Вы находитесь на странице: 1из 8

Los más importantes filósofos de la Edad Antigua

Tales de Mileto (625 a.C – 547 a.C, Grecia)

Podría considerarse a Tales como el iniciador de la Escuela de


Mileto, una de las primeras corrientes filosóficas de la Edad Antigua.

Matemático, geómetra, físico y legislador, además de filósofo, sus


principales aportes fueron el desarrollo de la especulación científica,
el pensamiento deductivo y la filosofía griega.

Dos teoremas geométricos de enseñanza en todas las escuelas del mundo llevan su
nombre. Pero fundamentalmente Tales es el primer filósofo occidental del que se tiene
registro en su intento por explicar de manera racional algunos fenómenos planetarios.

Anaximandro de Mileto (610 a.C – 547 a.C, Grecia)

Junto a su mentor Tales, Anaximandro fue uno de los iniciadores de la Escuela de Mileto
y además de filósofo era geógrafo, disciplina con la cual obtuvo gran reconocimiento al
ser el primero en decir que la Tierra era cilíndrica y configurar uno de los primeros mapas.
Sus principales ideas están asociada al principio de todas las cosas y a lo ilimitado.
Además, fue uno de los primeros filósofos en hablar sobre la evolución de las especies, al
considerar que el agua era el origen de todo.

Anaxímenes de Mileto (590 a.C – 524 a.C, Grecia)

Discípulo de Tales y compañero de Anaximandro, Anaxímenes es el tercer eslabón de la


Escuela de Mileto. Su aporte se centra en la concepción del aire como un elemento
central del origen de todo, basándose en un método cuantitativo de observación sobre la
respiración humana.

Parménides de Elea (530 a.C – 470 a.C, Italia)

“Nada en el mundo puede contradecir lo que es necesario desde el punto de vista del
pensamiento”, esa podría decir una de las premisas de su único poema en el cual analiza
el ser y el ente. Con estos conceptos Parménides dio inicio a la escuela eleática.

Zenón de Elea (495 a.C. – 430 a.C, Italia)


Discípulo y continuador del pensamiento de Parménides, su pensamiento cambió tras un


encuentro con Sócrates. Murió queriendo liberar su patria de Nearco.

Sus principales aportes fueron el pensamiento paradójico, y los conceptos sobre


movilidad (con el ejemplo a Aquiles y la tortuga) y la pluralidad.

Meliso de Samos (471 a. C – 431 a. C, Grecia)

Defensor de la tesis de la unidad de lo existente, fue el autor del precepto de que para
llegar a ser algo hay que tener un origen, por lo que considera que no existía el vacío,
justamente porque no llega a ser.

Además, fue uno de los iniciadores de la teoría de que los sentidos sólo puedan dar
opiniones, lo que no permite entender la verdad de las cosas.

Empédocles de Agrigento (495 a.C – 435 a.C, Grecia)


La noción de los cuatro elementos (agua, aire, tierra y fuego) es la evolución de las ideas
de Empédocles sobre la cuatro raíces, unidas por el amor y separadas por el odio.

Estas raíces constituyen al hombre y están sometidas a dos fuerzas: verdad y corrupción.
Por su originalidad y la conservación de sus escritos, Empédocles fue uno de los filósofos
más discutidos sobre la Edad Antigua.

Aristóteles (384 a.C – 322 a.C, Grecia)

Discípulo de Platón, Aristóteles fue uno de los tres grandes maestro de la filosofía
occidental y debe su reconocimiento a su rigor metodológico y a un vasto campo de
análisis e influencias.

Podría decirse que es el configurador del pensamiento europeo teológico, que sirvió como
organizador de la sociedad. Empirista, metafísico y crítico, es el iniciador de la lógica, por
sus teorías sobre los silogismos, y la ética.

Platón (427 a.C – 347 a.C, Grecia)


Otro de los grandes maestros, Platón es el eslabón entre Sócrates (su maestro) y
Aristóteles (su discípulo). Fue el fundador de la Academia, la gran institución filosófica de
la antigüedad. Platón es una de las figuras más importantes del pensamiento filosófico
moderno.

A diferencia de sus contemporáneos, no escribía en forma de poema sino que lo hacía


con formato de diálogo. Su trabajo son 22 obras, que se conservan hasta hoy.

Podría dividirse su filosofía en dos análisis: el conocimiento, con sus estudios sobre la
naturaleza del conocimiento; y la moral, a la que le atribuía un rol fundamental en la vida y
la felicidad humana.

Sócrates (470 a.C – 399 a.C, Grecia)

¿Será el gran maestro de la filosofía universal? La respuesta es una discusión que


perdurará siempre, de hecho se divide el pensamiento filosófico en presocrático y
postsocrático.
Sócrates es uno de los grandes maestros y es el que inició toda una manera de
pensamiento que continuaron Platón y Aristóteles en la Edad Antigua.

Fue condenado a muerte por despreciar a los dioses y murió envenenado con cicuta. No
dejó ninguna obra escrita por lo que sus saberes se desprenden del relato de sus
continuadores.

El argumento inductivo, el pensamiento sobre la moral y la definición general, son sus


grandes aportes. Su método principal era el diálogo con cualquier ser humano en lugares
públicos.

Pitágoras (569 a.C – 475 a.C, Grecia)

Considerado el primer matemático de la historia, Pitágoras fundó toda una escuela de


pensamiento (de orientación religiosa) que lleva su nombre y ha influido a filósofos hasta
la actualidad.

Sus conceptos fueron centrales para el desarrollo de la matemática, la filosofía racional y


la música, donde sus ideas sobre la armonización aún se mantiene vigentes.

Pero también influyó en la cosmovisión y astronomía. Siempre será recordado por el


Teorema de Pitágoras, que reza: “En todo triángulo rectángulo el cuadrado de la
hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos”.

Leucipo de Mileto (sin datos, Grecia)


Leucipo de Mileto. Fuente imagen: Wikimedia.org.


La figura de Leucipo es centro de innumerables discusiones, sobre todo por la falta de
datos fehacientes sobre su vida, lo que pone en duda su existencia y se le nombra como
una invención de Demócrito.

Pero de todas maneras se lo considera el fundador del atomismo, teoría que sostiene que
la realidad está formada por partículas infinitas, indefinibles y variadas.

Demócrito (460 a.C – 370 a.C, Grecia)

Conocido como “el filósofo que ríe”, Demócrito era definido con un carácter extravagante,
que se le atribuye a su estudio con magos. Negaba la existencia de Dios y creía en la
autocreación de la materia.

Se destacó por sus aportes a la geometría y la astronomía, además de su colaboración


con el nacimiento del atomismo.

Zenón de Citio (333 a.C – 264 a. C, Chipre)


Zenón de Citio fue el iniciador del estoicismo, corriente filosófica que irrumpió con su
teoría de que el hombre puede alcanzar la libertad y la tranquilidad rechazando las
comodidades materiales.

Hípaso de Metaponto (500 a.C – sin datos, Grecia)

Uno de los filósofos pitagóricos, la historia de Hípaso es una tragedia. Fue lanzado fuera
del barco en que cruzaba el Mediterráneo con sus compañeros por contradecir la teoría
de los números naturales.

Su demostración de que la diagonal de un cuadrado de lado era un número irracional, fue


también su condena de muerte.

Euclides de Mégara (435 a.C – 365 a.C, Grecia)

También fue discípulo de Sócrates y la eleástica, fue el fundador de la Escuela megárica,


centrada en la idea de Dios como ser supremo.

Sus principales aportes fueron sobre la dialéctica, la manera de reinar y los argumentos
engañosos.