Вы находитесь на странице: 1из 26

Depauperación y desigualdad en Venezuela (1968-2012)1

Orángel Rivas2

Resumen

Este estudio es una versión, que forma parte de una investigación de mayor alcance sobre la
distribución del ingreso desde una perspectiva de clase, utilizando categorías marxistas. Se aborda
la depauperación de la clase obrera, como una derivación conceptual del salario relativo,
ponderado por la magnitud de relativa del proletariado que tiene como contrapartida
enriquecimiento de la clase capitalista, resultado de .la extracción de plusvalía.

La unidad de análisis para esta investigación son las actividades económicas productoras de valor
excluida la actividad petrolera. Se excluye la actividad gubernamental, porque son proveedoras de
valores de uso (salud, educación, cultura, entre otras) y a la actividad petrolera, porque la
plusvalía es capturada por el sector público Más específicamente, la unidad de análisis son las
actividades privadas no petroleras y las empresas del sector público no petroleras.

La depauperación durante el período 1968-1990 presenta una tendencia al aumento y tiende a


decrecer en el período 1990-2012, con ciclos menor plazo de alzas y bajas. Está condicionada por
el comportamiento del salario relativo y de la participación relativa del proletariado con respecto
a la fuerza de trabajo.

Un rasgo a destacar es la disminución progresiva de la participación relativa de lo considerado


clase obrera y que se estaría en presencia de la culminación del ciclo descendente de la
depauperación.

Palabras claves: Salario relativo, clase obrera, proletariado, plusvalía, desigualdad social

1
Avance presentado en el I Encuentro Venezolano de Economía Política Marxista dentro de la línea de investigación:
Políticas y dinámicas económicas de la sociedad venezolana y latinoamericana en el contexto mundial desde la visión del
pensamiento heterodoxo; Julio 2016.
2
Docente-Investigador de la Escuela Venezolana de Planificación.
1. Introducción

Este estudio es una versión preliminar sobre la distribución del ingreso desde una perspectiva de
clase, utilizando categorías marxistas. Se aborda la depauperación de la clase obrera, como una
derivación conceptual del salario relativo, que ponderado por la magnitud del proletariado resulta
en el coeficiente de depauperación relativa, ligado a la tasa de explotación del capital sobre el
trabajo, que tiene como contrapartida la extracción de plusvalía o enriquecimiento de la clase
capitalista.

La unidad de análisis para esta investigación es el sector económico conformado por las
actividades económicas no petroleras productoras de valor de cambio. Se excluye el sector
gobierno, porque la Administración pública no genera valor, sino valores de uso, expresado en los
bienes sociales (salud, educación, seguridad social, entre otros) que provee. La renta petrolera,
que resulta de una porción de la plusvalía internacional que ingresa a la economía doméstica,
pasa a formar parte del excedente de explotación, por lo tanto del ingreso nacional, que alcanza,
para el período 1968-2012, un promedio del 18% del Producto Interno Bruto, y al considerar la
actividad petrolera sería parte del enriquecimiento de los no asalariados, lo cual daría lugar a un
diagnóstico e interpretación sobre el enriquecimiento y la desigualdad inadecuado, porque se
estaría considerando el excedente de explotación petrolera, como enriquecimiento directo de la
burguesía. Más específicamente, la unidad de análisis son las actividades privadas no petroleras y
las empresas del sector público distintas de petróleo.

El estudio se realiza durante el período 1968-2012, para considerar un comportamiento de largo


plazo, utilizando la información disponible sobre el mercado de la fuerza de trabajo y de cuentas
nacionales, provenientes del Instituto Nacional de Estadística (INE) y del Banco Central (BCV)
respectivamente.

En un primer momento se realiza una conceptualización del coeficiente de depauperación y su


vinculación con la tasa de plusvalía. Seguidamente, se estudia el comportamiento del coeficiente
de depauperación, condicionado de forma inmediata por el salario relativo y la participación del
proletariado en la fuerza de trabajo. Se describe el comportamiento del salario relativo, del
proletariado y del coeficiente de enriquecimiento de los nos proletarios. Finalmente, se calcula el
coeficiente de desigualdad, desde una perspectiva marxista y se culmina con una crítica a las
mediciones tradicionales de pobreza.

La distribución de la riqueza inicialmente considera la porción de la misma capturada por el


trabajo y el capital, tomando en cuenta las remuneraciones percibidas por la clase obrera, que
incluye a los desempleados- como porción del Producto Interno Bruto.

Posteriormente, en otro estudio se tomarán en cuenta los impuestos pagados por la clase obrera
y la capitalista, así como los valores de uso producidos por el Gobierno, que son expresión de la
política social3.

3
Corresponde a las transferencias en especie del Sistema de Cuentas Nacionales

2
Al inicio, se realizan precisiones conceptuales sobre la desigualdad, enfatizando que lo relevante
es la desigualdad de clases, que tiene implícita la desigualdad de los ingresos y la riqueza. Se
aborda la definición de la depauperación de la clase obrera y el enriquecimiento de la clase
capitalista. Posteriormente, se presentan los resultados tanto de la depauperación como del
enriquecimiento, para el período 1968-2012.

Los estudios empíricos sobre la depauperación han sido realizados para otros países. En España
son conocidos los estudios de Diego Guerrero: Explotación de los asalariados y ganancia
4
capitalista en España (1954-2001) . La depauperación obrera en los países ricos: el caso español,
para el período 1964-1988. Hay un estudio sobre para las regiones de España, “Depauperación
5
obrera en las regiones españolas en la Europa de los fondos estructurales” .

Hoy en día, la dinámica económica, social, política de los países inserta dentro de una realidad
mundial aún más compleja, exige una lectura crítica, profunda y más apegada a la realidad de la
sociedad, que logre captar los rasgos más esenciales del sistema, que permita avanzar hacia
nuevas formas de medir y que posibilite mejorar la comprensión de los procesos económicos
actuales.

Distintos voceros del gobierno nacional han manifestado la necesidad de nuevos indicadores
sobre la economía nacional y sobre la dinámica social. Sin embargo, ello permanece un reto del
Sistema Estadístico Nacional. Desde el punto de vista metodológico ello implica contar con un
corpus teórico, de categorías de análisis que den cuenta de las relaciones sociales, que vayan más
allá de las apariencias de la realidad.

2. Antecedentes

El Banco Central de Venezuela organizó las Jornadas Permanentes de Economía Política


Latinoamericana, orientadas a estimular la integración de múltiples disciplinas científicas;
promover un permanente diálogo con movimientos sociales, ser un espacio plural de discusión;
catalizar la gestación y difusión de propuestas viales de transformación social y ser parte de un
proceso constructivo de acción colectiva. Las mismas se inician en el año 2009, en ese marco se
desarrollaron actividades de formación, que inspiraron el desarrollo de líneas de investigación
sobre la economía venezolana desde la perspectiva marxista.

Desde la perspectiva marxista de la economía política se ha venido formulando teóricamente y


realizando mediciones empíricas de indicadores nacionales y de un conjunto de países de
indicadores, propios de las cuentas nacionales y del mercado de la fuerza de trabajo. Se han
desarrollado metodologías para mirar las cuentas nacionales desde perspectivas distintas.
Destacan las mediciones para la economía norteamericana del economista Anwar Shaikh, Diego
Guerrero, para la economía española y José Valenzuela Feijoó, para México.

El sistema estadístico nacional, especialmente, el Banco Central de Venezuela y el Instituto


Nacional de Estadísticas disponen de información estadística amplia, con series de tiempo,

4
Guerrero, (2006)
5
Elaborado por el autor Pablo de Carlos Villamarín

3
metodologías documentadas y publicadas, que pueden ser utilizadas para realizar mediciones
alternas y complementarias a los indicadores tradicionales.

El intento por lograr una equivalencia entre el sistema de cuentas nacionales y la medición de
algunos indicadores de la economía venezolana desde una perspectiva marxista implica, entre
otras cosas, ampliar el grado de comprensión de la realidad a través de las estadísticas, pensar en
otros elementos que nutren el análisis económico y que están más presentes en Marx, como por
ejemplo la tasa de plusvalía. Este intento aspira ser útil para entender desde otra visión los rasgos
más esenciales de la economía venezolana, para avanzar en un diagnóstico sobre los
condicionantes que históricamente han contribuido a estructurar el tipo y estilo de desarrollo
dominante y, más allá para transitar hacia un modelo socialista donde la medición y la
planificación en función de los datos resultantes, son indispensables.

Esta investigación tiene como unidad de análisis al sector productor de valor no petrolero,
conformado por las actividades económicas del sector privado y el sector público no petrolero.

3. Justificación

En los últimos años economistas marxistas han desarrollado investigaciones donde adquiere
importancia la dimensión cuantitativa. Categorías económicas utilizadas por Marx han superado la
dimensión analítica y se han desarrollado mediciones sobre la tasa de ganancia, plusvalía,
depauperación, salario relativo.

En la contabilidad nacional la contradicción capital-trabajo desaparece, lo que se traduce en el


ocultamiento de la extracción de plusvalor, de la tasa de ganancia y de otras categorías
relevantes propias de la economía política. Por ello, la importancia de rasgar el velo que oculta las
relaciones sociales propias del metabolismo social del capital, que incluso alcanza a las mediciones
de la fuerza de trabajo y de la pobreza realizadas por los institutos de estadísticas.

La categoría de pobreza para los organismos internacionales, el Banco Mundial, CEPAL y las
oficinas de estadísticas de los países, como la mayoría de las categorías utilizadas, no son
relacionales, sino aditivas. Todas ellas son mediciones pobres y simples, se reducen a contar a los
sujetos por debajo de un determinado nivel de ingreso o a la agregación de necesidades
insatisfechas en los hogares, lo que significa la inexistencia de clases sociales, de tal manera, que
los pobres son pobres porque son pobres, y los ricos son ricos porque son ricos. No se reconoce
que la pobreza es propia de las economías regidas por el dominio del capital. Habrá pobreza
mientras que exista la explotación del hombre por el hombre, con la apropiación del plusvalor,
esto es mientras exista el capitalismo.

Los estudios sobre la pobreza en Venezuela por los organismos internacionales y las instituciones
de estadística tienen un enfoque aditivo, que no consideran a la misma un resultado de las
relaciones sociales de producción. La pobreza o la riqueza, el empobrecimiento o el
enriquecimiento son conceptos relativos, de tal manera, que el salario puede crecer, y como
resultado la clase obrera empobrecerse relativamente, porque aumenta la extracción del
plusvalor.

4
Las investigaciones sobre la economía venezolana desaparecen los sujetos y las relaciones sociales
implícitas en las relaciones de producción, donde las personificaciones del capital y del trabajo son
sustituidos por factores productivos.

Lo anterior ocurre porque el paradigma neoclásico oculta el carácter esencialmente contradictorio


y desigual de la relación capital-trabajo. El velo de la ignorancia queda descubierto al utilizar el
paradigma marxista desde una perspectiva cuantitativa.

4. Problema de investigación

Las mediciones de la pobreza en Venezuela y especialmente del empobrecimiento son


abundantes. Las mismas han sido realizadas desde la perspectiva del ingreso, de las necesidades
básicas insatisfechas y considerando los estratos sociales, donde destaca las mediciones por el
método de Graffar, modificado por Méndez Castellano.

La pobreza de acuerdo a los ingresos considera pobres a todos aquellos hogares cuyo ingreso
familiar per cápita sea inferior al doble de la canasta alimentaria per cápita. En cambio, la pobreza
por necesidades básicas insatisfechas ocurre, cuando al menos una de las necesidades
considerada básica no es satisfecha en el hogar.

Las investigaciones y los estudios realizados sobre la distribución del ingreso suelen realizarse
mediante la distribución personal y factorial del ingreso. La primera, considera la manera como
distribuyen los ingresos en un hogar, entre determinadas categorías ocupacionales u oficios, de
donde se obtienen los indicadores de ingresos promedios, modales o medianos. La distribución
factorial considera la distribución del ingreso territorial de los factores productivos (trabajo y
capital), tomando en cuenta categorías propias del Sistema de Cuentas Nacionales., como lo son
la remuneración a empleados y obreros y el excedente bruto de explotación.

Venezuela es aún una economía capitalista, a pesar que desde el año 1999 asumió un gobierno
con orientaciones que rompían con la hegemonía del Consenso de Washington, .con una política
económica tendiente a disciplinar el mercado y precios clave de la economía, tasas de interés y
tipo de cambio e inicio de una política independiente de los organismos financieros
internacionales. Se inicia así mismo una política social de carácter universal, donde las
necesidades sociales son consideradas derechos humanos, que se ha traducido en un gasto social
de 623.508 millones de USD entre 1999 y 2013, que significan el 64% de los ingresos del sector
público consolidado restringido y 27,9 puntos porcentuales. con respecto al período 1994-1998.

Los indicadores de pobreza tradicionales, pobreza por ingresos y por necesidades básicas
insatisfechas dan cuenta de una tendencia al descenso, especialmente a partir del año 1999. Los
hogares en situación pobreza por ingresos, en el año 1999 en 42%, se remontó a 55,1% en el año
2003, como consecuencia del paro patronal y del sabotaje petrolero, y se ubica en el año 2012 en
27,3%. La pobreza extrema, que el año 1999 alcanzaba al 16,9% disminuye a 8,8% en el año 2012.

La pobreza por ingresos está condicionada por los ingresos familiares y el nivel de precios al
consumidor de los bienes-salario. Los ingresos familiares son el resultado del comportamiento de
los salarios de los ocupados en el hogar y de la tasa de desocupación del hogar.

5
La desigualdad en la distribución del ingreso familiar, medida por el Índice de Gini, muestra que la
misma ha disminuido, lo cual ha incidido en la disminución de la pobreza, porque han aumentado
más los ingresos de los individuos de menores ingresos, debido a una política salarial activa, con el
aumento del salario mínimo, de los pensionados y de las asignaciones monetarias, que mostraron
un incremento de 2 millones de beneficiarios entre 1998 y 2012, al pasar de 338.007 a 2.436.278.

Los anteriores indicadores del desempeño en lo macro social de Venezuela son inobjetables y
evidentemente son el resultado de la aplicación de un nuevo paradigma de política social,
centrado los principios de universalidad y equidad. Sin embargo, persiste una hegemonía del
capital y no del trabajo en el modo de producción. Ello implica que en nuestro país subsisten los
comportamientos propios de una economía capitalista identificados, entre otros autores, por
Marx, en cuanto a la tendencia al empobrecimiento relativo de la clase obrera.

La perspectiva de análisis marxista considera que en las sociedades capitalistas existe una
tendencia a la depauperación creciente de la clase obrera, que tiene como contrapartida el
enriquecimiento de la burguesía, lo que se traduce en aumento de la desigualdad sustantiva entre
el capital y el trabajo, que son ocultadas por las mediciones tradicionales, mediante el Índice de
Gini y los indicadores de la distribución primaria o factorial, familiar o personal del ingreso,
propias de la economía neoclásica. De allí la importancia de estudiar la pobreza y la desigualdad
desde corpus teórico alternativo.

¿Está ocurriendo en Venezuela un proceso de depauperación relativa del proletariado con la


consecuente desigualdad sustantiva entre el capital y el trabajo como lo considera la perspectiva
de análisis marxista?

¿Cuál es la tendencia de la depauperación y del salario relativo?

¿Se está desproletarizando la fuerza de trabajo?

¿La desigualdad desde la perspectiva marxista tiene la misma tendencia que la correspondiente a
indicadores neoclásicos?

5. Objetivos

Objetivo General

Analizar el proceso de depauperación relativa del proletariado y la desigualdad sustantiva entre el


capital y el trabajo en Venezuela.

Objetivos Específicos

1. Determinar el comportamiento de la depauperación en Venezuela.

2. Identificar la dinámica de salario relativo.

3. Analizar el proceso de proletarización de la fuerza de trabajo.

4. Describir el comportamiento de la desigualdad entre el capital y el trabajo.

6
6. Bases teóricas

a) Salario relativo y plusvalía

El salario relativo es un concepto utilizado por Marx, tomado de Rosa Luxemburgo 6 que
seguramente, por su vinculación con la tasa de plusvalía ha sido escasamente utilizado. El salario
antes que un precio o que una medida, es una categoría social, una forma social ligada a la forma
histórica del capital. Por ello, es irrelevante la altura o magnitud del salario real, frente a la idea
de que cualquier nivel de éste ha de consistir en un salario inevitablemente relativo, al implicar la
generación de plusvalor para el capital.

“Para Marx, el concepto de salario relativo era mucho más importante que los de salario nominal
y salario real. Sin embargo, este concepto ha caído sorprendentemente en desuso entre sus
discípulos contemporáneos, lo que se explica en parte por la falta de comprensión de que ha
gozado su teoría salarial (tanto entre sus críticos como entre sus seguidores), y en parte también
por la equivalencia aproximada entre la función teórica que en su sistema desempeña el concepto
de salario relativo (SR) y otro mucho más difundido y popular: la tasa de plusvalía (p’). Es fácil ver
la relación matemática que existe entre ambos, ya que p’=pv/v, y SR=v/ (v+pv), de donde resulta
SR=1/ (1+p’), o bien p’=(1/SR)-1.

El salario relativo equivale a la participación de los salarios en la renta nacional (la parte de los
trabajadores en el “pastel”, en expresión corriente) y es un concepto no originario de Marx, sino
de Ricardo, a quien se lo atribuye expresa y repetidamente aquél, otorgándole una importancia
decisiva, para la defensa moral o política de una distribución de la renta más justa. Marx criticó
esta posición repetidamente (Marx 1857, 1875) porque supo utilizar el concepto en el interior de
un sistema teórico global, basado, entre otras, en la idea de que la distribución es inseparable de
la producción (más exactamente, que el modo de distribución viene determinado por el modo de
producción) y, en consecuencia, no puede conseguirse una distribución más justa en el marco de
las formas capitalistas de producción. Marx desarrolló el concepto de salario relativo a través de
la formulación de la que Rosa Luxemburgo llamó la “ley de la tendencia descendente del salario
relativo”, que no es sino lo que más frecuentemente se conoce por “Depauperación Relativa de la
7
clase obrera en el capitalismo” .

Sin embargo, se confunde la teoría de la depauperación relativa de Marx, con una pretendida
depauperación absoluta de los trabajadores, como si la depauperación absoluta tuviera que ver
algo con el salario real, en vez del salario relativo. Tal confusión tiene su origen en la identificación
del salario de subsistencia como un salario cuantitativamente fijado

En un primer momento, Marx tuvo una concepción del salario que incluía una previsión negativa
respecto de la evolución tendencial del salario real8. Pero, su concepción madura es bien

6
Según Roman Rosdolsky pertenece a Rosa Luxemburgo el mérito de haber situado en una perspectiva política correcta
la dinámica del salario relativo. Leemos en su "Introducción a la Economía Política": La producción capitalista no puede
avanzar un solo paso adelante sin reducir la participación de los obreros en el producto social.
7
Sartelli, (2013); Pág. 296.
8
Mandel, (1967)

7
diferente y ha sido muy mal comprendida históricamente: sigue utilizando durante toda su obra la
expresión "salario de subsistencia", pero no en un sentido biológico o fisiológico, sino social. Lo
importante de la teoría marxiana del salario de subsistencia es su descubrimiento de que tan de
subsistencia es, por ejemplo, el salario del obrero inglés como el del alemán, aunque, en términos
reales, uno sea de doble magnitud que el otro9.

El concepto de pobreza y de riqueza son relativos, lo mismo que empobrecerse o enriquecerse.


Por ello Marx enfatizó en el concepto de salario relativo. En el proceso de acumulación el salario
puede crecer, incluso muy alto y por largos períodos Y, sin embargo, la clase obrera puede
empobrecerse relativamente, porque lo relevante es el aumento de la plusvalía extraída. Si la
plusvalía extraída tiende a aumentar más que el valor de la fuerza de trabajo, el resultado será
10
que la burguesía recibirá más ingresos que la clase obrera y esta tenderá a hacerse más pobre .

La clave para entender este comportamiento está en que los salarios reales tienden a crecer
menos que la productividad, de tal manera que las ganancias de productividad engrosan los
activos de la burguesía, por lo cual el salario relativo tiene una tendencia descendente, que
expresa el aumento del empobrecimiento de la clase obrera.

El salario relativo (SR) es en términos agregados, la participación de los salarios en el ingreso


nacional. SR=v/(v+pv)

La tasa de plusvalía tiene una relación inversa con el salario relativo, lo que pudiera explicar el
desuso por parte de los seguidores de Marx.

Debido a que la tasa de explotación o plus valor es: p’=v/(v+pv), y la suma de capital variable
(salarios) y el plusvalor constituye el valor añadido (o valor nuevo creado) (y= v+pv), se
advierte inmediatamente que un aumento de la tasa de explotación acarrea el descenso del
salario relativo (SR), esto es, la disminución de la participación de los asalariados en la torta del
ingreso nacional (SR=v/y). Puesto que SR=v/(v+pv), se puede dividir los componentes de este
cociente entre v y se obtendrá:

SR=v/v/(v+pv)/v

SR= 1/1+pv/v

SR= 1/(1+p‘)

Por su parte, el enriquecimiento relativo, es igual:

ER=pv/(v+pv)

Se puede dividir los componentes de este cociente entre pv y se obtiene:

ER=pv/pv/(v+pv)/pv

9
Guerrero, (1999)
10
Sartelli, (2013); Pág. 296.

8
ER= 1/(v/pv+pv/pv)

ER= 1/1+1/p’

ER= 1+1/p’

El salario relativo (SR) disminuye y el enriquecimiento relativo aumenta con el crecimiento de la


tasa de explotación. Sin embargo, el análisis de la porción global de los salarios y de los beneficios
en el ingreso nacional es insuficiente al no considerar si las respectivas porciones se reparten
entre un número creciente o decreciente de beneficiarios. Por lo tanto, el salario relativo y el
beneficio relativo se deben ajustar de acuerdo al peso de cada uno de esos segmentos de la
fuerza de trabajo, lo que conlleva al cálculo del coeficiente de “depauperación” de la clase obrera
y el coeficiente de enriquecimiento de la clase capitalista.

El coeficiente de depauperación significa el grado en que la clase trabajadora, o sea la proporción


en que se apropia del valor generado por ella misma, de tal forma que un valor mayor en el
coeficiente representa menor empobrecimiento relativo y viceversa, es decir un menor valor en
el coeficiente debe leerse como mayor empobrecimiento.

b) Depauperación relativa de la clase obrera

En el diccionario de la Real Academia Española la depauperación proviene del latín pauper, que
significa empobrecimiento.

La depauperación es la disminución progresiva del salario relativo en comparación con el valor


creado por el trabajo. La parte que recibe la clase obrera del ingreso nacional, de la riqueza
generada por el trabajo.

El aumento de la productividad del trabajo deprime el valor de los bienes sociales que forman
parte de la canasta básica del obrero, que son los que determinan el valor de su fuerza de trabajo,
y, por lo tanto, la jornada necesaria de trabajo disminuye respecto de la jornada total, pudiendo
llegar a ser una parte insignificante de ésta. Cuando Marx hablaba de la depauperación del obrero
se estaba refiriendo implícitamente a esta cuestión, ya que el salario relativo es cada vez menor
en comparación al valor total que crea.

La parte del ingreso recibida por la clase obrera está determinada por la relación entre la suma
total de los salarios de los obreros en un año (v) y el ingreso nacional (v+p). La parte de la clase
capitalista es determinada por la relación entre la plusvalía creada durante un año (p) y el ingreso
nacional p/v+p.11

Desde el punto de vista práctico, la depauperación tiene dos componentes: la parte del salario en
el Ingreso. Es decir, las remuneraciones percibida por los asalariados con respecto al Ingreso. El
otro componente es la participación del proletariado en la fuerza de trabajo. Una vez calculada la
porción de remuneraciones con respecto al Ingreso se divide entre la porción de la clase obrera en

11
Diccionario de Economía Política, (1975); Pág. 58

9
la fuerza de trabajo. La clase obrera está conformada por los asalariados y los desocupados.
Formalmente:

Coeficiente de “depauperación” de los asalariados (Dp)

Dp=SR/(P/PA).

(donde P significa “proletariado”, es decir la suma de los asalariados ocupados más los
desocupados; PA= población activa; Np=No proletariado. A medida que aumenta el Salario
relativo (SR), manteniendo una variación menor la proporción del proletariado en la población
activa, (P/PA), el coeficiente de depauperación (Dp) disminuye12. En síntesis, el Coeficiente de
depauperación (Dp) consiste en la porción promedio del ingreso capturada por la clase obrera.

c) Enriquecimiento relativo

La porción de valor creado por el trabajo apropiada por el capital es la plusvalía. El


enriquecimiento relativo corresponde entonces a la relación de la plusvalía con respecto al valor o
Ingreso, que ponderada por los no asalariados en relación a la fuerza de trabajo (proletariado
relativo), da como resultado al coeficiente de enriquecimiento.

Coeficiente de enriquecimiento (CER)

CER=pv/Y/ (1-Pr).

(donde Pv, es la plusvalía; Y, el valor creado. Pr, significa proletariado relativo, que corresponde a
la relación del proletariado con respecto a la población económicamente activa, por lo tanto (1-
Pr), significa la porción de la fuerza de trabajo distinta al proletariado que forman parte de la
fuerza de fuerza de trabajo o de la población económicamente activa.

d) Proletariado relativo

En esta investigación el proletariado relativo (Pr) se entiende como la porción de la clase obrera,
entendida como proletariado con respecto a la población económicamente activa (PA)

Pr = (As + Des)/PA

El proletariado es un concepto antiguo, tomado de los romanos, pero cuya existencia es


completamente nueva. Eran en la república romana los hombres sin bienes, quienes no pagaban
el censo, que estaban vinculados a la patria nada más que por la progenitura (proles). El
proletariado romano no trabaja, porque en las sociedades con régimen esclavista el trabajo es
deshonroso, para quienes son libres. Vivian a costa de la caridad pública por parte de la República.

12
De tal manera, que formalmente un aumento de la depauperación, en realidad está indicando una disminución de la
misma, porque significa que la clase obrera en promedio está obteniendo una porción mayor de de la riqueza generada,
durante un período determinado. El concepto de depauperación en sí mismo tiene una connotación negativa. Desde el
punto de vista de su medición, mientras mayor sea la magnitud de este indicador menor es el empobrecimiento o
depauperación. Una forma de que corresponda el sentido del coeficiente con su interpretación es transformadole:
Dp=SR/(P/PA) = 1 -. Dp

10
En cambio, puede decirse, que la sociedad moderna vive a costa de la riqueza creada por el
trabajo del proletariado13.

El proletariado está constituido por los asalariados y los desocupados, pero además por la
respectiva progenitura, la cual es proletariado en potencia.

Al margen de algún pasaje en el que el autor de El Capital quiso enfatizar la importancia de la


conciencia, organización y de la lucha para que la clase tenga existencia política, a lo largo de su
obra mantuvo un criterio objetivo acerca de qué es clase obrera. Ya hemos mencionado El
Manifiesto Comunista donde afirma que la clase obrera es un producto del desenvolvimiento
capitalista. En El Capital esta idea se mantiene: el proceso de producción capitalista, enfocado en
conjunto, o como proceso de reproducción, no produce solamente mercancías, no produce
solamente plusvalía, sino que produce y reproduce el mismo régimen del capital: de una parte al
14
capitalista, de la otra al obrero asalariado .

Y en una afirmación aún más “fuerte”, explica que

“...desde el punto de vista social, la clase obrera, aun fuera del proceso directo de trabajo
(desocupados)15 es atributo [Zubehör, que se puede traducir también como accesorio,
dependencia] del capital, ni más ni menos que los instrumentos inanimados. Hasta su consumo
individual es, dentro de ciertos límites, un mero factor del proceso de reproducción del
capital…”16
17
El autor Jeremy Rifkin plantea el fin del trabajo, abordando un asunto ya tratado, desde la
perspectiva de la crisis de la clase obrera, por Alain Toraine18, cuya tesis se sustenta en que el
antagonismo explotador-explotado en el terreno de la producción dejaba de representar la
contradicción principal del sistema social, por el ascenso de una nueva capa de técnicos y
administradores alienados pero no proletarizados19.

De acuerdo al autor Jeremy Rifkin, el fin del trabajo proviene de las transformaciones promovidas
por las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), el trabajo humano está siendo
sistemáticamente, eliminado del proceso de producción, adhiriéndose a la idea de que estamos
ante el fin de la clase obrera y del trabajo mismo20

13
Socialismo premarxista. Pedro Gala. Segunda edición, editorial Tecnos, Madrid, 1998.
14
Ato, (2001); Pág. 487. Énfasis agregado
15
Los desocupados (Añadido nuestro) corresponden a los que están fuera del proceso directo de trabajo
16
Ato, (2001); Pág. 482
17
Rifkin, (1996); Pág. 3.
18
Toraine, (1969)
19
Toraine recuperaba así una idea ya esbozada en los textos de Marcuse (1968) quien destaca la idea de cómo los
trabajadores manuales son remplazados por una “clase de técnicos, científicos e ingenieros”. Marcuse Heber. El fin de la
utopía. México Siglo XXI Editores 1968 p. 7. En la década de 80’y de los 90´, siguiendo estas ideas se han destacado
autores como: André Gorz, con su trabajo “Adios al Proletariado” (1982), Offe, Disorganize Capitalismo (1985), así
como, Peter Drucker, La Sociedad Postcapitalista (1994), y Eric Hobsbawn, con sus ensayos, La historia del Siglo XX
(1914-1991) y The Age of The Extremes (1996).
20
González Arencibia, (sin fecha)

11
Por su parte el autor Ricardo Antunes identifica un proceso de cambios en las formas de la
relación asalariada “Dentro de este contexto, se puede constatar una nítida ampliación de
modalidades de trabajo más desreguladas, distantes de la legislación laboral, generando una masa
de trabajadores que pasan de la condición de asalariados registrados a trabajadores no
registrados”21. “Si en los años 1980 era relativamente pequeño el número de empresas de
tercerización, empleadoras de fuerza de trabajo de perfil temporario, en las décadas siguientes
ese número aumentó significativamente, para atender la gran demanda por trabajadores
temporarios, sin un vínculo laboral, sin un registro formalizado. O sea, en plena era de la
informatización del trabajo, del mundo maquinal y digital, estamos conociendo la época de la
expansión de la informalidad del trabajo, de los tercerizados, precarizados, subcontratados,
flexibilizados, trabajadores en tiempo parcial22.

El proceso de “desproletarización” pudiera estar condicionado con el aumento de la participación


de los “asalariados disfrazados” de trabajadores independientes, como una estrategia del capital
de aumentar su tasa de ganancia. Lo cual se expresa en modalidades de contratación de fuerza de
23
trabajo flexible y precarizada .

En muchas ocasiones la forma legal de trabajador autónomo o productor independiente oculta en


realidad una situación de trabajo asalariado y extracción de plus valor, tratándose así de una
ficción legal. Hay empresas, que por ahorro de costos, mantienen a determinados obreros como
trabajadores independientes, para ahorrarse gastos impositivos, obtener ventajas de la
externalización laboral, como estrategia para mantener o aumentar sus tasas de ganancias. En
tales casos está institucionalizada una vinculación contractual y dependiente entre ambas partes,
que implica una apropiación de plusvalor por parte de la empresa capitalista. Predomina, por
tanto una relación de trabajo asalariado en condiciones verdaderamente capitalistas, pero
aparece como una relación de trabajo independiente, como se fuera una producción mercantil
simple.

e) Producción mercantil simple

La producción mercantil simple corresponde a concepto utilizado por Frederick Engels para
describir las actividades productivas en las condiciones de lo que Marx llamó el “intercambio
simple” de los productos básicos, donde los productores independientes comercian sus
productos. El uso de la palabra “simple” no se refiere a la naturaleza de los productores o de su
producción, pero sí a los procesos de intercambio relativamente simples. El autor, Samuel
Jaramillo González, siguiendo a Marx, la define como un tipo de organización productiva donde
los agentes producen de forma descentralizada, aislados unos de otros, cada uno especializado en

21
Antunes, (2006)
22
Íbidem
23
La identificación de la magnitud de los trabajadores independientes con relación laboral disfrazada, no es una tarea
sencilla, porque su medición no es tema de investigación del sistema estadístico nacional. Ello pudiera ser abordado por
la Encuesta de Hogares por Muestreo, en una primera fase, con una encuesta complementaria y posteriormente de
forma continua. Ello evidentemente contribuiría a identificar el componente de asalariados, que aparecen identificados
como no asalariados

12
la producción de un bien o de un servicio, y sin concertación con los otros. El resultado de su
trabajo es socializado a través del intercambio mercantil24.

La producción mercantil simple constituye una forma de producción realizada por aquellos, que
no venden directamente su fuerza de trabajo, sino la mercancía que resulta de su trabajo.

En la producción mercantil simple, la mercancía es el producto del trabajo del pequeño productor
(artesano y campesino), dueño de los medios de producción y de los productos del trabajo,
mientras que en el modo de producción capitalista las mercancías son producidas por obreros
asalariados25. Para la autor Marcela Ibáñez estas formas de producción tienen gran relevancia en
las economías periféricas, como la nuestra, donde se encuentran un amplio sector conformado
por microempresarios, trabajadores por cuenta propia, vendedores ambulantes, trabajadores
familiares no remunerados y múltiples actividades de rebusque26

Entre los principales fundamentos de la producción mercantil simple se deben indicar: supone una
sociedad en la que sus productos son el resultado de los trabajos propios de productores privados
y autónomos llevados a cabo independientemente unos de otros, son producidos con el objetivo
de su intercambio en el mercado, los productos del trabajo adquieren la forma de mercancías.
Como resultado de esta forma de la producción, los productos, en cuanto mercancías, adquieren
una doble determinación: ser valor de uso y valor de cambio27

f) Desigualdad desde la perspectiva marxista

La medición de la desigualdad está en consonancia con el modelo de comprensión y análisis de la


sociedad utilizado. Existen indicadores de desigualdad, cuyos modelos se limitan a describir un
fenómeno, pero no al análisis de sus causas profundas. Entre ellos el Índice de Gini, porcentaje
pobreza, tasa de desocupación. Desde el enfoque de Carlos Marx, la desigualdad es la desigualdad
entre clases sociales y no la desigualdad entre individuos, que corresponde a la desigualdad
medida por el Indice de Gini.

El indice de Gini ambos indicadores miden cosas distintas. El Indice de Gini mide ingresos de los
hogares, de los individuos. No considera las relaciones sociales entre el asalariado como
productor de valor para sí y para la reproducción del capital. De acuerdo al Índice de Gini, los
perceptores de ingresos son socialmente homogéneos, no constituyen clases sociales.

La causa fundamental de la desigualdad es la explotación del trabajo humano que subyace a todas
las sociedades de clases, la cual varía considerablemente en su forma de un modo de producción
a otro. En la esclavitud, el esclavo pertenece al dueño, en virtud de lo cual todo el trabajo
producido es apropiado por el esclavista, descontado el mantenimiento del esclavo realizado por
el esclavista, por lo cual el trabajo excedente es aquel por encima del utilizado para el

24
Jaramillo González, (2012)
25
Hermida, Cuestiones de economía marxista: la teoría del valor.
26
Íbañez, (1997)
27
Mario L. Robles-Báez (sin fecha)

13
mantenimiento del esclavo. En estos modos de producción, la explotación, la desigualdad, no se
esconde, más bien se reconoce, está consagrada, legitimada socialmente.

En la sociedad feudal el trabajo del siervo, del arrendatario es lo que sostiene el sistema de
28
dominación . En el capitalismo, en cambio, las relaciones de explotación están casi
completamente ocultas por la igualdad de las relaciones de intercambio, de salario por venta de la
fuerza de la fuerza de trabajo. A simple vista esa transacción es equitativa y libre, porque se rige
por los términos acordados. Una vez, que se entra en el “recinto oculto de la producción”, donde
está el dominio de las jerarquías, de órdenes, de obediencia, de jefes y subordinados, la clase
29
obrera está condenada a trabajar, para producir cierta cantidad de productos para los patronos .

La teoría económica tradicional, elude los temas del trabajo excedente, privilegia las funciones de
producción, competencia perfecta, equilibrio general. Hace equivalentes, coloca en igualdad al
trabajo y al capital, contratados por parte de las empresas como factores de producción, para
elaborar un producto, con lo cual la teoría económica queda habilitada para la negación de las
desigualdades, de las diferencias entre capitalistas y trabajadores. Son iguales, porque en tanto
factores son propietarios de al menos un factor de producción.30

La desigualdad en Marx es la desigualdad de clases. Esto es la desigualad entre la burguesía,


dueña de los medios de producción y el proletariado que vende su fuerza de trabajo a los
poseedores del capital, recibiendo como contrapartida el salario, el cual para David Ricardo es
una relación social. Antes los salarios eran considerados un elemento aislado, considerando al
obrero como un animal. Donde lo relevante, es la mediación que realiza como relación social,
entre las clases sociales.

7) Principales resultados

a) Depauperación en Venezuela

El proceso de depauperación de la clase obrera se comporta según la naturaleza del capital sea
este privado o público. Durante el período 1968-2012 el coeficiente de depauperación de los
trabajadores asalariados del sector privado no petrolero y de empresas públicas tiene un valor
promedio de 0,7741. Inicia con un valor de 0,8143 (1968) y culmina con el valor 0,8063 en el año
2012, lo que representa una disminución -0,98%. El valor relativamente más bajo del coeficiente
de depauperación alcanza es de 0,6797, en el año 1974, lo que significa la depauperación
relativamente más elevada. Alcanza su valor más elevado de 0,8558 en el año 2007, lo que indica
una depauperación relatívamente menor. (Ver Gráfico No.1).

28
Anwar Shaikh, (2006); Pág. 42.
29
Íbidem
30
Íbidem

14
Gráfico No.1
Coeficiente de depauperación
0,9000
0,8558
0,8500 0,8455
0,8143
0,8063
0,8000

0,7500

0,7000

0,6500 0,6697 0,6770

0,6000
1968
1970
1972
1974
1976
1978
1980
1982
1984
1986
1988
1990
1992
1994
1996
1998
2000
2002
2004
2006
2008
2010
2012
Fuente: BCV-INE. Cálculos propios

El comportamiento de la depauperación durante el período 1968-2012 presenta dos ciclos que


pueden ser considerados largos, en los cuales ocurren ciclos cortos de alzas y bajas del coeficiente
de depauperación.

El primer ciclo largo corresponde al período 1968-1990 como un ciclo donde la depauperación
tiende a aumentar y el otro ciclo largo de 1990- 2012, con tendencia a la disminución de la
depauperación. (Ver Gráfico No.1).

El salario relativo, como porción del valor creado correspondiente al trabajo y proletariado
relativo, entendido como la participación del proletariado en el conjunto de la fuerza de trabajo
constituyen la explicación fundamental del comportamiento de la depauperación. En tal sentido,
se observa una tendencia decreciente del salario relativo hasta el año 1990 (Ver Gráfico No.2),
cuando tal tendencia se detiene, lo cual evidencia la tendencia de largo plazo de la caída
tendencial del salario relativo explicada por Marx, lo que conlleva a la depauperación relativa y no
absoluta de la clase obrera. Recuperando, durante1999-2002 posiciones de finales de la década
de los noventa.

15
Gráfico No.2
Salario relativo
0,55
0,53 0,528
0,51
0,49
0,47 0,470
0,45 0,437
0,43 0,433
0,41
0,399
0,39
0,37
0,35
1968
1970
1972
1974
1976
1978
1980
1982
1984
1986
1988
1990
1992
1994
1996
1998
2000
2002
2004
2006
2008
2010
2012
Fuente: BCV. Cálculos propios

La tendencia decreciente del salario relativo culmina en 1996, cuando comienza a recuperarse el
salario relativo hasta el año.

El coeficiente de depauperación promedio alcanza al 0,7698; lo que indica que es relativamente


superior a la promedio del período 1968-2012. Presenta una tendencia creciente, con una tasa de
crecimiento de -17,8%. Este comportamiento está vinculado a la disminución del salario relativo
durante el período 1968-1974 y el aumento de la participación de los asalariados en la fuerza de
trabajo. El salario relativo presenta una tendencia decreciente, de -7,61 %, porque es menor la
participación del trabajo expresada como participación de la masa salarial en el valor creado. Por
su parte, la participación de los asalariados en la fuerza de trabajo presenta un aumento promedio
del 12,34%.

Durante el período 1974-1983 el coeficiente de depauperación promedio alcanza al 0,7975;


inferior a la depauperación del período 1968-2012, con una tasa de crecimiento de 26,25%. El
salario relativo durante el período 1968-1974 presenta una tendencia creciente, con una tasa de
crecimiento del 10%, porque aumenta la participación de la masa salarial en el valor creado. Por
su parte, la participación de los asalariados en la fuerza de trabajo tiende al disminuir y, presenta
una tasa de crecimiento de -12,88%.

En parte del referido período (1974-1983) ocurre el primer mandato Carlos Andrés Pérez31,
conocido con el apodo de “Venezuela Saudita”, debido al flujo o ingreso de petrodólares, por la
exportación de petróleo, al país entran gran cantidad de divisas por los altos precios del petróleo,
como consecuencia del crecimiento explosivo de la renta petrolera debido a la crisis en el Medio
Oriente a partir de 1973, tuvo sus efectos en las industrias manufactureras, industrias básicas
estatales y en la misma industria petrolera. El Estado se convirtió en empresario y financista, a
través de una serie de organismos creados para ese fin. Los recursos para llevar a cabo todos

31
El primer gobierno del presidente Carlos Andrés Pérez comprendió el período 1974-1979

16
estos planes provenían de los nuevos ingresos petroleros, así como de un alto endeudamiento
externo e interno, público y privado”32.

La depauperación durante el período 1983-1990 tiene una tendencia creciente. Destaca durante
el referido período la política cambiaria instrumentada desde febrero de 1983, cuando se
abandona el tipo de cambio fijo y la libre convertibilidad. Se establecen, desde ese entonces, tipos
de cambios diferenciales, que progresivamente fueron aumentando, desde Bs/US$ 6,0 al Bs/US$
14,5, hasta la eliminación del tipo de cambio Bs/US$ 4,3 en el año 1988. Así como de la
eliminación, desde el año 1985, los subsidios a la producción de bienes agropecuarios.

Durante el período 1983-1990 el valor promedio de la depauperación es de 0,7370, inferior al


promedio del período 1968-2012 (0,7741); registra una tasa de crecimiento acumulada de -
19,93%. El salario relativo decrece en -16,27% y la participación de los asalariados en la fuerza de
trabajo registra un promedio de 64,49 y una tasa de crecimiento acumulada de 4,56%.

La tendencia descendente del salario relativo está condicionada por la política de comprensión del
salario. El salario mínimo legal era irrelevante, prácticamente no se modificaba o se hacía cada 2
años. A partir del año 1987 se inició la política de flexibilización de los salarios, con la
“bonificación” de las remuneraciones por concepto de trabajo. En tal sentido, lo considerado
“salario” para efectos legales, tendía a disminuir. Al tomar los componentes del ingreso mínimo
legal (salario mínimo más bonos sin incidencia salarial), para el año 1987 la participación de los
bonos alcanzaba al 9% del ingreso mínimo legal y en el año 1996 ascendía al 65,5%

El período 1990-1998 el coeficiente de depauperación se ubica en un promedio de 0,7883, lo que


significa que la depauperación es inferior a la correspondiente al período 1968-2012. El
coeficiente de depauperación presenta una tendencia creciente, con una tasa 15,91%. Ello indica
que la depauperación disminuye en el referido período. El salario relativo presenta una tasa de
crecimiento de 5,6%. A ello contribuyó el aumento del salario mínimo legal, el cual registró una
tasa de crecimiento promedio del 42,1%, entre 1990 y 1998. La participación de los asalariados
en la fuerza de trabajo presenta una tasa de crecimiento acumulada negativa de -8,9%.

En el año 1998, el coeficiente de depauperación se ubica en 0,785, porque aumenta el salario


relativo en 6,3% como resultado de la reforma laboral de 1997, que conllevó un aumento del
salario promedio, por concepto de una “compensación por transferencia” al nuevo régimen de
33
prestaciones por concepto de antigüedad , lo que significó un cambio de activos de largo plazo,
por activos de corto plazo, para la clase trabajadora asalariada34. El salario mínimo legal aumenta
33,3% entre 1997 y 1998.

En el año 1996, durante el segundo gobierno de Rafael Caldera, se aplica un nuevo “paquete
económico”, conocido como la Agenda Venezuela. Se restablece nuevamente el sistema de libre

32
Lucena, (2011)
33
Los trabajadores tenían derecho a una compensación por transferencia al nuevo régimen de antigüedad a 30 días de
salario por cada año de servicio.
34
El despido injustificado significaba prestaciones dobles, lo que equivalía el último salario multiplicado por los años de
antigüedad en la empresa u organismo. El nuevo régimen de prestaciones previsto en la Ley del Trabajo de 1997 consiste
en 5 días de salario mensuales.

17
convertibilidad de la moneda y se suspenden los controles y restricciones de las operaciones
cambiarias, se reducen los bienes esenciales sujetos de regulación y aumentan los precios de los
mismos. De igual manera, se instrumenta el aumento del precio de la gasolina. Y, se instrumenta
en el año 1997, la referida reforma laboral, con la eliminación del régimen de prestaciones
sociales dobles, previsto en la Ley Contra Despidos Injustificados.

El ciclo político regido por políticas neoliberales culmina en el año 1998, con el ascenso de una
nueva elite al poder político. Se inicia un nuevo ciclo, caracterizado por políticas económicas, no
alineadas con el Fondo Monetario Internacional, orientadas a disciplinar los precios claves de los
bienes y servicios, la tasa de interés, el tipo de cambio.

En el período 1999-2012 el coeficiente de depauperación registra un promedio de 0,7977. El


coeficiente de depauperación tiene una tasa de crecimiento de 2,74%, lo que implica una
disminución de la depauperación. El salario relativo registra, para el referido período un promedio
de 0.45, a pesar de su disminución, durante los años 2002 y 2003, provocados por el golpe de
Estado, el sabotaje petrolero y el paro patronal. El salario relativo presenta una tasa de
crecimiento de -4,59% Por su parte, la proletarización registra un promedio de 0,56 de la fuerza
de trabajo, inferior al promedio en el período 1968-2012 y presenta una tasa de crecimiento de -
7,14 %.

Para el capitalismo no es sostenible por períodos relativamente largos distribuciones progresivas


del valor creado o del ingreso en términos macroeconómicos, porque lo que tienden a surgir
etapas o ciclos regresivos.

b) Proletarización de la fuerza de trabajo

En Venezuela ha ocurrido y está ocurriendo un proceso de disminución del clásico obrero


asalariado, que está siendo sustituido por diversas formas de trabajadores independientes.
Durante el período 1968-2012, la participación del proletariado en la fuerza de trabajo disminuye
en -13,4%

18
Gráfico No. 3
Participación del proletariado en la fuerza de trabajo ( %)

0,72

0,70 0,70

0,68

0,66

0,64
0,64
0,63
0,62
0,61
0,60

0,58

0,56
0,54
0,54

0,52

0,50
1968
1970
1972
1974
1976
1978
1980
1982
1984
1986
1988
1990
1992
1994
1996
1998
2000
2002
2004
2006
2008
2010
2012
Fuente: Instituto Nacional de Estadística. Cálculos propios

Ha ocurrido un aparente proceso de “desproletarización”, por la disminución estadística de los


sujetos que formarían parte del proletariado35, expresada en la disminución relativa con respecto
a la fuerza de trabajo que tienen los trabajadores con empleo de relación subordinada o
dependiente, del sector institucional público y privado y a los desocupados., que comprenden a
los cesantes y a los buscando trabajo por primera vez.

Decimos aparente porque pudiera tratarse más bien de un incremento de los “asalariados
disfrazados” de trabajadores independientes, como una estrategia del capital de aumentar su tasa
de ganancia.

Para el año 1974 los proletariados alcanzaban al 0,70 por cada unidad de la fuerza de trabajo,
progresivamente descienden hasta llegar a un piso de 0,53 para el año 2011 (Ver Gráfico No.3).

La tendencia hacia la disminución de los asalariados con respecto a la fuerza de trabajo se


evidencia igualmente con la información proveniente del Censo Nacional de Población y Vivienda,
años 1971,1981, 1990, 2001.y 2011. Sin embargo, la diferencia radica que la información censal
muestra una tendencia pero menos pronunciada, pero igualmente descendente. (Ver Gráfico No.
4)

35
La Encuesta de Hogares por Muestreo y el Censo Nacional de Población y Vivienda, 1971, 1981,1990 y 2001.

19
Gráfico No.4

Asalariados privados por Operación Estadística

70,0
57,9
60,0
51,9 48,4
50,0 41,3 41,1
40,0 33,8
41,8 27,5
30,0 37,1

20,0 24,7
10,0
1971 1981 1990 2001 2011
Censo EHM

Fuente: INE. Cálculos propios

36
Lejos estamos de convalidar la tesis del autor Jeremy Rifkin , que plantea el fin del trabajo,
abordando un asunto ya planteado desde la perspectiva de la crisis de la clase obrera, por Alain
37
Toraine , cuya tesis se sustenta en que el antagonismo explotador-explotado en el terreno de la
producción dejaba de representar la contradicción principal del sistema social, por el ascenso de
38
una nueva capa de técnicos y administradores alienados pero no proletarizados .

De acuerdo al autor Jeremy Rifkin, el fin del trabajo proviene de las transformaciones promovidas
por las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), el trabajo humano está siendo
sistemáticamente, eliminado del proceso de producción, adhiriéndose a la idea de que estamos
ante el fin de la clase obrera y del trabajo mismo39.

Por su parte el autor Ricardo Antunes identifica un proceso de cambios en las formas de la
relación asalariada “Dentro de este contexto, se puede constatar una nítida ampliación de
modalidades de trabajo más desreguladas, distantes de la legislación laboral, generando una masa
de trabajadores que pasan de la condición de asalariados registrados a trabajadores no
registrados”. (…) “Si en los años 1980 era relativamente pequeño el número de empresas de
tercerización, empleadoras de fuerza de trabajo de perfil temporario, en las décadas siguientes
ese número aumentó significativamente, para atender la gran demanda por trabajadores

36
Rifkin, (1996); p. 3.
37
Toraine, (1969)
38
Toraine recuperaba así una idea ya esbozada en los textos de Marcuse (1968) quien destaca la idea de cómo los
trabajadores manuales son remplazados por una “clase de técnicos, científicos e ingenieros”. Marcuse Heber. El fin de la
utopía. México Siglo XXI Editores 1968 p. 7. En la década de 80’y de los 90´, siguiendo estas ideas se han destacado
autores como: André Gorz, con su trabajo “Adios al Proletariado” (1982), Offe, Disorganize Capitalismo (1985), así
como, Peter Drucker, La Sociedad Postcapitalista (1994), y Eric Hobsbawn, con sus ensayos, La historia del Siglo XX
(1914-1991) y The Age of The Extremes (1996).
39
González Arencibia, (sin fecha)

20
temporarios, sin un vínculo laboral, sin un registro formalizado. O sea, en plena era de la
informatización del trabajo, del mundo maquinal y digital, estamos conociendo la época de la
expansión de la informalidad del trabajo, de los tercerizados, precarizados, subcontratados,
flexibilizados, trabajadores en tiempo parcial40.

En muchas ocasiones la forma legal de trabajador autónomo o productor independiente oculta en


realidad una situación de trabajo asalariado y extracción de plusvalor, tratándose así de una
ficción legal. Hay empresas, que por ahorro de costos, mantienen a determinados obreros como
trabajadores independientes, para ahorrarse gastos impositivos, obtener ventajas de la
externalización laboral, como estrategia para mantener o aumentar sus tasas de ganancias. En
tales casos está institucionalizada una vinculación contractual y dependiente entre ambas partes,
que implica una apropiación de plusvalor por parte de la empresa capitalista. Predomina, por
tanto una relación de trabajo asalariado en condiciones verdaderamente capitalistas.

La identificación de la magnitud de los trabajadores independientes con relación laboral


disfrazada, no es una tarea sencilla, actualmente su medición es un tema de investigación del
sistema estadístico nacional, a través de la Encuesta de Hogares por Muestreo. Ello
evidentemente contribuiría a identificar el componente de asalariados, que aparecen
identificados como no asalariados.

Ciertamente, aún cuando en términos absolutos se incrementa la magnitud del proletariado, se


advierte una clara tendencia de su disminución con respecto a la fuerza de trabajo. En tal sentido,
en la literatura hay distintos enfoques, que pudieran dar cuenta del tal comportamiento. Está la
tesis del fin del trabajo, las formas desreguladas de trabajo, el incremento de los asalariados
disfrazados de trabajadores independientes y la tesis de la supervivencia de la producción
mercantil simple. El enfoque relativamente más plausible en cuanto a la disminución relativa del
proletariado con respecto a la fuerza de trabajo es el aumento de la producción mercantil simple,
41
conformada por los trabajadores por cuenta propia “puros” , del sector moderno y del sector
informal urbano.

c) Enriquecimiento de los no asalariados

El grupo de los no asalariados está constituido por los capitalistas y la pequeña burguesía, que
comprende a los trabajadores independientes y empresarios sin asalariados, que no son
capitalistas, ni asalariados. “Guerrero afirma que la capa intermedia de la población formada por
los trabajadores autónomos situados entre la clase capitalista y obrera se ha identificado
tradicionalmente con el llamado modo de producción mercantil simple. Un modo de producción
relacionado con el capitalista, pero diferente de él. Se trata, de una posición conceptual que no
42
excluye la simultaneidad de los dos modos de producción” , donde aquellos sectores que venden

40
Antunes, Ricardo Al final, ¿quién es la clase trabajadora hoy? http://www.herramienta.com.ar/revista-herramienta-
n36/al-final-quien-es-la-clase-trabajadora-hoy.
41
Los trabajadores por cuenta propia “puros” excluyen a los asalariados disfrazados de trabajadores independientes.

42
Blanca Gloria Martínez González. Plusvalor, Ingreso de Trabajadores Autónomos y Diferencias Nacionales de Tasas de
Plusvalor.

21
el producto de su trabajo, tienen medios de producción, pero no tienen asalariados, ni tampoco
venden su fuerza de trabajo a un capitalista a cambio de un salario.

Sin embargo, la medición de los trabajadores independientes “puros” presenta dificultades,


porque existen trabajadores independientes que tienen una relación laboral disfrazada, como es
el caso de los trabajadores que cobran propina, o una porción de sus ventas, es decir los
“trabajadores a destajo”43.

Desde el punto de vista teórico, el enriquecimiento de la clase capitalista tiene dos elementos: la
parte del excedente en el ingreso, que equivale a la plusvalía.. Es decir, las remuneraciones
percibidas por los capitalistas con respecto al valor agregado. El otro componente es la
participación de los capitalistas en la fuerza de trabajo. Una vez calculada la porción de excedente
con respecto al Valor se divide entre la porción de la clase capitalista en la fuerza de trabajo. La
clase capitalista está conformada por los patronos o empleadores. Como advertíamos antes la
contrapartida de la depauperación de la clase obrera es el enriquecimiento de la clase capitalista y
del correspondiente a la pequeña burguesía, perceptora de ingresos mixtos.

Gráfico No. 5
Coeficiente enriquecimiento no asalariados

2,00
1,90 1,88 1,87
1,80
1,70
1,60 1,56
1,50
1,40
1,27
1,30
1,20 1,29
1,10
1,00
1968
1970
1972
1974
1976
1978
1980
1982
1984
1986
1988
1990
1992
1994
1996
1998
2000
2002
2004
2006
2008
2010
2012

Fuente: BCV-INE. Cálculos propios

43
Se consideran trabajadores independientes, a los trabajadores por cuenta propia, a los miembros de cooperativas y a
los trabajadores de sociedades de personas, independientemente de sus ingresos, su profesión y nivel educativo.

22
Coeficiente de “enriquecimiento” de los no asalariados (Ena)44

Ena=ER/(Nas/PA)

El enriquecimiento de los no asalariados tiene un promedio de 1,98, durante el período 1968-


2012. Se inicia con un valor de 1,59 (1968) y culmina con 1,58 (2012), lo que significa una tasa de
crecimiento de -1,49%. (Ver Gráfico No.5).

Este coeficiente es básicamente un espejo del coeficiente de depauperación el coeficiente de


enriquecimiento durante el período 1968-1990, presenta una tasa de crecimiento de 51,90%. En
cambio, durante el período presenta una tendencia decreciente, con una tasa de crecimiento de -
21,91%. En el gobierno bolivariano (1999-2012) el enriquecimiento relativo tiene una tendencia
decreciente de -7,03%. Ello evidencia que la plusvalía relativa registra un decrecimiento.

d) Desigualdad social

La desigualdad social como se afirmó antes se refiere a la desigualdad entre clases sociales, y no
entre individuos, como es el Indice de Gini.

Gráfico No. 6
Coeficiente de desigualdad entre clases sociales (*)
3,00 2,88
2,80 2,76
2,60
2,40
2,20
2,00
1,80 1,68
1,60 1,69
1,40 1,58
1,20
1968
1970
1972
1974
1976
1978
1980
1982
1984
1986
1988
1990
1992
1994
1996
1998
2000
2002
2004
2006
2008
2010
2012

(*) Ponderado por la participación en la fuerza de trabajo del proletariado y la burguesía


Fuente: BCV-INE.Cálculos propios

44
Está constituido por el enriquecimiento de la clase capitalista y el correspondiente a la pequeña burguesía
Coeficiente de “enriquecimiento” de los capitalistas (Ec)
Ec=ER/(C/PA)
Coeficiente de “enriquecimiento” de la pequeña burguesía (Epb)
Epb=ER/(TI/PA)
Dónde : C significa “capitalista”, es decir la suma de los patronos y contratistas ocupados PA= población activa; Nas=No
asalariados; pb: pequeña burguesía, compuesta por: TI: Trabajadores por cuenta propia, miembros de cooperativas y
ocupados en sociedades de hecho

23
Al observar la posición relativa de los no asalariados con respecto al proletariado, lo que equivale
a la proporción existente entre el coeficiente de enriquecimiento de los no asalariados con
respecto al coeficiente de depauperación, se advierte que sistemáticamente los no asalariados
ocupan una posición relativamente superior.

El promedio de esta relación para el período para el período 1968-2012 alcanza a 1,98. Durante el
período 1968-1990, el promedio del coeficiente de desigualdad alcanzaba a 2,12 el cual disminuye
a 1,87 para el período 1990-2012. Entre 1998 y 1999 presenta una tasa de crecimiento del -9,52%
Ello revela que la desigualdad entre las clases sociales fundamentales ha disminuido, lo cual no ha
sido tolerado históricamente por la burguesía.(Ver Gráfico No.6).

7. Conclusiones

Se advierten en el período 1968-2012, ciclos largos y ciclos cortos en el comportamiento de la


depauperación de clase obrera, que tienen expresiones regresivas y progresivas en la distribución
del ingreso y de la desigualdad entre las clases sociales fundamentales: el proletariado y la
burguesía.

El salario relativo presentaba una tendencia decreciente que culmina en el año 1996 y tiende a
estabilizarse durante el gobierno bolivariano, a pesar de los ataques de la burguesía durante el
paro patronal, el sabotaje petrolero y el golpe de estado.

La riqueza capturada por la clase obrera en el largo plazo (1968-2012) tiene ciclos de alzas y bajas,
porque las distribuciones progresivas de ingresos son insostenibles en el largo plazo para el
capital. Cuando de la magnitud del valor creado, aumenta la correspondiente a capital variable, se
reduce la plusvalía, lo cual impulsa a las fuerzas de capital a recomponer la estructura distributiva
que le favorezca.

Ocurre una disminución en la participación del proletariado en la fuerza de trabajo, por una
composición del mercado de la fuerza de trabajo hacia la producción mercantil simple, lo cual
puede ser una estrategia del capital a la disminución de los costos. Sin embargo, esta hipótesis
necesita verificación empírica.

Hay una tendencia, desde el año 1990, hacia la disminución de la desigualdad entre las clases
sociales, lo que expresa que la distribución del ingreso presenta una tendencia progresiva.

La embestida de la derecha y de la burguesía en el país tiene su causa fundamental en la


búsqueda de un ciclo que le permita aumentar su posición en la distribución del valor creado y de
aumentar la captura de la porción de la plusvalía internacional por la renta petrolera.

24
Bibliografìa

Anwar Shaikh. Valor, Acumulación y Crisis. Segunda edición (2006). Buenos Aires. RyR.

Diccionario de Economía Política. Ediciones Armadillo. Segunda edición. Bogotá Colombia, 1975.

Alain Toraine. La societé post-industrial. Paris, Galilée, 1969.

El fin del trabajo. Nuevas tecnologías contra puestos de trabajo: el nacimiento de una nueva era.
Barcelona Paidós, 1996.

Blanca Gloria Martínez González. Plusvalor, Ingreso de Trabajadores Autónomos y Diferencias


Nacionales de Tasas de Plusvalor.

Diego Guerrero. X Jornadas de Economía Crítica. Barcelona, marzo 2006.


http://pc1406.cps.ucm.es

Eduardo Sartelli. La cajita infeliz. Ediciones Razón y Revolución, (2013)

Héctor Lucena, Hermes Carmona. Ensayos de economía N° 39. Julio-diciembre de 2011

Pedro Gala. Socialismo premarxista. Segunda edición, editorial Tecnos, Madrid, 1998

Encuesta de Hogares por Muestreo y el Censo Nacional de Población y Vivienda, 1971, 1981,1990
y 2001

Antunes, Ricardo Al final, ¿quién es la clase trabajadora


hoy?http://www.herramienta.com.ar/revista-herramienta-n36/al-final-quien-es-la-clase-
trabajadora-hoy.

Diego Guerrero. Depauperación obrera en los países ricos: el Caso español (1999).
http://marxismocritico.files.wordpress.com/2011/11/depauperacic3b3n-obrera-en-
lospac3adsesricos-el-caso-espac3b1ol.pdf.

Mandel, Iniciación a la economía marxista, 1967.


http://www.ernestmandel.org/es/escritos/pdf/iniciacion%20a%20la%20economia%20marxista.p
df

Carlos Hermida. Cuestiones de economía marxista: la teoría del valor.


http://www.pceml.info/antiguo/2010/10/22/cuestiones-de-economia-marxista-la-teoria-del-
valor-por-carlos-hermida/

Marcela Ibáñez. Supervivencia de formas mercantiles simples de producción, una aproximación


formal. (1997).
https://www.google.co.ve/search?q=Marcela+Iba%C3%B1ez.Supervivencia++de+formas+mercant
iles+simples+de+producci%C3%B3n%2C+una+aproximaci%C3%B3n+for&ie=utf

25
Mario L. Robles-Báez Marx: Sobre el concepto de capital.
http://www.azc.uam.mx/publicaciones/etp/num7/a5.html

La concepción marxista de clase obrera. En colaboración con David Ato. Publicado en Debate
Marxista Nº 3, segunda época, mayo 2001.

Jeremy Rifkin. El fin del trabajo. Nuevas tecnologías contra puestos de trabajo: el nacimiento de
una nueva era, Barcelona Paidós 1996.

Salmuel Jaramillo González. Centro de Estudios sobre Desarrollo Económico Heterogeneidad


Estructural en el Capitalismo: Una mirada desde el Marxismo de Hoy (2012)

Marcela Ibáñez. Supervivencia de formas mercantiles simples de producción, una aproximación


formal, (1997)
https://www.google.co.ve/search?q=Marcela+Iba%C3%B1ez.Supervivencia++de+formas+mercant
iles+simples+de+producci%C3%B3n%2C+una+aproximaci%C3%B3n+for&ie=utf-8&oe=utf-
8&aq=t&rls=org.mozilla:enGB:official&client=firefoxa&channel=sb&gfe_rd=cr&ei=HL45VMKVL4fQ
8gfe04DYDA

Héctor Lucena, Hermes Carmona. La industria venezolana, auge y ocaso a través de tres modelos
productivos Ensayos de Economía No. 39, julio-diciembre 2011 .

Mario González Arencibia. El trabajo y la clase obrera a la luz de las tecnologías de la información
y la comunicación.
http://biblioteca.clacso.edu.ar/ar/libros/cuba/if/marx/documentos/22/El%20trabajo%20y%20la%
20clase%20obrera%20a%20la%20luz%20de%20las....pdf

26