Вы находитесь на странице: 1из 3

UNIDAD 1 DERECHO HUMANO

Esta materia en sus particularidades reconoce básicamente dos vertientes positivas, por un lado
de fuente internacional más precisamente el derecho internacional publico y en el orden
domestico de raíz constitucional. Ambos derechos se interrelacionan de manera dialéctica y a
partir de ese dialogo su dinámica avanza y se va desarrollando de manera progresiva e histórica.

Se han usado distintas denominaciones para designar a la materia derechos humanos, así
también se ha hablado usando como sinónimos la expresión derechos fundamentales, derechos
individuales, derechos naturales, derechos del hombre. Nosotros tanto por razones filosóficas
como ideológicas y también de orden normativo constitucional hemos preferido la designación
de derecho humanos. Entendemos que esta denominación resulta apropiada porque en ambos
términos se hace referencia al contenido esencial de esta temática por cuanto la expresión
implica tanto desde el punto de vista del termino derecho en cuanto facultad o atribución algo
relativo a la esencia del ser humano, es decir, al fundamento ultimo de la materia como es la
dignidad o el valor dignidad de la persona humana. Descartamos el empleo de derechos del
hombre precisamente por cuanto esa denominación puede implicar desconocer la larga lucha
de la mujer a lo largo de muchas décadas para lograr precisamente la igualdad en este terreno,
aun cuando algunos sostienen que el termino hombre en singular y en masculino designa tanto
al varón como a la mujer, pero nosotros hemos preferido prescindir de todo tipo de connotación
precisamente en reconocimiento a esa lucha de la mujer por sus derechos.

Cuando hablamos de los orígenes históricos de los derechos humanos no podemos prescindir
básicamente de tres momentos históricos: el primero que tiene que ver con la filosofía de tipo
racionalista de los filósofos naturales o mejor dicho de los iusfilosofos y especialmente de su
concreción en los idearios de la revolución francesa. A partir de allí comienza a hablarse de los
derechos del hombre y del ciudadano, los cuales luego avanzaran fundamentalmente luego de
la primera guerra mundial con la gran problemática que implico la perdida de nacionalidad por
millones de personas a los cuales se lo denominaba apatrias que perdieron precisamente toda
condición o todo rasgo humano a partir de la perdida de su estatus de ciudadano para
finalmente luego de la segunda guerra mundial y producido el holocausto comenzar a hablar
con la carta de las naciones unidas de 1945 y especialmente a partir de la declaración universal
de los derechos humanos comenzara a hablar con la carta de las naciones unidad de 1945 y
especialmente a partir de la declaración universal de los derechos humanos, también de la
organización de las naciones unidas del 10 de diciembre de 1948 de derechos humanos como
hablamos hoy en día.

En relación al fundamento que demos darle a los derechos humanos en realidad vamos a
prescindir de todo este debate filosófico entre iusnaturalistas y positivistas y vamos a adherir al
pensamiento del jurisconsulto italiano Norberto bovio cuando expresa que en realidad que mas
allá del fundamento filosófico, lo importante es el fundamento jurídico positivo y mas
precisamente o en términos mas amplios de los fundamentos políticos por cuanto los
fundamentos positivos entiende este autor fueron plasmados ya con la declaración universal de
los derechos humanos que es el conjunto de principios y de valores del consenso de la
comunidad internacional que en definitiva terminan no convirtiéndose en una mera declaración
de principios sino en realidad en un hecho jurídico positivo.

A partir de esto podemos sostener que el fundamento de los derechos humanos reside en la
propia dignidad de la persona y esto tiene valor universal como lo ha reconocido más
recientemente la convención internacional de Viena de 1993.
En cuanto a los caracteres que presentan los derechos humanos sin que esto implique una
anunciación de tipo taxativa podemos decir fundamentalmente que son la universalidad, esto
no implica desconocer los relativismos o los particularismos regionales o locales, pero siempre
partiendo de la base que cualquier reserva de un estado nacional necesariamente no debe
desvirtuar el objeto y la finalidad del tratado, es decir, hay normas de iuscoyens que no pueden
ser de ninguna manera derogadas por los particularismos porque tienen carácter imperativo.

Existe otra característica de los derechos humano vinculada con su interdependencia e


indivisibilidad, es decir, imagínense eslabones de una cadena en la cual ninguno vale mas que
otro, es decir, no debo asegurar uno a costa del restante, hacer ganar uno sacrificando otro, sino
son indivisibles e interdependientes y deben ser interpretados y aplicados de manera global.

Otra característica esta muy vinculada a su progresividad por la historicidad de los derechos
humanos, es decir los derechos humanos no pueden ser comprendidos ni estudiados con
abstracción de un determinado tiempo y lugar, es decir, tienen todo un contenido de tipo
histórico, social, político e ideológico. La misma denominación derechos humanos no es
inocente, sino que implica asumir determinados sistemas, ideológico, esto entendido como
ideas, valores, representaciones, creencias, en consecuencia la historicidad de estos derechos
reconoce una larga evolución alguno hablan de derechos por categorías o por generaciones así
se habla de derechos de primera generación para hacer referencia a los plasmados por el primer
constitucionalismo, es decir el constitucionalismo liberal que serian los derechos civiles y
políticos que luego vendrían a partir de la revolución rusa de 1917 y con el constitucionalismo
social, los derechos de segunda generación que serian los derechos sociales económicos y
culturales para dar paso finalmente a una tercera y novedosa generación de derechos vinculados
con la solidaridad, es decir todos los derechos relacionados con el medio ambiente
ecológicamente sano, el derecho al desarrollo, el derecho a la paz, etc., que son los derechos de
nuestros tiempos por así decirlo.

Otra característica fundamental tiene que ver con los principios para la interpretación y en
definitiva aplicación de los derechos humanos cuando existen multiplicidad de normas, es decir
concurrencia y los principios clásicos del derecho constitucional no resultan suficientes para
resolver el caso concreto, estos son entre otros el principio proomine que no significa otra cosa
que en el caso de dudas debemos estar a favor siempre de lo que resulte mas beneficioso para
la persona, por eso también se denomina pro personae.

Nuestra materia se encuentra en formación permanente porque resultan permanentes los


esfuerzos de la comunidad internacional para la protección de los grupos vulnerables para la
formulación de nuevos derechos y al mismo tiempo para la conformación de mecanismos de
protección que cada día sean más eficaces porque de eso se trata. Cuando hablábamos de
Norberto bovio decíamos es importante no tanto el fundamento iusfilosófico sino la
positivización de esos derechos que no implica otra cosa que lograr el goce efectivo de esos
derechos.

Entonces vamos a ver que en esa evolución histórica progresiva el rol del estado como sujeto
pasivo de esas obligaciones, es decir, porque es el estado quien debe reconocer los derechos
humanos y debe garantizarlos en su goce y ejercicio, pero también es el sujeto que puede
violarlos. En cuanto a los sujetos activos de los derechos será la persona humana en cualquier
situación.
A partir de estos conceptos elementales debemos distinguir lo que son los derechos humanos
de los derechos constitucionales por varias razones; porque la fuente de su emergencia es
distinta una es de orden internacional y la otra es de orden interno forman parte de la cultura
del estado porque además los procedimientos tanto para su reconocimiento como para su
delimitación son diversos, es decir, obviamente que los derechos humanos resultan mucho
menos regulables a voluntad y a piaccere del estado nacional porque al mismo tiempo el
incumplimiento de los derechos humanos puede generar responsabilidad internacional para el
estado. Entonces también debemos tener en cuenta que los derechos humanos deben ser
distinguidos en cuanto a su naturaleza especifica de lo que se denomina el derecho humanitario
, que es aquel que rige en tiempos de conflicto bélico y finalmente también hacer una distinción
para aquellos que reniegan de este contenido especifico que tiene nuestra materia, expresando
que todos los derechos son humanos, en referencia a que de una manera directa o indirecta
todos los derechos reconoce como titular a un ser humano. En realidad, esta expresión no hace
mas que desconocer principios y reglas que son específicas, propias y exclusivas de nuestra
materia derechos humanos.

Decíamos también que hay autores que suelen hablar de derechos fundamentales,
especialmente porque sus cartas constitucionales, así los regulan como es el caso de España y
Alemania, nosotros nos inclinamos en definitiva por la expresión que usa nuestra constitución
nacional en el art 75 inc. 22 en la parte final previo a incorporar los once instrumentos
internacionales de derechos humanos específicamente el constituyente hace referencia a los
derechos humanos. Lo mismo ocurre en los incisos 23 y 24 de la carta magna y en el art 86
cuando establece que el defensor del pueblo tiene la obligación de proteger los derechos
humanos. En base a ello y en definitiva es pacifica la posición por lo menos entre nosotros que
la expresión adecuada será la de derechos humanos.