Вы находитесь на странице: 1из 5

POZOS PROFUNDOS

Resumen: La presente monografía fue seleccionada de 3 fuentes de información por la riqueza que aportan
al diseño, construcción y conceptualización de lo que un pozo profundo conlleva. Además de obtener
información acerca de los modos de perforación y de mantener el pozo profundo.

1. ¿Qué es un pozo profundo?


Un pozo de agua o una perforación es una obra de captación vertical que permite la
explotación del agua freática contenida en los intersticios o las fisuras de una roca
del subsuelo, en lo que se denomina acuífero. El agua puede llevarse hasta el nivel
del suelo de manera sencilla con ayuda de un recipiente (un cubo, por ejemplo) o
más fácilmente con una bomba, manual o motorizada.
Los pozos y las perforaciones presentan una gran diversidad en sus profundidades,
volúmenes de agua y coste o pureza de la misma, que puede necesitar o no de un
tratamiento antes de ser consumida (y cuya calidad conviene además controlar con
regularidad, y no únicamente tras finalizar las obras).
2. Componentes de un pozo profundo
Antes de comenzar a diseñar y desarrollar cualquier tipo de fuente de agua, se debe
realizar una evaluación inicial para poder administrar y desarrollar de manera
eficiente los recursos hídricos. Esta evaluación incluye, por un lado, una estimación
del balance de agua (es decir, recolección de datos hidrológicos, determinación del
estado actual, tendencias del suministro de agua, un análisis de insumo-producto y
un análisis de flujo de agua y materiales) y, por otro, una evaluación de los recursos
hídricos (es decir, la evaluación y estudio sistemático de estos en relación con el
impacto humano, por ejemplo, evaluación de la demanda, estimación de tendencias,
análisis del uso y la calidad del agua). Al analizar el lado de la demanda, los
problemas de asignación de agua juegan un papel vital. Eventualmente, esta
evaluación puede conducir a un plan de desarrollo de recursos hídricos que describa
el estado, la gestión y el desarrollo futuro de los mismos en un área o cuenca
hidrográfica en particular.
Como primer paso para construir un pozo, se debe evaluar su ubicación, ya que es
crucial para su éxito y sostenibilidad a largo plazo. No solo está determinado por
factores físicos (por ejemplo, la geología, la hidrología, la proximidad al sitio real
de uso), sino también por factores "blandos" (por ejemplo, aceptación de la
comunidad, capacidades de operación y mantenimiento del pozo incluida la bomba,
el tipo del uso del agua, hábitos locales, etc.). Los habitantes de las comunidades
vecinas, así como ciertos tipos de vegetación (por ejemplo, plantas de banano,
juncos, caña de azúcar, palmeras datileras) pueden ser una buena fuente de
información sobre la presencia de aguas subterráneas poco profundas.
Una vez seleccionado el lugar donde estará localizado el pozo entonces se debe
perforar un agujero e instalar un revestimiento (tubería) permanente. De esta
manera, para acceder al agua subterránea los trabajos de perforación deben incluir:
romper o cortar la roca o suelo; retirar el material cortado del orificio y, de ser
necesario, proporcionar soporte a las paredes de este para evitar el colapso mientras
se perfora y, por último, ejecutar pruebas de bombeo y desarrollar el pozo.
3. Tipos de pozos profundos:
Los pozos pueden clasificarse en 3 tipos :
- Los pozos excavados (dug well en inglés).
- Los pozos hincados (driven well en inglés).
- Los pozos aforados o perforaciones (drilled well en inglés).
4. Como se excavan y construyen los pozos profundos
a. Los pozos excavados
Excavar el terreno con ayuda de un pico y una pala es la técnica más sencilla
y antigua.
También es la más extenuante, aunque resulta menos costosa. Requiere que
el suelo esté relativamente blando y que la capa freática no sea demasiado
profunda. A menudo, estos pozos están delimitados por piedras que los
refuerzan y evitan su derrumbamiento, aunque es altamente preferible
encubarlos (mantenerlos en vertical) con anillos de hormigón, que se pueden
realizar con facilidad en el mismo lugar mediante moldes.
También se pueden utilizar medios mecánicos de excavación menos rústicos
para reducir los esfuerzos físicos importantes.
Los pozos excavados no son muy profundos (normalmente tienen entre 10 y
20 m, y excepcionalmente llegan hasta los 30 o 40 m). Al ser poco
profundos, existe riesgo de contaminación y pueden secarse más fácilmente
que los otros tipos de pozos.

Excavación de un pozo en la región de Savanes (Togo) - Fotografía : Cáritas Dapaong


b. Los pozos hincados (o pozos con perforación de drenaje)
Pozos aforados en BURKINA FASO Fotografía : Cáritas Burkina
Los pozos hincados se realizan mediante deformación a través de un
movimiento de vaivén vertical de un tubo perforado con el extremo
puntiagudo y de pequeño diámetro (excepto en la técnica particular del
rozado) en un terreno friable, como la arena o la grava. A menudo se fija un
filtro o tamiz en la parte inferior del conducto para filtrar la arena y el resto
de partículas e impedir que penetren en los pozos.
Utilizando esta técnica, solo se puede extraer el agua situada a
profundidades medias de entre 15 y 100 m. Al igual que los pozos
excavados también están expuestos a la contaminación y la desecación,
aunque en menor medida.
Existen tres técnicas de perforación:
- La perforación por batido. El batido consiste en clavar un tubo provisto con
una punta que deja caer regularmente una herramienta pesada (la barrena de
perforación) por el extremo.
- La perforación por inyección de agua (o lanzamiento de agua). El
procedimiento consiste en inyectar agua a presión hacia el interior de un
tubo para facilitar la excavación del suelo y la evacuación de los escombros.
- La perforación por rozado. El rozado consiste en excavar el suelo
utilizando como base el propio entubado en posición vertical, que se hunde
bajo el efecto de su propio peso.
c. Los pozos aforados o perforaciones
Muchos de los pozos modernos son pozos aforados excavados por percusión
de una herramienta en el suelo o por la acción rotatoria de una herramienta
cortante (ahoyadora, taladradora, barrena) que gira alrededor de un eje
vertical y rompe y tritura las rocas, cuyos residuos suelen llevarse hasta la
superficie a través de lodos.
Pueden alcanzar hasta 300 m de profundidad.
Los pozos aforados pueden elaborarse a través de muchas técnicas:
Manualmente o empleando medios manuales de bajo coste (como los
taladros denominados ahoyadoras, que se hacen girar con la fuerza de los
brazos). Las técnicas más utilizadas son las siguientes:
- Perforación con ahoyadora (hand-auger drilling en inglés).
- Perforación por percusión (percussion drilling en inglés).
- Perforación por inyección o lanzamiento de agua (jetting en inglés).
- Perforación mediante eliminación de lodos (sludging en inglés).
Utilizando medios motorizados ligeros (bombas, compresores) para excavar
el terreno:
Perforación por martilleo en el fondo del agujero (rotary-percussion drilling
en inglés).
Perforación rotativa (rotary drilling en inglés).

Perforación de un pozo en TOGO - Fotografía : Cáritas Kara


5. Como se construye un pozo profundo
Se el método de construcción adecuado. La mayoría de los pozos se perforan pero
también pueden ser excava eligedos o impulsados, si las condiciones lo ameritan.
Los pozos perforados pueden abrirse con una barrena o cable giratorio, ser
estrellados con un cable de percusión o cortado con chorros de agua de alta presión.
Los pozos se excavan cuando hay agua suficiente cerca de la superficie y no hay
que excavar por roca densa. Después de que se hace un agujero con par de palas o
equipos de alimentación, se baja una caja en el acuífero y el pozo se cierra para
evitar la contaminación. Ya que estos son menos profundos que los pozos
perforados o impulsados, es más probable que se sequen cuando se está en tiempos
de sequía.
Los pozos son perforados con una punta de acero o una tubería, que está conectado
a una tubería solida. El agujero inicial debe de ser más ancho que la tubería, luego
se golpea el ensamblado hasta el suelo, verificando que las conexiones estén bien
apretadas hasta que llegue al acuífero. Se deben impulsar los tubos a mano a
profundidades de 30 pies (9 m) y con un motor de propulsión a profundidades de 50
pies (15 m). Ya que la tubería que se utiliza es de un diámetro pequeño 12 pulgadas
(1.25 m), a veces se necesita más de un pozo para proveer el agua necesaria.
Las barrenas pueden ser rotantes o de martillo y se pueden utilizar manualmente o
con un equipo. Estas funcionan mejor en suelos con arcilla para mantener la barrana
y no funcionan bien en suelos de arena o roca densa. Estos pozos pueden ser
perforados a profundidades de 15 a 20 pies (4.5 a 6 m) con la mano y hasta 125 pies
(37.5 m) con taladros de alimentación. Se utilizan tubos de diámetros entre 2 a 30
pulgadas (5 a 75 m).
Las excavaciones con cables giratorios pueden hacer más fácil la perforación. Se
puede perforar a profundidades de 1,000 pies (300 m). La creación de los agujeros
va desde 3 a 24 pulgadas (7.5 a 30 cm) de ancho. Mientras que puede perforar más
rápido a través de otros materiales, tiene problemas perforando a través de la roca y
el fluido de perforación hace que sea mas difícil identificar el material extraído.
Los cables de percusión funcionan como martinetes, funcionan con aire que suben y
bajan para pulverizar el suelo. Al igual que con el cable giratorio, el agua se utiliza
para aflojar y remover los materiales. Estos cables pueden perforar hasta el fondo
mismo, aunque mas lentamente y en un costo mayor, pero pueden romper cualquier
tipo de material.
Los chorros de agua de alta presión utilizan el mismo equipo que los cables
giratorios. Este método toma solo unos minutos, pero el agua de la perforación debe
de ser tratada para evitar la contaminación del acuífero cuando el nivel freático es
penetrado.
Una vez que el pozo haya sido perforado, se inserta la cubierta para evitar que el
agua sea contaminada por los lados del pozo. Esta carcasa es por lo general más
estrecha que el diámetro del agujero y es sellado en su lugar con un material de
inyección, generalmente arcilla o concreto. La carcasa se ejecuta a una profundidad
de 18 pies (5.5 m) y puede correr toda la longitud del pozo. Las pantallas para filtrar
la arena y la grava se insertan en la cubierta. Luego se cubre el pozo con un sello
sanitario y, a menos que el agua este bajo presión, una bomba se une para extraer el
agua a la superficie.
6. Como se mantiene un pozo profundo
La operación de pozos perforados comprende el bombeo y la limpieza del área
circundante, por lo que los miembros de la comunidad los pueden operar fácilmente
por sí mismos. Sin embargo, también se incluye el mantenimiento de la bomba
mecanizada o por fuerza humana, lo que requiere más habilidades y experiencia. Si
la bomba no funciona, la extracción de agua es imposible. En cuanto a todas las
fuentes de agua subterránea, la protección es vital para mantener la calidad del agua
y, por lo tanto, es una parte integral de cualquier plan de mantenimiento.