Вы находитесь на странице: 1из 2

COMO CUIDAR A TU LORO

Para saber cómo cuidar un loro, consideramos importantes los siguientes aspectos:

La Jaula su Ambiente

Elegir la jaula adecuada es fundamental. Podríamos decir que, si quieres saber cómo
cuidar un loro, la jaula es lo primero a lo que debes prestar atención. Debes tener en
cuenta el tamaño del animal para elegir una por la que pueda moverse libremente.
Aunque pueda vivir suelto cuando es educado, es recomendable contar con una jaula
para tu loro. Será su vivienda, donde podrá alimentarse, descansar y sentirse seguro.
Por eso es importante elegir conscientemente.

El tamaño debe permitir que el animal se mueva y se ejercite. Además, lo


recomendable es que el comedero se distancie de la bandeja de excrementos. Lo
ideal es que la jaula supere en 4 o 5 veces el tamaño del loro.

Es importante contar con juguetes en el interior de la jaula para distraer e incentivar el


loro. Este animalito acostumbra a ser muy activo y puede volverse inquieto con el
sedentarismo.

También se debe elegir la ubicación más adecuada para la jaula. No es recomendable


dejarla a la intemperie. Un golpe de calor o frío extremo pueden llevar el animal a
fallecer o enfermar gravemente. Tampoco se debe privar el loro de estar al aire libre.
Lo ideal es que se pueda transportar la jaula del interior del hogar para el exterior.

La limpieza de la jaula es fundamental para que el loro se sienta cómodo. Para


higienizar el fondo de la jaula puedes utilizar arena para gatos, que será necesario
cambiar al menos una vez por semana.

La Alimentación

La dieta es también muy importante. La alimentación ideal para este tipo de aves es la
que tiene base de grano o semillas y se complementa con frutas y verduras para que
reciban todas las vitaminas que necesitan.

Estos pequeños amigos parlantes necesitan una dieta variada y se adaptan muy
fácilmente a casi todo tipo de alimento. Aunque sea muy común ofrecerles semillas,
hay que tener cuidado con la cantidad. En exceso pueden provocar graves daños
hepáticos.

Cerca del 80% de su dieta debe ser compuesta por frutas y verduras. Los otros 20%
pueden ser complementados por semillas y granos. De 1 a 2 veces por semana, es
recomendable ofrecerle yogurt, arroz y/o huevo duro.

Los alimentos deben ser frescos y jamás tener mal olor. También es indispensable
ofrecer agua limpia y potable constantemente.

Alimentos prohibidos en la dieta de tu loro:

1.- Alimentos industrializados, embutidos y/o condimentados.

2.- Chocolates.

3.- Ajo y perejil.

4.- Palta (aguacate).


5.- Calabaza y papa crudas (ofrecer siempre cocinadas, preferencialmente en puré).

6.- Berenjena.

7.- Café y productos con cafeína.

8.- Leche y lácteos con mucha grasa.

El Desgaste del Pico

Tu loro necesitará tener un hueso de sepia o una piedra de calcio contra la que rascar
su pico para irlo desgastando. Si no, podría tener problemas en el pico.

Surtirlo de Agua Potable

No sólo los loros, podríamos decir que cualquier mascota debe tener agua fresca y
limpia a su disposición en todo momento para beber cuando lo necesiten.

En el caso de los loros, no sólo se trata de agua para beber. La verdad es que a ellos
les gusta lavarse a menudo, por lo que puedes poner un recipiente de agua donde
puedan hacerlo ellos mismos, o bien echarle agua con una regadera con cierta
frecuencia.

La Higiene

Los animales entran en contacto con muchos microorganismos y pueden alojar


parásitos en su cuerpo. Cuando se adopta una mascota de cualquier especie, es
indispensable reforzar la higiene del hogar.

También es una buena práctica revisar con frecuencia sus patas, sus plumas y su
pico. Al reconocer cualquier herida, alteración de color o apariencia, es indispensable
concurrir rápidamente al veterinario.