Вы находитесь на странице: 1из 6

Su salud física es importante

La salud física se define como la condición en la que se encuentra el cuerpo. Cuando el


cuerpo funciona de la forma para la cual fue diseñado, está en buena salud física.

¿ Qué afecta a la salud física?


Las causas que afectan a la salud física caen dentro de cuatro categorías. Usted no siempre
puede controlar todo que afecta físicamente a su cuerpo. Sin embargo, puede hacer lo mejor
que pueda para prevenir daños y ayudar a que funcione adecuadamente.

 Estilo de vida. Este es el elemento de la salud física sobre el cual tenemos mayor
control. Esto incluye nuestra dieta, salud emocional, nivel de actividad física, y
nuestro comportamiento. Hay cosas que podemos cambiar de nuestro estilo de vida
para ayudar a que nuestro cuerpo se mantenga saludable. El uso del tabaco es un
problema para mucha gente. El abandono del tabaco es un cambio del
comportamiento importante. Su plan de la salud puede ofrecer un programa de la
cesación del tabaco. Obtenga más información sobre una vida sana.
 Biología Humana. Nuestra genética y nuestra química pueden incluir
anormalidades. Eso puede dificultar el lograr una plena salud física. Hay formas en
las que nuestro cu erpo compensa las discapacidades. Aunque no podemos controlar
nuestra genética, sí podemos controlar la forma en la que tratamos nuestras
enfermedades.
 Medio ambiente. Nuestro medio ambiente incluye el tipo de aire que respiramos, el
lugar en el que vivimos y nuestro entorno. Es posible que tengamos que cambiar
nuestro entorno si éste es realmente malo para nuestra salud física.
 Servicios de atención médica. Estos son los servicios que le ofrecemos para que le
ayuden a prevenir, detectar o tratar las enfermedades.
¿Qué puedo hacer?
Tenemos que atender todos los aspectos de nuestro ser a fin de lograr una buena salud
física. Las emociones positivas están directamente relacionadas con una mejor salud física.
Debemos tratar de mantener el equilibrio en nuestras vidas. A continuación mencionamos
algunas de las cosas que podemos hacer para cuidar de nuestro cuerpo:

 Descansar. Nuestro cuerpo necesita cierta cantidad de horas de sueño cada noche
para poder funcionar debidamente. Es importante que dediquemos tiempo para
descansar, para permitir que nuestro cuerpo se recupere después de un día pesado de
trabajo o de momentos especialmente difíciles,
 Comer saludablemente. Nuestro cuerpo utilizar los alimentos como combustible.
Debemos recordar de comer con regularidad. Tenemos que fijarnos en lo que
comemos. Los azúcares y las grasas pueden dificultar el funcionamiento proyectado
de nuestro cuerpo,
 Hacer ejercicio. Nuestros cuerpos fueron diseñados para estar físicamente activos.
Tenemos que recordar que diariamente debemos dedicar tiempo para hacer ejercicio
a fin de mantener nuestro cuerpo saludable.
 Higiene. Es importante que mantengamos nuestro cuerpo limpio. Esto puede ayudar
a protegernos contra enfermedades e infecciones.
 Obtener chequeos periódicos. Tenemos que ver al médico regularmente a fin de
que pueda vigilar nuestra salud física y avisarnos de cualquier cambio que debamos
hacer para mantener nuestro cuerpo saludable.

 Mantenerse emocionalmente sano. Cuando nos estresamos o nos preocupamos


demasiado, nuestro organismo se desgasta y es más fácil enfermarse. Mantenerse
emocionalmente estable permite que nuestro organismo mantenga un buen
funcionamiento.
 No fume, abuse del alcohol o de las drogas.
Enfermedades, heridas y lesiones
No importa que tan bien nos cuidemos, de todas maneras muy posiblemente sufriremos
enfermedades, heridas o lesiones, En esos momentos tendremos que tomar las medidas
necesarias para sanar. Tenemos que atender nuestras enfermedades. La mayor parte de la
curación es natural. Con nuestra ayuda nuestro cuerpo podrá sanar de las enfermedades,
heridas y lesiones.
El concepto de salud integral implica bienestar y armonía en cada una de las áreas del
desarrollo humano, donde se involucran factores de tipo biológico, mental, físico y
espiritual. Desde esta perspectiva se puede analizar qué aspectos son necesarios mejorar
para tener una vida plena e íntegra.

En nuestro vocabulario de todos los días, cuando hablamos de “salud“ generalmente nos
referimos a estar sano, a no tener algún tipo de enfermedad, sin embargo, si analizamos a
fondo el significado, hablamos de un estado óptimo que nos permita desarrollarnos
plenamente. La OMS (Organización Mundial de la Salud) hace referencia a esta idea en su
definición de salud, donde acentúa la importancia de ver la salud como un concepto donde
interfieran varios elementos no solo la ausencia de enfermedades.

Bajo este punto de vista, es importante hacerse la siguiente pregunta: ¿Si implementara el
concepto de Salud Integral a mi vida qué cambios obtendría? En la actualidad, con tanta
información sobre avances médicos, planes de nutrición, terapias alternativas,
entrenamientos físicos… están disponibles todas las herramientas para comenzar con un
plan que efectivamente produzca cambios significativos en la salud de manera integral; sólo
resta dar el primer paso.

¿Cómo iniciar? Sigue estos pasos muy sencillos, pero muy poderosos:

Realízate estudios médicos de rutina

Cambia tu alimentación

Haz ejercicio

Retoma tus hobbies

Lee un libro, capacítate en algún tema que te interese, aprende algo nuevo

Alimenta tu vida espiritual

Convive con tu familia

Sé positivo

Establece metas a corto y largo plazo


Salud sexual

La salud sexual es definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como "un
estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; la cual
no es solamente la ausencia de enfermedad, disfunción o incapacidad. Para que la salud
sexual se logre y se mantenga, los derechos sexuales de todas las personas deben ser
respetados, protegidos y ejercidos a plenitud. Por su parte, la Organización Panamericana
de la Salud (OPS) ha definido la salud sexual como "la experiencia del proceso permanente
de consecución de bienestar físico, psicológico y sociocultural relacionado con la
sexualidad. Ambos organismos consideran que, para que pueda lograrse y mantenerse la
salud sexual, deben respetarse los derechos sexuales de todas las personas. En efecto, para
lograrla, la OMS asegura que se requiere un "enfoque positivo y respetuoso de la
sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener relaciones sexuales
placenteras y seguras, libres de coerción, discriminación y violencia.

Salud sexual y reproductiva

Es conveniente diferenciar la salud sexual, enfocada a la salud en las relaciones sexuales y


la salud reproductiva enfocada a la reproducción sexual y a la procreación.

A pesar de las grandes diferencias existentes deben resaltarse las iniciativas realizadas hasta
la fecha. En algunos países se han llegado a implementar servicios y programas a nivel
gubernamental. No obstante, este tema aún genera conflictos por los tabúes y mitos
existentes, tales como que brindar educación y atención en esta área generará libertinaje y
no libertad; que aumentarán las relaciones coitales no protegidas y la precocidad sexual.
Este fenómeno puede ocasionar que este tipo de programas pierdan continuidad y respaldo
político.

En este sentido, se aprecia la necesidad de crear espacios de discusión sobre este tema,
siendo esto una cuestión clave para el diseño de políticas de juventud.

Así mismo, existe consenso en resaltar el deber de respetar la sexualidad del ser humano y
la libertad en sus opciones y decisiones. La salud sexual y la salud reproductiva (que
involucra aspectos de carácter biológico, psicológico, sociológico y cultural), por tanto,
debe basarse en tres principios: individualización (tomar en consideración las diferencias
individuales); respeto a la dignidad humana (valores personales y de grupo) y libre
determinación (frente a las alternativas existentes es la persona quien decide en última
instancia).

Derechos sexuales y reproductivos

Libertad sexual

Artículo principal: Libertad sexual

La libertad sexual es el derecho a la libertad de elección sexual del individuo.

Según la OMS, supone el respeto hacia la sexualidad y las relaciones sexuales, el


reconocimiento a la posibilidad de obtener placer y tener experiencias sexuales seguras,
libres de coerción, discriminación y violencia. Para que la salud sexual se logre y se
mantenga los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y
cumplidos.2 La libertad sexual viene limitada por el límite de edad de consentimiento
sexual.4 La violación de la libertad sexual e indeminidad sexual del individuo es
considerada un delito.

El derecho a la libertad sexual se refiere al derecho del individuo y aunque pueda estar
indirectamente relacionado, no debe confundirse con el amor libre ni la liberación sexual o
revolución sexual de la segunda mitad del siglo XX ni tampoco con la práctica de
relaciones sexuales libres, la promiscuidad, las relaciones sexuales prematrimoniales o
extramatrimoniales, las relaciones homosexuales o cualquier otra práctica sexual.