Вы находитесь на странице: 1из 3

Cap.

I: La Psicología y el ser humano

El término Psicología data del siglo XVI, pero aun en el siglo XVIII no era muy utilizado. Se difundió
posteriormente con Kant. Comte no la incluyó en su clasificación de las Ciencias. Aun en la
actualidad, tiene que enfrentar muchas resistencias.

Bleger parte de la afirmación de que la Psicología debe estudiar seres humanos reales y concretos,
no fenómenos abstractos, como la conciencia, el alma o la mente. Para Bleger, no hay alma,
psique, conciencia o mente, sino fenómenos psicológicos o mentales.

Importa también la concepción de hombre que se tenga en cada momento histórico.

El mito del hombre natural

Existencia de un estado natural del ser humano, que ha sido distorsionado por la influencia de la
civilización. Lo ideal es lo natural; lo socialmente adquirido es artificial.

Se postula al hombre natural como bueno, pero sus cualidades se pierden o perturban por la
influencia de la organización social.

Rousseau: la cultura (las artes y las ciencias) es artificial, por lo cual, produce la decadencia del ser
primitivo, esencialmente bueno, apartándolo de su relación con la naturaleza.
Klages: sostuvo una oposición entre alma y espíritu. El alma tiene una relación directa con la
naturaleza y el espíritu es la fuerza racional que la destruye.
Lessing: desarrolla el "naturalismo" como la fuente auténtica de la vida, distorsionada por la
acción de los hombres.

En la actualidad, no existe el hombre natural; esta teoría es la prolongación de la creencia religiosa


que supone al hombre engendrado de forma pura por Dios para luego sufrir una caída en el
pecado y la culpa. Es una ideología.

Las investigaciones antropológicas han demostrado que los individuos de culturas primitivas
tampoco son seres naturales, ya que su personalidad está determinada por la estructura de su
organización social.

El hombre es un producto histórico, que transforma la naturaleza y, en ese proceso, crea la


cultura. Se forma una nueva naturaleza: la humana.

El hombre aislado

Esta teoría supone que el ser humano es un ser aislado, no social. Un problema que se planteaba a
la Psicología era el de investigar cómo los seres humanos entran en relación los unos con los otros,
y por ello se emitió la hipótesis de un instinto gregario o de la libido.

Esta teoría está relacionada con al del hombre natural, pero ambas dejan de lado el hecho de que
el hombre sólo es tal en función de un ser social. Aun este hombre aislado es un ser social.

Ya desde la vida intrauterina, el ser humano se relaciona con otros. El problema se invierte en la
actualidad: ya no se trata de saber cómo los individuos aislados se convierten en seres sociales,
sino de cómo los integrantes de una cultura llegan a convertirse en hombres aislados.

El hombre abstracto

Consiste en estudiar al ser humano como aislado de las situaciones reales, históricas y presentes,
en las que transcurre su vida, se forma su personalidad y se establecen sus relaciones.

La abstracción conduce tanto a la concepción del hombre aislado como a la del hombre natural,
descartando lo social y cultural.

Por el contrario, la Psicología moderna tiende a considerar todos los fenómenos psicológicos como
derivados de determinadas relaciones e interacciones concretas del ser humano, como ser social.
Diferente de la Psicología tradicional, que estudia al hombre en general.

Antinomia Individuo-Sociedad

Es una falsa antinomia que supone que el individuo está limitado o distorsionado por la
organización social. Se relaciona con la concepción del hombre aislado, en cuanto supone que para
lograr los beneficios de la vida social, los seres humanos hemos tenido que sacrificar la satisfacción
de las tendencias individuales, que son incompatibles con las normas sociales y la organización
cultural en general.

Se considera malo y animal al hombre y se le atribuye todos los desajustes de la organización


social. Es lo contrario del mito del hombre natural, en el cual, el hombre es bueno y la sociedad es
mala.

Hay una permanente y estrecha relación entre individuo y sociedad, y sólo se puede comprender
el uno por el otro. Como seres humanos, dependemos de la naturaleza, de nuestros semejantes y
de la organización social para satisfacer necesidades.

Antinomia Innato-Adquirido

Está muy relacionada con otras antinomias, como: naturaleza-sociedad, herencia-aprendizaje, etc.
Todas las teorías que luchan por mantener el concepto de una naturaleza y una sociedad fija e
inmutable, se adhirieron a las teorías que postulaban lo innato; las teorías que promueven el
mejoramiento y el progreso de la organización social pusieron el énfasis en el aprendizaje, lo
adquirido, el cambio y el desarrollo.

El ser humano

La concepción dialéctica, en contraposición con las antinomias, considera la unidad e


interdependencia de todos los fenómenos y a ver las antítesis como fases o momentos de un
proceso.

El ser humano se caracteriza por:

a) Su condición de pertenecer a la naturaleza humana: su condición de ser social hace que con el
tiempo se estructure una síntesis integrada de naturaleza y sociedad.
b) Su condición de ser concreto: pertenece a determinada cultura, clase social, grupo étnico o
religioso. Esta pertenencia integra su ser y personalidad.
c) Su condición de ser social: llega a ser un ser humano por la incorporación y organización de
experiencias con los demás individuos.
d) Su condición de ser histórico, tanto individual como socialmente, es el producto de un
desarrollo.
e) Porque el medio ambiente del ser humano es un ambiente social.
f) Porque no puede conocerse la condición del ser humano por pura reflexión; el conocimiento
está socialmente condicionado.
g) Porque el hombre es el único ser vivo que puede pensarse a sí mismo como objeto, utilizar el
pensamiento, crear un lenguaje, prever y planificar su acción, utilizar instrumentos y técnicas para
modificar la naturaleza. Puede producir sus medios de subsistencia.
h) La creación de sus medios de subsistencia es la matriz fundamental de todas
las relaciones humanas.