Вы находитесь на странице: 1из 18

1

Tema 7: LA CERÁMICA

1. INTRODUCCIÓN.

2. ASPECTOS TECNOLÓGICOS.
2.1. Materia prima.
2.2. Modelado y preparación de la pasta.
2.3. Procesos de acabado.
2.4. Procesos de cocción.

3. ASPECTOS TIPOLÓGICOS.
3.1. Forma.
3.2. Elementos de aprehensión.
3.3. Decoración

4. TÉCNICAS ANALÍTICAS.
5. FICHA TÉCNICA.
6. DIBUJO TÉCNICO.
BIBLIOGRAFÍA.
PÁGINAS WEBS DE INTERÉS.

1. INTRODUCCIÓN.

Existen varias razones por las que se considera muy importante el estudio de
las cerámicas en comparación con el resto del registro arqueológico:

 Por la valiosa información que a través del estudio de su tecnología y


tipología podemos obtener de ellas.
2
 Por sus posibilidades analíticas gracias a la Geoquímica y la Mineralogía
(a través del estudio de la arcilla con una serie de técnicas).
 Por la posibilidad de trabajos experimentales.
 Por su resistencia al paso del tiempo.
 Por su relativa abundancia.

Cuando nos enfrentamos al análisis de un objeto cerámico debemos tener en


cuenta que éste va a ser una aproximación a la historia total del artefacto, desde su
producción a su deposición y alteraciones posteriores, y que esta "historia" contiene
información desde un nivel puramente estético a un nivel relacionado con el grado
de tecnología de estas comunidades, las posibles funciones de las cerámicas
(uso doméstico, ritual, simbólico...), la procedencia de las mismas (intercambio,
producción autónoma, etc.).
Este argumento ha traído como consecuencia la superación de la fase
llamada CRONO-TIPOLOGICA en los estudios cerámicos, que había llegado a un
punto de estancamiento por no ser capaz de darnos más información que la
puramente descriptiva.
De este modo, se recurrió a otras disciplinas para poder llegar a incrementar
los niveles de información recuperable que no podían extraerse con ningún otro
medio arqueológico.
Por otro lado es muy importante tener en cuenta que el estudio de las
cerámicas ha de realizarse siempre teniendo en cuenta el contexto en el que han
sido halladas (con qué otros elementos arqueológicos estaban, que disposición en
el espacio tenían respecto a los demás elementos y su posición estratigráfica, en
qué tipo de estructuras estaban, si están en un asentamiento, en una necrópolis, en
un área de producción, etc.). Aisladas del mismo, la información es mucho más
reducida y prácticamente se limita a su datación relativa y posible función.
La importancia de los datos proporcionados por las distintas técnicas de
análisis no tienen relevancia arqueológica directa si no es por que se estudian como
fruto de un sistema humano de conducta, como un PRODUCTO humano (aunque
parezca innecesario decirlo, se han llegado a hacer análisis del tipo de medidas de
diámetro, estadísticas, reagrupamientos con análisis Cluster, etc, para al final decir
que tal conjunto cerámico es de tal período o tal cultura, sin más), una conducta que
3
puede inferirse de ellos, y que en última instancia, son los que interesan en la
investigación arqueológica.
Por ello, en la investigación hay que partir en primer lugar de un marco
teórico que sea el que dote de significado los estudios analíticos que se emprendan,
en un intento de integrar la información de la composición de las cerámicas y la
información cultural, buscando así la interrelación entre las aproximaciones
experimentales y las arqueológicas.
La caracterización de una cerámica1 al igual que la tipología, no tiene un
valor más que puramente descriptivo si no tiene un marco teórico que dote de
significado a estos estudios analíticos.

2. ASPECTOS TECNOLÓGICOS

Los estudios tecnológicos de las cerámicas fueron aplicados en un primer


momento fuera de nuestro país. Estos no sólo se pueden quedar en darle un
carácter "científico" a una publicación sino que hay que interpretar los datos para
poder responder a hipótesis previas.

2.1. Materia prima

Con la caracterización de un objeto cerámico se intenta determinar los


constituyentes de su materia prima con el fin de poder llegar a realizar inferencias
sobre aspectos tecnológicos que nos informan sobre su proceso de manufactura, y
también son susceptibles de informarnos sobre la posible procedencia de los
mismos.
Esta información puede ser muy valiosa para detectar patrones de
producción o de intercambio y comercio, así como para documentar datos sobre
factores socio-económicos y culturales. Los resultados serán más valiosos si
trabajamos con cerámicas bien contextualizadas.
Al estudiar la naturaleza de la materia prima, el fin principal por lo tanto es:

1Descripción cualitativa de la composición y estructura de la materia prima de un objeto cerámico


para evaluar sus propiedades y sus posibles usos.
4
 La tecnología
 Su procedencia.

Aunque ambas cuestiones debieran jugar un papel semejante, se ha puesto


mayor énfasis en los aspectos relacionados con la procedencia de las cerámicas,
(más de 1/3 de los trabajos en todo el mundo). Para ello se lleva a cabo un estudio
del entorno geológico en donde se ha hallado la cerámica y se recogen sedimentos
arcillosos potencialmente utilizables dentro del área geográfica del estudio, como
apoyo y contrastación de los resultados analíticos obtenidos con la caracterización
de las cerámicas.

Las materias primas de la cerámica son:


 Arcilla
 Desgrasante o clastos
 Agua.

La arcilla es llamada "fracción fina" de un suelo o sedimento, siendo el


conjunto de partículas minerales que tienen un diámetro de 2 micras o menos.
Algunos autores prefieren denominar la materia prima de la cerámica como "tierras"
porque las arcillas seleccionadas nunca son puras, están mezcladas con elementos
minerales de mayor tamaño o "fracciones gruesas", no plásticos o desgrasante. Es
decir, aunque el mayor porcentaje de material sea arcilla, no lo es todo. También
contienen limos y arenas en cantidades variables que serán factores determinantes
respecto al tipo de textura.
La razón de que se use la arcilla es por su propiedad "plástica", sus
facultades de moldeo en el estado pastoso pero dureza en el estado cocido.
El desgrasante se añade o ya va incluido en las arcillas para que sirva de
armazón y de solidez a la parte plástica de la cerámica (arcilla y agua). Las arcillas
tienen una gran capacidad de absorción de agua, no sólo la intrínseca sino también
la añadida por el alfarero para darle plasticidad y poder moldearla (supone el 18-25
% del total). Si se le echa poca agua se fragmenta y si se le echa mucha, ya no es
plástica.
5
El desgrasante suele ser más visible en la pared interior, ya que en la
exterior normalmente se procede a un acabado final de alisamiento por motivos
estéticos y prácticos (por ejemplo para evitar en lo posible la porosidad).

Los desgrasantes pueden ser:


 minerales (cuarzo, calcita, feldespato, esquisto, mica, etc),
 orgánicos (carbón, vegetales, cereales, hojitas),
 animales (conchas, fragmentos de hueso),
 otros (trozos de cerámica, fragmentos de sílex...).

Su tamaño puede ser de fracción gruesa (2 mm), media (de 2 a 1 mm) o fina
(1 mm).
El tipo de desgrasante en ocasiones era seleccionado según la función que
fuese a cumplir la vasija. Para las que tenían que soportar altas temperatura como
los crisoles por ejemplo añadían gran cantidad de cuarzo, para las de actividad de
cocina (para cocer) le añadían mayor cantidad de minerales desgrasantes que a las
rituales o de enterramientos (estas últimas suelen tener unas pastas con el
desgrasante más fino). Si requerían alta porosidad para transpirar (para contener
agua, aceite, leche) se utilizaban desgrasantes orgánicos ya que éstos al cocerse la
cerámica desaparecen y dejan los huecos.
Se pueden hacer estudios, incluso dentro de un mismo yacimiento, sobre
cómo va variando la cerámica a lo largo del tiempo en relación a su mayor o menor
calidad, su forma, su función, etc., y deducir, por ejemplo, que el cambio está
motivado por un cambio en la dieta o por otros aspectos y el por qué (por contacto
con otros grupos, por evolución interna en el tipo de producción inducido por un
cambio en el medio, por nuevas técnicas de producción, por un nuevo modo de vida
nómada o sedentaria, etc.).
Asimismo se pueden hacer estudios de la procedencia de los minerales: si se
trata de esquinas redondeadas o cantos desbastados procede normalmente de las
márgenes de un río o de depósitos fluviales. En el estudio concreto de la cerámica
neolítica granadina, la presencia de mica dorada era un detector clave del lugar de
procedencia del sedimento (Sierra Nevada).
6
El tipo de resistencia mecánica de la cerámica puede ser también un
indicador importante: si se trata de una cerámica con arcilla muy fina y cocida a
altas temperaturas su resistencia es alta en tanto que si la densidad es baja y tiene
alta porosidad puede indicar cierto grado de "arcaísmo".

2.2. Modelado y preparación de la pasta

Existen distintas técnicas de modelado:

 El modelado simple: se manipula la masa o pella de barro hasta darle


forma con la mano. Tiene que estar húmeda y consistente. Se hace una
masa homogénea tras numerosos dobleces y golpeándola, sosteniéndola
con un puño y dándole palmadas enérgicas con la otra mano para ir
adelgazando las paredes.

 El modelado por bandas o rulos: se modelan bandas o anillos que se


superponen de forma elipsoidal. Después se le da un baño de arcilla
externa más depurada y se ocultan estas bandas. Pero a veces cuando
se fracturan se puede observar que se ha practicado esta técnica. Lo
normal es que el fondo sea más grueso que el labio o boca. Se utiliza
sobre todo para las grandes vasijas en el Neolítico, Calcolítico y Bronce.

 Modelado compuesto: se modelan dos cuerpos independientes


prefabricados (parte inferior y superior de la vasija) que se "ensamblan".

 Modelado aprovechando un molde: este molde puede ser un cesto, bolsa


de cuero, una calabaza, etc. Fundamentalmente se da en el Calcolítico y
Bronce final.

2.3. Procesos de acabado

Modelada la vasija se deja secar, pierde buena parte del agua, y antes de
proceder a su cocción se ejecutan tareas de "acabado".
7

Para que transpire menos la vasija y también sea más estética, se utiliza la
almagra, el engobe, el barniz y la pintura. Es frecuente que se mezcle arcilla con
una mayor cantidad de agua para formar un líquido más o menos espeso para
aplicarlo a la superficie, se trata del engobe. Cuando tiene unos tonos rojizos, en
vez de pardos, se habla de almagra, estos tonos rojizos son provocados por una
mayor cantidad de hematites u óxidos de hierro (digamos que la almagra es un
"engobe rojo"). Cuando el baño de arcilla llega a un nivel de vitrificación debido a la
alta temperatura a que se somete se obtiene un efecto de barniz, que puede dar
coloraciones distintas y homogéneas. En el momento en que utilizamos minerales
que no tienen nada que ver con la arcilla (pigmentos como "ocre"), se trata de
pintura.
La almagra se utiliza desde el Neolítico al Bronce, aunque va degenerando
su calidad conforme evoluciona del Neolítico antiguo en adelante.
Otro tipo de acabado puede ser el alisado de la superficie, simplemente con
las manos, el pulido, con otro material (piedra, cuero, hueso) consiguiendo un brillo
mate más o menos uniforme, el espatulado, en el que se observan bandas
paralelas brillantes y el bruñido, con un brillo homogéneo (en el interior y exterior,
por ejemplo para contener líquidos).
No siempre es así, puede igualmente darse el caso de superficies no
cuidadas, o también, tras la cocción, proceder a la pintura, si bien esto último no es
propio de la Prehistoria.

2.4. Procesos de cocción

Se trata de una fase fundamental en el proceso tecnológico de la fabricación


de la vasija, ya que el control de la temperatura es una labor delicada en la que los
cambios bruscos podrían suponer la rotura de las mismas.
En época prehistórica no llegan a alcanzarse temperaturas muy altas, y
sabemos qué temperaturas de cocción llegaron a alcanzar por el tipo de minerales
que contienen, pues a cierta temperatura unos se descomponen (como la calcita, a
los 700º C), o se transforman a su vez en otro mineral (la maghemita a los 350-400º
8
C se transforma en hematites). No se llegó a superar los 1100 C hasta el período
fenicio en el que el sistema de cocción en horno lo permitió.

Sistemas de cocción:

- Cocción simple: sobre el terreno se acumulan los vasos y se dispone


alrededor y encima de ellos una masa de ramas, maderas, carbón y a veces
también de arcilla. Si las paredes del interior de la masa queda aireado se produce
la cocción oxidante y se consiguen coloraciones en una gama de rojizas a tonos
blanquecinos en la superficie y en la pasta. Pero si el material interno es aislado con
arcilla y no entra en contacto con el aire, se produce una cocción reductora, no hay
oxidación, y la coloración tiende a colores oscuros: negro, castaño, gris, etc. Pero lo
normal es que haya partes de la cerámica que estén en contacto con el aire y otras
que no.

- Cocción en fosa: se hace un hoyo en la tierra donde se colocan los vasos y


la materia orgánica de combustión, y se cierra con arcilla o no, según se desee una
cocción oxidante o reductora. En este tipo de cocción la temperatura que se puede
conseguir es más alta que en la cocción simple.
Si el interior de la pasta (en el corte fresco) es parda o negruzca y por la
superficie es rojiza, quiere decir que en un primer momento hubo una cocción
reductora y en un segundo momento pasó a ser oxidante, porque cuando la llama
está en su apogeo, consume el carbono y los gases envuelven por completo la
vasija, mientras que cuando la llama va decreciendo, el oxígeno exterior penetra y
se produce la acción oxidante. Los fragmentos completamente rojizos o negruzcos
indican que en un determinado momento los alfareros provocaron a voluntad el tipo
de cocción: tapando el agujero, cubriéndolo con tierra (para la total cocción
reductora), o prolongando la post-cocción manteniendo el fuego lento y permitiendo
la entrada de oxígeno (para la total cocción oxidante).

- Cocción en horno: puede ser un horno simple, construido con barro de


material refractario, o bien un horno compuesto, para altas temperaturas, formado
por una cámara de fosa para combustible, una parrilla, y sobre ella la cerámica, de
9
modo que ésta no está en contacto directo con el fuego. Con este tipo de cocción
se consiguen las temperaturas más altas.

Recientemente se ha hecho un estudio sobre la temperatura de cocción de la


cerámica a la almagra neolítica, de la que normalmente se consideraba que sólo
tenía un proceso de cocción tras serle aplicado el baño de almagra a la vasija, sin
embargo se detectó hematites en la pasta y maghemita en la superficie, por lo que
se deduce que en un primer momento hubo una cocción que superó los 400º C (por
lo que la maghemita se transformó en hematites), tras ella se procedió a la
aplicación de la almagra, y una segunda cocción en la que dicha temperatura no se
superó (por ello el material raspado de la superficie tiene maghemita en vez de
hematites).

3. ASPECTOS TIPOLÓGICOS.

3.1. Forma.

Elementos básicos de descripción:


- boca,
- cuerpo o galbo,
- fondo.
Medidas:
- diámetro de la boca,
- de estrechamiento,
- de máxima anchura,
- de fondo.

Altura total:
- del cuello
- de la panza (hombro + fondo)
- del fondo
10
Por estos elementos se puede establecer un sistema de clasificación de las
vasijas, pero también puede ser por un criterio funcional (aunque tal clasificación es
más subjetiva).

3.2. Elementos de aprehensión.

- Perforaciones: se trata de agujeros en la cerámica por los que se pasa un cordel.


Se realiza antes de la cocción, por ello se diferencian de los lañados (para
repararlas).

- Mamelones: si tienen forma plana se denominan "orejetas". Muchas veces están


a su vez perforados, para colgar vasijas. Cuando son pequeños se denominan
"botones". En el neolítico comienzan a aparecer los mamelones, que ya a finales
de este período son de aguijón o en apéndice. A partir de entonces se van
diversificando o se hacen menos funcionales convirtiéndose en elementos
decorativos.

- Asas: en el Neolítico es corriente el movimiento, por ello es normal que la


cerámica tenga asas. Su tipología es muy variada:
- asa pitorro,
- en forma de aguijón,
- las de sección anular o de cinta son las más corrientes en la
Prehistoria,
- asas con perforaciones verticales,
- asas múltiples de cinta,
- asas con apéndice superior,
- cordones con perforación,
- asas en forma de flauta de pan,
- asas multiforadas,
- asa de túnel, etc.
11
3.3. Decoración.

Dentro de la tipología, es lo más utilizado para dar una cronología relativa a la


cerámica que tenemos en un estrato, y por lo tanto el período cultural en el que nos
movemos. Hasta hace unos años, fue el elemento determinante en los estudios,
siendo la finalidad de éstos prácticamente la descripción y seriación de las culturas
prehistóricas. Afortunadamente, se empieza a dar el valor que le corresponde, su
valor estilístico y la aproximación cronológica, pero ya no es el único objetivo del
arqueólogo al estudiar una cultura.

3.3.1. Técnicas de decoración anteriores a la cocción:

Técnica de impresión: Se consigue presionando con un objeto o matriz sobre


la superficie fresca de la cerámica:

- digitación/ungulación, con los dedos/uñas


- puntillado
- cardial (característico del Neolítico antiguo), aplicando el dibujo sinuoso
de la concha y/o el natix.
- peine (u otras matrices dentadas). A veces es difícil distinguirlo de la
impresión cardial
- otras matrices (cuerda, cestería, trenzado)
- punzón/espátula, sobre todo en el neolítico

Técnica de incisión: Consiste en arrastrar un objeto punzante provocando


una hendidura o corte sobre la pasta fresca:

- incisión simple
- estrías (incisiones profundas)
- acanaladuras (incisiones suaves y anchas)
- surcos (más anchas, normalmente se hacen con los dedos)
- a peine
12
- boquique o incisión alargada con hoyuelos. Es una decoración típica de
la Edad del Bronce final.

Técnica de excisión: Consiste en extraer parte de la pasta estando ésta


fresca. No aparecerá hasta la Edad del Bronce pleno y final.

Técnica del relieve: Se añaden aplicaciones plásticas


- mamelones/botones
- cordones (sobre todo en las grandes vasijas de factura tosca).
- otras aplicaciones previas a la cocción (piedras, conchas, trozos de
ámbar, elementos metálicos en el Bronce final y Hierro antiguo).

Pintura:
- engobe, almagra, aguada
- barniz
- pintada (motivos figurados o geométricos)

3.3.2. Técnicas decorativas posteriores la cocción:

- esgrafiada: la superficie bruñida es arañada formando motivos


geométricos.
- pintada: su efecto está menos conseguido que cuando se produce antes
de la cocción, ya que con esta técnica postcocción salta la pintura con
facilidad.
- aplicaciones (metálicas, o se rellenan los huecos dejados por las
incisiones o las impresiones con pastas rojas, blancas, rosáceas, etc.,
sobre todo en el Neolítico y el Bronce final).

4. TÉCNICAS ANALÍTICAS

4.1. Observación directa: para desgrasante y acabado.


13
 Lupa binocular: para ver el tipo de desgrasante, su tamaño y frecuencia,
y el tipo de pasta.
 Microscopio petrográfico: para saber el carácter de los elementos
minerales de la pasta.
 Microscopio electrónico de barrido: es más preciso, sirve para ver los
componentes microscópicos de la arcilla (como por ejemplo fósiles) y
averiguar su procedencia.

4.2. Observación no directa: para averiguar la composición mineralógica.

 Difracción de Rayos X (DRX): para el cálculo aproximado de temperatura


de cocción, origen de la materia prima.
 Análisis químico.

Parte de las técnicas se eliminan de entrada por ser muy costosas, como la
Microscopía electrónica, o por necesitar medios que no están al alcance del
arqueólogo (por ejemplo, un reactor nuclear para Análisis de Activación Neutrónica),
por mucho gasto de tiempo (son necesarias 40 horas para el espectro en la
Espectroscopía de Mössbauer), por ser desconocidos aún para el arqueólogo o bien
por ser inadecuados para su objetivo.

4.3. Técnica de datación absoluta: la Termoluminiscencia (TL)

La TL es la luz que emiten ciertos minerales cuando son calentados, y es


proporcional el tiempo transcurrido desde que sus cristales se formaron en otro
calentamiento anterior. Al principio se aplicó para detectar falsificaciones cerámicas,
y hoy sirve para fechar éstas y otros materiales que hayan sido calentados (por
ejemplo sílex, piedras quemadas en hogares, lava, escoria, etc.) o no calentados
(como es el caso de la calcita). Puede fechar muestras de hasta 500.000 años de
antigüedad y su error puede ser inferior al 10 %.
14
5. FICHA TÉCNICA.

6. DIBUJO TÉCNICO.

1º Distinguir cara interna de la cara externa del fragmento cerámico.

2º Medir diámetro con el BORDÍMETRO


15

3º Dibujar un eje horizontal sobre papel A4 (si el diámetro es muy grande, utilizar
papel tamaño A3 o se hace signo de ruptura del eje). Apuntar sobre la línea la
signatura del fragmento y el diámetro.

4º Dibujar desde el punto central un eje vertical perpendicular a eje horizontal.

5º Tomar la forma del perfil (por la cara externa) con el CONFORMADOR.

6º Pasar el perfil a papel de seda.

7º Terminar la sección del fragmento sobre el papel de seda tomando medidas de


grosor con el CALIBRE.

8º Retintar con lápiz la sección, por delante y por detrás del papel de seda.

9º Medir la inclinación del fragmento y señalar sobre el dibujo haciendo un eje


vertical más teniendo en cuenta la medida de la inclinación del fragmento. Esta
medida se tomaría desde donde vayamos a dibujar el borde interior de la vasija,
16
hacia el centro del eje horizontal. Desde ese punto pintamos, sin apretar el lápiz,
el eje vertical.

10º Colocamos el papel de seda moviendo el dibujo del corte del fragmento hacia el
eje provisional de ayuda, así le daremos la inclinación adecuada para hacer la
sección o dibujo técnico en el lado izquierdo. Retintar sobre el papel de seda y
perfilar mejor sobre el papel de dibujo.

11º Haremos lo mismo en el lado derecho, volteando el papel de seda, pero esta
vez sólo repintaremos la cara externa del fragmento para hacer la reproducción
“artística” del mismo.

12º Finalmente hacemos el dibujo artístico (sombreado, detalles, etc.).


17
BIBLIOGRAFÍA

BELTRÁN LLORIS, F. (1990): Guía de la cerámica romana. Pórtico. Zaragoza.


CAPEL MARTÍNEZ, J. (Ed.)(1999): Arqueometría y Arqueología. Universidad de
Granada. Granada.
CAPEL, J., DELGADO, R., PARRAGA, J., PEÑA, J.A. (1989-90): Modelo de una
ficha descriptiva para el estudio de cerámicas arqueológicas por lámina
delgada. Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada, 14-15.
Granada. 315-ss.
CARO BELLIDO, A. (2002): Ensayo sobre cerámica en Arqueología. Ed. Agrija.
Sevilla.
CARRASCOSA MOLINER, B. (2009): La conservación y restauración de objetos
cerámicos arqueológicos. Tecnos. Madrid.
CONTRERAS CORTÉS, F. (1984): Una aproximación a los estudios tipológicos. La
cerámica. Congreso de Historia de Andalucía, II. 1991. Prehistoria. Córdoba.
37-47.
DOMINGO, I., BURKE, H., SMITH, C 2007: Manual de campo del arqueólogo. Ariel
Prehistoria. Barcelona.
JORNET, A. (1984): Arqueometría: estudios sobre cerámica arqueológica. Revista
de Arqueología, 35. 18-27.
LUCAS PELLICER, Mª R. (1976): Consideraciones sobre el origen de la cerámica.
Boletín de la Asociación Española de Amigos de la Arqueología, 6. 4-8.
MAS HURTUNA, P. (2015) : Dibujo arqueológico de materiales. Aproximación a sus
técnicas. Ed. Vessants, arqueologia i cultura SL. Palma, Islas Baleares.
MORGADO, A., BAENA PREYSLER, J., GARCÍA GONZÁLEZ, D. (eds) 2011. La
investigación experimental aplicada a la Arqueología. Departamento de
Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Granada. Granada.
MUÑOZ GARCÍA LIGERO, M.J. (1989): Breve apunte sobre la representación
gráfica de cerámicas. Congreso Nacional de Arqueología, XIX. I. Zaragoza.
1151-1158.
NAVARRETE, M.S., CAPEL, J., LINARES, J., HUERTAS, F., REYES, E. (1991):
Cerámicas neolíticas de la provincia de Granada. Materias primas y técnicas
de manufacturación. Universidad de Granada. Granada.
18
ORTON, C., TYERS, P., VINCE, A.(1997): La cerámica en Arqueología. Akal
Crítica/Arqueología. Barcelona.
RENFREW, C., BAHN, P. (1992): Arqueología. Teoría, métodos y práctica. Akal.
Madrid.
ROCA ROUMENS, M., FERNÁNDEZ GARCÍA, Mª I. (coords) (2005): Introducción al
estudio de la cerámica romana: una breve guía de referencia. Servicio de
Publicaciones de la Universidad de Málaga. Málaga.

PÁGINAS WEBS DE INTERÉS

http://www.youtube.com/watch?v=X71LErAdJes

http://video.google.com/videoplay?docid=5724607502230773726#

http://www.aais.org.uk/