Вы находитесь на странице: 1из 4

Teoría celular, La celula, y funciones

de los Organelos
La teoría Celular.
La células fueron descubiertas en 1665 por el científico inglés Rober Hooke, cuando hacia
observaciones en una lámina de corcho a través de un microscopio, el observó pequeñas
estructuras, similares a un panal de abejas, a las que le dio el nombre de células.
200 años después y con el perfeccionamiento del microscopio y las observaciones de muchos
científicos entre los que se destacaron los alemanes Mathias Schleiden (1804-1881) y Teodore
Schwann (1810-1882), se entendió la verdadera importancia del descubriendo de Hooke y se
postuló la Teoría Celular.
Teoría Celular.
Sostiene que:
• La célula es la unidad estructural funcional o fisiológica de todos los seres vivos. Todos los
organismos. Todos los organismos desde los más simples hasta los más complejos, están
compuestos por células.
• La célula es la unidad funcional o fisiológica de todos los seres vivos. En ella ocurren todos los
procesos que realizan los seres vivos como la nutrición, eliminación de desechos y la respiración,
entre otros.
• La célula es la unidad reproductiva o de origen de los seres vivos. Todos los seres vivos
provienen de células preexistentes.

La Célula.
La célula es nuestra unidad estructural, ya que todos los seres vivos están formados por células;
es la unidad de función, porque de ella depende nuestro funcionamiento como organismo y es la
unidad de origen porque no se puede concebir a un organismo vivo si no está presente al menos
una célula. Por sus aportaciones, Theodor Schwann y Mathias Schleiden son considerados los
fundadores de la Teoría Celular Moderna.
Clases de Células
Si estudiamos los seres vivos, podemos notar que todos están compuestos por células, en las
células de cualquier organismo hay cuatro componentes básicos.
• La membrana celular.
• El material genético.
• El citoplasma y
• Los organelos.
Sin embargo existen diferencias en la manera como estos se disponen en las células de los seres
vivos.
En la naturaleza existen dos tipos de células: las células Procariotas y las células Eucariotas.
Células Procariotas.
Son propias de los seres más sencillos que existen como las bacterias y las cianobacterias que
conforman el reino mónera. Estas células se caracterizan porque su material genético se encuentra
flotando en una región del citoplasma conocida como nucleoide. Como el material genético no
está protegido por una envoltura, las células procariotas carecen de núcleo definido, de hecho
procariota significa, “antes del núcleo”.
Igualmente, las células procariotas prácticamente carecen de organelos, solo cuentan con
diminutas estructuras llamadas ribosomas que, son indispensables para fabricar sustancias
esenciales para el funcionamiento celular.

Células Eucariotas.
Son características de los organismos pertenecientes a los reinos: protista, hongo o fungí, vegetal
y animal. Son más grandes que las procariotas y tienen una organización más compleja. Porque
poseen más estructuras que realizan funciones específicas.
Su material genético se encuentra rodeado y protegido por una envoltura que forma una estructura
conocida como núcleo.
De hecho, la palabra eucariota significa literalmente “verdadero núcleo”. Las células eucariotas
también poseen membranas internas que forman diversos compartimientos donde se ubican
pequeñas estructuras con funciones específicas (los llamados organelos).

LA CÉLULA EUCARIOTA
Hace cerca de un siglo ya se sabía que las células eucariotas tenían membrana celular, un nucleo
y una región semilíquida conocida como citoplasma. También se pensaba que esta debía tener
estructuras internas para realizar todas sus funciones, pero estas estructuras eran tan pequeñas
que no se podían estudiar. Fue entonces en el año 1950 con el desarrollo de la microscopía
electrónica que dichas estructuras pudieron ser vistas. Los científicos las llamaron ORGANELOS,
por su similitud con los órganos del cuerpo.
A continuación vamos a estudiar cada una de estas estructuras y organelos en la célula.
LA MEMBRANA CELULAR.
Es una delgada capa que delimita, cubre, protege y comunica a las células, gracias a esta
membrana el interior de la célula tiene características diferentes a las del medio que las rodea.
Para mantener estas diferencias y realizar sus funciones vitales, la célula deben intercambiar
sustancias con su medio ambiente. Por ejemplo, incorporar nutrientes, evitar el ingreso de
sustancias toxicas y permitir que salgan desechos. La membrana celular constituye la superficie a
través de la cual ocurre este intercambio.
No todas las sustancias pueden atravesar la membrana celular ya que esta tiene una
permeabilidad selectiva que le permite conservar la integridad de la célula y la estabilidad interna,
homeostasis, sin verse afectada por los cambios que suceden en el medio extracelular (fuera de la
célula).
Esta característica se debe principalmente a su estructura la cual está compuesta por Lípidos,
proteínas y carbohidratos.
• Los lípidos son sustancias que no se disuelven en agua (grasas), forman una doble capa en la
membrana celular.
• Las proteínas se encuentran dentro de la doble capa de lípidos, y pueden ser periféricas
cuando se encuentran en el límite exterior de la membrana o integrales cuando atraviesan la
membrana. Las proteínas sirven para el intercambio entre el interior y el exterior de la célula sobre
todo a las macromoléculas.
• Los carbohidratos se encuentran sobre la superficie de las proteínas y participan en procesos
de reconocimiento celular, por ejemplo son un tipo de células sirven para defender a nuestro
cuerpo de agentes nocivos.
En conclusión la membrana celular sirve para aislar el interior de la célula con el medio exterior,
regula el intercambio de sustancias y comunica las células para que puedan establecer relaciones
con otras células.

EL NÚCLEO.
Generalmente es la estructura más grande y visible de las células; desde él se coordinan todas las
actividades que la célula realiza, se podría considerar como un centro de operaciones. Dentro del
núcleo se encuentra la información genética de los seres vivos en una molécula llamada ácido
desoxirribonucleico o ADN. En ella están codificadas las instrucciones para fabricar una célula
idéntica y para que el organismo sintetice (fabrique) las proteínas que necesite para su
funcionamiento.
Dentro del núcleo hay una estructura llamada nucléolo, rico en ARN, o ácido ribonucleico, que se
encarga de sintetizar unos organelos llamados diminutos llamados ribosomas.
El núcleo en la célula eucariota se encuentra rodeado por una membrana. Esta se conoce como
envoltura nuclea y se extiende en citoplasma para formar parte de los organelos celulares. A lo
largo de la envoltura nuclear hay ribosomas y poros que conectan el interior del núcleo con el
citoplasma. A través de los poros salen y entran sustancias haciendo posible, por ejemplo, parte de
la información genética salga del núcleo, y que según esta formación que salió se formen en el
citoplasma las moléculas y sustancias necesarias para la célula.

EL CITOPLASMA.
Incluye todo lo que hay entre la membrana y el núcleo celular, en este hay aguas, sales, sustancias
orgánicas, gran cantidad de nutrientes y pequeñas estructuras conocidas como organelos
celulares, cada uno de estos realiza funciones específicas.
LOS ORGANELOS CELULARES.
Son diminutas estructuras inmersas en el citoplasma celular realizando actividades que permiten el
funcionamiento celular.
Los Ribosomas son los encargados de traducir la información contenida en el ADN y sintetizar,
de acuerdo a esta información, las proteínas que necesita el cuerpo. Se encuentran libres en el
citoplasma o asociados a otro llamado Retículo endoplasmático.
Retículo Endoplasmático.
Es una extensa red de membranas que se desprenden de la envoltura nuclear y se extienden en el
citoplasma. En el retículo endoplasmático se sintetizan moléculas como las proteínas, a partir de la
información contenida en el ADN, que traducen los ribosomas. Existen dos tipos el retículo
endoplasmático liso y el retículo endoplasmático rugoso.
Retículo endoplasmático rugoso (RER).
Debe su nombre al aspecto que le dan los ribosomas adheridos a su superficie. Es responsable de
producir proteínas que son utilizadas fuera de la célula. A medida que las sintetiza las lleva a su
interior. Cuando las proteínas están listas, las empaca en vesículas transportadoras que se
encargan de llevarlas a su siguiente destino, este retículo también es el responsable de la
producción de membranas.
Retículo endoplasmático Liso.
Carece de ribosomas sobre su superficie y participa en diversos procesos como la síntesis de
lípidos y hormonas, el procesamiento de los carbohidratos y la desintoxicación del organismo.
Aparato de Golgi
Está compuesto por un conjunto de estructuras parecidas a sacos, que se encuentran apilados
unos cerca de otros, estos reciben las vesículas producidas por el retículo endoplasmático, las
almacena y, en algunos casos la modifica para luego enviarlas a un destino dentro o fuera de la
célula, además se encarga de producir nuevos organelos llamados lisosomas.
Lisosomas.
Funcionan como un sistema digestivo celular, contiene unas sustancias llamadas enzimas, que son
necesarias para que la célula pueda romper o fragmentar los alimentos. Los lisosomas se unen a
las vacuolas digestivas que almacenan y transportan el alimento, o se adhieren a organelos viejos
para destruirlos y fomentar así su renovación.
Cuando los lisosomas y las vacuolas se encuentras sus membranas se fusionan (unen) de manera
que el alimento entran en contacto directo con las enzimas. Las enzimas rompen las moléculas
que componen los alimentos y así, dejan libre los nutrientes. Con ellos , los ribosomas fabrican o
sintetizan nuevas sustancias necesarias para el funcionamiento celular.
Las vacuolas.
Son sacos formados por membranas que cumplen diferentes funciones entre la que se incluye el
almacenamiento, el transporte y la excreción o eliminación de sustancias. Algunos organismos,
como las amebas, transportan alimentos hasta los lisosomas para que allí sean digeridos. En otros
organismos se encargan de bombear agua hacia afuera de la célula para que esta no se reviente.
En algunas plantas sirven para almacenar nutrientes y sustancias de desecho, y además son
esenciales para su crecimiento ya que las células se alargan a medida que las vacuolas
almacenan aguas.
Las mitocondrias.
Son las centrales energéticas de las células, en ellas se lleva a cabo el proceso de la respiración
celular allí la energía química se contenida en los carbohidratos y los lípidos es liberada y
transformada en energía biológica, de manera que pueda ser usada por las células para realizar
sus funciones vitales.
Las mitocondrias se encuentran en casi todas de las células de plantas, animales, hongos y otros
pequeños seres microscópicos llamados protistas. Algunas células tienen una sola mitocondria, sin
embargo la mayoría casi siempre tiene cientos y más activas pueden llegar a tener miles.
El Citoesqueleto.
Es una red de diminutas fibras que se encuentra a lo largo de todo el citoplasma. Recibe este
nombre porque cumple funciones similares a la de nuestro esqueleto: ayuda a dar soporte y a
mantener la forma de las células; de hecho en este se encuentran soportados o anclados varios
organelos.
El Citoesqueleto también participa en otra gran cantidad de procesos como por ejemplo el
movimiento celular, como el producido por los cilios y los flagelos, y por medio de este se
desplazan diferentes moléculas a través del citoplasma.
A diferencia de nuestro esqueleto, el Citoesqueleto puede ser armado y desarmado de acuerdo
con las necesidades de la célula. Y así por ejemplo es posible que los organelos cambien de
posición y también participa en la reproducción celular.
Los centrosomas.
Son pequeñas estructuras que se encuentran cerca del núcleo, a partir de las cuales crecen los
microtúbulos que forman el Citoesqueleto.