Вы находитесь на странице: 1из 10

RESUMEN

Guatemala ha sido beneficiada con una abundancia de lluvia, aguas superficiales y aguas
subterráneas. Si bien las aguas superficiales son abundantes, son también estacionales y a
menudo contaminadas. Los recursos de agua subterránea de pozos y manantiales son
importantes para responder a las demandas de suministro de agua potable para las
necesidades públicas y domésticas. El agua subterráneo también se utiliza en el sector
agrícola y en el sector industrial. La producción de energía hidroeléctrica es un componente
clave (92%) de la generación de electricidad de Guatemala y se destaca por el proyecto
hidroeléctrico Chixoy. El Instituto Nacional de Electrificación (INDE) supervisa y ejecuta
proyectos hidroeléctricos en Guatemala.
INTRODUCCIÓN

Los residuos y desechos sólidos son el resultado de la ejecución de diversas actividades


cotidianas, estos requieren la aplicación de un proceso de tratamiento posterior a su
generación. A través de la gestión integral de residuos y desechos sólidos, es posible
disminuir el impacto que estos puedan generar en una sociedad, obteniendo al mismo
tiempo beneficios mediante su aprovechamiento.
Manejo de recursos hídricos en Guatemala

Guatemala enfrenta grandes desafíos para lograr una gestión adecuada de sus recursos
hídricos nacionales. La deforestación sigue aumentando mientras la demanda mundial de
madera ejerce presión sobre los bosques de Guatemala. La erosión del suelo, la escorrentía
y la sedimentación de las aguas superficiales son el resultado de la deforestación, la cual es
motivada por el desarrollo de los centros urbanos, las necesidades de la agricultura, y las
contradicciones en la planificación del uso del agua y de tierras. Con el crecimiento de los
sectores industriales, los efluentes no-tratados que entran en los cursos de agua y acuíferos
han crecido también. Las aguas residuales no tratadas contaminan los recursos hídricos,
mientras que las instalaciones de tratamiento son insuficientes. La población está
distribuida de manera desigual y esto crea problemas de transporte. En un país montañoso,
esto puede fácilmente ser mitigado con sistemas de abastecimiento por gravedad. Cuando
bombas de agua son necesarias, el suministro de agua es mucho más caro, lo que puede
dificultar el acceso consistente.

Guatemala también enfrenta desafíos institucionales, sobre todo debido a la falta de


coordinación entre los distintos organismos responsables de la gestión de los recursos
hídricos, lo que conduce a la duplicación de esfuerzos y vacíos de responsabilidad.
SEGEPLAN y la Secretaría de Recursos Hidráulicos de la Presidencia son otras
instituciones de nivel ministerial que ponen de relieve los posibles solapamientos de
funciones, ya que ambos están dentro de la oficina del presidente y ambos tienen
responsabilidades de gestión de los recursos hídricos.

Guatemala ha sido beneficiada con una abundancia de lluvia, aguas superficiales y aguas
subterráneas. Si bien las aguas superficiales son abundantes, son también estacionales y a
menudo contaminadas. Los recursos de agua subterránea de pozos y manantiales son
importantes para responder a las demandas de suministro de agua potable para las
necesidades públicas y domésticas. El agua subterráneo también se utiliza en el sector
agrícola y en el sector industrial. La producción de energía hidroeléctrica es un componente
clave (92%) de la generación de electricidad de Guatemala y se destaca por el proyecto
hidroeléctrico Chixoy. El Instituto Nacional de Electrificación (INDE) supervisa y ejecuta
proyectos hidroeléctricos en Guatemala.

Retos de la gestión de recursos hídricos

Los principales desafíos a la gestión de recursos hídricos en Guatemala incluyen el impacto


de la deforestación, la contaminación del agua, la falta de datos hidrológicos, y las
deficiencias en la coordinación institucional. La deforestación -y la consiguiente
sedimentación de las aguas superficiales- se debe a una planificación deficiente del uso de
la tierra para la agricultura, la demandas del mercado de madera, y el desarrollo urbano.
Todo el crecimiento de los sectores industriales ha conducido a un aumento de la escarnecía
de contaminantes dañinas en los ríos, arroyos, y ha causado lixiviación en las aguas
subterráneas. por estos contaminantes la gestión de los recursos hídricos en Guatemala es
compartida por varias agencias e instituciones gubernamentales. La mayoría de estas
agencias realizan su trabajo con poca o ninguna coordinación con otros organismos, lo que
genera duplicación de trabajo y el uso ineficiente de recursos.1 Además, se necesita
promulgar planes de manejo de las cuencas hidrográficas para integrar los diferentes usos
del agua, y controlar la deforestación y la calidad del agua.

La presión sobre los recursos hídricos en Guatemala se debe también a la distribución de


los usuarios domésticos. En general, las concentraciones de población son mayores en
regiones donde la disponibilidad de agua es baja, por la altitud o por el déficit de lluvias, y
lo contrario es cierto en las regiones donde los recursos hídricos son abundantes. Por
ejemplo, la Ciudad de Guatemala es el hogar de más del 20% (3,2 millones) de la población
del país. Sin embargo, el valle donde se encuentra la ciudad se extiende por la divisoria
continental. La ubicación de la ciudad, cerca de la divisoria continental explica porque los
ríos cercanos tienen flujos mínimos. Esto equivale a pequeñas cantidades de agua
superficiales y fuentes inadecuadas de aguas subterráneas que no pueden proveer la
totalidad de las necesidades de la ciudad.

Base del recurso hídrico

El sistema hidrográfico de Guatemala se divide en tres vertientes hidrográficas principales:


La vertiente del Océano Pacífico, la del Mar Caribe y la del Golfo de México. La vertiente
hidrográfica del Océano Pacífico cubre el 22% del país y cuenta con 18 cuencas
hidrográficas. Algunos de los ríos de esta zona, llevan sedimentos volcánicos que son
depositados a lo largo de la costa y que contribuyen a las inundaciones costeras debido a las
reducidas profundidades de las marismas. La escorrentía superficial anual en esta cuenca es
de 25,5 km3. La vertiente hidrográfica del Mar Caribe cubre el 31% de la superficie del
país y cuenta con 10 cuencas hidrográficas. La escorrentía superficial media anual en esta
cuenca se calcula en 31,9 km3. La vertiente hidrográfica del Golfo de México cubre el 47%
del territorio de Guatemala y cuenta con 10 cuencas hidrográficas. Los ríos de esta cuenca
tienen los mayores flujos y drenan hacia México. La escorrentía superficial media anual en
esta vertiente es de 43,3 km3.

Guatemala, como su nombre náhuatl lo indica, es una tierra de bosques. Es también un país
montañoso y su régimen de precipitación está bajo la influencia de los patrones climáticos
del Océano Pacífico y Atlántico, tales como El Niño, La Niña y la temporada de los
huracanes. La precipitación media anual oscila entre 700 mm en las regiones orientales del
país, aproximadamente 1.000 mm en las regiones centrales, y 5.000 mm en las regiones del
noreste. La población actual en las zonas montañosas del noroeste es de aproximadamente
cinco millones de habitantes y esta región tiene altos niveles de precipitación (hasta 4.000
mm por año); las pendientes pronunciadas son susceptibles a la erosión. Esta región es una
zona con gran potencial de agua, pero también está sujeta a daños irreversibles causados
por la pérdida de suelo y la alteración del ciclo del agua.

Aguas superficiales y subterráneas

Las aguas superficiales cubren cerca de 1.000 km2 de los 108.900 km2 de la superficie
terrestre de Guatemala. Aunque los recursos hídricos superficiales son abundantes, están
distribuidos de forma desigual, altamente estacional, y en general son contaminadas.

El agua subterránea proveniente de pozos y manantiales forma un recurso esencial y una


fuente importante de agua potable, y se utiliza también para responder a la demanda sector
agrícola, industrial, público y doméstica. El agua subterránea es generalmente abundante en
los acuíferos de sedimentos de las llanuras, valles y tierras bajas del país. Los dos acuíferos
más importantes de Guatemala son los que se sitúan en la capa de aluvión de la llanura
Costera del Pacífico, y el de de caliza kárstica fracturada que se extienden por debajo de la
Sierra de los Cuchumatanes, la Sierra de Chama, y las tierras bajas del Petén. Otros
acuíferos más reducidos son importantes para pequeñas demandas locales. Las montañas y
los cerros de Guatemala contienen muchos otros tipos de acuíferos, incluyendo depósitos
volcánicos piroclásticos y de lava, sedimentos de baja permeabilidad, y acuíferos ígneos y
metamórficos. Las llanuras aluviales, valles y tierras bajas constituyen el 50% del territorio
del país y contienen cerca del 70% de las reservas de agua subterránea disponible.

Calidad del agua

Sobre la base de las normas biológicas y químicas establecidas, todos los cuerpos de agua
en Guatemala se consideran moderadamente o críticamente contaminados. En las
principales zonas urbanas la contaminación de los acuíferos superiores tiene varias causas.
En la Ciudad de Guatemala, se inyecta agua de lluvia no tratada en el acuífero superior en
un intento de recargar el suministro de agua de la ciudad. Lixiviación del relleno sanitario
de la Ciudad de Guatemala ha causado una grave contaminación de los acuíferos locales, y
en general sólo los acuíferos confinados profundos pueden considerarse libre de
contaminación biológica y química. Las aguas negras de la Ciudad de Guatemala se vierten
sin tratar en el río Villalobos y el río Las Vacas, ambos considerados los flujos más
contaminados del país. Además, debido a la disposición inadecuada de desechos humanos o
animales, la contaminación biológica por patógenos de los acuíferos de poca profundidad,
es un problema en muchas zonas pobladas y rurales del país.

En las zonas agrícolas, las plaguicidas son la principal fuente de contaminación química. El
uso de fertilizantes y pesticidas en las plantaciones de caña de azúcar y de banano en las
llanuras costeras del Pacífico y del Caribe, es responsable de la contaminación química en
estas zonas. Además, los arroyos, pantanos y ciénagas a lo largo de ambas costas contienen
un alto grado de agua salobre o salina, y a no ser desalinizada, estas fuentes no son
adecuadas para la mayoría de los usos.

La cifra se eleva al 90% en las zonas rurales. El resto de las necesidades de agua se cubre
con aguas subterráneas. En 66% de las municipalidades del país se utilizan sistemas de
gravedad para entregar el agua; en 19% se utilizan bombas y en aproximadamente 15% se
utilizan ambos sistemas. La demanda total anual en 2010 fue de unos 835 millones m3.
Cerca del 95% de la población total tiene cobertura de agua potable. De esta cifra, sólo el
75% tienen una conexión domiciliaria, mientras que el resto tiene que llevar el agua de
pozos cercanos, ríos y otras fuentes.

Abastecimiento de agua potable y saneamiento

De acuerdo con el Programa Conjunto de Monitoreo del Abastecimiento de Agua y


Saneamiento de OMS/UNICEF, el acceso a los servicios de agua y saneamiento en
Guatemala ha aumentado lentamente en los últimos años. En 1990, el 79% de la población
total tenía acceso a fuentes mejoradas de agua, mientras que en 2004 el 95% de la
población tenía acceso. La cobertura de saneamiento también ha aumentado, pasando de
58% de la población total con acceso a servicios adecuados de saneamiento en 1990, al
86% con acceso en el año 2004. El gobierno Guatemalteco estima que la población sin
acceso a servicios de agua está creciendo a un ritmo de al menos 100.000 personas cada
año.

Riego y drenaje

La irrigación se concentra en tres regiones del país. En la región del oriente de Guatemala,
que tiene una baja humedad y alta evapotranspiración, el riego es necesario para el cultivo
de plátanos, tabaco, tomates y sandía. La región de los llanos del altiplano tiene muy poca
lluvia durante gran parte del año. Tiene suelos volcánicos fértiles que no retienen muy bien
a la humedad. Sin irrigación, sólo es posible producir una cosecha al año, y cultivos como
granos básicos requieren de riego. En las llanuras de la franja costera del sur de Guatemala,
las plantaciones de caña de azúcar y banano tienen sistemas de riego. El riego en
Guatemala se divide en tres tipos fundamentales:
i) Sistemas de riego privado, normalmente controlada por una familia, empresa o
comunidad agrícola. Muchas de las plantaciones privadas son regadas con
sistemas de agua por gravedad;
ii) Programas de riego manejado por el Estado y;
iii) Pequeños sistemas de riego comunales que normalmente son muy eficientes. La
operación y mantenimiento de los sistemas de riego estatales se paga con cuotas
sobre la base de la superficie regada y no por la cantidad de agua utilizada. En
general, las tasas recaudadas no cubren los costos reales de la energía necesaria
para irrigar la tierra. Recientemente se creó una cuota destinada a cubrir una
parte de esta diferencia; incluye un pago anual por un período de 40 años, con el
cual el Estado puede recuperar alrededor del 60% de la inversión en los
proyectos.

El Plan de Acción para la Modernización y Fomento de la Agricultura Bajo Riego


(PLAMAR) es efectivamente la división técnica de riego y drenaje, dependiente del
Ministerio de Agricultura. Por otra parte, PLAMAR es el plan de acción nacional para la
modernización y la promoción de las tierras bajo riego, y es la entidad encargada de la
promoción y coordinación de proyectos de riego.

PLAMAR identificó a 209.419 hectáreas de cultivo con problemas de drenaje. Sin


embargo, las regiones con riego (169.302 hectáreas) no mostraron evidencia de problemas
de drenaje, ni de salinidad. La falta de una infraestructura adecuada para drenar
rápidamente grandes cantidades de agua, ha causado problemas con inundaciones en las
regiones costeras del sur.
CONCLUSION

 El agua subterránea proveniente de pozos y manantiales forma un recurso esencial y


una fuente importante de agua potable

 Sobre la base de las normas biológicas y químicas establecidas, todos los cuerpos de
agua en Guatemala se consideran moderadamente o críticamente contaminados.

 En las zonas agrícolas, las plaguicidas son la principal fuente de contaminación


química.

 De acuerdo con el Programa Conjunto de Monitoreo del Abastecimiento de Agua y


Saneamiento de OMS/UNICEF, el acceso a los servicios de agua y saneamiento en
Guatemala ha aumentado lentamente en los últimos años.
RECOMENDACIÓN

 El agua subterránea es utilizada para responder a la demanda sector agrícola,


industrial, público y doméstica. El agua subterránea es generalmente abundante en
los acuíferos de sedimentos de las llanuras, valles y tierras bajas del país.

 El uso de fertilizantes y pesticidas en las plantaciones de caña de azúcar y de


banano en las llanuras costeras del Pacífico y del Caribe, es responsable de la
contaminación química en estas zonas.
Egrafía

https://es.wikipedia.org/wiki/Manejo_de_recursos_h%C3%ADdricos_en_Guatemala