Вы находитесь на странице: 1из 12

112 Carlos Tello y Jorge Ibarra

tienen como propósito aumentarla. A ello hay que sumarle


los tratamientos especiales y los estímulos que simplemente,
por su cuenta, decreta el Ejecutivo Federal apoyándose en el ·
artículo 39 del Código Fiscal de la Federación. 54

Capítulo 5 ''!
1.
1:

'1
llii
Impulso y acotamiento de la docencia ¡
¡
y la investigación en Economía .¡,)

T
1

as reformas económicas, drásticas y extendidas, han re­


1

L..ipresentado la instrumentación del proyecto Neoliberal, 1,


su expresión concreta. Por ello se tiene que la investigación
y la docencia en Economía han juga.9~ un_pape\ f~pcia_me.n_tal
en la justificación y el desarrollo de este proyecto. El ras­
go central en estos ámbitos, ha sido el impulso renovado
a la línea de pensamiento Neoclásica, que si bien ya domi­
naba previamente, coexistía con corrientes alternativas que
también mantenían una posición importante y reconocida.
Como parte de La Revolución de los Ricos, el pensamiento
económico convencional cerró filas, imponiendo su agenda
54 Sobre el particular, ver la tesis doctoral que elabora Roberto Schatan de trabajo y sus criterios particulares de rigurosidad cientí­
en el Posgrado de Economía de la UNAM. En el capítulo titulado "Política fica en los centros de docencia e investigación más recono­
tributaria por decreto" reseña la potestad arbitraria del Ejecutivo Federal cidos. A partir de ahí extendió su predominio hacia otros
para relevar parcial o totalmente a sectores de la población de su obliga­
espacios de menor rango en la formación de economistas.
ción de contribuir al erario público.
En particular, la enseñanza de la economía fue perdiendo

113

l:[I~i
¡,
114
Carlos Tello y Jorge Ibarra La Revolución de los Ricos 115

su pluralidad de enfoques e, incluso el propio estudio de la también marcó una época en el curso de la elaboración de
historia de su evolución. teorías y de prescripciones de política. Las particularidades
Las posiciones alternativas de pensamiento económico económicas y sociales de estos países dieron pie a elabora­
desde luego que se han seguido cultivando con vigor, pero ciones diversas. Surgió toda una batería plural de formas
han tendido a ser menospreciadas por los círculos académi­ de análisis económico y de prescripciones de políticas, al­
cos donde domina la corriente principal y, por tanto, han gunas manteniendo contacto con la ortodoxia Neoclásica,
sido relegadas, con lo cual han tenido que luchar por recrear otra francamente alejadas y hasta en oposición a ella, por
sus espacios y sin duda han perdido influencia. ejemplo en la Comisión Económica para América Latina y el
Caribe (CEPAL).
A lo largo del pasado siglo, los economistas del mainstream En el ámbito posterior a la Segunda Guerra Mundial,
se han vuelto crecientemente defensivos y sectarios, ere­ caract rizado por el desmantelamiento de la economía de
cientemente rigurosos a la hora de excluir a los disidentes,
guerra, la pr ocupación por la repetición de la experiencia
en ocasiones arruinando algunas carreras académicas al me­
nor indicio de discrepancia con la ortodoxia convencional, previa de la gran depresión, las aspiraciones de los países
o en aquellos casos en los que alguien ha alcanzado reco­ ubdesarrollado y la emergencia del bloque comunista, si 1
'I
nocimiento fuera ele sus dominios, diciendo ­como se ha bien el dominio ele la economía de fundamentaciónNeoclá­
escrito y escuchado respecto a John K. Galbraith­ "bueno, ica no se frenó, sí se mantuvo un clima de cierta pluralidad
se trata de una persona muy inteligente, pero por. supuesto en los espacios académicos.
________ ___9.11~!!.º es realmente un economista." Un resultado de éste
Los Key11cei~arroS\:lcia­ifvi·eja guardia" que marcaron la:s
1

1¡1
cercamiento del círculo ha sido la creación de un círculo I"'
líneas del pensamiento'macroeconórnico hasta la década de I'
exterior de críticos y disidentes: economistas que se con­ I·1'
sideran a sí mismos como "alternativos" o "heterodoxos'. los años setenta, eran economistas de formación Neoclásica
Este círculo exterior, en el que se ubican muchos pensado­ por lo que toca a las bases microeconómicas de su educa­
res serios y creativos, ha seguido creciendo e imponiendo ción. Su pensamiento era más amplio simplemente porque
serios retos a los énfasis, supuestos, métodos y conclusiones asumían la existencia de diferencias entre el contexto econó­
del mainstream. 55 mico que se presenta en el mundo real y el escenario de su­
puestos excesivamente restringidos de la teoría. Por ejemplo,
La aspiración de lograr el desarrollo económico de una si bien algunos de ellos podían estar de acuerdo de que en
manera más acelerada y deliberada en los países atrasados, términos teóricos ­según lo argumentaban los Neoclásicos­
la flexibilidad de precios y salarios hacia la baja podría im­
'' N. Goodwin. "From outer circle to center stage: the maduration pedir el desempleo involuntario, en la práctica desechaban
uf heterodox economics", en J. T Harvey y R. Garnet (editores), Future
tal posibilidad, pronunciándose más bien por apuntalar la
directions for heterodox economics.

·;!

J
116 117
Carlos Tello y Jorge !barra La Revolución de los Ricos


demanda agregada. Tal vez en ese sentido estos Keynesianos j-! La oportunidad para que el enfoque Neoclásico consoli­
eran menos "rigurosos" (y más cautos sobre el alcance de las 1 dara su posición dominante se dio con la ya mencionada si­
contribucione teóricas) que los economista Neoliberales
ii tuación de los años de crisis de la Edad de Oro del Capitalis­
J.
-

de las últimas décadas. mo, durante los cuales, entre otras cosas, el marco analítico y
Las acciones concertadas de los partícipe de la ideolo­ ·.l.J las prescripciones del Keynesianismo de la síntesis Neoclásica
gia pro­libre mercado se dieron desde fecha muy temprana, et parecían inadecuados. Así, surgió la crítica desde la. posición
en conjunción con representantes de intere e económicos f Neoliberal, centrada en la reiteración de los fundamentos mi­
reales. Fundaron instituciones y d arrollaron proyectos 1 croeconómicos del individuo racional como base del análisis
académicos. Continuaron con u elaboración teórica en et económico, fundamentos que al no ser asumidos firmemente
oposición al Keynesianismo convencional y a la intervención t por el Keynesianismo hacían que, según sus detractores, esta
gubernamental frente a las falla del mercado. El núcleo de J doctrina fuera inadecuada para explicar la crisis de inflación
1 1
su proyecto político académico, fue la presunta capacidad L con estancamiento propia de los años setenta.
r
auto­reguladora del libre mercado, extendido hacia la mayor -j ---.-- Con el paso del tiempo (esto no fue algo nuevo), pero
parte de las actividades económicas y la inconveniencia de la ~ con particular intensidad en ­los. últimos lustros, la economía
participación del Estado. ~; del mainstream, al mismo tiempo que fue estrechando su
La tendencia dominante en la teoría y en la política, es­ ~­ =s. horizonte de investigación y análisis, cerró filas, excluyen­
cribe Robert Skidelsky,56 está siendo determinada por las ·1
do de su consideración del trabajo científico no solamente
doc.mi:+ª­s.­de Chicago­ -----------------~::--:==~-7iart:la~s:--r:;connit,,icP' Lire~s­l
ltmr hi1ef'.tterotloxa , sino­a las con tri buciones de
economistas convencionales que se apartaban de las pautas
·'
Los mercados se asumen óptimamente auto regulados. La conceptuales y metodológicas más estrictas que se fueron
tarea macroeconómica del gobierno se ha reducido amante­
estableciendo.
ner una moneda sana (sound money) y la tarea del gobierno
en la microeconomía es la de liberar los mercados a fin de
En la enseñanza, los cursos centrales de macroeconomía,
reducir la 'tasa natural de desempleo'. La caída del comu­
microeconomía y finanzas fueron purgados de las ideas no
nismo en 1990 hizo posible, por primera vez desde 1914, la
Neoclásicas. El extraño curso de economía diferente a la
restauración de una sola economía en el mundo basada en
neoclásica solo se mantuvo como una materia opcional para
presupuestos equilibrados, libre comercio y movimientos
que los [profesores] disidentes tuvieran algo que hacer ...
de capital sin restricción alguna: la receta pre­1914 para el
pero la mayoría de las veces la plantilla de profesores no
éxito económico.
Neoclásicos terminó cubriendo su carga docente dando tu­
torías en materias de contenido Neoclásico con el cual esta­
se R. Skidelsky, "The relevance of Keynes", en Cambridge [ournal of Eco­
ban fundamentalmente en desacuerdo.
nomics, Vol. 35, núm. 1, pp. 1, 13, 2011.
118 119
Carlos Tello y Jorge !barra La Revolución de los Ricos

construyen las teorías. Por el contrario, los supuestos


En la investigación, la purga fue más completa aun, por­
originales se han definido en forma más estricta, tor­
que los editores y árbitros neoclásicos pudieron excluir
a los disidentes de sus revistas. Hasta lo primeros años 70,
nándolos menos realistas aún, pero más tratables con
los autores no Neoclásicos publicaban regularmente en las
los avanzados métodos matemáticos a disposición. Los
revistas de prestigio dentro de la profesión ­por ejemplo,
supuestos entonces vienen a jugar el papel de axiomas
un debate de la mayor importancia sobre las teorías de la
a partir de los cuales se elabora la teoría. A partir de
distribución entre Neoclásicos y no neoclásicos, conocido
ello, el sentido que le dan a su trabajo teórico consiste
como "las controversias de los dos Cambridge" ocurrió en
(de acuerdo a la vieja metodología positiva) no en la
su mayor parte en el American Economic Review, el Econo­
mic [ournal y el Ouarterly [ournal of Economics (incluyen­
recreación y en la explicación misma de los fenómenos
do el famoso artículo de Joan Robinson "La segunda Crisis
a partir de supuestos realistas, sino en su presunta ca­
de la Teoría Económica". Sin embargo, para mediados de
pacidad de predicción, y en esa medida de provisión
los ochenta (esas revistas y otras de igual o menor prestigio)
de bases "científicas" para el diseño de .la política eco­
se habían convertido en bastiones de pensamiento Neoclá­
nómica (para las cuales "no hay alternativa"). En esto
sico. Los artículos que no utilizaban conceptos neoclásicos
Milton Friedman desempeñó un papel muy importante,
eran rechazados de manera rutinaria, frecuentemente sin ni
siquiera haber sido arbitrados." pue isternatiza la llamada metodología de la economía
positiva.
La diferencia es que en los tiempos de La Revolución de b) En ese contexto han estrechado los criterios de reconoci­
~~~~~lo=sRicos los econo~~~~es~·~~~~~~~~~~~~~~~~·~~ .•~iª~­P~.·~.o~dee~l~a~ci,~da~de~anéLisis económ~o, desco­
nociendo la pluralidad de enfoques, y descalificando las
a) Condujeron el desarrollo del análisis teórico, a partir de elaboraciones teóricas de los economistas que cultivan
la redefinición más rigurosa de los supuestos básicos y enfoques alternativos caracterizados por no seguir los
de las líneas metodológicas propias del análisis conven­ presupuestos, los marcos conceptuales y las pautas me­
cional, por sendas de elevada complejidad formal. De todológicas de la economía convencional.
lo que se trata en general es (utilizando los desarrollos e) Esto se ha reflejado en la exclusión para la publicación
de las matemáticas) de elaborar argumentos que se en­ en las revistas de mayor prestigio de trabajos que no
marquen en el funcionamiento en principio eficiente y comparten sus patrones de cientificidad. También se
auto­regulado de la economía de mercado. Lo que no ha reflejado en la exclusión de enfoques alternativos

se pone a discusión son los supuestos bajo los cuales se de los programas universitarios de formación de econo­
mistas, incluso llegando al límite de eliminar o degradar d
57
S. Keen, Debunking Economics, the Naked Emperor dethroned? Zed
Books, Estados Unidos, 2011, p. 15. 1 1

1
120 121
Carlos Tello y Jorge Ibarra La Revolución de los Ricos

la importancia de los cursos de historia del pensamien­ nes analíticas. Una crítica frecuente se refiere a que la econo­
to económico. mía convencional ha privilegiado el rigor formal por encima
d) Y, desde luego, los economi ta convencionales no mani­ de la relevancia de sus teorías para explicar el murido real.
fiestan mucho interé por confrontar su trabajo con el de Por el contrario, desde la óptica de la economía convencio­
economista de tra corrientes. Por abrir el debate más nal, se juzga como anticuadas o faltas de rigor científico a
allá de las front ra construidas por ellos mismos.58 las teorías que no se apegan al uso de las pautas y los instru­
mentos analítico­formales en boga derivados de los avances
Para Ben Bernake, destacado académico y actualmente de la matemática y la estadística."?
cabeza de la banca central de Estados Unidos (Sistema de la La formalización excesiva de la teoría económica, lleva­
Reserva Federal) ... da a la práctica por los promotores del pensamiento Neo­ ¡

:I clásico­Neoliberal, ha hecho de los planteamientos de la


!; la crisis financiera reciente fue más una falla de ingeniería · teoría económica algo misterioso, mágico y poco accesible
r
~;
económica y de gestión que de lo que yo he llamado ciencia para los no iniciados. Como consecuencia de ello, mucho
¡: económica... de la substancia de los temas de la economía se evaporó en
11 Las carencias de [ ... ] la ciencia económica [ ... ] fueron, en
I'
· · en rea lid
su mayor par t e, menos cen t ra 1 es en 1 a crisis: d
1 a ,
una "neblina formal". Wassily Leontief, por ejemplo, Pre­
aunque la gran mayoría de los economistas no vieron venir mio Nobel de Economía, dijo en 1982: "Página tras página
el casi colapso del sistema financiero, el análisis económico de las revistas especializadas de economía, están llenas con
ha robado ser crucial para la comprensión de.Ia.cei, i.c;:.,..,­ee+­1­­­­­­­­­Bfo31'
rffmfi.,tlU­ttla~srHmta­.aremitieas­... ]­1\:ño­ira:s año los teóricos de la
desarrollo de políticas para contenerla y n el diseño de so­ economía continúan preduciendo modelos matemáticos y
luciones de largo plazo para prevenir su recurrencia." exploran, en detalle, sus propiedades formales ... ". Por su
parte, Robert Solow, también Premio Nobel de Economía,
Un aspecto central del curso que ha seguido la economía
escribió en 1997: "Si uno le pregunta a un economista del
académica y que ha dado lugar a críticas y malos entendidos,
"mainstream" sobre casi cualquier aspecto de la vida econó­
es la creciente formalización matemática de sus elaboracio­
mica, su respuesta será: vamos a establecer un modelo para
58
esa situación y veremos qué sucede." Ronald Coase, también
1 ncluso en los tiempos que corren, en el contexto de la crisis, los eco­
nomistas académicos convencionales juzgan que no es procedente revisar Premio Nobel en 1999 señaló: "La economía existente es
el marco teórico prevaleciente. Ver, por ejemplo, Patricia Cohen, "Ivory
Tower Un wayed by Crashing Economy", The New York Times, 05/ 03/ 60
A este respecto, ver P. Krugman, "How Economist Get It So Wrong"
2009. en The New York Times, 2 de septiembre 2009, así como la respuesta de
59
Citado en S. Keen, op. cit., p. 15. un destacado profesor de la Universidad de Chicago, J. Cohchrane, "How
Paul Krugman got it so Wrong", The New York Times, 11/ 09/ 2009.
122 Carlos Tello y Jorge Ibarra La Revolución de los Ricos 123

un sistema teórico [i. e., matemático] que flota en el aire y La elevada formulación matemática también se ha con­
li
que tiene muy poca relación con lo que sucede en el mundo vertido en un factor de exclusión para los no iniciados en
i'1i
real."61 Nicolás Kaldor recuerda lo que para Alfred Marshall temas de economía y un recurso socorrido para descalifi­
­uno de los pilares del pensamiento Neoclásico­ debería ser car a la idea contrarias a las orientaciones Neoliberales.
'~ 1

el uso de las matemáticas. Antes de dedicarse a la econo­ La economía e vuelve un asunto exclusivo de expertos en
mía, disciplina en la que destacó y por la que se le recuer­ la materia. La formalización de la economía se convirtió
da, Alfred Marshall estudió matemáticas en la Universidad en r alidad en el código bajo el cual se ha instaurado y forta­
de Cambridge (también, por cierto, ese fue el caso de J. M. lecido el pensamiento económico Neoliberal. La naturaleza
Keynes) y obtuvo el segundo lugar en los exámenes fina­ de lo upuestos bajo los cuales se construye el razonamien­
les de licenciatura (Second Wrangler in the Mathematical to económico, no es lo que se pone en el primer plano de
Tripas). En 1906, después de la quinta edición de su libro la di cu· ión, ni tampoco la trascendencia de los resultados,
Clásico Principies of Economics escribió: sino lo qu importa es la "robustez" del modelo: se confunde
la elegancia formal con la relevancia.63 Este estado de cosas
En los últimos años de mi trabajo, crecientemente he tenido re ulta altamente funcional para impulsar el orden Neolibe­
la idea de que un buen teorema matemático, que aborda ral prevaleciente.
hipótesis económicas, es muy poco probable que sea buena f
Lo anterior no es esto un argumento en contra de la or­
economía y cada vez más me guío por las siguientes reglas:
1) Utilizar las matemáticas como lenguaje taquigráfico, y no
malización de la economía. Sí lo es en contra de los excesos
--~~--~~tor~d Lwestigación. ~­1a­n­te_n_e_r+1a­s­m~1e­n­­~~~~~~~~a~lu~s~q~u~e~l~1a~H~e~g~~~iento­Neoclásico, que busca
tras uno termina el trabajo. 3) Traducir al inglés. 4) Luego oscurecer (hacer pocálrnnsparentes) la comprensión de los
ilustrar con ejemplos que son importantes en la vida real. 5) fenómenos económicos reales con la excesiva formalización
Queme las matemáticas. 6) Si tiene éxito en 4), queme 3). de sus planteamientos. Es notable y abrumador el tratamien­
Esto último lo hice con frecuencia.62 to matemático en los libros de texto de economía que ahora
se utilizan en las universidades, en particular en los estudios
61
W. Leontief, "Carta" en Science, 217, 1982, pp. 104­107. R.M., Solow,
de posgrado. La formalización de la economía y el uso de
"How Did Economics Get That Way and What Way Did It Get" Daeda­
lus, Vol. 126, 1997, pp. 39­49. R. Coase, "Interview with Ronald Coase", la econometría sólo tiene sentido si se utiliza para conocer,
en Newsletter of the International Society for New lnstitutional Economics, explicar y proponer soluciones a los problemas económicos.
Vol. 2, núm. 1 (primavera), 1999. Estas citas se han tomado de Edward Hoy en día la instrucción económica universitaria se
Fullbrook, "Econornics and Neoliberalism" que aparece en After Blair:
desarrolla presentando los temas de su agenda varias ve­
Poli tics After the New Labour Decade, 2006.
62
Economics without Equilibrium, editado en 1985 por Cardiff, Univer­ ces a distintos niveles. El contenido matemático es abun­
sity Press, pp. 58 y 59. 63
P. Krugman, "How Economist ... ". op. cit.
124 Carlos Tello y Jorge !barra La Revolución de los Ricos 125

dante en los libros de texto intermedios de licenciatura cías de los propios comités editoriales y evaluadores que re­
y abrumador en los textos avanzado y n los artículos producen estas tareas.64
de revistas académicas que leen lo estudiantes de pos­ Ya para principio del siglo XXI, al pensamiento Neoclási­
grado. Pero hoy en día on muy importantes los textos co­Neoli beral se le reconoce, casi en el mundo entero, como
introductorios (lo qu se llaman de primer año), que no mainstream economics (la teoría económica adecuada, la que
son matemáticamente complejos sino que desarrollan una necesariamente tiene que prevalecer, la corriente dominante,
narrativa sumamente ingeniosa en términos de claridad la corriente prevaleciente). Es prácticamente lo único que se
y capacidad persuasiva sobre la supuesta validez y la ri­ acepta (inclu o permite) en la enorme mayoría de las uni­
gurosidad de las ideas básicas de la agenda Neoclásica­ versidades. Sin desconocer las importantes diferencias entre
Neoliberal, que quedan así impregnadas desde el princi­ ellas -y dentro d cada una de ellas­, es ese pensamiento el
pio. Además son los textos que estudian quienes cursan que ahora predomina, por ejemplo, en los departamentos de
Economía como parte de su formación en otras discipli­ economía de las principales universidades estadounidenses:
nas. Estos textos cuentan con toda una gama de recursos Harvard, Stanford, Chicago, Yale, Princeton, MIT, California,
didácticos y su presentación es con frecuencia atractiva. Columbia. Ese pensamiento se ha, en buena medida, impues­ ¡'
Después, en otros niveles más elevados de instrucción, to en muchas otras universidades de muchos otros países del
estas ideas centrales se amplían bajo formatos más com­ mundo: varias universidades inglesas, francesas, italianas,
plejos, se aplican a diferentes ámbitos específicos de la españolas, alemanas, mexicanas y del resto de América Lati­
economia y se formalizan u ilizanélo proc clim1en o· n a­ ' . Esa prirrcipalestmiversidades de Estados Unidos mane­
temáticos efectivamente hasta niveles inu itados. jan los comités editoriales de las revistas especializadas que
El armazón académico­institucional construido por los circulan en el mundo entero y sus egresados predominan den­
economistas ortodoxos descansa en un conjunto de prác­ tro de los economistas que trabajan en el Banco Mundial y
ticas y procedimientos que al retroalimentarse mantienen en el Fondo Monetario Internacional. También es notable su
la hegemonía de su manera de realizar la investigación y la presencia en los ministerios de finanzas de muchos países. De
formación de cuadros académicos. Las publicaciones y los los 29 economistas que escribieron ensayos para la edición
fondos para investigar se someten a criterios de selección del año 2003 del Penguin Dictionary of Economics 26, casi
construidos bajo las pautas del enfoque convencional, y el 90% de ellos, han enseñado o recibieron su doctorado en esas
ilicaciones aceptadas o investigaciones apro­ ocho universidades.
s criterios conduce a su vez a obtener puestos
64
nitivos (tenure) ­que pueden ser de por vida Sobre las prácticas académicas que han sostenido la hegemonía del
pensamiento convencional ver M. Lavoie, Foundations of Post­Keyne­
riódicarnente­ y, con el tiempo, a membre­
sian economics, Edward Elgar, 1992, pp. 14­19.
126
Carlos Tello y Jorge Ibarra La Revolución de los Ricos 127
!I
11

Formados en universidades en las que predomina el En el verano de 2000, algunos estudiantes de economía
pensamiento Neoliberal­Neoclásico, en donde no se da la en Francia iniciaron una revuelta en contra de su curriculum,
atención necesaria al papel que el Estado y las instituciones pues lo consideraban muy apartado de la realidad y, por ello,
desempeñan en el proceso de producción e intercambio en querían escapar del mundo imaginario de la teoría económi­
las sociedades, muchos de los estudiantes de economía pien­ ca que se les enseñaba. En su comunicación señalaron:
san que los mercados surgen por sí solos. Adam Smith, a
principio del capítulo do de An Jnquiry into the Nature and Muchos de nosotros hemos escogido estudiar economía
causes of the Wealth of Nations, que titula Of the principie para adquirir un profundo conocimiento de los fenóme­
nos económicos al que se enfrenta hoy en día el ciudadano.
which gives occasion to the division of labour, dice:
Pero la enseñanza que se nos ofrece, en buena medida teo­
ría neoclásica y acercamientos derivados de ella, no está a
Esta división del trabajo, de la cual se derivan muchas ven­
la altura de nuestras expectativas ... Los aspectos empíricos
tajas, no es el resultado de la sabiduría humana ... [más
(hecho hi tóricos, la forma en que funcionan las institucio­
bien] es la necesaria consecuencia de la naturaleza humana
nes, el estudio ele los comportamientos y las estrategias de
para [ ... ] el transporte, el trueque, el intercambio de una
lo· agente ... ) on inexistentes. Es más, esta brecha en la
cosa por otra.
n fianza, e ta forma de ignorar realidades concretas, nos
plantea un enorme problema a nosotros, que queremos ser
!
Pero para que se dé esta propensión innata de los seres
1

útiles a los agentes económicos y sociales ... [debe buscarse]


humanos se requiere de una infraestructura de transporte, un acercamiento plural adaptable a la complejidad de los
logística y comunicación que en buena medida resulta de las oojetos y Ja mcerti uinbre que rodea a las grandes cuestio­
nes de la economíá=....
inversiones públicas. Se requiere de una moneda fiduciaria, _.._

un denominador común que facilite el intercambio y seguri­


dad en los contratos y protección de los derechos de propie­ A la protesta de los estudiantes franceses le siguió la ad­
dad. También de regulaciones que aseguren y protejan a los hesión de profesores. El asunto creció y llegó a los medios y
agentes (productores y consumidores) para tomar decisio­ al Ministerio de Educación, que no~bró una comisión para
nes informadas. Se necesitan instituciones fiscales y bancos estudiar el asunto. Pronto, en otras partes (Harvard, Cam­
centrales. Protecciones sociales y redes de seguridad para bridge) surgieron protestas similares, aunque más modestas.
legitimar los resultados distributivos. Los mercados funcio­ Del movimiento en Francia surgió un movimiento de econo­
nan porque hay Estado fuerte, capaz de estimular, regular, mía "post­autista", cuyo nombre indica su posición frente
promover, prohibir. Las economías más ricas del mundo, las a la teoría Neoclásica­Neoliberal y que publica una revista
que tienen los mercados más productivos, también cuentan 65
E. Fullbrook, "Economics and Neoliberalism", en After Blair: Politics
con un sector público grande. After the New Labour Decade. Reino Unido, 2006, p. 6.

111
,¡¡
128 Carlos Tello y Jorge Ibarra 129
La Revolución de los Ricos

electrónica gratuita que ya cuenta con mile d uscriptores partamento de economía que ahora tienen, construir un
en el mundo, llamada Real World Economics Review, que curriculum que les dé a su graduados un sólido entrena­
promueve el profesor británico Edward Ful!brook. mient en mainstream economics, pero que también los
exponga a unos buenos ejemplos d la otra corrientes de
No sólo los estudiantes prot tar n. En medio de una
pensamiento ... Su Facultad probablemente ya tenga faccio­
dura pugna, en el Departamento de Economía­de la Uni­
nes; por lo menos eviten facciones entre los alumnos al ofre­
versidad de Notre Dame, entre quienes pensaban que sólo cerles un urriculum plural.., 66
debería enseñarse economía Neoclásica­Neoliberal (mains­
tream economics) y aquello que argumentaban a favor En 2010 un grupo d conomistas
franceses publicó el
de la pluralidad en la enseñanza de la economía, en enero de Manifiesto de economistas aterrados en el que argumen­
2003 Robert M Solow, profesor del Massachusetts Institute tan que en Europa los estados nacionales, bajo presión de
of Technology, que es un economista convencional pero no las instituciones internacionales y de las agencias de califi­
de mente estrecha, le escribió al reverendo Edward A. Ma­ - J¡ : .· ~-- cación, aplican programas de reformas y de ajustes es true­
l!oy, pre idente Universidad de Notre Dame diciéndole lo ~ turales que ya demostraron en el pasado su capacidad de
siguiente: ­i _ incrementar ­ la inestabilidad y las· desigualdades. Y ello va
­~ ·_¡.. a agravar aún más la crisis europea. Así se han promovido
Me acabo de enterar de la reorganización del departamento
programas de ajuste en Grecia, Irlanda, Portugal, España e
de economía que se tiene programada [partiéndolo en dos:
Italia.
____ u_n_o_d_e_m!!:_ins_tream
economics y otr d econQm­'­'­­'­'íaL.!..!.h~t~e:Lro""­­­­­=:==­­­­­­­­­­­­­'­­­'­
doxa] y me parece una grosera, mala idea ... Com abe,
soy un economista del mainstream, de hecho soy un mains­ En nombre de la ~iencia, desde hace treinta años, se han
tream mainstream economist ... La economía, como cual­ . aplicado políticas, a menudo de manera ciega, en numero­
quier otra disciplina, debe darle la bienvenida a las ideas no sos países. En la visión neoliberal todavía dominante, que
ortodoxas y tratarlas intelectualmente de la mejor manera dibuja un mundo hecho de agentes económicos individua­
posible .... Conducir una purga, como la que están hacien­ listas y clarividentes en competencia los unos con los otros,
do, suena como una confesión de incapacidad. Entiendo la liberalización general de los mercados tenía que conducir
que no están dándoles balazos en la cabeza a Trotskistas, matemáticamente al máximo crecimiento y a una situación
sino nada más mandándolos a Siberia. En esto no hay mu­ económica óptima. Se trata sin duda de una ficción cómoda
cha mejora ... pienso que la idea de crear un Department para escribir sobre modelos matemáticos, pero esta visión
de Mainstream Economics nace perdiendo . . No serán ca­
paces de competir con los Princetons y los Stanfords. Ni 66
La carta circuló ampliamente. Jaime Ros. en ese entonces profesor en la
siquiera con sus vecinos de Michigan, Ohio State, Illinois o Universidad de Nafre Dame, la proporcionó. Finalmente, se establecieron
Indiana ... Me parece muy bien que quieran mejorar el de­ dos departamentos de economía: uno ortodoxo y otro que no lo era. A la
postre, el departamento heterodoxo desapareció.
,1'¡
,¡,,

130 La Revolución de los Ricos 131


Cario Tello y Jorge lbarra

.,__ ._ ..... · • 1

es un instrumento poco fiable para guiar las decisiones de ejemplo. De de hace 20 años, el%~­fii·éirii61fi~ncés ha dismi­
los políticos elegidos por el pueblo. nuido el monto de los impuestos que pagan las empresas y
las clases más privilegiadas del país. Hoy, podría luchar con­
tra el déficit aumentando esas cotizaciones, pero no quie­
Para después afirmar que le corresponde a la ciencia
re. Prefiere disminuir el gasto público, a sabiendas de que
económica clarificar la pluralidad de las opciones posibles
ese rubro no ha aumentado tanto, en relación a la riqueza
y combatir las falacias a partir de las cuales se ha actuado. creada en Europa. 'Hay una obsesión con el gasto público y
Estas falacias son: hoy la única ambición de la Unión Europea es el control de
dicho gasto a través de una suerte de in titución, de federa­
1) Los mercados financieros son eficientes; 2) Los merca­ li rno presupuestario. Federalismo que podríamos calificar
dos financieros favorecen el crecimiento económico; 3) Los de ultraliberal, y que intenta reducir lo gastos públicos en
mercados son buenos jueces de la solvencia de los Estados; todos los países de la Unión Europea.68
..
li· 4) El alza excesiva de la deuda pública es consecuencia de
un exceso de gasto; 5) Hay que reducir los gastos para redu­ En m dio de las recientes elecciones en el Colegio de
cir la.deuda pública; 6) La deuda pública traslada el precio
Econ mi ta de Madrid, circuló una carta titulada Econo­
de nuestros excesos a nuestros nietos; 7) Hay que tranquili­
zar a los mercados financieros para poder financiar la deu­
mistas frente a La crisis, en la que se afirma que:
da pública; 8) La Unión Europea defiende el modelo ocia!
europeo; 9) El euro es un escudo contra la crisis y, 1 O) La Habitualmente, las crisis económicas ponen en cuestión
crisis griega ha permitido or fin avanzar_haciamLgo.hit'=P­­­~~~=­;::­­­­­J:ffiflet¡jlü:SC:vrr1 rúITrnem:e aceptados por los economistas. Lo
y
­­­­­­:e~c;::o::::;n:;;:ó=m:::i­::co·
una verdadera solidaridad europea." asombroso de la crisis actual, de una profundidad y una tras­
cendencia social enormes, es que no parece influir sobre el
pensamiento económico. Se siguen asumiendo como princi­
Para uno de los autores del Manifiesto, Thomas Coutrot,
pios irrefutables un conjunto de proposiciones que, día a día,
la prioridad hoy en día en muchas partes del mundo, no entran en abierta contradicción con la realidad ... Esta crisis
es el crecimiento económico sino la lucha contra el déficit presenta, entr sus características determinantes, una fuerte
público: caída de la demanda efectiva ... Al desplome de la inversión y
del consumo privado, le ha seguido, impuesto por el Consejo
La obsesión patológica de los gobiernos europeos es la re­ europeo, un drástico recorte del gasto público. Esta política
ducción del gasto público. Pero hay muchas maneras de procíclica y contractiva impedirá cualquier recuperación de
luchar contra los déficit: aumentando los impuestos, por la actividad económica en los próximos años ... 69

68
º' Philippe Askenazy, Thomas Coutrot, André Orléan y Henri Sterdybiak, Suplemento Cultural del periódico Reforma, México, 26/ 02/ 2012.
69
Manifiesto de economistas aterrados, Editorial Pasos Perdidos, España, La carta la firman Jorge Fabra Utray y Juan Ignacio Bartolomé Girone­
2010. lla, decanos del Colegio de Economistas de Madrid.
132 La Revolución de los Ricos 133
Carlos Tello y Jorge lbarra

/vn noviembre de 2011 los estudiantes de la cátedra de En México no se ha prote tado aún. En los programas
/intr~~ucción a la Economía de la Univer idad de Harvard de estudio de las universidade privadas predomina el pen­
se retiraron, en bloque, del curso del conocido economista samient Neoclásico­Neoliberal, Y in i te en él, pues las
Gregory Mankiw por n e tar ele acuerdo con el contenido amplias y generosas ofertas de trabajo tán orientadas a
y enfoque d la materia dada por el profesor, por su vacio personas preparadas en esa corriente de pen amiento. En las
intelectual y la corrupción moral y económica en el mun­ universidades públicas, si bien aún no predomina el pensa­
do. 70 Gregory Mankiw, que fue asesor del presidente George miento Neoclá ico, s tiene en su planta académica a firmes
Bush, tiene un manual de principios de economía y uno de impulsores de e ta corriente que entusiasman y convencen
macroeconomía que han sido todo un éxito a niv l mundial a muchos estudiante . A ellos se trasmiten las ideas de que,
y se han reeditado a lo largo de vario años. El libro de prin­ la economía convencional es la que posee rigor científico y
cipios de Greg Mankiw71 ha sido mencionado por la crítica actualidad (lo demás es anticuado o dogmático) y de que es
como prototipo ele los textos que impulsan el pensamiento la que proporciona la formación adecuada para acceder al
Neoclá ico­Neoliberal en la instrucción económica básica.72 ­­­·­ mercado laboral o para acceder a un posgrado.
Un economista, se afirma en el libro sobre macroecono­ Pero hasta ahora las protestas no han tenido éxito. Los
mía de Greg Mankiw, debe ser "en alguna medida matemá­ curricula en economía en las universidades de varias partes del
tico, historiador, estadista y filósofo" pero, lamentablemente _ mundo siguen estando abrumadoramente dominados por el
pensamiento Neoclásico­Neoliberal. Y ese pensamiento orienta
,stió+r!o.­­­­­­======­­­il~ass­.:políticasecoHGmiGa.s­cle­sde. hace más de treinta años.
­­­eHihro­;­como el curso­quc­J­urecomcrrdah,;r,­,::n1pmo11r1ítof'r'
una de esas pretensiones: la de matemático. Lo que e inició Ya desde enero de i,9­70, Paul M. Sweezy escribió:
como una presentación de elocuentes y lógicas formulacio­
nes matemáticas y presentación de gráficas, pronto se salió La economía ortodoxa [Neoclásica] da por descontado el
de cauce y me encontré leyendo que "la economía no es una sistema social existente, como si fuera parte del orden natu­
ciencia social, sino que es una ciencia genuina. Como lo son ral de las cosas. Dentro de esta estructura, busca la armo­
las ciencias físicas. 7> nía de intereses entre individuos, grupos, clases y naciones;
investiga tendencias hacia el equilibrio [general o parcial] y
70
El alegato de los estudiantes que protestaron aparece en Open Letter, supone que el cambio es gradual ... 74
Harvard Political Review, noviembre de 2011.
71
G. Mankiw, Principies of Economics, varias ediciones, la cuarta por
Thomson, Estados Unidos. La señora [oan Robinson también ya lo había advertido cuan­
-
72
Véase. por ejemplo, Edward Fullbrook, "The Meltdown and Economics do escribió, a principio de la década de los años setenta, que:
Texbooks", en Iack Reardon, The Handbook of Economics Education,
74
Edward Elgar, Estados Unidos, 2009. "Hacia una crítica de la economía ortodoxa". Monthly Review, enero
73
Mona Chalabi en Room for Debate, The New York Times, 0110412012. 1970. Nueva York.
134 Carlos Tello y Jorge Ibarra

En realidad no importaba la falta de correspondencia entre


los supuestos del pensamiento [Neoclá ic J e n los hechos,
ya que la doctrina era aceptablé. Ya que lo principal era el
laisser faire, no resultaba necesario hacer planteamientos
de política. No había que preocupar e por el e tudio de si­
tuaciones en las que la política tendría que er aplicada.
Los economistas felizrnent podían continuar cla if ando
cajas vacías, sin tener la necesidad de llenarla n infor­
mación. Por ejemplo, la cuestión del libre intercarnbi de
bienes entre naciones [uno de los temas preferid p r los
Neoclásicos­Neoliberales], se basaba en comparar la situa­
ción de dos países, aislados y con economía estaci naria ,
con recursos dados y plenamente utilizados en un e cenario
de competencia perfecta, que intercambian biene en equi­ Capitulo 6
librio (las importaciones son iguales a las exportacione ) y
todo lo demás sin cambio alguno. 75
. Desempeño económico
bajo el régimen Neoliberal
Robert Skidelsky sugiere que:
i_• , ._,_l desempeño económico bajo el régimen Neoliberal se ha
Lo más importante para mejorar la formación de los econo­ r . . ,c"'<a""'r""a""c~tc"'t""'iq.:z:a"'
­~­­­­­­'­­­­~­~~ . .~c..c..__~.c..=­:===­:::..:;_::.=.::­=­=­===­­­­­­­­­­­­­­l:.___. "dR­Ao­,
·­""~ier­tament... por la presencia de períodos
mistas, que estudian su licenciatura, sería hacer obligatorios ,,~
los cursos de Historia Económica e Historia de las Ideas Eco­ prolongados de crecimiento económico, que incluso ha sido
nómicas. En la actualidad, si se ofrecen, son materias optati­ notable en unos cuantos países. Como lo muestra el cuadro
vas que pocos cursan . . detrás de la eliminación de estas dos 1, para la gran mayoría de los países no ha sido superior al
materias, 'está la visión errónea que la economía es una cien­ de los años 1950-197 3. Por otra parte, el crecimiento no
cia natural, donde la base del conocimiento automáticamen­ ha estado exento de ser interrumpido por severas recesiones ·
te se acumula. Por ejemplo, cualquier conocimiento anterior tanto a principio de la década de los años ochenta y noventa
que vale la pena, se incorpora a los nuevos conocimientos y,
del siglo pasado, como también al inicio del presente siglo.
por tanto, se puede omitir. Esto ignora el hecho de que, a di­
ferencia del mundo de las ciencias naturales, la realidad que Más recientemente, el prolongado período de expansión, la
la economía busca estudiar y entender está constantemente celebrada "gran moderación", desembocó en la crisis econó­
cambiando como resultado de nuestras acciones.76 mica más grave desde aquella iniciada en 1929.
75
Ver su libro, Economic Heresies ... op. cit., pp. vii y viii.
76 Room for Debate, The New York Times, 021 04/ 2012.
135