Вы находитесь на странице: 1из 14

1

Lóbulo Parietal

Presentado por:

Adriana María Escobar Cano


Juana Valentina Vargas Marín
Chary Llymara Correa
Juan José León Patiño
Johana Garzón
Jheferson López

Universidad San Buenaventura Medellín


Facultad de Psicología
Bases de neurociencias
Septiembre 2015
2
Tabla de contenido

Resumen …………………………………………………………………………………………. 3
Introducción…………………………………………………………………..................................4
Lóbulo Parietal…………………………………………………………………………………….5
Lóbulo frontal, lóbulo occipital, lóbulo temporal……………………………………………...…10
Apéndice………………………………………………………………………………………….11
Referencia………………………………………………………………………………………...13
3
Resumen
4

Introducción

Por medio de este trabajo escrito, se pretende dar a entender la ubicación y muchas de las
funciones que cumplen cada uno de los lóbulos, haciendo una profundización en el tema sobre el
lóbulo parietal.

Justificación
5

Lóbulo Parietal

El lóbulo parietal se ubica en el hueso parietal, entre el lóbulo occipital y frontal. Limita por delante con el

surco central o de rolando, por detrás con la línea parietooccipital y por debajo con el ramo posterior del

surco lateral o de Silvio y una línea parietotemporal arbitraria.

El lóbulo parietal se divide en cuatro partes:

1. Giro poscentral: Paralelo al giro precentral, entre surcos central y poscentral.

El surco intraparietal (con orientación horizontal), divide la región posterior al giro poscentral en:

Lobulillo parietal superior e inferior.

2. Lobulillo parietal superior

3. Lobulillo parietal inferior: Formado por el giro supramarginal, describiendo una curva alrededor

del extremo superior de la cisura de Silvio y el giro angular, que rodea la porción terminal

ascendente del surco terminal superior.

4. Opérculo parietal: no es visible en la superficie del hemisferio, está ubicado en la profundidad de

la región posterior del surco lateral y esconde la ínsula.

Brodmann dividió el lóbulo parietal en nueve áreas citoarquitectónicas: 1, 2, 3, 5, 7, 39, 40 y 43. Las áreas

3, 2, 1 están ubicadas en el giro poscentral, sobre la superficie medial del hemisferio en la parte anterior

del lobulillo parietal superior. Las áreas 5 y 7 ocupan la mayor parte del mismo lobulillo. El área 31 está

ubicada sobre la cara medial del hemisferio, contiguo a la parte superior del giro cingular y forma parte,

en realidad, del sistema límbico. Y las áreas 39 y 40 coinciden con los giros angular y supramarginal

respectivamente.
EL lóbulo parietal proporciona mecanismos corticales para percibir estímulos somatosensoriales e

integrarlos con la memoria y otras percepciones aferentes, de esta manera se reconocen eventos somáticos

y extracorporales. Integra todas las funciones sensitivas (integraciones transmodales), en especial las

táctiles

Y visuales, que permiten adquirir conciencia del medio ambiente, de las relaciones entre objetos y su

propio cuerpo (esquema corporal), la relación con el espacio que lo rodea.

Área somatoestésica primaria o corteza somatosensitiva primaria S1

Ocupa el giro poscentral sobre la superficie lateral del hemisferio y la parte posterior del lobulillo

paracentral sobre la superficie medial (áreas 3, 1 y 2 de Brodmann). Histológicamente la parte anterior del

giro poscentral (área 3), es de tipo granular y solo consta de células piramidales dispersas. La capa externa

de Baillarger (concentración de fibras horizontales en la capa granular externa de la corteza cerebral) es

ancha y muy obvia. La parte posterior del giro poscentral (área 1 y 2) posee menos células granulosas. El

área somatoestésica primaria recibe desde el tálamo la información proyectada del lado opuesto del cuerpo

mediante el homúnculo somatosensorial; este proyecta áreas sensoriales de la piel y las articulaciones de

la mitad contralateral invertida del cuerpo, pues las fibras nerviosas se entrecruzan a nivel del tronco

encefálico. “La región faríngea, la lengua y los maxilares están representados en la parte inferior del giro

poscentral; separado por la cara, los dedos de la mano, la mano, el brazo, el tronco y el muslo. Las áreas

de la pierna y el pie se encuentran en la superficie medial del hemisferio. Las regiones anal y genital

también se hallan en esta última área”. Es importante aclarar que la porción en la corteza para una parte

del cuerpo en particular no se relaciona con su tamaño sino con su importancia funcional, así pues la cara,

los labios, el pulgar y el índice tienen áreas especialmente grandes. Las sensaciones que provienen de la

región oral llegan al mismo lado de la corteza, las de la faringe y la laringe se dirigen a ambos lados de la

misma.
Al entrar en la corteza, las fibras aferentes estimulan las neuronas de la capa IV, estas señales se propagan

tanto hacia la superficie del cerebro como hacia las capas más profundas. Una gran cantidad de axones de

la capa IV abandona la corteza y se dirige al tálamo, lo que proporciona una retroalimentación.

El área 3 de Brodmann se puede dividir en 3ª y 3b. El área 3ª recibe la información de músculos y

articulaciones importante para la propiocepción del cuerpo, mientras que el área 3b recibe la información

De la piel importante para el tacto. El área 1 procesa la información de la piel (3b) y el área 2 combina la

información de la 1 y la 3, es por esto que las proyecciones del área 3 son sencillas, y las de la 1 y 2 son

complejas.

Esta área también se denomina corteza somatomotora pues el 80% de sus estimulaciones produce

respuestas sensitivas y solo el 20% respuestas motoras.

Esta área permite reconocer las partes del cuerpo en el espacio, identificar posición de los estímulos,

discriminar el peso y la naturaleza de los objetos a partir de sensaciones táctiles.

Las lesiones en esta área se relacionan con la pérdida de sensibilidad del lado contralateral del cuerpo.

Área somatoestésica secundaria o corteza somatosensitiva secundaria S2

Situada en el labio superior de la cisura de Silvio. Esta área es mucho más pequeña que el área sensitiva

primaria y ha sido identificada tanto en animales como en el hombre. Su función está relacionada con el

control voluntario de los lados del cuerpo, representado bilateralmente. La parte que representa el rostro se

ubica en el lado anterior y el área de la pierna es posterior. Las conexiones detalladas de esta área aún se

desconocen, sin embargo se sabe que muchos impulsos sensitivos provienen del área primaria y otras

tantas son transmitidas desde el tronco encefálico. La importancia funcional de esta área no se conoce,

pero se ha demostrado que sus neuronas responden a estímulos cutáneos transitorios, como cepillados o

golpeteos en la piel.
La conciencia de diferentes modalidades sensoriales llega a través de centros subcorticales y corticales del

área 40 de Brodmann, que se encarga de recibir e integrar información de áreas sensitivas. Las lesiones en

esta área producen Agnosia Táctil o Asteorognosia, la incapacidad para reconocer objetos mediante el

tacto.

Área somestésica de asociación o asociativa sensorial

Ocupa el lobulillo parietal superior que se extiende en la superficie medial del hemisferio. Aquí se ubican

las áreas 5 y 7 de Brodmann. Esta área tiene conexiones con otras áreas sensitivas de la corteza y su

función principal es recibir e integrar diferentes modalidades sensitivas, como reconocer objetos con las

manos sin utilizar la vista. Es decir no solo recibe información referente a tamaño y forma de un objeto, si

no que la relaciona con experiencias sensitivas anteriores, para interpretar y reconocer dicho objeto. Así

entonces una moneda de mil pesos puede distinguirse de una moneda de 50 pesos, por su tamaño, forma y

textura y sin necesidad de utilizar la visión. Además tienen a su cargo los movimientos voluntarios

dirigidos a un destino específico, relacionado con estímulos visuales. Es esencial para el área somestésica

primaria.

Las lesiones en estas áreas producen Ataxia óptica, la incapacidad para dirigir movimientos hacia un

objeto que se ve con claridad.

Las áreas 39 y 40, ubicadas detrás de la 1, 2, y 3, son también zonas de asociación de estímulos y el centro

para la realización de operaciones numéricas.

El área 43, ubicada en el opérculo parietal, es el área de la sensibilidad gustativa. Esta representación

gustativa es paralela al área somestésica de la lengua. Las lesiones generan pérdida de la sensibilidad

gustativa.
Lesiones

Las lesiones en el lobulillo parietal inferior en el hemisferio izquierdo, por su cercanía con la parte

superior del lóbulo temporal, pueden conducir a una afasia de Wernike (en la que es posible articular el

lenguaje pero este carece de sentido para la persona). Cuando las lesiones afectan las porciones adyacentes

superiores del lobulillo parietal inferior izquierdo, aparecen combinaciones de anomia (trastorno de la

denominación), alexia (deterioro de lectura), agrafía (pérdida de habilidades de la escritura), agnosia

digital (incapacidad para reconocer, distinguir y mencionar los propios dedos o los de otras personas) y

desorientación derecha-

Izquierda (incapacidad para nombrar o señalar el lado derecho e izquierdo de los objetos y el propio

cuerpo). Estos últimos síntomas se conocen con el nombre de Síndrome de Gerstmann.

Las lesiones en el lobulillo parietal inferior del lobulillo derecho, se representan en dificultades en la

escritura y problemas construccionales y de negligencia del espacio izquierdo.

Las lesiones bilaterales en lobulillos parietales pueden dar origen al síndrome de Balint, caracterizado por

la simultagnosia, o incapacidad para ver todos los componentes de una escena integradamente, la apraxia

oculomotora o parálisis psíquica de la mirada, representada en la incapacidad para dirigir voluntariamente

la mirada a un punto específico, y la ataxia óptica o incapacidad para dirigir el movimiento de una

extremidad con ayuda de la vista.

La Afasia

Una condición donde una persona tiene dificultad para recordar palabras o en la pronunciación de ciertos
tipos de palabras e idiomas se puede ver. Además , una persona puede tener dificultad en el
reconocimiento y el recuerdo de los números y lo que matemáticamente en tela de juicio .
10

Lóbulo Frontal

El lóbulo frontal es uno de los cuatro lóbulos de la corteza cerebral y constituye una región
grande que está situada en la parte delantera del cerebro, justo detrás de la frente. Es el
responsable de procesos cognitivos complejos, las llamadas funciones ejecutivas. Estas funciones
son operaciones mentales dirigidas hacia un fin que permiten el control conductual, es decir,
posibilitan que podamos elegir, planificar y tomar decisiones voluntarias y conscientes. Según
Elkhonon Goldberg, el lóbulo frontal es al cerebro lo que un director a una orquesta: coordina y
dirige las otras estructuras neurales del cerebro en una acción concertada

Lóbulo Occipital

El lóbulo occipital está situado en la zona posterior del cerebro, por detrás de los lóbulos parietal
y temporal. Es el encargado del área visual primaria (área 17 de brodmann) en palabras más
simples es el encargado del procesamiento visual; Macroscópicamente esta área puede
reconocerse por la delgadez de la corteza y la estría visual, y microscópicamente se ve un tipo
granuloso de la corteza con solo algunas células piramidales.
Lóbulo Temporal

Es considerada como el área auditiva primaria (áreas 41 y 42 de brodmann) incluyen la


circunvolución de Heschl y está ubicada en la pared inferior del surco lateral el área 41 es un tipo
granuloso de corteza; el área 42 es homotípica y es principalmente un área de asociación auditiva.

El lóbulo temporal posee en general funciones fundamentales para el desarrollo del aprendizaje,
la memoria, respuestas auditivas, las emociones, la lectura entre otras.

11

Apéndice

Figura 1. Lóbulos del cerebro (saludypsicologia.com)


Figura 2.Lobulos y áreas del lenguaje (pepsic.bvsalud.org , 2014)

12
Figura 3. Lóbulo parietal y áreas de Brodmann (acorticoparietal.blogspot.com.co)

Figura 4. Áreas de Brodmann (brodmannarea.info)

13
Referencias

 2015 "Salud y bienestar". La función del Lóbulo temporal – Fecha de consulta : 9 de


septiembre .URL:
http://lasaludi.info/la-funcion-del-lobulo-temporal.html
 9 agosto, 2012 Hela Psicología. Lóbulo occipital: áreas y funciones.-Fecha de consulta
9 de septiembre 2015. URL:
http://www.hela03.es/2012/08/lobulo-occipital-areas-y-funciones/
 12 agosto, 2012 Jesús C. Guillén. wordpress.com. El lóbulo frontal: el director ejecutivo
del cerebro. – Fecha de consulta 9 de septiembre 2015. URL
https://escuelaconcerebro.wordpress.com/2012/08/12/el-lobulo-frontal-el-director-
ejecutivo-del-cerebro/
 Snell, R. (1995) Neuroanatomía clínica, Argentina, Editorial Médica Panamericana.
 Bustamante, J. (1978) Neuroanatomía funcional, Bogotá, Fondo Educativo
Interamericano.