Вы находитесь на странице: 1из 4

SALUD

PUBLICA
de MEXICO EpOCA V. VOLUMEN IX. NÚMERO 4
• JULlo.AGOSTO DE 1967

Los hospitales granjas

Dr. Car-los Tejeda Ruiz"

L OS hospitales granjas san i~s.titu:!ones creadas


para la asistencia y rehabilitación de los en-
construcciones que fueron acondicionadas. En Gua.
dalajara y Morelia, se construyeron centros de esta
fermos mentales recuperables cuya estancia hospi- naturaleza: el Hospital Granja "La Esperanza", y
talaria es prolongada. e! Hospital Granja "Doctor José Torres".
Creados de acuerdo con las directrices señaladas El año de 1961, la Dirección General de Neuro-
por los autores de las primeras comunidades tera- logía, Salud Mental y Rehabilitación, de la Sccre-
péuticas, Rees, Sivadon y colaboradores, en la se· taría de Salubridad y Asistencia, inauguró en Zo-
gunda década de! presente siglo, los hospitales gran·
quiapan, Estado de México, el Hospital Granja "La
jas tratan de simplificar el problema de la atención Salud", primero de una serie de nuevas y mo-
a los pacientes de larga estancia, en la forma me-
dernas construcciones y planeado sobre fórmulas
nos costosa, y al mismo tiempo, buscan el máximo arquitectónicas y terapéuticas bien definidas, con
provecho para las necesidades actuales y modernas
bases filosóficas del manejo de los enfermos inspira.
de la terapia integral. Representan, por lo tanto,
das en el más alto humanismo. A este establecimien-
un cambio y un distinto y novedoso punto de vista
to, le siguieron los Hospitales "José Sáyago" en
dentro de las diversas posibilidades que ofrece la
Tepexpan, Estado de México, el de ViIlahermosa
organización de la asistencia psiquiátrica general.
en Tabasco, el "Cruz de! Sur" de Oaxaca, y el
"C ruz del Norte" de Hermosillo. Los tres últimos
Historia son para utilidad no sólo de los habitantes del Es-
tado correspondiente, sino de una región geográ-
El primer bospital granja que se estableció en fica más amplia.
México, fue el de San Pedro del Monte, en León,
En el presente, la Dirección de Salud Mental ha
Guanajuato, el año de 1943. En el Distrito Federal construido tres nuevos hospitales granjas: dos en e!
se fundó e! primer nosocomio de este tipo en Tlal-
Estado de México para utilidad de la población del
pan, lIamándosele Hospital Granja "Bernardino Al
Distrito Federal y otro más en Puebla para servi-
varez". En ambos casos se aprovecharon antiguas
cio de la entidad; todos ellos están dotados de con-
diciones idóneas 'para la d~bida atención de los
*' Director del Hospital Granja "La Salud Tlazolteotl",
Zoquiapan, Estado de México. enfermos correspondientes.

587
Las nuevas construcciones forman complejos ar- Miembro valioso del equipo psiquiátrico es e!
quitectónicos armoniosos, bellos )' funcionales; su trabajador social, quien puede contribuir al éxito
trazo elegante )' fino aleja al máximo la antigua de un tratamiento por contactos positivos y bené-
imagen carcelaria que ofrecían las manicomios. ficos en el medio familiar. al quc tratará de influir
Existe la pretensión de que en los hospitales gran- para conseguir su colaboración, ayudando a los fa-
jas todos los elementos, desde geográficos hasta hu- miliares a comprender la situación suscitada por
manos, tiendan a restaurar la salud. Se trata de la enfermedad y eliminando los obstáculos que pue-
crear dentro de. las modernas construcciones un dan dificultar la reintegración del paciente a su
ambiente sencillo y simple que en lo posible se ase- medio social.
meje a las situaciones de la vida real; donde el El tratamiento estará encaminado no sólo a la
paciente pueda desarrollar una vida de comunidad remoción de los síntomas, sino que paralelamente
con escasas tensiones y en contacto estrecho con intentará la remotivación por la vida, buscando el
otras personas, con quienes colabore y comparta reentrenamiento y reeducación del paciente, Por lo
responsabilidades. tanto, la labor del médico no puede quedar redu-
cida en rigor a los límites estrictos que pueda mar-
Aspectos médicos carle su profesión, ni debe contentarse con utilizar
únicamente los recursos médicos tradicionales; sino
Los hospitales campestres no son instituciones
que en la atención a su enfermo, tratará de alen-
que limiten su acción a aislar a los enfermos; ni
tarlo, animarlo y remotivarlo para actividades po-
están dedicados a un mero tratamiento médico ex-
sitivas y constructivas. Debe entender además, que
elusivo, Son en realidad centros activos donde se
para la observación y la comunicación con el pa-
emplean todos los recursos que la ciencia médica
ciente, son aptas y válidas todas las áreas del hos-
y el arte rehahilitatorio aconsejan )' que además
pital, incluyendo las de labor y recreativas, sin
sirven )' benefician a la comunidad que los rodea.
atenerse exclusivamente a las observaciones hechas
Extienden su actividad a la prevención y han pro-
en el consultorio.
bado su capacidad como centros de docencia e 111-
vestigación. Manejo hospitalario del enfermo
La asistencia psiquiátrica requiere trabajo en
equipo; el psiquiatra necesita e! auxilio de pro- La atención del enfermo hospitalizado consta de
fesionales de otras disciplinas afines a la psiquia- tres etapas: una, intrahospitalaria; otra, de transi-
tría y en ocasiones hasta de aquéllas que en apa- ción a la comunidad y una última que se refiere
riencia no tienen relación con ella. a la reintegración del paciente a su ambiente social.
Así, al plantearse una evaluación en el curso de La fase intrahospitalaria, a su vez, se compone
algún tratamiento, cuando se presentan dificultades de tres partes: tratamiento médico, psicoterapia in-
de diagnóstico o es necesario e! conocimiento de ap- dividual o de grupo y terapia laboral y recreativa.
titudes, habilidades e intereses de un paciente, el Cuando ingresa un paciente a un hospital granja,
psicólogo será el auxiliar más confiable para el psi- debe percibir un ambiente simplificado con un ré-
quiatra. gimen equilibrado de actividad, recreación y des-
El lograr información oportuna, conveniente y canso; coeficientes que tienen por ohjeto reducir
. útil acerca de los pacientes )' el obtener un manejo tensiones, favorecer la sociabilidad y crear nuevos
adecuado de los mismos, requiere del concurso de intereses.
un personal de enfermería calificado)' hábil, cuyos El estudio del enfermo en sus aspectos físico y
miembros sean capaces de entender la conducta de- mental, se inicia de inmediato por los médicos del
terminada por la enfermedad. Deben, además, tener hospital, instituyéndose si el caso lo requiere, tera-
competencia y disposición para saber aplicar prin- pia farmacológica, ya sea especializada o general.
cipios psicológicos, observar al paciente y comuni- La gravedad de la perturbación señalará e! trata-
carse con él; todo lo cual contribuye al estableci- miento )' el lugar donde pueda ser manejado el
miento de diagnósticos más precisos y al ajuste de! paciente, ya sea en un ambiente sin limitaciones o
proceder terapéutico. Normas que en lo general en los pabellones destinados a los pacientes más
también son válidas para los terapeutas laborales desorganizados.
y recreativos. En cuanto se considera oportuno, se asigna al

588
SALUD PÚBLICA DE MÉXICO

interesado a un lugar de trabajo donde, de acuerdo sonas que sufren o han sufrido enfermedades
con su adaptación y rendimiento, podrá permanecer mentales.
o ser cambiado i se toma en cuenta para esto, el
aspecto vocacional y el cociente intelectual. Aque- Relaciones del hospital granja
llos enfermos que lo posean alto pueden llegar a
con la comunidad
desempeñar labores importantes y delicadas dentro
de la institución, en tanto que los deficientes son En tiempos pasados los hospitales mentales fun-
dedicados a labores sencillas, En todo caso el pa- cionaban como simples centros de aislamiento, jus-
ciente deja, en cierta forma, de ser considerado tificando su existencia el principio de dar protec-
como tal, para ser tratado como un trabajador ción a la sociedad contra los enfermos y liberarla
normal, de su presencia. No importaba el escaso o nulo
La terapia recreativa consiste en juegos depor- interés terapéutico que en ellos existía; motivo úni-
tivos, excursiones, fiestas sociales, funciones de tea- co de su acción, era la custodia más o menos huma-
tro y de cine, visitas a museos y otros centros cul- na y más o menos apropiada de los internos.
turales, debiendo tomar parte en ella, todos los Hospitales así concebidos, difícilmente podían
enfermos. provocar un sano interés ni despertar una fe en sus
La suma de actividades laborales y recreativas procedimientos. Sus sistemas, sus normas, su mis-
tiende a combatir la indiferencia, el aislamiento y ma construcción, inspiraban temor y sugerían he-
el desinterés, y pugna por la correcta integración chos y acciones enigmáticos, misterios propios de
de la personalidad y la independencia emocional la magia sin relación con la ciencia. Estas circuns-
del sujeto. tancias confirmaban en la mente popular los con-
A medida que se nota una mejor organización ceptos equívocos sobre la génesis Y dinámica de
del enfermo, con mejor adaptación y paulatina de- los males de la mente. Como consecuencia, la rela-
saparición de síntomas, se le va fomentando la re- ción entre el hospital y su comunidad no existía,
lación con personas que no pertenecen al hospital. ni era posible establecer un vínculo o enlace entre
Con este propósito, se estimulan las visitas de fa- ambos que tuviera como corolario un efecto bené-
miliares y amigos pudiendo salir de paseo con ellos, fico para el enfermo, para la comunidad y para el
y se dan facilidades para permanecer períodos más mejor entendimiento de las afecciones mentales por
o menos prolongados en el hogar. Los enfermos pue- parte del público.
den salir en compañía de empleados e incluso solos, El hospital mental moderno concebido ya no en
previa 'autorización familiar, para asistir a eventos términos de asilo hermético y cerrado, con activi-
culturales y deportivos o para desempeñar algún dades terapéuticas casi nulas, sino por el contrario,
trabajo en los lugares vecinos al hospital. abierto a todas las ideas, a todos los sistemas y po-
Representa serias dificultades dar de alta defini- sibilidades, ecléctico y pragmática, se proyecta al
tiva a un enfermo y restituirlo a su hogar y a su exterior en constante interacción con el ambiente
ambiente social. Esta etapa es sin duda la más social.
ardua. La experiencia demuestra que muchas fa- Los hospitales granjas se establecen en distritos
milias tratan de deshacerse para siempre de su no urbanos, junto a pequeños poblados, o cuando
enfermo, y para esos fines no acatan los ordena- más, en superficies limítrofes entre las zonas urba-
mientos médicos indicados, ocultan detalles y fal- nas y las rurales, lugares que con frecuencia care-
sean informes, El egresado de un hospital psiquiá- cen de todo servicio médico. Si bien en un prin-
trico es rechazado con frecuencia, tanto por sus cipio estas instituciones fueron recibidas con re-
familiares, como por los centros de trabajo. De pudio y vistas con prevención por los vecinos, poco
esta situación se deriva un hecho, una consecuen- a poco se han ido haciendo acreedoras de la con-
cia: la labor del hospital no cesa con el alta, ni fianza de los habitantes, quienes reciben el proveo
se limita al subsiguiente control médico periódico cho y la utilidad de un servicio médico capaz, no
del egresado; su labor debe prolongarse y ampliar- sólo en lo que atañe a la especialidad psiquiátrica,
se mediante un trabajo educativo intenso, entre los sino también y en forma importante, en lo concer-
familiares y público en general, tratando de con- niente a pediatría, ginecoobstetricia y medicina
seguir un cambio en las actitudes hacia las per- general, aparte de labores de medicina preventiv.a.

589
Pero la relación con la comunidad no se reduce Contemplados al través de la anterior perspecti-
en modo alguno al aspecto médico; el hospital gran- va, los hospitales granjas representan sin duda un
ja sirve también de fuente de trabajo a los mora- progreso para los fines con que. fueron creados.
dores de la zona, quienes en la mayoría de los casos Sus principios humanísticos, su disposición para
mejoran su nivel qe vida tanto en el aspecto eco- recibir y difundir ideas, su construcción misma,
nómico, como en lo que se refiere al cambio de manifiestan un adelanto. A este propósito, es con-
hábitos y actitudes. veniente corregir la noción que considera seguro y
Los centros que nos ocupan proporcionan mano definitivo este progreso; la dinámica misma de
de obra a la región; el enfermo mental ha dejado de los programas de salud no lo permitiría. Tanto los
ser considerado como el sujeto wrioso, violento y centros de que se ha hablado, como los de otro tipo,
agresivo y Ios pacientes en proceso rehabilitatorio destinados a la asistencia de enfermos mentales, son
que aún no pueden reintegrarse a su hogar, encuen- medios y recursos adecuados a las necesidades de
tran en las poblaciones y fincas vecinas lugares de la época y en su oportunidad tendrán que ser sus-
.: trabajo' donde reciben buen trato y remuneración tituidos a su vez por organismos hospitalarios ade-
económica. cuados a las necesidades de los tiempos venideros.
Aún más, estas instituciones campestres, en el
transcurso del tiempo, han logrado atraer a todos Resumen
los habitantes para que compartan con los pacien-
tes sus festejos, sus juegos deportivos, las funciones Los hospitales granjas para enfermos mentales es-
de teatro y de cine, pudiendo aprovechar las insta- tán destinados a la rehabilitación de enfermos re-
laciones, teatros, albercas y campos deportivos para cuperables y de estancia prolongada. En ellos, los
su recreo, paralelamente con los pacientes. pacientes hacen una vida de comunidad lo más pa-
Hay otros beneficios que se aportan al vecinda- recido a la normalidad. Los procedimientos tera-
rio: se organizan ciclos de cursillos teoricoprácticos péuticos abarcan diversos órdenes: psicofármacos,
referentes a primeros auxilios, curaciones y cuida- terapia ocupacional y recreativa, y psicoterapia.
do de toda olase de enfermos. Estos- eventos .tienen- Los pacientes se internan temporalmente y se pugna
por objeto no sólo ilustrar a los miembros de la por darles de alta lo más pronto posible. Estos hospi-
comunidad para el beneficio de la misma, sino tam- tales sirven a su comunidad en los aspectos médico
bién despertar interés para que el hospital cuente y social: educando al público, prestándole servicios
con una reserva de personas capacitadas que pueda de medicina asistencial y preventiva, y además le
utilizar cuando así lo exijan sus necesidades, proporcionan centros de esparcimiento.

590