Вы находитесь на странице: 1из 15

EL VASO FRANÇOIS

RAFAEL AGUSTÍ TORRES

HISTORIADOR DEL MUNDO ANTIGUO Y ESPECIALISTA EN ARQUEOLOGÍA CLÁSICA

MIEMBRO DE LA CLASSICAL SOCIETY & SOCIETY OF ANCIENT LITERATURE (CAMBRIDGE


UNIVERSITY)
El Vaso François es un crátera, esto es, un tipo de recipiente cerámico
destinado a la mezcla del vino y el agua (tres partes de vino y una de agua,
ya que los griegos no bebían el vino puro). Fue la obra de dos artistas
griegos, el alfarero Ergotimos y el pintor Klitias, realizada hacia el año 570
a.C. y considerada la obra cumbre de la cerámica ática. Una inscripción
pintada sobre el mismo vaso nos dice el nombre de sus creadores:
“Ergotimos mepoiesen” (Ergotimos me hizo) y “megraphsen Kleitias”
(Klitias me pintó). Poiein y grafein se distinguen como dos actividades
diferentes en la cerámica en las firmas de las vasijas griegas desde
mediados del siglo VIII a.C., mientras que la primera firma “grafein”
aparece ya en el siglo VIII a.C., “poiein” está atestiguada en un recipiente
de mediados del siglo VII a.C. La inscripción aparece dos veces: una
primera con dos frases verticales insertas en la escena de la boda de Peleo
y Tetis y una segunda, no conservada en su totalidad, sobre una nave
representada en el cuello del vaso. Posteriormente, ya desde el comienzo
del siglo VII a.C. las firmas se multiplicarán en las cerámicas áticas. Estas
firmas muestran el elevado nivel social que tenían estos artesanos,
quienes hacían ricas ofrendas en la Acrópolis y cuyos vasos eran
exportados, con especial intensidad a Etruria, y vendidos a elevados
precios. La inclusión de sus firmas sobre los vasos indica que ellos eran
considerados más que simples artesanos por sus contemporáneos. Vemos
en los artífices del Vaso François un aumento de la iconografía de temas
mitológicos no concentrándose sobre los ciclos primitivos compuestos de
frisos ornamentales y animalísticos sino privilegiando los frisos figurados y
su iconografía que intenta competir con las grandes epopeyas homéricas.
Edmond Pottier calificó al Vaso François como la “Biblia ilustrada griega”.

Recibe el nombre en honor de su descubridor el arqueólogo Alessandro


François (1796-1857) descubridor también de la famosa tumba que lleva
su nombre. Los numerosos fragmentos del vaso fueron encontrados en la
necrópolis etrusca de Fonte Rotella en Chiusi entre los años 1844 y 1845
dispersos en dos túmulos funerarios que fueron ya saqueados desde
tiempos antiguos, pese haber sido buscados exhaustivamente, no han sido
encontrados por completo. Los fragmentos hallados fueron enviados a
Florencia para ser restaurados adecuadamente, este trabajo fue llevado a
cabo por el restaurador Vicenzo Manni, permitiendo una excelente
reconstrucción del objeto que fue adquirido y expuesto por el Museo
Nazionale Archeologico di Firenze (nº de inventario 4209). Después de la
primera reconstrucción, el 9 de septiembre de 1900, el vaso fue víctima de
un atentado realizado por un vigilante del museo que lo desintegró en 638
piezas, por lo que fue necesario hacer una segunda restauración. Durante
las inundaciones que afectaron Florencia en 1966, el vaso sufrió otros
daños por lo que fue necesario hacer una tercera restauración que se llevó
a cabo en 1973.

El Vaso François
Descripción.

La forma del vaso es clasificada como una crátera de volutas, esto es, una
crátera con asas en forma de voluta y pertenece al estilo decorativo de
cerámica de figuras negras. Tiene unas dimensiones de 66 cm. de altura
por 57 cm. de diámetro máximo, con la boca y cuerpo anchos, a fin de que
los comensales que acudían al simposio (beber vino con frutos secos o
cualquier tipo de frutas) pudiesen introducir sus propios vasos. El término
crátera procede de la palabra griega “Kérannumi” (mezclar), Dioniso
establece la relación entre el uso y la iconografía de este vaso ya que es el
dios griego del vino, de la viña, de la fiesta y del teatro, representado muy
frecuentemente con estos motivos, él ofrece el vino a los hombres. Se
trata de la primera crátera de volutas ática y una de las primeras de
Grecia. Los ceramistas posteriores ampliaron las volutas, adjuntaron una
apertura de labio, cambiaron la forma del pie, la forma de las piezas se
volverá más alta, pero el modelo de Ergotimos permanecerá como
ejemplo insuperable. Tiene seis frisos (más el pie) decorados con figuras.
Estamos ante el exponente de la plena maduración en la técnica y el estilo
miniaturista en la decoración. Lleva 270 figuras que forman escenas de
diferente índole. Las carreras de carros en honor de Patroclo, la caza del
jabalí de Calidón, el desembarco de los atenienses en el Ática después de
haber sido salvados por Teseo del Minotauro, la persecución de Aquiles a
Troilo, la procesión de los dioses ante la casa de Peleo a causa de su boda
con Tetis, Áyax llevando el cadáver de Aquiles, el regreso de Hefesto al
Olimpo, una Gorgona volando, Ártemis como Potnia Theron, la guerra de
los pigmeos contra las grullas, así como la representación de animales
orientalizantes o escenas de Centauromaquia son algunos de los temas
que figuran en dicha crátera.
Vaso François frisos centrales

Técnica y estilo.
Las partes blancas y las zonas repintadas en marrón están en gran parte
desaparecidas. El Vaso François se coloca al inicio del periodo maduro de
las figuras negras áticas, pero al mismo tiempo tiene algo del periodo
anterior: el uso del púrpura para el rostro de los hombres y la elaboración
del blanco directamente sobre la arcilla (esta última es causa de la pérdida
del pigmento) son algunos de los aspectos. El Vaso François retoma el
estilo corintio para la composición en frisos horizontales y el empleo de
figuras negras, las incisiones, los realces con pinturas marrón/roja y
blanca. Los motivos animalísticos y vegetales sobre el pie del vaso
representan los últimos vestigios del estilo corintio. En efecto, integrando
numerosos registros con figuras mitológicas, esta crátera es una obra de
transición entre el estilo más geométrico y vegetal del arte corintio y el
estilo ático que favorecerá la representación de un solo registro.
Importante en este sentido es también la subdivisión de las escenas en
distintas bandas ligeras que vendrá a ser abandonada en favor de la
escena principal representada, como en el estilo protoático. Los
fragmentos de la Acrópolis de Atenas (Acrópolis 1594) atribuidas a
Kleitias, los mejores conservados, muestran como las figuras femeninas
debían de aparecer sobre el Vaso François. El estilo orientalizante
(retomado por el estilo corintio) está presente: esfinges, leones, grifos
(animales salvajes y fantásticos), la decoración con palmetas, los
combates de animales salvajes, las Gorgonas. Algunos autores hablan de
influencias diversas y a veces contradictorias.

Escenas pintadas.
La decoración comprende la representación de escenas mitológicas y
decorativas cuyos temas están centrados sobre el ciclo narrativo del
personaje de la Ilíada, Aquiles y de su padre Peleo. Las escenas se
despliegan sobre siete registros superpuestos. Están representadas 270
figuras y 120 inscripciones explicativas. La dimensión vertical de las
bandas decorativas es variable para adaptarse con maestría a la superficie
del vaso y contribuyendo así a conferir movimiento a la decoración. La
narrativa se desarrolla de forma lineal en cada banda, en una dirección en
sentido contrario a las agujas del reloj, sin contraposiciones antitéticas,
fluida y narrativa, desprovista de cualquier rigidez.

Cuello: Teseo es la conexión entre la escena de la danza de los atenienses


en Creta, en la parte superior y la Centauromaquia por debajo de esa.

Registro superior:

Sobre el lado posterior encontramos a los 14 jóvenes atenienses que


habían sido enviados a Creta como sacrificio para el Minotauro, los cuales
bailan al lado de Teseo que los ha salvado y conduce la danza tocando su
lira; frente a Teseo se encuentra Ariadna. A la izquierda de la escena se
narra la llegada de la nave que los devolverá a su patria. Este es un
elemento iconográfico poco frecuente, los únicos otros ejemplos
parecidos que han llegado hasta nosotros proceden del propio Kleitias.
Pequeños fragmentos de dos vasos encontrados en la Acrópolis de Atenas
muestran imágenes de danza más grandes que las del Vaso François, parte
de los bailarines (Acróp. frag. 1596), el rostro de una mujer y la parte
trasera de una cabeza con la inscripción “(Eur)ysthenes”, que es el nombre
del quinto danzante a partir de la izquierda en el Vaso François (Acróp.
frag. 1598). Sobre el lado anterior (el que corresponde a la subyacente
procesión de los dioses que se dirigen hacia la casa de Peleo y Tetis)
encontramos el episodio de la caza del jabalí calidonio, en la cual
participan Meleagro, Peleo y Atalanta; la escena está flanqueada por dos
esfinges que están separadas de la misma por una banda de flores de loto
y palmetas. Esta escena simboliza la victoria de los hombres sobre la
naturaleza salvaje, un tema muy apreciado por los antiguos griegos.

Vaso François los atenienses y el barco del regreso a Atenas

Vaso François escena de la caza del jabalí calidonio

Registro inferior:

En un lado aparecen carreras de carros, evento principal de los juegos


fúnebres organizados por Aquiles, quien se halla de pie delante de un
trípode de bronce, en honor de Patroclo, descritas en el libro XXIII de la
Ilíada. De acuerdo a una vieja convención los premios, trípodes y lebetes
de bronce, son utilizados en la composición para llenar los espacios debajo
de los caballos. Los cinco competidores, entre los que se incluyen a
Diómedes y Odiseo, llevan el manto prescrito por las reglas de la
competición y tienen, además de las riendas, el aguijón para espolear a los
caballos. En este caso Kleitias no difiere mucho de la historia de Homero,
además hay poca variedad en la representación, como si estuviera poco
interesado en la narración y la descripción y mayormente inclinado hacia
el movimiento en contraste con la lenta procesión de la zona subyacente.

Vaso François escena de la carrera de carros

Sobre el lado opuesto se halla la escena de la Centauromaquia, esta es


una de las primeras escenas donde el protagonista no es Heracles, sino los
lapitas que combatieron a los centauros en Tesalia. La imagen de Kleitias
está compuesta de siete grupos (actualmente fragmentarios) con
numerosas superposiciones. Teseo aun no siendo un lapita, participa en la
batalla como amigo de Peritoo, uno de los grandes guerreros lapitas, la
escena incluye también la desaparición del héroe lapita Ceneo.
Vaso François lucha entre centauros y lapitas

Espalda: la procesión de los dioses en las bodas de Peleo y Tetis.

Sobre la espalda del vaso, en el punto de máxima expansión, se encuentra


la principal banda decorativa, con la procesión de los dioses en la boda de
Peleo y Tetis, que corre a lo largo de toda la circunferencia del recipiente.
Tetis aparece en una puerta entreabierta, Peleo está de pie y da la
bienvenida a los invitados a la boda. En función de una mejor
comprensión de la escena, Kleitias coloca frontalmente la casa de Tetis y
Peleo: es uno de los tres edificios representados en el vaso, importantes
para la historia de la arquitectura griega. Es un edificio de tímpano, con un
pórtico formado por la continuidad de las paredes laterales y con dos
columnas decoradas en los extremos. La procesión está encabezada por
Quirón (que da la mano a Peleo) e Iris. Siguen tres figuras femeninas
situadas al lado que son seguidas, a su vez, por Dioniso. En ninguna otra
parte Dioniso es representado de esta manera: tiene el paso alargado y un
ánfora llena de vino sobre la espalda, el rostro está representado
frontalmente y durante el periodo arcaico el rostro de frente no vuelve a
ser usado de nuevo. Los otros rostros frontales de este friso son
reservados a Caliope, una de las nueve Musas hijas de Zeus, que toca la
flauta de Pan, y a Hefesto. La escena de la boda la cierra Océano (un pez)
simbolizando el fin del mundo.
Vaso François procesión de los dioses ante la casa de Peleo y Tetis

El mito dice que la diosa de la discordia no había sido invitada a la boda y


por esta razón, la diosa habría proporcionado la manzana de oro que sería
el origen de la guerra de Troya a causa del juicio de Paris, y de la muerte
de Aquiles. Cerca de las asas el friso parece proseguir como si estuviera
superpuesto.

Vaso François procesión de los dioses en la boda de Peleo y Tetis

Vientre.

Registro superior: sobre el lado principal, bajo la boda, están


representados la emboscada de Aquiles a Troilo bajo los muros de Troya,
la ira de Apolo por la muerte de Troilo cerca del santuario dedicado al dios
y Príamo espantado por lo ocurrido. Los hermanos de Troilo, Héctor y
Polites, escondidos en las puertas de la ciudad, sobre las gradas, en los
huecos, se acumulan piedras para ser lanzadas contra los atacantes. En el
otro lado de la escena se ve el regreso de Hefesto al Olimpo, del cual había
sido expulsado por su madre Hera, y que viene acompañado por Dioniso y
su tiaso. En la mitad izquierda de la escena Hera es seducida con Zeus y
Afrodita en presencia de otros dioses; a la derecha Dioniso conduce el
asno sobre el que se encuentra montado Hefesto acompañado de sátiros
y ninfas. La de Dioniso en el Vaso François, es una representación precoz,
no anterior a principios del siglo VI a.C., también los sátiros acompañantes
sólo aparecen en los comienzos del siglo VI a.C. y los de Kleitias son,
además, más inusuales, no sólo porque tienen piernas equinas, colas y
orejas como en los vasos contemporáneos, sino porque su aspecto
general es delgado, equino y, diferentemente a la mayor parte de los
sátiros representados en la cerámica de figuras negras, para nada porcino.
Las cabezas de los sátiros de Kleitias, con sus narices aquilinas y cabellos
sobre la frente, son muy similares a las cabezas de los centauros aunque
con aspecto más salvaje y espantoso.

Vaso François escenas centrales (lucha entre centauros y lapitas y carrera


de carros) detalles de la decoración de las asas.

Registro inferior: aquí se encuentra un friso decorativo animalístico, con


grupos de animales y plantas. En el arte del periodo arcaico los animales
eran símbolo de temor y potencia, pero están presentados con elegancia y
apareciendo alguna novedad, como los grifos (además de esfinges) que
son por primera vez representados en los vasos áticos, una pantera y
leones atacando a toros, un jabalí y un ciervo. A continuación aparece una
banda decorada con rayos.
Asas.

Los sujetos son los mismos en ambas asas, con mínimas variaciones. Sobre
la superficie se encuentran, en el exterior, dos recuadros superpuestos: en
el superior aparece Ártemis alada como Señora de los animales (Potnia
Theron) y en el inferior aparece Áyax que lleva el cuerpo muerto de
Aquiles; en el interior aparece un recuadro con el Gorgoneion apotropaico
en el esquema arcaico de la “carrera a rodilla”. Ártemis alada fue un tema
frecuente en muchas partes de Grecia durante los siglos VII y VI a.C., pero
no en la zona del Ática. Está presente en el Vaso François porque
pertenece al mismo contexto que está representado en el friso inferior del
vientre del vaso. El grupo de Áyax y Aquiles es la más antigua
representación del tema en el Ática, forma parte del ciclo de Peleo y
Aquiles y es el momento final de la narración iniciada con la boda de Peleo
y Tetis, los padres de Aquiles.

Las Gorgonas se reflejan en el líquido del interior de la crátera, como


volando sobre el mar; Kleitias dejó otras dos cabezas de Gorgona: una
dañada, sobre el escudo de Héctor, en la escena con Troilo sobre este
mismo vaso, la otra es el principal apoyo de un soporte de uso incierto
que se encuentra actualmente en New York y que lleva, como en el caso
del Vaso François, la doble firma de Ergotimos y Kleitias.

Vaso François Ártemis representada como Potnia Theron


Vaso François Áyax llevando el cuerpo de Aquiles

Pie.

Sobre el pie del vaso, entre dos bandas decorativas, es representada la


escena cómica de la animada lucha (Geranomaquia) entre los pigmeos
que están montados sobre carneros, y las grullas venidas de Scytia,
primera representación de este tema iconográfico tomado de una cita de
la Ilíada (Ilí. 3. 1-6)

Vaso François decoración del pie


BIBLIOGRAFÍA

Amyx, D. A. Corinthian Vase Painting of the Archaic Period. 3 vols.


1988

Arias, P. & Hirmer, M. History of Greek Vase Painting. 1962

Beazley, John D. Potter and Painter in Ancient Athens. 1944

Beazley, John D. Attic Black Figure Vase Painters. 1956

Beazley, John D. Development of the Attic Black-Figure. University of


California Press, Berkeley, 1986

Boardman, John Les vases athéniens à figures noires. Thames &


Hudson, coll. “L´Univers de l´art”. 1996

Cook, Robert Manuel Greek painted pottery. Routledge, London &


New York, 1997

Lissarague, Fr. Vases grecs. Les Athéniens et leurs images. Hazan,


Paris, 1999

Minto, A. Il Vaso François. Firenze, 1960

Richter, G. M. A. Archaic Greek Art. 1949

Saphiro, H. A., Iozzo, M.; Lezzi-Hafter, Adrienne The François Vase: New
Perspectives (2 vols.) Akanthus proceedings 3. Kilchberg, Zurich: Akanthus,
2013

Torelli, Mario Le strategie di Kleitias. Composizione e programma


figurative del Vaso François. Mondadori Electa, 2007

Payne, H. Necrocorinthia. 1931

Veaach Noble, J. The Techniques of Painted Attic Pottery. New York, 1965

Williams. D. Greek Vases. London, 1985