Вы находитесь на странице: 1из 34

VII.

MARCO TEÒRICO
BULLYING

Es una palabra inglesa que significa intimidación. Se trata de una palabra actual
debido a los innumerables casos de persecución y de agresiones que se están
detectando en las escuelas y colegios, y que están llevando a muchos escolares a
vivir situaciones verdaderamente aterradoras.
El Bull ying se refiere a todas las formas de actitudes agresivas, intencionadas y
repetidas, que ocurren sin motivación evidente, adoptadas por uno o más
estudiantes contra otro u otros. El que ejerce el bullying lo hace para imponer su
poder sobre el otro, a través de constantes amenazas, insultos, agresiones,
vejaciones, y así́ tenerlo bajo su completo dominio a lo largo de meses e incluso
años. El maltrato intimidatorio le hará́ sentir dolor a la víctima, angustia, miedo, hasta
tal punto que, en algunos casos, puede llevarle a consecuencias devastadoras
como el suicidio.

Acoso escolar o Bullying es un fenómeno nuevo que revela un cambio en la


socialización del niño, ya que el origen del problema no hay que buscarlo en las
aulas, sino en los primeros años de vida, en la educación que se les da en su casa
y que condiciona su futura conducta en la escuela y en la sociedad.
El fenómeno del maltrato entre escolares es un fenómeno universal que adquiere
diversas formas, niveles y connotaciones culturales.
Se inician en los países nórdicos una campaña de sensibilidad pública ante el
problema de la violencia escolar entre iguales, es un fenómeno que ha vivido en la
institución escolar desde sus orígenes.
Los estudios Noruegos sobre el problema de los malos tratos entre escolares, en la
década de los 80 estuvieron marcados por el suicidio de dos adolescentes, debido
a los ataques insistentes por parte de sus compañeros. Esto despertó́ el interés
social y mediático sobre el fenómeno y la reacción del gobierno noruego, que puso
en marcha desde el Ministerio de Educación, una campaña de ámbito nacional para
combatir los episodios de maltrato y abusos entre compañeros.

1
La evaluación realizada en las escuelas noruegas a partir de esta actuación es el
estudio más amplio llevado a cabo sobre este fenómeno.
Podemos distinguir tres periodos en la historia:
• En la primera etapa, la década de los 70, aparecen los primeros trabajos en los
países escandinavos, aunque hay estudios puntuales en otros países europeos, en
especial, en Inglaterra. Son trabajos que sufren de una cierta indefinición sobre la
naturaleza del problema y que utilizan una gran diversidad de criterios para evaluar
la incidencia del problema, por lo que resulta difícil conocer el nivel de malos tratos
entre escolares durante estos años.
• En la década de los 80 se produce un periodo de consolidación de la investigación
de este campo.
• En la tercera etapa, en los años 90, existe una expansión internacional de los
trabajos sobre violencia, intimidación, malos tratos, abusos y agresión psicológico
en ámbitos institucionales, especialmente en el ámbito escolar.
Si hasta entonces la mayoría de los estudios se habían centrado en la evaluación
de la incidencia del fenómeno, a partir de ahora el interés se propaga en los estudios
sobre las condiciones familiares de los chicos y chicas que padecen o provocan
agresiones injustificadas.
La violencia interpersonal entre iguales no está́ todavía bien estudiada. Los
problemas de convivencia escolar existen desde que la escuela es ese escenario
donde cada día un número de chicos y chicas se reúnen con sus compañeros y
profesores y comienzan una jornada de trabajo común.

Existe en el conjunto global de relaciones interpersonales que se producen en el


centro educativo, son de particular importancia las que los propios alumnos
establecen entre si.́
Los iguales tienen entidad como grupo, sean ellos más o menos conscientes de que
así́ sucede. Además de la tendencia evolutiva a cohesionarse como grupo de
iguales, el alumnado recibe, desde fuera, un tipo de retroalimentación que fortalece
su identidad social de grupo. Nuestro sistema educativo está estructurado de tal
forma que los alumnos son considerados por los adultos que tienen responsabilidad

2
respecto a ellos como unidad de tratamiento y participación. Se dirigen a ellos de
forma colectiva, dan lecciones generales para todos, proponen tareas, evalúan y se
refieren al grupo como unidad con la que se relacionan, a la que demandan
atención, silencio, aprendizaje, obediencia, corrección, etc.

Parte del conocimiento que circula entre el alumnado se refiere a la actividad


instructiva, los contenidos curriculares, los procedimientos para adquirir
información, fijar conocimientos, resolver problemas, etc. Sin embargo el gran tema
que los une, no es tanto el que se refiere a las materias curriculares, sino el referido
a ellos mismos, como personas, como niños y adolescentes que están
descubriendo, en alguna medida, un nuevo mundo al que se deben enfrentar solos.
La vida de relación de los estudiantes en el centro educativo es compleja, como la
de todo grupo que se percibe con el mismo estatus social e intereses semejantes y,
sobre todo, que es tratado como homogéneo; y está atravesada por los
sentimientos, emociones, actitudes y valores que los seres humanos despliegan
entre sí cuando conviven de forma estable y prolongada. Los acontecimientos y
sucesos a los que están expuestos y en los que participan son comunes, y esto
hace nacer en ellos la autopercepción de que van en el mismo barco, que se dirige
a puertos cercanos.
A cualquier edad es necesario sentirse lo suficientemente bueno/a como para que
los demás quieran estar cerca, conversar y hacer cosas con nosotros/as. Pero,
especialmente, en los años de la primera adolescencia es muy importante tener
amigos/as y ser aceptado/a por los otros.
Los sentimientos de amistad producen una gran satisfacción, alimentan la estima
́ n el campo de actuación social, provocando seguridad en uno
personal y amplia
mismo/a. Pero no siempre la pertenencia a un grupo implica los sentimientos de
amistad que el chico/a busca, a veces la incorporación a un grupo pasa por aceptar
las normas, asumir obedientemente los hábitos del mismo, seguir a sus lid
́ eres y
callar los deseos y las iniciativas propias. Este tipo de incorporaciones a los grupos,
relativamente abundante en las edades de la adolescencia, resulta cruel y provoca
sentimientos muy ambivalentes.

3
Victima:

El alumno/a que es vić tima de sus compañeros/as no tiene caracteriś ticas


homogéneas.
A continuación vamos a ver algunos tipos de personalidad susceptibles de tener
problemas de victimización.
• Chico muy interactivo, que se implica en conversaciones de otros grupos, sin haber
́ de los
sido invitado, que comete torpezas sociales que la inmensa mayoria
́ n: son las llamadas vić timas provocadoras.
chicos/as evitaria

Escolares bien integrados en el sistema educativo, especialmente en las relaciones


con los adultos; atienden al profesor/a, son muy sensibles a las recompensas en
cuanto a sus tareas académicas y provocan envidia y celos entre los otros.
Buenos alumnos/as, también son muy hábiles socialmente y aprenden a ocultar sus
intereses académicos, a silenciar sus motivos y a seguir la corriente al grupo de
acosadores.
A veces la debilidad social proviene de no haber tenido experiencias previas de
confrontación agresiva. Chicos/as sobreprotegidos o educados en un ambiente
familiar tolerante y responsable. Se sienten débiles e inseguros cuando tienen que
hacer uso de una asertividad con claras connotaciones agresivas.
Muchas vić timas son, simplemente, chicos/as con deficiencia fiś ica o psiq
́ uica.
Pertenecientes a grupos sociales diferenciados.
Con frecuencia, aquellos que han tenido una experiencia relativamente larga de ser
victimizados, se convierten a su vez en agresores. Dándose así lugar a una especie
de espiral de violencia, que resulta ser uno de los focos del clima disruptivo del
centro. Por eso es tan importante prevenir y controlar la violencia entre iguales.

Agresores:

4
Este tipo de individuo suele presentar las siguientes caracteriś ticas:
Suelen estar en el grupo de los que no obtiene buenos resultados académicos.
 Pueden gozar de prestigio social en base a sus habilidades en juegos y
actividades no académicas.
 Hábil en conductas sociales
 Chicos populares, a veces muy simpáticos ante los adultos.
 Personalidad problemática.
 Alumnos que son objeto de una disciplina dura en el ámbito doméstico, que
incluye el castigo fiś ico o la permanente humillación y desprecio por parte de
sus familiares, trasladan esa forma de trato, de las que ellos/as son objeto, a
los que son sus compañeros/as; simplemente, el respeto no forma parte de
su moral cotidiana y así lo reproducen con sus iguales.
Los chicos / as que tienen un comportamiento injustificadamente violento o cruel
con otros están necesitando tanto o más ayuda que los que son vić timas de sus
́ n ser considerados chicos / as
compañeros. Ambos grupos de alumnos / as, deberia
con necesidades educativas especiales.

Espectadores:

Por otro lado, la figura de los espectadores es muy importante en este juego cruel
de la violencia. Ellos pueden apoyar a los agresores y provocar que la situación sea
peor, o ser incluso ellos los que han impulsado a otro compañero a realizar la acción,
pero también pueden hacer todo lo contrario que es defender a la vić tima de manera
directa, es decir interviniendo ellos, o indirecta, haciendo que otros, por ejemplo
profesores, lo hagan. Con este tipo de respuestas los espectadores, que al mismo
́ de los alumnos, dejan claro que el agresor no tiene derecho
tiempo son la mayoria
a hacer lo que está haciendo y que la víctima no está sola ante lo que está
sucediendo.

5
A. CLASES DE BULLYING

1. Bullying verbal

Son acciones no corporales con la finalidad de discriminar, difundir chismes o


rumores, realizar acciones de exclusión o bromas insultantes y repetidas del tipo
poner apodos, insultar, amenazar, burlarse, reírse de los otros, generar rumores de
carácter racista o sexual, etc. Es más utilizado por algunas chicas a medida que se
van acercando a la adolescencia. Es cuando se usan constantemente insultos,
burlas o generalmente apodos hacia alguien, esto causa un gran daño psicológico
a la persona de manera que afecta su comportamiento llevándolo a aislarse de las
personas que los rodean por miedo a ser humillados, por lo que evitan cualquier
contacto con sus compañeros.

El bullying verbal son todos aquellos mensajes ya sea hablados o escritos que
atacan a la integridad de la persona que los recibe.

No por no ser físico este problema es menor ya que ataques como éstos afectan a
la persona emocionalmente, por lo que suelen ser incluso peores que el maltrato
corporal.

¿Qué es el bullying verbal y cómo se manifiesta?

6
De acuerdo con McGuiness (2007), distintas investigaciones han mostrado que el
bullying verbal es el método de acoso escolar más frecuente. Ocurre en ratios
similares entre chicos y chicas, y los insultos se caracterizan principalmente por
componentes raciales y de género. Así mismo, los métodos de bullying verbal más
comunes son las calumnias, es decir, los enunciados falsos y malintencionados, las
burlas y el llamar a la persona con sobrenombres despectivos o violentos.

Por su parte Serra-Negra, Martins, Baccin, et al (2015) nos dicen que el principal
detonante del bullying verbal es la dinámica de aceptación de unos miembros del
grupo a otros miembros, lo que está influenciado por factores como las
características físicas y el estatus socioeconómico de todos ellos.

Dicho de otra manera, además del canal por medio del cual se ejerce la violencia
(verbal, físico, etc.), los diversos tipos de intimidación pueden tomar múltiples focos.
Por ejemplo, el comportamiento ofensivo puede tener como objetivo el género, la
raza, la discapacidad o la clase social, entre otras categorías.

Cuando dichas características no se corresponden con las expectativas del grupo,


el individuo es rechazado y acosado. Así pues, los mismos autores nos dicen que
el bullying verbal están principalmente motivado por las siguientes cuestiones:

 Características físicas, como obesidad o mucha delgadez, el color de la piel, el tipo


de cabello, el modo de vestido, la discapacidad, entre otras.
 Prejuicios y estereotipos religiosos, raciales y de género, lo que incluye homofobia,
lesbofobia y transfobia.

Así pues, la detección del bullying verbal inicia con dar relevancia a cualquier
enunciado cuyo contenido esté centrado en las cuestiones anteriores. Esto puede
detectarse tanto en la escuela como en la casa. De hecho, a pesar de que el bullying
ocurre por definición en la escuela, es en los comentarios realizados dentro del seno
familiar donde muchas veces se hace más evidente.

Características del Bullying verbal

7
El bullying verbal es algo bastante común en las escuelas independientemente de
la edad, aunque sí es cierto que se puede dar con más frecuencia en la
adolescencia, como ya sabemos, este hecho puede afectar al bienestar de la
persona que lo sufre debido al tiempo de exposición y su prolongación.

Suelen aparecer en forma de amenazas, burlas, motes, acoso etc., por parte de un
grupo de personas o el líder de éste.

La víctima normalmente es una persona que podría considerarse como indefensa


ya que no tiene las herramientas necesarias para afrontar esa situación, lo que le
provoca miedo, hiere su autoestima significativamente y baja su rendimiento
escolar.

Por otro lado, dado que es un tipo de acoso escolar que se ve o se escucha
frecuentemente, todos los compañeros cercanos a su entorno o que forman parte
de su grupo de clase, están al tanto de que este tipo de acciones están ocurriendo.

Desgraciadamente, es muy común que éstos no hagan nada por remediarlo


invitando al agresor a continuar con sus actos y pasar al siguiente nivel: el maltrato
físico.

Detección del Bullyng verbal

En muchas ocasiones desde los centros educativos estos hechos pasan


desapercibidos, llegando incluso a identificarlo cuando el acoso escolar se ha
cobrado la vida de la víctima o ya ha causado daños irreparables en su bienestar
psicológico y físico.

Por ello, tener las herramientas adecuadas para saber identificarlo en sus primeras
fases es fundamental. A continuación, os presentamos los principales signos del
acoso escolar verbal más comunes:

8
 Lenguaje corporal agresivo. Puede darnos una gran pista sobre lo que
está ocurriendo en el patio del recreo o incluso en clase. Aunque no lo
creamos, algunos gestos pueden convertirse en una forma de bullying
verbal. Por ejemplo: si movemos las manos y los brazos hacia delante y
hacia atrás mientras éstos están en tensión y medio doblados, podemos
entenderlo como una amenaza de asfixia.
 Gritos de forma frecuente. Si vemos que un grupo de alumnos o uno en
particular siempre se dirige a un compañero gritándole o hablándole de
forma despectiva, puede ser otro gran indicador de que algo está
ocurriendo.
 Ignorancia hacia la víctima. Otro indicador es ignorar a un compañero o
no dirigirle la palabra durante las actividades grupales y excluirlo de éstas.
Estos gestos harán que la víctima se sienta culpable o indignada ya que
no sabe exactamente el por qué del comportamiento de sus compañeros.
 Uso de comentarios despectivos. Los acosadores normalmente realizan
comentarios despectivos de sus víctimas ya sea por su color de piel,
género o religión. Suelen burlarse de ellas en cualquier lugar e insultan
sus ideas, comportamientos o creencias. Normalmente, siempre niegan
los hechos.
 Bromas de mal gusto constantes. La víctima suele recibir bromas
constantes por parte del agresor o de su grupo de mal gusto. Frases del
tipo “eres un cuatro ojos”, “orejón, cabezón o gafotas” suelen ser “bromas”
que utilizan y que pueden influir muy negativamente en las víctimas.
 Hace sentir incómoda a la víctima. Ya sea a través de la exclusión que
recibe por parte de sus compañeros acosadores en clase o por los insultos
y bromas que recibe. Ésta se sentirá muy incómodo, por lo que estará
sentado al final de la clase donde evitará participar y tener contacto con
cualquier compañero por miedo a que estos hechos se repitan de forma
frecuente.

9
Estos y otros signos pueden indicarnos de que algo está ocurriendo en nuestra
clase. En algunas ocasiones y debido a una discusión o malentendido se pueden
dar algunos, no por ello debemos de alarmarnos pero sí estar atentos y observar
las conductas de nuestros alumnos.

Estrategias de prevención e intervención del bullying verbal

Considerar el bullying como un fenómeno no solo psicológico sino social es


importante porque nos permite analizar dinámicas y componentes que a veces
pasan desapercibidos, y que no obstante sientan las bases en las que se genera y
se reproduce la interacción violenta.

Tomar lo anterior en consideración es un elemento imprescindible en la planeación


de estrategias de intervención y prevención del acoso escolar, tanto a nivel familiar
como en el entorno educativo.

En tanto que estos últimos, el entorno familiar y el educativo, son los dos principales
sistemas de apoyo de los adolescentes, cualquier alteración en ambos puede
afectar significativamente el curso de su desarrollo (en lo negativo y en lo positivo).
Veremos a grandes rasgos algunas estrategias que pueden llevarse a cabo en
ambos contextos.

 En el entorno educativo

Distintos estudios hablan de que existe un menor ajuste psicosocial y un escaso


nivel de empatía en los miembros del grupo que agreden a otros (Elipe, Ortega,
Hunter, et al, 2012). En este sentido, es importante que el entorno educativo
refuerce la empatía, y para esto, es necesario conocer y trabajar los esquemas de
reconocimiento que hay entre los distintos miembros. A partir de ahí, es
necesario facilitar entornos de convivencia libres de estereotipos y de acoso.

 En el entorno familiar

10
Las estrategias de prevención e intervención en el entorno familiar dependen en
gran medida de la dinámica generada por los adultos.

En este sentido, es importante empezar con una detección de los indicadores de


bullying que se hacen presentes a nivel verbal, y luego explorar cuáles son los
esquemas de fondo que están provocando que el adolescente tenga una percepción
despectiva sobre las características del compañero al que agrede. Intervenir
mediante la modificación de dichos esquemas es importante para contrarrestar la
tendencia a la agresión.

Así mismo, tanto en la familia como en la escuela, es importante contar con


información detallada y confiable sobre el tema, que haga posible realizar
estrategias educativas basadas en la empatía y en el reconocimiento respetuoso de
los demás.

 Empoderamiento de la víctima

Es también importante trabajar con los estilos de afrontamiento de las víctimas de


bullying. Para esto, es indispensable comenzar por reconocer la situación de
bullying y saberse víctima de ella. No obstante, lo que sigue es reforzar el
reconocimiento de sí misma como una persona que también puede generar
recursos para contrarrestar la relación violenta.

Dicho reconocimiento inicia desde la forma en la persona que se siente tratada por
los adultos y sus contextos de referencia, así como por sus pares. La interacción
que la víctima establece con sus entornos más cercanos puede reforzar la situación
de vulnerabilidad, lejos de contrarrestarla, por lo que este es un elemento que
también debe ser analizado.

11
2. Bullying físico

Es el tipo de acoso más común, especialmente entre chicos. Incluye golpes,


empujones e incluso palizas entre uno o varios agresores contra una sola víctima,

12
En ocasiones, se produce también el robo o daño intencionado de las pertenencias
de las víctimas.

Características del Bullying físico

 Existencia de agresiones repetidas

Para que una situación pueda considerarse bullying de cualquier tipo, es necesario
que se produzcan varias agresiones. Con una sola interacción de violencia entre
dos personas, no se podría considerar que haya aparecido este fenómeno.

Por ello, el bullying físico suele producirse en entornos en los que el agresor y la
víctima se ven obligados a convivir en el mismo espacio.

Entre ellos, podemos encontrar colegios, institutos, universidades o incluso puestos


de trabajo. Sin embargo, en este último caso el bullying suele llamarse “mobbing“.

 Intencionalidad

Otro de los requisitos para que una situación de violencia física se considere bullying
es que debe existir una intención por parte del agresor de hacer daño a la víctima.
Por lo tanto, los accidentes por ejemplo no serían considerados acoso físico.

 Desequilibrio de poder

Por lo general, una situación de agresión solo se considera bullying si el agresor


tiene mucho más poder de cualquier tipo que la víctima.

Este puede ser de carácter físico (como por ejemplo mayor fuerza o tamaño),
psicológico (como una mayor inteligencia), o social (por ejemplo, el apoyo de varios
compañeros).

13
En concreto, el bullying físico suele producirse entre un agresor de gran tamaño y
una víctima con un cuerpo más pequeño o débil.

 Agresión física contra la víctima o sus pertenencias

Las anteriores características son típicas de todos los tipos de bullying. Sin
embargo, la seña que diferencia el físico de todas las demás versiones es la
existencia de contacto directo entre el agresor y la víctima.

Así, para que aparezca este tipo de bullying tiene que existir violencia física de
manera repetida, intencionada y que implique un desequilibrio de poder.

Esta puede darse directamente contra la víctima (por ejemplo, en forma de


puñetazos, escupitajos, mordiscos o patadas), o contra alguna de sus pertenencias.

En el caso de que la violencia se de contra las posesiones de la víctima, esta podría


tomar la forma de robos o destrozo de la misma.

Identificación del Bullying Físico

Como padre, hermano, amigo o profesor de niños que posiblemente sufren de


bullying pueden darse cuenta fácilmente cuando tiene alguno de los siguientes
elementos:

 Tiene moretones, marcas de mordidas o cortadas en alguna parte del cuerpo.

 Se queja de que le duele los brazos, la cabeza, las piernas o cualquier parte
de su cuerpo.

 Hay sangre en su uniforme escolar.

 Sus cosas y su ropa se le rompen frecuentemente.


 Cambios de comportamiento.

14
 Cambios de humor con tendencia a un humor más irritable o un estado de
ánimo más triste.
 Trastornos del sueño.
 Cambios en los hábitos de alimentación.

Pero además de estos síntomas también aparecen efectos derivados de la agresión:


cortes, hematomas, chichones, etc.

¿Cómo actuar ante el bullying físico?

Un problema tan grave de este tipo debe ser tratado a varios niveles:

A nivel sanitario conviene que el niño o niña sea examinado por un pediatra para
determinar si existen lesiones y la gravedad de las mismas. También es muy
recomendable iniciar un tratamiento psicológico para que los episodios de violencia
sufridos no dejen huella para siempre.

Para acabar con la situación hay que poner los hechos en conocimiento de
colegio para que se active el plan de actuación en caso de acoso escolar. Si el
colegio no toma medidas, o las que adopta son insuficientes, entonces se puede
recurrir a la Inspección de Educación.

Es importante que los padres de la víctima estén informados en todo momento de


las medidas que se están adoptando en el colegio.

Pero ¿qué ocurre si todas las medidas tomadas no son suficientes? En este caso
no queda más remedio que actuar legalmente contra aquellos menores que están
acosando y actuando de fuera violenta. Si son mayores de 14 años se les puede
exigir responsabilidad penal, mientras que si tienen menos de esta edad habrá que
tomar medidas que afecten a los padres de esos menores.

El bullying físico es una cuestión grave que requiere actuar siempre de forma serena
y bien asesorados. Una buena forma de encarar la situación es contar desde el
principio con la ayuda de expertos legales en acoso escolar. Un profesional te dará
las pautas que te ayudarán a actuar en cada momento e incluso te ayudará a hacer

15
los trámites que sean necesarios para que la situación se solucione lo antes posible
y de forma favorable para tu hijo o hija.

3. Bullying psicológico

El bullying psicológico, también conocido como acoso moral, hace referencia a


un tipo de trato personal que resulta vejatorio y descalificador hacia una persona.

El bullying psicológico es definido según el diccionario de la lengua española como


un trato vejatorio y descalificador hacia una persona, el cual se realiza con el fin de
desestabilizarla psíquicamente.

Este trato constituye una serie de actos y comportamientos de una persona que
atentan de forma directa contra la dignidad y la integridad moral de otro individuo.

16
El principal motivo por el cual este tipo de trato recibe el nombre de bullying
psicológico recae en que éste conlleva siempre la realización de un maltrato
psicológico y un abuso emocional hacia la persona.

Así pues, el bullying psicológico conforma un largo proceso donde la persona,


siendo sometida progresivamente a la incertidumbre y a la impotencia, va perdiendo
su autoestima y la seguridad en sí misma.

Según varios autores, uno de los elementos más importantes acerca de la persona
acosada es que esta no suele ser plenamente consciente de ser humillada y
vulnerada, por lo que no suele adoptar una actitud de confrontación hacia la persona
acosadora.

La aparición de este término recae en el zoólogo Konrad Lorenz, el cual observó el


acoso grupal en algunas especies faunísticas. Dichos comportamientos los
denominó como “mobbing”.

Más tarde, el psicólogo Heinz Lyeman se dedicó a estudiar el acoso grupal y sus
efectos psicosomáticamente traumáticos en el entorno laboral. El trabajo realizado
por este autor dio lugar a la introducción de una nueva acepción para el mobbing,
el acoso moral.

En el caso de los seres humanos, el acoso u hostigamiento se denomina acoso


moral, el cual puede conllevar tanto a la violencia psicológica como a la violencia
física.

No obstante, el psiquiatra Marie-France Hirigoyen consideró que los casos más


graves de acoso deben denominarse como acoso psicológico, término que se ha
extendido durante los últimos años para hacer referencia a este tipo de situaciones
y comportamientos abusivos.

17
En este caso existe una persecución, intimidación, tiranía, chantaje, manipulación y
amenazas al otro. Son acciones que dañan la autoestima de la víctima y fomentan
su sensación de temor, con el problema añadido que son las más difíciles de
detectar por parte de profesores o padres porque son formas de acoso o exclusión
que se llevan a cabo a espaldas de cualquier persona que pueda advertir la
situación. Frecuentemente, los agresores utilizan esta forma de acoso con el fin de
subrayar, reforzar o resaltar acciones llevadas a cabo con anterioridad,
manteniendo así latente la amenaza. Incrementan la fuerza del maltrato, pues el
acosador exhibe un poder mayor al mostrar que es capaz de amenazar aunque esté
presente una figura de autoridad. En el agredido, aumenta el sentimiento de
indefensión y vulnerabilidad, pues percibe este atrevimiento como una amenaza
que tarde o temprano se materializará de manera más contundente. Pueden
consistir, por ejemplo, en una mirada, una señal obscena, una cara desagradable o
un gesto.

Es la presión que ocasiona a la víctima -sentir temor- por lo que le hace otro.
Algunos ejemplos:
 Cuando hay persecución. Que es una manera agresiva, violenta y continua
con que se acosa a alguien a fin de que haga lo que la otra persona quiere.
Esta puede suceder cuando al llega la víctima, el agresor está al acecho para
acorralarlo y comenzar a molestarlo y violentarlo.
 Cuando hay intimidación. Que significa causar o infundir miedo. El miedo es
una angustia a causa de un riesgo o daño real o imaginario. Es también la
aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que quiere.
Las amenazas a una persona, pueden dejarla con un sentimiento de miedo,
que no le permita vivir tranquilo. El miedo paraliza a las personas.

18
 Cuando hay tiranía. Que es el abuso en grado extraordinario de cualquier
poder, fuerza o superioridad. Es cuando el alto y grandote maneja a su antojo
a los demás. O el chico malo –como el de la caricatura Recreo- que tiene a
todos amenazados.
 Cuando hay chantaje. Que es la presión por medio de amenazas, para
obligar a que alguien haga algo. Amenazar para quitarle a alguien su lunch o
su dinero es un chantaje, además de ser un robo abierto. Esto aplica para lo
que sea que se obligue hacer a alguien: desde hacerlo mentir, hasta ir a algún
lugar, en base a amenazas.
 Cuando hay manipulación. Que es intervenir hábilmente las cosas, para
conseguir algo sin importar mentir. Esta es el arma de bullying más común,
ya que en ella entran los chismes. La reputación de las personas es lo más
valioso que tienen y quitar el valor de alguien por medio de mentiras, es una
de las crueldades más grandes.

Características del Bullying psicológico

El acoso psicológico se ha venido definiendo como un conjunto de circunstancias


que se pueden dar en distintos tipos de contextos y que se caracterizan por:

1. Ejecución de conductas de violencia psicológica extrema.


2. Ejercitación de dichas conductas de formas sistemática y continua.
3. Realización de conductas abusivas sobre otra persona o sobre un grupo
de personas determinado.
4. El acoso psicológico es siempre realizado por parte de una persona o un
conjunto de personas específicas.
5. Las conductas abusivas y psicológicamente violentas se ejecutan durante
un tiempo prolongado superior a los seis meses.
6. Las conductas abusivas se realizan en un ambiente determinado (laboral,
familiar, escolar, etc.).

19
Así pues, el acoso psicológico se caracteriza por englobar una serie de actitudes y
comportamientos de abuso hacia otra persona.

Dichos comportamientos de acoso se llevan a cabo con el objetivo de producir un


efecto directo en la victima. Normalmente, los efectos perseguidos recaen en el
desgaste y la sumisión psicológica de la persona.

Las técnicas de acoso se caracterizan por ser soterradas y sutiles. El empleo de


ciertas palabras, miradas, insinuaciones, mentiras o difamaciones son las
conductas más utilizadas en este tipo de violencia.

El objetivo del acosador consiste en imponer su voluntad de forma continuada y


progresiva. A través de sus conductas, pretende tergiversar la situación desde una
posición de fuerza y motivar la sumisión de la persona acusada.

El acoso moral sumerge la víctima en una espiral depresiva que, en algunos casos,
puede acabar con conductas auto-líticas o suicidas. Según el psiquiatra Marie-
France Hirigoyen, los casos extremos de acoso moral pueden interpretarse como
asesinatos psíquicos.

En un inicio, el acoso comienza desestabilizando a la víctima hasta conseguir que


pierda, de forma progresiva, la confianza en sí misma y en los demás. De este modo,
el objetivo de acoso psicológico consiste en originar una situación de total
indefensión sobre el acosado.

Así mismo, el proceso de acoso psicológico se caracteriza por, en un primer


momento, provocar ansiedad y tensión en la víctima, hecho que motiva la aparición
de una actitud defensiva.

20
Dicha actitud de la persona acosada suele motivar nuevas agresiones sutiles, por
lo que el objetivo del agresor no consiste en destruir a su víctima de forma inmediata,
sino someterla y controlarla con el paso del tiempo.

4. Ciber-bullying o bullying cibernético


El acoso electrónico o cibernético o crueldad social en línea se defi ne como el
acoso a través de la difusión maliciosa de información en la red, en mensajes de
texto, redes sociales, correos electrónicos, en páginas web, blogs, salas de chat,
etc. Puede ser información en texto, fotografías o imágenes modificadas o editadas.
Todo a través de una computadora o teléfono móvil. La tecnología en la
comunicación ha cambiado mucho en los últimos años y existe una brecha entre
padres e hijos; los padres han visto la transformación de la computadora de
escritorio hacia las portátiles, las tabletas los gadgets y los móviles que tienen
acceso a internet. ¿Qué tan importante es esta brecha? Creo que mucho, ya que el
joven y estos medios de comunicación han estado ahí siempre y consideran
imprescindibles los objetos mencionados como una forma de proyectarse en su
comunidad, de mantener contacto con su pares, de identidad personal, para realizar
sus tareas escolares y hasta para copiarse en el salón (a la hora del examen se
pasan mensajes con las respuestas): «Una oportunidad para explorar el mundo de
los adultos sin la vigilancia de éstos.» No es nada difícil que el joven le enseñe a su

21
padre cómo funcionan estos instrumentos y el internet forma parte primordial de la
vida cotidiana de los adolescentes. Aunque un joven normal suele involucrarse en
problemas, hay algo llamado desorden de conducta y mencionado por Gotelieb, el
cual describe algunas características de chicos que lo padecen y observa como una
conducta anormal el acoso. Este autor define que hay factores predisponentes como
divorcio, adopción, alcoholismo, criminalidad, problemas maritales y pobre
supervisión. Por supuesto, enfermedades como, problemas de aprendizaje,
deficiente autoestima. Una revisión reciente de Zahart mostró un dato interesante
en relación con el desorden de conducta, el cual menciona que la exposición de
violencia en los medios puede ocasionar a lo largo conducta agresiva e inclusive un
riesgo acumulativo de conducta antisocial. Y en relación a la comorbilidad, los niños
con TDA tienen más riesgos de tener problemas de conducta. Los chicos con
depresión y desorden de conducta pueden tener ideas suicidas y los niños con
desorden de ansiedad pueden responder en forma exagerada ante un evento que
consideren una amenaza. Otros chicos con problemas tienen desorden obsesivo
compulsivo que los lleva a desencadenar actitudes no apropiadas o fuera de
control.4 El bullying es más común en niños escolares y el cyberbullying en niños
mayores. Se ha sugerido que los niños eviten regresar el acoso o bullying, ya que
podrían ser castigados también y que es preferible denunciar cuando esto sucede.
Una forma de denunciar es en el momento que sucede; se recomienda hablar-
caminar-gritar. Los medios, además, han despertado sexualmente a nuestros
jóvenes. En USA, el 46% de los jóvenes de preparatoria (High School) ya tienen
actividad sexual; 14% tienen más de un compañero, 25% sufren infección
sexualmente transmitida y 19% se embarazan.

Esto se atribuye a la transmisión de escenas sexualmente explícitas a través de los


medios. El uso de internet en exceso se refiere como el abuso dentro de la red y se
ha asociado a problemas de delincuencia y relaciones disfuncionales con sus pares.

¿Cuántos adultos usan internet? En 2000, el 66% de estadounidenses usaban


internet y en 2005, 79% lo hacían con 13 horas promedio por semana. Pero 97% de

22
los jóvenes de 12 a 18 años en USA y 94% en Canadá se conectan a internet. Ya
un informe del Pew Internet & American Life Project mencionó que 21 millones de
jóvenes de 12 a 17 años usan la computadora; más de la mitad se conectan
diariamente. El 45% tiene su propio teléfono móvil y el 33% se comunica a través
de mensajes de texto. El 75% de jóvenes que se conectan utilizan los mensajes
instantáneos y de éstos, el 48% diariamente. ¿A qué edad es mayor el uso de la
computadora? De 6º a 7º grado, o sea, pasando de primaria a secundaria. En
relación con el sexo, las chicas en 79%, de 6º grado o mayor, se conectan a internet
más que los chicos (44%).

REDES SOCIALES: Las redes sociales son grupos de personas con afinidad de
amistad, social o cultural que a través de la comunicación comparten conocimientos.
Los medios han influido para que exista una explosión de la información
interpersonal.9 El 55% de los adolescentes entre 12 y 17 años usan este tipo de
enlace o comunicación diariamente. El 23% de niños de 4º a 11º grado poseen un
teléfono móvil y el 22% tienen una webcam. Pero aquí hay una pregunta: ¿Los
padres saben lo que hacen sus hijos? Sólo el 16% comentó que solían hablar con
sus padres de sus actividades, o sea, el 84% de los padres no saben lo que sus
hijos hacen en la red. Las redes sociales más usadas en USA y Canadá son
MySpace, Xanga, LiveJournal, Nexopia, doyoulookgood. com y las nuevas como
Facebook, linkedin; un 25% de las cuentas abiertas en MySpace son de menores
de edad y más del 60% tiene un perfil personal colgado en la red. El 50% incluyen
una fotografía y el 95% una cuenta de correo electrónico y el 84% tienen un nombre
de pantalla que usan en los mensajes instantáneos.1 Si bien las redes sociales son
una herramienta genial para los negocios y cubren las necesidades de
comunicación con el resto de tu comunidad, de amigos, de compañeros de trabajo,
de familiares y de clientes, también tienen sus riesgos: existen personas mal
intencionadas califi cadas como depredadores que atentan contra la seguridad de
los jóvenes indefensos. La red social más usada es Facebook, pero otra que ha
crecido mucho en los últimos años es Twitter; el día 21 de marzo se cumplieron seis
años de que Jack Dorsey iniciara su primer tweet; en la actualidad alcanza más de

23
500 millones de usuarios en todo el mundo: con el uso de 140 caracteres, el usuario
muestra sus pensamientos, donde se envían cerca de 175 millones de mensajes al
día: una empresa con un valor de 8 mil millones de dólares En cuanto a la identidad
de usuario, el internet permite a la gente subir información de su verdadera
personalidad que no darían a conocer si el encuentro fuera interpersonal. El
anonimato en la red permite suplantar identidades. En una encuesta, del 24 al 39%
de los jóvenes decían haber suplantado o haber simulado ser otras personas. El
52% mencionó tener mayoría de edad. ¿Es peligroso el uso de internet? El 60% de
los adolescentes menciona haber recibido mensajes de un desconocido y el 50%
ha intercambiado información con extraños. El internet ofrece la oportunidad de
afirmarse y expresarse, pero puede convertirse en un arma de denigración y
ciberacoso. El estado de ánimo tiene relación con el uso de internet, ya que hay una
asociación entre la soledad y la depresión y el uso de internet. En una encuesta de
20,700 estudiantes, 37% mencionaron que alguien les había dicho cosas ofensivas
en la red; 4% mencionó que sucede a menudo y 9% estaban preocupados por una
amenaza constante durante el último año. En una encuesta en Canadá, el 34% de
los niños refieren haber sido acosados, 74% en la escuela y 27% en la red. De
éstos, 70% se sintieron acosados sexualmente. El hostigamiento en línea, el
cyberbullying, es muy efectivo; las personas malas pueden fácilmente conectarse y
escoger a sus víctimas durante todo el día. También cada sistema tecnológico es
un escenario que los acosadores utilizan para molestar a la persona que escogen;
las razones para que esta forma de hostigar sea la preferida son las siguientes: a)
La tecnología es portátil y fácil de accesar. b) Es persistente e instantáneamente
peligrosa. c) Su contenido puede ser editado o alterado. Se distribuye ampliamente
y a la velocidad del rayo. d) No hay forma de contabilizarla. e) Es insidiosa y
peligrosa.

Con la penetración de las nuevas tecnologías, cada vez es más frecuente este tipo
de actos. Es un tipo de acoso muy grave y preocupante por la gran visibilidad y
alcance que se logra de los actos de humillación contra la víctima y el anonimato en
que pueden permanecer los acosadores. Los canales son muy variados: mensajes

24
de texto en móviles, tabletas y ordenadores, páginas web y blogs, juegos online,
correos electrónicos, chats, encuestas online de mal gusto, redes sociales,
suplantación de identidad para poner mensajes, etc. El contenido del acoso va
desde los típicos insultos a montajes fotográficos o de vídeo de mal gusto, imágenes
inadecuadas de la víctima tomadas sin su permito, críticas respecto al origen,
religión, el nivel socioeconómico de la víctima o de sus familiares y amigos, etc.
Todo vale con el fin de humillarla. Con independencia del tipo de bullying, el perfil
del acosador suele ser el de una persona físicamente fuerte, impulsiva, dominante,
con conductas antisociales y con una ausencia total de empatía con sus víctimas.

Es el acoso anónimo o abierto que se da por medio de los medios electrónicos


(redes sociales).

5. Entre hermanos

25
El bullying lo definimos como el acoso entre pares, entre iguales, entre niños y niñas
de más o menos la misma edad. En la infancia, normalmente el término se usa para
referirse al maltrato entre niños de edad similar en la escuela, que acosan a una o
más víctimas y que pueden llegar a agredirla físicamente.

En el colegio, tal como comentaba en párrafos anteriores, los límites están un poco
mejor definidos definidos: si un niño o niña insulta reiteradamente, le da puñetazos,
patadas o molesta a otro en clase o en el recreo, esto se considera bullying.

Pero ¿qué sucede cuando esto ocurre en casa? En el hogar, si un hermano agrede
a otro, le coacciona, le intimida, le insulta o agrede de otro modo esto se suele
considerar una riña, una broma entre hermanos o simples travesuras. Hasta cierto
punto esto es así, ya que los conflictos entre hermanos y la competitividad son
normales, y enseñan formas constructivas de lucha y negociación a los niños.

No obstante, los padres debemos reaccionar e intervenir ante las señales de alarma,
como por ejemplo:

 Si uno de los hermanos siempre es el agresor y el otro la víctima.


 Si existen signos de agresión que tienen como objetivo dejar al otro hermano
humillado y derrotado.

El impacto emocional de un niño al ser intimidado en el propio hogar por un hermano


o hermana en el que confía o admira debe tenerse en cuenta y gestionarse de una
forma adecuada. Por ello, los autores del estudio concluyen que los padres deben
prevenir y detener un posible maltrato entre hermanos en casa y no considerarlo
como un problema menor e incluso beneficioso (errores bastaste frecuentes y
comunes).

Los padres, como padres que somos y adultos que debemos proteger el bienestar
de nuestros hijos (físico y psicológico), debemos estar alerta e intervenir en estos
casos ya que los efectos del maltrato de un hermano a otro sobre la autoestima en
particular y la salud mental en general del niño víctima del acoso son muy

26
importantes y pueden perdurar toda la vida. Debemos concienciarnos que
determinadas acciones no son normales, por lo que no debemos permitir que
nuestros hijos se agredan ni física ni verbalmente. Debemos hacer un esfuerzo por
educar e inculcar valores positivos como el respeto y la tolerancia a nuestros
pequeños desde bien tempranas edades evitando que surjan rivalidades extremas
entre hermanos que provoquen envidias y celos insanos.

Muchos padres piensan que el bullying sólo es cosa de la escuela y por culpa de
padres que no han sabido educar bien a sus hijos. Pero el bullying puede ir mucho
más allá de las puertas del colegio o de la negligencia de la escuela o la mala
educación de los padres… el bullying puede estar dentro de un hogar y que se dé
entre hermanos.
El acoso entre hermanos es mucho más común de lo que la mayoría de las personas
creen. Una gran parte del bullying entre hermanos tiene que ver con la rivalidad o la
competencia que pueden sentir uno con otro, o que no son lo mismo para sus
padres. Esta situación, si no se toman medidas adecuadas puede agravarse
considerablemente. La casa familiar es el lugar donde un niño debe sentirse seguro
y en pleno confort, el impacto negativo de un niño cuando su agresor vive justo en
la habitación de al lado puede ser horrible.

6. Bullying sexual

Bullying sexual es toda manifestación de agresividad, intimidación, abuso o presión


en la que la sexualidad de la víctima es el elemento central. Es más común verlo
dirigido hacia mujeres, pero no es raro que suceda con hombres, especialmente en
la etapa escolar, sobre todo a partir de la pubertad. La estructura clásica del bullying
es la desigualdad de fuerzas; el bully (el agresor) siempre aparecerá como más
fuerte (o serán varios de ellos), amenazante y dispuesto a actuar con violencia; el
agredido siempre estará en inferioridad de condiciones físicas, anímicas, mentales
o emocionales.

27
Este abuso puede expresarse de varias formas. Puede ser, por ejemplo, que un
chico quiera acercarse de una manera física inapropiada a una compañera, y ella
tajantemente lo rechace. Él, frustrado, comienza a esparcir rumores negativos sobre
ella y, si logra encontrar eco en su grupo de confianza, podrían llegar a ponerle
apodos, burlarse de ella, intentar tocarla inapropiadamente, escribir grafitis
denigrantes. Así mismo, puede que empiecen a burlarse y hostigar a un compañero
por ser demasiado callado o amanerado o tener una orientación sexual diferente.

Con frecuencia sucede que alguien que ha sido abusado de esta manera a su vez
sea abusivo con alguien más débil, para pensar que puede recuperar un poco de
control en su vida. También puede formarse un grupo de bullies que aterroricen a
una niña con amenazas, gestos obscenos, o intenten chantajearla con publicar en
las redes sociales mensajes, fotos de ella, etc., que en confianza le haya hecho
llegar a otra persona. Por esto, nunca hay que tomarse fotos inapropiadas, peor
enviarlas, ni involucrarse en diálogos de naturaleza sexual por celular (sexting) con
nadie. En realidad son muchas las formas en que eventos de esta naturaleza
pueden desmoralizar y afectar la imagen y autoestima de un adolescente, dejando
en su mente recuerdos tristes de una época que debería ser toda llena de felicidad.

La primera reacción de alguien que se percate de que intentan hacerle bullying debe
ser ignorarlos (el propósito central del bully es que su ofensa produzca un impacto
moral; si no lo logra, es posible que gradualmente se desmotive). Si persiste el
acoso, debe hacérselo saber a sus padres, y ellos a las autoridades del colegio tan
pronto como sea posible para tomar las medidas disciplinarias correspondientes.

El bullying sexual es una forma de maltrato muy común entre adolescentes, en la


cual los agresores acosan a sus víctimas a través de comentarios y acciones que
son de naturaleza sexual. Este tipo de acoso puede ocurrir de forma física, verbal,
en persona o por vía electrónica.

La mayoría de los jóvenes que reciben este tipo de acoso sexual son propensos al
igual a recibir otros tipos de bullying o intimidación.

28
Algunas imágenes, chistes, lenguajes y contactos son llamados inapropiados por
una razón. Si te sientes incómodo por alguna conducta o interacción con otro
compañero que sea de manera constante, puede caer en la categoría del bullying y
acoso sexual.

El bullying sexual tiene como objetivo ridiculizar o humillar a la víctima y puede incluir
algunos actos como:

 El hacer bromas sexuales, comentarios o gestos de o para alguien.


 La difusión de rumores sexuales (en persona, por el texto, o en línea).
 El escribir mensajes sexuales de la gente en puestos de baño o en otros
lugares públicos.
 El mostrar a alguien vídeos o imágenes sexuales inapropiadas.
 La publicación de comentarios sexuales, imágenes o vídeos en redes
sociales como Facebook, o el envío de mensajes de texto explícitos.
 El hacer comentarios sexuales o las ofertas fingiendo ser otra persona en
línea.
 El tocar, agarrar, o pellizcar a alguien de una manera deliberada sexual.
 El tirar de la ropa de alguien y cuando rozamos una manera deliberadamente
sexual.
 El rechazar, denigrar o intimidar a alguien por su preferencia sexual.

En muchas ocasiones el acosador no se siente atraído sexualmente por la víctima


sino que lo hace por el simple hecho de disfrutar del ejercicio de poder. Hay que
evitar que estas agresiones se tornen en eventos donde se les obligue a las víctimas
a realizar actos en contra de su voluntad.

El forzar a personas a hacer cosas que no quieren hacer, como besar, tener sexo
oral, o hacer el amor, va más allá de bullying sexual. El forzar a alguien a llevar a
cabo actos sexuales sin su deseo se convierte en una violación, el cual es un
crimen.

29
Algunas de las razones por las cuales los adolescentes le hacen bullying sexual a
otros están: el sentirse poderosos o superior sobre los demás (mayormente los
débiles); aparecer sexualmente maduro o madura por la presión del grupo; para
incrementar su estatus social; para generar emoción y prosperar de la miseria de
otros; reducir su propia inseguridad al molestar a los otros y hacerlos sentir
inferiores; eliminar a la competencia al hacer que el otro se vea menos deseable; y
el imitar el ejemplo de los demás.

En los últimos años se ha puesto de moda entre los adolescentes grabar en sus
teléfonos móviles este tipo de agresiones sexuales y enviar los videos a otros
compañeros o compartirlos por internet. El intercambio de archivos (fotos o videos)
de contenido pornográfico, denominado “sexting”, viene a añadir la humillación
pública al daño psicológico provocado a la víctima.

Esta práctica aparentemente inofensiva, es muy peligrosa porque conlleva a la


extorsión y en algunos casos lleva al suicidio. Esta práctica es totalmente ilegal y
dichos videos pueden ser utilizados como prueba para poner a los acosadores en
manos de la justicia.

El primer caso de sexting conocido públicamente fue el de Jesie Logan. Quien en


el 2008 se retrató desnuda y envío las fotografías desde el teléfono móvil a su novio.
Luego de que terminaran la relación, su ex pareja distribuyó las imágenes entre
cientos de estudiantes en su escuela secundaria. Jesie sufrió la burla de sus
compañeros y como consecuencia cayó en depresión y comenzó a faltar a clases.
Dos meses después, tomó la decisión de suicidarse. Su madre la encontró ahorcada
en su habitación con el teléfono móvil al lado.

En Estados Unidos, varios estados poseen leyes en contra del cyberbulling y el


sexting. Sin embargo, estas situaciones se complican en el momento en que alguno
de los implicados (el acosador) es menor de edad. En algunos países se han llegado
a juzgar a menores con base en la legislación contra la pornografía infantil. En

30
Latinoamérica solo Chile y Uruguay poseen regulaciones para combatir este
problema bajo el amparo del delito de pornografía.

Es una ironía que el debate actual sea sobre la aplicación a menores de edad de la
ley que se creó originalmente para protegerles.

Se presenta un asedio, inducción o abuso sexual o referencias malintencionadas a


partes íntimas del cuerpo de la víctima. Incluye el bullying homófono, que es
cuando el maltrato hace referencia a la orientación sexual de la víctima por motivos
de homosexualidad real o imaginaria.

Cuando se usa la fuerza para tratar de obligar u obligar a alguien a sostener


relaciones en contra de su voluntad. Cuando se toca con mala intención a una
persona, aprovechando que está distraída. Cuando existe una presión constante
para obligar a alguien a hacer algo que no quiere. Ejemplo: Ver pornografía. Cuando
hay manipulación: haz esto o te va mal; te voy a dejar si no lo haces; ya no me
quieres; eres tonto si no me das un beso
Cuando se usa la fuerza para tratar de obligar u obligar a alguien a sostener
relaciones en contra de su voluntad.
Cuando se toca con mala intención a una persona, aprovechando que está
distraída.

Cuando existe una presión constante para obligar a alguien a hacer algo que no
quiere. Ejemplo: Ver pornografía.
Cuando hay manipulación: haz esto o te va mal; te voy a dejar si no lo haces; ya no
me quieres; eres tonto si no me das un beso.

Características del bullying sexual

31
El bullying sexual se puede manifestar de diversas formas:

Físico: conductas perturbadoras que el acosador ejerce hacia su víctima:

 Invadir el espacio y los límites de la otra persona de manera no necesaria,


con objetivos o connotaciones sexuales.
 Tocar zonas del cuerpo poco adecuadas.
 Usar el contacto físico como intimidación sexual.
 Tocar la ropa, el pelo de la persona.
 Dar un masaje sin consentimiento.
 Besos y/o abrazos no consentidos, caricias poco adecuadas, frotarse con
otra persona.
 Tocarse, frotarse, acariciarse las partes íntimas, masturbarse a uno mismo,
con connotaciones sexuales, delante de la otra persona.
 Contacto físico o acercamiento físico excesivo, deliberado, no solicitado ni
consentido por la víctima.

Conductual:

 Mensajes, llamadas, notas, emails, whatsapp con contenido sexual y/o


amenazantes.
 Invitaciones persistentes para participar en actividades no exclusivamente
laborales, aunque se haya dejado claro que no son deseadas por parte de la
víctima y que son inapropiadas.
 Invitaciones a realizar conductas sexuales, invitaciones impúdicas,
comprometedoras.
 Peticiones de favores sexuales o amenazas de pérdida de algún
derecho/beneficio si no se realizan las conductas sexuales.
 Inmiscuirse en la vida/intimidad sexual de otra persona.
 Utilizar sonidos sexualizados y relamerse los labios delante de una persona
sin su consentimiento, hacer gestos con las manos o el cuerpo de manera
sexualizada.

32
 Hacer regalos personales o sexuales.
 Mirar a alguien de arriba abajo, de manera sexualizada, con la finalidad de
hacerle sentir incómodo o invadido, en ambientes no adecuados o sin su
consentimiento.
 Mostrar imágenes sexuales.
 Agresión sexual.
 Seguir a una persona, no permitirle el paso, de manera intimidatoria, para
crearle miedo o para sobrepasar límites personales, tanto físicos como
psicológicos.

Verbal:

 Frases sugerentes, bromas o mofas, comentarios sobre la condición sexual


de la otra persona.
 Descalificar a alguien usando expresiones como “nena”, “pequeña”,
“muñeca”, “guapetón”, “cariño”, en ambientes que no corresponden, como
relaciones laborales, cruzarse con un desconocido por la calle, etc.
 Comentarios sexuales sobre cuerpo.
 Comentarios o insinuaciones sexuales.
 Contar chistes o historias de índole sexual.
 Preguntar sobre la vida sexual de otra persona, sobre sus fantasías sexuales
o preferencias en ámbitos no adecuados.
 Mentir o ridiculizar la vida sexual y privada de la otra persona

7. Bullying social

Pretende aislar al niño o joven del resto del grupo, ignorándolo, aislándolo y
excluyéndolo del resto Puede ser directo: excluir, no dejar participar a la víctima en
actividades, sacarlos del grupo o indirecto: ignorar, tratar como un objeto, como si

33
no existiera o hacer ver que no está ahí. En otras palabras es hacerle la ley del hielo
a alguien permanentemente.
Otros ejemplos:
Cuando se ignora a una persona constantemente. Si propone algo, nadie lo sigue;
si pide jugar nadie lo incluye; pareciera que no existiera. Por elemental educación
¡se contesta!
Cuando se aísla a alguien. Ponerse de acuerdo entre varios para ignorar a otro es
un aislamiento a propósito –con intención-. No tiene nada de malo que no te lleves
con alguien, que no sea tu amigo cercano, pero con todos podemos ser amables.
Excluir es quitar a alguien o algo del lugar que ocupaba. Por ejemplo, si un día se
enojan con alguien de su grupito y nadie le explica lo que sucede y sólo lo evitan,
es bullying. También excluir es descartar, rechazar o negar la posibilidad de conocer
a una persona. Esto pasa a veces con los nuevos niños en las escuelas: nadie les
da la oportunidad de saber cómo son y simplemente los rechazan por ser los
nuevos…

34