Вы находитесь на странице: 1из 3

PRINCIPIO DE ARQUÍMEDES

El principio de Arquímedes es un principio físico que afirma que: «Un cuerpo total o parcialmente
sumergido en un fluido en reposo, recibe un empuje de abajo hacia arriba igual
al peso del volumen del fluido que desaloja». Esta fuerza recibe el nombre de empuje
hidrostático o de Arquímedes, y se mide en newtons (SI).

El principio de Arquímedes se formula así:


O bien:

Dónde:
E = El empuje.
ρf = Densidad del fluido.
V = Volumen de fluido desplazado por algún cuerpo sumergido parcial o
. totalmente en el mismo.
g = La aceleración de la gravedad.
m = La masa.

De este modo, el empuje depende de la densidad del fluido, del volumen del cuerpo y de la
gravedad existente en ese lugar. El empuje (en condiciones normales y descritas de modo
simplificado) actúa verticalmente hacia arriba y está aplicado en el centro de gravedad del fluido
desalojado por el cuerpo; este punto recibe el nombre de centro de carena.

El empuje o fuerza que ejerce un líquido sobre un cuerpo, en forma vertical y ascendente, cuando
éste se halla sumergido, resulta ser también la diferencia entre el peso que tiene el cuerpo
suspendido en el aire y el "peso" que tiene el mismo cuando se lo introduce en un líquido. A éste
último se lo conoce como peso "aparente" del cuerpo, pues su peso en el líquido disminuye
"aparentemente".

APLICACIONES DEL PRINCIPIO DE ARQUÍMEDES


Desplazamiento de un submarino:
El submarino se hunde cuando llena unos tanques especiales, cuando quiere flotar estos se
vacían. Cuando los tanques se llenan de agua, la masa del submarino aumenta, su densidad se
incrementa.
En las Embarcaciones:
Un barco flota porque hay equilibrio entre su peso y el empuje
debido a la cantidad de agua que desaloja la parte sumergida.

El globo aerostático:
El funcionamiento de un globo aerostático se basa en el principio
de Arquímedes, el cual enuncia que un cuerpo total o parcialmente
sumergido en un fluido estático (En este caso el aire), será
empujado con una fuerza igual al peso del volumen de fluido
desplazado por dicho objeto. Un globo de aire caliente, no vuela
sino flota dentro del viento. Basamos esta forma de vuelo, como
nos enseña la Física, en que el aire caliente pesa menos que aire
frío, tendiendo por ello a subir. Generalmente el fluido insertado
en el globo es gas propano, el cual es menos denso que el aire.

Globo con Helio:


Estos globos con helio se encuentran atados por medio de un largo pabilo,
para impedir que puedan ascender libremente, al ir liberando el hilo, el
globo comienza a ascender, hasta que el peso del pabilo se agrega al del
globo equilibrando de esta manera la fuerza de empuje del aire, provocando
que este se eleve.

Principio de Arquímedes en la medicina:


- Los peces pueden hacer variar su densidad, gracias a un órgano llamado vejiga natatoria, la cual
se llena de gas, lo que hace que el pez se hinche y aumente su volumen haciendo que su densidad
disminuya y el pez ascienda, cuando la llena, su peso aumenta, al igual que su densidad y se
hunde.

- La fuerza que ejerce la Tierra sobre el cuerpo permanece constante, pero el cuerpo, a su vez,
recibe una fuerza hacia arriba que disminuye la resultante vertical.

- El principio de Arquímedes se usa mucho en la fisioterapia, ya que los pacientes que han sufrido
fracturas o lesiones parecidas, empiezan a fortalecer sus músculos y a aumentar su fuerza
realizando ejercicios sumergidos en tinas ya que de esta manera sus cuerpos pesaran menos.
PRESIÓN HIDROSTÁTICA
Presión: Es el acto y resultado de comprimir, estrujar o apretar; a la coacción que se puede
ejercer sobre un sujeto o conjunto; o la magnitud física que permite expresar el poder o fuerza
que se ejerza sobre un elemento o cuerpo en una cierta unidad de superficie.

Hidrostática: Rama de la mecánica que se especializa en el equilibrio de los fluidos. El término


también se utiliza como adjetivo para referirse a lo que pertenece o está vinculado a dicha área
de la mecánica.

Un fluido pesa y ejerce presión sobre las paredes sobre el fondo del recipiente que lo contiene y
sobre la superficie de cualquier objeto sumergido en él. Esta presión, llamada presión
hidrostática, provoca, en fluidos en reposo, una fuerza perpendicular a las paredes del recipiente
o a la superficie del objeto sumergido sin importar la orientación que
adopten las caras. Si el líquido fluyera, las fuerzas resultantes de las
presiones ya no serían necesariamente perpendiculares a las superficies.
Esta presión depende de la densidad del líquido en cuestión y de la altura
del líquido por encima del punto en que se mida.

Se calcula mediante la siguiente expresión:

Dónde: (En el SI)


P = Presión hidrostática (Pascales)
ρ = Densidad del líquido (kilogramos/metro cúbico)
g = Aceleración de la gravedad (Metros/ segundo2)
h = Altura del fluido (Metros)

 Un líquido en equilibrio ejerce fuerzas perpendiculares sobre cualquier superficie


sumergida en su interior.
 Si el fluido se encuentra en movimiento, ya no ejercerá presión hidrostática, sino que
pasará a hablarse de presión hidrodinámica. En este caso, estamos ante una presión
termodinámica que depende de la dirección tomada a partir de un punto.
 La presión hidrostática es directamente proporcional al valor de la gravedad, la densidad
del líquido y la profundidad a la que se encuentra.

En el ámbito médico se hace presente la presión


hidrostática conocida como presión hidrostática
capilar para definir a aquella que se sustenta en el
bombeo del corazón y que lo que hace es empujar la
sangre a través de los vasos.

Frente a ella está también la presión hidrostática


intersticial que, por su parte, es la que lleva a cabo el
líquido intersticial, que es aquel que se encuentra
alojado en el espacio que hay entre las células.

Asimismo en este campo, también está la llamada presión osmótica capilar que es la que
desarrollan las proteínas plasmáticas, empujan el agua hacia el interior del vaso en cuestión. Y
finalmente nos encontramos con la presión osmótica intersticial, que también realizan aquellas
proteínas pero que se define por una concentración más baja que la anterior.