Вы находитесь на странице: 1из 10

Si un niño realiza todos lo ítems de su nivel de edad se le pasan los ítems del

siguiente nivel hasta que fracase en todos los ítems de un nivel. Igualmente si uno
niño fracasa un ítem de un nivel se retrocede hasta que complete un nivel de edad
sin ningún fallo.

Los puntos obtenidos en cada una de las cuatro áreas se convierte en edades
parciales de desarrollo, y el número total de puntos de toda la escala se convierte
en edad global de desarrollo.

Asimismo se obtienen cuatro cocientes de desarrollo y un cociente global de


desarrollo, con media de 100

AUTOR: O. Brunet et I. Lézine


ADAPTACIN ESPAÑOLA: Si
EDADES DE APLICACIÓN:Niños entre 1 y 30 meses
FORMAS DE APLICACIÓN: Individual, con criterios de inicio y finalización.
TIEMPO DE APLIACION: Variable según interés y disponibilidad del niño.
AMBITO DE APLIVACION: Cualquiercontexto que requiera evaluar niños de edades tempranas: educativo,
clínico....
¿QUE EVALUA?: Control postural, coordinación oculo-motriz, lenguaje y sociabilidad
MATERIAL NECESARIO: Incluida en lamaleta, es atrayente, inofensivo y resistente
BAREMACION ESPAÑOLA: Si, resultados expresados en edades y coeficientes de desarrollo por áreas y
globales

Analizando el término psicomotríz observamos que “psico ” hace referencia a la actividad


psíquica y “motriz” se refiere al movimiento corporal.

El desarrollo psicomotríz constituye un aspecto evolutivo del ser humano. Es la progresiva


adquisición de habilidades, conocimientos y experiencias en el

niño, siendo la manifestación externa de la maduración del SNC, y que no solo se produce por
el mero hecho de crecer sino bajo la influencia del entorno

en este proceso.

La proliferación dendrítica y la mielinización axónica son los responsables fisiológicos de los


progresos observados en el niño. La maduración del SNC

tiene un orden preestablecido y por esto el desarrollo tiene una secuencia clara y predecible:
el progreso es en sentido céfalo-caudal y próximo-distal.

Por tanto el desarrollo psicomotríz dependerá de:


1. La dotación genética del individuo.

2. Su nivel de maduración

3. Oportunidad de entrenamiento o aprendizaje en el momento oportuno que será facilitado


por el entorno adecuado.

Existen factores que favorecen un óptimo desarrollo, estos son: un sólido vínculo madre-
hijo, una estimulación sensorial oportuna y una buena nutrición. Así

como otros factores q pueden perturbar dicho desarrollo q van desde los factores de índole
biológico (hipoxia neonatal, prematuridad, hiperbilirrubinemia, síndromes convulsivos,
etc.) hasta los factores de orden ambiental (ausencia de un vinculo madre-hijo adecuado y
entorno hipoestimulante). Estos son los

denominados factores de riesgo.

El desarrollo psicomotor se debe evaluar en todo niño que acude a control médico, más aún si
dentro de sus antecedentes presenta algún factor de riesgo. La importancia de ello radica en
la posibilidad de detectar cualquier alteración de este desarrollo para poder determinar las
medidas adecuadas y oportunas a seguir.

Se recomienda registrar el progreso del niño, detallando los logros observados desde el último
control. Éste es también el mejor momento para revisar con los padres la estimulación que
recibe el niño, hacer las recomendaciones pertinentes y dar las pautas que se requieran según
el momento evolutivo del desarrollo cronológico del niño.

Evaluación del Desarrollo Psicomotor


Se han diseñado pruebas objetivas de evaluación del desarrollo considerando cuatro áreas:
motricidad gruesa, motricidad fina, sociabilidad y lenguaje.

En el examen del niño se deben corroborar aquellos hitos que deben estar presentes para la
edad cronológica correspondiente, además se deben examinar

los reflejos arcaicos, las reacciones evocadas, la aparición de las reacciones posturales así
como el tono muscular y los reflejos osteotendinosos.
La escala de desarrollo Brunet-Lezine ha sido
ampliamente utilizada tanto en la evaluación como en la intervención con
alumnos con Necesidades Educativas Especiales.

Comenzaremos con un breve desarrollo histórico sobre como ha ido


evolucionando la escala desde su creación hasta nuestros días. Después
continuaremos con la descripción de losdiferentes aspectos que forman la
escala y terminaremos con una breve reflexión sobre la utilidad de la
prueba.

Pasamos a comentar cómo ha ido evolucionando la escala desde su


creación hasta nuestros días.

La escala de Brunet-Lèzine es una escala de desarrollo que se publicó


en 1951, la primera versión, que evaluaba de 1 a 30 meses. En 1965 se
publicó la Brunet-Lèzine incluyendo la escala de 3 a 5 años, enriqueciendo
la prueba. La pueba tuvo que ser revisada debido a que las puntuaciones
de los niños actuales eran más elevadas que en el momento de elaboración
de la prueba. Los motivos que explican estos cambios se encuentran en los
cuidados prenatales que se prestan en la actualidad, la alimentación, la
estimulación que reciben los niños, la importancia que se concede a la
primera infancia y a la facilitación de la autonomía que se pone en marcha
cuando el niño nace.

Estos motivos llevaron a la revisión de esta escala en 1994 que se


publicó en 1997 en castellano. En ella se incluyen los siguientes cambios: la
evaluación de los niños prematuros estaba sobreestimada por lo que se
corrige; se eliminan los elementos del mes 1; se modifican los niveles de
edad, utilizándose en la actualidad de 2 a 30 meses; 98 elementos
permanecen idénticos, 19 se modifican y se añaden 33 más.

¿Qué objetivos tiene la escala?


- Perfilar el desarrollo del niño evaluado a lo largo de su desarrollo
temprano.
- Evaluar las diferentes áreas de desarrollo en los niños de 0 a 2 años y
medio en:
- Área de desarrollo perceptivo-manipulativo.
- Área de desarrollo social.
- Área del lenguaje.
- Área del desarrollo cognitivo.
- Conocer las áreas fuertes y débiles de desarrollo que posee el bebé.
- Establecer una edad mental de acuerdo con las diferentes áreas.
- Ser utilizado como comparador entre la edad mental del niño y su edad
cronológica.
- Servir como instrumento de detección de posibles necesidades educativas
especiales.
- Servir de guía a la hora de elaborar programas de intervención de
diferente tipo:
- De desarrollo individualizado.
- De desarrollo en el ámbito escolar.
- De desarrollo en el ámbito familiar.
- Servir de base para la elaboración de evaluaciones iniciales.
- Servir de base para la elaboración de Adaptaciones Curriculares
individualizadas.
- Permitir la detección de las ayudas que necesita el niño evaluado.
- Servir de prueba de screening.

¿A qué edades se aplica?


Esta prueba está diseñada para ser aplicada en un ámbito muy temprano
lo que la hace muy útil a la hora de evaluar a niños con alto riesgo de
padecer algún retraso en su desarrollo evolutivo y poder así, intervenir lo
más tempranamente posible evitando riesgos futuros o mayores
complicaciones.

La edad de aplicación de esta escala de desarrollo se encuentra entre los


2 años y 30 meses (2 años y medio).

¿Cuánto dura su administración?


Antes de contestar a esta pregunta, desarrollaremos, a grandes rasgos,
el proceso de administración de esta escala. El manual del Brunet-Lèzine
establece algunas recomendaciones a cerca del orden de presentación de
la escala en función de la edad del niño y de las diferentes posturas en las
que debe estar colocado durante la exploración, especialmente importantes
cuando el niño es muy pequeño. Cuando el niño tiene entre 1 y 6 meses se
inicia la evaluación con el niño tendido boca abajo y se exploran las
diferentes áreas encima de una mesa. Cuando los niños son mayores se
comienzan por las pruebas de manipulación, estando sentados.

En el manual se insiste en 4 puntos. Orden flexible de presentación;


situación del niño; dominio de las técnicas; y que es preferible que el niño
esté acompañado. Se comenzará por valorar los elementos propios de la
edad de desarrollo estimada por el profesional. Se examinará hacia edades
inferiores hasta completarla, valorándose como “conseguido” los 10
elementos 8edad suelo o base), continuándose hacia edades superiores,
hasta aquella en que los 10 elementos sean valorados como “no
conseguido” (edad techo). Por ejemplo, la evaluación de un niño de 2
meses: consigue los 10 elementos de los 2 meses (edad base), consigue
algunos de 3 meses, no consigue ninguno de los 10 elementos de 4 meses
(edad techo).
El tiempo de aplicación estará mediado por la edad del bebé así como las
condiciones propias de la prueba. A edades más tempranas (primeros
meses de desarrollo) la prueba durará menos por los propios ítems a
observar y según avance el niño en edad el periodo de aplicación será más
elevado. El manual expresa que el examen durará aproximadamente entre
25 y 60 minutos.

Dicho esto cabe señalar que, siguiendo las orientaciones del vídeo que
se nos presenta para la actividad, la prueba no debe durar más de 20
minutos, siguiendo la curva de cansancio del bebé. Se puede hacer en
menos tiempo… como se ha dicho antes, dependerá de la edad del niño.

En ocasiones, será necesario interrumpir la evaluación si se observa que


la interacción puede estar siendo afectada por diferentes variables, ajenas a
la evaluación y que pueden alterar ésta, como puede ser una catarro,
cansancio, … En este caso, se dejará sin finalizar la prueba ya que esta
situación puede afectar a los resultados de la evaluación, obteniéndose
perfiles de desarrollo no acordes con las capacidades del niño. Lo que se
debe hacer en estas situaciones es interrumpir el proceso de evaluación y
citar a la familia para otro día en que esté solucionada la variable extraña y
poder retomar así la evaluación, con mayores garantías.

¿Por qué es tan utilizada en atención temprana?


La escala de desarrollo Brunet-Lezine es una escala de uso generalizado
en Atención Temprana. Las razones de este uso tan amplio son diversas de
las que podemos destacar las siguientes.

En primer lugar, es una prueba rápida, que necesita poco tiempo de


aplicación, lo que la hace adecuada para la corta edad de los niños.

En segundo lugar, sirve para hacer un screening en las diferentes


áreas de desarrollo (perceptivo-manipulativo, social, del lenguaje y
cognitivo) y obtener el desarrollo evolutivo, en meses en estas diferentes
áreas. Con ellas, podemos detectar los puntos fuertes y débiles del niño,
detectar la necesidad (o no) de realizar una intervención temprana ya que
nos permite comparar lo que el niño es capaz de hacer en un momento
dado, con lo que se espera que el niño haga de acuerdo a su edad de
desarrollo.

También es una escala muy fácil de administrar. No requiere de


materiales ni de condiciones físico-espaciales difíciles de conseguir.

Por último, y no por ello menos importante, es una escala que nos
permite tanto establecer programas de intervención como ir viendo los
progresos y los hitos evolutivos que va alcanzando el alumno a los largo
tanto de su desarrollo como de la intervención que se está realizando.

¿Qué áreas del desarrollo evalúa?


Esta escala permite estimar tanto la edad, el cociente y el perfil de
desarrollo. Consta de 160 ítems que se organizan por meses y 4 áreas de
desarrollo. Para cada mes, aparecen ordenadas las diferentes áreas de
desarrollo apareciendo nombrados los ítems por una letra, que se asocia a
un área y un número que tiene que ver con el número del ítem de esa área,
de tal forma que podemos extraer fácilmente todos los ítems de cada área
de desarrollo. Además, todos los ítems están numerados siguiendo el
desarrollo evolutivo.

Las 4 áreas de desarrollo se presentan en orden consecutivo y


recurrente.
1. Área perceptivo-manipulativa.
2. Área cognitiva.
3. Área del lenguaje.
4. Área social.
En primer lugar se encuentra el área perceptivo-
manipulativa. Aparecen en la escala en la columna de ítem con una P
mayúscula seguida del número del ítem que evalúa esta área. En esta área
se evalúa su nivel motriz como el control postural (levantar la cabeza,
permanecer sentado, andar…) y su nivel de control psicomotriz como el
equilibrio, giros… El nivel más fino, de manipulación de objetos se evaluará
en el área cognitiva aunque en éste área aparecerán ítems como su
capacidad de desembarazarse de una servilleta puesta en su cabeza, su
capacidad de cogerse los pies con las manos .

El área cognitiva es la segunda de las áreas en las que está organizada


la prueba. Aparece con una letra C mayúscula. En éste área se evalúan
tanto la percepción (a través de los diferentes sentidos como encontrar y
seguir fuentes de sonido, seguir objetos con la mirada…), así como la
motricidad fina (coger un objeto pequeño…), las estrategias de planificación
de su conducta (coger 2 objetos y dejar caer uno de ellos para poder coger
el tercero…) y estrategias más elaboradas de pensamiento como la
permanencia del objeto al buscarlo debajo de una servilleta que lo tapa y
no le permite verlo.

El área del lenguaje aparece con una letra L mayúscula en la escala.


Evalúa los prerrequisitos de éste y los primeros actos comunicativos del
bebé. Podemos ver, por ejemplo, ítems como la vocalización cuando el
examinador le habla y le sonríe, los balbuceos, la reacción a su nombre,
primeras palabras, la unión de varias palabras formando frases sencillas…
Por último, aparece el área social. Se simboliza con una letra S
mayúscula. En esta área se evalúa la capacidad del niño para apreciar la
existencia del otro y su capacidad de interacción con. Se evalúa la sonrisa
social, su capacidad de reacción frente al otro (ya sea figura de referencia,
desconocido…), su capacidad de expresión de sentimientos a través de
diferentes medios (lloros, risa, expresiones faciales…) la capacidad de
entender al “otro” como fuente de información, placer, peligro…

Con este artículo de reflexión sobre la Escala de Desarrollo Brunet-Lezine


podemos apreciar su utilidad tanto a nivel de screening como para servir de base
a una intervención individualizada que se proponga para un niño en concreto en
que hayamos encontrado ciertas discrepancias en algunas o todas las áreas de
desarrollo comparadas con la población normal. Todas las razones aportadas
justifican su uso generalizado en edades tempranas, sabiendo que toda
evaluación es puntual (propia de un momento dado), mediada por los contextos
(incluida la propia evaluación, examinador…) y que no presupone un desarrollo
futuro.

REVISION 1997 (EDICION ESPAÑOLA) Denise Josse


Campo de aplicación: Desde el nacimiento a 30 meses.
Utilización: Aplicación Individual.
Tiempo: Libre. Descripción: La Escala de Brunet-Lezine surgió como consecuencia del estudio
comparado con diversas escalas de Baby-Tests, especialmente los de Búlher-Hetzer y A. Gessel. Los
autores querían conocer al niño en su propia espontaneidad, en el desarrollo mismo de su vida, en el
seno de su medio ambiente familiar, al cual permanece intensamente ligado en estas edades.
En 1994 Denise Josse comienza la revisión de esta escala, manteniendo una parte importante del
contenido original así como su principio de construcción y sus características de base en las siguientes
áreas:

Desarrollo Postural, Coordinación Oculo - Manual, Estudio del Lenguaje Comprensivo - Expresivo,
Relaciones Sociales y Adaptación.

Las modificaciones aportadas se centran fundamentalmente en la evaluación del desarrollo del lenguaje.