Вы находитесь на странице: 1из 12

Accidentes del Trabajo: Causas, Clasificación y Control

ACCIDENTES DEL TRABAJO

El accidente del trabajo constituye la base del estudio de la Seguridad


Industrial, y lo enfoca desde el punto de vista preventivo, estudiando sus
causas (por qué ocurren), sus fuentes (actividades comprometidas en el
accidente), sus agentes (medios de trabajo participantes), su tipo (como
se producen o se desarrollan los hechos), todo ello con el fin de
desarrollar la prevención.

Accidente del trabajo Toda lesión que una persona sufra a causa o con
ocasión del trabajo y que le produzca incapacidad o muerte (Ley 16.744)

Accidentes de trayecto: son los ocurridos en el trayecto directo entre la habitación y el lugar de trabajo
y viceversa.

Otros accidentes del trabajo:


 Los sufridos por dirigentes sindicales a causa o con ocasión de su cometido gremial.
 El experimentado por el trabajador enviado al extranjero en casos de sismos o catástrofes.
 El experimentado por el trabajador enviado a cursos de capacitación ocupacional.

Se excluyen los accidentes producidos por fuerza mayor extraña y sin relación alguna con el trabajo o
los producidos intencionalmente por la víctima.

Procedimiento legal en caso de accidente del trabajo: El empleador deberá denunciar el accidente
inmediatamente de producido o dentro de las 24 horas siguientes. También podrá denunciarlo el
trabajador accidentando o cualquier persona que haya tomado conocimiento de este hecho.

La denuncia se hará en la sucursal del Instituto de Normalización Previsional, INP, más cercana al
lugar del accidente. Para ello se proporcionará el formulario Declaración Individual de Accidentes del
Trabajo.

Recibida la denuncia, la agencia del INP extenderá la Orden de Atención que da acceso gratuito a las
prestaciones médicas proporcionadas por una institución de salud en convenio con el INP: en todo el
país los centros asistenciales del Sistema Nacional de Servicios de Salud y la Asociación Chilena de
Seguridad y, además, en la Región Metropolitana el Hospital Clínico de la Universidad de Chile.

En casos de urgencia, la institución de salud prestará la atención médica sin la Orden de Atención, la
que deberá ser presentada por el trabajador, familiar o empleador dentro del plazo máximo de un día
hábil después de efectuada la atención.

CAUSAS DE LOS ACCIDENTES

Los accidentes ocurren porque la gente comete actos incorrectos o


porque los equipos, herramientas, maquinarias o lugares de trabajo
no se encuentran en condiciones adecuadas. El principio de la
prevención de los accidentes señala que todos los accidentes tienen
causas que los originan y que se pueden evitar al identificar y controlar
las causas que los producen.
Causas Directas

Origen humano (acción insegura): definida como cualquier acción o falta de acción de la persona que
trabaja, lo que puede llevar a la ocurrencia de un accidente.

Origen ambiental (condición insegura): definida como cualquier condición del ambiente laboral que
puede contribuir a la ocurrencia de un accidente.

No todas las acciones inseguras producen accidentes, pero la repetición de un acto incorrecto puede
producir un accidente.

No todas las condiciones inseguras producen accidentes, pero la permanencia de una condición
insegura en un lugar de trabajo puede producir un accidente.

Causas Básicas:

Origen Humano: explican por qué la gente no actúa como debiera.

- No Saber:
desconocimiento de la tarea (por imitación, por inexperiencia, por improvisación y/o falta de destreza).

- No poder:
Permante: Incapacidad física (incapacidad visual, incapacidad auditiva), incapacidad mental o
reacciones sicomotoras inadecuadas. Temporal: adicción al alcohol y fatiga física.

- No querer:
Motivación: apreciación errónea del riesgo, experiencias y hábitos anteriores.
Frustración: estado de mayor tensión o mayor agresividad del trabajador.
Regresión: irresponsabilidad y conducta infantil del trabajador.
Fijación: resistencia a cambios de hábitos laborales.

Origen Ambiental: Explican por qué existen las condiciones inseguras.

 Normas inexistentes.
 Normas inadecuadas.
 Desgaste normal de maquinarias e instalaciones causados por el uso.
 Diseño, fabricación e instalación defectuosa de maquinaria.
 Uso anormal de maquinarias e instalaciones.
 Acción de terceros.

CLASIFICACIÓN DE LOS ACCIDENTES

No existe una clasificación única para los tipos de accidentes


que ocurren en los ambientes laborales. Las estadísticas, de
acuerdo a sus características, clasifican los accidentes según
su tipo de acuerdo a sus objetivos.

En todo caso se debe destacar que el tipo de accidente se


puede definir diciendo “que es la forma en que se produce el
contacto entre el accidentado y el agente”.

1.- Accidentes en los que el material va hacia al hombre:


Por golpe.
Por atrapamiento.
Por contacto.

2.- Accidentes en los que el hombre va hacia el material:

Por pegar contra.


Por contacto con.
Por prendimiento.
Por caída a nivel (por materiales botados en los pasillos, piso deteriorado, manchas de aceite en el
suelo, calzado inapropiado).
Por caída a desnivel (desde escaleras o andamios).
Por aprisionamiento.

3.- Accidentes en los que el movimiento relativo es indeterminado:


Por sobreesfuerzo.
Por exposición.

La ventaja de conocer la tipología de cada accidente estriba en que a cada tipo le corresponderán
medidas específicas de prevención.

CONTROL DE LOS ACCIDENTES

El desarrollo de la Seguridad Industrial ha permitido implementar una


serie de herramientas que ayudan a prevención de los accidentes
y/o enfermedades de tipo ocupacional. Estos instrumentos de control
están insertos en una serie de decretos de nuestra legislación con el
fin de hacer obligatorios su cumplimiento.

1. Comité Paritario:
el D.S. 54 del 1969 del Ministerio del Trabajo y Previsión Social, reglamenta la constitución y
funcionamiento de los Comités Paritarios de Higiene y Seguridad. Este decreto incorporó a los
trabajadores como eje interno fundamental en la prevención y control de los accidentes y
enfermedades profesionales en su propio lugar de trabajo. El comité paritario está formado por:

A) 6 trabajadores nominados por el empleador, donde 3 son titulares y tres son suplentes.
B) 6 trabajadores elegidos por sus pares mediante un proceso de votación, donde las 3 primeras
mayorías son los titulares y los tres siguientes son suplentes.

2. Departamento de Prevención de Riesgos:


de acuerdo a lo indicado por el Decreto 40 de 1969 Ministerio del Trabajo y Previsión Social, toda
empresa con mas de 100 trabajadores debe formar un Departamento de Prevención de riesgos,
dirigido por un experto en la materia, profesional o técnico. La contratación del experto será a tiempo
completo o parcial, lo que se definirá de acuerdo a los límites establecidos en el respectivo decreto,
art. 10 y 11. Este departamento deberá planificar, organizar, asesorar, ejecutar, supervisar y promover
acciones permanentes para evitar accidentes del trabajo y enfermedades profesionales.

Además están obligados a llevar las estadísticas completas de accidentes y de enfermedades


profesionales, tales como tasa mensual de frecuencia, tasa semestral de gravedad y tasa anual de
riesgos.

3. Reglamento Interno:
de acuerdo a lo indicado por el Decreto 40 de 1969 Ministerio del Trabajo y Previsión Social, toda
empresa o entidad estará obligada a establecer y mantener al día un reglamento interno de seguridad
e higiene en el trabajo, cuyo cumplimiento será obligatorio para los trabajadores. La empresa deberá
entregar gratuitamente un ejemplar del reglamento a cada trabajador.
Si la empresa o entidad ocupa normalmente 25 o más trabajadores deberá confeccionar un reglamento
interno de orden, higiene y seguridad (art. 149 de la ley 18.620), que contenga las obligaciones y
prohibiciones a que deben sujetarse los trabajadores en relación a sus labores en la empresa o
establecimiento.

El procedimiento y contenidos de este reglamento está indicado por el DS.54 de 1969 del Ministerio
del Trabajo y Previsión Social.

4. Derecho a Saber:
El D.S.50 de 1988, del Ministerio del Trabajo y Previsión Social estableció la obligación de los
empleadores de informar oportuna y convenientemente a todos sus trabajadores acerca de los riesgos
a que están expuestos en sus labores, de las medidas preventivas y del procedimiento correcto de
trabajo. Esta obligación puede estar inserta como un capítulo más dentro del reglamento interno de
higiene y seguridad de la empresa.
Fuente: SESMA

VARIABLES PSICOLÓGICAS QUE AFECTAN LA OCURRENCIA DE


ACCIDENTES

Siendo consecuente con las reiteradas estadísticas que señalan que alrededor de un
80% de los accidentes son causados por acciones (conductas) inseguras, es que
entonces me referiré a algunos factores que intervienen en su ocurrencia, desde el
punto de vista del trabajador como persona.

La conducta es el resultado
de una serie de
interpretaciones, decisiones,
motivaciones y deseos que
una persona tiene con
respecto a su entorno. A
través de las conductas
interactuamos con los demás
y hacemos posible conseguir
lo que deseamos. El trabajo,
desde este punto de vista, es
un “conductuar” coordinado,
bajo estándares, que nos
permite ser parte de
organizaciones eficientes y
cumplir las metas por las que
somos retribuidos.

Una conducta de riesgo se escapa de lo estandarizado. Lo más ocurrente es pensar


que un trabajador se accidenta porque ha realizado conductas fuera de norma o de
procedimiento. Sin embargo esta simple deducción no nos conduce a las causas
subyacentes del por qué el sujeto se aleja del procedimiento y prefiere actuar de
manera temeraria y muchas veces irresponsables. Esta limitante en el análisis
restringe las posibilidades de acción que se podrían hacer para prevenir accidentes
futuros.

Existen factores psicológicos y sociales (entre otros) que participan en la ocurrencia


de accidentes y que son parte de un modelo psicológico de prevención que construyo
a partir de las experiencias y estadísticas recogidas en distintas asesorías y cursos.
Entre los principales factores psicológicos podemos nombrar los siguientes:

1. Idea o imagen sobrevalorada de las propias habilidades y la sensación de


invulnerabilidad frente al peligro por desconocimiento o incredulidad.
2. Un control ineficiente de las propias emociones. La facilidad de pasar de un
estado de suma pasividad a la ira al menor estimulo.
3. Una baja autoestima por dos razones, primero, porque los eventuales
accidentes que le pueden ocurrir son “merecidos” y segundo, porque evita
una actitud proactiva frente a los riesgos que pueden afectar a su propia
integridad.
4. Baja capacidad para mantener la concentración en una tarea.
5. Bajos niveles de tolerancia al trabajo bajo presión o de alta exigencia.
6. La sensación muchas veces reforzada de que el control de mis conductas y
su ajuste a la norma debe realizarlo un externo (supervisor, jefe directo, otro)
ya que yo no soy responsable de ello. Un trabajador con un locus de control
interno es responsable de sus actos y no solo se ajusta a las normas, sino
que participa de su creación y de su difusión.
7. Un constante estado de ánimo depresivo, irregular o visiblemente alterado.
8. Una estructura de personalidad limítrofe o rasgos psicopáticos encubiertos.
9. El CI del trabajador, ya que mientras más bajo, mayor probabilidad de que
cometa actos imprudentes.

Un plan de intervención para estos factores se


puede implementar en dos momentos: previo a
la contratación y post contratación.

Previo a la contratación: en esta instancia el


proceso de selección tiene un rol fundamental,
ya que debiera, basándose en indicadores
psicológicos, en las descripciones de cada
cargo y en los valores organizacionales poder
ser un filtro efectivo para el descarte de
personas con un perfil propicio a los
accidentes. Esto es un fuerte desafío organizacional, ya que requiere que la empresa
tenga identificados los riesgos de cada puesto de trabajo, se levanten las
competencias o habilidades requeridas para un buen desempeño y se cuente con
personal calificado y un proceso serio y eficiente para seleccionar al personal.

Post contratación: se debe asegurar que los supervisores no solo sean buenos
jefes, sino que sean capaces de identificar las conductas sintomáticas (que revelan
estos factores) a diario o a través de un monitoreo sistemático de dichos factores
realizado por un equipo interno e empresa externa para modificar las labores del
empleado, sacarlo de tareas riesgosas, supervisarlo más directamente o asignar un
tutor, entre otros. Si bien cada empresa ha implementado medidas distintas, nunca
se debe dejar de lado la creación de redes de apoyo o terapias dependiendo de los
niveles identificados.

Entre los principales factores sociales podemos nombrar los siguientes:

1. Baja o nula aceptación grupal del trabajador por parte de sus pares más
cercanos, cuadrilla, turno o departamento.
2. Alto nivel de endeudamiento en casas comerciales, bancos u otros.
3. Problemas familiares tales como hijos condicionales en el colegio, consumo
de drogas o rebeldía constante; problemas conyugales; familiares con
enfermedades catastróficas, otros relacionados.
4. Conductas sociales basadas en prejuicios que impidan un normal desarrollo
de sus relaciones interpersonales dentro de la empresa (por ejemplo
racismo, clasismo, otras)
5. Nivel educacional del trabajador.
6. Alta permeabilidad a ser influenciado por otros, principalmente en aspectos
negativos en su propia seguridad.
7. El nivel de identificación que el trabajador tiene con la empresa y a los
valores organizacionales.

Un plan de intervención frente a estos factores sociales debiera estar sustentado por
un monitoreo constante (cada 3 meses, por ejemplo) que permitiera implementar
medidas como: capacitación en administración del presupuesto familiar, uso de
extintores y primeros auxilios a las familias de los trabajadores; Jornadas de reflexión
que incluya distintos estamentos (jefes, gerentes, trabajadores, otros) ; una estructura
organizacional que permita mayor participación a través del enriquecimiento de las
tareas individuales y grupales, entre otras medidas.

Una metodología fácil de implementar es disponer de un conjunto organizado y


preciso de los factores psicológicos, sociales, médicos, organizacionales, de normas,
legales y otros que pudieran estar amenazando la seguridad de nuestros
trabajadores, transformarlos en indicadores factibles a identificar en los trabajadores,
clasificándolos en Verde (baja), amarillo (media) y Rojo (alta) según la probabilidad
de que se accidenten.

El detalle de esta metodología se puede traducir en el siguiente esquema, cuyos


pasos describiré a continuación del mismo:

Identificar factores: para saber


“que medir” debemos hacer un
análisis diagnóstico que incluye una
revisión de los valores
organizacionales, las prácticas y
normas relacionadas con la
prevención, junto a un análisis de
los puestos de trabajo, en cuanto a
habilidades específicas requeridas y
los riesgos asociados. Como
resultado se origina una lista de
factores susceptibles a ser medidos
y que son “hechos a la medida” para
cada empresa en particular.

Levantar información: los factores


identificados se estructuran en un
formato de encuesta o de entrevista,
dependiendo del caso, originando el
instrumento con el que
levantaremos la información.
Los encargados del proceso, internos o externos especialistas y familiarizados con la
metodología organizan jornadas de información (socialización del proceso),
levantamiento en terreno en plazos que varían según las unidades a medir (si es la
empresa por completo, o solo una unidad o departamento). Los datos recogidos son
organizados en bases de datos o tablas que permiten analizar y planificar acciones
correctivas tendientes a mejorar dichos factores.

Implementar acciones: esta fase requiere sobretodo del compromiso organizacional


de los Gerentes y jefaturas correspondientes, ya que significa llevar a cabo acciones
de capacitación, rotación, reestructuración organizacional, cambio de jornadas u
otros.

Monitorear resultados: las actividades deben ser medibles en cuanto a los objetivos
que persiguen, y como estas contribuyen a disminuir la cantidad de conductas de
riesgo observadas en los trabajadores. La observación sistemática de conductas,
indicadores de accidentes, estudios de clima de seguridad (como el clima laboral pero
más específico) y focus group entre otras acciones nos orientan acerca de los
avances o retrocesos del plan.

Como se ve en la figura, la intervención bajo este modelo teórico no acaba con el


monitoreo de resultados, sino que es un proceso constante que se adecua a los
constantes cambios personales, sociales y organizacionales inherentes a los
sistemas.

Hábitos de Trabajo Seguros


En la mayoría de todo lo que hacemos nos encontramos con una manera de
hacer el proceso más fácil y más rápido. Estos procesos desarrollan hábitos de
trabajo se convierten y se utilizan no sólo en el trabajo sino también en
nuestras actividades diarias.

Algunos dicen que se toma 21 días de seguimiento continuo y recordarse a sí


mismo para desarrollar un hábito. Algunos de nosotros tenemos muy buenos
hábitos, algunos de nosotros podría utilizar un poco de trabajo para tener
mejores hábitos.

Los buenos hábitos de trabajo incluyen

Siempre use el equipo de protección personal adecuado.

 No sobre esforzarse - obtener ayuda con tareas pesadas.


 No extender se demasiado cuando en escalerasy arriesgar de perder el
equilibrio.
 Utilice siempre la herramienta adecuada para el trabajo.
 Concéntrese en su trabajo.
 Busque actos inseguros o condiciones inseguras de trabajo y luego reportarlos.
 Tenga cuidado con los otrosrecuerde que eres parte de un equipo.
 Estos son sólo algunos hábitos que los empleados conscientes de seguridad
hacen cada vez que hacen las tareas del trabajo.

Haga las siguientes preguntas antes de


comenzar a trabajar
 ¿Son las condiciones seguras para hacer el trabajo?
 ¿Son los métodos que vamos a utilizar seguros?
 ¿Todos saben lo que vamos hacer?
 ¿Todo saben cómo hacerlo?
 ¿Puedo yo o un compañero de trabajo caernos, ser alcanzados, quedar
atrapados entro o bajo, o ser electrocutados en este trabajo?

Al recordar y seguir las reglas de seguridad y por preguntarse acerca de las


condiciones, los métodos, los riesgos del lugar de trabajo y saber qué hacer
usted debería ser capaz de disminuir las probabilidades de sufrir lesiones.
Tome medidas para evitar accidentes y no causarlos.

Todo es cuestión de actitud


Charlas de Seguridad 28 de mayo del 2011 SBC No hay comentarios
Los sentimientos pueden ser fuertes y aveces hasta abrumadores. Pero en nuestro
trabajo diario son las actitudes que tenemos las que nos hacen comportarnos y
trabajar de la forma en que lo hacemos. Las actitudes pueden ser buenas o malas,
seguras o inseguras.

El hecho desafortunado acerca de las actitudes inseguras en el trabajo es que


aquellas que las tienes tratan de justificarlas con razones de por qué están
confundidos. Es un rasgo humano común que la mayoría de nosotros creemos
solamente lo que queremos creer – y lo queremos creer es siempre lo correcto.

Actitud insegura en tareas eléctricas

Por otra parte, cuando desarrollamos una actitud segura en el trabajo significa que
estamos preparados para responder de una forma segura y efectiva.
Actitud segura en tareas eléctricas

Como funcionan las actitudes

La actitudes no se desarrollan de una forma misteriosa. Su actitud hacia


la prevención de accidentes en el trabajo es en realidad una mezcla de tres factores:

1. Las respuestas que ha aprendido a situaciones de trabajo


2. Sus hábitos
3. Su “disposición emocional”

Las respuestas aprendidas pueden ser el resultado del entrenamiento en el trabajo o


de una instrucción formal en una clase. Los hábitos se forman al hacer la misma
cosa repetidamente mientras que se evita un comportamiento contradictorio. La
“disposición emocional” describe la forma en que se siente acerca de o que uno
hace.

Incluso si nuestra actitud hacia la prevención de accidentes es muy positiva, puede


ser bloqueada en situaciones tensas. En general, podemos ser vulnerables a tres
niveles de tensión en el trabajo:

1. Problemas diarios y ordinarios que generalmente crean un mínimo de estrés,


sin una amenaza inmediata a nuestro estado de seguridad- si seguimos los
procedimientos de prevención de accidentes que hemos aprendido ya.
2. Trastornos o perturbaciones emocionales temporales, causados por
conflictos personales o cualquiera otra frustración, que crean un clima
emocional en el que es difícil que sobreviva una actitud de seguridad a no
ser que esa actitud esté bien arraigada.
3. Los estados de pánico que hacen que una persona se olvide completamente
de sus actitudes, cuando normalmente debería regirse por ellas.
Naturalmente, si ustedes saben por adelantado la forma segura de responder a
cualquier contingencia en el trabajo, tendrán menos posibilidades de actuar de una
forma que amenaza su estado de seguridad y la seguridad de otros. No se olviden
que la incertidumbre conduce al miedo, el miedo conduce a la ansiedad, y la
ansiedad reduce el estado de atención total que hay que prestar a un trabajo. Esto,
por su parte, produce accidentes.

Un cambio de actitud

Por lo tanto, es vital que observen consistentemente todas las normas de


desempeño y prevención de accidentes que han sido creadas para su propia
protección en el trabajo. Ustedes no pueden cambiar emociones, aunque pueden
aprender a reconocerlas y mantenerlas bajo control. Las actitudes por otra parte, sí
pueden ser cambiadas. A veces no es fácil, pero es posible si uno se esfuerza.

Un cambio en actitud tiene que comenzar con un autoanálisis honesto. Ustedes


tienen que convencerse que es posible que no tenga razón en todas las
circunstancias. Acto seguido tiene que recoger y examinar diferentes puntos de
vista y compararlos con los suyos propios. Debe obtener los hechos reales, porque
una actitud insegura está basada con frecuencia en una información incorrecta.
Tomemos por ejemplo la oposición de algunos trabajadores al llevar el casco de
protección cuando es necesario. Si todos entendieran con claridad la forma en que
un casco les puede salvar la vida en algunas circunstancias imprevisibles, todos se
los podrían en todas las circunstancias.

Si, por el contrario, algunos trabajadores no quisieran oír todos los hechos,
tendrían que tomar una decisión basada en una información incompleta. Para poder
trabajar bajo la mayor protección, es necesario aprender lo más posible sobre como
se producen los accidentes y como se pueden prevenir.

Una vez formadas las actitudes son difíciles de cambiar, incluso con argumentos
lógicos. Pero pueden ser cambiadas. Lo primero que hay que hacer es preguntarse
si una actitud dada puede ser peligrosa para uno mismo o para otras personas.