Вы находитесь на странице: 1из 1

SOCIALIZACIÓN Y ACCIÓN SOCIAL

En la socialización se trasmiten normas de conducta y se enseña a aceptar una estructura


social determinada, por eso el proceso de socialización es tan importante en la continuidad y
discontinuidad de los sistemas sociales, es un proceso de aprendizaje de la cultura o
subcultura de una determinada sociedad con sus respectivos valores fundamentales.
En el sentido socioestructural del proceso de socialización, según Parsons, la acción social
presenta siempre un problema para el individuo y ese problema es resuelto mediante el
sistema de valores del grupo, esos valores le orientan en cada caso en una dirección
determinada.
Los valores inculcados nos indican si hemos de orientar atención a lo que una persona o
grupo son, o bien a lo que hacen, ya que dependiendo de estos valores su forma de actuar
dejarían ver su personalidad.
Los hombres pueden actuar según un criterio de moralidad universal, que los conlleva a un
único modo de actuar para el bien de una sociedad, o en determinados casos particulares para
establecer una hegemonía en sociedades más pequeñas.
Otro tipo de conducta es la determinada por la neutralidad afectiva, que lleva al
comportamiento más razonable de la persona y no se deja levar totalmente por la afectividad
o la pasión.
La conducta también puede dimanar ciertos roles, ciertos comportamientos que determina el
posicionamiento de la persona en una determinada sociedad.
La acción social puede ir dirigida estrictamente en beneficio de los intereses propio,
individuales, o en favor de la colectividad. En el mundo de los negocios el beneficio propio
es el único criterio de acción social.
Todos estos elementos se encuentran en cada colectividad en grados diferentes y, a su vez,
en combinaciones diversas.
El proceso de socialización entraña una interiorización de ciertas normas, valores,
conocimientos y creencias que estaban primero fueras de nosotros tan objetivas y ajenas a
nuestra mente, con ello, Karl Popper ha distinguido entre tres mundos diferentes de la
realidad, el mundo de los objetos físicos, el de la conciencia que incluye los procesos de
pensamiento y el de los productos objetivados del pensamiento humano.
Con esto, el desarrollo de culturas complejas y avanzadas coincide y se apoya sobre el
desarrollo del mundo de la cultura objetivizada, así el progreso de las sociedades en igualdad
y dignidad solo puede surgir cuando la cultura se destribaliza, es decir, cuando el leguaje se
objetiviza.

CARLOS PÁRRAGA NAVARRETE


2° de Filosofía
20-junio-2019