Вы находитесь на странице: 1из 2

Análisis del Fallo Saguir y Dib (6 de Noviembre1980)

302:1284

Analizando el caso en estudio, debemos recordar que el mismo, se


centra en el pedido de autorización judicial para que, la menor
Claudia Seguir y Dib, donara uno de sus riñones a su hermano
mayor, Juan Seguir y Dib, que padecía una insuficiencia renal
crónica terminal, en condiciones de riesgo de muerte, sino se
realizaba un transplante del órgano.

La ley vigente en ése momento, 21.541, establecía en su Art 13, que


cualquier persona capaz y mayor de 18 años, podría disponer la
ablación de algún órgano o material anatómico de su cuerpo, para
poder ser transplantado a otro ser humano, en tanto el receptor del
mismo, fuere madre, hijo, o hermano cosanguíneo del dador.

La C.S.J.N., creo que concedió acertadamente lña autorización judicial


para proceder a la ablación.

Estimo, que, como así lo expresa el fallo, no se desconoció en ningún


momento la letra de la ley, sino que, al contrario y lo que creo
debería ser así en todos los fallos, dar preeminencia al real espíritu
de la misma, a los fines que se tuvieron al momento de su
redacción, y, al mismo tiempo, respetando armónicamente el
ordenamiento jurídico , principios fundamentales del derecho y
constitucionales.

Las interpretaciones exclusivamente literales, deberían ser rechazadas,


cuando de así serlo, se arribe a en la hipótesis de madurez y
discernimiento que puede darse, si así se demuestra en las pericias
de individuos más jóvenes, tal como se comprobó en el caso de la
joven, lo que conllevó a la Corte a autorizar el transplante.

Los derechos constitucionale4s que se han encontrado en juego en este


caso, son, por un lado el derecho de la personalidad, como lo es el
derecho a la vida, a la dignidad humana y a la libertad de ejercer los
derechos individuales, además de estar en juego la garantía
constitucional de protección integral y solidadridad de la familia.
( Arts 18 y 19 de la C.N.).

Considero que no estamos frente a reglas, sino principios, centrándose lo


que aquí se discutió, en el derecho a la vida, encontrándose en
tensión los valores humanos trascendentales y garantías
constitucionales, por lo que el conflicto suscitado, a mi entender,
no es real, pues hasta que punto sería posible regirnos de manera
estricta a una norma, si , al momento de aplicarla en un caso
concreto, con este, no es favorable hacia un derecho fundamental
como es el derecho a la vida, de raigambre constitucional.
Los fundamentos desarrollados por el Tribunal, han sido acertados en el
sentido que se ha dado preferencia a la ratio legis por encima de la
aplicación literal del texto de la Ley.

La exigencia de 18 años para dar el consentimiento válido, se basa en


conclusiones concretas disvaliosas, frente a las singularidades de
cada caso en particular, pues caso contrario, el hecho de aplicar la
ley sería una tarea mecánica totalmente incompatible con la
naturaleza misma del derecho. ( del fallo ).

La justicia, en este caso, ha sido a mi criterio, acertada al flexibilizar la


normativa aplicable, en aras a proteger la vida y la salud de las
personas, lo que en este caso en particular, se ha hecho.

Considero, por otra parte, que la decisión adoptada no cambiaría a la luz


del sistema constitucional vigente, ya que en materia de
autorizaciones para la realización de procedimientos de ablación y
trasplante de órganos se puede evidenciar, que los principales
temas de debate son: a) la edad de los donantes; b) el vínculo entre
donante y receptor; y c) el tipo de procedimiento de ablación y/o
trasplante a llevarse a cabo, especialmente cuando la normativa
aplicable no contempla ese supuesto particular.

Estimada tutora, me faltan las ultimas consignas, no llego, y no quiero


dejar de subir el trabajo. Espero poder terminarlo, y ver si puedo
tener posibilidad de subirlos. Saludos cordiales.