Вы находитесь на странице: 1из 8

EN OLOR

DE MULTITUD.
En 1933, Adolf Hitler,
canciller de Alemania
desde el 30 de enero,
recibe la bienvenida
de sus partidarios
a su llegada a
Núremberg para el
llamado Congreso de
la Victoria. En esta
ciudad se celebraron
durante 11 años las
concentraciones
anuales del Partido
Nacionalsocialista
Obrero Alemán
GETTY

(NSDAP).
A SC EN SO DEL T ERC ER R EIC H

LA PESADILLA

NAZI
En apenas un lustro, el nazismo construyó un Estado totalitario
sobre las ruinas de la República de Weimar, fanatizando a toda
una sociedad rendida ante el poder de seducción de Hitler.

ROBERTO PIORNO
PERIODISTA E HISTORIADOR
D
epresión económica, deudas inaborda- Wels; lejos, con todo, de la mayoría absoluta.
bles, índices de paro desbocados (más Ante la imposibilidad, nuevamente, por parte de
de seis millones de desempleados), un todos los partidos en liza de formar gobierno, los
absoluto desapego hacia la clase política, nazis forzaron una moción de censura contra el
un arraigado sentimiento de odio hacia gobierno de Franz von Papen, que se vio obligado
Europa... Una nación que sobrevivía a la enésima disolución de las cámaras y a una
aplastada por las duras imposiciones del Tratado de nueva convocatoria de elecciones para noviem-
Versalles escarbaba entre las ruinas en busca de cul- bre de ese mismo año. Las expectativas de Hitler
pables y chivos expiatorios del desastre. sufrieron en esta nueva cita electoral un revés, ya
La Alemania de entreguerras, a comienzos de los que los suyos no solo no lograron la ansiada ma-
años 30, era un polvorín social. Fue el Partido Na- yoría absoluta, sino que perdieron hasta treinta
LA LLEGADA cional Socialista Alemán (NSDAP) el que se lanzó y cuatro escaños. Alemania seguía hundida en el
AL PODER. a rentabilizar los estragos de la crisis, y a finales de abismo de la ingobernabilidad y, en esa tesitura,
En la imagen, 1932, con nuevas elecciones a las puertas, el as- el presidente Von Papen decidió presentar su di-
el ya canciller
censo de la formación liderada por Adolf Hitler misión en un intento, infructuoso, de desbloquear
alemán Adolf
Hitler saluda al ya parecía imparable. En los comicios de 1928, los la situación. Von Hindenburg eligió como nue-
presidente Paul nazis habían obtenido 800.000 votos. Veinticuatro vo canciller a Kurt von Schleicher, una figura de
von Hindenburg. meses después, sus apoyos se habían disparado y consenso que, con todo, chocó contra los mismos
Este no quería conquistaron casi seis millones y medio. En julio muros contra los que había chocado su predece-
situar al líder del de 1932, en una nueva y prematura cita electoral sor. Fue un canciller efímero.
NSDAP al frente
del gobierno, propiciada por la parálisis política que vivía el
pero finalmente, país, el NSDAP ganó por vez primera las eleccio-
accedió a nes con más de trece millones de sufragios y 230 EL ASCENSO DE HITLER
nombrarlo escaños, casi un centenar más que el SPD de Otto En enero de 1933, Von Papen instó al presidente
para el cargo a cesar a Von Schleicher en favor de Hitler. Hin-
el 30 de enero.
denburg había manifestado en repetidas ocasio-
nes su frontal rechazo a situar al líder del NSDAP
al frente del gobierno. Lo que Von Pappen pre-
tendía era formar un gobierno de mayoría con-
servadora en el que él mismo, en calidad de vi-
cencanciller, pudiera manejar al histriónico líder
del Partido Nazi. Y finalmente, y a regañadientes,
Hindenburg accedió a nombrar a Hitler nuevo
canciller el 30 de enero. No tardó Von Papen en
darse cuenta del enorme error de cálculo que
había cometido: no solo Hitler no era un líder
de paja, como esperaba, sino que en apenas unos
meses su principal valedor había sido completa-
mente desplazado, hasta ser cesado como vicen-
canciller en 1934.
Nadie lo sabía entonces, pero las elecciones de no-
viembre de 1932 habían sido los últimos comicios
democráticos de Alemania. Hitler era la cabeza
de un gobierno originariamente muy plural y con
múltiples contrapesos. Desde el momento en el
que aterrizó en el poder, sin embargo, el nuevo
canciller no hizo otra cosa que maniobrar para
deshacerse de todo obstáculo (externo e interno)
en el ya inexorable camino hacia la dictadura.
Hitler había llevado su discurso demagógico y
populista a la cúspide gracias a una cuidada estra-
tegia, orientada no a captar el voto de un determi-
nado segmento de la población; su éxito radicó en
movilizar a votantes de múltiples perfiles y, tanto
o más importante, logró despertar a la ciudadanía
desmovilizada, a aquellos que habitualmente no
GETTY

votaban. Hitler no habría sido canciller sin la >>>

84 MUY HISTORIA
Sobre las cenizas ARDE EL
REICHSTAG.

del Reichstag En la noche del


27 de febrero
de 1933, el
(Parlamento Reichstag ardió.
Se culpó de ello

alemán), Hitler a un complot


comunista y el

sentó las bases presidente Von


Hindenburg,
presionado por
del nuevo la agresiva
retórica nazi,

régimen nazi firmó al día


siguiente un
decreto que
acababa con las
libertades del

ASC
pueblo alemán.

MUY HISTORIA 85
Tras la elecciones de
1933, la democracia
quedó desmantelada
y los líderes de la
oposición se exiliaron
>>> torpe jugada de Von Papen, y los resultados
de las elecciones de noviembre de 1932 mostra-
ban, quizá, los primeros síntomas de agotamiento
de la estrategia nazi, pero lo cierto es que lo logró
respetando las reglas del orden constitucional y
por vías estrictamente democráticas.

DESMANTELAR LA REPÚBLICA DE WEIMAR

ALAMY
Hitler era, con todo, canciller en un gobierno de
coalición, en el que apenas tres carteras (de once en PASADO Y FUTURO.
total) correspondían al NSDAP; concretamente, la Un policía de la República de Weimar y un miembro
cancillería y dos ministerios en manos de Wilhelm de las SS (entonces una pequeña unidad de guardia
Frick y un pujante Hermann Göring. Los planes de del Partido Nazi) patrullan el 5 de marzo de 1933, día
Hitler apuntaban a librarse de la incómoda com- de las elecciones.
pañía de sus socios de coalición cuanto antes, por
cualquier medio necesario. Göring fue el encarga- para dar un paso más en su imparable ascenso.
do de llevar a cabo una tarea esencial y decisiva: la Las autoridades cargaron la culpa a un presunto
nazificación de cuerpos policiales, que desembo- complot comunista y, en concreto, a un inmigran-
caría en la constitución de la Gestapo en abril de te holandés llamado Marinus van der Lubbe, al
1933. Con el pleno control del aparato del Estado e que arrancaron un testimonio de autoinculpa-
instrumentalizando desde el poder los medios de miento bajo tortura y que sería ejecutado varios
comunicación, la propaganda nazi allanó el cami- meses después. La versión oficial fue puesta en
no a las elecciones de marzo de 1933. tela de juicio desde el primer momento, pe-
No fueron unos comicios libres en ro los nazis comenzaron a instrumentalizar
ningún modo pero, nominalmen- el desastre también desde el primer minuto
te al menos, sí fueron los últimos utilizando el miedo como arma electoral de
celebrados en Alemania bajo el cara a los inminentes comicios y sentando las
maquillaje de una falsa normalidad bases, con la coartada de la implementación
democrática. Una normalidad mar- de nuevas medidas de seguridad contra los
cada por uno de los acontecimien- “enemigos” de Alemania, de su régimen de
EL FANATISMO tos más traumáticos acaecidos en la terror. El enorme impacto del siniestro en
DE GOEBBELS. Alemania de entreguerras. las elecciones de marzo fue solo la punta
A la derecha, el En la noche del 27 de febrero, del iceberg de una política de intimi-
ministro para la
Ilustración
a solo una semana de las dación y acoso sistemático a líderes
Pública y la elecciones, el Reichstag, de otros partidos y a sus terminales
Propaganda de símbolo y domicilio de la mediáticos. Göring desarticuló de
Hitler, Joseph soberanía popular, ardió facto la estructura de la policía pru-
Goebbels, y proporcionó a los na- siana purgando a sus elementos más
despliega su
zis la ocasión esperada incómodos y rellenando el vacío con
elocuencia y su
fanatismo miembros de las SA (Sturmabteilung) y
histriónico de las SS (Schutzstaffel), que campaban
durante un a sus anchas y sin control por las calles
discurso generando un clima preelectoral irrespira-
pronunciado
ble. Pero fue en las cenizas del Reichstag
en septiembre
de 1934. donde Hitler sentó las bases del nuevo
GETTY

86 MUY HISTORIA
BOICOT DE
TIENDAS JUDÍAS.
Sucedió el 1 de abril
de 1933 y fue la
primera de muchas
medidas antisemitas.
ALAMY

régimen. Presionado por las circunstancias y por


la agresiva retórica nazi, el presidente Von Hin-
denburg se vio obligado a firmar al día siguiente
GETTY

del fuego el Decreto del Incendio del Reichstag,


que dejaba en suspenso la libertad de expresión, Sobre estas
de asociación y reunión, daba carta blanca a re-
gistros y confiscaciones sin orden judicial y de-
PROPAGANDA líneas, el
momento en el
cretaba la pena de muerte contra aquellos que se OLÍMPICA que el canciller
opusieran a las autoridades del Reich. Sobre es- os Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 brin-
Adolf Hitler se
te decreto estaba a punto de germinar un orden
completamente nuevo. L daron a Hitler una oportunidad de oro de en-
señar el músculo del régimen nazi a la co-
munidad internacional, convirtiéndose así en su
dirige al
estadio para
inaugurar los
Juegos
mayor acto de propaganda interior y exterior. La
desconfianza inicial hacia la Alemania nacional-
Olímpicos de
ACOSO AL DISIDENTE Berlín,
socialista se materializó en un tímido conato de
No fueron las de marzo de 1933 unas elecciones celebrados
boicot por parte de países como Francia, Reino
libres, y aun así Hitler no logró la contundente Unido, Suecia, España o Estados Unidos, aler-
entre el 1 y el
mayoría que buscaba. Pero ya daba igual. El 23 tados por el trato que el Reich dispensaba a los
16 de agosto
de marzo, Hitler logró la aprobación en el Par- judíos. Finalmente, Hitler se salió con la suya y
de 1936. Junto
a él, altas
lamento de la Ley Habilitante, que en la práctica Goebbels se encargó de organizar un montaje
personalidades
decretaba poder absoluto para el canciller y su que buscaba difundir en todo el mundo la fuerza
y la grandeza del régimen. Al arquitecto Albert
del Tercer
gobierno, que se aseguraba la facultad de apro- Reich y
Speer se le encomendó diseñar la puesta en es-
bar decretos a voluntad obviando al Parlamen- autoridades
cena y a la cineasta y fotógrafa Leni Riefens-
to. Valiéndose de esta nueva herramienta, Hitler tahl inmortalizar el evento con su cámara para la
olímpicas.
absorbió todas las competencias de los Länder y posteridad en el documental Olimpiada (1938).
suprimió los sindicatos. Los líderes de los par- Hitler se esmeró por blanquear la imagen del na-
tidos de la oposición optaron por el exilio, asu- zismo interrumpiendo las persecuciones antise-
miendo la evidencia del desmantelamiento de la mitas; con todo, se vetó la presencia de atletas
democracia. Así, todos los partidos políticos, a judíos como la saltadora de altura Gretel Berg-
excepción, claro está, del NSDAP, se disolvieron mann, una de las mejores opciones de medalla
de la delegación alemana. El éxito de los atletas
ante las insoportables presiones y el clima de per- de color, encabezados por Jesse Owens, frustró
manente intimidación y recorte de libertades. El el empeño del Führer de utilizar los Juegos para
14 de julio se aprobó la Ley contra la Creación demostrar la supremacía de la raza aria.
de Partidos Políticos. Göring relevó a Von >>>

MUY HISTORIA 87
>>> Pappen como comisionado del Reich para
Prusia y Joseph Goebbels fue nombrado ministro
para la Ilustración Pública y la Propaganda. En la
práctica, el gabinete del gobierno fue desmonta-
do en favor de una camarilla de incondicionales
de Hitler. No hubo, de hecho, nueva Constitu-
ción. La República de Weimar había sido defini-
tivamente desmontada.
Alemania era ya, a todos los efectos, un régimen
dictatorial de partido único. Aún quedaban dos
escollos que vencer en la conquista del poder ab-
soluto: el presidente, Von Hindeburg, y el ejército,
una institución que escapaba aún por completo al
control de Hitler. La presión de los sectores más
radicales dentro del movimiento amenazaba con
la eclosión de una “segunda revolución” de corte
aún más extremista, especialmente en lo econó-

GETTY
REINHARD mico. El poder desbocado de las SA, en manos
HEYDRICH. de un militarista rebelde y poderoso como Ernst
Retrato del PERSECUCIÓN JUDÍA. Una mujer acusada de
teniente Röhm, comenzaba a inquietar en el seno del ré- violar las Leyes Raciales de Núremberg (o Leyes
principal de gimen, pero muy especialmente en las filas del Arias) es afeitada en público en una calle de Dresde.
Himmler en ejército, ya que Röhm no ocultaba su voluntad
las SS nazis. de remplazar el ejército, aún en manos de la vieja
Conocido por nobleza prusiana, por las SA. Röhm se creía tan las SA, a Röhm y a los radicales con el inestima-
su extrema
crueldad, poderoso que se permitía incluso desafiar a Hitler, ble apoyo de su guardia pretoriana, formada por
Heydrich estuvo pero este sabía que el apoyo del ejército era crucial Göring, Goebbels, Rudolf Hess –mano derecha y
detrás de la para los planes que tenía en mente para Alemania. ayudante del canciller– y Heinrich Himmler, je-
Kristallnacht o Así, decidió cortar las alas de una vez por todas a fe de las SS, todos ellos acérrimos enemigos de
Noche de los Röhm. Göring y Himmler fueron los encargados
Cristales Rotos.
de diseñar la purga. Fue la llamada Noche de los
Cuchillos Largos. Röhm y sus fieles fueron dete-
nidos y ejecutados sin juicio previo el 30 de junio
de 1934. Y Hitler y sus pretorianos aprovecharon
para ajustar viejas cuentas extendiendo la purga
a cualquier voz disidente, crítica o simplemente
incómoda dentro del régimen.

PODER ABSOLUTO
La muerte de Von Hindenburg el 2 de agosto
completaba el círculo. Con el apoyo del ejército,
Hitler asumió el título de Führer und Reichskan-
zler, refrendado días después en un plebiscito.
Nadie podía hacerle ya sombra.
Tras la purga del verano de 1934, la prioridad del
régimen fue la nazificación del país a todos los
niveles. El férreo control ejercido por la policía
política del régimen sería total. Las SS, al mando
de Himmler y del prometedor Reinhard Heydrich,
aplastaban cualquier conato de disidencia. El
adoctrinamiento de jóvenes y adultos (los prime-
ros a través de las escuelas, las universidades y las
Juventudes Hitlerianas, a las que todos los jóvenes
de más de 17 años tenían la obligación de afiliarse,
y los segundos a través de los medios de comu-
nicación o las artes) sería uno de los pilares del
GETTY

imparable lavado de cerebro colectivo. Pero para

88 MUY HISTORIA
LA SEMILLA DEL
HOLOCAUSTO
finales de la década de los 30 el antisemitismo nazi ya campa-

A ba a sus anchas, pero se materializó con una virulencia inédita


hasta entonces en la Noche de los Cristales Rotos (Kristallna-
cht), el 9 de noviembre de 1938. Las autoridades trataron de justifi-
carla como una reacción espontánea de la gente, indignada por el
asesinato del secretario de la embajada alemana en París a manos
de un judío polaco. Fue, en realidad, una acción coordinada por las
tropas de asalto de las SA, las SS y las Juventudes Hitlerianas, que
en diversas ciudades alemanas y austríacas sembraron el pánico
destruyendo sinagogas (la práctica totalidad de las existentes en
Alemania), viviendas, escuelas y tiendas regentadas por judíos. El
ataque se saldó con casi un centenar de asesinatos y más de 3.000
deportados a campos de concentración como Dachau, Buchenwald
o Sachsenhausen. En respuesta, muchos gobiernos de países ex-
tranjeros rompieron las relaciones diplomáticas con Alemania. Se
trataba solo del primer acto de un proceso de limpieza étnica per-

ALAMY
fectamente planificado: la Noche de los Cristales Rotos fue el prólo-
go de la Solución Final, el primer (y salvaje) acto del Holocausto que
El escaparate de una tienda de Berlín destrozado en la Kristallnacht. habría de costar la vida a unos seis millones de judíos.

Con las Leyes de Núremberg (1935), los privilegios


quedaron reservados a individuos de “sangre alemana”
que los mecanismos de cohesión de un régimen nal, dirigido por Göring, para convertir de nuevo
totalitario funcionen es esencial fabricar enemigos a Alemania en una superpotencia militar, violando
externos para canalizar la ira de las masas. El an- así las cláusulas del Tratado de Versalles. Alemania
tisemitismo era uno de los pilares de la ideología había iniciado el camino hacia la guerra total. En
nazi, y los judíos fueron desde que Hitler se hizo octubre de 1933 el país teutón había abandonado
con el poder su víctima predilecta. En 1935, las la Sociedad de Naciones, y en marzo de 1935 Hit-
Leyes de Núremberg dieron carta de naturaleza a ler anunció la creación de un ejército de “paz” me-
un sistema organizado de discriminación racial, diante conscripción de hasta 35 divisiones.
en virtud del cual los privilegios de la ciudada- La ratificación del Tratado Franco-Soviético ese
nía alemana eran exclusivos para individuos con mismo año provocó la respuesta alemana con la
“sangre alemana”. Los judíos quedaban excluidos remilitarización de Renania. Mientras, Alemania
de cargos públicos y del acceso al funcionariado, se afanó en sellar alianzas con Japón y con Italia
se restringían extraordinariamente sus actividades dando muestras palpables de cuáles eran sus ver-
económicas en territorio alemán y se prohibían los daderas intenciones. Pero, al mismo tiempo, Hit-
matrimonios mixtos entre judíos y gentiles. ler fingía una política de apaciguamiento y pacto
con las grandes potencias europeas con la que
únicamente se limitaba a ganar tiempo. La nazifi-
REARMANDO EL PAÍS cación de Alemania ya estaba completa. Y el últi-
En otro orden de cosas, la política de elevadas in- mo acto de esa trágica desfiguración tuvo lugar el
versiones públicas no solo permitió desplegar un 9 de noviembre de 1938 con la tristemente célebre
grandioso e impactante escaparate ingenierístico Noche de los Cristales Rotos, un pogromo llevado
y arquitectónico a mayor gloria del Führer y rear- a cabo por las SA y las SS, coordinadas por
mar al país a marchas forzadas (ante la pasividad Goebbels, con una confiscación masiva de propie-
de las potencias europeas), sino que además logró dades y que se saldó con 91 muertos y más de tres
reducir drásticamente los índices de paro (de seis mil detenidos. Eran los cimientos del Holocausto.
millones a comienzos de 1933 a dos y medio dos Entre tanto, había llegado la hora de desplegar los
años después), lo que incrementó la popularidad cañones y resarcirse de las humillaciones de Ver-
del dictador entre las clases trabajadoras. En sep- salles. Hitler marcaba ya el paso decidido hacia la
tiembre de 1936, Hitler anunció un plan cuatrie- guerra de todas las guerras. MH

MUY HISTORIA 89

Оценить