Вы находитесь на странице: 1из 5

I.

- INTRODUCCIÓN EUCARISTICA
Muy buenos tardes hermanos en la fe. Hace unos días, celebramos
las maravillas que hizo Dios en María al momento mismo de la
concepción, es por eso que hoy los hermanos en el folclor nos hemos
reunido para decirte “Bendita eres entre todas las mujeres y
agradecemos las maravillas que tu hijo traerá a nuestro mundo tan
necesitado de su palabra”. Nos ponemos de pie para iniciar esta
eucaristía cantando.

“__________________________________________”

II.- ACTO PENITENCIAL


El acto del perdón es el que limpia nuestro corazón y alma para
recibir el alimento de vida y la palabra de Dios con sabiduría y
devoción.

A cada petición respondemos cantando:

1._____________ Perdón Señor, por las veces en que no hemos sido


buenos chilenos. Es decir, no hemos sido solidarios, comprensivos,
optimistas, esforzados y comprometidos con nuestra gente y sus
necesidades. SEÑOR, TEN PIEDAD.

2______________ Perdón Señor, por las veces en que nuestro


corazón se dejó llevar por el odio y el resentimiento. Por las veces en
que buscamos la venganza y no le abrimos la puerta a la
reconciliación y el diálogo. CRISTO, TEN PIEDAD.

3______________ Te pedimos perdón Señor, por las veces en que


no hemos considerado tu mensaje de amor, paz y salvación en
nuestras leyes, escuelas, gobiernos y comunidades a lo largo de
todos estos años como país. SEÑOR, TEN PIEDAD.

III.- LITURGIA DE LA PALABRA

LECTURA:
SALMO RESP:
EVANGELIO: Escuchemos la Palabra con atención como lo hizo
María. El Señor también tiene algo para decirnos a nosotros. ¿Cómo
le responderemos?

Aclamemos el Santo Evangelio con el canto del “Aleluya”.

Después del evangelio


CANTO A LA PALABRA DE DIOS
HOMILIA

IV.- ORACIÓN UNIVERSAL:


(PAREJA PARA PETICIONES)

- Por la Iglesia, para que tenga siempre un corazón maternal como el


de María y proclame la misericordia al mundo entero.

- Por nuestra patria, para que la devoción a la Virgen nos haga más
hermanos y nos enseñe a vivir el Evangelio.

- Por nuestra comunidad, para que en este tiempo de Adviento


preparemos la venida del Señor en cada uno, en nuestras familias y
en todos nuestros ambientes.

- Por los pobres, los enfermos, los que sufren, para que la espera del
Salvador renueve sus corazones y puedan exultar de alegría como
María.

- Por los jóvenes, para que experimenten la elección personal de Dios


sobre cada uno y le respondan, como María joven, con
disponibilidad.

V.- OFERTORIO
En la Ultima Cena, Cristo instituyó el Sacrificio y el Banquete
Pascual, por el que se hace continuamente presente en la Iglesia el
Sacrificio de la Cruz, es por eso que se llevan al altar los dones del
Pan y el Vino, que luego se convertirán en el Cuerpo y la Sangre de
Cristo

1.- El Huaso y la China, signos que representan nuestra identidad y


nuestro quehacer. Entregamos la ofrenda de nuestro trabajo para
llevarla a los hogares más necesitados, para que, en esta natividad
que se avecina, la familia sea la principal celebración chilena.

2.- Presentamos Pan Y vino, frutos del trabajo del hombre y de la


sabiduría de la mujer que logran unir los granos de trigo y los amasan
para formar el pan y el vino que se obtiene del fruto de la vid.
Ofrecemos el trabajo humilde, silencioso, sacrificado y fecundo en la
búsqueda del diálogo, la armonía, unidad y bien común.

CANTAMOS
“__________________________________________”
VI.- SANTO
VII.- CONSAGRACIÓN DEL PAN Y DEL VINO

CANTAMOS
“__________________________________________”
CANTO: CORDERO DE DIOS

VIII.- COMUNIÓN
Dios preparó a María desde su concepción para recibir en ella a Jesús
y ser su mamá. También preparó nuestros corazones desde el
Bautismo para que lo podamos recibir y ser hijos en Él. Si estamos
bien dispuestos, nos acercamos a comulgar cantando.

CANTOS DE COMUNION:

COMUNIÓN:
“__________________________________________”

IX.- DESPEDIDA:

No habría Iglesia sin Comunidad; y no habría Comunidad sin


Eucaristía. La Eucaristía en comunidad es la auténtica celebración de
los verdaderos cristianos, de los que no podrían vivir sin reunirse con
los hermanos a celebrar la Eucaristía, más allá de cualquier precepto.

Nos despedimos Cantando Y bailando esta hermosa Cueca


Perdón:
_______________________________________________________
_______________________________________________________

Lectura:
_______________________________________________________
_______________________________________________________

Salmo:
_______________________________________________________
_______________________________________________________

Oración universal:
_______________________________________________________
_______________________________________________________

Ofertorio:
_______________________________________________________
_______________________________________________________

Pan y Vino:
_______________________________________________________
_______________________________________________________
PETICIONES DE PERDÓN

1._____________ Perdón Señor, por las veces en que no hemos sido


buenos chilenos. Es decir, no hemos sido solidarios, comprensivos,
optimistas, esforzados y comprometidos con nuestra gente y sus
necesidades. SEÑOR, TEN PIEDAD.

2______________ Perdón Señor, por las veces en que nuestro


corazón se dejó llevar por el odio y el resentimiento. Por las veces en
que buscamos la venganza y no le abrimos la puerta a la
reconciliación y el diálogo. CRISTO, TEN PIEDAD.

3______________ Te pedimos perdón Señor, por las veces en que


no hemos considerado tu mensaje de amor, paz y salvación en
nuestras leyes, escuelas, gobiernos y comunidades a lo largo de
todos estos años como país. SEÑOR, TEN PIEDAD.

ORACIÓN UNIVERSAL

- Por la Iglesia, para que tenga siempre un corazón maternal como el


de María y proclame la misericordia al mundo entero.

- Por nuestra patria, para que la devoción a la Virgen nos haga más
hermanos y nos enseñe a vivir el Evangelio.

- Por nuestra comunidad, para que en este tiempo de Adviento


preparemos la venida del Señor en cada uno, en nuestras familias y
en todos nuestros ambientes.

- Por los pobres, los enfermos, los que sufren, para que la espera del
Salvador renueve sus corazones y puedan exultar de alegría como
María.

- Por los jóvenes, para que experimenten la elección personal de Dios


sobre cada uno y le respondan, como María joven, con
disponibilidad.