X im enez. L ib. IV . 589
toridad, que le dava el Imperio, la de fu gran re­
putación , y virtud, avia infpirado a la Nobleza
de Efpaña , mas azia la jufticia , y policica : pero
defpues de fu muerte , fe bolvió todo al primer
eftado. Fcrdinando fue conftrcñido á ceder a
fu mifmo d i&amen , y fi paísó por alto algu­
nas cofas , fe miró la obediencia , que le avian
rendido , como ffcrvidum bre, que fe creyó liber­
tad , defpues de fu muerte. No era fácil a un
particular, íin apoyo, fin alto nacimiento, y íín
alianzas „ humillar eftos efpiritus fobervios, y
arranear de manos poderofas patrimonios ufur-
ados , y terminar fas querellas, qué formavan
E >s partidos, que venian á fer como Guerras
Civiles.
Pero lo que trata mas dificultad al Govíerno
era la dependencia del Confejo de. Flandes. Car* ¿H' n
los Archiduque de Auftria , que vino1i-fer, por
fucedion, Rey de Efpaña , tenia fu Corte ordu^Va d$
naria en Gante : aviafe criado a las coftmnbres GwVmf.
de aquel País : avia tenido tan poca noticia de
las cofas de Efpaña , que el Confejo de Eftado,
y Don Fernando» fiemprc temieron, que no ven-
driajátnás. ,
Aunque fa Corte no era muy grande , erta->
va compuefta de perfonas dé grande mérito , y
fe cfpcrava, que fe eneroflária al parto , que la
grandeza dcl Principe fe aumentarte. Guillermo Alt>>
de Croy , Señor de Xiebres , que el Rey de
Francia Luys X I I. le avia dado por diredbor :
Juan Sobageque >dé primer Prcfidentc de Bor-r
goña , vino a Gran Canciller de los Payfes Ba-
xos , el Señor de la Chau y Amerrtorph , el uno
Flamenco, y el otro Olandcs, de Caías lluftrcs, y
Bb 5
39© H i s t o r i a
primeros Gentílcshombres de la Camara. La-.
noy , fu Grande £lcudcro , y algitnos otros pro­
pios para la negociación, y para el Confejo , te­
nían grande parteen fusncgocios: al fin Xiebres
era íu [premier Mimílro ; porque avia hallado
mas entrada en el efpiritu del Principe , que
acabava de> exaltarfé, Reconociafe en el , por
confefílon de codos , algún mérito perfonal fo­
bre los demás; pero Don Femando, poca tLeirv*
iO anees de fu muerte , avia empleado todas
Í íiertes de medios para apartarle, y avia enrre el­
los , por muchas diferencias particulares , una
enemiftad irreconciliable avia motivos de ce­
rner, á cerca de eíto,que enrraíTe lapallion, y el
interés en el Confejo Supremo : que las. criatu­
ras del difunto Rey Rieíléii maltratadas en’ los
reencuentros, y que fus ultimas voluntades no
fe execuraften : podiafe también fácilmente juz­
gar , que el Govierno no diaria íiempre autori­
zado, qitelos malcontentos-'llevarian fusquexas
al Tribunal Supremo : qoefer.mezclarían-entre
los Con féjeros de las dos-Naciones emulaciones
de autoridad y y que «o7!fe defiriria, mu­
chas vezes en Flandcs , a lo que fe avía hecho
cn Efpaña.
EL Cardenal previó codas eftas dificultades , y
confiando en Dios , que le Hamava para eíte
minifterio, partió con diligencia de Alcali , con
temor de que los GovcmaJores del Infante
Je llcvafTen i alguna Provincia apartada , que
en tiempo de tantos peligros , como aquel,
podia caufaf grandes turbaciones en el Reyno,
Quando llegó á Guadalupe vió a eftc Principe,
a quien traró con gran Lcfpeto,y defpues le tuvo
D el C ardenal X im enez. L ib . IV .
muchos dias coníígo. Hizo fu deber oficíofa^
mente con la Reyna Viuda,y porque fus Pcnfio-
nes 110 eíte van prontas , la focorrió,de fu propio
dinero, para fubiiftir honoríficamente ella, y to*-
da fu Corte , hafta que lus Pagamentos fe fixaf-
fen. Defpues de efto entro en el exercició del S^ndo-
Goviemo , fegun la claufula dcl Teftamento dcl
difunto Rey j pero el Dean.de Lobayna fe o p u - ^ ^
fo, y produxo un Poder de Don Carlos, en bue- Vt
na forma, para tomar poílcüion de los ReynoS
de Caftilla, y de Aragón, y para gouvemarlos .en
fu nombre, en cafo, que fu Abuelo murielle.
El Cardenal rcfpondió, que el: Rey ufaría de
fu prudencia, quando recibieíTe la noticia de ci­
ta muerte ; pero que entrecanca elTeftamcnco-
fe exe cucaría. Alegava por fus razones , que-el
Archiduque no avia tenido derecho algtmb: do „
nombrar Governadores del Eftado ^Yivienda el
Rey Catolico , que el Teítamenca ;de la Reyna
Doña Ifabcl , Propietaria de ritos Reynos,
avia dexado la Adminiftracion á Don Feman­
do , hafta que Don Carlos , fu Nieto, llegall©
á la edad de veinte años, y que en fin era contra^
las leyes, y máximos del Reyno , que .un Eftnua*
gero vinieíTe a govenaarle ; y mantenía fu derér
cho con cancomajr vigor , quanta conocía la.
flaqueza del Dean, y que preveía, que los Efpa-
ñoles fe burlavan de la política de un hombre,
criado en Uníverfidades , y que folo ceuiay
por acafo , alguna cintura de negocios de los
Payfes Baxos, y que lus principales qualida-
des, eran, una bondad natural , y grande eftü-s
dio de la Theologia ; pero con codo ello , poil
moftrar el relpeto, que tenia al Rey, y la eftima-
35jz H i sr o r rA
don, que hazia de la Perfona del Dean , íe ofre­
ció á partir can ¿i la autoridad de la Regencia,
y á efpcrar pacificamente lo que la Coree de
Bruxelas decididle fobre efto. El expediente fe
rcconocio razonable, y generalmente fe aprobó.
Tratavan ellos dos juntos los negocios , y los
a£tos públicos, que miravan al eftado , lo firma-
van el ano» y él otro.
-Reglado ya efte punto amigablemente , el
Cardenal , que no dudava , que fu Com i ilion
fiieltc confirmada, yfjiie conocía la neccílidad,
|ue ie tenia de fu períona , pensó cn eftablecer
Í ii refidencia , y la del Confejo en un Lugar co-
tnodo, y librera donde los Pueblos pudieííen ir
de todas partes, fin defeomodidad, y fin gafto >y
A donde los Grandes del Reyno notuvicllen au­
M i. toridad alguna. Muchos eran de parecer, qne
Com. fe acercaíTe azi a la Frontera de Francia , que al­
lí avria mas brevemente noticias de FIandes , y
que íe obfervarian mejor los movimientos de
los.Francefes en eftas-conyunturas de tantas íof-
pechas. Acordavanle, que en tiles ocaíioncs lo
nazian aíH jos Reyes ; pero el les reprefenró,
que avia mas, que cuydar dentro , que fuera, de
Jos Reynos , y que no era fu dcíignio apartaría
del coraron del Reyno; porque,hallándole lexos
de fuscierrasj no podria facar, ímo,con percus­
ios paílbs, lo que feria prontamente neccflario :
que era peligrofb , que algunos ánimos fedicio-
íos fe comovieíTen en fu aufencia : que los Re­
yes eran abfolut0 5 , y dueños de todas las gra­
cias , y eítavan acompañados ordinariamente de
ios que podían averies fido fofpechofos en otras
ocaíioncs ; peto que las perfonas , que gover>
D el C a rd e n a l Ximenez. Lib. IV. 393
navan por Corniffion debían defeonfiar de codo,
y que > en quanto á fu perfona , fe fav'ian las
diferencias , que renia con muchos principales
Señores del Reyno, que büícavan ocaíion de
poderle ofender, fin cemor de caftigo ; pero
qu e, deponiendo fus propios interefíes, juzgava
ícr imporcante el elegir para fu Goviemo un Lu- Saaáú-
gar,cn que el Confejo eftuvieflen con feguridad, v>,i
y con lionor , donde los Pueblos pudieíle llevar x"
íiis querellas cómodamente j y de donde ¿ como
de centro dcl Goviemo, fe pudieífe velar fobre
todos las partes de Eípaña, y eftender la mano
para caftigar los Grandes , que tuvielTen oíládja
de Turbar la paz. Todos aprobaron fus razones :
eligió i Madrid ; porque efta Villa efta a diftan-
cia igual de todo el continente a y pertenece ai
Ar^ooifpado de Toledo.
Deípues de efta precaución, hizo otras necef-
farías para con los que entendía fer mal inten­
cionados. Embió ordenes fecretos a perfonas fie­
les , para obíervar todo lo {que pafTava en las
Provincias, y pufo, cerca de todas las Perfonas
poderofas , inteligencias tan feguras , por fus
buenas experiencias, y fus recompenfas, que no
fucedió deípues..movimiento alguno , deque
no fueífe exa&amente advertido. Por efte ca­
mino fupo , que Don Pedro Porcocarrero avia
ganado á los principales Comendadores de San-
Tiago , y que pretendía haxerfe eligir Gran
Macftre de cita Orden: era hermano del Duque
de Efcalona, y avia tomado fus medidas muy .
de efpacio : era poderoío por íi mifmo , y por
fus Parientes> por fus Aliados , y por fus Ami­
gos ; y aunque eftos Grandes Maeftrazgos fe
3^4 H istoria
avian unido a la Corona , codo efto conípirava
ádefunirlos. La Nobleza de Efpaña no podia
íufrir, que los Reyes fuera» ran poderofos. Los
Comendadores querían elegir, porque efperavan
fer elc&os en ella ocafion : Los Papas tenían mas
autoridad en eftas Ordenes, quando e(lavan de-
bjjxo del govierno de los particulares : por ella
razón JuborLL avia dado Bulas de Gran Maeftre
de San-Tiago al Gran Capitan, en cafo 3 que ei
Rey Catolico murieíTe antes. El negocio 110 avia
fido tan fecreto , que no huvieíle corrigo algún
rvmor en la Corte > y efta fue una de las caufas
de fu defgrada..
Y cómo eftefavor Áer .láSanta Sede , no fue
confeguibté, {¡no para Perfona de granmerico,
Don Pedro, viendo al Gran Capitán muerto»
folicitó las mifmas Bulas con Leo X. y por fu
crédito , ó por otro camino , las obtuvo , con
condicion, de que no fe valiefíe de ellas , du­
rante la vida de Eton Femando. Recibiólas algu­
nos dias. antes de Ja muerte;de eftc Principe 4 y
la coyuntura le :paECCÍó tan favorable r;que hizo
faber luego á los primeros Comendadores el
derecho, que tenia , y les rogava convocaflen á
fus amigos, y que fe tuviefle fin ruido el Capi­
tulo del Ocdenen Compoftela , para reconocer­
le ,7 reribirl»pOr Gran Maeftre, cn confequen-
cia de las pzovifienes de Já Corte de Roma. De
fu parte avía juntado alguna Nobleza 3 y foli-
citava, debaxo de mano., levantar muchas. Vilr
San- , las, para rmraenei- ín eiccdon. El Cardenal fue
düVttl advertido , yadcfpachó luego a Villafaña, uno
lio, l. ■ de los quatro Comifiarios Criminales, con poder
fjy . 3.
de tomar Jas tropas , que fueren uaccilárias > y
D el C a r d i n a l X i m e n e z ; L i b . I V . 39j
romper , y des hazer con maña, ó con fuerza,
aquel Capiculo} convocado clandestinamente
contra el Orden , y contra el Ínteres del Princi­
pe , á quien fu Abuelo avia refignado los Gran­
des Macftrazgos » y que él mifmo, fegun algu*
jios,avia obtenido Sobrevivencia de la Corte Ro­
mana , por medio del Cardenal Carbajal
La Comiílion de Villafaña, contenía el hazer
prender á los Comendadores , y traer prefo él
mifmo a Portocarrero, fi reufava obcdcccr a la
primera intima ; pero el negocio pafsó mas fuá-
mente de lo que fe avía penfado j porque la
Nobleaa, que fe avia juntado fe retiró j Porto-
carrero conoció, que fe exponía a probar la fe-
veridad del Cardenal, y le pefav’a ya de dar eíle
exemplar, con que deíiftió de íiis preren(iones¿
y los Comendadores fe fueron Mbs Encomien*
das , Sin ollar mas juntarte , fin la autoridad del
Rey> fabiendo bien »que Se les óbférvava, y que
á la fegunda vez no ialdrian fin caftígo por el
Cardenal,
Luego fe dcfpacharon Correos a plandcs pa- ?.d.
ra informar al Archiduque de todo lo que iba
fncediepdo , defpoés de la muerte de Don Fer-*
nandó, 4el eftado dé tos négocios prefcntes, y 1 ' 9‘
de los ordenes, quo qvía dexado antes de fu
muerte. Don Carlos , deípues de aver recibido
eftas noticias , manifestó en publico eítar muy
Afligado , y dixo en voz alca : To acabo de perder
ti mejor Padre , y ti mejor Adacjlro , que jamas ha
ávido t en tiempo , que tba a recoger ios frutos d i
fu amiftad ty en fue tenia U mayor neceflidad de fia
confejos j y que aunque efta perdida era irreparable,
le qnedttv* el confíelo de la elección , que avia be*
39<5 H i s t o r i a
cbo del Cardenal Ximenez. y para Góvernar el 'Reyno
en fu lugar : que avia otdo hablar mucho de la fabi~
dnria , bondad , y religión de efte grande hombre, y
que aunque fu reputación fueffe tan ajfemada , la
mayor prueba de fit mérito , era , el juizjo , qttc>
S0„ m muriendo fu Abuelo > avia hecho de el. Eferivió,
áoval poco defpues , en ellos rermínos al Confejo > a
lib. i. Los Qbifpos, y a los Grandes de Efpaña , ailcgu-
randoles ,.que antes del fia del Eítiu iría á tomar
poflcíHon de fus Eftados, y que entretanto no
podian hazer cofa, que le fuelle mas agradable»
que obedecer al Cardenal Ximenez , como á fu
perfona* Eferivió al Infantd, y á la Reyna Viu­
da Carcas de confuelo, y al Cardenal le embió
nuevos Poderes, acompañados de todos los tef-
timonios de eítimacion, y de confianza > que
puede dar un Soberano á un particular.
Defpues de codas eftas eftimaciones avia un
Capiculo debaxo la Carca, que causó k efte M i'
Aló. niftro alguna inquietud: dezia, que el Dean de
Lobayna, fu Embaxador, le explicaría de fu
parte un negocio fecreto, y de gran coníéqucn-
cía , que convenia participar al Confejo , de que
efperava la refpuefta con impaciencia. Efte ne­
gocio conliftia en hazer reconocer al Archi­
duque por Rey de Caftilia* y de Aragón cn
vida de fu Madre, La ocafion vino naturalmen­
te defpues de la muerte del Rey Catolico : fe
eferivieron de. todas partes á Don Carlos j fu
Prd. Nieto , Carcas, paree de confolacion >fobre la
Manir perdida, parce de congratulación,fobre la adqui­
rí. 39. íic{on j c los Reynos , que heredava. Davaíeie3
^Ro^'et ca^ e11 tot^° » R ey- El Emperadot
ittp.it. Maximiliano, fu Abuelo Paterno j y el Papa
D el C a r d e n a l X i m e n e z . L i b . IV. 597
León X. 1c cratavan a fli, fea , que les huvieííé
obligado , fea, porque los Alemanes, c Italianos
no punen dificultad en dar a los hijos el nombre
de las Dignidades de fus Padres, en el mifmo
tiempo que viven : efta qualidad lifongeó los
deíeos de efte Principe. Sus Cortenafos creían
ferie de honor, 6 a lo menos de gufto , nom­
brándole afli : los Embaxadores hazian lo mef-
nio. Hizofe coftumbre , que ya no pudo tolerar
orros títulos*, que el del Rey,
La dificultad eítava en confentir los Efpaño-
les mas interetliidos en eíle trato, y mas for-
maliftas,qüe los otros. Hizoles faber con algu­
na moderación , que pues los Grandes Principes
de la Chriftiandad , por fus Carcas publicas , y
por fus Embaxadoles le avian tracado de Rey
Catolico, fe conheftava, y cenia decorofo funda­
mento para que tomafle efta calidad : que íavia
.bien el refpeto , que debía a la Reyna, fuMa-
dre, á quien pertenecia la Monarquía ; pero que
creía, que no llevaría mal las exaltaciones de
lu hijo : y que por orra patte era jufto , e impor­
tante para el bien publico , que eftando cargado
de las funciones, ycrabajps de un Reyno, lle­
varte también los honores, y que fe junta(1én, y
dixeflen codos libremente fus pareceres, y que
le hizieílen faber lo que permitían las leyes, y
coftumbre del País.
El Cardenal, y codo el Confejo > quedaron
fufpeníos con efta propoficion. La Reyna fe
hallava en uu eftado , que aunque la debilidad
de fu efpiritu fuelle grande , no fe podía dezir,
que le huvieííé perdido enteramente , y uo le
era decente a fu hijo el fuponerlo aífi. Por otra
398 H i s t o r i a
parte efta precipitación en un negocio de tanta
confequcncia, antes, que feeftablecielle} fin
aver fondeado los dí&amenes , era poca políti­
ca , y aun peligrofa > y podía traer turbación al
Eftado, y el Principe recibir peíadumbre. En la
fubftancía no era negocio de granconíideracion,
íino de pequeña gloria , que pedia bien facrifi-
car á el repofo publico. Convinieron todos, def­
pues de aver pefado eftas razones , en aconfe-
jarlc refpetofamcnte fe contentare con tener to­
do el poder del Reyno , y dexar á la Reyna Ma­
San-
d'val dre un titulo } fin función, y fin mando, que no
//A. *. ie incomodava nada.
c*f. 4. Don Carlos , que pedía a los Eípañoles fus
votos , y no fus confejos , no fe íacisfizo de efta
demoftracion , y fin mirar a las coníidcraciones,
que fe 1c propuneron , tomó el nombte de Rey,
por parecer de los Cortefanos , que lo gover-
navan, que ponian en efto el honor de fu dueño,
y pretendían facar ventajas de efte tratamiento.
Aviso luego al Cardenal, y al Goñíejo de Efpa­
ña > que no avia podido difpenfar en hazerlo
afli >que el Papa, los Cardenales , y el Embaxa-
dor le avian como forjado , y que efperava, que
no lo defaprobarian. Efcrivió en particiiíar al
Cardenal, que yk eftava la refolucion hecha,
[ue no avia medio de retroceder, que tomaífe
Í us medidas fobre efto , y que lo difpufieffe de
manera , que períona alguna no fe atrevíeíle k
replicar.
Efte Prelado reconoció, que convenía ne­
A\b.
GoftJ. cesariamente obedecer ; pero por no fer autor
lib. 6. de tina d^cifion tan peligrofa como efta , com*
bocó , no fulamente 3I Confejo ordinario, íino
D el C a r d e n a l X im en ez. L i b . IV . 399
también a todos los Obiípos, y perfonas cono­
cidas , que. fe hallaflen cn Madrid : el Almirante
de Cartilla, el Duque de Alva, y el Duque de
Efcalona, y el Marques de Denia, por la No­
bleza : el Arcobifpo de Granada , Preíidente del
Confejo, los Obiípos de Burgos, de Síguenza, y
de Avila , y algunos otros, por el Clero, aíliftie-
ron en efta junra. Aviendo propuefto el Carde­
nal puramente los ordenes, que avia recibido
de la Corre de Bruxelas ; los Señores fe miravan
lo s unos <l los otros, y deípues de aver confide-
rado la importancia del negocio, rogaron al
Docor Carbajal, que favia per fe¿tómente las
leyes, y coíhimbres del Reyno , y que cftavan a
fu cargo las caufas de Palacio, y de la Cuñara
Real, explicarte fu íentir.
Efte hombre comencó <Lhablar , yreprefen- ían~
\ r 1 • dovaí
to y que no avia períona en la junta , que por ^ ^
fu juizio , y por fu elección, no aconfejailé al ^ y.
Principe, que no tomaíTe el nombre de R e y , y
tuvieífe efta atención a la Reyna, como las leyes
humanas > y divinas lo ordenavan ; Pcro *luc
aviendole tomado, deípues de las perfuafiones,
que le avía hecho él Confejo , era neceííariP
bufear la razón , y la Jufticia : que el negocio
eftava al prefenre cn eílado, que nó fe podia re­
parar, fin ofender al Principe, y ( podría fer) íiii
turbar a Eípaña : que favia bien, .que el Archi­
duque teñía efpiritu dul^c, y enteramente apar­
tado de toda efpecie de violencia , y tiranía;
pero que ílendo la enfermediad de la Reyna tan
conocida en rodo el Mundo, el Papa , y el Em­
perador, le avian empeñado , por el bien publi­
co, a deciararfe por Rey, y que no pudo rcíifHrfe
400 Historia
a muchos confejos, y ruegos : que defpues de
todo cito , no era cofa tan mal v^lta * ni tan ex­
traordinaria,como fepenfava: que quando fuelle
de la voluntad del C ielo, que tuvieíTe la Reyna
el ufo de fus talentos , avia llegado a fer ran
grande la Monarquía, que no podria una Muger,
quarno quiera capaz, que fuelle , dar providen­
cia a tan grande Govierno : que convenía por
la indifpohcion , en que fe halláva, nombrar á
fu hijo por allociado ; que el Confejo de Eftado
reglava codas las cofas fin dar parte á efta Prin-
cela, y que no era jufto, que Don Carlos dexaíle
de hazerlo por fi , y íc contentarte folo con e!
nombre de Principe : que fe reconocía pertene-
cerle la Soberanía , y que folo fe Le teufava el
nombre de Soberano j y que fin efte nombre no
podia emprender coía útil para fu gloria, 6
para La grandeza del Reyno , que lo miraría co­
mo heredero , y no como poíTeedor, y que fe Le
obedecería mas negligentemente : que los me­
nos Soberanos , con quien avia de tratar, le
mirarían como inferior: y que 3 cn fin, fe debía
temer „ que por cfcrupulo, que algunos hazian,
fe defobligaíle i efte Principe, y fucile menos
autorizado el Govierno.
Defpues de aver referido eftas razones, hizo
ver , que no era efta preteníion nueva , y que
avia muchos exemplares en el curio de efta Mo­
narquía > fin ir á bufcarlos en los Hiftoriadores
Eftrangcros : que durante el Imperio de los Go­
dos , el Rey Cindafvindo , dclpucs de aver go-
vernado prudentemente a Efpaña, hizo con­
gregar el feptimo Concilio de Toledo, embian-
¿lo un# £mbaxada folemne al Papa, y cum­
pliendo
D e l C a r d e n a l X im E nez. L ib . I V . 401
plíendo con todas las obligaciones de Rey pia-
dofo , y político y avia, en fin, quatro años antes
de fu muerte , aíTociado a fu hijo , a la calidad*
y poteftad Real. Que defpues de la trayeion del
Conde Don Julián , y la invaíion de los Moros,
aviendo fido elegido Rey Vcrcmundo , por los
años de fetecientos y ochenta y tres , permitió
Reynar con el á Alfonfo , llamado el Caíto , fa
Primo , y que avian paitado quatro años con
gran concordia ( por dezirlo a íli) en un mifmo
Trono : y que Alfonfo avia hecho ia mifma gra­
cia á un hijo de Vcremundo j pero, porque eftos
eran antiguos , y poco conocidos , alegava en
los modernos k Alfonfo , que avia Reynado con
íu Madre Doña Vrraca , que no era capaz de
govemar por fi mifma : y que Don Fernando,
oue recobró a Sevilla de los Moros, y que por
íus acciones, y virtudes, ha merecido eílar
puefto en el numero délos Santos, aviendo fido
elegido Rey de León, defpues de la muerte de
íu Padre , avia Govcrnado con fu Madre el
Reyno de Caftilla , donde era Soberana. , con la
mifma autoridad, y títulos , que ella , aunque
era una Princefa dotada de grandes talentos de
difcrecion, y virtudes.
Acabó íudiícurfo exoftando k la lunfa, k ha­
zer nuevo mérito con el Archiduque de uft con-*
féntímiento ¿ que podria muy bien hazerfe, per-
fuadiendoles , que efte Principe no dexaiia ya el
titulo , que avia uiu vez tomado > y que ho lo
avría hecho fin penfarlo bien : que quando qui
fiera mudar de parecer convendría el deternele
Jpor rebelo de que no fe le acufafe de ligereza, y
de ínconftancia : en fin dixo : Cirios na piut
C c
Historia
ciertamente nuejiro Confejo , lo qne hoqe , eta propo­
nernos fus rogones , y declara , que nos efitive fobre
ejlo , a fin de que , dejpues de aver fabido lo que ha
hecho , nos congratulemos con el. A eftas palabras
facó las Cartas del Principe, y las leyó.
Tocfa la lunta atendió a cftedífcuifq, y vi­
niendo ^ vof^c: el Cardenal >ti Confejo de Efta­
do , y los Ohiípos, que cftavan prefentes , y al­
gunos de los Señores fueron del parecer de Car-
pajal. Pero el Almirante de Caftilla 3 y clDu-
qne de Alva , que eítavan ala frente, y que te­
nían fus miras, é iuterellés particulares, protefta-
ron cn afra v o z, qu,c ellos avian jurado fidelidad
á la Reyua p , Juana, como a fu Soberana , y
que no violarían fu juramento, reconociendo
otro Rey , que a ella : que los exemplos , que fe
avían alegado no concluían: que algunos fueron
ufurpadores , que avian pueijto fobre el Trono k
Ílis fuceíTorcs legítimos : otros , Rcyes.debiles
peceílítados a partir fu autoridad: que el Archi­
duque fe ayia adelantado algo para. Principe,
que tenja. reputaqjon de prudente i qqg-cra

,
fftraña co^ comentar a Reynar por la infrac­
ción de la^ leyes y ordenanzas del Rey 119 que
los otros juran folamente o hiérvalas,;,,que f«?
j
contentaílc, como Don Fernando , . con llevar
cl norabie de Adminiftrador de.fus Eftados, vi­
viendo la Reyna fu Madre : que tuvieflc mas
piedad de fu enfermedad, ó mas e fp e r^ a de fu.
convalencia.
La mayor parte de aquello^, que los razona­
mientos de Carbajal avian movido , íe bolvie-
con de la parte del Duque de Alva* Alabaron
la moderación del difunto Rey , y defapro-
D el C ardenal X im en ez. L ib. IV . 405
ba ró n procedimiento del Archiduque Efpe-
el
ra vafe , que el Duque de Efcalona, que avia
fido enemigo declarado de Don Femaodo , to­
m a ría el partido de D o n Carlos j pero ltiego,.
que fe le rogó , que díxcra fu parecer , respon­
dió frefeamente : Pues el Principe , como me deziiy
m pide confejo , yo foy de parecer de no darftic. So,
bre eílo fe levantó un ruido en la Iliaca, que fe
entendió, pue el partido de los Señores preva­
lecía , ó que fé feparavan, íín concluir cofa al­
guna > dandofe lugar á junrillas, que convenía
embarazar.
Ervronces ol Cardenal, con un ayre fevero,
c indignado , impufo filencio, y levantando la
voz , Tes dixo : jty ui nafe trota de dezjr vucjiros
pareceres , fino de moftrar vueftra fum'fjion ; el Rey.
no tiene neftflidad dcl voto de fus Vafa&os ¡ y o of%
be juntado piro deros ocafion de merecer fu buena
gracia *, pero pues •vofotres no fabeis obligar a
vHcftro dueño, y que debaxo de la fm bra de algtt*
naí leyei dudofas, y arbitrarias , tomáis por fer -
vidumbre el favor , que os ha hecho > fera pro-
clamado^Rey oy mifmo en M a d rid , y todas las Ciu*
dudes fegttiran fu exemplo. Y añadió con grave­
dad : Ño ay defeo de opedecer a quien fe.quiere qui­
tar el nombre de Rey. Luego mandó k Don Pedro
Correa , Governador de Madrid, que eftava pre-
fente, que fucile a hazer proclamar, en codas las
formas debidas, a Don Carlos de Auftria,Rcy de
Caftilla, y de Aragón, juntamente con la Reyna
Doña luana fu Madre: levantóle luego,y deshizo
la Tunca, fin que nadie le oílaíle contradecir.
Poco defpues, el Governador, feguido de los
heraldos , y de la Milicia', con las Vanderas
C c x
Historia
defplegadas , hizo la proclamación con ruidos
de Trompetas, y aclamaciones del Pueblo : Pri­
meramente cn el Palacio, y defpues en todos
los Puertos mas públicos de la V illa, y los Seño­
res mi finos fe quedaron admirados de aquel gol­
pe , arrojado con tal reíblucion, [y aíliftieron,
s*»- aunque con di {güito , a cita ceremonia. Al otro
daval j j a ? c[ Cardenal embió orden a Valladolid , a
$• Granada, y a las demas Ciudades de Caítilla,
para hazer lo mifmo,, y las Cartas eran de efte
yfir,^ tenor : Que el Principe , por rabones muy conve-
Com. nicntts , de que avia dado parte al Confefo de Efta-
Vib. 6. ¿o , entendía deber tomar ei nombre del R ey , vi­
viendo 4*iz la Reyna , fu M ad re , y la Pojfrjfwn det
Reyno : quefe hallava empeñado , por loé felicitacio­
nes del Papa , y del Emperador , fu Abuelo , y que
no tenia en efto otro dtfigmo , que procurar el bien
publico , y aliviar a efta Princefa enfnma de una
parte del trabajo , en que eftava encargada ; qne le
recomcteffen por Rey , e ki&eftcn los regozjjos pú­
blicos y defines de aver invocado, ai Ejptritu Samo,
e implorad* los foeorros de San-Ttago, Proteftor
de Efpaña , y que en adelante fe pnfiejfe fit nombre al
principio de rodos los aflos públicos , defpues de el
de la Reyxa , a la qioil era jnflc darla los primeros
honores, No huvo Ciudad alguna , que no hi-
zicíTe fu deber, y que 110 execuialTe con puntua­
lidad fus ordenes. '
p ,fm Entretanto que eíte negocio fe terminava en
Marrir Madrid, Don Pedro Girón , hijo mayor del
ü^.19. Conde de Vrefta , echandofe con fus tropas fo-
bre c\ Ducado de Medina-Sidonia, avia íitiado
á San Lucar, Ciudad confíderable en la Colla
de Andalucía, eipcrarTdo, que fe haría dueño ds
D el Cardém al Ximenez. Lib. IV . 40$
efta Placa, y vendría fácilmente 3 a tomar otras:
el motivo de efte atentado fe fundava fobre in-
rcrcllcs de la Familia, ■'Don Juan de Guzman,
Duque de Medína-Sidonia, íe defposó con la
hija mayor del Duque de Be jar ; tenia un hijo
llamado Don Enrique , y una hija llamada Dona
Mencia , y quedó Viudo de efte Matrimonio :
quifo cafatfc con otra hija del mi Uno Duque,
y aviendo obtenido difpeufacion de Roma , a
fuerza de dinero , fe defposó con fu Cunada , en
fegundas Nupcias, de quien tuvo a Don Alvaro
G u z m a n q u e por la muerte de Don Enrique,
fue reputado , como heredero de todo el Eftado,
y tan eftimado por fu mérito , que el Rey Don
Fernando le eicogió entre los Señores de la
Corte , para cafarle con Doña Ana de Aragón,
fu Nieta. Don Pedro Girón , que fe avia defpo-
fado con Doña Mencia, hija dcl Duque de Me-
dina-Sidonia, dcl primer Matrimonio, pretendió
la fuceílion , y proteftó., que todos los Eftados
pertenecían á íu Muger : que Don Alvaro avia
nacido de un Matrimonio inceftuofo, y por con-
ícquencia ilegitimo 1 que rodas las ]cycs huma­
nas,y divinas prohibían el defpofarfe con dos her­
manas, y que no fe permitía, íino por el bien ge­
neral de los Reynos , 6 por los imere líes de los
Reyes en las neceílidades urgentes ; pero la dif-
pcnfacionde Roma eftava en buena forma , y el
Rey avia intervenido en el progreiTo, y apoyado,
el Matrimonio, á que el R e y , y la Reyna aflif-
ti.cron, y firmarot).
Defpues de la muerte dcl Rey Catolico, Don
Pedro Girón , que nada creía le impedía para
profeguir fus derechos , refolvió tomar, por
Ce y
-4 0 6 H I S T O R í A. r
fuerza , lo qne no podía obtener por juílicía: el
s<*»- halló dinero , y amigos , levanto tropas ; y fitíó
deV.i! a San Lucar , con elperan^as de confeguir mas,
S-J- fi tomava efta Placa, por la comodidad del Püei~
tex Efta Villa pertenecía á los Duques de Me-
dina-Sidqnia., ;y tenían Guarnición , contentan­
do fe los Reyes cqú ponerla en la Cindadela,para
íéguridad de la Coíta. Creyóle , que podría íor-
prender la Pla^a j pero el Duque de Arcos fe
avia echado dentro , con un gran refuerzo , para
defenderla. Procuró sanar a Don Gómez Solis,
Cavallero del Orden de San-Tiago, que manda-
vacn la Cindadela ; |>cro hallo mas fidelidad de
la que penfava j hisw el íitioen forma , y por
coníiguiente pufo en peligro el fuceílo de-fu
euiprellá. .¡ '
El Cardenal tuvo luego avifo de lo que paila-
v a »y efcrivió a los Magiíbrados de Sevilla, y de
Cordova, que como vezinós dielTen todo el fo­
corro , que pudieren a losíit jados : defpues de
efto émbió orden al.Gapiran iBonfeca de juntar
rodas fus tropas viejas en fus quarreles,y de mar­
char con diligencia contra Don Pedio , y defpa-
chó, a un miuno tiempo , Comiílarios Crimina­
les, para hazer cadi^ar , por las vias ordinarias de
Juíticia, á todos los que reíiítiail fus ordenes.
Ped. Al acercarfe efte Exercito, fe eftendia elcerror
tAar(ir por todos los Agresores: íavian la feveridad ine­
xorable dcl Cardenal, y preveían dos defdichas
inevitables,tk de quedar defechos por las tropas de
Fonfcca, 11 de fer pueftos entre las manos de los
Oficiales de Jbfticia. Los Soldados iban dexan-
do á Don Pedro j, y los amigos Je rogavan les
licenciarte,yque fe puficílca cubierto, cL meleno.
D el Caudem al Ximenez, L i b . IV . 407
de la rcmpeflad,que le ainenat^ava, como lo hizo
quedando oculto cn la caía de un L ab rad or, hada
que obtuvo la gracia del Cardenal.
Efte Señor quedo algún tiempo eh Wpofo j
pero viendo la mayor parre de los Señores agra­
viados , por la foberania , con que los avia tra­
tado en la junta de Madrid , apoyado del Con­
denable de Caílilla, fu T ío , reíolvió atrever-
fele al C a rd en a ly hazer dé todos los malcon­
tentos una liga , capaz de oponeríé a todo fu
poder. Como iba , y venia abiertamente para
felicitarlos parientes , y amigos , paféó por Ma­
drid, y fe detuvo machos dias, imaginando, que
el Cardenal le ordénaria, ó venir a verle, en que
Tendría el gurto de excuíarfe , u d e íalltr de la
V illa, para tener oeaíionde quexárfe. El Carde­
n al, informado dé ródftsfus dfefylbis- ^ raoltró
ignórar fu arribo, y nó' ponerfe eñ rná» tüyda-
d o , juzgando, qne rió podría mejot ciO:igarle,
que con menofprecio. Don Pcdfo, que avia
creído, que el Cardenal, zeloío del honor de íii
Dignidad , íe arrebataría de quexas, y reprehen-
fiones contra el, fentido de no poderle moleftar,
le hizo dczir, que avía llegado a Madrid parí
ver a fus amigos, y bólveríe ; a quien él.Carde-
11al 110 le reípondió otra cofa, fmo que fuer*
bien venido, y que, íi fe bolvia, le defeava buen
viage. Don Pedro fe retiró irritado de efta in­
diferencia , que él no avia tenido cn fu colera :
fus amigos 1? dieron buenos confejos, y le pre­
guntaron . que pretendía hazer ? íi tenia dine-
nos í íi avia tropas ? íi podia fuftentár un Exer-
ciro a íñs expenfas ? Pero perfiftió en fu inquie­
tud ; y le fue k Cafa del Condeftable. ' '
qc 4
408 H i s t o r i a
Alli fe hizo la planea de la liga , a laqual nq
parccia probable , que el Cardenal pudiera reíif
tir. Todos aquellos,qne por razones particulares
teman intención de perderle a fe unieron juntos.
El Condeitable , llevava ciertos derechos íobre
la Coila de Andalucía , que tocaVan a los
Reyes de Caílilla, y íe dczia , que el Cardenal
qneria unir al Teíoro Real todas las rencas
euagenadas, y ufuipadas , fin algún título le-
gimo. El Conde de Benaventc hizo hazer una
Fortaleza en el territorio de Zígalcs , para ha-
zerfe dueño de todo aquel partido ; y el Carde,
nal le prohibió acarbala. El Duque de Albur-
querque , y el Duque de Mei*.‘naceli tenian ren­
tas fobre el Dominio R ea l, y temían perderá-
las, El Obiípo de Siguenza, Portugués, temia
que el Cardenal embiaria al Cardenal Carbajal
a eíle Obifpado , de que avia fido dcfpojado , ó
que le deipolleyellc en virtud de una ley de Ca?
(tilla, que difpone, que los Eitraugcros.no pue­
dan tener los Beneficios dcl Reyno. Todos eík-
van interelTados en haper arrepentir al Carde­
nal de averies dcfobligado , y en impedirle, que
pudiera darles pefadumbre.
No quedava por ganar fino al Duque del
Infantado, que por fu crédito, y por la avcrlion,
que tenia a eíú Prelado , podía fer el Gefc de
cite partido , fueron a Guadalajara , porque fe
avia detenido cjn la relpueíta de las Cartas , que
le avian pinbiádo : quercllavanfe de la temeri-p
dad, y arrogancia dcl Cardenal , y le dixe-
ron , qüc el Reyno fe perdería , fi eíle hombre
quedava mas largo tiempo en el Govíerno: por­
que noteniarefpeto alosRcjres,m coníideracion
D e l C a r d e n a l X im e n e z. L ib . IV . 409
^ la N ob leza : que no fe avia contentado con
a verlos menofpreciado > íino que quería arrui­
narlos , y empobrecerlos , para hazerlos mas de­
pendientes : que los que avian librado a Efpañi
de lafervidumbre de Moros , avian de fer efcla-
vos de un Religiofo, que la fortuna avia eleva­
do , y que fe mantenía con una autoridad fin
re^la , y fin medida : que avian baílantemente
futrido á Don Fernando, durante fu vida > fin
diferir a fu voluntad , defpues de fu muerte.
Que, en fin» no er^ decente a los Grandes de
JEIpaña obedecer 4 una perfona , que no tenia,
ni las calidades ncc^fíárias , ni Poder para go-
vcrnarlos, *,
El Duque del Infahrado lesefcuchó apacible­
mente , y refpondió, que el reitia Unta caufa,
como ellos , para quexarfe del’ Cardenal : que
no avía olvidado el concierto de fu Sobrina, que
rompió fin razón , y la alianza -hecha con el
Conde de Coruna, fu Pariente , pero fu enemi­
go : que fe vc'ia á íi milmo en peligro de perder
una parte de fu Patrimonio t por no hablar de
otras cofas; pero que eftos eran interdi es parti­
culares : que en Lo deraas no podia refolverfe á
emprender cofa alguna; que hatlandofe fus Ef­
tados en la vecindad de Teledo , conocía mejor
que ellos , el efpiritu , y humor del Cardenal:
que era un hombro de refolucion , y de expe­
riencias : que no feria fácil fugerarle , ó fiiplan-'
tarlc : que no dava cofa al crédito , ni al favor,
y que no fe efpantava de las dificultades , ni de
• lasamenacas : que el íolo tenia mas dinero, que
todos los que cftavan allí ; que jamas Miniftro
.alguno fe firvió mas de La autoridad , y de la
4i o H i s t o r i a
Jufticía : que el Rey , y el Pueblo eítavan por
el : que medirava iiempre grandes defignios, y
tomava tan juilas fus medidas, que codo le falia
bien : que avia ceñido la deftreza de uriirfede
tal manera con d Eftado , que nó fe podía dar
contra el u n o, qáe no fe diera contra el otro :
queíi elloshallavafi medio de deponerle con al­
guna apariencia de razón, y fin violencia } el fe
pondría a la frente,y aQiftiria con rodas fas fuer­
zas. Eftos difctirfos moderaron im poco el arre­
batamiento dé los Señores 3 y peníáron expe­
dientes mas fuaves, y pararon en nombrar á Don
Albaro Goméfc , hombre diferéto , y bien viíto
deí Rey Catolico , para quexarfe al Rey de los
procedimientos dcl Cardenal, y para pedirle en
nombre de elloá otro Govetiudor.
Entretanto t l : Duque d^LInfantado gaftava.
cvceíRvamente , y dava áíitó hueípedes coda
fuerte de divertimientos , y licitas , con aquella
magnificencia > que ha íido en todo tiempo, co­
mo natural á laCa% dc Merídoza. El Carde­
nal recibía avifo de tfdas parces de eftas juntas
elandeftinas ; y como algunos de fus Amigos
moftraíTen flaqueza , les dixo íónriendo : que
eran temores pánicos , que convenía dexar á
eíla gente por lo menos el coníuelo de comu­
nicar íus pefadumbres > y que los prodigas ga­
dos, que hazian, Ies aument&van las dificultades
de poderle hazer algún daño. Con codo eílo,
como mirava iiempre al repofo publico, Ies ad­
virtió por algunas peiíbnas de juizio , que eíla
conferencia durava demafiado , que fe les acon-
fcjava fé íeparailén, y acaballeli con codos eftos
conciliábulos : que por lo que tocava á fu per-
D el C ardenal X im enez. L ib . IV . 41 í
Tona, íi continuavan} fabria bien dcícmpcnaríc,
y ponerles cu razón , fiu emplear las tropas , ni
la hazienda del Rey : pero que hizieflen refle­
xión a lo que fe exponían en eíb fuerce de jan-
tas, eftando prohibidas por Lis ordenanzas del
Reyno. Con efte avifo ellos fe retiraron , por
temor de no hazer fe fofpechofos al Rey » antes
de averie preTentado íu quexa. Poco defpues
procuraron todos ■ ganar la gracia del Cardenal.
£1 Duque del Infantado le eferivió Carras muy
rcfpetofas , y el Condeftable de Gáftilla le em-
biódos de fus A m ígoi, y fe efetisó de no poder
ir el miímo, por falca de falud,
Eftos Señores, eftando juntos , diputaron tres
de los mas calificados 9 que le pidicílen al Car­
denal lesmoft ralle el poder , en virtud del qual
Ies gotiyeraava taü'afofolutataente. El no podia
al.egar Gno la nominación de Don Femando,
a la qual ellos no querían deferir-, y la Carta,
qne el Archiduque Carlos le avía eferito , que
la mira van mas como cumplimiento , que como
autentica de Poder , y de autoridad. Era fu te­
nor cn eftos términos.

R E V E R E N Ü I S S IV I O P A D R E
en J estj C h r ist o Cardenal de Eípaña, Arco­
bifpo de Toledo, Primado de Eípaña, Grande
Cancilier deCaíbilIa,nucftro cariflimo Amigo.

EvtrcnAiffimo Señor. Avernos tenido noticia de


R la muerte del muy Alto , y muy Poderofo Prin­
cipe e l Rey Catolico , mi Señor , que Dios quiera
averio recibido en fu gloria : Nofotros avernos te~
nido grande doler , tanto por la Religión Cbri-
4ii H i s t o r i a
/liana > (¡fie pierde en fu Perfona Real un llifjlri
D fenfor , como por anejir os Reynos ¡ que han per*
dido un buen Adminif}rad»r , y un buen Rey ‘ mi*
rawofl-t > como perdida muy fcttjible ¿ porque co~
nocíamos el fruto , y las vemajat , que podíamos
facar de fu amiflad ,xonfijos , y experien^A i pera
atajo Dios díjponerlo ajft , y debemes refriarnos <\
fifi ordenes, y conformónos con fu voluntad : ave­
rnos advertido fobre todo , en la djpofiíion de fu
Tfcflamento f'fm bne»M > yfantaé intenciones » que
nos hazen creer , que nueflro Señor avra tenido de
el mifericordia , hqual nos es de gran confuí o ; ti
articulo i que avernos bailado mas. toable , es aquel,
en que encomienda a uuefbra Perfona Rctterendiffima
el Gobierno » y la 4,tdminíflracion de la Jn(licia en
vutftra aufencia : efla es la mejor obra , tjnc pudo
hazer j porque con ejloprocura lapAZ tajeguri-
dad de mtejh os Efiados
En verdad, Revercndrjjtmo 'Sen# f que quando na
lo hiciera ordenado ajji >conociendo , como U ha­
cemos por nofotros mejmos t por relaciones ,
qtie muchas Perfonas , dignas defee r nos han he­
cho de vuefira integridad , capacidad , y z¿clo pa­
ra el férvido de Dios , y para el me jiro, no podía-
mes efeogor , ni fubrogar para e(le empleo otra Per-
fina y que la vuejlra. % para el defeargo de nnejlra
concienfia 5 y para el bien de nutfiros Reynos, E f­
ta es ¡a caufa , porque ovemos e/i rito a todos tos
Prtlados , a muelos Señores , y a nueflras princi­
pales Ciudades, encargándoles, coadjuven, y ajfiflan
a vuefira Reverendijjima Perfhna, que os obedezcan,
y hagan que os obedezcan > y externen quejitas or­
denes , y las del Confejo #eal. Y os pedimos, afee-
tu ojijftn w w e , que os aplique# 4 la jidm ini-
D e l C a r d e n a l X im enez. Lib. I V. 4 1 j
{Iración de la fttftkia , al ejhtbieL ifmento de la p az
de nutjiros Vajfaílos , efyerando , que los iremos a
zñft:ar3confitar, y góvernar9 q ueftra, Dios median­
te, dentro de puco tiempo.
También os rogamos, nos efcrivais continuamen­
te , y que nos informéis de todo lo que fuere fu ce-
dtendo , dándonos vueftro parecer , y confejo , que
recibiremos de vos , como de Padre , tanto por el
reconocimiento , que conferíamos de los férvidos,
que aveis hecho al Rey Felipe nnejiro Señor , y
Padre > qtumdo ejiuvo en CaftiHa » quantp por la
am 'Jlad cordial , que os tenemos , y por bt confianza,
que ovemos hecho de vuefira bondad. Revcrendif-
fimo Padre en Je/u Chrifto , Cardmal de Efp a-
ña , nuejir o caro Amigo Dios os tenga en todo
tiempo en fu Sama Gracia* DruxeUs 14, de Fe­
brero de i j 1 6.
YO EL P R IN C IP E .

Los Señores juygavan , que cita Carta no le


Java derecho fuficientc, e inftavan mas , dízien-
do , que D011 Fernando 110 avia podido fubftí-
tuir Governador cn fus Eftados , jorque el folo
lo era. Efto pafsó cn la conferencia, en que que­
rían 3 que íe explicaífe el Cardenal : y aunque
efte Preladofue embeftído de efta demanda, ref-
pondiój ííncomocion , que bolvieflen al ocro
dia : bolvieron , y los llevó á la Torre del Ca-
ftillo , donde eftava el dinero del R e y , y el fu-
y o , y Ies hizo ver por la ventana dos mil hom­
bres,que tenia al rededor de Madrid, pu eftos en
orden de batalla , con grueíías piezas de Arcille-
ría,que hizo tirar en fu presencia,y les dixo; Ved
aquí los Poderes, que el Rey Catolico me ha dado.
414 H istoria
ton ios quales govierno a Efpaña , y Id góvernar e,
ha fia que el Principe tiaefito di‘ ño tetina en perfona»
Eftas particularidades no fe hallan en las [da­
ciones , que el Cardenal eferivia á los Pa'ifes
Baxos. Los Hiftor ¡adores mas )u,i?dofbs han
creído, que efta era «na tradición , y fegun
opinion vulgar ?tomada del exemplo de Cipion,
y acomodada al cara£fccrde eftc Miniího. Con.
todo citó es conitanre , que defpachó luego
Correos al Rey Don Carlos , rogándole , que
le embiara Poderes mas amplios , fi quería
mantener al Reyno en paz » y á los Grandes
de Eípaña en- íu.deber. El Cóníejo de Eftado
aviso poco., defpüs lo mifmo : pe^o fea , que
fe creyellé,que el fabria bien defender los dere­
chos de füs Regencias , feguu las neeeffidades,
ij fea , que le fucile fácil conrcner a la Nobleza,
y para pnner contrapefo á fu autoridad, y tener­
le cn mayor dependencia en la Corte de Flan-
des, no íe eícucliaroií las querellas , que dieron
contra e l» pero tampoco fe acordó darle Poder
fin reftriccion.
Quando. fe vió explícito b. las inquietudes de
los Grandes del Reyno , buíc& medios para
manteneríe por fi meímo , y poneríe a cubier­
to, y cn buena defenía contra los infubos. Aun­
que íiempre avia feguido muy .aufteramcnte las
reglas, de íu Pcofemon, no avia dexadode inf-
tm itfe.cn todo lo, que mira al Arte Militar.
Tenia inteligencia unívería!, y fabia aprorechar-
fe de todo : en las convcrfaciones familiares,
que tuvo con los Oficiales de los Exercitos , y
con el mifmo Don Fernando, fe informo de los
medios de contenet los Pueblos en la obedicn-
D el C a r d e n a l X i m e n e z . L i b . I V . 4»y
cia, de adieftrarlos, y hazerlos hábiles , y man-t
tenerlos en el manejo dé las armas , de la mane-*
ra de campar , de atacar , y de tomar Placas.
La Guerra de Africa le avia hecho confumado
en eftos conocimientos, y le obligó a entrar en;
todo el gaílo de la formacionj y fubfiftencia del,
Exercito. Inuginava muchas vezes , que las le­
vas de gente de Guerra , como fe hazcn ordina­
riamente , fon mas penúciofás , que útiles al
bien publicojporque la mayor parre fon de
gente vagabunda,desconocida ,quevive ün or­
den, y íinJionor3 que roba, y Taqueólos fugares
4 c la Campaña, driblando los Pueblos, y come--
riendo muchos crimines difíciles de impedir, y
caíb'gar. Que ÍI fe aliílava en cada Ciudad cier­
to numero de habitadores, que eítuvieúbn £cm-
pre apreílados á marchar al foa>rro del Eftado.
celláiian todos ellos defordeoes, 'Que 1os Bui,t ^ 9¿/¿,
gefes, que tenian alguna educación, ferian mas
humanos , y mas moderados j porque teniendo
queperdei- , no tomarían cofa alguna de los
pobres, y teniendo Mngeres, hijos , y Cafas , 110
olíarian hazer atentados, y vivirían con atencio­
nes. Juzgo, que eíle orden 110 feria defag radable
a las Ciudades, que folo lc^coílam algunos Pri­
vilegios ímmunidades, y títulos de hojaor, y
que con eílo tendría íiempre un Exercito en pie,
y.apreílado á marchar i qualquier Lugar, don­
de fe ncceílitaífe.
Pero , como era un ellablecimiento nuevo»
de que los Grandes de Efpaña comprehcndian Gam.
las confequencias , embió i Don Diego López
de Ayála a la Corte , para elconfentimiento dcl
Rey. Efpcró algún tiempo j pero como los Fia- *
4i6 H istoria
mcrtCos davan largas a fu deliberación , comu­
nicó íu deíignio con el Confejo de Efpaña, y
confultó a los Oficiales confumados en el arte
de la Guerra. Defpues de efto, hizo publicar un
Ediíto en rodas las Ciudades de Gaftilla , que
concenia la conceflion de muchos Privilegios
a todos los yezinos , que quilieran al ifiarle en
férvido del Eftado : que ferian eftas tropas del
bien publico : que tomarían las Armas en las
necewdades :y que fe exercitarúm todas las Fie-
ftas , y Domingos > defpues del Oficio Divino,
a vjíla del Pueblo : querfe les darían Oficiales,
Trompetas, y Tambores, fuftentados , y paga­
dos , y que cn quanro a Los Soldados ferian
exempros de todos fubfidios, alojamiento de la
Corte , y pall'age de gentes de Guerra> y de
otras cargas , y fe les daría recompenfas á pro-
porcion de fus fervícíos. Efte Edi&o fue recibi­
do con aprobación unlvérfal de los Pueblos,que
íin falir de fus Cafas efperavan hazerfe conoci­
dos , y hazerfe temer, y elevarle por el camino
de las Armas, fobre la condicion de fu nacimien­
to. Tuvo luego treinta mil Payfanos aliñados,
que fe exercitavan cn las llanuras , fuera de las
Ciudades , en todas fuertes de juegos militares,
dando mucho gozo, y emulación a la juventud,
y los fácava de La ociofidad.
Aunque efta Milicia fe levantava con pretex­
to de exterminar á los enemigos forafteros, bien
entendió La Nobleza, que era contra ella , y fe
opufo por rodos los caminos imaginables. Com-
movieron alguna gente defconocida , que de-
zian á vozes : Que efpedc de Ejercito es (fie ? Que
nueva invención de levantar tropas ? E ¡ Cardenal
üevA
D el C ardenal X im en ez. L ib. IV . 41?
iliVA en molcftia el tenernos cn p«Z ? Defpues de fu
Conquifta de Africa > no pueda pajfar fin hazjtr
Guerra ? N o le foltova a la gloria de f e govierno t
fino armar los Plebeyos contra la Nobleza* Ana­
dian , que efta Milicia fe bol vería contra el t
que Las Ciudades de Efpatia,Políticas, y Civiles,
íe liarían groferas , y militares : que los Artesa­
nos renunciarían fus modos de vivir, haziendoíe
Gentilcshombres» y que las Artes, y comercio íe
acabarían, £1 Reyno íe perdía infaliblemente, y
todo efto fe eferivia. & Flandes*
t Caftilla fe divide en. Montanas , que la fepa^
ran en dos partes : efta de acá de los Montes, de
que.el Cardenal era dueño , eftava enteramente
por e l: en la de alia, donde los Señores eítavan
iodcrofos , fe reusó recibir el EdiAo , y ñoqui*
Í b admitir los Comillarios , que venían para po­
nerlo en'cxecucion. El Arcobifpo de Granada»
Prcíidente del Confejo R ea l, avia fecretamen-
te advertido á los Miniftros de Valladolid , que ’
fe opufielí'cn á las fanrafías del Cardenal. El Al- ¡y
mirante de Caftilla s de quien dependía efta ^
Ciudad , partió de Madrid para fomentar la re-*^70,
fiftencia. El Obífpo de Aftorga, Oíorío, Mae-
ílro del Infante ■ > que tenía tierras al rededor,
iba allk con pretexto de negocios , y por fus
dependencias, Burgos, León, Medina del Cam­
po, y muchas otras íe juntaron á Valladolid. El
Cardenal no creyó , que fuede necellário ufar
de rigor , hafta que recibieílc las ordenes de la
Corte. Efcrivío a eftas Ciudades confederadas,
qne hazían empeño de oponerfe a un eftableci- SAn¿0m
miento, no folamente ú t il, pero necellário h. Vjli m ,
la¿ coyunturas prefcntesjque íl tenían ellenipdo- i.f ií.
D d
-418 H is toria
ncs particulares , las podían exhibir, que no
quería hazer les violencia alguna, antes bien
atendería a fus Privilegios : rclpondieron á per-
fuaíion de los Señores que no tenían , que con­
trovertir con el Cardenal, qne eítavanrefudtas
a confervar fu libertad , contra fus violencias,
halta que el Roy vinieire á Efpaña.
N ó fequedavan fm caítigo femejanres refpue-
fias. Dio orden de que íticílcn caítígados los
que fe avian atrevido a darlas. Difpofo hazer
abane ai' por aquella parte ochocientos Caval-
los , con pretexto de que no podian fubfiítir
en Navarra > por la deítruccíon , que los Fran-
ccfes evian hecho. Efcrivió ál mifmo tiempo a
D. Diego López de Ayala, ¡que Ic embiaffe lue­
go el confenrimiento del Rey, para hazer infe­
rir un orden expreílo a las Ciudades , que no.
querían obedecerle : que fino le le obligaría»
deípues de perdido fu crédito , a abandonar el
Goviemo. Y porque los malcontentos avian
eíctico al Rey y 'a Xtabires y -píUww-Miujftro,
que efta íuerre de Milicia «Fa nueva , é intro­
ducida infaliblemente toda libertad en et Rey-
no, le rcpreíentcS, que defpues que Reynaron
JIM' los Godos , hafta Etnico 1 V. hermano de Doña
Gom* Ifabel, fa Abuela , los Reyes avian fuftentado
lii'.i, para fu Guarda dos mil Cavallos , de Milicias
de Payfanos s y que Ernico no huvierna caído
en las deíHichas , que le fucedieron, íi no hu­
viera dexado eftas Guardas por los malos confe-
jos de la Nobleza , y que no avia cofa mas útil
■para mantener las leyes , jxira hazer refpetar los
Ma^ifcrados, y para coriíervar la grandeza, y au­
toridad Real. Defpacho,pues,un Correo al Rey,
D el C a r d e n a l X i m e n e z . L ib . I V . 419
rogándole , que no efcuchallc las columnus de
cítos efpiritus turbulentos , y fiaíTe de ¿1> def­
pues de tantas pruebas de fu fidelidad , y de fu
zelo : que manda flee ferivir repreheníiones feve-
ras á las Ciudades inquietas ; porque no ay tan
pequeña dcfobediencia cu los Vallallos , que no
devacaftigaríe , allí por la equidad , como por
el cxemplo , y le imbialle cantidad de Mofque-
res, y Corazas de Flandes , porque defpues de la
Guerra de Granada, y de Africa , halUndofe Ef­
paña en paz, no tenia buenas Armas, En quan-
to á lo demas le aflcgurava, que fu deíignio era
aliftar buenos Ciudadanos >y Que á Ios-Labrado­
res, y pobres Ancianos , ¡10 le les facaría de fu
trabajo, y que haría defuerce > que el comercia
no padecieííé perjuizio alguno. .
Ei Confejo de Flandes , deípues de aver lar­
go tiempo difeurrido fobre efte negocio, aflintió
á las razones del Cardenal. Alabóle fu pruden-^
cía. Confirmó las Milicias. Eícrivió a los Ma-
giftrados, que velaflen fobre eílo, y declaró, por
Reos de lefa Magcftad , á todos los que fe opu-
íicran direíta , o indirectamente de qualquier
eftado ¡ y condicion que fueflen; El Cardenal
luego , que fe vió aíli mantenido , en lugar de
aumentar mas el enojo , le difminuyó, y fe
contentó con fer el dueño. Los Diputados de'
las Ciudades vinieron rendidamente & pedir
fu gracia , y fe les concedió. El Condena­
ble , y algunos otros quiíieron entrar en fu be­
nevolencia , y los recibió , y abracó ¡ pero para
impedirles,no intencallén en adelante cofa algu­
na contra el orden , y exercidct de efta Milicia,
creó en cada Ciudad de fii dependencia quatto
4 io H istoria
fuperintendentes , para que le advertieífen todo
lo que pudiera pallar cn perjuicio de eftc nuevo
eftablecimienro.
. En efte mííino tiempo el famofo Cofario Bar-
barro ja , hizo grandes incurfiones íobre las Co­
ilas del Reyno de Granada , llcvandofc muchos
-Chriftianos deque tuvo el Cardenal gran fenri-
micnco. Sacó délas Provincias Mari cimas contri­
buciones volunrarias : hizo hazer Arfenales , y
limpiar los Puercos, que cftavan menofprecia-
doSjiTiucho tiempo avia: y para tener con temor
a los Piratas, mandó armar veinte Galeras nue­
vas parareforcar la Armada, y las hizo mecer en
Mar , tan a tiempo , que aviendo encontrado
cinco Galeras Turcas, cerca de Alicante, echa­
ron dos á fondo >y truxeron eres al Puerto, co­
mo en triunfo. £1 Papa León X. y la mayor par­
te de los Cardenales le eferivieron congratulan-
dofe con ¿1 en efta Vitoria, y en todos los gran­
des fuceiíos de fu Govierno*
Eftas ocupaciones, que tenia en-Efpaña no
v. le impedian poner cuydado en la quietud , y
íobre todo en la íalud de Los Pueblos del nue­
vo Mundo , que fe inquietavan. Don Diego
Colon, Almirante del Occcano , avia üdo echa­
do el ano antecedente de las lilas, que fu Padre
Ctiriltoval Colon avía defeubierto , por las que­
rellas, que fe dieron contra el. Avia venido á la
A ib . Corte de Don Femando, para juftificaiie , y dar
Gom. cuenta de fu minifterio : avia ya muerto eftc
üb.e. Principe , y efperava en Madrid las ordenes
del Cardenal , que tenia la Adminiftracion de
los Eftados, Importunándole muchos con las
quexas del Almirante , y de los iíleííos creyó,
De l C a r d e n a l Ximenez. Lib. IV . 411
que feri¿<lificil terminar las diferencias , no jpu-
diendo tener can lexos el conocimiento cierto,
y refolvíd el embiar á eftos Lugares perío-
nas de honra , y rectitud , que emprendí edén
cite víage , por motivo de honor , y Religión,
y no por confídcradones de ínteres, Efcogió
para efto á Luys dé Figueroa , Alfonfo de San
Juan , y Bernardino Mancanedo , Relígiofos de
San Gcronimo , que á mas de fer eftímados por
fu piedad , los rciiia, por inteligentes , y hábiles
eu los negocios. En las conferencias , qtie tuvo
con ellos , lcsponder¿ la importancia del nego­
cio , que les cncargava j y tes einbió a la Ifla
Efpaííola , u de Santo Domingo , áfin de c x í -
minar las diferencias del Almirante, y otros Ofu
cíales E/panoles , y de obfervar lo que feria ner-
ceííário para la comodidad, y bien de las gentes
del País. Ellos tenían Poder, por fu Cómiílionj
pata reglar rodas la» cofas en orden , y jufticía,
y les encomendava pricípálmente extinguir la
tiranía ? que los Efpañoles exercian con los In­
dios y y cnfcñarles la Do¿kríiia Chriftiana cn fu
pureza. Diales f para los procedimientos Crimi-
naíei»^ Alíbníc^ Suazo, hombre judo, y definte»;
refiado, y muy HábHJurifconful to.
Eftos ComifTarios fe embarcaron en Sevilla,
y arribaron dichofamente á la America , donde
hízieron muchos reglamientos dignos de fu ca­
ridad j y prudencia. Los Eípañoles ima^inavan,
que eftos Iíleííos les pcrtenccian por derecho
de conqtiifta , y los tratavan , no folamente
como Efclavos , pero aün como beftias : ni los
tenían en fu protección , ni mantenían en jufti-
Qia, ni derecho de ÍJurgefia^ u de Colonia. Ellos
Pd 3
4i i H istoria
eíbivan, al fin, al arbitrio de fus dueños. El Rey
Catolico Don Fernando les nombró al princi­
pio Patrones , ó Proredlorcs en Eípaña. Enten­
dióle , que convendría mas encomendarlos a
aquellos , que avian trabajado en coliquidarlos,
y íobre elle principio fe les daban a los Solda­
dos viejos íl proporcíon de fu trabajo,, u de fu
mérito, Eftos Religiofos perfiudieron a los
Payíanos , que eíle procedimiento era indigno
de Chriftianos, y que aunque ellos 110 pudiellcn
luego librarlos de efta ícrvidumbre^alcanqariau,
que fe les dieílén habitaciones , que fe les def-
cargaíTe alguna parte de fu trabajo, y que fe les
eníeñailé en quietud los Divinos Mi Herios > y
las reglas déla Religión Chriftiana : firvieron,
afli mifmo, para la induftria de pcrficionar elar^
te de hazer el Azúcar , y procuraron fuavigar la
penofa obra de las minas , que los Indios no te­
nían fuerzas para foportarla.
Eran unos Cuerpos débiles , mío ia, fatiga Ies
tendía: fea, que el fiyre , y el climales hizicf-
fp dcÜcados , ó fea-., «pe (Fuelle la ociofidad en
que fe avian criado- , rindietonfc con la carga,
que les hazian llevar,y vivían- pocos dias. La in­
humanidad de los dueños era tan grande , que
añadiendo el mal tratamiento al trabajo, no te­
mían hazerles morir á eftos miferibles, li cono­
cían , que de elfo podian facar alguna mayor 11»
tilidad,y que podian aprovecharfc de la poca vi­
da,que les dexavan ; pero lo mas lamentable,era
el que no tenían cu ydido de hazerles recibir el
J3autifmo,y que la crueldad, que ufavan con cL
los les cftraña^a entecamente de la Fe, y de la
Religión,que profalfavan. Algunos Efpañoles to
D el C ardinal X imenez. L ib. I V . 415
cados de la piedad fe fueron derechamente al
Rey,y le fuplicaron, que mandarte tronfporcar a
eftas lilas quinienros Efclavos negros, de los que
los Porcugefes vendían en Eípaña : eran eftos
hombres 1aiios , y robuftos acoílumbrados a. la
fatiga. Vendíanle por*poco precio, y el Couícjo
de Flandcs determinó cmbiarlos.
El Cardenal, luego 3 que lo fupo, defpachó uti
Correo al Rey, periuadicndole, que era juño ali­
viar k los Indios j pero que no convenía intro­
ducir Negros en efta Región nuevamente con-
quiftada ; que eran propios para la Guerra , que
110 les faltava corage :que tenían nativa brutali­
dad : que eran hombres Í111 honor , y íin fee >y
aífi capaces de trayeiones, y inquietudes : que
corromperían á los1Indios, y les pondrían algún
dia las Armas en las manos» para echar, a.los Ef-
tañóles de cíUs lilas, y que fe debía, remer, q¿ie
{os Efclavos vinieran a fer dueños. El Rey , 6
por mejor dczir Xiebres , que le gouvernava,
menoíprecio efte avifo , y creyó , que el Carde­
nal fe acalorava cn eftc negocio , no por la con-
íideracion del bien publico , fino por no aver
tenido parte en e l: algunos años deípues. fe co­
noció la fált* en que fe avia caido;porque avien-
dofe multiplicado los Negros , y fa hiendo. el
tiempo de la auíencia del Almirante v huvieran
degollado a los Efpaiíolcs, íi dos Capitanes, que
fe hallaron por accidente con algunos. G avil­
leros , no fe huv ieflen refiftido en unaCafadc
Campo , hafta que el Almirante llcgaílé con fu:
Armada.
Mientras el Cardenal eftava aíli .ocupado en
Iqs negocios de fu Regencia,Juah di Labritptn-
Dd 4
414 H I ST OR I A
fava en los medios de recobrar el Reyno de Na-i
varra. La' muerte de Don Fernando Ic avia d¿-
Martir do ocaíion favorable. El Rey Francifeo pri-
*p ro . mero , le avia prometido un cuerpo de
pas viejas, para juntar k Us que podía levantar:
avia recogido mucho dinero para confcguir el
fin de efta empreíTa , que en fas apariencias no
debía durarte mucho i pero lo que 1c dava mas
confianza , era, las inteligencias , que tenia en
el Pais. Los Navarros coincn^avan a llevar-
mal la dominación Efpañola : las facciones, que
te avian fido mas contrarias á efte Principe »de-
fcavan ponerle en el Trono. La Nobleza, y fo-.
bre codo el Condeftable, le eferivia fecretainen-
te , que hallaría al paífo de los Pirineos mas de
veinte mil hombres, apreftados a feguirle. Ef-.
ta negociación no pudo hazerfe tan íecrecamen-
te , que el Cardenal no tuvieilé avilo. La hija
del Duque de Najera , que fe avia defpoíado.
con el Condeftable de efte Reyno , tomó al­
gunas Cartas de fu Marido, y las dió a Don Far
drique de Acuña, Virrey de Navarra, a(figurán­
dole por ellas, que la confpiracion eftava ya pa­
ra rebeutar, y que no avia tiempo ,.que perder.
Hizo luego marchar ázia Navarra todas las tro­
pas , y nombró el General , que las avia de
goveniar. No le parecía, que el Virrey evafufi-
cienre, y cambien eft iva baftanremenre ocupado*
en guardar lo interior dcl Reyno.
El Duque de Najera fe ofrecía, y huviera po­
dido facar grandes compiidadcs de los Efta­
dos, que poífeía en los confines de Navarra , pa­
ra los víveres,y focorros. El Co ndcítablc de Ca­
stilla fe oponía i porque avia ejitre los dos mala
Del C a r d fn a l Ximenez. Lib. IV . 4 i f
Inteligencia , y temía no le maltrata ífc algunos
amigos , que protegía en el Pais. El Cardenal
fe alegró de tener ocafion de no poner a la fren­
te dcl Exercito perfonas, que pudieran abufar
de eílos empeños. Embió orden a Don Fernan­
do de Villaíva, Coronel de Infantería, cuya ca­
pacidad, y valor tenia bien conocido, de mandar
las tropas , y de ir derecho a los Pirineos , para
guardar el paílage de Ronces-Valles. Elevó á
un Oficial de mérito, que el defeo de gloria, y
fu reconocimiento le empeñarían 2t fervir bien,
y que íu mediana fortuna le tendría iiempre
en refpeto. El fuceílo hizo ver , que no fe en­
gaño en efta elección j porque aviendo Juan de
Labrit dividido fu Exercito , y mandado al Ma-
rifcal de Navarra, paílar las Montañas , ¡entre­
tanto , que e l , y el Cardenal de Fox íitiavan el
Fuerte de San Juan de Pie de Puerto, Villaíva,
con 1a diligencia increíble , gañó los desfilade­
ros , y díípufo tan bien fus tropas , quecos Na­
varros dieron en todas Us embufeadas, que les
avia parado. Marehavan fin orden , y fin pire—
caucion/confiandofe en las inteligencias,que te-
lúaU'eh el Pais j y fé iban embreñando por las
quiebras , -y &urtánüs-angoftos de las Montañas.
Entonces ftierbn de repente rodeados > y carga-
dos de los Efpañoles: hizieron al principio algu-
na refiftencia ; pero viendefe perdidos, v íín ía-
lida j fe rindieron k difcrecion. El Marilcal, y fu Mártir
hermano fueron embiados Prífioneros al Caítil- «M?0»
lo de Aiienza , con una parte de fu Infantería. ^ ’19’
Villalva , para acabar fu Vitoria > fue a ata­
car a Juan de Labric, y le obligó Si levantar el
fitio dcl Fuerte de San Juan , y a retirarfe a fu
4*6 H i í t o r i a
Principado de Bcarnc, donde murió de triíleza,
^ la Reyna íu. Muger , hete mefes deípues. El
Cardenal recibió citas noticias con fumo gozo,
y eferivió en términos de mucho reconocimien­
to a Villalva , k quien cílímo, y amo defpues
particulariíümarnencc, y i quien confultó cn
toda? Las contingencias , y íacedos cn que íc
tratava de la< feguridad de cita Provincia. Con
cita haziendo renexión, que Los Navarros tcnian
grande paíüon de reitablecec fu Rey , y que íe
formarían todos los días nuevas couípiracioiKS,
fino íe remediava, entendió fer necdlário poner
guarnición en todas las Placas , aunque fuefle
con mucho gafijo-, ¿demoler todas las Forci-
ficationcSj y MuraJUsrde las Ciudades, para qui­
tar a las gentes deliráis el medio de atrinche­
raríc , y a los Franceíes el defeo de apoderarle
de ellas. Elle ultimo partido le pareció mas
conveniente, y íiendo pronto en. exccutar lo
que reíolvia, hizo luego arruinar codas las Pla­
cas tuertes de Navafr-ai Ladft MarcilLa fue fola
la que íe f^v¿ » pon la^ceíólUcion de Doña Ana
Velaíco, Marqueta, de Falces ; porgue aviándole
dado Acuñaorden, en auíencia de íu Marido,
de rendir la Pla^a, hizo levantar el Rúente, y les.
dió vozes defde una ventana, d¿ziendoles : que
ella QO rendía el Caftillo , íipoal Rey Carlos, a
quien folo preítava VafaUage*
Los Navarros ,.que perdían del codo las efpc-
ran^as de fus finas- fe quexavan. de eftas demo­
liciones: ; y:lop «¡usmigos del Cardenal hizie-
rou canto ruido , que aun defpues de fu muer­
te , fueron k íáqpear la Torre de Vzcda , para
robar el dioffip-j que allí avia, Con pretexto de
D e l C a r d e n a l X im enez. L ib . TV, 417
que el Rey tenía deíignio de fervirle de él,
para tas ruinas de Navarra. Villaíva, que fe
creía autor de '‘eíle coníejo , murió algunos
tiempos deípues deapoplegia, fegun algunos,
y fegun otros, de veneno en fu Goviemo de
Eftclla, El Cardenal hizo gran fentimienro de
íii muerte , y dió fus Cargos y y Govicrnos á fu
hijo , eferiviendo al Rey ; que íiempre avia íido
maxima de los buenos Reyes fus Predcccllbrcs-
el dar á los hijos los:bienes de los Padres , que
les avian férvido-, y fobre codo a.los que avian
muerto en fu fervicio } porque efta craunaefpe-
cie de jufticia , y de reconocimiento publico,
qnc los Soberanos deben k la virtud, y.que nada
excita tanto a los hombres a merecer recoitu
penfas, como la cfpeianca de verl^ continuar,
defpues en fu familift.
Intercctaroqfe eq efte mifmo tipmpo unas
Cartas del Rey de Portugal al Rey de Francia,en
que hazian mención de un Matrimonio y y una
Alianza , entre las dos Coronas. El Governador
de Salfas. detuvo al Correo, que las llevava,
y embió prontamente el paquaw al Cardenal,
quer eftava en Alcal&,aaoridQ ibaalgunavez
a defeanfar* y vifitftf fus Colegios ; eipaquete
fue llevado, en. íu aufencia, al Dean de Lo-
bayna > un poco antes de ponerfe el Sol : efte
Miniftro , que cenia parce en el Govierno abrió
las Cartas, y como él fe atemoricava fácilmen­
te j hizo partir luego al Correo , con orden:
de caminar con preftc$a, y darlas en manos
propias del Cardenal. Efte hombre fe empeñó
Behucutc en fu comiífion, llegó defpues de me­
dí) noche á Alcala > hizo defpertar al. Cardinal,
'418 H i s t o r i a
diziendo, que traía unos avifos muy importan­
tes , que no fe podian retardar. Efte Prelado,
íin inmutarfe , leyó las Cartas , y le dixo : Bol*
Alb. veos iyde^iá. al Señor Dean, cjitc duerna con qnie-
Gom.
tnd , que yo tendré cuydado de todo , y que evitare,
¡ib. g.
con U ayiiáda de Dios > efta defdieha , que nos ame-
nafa. Defpues fe bolvió adormir íin tener'otra
inquietud, que la de averie deíperrado a mal
tiempo. Hizo faber a la Corte de Flandes lo
que paífava ; y embió buenas cfpias á Portugal:
no íe tratava cofa alguna , que el no í.i fupiellc.
íed. E11 quanto á Navarra, dió ol Virrcynato al Du­
M anir que de Najera , h hizo fortificar 2 Pamplona, y
*M7 i. y obligó k F errer, Aragonésl, que avia embiado
lil.xp.
el Rey para fu Govierno , k que le dexalTe 5por­
que era infuporrable al Pueblo, allí por fú con-,
dicion fiera, y cruel, como por la encmiftadjquc
entonces avia entre Aragonefes , y Navirros.
Impidió al Cardenal de Albret que entrafTe eñ el
Obifpado de aquella. Ciudad» que el Papa, y
los Cardenales folicitavan : no Íolam tníecoii-
fervó a Navarra ,• pero aun la pufo en eftado do
no podet fer átacada.
Apenas huvo foíTegado eftos movimientos,
quando fobrevinieron otros de nuevo en Gra­
nada , por las diferenrencias, que avia entre
el Atmirante deCaftilla', y las Ciudades Ma­
rítimas» y principalmente con la de Malaga,
que es una de las mas confiderabíes : avia cn
codos tiempos tenido derecho el Almiranre de
Caftilla, de mandar á las Armadas Navales,
de góvernar las Coftas, y fer luez de la gentes
Marítimas : occurió un Proceílo , ó querella
entre los Marineros, óPailagcros, losqualcs
D il C ah een al X im in iz . L jb. I V . 419
tenían luftícia propio para regirlos, y paracaíli-
garlos, y en todos los Puertos algo frequen-
tados, y en las Ciudades de comercio , como
eran Sevilla, y Malaga, renian fusjuezes, y
horcas levantadas , que fon las feñales de auto­
ridad , y jurífdiccion. Ellas eran las prerogati-
vas dcl cargo , que 110 fe le podian conteftar ;
pero fubrevenian inconvenientes , que confun­
dían el orden, y difciplina Civil j porque en
los Puercos donde tqda fuerce de gences abor­
da , quando fe citava á un Reo > apelava al Tri-
buual del Almirantazgo, y procurava la gracia
por codos los medios poflibles: íi alguno de los 1 ' *
Soldados , que guardavan las Coilas , u de los
Eítrangeros, eftava prefo , declina va la jurifdi-
ciou Real j y pedia fu remiíion ante los Juezcs
dcl Almirante : para remediar eftos desordenes»
los Pueblos Marítimos reíolvieron extinguir»
por fu propia autoridad, eíla poteftad. Los de
Malaga, enere otros >fe inquietaron, y echaron
de la Ciudad a los Oficiales del Almirantazgo.
El Almirante fe quexo al Cardenal de la vio-
lcncia , y afrenta , que le le hazia , y el Car­
denal les dió una fe vera reprehenfion, y les
mando, que fe abftuvieíTen de .eílas violencias»
y que fi tenían alguna razón i & fi avían recibi­
do alguna injuria dcl Almirante, lo enmendaría:
que no temieíTen la autoridad de fu Adver£irio¿
que íe aíIegitraíTen , que hallarían en el un
hombre dlíjpucílo a procederá los debiles concra
los poderoíos, llevándote eílo por los caminos
dcl Derecho, y de la equidad.
Efta Carca no hizo cfc&o alguno : refpondío-
/OBÍnfolenteinenrc» que ellos no davan razón,
4 j6 H I St OR I A
iinOal Rey , de íus acciones : que tenían orden
de Ai Mageftad de mantenerle en fus derechos*
y de extinguir las ciraunias , que fe excrcian
contra ellos > hafta que llegarte a Efpaña, y ter-
minafle efta diferencia, íégun las leyes, defpues
de aver oído las parces. Avían ya embiado dos
Diputados aBmxclas >que les ek rivian de parte
de Xiebres,, que el Rey , no permitía, que á fus
Valla 1los fe les inquietarte , y que daría fatisfac-
cion á fus demandas, quando íe hallaíle en eftos
Payfes : afli mifmo avian ganado por regalos a
algunos Señores de la Coree , que los excitavan
a defender íu libertad.
No fue neccfTario'mucho para infpirarles la
rebelión : el Cardenal , que no- tenia condicion
de fufrir, efcrivió á la Corre de FIandes s que-
xandofe, que le rompían todas fus medidas:
jue en lugar de bolverle a embiar los negocios,
Íe los fufpendían, y que por una afabilidad afee-
tada perícvcrava la. oíladfa de una Nación , que
eftava muy hecha a ínquietarfciy Placar ventaja
de todas las negociaciones artificiófas , que fe
hazian por ella : entretanto íiipo , que rlos ha­
bitadores de Malaga , con la refpu¿fta de Xic-
bres, avian cometido grandes 'cxceftbs : que
avian perdido el rdíptíto á£lo$^Tribunales, mal­
tratado á los ‘Juftíeias , y rompido flas •priliones
del Almiranrazgo : que cn’fin, avian tomado las
!Armas , y moneado totía fu Arnttcria , íobre fus
Valuarres , cbtno para 'infulcar eHSoViemo , y
quecla 'Rtbílion eftava tan encendida, que de
muchos vafos de f n ír ilq u e lpsvhbtribrts, y las
"Mugenes'll^vaVan , a piarfra, *á‘la Plaija', uvian
«hecho Jfutrtíír ‘tiii'Cañoníde’magnitud-extraorBi-
O
D el C a r d i n a l X i m e n e z . L i b . I V . 4 jr
naria, con efta ínfcripcion: POR LA DEFENSA
DE LA LIBERTAD DE MALAGA.
El Cardenal, que íobre todas cofas fe apli-
cava á mantener la tranquilidad publica, hizo
partir luego á Don Antonio de la Cueva, Ca­
pitán de gran crédito , con orden de juntar las
Milicias ael Reyno de Granada , de efeoger
feis mil Infantes, y quatrocientos Cavallos, de
abantarle con diligencia á la Ciudad, y de redu­
cirla a ponerfe á la obediencia,y cn cafo3 que la
recufafé^ de tomarla, y reftablecer en ella los de­
rechos de Almirantazgo, deípues de aver hecho
caftigar, exemplamente, los mas culpados. Efte
-fue el primer enfayo, que hjzo de fus Milicias
Burgefas,yeftuvoadmirado de ver,que eíhi vieran
tan difeipiinadas , como fi fueran tropas viejas.
La Cueva marchó para executar fu Comíilion, y
•eftando á dos leguas de Malaga,los Rebeldes co­
mentaron á' abrir los ojos. Los Magiftrados no
cftavan reiterados con la rebuelta : al común del
Pueblo le (alcava todo , y el mcnofprecio , que
avian hecho de la autoridad del Govierno , les
ponía a todos en dcfcípcracion. Diputaron en
efta eftremidad a dos de los Coníéjeros, paj-a que
íupl¡callen de redilks a la Cueva: que no arrui­
narte una Ciudad >que pedia mifericordia , pro­
cesaron , que eftavan di (puertos b. acomodaríc
con el Almiranre , y qne no querian otro Juez,
que al Cardenal Ximenez , fometiendofe a todo