Вы находитесь на странице: 1из 2
GUÍA PARA EL FACILITADOR

GUÍA PARA EL FACILITADOR

LECCIÓN 1.

Objetivo: Conocer la naturaleza del reino de Dios.

Introducción

Mencione al grupo lo siguiente: Dios estaba estableciendo un reino, diferente a los de este mundo. Este reino fue traído por Jesús, el Rey. Este pasaje nos ayudará a comprender el verdadero concepto del reino de Dios.

a comprender el verdadero concepto del reino de Dios ” . Leer: Hechos 1: 6-7. Para

Leer: Hechos 1: 6-7.

Para Conversar (permita tiempo para que las personas participen en cada pregunta).

tiempo para que las personas participen en cada pregunta). 1. Todos conversan acerca de lo que

1. Todos conversan acerca de lo que sucedió en el relato bíblico.

Haga un resumen breve con sus propias palabras sobre lo que sucedió.

breve con sus propias palabras sobre lo que sucedió. 2. ¿Qué significaba esta pregunta: “ ¿Señor

2. ¿Qué significaba esta pregunta: “¿Señor restaurarás el reino a Israel en este tiempo?

Los discípulos estaban todavía pensando en un reino político de la nación de Israel, en el cual Jesús

sería el Rey; y esperaban ser liberados de la opresión romana. Ellos creían que sería un gobierno como el que tenían otras naciones. Los discípulos estaban pensando en el gobierno futuro. Conocían la profecía de Ezequiel 36:24-27. También sabían que la promesa de Dios a Abraham no incluía solamente a su simiente y la bendición sobre todas las naciones, sino también la tierra.

Pero los discípulos no habían entendido el verdadero concepto del reino de Dios. Ni entendían que los tiempos de Dios son diferentes a los de los seres humanos; porque sus caminos son más altos que los nuestros (Isaías 55:8-9). En esta parte del proyecto de Dios, no estaba el gobernar el mundo de la manera que ellos lo concebían, lo cual ocurrirá en el futuro; sino el introducir un reino espiritual que los liberaría de la tiranía de Satanás.

espiritual que los liberaría de la tiranía de Satanás. 3. ¿Cuál fue la respuesta de Jesús?

3. ¿Cuál fue la respuesta de Jesús?

En la respuesta que hizo Jesús, él no negó que seguía siendo parte del plan de Dios la restauración

del reino, el gobierno de Dios y la teocracia. Explió que el futuro le pertenece a Dios, y no a los hombres (Deuteronomio 29:29; Marcos 13:32).

Jesús aclara que todavía no era el tiempo para restaurar el reino terrenal a Israel; que su reino no era de este mundo (Juan 18:36).

Además, que el reino de Dios no era sólo para Israel, sino que el evangelio de salvación era para todas las naciones de la tierra. Ver: Mateo 28:19; Salmo 86:9; Isaías 2:2; Lucas 24:47 y Apocalipsis 7:9.

Jesús les relata una parábola en Lucas 19:11,12, hablando de que Él regresaría con poderes para gobernar, como ellos lo esperaban; con lo que les mostraba que eso no ocurriría ya, sino que pasaría primero un largo tiempo.

1

GUÍA PARA EL FACILITADOR

GUÍA PARA EL FACILITADOR

Para Poner en Práctica (¿Qué debemos hacer?)

FACILITADOR Para Poner en Práctica (¿Qué debemos hacer?) 4. ¿Cuál es entonces la esencia del Reino

4. ¿Cuál es entonces la esencia del Reino de Dios?

Dios establece un reino espiritual, no político, porque Él es Espíritu (Juan 4:24; Romanos 14:17). Y

el reino de Dios es totalmente diferente a los gobiernos de este mundo.

El reino de Dios no es para una sola nación, sino para toda persona, de todo lugar (Mateo 24:14; Salmo 22:27).

Que para entrar en este reino, debemos nacer de nuevo o nacer espiritualmente, es decir creer en Cristo para salvación (Juan 3:5). Recibe a Cristo hoy para salvación, y así, ser parte del reino de Dios.

Decisión y Oración

Para finalizar esta parte de la enseñanza, se invita a los participantes a reflexionar sobre las verdades bíblicas y a tomar acciones. El facilitador hace la oración final.

y a tomar acciones. El facilitador hace la oración final. “ Señor, te doy gracias porque

Señor, te doy gracias porque has traído tu reino a mi vida, y la salvación por medio de Jesús. Gracias porque me has dado la gracia para pertenecer a este reino. Te pido que me ayudes a vivir fielmente para ti. Amén”.

2