Вы находитесь на странице: 1из 45

LAS FUNCIONES YOICAS

EN EL PROCESO
TERAPÉUTICO

TEORÍA Y TÉCNICA DE PSICOTERAPIAS- CAPÍTULO 8 –


HÉCTOR JUAN FIORINI
Capítulo importante para la:
❖ Comprensión dinámica de la conducta como para entender
los mecanismos de acción de las influencias correctoras
sobre esa conducta.
❖ Razones de eficacia terapéutica, ya que se ha destacado
con pleno derecho que el éxito o fracaso de una
psicoterapia depende de la evolución adecuada o descuido
de los recursos yoicos del paciente.
Por qué preguntarse sobre una “psicología del yo”, si
cada corte transversal de la conducta muestra, vista
desde el modelo estructural psicoanalítico, rasgos de
influencia de los tres sistemas (yo, superyó, ello).
Dentro del desarrollo de la teoría psicodinámica de la
conducta, el subrayado de las funciones yoicas tuvo
una fuerza reactiva, dado que constituía la zona menos
atendida por una elaboración teórica rigurosa.
En un primer periodo eran vistas como
más pasivas, subordinadas a las de los
otros dos sistemas, careciendo de una
autonomía que la experiencia clínica fue
revelando luego hasta presionar su
reconocimiento.
EL ENFOQUE YOICO recorta entonces
aspectos dotados de una particular
plasticidad y permeabilidad a influencias de
cambios múltiples, prestando así una base
para la compresión de la acción terapéutica, a
breves y medianos lapsos, de una diversidad
de recursos correctores.
Por otra parte, muchas de las funciones yoicas regulan el
contacto con las condiciones de realidad y el ajuste a las

mismas, el YO aparece como zona puente de especial interés

para todo diagnóstico, pronostico y terapéutico que aspire a


rebasar los marcos de una óptica individual concentrada en el
“mundo interno”. En este aspecto la profundización en el papel
del yo y sus intercambios con la realidad.
Conclusión : cualquier listado deberá
mantener distinciones entre :
FUNCIÓN PROPIAMENTE DICHA ( percepción, planificación,
coordinación), LOS EFECTOS DEL EJERCICIO DE ESAS FUNCIONES (
control de impulsos, adecuación realista, integración) y LAS
CUALIDADES ASIGNABLES A ESAS FUNCIONES EN BASE A SUS
RENDIMIENTOS OBJETIVOS , verificables según la calidad de aquellos
efectos ( autonomía vs interferencias por el compromiso con el
conflicto , Fuerza vs. Debilidad, plasticidad vs. Rigidez, cohesión del
conjunto vs dispersión, amplitud vs restricción, organización jerárquica
y cohesión del conjunto).
1.FUNCIONES YOICAS
Este concepto abarca un conjunto en el cual es necesario por las razones
precedentes hacer diferenciaciones jerárquicas en tres órdenes de
funciones:
A. Funciones Yoicas Básicas:
B. Funciones Defensivas :
C. Funciones integradoras, sintéticas u organizadoras
A- Funciones Yoicas Básicas:
Dirigidas al mundo exterior, a los otros y a aspectos de sí mismo:
I. PERCEPCIÓN
II. ATENCIÓN
III. MEMORIA
IV. PENSAMIENTO
V. ANTICIPACIÓN ( PLANIFICACIÓN O PROGRAMACIÓN DE LA ACCIÓN)
VI. EXPLORACIÓN ( ACTIVIDADES DE TANTEO Y RODEO)
VII. EJECUCIÓN
VIII. CONTROL( REGULACIÓN)
IX. COORDINACIÓN DE LA ACCIÓN.
Estas funciones aparecen dotadas de un cierto potencial de
autonomía primaria (actúan con eficacia dentro de un cierto
margen de condiciones, a pesar de la acción contraria de
fuerzas que tienden a lo largo del desarrollo y en cada corte
transversal del comportamiento, a debilitarlos o interferirlas).
Este potencial de acción “libre de conflictos” es relativo,
reversible, móvil en cuanto a su amplitud, pero contable en
base a la capacidad de ajuste de la conducta evaluada en sus
matices más finos (plasticidad, corrección por
retroalimentación).
Por ejemplo en el Test Guestáltico Visomotor de
Bender, en el caso de un niño podremos evaluar la
Coordinación visomotora en la acción compleja que
requiere el realizar la técnica, cuando a través de la
Percepción en la tarjeta estimulo, luego reproduce
dibujando las figuras en una hoja. Nos permite
conocer cuánto tiempo logra Atender a la tarea
nueva que le es propuesta, sin distraerse. Si logra
Anticipar y planificar la tarea y realizar las 8 figuras
dentro de la misma hoja .
B-Funciones Defensivas :
Dirigidas a neutralizar ansiedades mediante diversas
modalidades de manejo de conflictos creados entre
condiciones de realidad, impulsos y prohibiciones. Estas
funciones defensivas (disociación, negación, evitaciones),
no pueden colocarse al lado de las que hemos llamado
básicas, ya que son funciones de otro orden, actúan
simultáneamente con aquellas, las cabalgan y por ello, a
menudo, las interfieren en sus otros fines de ajuste.
La represión actúa no solo sobre afectos e
impulsos, sino a la vez, y en base a afectar
percepciones, recuerdos, pensamientos y
ejecuciones motoras. A su vez aquellas
funciones básicas, su fuerza y disponibilidad
constitucionales influyen sobre la
configuración del repertorio defensivo.
Las relaciones entre aquellas funciones básicas ( dotadas de
autonomía primaria) y las defensivas se nos presentan como las de
dos subsistemas de distinto nivel, enraizados, que intercambian
influencias ( tal intercambio explicaría, por ejemplo,
el ejercicio de una actividad- terapia ocupacional- logre por el
reforzamiento de las funciones perceptivas, de la planificación y
ejecución motora, contribuir a modificaciones en la fuerza y nivel de
las defensas, hecho que la clínica verifica con frecuencia
Por ejemplo: Un niño de 8 años, se constate en la
anamnesis con los padres que no ha presentado
anteriormente dificultades escolares. Desde que estos
han comenzado el proceso de divorcio, el niño no logra
atender en clases ni copia las tareas del pizarrón.
Podemos ver que durante el proceso de psicodiagnóstico,
el niño no presenta alteraciones en las funciones yoicas
básicas, pero las defensas que instrumenta este sujeto le
obstaculizan la posibilidad de instrumentar las primeras
en el ámbito educativo.
C-Funciones integradoras,
sintéticas u organizadoras
Se trata de funciones de tercer orden, es decir que
constituyen un estrato funcional superpuesto
jerárquicamente a los anteriores.
Permiten mantener, en el seno de una enorme
variedad de conductas, una cohesión, una
organización, un predominio de los
sinergismos sobre los antagonismos
funcionales.
La fuerza de estas funciones integradoras se pone a prueba
particularmente cuando frente a cambios en la situación
debe el sujeto reorganizar sus relaciones con el mundo, a
través de una movilización selectiva de nuevas funciones de
adaptación. Se revelan asimismo en la posibilidad de
coordinar metas “racionalmente elegidas” con otras
necesidades arraigadas en la zona irracional de los impulsos.
La síntesis consiste, por ejemplo, en articular
eficazmente el contacto con el propio deseo y el
control racional sobre las condiciones reales de
satisfacción del deseo.
Estas funciones operan constantemente tendiendo a un
centramiento de la persona. Conectarse con este nivel de
funcionamiento yoico significa colocarse, el terapeuta, en la
perspectiva que puede lograrse desde adentro de este
esfuerzo de centramiento y recentramiento personal
constante (en lucha contra todo lo que tiende a disociar y
a desorganizar).
Es atender a la presencia más o menos
exitosa, pero constante, de un proyecto de
totalización de sí mismo, en función del
cual una de las perspectiva, entre varias
otras, necesariamente debe ser la de las
síntesis
El trabajo en psicoterapia dirigido a reforzar funciones yoicas debe
partir de respetar los efectos exitosos de estas funciones (ejemplo:
hacer explícito los logros objetivantes del pensamiento manifiesto en
sus mensajes intencionales) así como señalar sus fracasos y explorar
los motivos de esos fracasos. Esto significa un terapeuta con doble
frente constante: el de los mensajes “latentes” y el de los mensajes
“manifiestos” e intencionales del paciente, de los cuales hacer caso
omiso seria desconocer toda un área de rendimientos yoicos
Por ejemplo, en el proceso de psicodiagnóstico de
un niño, podremos analizar el estado de las
funciones yoicas integradores sintéticas u
organizadoras, en la realización completa del Test
de Inteligencia para niños Weschler en su última
versión, el WISC IV. Específicamente en el subtest
Información el niño, debe integrar la información
que ya posee en una tarea nueva que propone la
técnica.
2-LOS EFECTOS DE LAS FUNCIONES YOICAS
❖ Adaptación a la realidad
❖ Sentido y prueba de realidad
❖ Control de impulsos
❖ Regulación homeostática del nivel de ansiedad
❖ Mayor tolerancia a la ansiedad y a la frustración con capacidad de demora
❖ Productividad
❖ Capacidad sublimatoria
❖ Integración y coherencia de una diversidad de facetas de la persona
Punto de mayor controversia, noción de adaptación a la
realidad, noción por cierto clave en los criterios habituales de
normalidad y curación.
Lo que propone diferenciar entre estado de adaptación (como
meta alcanzable en la que se aspiraría detenerse) y proceso de
adaptación que comprende una puesta en tensión activa de
aquel amplio repertorio de recursos del sujeto, la que es por
cierto condición necesaria para todo intento de relación
dinámica y critica con la realidad.
Dependerá además de la concreta inserción social de ambos y
del margen de recuperación impuesto por las condiciones
generales, estructurales y represivas del sistema social.
Diferenciamos subniveles en los
fenómenos de “adaptación”:
“Adaptabilidad” dada por la eficiencia
potencial de ciertas funciones yoicas
necesarias para el manejo de toda la
realidad ( incluso para el manejo que
tienda a modificarla )
“ Adaptación” referible a la posibilidad de
ajuste interaccional en pequeño grupos ( y
estos pueden ser la familia o grupos de
trabajo orientados en direcciones ideológicas
diversas)
“Adaptación” consistente en aceptar las
condiciones sociales globales vigentes, de
manera pasiva. Toda discusión sobre
adaptación y cambio en psicoterapias
debiera contar con estas distinciones.
3-ALGUNAS CUALIDADES DE LAS
FUNCIONES YOICAS
I. AUTONOMÍA:
II. LA FUERZA DE CADA UNA DE LAS
FUNCIONES:
III. PLASTICIDAD
I.AUTONOMÍA:
Esta cualidad fue requerida por Hartmann, a la posibilidad de
cierto funcionamiento yoico no interferido por el
compromiso de sus funciones en el manejo de los conflictos
(“área del yo libre de conflictos”). Esta posibilidad de relativa
autonomía debió remarcarse para rescatar el yo de un
primitivo modelo estructural en el cual sus funciones eran
servidoras de otras fuerzas intervinientes en los conflictos (ello,
superyó, mundo exterior).
Tal autonomía se verifica por el “ajuste” logrado en determinadas
conductas adaptativas a pesar de la existencia de conflictos y
de una organización defensiva montada sobre estos
conflictos. Cuando el resto del rendimiento yoico esta interferido por
el desarrollo de esa organización defensiva, la conducta adquiere, en
cambio, otros matices que la caracterizan:
Restricción perceptual o imaginativa
Limitaciones en la creatividad
Rigidez en el desarrollo de una conducta
Limitaciones en el registro de retroalimentación correctoras
II.LA FUERZA DE CADA UNA DE LAS
FUNCIONES
…y de su conjunto, se verifica por la eficiencia
adaptativa que logran cotejada con el monto de
exigencias a las que están sometidas. Se revelan, por
ejemplo:
en la medida en que en un sujeto colocado en una
situación traumática, aguda, imprevista, consigue
mantener actuantes sus recursos adaptativos oponiendo
una contrafuerza neutralizadora de las presiones
internas y externas desorganizadoras o paralizantes.
III.PLASTICIDAD:
Se pone de manifiesto según la capacidad de
reajuste del repertorio de funciones ante
variaciones producidas en la calidad y el monto
de las exigencias que debe enfrentar el
individuo.
Liberman ha caracterizado la plasticidad de las funciones
yoicas en base a estas posibilidades del sujeto:
* Un yo idealmente plástico tiene que poseer:
1- Capacidad de disociarse, observar sin participar y así percibir
totalidades con los detalles distinguibles dentro de dichas
totalidades (percepción microscópica: el yo se achica y el objeto se
agranda)
2- Capacidad de acercar la función perceptual al objeto y ver un
detalle haciendo abstracción de la totalidad, pero sin confundir la
parte con el todo.
3-Capacidad de captar los deseos propios y llevarlos a la acción en
tanto existe la posibilidad de satisfacer dicha necesidad y para ello
tomar una decisión luego de haber calibrado entre necesidad y
posibilidad.
4 – Capacidad de adaptarse a las circunstancias, al tipo de
vínculos, ya sea en el sentido vertical (abuelos, padres, hijos) o
en el sentido horizontal (grados de intimidad); capacidad de
utilizar el pensamiento como acción de ensayo, y también
capacidad para estar solo.
5 – Capacidad de tener un monto de ansiedad útil preparatoria
para llevar a cabo una acción, una vez establecido el vínculo,
tomada la decisión y observadas las circunstancias, todo lo cual
permite tener:
6 – Optimas posibilidades para enviar un mensaje en el cual la
acción, la idea y la expresión del afecto se combinen
adecuadamente.
Cada uno de estos seis grupos de funciones propuestos por Liberman
comprende a la vez varias de las que hemos llamado funciones yoicas
básicas.

Esta agrupación en pautas complejas se aproxima mejor a lo que


es empíricamente el funcionamiento yoico.
La mirado sobre el yo debe ser ampliada para reconocer que en la
interacción social los otros, los grupos con sus dinamismos,
coparticipan en el curso y resultados de este procesamiento yoico en
direcciones muy diversas, ya para facilitarlo, ya para entorpecerlo o
distorsionarlo.
Las reglas de reglas en las familias, pueden actuar interfiriendo los
rendimientos yoicos, este aspecto debe ser subrayado, ya que
ensancha el contexto de valuación del yo.
4-INFLUENCIAS AMBIENTALES SOBRE
LAS FUNCIONES YOICAS
Hartmann, señala la intervención en el desarrollo de las funciones
yoicas de tres grupos de factores:
1-LA INTENSIDAD DE LOS IMPULSOS

2-DOTACIÓN GENÉTICA

3-INFLUENCIAS AMBIENTALES
El grupo familiar aparece jugando un rol primordial en la
evolución de estas funciones: la riqueza o pobreza
perceptiva, imaginativa, cognitiva, la existencia de un área
libre de conflictos, la plasticidad del repertorio defensivo,
son siempre coproducciones (individuo- grupo las van
gestando en sus vínculos). El papel del grupo tiene que ser
también reconocido en el funcionamiento actual de estas
funciones.
Ya no se trata de evaluar funciones yoicas del
individuo simplemente, sino de indagar
principalmente la relación entre esas
funciones y un conjunto de condiciones de
realidad que inundan al sujeto penetrando sus
rendimientos.
5 – ACTIVACIÓN DE LAS FUNCIONES
YOICAS EN EL PROCESO
TERAPEUTICO
• Podemos pensar en la situación terapéutica como una instalación
de un contexto de verificación para aquel conjunto de funciones
yoicas. También como un contexto de estimulación para estas
funciones: ya el contrato inicial lo que hace es concertar una tarea
nueva (indagar, comprender, objetivar una problemática) cuya
simple apertura funciona como incitación original para el ejercicio
de aquellas funciones
A la vez que la relación terapéutica provee un contexto de
protección y gratificación emocional que alivia ansiedades
profundas lo suficientemente como para liberar cierto potencial
de activación yoica, es decir, coloca a estas funciones en estado
de mejor disponibilidad. Con estas condiciones de base, cada
sesión, en cada uno de sus momentos, opera como activadora o
movilizadora del conjunto de las funciones yoicas.
El enfoque terapéutico utilizado en una
psicoterapia es el deseo de fortalecer
diversas funciones yoicas.

Ej:Un paciente fronterizo, la finalidad de una interpretación no sería tanto


lograr un insight como proporcionar un marco a partir del cual pueda el
paciente organizar una serie de fenómenos. Es un esfuerzo por fortalecer
la función integradora, sintética, al proporcionar un andamiaje que le
permita al paciente organizar muchos de sus sentimientos, afectos,
pensamientos.
6 – UN ASPECTO DEL PROCESO EN
PSICOTERAPIAS: LA COMPLEMENTARIEDAD
ENTRE FUNCIONES YOICAS DEL PACIENTE Y
FUNCIONES YOICAS DEL TERAPEUTA
Paralelamente al proceso supone una movilización y consolidación
progresiva de las funciones yoicas del terapeuta. Esta movilización yoica
del terapeuta es selectiva y parece desplegarse, según leyes de
complementariedad con el perfil del funcionamiento yoico del paciente,
dado por funciones debilitadas y funciones conservadas en grado
diverso.
El terapeuta se apoya en las funciones yoicas mejor
conservadas del paciente y le suministra como “préstamo
temporario”, aquellas que en él están menos
desarrolladas o momentáneamente inhibidas. Es probable
que muchas intervenciones intuitivas del terapeuta
respondan a esta necesidad de ajuste selectivo modelado
sobre el perfil yoico expresado en el comportamiento
total del paciente.
Ejemplo: Paciente de 26 años, obrero que cursaba estudios técnicos, aquejado
de una fuerte inhibición fóbica generalizada, que le acarreaba una depresión
secundaria. En la última época no podía trabajar ni estudiar. Mientras se iniciaba
una fase diagnostica, el terapeuta pensó que había que comenzar a movilizar al
paciente, sacarlo del bloqueo total con que llegaba. Le propuso al paciente que
mientras estaba en su casa dibujara. Se le ocurrió que el dibujo era la tarea más
viable inmediatamente, no sabía por qué. El psicodiagnostico le informo después
que dentro de una extendida inhibición de funciones yoicas, las que tenían
relación con gráficos (Weschler) eran la más conservadas.
El proceso psicodiagnóstico, busca no solo evaluar
funciones yoicas del individuo simplemente, sino
indagar principalmente la relación entre esas
funciones y un conjunto de condiciones de realidad
que inundan al sujeto penetrando sus rendimientos.
Dentro del análisis de estos diez niveles el Diagnóstico
adaptativo y prospectivo y El Diagnóstico de Potenciales de
salud, son los que centran su interés en evaluar el estado de las
capacidades yoicas del individuo, y su relación con las exigencias
que enfrenta el sujeto. Este implica la “evaluación del estado de
las funciones yoicas, de sus condiciones de eficacia en los
dominios adaptativos, creativos y elaborativos. El manejo de la
ansiedad que permiten esas funciones, el estado de juicio de
realidad y de acciones con valor adaptativo” (Fiorini, 2012, 136).
Señalando que esto es de suma importancia para la
planificación de la estrategia terapéutica.

Похожие интересы