Вы находитесь на странице: 1из 2

PRINCIPIOS DEL DERECHO LABORAL

Los definimos aquellas líneas directrices o postulados que inspiran el sentido


de las normas laborales y configuran la regulación de las relaciones de trabajo
con arreglo a criterios distintos de los que pueden darse en otras ramas del
Derecho.

Principio tutelar o protector


Este principio alude a la función esencial que cumple el ordenamiento jurídico
laboral, esto es, el establecer un amparo preferente a la parte trabajadora, que
se manifiesta en un desigual tratamiento normativo de los sujetos de la relación
de trabajo asalariado que regula, a favor o en beneficio del trabajador.

Principio de la continuidad de la relación laboral


Este principio, reconocido a favor del trabajador persigue que las relaciones
laborales sean estables. Esto porque se ha concebido al contrato de trabajo
como una relación jurídica indefinida, estable y de jornada completa, de tal
manera que asegure la continuidad de la permanencia del trabajador en la
empresa, protegiéndola de rupturas e interrupciones y limitando las facultades
del empleador de ponerle término.

Principio de supremacía de la realidad


Puede definirse este principio señalando que en caso de discordancia entre lo
que ocurre en la práctica y lo que surge de documentos o acuerdos, debe
darse preferencia a lo primero.

Principio de razonabilidad
Es un principio bastante general que establece la idea de lo razonable como
criterio interpretativo de aquellas situaciones en que producto de errores,
confusiones, de simulación o de fraude es necesario establecer el verdadero
alcance de las cláusulas o de las situaciones jurídicas, para no generar
arbitrariedades o injusticias que no resulten razonables.

Principio de la irrenunciabilidad de los derechos laborales


Este principio plantea la imposibilidad jurídica de privarse voluntariamente de
una o más ventajas concedidas por el Derecho del Trabajo.

Principio de libertad sindical


Este es un principio referido a la génesis, aplicación e interpretación del
Derecho Colectivo del Trabajo.
Principio de irrenunciabilidad de derechos

En Derecho laboral, se conoce como principio de irrenunciabilidad de derechos


a aquel que limita la autonomía de la voluntad para ciertos casos específicos
relacionados con los contratos individuales de trabajo.

Bajo este principio, el trabajador está imposibilitado de privarse,


voluntariamente, de las garantías que le otorga la legislación laboral, aunque
sea por beneficio propio. Lo que sea renunciado está viciado de nulidad
absoluta. La autonomía de la voluntad no tiene ámbito de acción para los
derechos irrenunciables. Esto evidencia que el principio de la autonomía de la
voluntad de Derecho privado se ve severamente limitado en el Derecho laboral.

Así, un trabajador no puede renunciar a su salario, o aceptar uno que sea


menor al mínimo establecido por el ordenamiento; si la jornada de trabajo diaria
máxima es de 12 horas, un trabajador no puede pedirle a su empleador que le
deje trabajar durante 18 horas.

Principio de primacía de la realidad

En Derecho laboral, este criterio protector significa que en caso de discordancia


entre lo que ocurre en la práctica y lo que surge de los documentos o acuerdos,
debe darse preferencia a lo primero, es decir, a lo que sucede en el terreno de
los hechos. (siempre que sea en beneficio del trabajador)

Este criterio se fundamenta en la inferioridad del trabajador, quien puede ser


objeto de abusos que sólo pueden subsanarse con la primacía de los hechos
sobre las formas, las formalidades. La principal manifestación de este criterio
se da cuando se trata de disimular a un trabajador subordinado baja la
apariencia de ser un trabajador independiente contratado a honorarios. Los
desajustes entre los hechos y la forma pueden tener distintas causas:
a) Intención deliberada de fingir o simular una situación jurídica distinta de la
real.
b) Provenir de un error.
c) Por falta de actualización de datos.
d) Falta de cumplimiento de requisitos formales.