Вы находитесь на странице: 1из 2

Página 1 de 2

HISTORIA DE LAS INSTITUCIONES MEDIEVALES.

I. LA TRANSICIÓN HACIA EL FEUDALISMO (ss. IV-X)

1. La crisis del Estado Antiguo. La evolución de las comunidades germánicas: los


visigodos.

2. Instituciones visigodas en la Península Ibérica.

3. La incidencia de la ocupación musulmana.

4. Repoblación y surgimiento de las nuevas formaciones políticas del norte peninsular.

II. LA IMPLANTACIÓN DE LAS INSTITUCIONES Y FORMACIONES


POLÍTICAS FEUDALES (ss. XI-XIII).

1. Ocupación de la tierra. La nobleza y los comienzos del dominio señorial.

2. Evolución y poderes de la institución monárquica. Las Curias.

3. Surgimiento, evolución e instituciones propias del concejo.

III. LA BAJA EDAD MEDIA (ss. XIII-XV).

1. La nobleza y el dominio señorial. Los estados señoriales.

2. La monarquía. Fundamentos, administración, justicia y hacienda.

3. Las instituciones de poder local: la evolución de municipios y concejos. Las cortes.

4. Cristalización de la jerarquía eclesiástica.

A lo largo del cuatrimestre se aborda el análisis y estudio en la evolución de las


instituciones presentes durante la Edad Media en la Península Ibérica. Se pretende
especialmente comprender el origen, transformación y supervivencia de las feudales, de
importancia básica no sólo para el período medieval, sino también para épocas
posteriores, en las que todavía habrá factores de continuidad con fenómenos anteriores.
Para poder entender bien la cristalización de las instituciones feudales se hace preciso
conocer a través de qué procesos, más o menos rápidos, se crearon, estudiando las
diferentes teorías al respecto, y las posibles peculiaridades que, en este sentido, pudiera
reunir la Península Ibérica. Todo ello enmarcado en el contexto social correspondiente.
Página 2 de 2

Por ello se hace necesario percibir los fenómenos de descomposición de las


sociedades antiguas, al menos de forma somera, durante un largo período que parece
culminar en los siglos X y XI, y la influencia de la ocupación musulmana.
Posteriormente, los reinos cristianos peninsulares se organizarán de acuerdo a criterios
feudales, más o menos particulares, que se hace necesario exponer de forma clara por la
importancia que tienen en momentos más avanzados. Finalmente, la Baja Edad Media,
desde mediados del siglo XIII aproximadamente, irá desarrollando, a partir de los
primeros elementos de tipo feudal, una red institucional que, de forma más o menos
efectiva, irá poniendo las bases de lo que se conoce en la actualidad como Estado
Moderno.

Los criterios básicos a tener en cuenta para el estudio de la asignatura se basan sobre
todo en la influencia de la interculturalidad (diversidad y convivencia de las
sociedades medievales, sus precedentes y consecuencias; por ejemplo, la incidencia
musulmana y del resto de Europa); en la idea de evolución (toda estructura político-
social no permanece inalterable); en el peso de lo social (diversidad de grupos, clases
sociales, y sus modos de relación, la organización del poder); y en el ejercicio de la
crítica histórica (inexistencia de verdades históricas absolutas, búsqueda de la mayor
objetividad posible, utilización de un vocabulario preciso, etc.).