Вы находитесь на странице: 1из 4

La naturaleza la creación los seres humanos nos revela el gran amor de Dios todo lo creo para que

seamos felices, Dios suple todas nuestras necesidades.

Fuimos creados seres perfectos pero el pecado causo el dolor en nosotros y aun así Dios nos
muestra su perdón su amor su misericordia en cada ser creado
esta|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||
||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||su magnificencia, su cuidado nos muestra su
amor y piedad.

Dios es lento en la ira y perdona cada iniquidad, se deleita en la misericordia. Pero el enemigo de
Dios indujo a los seres creados a ver al creador como un juez severo que está velando con ojos
celosos por discernir las faltas de los hombres para visitarlos con juicios por eso vino a este mundo
a mostrarnos gran amor su acto de bondad sanar y ayudar a los más pobres y se ganó el amor de
los niños, nunca lastimo a nadie con palabras áspera, tenía mucho tacto al hablar, reprendía con
amor.

Cada ser es valioso a sus ojos y se condujo con divina dignidad, se preocupaba con la más tierna
consideración hacia cada persona, en cada hombre y mujer veía un alma caída a quien era su
misión salvar.

Su carácter es compasión divina Jesús vivió y murió para redimirnos el padre permitió que su hijo
amado viniera a este mundo lleno de gracia y de verdad de indescriptible gloria a esta tierra
corrompida del pecado, oscurecidas por la sombra de la muerte y la maldición. Permitió que
dejara el seno de su amor, la adoración de los ángeles, para sufrir la burla, los insultos la
humillación odio y muerte, la carga del pecado; la separación que causa entre el alma y Dios, pero
este sacrifico no fue creado para que el padre amara al hombre ni para moverlo para salvar.
Porque de tal manera amo Dios al mundo que dio a su único hijo para morir. El padre nos ama
infinitamente y proveyó el sacrifico de su hijo por amor y así derramar su amor por un mundo
caído. EL padre sufrió el dolor de su hijo porque son uno.

Nadie más podía redimirnos sino su hijo y así expresar el amor del padre.

Siempre será uno con la raza humana ya que entendió nuestras necesidades porque se hizo
humano. El precio pagado por nuestra redención debe darnos un concepto elevado de lo que
puede hacer el padre por nosotros. Pero no merecemos ser llamados hijo de Dios. Pero él nos
redime con la relación con nuestro padre conocerle y amarle, aceptarle como salvador. El padre
es infinito cualquier lazo puede romperse pero el amor proveniente del padre jamás cambiara.

Nuestra mayor necesidad es buscar la gloria de Dios pero mediante el espíritu santo porque por
nosotros mismos no podemos ni la cultura ni la educación ni la fuerza de voluntad nada puede
cambiar nuestra vida darnos solo un cambio de conducta pero no puede transformar nuestro
corazón y purificar las fuentes de la vida, es necesario un poder que obre desde el interior una
vida nueva, ese poder es Cristo únicamente su gracia puede revitalizar las adormecidas facultades
del alma y atraerlas a Dios a la santidad.

Pero no basta ver la misericordia el amor y el perdón de Dios sino llegar a ser perfectos por la
gracia de Dios ya que somos miserables por el pecado que nos aparta del padre, siempre nuestra
alma ansia algo mas pero esa satisfacción solo lo da Dios, todo es vano si el hombre menosprecia
a Dios no hay ninguna excelencia sin el padre , el corazón de Dios suspira por sus hijos terrenales
con un amor más fuerte que la muerte y ha hecho todo por nosotros, contemplemos el
maravilloso trabajo que se hace en el cielo y toda las energía están en comunión para salvar al
hombre, todos en el cielo están empeñados para rescatar al caído a la casa del padre.

Seremos capaces de despreciar cada sacrifico y la misericordia divina todo el amor eterno todos
los medios provistos a fin de ser transformados conforme a la semejanza del padre y restituidos a
la armonía con nuestro padre y el hijo.

Como debemos ir a cristo ya que al estar convencido de pecado, no podemos estar en armonía
con Dios si estamos en pecado y mientras no repudiemos el pecado, no podemos ir a Dios pero
debemos estar arrepentido de corazón y no por miedo.

Cuando el corazón deja que el espíritu santo obre, el pecador se da cuenta de su pecado y se tiene
conciencia del pecado y ve el amor de Dios y el gozo de la santidad de la sagrada ley de Dios
fundamento de su gobierno aquí en la tierra la luz verdadera ilumina las cámaras secretas del
alma y se manifiestan las cosas ocultas. La convicción se posesiona de la mente y del corazón y
tiene conciencia del amor de Dios y que no puede presentarse así ante el Padre, quiere anhela
perdón, estar limpio y gozar del amor de Dios.

Venid a mi todos los que están trabajados y cargados y yo os hare descansar, cristo es el único que
pone en el corazón desecho la inquietud de toda pecaminosidad.
Las cosas del mundo no pueden dar gozo paz y descanso, solo Dios llena cada vacío del alma,
porque Dios es el agua de vida, y esta constantemente obrando por las personas y llamándolas a Él
para que no tengan sed jamás, si en nuestro corazón anhelamos algo mejor de lo que el mundo
puede dar debemos reconocer esto, como el espíritu de cristo que nos habla, cuando el alma se
conmueve odia el egoísmo y se aborrece así mismo como transgresor de la ley.

Si percibimos nuestra naturaleza pecaminosa no esperemos que por nuestras propia fuerza y
benevolencia podemos cambiar es solo en Dios que podemos cambiar nada podemos hacer solos.

El enemigo nos susurra al oído y nos dice pecador veremos a la cruz y diremos Jesús murió por mí
por mis pecados y me redimió si le buscamos con fe.

Las condiciones de Dios son sencilla para obtener su misericordia no debemos hacer alguna cosa
penosa para expiar nuestro pecado solo confesar nuestros pecado a Dios y nuestras faltas a la
persona, y a Dios si perjudicamos a nuestro prójimo estamos pecando contra Dios, pero él es justo
y perdonador para liberarnos de toda culpa, con verdadero arrepentimiento para poder tener la
paz de Dios, debe hacerse con total sinceridad y debe haber un verdadero cambio en nuestra vida.

Hay que ceder al espíritu santo para cambiar la conducta errada sin escusas con verdadero
arrepentimiento.

En la palabra de Dios nos muestra algunos personajes que no tenían arrepentimiento de corazón,
si confesamos nuestros pecados Dios es justo para limpiarnos de toda iniquidad.

Dios nos da esa promesa hermosa que si le buscamos le hallaremos si lo buscamos de todo
corazón debemos dar a Dios todo el corazón para que haya un cambio genuino nuestra naturaleza
es siempre al mal no hay cosa buena alguna en nosotros, estamos apresados en las garras de
satanás para hacer su voluntad pero Dios quiere sanarnos y libertarnos, esto demanda una
transformación y renovación de nuestra naturaleza pero la batalla más grande es la que tenemos
contra nosotros mismo para que Dios pueda entrar ir renovar con una entrega total ya que Dios no
fuerza la voluntad de nadie, Dios quiere que el ser humano pueda tener un desarrollo pleno
elevación a lo más sagrado pero es una decisión propia el padre desea de todo corazón poder
transformarnos y renunciar a todo lo que nos aleja de Dios, no puede ser por la mitad sino
completo.

El amor de Dios satisface cada alma y se entrega a él, con ardiente deseo entregar todo a Dios
pero sintiendo el amor profundo por aquel que entrego todo por nosotros para redimirnos, y
como nosotros tan indignos reusemos al trono de su gracia y menospreciando ese amor tan
grande por unos seres tan indignos. Dios nos pide dar todo aquello que nos hace daño, porque
quiere darnos algo mejor para nuestra vida porque nos ama todo el cielo está a favor de salvarnos
y nos acepta tal cual somos y nos concederá toda redención y nos hará descansar y saciara nuestra
alma solo tenemos que cumplir aquello que nos acerca a Cristo. Pero somos tan débiles y
prometemos a Dios cosa que no podemos cumplir y rompemos nuestros votos y aun así Dios nos
acepta con toda nuestra debilidad, necesitamos comprender nuestra voluntad y el poder de elegir
para que Dios obre en nuestra vida ya que nosotros no podemos cambiar por nosotros mismos
pero podemos dar a Dios nuestra voluntad para que el obre según su voluntad y nuestra
naturaleza estará bajo el dominio del cielo, al dar la voluntad a Dios para que él nos de fuerza de lo
alto para estar en comunión y armonía con el padre.
A medida que nuestra conciencia ha sido vivificada por el espíritu santo y vemos el pecado su
perversidad y la consecuencias y lo miramos con aborrecimiento y luchamos por huir de él nos
damos cuenta que somos impotentes porque ansiamos el perdón ser limpiados y libertados que
podemos hacer para alcanzar la paz y el amor del cielo no lo podemos comprar con dinero ni con
inteligencia ya que esto solo viene del cielo y Dios lo da gratis sin ningún costo.

Dios nos dará un corazón nuevo si solo aceptamos su regalo precioso y debemos creer con fe que
Dios lo hará porque él lo ha prometido. Tenemos que creer que la promesa se cumplirá en nuestra
vidas, confesar nuestro pecado entregar nuestro corazón y Jesús hará la transformación.

Para resistir al mal debemos pedir al padre su espíritu su gracia Jesús se complace que lleguemos a
él con todo nuestra debilidad y él nos cuidara nos curara y limpiara de toda impureza es así un
privilegio del perdón gratuito que nos regala el padre para todo aquel que lo pida a el padre no
hay ninguna persona tal mala o miserable que Dios no perdoné. Satanás quiere quitarnos toda luz
del alma y la seguridad de este regalo, debemos decir Jesús a muerto para que yo viva me ama y
no quiere que perezca tengo un padre compasivo y aunque he pisoteado su nombre me levantare
y le diré a mi padre he pecado sé que no soy digno de ser llamado tu hijo pero aquí estoy hazme
como a uno de tus jornaleros. Y el padre dirá con amor eterno te he amado por tanto te he
extendido mi misericordia, es el espíritu del padre que hace esa invitación al hijo a volver a casa y
recibir el perdón el aborrece el pecado pero ama al pecador.