Вы находитесь на странице: 1из 128

www.seduccionvip.

net
www.seduccionvip.net

Este libro quiero dedicárselo a Guadalupe.

Renuncié a la imagen de nuestro futuro donde la protagonista era


la felicidad garantizada, una futura familia unida, incluyendo a dos
mellizos, cada uno parecido a un progenitor y conciertos de piano y
clarinete los domingos tras desayunar.

Ella me ha visto elegir este camino de búsqueda en soledad.

Quiero decirle a Guadalupe que la quiero con toda mi alma.


www.seduccionvip.net

SEDUCCIÓN CIENTÍFICA
© Luis Le Bon, 2011
© Seducción Científica, S. L. 2011
seduccioncientifica.com
Prólogo: Mario Luna
Director de la colección: Mario Luna
Diseño de cubierta: Kike Tejedor
Foto del autor: Kike Tejedor (www.tejedorpublicitario.com)
Maquetación: Pepe Giménez, Marisa Sanjuanbenito y César Lozano
Depósito legal: x.xxx-2011
ISBN: 970-84-614-6399-2

Reservados todos los derechos. No se permite reproducir, almacenar en sis-


temas de recuperación de la información ni transmitir alguna parte de esta
publicación, cualquiera que sea el medio empleado —electrónico, mecánico,
fotocopia, grabación, etc.—, sin el permiso previo de los titulares de los dere-
chos de la propiedad intelectual.
Seducción Científica, en su deseo de mejorar sus publicaciones, agradece-
rá cualquier sugerencia que los lectores hagan al departamento editorial por
correo electrónico: “editorial@seduccioncientifica.com”

Impreso en España/Printed in Spain


Impresión: xxxxxx
Editorial Seducción Científica, S. L.
Teléfonos: 963.528.540 - 656.758.839

seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net
CONTENIDO

PRÓLOGO13

ANEXO PREVIO: EL MÉTODO SC  17


INTRODUCCIÓN: EL MÉTODO SC 17
EL MÉTODO SC 17
LA BASE CIENTÍFICA  18
LOS TRES PILARES DEL MÉTODO SC 21
EL LDT ENAMORADO 21
LAS DOS PRUEBAS  22
MAXVACUARO24
VALOR  25
CUALIFICACIÓN29
ROMANCE37
MAXIMIZACIÓN45
SECUENCIA TÍPICA 52

SEDUCTOR: EL LIBRO  57

YO EN SEDUCCIÓN CIENTÍFICA 61
SEDUCCIÓN CIENTÍFICA 63
SOBRE ELLAS 65

1. EL SISTEMA QUE LO EXPLICA TODO 69


UN ANTES Y UN DESPUÉS 69
MAXVACUARO SECUENCIADO 70
MAX (MAXIMIZACIÓN)73
VA (VALOR)  75
CUA (CUALIFICACION)76
RO (ROMANCE)77
SECUENCIADO77
LA FUNCIÓN DE TEATRO  77
¿POR QUÉ SOMOS CIENTÍFICOS? 78
LA SEDUCCIÓN COMO CIENCIA, por Mario Luna  79

seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net
2. DIRECTO EXAMINADOR 89
MI ESTILO: DIRECTO EXAMINADOR 89
ADIS93
EL “QUÉ” Y EL “PORQUÉ” (DE JUGGLER) + EL “QUÉ
ME HACE SENTIR” Y EL “PARA QUÉ” (DE EGOLAND)98
LA EXAGERACIÓN DEL ADIS100
ESTO NO ES LO QUE DICEN LOS AMERICANOS 102
ESTO NO ES DIRECTO TURBO NI DIRECTO
PREDISPOSICIONAL104

3.EL RECHAZO 107


YO  107
YO SOY UN HOMBRE Y ELLA UNA MUJER 109
JUSTIFICACIÓN DEL FACTOR FULANA
DESDE DIVERSOS ENFOQUES DE LA PSICOLOGÍA  110
AFRONTANDO EL FACTOR FULANA 113
NO SER REACTIVO  115
RECHAZO TRANSITORIO  117
EL PLATO DE LENTEJAS  118
EL VENENO 119
CAMBIEMOS EL MUNDO 120
EL BOOMEREGOLAND  122
TENGO NOVIO 126
LA AUTORREVELACIÓN: YO ESTUVE AHÍ  128
VEO QUE NECESITAS HACERME DAÑO 128
MEJORARÍAS SI... 130

4. EL MARCO 133
EL LÍDER DE LA TRIBU 133
EL GRAN JEFE INDIO 135
MARCO DE ACERO 136
APRENDAMOS A VALORARNOS 137
EL DOMINIO DE LA CONVERSACIÓN 138
EL ESPECTADOR DE LA PELÍCULA SUBTITULADA 139
LA CENA CON LA PRESENTADORA DE TV 139
EL NARRADOR 145
INFORME DE CAMPO: CÓMO QUITARSE UNA MULTA 148
NARRADOR DE SET 149

seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net
INSTRUID (LEEDLE EL MANUAL DE INSTRUCCIONES) 150
A o B (LA ELECCIÓN ENTRE DOS OPCIONES) 150
EXIGID VUESTROS HALAGOS 151
CONMUNICADLE EL RESULTADO  152
LO QUE NO PUEDAS OCULTAR, JUÉGALO 153
¿CÓMO SUPERAR LA TIMIDEZ? 154
EL ESPEJO 156
CULTIVAD LA ASERTIVIDAD 157
LA MENTIRA 157

5. EL MARCO II 165


INFORME DE CAMPO: RECEPCIONISTA FRANCESA 165
ERES UN CABRÓN 171
COMPARTID  173
LA FIESTA DE A 174
EL HUMOR 183
REÍRSE DE UN MISMO 184
LA AZAFATA R 189

6. EL MARCO III, por Helio 195


TÉCNICAS DE PERSUASIÓN 195
TEORÍA DE LA DISONANCIA COGNITIVA  196
LA EMOCIÓN DIRIGE NUESTRAS VIDAS 197
EMOCIONES A NUESTRO SERVICIO 199
TÉCNICA DEL PIE EN LA PUERTA 200
TÉCNICA DE LA “LOW BALL” 200
LA TÉCNICA DEL PORTAZO  202
EL ORÁCULO 204

7. ELLAS 209
SOMOS DIFERENTES 209
LAS MUJERES REPELEN… 212
¿COMO DEBEN PERCIBIRNOS? 213
NUESTRO ASPECTO 213
¿QUÉ NECESITAN LAS MUJERES? 215
DIVERSIÓN222
INFORME DE CAMPO: CAMBIO DE PAREJAS 223

seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net
LOS SUPUESTOS OBSTÁCULOS PARA NUESTRA DIVERSIÓN:
“LAS CLEOPATRAS” 226
LA DIVERSIÓN vs EL RESULTADO 229
LA NOCHE DE S. 230
INFORME DE CAMPO: EL TOPO 236

8. ROMANCE 239
MI RECETA PARA EL ROMANCE:
SENTIR DE VERDAD Y PROYECCIÓN DE FUTURO 239
INFORME DE CAMPO: LA NOCHE DEL 8 DE JULIO 240
RECORDATORIO: EL ROMANCE ES 5CP 246
INFORME DE CAMPO:
CÓMO LIGAR CON UNA MUJER POLICIA 247
GENERADORES DE ROMANCE 252
LA CAMARERA N. 254

9. ASISTENCIA EN LA ESCALADA 261


LEER ENTRE LÍNEAS 262
INFORME DE CAMPO:
FRANCESA EN EL LOCUTORIO  263
CÓMO INTERPRETAR SUS SEÑALES DE INTERÉS 264
IDIS NO TEXTUALES: 265
INFORME DE CAMPO: NOCHEVIEJA 266

10. ASISTENCIA EN LA ESCALADA II 275


¿QUÉ ES ESCALAR? 275
TIPOS DE ESCALADA 276
FORMAS DE ESCALAR  277
ESCALAR CON PREMIOS: LA CUALIFICACIÓN 277
ESCALAR CON ESTADOS FAVORABLES 287
CALIBRAJE287
ANTE LA DUDA, ESCALAMOS 288
HERRAMIENTAS PARA REACCIONES TÍPICAS  289

11. ASISTENCIA EN LA ESCALADA III 297


UNA CONVERSACIÓN BRILLANTE 297
ENTREVISTA INHERENTE 299

seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net
LA EMPATÍA 300
LA CONGRUENCIA  300
AUTORREVELACIÓN (YO ESTUVE AHÍ) 301
RESPETO301
ESCUCHAR302
EL LENGUAJE CORPORAL 302

12. LA ESCALADA, GUÍA PRÁCTICA  309


APERTURA310
PUNTO DE ENGANCHE (PDE)  313
AISLAMIENTO314
PUENTE TEMPORAL 316
DIA 2 (D2) 317

13. USANDO LA CIENCIA EN LA SEDUCCIÓN 325

14. EMPIEZA POR CAMBIAR TU VIDA 327


EL ABSURDO DE QUERER SER MEJOR SEDUCTOR
QUE MEJOR PERSONA 327
LOS CUATRO PRIMEROS INSTRUCTORES
DE SEDUCCIÓN CIENTÍFICA 329
EL DÍA QUE REDESCUBRÍ A MARIO LUNA 329
LA BOMBA ATÓMICA DE CÉSAR LOZANO (ANTES NÚCLEO)331
LA INMENSIDAD DE HELIO LE BON 333
LOS NUEVOS INSTRUCTORES  335
INFORME DE CAMPO 2CBS Y CTF
EN LA MISMA INTERACCIÓN 343
EGOLAND, POR ANA  346
EGOLAND, POR MARIBEL 347

AGRADECIMIENTOS A 351

seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

PRÓLOGO

Si la seducción fuese una carrera universitaria (y esperemos que


lo sea pronto), apuesto a que Luis Le Bon figuraría como asignatura
troncal en cada ciclo. Estoy convencido de que, para muchos, Egoland
se acabaría convirtiendo en su especialización de postgrado. Incluso
aquellos seductores que no encajasen en su estrategia desnuda, valiente
y natural, no podrían renunciar a ciertas lecciones suyas.
A fin de cuentas, Egoland es ya una leyenda viva en la seducción.
Un hombre con una personalidad arrolladora que refleja en su inimi-
table estilo al seducir, en sus aportaciones científicas y por lo que se ha
convertido en objeto de culto a nivel internacional. Un natural con un
marco de acero. A Egoland puede llamársele sin temor a equivocarse “el
rey de la cualificación”. Una persona, en definitiva, que posee un talento
innato para seducir a las mujeres y ser respetado por los hombres. Inte-
ligente, creativo y con una personalidad deslumbrante, forjada desde
la niñez. Alguien que necesita crear arte tanto en el teatro, música o
literatura como en la seducción. Y todos los que conocemos cualquiera
de sus facetas, en cualquiera de sus ámbitos, podemos afirmar que es un
auténtico genio.
A día de hoy, su ejército de fans no conoce fronteras. Sus idola-
trados informes de campo son reproducidos con programas de voz y
escuchados a lo largo y ancho del planeta. Sus aportaciones a Seducción
Científica le han granjeado el respeto y la admiración de los mayores
expertos a la vez que han arrasado entre estudiantes por su simplicidad,
ingenio y demoledora eficacia. Herramientas como el boomeregoland,
técnicas como el narrador o el espectador, conceptos como el rechazo
transitorio o actitudes como su humor ácido, causan furor entre alum-
nos de todo sexo, raza o especie.
Y fíjate que he hablado de Luis o, usando el nombre de guerra con
el que rubrica sus informes de campo, Egoland. Me refiero a él antes que
a su estilo, el Directo Examinador.
¿Por qué? Muy simple.
Luis Le Bon no usa dicho estilo para seducir: LO VIVE. Por eso,
tratar de separar uno de otro es tan complicado como intentar imagi-
narse una ciudad sin calles ni avenidas. Y es que hablamos tanto de su
forma de ligar como de su filosofía.

seduccioncientifica.com 13
www.seduccionvip.net

Una filosofía, ante todo, de autoaceptación máxima.


Es así como yo lo entiendo y como me gustaría, querido lector, que
lo enfocases tú. Pues el libro que tienes en tus manos va mucho más allá
de las excelentes herramientas que sin duda proporciona. Aunque en
él abundan los ejemplos y consejos claros, sus principales aportaciones
son otras.
Una de las más valiosas es la de ayudarte a que tú te seduzcas a ti
mismo tal y como lo hace su autor cada día, hora tras hora, minuto a
minuto.
Yo soy —y por suerte sigo siendo— testigo de ello.
Y sí, has oído bien: seducirte a ti. ¿Por qué? Porque eso resul-
ta lo más difícil y, a mi parecer, también lo más poderoso. Al menos
esa es, tras casi dos décadas obsesionado con la seducción, una de mis
conclusiones:

Cuando me gusto, les gusto.

Si persuades a esa potentísima máquina que controla tu destino lla-


mada mente subconsciente de que eres un tío deseable, ella se encargará
de hacérselo ver a cualquier mujer femenina e inteligente. La convence-
rá por ti, a menudo sin que te des cuenta.
Otra conclusión clara a la que llegué hace tiempo es que debes ayu-
darla a ella a seducirte. De nuevo, no bromeo. Para ser bueno en este
juego que ni tú ni yo nos hemos inventado, tienes que indicarle cómo
gustarte, guiándola siempre en el proceso como si fuese tu hermanita
pequeña. A veces por las buenas y otras… Otras haciéndole el avioncito1.
Y eso, apreciado amigo, es algo que Egoland también domina a la
perfección. Razón por la que, con este libro, aprenderás hacer que ella te
seduzca a ti mientras tú te seduces delante de ella y te dejas eclipsar por sus
encantos disfrutando como un pato en el agua del proceso.
En pocas palabras, su autor te va a enseñar a gustarte. A gustarte
mucho mucho. Y a que ella te guste. A que te guste mucho mucho. Y, por
supuesto, a disfrutar de las cosas que pasen a raíz de tales circunstancias.
Porque créeme: si actúas como lo haría Luis Le Bon, pasarán cosas.
Por suerte, esto no es tan difícil como parece desde fuera. Si eres
como yo, puede que, casi sin enterarte, termines imbuyéndote de su
forma de divertirse con quien tenga delante, de encontrar lo que le hace

1  ¿Recuerdas cuando no querías terminarte el plato de pequeño y te hacían el avioncito


con la cuchara? Pues de eso hablo, aunque el autor de este libro te lo explicará mejor.

14 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

especial y único, de expresarlo desde una perspectiva rabiosamente pro-


pia y de sacar hasta la última gota de jugo a cada instante. A fin de cuen-
tas, el Directo Examinador de Egoland es tan divertido y estimulante
que resulta altamente contagioso. Amén, por supuesto, de resultar muy
pero que muy recomendable para secuestrar el corazón de una mujer.
Pero las buenas noticias no acaban ahí. Resulta, además, que el
autor de Seductor es uno de los instructores más experimentados de
Seducción Científica. Por sus manos han pasado cientos de alumnos,
cosa de la que su obra se ha beneficiado ampliamente desde una pers-
pectiva pedagógica y didáctica.
Sí, Egoland es un natural. Pero, a diferencia de otros seductores
naturales, él es muy consciente de lo que hace y de la estructura que hay
detrás. Es por ello que puede, como nadie, desenterrar el magnetismo
que hay en ti.
Si le permites ayudarte, el día menos pensado dominarás su estilo.
Y, cuando esto ocurra:
1. Nunca más tendrás por qué ocultar, mentir ni disfrazar nada.
2. Nunca más tendrás por qué perder el tiempo con una mujer.
3. Interactuarás con ellas de un modo que, a diferencia de otros esti-
los, edificará tu autoestima, logrando que te aceptes y gustes más
día tras día.
4. Vivirás una vida de abundancia, opciones y, si te pasas, puede que
experimentes el acoso sexual masivo por vez primera.

Por último, quiero hablarte de la suerte que tenemos quienes dis-


frutamos a menudo de la compañía y amistad de Egoland. Al menos a
mí, siempre me ha inspirado y a estas alturas cuento con que lo seguirá
haciendo durante el resto de nuestras vidas.
Pues bien, con este libro me ocurre exactamente lo mismo.
Al leerlo, tuve la sensación de que su espíritu había quedado atra-
pado en cada una de sus páginas. Honesto, audaz, entregado… Lo mejor
de él, en su estado más puro.
Espero que lo disfrutes tanto como yo.

Mario Luna
Autor de Sex Code (2007), Sex Crack (2009) y Apocalípsex (2011).

seduccioncientifica.com 15
www.seduccionvip.net

16 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

ANEXO PREVIO: EL MÉTODO SC


Equipo SC

INTRODUCCIÓN: EL MÉTODO SC

Bienvenido a la colección de Seducción Científica.

Esta colección pretende brindarte las mejores obras de seducción


en castellano. En ella encontrarás “las perlas” de los principales instruc-
tores de nuestro equipo, auténticos profesionales dedicados desde hace
años a extraer de personas como tú su verdadero potencial y a guiarlos
para optimizar sus resultados con el sexo opuesto.
Al comienzo te presentaremos un breve anexo con un resumen de
nuestro método de seducción. Si ya lo conoces, puedes pasar directa-
mente al libro y volver a él cuando el autor te inste a consultarlo o cuan-
do consideres que te conviene hacerlo. Si por el contrario es la primera
vez que entras en contacto con el MÉTODO SC, te invitamos a que lo
leas antes de empezar. Te recomendamos también que adquieras Sex
Crack, de Mario Luna, obra que los autores citarán a menudo por ser el
manual oficial en el que se basa nuestro método.
Te resultará de gran utilidad.
Enhorabuena por tu adquisición.
Equipo SC.

EL MÉTODO SC

El MÉTODO SC, también llamado MAXVACUARO SECUEN-


CIADO, es el método más completo y válido que conocemos para atraer
mujeres. De hecho, estamos convencidos de que es el sistema más eficaz
que existe actualmente.
Su capacidad para ofrecer resultados ha sido contrastada por
cientos de alumnos que han recibido nuestras enseñanzas en talleres
y seminarios, así como por miles de personas en todo el mundo que lo
han hecho a través de nuestros productos audiovisuales, libros y otras
publicaciones.

seduccioncientifica.com 17
www.seduccionvip.net

La razón de su validez universal estriba en que, creemos, refleja


el modelo de cortejo humano. Es decir, ahonda en la esencia de todo
aquello que hace que el contacto entre un hombre y una mujer vaya “a
más”, desembocando en una relación íntima y sexual. Es por ello que,
con los ajustes pertinentes, resulta aplicable a todo contexto, con cual-
quier mujer y desde cualquier estilo1 .

LA BASE CIENTÍFICA2

Aun a riesgo de generalizar un poco, podemos afirmar que hasta


muy recientemente la psicología consideraba la mente humana como
una tabula rasa. Es decir, como una pizarra vacía esperando a ser
rellenada.
Según dicha concepción, los seres humanos venimos al mundo
como folios en blanco, desprovistos de toda instrucción o programa-
ción. Los instintos juegan un papel escaso o nulo y, lo que realmente
cuenta a la hora de decidir nuestras inclinaciones y comportamiento,
son factores como la cultura, educación, ambiente, etc.
Para esta mentalidad, apenas existen diferencias intrínsecas entre
hombres y mujeres aparte de las físicamente obvias. Si a ti te fascinan los
deportes que implican riesgo o adrenalina o te fijas sin proponértelo en
las mujeres ligeras de ropa, es porque a lo largo de tu vida se te ha edu-
cado, condicionado o predispuesto a ello. Y, si tantas mujeres se sienten
atraídas hacia temas como la moda, la decoración, la prensa del corazón
o la novela romántica, es porque vivimos en una cultura machista.
Ahora bien, ¿te satisface dicha explicación?
De no ser así, tranquilo. No estás solo.
A finales del siglo XX y principios del XXI, un puñado de genios
provenientes diversas disciplinas llevaron a cabo una auténtica revolu-
ción en el ámbito de las ciencias sociales y humanas. Científicos como
Richard Dawkins, Steven Pinker, David Buss, Matt Ridley, Robin Baker,

1  El estilo DIRECTO EXAMINADOR, también conocido como LA VÍA MÁS NATU-


RAL, que Egoland te ofrece en este libro, es una clara muestra de ello
2  Aunque lo que estás a punto de leer es una simplificación que en modo alguno pre-
tende hacer justicia a siglos de evolución y conocimiento acumulado por las ciencias
sociales, creemos que te servirá para formarte una idea esquemática de los cambios
radicales que han venido experimentando las disciplinas humanas en los últimos
tiempos.

18 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

Desmond Morris, Daniel Dennett o Geoffrey Miller (por citar sólo


algunos de entre los más populares), comenzaron a incidir en el peso
que la evolución que experimentamos como especie tenía sobre nuestra
conducta.
Su argumento de fondo era tan simple y obvio que la comunidad
científica se asombró de no haberlo tenido en cuenta mucho antes3 . Una
idea de sencillez tan directa como contundente:
Si la evolución ha determinado ciertos rasgos en la conducta del
resto de especies, ¿por qué no en la nuestra?
Hasta ese momento se había aceptado sin reparos que nuestra espe-
cie estaba tan sujeta a los cambios físicos y fisiológicos consecuencia de
la evolución como cualquier otra. Sin embargo, tan pronto traspasába-
mos la línea de lo mental o lo conductual, la evolución parecía detener-
se. Así, en tanto los zoólogos y biólogos explicaban el comportamiento
de otros animales desde sus procesos evolutivos, los psicólogos, antro-
pólogos, sociólogos, etc., habían ignorado por completo esta variable.
Ante la pregunta obvia: ¿por qué damos la espalda a Darwin
cuando estudiamos nuestro comportamiento?, el pensamiento evolu-
cionista prendió como la pólvora entre la comunidad científica. Y, aun-
que a día de hoy aún hay mentes que se resisten a aceptar la poderosa
influencia que la selección natural y sexual ha ejercido sobre nuestras
preferencias, inclinaciones y conducta, podemos afirmar sin riesgo a
equivocarnos que apenas existe ya debate serio al respecto.
Donde antes se abrazaba la noción de la tabula rasa con todas sus
implicaciones, ahora se afirma rotundamente que la psicología sólo puede
ser evolucionista, porque únicamente a la luz de la evolución cobran senti-
do los enigmas de la conducta humana y que el repertorio conductual que
hace de nosotros una especie peculiar constituye un catálogo de adapta-
ciones biológicas, es decir, que tales conductas perduran porque favorecen
o favorecieron la aptitud biológica de quienes las despliegan4.
Así pues, si te atrae el chocolate o cualquier otra comida hipercaló-
rica, sientes respeto hacia las alturas, te producen escalofríos las arañas,

3  Efectivamente, casi un siglo atrás, Francis Galton y otros lo habían intentado, con un
enfoque desafortunado y lastrado de ciertos prejuicios que más tarde alimentaría ciertas
corrientes de pensamiento eugenésicas e incluso nazis.
4  Extraído de la presentación de Fundamentos de la psicobiología (primera edición del
2009 del manual oficial de la UNED) de Águeda del Abril Alonso, Emilio Ambrosio
Flores, Mª Rosario de Blas Calleja, Ángel A. Caminero Gómez, Carmen García Lecum-
berri y Juan M. de Pablo González.

seduccioncientifica.com 19
www.seduccionvip.net

escorpiones, serpientes y otros animales ponzoñosos, puede que no sea


únicamente porque te han educado para ello. Probablemente tus genes,
y el proceso evolutivo que los ha producido, tienen bastante que ver.
En suma, hemos dejado de vernos como ordenadores a los que hay
que instalar un sistema operativo (como Windows, Macintosh, Linux
o Chrome), para empezar a vernos como máquinas biológicas que ya
venían con dicho software preinstalado. Los instintos y tendencias here-
dados de cientos de miles de años de evolución pueden ser modelados
por el entorno, la cultura y la educación del mismo modo que en un
ordenador con Windows o Mac puedes instalar unos programas u otros.
Pero siempre sin cambiar el marco esencial sobre los que se sustentan.
En el caso de hombres y mujeres esto se traduce en que, aunque
podemos reprogramarnos hasta cierto punto, existen tendencias, pautas
de conducta y preferencias que permanecerán siempre a nuestro lado
puesto que se encuentran preprogramadas en el “sistema operativo” de
nuestro código genético.
Un sistema que, como todos intuíamos, incluye instrucciones bien
diferenciadas entre hombres y mujeres. ¿Quiere esto decir que lo que te
atrae a ti de ella no es lo mismo que lo que a ella le atrae de ti5?
Quiere decir exactamente eso.
Después de todo, habéis sido genéticamente diseñados para ser
distintos. En tanto que tus genes te han programado a ti para respon-
der a ciertos indicadores de fertilidad, juventud y salud: caderas, pecho,
glúteos, simetría, ojos y labios grandes, piel tersa, cabello abundante y
brillante, etc., ella no puede evitar sentirse atraída por los rasgos propios
del Líder de la Tribu6 .
¿Qué rasgos? Estás a punto de descubrirlo. Precisamente son los
pilares sobre los que se asienta nuestro método.

5  Que defendamos las diferencias entre hombres y mujeres no quiere decir en modo
alguno que los responsables de esta colección no nos opongamos —como de hecho nos
oponemos con firmeza— a la desigualdad de derechos u oportunidades entre hombres
y mujeres.
6  Como excepción a la regla encontramos la condición homosexual, para las cuales la
psicología evolucionista encuentra respuestas que nos parecen altamente satisfactorias.
Este es un tema, con todo, en el que no podemos entrar por razones obvias pese al inte-
rés que nos suscita.

20 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

LOS TRES PILARES DEL MÉTODO SC

Nuestro estudio y experiencia nos confirma una y otra vez que


tanto las mujeres que te cruzas día a día como sus antepasadas paleo-
líticas responden —y respondían— de manera positiva y sexual a estas
tres cosas:
1. Buenos Genes
2. Situación Privilegiada
3. Protección y Asistencia

La selección natural (una especie de competición de rasgos a lo


largo del tiempo) se encargó de hacer que esto fuera así. Y la razón es
simple: aquellas mujeres que no sintieron predilección por hombres con
estas cualidades pusieron a sus genes en seria desventaja con respecto a
aquellas que sí lo hacían.
¿El resultado? Su descendencia fue, de forma más o menos paulati-
na, erradicada de la faz de la Tierra y reemplazada por la de aquellas que
los valoraban de forma especial.
De ahí que las mujeres de hoy en día prefieran a los hombres que
sienten capaces de ofrecer estos tres elementos. Elementos que, como
hemos anticipado, son propios del Líder de la Tribu (en adelante LDT)
susceptible de enamorarse.
Pues a lo largo del paleolítico, un LDT solía poseer precisamente
(1) buenos genes (reflejados en su salud, inteligencia, habilidades físicas
y sociales, fuerza, energía, etc.), (2) una situación privilegiada frente al
resto (estatus y las prerrogativas que lo acompañan) y (3) una capacidad
excepcional para proporcionar protección y asistencia a sus más alle-
gados, servicios de los cuales una mujer sólo obtenía garantías cuando
dicho LDT se enamoraba de ellas.

EL LDT ENAMORADO

Basándonos en los tres elementos que más han interesado siempre


a una mujer en un hombre, podemos reducir su mayor fantasía a un
único concepto: LDT Enamorado.
Es decir, un líder de la tribu enamorado o especialmente susceptible
de enamorarse de ellas. Por “enamorado” entendemos experimentando

seduccioncientifica.com 21
www.seduccionvip.net

—o susceptible de experimentar— un intenso vínculo emocional con esa


mujer en concreto que tiende a prolongarse en el tiempo.

Recapitulando todo lo dicho hasta ahora:


1. Las mujeres de hoy en día están genéticamente programadas para
responder, a nivel instintivo y emocional, como sus antepasadas de
hace 150.000 años.
2. Ello las lleva a sentirse atraídas por rasgos masculinos que bene-
ficiaban a aquéllas. Es decir, por el hombre capaz de ofrecerles: 1.
Buenos Genes 2. Situación Privilegiada 3. Protección y Asistencia.
3. El hombre que proyecta la capacidad de ofrecer dichos elemen-
tos responde al arquetipo del LDT Enamorado. Un arquetipo que,
recordémoslo de nuevo, estaba ya presente en el paleolítico.

O sea, que por mucho que se maquillen o depilen, las inclinaciones


sexuales de las mujeres actuales apenas han cambiado. Siguen soñando
con su LDT Enamorado y perdiendo el norte cada vez que un hombre al
que identifican como tal se cruza por sus vidas.
Ahora bien, ¿cómo puedes conseguir que sientan que eres dicho
LDT Enamorado?
Estás a punto de conocer la respuesta.

LAS DOS PRUEBAS

¿Recuerdas lo que hacía falta para volver loca a una mujer? Básica-
mente, necesitabas hacerle sentir que:
1. Eres un LDT.
2. Estás Enamorado (o eres especialmente susceptible de estarlo).

El problema al que te enfrentas es que ella va a preguntarse qué ha


hecho para despertar sentimientos en un LDT. O cómo es posible que
alguien que está loco por ella sea un auténtico LDT y no un impostor
desesperado que intenta parecerlo.

22 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

Cuando se trata de algo tan serio como la reproducción7 , las muje-


res son desconfiadas. Si sus antepasadas practicaban sexo de buenas a
primeras con un hombre que no era un verdadero LDT, sino alguien
que se hacía pasar por tal, sus posibilidades de dejar descendencia se
veían seriamente mermadas. Lo mismo ocurría si se acostaban con un
LDT pero este, por no experimentar un fuerte vínculo emocional con
ellas, renunciaba a protegerlas y cuidarlas.
Así que, ¿realmente eres un LDT? ¿Y de verdad existe un fuerte
vínculo emocional entre ella y tú?
Estas son las dos preguntas a las que todo en ti debe responder
afirmativamente. Pues, en el momento en que ella sienta que has pasado
esas dos pruebas, dejará de poner obstáculos a tus avances y comenzará
a colaborar con ellos.

Pues bien, para lograrlo necesitas demostrarle tres cosas:


1. Que eres un LDT.
2. Que despierta en ti unas emociones que te impulsan a asistirla y
protegerla.
3. Que existe una RAZÓN para que 1. y 2. se den de forma simul-
tánea. Es decir, que de algún modo ella se ha ganado el que esto
ocurra (cosa que lo hace creíble en sus emociones).

La pregunta que ahora te estarás haciendo es: ¿cómo le demuestro


estas tres cosas? ¿Cómo le hago sentir que 1. Soy un LDT, 2. Puede darse
un poderoso vínculo emocional entre nosotros y 3. Existe una justificación
que hace creíble 1+2?
Pues bien, el MÉTODO SC consta de una campaña8 para cada uno
de estos tres retos. Además, hemos añadido una cuarta campaña que,
durante la escalada, se ocupa de generar y mantener el estado en que
entra una mujer cuando siente que estás tres condiciones se satisfacen
de forma simultánea y armónica. Pasemos a ellas…

7  Puesto que nuestros genes apenas han sufrido modificaciones desde el Paleolítico
(época en la que no existían los anticonceptivos), en nuestro programa biológico sexo
equivale a reproducción. De modo que, por razones prácticas y pedagógicas, a menu-
do nos tomaremos la licencia de referirnos al sexo como reproducción. Esto no quiere
decir que en nuestro método hayamos dejado de tener en cuenta algunas funciones
secundarias del sexo, como por ejemplo la de generar, estrechar y mantener vínculos
sociales, tal y como se observa en los primates bonobos.
8  Entendemos por “campaña” el conjunto de medidas, actitudes y estrategias dirigidas
a cuidar de un aspecto crucial de la interacción.

seduccioncientifica.com 23
www.seduccionvip.net

MAXVACUARO

Comenzaremos por las tres primeras campañas:


1. Soy un LDT: a todo aquello que le deja claro que eres un LDT lo
llamaremos valor.
2. Ella me despierta emociones intensas: cualquier cosa que apunte a
que existe un vínculo emocional especial entre ella y tú, que te haga
querer asistirla y protegerla, recibe el nombre de romance.
3. (1+2) está justificado: al proceso mediante el cual ella se gana
alguien con valor que le proporcione romance, justificando este
hecho y haciéndolo creíble, nos referiremos como cualificación.
VA-lor. CUA-lificación. RO-mance.

Estas son las tres campañas esenciales del MÉTODO SC. Juntas,
forman la palabra VACUARO.
Recuérdala bien porque es el motor de nuestro método. Todo lo
que aprendas a partir de ahora hará referencia a alguna o varias de sus
partes.
Y, cuando no sea así, nos estaremos refiriendo a una cuarta cam-
paña: la MAXimización que, por vías alternativas, se ocupa de generar o
mantener el estado emocional favorable que se crea en una mujer cada
vez que las otras campañas alcanzan de manera coordinada su objetivo.
Añadiendo las tres primeras letras de esta campaña a la palabra ya for-
mada (VACUARO) obtenemos una nueva: MAXVACUARO.
Pues bien, si la palabra VACUARO era importante, MAXVACUA-
RO es aquella que engloba absolutamente todo lo que tenga que ver con
atraer mujeres. Tan convencidos estamos de ello que, en este punto, lle-
varemos a cabo una afirmación que para un profano en la materia podrá
sonar atrevida o arrogante:
Todo cuanto aprendas no ya en este, sino en cualquier otro libro
o sistema de seducción para hombres (pertenezca o no a Seducción
Científica) guardará (intencionada o no) estrecha relación con algu-
na o varias de las campañas del MAXVACUARO.
Esto es algo que, a medida que vayas profundizando en nuestro
sistema, podrás comprobar por ti mismo.
Y ya que hablamos del MAXVACUARO, ha llegado el momento de
ofrecerte algunas claves de cada una de sus campañas.
Comenzaremos por el valor…

24 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

VALOR

El valor es, como hemos anticipado, cuanto te hace ser percibido


por ella como un LDT. Por tanto, la misión de esta campaña será la de
potenciar en ti todos aquellos rasgos, comportamientos, actitudes, etc.
propios de un hombre alfa, es decir, de un miembro de la élite tribal.

El valor consta de dos subdinámicas:


1. El valor base.
2. El valor ADC.

A aquellas características que tendrían un efecto positivo sobre tu


valor aún cuando la chica que te gusta percibiese en ti un grado excesivo
de esfuerzo o interés impropio de un LDT (sexualmente satisfecho y
con opciones) lo llamamos valor base. Se trata, pues, de rasgos que no
dependen del grado de esfuerzo o interés percibido por ella para que
sean interpretados como alfa.
Mostrar confianza en ti, conducir un deportivo, estar en forma, ves-
tir elegante, exhibir iniciativa o valentía, tener objetivos y valores firmes,
ser deseado por otras mujeres atractivas, pertenecer a un círculo social
atractivo, bailar bien, hablar algún idioma o hacer trucos de magia son
buenos ejemplos de valor base.
Tú: ¿Eres tímida o qué?
Ella: No, ¿por?
Tú: Es la segunda vez que nos cruzamos y aún no me has
dicho ni “hola”.

Podríamos poner muchos otros, pero lo importante es que te quede


clara la idea básica: el valor base siempre suma a tu atractivo, al margen
de que ella perciba que intentas más o menos gustarle o impresionarla.
En cambio, si hablamos de aquellos rasgos alfa directamente rela-
cionados con tu falta de necesidad por ligártela, nos estamos refiriendo
al valor ADC o autodescualificatorio9 .
Así pues, ganas valor ADC en la medida en que no tratas de cua-
lificarte ante ella. Es decir, en función de lo poco que te esfuerzas por
impresionarla o encajar en sus gustos, expectativas, valores, etc. Lo pier-
des cada vez que ella percibe en ti un grado excesivo de interés o esfuer-

9  Es precisamente por ello, porque es valor Auto-Des-Cualificatorio, que se conoce


como valor ADC.

seduccioncientifica.com 25
www.seduccionvip.net

zo, más típico del hombre beta de bajo estatus y sexualmente necesitado
que del líder que se sabe deseado.
Usar muletillas o hablar rápido, arreglarte más de la cuenta para
ella, estar demasiado pendiente de lo que hace o dice, anteponerla a tus
amigos, justificarte más de la cuenta, dejar de hacer algo que te divierte
por miedo a ofenderla, empeñarte en convencerla de algo, sobrevender-
te o alimentar una interacción que se ha quedado estancada son sólo
algunos de los dispares ejemplos de actitudes que te podrían hacer per-
der valor ADC.
De hecho, buena parte de los comportamientos inconscientes en
los que incurres con una mujer que te atrae pero que no tendrías en
compañía de alguien que no te gusta como pareja suelen implicar fugas
de tu valor ADC.
Para ayudarte a entenderlo, puedes concebir el valor base como el
chorro de agua con el que intentas llenar un depósito. El valor ADC
sería el tapón que impide al líquido escapar por el desagüe. Por ello,
si tienes problemas de valor ADC es muy probable que tu valor global
resultante sea escaso aun cuando cuentes con cantidades importantes
de valor base.

Además, el valor ADC puede ser suave, intenso o extremo.


1. El valor ADC suave tiene que ver con la ausencia de esfuerzo o des-
esperación que las mujeres perciben en ti. Todo lo que te desmarca
de otros chicos que “lo intentan demasiado” te proporciona valor
ADC suave.
Ella: Detesto los tíos obsesionados con la tecnología.
Tú: Son lo peor, la verdad. Y te lo dice alguien obsesionado
por la tecnología.
(Demuestras que no necesitas influir en sus gustos ni
encajar en ellos).

2. El valor ADC intenso marca la línea que separa el juego directo del
juego indirecto, pues lo trabajas precisamente ocultando tu interés
sexual y haciendo que se cuestione sobre este. Su herramienta prin-
cipal es el ODIS (Ocultación de Interés Sexual).
Ella: ¿Estás ligando?
Tú: ¿Por qué iba a querer algo contigo?
(Le haces dudar de que realmente te guste).

26 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

3. El valor ADC extremo se usa, como indica la palabra, en aquellos


casos límite en los que la chica que te gusta se siente tan por encima
de ti que, para demostrarle que no lo está, diriges tu estrategia a
cuestionar su validación o a desarmarla. Sus herramientas básicas
son el nega y el desarme.
Tú: Tengo un amigo al que sí que le gustan las chicas sili-
conadas. Una pena que Pol no esté aquí.
(Con el despectivo término “siliconadas” le das a entender
que probablemente no es tu tipo a la vez que la privas de
su arma principal10 ).

En suma —y de una forma u otra—, el valor ADC es aquel que te


aleja de la imagen del pretendiente que ve a la chica como un premio que
tiene que esforzarse por conseguir.

Aparte de proyectar rasgos alfa, tiene dos ventajas claras:


1. Previene o desactiva las defensas, evitándote caer en la categoría de
ligón o pesado.
2. Ayuda a hacer creíbles otras DAVs (demostraciones de alto valor)
Base al contribuir a que no parezcan intencionadas.
Al desmarcarte del típico ligón, también te beneficiará:
3. Eliminando las defensas de posibles amigos que podrían actuar
como obstáculos activos, ya que te evita parecer una amenaza para
ellos.
4. Previniendo que se sienta percibida como fácil o poco selectiva por
estar contigo, lo cual desactivará el factor fulana11 externo).

Recuerda también que, para que sea eficaz, nunca debes proyectar
valor ADC intenso sin demostrar también valor ADC suave, pues hacerlo
no sería congruente. Del mismo modo, no tiene sentido recurrir al valor
ADC extremo sin que exista un sustrato previo de valor ADC intenso.

10  Puesto que todo obstáculo debe ser remontable, más tarde permitirás que se ente-
re de que no tienes nada contra la silicona (e incluso que has tenido otras novias con
implantes) y que lo único que no te atrae es la actitud de las personas superficiales, cosa
para la que estructurarás la oportunidad de demostrarte que no es.
11  El factor fulana es el principio que afirma que las mujeres no se sienten bien cuan-
do son percibidas por otros o por ellas mismas como fáciles o poco selectivas, por lo
que tenderán a evitar todo tipo de situaciones y personas que les hagan sentirse de esa
forma.

seduccioncientifica.com 27
www.seduccionvip.net

Sería incongruente decirle que las rubias de bote como ella te pare-
cen poco atractivas cuando con tu actitud y comunicación no verbal le
estás haciendo sentir que es el centro del universo (sin embargo, este
tipo de actitudes son muy típicas entre los principiantes).
Por último, debes saber que el valor puede basarse en fuentes de
valor reales, lo que lo convertiría en valor sólido. Una fuente de valor (en
adelante FDV) es todo aquello que forma parte de tu vida y que, de ser
conocido por una mujer, le resultaría atractivo.
Cuando por el contrario hablamos de valor que es percibido pero
que no se sustenta en FDVs, podemos catalogarlo como valor débil.
Por ejemplo, si sabes tocar la guitarra, eso sería una FDV. Si ade-
más, lo haces delante de una chica estás convirtiendo dicho valor sólido
no percibido en valor sólido percibido al traducirlo en una DAV.
Por supuesto, también es posible que te hayas aprendido los acor-
des de una canción concreta sin tener mucha idea de guitarra. En tal
caso, que ella te vea tocar esa canción pasaría a ser una demostración de
valor débil (o DAV débil).
Así pues, en tu vida puedes tener un conjunto de FDVs cuya suma
equivale a tu valor sólido. Las que salen a la luz, conforman tu valor
percibido.

Para aumentar este último, cuentas con tres opciones:


1. Sacar a flote las FDVs que no has mostrado mediante DAVs.
2. Ofrecer DAVs débiles, con lo que a corto plazo no necesitas aumen-
tar tus FDVs.
3. Construirte nuevas FDVs.

Nuestra recomendación es que, aun sin renunciar a las DAVs débi-


les, construyas FDVs día a día, reforzando así tu valor sólido. Y, por favor,
encuentra formas de hacer que éste sea percibido sin que parezca que “lo
intentas demasiado”, es decir, sin perder valor ADC.
Dicho de otro modo, lo ideal es que tu conjunto de valor sólido
acabe siendo un subconjunto del valor percibido, con lo que estarás pro-
yectando todas tus FDVs mediante DAVs sólidas y además podrás res-
ponder por ellas a largo plazo. O sea, si hablas alemán, ¿qué te cuesta
dejar una novela en dicho idioma sobre el asiento del coche?

28 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

CUALIFICACIÓN

La cualificación es el puente entre el valor y el romance.


Es decir, se trata de todo aquello que justifica que un LDT concreto
desarrolle sentimientos intensos hacia ella. Es, pues, el proceso que hace
creíble que alguien con opciones experimente emociones intensas hacia
ella.
Resulta necesaria puesto que, en la vida de una mujer, dista mucho
de ser lo habitual. ¿Y qué es lo habitual? Normalmente:
1. Un hombre desesperado y con muy pocas opciones experimenta
emociones intensas hacia ella
o
2. Un hombre alfa con muchas opciones finge sentir cosas por ella,
pero en realidad sólo la percibe como un cuerpo con el que aplacar
sus pasajeros impulsos sexuales.

La cualificación, por tanto, se encarga de responder afirmativamen-


te a las siguientes dos preguntas que, consciente o inconscientemente,
ella no deja de hacerse:
1. ¿Realmente es un LDT ese hombre que siente cosas por mí?
2. ¿Realmente siente cosas por mí ese hombre que es un LDT?

Para lograrlo, ella debe percibir que buena parte de la atracción que
despierta en ti es producto de su mérito o esfuerzo. En la práctica, esto
se traduce a que ella deberá ganarse cada uno de tus avances.
¿Cómo? Con cebos y premios.
Además, para no hacerle sentirse responsable de la escalada, lo
cual podría poner su factor fulana en contra tuya, te servirás también
de distensiones.
Los cebos se encargarán de hacer que ella se esfuerce, invierta en la
interacción, te muestre sus méritos y todo aquello que la hace especial y
única, susceptible de ser premiado.
Los premios persiguen, precisamente expresar aquello que hemos
detectado de especial o meritorio en ella, ya sea para escalar, ya para
fomentar una mayor inversión por su parte, que justifique futuras esca-
ladas. Pues, si algo es importante en el proceso de cualificación, se trata
precisamente de que se dé un equilibrio entre el peso de nuestro premio
y el de su inversión, esfuerzo o mérito.

seduccioncientifica.com 29
www.seduccionvip.net

Por ejemplo, una chica que te ha traído bebidas de la barra y lleva


un rato intentando impresionarte con historias sobre su vida de mujer
emancipada es probable que perciba que se ha ganado el que un hombre
de valor quiera volver a verla y le pida su teléfono.
Otra que, en cambio, sólo te ha dicho que es andaluza, no ha inver-
tido lo bastante ni te ha mostrado nada que la diferencie de varios millo-
nes de andaluzas para despertar el interés de un hombre con opciones.
Si le pides el teléfono, es probable que te tome por alguien que sólo ve en
ella una oportunidad de sexo fácil o que simplemente está desesperado.
Para evitar esto, el juego sólido te invita a usar cebos que estimu-
len su inversión y premios que te ayuden a escalar cuando esta tenga el
peso necesario. Los premios también pueden actuar como premios cebo,
fomentando una mayor cualificación por su parte cuando ésta carece del
peso necesario para justificar una escalada.
Finalmente, las distensiones se ocupan de evitar que su factor fulana
se vuelva contra ti, lo cual puede ocurrir si ella siente que le estás hacien-
do cargar demasiado con la responsabilidad de la escalada. Las llevarás
a cabo en instantes clave con el fin de desviar su mente consciente de los
momentos de máxima tensión sexual.

Recapitulando: cualificar consiste en dominar tres habilidades bási-


cas, las de servirnos bien de:
1. Cebos, para fomentar su inversión y esfuerzo.
2. Premios, que nos indican qué hacer cuando estos se producen
(básicamente, escalar tras expresar lo que hemos detectado o
fomentar nuevamente).
3. Distensiones, que nos ayudan a apartar su mente lógica del hecho
de que está escalando, liberándola de la responsabilidad de la esca-
lada y evitando así que se active su factor fulana.

Ahora echemos un rápido vistazo a cada una de ellas.

Cebos: fomenta y estimula su inversión


La mejor forma, con diferencia, de estimular su esfuerzo es hacer
que ella nos perciba con valor. Si además de esto llevamos a cabo con
éxito las restantes campañas del MAXVACUARO y escalamos cuan-
do llega el momento de hacerlo, es extremadamente probable que ella
invierta en la interacción de forma totalmente espontánea y natural.

30 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

No obstante, en Seducción Científica nos gusta trabajar con algu-


nas formas adicionales de lograr esto. Por ejemplo:

Cebo miguitas: es un cebo dirigido a fomentar la inversión de todo un


recinto, más que la de una chica específica. Consiste en mostrar un
comportamiento muy social con tu entorno que, de forma rápida,
genere buena predisposición en la sala.
La idea es crear interacciones relámpago, sin expectativas de pro-
fundizar en ninguna concreta, del mismo modo que un pescador
lanza miguitas al mar para atraer a los peces.
Tú:
(Comentario relevante sobre la conversación que te llega
a los oídos)
(Lanzas gestos de complicidad a la gente).
(Saludas, tocas, haces chistes u observaciones graciosas
sobre alguna situación)
(Entablas conversaciones simpáticas y cortas con abrido-
res relámpago):
¿Cuál es tu dinosaurio favorito?
¿Cada cuánto echo a lavar mi pijama?
¿Barbie o barriguitas?

Cebo golosina12: consiste en poner algo delante de ella tan tentador


que no pueda evitar iniciar —o invertir en— la interacción, sin que
exista invitación por tu parte. Lo usas para que sea ella la primera
en alimentar la relación, lo cual te permite cuidar al máximo de tu
valor ADC y prevenir la activación de su factor fulana.
Tú:
(Ser visto con una mascota cautivadora).
(Llevar un accesorio interesante en tu atuendo o rodearte
de objetos que inciten una conversación. Por ejemplo, un
“colgante mágico”.)
(Mantener una conversación audible e irresistible para
ella al hablar con un amigo):
Lo que de verdad quiere una mujer es vivir una historia
de amor todos los días. Por eso, un hombre nunca puede

12  Úsalo como “bonus”. Jamás dejes de iniciar una interacción que quieres establecer
sólo porque no pican a tu cebo golosina.

seduccioncientifica.com 31
www.seduccionvip.net

dejar de enamorar a su novia… (Incapaz de contenerse,


ella participa en la conversación).
(Efectuar una lectura en frío a su amiga):
La fuerza de tu escritura sugiere que eres una persona
perseverante, aunque los trazos sinuosos me hacen pensar
que eres capaz de tirarlo todo por la borda por amor…
(Sin poder resistirlo, tu objetivo te pide que también le
analices a ella la escritura).

Cebo desarme: consiste en servirte del desarme y el nega (ver aparta-


do del valor) para estimular su inversión. Puedes usar cualquiera de
ellos para que se cualifique.
Tú: Lástima que no esté aquí Luis. Le encantan las chicas
delgadísimas como tú.
Ella: (Es probable que ella se cualifique diciendo que tiene
más curvas de las que parece).

Cebo pelota: este cebo estimula una inversión mínima por su parte
que te permite invertir a ti sin perder valor ADC ni activar sus
defensas.
Es como si pasaras la pelota para que te la devolviesen al primer
toque y así seguir jugando sin que parezca que llevas todo el peso
del partido. Este error de “llevar la pelota todo el rato” o “meter las
cosas con cuña” es muy típico entre los principiantes.
Tú: Cuando tengamos más confianza te contaré por qué
me he puesto antes rojo. ¿Qué me decías de tu gato?
Ella: No, no, cuéntame eso. ¿Por qué te hace ilusión verme?
◆◆◆
Tú: Ayer me enseñaron un juego para desnudar el alma.
¿Nos pedimos una ensalada a medias?
Ella: Sí. ¿Qué juego es ese?

Cebo aspirador: es el cebo por antonomasia. Su función es extraer de


la chica la máxima inversión. Aplicar este cebo proyecta valor pues,
tener una alta expectativa, es un rasgo muy alfa.
Con él intentas fomentar que la chica exprese cosas y abra hilos que
te permitan premiarla después.
Tú: ¿Qué te ha traído a mi ciudad?
Ella: (Se explaya contándote la historia de su viaje)

32 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

Las preguntas abiertas, ciertas afirmaciones, acusaciones o el sim-


ple vacío (quedarte callado generando tensión mientras esperas su
respuesta), suelen funcionar bien como cebo aspirador.

Cebo aro: consiste en establecer unos estándares a los cuales la otra


persona se debe ajustar si quiere ganar tu aprobación.
Suena familiar, ¿verdad? En efecto, es algo que las mujeres atracti-
vas nos suelen aplicar constantemente. La diferencia estriba en que,
si tú pasas por su aro, pierdes valor en tanto que, si ella pasa por
el tuyo, lo ganas. Cuando pasas por sus aros, la interacción tiende
a estancarse. En cambio, cada vez que ella pase por los tuyos, te
resultará fácil hacer que vaya a más.
El cebo aro es un buen modo de imponer el marco de que tú eres
el premio y comprobar la predisposición de la chica a complacerte,
impresionarte y en definitiva ganar tu aprobación.
Tú: Yo sólo podría estar con una mujer inteligente13 .
Ella: (Se esforzará por demostrarte que es inteligente, tiene
sentido del humor, etc.).
Al hacerlo, está pasando por tu aro y cualificándose.

Cebo amonestación: es la forma de demostrarle que estás dispuesto a


irte. A fin de cuentas, hay interacciones en las que ella no invierte,
hagas lo que hagas.
En esos casos el valor ADC nos dicta que proseguir con una inte-
racción en la que ella no participa activamente es intentarlo dema-
siado. Por tanto, sólo puedes hacer una cosa: marcharte.
Pero no te vas a ir de cualquier manera. Lo vas a hacer inoculando
tu veneno y dejando un último cebo: el cebo amonestación. Este cebo
comunica que no hay disposición por tu parte de ser el único que
invierte en la interacción y que estás dispuesto a marcharte si ella
no coopera.
La fórmula que debes emplear es la siguiente: veneno + puerta
abierta + desinversión. Por “dejar veneno”, entendemos abandonar
la actitud activa, pero tratando de resolver la objeción, es decir,
aquel problema que a ella le impide continuar avanzando conti-
go. Puede ser que no te perciba con suficiente valor, que considere

13  Por cierto, si ella es realmente inteligente no va a intentar cualificarse inmediata-


mente. Sería demasiado burdo. Te lo subcomunicará posteriormente con sutileza en la
conversación.

seduccioncientifica.com 33
www.seduccionvip.net

que no la has cualificado bastante, que no existe suficiente conexión


emocional, etc. Pues bien, al irte ella debe quedarse con la sensación
de que probablemente se había equivocado al juzgarte.
Tú: Algún día las personas diferentes se sabrán reconocer
unas a otras. Voy a estar allí.
Muchas veces no es necesario llegar a usar este cebo, pues la reac-
ción negativa por parte de la chica no es más que un filtro para
ver cómo reaccionas y comprobar que no eres reactivo. En otras
ocasiones será recomendable usar el humor para invertir su marco
y llevarla a un estado favorable.

Premios: detecta y expresa su mérito, para recompensarlo escalando


o fomentando una mayor inversión
Si todo marcha y la chica se cualifica, lo que debes hacer es premiar-
la. Existen dos formas:
◆ Escalando
◆ Mediante nuevos cebos

La regla básica es que tu premio debe ser proporcional a la inver-


sión o mérito de la chica.
Cuando su inversión sea sustancial, la premiarás escalando física,
emocional o logísticamente. Y, aunque a menudo lo hará, dicho premio
no tiene por qué suceder inmediatamente a su inversión, esfuerzo o
demostración de cualidades meritorias. Evita caer siempre en el mismo
patrón, aun cuando sea bueno, pues esto convertiría tu juego en algo
demasiado repetitivo y previsible.

Cada vez que escales, debes asegurarte de que ella conoce:


1. El qué: qué quieres hacer con ella. Debe tratarse de algo específico,
poco amenazante (no debe ser percibido como una encerrona) y
que no la haga cargar con la responsabilidad de la escalada (lo cual
evitará que se active su factor fulana).
Por ejemplo, acompañarte a elegir un regalo para tu hermana.

2. El por qué: por qué quieres avanzar en la interacción. Puede tratar-


se de rasgos físicos, conductuales o textuales exclusivos de la chica
y de vuestra situación. Cuando expreses verbalmente el por qué, lo
harás usando la perspectiva del yo (ver romance).

34 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

Por ejemplo, le comunicas que su mirada envolvente te hace sentir


arropado y su actitud juguetona e inquieta provoca que no te ape-
tezca separarte de ella.
También nos ayudará que ella sepa que contamos con:

3. La información relevante a su situación. Es decir, con esa clase de


datos que evitarán que la pongamos en un aprieto, situación emba-
razosa o comprometamos de algún modo su reputación, la cual es
una de las cosas más importantes en su vida. Si ella siente que vas
a cuidar de dicha reputación incluso más de lo que lo haría ella,
confiará en ti y te pondrá fácil la escalada.
Por ejemplo, averiguas (primero) y le haces ver que sabes (segun-
do) que la chica que está con ella es su compañera de trabajo, junto
a la cual no se siente cómoda ligando. Gracias a esta complicidad,
ella confía en que vas a ser discreto y mantener una actitud poco
sexual hasta que encontréis una forma de “quitaros el obstáculo de
encima”.

Pero ¿qué ocurre cuando su inversión o mérito no pesan lo sufi-


ciente como para premiarla escalando? Simple. La premiarás con mues-
tras de interés acompañados de nuevos cebos (a esto se le conoce como
premio cebo), que estimulen su inversión y te permitan premiarla esca-
lando más adelante.
Tú: Me sorprende tu capacidad para conectar con tus
emociones y las de los demás.
Ella: (Se sentirá genuinamente halagada e invertirá más
en la interacción, demostrándote cualidades adicionales
que finalmente podrás premiar escalando).

Y allá va un secreto: una buena forma de hacer tus premios genui-


nos, auténticos y libres de toda sospecha es enamorarte de verdad. Si
te enamoras de la chica que tienes delante, vas a detectar de manera
infalible un montón de cualidades que la hacen especial y, cuando lo
expreses, tu propio cuerpo hablará por ti.
El problema es, por supuesto, que no todo el mundo sabe llevar
a cabo lo que nosotros llamamos enamoramiento controlado. Similar a
la energía atómica, el amor es altamente volátil y muy complicado de
encauzar. Nuestro consejo es que, poco a poco, le vayas perdiendo el

seduccioncientifica.com 35
www.seduccionvip.net

miedo a tus propias emociones, sin llegar nunca a abandonarte comple-


tamente a estas.

Distensiones: libérala de la responsabilidad de la escalada


Si eres valiente y aplicas bien el MÉTODO SC, habrá interva-
los en los que se generará una gran tensión sexual entre ella y tú. Esto
ocurrirá especialmente cada vez que escales, ya sea física, emocional o
logísticamente.
Lejos de hacerte perder valor, dicha tensión te hará más alfa, al
mostrar que estás habituado a vivir esa clase de momentos con muje-
res que te gustan. Ahora bien, si te pasas, si no lo gestionas adecuada-
mente, puede volverse en tu contra al hacerle sentir “responsable” de lo
que pueda ocurrir entre ella y tú. Algo que, como tantas veces hemos
comentado, puede provocar que su factor fulana se vuelva contra ti,
sacándola de estado y dificultando la escalada.
Tras cada uno de esos “subidones de tensión” (muchos de los cuales
tendrán lugar tras premiarla para escalar o fomentar una mayor inver-
sión), te conviene proporcionarle una “válvula de escape”. Algo que dise-
mine la tensión o le permita sentirla pero fijando su mente consciente
en otra cosa.

En la práctica, una distensión será todo aquello que le ayude a no


cargar con la responsabilidad de tus avances. Cualquier cosa que le per-
mita hacerse la loca, fingir que no lo ha oído o que reemplace la tensión
sexual por una emoción alternativa.
Por ejemplo, acabas de premiarla ofreciéndole volver a verla:
Ella: (Está escribiendo su número de teléfono).
Tú: (Creas una distensión para que no se centre en lo que
está ocurriendo):
“Por cierto, acabo de tener un déjà vu. ¿A que no imagi-
nas el sueño que tuve anoche?”
Ella: (Siguiendo tu cebo pelota te pide que se lo cuentes).

O pon que la has besado justo después de dejarte conmover por la


historia de su perrita atropellada:
Tú: (Tu beso es una escalada física que genera tensión y,
para apartar su atención de ésta, añades separándote de
ella):
“¿Y esa cicatriz? Cuéntame la historia que hay detrás…”

36 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

Ella: (Respondiendo a tu cebo aspirador, te cuenta la his-


toria de cómo a los cinco años atravesó una puerta acris-
talada mientras jugaba al escondite con su prima).

ROMANCE

La campaña de romance se centra en hacerle sentir a la chica que te


gusta que puede existir un vínculo emocional muy intenso entre voso-
tros. Un vínculo que, de forma inconsciente, te impulsa a cuidarla, pro-
tegerla y, algún día, a ser un buen padre de sus hijos.
Paralelamente, también persigue aprovechar el potente instin-
to maternal que experimentan las mujeres para hacer que actúe en tu
favor. A fin de cuentas, sus genes las han programado sobre todo para
ser madres.
Al romance también se le conoce como 5CP. La razón es que
sus ingredientes esenciales comienzan por cinco “c” y una “p”. Estos
son: confianza, confort, caballerosidad, conexión emocional, cariño y
predestinación.
A continuación, te ofrecemos una breve explicación de lo que
representa cada uno de ellos:

Confianza: Ella debe saber que no vas a hacer nada inapropiado, nada
que la vaya a hacer sentirse incómoda, ponerla en evidencia o aten-
tar contra su reputación. Además, debe estar segura de que sabrás
gestionar adecuadamente cada situación.

Confort: Debes sentirte cómodo con ella y hacer que se sienta a gusto
contigo y tú con las circunstancias que se den en torno vuestro.

Caballerosidad: Te conviene que perciba, a través de pequeños gestos


y detalles, que eres un protector y alguien que cuida de las personas
cercanas.

Conexión emocional: Ella debe ser capaz de identificarse contigo.


Además, es necesario que exista entre vosotros una gran compli-
cidad, compenetración, rapport, complicidad, sentimientos para-
lelos, etc.

seduccioncientifica.com 37
www.seduccionvip.net

Cariño: Este elemento se refiere a que eres una persona cercana, acos-
tumbrada a dar y recibir cariño. Esto le indica que serás capaz de
cuidar de ella y de sus hijos. Por otra parte, debes ser capaz de apro-
vechar su enorme necesidad de darlo y recibirlo, provocada por su
enorme instinto maternal.

Predestinación: Nunca están de más los componentes típicos de los


cuentos de princesas que apuntan a que hay algo especial, predesti-
nado o incluso maravillosamente mágico entre vosotros. Esto hace
que ella perciba vuestro lazo como más sólido y fiable incluso desde
una perspectiva sobrenatural.

En el mundo real, existen numerosos gestos, actitudes, habilidades


o situaciones capaces de generar romance entre el objetivo y tú. A aque-
llas que aportan a la interacción cantidades enormes de 5CP, las llama-
mos generadores destacados de romance. He aquí algunos de ellos:

Kino: Se trata del contacto físico que tiene lugar entre los demás y tú.
Para aprovechar este generador de romance, establece una dinámica
en la que el contacto y la proximidad física sean la norma, no la
excepción. Crea esa clase de interacción en la que ambos os sentís
a gusto estando cerca del otro y en la que el sentido del tacto juega
un papel importante en vuestra comunicación.
Tu kino debe ser protectora, acariciante, envolvente, sutil, rítmica y,
sobre todo, algo que haces por ella, no por ti. Si lo haces bien, ella
nunca la percibirá como el contacto del típico “sobón”, sino como
algo que forma parte de la comunicación de una persona atenta,
protectora y cercana.
Y, salvo cuando trates de crear tensión romántica o sexual, te con-
viene que se parezca a la banda sonora de una película. Es decir,
mejora las escenas, las acompaña haciéndolas más intensas, pero
mientras vemos el filme no nos damos cuenta de que está ahí.
En pocas palabras, debe estar totalmente integrada en tu comu-
nicación y, siempre que no hablemos de kino intencional14, pasar
desapercibida.

14  Ver más adelante la SECUENCIA TÍPICA.

38 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

Información: ¿Recuerdas cuando decíamos que cada vez que la pre-


mies escalando debes contar con información? Pues bien, nos refe-
ríamos a este generador de romance.
Su propósito no es sólo el de contar con información relevante que
te permita “no meter la pata”, sino hacerle sentir que esto es así para
que confíe más en ti. Recordemos que su reputación es como una
delicada vasija de porcelana: tu misión debe ser reafirmarla en que
vas a velar por ella. De esa forma, tu chica sentirá que puede dejar
el asunto totalmente en tus manos.
O sea, no se trata sólo de saber, sino de que ella sepa que sabes.
Tú (señalando a algún borracho): “¿Por qué se tambalea
así tu novio? ¿Se encuentra bien?
Ella: No lo conozco de nada. Con mi novio lo dejé hace
dos meses.
Recabar información relevante a la escalada y su reputación es
importante, pero hazlo de forma sutil. Si resulta demasiado obvio
que intentas ligar con ella, la harás sentirse responsable de la esca-
lada, con el consiguiente riesgo de que el factor fulana comience a
actuar en contra tuya.

Cercanía: Tu objetivo debe percibirte como alguien real, cercano y


con el que se identifica. Poco importa que proyectes mucho valor.
Si por la razón que sea ella siente que no tiene nada en común con-
tigo o que no eres una persona con la que puede conectar emocio-
nalmente, se encargará de construir una muralla de frialdad entre
ella y tú.
Además, al interactuar con una chica con quien no te identificas,
parecerá que te estás desesperado por ligar y que lo intentas dema-
siado, perdiendo valor ADC.
Así que, pregúntate: ¿Qué te hace entrañable, cercano y alguien con
quien ella pueden identificarse? Usa la perspectiva del yo15 , habla
de tu familia, mascotas, juguetes de la infancia, dibujos animados
y cosas que apelen a su instinto maternal. Comparte (sin pasarte
ni perder valor ADC) retos, miedos, inseguridades, ansiedades y
sueños. Y, por favor, trátala con desenfado y mucha familiaridad.

Vulnerabilidad: Alguien demasiado perfecto resulta sospechoso.


Además, si ella no encuentra en ti un punto de vulnerabilidad que
15  Ver más adelante.

seduccioncientifica.com 39
www.seduccionvip.net

apele a su instinto maternal, resultará poco creíble aquello que


proyectas. O intuirá que nunca vas a llegar a necesitarla realmen-
te, lo cual impedirá que se sienta útil a tu lado, complicando la
cualificación.
La vulnerabilidad juega, pues, un papel importante para que se
pueda crear un vínculo emocional especial lo bastante sólido entre
ella y tú. En general, debe usarse como una especia, en pequeñas
dosis y en función de las necesidades de la interacción. A veces, la
vulnerabilidad y la cercanía son mutuamente reemplazables.

Cuando creas que te hace falta espolvorear un poco de vulnerabilidad,


haz o di cosas que te den un toque infantil, muestra que eres capaz
de conmoverte e incluso de llorar, deja entrever heridas del pasado,
algún defecto o pasión incontrolable, etc.
Tú: (Cuéntale la historia de la muerte de tu mascota, sin
ocultar ni dejar de expresar desde la perspectiva del yo las
emociones que te sobrevienen al recordar algo tan triste).
Nota: si abusas de la Vulnerabilidad simplemente parecerás Beta.
Calíbralo bien y úsalo como una especia.

Perspectiva del yo: La mayoría de hombres son prisioneros de la pers-


pectiva objetiva. Cuando hablan de sus experiencias, lo hacen de
forma fría, impersonal, aséptica, como si se tratara de un informe
policial. O de una autopsia.
El problema es que, para conectar con la chica que te gusta, debes
antes conectar contigo mismo. ¿Cómo? Primero, cobrando concien-
cia de todo aquello que vives; segundo, aprendiendo a expresarlo
de un modo impactante.
Así que ya no vas a sepultar tus impresiones subjetivas bajo capas
de objetividad. En lugar de ello, concíbete como un artista. Con-
sidera la comunicación de tu experiencia una obra de arte. Hazle
sumergirse en tu película. Fuérzala a que sienta tus palabras, a que
se identifique con cada anécdota que relatas como si la viviera ella.
Deja de hablar de hechos y haz referencia a tus impresiones. Olví-
date de las afirmaciones absolutas, del tipo: “La sinceridad es impor-
tante” y apuesta por otras subjetivas que hablan de tu experiencia
personal, como: “Valoro la sinceridad”.
No te apoyes en la segunda y tercera persona: “Cuando haces para-
pente, te sientes dueño y señor del universo” o “Con el parapente,

40 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

uno se siente dueño y señor universo”. Afronta el riesgo y decántate


más por la primera: “Cuando vuelo en parapente, me siento dueño
y señor del universo”.
Olvídate de los hechos: “Hace calor” y habla sobre todo de tus expe-
riencias: “Me aso”.
Sé específico, concreto y huye de lo general. Pierde interés por pala-
bras demasiado vagas o manidas como: “Me gusta”, “interesante”,
en favor de otras que dan justo en el clavo de tus emociones: “Me
conmueve”, “me inspira”, “curioso”, “inquietante”, “excitante”.
En la medida de lo posible, arrastra lo conceptual hacia lo que
puede verse, oírse, palparse, olerse y saborearse. ¿Por qué decir:
“Soy crudívoro y me gusta comer alimentos que benefician mi salud”
cuando puedes sustituirlo por: “Prefiero saborear la vida y los
colores cegadores de una crujiente ensalada que sentir la tristeza
gris de la bollería procesada ensuciando mi cuerpo”? Así, reem-
plaza frases abstractas y vacías como: “Me gusta sentir la libertad”
por otras con más “jugo vital”, como: “Me estimula mirar al hori-
zonte y decidir qué camino tomo”.
Siempre que esté en tu mano, arrastra las cosas del pasado y el
futuro al AHORA. “Un día me gustaría ir contigo a esquiar” no
tiene nada que hacer frente a: “¿Nos vamos a esquiar?” Igualmen-
te, trata de acercar las cosas al AQUÍ y evita las que quedan lejos.
Si puedes evitarlo, no alejes tus ejemplos: “He leído sobre hombres
que en USA han creado su propia fortuna. Por ejemplo, ¿has oído
hablar de Donald Trump?” y reemplázalos por otros más próximos:
“¿Sabes cómo empezó esta cadena de pizzerías? Conozco a su dueño.
Escucha…”
En cuanto a ella, no está buena, no es guapa, ni sus ojos son bonitos.
Lo que te pasa es que tiene una sonrisa acogedora y una mirada
embriagadora, intensa, sugerente, demasiado en sintonía con esos
movimientos salvajes y electrizantes, que te erizan los pelitos de
los brazos. ¿Exagerado? Un poco, pero seguro que captas la idea…

Por supuesto, habrá excepciones. Para encontrarlas, escucha a tu sen-


tido común. Salvándolas, recuerda que cuando interactúas con
mujeres no eres un policía ni un médico forense. Aun cuando te
ganes la vida con alguna de estas profesiones, a ellas háblales más
como lo haría un actor, un monologuista, un cantautor o un poeta.

seduccioncientifica.com 41
www.seduccionvip.net

Focos a ella: Se trata de centrar tu atención en sus emociones en lugar


de sufrir o analizar las tuyas. Esto lo logras estando presente en
el momento, cobrando conciencia de los pequeños detalles de tu
entorno y observando cuidadosamente la comunicación corporal
de la persona que tienes delante.
Este generador de romance también te invita a olvidarte por com-
pleto del contenido lógico de sus palabras para fijarte en su com-
portamiento y en aquello que parece sentir. O sea, no seas como
el matemático concentrado en su ecuación ni como el atleta, pen-
diente de sí mismo, que cuenta sus pulsaciones. Inspírate más bien
en el doctor que examina a su paciente o el jardinero que cuida de
sus plantas.

Con dedicación y experiencia, esto te permitirá traducir lo que ella


diga por la necesidad emocional que realmente experimenta y res-
ponder a ésta en lugar de al contenido lógico de sus palabras:
Ella: “¿Eso se lo dices a todas?”
(Traducción: “Si me acuesto contigo, ¿me dejarás tirada
después?”)
Tú: Cuando algo me gusta, suelo repetir.
Date cuenta de que no has respondido a lo que ella te pregunta,
sino a su necesidad emocional. Obviamente, esto no tiene por qué
ser siempre así:
Ella: “El amor no existe”
(Traducción: “Hazme creer en el amor”.)
Tú (abrazándola): “Pues tus pupilas me dicen que es posi-
ble crearlo”

Protección y cuidado: Pocas cosas pueden generar tanto romance


como una actitud protectora con aquellos más débiles que tú y,
especialmente, con ella. Y por favor: entiende que la debilidad y la
fortaleza es sobre todo una actitud mental. No necesitas ser Míster
Olimpia, soldado de las fuerzas especiales ni campeón del mundo
de Jiujitsu para sentirte fuerte y protector. Todo lo que te hace falta
es percibir la fragilidad de quienes te rodean y decidir que vas a
cuidar de ellos.

Cuando seas ese hombre, será fácil que la chica que te gusta perci-
ba que tu inclinación natural a resguardarla. Lo importante es que

42 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

nunca les parezca (ni a ella ni a tu mente subconsciente) que lo


haces esperando algo a cambio. Eso sería la peor metedura de pata
que puedes cometer.
Para interiorizar esta actitud, puedes comenzar con pequeños ges-
tos y comportamientos:
Tócala de una forma que transmita seguridad y protección.
Adopta el lenguaje corporal abierto, firme y suave propio
de personas confiadas que cuidan a los de su alrededor.
Dale de comer de tu cuchara o tenedor, y ofrece siempre
cualquier comida o bebida antes de probarla tú.
Ábrele la puerta del coche o inclina la moto para facilitar-
le la tarea de subir.
Envuélvela con tu propia chaqueta cuando haga frío.
Etc.

Proyección de futuro: Te sirves de este generador de romance cada


vez que le subcomunicas a esa chica que, cuando piensas en ella, tu
mente concibe las cosas a largo plazo.
En cierto modo, es como si la vieras ya como tu novia y… se te
escapa sin querer. Al igual que ocurre con la caballerosidad, lo peor
que te podría ocurrir es que parezca que lo haces de forma inten-
cionada para obtener algo a cambio. Mucho mejor que sea percibi-
do como una actitud inconsciente, de la que apenas te das cuenta.

¿Cómo? A través de tu cara y de pequeños detalles. Debe filtrarse en


tu actitud, en tu forma de hablar, de pensar, de mirarla, de relacio-
narte con ella.
Te quedas mirando un anuncio en una agencia de viajes y
le aprietas de la mano con complicidad.
En un momento dado, le das un beso y le dices: “Con tus
ojos y mi encanto natural no quiero ni pensar en lo gua-
pos que serán nuestros hijos”
Le dejas caer lo que vas a hacer en noche vieja.
Premias cosas en ella que valorarías en una relación larga,
como la sinceridad, la alimentación sana… (lo que quiera
que sea importante para ti).
Etc.

seduccioncientifica.com 43
www.seduccionvip.net

Conspiración cómplice: Nada más indicado para fabricar 5CP entre


ella y tú que el que, ya desde el comienzo, compartáis un mundo
propio. Todo aquello que beba de un humor que habéis creado
entre los dos, un lenguaje en clave que sólo vosotros entendéis, alu-
siones a experiencias conjuntas de las que el resto del mundo se ha
quedado fuera, etc.
Cuando existe una conspiración cómplice, tenéis secretos en común,
participáis de ciertos gestos y tonos de voz y hacéis gracias que los
demás no pillan. En suma, ella y tú vivís en un mundo propio para
el que el resto de la gente son completos extranjeros.

¿Ejemplos?
Ella: ¡Toma! Te gustará. Es comida súper peludita…
(Antes habéis estado hablando sobre la dieta ideal basada
en lo que comían nuestros antepasados del paleolítico o,
como tú sueles llamarlos en tu jerga personal, “peluditos”.
A partir de ahí, la palabra “peludito” se convierte en un
juego entre vosotros que nadie más entiende).
◆◆◆
Tú: Pero… ¡¡se puede ser más cranoencefálica!!
Ella: (Se le escapa la risa tonta como si acabase de recibir
el mayor de los cumplidos y te come a besos. La razón es
que, gracias a un juego previo, asocia esa palabra a aque-
llos momentos tiernos en los que se siente más amada).

Secuestro mental: Se basa en la fantasía del flechazo, aquello que su


programación biológica le lleva a reverenciar. Algo con lo que,
desde pequeña, la ficción rosa de principitos y princesas le enseñó
a soñar.
Si el romance consiste en transmitir que existe un vínculo emo-
cional especial entre ella y tú, el secuestro mental le hará sentir que
dicho vínculo se te ha echado encima como un tren. Antes de que
te des cuenta, antes de que puedas comprenderlo o explicarlo, estás
padeciendo ya sus poderosos efectos.
De repente, sientes una atracción inexplicable hacia ella que supera
tus fuerzas y que apenas logras controlar. Y, sí, le puede sonar raro,
pero es un hecho. Un hecho que deberás llevar a juicio.
Se trata, pues, de un arrebato en toda regla capaz de generar avalan-
chas de 5CP a una velocidad de vértigo.

44 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

Como ejemplo, te recomendamos ver el Diario de Noa, una película


de culto entre las mujeres. En ella encontrarás uno de los mayores
casos de secuestro mental que puede concebirse. De principio a fin.
Tú (lentamente, con expresión de arrebato y como si te
costase un poco hablar): ¿Sabes a quién me recuerdas?
Ella (turbada por tu comunicación no verbal): No…
Tú: A alguien que debería conocer…
◆◆◆
Tú (mirándola como si te emborracharan sus pupilas
y llevando su mano a tu corazón agitado): ¿Nunca has
deseado que se detuviera el tiempo?
Ella: Alguna vez…
Tú: Entonces entiendes lo que me está pasando ahora…

MAXIMIZACIÓN

Imagina que pudiésemos detectar las áreas del cerebro en una


mujer que se activan cuando entra en un estado favorable a la escala-
da. Imagina ahora que, artificialmente, pudiésemos activarlas mediante
impulsos eléctricos, algún tipo de droga psicoactiva o cualquier otro
sistema.
Pues bien, ¿qué habríamos hecho? No proyectado valor, generado
romance ni llevado a cabo un proceso de cualificación. Entonces, ¿qué
habría ocurrido? ¿Cómo explicaríamos esa risita tonta?
Habríamos tomado un atajo. Habríamos usado un medio externo
al ciclo del VACUARO.
Este sería un ejemplo de maximización pura. Cosas como el alco-
hol, la música o una orgía también entrarían en esta categoría. Así pues,
podemos decir que la maximización es todo aquello que, sin ser valor,
cualificación ni romance genera o mantiene un estado favorable en la
chica que te gusta mientras escalas en la interacción.
Sin embargo, por razones prácticas, también consideraremos maxi-
mizadores a todas aquellas herramientas que obtengan un resultado
similar mediante una combinación simultánea de varias campañas del
VACUARO.

En síntesis, consideraremos maximizador a todo aquello que, sin


pertenecer a una campaña del VACUARO logra:

seduccioncientifica.com 45
www.seduccionvip.net

1. Generar un estado favorable en la chica que te gusta.


2. Mantenerla en dicho estado mientras escalas.

Al primer tipo de maximizadores los llamaremos generadores de


estado. Al segundo, potenciadores de la escalada.
Cosas, por ejemplo, como ciertos factores ambientales (música,
alcohol, vacaciones), el humor, los juegos de roles, las lecturas en frío, los
trucos de magia, el narrador o la actitud del chulifresco divertido son
generadores de estado. En cambio, a herramientas como el boomerego-
land, el desvío de atención, el paso ilusiorio o la limitación temporal se les
puede considerar potenciadores de la escalada.
En algunos de nuestros productos audiovisuales y en Sex Crack, de
Mario Luna, encontrarás un amplio repertorio de maximizadores y una
guía para servirte con éxito de ellos. Obviamente, te recomendamos que
adquieras dicho material. Entre tanto, te ofreceremos una breve expli-
cación y alguna que otra muestra de los ejemplos citados en el párrafo
de arriba.

Generadores de estado

Chulifresco divertido: Consiste en adoptar la actitud del niño creído


que le tiraba de las coletas en el recreo y la tenía en el bote. Bási-
camente, debes actuar como si fueses extremadamente vanidoso o
atrevido, pero de una forma graciosa.
En función de las necesidades de la chica que tienes en frente,
podrás decantarte más por el aspecto engreído o por el atrevido.
Generalmente, cuanto más escrupulosa, altiva y cortante se mues-
tre ella, más énfasis harás en tu parte “chula”; cuando responde bien
a tus gracias sexuales, te conviene darle más peso a la faceta “fres-
ca” de tu personalidad. Y, hagas lo que hagas, siempre con mucho
humor.
Tú(más fresco que chulo): Hola, creo que le gusto a tu
perro. ¿Nos presentas?
◆◆◆
Tú: Si tuviera una enfermedad venérea, ¿practicarías sexo
conmigo?
Ella: No…
Tú: Pues no tengo ninguna. Vamos.(más chulo que fresco)
◆◆◆

46 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

Tú (más chulo que fresco): ¿Cómo está la chica más guapa


del mundo?
Ella: Blablablá…
Tú: ¿Y tú qué tal?
◆◆◆
Tú: ¿Estás preparada para aceptar un cumplido genuino?
Ella: Sí.
Tú: Yo también. Tú empiezas.

Narrador: Esta herramienta, acuñada por Egoland, se sirve de la lógi-


ca retroactiva16 de la mujer para generar en ella un estado favora-
ble. Llevas a cabo un narrador cada vez que haces explícito lo que
está sucediendo entre tu objetivo y tú desde el enfoque que más te
conviene.
Generalmente, se trata de hacerle cobrar conciencia de que la inte-
racción progresa en una dirección romántica o sexual, pero sólo lo
necesario para no activar innecesariamente sus defensas. Es como
decirle sutilmente: “Admítetelo a ti misma. Sabes que nos gustamos
y nada podemos hacer para evitarlo”.
Tú: No hace falta que bajes la mirada cuando te hablo.
Aunque te favorece mucho.
◆◆◆
Tú: No imaginas lo hombre que me haces sentir cada vez
que te pones roja o se te escapa la risita tonta como ahora.
Además, yo también siento que existe una energía especial
entre nosotros.
El narrador es una herramienta de la que suelen servirse muchos
seductores naturales. Y, curiosamente, los hombres más inseguros y
que las mujeres perciben como “sosos” y “pesados” suelen incurrir,
inconscientemente, en el uso de la herramienta opuesta: el narra-
dor negativo:
Frusco: Te estás aburriendo, ¿verdad?
◆◆◆
Frusco: Te veo muy cansada. ¿Tienes cara de agobio o me
lo parece a mí?

16  La lógica retroactiva es el principio que afirma que, en buena medida, cuando una
mujer hace algo, más tarde tenderá a racionalizarlo diciéndose que “quería hacerlo”, aun
cuando en realidad no fuese necesariamente así. Para profundizar en este principio, te
recomendamos Sex Crack o Sex Code, de Mario Luna, o Seductor, de Egoland.

seduccioncientifica.com 47
www.seduccionvip.net

Juego de roles: Se trata de arrastrarla a interpretar un papel absurdo


o exagerado con una actitud juguetona que explota vuestra faceta
más infantil. Si te sigue el juego, por un lado os divertiréis ambos y,
por otro, te estará demostrando que es inteligente, con sentido del
humor y amante de los retos, cosa que hará el proceso de cualifica-
ción mucho más natural.
Tú: Hola, buenas.
Ella: ¿Hola…?
Tú: Vengo a hacerle las pruebas…
Ella: ¿Qué pruebas?
Tú: Disculpe… ¿No había usted solicitado participar en
nuestro proyecto?
Ella (empezando a divertirse): Ah, sí… ¡Esta cabeza mía!
Perdóneme… Estaba algo borracha cuando rellené el for-
mulario. ¿Me puede refrescar un poco la memoria?
Tú: Por supuesto, señorita… Como seguramente habrá
adivinado, represento a la confederación interplanetaria
de individuos inexplicables. Si mis informes no me enga-
ñan, usted quería presentar su candidatura como indivi-
duo inexplicable de este año. ¿Está preparada para el test?
Ella: Sí, sí… Claro, faltaría más… Llevo varios meses
entrenándome…
Tú: De acuerdo, señorita. Primera pregunta: ¿Cuál y por
qué es el rasgo más inexplicable en usted? Le recuerdo que
no vale copiarse de la señorita de al lado…
Ella: Pues verá usted… En realidad son varios los rasgos
que me hacen inexplicable. El primero de ellos yo diría
que es…
Lo captas, ¿verdad? El juego de roles se basa en el principio de que,
lo que funcionaba en el colegio, vuelve a hacerlo ahora.

Lectura en frío: No es más que decirle a una persona cosas sobre sí


misma que en teoría no deberías saber. Para lograrlo, te basarás en
lo que percibas de ella a lo largo de la propia interacción y en el uso
de lo que en el ámbito de la seducción recibe el nombre de truismos.

48 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

Los truismos no son más que generalizaciones aplicables a mucha


gente, aunque dan la impresión de ser específicas al que las oye17 .
Los escritores de horóscopos, que logran que millones de personas
se sientan identificadas con un solo signo, los usan a diario.
Tú (estudiando las facciones de su cara): Aunque te has
creado una especie de escudo protector, en el fondo eres
una persona extremadamente apasionada. Aunque no
siempre te entregas, cuando lo haces eres capaz de darte
al doscientos por cien.
Tú (tomándole las manos para interpretar “la energía
que te transmite”): No te gusta someterte a restricciones
en una relación, pero a la vez impones tus condiciones.
Si hay algo que llevas mal, es que te traten de tonta o te
subestimen.

Potenciadores de la escalada

Paso ilusorio: Se basa en reencuadrar algo que ella hace como una
tentativa de avance por su parte. Su utilidad estriba en que, por un
lado, te arranca de la categoría del típico ligón, evitando así pare-
cer desesperado o activar su factor fulana. Por otro lado, aumenta
tu valor, pues te hace ser percibido como un hombre que tiene la
expectativa de que las mujeres intenten seducirlo porque está acos-
tumbrado a ello.
Gracias a todo esto, reduces la probabilidad de que se activen sus
defensas y, por tanto, de que salga de estado durante la escalada.
Ella: ¿Tienes fuego?
Tú: Yo también llevo un rato queriendo hablar contigo,
pero me daba corte. Soy (tu nombre)…
◆◆◆
Ella: ¿Cómo se llamaba el animalito ese que tienes en tu
casa?
Tú: Está bien, puedes subir a verlo. Sólo prométeme que
no te reirás cuando lo veas.

17  Se basan en el conocido efecto Forer o Barnum, también llamado efecto de valida-
ción subjetiva o efecto de validación personal. El psicólogo B. R. Forer encontró que
la gente tiende a aceptar descripciones personales vagas y generales como excepcional-
mente aplicables a ellos mismos sin darse cuenta que la misma descripción podría ser
aplicada a cualquiera.

seduccioncientifica.com 49
www.seduccionvip.net

Boomeregoland: entre los múltiples usos de este potenciador de la


escalada, destaca el de actuar como cebo amonestación cuando ella
obstaculiza tu escalada. Su filosofía es la de volver la propia inercia
de su “no” contra ella, como si se tratase de un boomerang.
Para servirte de esta herramienta, debes: 1. Narrar lo sucedido dán-
dole exageradamente la razón y quitándotela a ti. 2. Otorgarle la
virtud o cualidad opuesta que demuestra al tratarnos de esa forma.
3. Dejar una puerta abierta.
Recuerda que, además, debes hacerlo con el cariño que un herma-
no mayor mostraría por su hermanita de ocho años al darle una
pequeña “lección”. De lo contrario podrías parecerle —o sentirte,
que es peor— reactivo.
Ella: Perdona, pero no creo que nadie te haya invitado a
venir aquí.
Tú: Disculpa, tienes razón, ¿cómo se me ocurre cometer
semejante crimen contra las formas? La verdad es que
no hay nada como ponerse guapos, salir a un lugar lleno
de gente y no dirigirle la palabra a nadie. Veo que tienes
mucho que enseñarme a ese nivel. De todos modos, si en
algún momento te vuelves tan troglodita como yo, voy a
estar por allí.

Limitación temporal: Evita la salida de estado de la chica que te gusta


haciéndole sentir que, lo que quiera que hagas, parece que no va a
durar mucho, por lo que pasa a ser algo de lo que no ha de preocu-
parse. Además, deja constancia de que tu universo no gira en torno
a ella.
Esto te ayuda a conseguir que suspenda momentáneamente su
mente lógica y crítica, la cual se encuentra estrechamente ligada
con su factor fulana.
Puedes usarla prácticamente con cualquier escalada crítica y llevar-
la a cabo de forma verbal o no verbal.
(Verbal):
Tú: Puedes subir a casa si quieres a escuchar la canción
de que te hablaba. Eso sí, sólo cinco minutos, que mañana
tengo que madrugar.
(No verbal):
Tú: (Acabas de iniciar una conversación con un grupo de
amigas y de vez en cuando miras el reloj o haces el gesto

50 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

físico de irte, pero sin llegar a hacerlo. De esta forma, ellas


sienten que tienes mejores cosas que hacer y que no eres
una amenaza para su noche).

Desvío de atención: Se basa en desviar su atención de la escalada


misma mientras esta tiene lugar, centrándola en algo distinto. Así
evitas la salida de estado que tiende a producirse cuando se pone
a analizar de forma fría que está dejando que las cosas “avancen
demasiado rápido” con “alguien a quien no conoce lo bastante”.
Pese a posibles apariencias, el propósito del desvío de atención no
es engañar a la chica que te gusta, sino hacer más placentera su
experiencia de algo que desea inconscientemente. Usarlo le permi-
te sentir que las cosas “surgen” de forma natural y no forzada.
Tú (en el ascensor, subiendo por primera vez a tu casa,
con todo lo que eso puede conllevar): ¿Cómo era tu mejor
amiga en el colegio? (Al hablarte de su mejor amiga, su
mente no se ve forzada a darle vueltas una y otra vez a lo
que está a punto de ocurrir ni a si es correcto o no).
◆◆◆
Tú (mientras apunta tu número de teléfono): ¿Sabes cuál
es el truco que yo uso para que no se me olvide nunca un
nombre? (Al explicarle dicho truco, desvías su atención de
pensamientos destructivos del tipo: “¿Estoy siendo dema-
siado fácil? ¿Es esto correcto? ¿Y si me llama en el peor
momento posible?”, etc.
◆◆◆
Nota: Cada segundo se generan nuevos y eficaces maximizadores.
En este preciso instante, en algún lugar del mundo alguien está inven-
tando uno nuevo. Ten presente que las herramientas y ejemplos ofreci-
dos son sólo una pequeña muestra de los recursos que Seducción Cien-
tífica puede ofrecerte a través de sus manuales y productos.

seduccioncientifica.com 51
www.seduccionvip.net

SECUENCIA TÍPICA

¿Subirías una escalera de un solo salto? Tratar de llevarte a una


mujer a la cama en una sola maniobra resulta, en nuestra opinión, igual
de poco recomendable.
Salvo excepciones del tipo: ella está salvajemente excitada, borra-
cha, fuera de sí, es tu mayor fan, etc., lo más probable es que te des un
morrazo en toda regla. Para evitar esto, necesitas tener una visión nítida
de cada peldaño de la “escalera” que tratas de subir. Así, aun cuando te
saltes alguno, sabrás cómo y por qué puedes hacerlo sin caerte.
Como hombre, quizás te cueste entender que una mujer necesi-
te que se sucedan una serie de circunstancias externas e internas antes
de practicar sexo con alguien. A fin de cuentas, a nosotros nos bastan
segundos para decidir si nos acostaríamos o no con la mujer que tene-
mos en frente.
Pero ella es distinta. Ella prefiere asegurarse de que cumples, en la
medida de sus posibilidades, con los requisitos de un LDT Enamora-
do. Además, su factor fulana hace que no le siente nada bien percibirse
como fácil o poco selectiva.

Así que, para asegurarse de que ni ella es fácil ni tú eres un indig-


no hombre beta, ¿qué mejor que tenderte un circuito repleto de tram-
pas y pequeños obstáculos? Porque, cuando lo superes, se darán dos
condiciones:
1. Habrá tenido lugar un proceso que la exime de ser fácil.
2. Se habrá asegurado de que cumples con los requisitos mínimos
para compartir sus sábanas18 .

En Seducción Científica, dicho circuito consta de dieciséis pasos o


escaladas críticas y recibe el nombre de SECUENCIA TÍPICA. Y, cada
uno de estos “escalones” se agrupan en seis tramos conocidos como
fases.
Pues bien, es precisamente a la unión de esta SECUENCIA TÍPICA
y del MAXVACUARO, que ya has estudiado, la que da origen a nuestro
método: el MAXVACUARO SECUENCIADO.
Un dato a tener muy en cuenta es que, mientras las campañas del
MAXVACUARO no son lineales, las fases y escaladas de la SECUENCIA

18  Desde el punto de vista de sus genes, para fecundarla.

52 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

TÍPICA generalmente sí lo son19 . Con esto queremos decir que con fre-
cuencia seguirán un orden20 y que, en los casos de máxima dificultad,
deberás superar todas y cada una de las dieciséis escaladas.
A menudo y en función de las circunstancias, será recomendable
alterar ligeramente el orden mencionado, saltarse algunos pasos o reco-
rrer varios de golpe. Pero, aun en tales casos, la SECUENCIA TÍPICA
te servirá como herramienta orientativa, del mismo modo que un GPS
puede hacer que te ubiques mejor en una ciudad desconocida.
Sírvete, pues, de ella exactamente como lo harías de un GPS. A
veces seguirás literalmente sus indicaciones; otras, tu sentido común te
llevará a desobedecerlas ligeramente. Pero sin dejar, eso sí, de tenerlas
siempre en cuenta.
Para que puedas iniciarte, te ofrecemos a continuación un breve
esquema de la SECUENCIA TÍPICA:

Apertura: desde que inicias la interacción con ella hasta que prefiere
que te quedes a que te marches.
1. Abrir: inicias la interacción.
2. Kino accidental: estableces el primer contacto físico casual y
aparentemente inconsciente.
3. Personalizar: la conversación comienza a girar en torno a ELLA
y a TI.

Punto De Enganche: desde que prefieren que te quedes a que te mar-


ches hasta que os apartáis de la vista de su grupo.
4. Falcarse: ocupas el lugar más ventajoso del grupo.
5. Aislar: la apartas de la vista de su grupo.

Aislamiento: desde que os apartáis de la vista de su grupo hasta que


os separáis o continúas con una extracción.

19  En ocasiones te estará permitido cambiar ligeramente el orden o saltarte dos o tres
peldaños en ciertos tramos. En circunstancias excepcionales, puedes llegar a concen-
trar cuatro o cinco Escaladas críticas en una sola, pero esto no es lo más frecuente. Por
ejemplo, si se trata de una chica de tu círculo social, podrás obviar algunos pasos. Por
ejemplo, no habrá necesidad de que abras y, aunque falcarte o aislar quizás te ayude
en un momento dado, la mayor parte del tiempo no te hará falta hacerlo. Lo mismo se
aplica al orden descrito en la SECUENCIA TÍPICA.
20  Tomando el que te ofrecemos aquí como el más “frecuente”, razón por la cual nues-
tra secuencia recibe el nombre de típica.

seduccioncientifica.com 53
www.seduccionvip.net

6. Dirección sexual: le muestras que te atrae como pareja con algún


tipo de ADIS (afirmación de interés sexual) verbal o no verbal.
7. Kino intencional: la tocas por primera vez de forma intenciona-
da, expresa y simbólica para reforzar la dirección sexual.
8. Cierre de beso: os besáis por vez primera.
9. Cierre de teléfono: obtienes una forma de contacto que os per-
mita volver a veros si os separáis.
10. Consolidar: le haces sentir que vuestro vínculo es sólido y real.

Puente Temporal: desde que os separáis hasta que os volvéis a ver. Si


hay sexo la misma noche, el puente temporal se verá reemplazado
por una extracción del lugar en que os habéis conocido.
11. Reconsolidar: le haces echar de menos tu compañía y recordar
el estado favorable en el que la dejaste.
12. Invitación real: estableces el próximo encuentro con ella.

Día 2: desde que vuelves a verla hasta que os halláis en un entorno en


el que es viable mantener una relación sexual.
13. Plan Día 2: cada uno de los encuentros (estructurados ópti-
mamente para el éxito) que compartes con ella en lugares NO
APTOS para mantener una relación sexual.
14. Invitación final: la invitas a un entorno en el que mantener una
relación sexual es viable.

Intimidad:
15. Plan final: cada uno de los encuentros (estructurados ópti-
mamente para el éxito) que compartes con ella en lugares SÍ
APTOS para mantener una relación sexual.
16. Anti RUM: lo que haces para prevenir o contrarrestar la RUM
o resistencia del último momento.
◆◆◆

A la hora de usar este “mapa” de la seducción, recuerda que:


1. La SECUENCIA TÍPICA sólo hace referencia a los elementos cuan-
do se usan por primera vez, lo cual no quiere decir que deban dejar
de aplicarse traspasado dicho momento. Por ejemplo, la kino acci-
dental se usa desde el principio y, a partir de entonces, nos acom-
pañará a lo largo de toda la escalada.

54 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

2. Como ya hemos anticipado, el orden mostrado de la SECUENCIA


TÍPICA es sólo orientativo y describe únicamente la forma más
habitual en la que las escaladas críticas se suceden.
En la práctica, a veces podrás alterarlo ligeramente, llevar a cabo
varios pasos en una sola maniobra o incluso saltarte algunos. A
medida que la experiencia te permita desarrollar un criterio sólido,
dale la prioridad a tu sentido común.
Hasta entonces y ante la duda, sigue la secuencia en el orden
descrito.

3. Te recomendamos contar con al menos una forma “por defecto”


de superar cada una de las dieciséis escaladas críticas. En varias
de nuestras obras21 , encontrarás una explicación detallada de cada
una de las fases y escaladas, además de técnicas y consejos prácticos
para superar cada tramo exitosamente.

◆◆◆

Con esto, te encuentras ya en disposición de sacar el máximo par-


tido a la obra que tienes entre manos.

Enhorabuena y… ¡¡adelante!!

Equipo de Seducción Científica.

21  En Sex Crack y en Seductor (el libro que has adquirido) te ofrecemos ejemplos espe-
cíficos de qué hacer en cada escalada crítica.

seduccioncientifica.com 55
www.seduccionvip.net

56 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

SEDUCTOR: EL LIBRO1

Este libro no está escrito por alguien que se define como un seduc-
tor profesional.
En algunas entrevistas para medios de comunicación, cuando me
presentan como tal, siempre necesito matizar que soy músico. Pianista,
actor, guionista y profesional de la psicología. Al insistirme, contesto
que mi relación con el título de este libro se basa en que, además, escri-
bo y enseño a otros hombres a seducir más y mejor. Pero afirmo que
en nuestras vidas todos hemos seducido sin excepción. De tal forma
que rehúyo una definición sobre mí que parece clasificar a las perso-
nas o distinga entre hombres que seducen y otros que no de una forma
ontológica.
Todos somos seductores y yo seduzco mientras vivo, no vivo mien-
tras seduzco.
Tampoco pretendo fomentar los encuentros sexuales masivos e
indiscriminados. No tendría tanta gracia. Pero para las personas más
susceptibles, con tendencia a sentirse meros objetos de carne o habitua-
das a percibirse como víctimas potenciales de un “seductor”, matizaré
que con esta obra intento aumentar la cantidad de hombres estimulan-
tes para ser elegidos por ellas. Y que la mujer debe ser la primera que
elimine de su mente, y con lo cual de sus actos, ese victimismo históri-
co, valorarse más a sí mismas para eliminar ese enfoque tan antiguo y
poco realista que les anula la voluntad, consciencia e intención durante
la seducción y en definitiva, ponerse las pilas si no quieren quedarse
más solas que una vampiresa independentista en una fiesta de zombis
falleros.

Y ya puestos, creo que éste es un libro que puede interesar a las


mujeres para conocerse mejor, comprender sus comportamientos, rela-
ciones y para tener claro qué deben exigirle a un amante, novio transito-
rio o al compañero definitivo con el que pasar toda la vida.
En mi opinión, el éxito de un seductor no es cuantitativo sino cua-
litativo. Es decir, conseguir que un hombre consiga estar con quien deci-

1  La obra seductor se escribió como un solo volumen y ahora hay dos: éste y el anexo
Psicología en la seducción, que reforzará este libro y profundizará en algunos principios
psicológicos. Es por ello que dicho complemento será repetidamente citado a lo largo
de esta obra.

seduccioncientifica.com 57
www.seduccionvip.net

da. Y si tan solo es con una mujer el resto de su vida porque lo hace feliz
y además la mantiene seducida me parecerá más exitoso que un picaflor
de insatisfacción constante.
Estamos en el siglo XXI y el mundo ha cambiado mucho. La socie-
dad es más promiscua y se han liberalizado las relaciones sexuales de
una manera más que notable. Y en este cambio, la gran mayoría de los
hombres necesitan ayuda por no estar preparados, ni en comprensión
del género opuesto ni en hábitos de conducta.
Si bien es cierto que nuestra sociedad necesita una discriminación
positiva en las leyes para extinguir a esos energúmenos, residuos de una
cultura machista y repugnante, este no es un libro legislativo. De tal
forma que, me niego a abordar el tema de las relaciones de género con
el enfoque de que las mujeres son muñecas de cristal, víctimas de un
ser superior que las seduce porque actualmente las mujeres se acuestan
con quien quieren, cuando quieren y como quieren de una forma cons-
ciente e intencionada. Por ello, hablaré con la misma naturalidad de las
relaciones sexuales como lo hacen ellas en sus foros, revistas femeninas
o películas y series tan de moda últimamente.

Soy consciente de que existen precedentes de “Pepitos Piscinas”


que han alardeado de triunfos o hazañas sexuales, y que este libro puede
interpretarse, por su título y sin ser leído, como una narración de cose-
chas de orgasmos sin ningún otro fin que el alarde de mi virilidad. Nada
más lejos de la realidad. Si bien es cierto que utilizo algunas de mis expe-
riencias personales, omito nombres propios y cualquier dato que pudie-
ra identificar a las personas que aparecen. El único fin por el que cuento
algunas de mis vivencias es ejemplificar conceptos, como en cualquier
disciplina que se pretenda enseñar.
También puede parecer que un libro didáctico de seducción enfo-
cado para hombres supone globalizar los rasgos femeninos unificando
las identidades individuales de una forma uniforme. Pues, tras leerse,
se entenderá que uno de los objetivos y mandamientos de la seducción
que se propone es ejercitar la habilidad de observar, detectar y saber
comunicar precisamente aquello que distingue a una mujer de otra, de
una forma real y creíble, y que es ello lo que nos debe seducir de una
forma sincera.
La psicología ofrece una metodología para solucionar o modifi-
car conductas estudiando precisamente los rasgos individuales de cada
sujeto desde su enfoque ideográfico. Pero es una ciencia que se ofrece

58 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

al mundo entero, desde su enfoque nomotético, y no por ello los inte-


grantes de este mundo que formamos nos ofendemos por una posible
violación de nuestra genuinidad. “No todas somos iguales”. Por supues-
to. Pero creo firmemente en un sistema científico capaz de modificar
pensamientos y estimular comportamientos a todo un colectivo, en este
caso el femenino, precisamente detectando los rasgos diferenciadores
de sus miembros. Ni todas son iguales, ni cada una está siempre en el
mismo estado. Las situaciones, apetitos y preferencias varían. Nuestro
sistema consistirá en diagnosticarlas y estimularlas con precisión con-
tando con los elementos que estadísticamente tienen en común y con
aquellas diferencias que las distingan. Es decir, este libro contempla sus
diferencias interindividuales e intraindividuales.
En algunos momentos del libro se puntúa, desde un punto de vista
subjetivo, el físico de la mujer. Pero quiero anticipar que tan sólo es una
puntuación física sin la menor intención de juzgar la integridad de la
persona de la que estamos hablando. La sociedad trata a las mujeres más
bellas de una forma y, para ser prácticos, al puntuarlas, nos haremos una
idea de la clase de trato que puede haber recibido de otros hombres, para
distinguirnos precisamente de los anteriores pretendientes. Por supues-
to es una generalización basada en la estadística.

Y en ningún caso se fomenta la discriminación de las no tan bellas,


puesto que, además, quiero dejar claro que en mi opinión la plenitud de
una relación, por muy efímera que sea, no reside en la belleza física de
sus integrantes sino en sus identidades y conexión a todos los niveles.
Por ello, hablaré sobre el tema con la misma naturalidad y sin miedo
a ofender al sexo opuesto, como ellas lo hacen publicando en revistas
femeninas la lista de los hombres más atractivos de planeta.
Además, este libro pretende argumentar algunas de sus teorías con
principios psicológicos y como tales, científicos. Ya no sólo desde la
perspectiva de la psicología evolucionista, de tan creciente aceptación
en nuestros días, sino también, en algunos tramos, conductista, psicoa-
nalítica o cognitivista.
Mi objetivo es el de convertir al máximo número de hombres en
personas más seductoras, emocionantes, comprensivas y estimulantes
para las mujeres. Mejores pretendientes y más preparados para ser ele-
gidos por ellas, de una forma consciente y voluntaria, expandiendo y
multiplicando los momentos emocionantes en este maravilloso mundo
que debemos compartir.

seduccioncientifica.com 59
www.seduccionvip.net

60 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

YO EN SEDUCCIÓN CIENTÍFICA

Sería el año dos mil y pico cuando serpenteaba por las faldas de
las veinteañeras dos o tres veces por semana. No recuerdo si ya había
dejado de ser un comercial de viajes. Ese trabajo me hacía sentirme más
frustrado que una ardilla en un cuarto de baño de autocaravana. En la
adolescencia me dio por creerme que iba a ser el cantante más laureado
del metal del siglo XXI. Pero vendiendo estancias hoteleras a empresa-
rios, me veía la criatura más alejada de mis ídolos: las estrellas del rock
de los noventa.

Si aún lo era, dad por supuesto que al poco tiempo dejé de serlo.
Renuncié a mi carrera dentro de una agencia de viajes para convertirme
en un casero que alquilaba habitaciones a estudiantes Erasmus. Hacía
café—teatro los miércoles noche con una pandilla de tarados y pagaba
los recibos, hipotecas y los productos contra la calvicie, cantando los
fines de semana en bodas y tocando el piano en hoteles.
Algo traumatizado por la ruptura sentimental más trascenden-
te hasta la fecha, intentaba olvidar el pasado devorando jovencitas y
aumentando así mi complejo de culpa. Había boicoteado hasta la sacie-
dad una promesa de futuro hecha a una mujer inolvidable. Seis años de
relación marcada por su amor y paciencia inexpugnables y mi demos-
tración constante de egoísmo e irresponsabilidad. Me había comportado
como un cretino infiel, encantado de conocerse a sí mismo.

Antes de todo esto, a los veinte años había recorrido el mundo


durante dos años trabajando en un trasatlántico de lujo como pianista.
La experiencia fue salvaje. Me relacioné con todo un suburbio social de
personajes tan estrambóticos como deliciosos. Magos, travestis, bailari-
nas y mentalistas. Todos me enriquecieron de una forma intensa porque
no quise perderme ni una sola de las experiencias que me ofrecían cada
uno. Eran de todas las nacionalidades, orientaciones sexuales, religiones
y adicciones posibles. Ellos cambiaron mi vida, abriéndome la mente de
una forma definitiva. El mundo era inmenso y sus habitantes infinitos.
Aquél microuniverso suburbial siempre lo recordaré como un espacio
temporal donde me relacioné con todo y con todos. Un mundo sin el
que probablemente no sería quien soy.

seduccioncientifica.com 61
www.seduccionvip.net

Por mi camarote pasaron centenares de mujeres; de todos los paí-


ses y condiciones. Incluso las bailarinas más codiciadas que viajaban a
bordo. Yo lo viví con un apetito vital desenfrenado y verdaderamente
agradecido. Eran auténticos seres humanos con historias inenarrables,
culturas desconocidas y miradas nutritivas. Y, de cada una de ellas,
extraje la experiencia que me permitió forjarme como el hombre que
hoy soy.
Una vez en tierra firme, de Mario Luna sabía poco a nivel diario.
Vivía obsesionado con “lo femenino”, universo que afirmaba no enten-
der… todavía. ¿Qué querría decir con ese “todavía”? Lo ignoraba. Pero
no dejaba de maravillarme el que siempre fuera con una libretita por
ahí, tomando apuntes sobre cualquier cosa que tuviera algo que ver con
las mujeres.
No me cabía la menor duda de que algo se fraguaba en su cabeza.
Bolígrafo y papel en mano, me acribillaba a preguntas cuando le
narraba cómo esa misma tarde, tras tomar un café juntos, me había
revolcado con una profesora de aerobic y en un par de horas tenía una
cita con una estudiante de flauta, delgada como ella sola, comprometida
con un ingeniero. Todo ello, sin haber dejado de pensar ni un segundo
en mi ex novia, por supuesto.
Pero nada que le dijese podía dejarlo satisfecho. Estaba claro que
Mario buscaba claves, principios, patrones… Y yo no sabía explicarle en
qué consistía ese secreto anhelado. Así que mi respuesta era siempre la
misma:
—Súbete a un barco.

No sé si tendría algo que ver con mi consejo, pero el caso es que


un buen día desapareció y se fue a Formentera e Ibiza un par de años.
No me dio tiempo a pestañear, cuando volvió con algo muy gordo entre
manos.
Estaba transformado, había cambiado. Ahora era la viva imagen de
un Don Juan hecho a sí mismo, si es que existe tal término.
Pero, aparte de ligar lo que no está escrito, había un algo “extra” en
su mirada que contagiaba entusiasmo. Algo que iba incluso más allá del
salvaje vitalismo que ahora percibía en él. Me confió que tenía algo en
la cabeza…

62 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

SEDUCCIÓN CIENTÍFICA

Aunque aún no era consciente de lo mucho que aquellas dos extra-


ñas palabras marcarían un hito en nuestra historia, sí vi con claridad
que, por fin, mi querido Mario había encontrado definitivamente su
camino en la vida.
Además, consiguió que por primera vez pudiera sacarle partido a
mis experiencias con las mujeres. Lo que yo hacía estaba perfectamente
estructurado dentro de su sistema de seducción. Me dijo con expresión
de retrato antiguo:
—Tú, Egoh, eres un NATURAL.
A mí esa frase me encantó. Tanto que estuve al borde de tatuárme-
la. Pero el muy astuto añadió segundos después:
—Pero puedes convertirte en un NATURAVEN.

Y eso me sonó mejor, aunque menos confesable en las fiestas.


Ya no sabía que tatuarme, así que decidí posponer los grafis-
mos en mi piel hasta más adelante por si acaso se inventaba algo más
estimulante.
— ¿Te subes a este barco?
—Mario, ¿me ves a mí con pinta de no subirme a cual-
quier cosa que se mueva?

Y comencé a publicar en el foro de su página web cuando apenas


éramos diez inscritos.
Había que ponerse un nick y yo lo tenía claro. Mi nombre artís-
tico en la música y el teatro era Egoh. Así que solo tuve que añadir el
“—land” para presentarme a lo que se llamaba por aquel entonces “la
comunidad Aven”.

Aquello era divertido y me hizo sentirme útil. Contar mis citas


obviando los nombres propios servía para que otros utilizaran mis fra-
ses y aumentaran su éxito sexual. Así pues, mientras compaginaba mi
vida de actor y músico con mi colaboración con Mario, el barco se hacía
más grande.
El primer libro de Mario, Sex Code, salió a la venta y se convirtió
en un bestseller. La Seducción Científica acababa de nacer en nuestra
lengua. Y funcionaba.

seduccioncientifica.com 63
www.seduccionvip.net

Un día me invitó a pertenecer a su equipo de instructores. En un


par de meses estaba confeccionando mis propios talleres y aportando
conceptos que hacían nuestro sistema más certero y natural. Lejos de
prohibírmelo, la filosofía de Seducción Científica me animaba a involu-
crarme junto a Mario en el perfeccionamiento ininterrumpido de aquél.
Su política no dejaba lugar a dudas: kaizen, mejora constante1 . Pocas
cosas suenan tan bien.

Y, una vez más, mi querido Mario me sugirió un nuevo reto.


—Egoh. ¿No crees que ya va siendo hora de que escribas
algo?
Vuestra imaginación no podría asimilar la velocidad con la que le
contesté.
Y aquí tenéis este libro. En el que quiero compartir mi filosofía,
algunos sargeos combinados con artículos del foro nuestra página web,
reflexiones, azúcar, ron, canela y algún ingrediente secreto.

El libro no sigue un orden cronológico de mi vida. Así como tam-


poco está estructurado con el objetivo de intensificar la exposición obje-
tiva de nuestro sistema. En los libros Sex Code y Sex Crack, Mario Luna
hizo hincapié en algunos aspectos que, en éste, sólo serán nombrados.
He desgranado y apuntillado con ejemplos reales aquello que considero
necesario complementar, con nuevas aportaciones teóricas y enfoques
psicológicos nunca antes presentados en el mundo de la seducción, lo
imprescindible para que podáis llegar a encontraros con la parte más
seductora de vosotros mismos de la forma más NATURAL.
Empezaré exponiendo el MAXVACUARO SECUENCIADO. Pos-
teriormente os mostraré mi interpretación práctica del sistema con mi
estilo DIRECTO EXAMINADOR. A partir de entonces trataré aspec-
tos que, de forma gradual, os ayuden a entender y disponer de mi estilo
con el objetivo de ser lo que aspiráis a ser.

1  Mario Luna hace hincapié sobre este principio en su primera obra, Sex Code, y, de
nuevo, profundiza en él en la tercera: Apocalípsex, de inminente publicación.

64 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

SOBRE ELLAS

Gracias a todas aquellas que me han hecho sentirme un seductor.


Han sido el alimento de mi carisma. Con las que he aprendido a respe-
tar, disfrutar, compartir y admirar.
Me siento verdaderamente privilegiado de poder ser escuchado y
leído por muchísimos hombres y ofrecerles un enfoque, quiero creer
que sano y justo, de cómo relacionarse con las mujeres.

Mis momentos con ellas para mí son un tesoro que nunca conse-
guiré agradecer suficiente. He aprendido a ser mejor persona. A aceptar
mis errores. He aprendido algo tan grandioso como pedir perdón. A
sentirme como un ser espiritual. Gracias a ellas me siento miembro de
la raza humana. Una raza cuyos miembros se vinculan entre sí con lazos
invisibles afectando el rumbo de sus vidas. Hombres y mujeres nece-
sitándose para alimentar ese otro estómago que necesita llenarse, que
digiere lo ingerido y es combustible para otras funciones. Que a veces
se lesiona, sufre empachos y expulsa los restos de alimento por donde
puede y nos provoca entonces, la consiguiente convalecencia.

Ellas me han hecho un hombre porque me han enseñado a crecer.


Me han dado tanto y me han hecho sentirme tan vivo y humano, que
sólo puedo predicar el más sincero respeto agradecido por el género
femenino. Y haciendo un balance retrospectivo, de las personas que he
admirado en mi vida, la gran mayoría son mujeres.

Quisiera que este libro fuera tomado como una ofrenda a esos seres
tan poderosos e influyentes en mi vida. Y si en algún pasaje del libro
hay alguna frase que pudiera no parecerlo, agradecería que, primero se
releyeran el apartado anterior llamado “seductor”. Y así se entendiera
que está dirigido a un público masculino y que a veces algunos términos
o metáforas ayudan a clarificar de forma práctica algunas perspectivas.
También hay fragmentos literales recogidos de un foro que utiliza un
código, y que además, todos pasamos por momentos distintos puntuales,
y extraídos de un contexto global, pueden llegar a ser malinterpretados.

Amigo lector, cada una, detrás de esas tetas, tiene un surtido de


ideas, reacciones, muecas y emociones tan exclusivamente femeninas
que yo celebro haber nacido hombre y poder ser espectador interactivo

seduccioncientifica.com 65
www.seduccionvip.net

de ellas. Hablo, por ejemplo, de cuando ambos tenéis un orgasmo y os


comunicáis en silencio, de cuando te sonríen ilusionadas, de cuando te
enseñan, de su esfuerzo por comprenderte y perdonarte, del empeño
que ponen en sus proyectos personales, del éxito en sus exámenes o
de la calidad de sus éxitos laborales, de sus sonrisas en silencio cuando
creen agradarte, de sus abrazos inseguros y de la seguridad de sus con-
vicciones, de sus enfados, olores, de las obras maestras que construyen
en el mundo de los pensamientos y ese sentido del humor desconcertan-
te. También de cómo esconden y callan sus impulsos sexuales por otros
y cómo lo disimulan para no hacernos daño ni herir nuestra hombría. Y
por su puesto de sus cositas y de los sitios asignados a sus cositas.

Después de tantos años, tengo algo muy claro. El sexo es la firma


recíproca a la culminación de una unión. Si nos quedamos en la firma,
en esa noche de sexo con esas tetas, sin la inquietud de descubrir con
qué nos unimos aunque haya sido temporalmente, nos perdemos lo más
estimulante y excitante. ¡A ella!

Un beso a todas.
Y a vosotros, queridos compañeros, os deseo una fructífera lectura.

66 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

seduccioncientifica.com 67
www.seduccionvip.net

68 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

1. EL SISTEMA QUE LO EXPLICA TODO

Las ciencias han progresado en orden inverso al que cabía esperar.


Se sometió al dictado de la ley primero lo que se hallaba más
lejos de nosotros y luego, de manera gradual, lo que estaba más cerca:
los cielos la tierra, la vida animal y vegetal, el cuerpo humano,
y por último (aunque de manera imperfecta) la mente.

Bertrand Russell.

UN ANTES Y UN DESPUÉS

Entre pitos y flautas llevo unos añitos desde que Mario Luna me
pidió que me uniera a este proyecto.
Ha llovido.
Yo siempre he sido un natural que tenía un éxito bastante constante
y sin muchos picos con las mujeres.
No entendía qué cosas hacía mal.
Todo se resumía a si yo había sido suficientemente MOLÓN, o si la
chica se había sentido entendida.
Cuando Mario nos presentó una mañana de verano a César Lozano
(antes Núcleo), Helio Le Bon y a mí el MAXVACUARO SECUENCIA-
DO, supuso un antes y un después en mis esquemas.
Y aunque en la vida nada deja de evolucionar… Mario había dado
con la piedra filosofal de todo este asunto.
¡Ahí estaba la respuesta! ¡Por qué ligábamos y dejábamos de ligar
todos!
El valor explicaba quién era molón, por qué y para quién.
Las DAVs justificaban lo qué ocurría cuando me bajaba del escena-
rio y recogía miradas de chicas.
La cualificación era la maldita explicación de cosas que hacíamos
sin darnos cuenta y con la que las inducíamos a no dudar de lo que les
decíamos.
Eso era CREDIBILIDAD. Y sin ella el método no era práctico.
El romance englobaba una cantidad de actitudes que yo recordaba
imprescindibles a la hora de tomarse algo en una cita.
Pero… ¿y la maximización?

seduccioncientifica.com 69
www.seduccionvip.net

Ahí estaba la revolución de Mario.


Y no solo ello, sino sus herramientas.
Esa intuición que nos hace sospechar cómo iría mejor con una
chica. Hasta entonces no tenía nombre ni pasos.
Vale, estupendo. Estaba todo en un papel… pero luego había que
darle un camino y un vehículo.
El camino eran las dieciséis escaladas críticas reglamentarias y, la
perspectiva del yo, el Ferrari con el que nos dirigimos fulgurantes hacia
nuestro destino.
¡Qué bello!, pensamos los tres instructores sénior que allí
estábamos.
Había quedado despejado el misterio de la composición del
universo.
Los seductores del mundo entero, todos sin excepción, tenían un
sitio en el MAXVACUARO SECUENCIADO.
Ahora siempre sabremos qué falta y qué hacemos bien.
Que cada uno coja su equipaje, el más cómodo según su personali-
dad y juego, y se disponga a recorrer las galaxias venusianas…
El viaje es eterno e infinito…

MAXVACUARO SECUENCIADO

Serían las tres y media de la tarde de un día entre semana. Yo escri-


bía los diálogos entre los personajes de “ILEGAL”, mi nueva obra teatro,
cuando sonó el teléfono.
—Dime, Mario.
—Hola Egoh. ¿Cómo te suena mejor?
¿MAXVACUARO o ULTRAVACUARO?
—Max suena más potente.
—Yo pienso lo mismo.
— ¿Cuánto te falta para acabar el libro?
—No creo que más de un mes. ¿Puedes mandarme
ejemplos del narrador, y el boomeregoland por email?
—Esta misma noche los tienes.
—Estupendo.
— ¿Cuándo tenemos la reunión de instructores para
consensuar el nuevo sistema de seducción?

70 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

—Dame una semana. Te vas a cagar, Egoland. He inte-


grado todo lo que estamos haciendo. Ahora tenemos la
piedra filosofal. Lo explica todo. Incluso tus cabronadas
de sacar los colmillos antes de decir hola.
—Es importante que todos podamos sentirnos
identificados.
—Descuida. Además, tengo el nombre definitivo.
—Estoy deseando oírlo.
—MAXVACUARO SECUENCIADO.
—Me gusta. Tiene nombre de...
— ¿Del mejor sistema de seducción jamás creado?
—Justo, Mario. No me venía. Gracias.
—¡Jajaja! Espero tu email, Egoh.
—Cuenta con él.
—Ciao.
—Ciao.

Tres semanas después quedábamos en nuestra oficina Helio Le


Bon, César Lozano, Mario y yo. Teníamos preparado café y té. La jorna-
da iba ser larga.
Hubo debate. Pero lo cierto es que había conseguido encontrar los
confines de la galaxia venusiana. Con la maximización se podían enten-
der todos los casos inexplicables de seducción que se saltaban nuestro
anterior sistema APERVACUARO y la secuenciación de las fases refle-
jaba mejor la no linealidad del proceso de seducción. Lo dinámico y
voluble de las interacciones.
Mario, una vez más, se había superado a sí mismo.
¿Qué quiere decir MAXVACUARO SECUENCIADO?

En el Anexo del inicio se te ha explicado que se trata precisamente


del MÉTODO SC, el sistema más riguroso y completo jamás ideado
para explicar el funcionamiento del cortejo humano. Si aún no lo has
leído, puedes hacerlo después de concluir este capítulo y cuantas veces
consideres oportuno a lo largo del libro.

seduccioncientifica.com 71
www.seduccionvip.net

¿Has reflexionado ya sobre la imagen?

Maravilloso. Pues ahora plantéate que voy a darte las instrucciones


de un juego. Posteriormente, a medida que avances en la lectura del libro
entenderás mejor la función y el porqué de cada elemento de éste.

Entre tanto, sigamos:

72 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

MAX (MAXIMIZACIÓN)

La maximización hace referencia al estado anímico favorable de una


mujer para ser seducida.
Por ejemplo, que estemos en una fiesta, paseando por la playa en
un amanecer, que haya bebido alcohol, que la estemos haciendo reír,
que flipe con nuestro truco de magia o que haga poco que haya falleci-
do su padre. Son estímulos que modificarán el estado anímico de una
mujer para hacer que éste sea favorable o que lo mantendrán, si ya lo es,
durante los momentos más críticos. Se trata, en suma, de todo aquello
que afecta positivamente a su predisposición sexual o emocional. En
definitiva, nos hace más fácil o difícil poder seducirlas.
Sin duda es un componente decisivo y al que hay que acudir en
muchas ocasiones para explicar éxitos y fracasos.
¿Qué falta? ¿Me verá con suficiente valor? ¿Se ha sentido suficien-
temente cualificada? ¿He comunicado suficiente proyección de futuro?

A veces, amigos, lo hemos hecho todo. Todo. (Aparentemente)


Y no funciona.
¿Por qué?
Porque no hemos sido capaces de hacerla entrar en estado o, sim-
plemente, ha salido de dicho estado en el momento menos oportuno.
Hemos pasado por alto la maximización.
Lo ha visto todo de nosotros.  Le gustamos racionalmente, le cae-
mos bien, nos ve guapos, nos ve con posibilidades de ser su novio, se
cree que nos gusta... pero…
¿Y la maximización?
Nos la hemos fumado sin darle importancia.
¿Qué es?
Es todo aquello que hace que los tres focos vacuáricos quemen,
ardan y den calor a los protagonistas.
Helio Le Bon explicaba que debemos ser su luz, su calor, para que
cuando nos alejemos se queden frías como el hielo.
Cada uno de los instructores de Seducción científica tienen, incor-
porados en sus movimientos, en sus palabras, una intensidad de maxi-
mización que hace que apenas tengan que usar maximizadores como
herramientas independientes.
¿Por qué?
Porque con el maxvacuaro, todos los factores están interrelacionados.

seduccioncientifica.com 73
www.seduccionvip.net

Una buena demostración de valor maximiza, una crujiente bomba


de romance maximiza y una cualificación certera maximiza sin la menor
duda. Y, por supuesto, las tres cosas usadas en armonía, maximizan.
Pero… estamos empezando, o… la chica en concreto se encuentra
en unas circunstancias poco propicias para la predisposición… Enton-
ces, amigos, no nos olvidemos que debemos dárselo.
¿Darle el qué, Egoh?
El lubricante.
El calor que pone la temperatura idónea a los cuerpos para que la
sangre fluye a su ritmo perfecto.
La mayoría de veces no es decir las cosas. Es cómo decirlas. Es muy
típico ver a gente en mis talleres que repite frases de otros buscando el
éxito. O escalando por la secuencia típica de forma fría y poco comuni-
cativa aunque correcta.
Amigos, necesitamos repasar constantemente la maximización y,
sobre todo, necesitamos aportar y descubrir nuevas formas de maximi-
zar, pues es, sin duda, el foco vacuárico menos explorado.
Disponéis de algunos maximizadores. Pero no os engañéis. Las
diferencias entre las chicas son interindividuales e intraindividuales.
Es decir, ni a todas las chicas les pone lo mismo ni a la misma chica
le pone lo mismo siempre.
Vuestra obligación es probar, analizar, ejecutar y por supuesto
comunicárnoslo. ¿Para qué?
Para que el estudio de la atracción entre géneros sea cada vez más
certero y preciso.

Pensemos en Carmela, una morena sin duda sugerente.


Ella es tímida, culta y le apasiona el contacto directo con la naturaleza.
¿Creéis que le funcionaría igual proponerle lo mismo que a Claudia, una
gogó de discoteca con media espalda tatuada, un piercing, usuaria del
gimnasio tres horas por día y exnovia de un boxeador?
A la primera puede llevarla a estado una noche de acampada
mirándole a los ojos, con el olor del campo y el ruido de los búhos bajo
un cielo estrellado y nosotros susurrándole que estamos enamorándonos
de ella con una guitarra en la mano.
En cambio, un viaje a Barcelona, en una discoteca cañera, con des-
files de drag queens, bailando techno duro y sin venir a cuento apretarla
contra nuestro cuerpo y decirle que estamos loquitos por sus huesos
puede estar más indicado para la segunda.

74 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

¿Queda claro que hay distintos planes maximizadores según quién


tenemos delante?
Pues obligación nuestra es saber elegir, proponer, equivocarnos,
saber reírnos de nuestros errores, dejar veneno, utilizar el rechazo tran-
sitorio y aprender.
Y es justo eso lo que vamos a aprender con este libro.

VA (VALOR)

El valor explica la valía con la que somos percibidos por ella. Nues-
tro nivel económico, fuerza, belleza, demostración de liderazgo, haber
sido preseleccionado por muchas mujeres atractivas. También nuestras
amistades y capacidad de sociabilización, autoridad en nuestro entorno
o la no reactividad ante un rechazo por su parte, son algunos rasgos alfa.
Estos serán tenidos en cuenta por ella como elementos definitivos para
elegirnos entre otros hombres.
Nuestro objetivo a partir de este momento, es intentar asemejarnos
al líder de la tribu (LDT) que hace miles de años vivía en las cavernas,
el que dominaba al resto de hombres y elegía la hembra que le venía en
gana sin ninguna violencia. ¿Por qué? Porque para la hembra era una
garantía de éxito reproductivo copular con ese líder. A diferencia del
resto de pringaos de la tribu que no garantizaban ni su superveniencia,
ni la de su descendencia.
A día de hoy, las cosas han cambiado. Una mujer ya no necesi-
ta garantizar la supervivencia de su prole porque tampoco la busca de
una forma consciente cada sábado por la noche. El problema es que
sus genes no lo tienen tan claro. O sea, que aunque independientes y
de gustos variados, a las mujeres les sigue poniendo un bombero mus-
culoso que salva vidas, un motorista rebelde y rockero encantado de
ser un “chico malo” o un médico que tiene pinta de ser un buen padre.
Señores, los tres proyectan rasgos distintos pero atractivos para una
mujer. Son rasgos alfa tan estimulantes para sus instintos sexuales como
desconcertantes e injustificables en sus discursos o esquemas menta-
les sobre sí mismas. Entre otras razones de dicho desconcierto, hoy en
día existen factores altamente determinantes como la valoración social
externa y los conflictos internos por su vida sexual.
Los hombres más deseados son hombres famosos que casualmente
encajan en los patrones de LDT. Pensemos por ejemplo en Brad Pitt.

seduccioncientifica.com 75
www.seduccionvip.net

Fuerte, guapo, rico, sensible y creativo. Ha estado con las más bellas y
no perdería los papeles por una modelo cuyo único mérito sea exhibir
su belleza coincidiendo con él en la misma barra de bar.

En un principio, la mayoría de nosotros no vamos a disponer de


todos esos rasgos. Y es aquí donde comienza nuestro cambio. En capítu-
los posteriores profundizaremos en cómo detectarnos aquellos aspectos
que podamos identificar como asociables al LDT, para poder subcomu-
nicarlos. Os suministraré herramientas para potenciarlos.

CUA (CUALIFICACION)

La cualificación se ocupa de la justificación que una mujer encuen-


tra a que un hombre con valor como nosotros, quiera avanzar (escalar)
en el encuentro sexual o emocional con ella. Es el proceso por el cual
entiende que está demostrándonos por qué vale la pena. Se va validando
y poco a poco nos enseña sus atributos y cualidades. Si ella es un monu-
mento y nosotros afirmamos que queremos conocerla sin que ella haya
hecho nada más, seremos percibidos como unos hombres poco selecti-
vos y pocas veces seleccionados por mujeres de su belleza.
Para ello iremos fomentando esa cualificación mediante cebos. Ella
picará y la iremos premiando con escaladas o, si su grado de inversión o
mérito no justifica dichas escaladas, con nuevos cebos que fomenten un
mayor esfuerzo por su parte. De esa forma irá percibiendo justificado
nuestro interés y avance, a los cuales llamamos premios.

Como la estamos conociendo, tenemos motivos creíbles para


valorarla. Nos diferenciaremos entonces tanto de los hombres que la
premian sin que se lo haya ganado, como de aquellos que aunque son
percibidos con valor no les ofrecen ni una perspectiva de futuro ni un
interés exclusivo en ella. “A éste le da igual acostarse conmigo que con
mi amiga”.

Me parece importante remarcar que esto es un juego. La utilización


de un término como “cebo” o “premio” dirigido a una persona, no tiene
más trascendencia que la de utilizar el término “matar” cuando juga-
mos al parchís y derribamos una ficha de nuestro adversario. Espero que
quede claro ante posibles malentendidos.

76 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

RO (ROMANCE)

El romance apunta al proceso por el cual ese líder de la tribu está


enamorándose de ella y no de otra. Aparece ese vínculo mágico y emo-
cional exclusivo. Todo nuestro valor es percibido y tiene perspectivas de
ponerse a su disposición.

SECUENCIADO

Esta parte sintetiza el transcurso previsible de la interacción. En un


primer momento te acercas a conocerla, habláis de temas intrascenden-
tes, luego se personaliza la conversación. Encontráis un punto de engan-
che que os motiva a seguir conociéndoos. Tras unos minutos le afirmas
que quieres volver a verla o intentas besarla, os dais el móvil. Quedáis
otro día y tras la cita subís a tu casa.
Ten presente que la secuencia típica debe servirte sólo como orien-
tación y no hacer que te sientas obligado a seguir siempre su estricto
orden o a no saltarte ningún paso. Como el tiempo y la experiencia te
enseñarán, en algunas interacciones saldrás ganando si alteras ligera-
mente el orden o si, cuando proceda, llevas a cabo varias escaladas a la
vez.

Como algunos de vosotros ya sabéis soy actor y tengo algo


que ver con el mundo del teatro. Para mí es más fácil entender el max-
vacuaro si nos trasladamos a lo que ocurre tras los telones, tal y como se
nos sugiere en Sex Crack:

LA FUNCIÓN DE TEATRO

Pensando que cada interacción es como una obra de teatro:


◆ La trama lineal de la obra es la SECUENCIA TÍPICA.
◆ La iluminación de la obra es el MAXVACUARO.
◆ El espectáculo completo es el MAXVACUARO
SECUENCIADO.

Los focos vacuáricos suelen estar encendidos todos a la vez a lo


largo de cada representación, variando solo la intensidad y la posición

seduccioncientifica.com 77
www.seduccionvip.net

de cada uno de los focos. Puede que por momentos predomine cual-
quiera de los tres, dando protagonismo al romance, valor o cualificación.
Cuando los tres se dan a la vez en perfecta armonía, se crea la luz blanca.
O sea, la interacción se ilumina con el gran foco blanco de la maximiza-
ción. A veces, se puede hacer brillar dicha luz de forma independiente
y provocar que una mujer entre en estado al margen del VACUARO. A
esto se le conoce como maximización pura.

Pues bien, amigos. A partir de este momento, ya tenéis el esquema


que explica qué ha ocurrido para vuestro éxito o fracaso con una chica.
Puede que apenas estuvierais iluminando con el foco del valor.
Por eso ella no os prestaba la atención necesaria y ni siquiera se per-
catara de vuestra existencia. Quizá falló otra cosa. Aunque le gustarais,
fuerais demasiado rápido, con lo que, faltó darle más potencia al foco
de la cualificación. ¿Y por qué después de justificar nuestro interés tras
haber escuchado de su boca que éramos interesantes y perfectos para
volver a quedar, al final no nos la llevamos a la cama? Puede que tener
a las compañeras de trabajo en el mismo pub, apagara el gran foco de la
maximización.
Amigos, ahora ya tenéis la explicación de todos los éxitos y fracasos
de vuestra vida sexual o emocional. Podéis repasarla. Os animo a que
complementéis mi explicación con el resumen, más detallado, del anexo
al inicio del libro. Y, para profundizar mucho más en la comprensión de
éste sistema, ya os lo he dicho: acudid al manual Sex Crack, de Mario
Luna.
Aclarado esto, podéis comenzar a frotaros las manos porque nos
acercamos a otro de mis temas favoritos. Vamos a meternos de lleno en
el maravilloso y apasionante asunto de la ciencia de la seducción.

¿POR QUÉ SOMOS CIENTÍFICOS?

La seducción es un arte. Quizá uno de los más bellos. ¿Pero es o no


la seducción susceptible de ser estudiada como una ciencia?
Pensemos en la música, o en la arquitectura.

LA SAGRADA FAMILIA…
Una exhibición de sublimidad creativa e inspiración. ¿Creéis que
se puede construir semejante monumento artístico sin unas leyes téc-

78 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

nicas, sin unos parámetros científicos que estructuren el camino de la


inspiración?
Sabéis que NO.
Nosotros somos Seducción Científica. Y con un escuálido esfuerzo
mental entenderéis que apostamos por la simbiosis de ambos elemen-
tos. El arte y la ciencia. El problema es que, como la seducción requiere
inspiración, talento, creatividad, y por supuesto práctica, hay gente que
cree que ambos enfoques son excluyentes.
Como en la Sagrada Familia de Gaudí, al hablar de seducción el
conocimiento de la estructuración, de los cimientos y de materiales es
imprescindible para edificar ese derroche de originalidad.
Pues bien, nosotros consideramos que nuestra actitud es tan “cien-
tífica” como puede serlo en estos momentos con los recursos y el tiempo
que contamos. ¿Por qué?
Os dejaré que os lo explique el fundador del proyecto. Mario Luna
se ha prestado a desarrollar para mi libro una exposición que yo hice
en un aula de la Universidad de Barcelona sobre nuestra metodología
durante una de nuestras conferencias:

LA SEDUCCIÓN COMO CIENCIA, por Mario Luna

¿Por qué insistimos tanto en que nuestro trabajo es el más científico


que existe en el ámbito de la enseñanza de la seducción?
Mi opinión es que, entre otras cosas, asociamos la palabra “cientí-
fico” a nuestro enfoque porque lo hacemos concordar con la represen-
tación social dominante del método científico. Es decir, por ajustarlo
bastante a la definición de Francis Bacon al ser: observacional, inductivo,
hipotético, deductivo y experimental.
Así que considero que, pese a no contar con tipo de subvención
alguna que apoye nuestra investigación continua, ésta no se aleja dema-
siado de la actitud científica porque la hacemos:

Observacional: Observamos los fenómenos de nuestro entorno. Con-


cretamente, aquellos que tienen que ver con el cortejo exitoso entre
hombres y mujeres. Al hacerlo, nos damos cuenta de que las pre-
dicciones derivadas de los “modelos de seducción” inculcados por
nuestra educación, cultura, familia, etc., no se cumplen. Esto nos
obliga a formular nuevos modelos.

seduccioncientifica.com 79
www.seduccionvip.net

Ejemplo: Cuando busco la aprobación de una mujer, ésta pare-


ce menos atraída por mí. Lo mismo parece ocurrir en las dece-
nas de experiencias que otros hombres me hacen llegar cada mes.
Este hecho no se ajusta al modelo que se me ha inculcado desde
la infancia. Según dicho modelo, complacerla al máximo debería
atraerla mucho más, no menos.

Es necesario, pues, encontrar otro modelo.

Inductivo: Extraemos principios particulares de cada una de nuestras


observaciones o experiencias particulares. Esto nos permitirá for-
mular hipótesis y, más adelante, tesis o teorías.

Ejemplo: De mi experiencia y la de otros sujetos estudiados, extraigo


el principio de que el que una mujer me perciba como no necesita-
do de su aprobación quizás me hace más atractivo para ella.

Hipotético: Basándonos en los pasos anteriores y teniendo en cuen-


ta teorías que han sido bien acogidas por la comunidad científica
(como aquellas generadas en el ámbito de la psicología evolucionis-
ta), formulamos nuestras hipótesis.

Ejemplo: Hipótesis del valor ADC (AutoDesCualificatorio). En la


medida en que una mujer perciba que no siento la necesidad de
esforzarme para atraerla, seré más semejante al líder de la tribu
y, por tanto, más atractivo para ella. A su vez, la hipótesis de que
el líder de la tribu resulta atractivo a las mujeres se basa en otros
supuestos ya generalmente aceptados por el grueso de la comu-
nidad científica en ámbitos como el de la biología y la psicología
evolucionista: que hombres y mujeres hemos desarrollado estrate-
gias reproductivas distintas a lo largo de la evolución, que la mujer
invierte más a la hora de reproducirse y por tanto necesita ser más
selectiva, etc.

Deductivo: Una vez formulada la hipótesis, de ésta, que es general,


se pasa a lo individual para hacer predicciones concretas que más
tarde podrán ser contrastadas mediante la experimentación.

80 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

Ejemplo: Predicción A. Voy a comportarme con diez mujeres toma-


das de una muestra al azar de una forma que comunique claramen-
te que necesito atraerla. Luego voy a comportarme con diez muje-
res tomadas de otra muestra al azar de una forma que comunique
claramente que no necesito atraerla.
Mi predicción es que aquellas con las que me comporto proyectan-
do ausencia de necesidad me ofrecerán más indicadores de inte-
rés (tocarse el pelo, ponerse nerviosas al hablarles, bajar la mirada,
prolongar la conversación, esforzarse en sus respuestas, provocar
contacto físico, alinear su cuerpo con el mío, etc.) que aquellas con
las que me he comportado de un modo que proyecta necesidad por
mi parte.

Experimental: En esta fase pondremos en práctica el experimento


ideado en la fase de predicción para ver si, en efecto, ésta se cumple.
Si lo hace, tendremos una demostración inicial de nuestra hipóte-
sis. En caso contrario, contaremos con una refutación (antítesis) de
la misma.
Para que la hipótesis se convierta en tesis o teoría científica deberá
ser probada en repetidas ocasiones y, aun así, nunca dejará de ser
susceptible de ser reemplazada por otra mejor.

Ejemplo: Salgo a un jardín y abordo a diez mujeres comportándome


de un modo que proyecta necesidad de ganar su aprobación y a
otras diez de un modo que deja clara mi independencia con res-
pecto a lo que piense de mí. Mi predicción se confirma y, aquellas
mujeres con las que proyecto no necesidad, me ofrecen más indi-
cadores de interés.
Repito el experimento en circunstancias similares y diferentes.
Otros instructores y alumnos reproducen el experimento y me
confirman que obtienen resultados muy similares a los míos.

De momento, pues, y hasta que cuente con otra mejor, contemplaré


la Teoría del valor ADC como válida. La experimentación realizada
hasta la fecha me lleva a ello.

Este proceso es, por supuesto, circular. Una vez contemos con
varias teorías válidas, éstas se irán agrupando bajo una teoría más gene-

seduccioncientifica.com 81
www.seduccionvip.net

ral que las explique a todas como, por ejemplo, la TEORÍA DEL MAX-
VACUARO SECUENCIADO.
Dicho modelo nos servirá para seguir llevando a cabo observacio-
nes en el entorno, en las cuales nos basaremos para reiniciar el ciclo
observacional, inductivo, hipotético, deductivo y experimental y continuar
sometiendo a prueba o modificando nuestro cuerpo teórico, el cual
nunca dejaremos de pulir y perfeccionar.

¿Podemos, pues, hablar o no de una ciencia de la seducción? Mi


opinión es que, si no podemos hacerlo hoy por falta de publicaciones en
las que expongamos detalladamente los procedimientos que nos llevan
a confirmar cada una de nuestras teorías, es sólo cuestión de tiempo que
alguien nos pague para hacerlo o lo haga por nosotros.
Entre tanto, seguiremos aproximándonos tanto al método cientí-
fico como nos lo permitan nuestras posibilidades con la intención de
seguir perfeccionando nuestras enseñanzas. Y continuaremos conven-
cidos de que, al margen de que interese o no política o económicamente,
la seducción es más allá de toda duda susceptible de ser abordada como
ciencia.

Como apunta Mario, nuestras limitaciones son sólo prácticas. Es


decir, económicas y de tiempo.
Efectivamente, todavía no contamos con una publicación en una
revista exclusivamente científica. Tampoco hemos elaborado aún infor-
mes estandarizados de puntuación y medición de cambios que pueda
contrastarse oficialmente. Es por ello que, de momento, hablamos más
de una “actitud científica” que de una “ciencia” homologada por los
estándares habituales.
Pero tiempo al tiempo...

En este momento, disponemos ya de videos, testimonios y agrade-


cimientos por cambiar drásticamente la vida sexual de miles de hom-
bres. De sus auto informes, tests psicométricos y la observación directa
por parte de nosotros, los instructores.
Nuestros alumnos, todos, sin excepción, obtienen mejoras drásti-
cas tras un solo taller en aspectos como extraversión, empatía, pérdida
de miedos, fobias sociales, etc. Así como mejoran su relación con las
mujeres y su vida sexual notablemente.

82 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

Entre otras cosas, hacemos un trabajo previo cognitivista, cambian-


do sus creencias acerca de sí mismos y su relación con las mujeres. Les
hacemos entender algunos mecanismos de interacción social y psico-
logía femenina y principios conductistas para aplicar en sus relaciones.
Evidentemente, no hacemos milagros y cada uno de nuestros clien-
tes parte de una historia que requiere más o menos profundidad en el
tratamiento.
Pero estamos en proceso de la elaboración de unos test que con-
trasten definitivamente que nuestro método predice y modifica conduc-
tas propias o ajenas de manera sistemática.

Nosotros consideramos que tenemos la base científica de un


MÉTODO DE SEDUCCIÓN: EL MAXVACUARO SECUENCIADO.
Con él, y con todo lo que os ofrecemos, hemos experimentado hasta la
saciedad para asegurarnos de ofreceros lo mejor y estadísticamente más
práctico
Para elaborarlo, hasta ahora nos hemos inspirado en la psicología
evolucionista. El trabajo de Mario Luna fue duro y arduo.

Os anticipo que en este libro y en su anexo, Psicología en la seduc-


ción, hay parte de mis investigaciones acerca de otros enfoques psico-
lógicos complementarios con el objetivo de reforzar con nuevos pilares
nuestro sistema.
Por ejemplo, con el condicionamiento operante podemos predecir
y modificar conductas propias y externas mediante estímulos positivos
y negativos.
O sea con premios y castigos. (ADIS y negas)
Nuestro método no es el mismo que hace dos años. Ni el actual
perdurará eternamente en el tiempo. No creemos en dogmas ni en las
verdades absolutas. Precisamente, es una de las cosas de las que más nos
orgullecemos. Mejoraremos el método conforme vayamos encontrando
nuevas certezas estadísticas.
Y esto es lo que hacemos...

Somos un gimnasio de la personalidad para los hombres. Y no nos


conformamos con el estancamiento en las máquinas hasta ahora dise-
ñadas, aunque sea por nosotros. Nos basamos en estudios estadísticos
de otros y aportamos nuestra visión y experiencia. Son las mejores hasta
ahora. Pero nuestra pasión es la investigación y la postura activa en el

seduccioncientifica.com 83
www.seduccionvip.net

desarrollo humano. El día de mañana habremos perfeccionado aún más


nuestras teorías y métodos.
Hasta entonces, nadie tiene excusa para no ser un hombre mejor
día a día.

Por otra parte, es deliciosamente apasionante comprobar cómo ha


evolucionado el debate desde que empezamos.
Ahora ya no se pone en duda que lo que hacemos funciona, si no si
cumplimos los cánones de lo “científico” o nos faltan cosas.
Sin duda la cosa ha cambiado.
Por otra parte, como científicos que algunos sois de los que me
estáis leyendo, quiero que leáis atentamente mis siguientes líneas:
Actuaríais de forma muy incoherente con vuestra formación si ante
un indicio tan clamoroso como lo que tenéis delante no investigaseis y
lo negaseis hasta más ver.
Y sencillamente creo que actuaríais de forma ridícula si, al detectar
alguna carencia metodológica por falta transitoria de procedimientos
estandarizados, dejaseis escapar nuestra eficacia y experiencia.
Es un mensaje para todos aquellos que buscan el fallo y no el acier-
to como filosofía de vida.
A los científicos se les paga para investigar.
Imaginémonos que un gobierno paga a un grupo de buscadores de
oro para que encuentren riquezas y por tanto descubran nuevas minas
de oro.
Hasta la fecha, los nuevos hallazgos de oro siempre han sido prece-
didos de hallazgos de plata.
Es lo que de momento se ha estandarizado.
Y yo me pregunto, ¿actuaría bien uno de estos buscadores si recha-
zase un hallazgo de oro, sólo porque no ha encontrado la plata previa-
mente, hábito estandarizado hasta el momento?

Yo desde luego, si fuera el gobernante que financia la misión le


preguntaría...
-Tío, ¿qué eres?
-Un buscador de oro.
-¿Y qué has encontrado?
-Oro.
-¿Entonces qué diablos haces?

84 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

-Es que ese oro no ha sido encontrado después de


encontrar plata y en los libros de buscadores de oro dice
que antes tenemos que encontrar plata. Y cuando no es
así tenemos que poner cara de estrella del rock, decir
que nosotros somos lo “verdadero” y rechazar cualquier
cosa que no cumpla nuestros requisitos.
Sin duda yo, como gobernante, le quitaría el sueldo, la subvención
y me quedaría con la mina de oro.
Posteriormente pondría a algunos científicos a investigar el nuevo
fenómeno real de encontrar oro sin haber encontrado plata antes.

¿Sabéis? Me he pasado casi todos los fines de semana de este año y


el pasado recibiendo alumnos en mi casa.
Recibo a gente que viene de todas las partes de España. El sábado
por la mañana llaman a la puerta y recibo a alguien con una maleta en
la mano y una sonrisa nerviosa y expectante.
Se instalan cómodamente en su cuarto hasta el domingo por la
noche.
En seguida nos sentamos en mi salón, miran el piano, mi famoso
cuadro con el apetito propio de un alumno que llega a casa de un maes-
tro del que habitualmente han leído bastante.
Y allí los tengo. Sentados en mi sofá, dispuestos a pasar un fin de
semana juntos con el objetivo de que les solucione carencias. Come-
mos juntos, salimos juntos, ligamos juntos y definitivamente sus vidas
cambian.
Como cambian las vidas en mayor o menor grado de cualquier
alumno que viene a cualquier de nuestros talleres aunque no sean
personalizados.
Cambian porque esto es algo sumamente nuevo y virgen de tera-
pias serias.
Y cambian sus vidas porque realmente en Seducción Científica no
hacemos magia. Por eso no podemos, en una sola sesión, convertir a
todo el que viene en un playboy sea como sea y venga de donde venga.
Solo a algunos. Otros necesitan trabajo, práctica y constancia. Insisto.
Esto no es magia.
En nuestros cursos, enseñamos un método (cada instructor con su
estilo) que explica las carencias que todos los hombres hemos tenido en
las interacciones con las mujeres. Por tanto se les invita a sustituirlas por
aquello que las va a estimular y a cautivar.

seduccioncientifica.com 85
www.seduccionvip.net

Y como es lógico, cada hombre tiene una historia, un contexto,


unas habilidades y unas carencias.
Amigos, todo tiene una causa.
Una de mis funciones es encontrar el origen de los déficits en cada
hombre que viene a mis cursos. En mayor o menor medida, encontra-
mos una explicación entre los dos para entender el porqué de su com-
portamiento. ¿Qué le ha llevado a ser como es?
Exploramos la relación con sus padres, la relación con sus herma-
nos o hermanas, su historia sexual y emocional y como ésta viene mar-
cada y vuelve a marcarle como un hierro al rojo vivo que pasa desaper-
cibido para él mismo y que lo engaña para siempre. Él cree que es así
porque sí. Cree que su relación con las chicas puede cambiarse, puesto
que viene a uno de nuestros talleres, pero no cuenta con que de donde
parte no es algo inmutable y de origen divino.
Nuestra forma de actuar es moldeable como un trozo de arcilla y
por tanto también lo son los comportamientos que generemos.
Debemos tener claro que hay una parte biológica, el temperamento,
pero hay otra parte que está adquirida por aprendizaje. De tal forma que
en función de lo que experimentemos crearemos nuestra personalidad.
También es cierto que hay una edad física donde se forja de una
forma más sólida nuestra personalidad pero, sinceramente, ¿no creéis
que todos podríamos acostumbrarnos a ser ricos?
Yo también lo creo.
Ser tímido o precavido a la hora de exponerle nuestras intenciones
a una mujer es una tendencia que hemos reforzado con nuestro com-
portamiento, pero el hábito de no serlo reforzado con unas excelentes
relaciones diarias con las mujeres y unas constantes compras de pre-
servativos para asegurarnos de que nuestra salud no corre peligro, no
parece que sea más llevadero?
Pues os diré algo.
Lo es.
Todos los instructores de Seducción Científica vemos una infini-
dad de casos en los que los resultados exitosos, al darse de forma muy
rápida, modifican de forma vertiginosa los hábitos de conducta.
Un tímido deja de ser tímido, alguien con unos parámetros nor-
males de timidez se convierte en una persona socialmente extrovertida
y ambos, consiguen una mejoría drástica. Insisto, drástica en su relación
con ellas.
¿Se puede enseñar a vender?

86 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

¿Se puede enseñar a empatizar?


¿Se puede corregir un autoconcepto negativo?
¿Se puede enseñar a traducir un idioma?
Pues se puede enseñar a ligar.

Y esto, amigos, es algo que hacemos desde hace tiempo.


A algunas personas les damos miedo. Otros nos ven como los tera-
peutas del siglo XXI.
No hay que exagerar. No somos más que los primeros en hacer bien
las cosas en nuestro idioma, los primeros en sacarle el mejor partido a
nuestros antepasados temáticos y los primeros en que aplicar la ciencia
de una forma consciente e intencionada.
Yo me subo a esta barco... ¿Alguien se baja?

seduccioncientifica.com 87
www.seduccionvip.net

88 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

3.EL RECHAZO

¿No es una lástima y confusión que por nuestra culpa no nos entendamos
a nosotros mismos ni sepamos quiénes somos? ¿No sería de gran
ignorancia, hijas mías, que preguntasen a uno quién es y no se conociese
ni supiera quién fue su padre, ni su madre, ni de qué tierra?

Sta. Teresa de Jesús (1515-1582)


Las moradas del castillo interior.

YO

Soy Luis Le Bon (Egoland). Hijo de Enrique y Ascensión. Un


matrimonio unido desde antes de las nupcias. Se conocieron a los quin-
ce años y siguen juntos en un clima de amor y compañerismo. Su casa
la llenaron de libros porque ambos cuentan con formación universitaria
e inquietudes intelectuales constantes. Yo soy el mayor de sus tres hijos.
Kike y Helio me suceden. Nos educaron de una forma abierta y liberal
pero sin extravagancias.
Pianista, compositor, actor, escritor y formándome en psicología.
Nací y me crié en Valencia. Una ciudad acogedora pero pequeña para
mis necesidades artísticas y, como consecuencia, laborales.
Una de mis pasiones es la música. Tanto la clásica, y más concreta-
mente la medieval, como el rock duro. Siempre he creído que si hubie-
ra nacido en California, ahora millones de humanos tendrían mi cara
tatuada en alguna parte de su cuerpo. No puedo evitarlo.
Para mí es el alimento etéreo de un órgano invisible pero vital más
importante que el corazón. Por la música siento que vale la pena haber
nacido. Y mi comunión con ella ha sido por momentos tan sublime que
he tenido que llorar de felicidad melancólica. Melancólica, ¿por qué?
Porque sólo con ella recorriendo mis venas he sentido certezas. Y al
sentir certezas no puedes evitar entristecerte por tus dudas habituales.
Otra de mis pasiones es el teatro. Por fortuna, conocí a las personas
adecuadas en el momento justo. Y de músico me convertí en actor, de
actor a guionista y actualmente tengo una compañía junto a Hernán. Un
argentino con el que aprendo creando obras, de momento, aclamadas
por la crítica. Jamás asistí a una clase de teatro. Identifico cada salida a

seduccioncientifica.com 89
www.seduccionvip.net

escena como un sargeo. Como dijo el filósofo Kierkegaard: “Un lanzarse


al vacío” sin redes, en busca del amor conmigo mismo y con los demás.
Actuar me permite exhibirme en todos los niveles. Con el teatro
puedo escribir lo que pienso y siento y comunicarlo ante decenas de per-
sonas en cada función. Eso me hace sentirme lo humano que necesito y
lo protagonista que mi ego me suplica.
Albergo, además, una identidad espiritual. Confusa y poco defini-
da. Pero es algo que también me conforma y que, a quien corresponda,
agradezco. Aunque no presumo de tener claro a quién. Me eduqué en
un colegio de curas, pero por lo visto no consiguieron que visualizara
con nitidez el rostro de mi Dios o mi guía espiritual. Así que, cuando me
acuerdo, hablo por las noches con algo o alguien que me hace sentirme
más seguro. No lo cuento como un socio de ayuda efectiva diaria. Pero
no puedo evitar dar gracias. Soy una persona con mucha suerte y, aun-
que no me quito el mérito, no hay más que encender la televisión para
darse cuenta de que una persona como yo, por mucho que luche por lo
que cree, puede agradecerle como mínimo al azar estar donde está y que
su esfuerzo, en mayor o menor grado, dé sus frutos.

Soy muy emocional. Tanto que, a veces, mis lecturas exclusivamen-


te racionales son ubicadas en lugares estratégicamente dispuestos para
que justifiquen mis impulsos viscerales.
Leer me ayuda a comprenderme pero también a justificarme. Tras
un tropiezo, es lo mejor para poder fustigarme. Pero siempre hay otro
libro entre mis recuerdos para perdonarme y seguir adelante con la lec-
ción aprendida.
Me divierto habitualmente. Y me río mucho. Tanto o casi más que
cuando lloro a solas.
Sé escuchar, comprender y comunicarme. Pero soy muy perezoso
y arrastro ciertos vicios complicados de superar. Cariñoso y creo que
solidario. Desorganizado y caótico.
¿Y qué quiero? Pues quiero ser feliz.
Para bien o para mal, he renunciado a muchas cosas por llevar este
camino de búsqueda solitaria. No me conformo con verme a mí mismo
estancado y sin metas. Así no sería feliz. Y quizá no me atreva a resolver
esto acompañado por miedo. ¿Miedo a qué? Puede que a no estar a la
altura de la constancia y lealtad de ellas. Las cuales me han demostrado
una fuerza y convicción titánica en la pareja.

90 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

Aspiro a un matrimonio. A la fidelidad consciente y voluntaria, y a


una familia repleta de hijos. Pero he decidido que para poder darme al
cien por cien, debo sentirme pleno. La integridad de la entrega que he
recibido se merece como mínimo una sinceridad y plenitud total, que
todavía no he encontrado.
Gracias a Mario Luna ahora tengo un reto y una obligación. Hacer
grande algo tan entusiasmante y enriquecedor como Seducción Cientí-
fica. Sin él yo nunca hubiera podido aportar mi visión a las relaciones
entre hombres y mujeres. Él me ha dado la información necesaria para
valorarme realmente como un seductor. El camino para investigar en mí
mismo durante la seducción y aportar novedades. Soy capaz de identi-
ficar cada momento con ellas y justificar mi capacidad de generarles
sensaciones maravillosas, así como de dotaros de las herramientas nece-
sarias para que hagáis lo propio.

Mario es sin duda un hombre admirable. Un luchador empederni-


do y la encarnación de la superación. Gracias a él, tengo un trabajo que
me apasiona porque confió en mí. Y con este libro, espero, entre otros
fines, dignificar aún más nuestra relación personal y profesional.
Y éste soy yo. Un hombre que aspira a seducirse a sí mismo diaria-
mente delante de quien sea, pero sobre todo de las mujeres.
Como veis, más o menos con certeza, me tengo analizado, valorado
y criticado. Puedo exponerme ante el mundo. Sé quién soy. Virtudes y
carencias. Propósitos y pesadumbres. De esta forma puedo comunicar-
me de una forma más precisa con otros seres humanos y exigirles clari-
dad cuando les pregunte quiénes son ellos.
¿Y vosotros? ¿Quiénes sois?

YO SOY UN HOMBRE Y ELLA UNA MUJER

Pues resulta que tengo pene y soy heterosexual. Y ni puedo evitarlo


ni me avergüenzo de ello.
Y quisiera dejar claro que, en mi opinión, no es más hombre aquel
que solo ha experimentado la heterosexualidad, y que es heterosexual
aquel que también ha tenido alguna experiencia homosexual en algún
momento de su vida.
Yo tiendo a buscar el máximo número de encuentros sexuales y
ellas tienden a ser mucho más selectivas en sus encuentros. ¿Y esto por

seduccioncientifica.com 91
www.seduccionvip.net

qué pasa? ¿Por qué siempre hay que currárselo para llevarlas a la cama?
Ellas dicen que tienen las mismas ganas de sexo que nosotros, pero en
cambio no lo parece.
Más bien, da la sensación de que, a diferencia de nosotros, viven
condicionadas por lo que en Seducción Científica bautizamos hace
tiempo como FACTOR FULANA (FF).
El factor fulana enuncia, simplemente, que las mujeres experimen-
tan sensaciones angustiosas cada vez que son percibidas por sí mismas
(FF Interno) o por otros (FF Externo o Social) como fáciles o poco selec-
tivas. Por ello, serán más proclives a evitar cualquier clase de conducta
que las haga sentirse de ese modo.
A los hombres, por lo general, el factor fulana nos afecta más bien
poco. Diferencia que, además, se explica desde distintos puntos de vista
psicológicos. No me pondré muy pesado, pero me parece interesante la
siguiente aportación. En ella, proporcionaré una…

JUSTIFICACIÓN DEL FACTOR FULANA


DESDE DIVERSOS ENFOQUES DE LA PSICOLOGÍA

Enfoque evolucionista
¿Nos damos cuenta de la diferencia de lo que se juega una mujer en
el acto sexual a diferencia de un hombre? ¿Y caemos en la cuenta de los
milenios que se han pasado las mujeres evitando ser promiscuas por las
irreversibles consecuencias en sus vidas y en sus inminentes hijos? Pues
además de dichas consecuencias, contad con que han vivido en una
sociedad donde los hombres castigaban con brutalidad, incluso hasta
con la muerte, dicho comportamiento. Ellas necesitan la certeza de que
no traicionan a sus ovarios.
Entendamos, pues, la necesidad del no constante en sus bocas ante
cualquier avance sexual por nuestra parte mal proyectado.
Los machos tienden a fecundar a casi todo lo que se les pone por
delante con el objetivo de aumentar su descendencia y perpetuarse
genéticamente. En cambio, las hembras ponen en riesgo su superviven-
cia física y genética si no se aseguran previamente a la fecundación de
que somos el macho alfa adecuado. ¿Quién le traerá comida a sus crías?
¿Quién defenderá a la familia ante un ataque?

92 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

O sea, señores, que actúen como unas estrechas, tiene su explica-


ción en el instinto de supervivencia genética. Instintos, al fin y al cabo,
como el que hace que los bebés recién nacidos busquen los sabores dul-
ces y huyan de los amargos o que cierren los conductos respiratorios al
sumergirlos en el agua sin que nadie les haya enseñado.

Enfoque conductista
Para esta corriente, el desarrollo de la personalidad se forja por dis-
tintos tipos de aprendizaje:

1. Asociativo: Las respuestas conductuales se asocian a estímulos exó-


genos (premios o castigos). Que o bien las preceden (condiciona-
miento clásico) o bien las suceden (condicionamiento operante)
y, en ambos casos, dichos estímulos provocan la repetición de las
respuestas (conductas). O sea, que actuamos según nos premian o
nos castigan y en función de las recompensas que obtenemos.
2. Social: Las conductas se aprenden imitando modelos.

Es evidente que, en una cultura donde históricamente la mujer ha


sufrido de una forma más directa la represión y el castigo de sus actos
sexuales fuera del matrimonio, se han reforzado unos esquemas de
género femeninos opuestos a la liberación sexual o a la promiscuidad.
Al contrario que en el hombre.
Estos estereotipos de comportamiento se instauraron en la socie-
dad adoptándose como modelos a imitar en sus dos variantes de género.
Todavía hay hombres y mujeres que llaman “puta” a aquella que se
acuesta con varios en un plazo corto de tiempo. En cambio a un hombre
se le valora como una hazaña.
Además el desarrollo psicosexual conductista se basa en la imita-
ción del progenitor del mismo sexo. Y generalmente las madres se han
comportado de forma más reservada al comentar delante de los hijos o
hijas sus impulsos, deseos o batallitas sexuales.
O sea, esta perspectiva también explica que el “no, hasta que me
demuestres lo contrario” se origine para demostrar que no son más
fáciles que sus amigas, o más fáciles de la última vez que se recuerdan
seducidas.
Este mismo enfoque también da cuenta del comportamiento
opuesto, el masculino, en sentido contrario.

seduccioncientifica.com 93
www.seduccionvip.net

La nueva realidad del comportamiento sexual que han adoptado


las mujeres en los últimos veinte años, drásticamente más homogéneo
a los hombres, puede explicarse por unos profundos cambios multidi-
mensionales. Por ejemplo, el conjunto de reformas legislativas que han
permitido la independencia de la mujer como la legalización del aborto,
coberturas sociales o leyes de discriminación positiva, la desaparición
en la vida pública de una institución patriarcal y punitiva como la Igle-
sia, los nuevos y revolucionarios referentes o iconos a imitar, ya sea en
revistas, heroínas de series de televisión y, sobre todo, una educación
unisex y andrógina, sin esquemas de género explícitos.
El enfoque conductista explicaría por qué, aunque presente, el fac-
tor fulana de la mujer media no es hoy el mismo que el de hace 50 años.

Enfoque psicoanalítico
Freud propuso tres componentes hipotéticos de la personalidad:
1. El Ello: formado por instintos inconscientes y sin contacto con la
realidad. Busca la satisfacción inmediata y actúa por el principio
del placer. Algo presente desde el nacimiento.
2. El Yo: que trata con las exigencias de la realidad y utiliza el razona-
miento para tomar decisiones. Actúa por el principio de la realidad
y es el mediador entre los otros dos componentes.
3. El Superyo: que incluye la conciencia e incorpora al sistema de valo-
res del niño las normas socialmente aprobadas, rigiéndose por el
principio del deber.

En esta teoría se cree que el inconsciente actúa de forma determi-


nante en nuestro comportamiento. Nuestros deseos y apetitos sexuales,
llamados pulsiones y habitantes del inconsciente, chocan frontalmente
con las normas sociales que se nos han impuesto. La persona se compor-
ta de acuerdo con el resultado de dicha confrontación.

En mi opinión, la distinta educación recibida entre niños y niñas,


mucho más represiva para estas últimas, explicaría que los hombres ten-
gamos el ello más presente en nuestra conducta. Ellas, en cambio, elu-
den el conflicto interno de la culpa con un yo y superyo más aflorados.
En la práctica, esto se traduce en una conducta más pasiva que el
hombre respecto a la búsqueda del sexo, así como en un factor fulana
más marcado respaldado por la poderosa influencia del superyo.

94 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

Enfoque cognitivo
Propone que primero se produce el conocimiento de la propia
realidad. “Soy un niño o una niña”. Después de organizan las actitudes
sexuales en función de esta realidad, buscando referentes externos a los
que poder imitar.
O sea una vez más, en una sociedad con unos modelos de conducta
hombres y mujeres imitan a otros para poder identificarse como tal.

Pues bien, amigos, tenéis explicaciones suficientes para entender


que nos encontremos un no, a acercarnos a hablar con ellas, un no a
darnos su teléfono, un no a besarse con nosotros y un no a subir a nues-
tra casa.
Pero es un “no, hasta que me demuestres lo contrario. De momento
es no hasta que te lo ganes. Y no soy fácil”.
Y es aquí donde necesariamente hay que hablar de un conocimien-
to imprescindible:

AFRONTANDO EL FACTOR FULANA

Ya hemos visto que el factor fulana explica la reacción negativa de


una mujer ante el peligro de ser considerada o considerarse fácil para un
hombre. En capítulos posteriores profundizaremos desde un enfoque
psicodinámico.

Recordemos que:
El factor fulana externo es como ella aprecia que se le considera de
fácil por los demás.
El factor fulana interno es como ella se considera de fácil por sí misma.

Y esto, amigos, es el gran muro con el que nos vamos a encontrar


siempre en mayor o menor grado.
Sus obstáculos van a ser en la mayoría de los casos provocados por
este factor al que siempre hay que tener en cuenta, tanto durante la inte-
racción como en su reacción tras el puente temporal.
Sí. Vivimos en el siglo XXI y afortunadamente la mujer cada vez
está menos subyugada a la cultura machista en occidente, es más inde-
pendiente y como consecuencia más libre de vivir su sexualidad con
libertad. Pero, aunque la sociedad ha avanzado mucho, ella todavía

seduccioncientifica.com 95
www.seduccionvip.net

arrastra quistes psicológicos basados en la facilidad o dificultad con la


que un hombre ha conseguido llevársela a la cama.
Entendamos entonces, abreviando y siendo prácticos, que una
mujer necesita sentirse segura de que se ha llevado al mejor pretendien-
te de la noche a la cama. Aunque sea de una forma temporal y efímera.
Entendiendo, como mejor pretendiente, aquel que le ha proyectado la
suficiente atracción sexual/emocional. El que ha considerado mejor que
otro para su relación sexual. Teniendo en cuenta su físico, su actitud y
su forma y contenido de comunicación.
Y dentro de esto quisiera matizar que, cuando ellas imaginan o
intuyen un contenido emocional intenso, un interés en un vínculo futu-
ro, son menos propensas al sexo inmediato. Es un matiz vivido en carne
propia y por supuesto estoy generalizando.

Desde la psicología psicoanalítica se podría explicar por los meca-


nismos de defensa inconscientes, para proteger al yo de la ansiedad.
Concretamente la represión que consiste en bloquear inconscientemen-
te los sentimientos, la regresión, o sea volver a manifestar conductas de
edad temprana y la sublimación que consiste en la canalización de los
impulsos sexuales hacia otras actividades aceptadas.
Entendiendo este no como un “hasta que me demuestres lo contra-
rio”, por una necesidad o biológica o un hábito de conducta en favor de
su consideración social.
¿Cómo enfocaremos sus rechazos?

La mayoría de los alumnos que me encuentro le tienen un pánico al


rechazo que les impide aventurarse a hablar con una desconocida. ¿Por
qué? Porque creen que ellas rechazan a su persona, con sus virtudes,
hazañas, virilidad, historia, tamaño del pene, en definitiva, todo aquello
que nos distingue y nos hace hombres masculinos distintos del resto de
pretendientes.
No han tenido en cuenta que ellas, a quien rechazan en un pri-
mer momento, es al rol de “hombre con pene que quiere penetrarlas”,
que es como así nos perciben en la mayoría de ambientes nocturnos. Si
una desconocida, que ni siquiera conoce nuestro nombre, nos rechaza
al dirigirle la palabra, no está juzgando ni nuestra esencia, ni nuestra
valía, ni nuestra masculinidad, incluso me atrevería a incluir nuestra
capacidad de seducción. Si bien es cierto, que con la práctica de las artes

96 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

venusianas cada vez será menos frecuente que una desconocida rechace
nuestra conversación.
¡Señores! ¡No es a nosotros! Es al peligro de su selección reproduc-
tiva, a su consideración social o la imagen que ella tiene de sí misma. Es
un “no hasta que me demuestres lo contrario”.

Efectivamente, podemos no ser atractivos físicamente a sus ojos en


un primer momento. Pero, amigos, una de las maravillas de las mujeres
es que pueden empezar a verte atractivo poco a poco. Algo que a los
hombres nos cuesta más.
¿Cuantas de nuestras amigas han despotricado de un chico, enu-
merando sus cuantiosos desperfectos físicos y han acabado enamoradas
de él tras un tiempo?
Contando con ello, no podrá sorprendernos, en el peor de los
casos, que no actúen con la atención que esperábamos al dirigirnos a
su encuentro.
Ya cuento con ello, y por eso no afectará a mi conducta ni a mi
autoestima ni a mi actitud seductora ese no más o menos explícito.

NO SER REACTIVO

Precisamente uno de los signos más preciados de un seductor es


no ser reactivo.
Un hombre que sonríe con cariño ante un no, y afirma su interés
dando a entender que puede que, antes de lo que ella cree, se vea a sí
misma cambiando de opinión, se convierte en un valorado pretendiente.
¿Por qué?
Porque es percibido como un hombre no acostumbrado al fracaso
emocional o sexual. Es decir, ha sido preseleccionado por otras mujeres.
Un rasgo eminentemente típico del líder de la tribu o de una codiciada
estrella del rock.
Imaginad esto mismo en cualquier ámbito de vuestras vidas. El
profesor de la autoescuela os dice que no estáis preparados para apro-
bar. ¿Borráis de vuestros planes poder conducir un coche el resto de
vuestras vidas?
En una entrevista de trabajo para un puesto que creemos merecer,
por nuestra convicción de estar muy capacitados, durante los primeros
minutos, el entrevistador no pone cara de mucho interés en nosotros y

seduccioncientifica.com 97
www.seduccionvip.net

nos anuncia que no lo tenemos fácil. ¿Le quitamos el currículum de las


manos, pedimos perdón por haberle consumido el tiempo y agachando
la cabeza nos vamos por donde hemos venido?
O en cambio, si no nos mira a los ojos, ¿le buscamos la mirada,
comunicamos la convicción en nuestras posibilidades y, ya que conta-
mos con que nos lo va a poner difícil, mostramos un aplomo verdadera-
mente real que le haga cambiar de opinión a pesar de sus gestos y caras?
Pues debería ser lo segundo.

Desde una perspectiva psicológica conductista, esta reacción de


pánico al rechazo tan masculina se podría entender como un condicio-
namiento operante negativo.
Con tal de evitar un estímulo negativo: una mala cara, un no de la
chica o un desprecio, el sujeto evita abordar de nuevo a su objetivo o hace
un aprendizaje negativo generalizando la experiencia a otras mujeres.
Si el refuerzo se da una y otra vez, experimenta lo que se denomina
una indefensión aprendida, conllevando las consecuencias emociona-
les típicas: ansiedad, ira y depresión.
Uno de nuestros objetivos en los talleres es desproveer ese estímulo
de cualquier connotación negativa. Hacerle entender qué tipo de recha-
zo ha sufrido y cómo encajarlo.
Practicamos unas técnicas de inmunización y terapia.
Si antes de someterse a la situación de incontrolabilidad le some-
temos a una situación de controlabilidad, se previene la aparición de
fracasos en una situación posterior. Nuestros talleres actúan como una
vacuna previa en ese aspecto.

Respecto a la terapia, se tiene que hacer ver al sujeto que su acción


y el resultado final con la chica sí tienen relación. No está todo perdido
con las mujeres haga lo que haga por no ser Eduardo Noriega. Construi-
mos la expectativa de que lo que hagamos sí puede cambiar su situación.
Instruimos a nuestros clientes sobre el hecho de la contingencia,
en hacerle ver la idea de control mediante técnicas de reestructuración
cognitiva.
Ellis afirmaba que la mayor parte de los problemas emocionales
en el hombre derivan de la manera errónea de interpretar los aconteci-
mientos que pasan a su alrededor. Nuestro papel, y el mío en este libro,
entre otros, es demostrarte que los pensamientos o creencias y las emo-
ciones son profundamente interdependientes entre sí.

98 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

TENGO NOVIO

Contestación frecuente donde las haya.


Amigos, no seré yo quien dé lecciones de ética. Ante una frase como
“tengo novio” depende de cada uno la elección del camino a tomar.
Si bien es cierto que, en el siglo XXI, los vínculos entre hombres y
mujeres se hacen y deshacen con una facilidad pasmosa, hay casos en
los que nos topamos con mujeres verdaderamente ilusionadas y com-
prometidas con la fidelidad a su relación. Y en mi caso particular, me
siento mucho más confortado felicitando a la chica y cambiando de
objetivo, o sencillamente volviendo a casa para encender el ordenador,
que provocando en una pareja sólida un potencial cortocircuito.
Las consecuencias son tan desiguales y desproporcionadas entre
ella y yo ante su infidelidad conmigo que, a estas alturas de mi vida, si
no hay más chicas interesantes en la noche, siempre elijo un plan de
onanismo utilizando el porno de Internet. En definitiva, me sentiría
demasiado culpable por llevarme a una chica enamorada de sus planes
con otro hombre a mi cuarto. Además la inversión sería mucho mayor
si es que lo consigo.
Una vez dicho esto, no menos cierto es que también nos encon-
tramos mujeres deseosas de cambiar de pareja, de necesitar darse una
excusa para volver a ser solteras, o sencillamente mujeres que exigen en
silencio que seas tú el que oxigenes su vida sexual sin pretender soltar al
hombre que las sustenta emocional o incluso económicamente.

Ejemplo:
—Virginia, llevamos una hora conociéndonos. Te he
contado mis cosas, tú las tuyas, compartimos un sábado
noche y nos estamos riendo. Así que quiero tu número
de teléfono. Es inevitable.
—Es que tengo novio.

(Durante la hora de conversación he calibrado que esta chica está


infestando sus frases de IDIS. Además, en ningún momento ha habla-
do de actividades conjuntas con su novio. Es más, ha estado ocultan-
do esa información. Y si durante una hora de conversación en la que
hemos hablado de nuestras vidas y planes lo ha ocultado, yo os sugiero
que penséis que tenéis posibilidades. Nos ha eliminado obstáculos para

seduccioncientifica.com 99
www.seduccionvip.net

poder examinar si somos más alfa que su novio. Y este es uno de los
puntos inflexivos de nuestra no reactividad.)

Ejemplo:
—Tú tienes novio. Pero seguro que estás tan convencida
y estás tan segura de tu relación con él que no vas a tener
ningún miedo a darme tu teléfono y seguir conociéndo-
nos. ¿Me equivoco?

Otra opción es agradecerle que os tome como un peligro para su


fidelidad. Ponerle ante el espejo una vez más. Nadie le ha preguntado
por su estado civil y ella nos pone una barrera defensiva porque se siente
vulnerable.

Ejemplo:
—Virginia, llevamos una hora conociéndonos. Te he
contado mis cosas, tú las tuyas, compartimos un sábado
noche y nos estamos riendo. Así que quiero tu número
de teléfono.
—Es que tengo novio.
—Me siento muy halagado. Me dices que tienes novio y
yo no te lo he preguntado. Es evidente que me ves como
un peligro para tu relación. Y haces bien. Soy un peligro.
Pero jamás intentaría hacer nada que no desearas.
—No te voy a decir que lo deseo.
—No hace falta que lo digas con palabras.

100 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

seduccioncientifica.com 101
www.seduccionvip.net

102 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

5. EL MARCO II

—Eres un cabrón.
—Sí. Entre otras cosas.
—¿Cómo me puedes putear y encima consigues que me ría?
—Yo en eso no tengo nada que ver.
Es otra de las virtudes por las que me tienes loco, nena.

INFORME DE CAMPO: RECEPCIONISTA FRANCESA

14/02/07
(Fragmento extraído de www.seduccioncientifica.com/foroseduccion)
Hola amigos.
Esta tarde he acudido a cobrar una actuación de hace una semana
como pianista en un hotel de mi ciudad.
Como exige el protocolo iba vestido de traje.

Al llegar al hotel me he acercado a la recepción con la intención de


preguntar por el gerente, pero para mi sorpresa me he encontrado a una
rubia de pelo liso con la pálida tez de una europea del norte. Yo actúo en
este hotel una o dos veces al mes y esta chica era nueva.
Hablaba por teléfono atendiendo a una clienta.

Me he posicionado en una esquina y al terminar se ha acercado con


la misma sonrisa profesional que mostraría cualquier recepcionista ante
cualquier cliente.
—Buenos días, ¿en qué le puedo ayudar? — pronuncia
con acento francés.
—Buenas tardes.
La miro fijamente y tardo unos instantes sonriendo pero exami-
nando el interior de su mirada.
—Soy el dueño de este hotel. No te conozco —le digo
con voz profunda.
Abre los ojos como platos y sonríe nerviosa.
—Soy C. Encantada —me dice extendiéndome la mano.
—Dame dos besos, C. Por muy multimillonario que sea
puedo apreciar el contacto con una belleza como la tuya.

seduccioncientifica.com 103
www.seduccionvip.net

—Gracias, señor.
—No. por favor. No me llames señor. Llámame majestad.
—Majestad.
—Sí. Excelentísima majestad —insisto.
—D´acord.
—Espero que memorices este momento, C, memoriza
esto. ¿Lo has memorizado?
—Sí, señor.
—Majestad. Pues ahora avisa al señor G de que su visita
sube a su despacho.
—En seguida.

Al llegar a los aposentos del señor G, (persona de confianza, mi


jefe), me abre la puerta con una carcajada.
—Eres un cabrón.
—Entre otras cosas.
—Yo creo que no ha pasado más vergüenza en su vida.
—¿Quién?
—La nueva recepcionista francesa. Me llama y me dice:
“señor G, el dueño del hotel sube a verle”. Yo, cuando ha
dicho esto, he pensado en ti. Le he preguntado: ¿tiene
perilla y el pelo largo? Me dice que sí. Yo he intentado
seguirte la broma pero no he podido evitarlo. Y se me ha
escapado la risa. Le he dicho que eres el pianista.
—Has hecho bien.
—No te la vas a follar. Te va a matar.

Cuando ha dicho eso mi jefe, verdaderamente millonario y con una


decena más de años que yo, he pensado la suerte que tengo de ser cons-
ciente de mis experiencias. Realmente mi jefe no conoce a las mujeres.
—No lo creo.

Tras pagarme me ha comentado fechas de próximas actuacio-


nes antes de despedirnos con un apretón de manos. Delante del espe-
jo he ordenado algunos mechones del cabello en el baño. Estaba muy
atractivo.

104 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

En la recepción de nuevo, ella escribía sobre su mueble. Al girarse,


el azul de sus ojos se ha agrandado durante un instante previo al sonrojo
más exagerado que jamás he visto. En seguida ha vuelto a su escritura.
—Hola, C.
Ella estaba tan avergonzada que iba a ser complicado cualquier
acercamiento. Tenía que facilitarle las cosas.
—C. Estoy convencido de que eres una chica tan inte-
ligente que tu gran sentido del humor te va a permitir
reírte de esto.
—Sí. Es gracioso —me dice completamente seria.
Eso me ha parecido sublime. Estaba completamente seria diciéndo-
me que algo era gracioso.
—C. Por favor, ríete. Si no te ríes me vas a hacer llorar
de culpabilidad.
—Eres un cabrón. Puedes llorar si quieres.
—¿Puedes repetir otra vez la palabra cabrón?
—¡Cabrón!
—¡Ja ja ja! Me encanta esa palabra pronunciada por ti.
Pon más énfasis en la R.
—¡No te burles de mi acento! —me dice lanzándome un
par de caramelos que tenía sobre el mostrador con una
sonrisa involuntaria.
—Eres muy vengativa.
—Y tú un mentiroso.

Ella estaba en un momento absolutamente emocional. Tenía que


encontrar la maniobra perfecta con la que hacerla sentir cómplice, en
lugar de víctima.
—C, párate a pensar. Si he montado todo esto es por-
que soy un chico divertido que intenta conocerte. Pero
me lo estoy pensando. Aquí tienes mi tarjeta. Llámame
para quedar mañana. Podrás vengarte de mí pegándome
con un palo mientras te enseño el mejor sitio de Jazz en
Valencia. Quiero conocer a esta chica que me grita y me
lanza caramelos.
Dejando la tarjeta sobre el mostrador no he insistido más en
convencerla.
Hace media hora me ha mandado un mensaje. En él me exigía que
la llevara al club de jazz pero que me iba a pegar con un palo.

seduccioncientifica.com 105
www.seduccionvip.net

19/02/07
(Fragmento extraído de www.seduccioncientifica.com/foroseduccion)
Creo que esto merece un informe de campo aparte.
Gracias amigos por vuestros comentarios.
Por cierto, la recepcionista me ha mandado dos mensajes.
En uno me exigía que cumpliera mi palabra o me amenazaba
con decirle a todo el hotel que el pianista malo violaba a la francesita
inocente.
Como veis, la chica tiene un humor bastante original.
Yo le he respondido que todo el mundo la creería a ella, pero que
quizás no ha pensado que realmente lo que quiero yo es violarla. Ella ha
contestado que llevará un cinturón de castidad. A lo que le he contesta-
do que en otras citas también otras lo trajeron y que lo prefiero. Estoy
cansado de sexo y quiero conocerla en profundidad.
No me ha contestado.

26/02/07
(Fragmento extraído de www.seduccioncientifica.com/foroseduccion)
Chicos, si os acordáis, el último mensaje mío fue más que explícito.
Ella sabía que si quería quedar conmigo debía pagar un precio.

Pues bien. Ayer, después de una semana y pico, (la tía se lo ha teni-
do que pensar) recibo un mensaje en el que dice que la dulce francesita
se aburre en esta ciudad para tontos. Que el único plan que tiene es con
el pianista malo, que me prefiere a mí que aburrirse y que no la intente
besar la primera noche.

Aquí la tenemos. Intentando excusarse con el aburrimiento para


poder quedar y eliminando su factor fulana pidiendo como una víctima
que no la bese la primera noche. No pide nada para las siguientes.

Voy a sacarla.
Será divertido que su pianista malo no la intente besar. Le va a rom-
per los esquemas.
¡Qué bien se está bien ennoviado! Incluso vale la pena no liarse con
una recepcionista francesa. ¿Por qué voy a quedar con ella? Por si acaso
es la mujer de mi vida.
Saludos.

106 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

13/03/07
(Fragmento extraído de www.seduccioncientifica.com/foroseduccion)
Hola amigos.
Hoy he quedado con nuestra amiga.
Ella me envió un mensaje por la mañana pidiéndome que sea su
guía en las fallas.
Me he arreglado un poco. No mucho.
He acudido puntual. Allí estaba. Un pantalón vaquero muy bien
elegido, una chaqueta abierta con un generoso escote y un pelo suelto
recién lavado. Ligeramente maquillada, utilizando un estilo casual, pero
perfectamente estudiado.
Si recordáis, no es mi intención en este momento cerrar ni con
beso, ni con cama.
—Hola.
—Hola. Estás preciosa. Creo incluso que eres la “guiri”
más preciosa de todas las “guiris” que se avecinan en
estas fechas.
—Gracias.
—No me des las gracias. Solo te exijo que lo aproveches,
y me seduzcas totalmente. Hoy me siento completamen-
te capaz de enamorarme.
—¡Ja ja! Ya veo que eres un chico con mucha palabra.
—No te creas. Sólo me sé unas sesenta. Pero las utilizo
estratégicamente.

Nos hemos reído, hemos paseado. Me ha hablado de su vida, de sus


aspiraciones, familia, bla bla bla.
Me ha tocado el turno. Bla bla bla.
Estoy cansado y no me apetece mucho escribir. Pero haceros la idea
de que era una chica muy agradable, ligeramente interesante sin ser cau-
tivadora, pero muy consciente de sus palabras.
Estaba claro que había preparado la cita.
Nos hemos sentado en una cafetería. Hemos pedido cervezas.

Ella intentaba mostrarse más sexy. Luchando contra mi actitud de


“no eres lo suficiente para despertar mi instinto cazador”.
—Tú eres muy creído, ¿no?
—¿Cómo?
—Sí. Tú crees que eres un chico guapo, playboy, ¿no?

seduccioncientifica.com 107
www.seduccionvip.net

—¡Ja ja ja! ¿Estás esperando que te diga que me conside-


ro guapo para recriminarme que no tengo motivos para
sentirme tan seguro de mí mismo?
—Pues (la había pillado)… Pues... sí, eres atractivo, muy
atractivo. Interesante... pero...
—Pues querida, disfrútame y no pierdas el tiempo
intentando hacerme creer que no soy lo que ves. Porque
lo estás viendo. Y por eso, estás aquí.
Ella se ha quedado flipada. La conversación ha seguido un curso
normal de chico-chica con algo de tensión sexual. Yo me he distanciado
sin despedirme oficialmente del interés sexual.
—¡Hola R.! Claro, en seguido acudo. Ciao.
He colgado el móvil y me he dirigido al azul de sus ojos.
—C. eres una chica extraordinaria pero he quedado a las
diez y nos vamos a tener que ir ya.
—¿Era otra chica?
—Sí.
—Tú eres un cabrón.
—Veo que te hace mucha ilusión llamarme cabrón. Soy
más cosas que cabrón. Pero veo que necesitas decirme
eso. Tú eres una chica encantadora, atractiva y un poco
obsesionada con esa palabra.

La he acompañado a casa y la he invitado a mi próxima e inminente


obra de teatro.
Se ha despedido con un visible rencor. No ha podido castigarme
como ella quería.
Me esperaba una chica muy importante para mí.
Por supuesto, antes de publicar esto he pedido permiso a mi súper
amiga francesa. Es una chica comprensiva y a día de hoy es una feliz
madre soltera

108 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

ERES UN CABRÓN

Es una de las frases que más he escuchado en mi vida. Sobre todo


en esos primeros años del siglo XXI de los que hablaba en el primer
capítulo. Con el tiempo aprendí a entender que al decírmelo significaba
que estaban locas por mí. Era frecuente escucharla en la cama, al meter-
les mano en un sitio público o cuando las citaba directamente en mi casa
rechazando una invitación para ir al cine. Por aquel entonces ganaba
poco dinero. Así que de cines nada y había que dejarlo claro. Tenía un
apetito sexual muy voraz y cuanto más limitaba cualquier relación a
revolcarse entre las sábanas más sonaba mi teléfono móvil.
Era divertido y desconcertante comprobar cómo hacían justo lo
contrario de lo que decían pretender. Por otra parte, sentía un vacío
cada vez más grande en el pecho y el recuerdo de mi ex se enquistaba
en mi mente. Pero centrémonos en la palabra “cabrón” y su inmediato
efecto excitante en ellas.
Por lo visto, atiende a la proyección de macho preseleccionado por
otras hembras que se autoacepta y desmarca del resto de hombres cal-
zonazos. También puede atender al resultado de la influencia de los
medios de comunicación. Es ese personaje de las películas, el referen-
te social masculino con el que reconocen el binomio de “amor/odio” y
contra el que mejor no luchar porque siempre se sale con la suya. Puede
sonar polémico pero la combinación de “malote” y “golfo” es más fuerte
que ellas. Pensemos en cualquier amiga nuestra. Lorena, por ejemplo.
Pues contad con que le pone más un tipo al que se le ve convenci-
do al decirle: “Lorena, me encantaría que nos largáramos de aquí para
poder devorarte contra una pared porque mirarte me está poniendo
enfermo. Y sólo encontraría el consuelo tocándole el culo a tu amiga la
rubita si me dices que no.”
Que un tipo que le dice: “Lorena, si te parece bien te puedo invitar
al cine. Pero no pienses mal, es en plan “amigos”. Y si quieres puede
venir tu amiga la rubita. Os invito a las dos. Pero no pienses mal”.

¿Captamos la diferencia? Os garantizo que ellas sí.


Aunque por fortuna, para el concepto de fidelidad y pareja, hay
muchas mujeres cuya madurez y consciencia de otros vínculos afectivos
y racionales, consiguen que “los cabrones” no les pongan lo suficiente
como para priorizar dicha atracción entre otras ofertas más sensatas. Y
eso, por favor, tomadlo como una buena noticia.

seduccioncientifica.com 109
www.seduccionvip.net

Reconozco que me han conmovido algunos rechazos tan bien argu-


mentados y solventes, que no he podido evitar aplaudirlos. Aquellas que
me dicen “no” con autoridad por un compromiso con un tercero, siem-
pre que haya permitido que nos cortejemos previamente, han desperta-
do en mí incluso cierto alivio.
Quiero creer que mi atractivo no ha radicado en mi alto porcentaje
de “cabrón”. Entre pitos y flautas, soy buena persona y casi siempre he
velado por no herir. Utilicé bastante en la juventud ser la diana de dicha
palabra. Pero juro solemnemente no haber vivido de ello. Mi éxito no
hubiera sido el mismo sin esas gratificantes características que otros han
osado escribir sobre mi personaje de seductor que tan ligado está a mi
persona.
Esto sonará altanero, pastelero e incluso zalamero entre otras cosas
(a las cuales podríais tomaros la molestia de buscarle un final acabado
en “ero”), pero me parece importante recalcarlo para poder lanzaros el
siguiente mensaje:

No centréis vuestros esfuerzos en ser unos cabrones. Si bien es cierto


que no va a venirnos nada mal parecerlo.

Mi consejo es proyectar cierta tendencia. Jugar con ello sin ser


explícitos, pero sin olvidarnos de subcomunicar que, ante todo, tenemos
la capacidad de velar por ellas si es que así lo necesitaran.
Para que nos entendamos podemos matizar, si nos califican como
tal, que no van desencaminadas porque algo nos queda de un pasado no
muy remoto, en el que nos ganamos con justicia dicho calificativo. Pero
“estamos evolucionando”. Es decir, “cabrón” sí, pero en su justa medida.
Y por supuesto, siempre teniendo en cuenta las emociones de las otras
personas. Y si os detectáis cierto placer en romper corazones, contem-
plar lloros u os relaméis en sus silencios dolorosos, entonces tenéis un
problema que nada tiene que ver con la influencia Egoland.

Y para refrescaros la memoria, os diré que aquí estamos para poder


superar los miedos y los obstáculos que nos impiden poder ser tal y
como quisiéramos ser delante de una mujer. ¿Y por qué? Pues porque
nos gustan las mujeres. Nos gustan. Y no son nuestros enemigos a los
que hay que castigar. No coleccionamos cabelleras como los apaches.
Coleccionamos calidad de sensaciones compartidas.

110 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

Esto va dirigido a algunos de los nuevos estudiantes de las artes


venusianas que incuban mucho rencor por cientos de rechazos cosecha-
dos en sus pasados y empiezan a notar la eficacia de nuestras enseñanzas.

COMPARTID

Si no compartís, os acabaréis aburriendo tanto sargeando o tenien-


do sexo como Kurt Cobain lo haría en un congreso de cocineros de
comida macrobiótica.
Eso sí, una vez matizado dicho asunto, quisiera manifestar que las
mujeres del siglo XXI de cultura o influencia occidental se acuestan
con quien quieren, cuando quieren y por los motivos que quieren,
con lo que disminuye considerablemente su legitimidad histórica a
proclamarse “víctimas de los hombres seductores”.
No consintáis que os califiquen como villanos por seducir a una
mujer si se encuentra en igualdad de condiciones. Y con esto me refiero
a cualquiera que no pase por una depresión grave debido a la pérdida de
un ser querido y cosas así.
Seduciendo a una mujer le estamos brindando la oportunidad de
seducirnos. Y desde luego ella tiene más y mejores armas que nosotros.
Cuentan con una intuición más desarrollada, las mismas oportunidades
de formación, están a punto de abandonar el histórico peldaño jerárqui-
camente inferior en al ámbito laboral, con su consecuente poder econó-
mico y, desde luego, la influencia de sus insinuaciones físicas nos afectan
el doble a nosotros que a ellas las nuestras.
Señores, nosotros teníamos el poder y ellas las armas de mujer.
Y ahora mismo, estas últimas siguen siendo igual de eficaces, pero el
poder está cada vez más igualado. Nos llevan mucha ventaja. ¿Esto es
bueno o es malo?
Esto sencillamente es. Y sin casi esfuerzo puede calificarse como
justo cuando menos.

Las mujeres ahora son más exigentes porque ya no dependen de


nosotros. Y esto, amigos, nos obliga a superarnos. Ya no podemos casar-
nos, engordar, fumar, decir tacos, consumir cerveza en bares y tener a
una mujer en casa resignada a que el mundo es así. Ahora ellas ya saben
que hay penes grandes y pequeños, que debajo de las camisetas, además
de barrigas, también pueden haber tabletas de chocolate. Y que además

seduccioncientifica.com 111
www.seduccionvip.net

de rutina y conversaciones patéticas, también hay tipos que las emocio-


nan, que hacen cosas por ellas y que las pueden poner cachondas con
una mirada o hacerlas sentir princesas.
Esto nos obliga a cultivarnos, emocional, intelectual y físicamente.
Y yo, si os digo la verdad, no he venido a este mundo a estancarme. Es
mucho más emocionante ganar la final de la Eurocopa contra Alemania
después de haber eliminado a Italia, que ganarla contra Andorra porque
a Francia, Holanda y el resto de los grandes los hayan eliminado en los
despachos.

LA FIESTA DE A

Dos años después de mi ruptura con S, yo estaba muy convencido


que al llegar el fin de semana nada superaba una fiesta privada reple-
ta de chicas. Mis amigos pensaban lo mismo. Y siempre me felicitaré
por la diversión brutal que conservan las fotos de nuestras fiestas de
antaño. Nos concentrábamos en una casa, provistos de elementos que
por aquel entonces estaban de moda, e invitábamos a grupos femeninos
para acompañar nuestros bailes inspirados siempre en música rock. Este
sábado nos contemplaba con algunos años de más. Ya no llevábamos el
pelo largo y todos teníamos trabajos. Habíamos evolucionado para bien,
pero el espíritu del trinomio rock, cerveza y chicas, por muy corto que
lleváramos el pelo, seguía guiando nuestros pasos.

Serían las dos de la mañana. La fiesta acababa de empezar porque


estaban entrando los primeros sets. El tema de la fiesta era la naturale-
za y los siete que componíamos el elenco masculino nos lo habíamos
tomado muy en serio. Unos iban pintados de verde con ramas de planta
atadas por la cintura, otros lucían un mono de jardinero con rastrillos
de playa. Y yo había comprado una escopeta de juguete, había untado de
betún mis ojeras, pintado mis ojos y portaba una chaqueta militar con
una bandera alemana en los hombros.
—Vengo de cazador —le respondí a G, la ex novia de J.
Por cierto, siempre me han maravillado esas personas tan civiliza-
das que pueden otorgarse amistad después de una relación larga, pre-
sentarse novios actuales y compartir fiestas.
G vino sola. Pero un minuto después le abrí la puerta a un set de
tres chicas que no bajaban del 8.

112 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

—Buenas noches, chicas. Bienvenidas. Pasad.


No les costó mucho esfuerzo percatarse de mis intenciones. Una
tras otra movieron sus culos por el pasillo conscientes de que eran las
protagonistas del momento.

La tercera. Pensé en seguida.


La única información que disponía es que A había invitado a ami-
gas del waterpolo, a ex compañeras de la universidad y a un par de veci-
nas que se habían apuntado durante el trayecto de ascensor dos horas
antes mientras el anfitrión subía el alcohol del supermercado.

Seguí el tercer culo hasta el comedor.


Esa noche lo tenía más claro que el agua. No perdería un segundo,
ni una sola sílaba en nada que no condujera al sexo. Me había bebido
un cubata charlando sobre si el Valencia iba a ganar la liga con W y J2.
Llegué al comedor.
Me sentía un auténtico artista y un depredador invulnerable.

Mi primer objetivo estaba poniéndose algo de beber y aproveché


que estaba todo lo aislada que podía estar en una fiesta en un comedor
de una casa. Me interesaba ser discreto porque mi plan era abordar a
todo aquello que tuviera senos. Facilitaba bastante mi cometido ir de
una en una y que no escucharan mis intenciones. Sonaban los Guns´ n´
Roses. Concretamente Paradise city. ¿Qué más podía pedir?
—¿A sí que ron con cola? Te pega porque tienes cuer-
po de caribeña —le dije con una sonrisa perversa. Ella
me miró y continuó poniéndose hielo mirando su vaso.
Tenía una sonrisa en los labios. Pasaron unos segundos.
Buscaba una respuesta. Pero no llegaba.
—Tengo novio.
—¡Ja ja ja ja! —No pude evitar reírme. Le había transmi-
tido una tensión sexual más explícita de lo que yo espe-
raba. Ella se sentía atraída y quería protegerse de ella
misma—. Eso es estupendo —le dije— . ¿También tiene
cuerpo de caribeño?
—¡Ja ja ja! —Ella rió de nuevo pero aceptando el desafío
de mis ojos.
—Tiene cuerpo de boxeador.
—¿De boxeador caribeño?

seduccioncientifica.com 113
www.seduccionvip.net

—De boxeador asesino —contestó después un trago.


—Eso que me dices es muy alentador. Te gustan los ase-
sinos. No podías haberme dicho nada mejor. Tal vez a
lo largo de la noche descubras por qué. Por cierto, soy
Egoh —pronuncié antes de darle un lento beso en la
mejilla sin esperar el segundo. Ya la había envenenado.
Me dirigí entonces a W y P a pedir un cigarro.
Habían entrado dos sets distintos de TB7s y TB8s. Se respiraba un
premonitorio perfume de fiesta y seducción al que todos nos entregába-
mos con alegría, quizás yo con más decisión que nadie pero compartido
por el cien por cien de los asistentes.
Una veinteañera de pelo largo y castaño, apareció por la puerta con
unas carnes voluptuosas y una belleza facial deslumbrante. Se parecía a
Ana Álvarez. Esa actriz española capaz de enamorar hasta al más hosco
de los insensibles sólo con una foto. Vestía excesivamente informal y se
había pasado por el forro el requisito de venir disfrazada. Una mirada
suya bastó para darme cuenta de quién iba a ser la estrella de la fiesta.
—¿Quién es esa?
—Es B. Y su novio es ese. Amigo íntimo mío.
—Pues no lo conozco.
—Ten cuidado.
—Descuida.

Me percaté de la existencia de una vibración en el vientre. Y es que


B cumplía los requisitos de “chica especial de las que le hacen vibrar a
Egoland”. ¡Vaya por dios! Creía que iba a tenerlo todo controlado. Pen-
saba seducir hasta al apuntador sin miramientos y con alevosía y ahora
me encontraba con este contratiempo emocional.
Os confieso que hay algunas chicas, pocas, que sólo con verlas me
aturden y se instalan en mi estómago sin pasar por taquilla. Supongo
que sabéis a lo que me refiero.

Afortunadamente se dio un beso con su novio unos segundos des-


pués. Y ello me hizo sentirme mejor. El novio era un chico bastante
menos atractivo que yo, con pinta de ser víctima de la moda, y no pude
por menos de menospreciar su marco en cuanto pude. Soy el primero en
ser consciente de la vulnerabilidad que supone semejante reacción. Pero,
amigos, no somos superhéroes, ni volamos, ni tenemos rayos X. Así que
si delante de una mujer que nos estremece utilizamos algo tan frívolo y

114 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

triste como dejar de sobrevalorarla en función del aspecto de su novio,


hagámoslo mientras cogemos fuerza, nos armamos o planeamos. Todo
vale para la batalla.

Ella se valía de su cara para turbarme y yo me valía de su novio


para catalogarla como inferior en marco a mí. (Es evidente que no es
un menosprecio integral como persona y creo que dejo claro que es
una frivolidad patética y temporal, además compartida con el género
femenino.
Ellas son especialistas en quitarle puntos a un hombre en función
de si su acompañante va demasiado provocativa, parece no muy culta y
ese tipo de cosas). Pero os confieso que fue eficaz. Rápidamente abordé
a una rubia que se sentó a mi lado.
—Hola, amiga.
—Hola.
Era una rubia con coleta, alta y pelo liso, dentuda, con facciones
grandes y bastante seguridad en sí misma. La profundidad de su mirada
comunicaba que había vivido.
—Soy Egoh y me encanta tu mirada. ¿Eres tan interesan-
te como pareces o son imaginaciones mías?
—Lo soy más —me dijo ella cualificándose.
—Más te vale. Acabo de ver a una posible mujer de mi
vida en esta fiesta por aquella zona —le dije señalando a
nuestra amiga ennoviada.
—¡Vaya! —pronunció con una mueca de sorpresa. Esta-
ba ante una chica inteligente. Y eso me encantaba. Per-
sonalmente, debo confesar que no encuentro nada más
estimulante que una conversación nocturna empapada
en alcohol, con una mujer atractiva e inteligente. La
inteligencia incluye el sentido del humor. Siempre que
os hable de una mujer inteligente os agradecería que
asumierais que tiene un sentido del humor agradecido,
activo y desbordante. Me ahorraréis líneas. Gracias por
anticipado.
—Pero sabes, Virginia… (Me inventé su nombre con
absoluto desparpajo. Eso iba a provocar su presentación).
—Soy E.
—Bien E. Por tu mirada pareces la chica más interesante
de la fiesta a pesar de que no seas la mujer de mi vida.

seduccioncientifica.com 115
www.seduccionvip.net

Ella soltó una carcajada mirando hacia abajo. A estas alturas de mi


vida sabía detectar que tipo de carcajada era aquella. Era una que comu-
nicaba... “¡Joder!, este tío mola mucho. Es divertidísimo, ¿pero cómo
coño debo actuar?”

Sí. Nuestra amiga E estaba muy involucrada en la interacción. Sus


pupilas se habían dilatado desde el principio de la conversación, y se le
notaba tan a gusto como interesada en no finalizar el diálogo. A pesar
de ello, intuí cierta distancia diplomática en su atracción por mí. ¿Qué
pasaba? Había que averiguarlo.
—Gracias. Tú también pareces un tipo muy interesante.
—Imaginaciones tuyas E. Tan sólo soy un semidiós que
ha bajado a este planeta a poner orden y dar un par de
consejos.
—¿Tú eres Egoh, verdad?
—Sí.
—Pues creo que hace más de una semana que no hablas
con tu amigo A.
—¿Por qué?
—Porque no te ha dicho que soy su novia.

Estábamos todos bailando en el bien decorado comedor de A.


Sonaban los “Red Hot” y la novia del tipo con cuerpo de boxeador se
acercaba a mi círculo descaradamente. Y es que, después de insinuarme,
la había abandonado desconsideradamente a los designios de la fiesta.
Un dale y priva universal que en este caso, con la preselección y el marco
que da ser el chico que mejor baila, resulta más que infalible.
Me acerqué directamente a su cuello.
—Parece que no te des cuenta de que se me ha acabado
la bebida.
Ella rió y en seguida contestó.
—Lo siento. No estaba pendiente de ti.
—Eso está bien. Si hay algo que detesto son las chicas
que saben que tienen delante al tipo más interesante de
la fiesta y encima le prestan atención.
—¿Eres el tipo más interesante de la fiesta?
Su tono irónico resultó fácil de contrarrestar.
—No. Era broma. Tan sólo soy uno más, tímido y que
causa indiferencia. Pero que te lo preguntes es un buen

116 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

síntoma. Por cierto, ¿cómo se llama tu amiga esa del


escote y que seguro sabe distinguir quién es interesante
y quien no lo es?
Ella rió entonces con cierta resignación. Estaba demostrándole mi
absoluta falta de necesidad por su aprobación, y además le reconocía
implícitamente que me interesaba alguien que no me pusiera tantas
complicaciones. En suma, proyectaba toneladas de valor ADC.
—Ella es V.
—V. ¡Qué bonito! Gracias —le dije antes de besarle la
mejilla tierna y prolongadamente. Me dirigí directa-
mente a su amiga V.
—Hola. Soy Egoh y vengo a decirte que eres la chica
más atractiva de toda la fiesta. Me quiero casar contigo
mañana por la tarde.
Eso hizo que V soltara una carcajada coqueta. De esta forma, ade-
más de abrirme nuevas puertas, ganaba una preselección con la novia
del tipo con cuerpo de boxeador verdaderamente reseñable.
—¡Qué directo eres! ¿No?
—Es mérito tuyo. De hecho hasta hace un minuto era
mudo. Tu belleza me ha hecho hablar.

Ella volvió a reír. Entonces la novia del tipo con cuerpo de boxea-
dor se encaminó hacia el servicio no sin antes topar con mi codo. Era
obvio que la estaba cabreando. Había sacudido sus emociones más pose-
sivas. Se había puesto celosa con menos de diez frases. Esto iba viento
en popa.
—Escúchame atentamente, V. Voy al servicio. Piensa lo
de nuestro matrimonio y me cuentas tus dudas cuando
vuelva.
Mi objetivo ya había ocupado el cuarto de baño y había cerrado
la puerta. Así que encendí un cigarro apoyado en la pared esperando a
mi presa. Observaba cómo mis amigos estaban haciendo estragos en el
comedor. Todos ligaban. Las hacían reírse y cualificarse. Pero entonces
apareció la estrella de la fiesta. “La chica especial de las que le gustan a
Egoland”.
—Hola.
—Hola.
Me armé de valor y contuve los nervios.
—¿Tú también juegas al waterpolo?

seduccioncientifica.com 117
www.seduccionvip.net

—No. Es mi novio el que juega. Es amigo de A.


—Ya. ¿Y no te parece un aburrimiento de deporte?
—¡Ja ja ja ja! —rió ella— Es un poco aburrido.
—¿Un poco aburrido? ¡Es el deporte más aburrido del
mundo!
En ese momento salió la “boxeadora” del baño, me miró con repro-
che y volvió la mirada a mi nueva pareja de conversación. Al hacerlo
aumentó la velocidad de su marcha.
Le brindé la prioridad a…
—¿Cómo te llamas?
—Soy B.
—B, tú primero.
—Estabas tú antes.
—Es cierto. Pero me hace ilusión ver que hay gente que
comparte mi pasión por el waterpolo.
Volvió a reír y aproveché para cortar el solamigueo. Utilicé un tono
pausado y grave.
—B, tienes la sonrisa más bonita que recuerdo. Me has
alegrado la noche. Y ahora pasa al servicio.
Mi frase la turbó. Su carcajada se tornó sonrojada y me dio las
gracias.
Opté por dejar que mi veneno hiciera su efecto y me fui al otro ser-
vicio de la casa. A la vuelta decidí organizarme.
Para empezar le pedí un cigarro a W. Después me acerqué a V y le
pregunté si había pensado lo de nuestro matrimonio. Me dijo que era un
poco pronto. Le pegué un trago a una cerveza que había por allí abando-
nada y le dije que me acompañara al balcón.
—Los temas serios se tratan en un ambiente más
reservado.

Allí me lancé a su boca y ella accedió sin remilgos. Unos cinco


minutos de besos intensos y húmedos, tocamientos y etcéteras hasta que
concluí que ya estaba bien de V.
—¿Volvemos?
—Sí. ¿Te doy mi número de teléfono y me llamas esta
semana?
—Sí, claro —le dije— Voy a por él mío para grabarlo.
Entonces me di cuenta de que la novia del tipo con cuerpo de
boxeador, estaba en una esquina con una cara de poca diversión.

118 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

—Hola.
—Hola. ¿Qué tal con V?
—Una chica estupenda.
—Sí. Es amiga mía desde el colegio. Y tú eres un cabrón.
—Entre otras cosas —le contesté con una sonrisa pícara
y con cierta vehemencia.
—Ahora vengo.
No quería compartir mi metro cuadrado con las dos amigas. Cogí
el móvil de mi chaqueta y acudí al balcón. Allí me recibió V con su
sonrisa de “chica ilusionada con buen cuerpo y cara atractiva pero no
deslumbrante”.
Anotado el número, le propuse que siguiéramos con la fiesta y que
ya quedaríamos a solas. Una chica que te acaba de besar siempre dirá
que sí a cualquier propuesta que le hagas de emancipación temporal. Su
complejo de no querer agobiar es más fuerte de sus ganas de conocerte.
Es de las pocas cosas que hay que agradecerles al colectivo de los ex
novios. De esta forma, además podría moverme con más libertad por el
recinto habiendo acordado mutuamente que nos íbamos a prestar aten-
ción durante la semana y no esa noche.
Por otra parte, la estrella de la fiesta, B, evidentemente no iba a ser
un tema liviano. Siendo realista ya podría coronarme como un héroe si
lograba conseguir el email. Así que, me centré en la novia de cuerpo de
boxeador, no sin antes intercambiar unas cuantas palabras muy gracio-
sas con mis amigos, W, J2, A, y F.
—Hola de nuevo.
—Hola, por cierto, soy M. Con esta presentación, M ya
había pasado por el aro. Había cambiado su “conmigo
no se habla porque tengo novio” por “habla conmigo,
por favor, y mi nombre es M”.
—Soy Egoh. Encantado.
—Igualmente.
Tras una breve pausa, me dirigió una mirada pretenciosa.
—Veo que eres soltero.
Con esta frase ella comunicó la trascendencia total que ella le daba
a estar soltero o emparejado. Era, a partir de entonces, muy obvio que
estando comprometida, una infidelidad suya no la iba a vender barata
y que además era muy probable que implicara compromiso. Es decir, el
desgaste que había que hacer para acostarse con ella iba a ser enorme.

seduccioncientifica.com 119
www.seduccionvip.net

Dado que no perdía nada y que quería optimizar mi tiempo con


gente que realmente me emocionara, opté por un ataque salvaje.
—M, desde que has entrado estoy toda la noche dándole
vueltas a lo mismo. Quiero conocerte. Y me da igual que
tengas novio. Eres bastante más que atractiva. Así que
quiero dejarte claro que si hablo contigo no es para ser
tu amigo. Quiero algo más.

Ella cambió la cara y miró al suelo turbada.


—Supongo que lo que he te he dicho es muy fuerte y no
te lo esperabas. Pero quiero que al final de la noche me
des un papel con tu número o tu email. Y ahora me voy
a bailar —le dije antes de volver a besarla por tercera vez
durante la noche. Esta vez en la comisura de los labios.

Se quedó inmovilizada. La dejé allí sentada y me acerqué donde


estaban F y W. Mis dos amigos charlaban sobre sexo con dos TB8. Apro-
veché la conversación para seguir socializándome dejando que todos
mis aguijones hicieran su efecto.
La noche pasaba, y las miradas con M, con B y con V se
intensificaban.
Pero fue sobre las 4 de la mañana cuando B, la estrella de la fiesta se
acercó a pedirme un cigarro. Yo se lo di.
—Voy al balcón a fumármelo.
A los cinco segundos comprendí que esa frase era una invitación y
de un salto salí pitando a su encuentro. La luna iluminaba una belleza
morena de ojos grandes, pómulos marcados y boca inmensa.
—Vengo a fumar contigo.
Ella se giró con una sonrisa preparada que estaba deseando
dedicarme.
Recuerdo que durante los primeros instantes yo me sentía torpe y
sin nada que decir. Era una de esas chicas preciosas que te hacen soñar.
La tenía delante y a solas, por iniciativa suya. O al menos eso creía.

Entonces me preguntó algo sobre mi trabajo. Y recuerdo que me


miró de una forma que interpreté como un trepidante deseo de querer
ser besada. Durante unas décimas de segundo me sentí paralizado. Per-
dido en sus ojos hice ademán de besarla pero me apartó con los brazos
diciéndome que no podía hacer eso y que tenía a su pareja en la fiesta.

120 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

Le pedí entonces que nos viéramos otro día y que necesitaba sentirla.
Mirando al suelo me dijo que eso era imposible y que se había equivoca-
do. Salió del balcón tapándose la frente con una mano.
A anunció que la fiesta se había acabado y que todos debíamos
irnos. Se propuso como siguiente destino una conocida disco de rock
de Valencia.
V se acercó a mí para despedirse. Al día siguiente tenía que hacer
cosas y debía irse a casa. Yo le dije que la llamaría.
B, la estrella de la fiesta, desapareció con el novio.
En la calle, M, la novia del chico con cuerpo de boxeador, informó
a un palmo de mi hombro y en voz muy alta que llevaba coche. Yo acce-
dí a su sutil invitación.
Durante el trayecto ella estaba nerviosa. Seria. Ansiosa. Hablamos
sobre la fiesta, obviando mis palabras y el tema de su novio.
Al aparcar, me lancé sobre su boca. Nos besamos durante horas y
accedió a venir a mi casa.
Dormimos juntos.
Nunca llamé a V y no he vuelto a ver a B, “la estrella de la fiesta”.

EL HUMOR

Siempre he sabido que ha sido uno de mis fuertes. ¿Y a quién se lo


debo?
Mis padres son sin duda una referencia potente para los tres
hermanos.
Mi padre con su inteligencia e ironía y mi madre como muestra de
intuición y percepción de sutilezas acompañadas de actitud festiva en
cualquier ambiente, por serio o repleto de eminencias que se encuentre.
Creo que de ambos he seleccionado lo mejor. Y es por ello que la
casa de mis padres siempre ha sido vista como un lugar lúdico, donde
cualquier persona, amigo, familiar o desconocido se ha sentido a gusto
y cómodo. Mis padres hicieron de su casa un lugar acogedor y hospita-
lario donde cualquiera podía reírse de sí mismo y ser correspondido. Y
por ahí empieza el humor.

seduccioncientifica.com 121
www.seduccionvip.net

REÍRSE DE UN MISMO

Saber reírse de uno mismo delante de cualquiera desconcierta


mucho. Un humor autocrítico proyecta un poder que la mayoría no
está acostumbrada a poder combatir, y suele estar acompañado de otras
fuentes de valor. Si yo me he reído de mí mismo delante de ti, me puedo
permitir el lujo de reírme de ti y exigirte que te rías, porque si no me
aburres.
¿Os dais cuenta de la cantidad de derechos que nos otorga esta
capacidad?
Ni qué decir tiene que reírse de uno mismo nada tiene que ver con
humillarse, con ser reiterativo y con no hacer otra cosa más que eso. Os
pondré un ejemplo que me ocurrió la otra noche.
Estaba cenando en casa de P. Nos acompañaba su novia y dos ami-
gas de su novia.
Durante el postre, mi amigo comentaba lo bien que nos lo pasá-
bamos en la adolescencia. Una época de fe en nuestro talento musical
tocando en grupos de rock. Posteriormente analizó lo que hacemos en
la actualidad.
Y me tocó el turno de matizaciones.
—Sí. Yo creía que íbamos a ser famosos. Mi sueño era
ser una estrella del rock rodeado de veinteañeras rubias
y morenas que me tiraran sujetadores al escenario. Pero
de momento, aunque tengo admiradores, confieso que
todos son hombres, y ninguno me tira ni un calzoncillo
cuando consigo que liguen.
—¡Ja ja ja!

Todos reímos. Una de ellas, al llegar su turno utilizó un tono altivo.


—A mí me va muy bien. Tengo una empresa constructo-
ra y me río de la crisis inmobiliaria.
—Eso está muy bien —le dije yo— Y seguro que tienes
admiradores por ello.
—Tengo a mi novio. No me hacen falta admiradores —
me contestó con frialdad. Era evidente que esta chica
tenía un sentido del humor escuálido. Se tomaba dema-
siado en serio a sí misma y era incapaz de reírse incluso
de los órdagos que le lanzaba respetando su autocom-
placencia. Así que le tuve que dar un toque de atención.

122 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

—Pues yo a una chica que de la nada se saca una cons-


tructora y se ríe de la crisis no puedo evitar decirle que
soy su admirador. Aunque no lo necesites.
—Bueno, la constructora no me la he sacado de la nada.
Es de mi padre.

Es la información que esperaba oír y que quise provocar con mi


frase.
—¡Ah! Ahora entiendo que no tengas admiradores y
que tengas un novio.
Todos reímos menos ella. Que, sonrojada, se limitó a sonreír con
recelo.
Me vi obligado a intervenir de nuevo para asegurarme de que había
captado el mensaje.
—Era broma. Aquí es que a los que no tenemos cons-
tructoras, ni novias, ni padres constructores nos gusta
tomarnos la vida con humor.

Como veis, reírnos de nosotros desmantela cualquier postura que


no esté a la altura de nuestra demostración de poder.
Otra de mis fuentes de humor, sin duda han sido algunos de mis
amigos. Todos son muy inteligentes y divertidos. Pero no creo que nadie
de mi círculo se ofenda si destaco a Jordi y a Pascu como dos de las per-
sonas más genuinas, cómicas y creativas de mi entorno. Ambos se han
diseñado un personaje, seguramente sin quererlo, difícilmente igualable.
Emilio tampoco se queda atrás. Su forma de hablar y su pasión por
la carcajada imaginando situaciones desternillantes no tienen paran-
gón. Y quizá si el mundo mediático los conociera se originaría un boom
social del que dudo mucho se pudieran encontrar referentes anteriores.
Andrés, Fernando, Winnie, Alejo, Jordi S y Javi utilizan la exa-
geración y el ingenio de una manera magistral. Es por ello por lo que
siempre hemos conectado intensamente y por lo cual las chicas que han
escuchado la primera de sus frases han buscado nuestra compañía.
Richie es mi amigo de humor negro y cruel. No voy a dar más deta-
lles. Pero... si tenéis una conversación con él cuando está inspirado, os
recordaréis semiavergonzados por la intensidad de las carcajadas provo-
cadas por temas políticamente incorrectos.

seduccioncientifica.com 123
www.seduccionvip.net

Es la evolución del humor de “Agustinos”. El colegio de curas que


me educó. Lo que yo me he reído con Juan, Abdón, Sergio, Jorge, José,
Diego, Vicente, Carlos, Eduardo y Alejandro a costa de cosas no muy
comentables, es algo que siempre les agradeceré.
A ellos va dedicada esta frase que sabrán entender:
Andorra. Viaje de fin de curso. “Roberto, tampoco es eso...”
Mis hermanos, Kike y Helio, también comparten mi sentido del
humor. Los tres nos sentimos cómplices absolutos de cualquier ocurren-
cia cómica que mane de los hermanos. Uno suelta una idea y tiene la
garantía del éxito en los otros dos, que a su vez inspirados en la idea
inicial, vamos a hacerla más desopilante sin dejar de reír a pierna suelta.
Después de conocer a mucha gente, no he conocido personas con
la perspicacia en el humor de ellos dos.
Pero desde luego no quiero olvidar a referencias imprescindibles
que me han marcado profundamente y que me gustaría recomendar
para ampliar vuestro registro.
Groucho Marx y los Monty Pytons.
Todo lo que podáis absorber de ellos os lo agradecerán. Así como
Woody Allen y su interesante exposición de sí mismo ante el mundo,
muy apropiado para nuestra amiga la constructora de antes.
Comprendamos la importancia del humor en la seducción.
Las mujeres ven como un síntoma de valor la capacidad de hacer-
las reír. De poder. De hecho, aquellos hombres con esta habilidad son
usualmente elegidos antes que otros con otros atributos.

El problema es que una desconocida no tiene esto en cuenta a prio-


ri, y sencillamente nos pone muchos obstáculos en la comunicación por
si acaso la queremos penetrar. Y si además nos encontramos en una
discoteca con una “Cleopatra”, valorará mucho más si nuestro aspecto se
asemeja al de los presentadores de la tele, que si podemos o no hacerla
reír en el futuro. Por ello, yo particularmente suelo usar abridores con
un tinte cómico, para que me valore desde el inicio contando con este
elemento.
Quisiera dejar claro que utilizar el humor no es ni abandonar otras
fuentes de valor, ni depender de su calificación, ni limitarse a contar
chistes.

1. Yo utilizo el humor que a mí me hace gracia.

124 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

2. Por ello río ante ella inspirado en mi frase.

3. Aunque en la mayoría de los supuestos el punto 2 ya le parece lo


suficientemente gracioso y destacable como para contagiarse, en el
caso de las cleopatras, mi realidad es tan sincera, que legitima mi
consecuente recriminación: ella no está a la altura de mi diversión
y por ello la penalizo oficialmente.

Por otra parte, los hombres suelen escoger a las mujeres que se ríen
con ellos. Motivo verdaderamente sólido para comunicar nuestra inten-
ción de seguir escalando.

Ejemplo:
—Hola. No me preguntes por qué ni el qué, pero tú tie-
nes algo que me interesa.
—¿Yo? ¿El qué?
—Te dije que no me lo preguntaras.
—¡Ja ja ja ja! Está bien.
—¿Se puede saber quién diablos eres? Yo soy Egoh.
—Yo, Lucía.
—Encantado, Lucía. ¿Y qué te cuentas, Lucía?
—¿Qué me cuento? Pues no sé...
—Me lo temía. Eres incluso más apasionante de lo que
pareces.
—¡Ja ja ja! Tío, ¿me estás vacilando?
—No digas cosas horribles, Lucía. Si hay algo que no
soporto de este mundo es vacilar. En cambio me encan-
ta ligar.
—¿Y estas ligando conmigo?
—¿Qué te dice tu intuición?
—Que sí.
—Tu intuición está perfectamente. Con los años te falla-
rá. Te lo advierto.
—¡Ja ja ja!
—Me gusta tu ropa. Te queda muy bien y es bastante
alternativa ¿Una chica moderna para todo?
—No mucho. En algunas cosas soy muy tradicional.
—¿Como por ejemplo?
—Por ejemplo con los chicos.

seduccioncientifica.com 125
www.seduccionvip.net

—Yo también soy muy tradicional. El otro día me levan-


té de una butaca indignado. Abandoné un acto público
porque al presentador se le olvidó el “damas y caballe-
ros” al decir buenas noches.
—¡Ja ja ja!
—Nos estamos riendo mucho. ¿No crees? ¿Esto es nor-
mal? ¿Te ha pagado alguien para que te rías tanto de
cada cosa que digo?
—¡Ja ja ja ja! No, tío. Es que eres muy gracioso.
—Toda la vida me han dicho lo contrario. Te has ganado
que te pida el móvil.
—¡Pues no te lo voy a dar!
—Lucía, te he dicho antes que no digas cosas horribles.
Hemos quedado que eres una chica muy intuitiva. ¿Tu
intuición no te dice que nos lo podemos pasar muy bien
el martes que viene delante de dos cervezas mientras nos
conocemos?
—Puede.
—Pues no se te ocurra desobedecer a tu intuición.
Ahora me tengo que ir, pero nos veremos el martes,
ponte guapa. Toma mi móvil y anota tu número.
—¡Tío! ¡Te estoy dando el móvil y no te conozco ni cinco
minutos!
—Es cosa de tu intuición. Dos besos, preciosa. Nos
vemos el martes por la tarde. ¡Ciao!

Actualmente los publicistas utilizan cada vez más el humor en


los anuncios de televisión porque, según unos estudios hechos por
no sé quién y no sé dónde, sus productos son percibidos con mayor
credibilidad.

126 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

LA AZAFATA R

Muchos se sorprenderán al saber que a un tipo del siglo XXI,


tan urbano y metido en el ajo como yo, le aterre volar. Y es que por
mucho que me lo han explicado nunca me han convencido. Que si es el
transporte más seguro, que si nunca se acaba la gasolina, que si el pilo-
to nunca está deprimido y nunca quiere suicidarse, que si los chalecos
salvavidas...
Pues no lo puedo evitar.
A mí eso de que no se pueda encender el teléfono móvil en el avión
me hace dudar de la supuesta seguridad. A veces he imaginado que si
todos los pasajeros con el avión en marcha encendiéramos el móvil a
la vez y marcáramos el botón del seis, el avión se iría a la derecha, y si
marcamos el del cinco lo haría hacia la izquierda.
Jamás entenderé que esos trastos gigantes vayan por el cielo. Y no
creo que nadie lo entienda realmente. Ni siquiera los pilotos. Yo estoy
convencido de lo que opina mi amigo Richie. Que cada vez que el avión
despega, en la cabina se miran quitándose el sudor de la frente y susu-
rrando: “¡Madre mía! ¡Qué suerte hemos tenido que ha vuelto a despe-
gar esta cosa!”
No hace más de un año que estaba sentado en mi asiento con el
cinturón bien apretado a punto de despegar dirección Barcelona. Escu-
chaba el estertor del avión y los motores nos hacían vibrar el pecho.
Estaba claro que ya no había forma de bajar. De mis poros manaba un
sudor frío y el calmante no me hacía efecto.
Nos elevamos por encima de las nubes, y aquello incrementó mi
pavor.

Intenté dormir, meditar, pensar, reflexionar... pero no había manera.


Una intensa claustrofobia me anegaba y me di cuenta de que podía
entrar en una crisis nerviosa. Así que al ver a una azafata rubia, de pelo
rizado recogido, no pude contenerme.
—Disculpe. Por favor, ¿cuánto falta?
—Cuarenta y cinco minutos.
—¿Cuarenta y cinco minutos? ¡Dios mío!
—¿Qué le ocurre?
—Me ocurre que necesito que usted haga algo. No sé
qué me pasa, pero estar aquí sentado no me deja res-

seduccioncientifica.com 127
www.seduccionvip.net

pirar. Me siento muy mal y muy nervioso. ¿No pueden


darme algo?
—Lo siento. No podemos dar fármacos.
—Me he tomado tres calmantes y no se me pasa.
—Pues intente relajarse.
—¿Qué intente relajarme? Créame, señorita, lo inten-
to. Pero yo solo no puedo. ¿Qué hacen ustedes en estos
casos?
—Estos casos no ocurren aquí.
—¿Me está llamando loco, señorita? —le dije con una
sonrisa.
—No, caballero. Pero es que esto no pasa habitualmente.
—¿Cómo te llamas?
—Me llamo R.
—Pues R, yo me llamo Egoh. Y por favor necesito que
hagas algo.
—Intente relajarse.
—¿Y si me das con el extintor en la cabeza?
—¡Ja ja ja! Creo que eso no va a poder ser.
—Hablo en serio, R. Me está entrando una crisis de
ansiedad o algo así. Ya sé que no me pega nada y que
tengo pinta de tipo duro. Pero en verdad es todo mentira
y no puedo estar aquí porque temo por mi salud.
—Está bien. Un momento.
La azafata recorrió el pasillo y desapareció por donde había venido.
Unos segundos después volvió con una sonrisa muy profesional en su
rostro.
—Acompáñeme, por favor.

Como un rayo, me levanté del asiento ignorando las miradas inte-


rrogantes del resto de pasajeros. Recorrimos el pasillo y llegamos a un
pequeño espacio pegado a la cabina de mandos con cuatro asientos
enfrentados. Accedí a la invitación y elegí el de enfrente de R. A su lado
estaba otra azafata leyendo un periódico, que me saludó con una mueca
de condescendencia.
—Aquí estará mejor.
—Muchas gracias. De verdad.

128 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

A los pocos segundos, me sentí inundado por un torrente de sosie-


go y paz. La claustrofobia se esfumó y a no sé cuántos cientos de kiló-
metros de altura, me encontré tan cómodo como en el wáter de mi casa.
—No sé qué me ha pasado. Porque aunque siempre que
vuelo me pongo nervioso, hoy ha sido muy grave.
—Existen otros medios de transporte.
—Lo sé. Pero me quiero acostumbrar a las nuevas tec-
nologías. Sería muy patético por mi parte tener que ir a
caballo a todas partes por una sensación tan irracional y
tan poco práctica.
—¡Llegarías un poco más tarde!
—Seguro. ¿Y vosotras hacéis esto todos los días? Claro.
Y nadie os obliga.
—Todo es acostumbrarse. Además es el sistema más
seguro.
—Eso dicen. Pero tampoco lo han comparado con ir a
caballo.
—¡Ja ja ja ja! ¡Qué gracioso!

Estuvimos hablando de su trabajo. Me contó anécdotas y proyectos.


Los pros y contras de las distintas compañías aéreas.
Su compañera azafata no intervenía en la conversación.
Entonces, caí en la cuenta de estar ante dos mujeres de bandera
para mí solo.
—Pues en el futuro, supongo que nos teletransportare-
mos. Así que sufrirás menos, Egoh.
—Eso espero. ¿Pero nos teletransportaremos con ropa?
¿Se teletrasportarán nuestros átomos solos o también la
ropa que llevemos puesta?
—Espero que la ropa también. Si no habrá que tener un
modelito preparado en cada cabina de teletransporta-
ción. Habrá que dejarse el sueldo en ropa. ¡Ja ja ja! —
añadió R.
—Pues yo sé de una que se haría pobre teniendo un
wonderbra en cada cabina. ¡Ja ja ja! —intervino la aza-
fata, hasta ahora muda, dando un codazo a R. Esto le
provocó un sonrojo que no le impidió seguir riendo con
más ganas pero huyendo de mi mirada.

seduccioncientifica.com 129
www.seduccionvip.net

—Ahora que me fijo, el rojo de tu cara de este


momento realza el efecto de tu “wonderbra”, R. —dije
intencionadamente.

La explosión de carcajadas se hizo tan sonora que unos segundos


después desde un altavoz, la voz del piloto solicitaba la presencia de la
otra azafata en cabina.
—¿Os van a echar una bronca por mi culpa? —le dije a
R al quedarnos solos.
—No. F está liada con el piloto.
—¡Ah! ¿Y tú eres la amante del copiloto?
—¡Ja ja ja! No.
—¿Del dueño de la compañía?
—¡Ja ja ja ja! ¡No! ¿Por quién me has tomado?
—Entonces ¿eres la única azafata del mundo que no está
liada con alguien que tenga que ver con la aviación?
—Pues... ¡no!

Los dos reímos.


—¿Me estás diciendo que para conseguir darte un beso
me tengo que sacar el título de piloto sabiendo como
sabes lo que me costaría?
—Ja ja ja! Eres muy gracioso.
—Y tú eres preciosa.
—Gracias.
—Quiero tenerte localizada.
—Te doy mi número de teléfono. A veces estoy en Valen-
cia una o dos noches cada dos semanas.
—Eso es fabuloso.
—¿Me llevarás a bailar?
—Por supuesto.
—¿Salsa?
—Sí. Pero tendrás que ser comprensiva. Sé dar un paso
para adelante y otro para atrás. Dar unas palmas y... ¿las
palmas valen para la salsa?
—¡Ja ja ja ja ja! ¡Ok! Yo haré de hombre y tú harás de
mujer.
—¿Durante toda la noche?

130 seduccioncientifica.com
www.seduccionvip.net

—¡Ja ja ja ja! Espero que en algún momento tú hagas de


hombre.
—Haré lo que pueda, R.

Me escribió su número en una tarjeta de la compañía. Íbamos a


aterrizar y volví a mi sitio.
Lo hizo tan alegre y maravillado que el aterrizaje me pareció corto
y poco emocionante. Una auténtica mariconada.
Estaba alucinando con la magia de la vida. Acababa de conocer a
una chica preciosa y de conversación agradable e imaginaba un plan
nocturno lo suficientemente digno para nuestra próxima cita.

Esa misma noche, al llegar a mi hotel de Barcelona y buscar en mis


bolsillos, sufrí un intenso enfado. Había perdido la tarjeta con su núme-
ro de teléfono. Nunca más volví a saber de ella.

seduccioncientifica.com 131

Похожие интересы