Вы находитесь на странице: 1из 10

CLE 03 - La Obra Regeneradora de Elohim 1:

Venidas y Separaciones

Ya vimos que el primer versículo del capítulo 1 describe plenamente la obra creadora de Elohim.
"En el principio creó Elohim los cielos y la tierra". También vimos la rebelión de haSatán en la
segunda mitad del versículo 2. "Y la tierra quedó desolada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la
faz del abismo". El versículo 2a contiene cinco puntos principales: el hecho de que la tierra fue
convertida en algo diferente de lo que era originalmente, la desolación, el vacío, las tinieblas y el
abismo. Tenga presentes estos cinco puntos. Después del juicio sobre la tierra a causa de la
rebelión de haSatán, la tierra quedó desolada y vacía.

Las tinieblas constituyen otro indicio de juicio, como ya mencionamos. Éxodo 10.21-22 y
Hitgalut/Revelación 16.10 muestran que las tinieblas son resultado del juicio de Elohim. Hubo
tinieblas cuando Elohim trajo Su juicio sobre Paroh/Faraón, y habrá tinieblas cuando Él ejerza Su
juicio sobre el anticristo. Por tanto, las tinieblas de Bereshit/Génesis 1.2a aluden al juicio de
Elohim.

La palabra "abismo" representa las aguas profundas. En las Escrituras, el agua tiene dos significados
y simboliza dos cosas distintas, una positiva y otra negativa. En el sentido positivo, el agua
representa siempre algo viviente. El agua que corre trae vida a la gente y satisface su sed. En el
sentido negativo, el agua representa la muerte.

Por ejemplo, cuando fuimos bautizados en agua, esa agua representaba la muerte. Las aguas del
mar Rojo y las aguas del río Jordán también representan la muerte. El agua mencionada en
1
Bereshit/Génesis 1.2 no representa la vida, sino la muerte. Por consiguiente, concluimos que la
tierra se encontraba bajo muerte. La tierra no sólo estaba desolada, vacía y carente de sentido,
sino que estaba llena de muerte y bajo la misma. Elohim llegó en medio de esta situación.

Bereshit/Génesis 1.2b no se refiere a la creación original (que fue completada en el versículo 1),
sino a la restauración que Elohim realizó. Elohim iba a restaurar lo que había sido destruido e iba a
crear algo más.

ESTA VEZ ELOHIM CREÓ AL HOMBRE.


Elohim no restauró al hombre, sino que lo creó. BERESHIT/GÉNESIS 1.2b-2.25 ES UN PASAJE DE LA
PALABRA DIVINA QUE NOS MUESTRA LA RESTAURACIÓN DEL UNIVERSO DESTRUIDO Y UNA CREACIÓN
ADICIONAL.

Leamos el versículo 4 del capítulo 2: "Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando
fueron creados, el día que Yahweh Elohim hizo la tierra y los cielos". La mayoría de la gente presta
poca atención a este versículo; sin embargo, es muy significativo. Nos muestra la obra creadora
original de Elohim y también Su obra restauradora. La primera mitad del versículo dice: "...los
cielos y la tierra cuando fueron creados..." Observe que los cielos se mencionan primero y luego la
tierra, y que el verbo usado aquí es "crear". En la segunda mitad del versículo leemos: "...en el día
que Yahweh Elohim hizo la tierra y los cielos". Aquí el verbo usado no es "crear" sino "hacer". Crear
significa producir algo a partir de la nada, y hacer significa trabajar con una sustancia existente a
fin de producir otra. Debemos ver que originalmente los cielos y la tierra fueron creados. Luego, la
segunda mitad del versículo dice: "...en el día en que Yahweh Elohim hizo la tierra y los cielos".
¿Notamos el cambio en la secuencia? PRIMERO, ELOHIM CREÓ LOS CIELOS Y LA TIERRA; LUEGO, ÉL
HIZO LA TIERRA Y LOS CIELOS.

Si volvemos a leer el capítulo 1, veremos que en el tercer día el Adón restauró la tierra. Elohim no
creó la tierra, porque ésta ya existía; estaba sumergida en las aguas. Por tanto, EL ADÓN RECOBRÓ
LA TIERRA EN EL TERCER DÍA. Además, en el cuarto día, el Adón recobró el cielo, es decir, los
cielos. Por tanto, en la restauración, no se mencionan primero los cielos y luego la tierra, sino
primero la tierra, y luego los cielos. Sin embargo, en la creación, primero existieron los cielos y
luego la tierra. Podemos ver ambas cosas en Bereshit/Génesis 2.4.

Veremos que en Bereshit 1 son separadas LAS AGUAS DE LAS AGUAS. Como en las Escrituras las
aguas también representan grupos de seres vivos ("Las aguas que has visto donde está sentada la
ramera, son pueblos y multitudes, naciones y lenguas" Hitgalut/Revelación 17:15), aquí vemos una
separación en dos tipos de aguas, unas que fueron a parar a la tierra y otras que quedaron en los
cielo, una forma más de aludir al juicio de los caídos que fueron condenados a la tierra, expulsados
del cielo.

El Concilio de Yahweh
Como vimos en el primer mensaje, la frase "Elohim (plural) hizo (singular)" se refiere a la actividad
de Yahweh ejecutada a través de su Concilio, la asamblea de los elohim, sus hijos. Yahweh ordena,
Y SUS HIJOS EJECUTAN, CUMPLIENDO SUS ÓRDENES. ¿Quién crea entonces? YAHWEH ELOHIM,
CIERTAMENTE. Los ejecutores son meros instrumentos de Sus órdenes, y ellos mismos han sido
creados. Un ser creado no tiene la capacidad de crear, sólo puede ejecutar las órdenes para las
cuales fue primeramente capacitado. El hecho de que algunas de estas criaturas se hayan rebelado
e insistan en asegurar que pueden hacer lo que no pueden, NO LOS CONVIERTE EN LO QUE NO SON

2
NI SERÁN. Mantengamos el foco en el hecho de que Yahweh nos asegura una y otra vez que ÉL ES
ÚNICO Y ÚNICO, y si lo repite tanto es porque justamente otros han tratado de negar esta verdad.

Sin embargo, con aquella rebelión satánica que mencionamos en el mensaje anterior, hubo bajas
en el Concilio Divino. Estamos hablando de un golpe de estado que fue reprimido, y muchos de los
ministros fueron sacados de sus cargos, obviamente. Esta es otra de las partes del Plan de
Restauración de Yahweh: la recuperación de su Concilio en plenitud.

Cuando Yahweh creó al hombre, le dio dominio sobre todas las cosas de la tierra, como antes
habían tenido los malajim. De esta manera lo convirtió en REY Y SACERDOTE: rey, porque
gobernaba sobre todo (en nombre de Yahweh), y sacerdote, porque también era un intermediario
entre la creación y Yahweh. Esta era la función que el hombre debía cumplir, para este fin fue
creado. Sin embargo, haSatán no quiso aceptar este orden de cosas y no sólo se rebeló, sino que
hizo peor: corrompió también al nuevo instrumento de Yahweh, el hombre, que debía
reemplazarlo. El hombre estaba siendo entrenado para asumir el cargo perdido por haSatán, y éste
no soportó la situación. De manera que hoy Yahweh no sólo debe restaurar al hombre para salvarlo
de la muerte eterna, sino PARA RESTAURARLO A LA POSICIÓN PARA LA CUAL FUE CREADO: REY Y
SACERDOTE.

¿Acaso no saben que los santos van a juzgar al mundo? Y si van a juzgar al mundo, ¿cómo no van a
poder juzgar pleitos tan pequeños? ¿No saben que vamos a juzgar a los malajim? ¡Cuánto más las
cosas de esta vida! Qorintiyim Alef/1 Corintios 6:2-3

¿Por qué dice que nosotros, los redimidos, vamos a juzgar al mundo y a los malajim? Simplemente
porque, una vez que seamos restaurados como reyes y sacerdotes, SEREMOS PARTE DEL CONCILIO
DIVINO, así como el jurado forma parte de la Corte de Justicia, en la que PRESIDE EL JUEZ. Y es
esta restauración la que iremos viendo a lo largo de las Escrituras. Con estas cosas en mente,
MUCHAS QUE ANTES NO COMPRENDÍAMOS HOY HARÁN TODO SENTIDO.

De muerte para vida


Ahora bien, para restaurar esta posición legal del hombre, es primero necesario resolver un
"pequeño detalle": el asunto de que toda la creación está bajo el dominio de la muerte, y ya
sabemos que LA MUERTE NO PUEDE TENER CONTACTO ALGUNO CON LA VIDA, por lo que ningún
hombre está capacitado para asumir los cargos mencionados, no sólo por incapacidad, sino porque
están todos muertos.

Por lo tanto, lo primero a ser resuelto es el asunto de la muerte, y ya sabemos cómo Yahshua vino
y resolvió este asunto (aunque volveremos a estudiarlo en su momento correspondiente, en
detalle).

Como ya vimos en el primer mensaje, los primeros dos capítulos de Bereshit/Génesis parecen ser el
relato de la creación, pero el pensamiento implícito está estrechamente relacionado con la vida.
Esta es la razón por la cual algunas personas consideran que los capítulos 1 y 2 de Bereshit/Génesis
son demasiado sencillos, demasiado breves para ser el relato de la creación. Estamos de acuerdo.
Como relato de la creación, es demasiado sencillo. Pero sabemos que las Escrituras no son un
relato de la creación, ni un relato histórico, ni un relato de ninguna clase. La Biblia en su totalidad
es un libro de vida. Toda las Escrituras están centradas en la vida. Si leemos el primer capítulo de
Bereshit/Génesis con detenimiento y recibimos la luz del Ruaj haKodesh, nos daremos cuenta de
que es un capítulo que trata exclusivamente de la vida. Fue escrito desde el punto de vista de la
vida, porque la vida es lo opuesto a la muerte, y la muerte había quedado reinando sobre la tierra.

3
Haciendo un resumen general, podemos decir que:

 ANTES DE LA SEMANA (en el principio) Yahweh creó los cielos y la tierra


 Algo sucedió que destruyó todo, muy probablemente una lucha interna entre malakim
 Comienza la semana de la creación:
1. Yahweh restaura, llama a la luz y la separa de las tinieblas
2. Yahweh separa las aguas, confinando a los malakim rebeldes a la tierra
3. Yahweh hace surgir la tierra de vida, la separa del mar de muerte y crea la vegetación
4. Yahweh crea las luminarias
5. Yahweh crea los animales marinos y las aves
6. Yahweh crea las bestias salvajes, los reptiles y el ganado, y finalmente, crea al hombre
7. Yahweh reposa

En la primera mitad de los 7 días, Yahweh restaura la tierra. En los primeros tres días se ocupa de
separar las cosas que permitirán que aparezca la vida sobre la tierra. En el centro, el cuarto día
crea las luminarias, y en los últimos tres días crea la vida que tiene ALIENTO DE VIDA, hasta
culminar con la creación del hombre.

Quisiera que visualizáramos este esquema. Las Escrituras están llenas de esquemas y diagramas,
dibujos y símbolos que se repiten una y otra vez, y no es aleatorio. Están allí para que los veamos y
los comprendamos, SON UN MENSAJE. La repetición de números es una de las cosas más comunes
que vemos, y aquí nosotros tenemos un diagrama, un dibujo que tiene un 7, con un eje central y 3
cosas a la derecha y 3 a la izquierda. Esto es una menorah, un candelabro de 7 brazos. Siempre
tiene un eje central, y el de la creación es el día cuarto, el día que Yahweh crea las luminarias. No
por nada el calendario verdadero, el de Janok, mantenido por el sacerdocio Tsadoquita
(falsamente llamados esenios), comienza en un día cuarto TODOS LOS AÑOS (porque sólo tiene 364
días, es un ciclo perfecto). El calendario inicia en la mitad de la semana, EN EL EJE CENTRAL. Este
esquema lo vamos a ver a lo largo de las Escrituras, porque se refiere a varias cosas, una de las
cuales es la conformación de la Novia.

En las Escrituras se menciona al Novio, que es Yahshua, y su Novia, que es la Congregación de los
Kadoshim. Y todo el Plan de Yahweh, de recuperación del hombre, no es sino el plan de edificación
de la Novia. También esto lo estudiaremos más en detalle más adelante. Sólo tengan en mente
este esquema.

El proceso
1) El Ruaj vino, 1.2
La creación original de Elohim fue arruinada por la rebelión de haSatán y luego juzgada por Elohim
mismo. Después del juicio de Elohim, sólo quedaron tinieblas sobre la faz del abismo. Eso presenta
una condición de muerte. En medio de dicha condición las Escrituras dice: "Y el Ruaj de Elohim
revoloteaba sobre la faz de las aguas". ¿No es esto maravilloso? El verbo aquí utilizado es RAJÁF
(h7363), y es usado en otro lugar:

Como el águila que ronda su nido, REVOLOTEA sobre sus polluelos, así extendió él sus alas, lo
tomó, lo llevó sobre sus plumas... Devarim/Deuteronomio 32:11

El Ruaj revoloteaba igual que un águila sobre sus huevos (porque aquí estamos en gestación,
todavía no hay polluelos). Esto significa que Él se estaba preparando para generar vida.
4
Necesitamos ver que lo que consta en Bereshit/Génesis 1 se relaciona con la vida, con el evangelio
de Elohim y con lo espiritual.

Nosotros debemos recordar la condición en que estábamos antes de ser salvos. Estábamos
desolados y vacíos, nuestras vidas carecían de sentido, y estábamos rodeados de tinieblas. Dentro
de nosotros había un abismo, un pozo sin fondo. Y en este abismo había un enjambre de demonios
que nos incitaban a enojarnos, a apostar, a ir al cine y a hacer muchas otras maldades. Estábamos
desordenados y vacíos, y cubiertos de tinieblas y de muerte.

Pero un día el Ruaj haKodesh empezó a revolotear sobre nosotros, a operar dentro de nuestro
corazón, a revolotear sobre la muerte y el abismo que estaban dentro de nosotros. Esta es la obra
del Ruaj haKodesh que regenera.

El Adón Yahshua dijo (Yahanan/Juan 16.8-11) que cuando viniese el Ruaj haKodesh, reprendería,
convencería al mundo (o sea, la humanidad) de pecado (relacionado con Adán), de justicia
(relacionada con Mashiaj), y de juicio (relacionado con haSatán).

El Ruaj haKodesh opera sobre nosotros, convenciéndonos de que, porque nacimos en Adán, no
tenemos más que pecado, que de ninguna manera podemos escaparnos del pecado y de la
influencia de Adán a menos que creamos en Mashiaj. El Ruaj haKodesh revoloteará sobre nosotros y
nos dirá: "Mira, Yahshua murió en el madero por ti y Él ya hizo todo lo que Elohim requiere. Ahora
la verdadera justicia está en Él. Si tú te vuelves a Él y crees en Él, lo podrás recibir como tu
justicia. El pasó por la encarnación, por la vida en esta tierra, por la muerte en el madero y por la
resurrección. Fue aceptado por Elohim y está sentado a Su diestra. El está allí como prueba de que
estarás libre del pecado y obtendrás justicia si crees en Él. Si no haces eso, irás con haSatán al
juicio de Elohim". Al revolotear el Ruaj haKodesh, la persona quedará plenamente convencida y
aceptará la salvación consumada por Yahshua. Entonces, el creyente recibirá la semilla del ruaj de
Yahshua ha Mashiaj para recibir la vida de Elohim, y el Ruaj haKodesh ahora estará dentro de él.

El Ruaj de Elohim vino. Esta venida es el primer requisito para generar vida. El Ruaj vino a
revolotear sobre las aguas de muerte que cubrían la tierra, y se movió para que esa vida pudiese
ser generada.

2) La Palabra vino, 1.3

La Palabra de Elohim vino a traer la luz. Este es el segundo requisito para generar la vida. En el
versículo 3 leemos: "Y dijo Elohim...". Elohim HABLÓ: era la Palabra de Elohim. Hablar no es algo
insignificante. Yahweh habla, y las cosas son creadas. La palabra tiene un poder inmenso que
desconocemos, y antiguamente esto era mucho mejor comprendido que hoy. Por eso bastaba dar la
palabra en un acuerdo, nadie se atrevería a romperlo con esa validación. Sin embargo hoy las
personas hablan sin pensar, dicen cosas y se desdicen, sin comprender que la palabra aún hoy
continúa teniendo poder creador. Lo que decimos, ESO ES. Por eso la palabra nos dice que no
hagamos promesas o votos que no vayamos a cumplir, que mantengamos nuestra palabra, y que
cuidemos nuestra lengua, porque una vez que decimos algo, ese algo, ES. Y si no lo cumplimos o
mantenemos, seremos juzgados por eso que fue dicho.

Si cuando hablo, mis palabras DAN TESTIMONIO DE YAHSHUA Y SUS ACTOS, MIS PALABRAS SERÁN
ALGO VIVIENTE. Pero también pueden ser palabras de muerte, si hablamos de otras cosas que no
edifican, o que son falsas, por eso se nos dice que la lengua es un instrumento tan poderoso y
peligroso. Elohim habló y la Palabra de Elohim trajo la luz. "Y Elohim dijo: Sea la luz". LA PALABRA
DIVINA SIEMPRE PRODUCE LA LUZ. ¡HalleluYah!

5
Consideremos nuestra propia experiencia. Primero, el Ruaj revolotea sobre nosotros. Luego nos
habla. Por medio de Sus palabras, recibimos una Palabra viva, y ésta nos ilumina en nuestro
interior. Cuando Elohim habla, manda QUE LA LUZ RESPLANDEZCA EN LAS TINIEBLAS.

Porque el Elohim que mandó resplandecer la luz en las tinieblas es el que ha resplandecido en
nuestros corazones, para darnos la luz del conocimiento glorioso de Elohim en el rostro de
Yahoshúa el Mashíaj. Qorintiyim Bet/ 2 Corintios 4:6

El hablar de Elohim produce luz, su Palabra nos ilumina, y nuestro ruaj es espíritu y proviene del
Señor de las luces, por eso necesita que lo alimentemos diariamente con la Palabra, que es Luz,
para poder crecer y fortalecerse.

El Adón Yahshua dijo que todo el que oye Su Palabra y cree tiene vida (Yahanan/Juan 5.24). Si
escuchamos la Palabra del Adón y creemos, tenemos vida, porque recibiremos la semilla de su ruaj
para ser insertados en la familia de Yahweh.

3) La luz vino, 1.3

Ahora llegamos al tercer requisito para generar vida: la luz, la cual vino para disipar las tinieblas
que cubrían las aguas de muerte. Esto es realmente significativo. Puedo testificar que cuando fui
salvo, pasó exactamente eso: primero, vino el Ruaj; luego, vino la Palabra de Elohim; y en tercer
lugar, vino la luz. Fuimos iluminados dentro de nosotros. Algo resplandeció en nuestro interior.
Todos nosotros hemos experimentado esto.

"En el principio era el Verbo... En Él estaba la vida, y la vida era la


luz de los hombres. La luz en las tinieblas resplandece, y las
tinieblas no prevalecieron contra ella" (Yahanan/Juan 1.1, 4-5).
Las tinieblas nunca podrán vencer la luz. La luz siempre disipa las tinieblas. Cuando viene la luz,
las tinieblas huyen.

¿Quién es la luz y qué es la luz? La luz es Mashiaj, el Verbo vivo de Elohim. Cuando Mashiaj vino
como la verdadera luz que resplandece en las tinieblas, las tinieblas no pudieron vencerlo. Él es la
verdadera Luz.

Yahshúa les habló otra vez a los fariseos y les dijo: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue
nunca andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”. Yahanan/Juan 8:12

Debemos recordar las tres venidas: la venida del Ruaj, la venida de la Palabra o el Verbo, y la
venida de la Luz.

DESPUÉS DE ESTAS VENIDAS,


SE PRODUCEN TRES SEPARACIONES

1) La separación entre la luz y las tinieblas, 1.4-5

La primera separación se produjo entre la luz y las tinieblas. Este fue el cuarto requisito para
generar la vida. Esa separación tuvo como fin mostrar la distinción entre el día y la noche,
6
apartando así la luz de las tinieblas. Sabemos que Yahshua es la Luz, y que las tinieblas son el reino
de las malas obras, el reino de haSatán. Es probable que esta división fuera realizada poco después
del momento "en que se descubrió maldad" en el Acusador, aunque esta es una suposición. En el
momento en que Yahweh vio la raíz de maldad dentro de haSatán, ANTES QUE LA MISMA SE
MANIFESTARA, surgió el mal en el universo perfecto creado por Yahweh. Esto implicaba la
necesidad de separación.

Inmediatamente después de ser salvos, nosotros no teníamos ningún discernimiento y aún no


podíamos distinguir entre la luz y las tinieblas. Pero el ruaj comenzó a moverse dentro nuestro,
gradualmente se produjo una separación dentro de nosotros, y tuvimos el discernimiento de decir:
"Esto es luz y aquello es tinieblas. Guardaré la luz, y desecharé las tinieblas". Antes de ser salvos,
no teníamos ni un solo día; vivíamos en una noche de veinticuatro horas. Estábamos continuamente
en la noche, una noche oscura, nublada y sin estrellas. Pero desde el día de nuestra salvación, algo
empezó a amanecer. Es el día.

A medida que continuamos creciendo en Mashiaj y haciendo crecer Su ruaj en nosotros, NUESTRA
"NOCHE" SE ACORTA Y NUESTRO "DÍA" SE AGRANDA. Así vamos avanzando, como dice:

La senda los justos es como la luz del alba, que aumenta su brillo
hasta llegar a pleno día. Mishlei/Proverbios 4:18
Finalmente llegaremos a la experiencia completa de la eternidad, después del milenio, cuando
entremos en la Nueva Yahrushalayim:

Sus puertas nunca cerrarán, permanecerán abiertas todo el día


porque la noche no existirá allí... Hitgalut/Revelación 21:25
Debemos crecer continuamente, debemos avanzar en los pasos de Mashíaj para que nuestros días
se alarguen y se acorten nuestras noches.

2) La separación entre las aguas que están bajo la expansión y las aguas que están sobre ella,
1.6-8.

Pasamos a la segunda separación: separar las aguas al hacer una expansión entre ellas. Las aguas
que están sobre la expansión deben estar separadas de las aguas que se encuentran debajo de la
expansión, como hemos dicho, porque algunas han elegido rebelarse en los cielos y ya no pueden
permanecer en ellos. Simbólicamente, separar las aguas implica separar lo celestial de lo terrenal,
porque ahora hemos NACIDO DE LO ALTO:

Así que si han resucitado con el Mashíaj, busquen las cosas de arriba,
donde está el Mashíaj sentado a la diestra de Yahweh. Ocupen la
mente en las cosas de arriba, no en las de la tierra; porque ya han
muerto, y su vida está escondida con el Mashíaj en Elohim.
Qolasiyim/Colosenses 3.1-3
Las aguas que están debajo de la expansión representan lo terrenal, mientras que las aguas que
están sobre la expansión representan lo celestial. Algunas cosas quizás no sean oscuras, pero son
terrenales, y no celestiales.
7
¿Qué es la expansión? Es simplemente la atmósfera, el aire que envuelve la tierra. Sin la atmósfera
no se podría generar ninguna vida sobre la tierra. No hay vida en la luna porque no hay ninguna
expansión alrededor de ella. Elohim creó la expansión alrededor de la tierra para que ésta
produjera vida, pero además para impedir la salida de las "aguas" que fueron encerradas aquí
abajo.

Simbólicamente, después de ser salvos, no sólo tenemos luz dentro de nosotros, sino también aire,
expansión. Algo ha entrado en nosotros para separar lo celestial de lo terrenal, las cosas de arriba,
las que Elohim aprueba, de las cosas de abajo, las que reprueba. ¿Qué es eso? ES LA OBRA
SEPARADORA DEL MADERO. Después de ser salvos y de avanzar con el Adón, experimentaremos el
madero. El madero hace una separación. Separa lo natural de lo espiritual, el alma del ruaj, lo
kadosh de lo malo, y lo celestial de lo terrenal. Ivrim/Hebreos 4.12 nos revela que la Palabra viva
puede separarnos hasta el punto de partir nuestra alma y nuestro ruaj. Puedo decir o hacer algo
bueno, pero esa palabra o ese hecho no se origina en el ruaj, sino en el alma. No hay nada malo
desde el punto de vista moral, ético o humano. Sin embargo, en términos espirituales, no procede
de Elohim, ni de los cielos. No procede del ruaj, sino del alma, de la tierra. Por tanto, necesitamos
otra separación; no solamente una separación entre la luz y las tinieblas, sino también un
discernimiento entre el ruaj (las cosas de arriba) y el alma (las cosas de abajo). Aquí fueron
separadas las aguas de muerte de las aguas de vida. El alma se nutre de las aguas de muerte, pero
el ruaj se nutre de las aguas de vida, de las cosas de lo alto. Debemos establecer la separación y
llevar al alma a dejar de consumir las aguas de muerte y aprender a nutrirse también de las aguas
de lo alto, en obediencia a nuestro ruaj regenerado.

Observen que en Bereshit/Génesis 1, cada día Elohim, después de completar algo, lo miró y lo
halló bueno... con excepción del segundo. No ocurrió eso el segundo día. Bereshit dice que Elohim
separó las aguas, PERO NO DIJO QUE ESO ERA BUENO. ¿Por qué? Porque Él no estaba feliz con la
rebelión de sus hijos. En el segundo día, algo no era bueno. Debemos entender que no hay nada
bueno en nuestra parte terrenal (la carne), aun cuando el madero la haya separado de lo celestial.
Nada de lo que procede de nosotros es bueno. Elohim no puede decir que eso es bueno.

6) La separación entre la tierra y las aguas, 1.9-10.

Después del segundo día, pasamos al tercero: el día de la resurrección. En el tercer día, el día de
resurrección, surgió la tierra seca que estaba debajo de la expansión, para que se generase la vida.
Este es el sexto requisito para generar la vida. En toda las Escrituras, el mar representa la muerte,
y la tierra representa a Mashiaj mismo, la vida que surge de las aguas de muerte. La Biblia nos dice
que al final, después de que Elohim haya culminado Su tarea en muchas generaciones, el mar será
eliminado. Después de la rebelión de haSatán y del juicio de Elohim sobre Su creación original, lo
único que quedó fue las aguas. Luego Elohim vino a hacer Su obra restauradora mediante el Ruaj
que se cernía, mediante la Palabra viva y mediante la luz separadora. En el segundo día, la
expansión separó las aguas, y en el tercer día Elohim reunió las aguas que estaban bajo la
expansión para que apareciera la tierra seca, a fin de producir la vida. Esto significa que Elohim
había obrado sobre las aguas para confinarlas y fijarles límite.

¿No deberían respetarme? –declara Yahweh. ¿No deberían temblar


delante de mí, que puse la arena como frontera del mar, como
límite eterno que no podrá traspasar? Aunque se levanten sus olas,
no pueden prevalecer; aunque rujan, no lo pasarán.
YirmeYah/Jeremías 5.22
8
Recordemos también un punto más que encontraremos más adelante, una promesa de Yahweh a
Avraham:

yo pondré mi bendición sobre ti y haré a tus descendientes tan


numerosos como las estrellas del cielo y las arenas de la playa; y tus
descendientes se apoderarán de las puertas de sus enemigos.
Bereshit/Génesis 22:17

LAS ARENAS QUE PONDRÁN LÍMITE


AL AVANCE DE LAS AGUAS DEMONÍACAS DEL MAR
SON LAS ARENAS DE LOS DESCENDIENTES
EN LA EMUNAH/FE DE AVRAHAM

Por ahora el mar continúa siendo la morada de los demonios, es su prisión, el lugar donde deben
esperar su juicio. Finalmente, cuando Elohim concluya Su obra, cuando haya ejecutado juicio sobre
todos los rebeldes, ya no existirá el mar. En el cielo nuevo y la tierra nueva solamente habrá
tierra, y no habrá mar

Y vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la


primera tierra pasaron, y el mar ya no existe más.
Hitgalut/Revelación 21.1
La tierra seca surgió para producir vida, para generar vida. En el tercer día, Mashiaj salió de la
muerte. Mashiaj salió de la muerte en resurrección con el único fin de generar vida.

Aunque seamos salvos, las tinieblas interiores no han sido disipadas, las aguas no fueron limitadas,
y la muerte no ha sido eliminada. A medida que avancemos con el Adón, gradualmente las aguas de
muerte que están en nuestro interior serán confinadas, limitadas y luego eliminadas. Dentro de
nosotros surgirá la tierra seca, la cual es Mashiaj, Mashiaj en resurrección. En Kefa Alef/1 Pedro
1.3 se nos dice que fuimos regenerados por la resurrección de Mashiaj. Sin el Mashiaj resucitado,
no se puede generar vida alguna.

En el Kitbé HaKodesh/Antiguo Testamento, la tierra representa a Mashiaj como fuente que genera.
Esta tierra fue sepultada debajo de las aguas de muerte y volvió a subir en el tercer día. Según lo
revela el relato, DE ESTA TIERRA BROTÓ TODA CLASE DE VIDA: LA VIDA VEGETAL, LA VIDA ANIMAL Y
LA MISMA VIDA HUMANA. El hombre fue hecho del polvo de la tierra. ESO SIGNIFICA QUE TODA
CLASE DE VIDA PROCEDE DE MASHIAJ.

Después de la caída de la humanidad, durante la época de Noaj, la tierra volvió a quedar cubierta
de las aguas de muerte (Bereshit/Génesis 7.17-24), lo cual significa que el hombre estaba separado
de Mashiaj. La humanidad estaba separada del deleite de la buena tierra. Después la tierra fue
recobrada de nuevo (Bereshit/Génesis 8.13-17, 22). La tierra fue recobrada hasta el día de la
rebelión de Babel, cuando el hombre cayó aún más, y toda la humanidad se rebeló contra Elohim

9
(Bereshit/Génesis 11.1-9). De modo que Elohim llamó a un linaje con Avraham como padre para
que entrara en la tierra elevada, la buena tierra de Canaán (Bereshit/Génesis 12.1, 5, 7). Esta
buena tierra representa también a Mashiaj. Avraham fue llamado a salir de Babel e ir a la buena
tierra. Hemos sido llamados a salir de la rebelión para entrar en Mashiaj, nuestra buena tierra
(Qorintiyim Alef/1 Corintios 1.9). Ahora esta buena tierra nos pertenece y está lista para producir
vida.

De esta manera podemos comprender que la Tierra Prometida no es simplemente el pedacito de


tierra de Yisrael, SINO LA TIERRA EN SU TOTALIDAD. En el tercer día, la tierra toda surgió de las
aguas de muerte, y la tierra toda será recuperada, no sólo una parte que fue utilizada como
sombra simbólica. Esa tierra fue separada para que en ella naciera el Retoño, nuestro Salvador
Mashíaj en la carne, pero luego el grano de trigo cayó por tierra y dio mucho fruto en toda la
tierra.

ENTONCES, MIENTRAS CRECEMOS EN EL ADÓN, APRENDEMOS A DISTINGUIR LA LUZ DE LAS


TINIEBLAS, A SEPARAR LO CELESTIAL DE LO TERRENAL, Y A SEPARAR LA VIDA DE LA MUERTE.
Aunque mis palabras podrían no tener nada de las tinieblas ni nada terrenal, podría hablar sin vida.
Podría estar desprovisto de vida. Mis palabras podrían ser sencillas y propias, sin nada de tinieblas
ni nada mundano, y aun así podría estar lleno de muerte. Por lo tanto, debo orar: "Adón Yahshua,
retira todas las aguas de muerte que haya dentro de mí para que aparezca la tierra seca y se
produzca la vida". Al hablar no se debe expresar nada de tinieblas, nada de esta tierra y nada de
muerte. Nuestras palabras deben contener la tierra seca que produce vida.

Es posible que en nuestra vida familiar no haya nada de tinieblas, nada mundano, pero que
tampoco haya nada de vida. Cuando alguien entra en su casa, quizás no vea nada oscuro ni
mundano, pero tampoco ve vida. Mashiaj, la tierra seca, debe surgir en nuestro interior, en
nuestra vida, en nuestra casa, en donde trabajamos, por donde quiera que pasemos, el mundo
debe ver la tierra que surge de las aguas de muerte.

10

Похожие интересы