Вы находитесь на странице: 1из 11

UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL

FACULTAD DE CIENCIAS MATEMATICAS Y FISICAS

INGENIERIA CIVIL- SEMESTRE II

TEMA:

CIUDAD DEL CABO: LA AGONÍA DE QUEDARSE SIN AGUA

EXPOSITORES:

JIMENEZ RUIZ ROSA CECILIA

DÍAS PICO YESSICA FERNANDA

ANGULO FRANCO AARON RICHARD

DOCENTE:

ING. ALAVA MACIA MARIELA

MATERIA:

METODOLOGIA DE LA INVESTIGACION
Tabla de contenido
CIUDAD DEL CABO: LA AGONÍA DE QUEDARSE SIN AGUA ........................ 3

Crisis del agua en Sudáfrica..................................................................................... 3

IMPACTO ................................................................................................................... 6

Salud pública............................................................................................................ 7

Riesgo de incendio ................................................................................................... 8

BENEFICIOS .............................................................................................................. 8

RESPUESTA A LA CRISIS DEL AGUA .................................................................. 9

Dispositivos inteligentes de gestión del agua .......................................................... 9

BIBLIOGRAFÍA ....................................................................................................... 11
CIUDAD DEL CABO: LA AGONÍA DE QUEDARSE SIN AGUA

La ciudad de Cape Town corría el riesgo de ser la primera urbe importante del mundo

en quedarse sin agua. El Día Cero, nombre con el que se conoce al momento en que las

reservas de agua se quedarían vacías, se iba a convertir en una realidad con fecha concreta:

en marzo de 2018 los grifos de la ciudad dejarían de abastecer a la población si no se

tomaban medidas extraordinarias para evitarlo.

Crisis del agua en Sudáfrica

La crisis del agua comenzó en el año 2015 y durante los dos siguientes, las lluvias

fueron escasas, por no decir inexistentes. Para entender por qué esta región es tan sensible

y dependiente de las precipitaciones hay que conocer su geografía. Está situada en una

zona sin ríos por lo que siempre ha dependido de seis grandes embalses para abastecer de

agua potable a sus habitantes. La falta de precipitaciones ha ido reduciendo los niveles de

los mismos, año tras año. Además, en los años posteriores al fin del Apartheid, la ciudad

se enfrentó a un aumento de la población. En tan solo quince años, creció en un 50%

superando cualquiera de las previsiones hechas por expertos e instituciones.

Ante tal situación, comenzaron a sonar las alarmas. Las autoridades eran cada vez más

conscientes de que las reservas de agua no podrían dar a basto a la demanda actual si no
se tomaban medidas de emergencia. Esta vez una mejora de la infraestructura y

restricciones temporales de consumo no serían suficientes, ahora había que concienciar a

la población de la magnitud del problema y hacerles partícipes. Se prohibió llenar

piscinas, lavar los coches y darse baños. Una de las campañas más conocidas fue: «¿Qué

puedes hacer con 50 litros al día?» y en ella se mostraba los litros que se consumen en

acciones cotidianas como ducharse, cocinar o hacer la colada, entre otras. Como solución

se ha optado por reducir el tiempo de las duchas, en bares y restaurantes se utiliza jabón

sin agua y se intenta tirar de la cadena únicamente cuando es necesario. Sin embargo, el

esfuerzo no es solo cosa de los locales, también se debe contar con los turistas,

especialmente durante los meses de verano.

Durante y después de la crisis se dieron muchas discusiones respecto a quién tuvo la

culpa. ¿Fue la alcaldía la que no tomó medidas a tiempo? ¿Fue el gobierno nacional el

que no construyó suficientes represas? ¿Fue la población de la ciudad la que no ahorró

suficiente agua?

No hay consenso en las respuestas y quizá nunca se resuelvan, pero queda claro que

las consecuencias políticas, económicas y sociales se sentirán durante muchos años en el

futuro.
A través de medidas de ahorro de agua y aumento del suministro de agua, en marzo de

2018 la ciudad había reducido su consumo diario de agua a cerca de 500 millones de litros

por día, y para junio de 2018 este ahorro y la lluvia dio como resultado que los niveles de

los embalses aumentasen al 43% de su capacidad, lo que provocó que Ciudad del Cabo

anunciara que el Día Cero era improbable para 2019. Las restricciones de agua

permanecerán en vigencia hasta que los niveles de almacenamiento alcancen el 85%. El

16 de julio de 2018 los niveles de almacenamiento de la presa habían alcanzado el 55,1%,6

y el 31 de agosto de 2018 los niveles de agua en seis grandes embalses de la ciudad

alcanzaban el 65,3%.

Una de las mayores críticas que se ha hecho hasta ahora y que ayuda a entender el

derroche de agua está relacionada con las tarifas de la misma. La factura del agua siempre

ha sido muy barata y esto ha contribuido al malgasto de este recurso. Al mismo tiempo,

un aumento de las tarifas también trae un nuevo debate a la mesa: ¿Se convertirá el agua

en un bien solo apto para las clases altas? Como solución se ha optado por tarifas

escalares. Cuanta más agua consumas, mayor será el precio por litro que tendrás que

pagar.

¿Cuál ha sido el resultado? En cuatro años el consumo de agua en Ciudad del Cabo se

ha reducido a la mitad, los sistemas de abastecimiento se han renovado, las fugas se han

sellado y se ha innovado en nuevos sistemas hasta tal punto que Cape Town ha recibido

premios de innovación en sistemas de ahorro. Sus ciudadanos no solo han hecho posible

que el Día Cero se posponga indefinidamente, sino que se ha creado una conciencia sobre

la importancia del agua en nuestras vidas. Sin agua no podríamos vivir más de un par de

días.

Durante muchos años hemos pensado que era un bien ilimitado y que todos tenemos

derecho a él indefinidamente. Sin embargo, no es así. Estudios recientes muestran que


grandes ciudades como México, Barcelona o Londres también se enfrentarán al Día Cero

en las próximas décadas, ¿hacemos algo?

IMPACTO

Cartel publicado en 2017 por el gobierno del Cabo Occidental pidiendo a las
personas ahorrar agua

La restricción del 60% en 2018 del uso del agua para irrigación causó la pérdida de

37 000 empleos en la provincia del Cabo Occidental y aproximadamente 50 000 personas

quedaron por debajo del umbral de la pobreza debido a la pérdida de empleo, inflación y

aumento en el precio de los alimentos. En febrero de 2018, el sector agrícola había

incurrido 14 mil millones de rands en pérdidas debido a la escasez de agua. Los analistas

"estiman que la crisis del agua costará unos 300 000 empleos en la agricultura y decenas

de miles más en los sectores de servicios, hotelería y alimentos".

Se solicitó a los residentes de la ciudad que no tiraran del inodoro después de orinar,

que limpiaran con agua de lluvia o aguas grises después de defecar, y que redujeran la

duración y la frecuencia de las duchas. Con el fin de conservar el agua, se proporcionó

desinfectante para manos en oficinas y edificios públicos para su uso en lugar del lavado

de manos convencional. Algunos cafés comenzaron a usar vasos y platos de plástico y

papel para reducir el lavado de los platos.


La ciudad recomendó a los residentes que guardasen 10 litros de agua como suministro

de agua de emergencia en caso de posibles interrupciones temporales en el suministro.

Esto dio lugar a que el agua de botella se agotase en las tiendas. Los residentes también

hicieron cola en manantiales naturales para recoger agua.

Salud pública

Los profesionales de la salud pública expresaron su preocupación sobre las

enfermedades que podrían propagarse a través de la contaminación fecal-oral como

resultado de un menor lavado de manos.

Un saneamiento inadecuado podría haber provocado enfermedades diarreicas, que

causan la muerta a 2,2 millones de personas cada año en todo el mundo, y la mayoría de

las muertes se producen entre niños menores de 5 años. Con una población de alrededor

de 4,3 millones y una densidad de población de alrededor de 1500 por kilómetro

cuadrado, se sugirió que esto podría haber llevado a enfermedades como el cólera y otras

diseminándose rápidamente sin un saneamiento adecuado, especialmente en los barrios

empobrecidos de Ciudad del Cabo. Sin agua limpia, las consecuencias para la salud

pública podrían haber aumentado debido a los insectos atraídos y reproducidos en aguas

sucias, lo que podría haber causado una mayor propagación de enfermedades.

Cartel en el interior de un baño público en Ciudad del Cabo en 2018


Las autoridades advirtieron que las enfermedades transmitidas a través del agua como

el cólera, la hepatitis A y la fiebre tifoidea "probablemente se volverán más frecuentes" a

medida que los residentes comiencen a almacenar agua en contenedores contaminados.

Las empresas de salud pública, los centros de investigación y los proveedores de

servicios de salud también estaban preocupados por el impacto que la crisis del agua

podría haber tenido en los servicios de salud. Otros estaban pensando en el impacto de

los empleados que no podían acudir a trabajar debido a la espera en las colas para

abastecerse de agua.

Riesgo de incendio

Personas haciendo cola para adquirir agua en Newlands Spring

Existía la preocupación a que el riesgo de incendios aumentase a medida que el

ambiente se volvía cada vez más seco. Esto fue especialmente significativo para grandes

sitios industriales y almacenes, ya que el fuego en un sitio podría extenderse más

fácilmente a otros edificios cercanos. El sistema de extinción de incendios también podría

haber fallado debido a la presión de agua reducida en áreas de mayor altitud.

BENEFICIOS

La crisis del agua ha incrementado la investigación y la inversión en sistemas

alternativos de agua, lo que en última instancia puede ayudar a evitar que otras ciudades

caigan en el mismo grado de escasez de agua. Si el cambio climático es una realidad y la

población de las áreas urbanas aumenta, otras ciudades puede que tengan que enfrentarse

a sequías severas y pueden necesitar considerar métodos alternativos para obtener agua.
El potencial para un cambio cultural en el uso del agua también es un resultado positivo

de la crisis.

RESPUESTA A LA CRISIS DEL AGUA

Dispositivos inteligentes de gestión del agua

Los dispositivos inteligentes de gestión del agua son dispositivos que proporcionan en

tiempo real datos precisos sobre el flujo de agua y los niveles de consumo de agua, y se

pueden programar para controlar el uso del agua a nivel doméstico o comercial. Esto es

valioso para los consumidores que pueden garantizar que permanezcan dentro de un cierto

nivel de consumo, lo que permite ahorrar en los costos del agua, y también para los

proveedores de agua que desean reducir el consumo total de agua por parte de los

consumidores debido a la falta de agua disponible durante una sequía.

Durante la reciente sequía, Ciudad del Cabo instaló una serie de dispositivos de gestión

del agua para restringir el uso excesivo. Estos dispositivos fueron programados para

apagarse automáticamente si un hogar consumía más de 350 litros durante un período de

24 horas. La intención futura de la ciudad es proporcionar una medición inteligente del

agua para combinar esto con el análisis de datos. (Perez, 2018)

Según las Naciones Unidas, los efectos causados por el cambio climático se sentirán

con más dureza en los países del sur global, como los que se encuentran en África, y

seguramente serán más extremos gracias tanto a su geografía como a los desafíos

socioeconómicos que ya enfrentan. El propio gobierno sudafricano publicó en mayo de

este año un informe que reconoce que “es probable que el cambio climático aumente la

frecuencia y la magnitud de muchos eventos extremos y sin duda aumentará el riesgo de

eventos de procesos muy peligrosos, como el aumento del nivel del mar y la sequía

extrema”. Solo este año, dos ciclones anómalos, que causaron inundaciones y devastación

masivas, azotaron a Mozambique, otro país del sur de África.


Con la misma velocidad con que se había convertido en una gran historia internacional,

la sequía de Ciudad del Cabo desapareció de los diarios y las redes sociales. Esta es una

advertencia seria del comienzo de la historia moderna del cambio climático.

Sobre todo, la crisis reveló las fallas y fisuras políticas existentes, que por sí mismas

empeoraron la crisis. Y quizá este sea el problema central y más peligroso. Los eventos

climáticos extremos y las tensiones políticas en donde ocurren dichos eventos resultan en

una combinación venenosa.


BIBLIOGRAFÍA

BBC. (19 de Enero de 2018). Ciudad del Cabo: el "día cero" en el que por primera vez

una gran ciudad del mundo podría quedarse sin agua. Obtenido de BBC mundo:

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-42742476

Crisis del agua en Ciudad del Cabo. (11 de Abril de 2019). Obtenido de Wikipedia:

https://es.wikipedia.org/wiki/Crisis_del_agua_en_Ciudad_del_Cabo

Perez, L. F. (21 de Mayo de 2018). Ciudad del Cabo se salva de tener que cerrar el grifo

del agua, al menos hasta 2019. Obtenido de La vanguardia:

https://www.lavanguardia.com/natural/20180520/443665527312/agua-sequia-

ciudad-del-cabo-cambio-climatico.html